Este Mundo, a veces insólito

Archivo mensual: abril 2020

Piedras de sol

Piedras de sol, de Dinamarca

Los arqueólogos no encuentran explicación a las enigmáticas «piedras de sol» halladas en Dinamarca

Bornholm es una isla de Dinamarca ubicada en el mar báltico, al este del país y próxima a la costa sur de Suecia.

A menudo, los daneses, se refieren a ella como “la isla de la luz del sol” y por este motivo han sido llamadas “piedras de sol” a las aproximadamente 300 piedras encontradas recientemente en Vasagård en el sur de esta isla y mayormente de forma redonda.

Estas piedras y fragmentos contienen intrincados patrones de diseños grabados en ellas por personas de la Edad de Piedra hace 5.000 años. Los historiadores y los arqueólogos todavía no están seguros de cuál podría haber sido el propósito de las piedras.

El hallazgo también incluye piedras cuadradas talladas que se asemejan a campos y granos y otros patrones. Algunas piedras parecen mostrar un patrón de tipo tela de araña, mientras que otras tienen un solo anillo de marcas de grabado.

Según Ole Sonne Nielsen, arqueólogo principal del Museo de Bornholm, que colaboró ​​con el Museo Nacional de Dinamarca, Universidad de Aarhus, y la Universidad de Copenhague en la excavación, “Muchas de las piedras están muy gastadas, por lo que parece que alguien las haya llevado en el bolsillo”

“Conocimos las piedras solares por un tiempo, pero las piedras de campo son algo completamente nuevo, ayer encontramos cuatro, y la variación entre ellas con las telas de araña es algo que no sabíamos que existía”, dijo Nielsen.

Una de las piedras misteriosas, hallada en una zanja en Bornholm (Dinamarca) por estudiantes de arqueología, se ha demostrado que es un mapa con 5.000 años de antigüedad.

De acuerdo con la revista Skalk, la piedra fue descubierta durante los trabajos de excavación arqueológica en el santuario neolítico Vasagård.

La piedra ha sido estudiada por investigadores del Museo Nacional de Dinamarca. A diferencia de hallazgos anteriores y similares, el arqueólogo e investigador en el Museo Nacional, Flemming Kaul está razonablemente seguro de que la piedra no muestra el sol y los rayos del mismo (a diferencia de otras piedras halladas), sino que muestra los detalles topográficos de un trozo de la naturaleza de la isla tal como ella debía parecer entre los años 2700 y 2900 antes de Cristo.

Piedras rituales

Flemming Kaul califica la piedra un hallazgo «sin paralelo»en Dinamarca. En los últimos años, en las excavaciones de Vasagård han aparecido varias piedras inscritas con patrones rectangulares llenos de diferentes filas de líneas y sombreado.

«Algunas de las líneas pueden ser reproducciones de mazorcas de maíz o plantas con hojas», dijo el profesor Kaul.

Un mapa de piedra en el templo neolítico de Vasagård (Dinamarca)

«Estos no son arañazos accidentales», afirma. «Vemos estas piedras como una clase de mapas que muestran diferentes tipos de terrenos».

La piedra hallada no está completa. Se compone de dos piezas y una tercera sigue desaparecida. Los arqueólogos creen que tales piedras fueron utilizadas en rituales prehistóricos relacionados con los cultivos.

Foto: Otro ejemplo de piedra grabada hallada en el santuario neolítico de Vasagård

Una roca con grabados de hace casi 5.000 años parece representar el paisaje de la isla en la que ha aparecido

La antigüedad de estas piedras está datada alrededor del año 3.000 antes de Cristo. Los investigadores sospechan que el templo en el que fueron halladas podría estar consagrado al culto al Sol, dado que su entrada está alineada con los solsticios, así que es muy posible que estos discos tengan un significado religioso.

Pero también hay otros que muestran imágenes diferentes al Sol, y en las que se puede ver campos de maíz o montañas. Esto ha hecho que otros especialistas especulen con que todas juntas podrían formar una especie de mapa. También hay algunas que están dañadas de un modo deliberado, según los arqueólogos, y que tal vez se usaron en algún rito funerario.

