Este Mundo, a veces insólito

Archivo diario: 2 marzo, 2018

Ebu gogo

Ebu gogo

Mitología Indonesia: Tipo: Criatura legendaria

País: Indonesia; Región: Flores

Ebu Gogo criaturas humanoides que aparecen en la mitología de Flores, Indonesia.1​ En la lengua Nage de Flores central, ebu significa ‘abuela’ y gogo significa ‘él que come cualquier cosa’. Un equivalente en español coloquial podría ser algo como “ancestro hambriento.”

Apariencia

Los Nage de Flores describen al Ebu Gogo como buenos caminantes y rápidos corredores de alrededor 1.5 m de alto. Según se dice tienen narices anchas y planas, caras anchas con bocas grandes y cuerpos peludos. Las hembras tienen “largos, pechos colgantes. “2​ Se dice que murmuran en lo que parece ser su propio lenguaje y del mismo modo pueden repetir lo que se les dice como si fueran un loro.

Apariencia en el folclore Nage

Las leyendas que hablaban de Ebu Gogo eran tradicionalmente atribuidas a monos, según la revista Nature.3

Los Nage creen que el Ebu Gogo estaba vivo en el tiempo en que llegaron los barcos comerciales portugueses en el siglo XVII, y algunos sostienen que sobrevivieron hasta el siglo XX, pero ahora ya no ha sido visto. El Ebu Gogo se cree fue cazado hasta la extinción por los habitantes humanos de Flores. Creen que la exterminación, la cual culminó alrededor hace siete generaciones, fue emprendida porque el Ebu Gogo robó alimentos de los poblados humanos y secuestró niños.4

Un artículo del New Scientist (Vol. 186, Núm. 2504) da la siguiente consideración del folclore Flores que rodea el Ebu Gogo: Los Nage de Flores central dicen qué, en el siglo XVIII, los aldeanos engañaron al Ebu Gogo en aceptar regalos de fibra de palma para hacer ropa. Cuándo el Ebu Gogo llevó la fibra a su cueva, los aldeanos lanzaron un tizón hacerlo arder. La historia indica que todos los ocupantes de la cueva fueron asesinados, a excepción de quizás un par, que huyó al bosque más profundo, y cuyos descendientes pueden seguir vivos hoy en día.

Hay también leyendas sobre el Ebu Gogo secuestrando niños humanos, esperando aprender de ellos cómo cocinar. Los niños siempre fácilmente burlan al Ebu Gogo en los cuentos.

Conexiones especuladas al Homo floresiensis

El descubrimiento de los restos de un homínido de un metro de alto en Flores, el Homo floresiensis, vivo hace aproximadamente 13.000 años, ha inspirado interpretaciones más literales de las historias del Ebu Gogo. El antropólogo Gregory Adelante, Profesor de Antropología en la Universidad de Alberta, Canadá ha declarado que los mitos de “hombres salvajes” prevalecen en el sureste de Asia y ha investigado sus raíces lingüísticas y rituales, especulando que el H. floresiensis puede ser evidencia de que las leyenda del Ebu Gogo y criaturas similares como el Orang Pendek en Sumatra se pueden arraigar al hecho.

Situado en el sudeste de Asia, Indonesia se compone de una gran cantidad de islas; de hecho, literalmente, miles. Una de esas islas es Flores, que cuenta con una isla cuadrada de más de 5,000 millas y una población cercana a los dos millones. Su población animal salvaje es notable e incluye al mortal dragón de Komodo y la enorme Rata Gigante de Flores. Flores puede ser el hogar de algo mucho más extraño, también.

Homo Floresiensis: “El Hobbit de Flores”.

Las descripciones dadas del Ebu Gogo por los pobladores de Flores resultaban fantásticas, cuentos exagerados comparables al del Orang Pendek en Sumatra, el Yeti del Himalaya o el Sasquatch de Norteamérica. Al menos, hasta que en el año 2003 la isla de Flores fue sede de un hallazgo que revolucionó el campo de la antropología.

En ese año, un equipo formado por arqueólogos de Australia e Indonesia se encontraba buscando evidencias de la migración original del Homo Sapiens desde Asia hacia Australia cuando en una caverna en las faldas del volcán Liang Bua se encontró un pequeño esqueleto que no coincidía con nada en el registro fósil humano.

