Este Mundo, a veces insólito
Entradas recientes
Suscribete
Calendario
diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Archivo diario: 1 diciembre, 2017

Almas

Almas

Los almas (voz mongola) son un mito originario de Mongolia y el Cáucaso sobre unas criaturas salvajes. La palabra misma significa “hombre salvaje”, se dice que son seres trogloditas, de largos cabellos rojos en todo el cuerpo, frentes abultadas y comportamiento totalmente primitivo. Algunos criptozoólogos afirman que son sobrevivientes del neanderthal. Es uno de los nombres que lleva la versión soviética del Abominable hombre de las nieves o Pie Grande. Al igual que sus contrapartes más famosas, los almas son bípedos peludos que, por regla general, viven en las regiones montañosas, en este caso, en las montañas del Asia Soviética. La mayoría de las historias sobre el alma indican que el ser es más humano y posee más el carácter de un auténtico hombre salvaje, que los otros dos homínidos.

Los países donde se supone habita este críptido son Armenia, Azerbaijan, Georgia, Mongolia, Rusia y Tajikistan.

Almas es una palabra mongol para “hombre salvaje”. El término plural almasty se deriva del ruso, mientras que otras variaciones del nombre son Almasti, Almaslar, Bnahua y Ochokochi, que se traduce como el nombre de una deidad del bosque en las regiones de Asia occidental, como Azerbaiyán y Georgia.

En el “Libro de Medicina Tibetana” se enumeraron todos los animales conocidos por los tibetanos. No es como el bestiario medieval que contiene seres míticos; contiene solamente animales reales, existentes, científicamente palpables excepto dos: los yetis y los almas. Es muy extraño [cita requerida] que los tibetanos pusieran en un libro que, a pesar de ser antiguo es a todas luces un registro científico de la fauna local, a dos seres mitológicos, a no ser que hayan sido realmente parte de la fauna local.

Hay reportes de exploradores europeos desde 1430. En este año, Hans Schiltberger reportó sus avistamientos de estas criaturas mientras era prisionero del Khan mongol. Nikolai Przhevalsky reportó a estos seres en Mongolia en 1871.

Según los criptozoólogos, el pediatra Iván Ivlovs estudió una familia entera de almas en 1960. En Abjasia, Cáucaso, en 1850, supuestamente fue atrapada una mujer alma. Se habría resistido salvajemente al cautiverio, pero finalmente fue “domada”. Se la habría llamado Zana y sostuvo relaciones con uno de los hombres de la villa, dando a luz a varios niños que en su mayoría morían muy pequeños.

Ilustración de Zana.

En 1929, una pequeña tropa del ejército ruso buscaba a un grupo de soldados enemigos, que supuestamente se escondían en una apartada caverna en la actual frontera con Kazajistán. Al llegar a dicho sitio, oyeron extraños ruidos que provenían del interior de la caverna. Poco después un humanoide similar a un Neardental atacó a los soldados, quienes le dieron muerte.

El novelista Michael Crichton recrea la posibilidad de que un grupo de hombres de Neandertal hubieran sobrevivido en las estepas rusas y levanta una polémica ficticia sobre ello en su novela Devoradores de cadáveres.

En 1937, durante un enfrentamiento con los japoneses, una unidad rusa de reconocimiento en Mongolia descubrió dos siluetas bajando una colina hacia ellos. Cuando las figuras no respondieron a un desafío, los centinelas les dispararon. A la mañana siguiente, la unidad de reconocimiento se sorprendió al examinar los cadáveres. Eran de un “extraño mono antropoide” que era del tamaño de un hombre y estaba cubierto de largos cabellos rojos. Desafortunadamente, debido a la guerra, los cuerpos no pudieron ser devueltos a Moscú para una evaluación adecuada.

El encuentro más famoso con esta criatura tuvo lugar el 12 de agosto de 1957, y el testigo fue un científico, Alexander G. Pronin. Él no se encontraba buscando criaturas míticas; era un hidrólogo y estaba llevando a cabo una expedición para estudiar los recursos del agua en las montañas Pamir. Según Pronin, alcanzó a ver a la criatura a unos 500 metros sobre la nieve permanente. Se encontraba de pie, encorvado, y sus brazos eran muy largos como para pertenecer a un ser humano.

Tres días después, Pronin volvió a ver a la misma figura por un poco más de tiempo. La población local hablaba vagamente de un hombre salvaje y de cómo los enseres domésticos a veces desaparecían de las cercanías de sus hogares y terminaban montaña arriba.

Las historias de estos seres salvajes se extienden desde las montañas Pamir y el Cáucaso en el poniente, hasta China, y se han referido desde hace más de un siglo. Nikolai Mikhaylovich Przhevalsky fue quien, durante sus viajes en 1881, reunió las historias acerca del alma que se contaban en Mongolia. En los primeros años del siglo pasado, un zoólogo de nombre Khaklov, quien había viajado extensamente por las regiones de Dzhungaria, entre las montañas Altai, hacia el norte y la sierra de Tienchan hacia el sur, escucho de los pastores kazajs muchas historias acerca de este hombre salvaje. Un hombre que afirmaba haber participado en la captura de uno de estos seres lo describía como de pequeña estatura, pelos entre café y rojizos, hombros encorvados, brazos largos y con una gran mandíbula. Más o menos como lo describió Pronin. Otros viajeros que se toparon con la criatura, la atraparon y añadieron a la descripción que el rostro era casi simiesco y los pies eran casi humanos, pero muy grandes. Aunque la criatura no se mostró agresiva, chillaba por haber sido atrapada.

La profesora Marie-Jeanne Josefovina Kofman encabezó algunas expediciones a varios territorios supuestamente poblados por los almas; pero no ha producido ni una sola prueba tangible de su existencia.

El defensor más elocuente del alma y a la vez el mayor experto sobre ellos, es el historiador soviético Dr. Boris Proshnev. Éste dirigió una comisión organizada sobre este tema por la Academia Soviética de Ciencias. Proshnev ha externado quejas acerca de las mofas y la indiferencia de sus colegas, pero ha recibido apoyo suficiente para publicar algunos trabajos sobre el alma. Es posible que sus esfuerzos sean más conocidos en Occidente que en su patria.

Proshnev opina que los almas se ubican, sobre la escala evolutiva, más cerca del ser humano que del simio. Especula que tal vez se trate de alguna clase de Neanderthal. En sus obras, escritas en su mayoría en las décadas de 1940 y 1950, Proshnev nombra como evidencia los esqueletos, las manos momificadas y otros restos de almas que supuestamente existían, pero que aún no eran examinados por científicos competentes. En la actualidad, la mayoría de estos vestigios han sido estudiados, y sin excepción, resultaron ser otras cosas. La “mano momificada”, por ejemplo, era la para preservada de un guepardo[1].

Baradiin salió de Urga el 29 de marzo de 1906, alcanzando las fronteras de Alashán el 18 de abril (p.221). La ruta aproximada de sus viajes se muestra en la Fig. 1. Un vendaval sopló durante los dos primeros días de su viaje a través del desierto de Alashan.