La campaña de excavaciones del pasado verano en el templo neolítico de Vasagård proporcionó el hallazgo de una piedra con grabados algo diferente a las que ya habían aparecido en el yacimiento. Mientras que las anteriores representaban al sol y a los rayos solares, en esta ocasión, los investigadores del Museo Nacional de Dinamarca han llegado a la conclusión de que podría tratarse de un mapa, una representación de los distintos tipos de campos que había en el entorno del santuario, entre los años 2900 y 2700 a.C. Por ahora se trata de un mapa incompleto, ya que originalmente constaba de dos piezas de la que sólo se ha localizado una, por ahora.

Una curiosa roca encontrada en una zanja en Bornholm por estudiantes de arqueología el pasado verano se ha revelado como un mapa de hace 5.000 años.

La piedra fue descubierta durante los trabajos de excavación arqueológica en el templo neolítico de Vasagård.

El hallazgo ha sido estudiado por investigadores del Museo Nacional de Dinamarca. A diferencia de otros hallazgos similares anteriores, el arqueólogo e investigador del museo Flemming Kaul se muestra razonablemente convencido de que la piedra no representa el sol y los rayos solares, sino que muestra los detalles topográficos de una parte del paisaje de la isla en la que ha aparecido entre los años 2700 y 2900 a.C.

Rocas rituales

En palabras de Kaul, la piedra no tiene paralelos conocidos. En los últimos años, las excavaciones en Vasagård han proporcionado diversas piedras grabadas con patrones rectangulares rellenos con diferentes líneas y sombras.

«Algunas de las líneas pueden ser reproducciones de espigas o de plantas con hojas«, afirma Kaul.

«Estos no son arañazos accidentales», dice. «Vemos las piedras como tipos de mapas que muestran diferentes tipos de campos».

Este último hallazgo no está completo. Estaba formado por dos partes y una de ellas aún no ha sido encontrada. Los arqueólogos creen que las rocas fueron usadas en rituales prehistóricos.

Mapa de Vasagard / Foto Bornholms Museum

Las excavaciones que se llevan a cabo en la isla danesa de Bornholm en el mar Báltico han descubierto unas 300 piedras de pequeño tamaño decoradas con diferentes motivos, datadas en la Edad de Piedra, hace unos 5.000 años.

Muchas de ellas son piedras solares, de forma redonda y con motivos circulares, ya conocidas por los investigadores desde 1995 y que se cree representan el sol. Pero otras son cuadradas y la decoración parece representar campos cercados, un motivo nunca visto antes.

Según Lars Larsson, profesor emérito de la Universidad de Lund en Suecia, estas piedras cuadradas son especialmente extrañas, es imposible saber para qué las utilizaron.

Una de las piedras con motivos solares / foto Vasagaard Vest

Aparecieron al sur de la isla, en un área llamada Vasagård, que está dividida en dos por un río y parece haber sido utilizada para realizar rituales durante la Edad de Piedra. De hecho la zona estaba rodeada completamente por varias empalizadas concéntricas, dentro de las cuales debieron existir numerosos templos redondos donde se realizarían rituales solares.

Piedras con motivos de campos cercados / Foto Bornholms Museum

Tanto las empalizadas como los templos fueron renovados continuamente a lo largo de los siglos, utilizando para ello ingentes toneladas de madera para mantener en pie el gigantesco monumento. Por ello los arqueólogos piensan que algo de esa envergadura tiene que tener relación con la religión y los rituales.

Esta teoría parece reforzarse por el hecho de que las piedras aparecieron rotas y quemadas en depósitos concentrados. Quizá pudieron ser usadas como amuletos o representan una especie de transición entre la vida y la muerte.

Algunas de estas piedras cuadradas llevan además decoraciones que parecen telas de araña, un motivo igualmente desconocido hasta ahora.