Varias excavaciones posteriores dieron como fruto siete esqueletos más que databan de un espacio entre 38,000 años hasta 13,000. Junto a ellos se encontraron herramientas de piedra de un tamaño adecuado para ser manipulados por un ser de noventa centímetros de alto; y se cree que fueron hechos con huesos de un elefante extinto llamado Stegodon.

El descubrimiento de la especie fue revelado hasta el 28 de Octubre de 2004, cuando se le bautizó como “Homo Floresiensis” y se le apodó como “Hobbit”, en honor de la raza pequeña en la mitología de J.R.R. Tolkien. En un principio se creía que era un primate desconocido, al cual se le llamó Sundanthropus Floresianus (“Humano Sunda de Flores”), pero posteriormente se determinó que el cráneo pertenecía al género Homo.

Análisis subsecuentes revelaron la posibilidad de que la especie podría haber sobrevivido hasta hace 12,000 años; convirtiéndola en la penúltima especie humana sobreviviente además del Homo Sapiens (en comparación, se cree que el Hombre de Neanderthal desapareció hace aproximadamente 40,000 años).

Los paleontólogos sugieren que debido al bajo nivel de las aguas en la última glaciación, el Hombre de Flores fue capaz de viajar desde Asia Continental a través de balsas de bambú hace 100,000 años (o hace un millón de años, si se cree en la teoría de que descienden del Homo Erectus) cuando las islas de Komodo y Flores estaban unidas por un estrecho de seis kilómetros de ancho a la tierra contienntal.

Su extinción se produjo durante la explosión del monte Liang Bua, la cual también aniquiló a gran parte de la megafauna de la isla; como el elefante Stegodon. Aunque el relato del Ebu Gogo ha llevado a primatólogos y folkloristas por igual a creer que el Hombre de Flores pudo haber sobrevivido hasta épocas históricas.

En el número actual de Anthropology Today , hay un gran artículo de Greg Forth (Universidad de Alberta), que cubre la leyenda del ebu gogo y el impacto de los descubrimientos de Liang Bua en los pueblos locales de Flores. Muchas gracias al lector Rob Kruszynski por la referencia.

Forth es un etnógrafo que ha trabajado en Flores, por lo que está en una posición única para examinar los impactos no científicos del trabajo arqueológico allí. Las mejores partes del artículo son las descripciones de la propia investigación del autor sobre la leyenda, poseída ampliamente por la gente de Flores. Proporciona un esbozo autobiográfico de la primera vez que se encontró con el mito de ebu gogo y cómo se presentó en su obra anterior, antes de las excavaciones de Liang Bua. También detalla cómo se dio cuenta de los descubrimientos fósiles y el papel que ha desempeñado en la exposición pública de la historia de ebu gogo.

¿Es el ebu gogo en realidad una memoria preservada de poblaciones relictas de Homo floresiensis? Forth equilibra los aspectos de la leyenda que se comparten con otras criaturas legendarias, como “bigfoot”, con el hecho de que tales historias a menudo se descartan rápidamente como mera fantasía:

Por mucho que ebu gogo pueda recordar al Homo floresiensis (o viceversa), es claro que la primera figura se asemeja por igual a los personajes que generalmente se consideran pertenecientes al mito y la fantasía. (Otro atributo fantástico del ebu gogo es su proclividad a tragarse cosas enteras, incluidos los morteros de arroz, los perros cachorros y los lechones)… Ciertamente hay problemas para interpretar el ebu gogo como reflejo directo de los recuerdos locales de Homo floresiensis. Sin embargo, sea cual sea la derivación de la representación de Nage, los ebu gogo realmente parecen diferentes de las diversas categorías de espíritus que Nage describe con igual credulidad, y en ese sentido, creo que la posibilidad [de que representen un animal real] debería tomarse en serio. Como se notó, Nage ellos mismos distinguen ebu gogo de “espíritus” (una categoría general designada contextualmente como nitu) y lo hacen explícitamente con referencia a la falta de poderes extraordinarios de la criatura peluda – por ejemplo, la capacidad de desaparecer, cambiar de forma, transformarse en animales, y así sucesivamente (Forth 2005: 15).

Creo que los antropólogos sociales y culturales se han salido del juego. La aparición de la humanidad no ha sido una preocupación primaria de los antropólogos culturales. Pocos de ellos han escrito sobre la evolución de la cultura. De hecho, muchos de ellos han cuestionado la relevancia del concepto de cultura en sí mismo, o lo han descartado por completo.

Reconstrucción del documental “Cannibal in the Jungle”.

Comparación de cráneos entre un “Hobbit” y un humano.