Según el arqueólogo Flemming Kaul, del Museo Nacional de Dinamarca, las piedras cuadradas representarían campos de grano con algún tipo de protección. Y probablemente en alguna época del año el ritual implicaría sostener una piedra solar y hacerla pasar simbólicamente sobre las piedras que representan campos, esperando que eso produjera algún tipo de reacción mágica.

Pero tampoco descartan que puedan haber sido utilizadas para otros fines, como la transmisión de algún tipo de información cultural. Muchas de las piedras parecen haber formado parte de un panel mayor que se habría roto, cortando luego las piedras en forma redonda y cuadrada y depositándolas en tumbas.

En el mismo yacimiento aparecieron también las tallas de roca más antiguas de Dinamarca, datadas a finales de la Edad de Piedra, y que se consideran ya las primeras esculturas realizadas al sur de Escandinavia antes de la Edad del Bronc

Piedras con motivos de tela de araña / Foto: René Laursen, Bornholms Museum

La isla de Bornholm, frente a la costa sur de Suecia, acoge algunos de los yacimientos arqueológicos más fascinantes del mundo. El último es un templo de hace 5.000 años en el que han aparecido 300 piedras solares grabadas. La cuestión es que nadie sabe para qué sirven ni por qué intentaron quemarlas.

No es la primera vez que aparecen estos artefactos en el norte de Europa, pero nunca en un número tan grande. Las piedras solares son discos de roca tallada con líneas y símbolos que recuerdan a un sol, de ahí su nombre. Sin embargo, hasta ahora nadie ha logrado descubrir si los dibujos de las piedras tienen algún tipo de significado o son simplemente decorativos. Algunas piedras apenas tienen unas muescas. Otras están profusamente grabadas.

Los artefactos han aparecido en un yacimiento especialmente enigmático: Vasagård. Los arqueólogos suponen que se trata de algún templo dedicado al sol, porque las entradas al edificio están alineadas con los solsticios, pero es solo una suposición. La construcción y los discos datan del año 3.500 al 2.700 antes de Cristo.

¿Para que servían las piedras solares? Es la pregunta del millón. Los investigadores creen que quizá se trataba de algún tipo de moneda o tributo para entrar al templo. Quizá incluso son algún sistema de cómputo para medir el paso del tiempo. Lo que está claro es que eran importantes porque nadie se hubiera tomado las molestias y el tiempo necesario para tallarlas si fueran simple decoración. Para enredar aún más la cuestión, hay discos que no muestran un patrón solar, sino marcas que recuerdan a una telaraña o figuras geométricas que parecen campos de cultivo vistos desde arriba. No faltan los arqueólogos que postulan la idea de que podrían ser algún tipo de mapa.

Una de las hipótesis juega con la idea de que los discos formaran parte de algún tipo de rito funerario, porque muchos de ellos están rotos y muestran señales de haber sido arrojados a un fuego. Las excavaciones en Vasagård continúan. Quizá acaben desenterrando otros artefactos que permitan explicar para qué usaban el asentamiento los seres humanos de aquella época.

Muralla de Hexamilion

Muralla de Hexamilion

Posición geografíca de la muralla de Hexamilion.

El Hexamilion (en griego: Εξαμίλιον τείχος), cuyo significado es seis millas, es una muralla que se encuentra ubicada en el Istmo de Corinto (Grecia). Fue construida por el emperador bizantino Teodosio II para hacer frente a las invasiones bárbaras del siglo V. Destinado a defender la única ruta terrestre existente entre los Península del Peloponeso y Grecia continental. Los terremotos que acontecieron en la primera mitad del siglo VI causaron su destrucción, por lo que tuvo que ser reconstruida por Justiniano I (548-560), motivo por el que a veces se la conoce como muralla de Justiniano.

Muchos siglos más tarde, el déspota Teodoro I Paleólogo diseñó la restauración de la muralla para protegerse de los invasores, pero la ejecución de esos trabajos fue realizada por Manuel II Paleólogo. Sin embargo, el Hexamilion fue destruido por primera vez en 1431 por Turahan. Fue reconstruido en 1443 por el déspota Constantino Paleólogo, el futuro Constantino XI, último emperador de Constantinopla. El 10 de diciembre de 1446 la muralla de Hexamilion fue conquistada y destruida por los potentes cañones turcos de Murad II recientemente desarrollados. En 1452 Turahan volvió a cruzar el Hexamilion doblegando la resistencia de los bizantinos. Posteriormente los venecianos restauraron de nuevo el Hexamilion.1

Antecedentes

En otros momentos históricos anteriores se trató de fortificar el Istmo de Corinto con un muro. Oscar Broneer ha opinado que un primer muro fue levantado en la época micénica y que pudo servir para demarcar el límite de un territorio. Sin embargo, hasta ahora no se ha podido probar que la fortificación haya tenido una fecha tan antigua.2​ Más tarde, en la época clásica, durante las guerras médicas también se propuso la fortificación del istmo como medio de defensa ante la amenaza de las tropas persas. Aunque Heródoto expresaba la opinión de que ese muro no serviría de nada sin contar también con el dominio naval, también describe que sí llegaron a levantar un muro.3Pausanias también relata que durante la invasión de los gálatas del 279 a. C., los peloponesios tenían amurallado el istmo de Corinto, desde Lequeo hasta Céncreas.4

La construcción del Hexamilion está al final de una larga serie de intentos de fortificar el Istmo, que tal vez se remonta al período micénico. Muchas ciudades del Peloponeso querían proteger y fortificar el istmo, en lugar de tener que resistir al nivel de las Termópilas, como durante la invasión de Grecia por Jerjes, en -480 (Herodoto, Historias VII, 206). La pregunta surgió nuevamente antes de la batalla de Salamina (Herodoto VIII, 40,49,56). La fortificación del istmo puede parecer atractiva al principio, pero como señala Heródoto (VII, 138), no era útil sin el dominio marítimo.

Historia del hexamilion

Situación del Hexamilion y vestigios del canal Néron, encuesta de la ingeniera Béla Gerster, alrededor de 1880, antes de la construcción del canal moderno.

El muro finalmente se construyó muy tarde, entre 408 y 450, durante el reinado de Teodosio II, durante las grandes invasiones del fin del Imperio Romano. El ataque de Alarico a Grecia en 396 o el saqueo de Roma en 410 por los visigodos pudo haber motivado la construcción del Hexamilion, que incluye torres, bastiones costeros y al menos una fortaleza[ 1 ].

La única fortaleza conocida incluía dos puertas (norte y sur), de las cuales el norte era la entrada oficial al Peloponeso[ 2 ]. El muro consta de dos revestimientos de piedra tallada que encierra un bloque de mortero y escombros. Se desconoce el tiempo requerido para su construcción, pero la escala de la empresa es tal que el Hexamilion es, de hecho, la estructura arqueológica más importante de toda Grecia.

Todas las piedras de los edificios circundantes fueron canibalizadas para este propósito, ya sea integradas directamente en la pared, como fue el caso del templo de Poseidón en Isthmia, o reducidas al estado de cal, un destino reservado para los templos de Heraion de Perachora y una parte importante de la antigua estatuaria de Corinto.

Durante el reinado de Justiniano, el muro fue fortificado con torres adicionales, para alcanzar el número total de 153. El uso militar parece haber disminuido después del siglo VII, y en el siglo XI, se agregaron construcciones domésticas al muro. En 1415, el paleólogo del emperador bizantino Manuel II supervisó personalmente las restauraciones durante un período de cuarenta días, y el alto costo de este esfuerzo causó inquietud entre la élite local. Los otomanos abrieron una brecha allí en 1423. El déspota Constantin Paléologue restauró el muro nuevamente en 1444, pero los turcos lo cruzaron nuevamente en 1446. Después de la conquista otomana del Peloponeso en 1460, el muro fue finalmente abandonado.

Durante su historia, el muro nunca ha logrado cumplir la función para la que fue construido, excepto como elemento disuasorio. Elementos importantes de la pared se conservan al sur del Canal de Corinto y cerca del santuario de Poseidón en Isthmia .

La fortaleza y el hexamilion

Las fortificaciones masivas construidas a lo largo del istmo en el siglo V dC fueron diseñadas para proteger al Peloponeso de una invasión del norte por los visigodos. En Isthmia, estos incluyen la Fortaleza Bizantina y el Muro de Hexamilion.

La fortaleza

La fortaleza de Isthmia fue construida en el siglo V d. C. e incorporó un arco monumental romano. Esto, entonces, se convirtió en la puerta noreste de la fortaleza y, por lo tanto, en la gran entrada a lo que había sido el Santuario de Poseidón, así como todo el Peloponeso. La estructura se encuentra a 150 m. al este del baño romano y se proyecta hacia el sur desde el muro de Hexamilion.

Muro de la fortaleza

La excavación en las áreas del norte de la Fortaleza ha descubierto muchos sitios de tumbas, que a veces contienen varios entierros, y parece que la vida continuó en la fortaleza incluso cuando no hubo amenaza de invasión.La excavación de estas tumbas sugiere que familias enteras vivieron allí en tiempos de paz.A lo largo de su historia, la fortaleza fue restaurada y utilizada por muchas fuerzas diferentes, incluidos los bizantinos, los venecianos, los francos y los turcos otomanos;y permaneció en uso hasta el siglo 17.

Una parte conservada de la muralla con la base de una torre.

Piedras de Jelling

Piedras de Jelling

Piedras de Jelling.

La designación piedras de Jelling se refiere a dos estelas rúnicas que se encuentran en Jelling, Dinamarca.

Jelling es una aldea situada en la municipalidad de Vejle.

En 1994, pasaron a figurar en la lista del Patrimonio de la Humanidad, de la Unesco,1​ así como los montes vecinos donde se encuentran sepultados el rey Gorm el Viejo de Dinamarca y su esposa, Thyra Danebod. Son ejemplos notables de la transición de Dinamarca de la era pagana a la era cristiana.

Además de inscripciones rúnicas, una de las piedras ostenta dibujos con una mezcla de motivos paganos con un Cristo.

La piedra pequeña de Jelling

Estela rúnica

ID Rundata: DR 41

Datación: 965

Al lado de la piedra grande, se encuentra la piedra pequeña de Jelling, erigida por Gorm el Viejo, alrededor del año 955. En la inscripción, se lee:

Es la referencia más antigua al nombre de Dinamarca, dentro de sus fronteras. El nombre aparece 75 años antes, en referencias de otros países.

El significado de las últimas palabras «tanmakar but» es incierto, no sabiéndose exactamente si se refieren a Gorm o a Thyra.

La piedra debe haber sido colocada originalmente entre los montes donde se encuentran las sepulturas de Gorm y Thyra, pero existen referencias del siglo XVII que la colocan ya junto la puerta de la iglesia, donde ahora se encuentra.

La piedra grande de Jelling

Estela rúnica

ID Rundata: DR 42

Datación: 965

La piedra grande de Jelling es una piedra rúnica erigida por Harald I de Dinamarca alrededor del año 965, en Jelling. Las runas de la inscripción en la piedra dicen (en nórdico antiguo, danés, español ):

Esta piedra es muchas veces considerada el certificado de nacimiento de Dinamarca.

La escritura runa estaba diseñada para ser apli­cada sobre maderas y rocas, y no sobre superficies blandas, razón por la cual no estaban destinadas a ser escritas con algún tipo de punzón. De ahí su formato de línea recta vertical cruzada por otras líneas rectas a su costado.

Muy visitadas por locales y turistas, las piedras tienen diferentes tallados y fueron hechas en el siglo X. Aparte de inscripciones rúnicas, una de las piedras ostenta dibujos con una mezcla de motivos paganos con un Cristo. Estas piedras se hallan en el patio de la Iglesia de Jelling, y representan el periodo de transición entre el paganismo indígena que se tenía en este lugar en siglos pasados y el proceso de Cristiandad en Dinamarca?

Línea nabatea

Línea nabatea

Un antiguo muro de 150 Km en Jordania plantea una serie de interrogantes a los arqueólogos

Por Guillermo Caso de los Cobos, 22 Feb 2016

Un nuevo mapa de un antiguo muro que se extiende unos 150 kilómetros en Jordania ha dejado a los arqueólogos sumidos en una serie interrogantes, incluyendo preguntas sobre cuándo fue construido, quién lo hizo y cuál era su propósito.

Conocido hoy en día como «Khatt Shebib», se informó por primera vez sobre el mismo en 1948 por Sir Alec Kirkbride, un diplomático británico en Jordania. Mientras viajaba en un aeroplano vio un muro de piedra sin ningún propósito obvio a través del país.

Los arqueólogos, a través del proyecto «Aerial Archaeology in Jordan» (AAJ), han estado investigando los restos del muro utilizando fotografía aérea. Encontraron que el muro se extiende desde el norte-noreste al sur-suroeste alcanzando una distancia de 106 km. La estructura que encontraron contiene secciones con dos muros que corren de lado a lado y otras donde el muro se bifurca.

«Si sumamos los espolones y tramos del muro en paralelo, el total  del muro puede ser de aproximadamente 150 km«, escribieron David Kennedy, profesor de la Universidad de Australia Occidental, y Rebecca Banks, investigadora en la Universidad de Oxford, en un artículo publicado recientemente en la revista Zeitschrift für Orient-Archäologie.

Actualmente el muro está en ruinas. Sin embargo, «incluso en su estado original, no pudo haber tenido mucho más de un metro de alto y tal vez medio metro de ancho», escriben Kennedy y Banks.

A lo largo del muro Khatt Shebib los arqueólogos también hallaron los restos de unas 100 torres, las cuales miden entre 2 y 4 metros de diámetro. Algunas de las mismas fueron construidas después de que el muro se hubiera erigido, según los investigadores.

Las torres probablemente tuvieron una variedad de usos. «Algunas pudieron haber sido lugares de refugio, es decir, un sitio seguro donde poder pasar la noche. Otras pudieron haber sido usadas como puestos de vigilancia, y algunas, tal vez, fueron lugares en los que los cazadores podían ocultarse hasta avistar que la fauna estaba lo suficientemente cerca como para intentar capturarla«, comenta Kennedy a Live Science.

El mapa muestra la longitud total de Khatt Shebib. Varios sitios arqueológicos se encuentran en o cerca del muro. En el extremo sur del muro se pueden ver secciones del muro que discurren en paralelo en lugar de una. (Dibujo de R. Banks).

Antiguo misterio

La investigación deja a los arqueólogos con una serie de misterios: ¿cuándo se construyó el muro?, ¿quién lo hizo y por qué?

Hasta el momento, la única datación que los científicos tienen proviene de la cerámica encontrada en las torres y en otros lugares a lo largo del muro, dice Kennedy. Con base a la cerámica hallada hasta la fecha, el muro fue probablemente construido en algún momento entre el período nabateo  (312 a.C.- 106 d.C.) y el periodo omeya (661-750 d.C.), afirma Kennedy.

Aunque uno de los reinos o imperios que gobernaron en Jordania en ese largo tramo de tiempo pudo haber construido el muro, la estructura podría no haber sido construida por un gran Estado. «Es posible que las comunidades locales, al ver lo que sus vecinos habían hecho, persuadidos de su utilidad, simplemente copiaron tal conducta constructiva», escriben Kennedy y Banks.

El propósito del muro es también un misterio. Su baja altura y estrechez indican que no fue construido por razones defensivas, sostienen Kennedy y Banks. Las huellas de una antigua actividad agrícola son más visibles al oeste del muro que hacia el este, lo que sugiere que la estructura marcaba un límite entre los antiguos agricultores y los pastores nómadas, afirman los investigadores. O quizás pudo haber marcado otro tipo diferente de límite.

En última instancia, se necesita más trabajo de campo sobre el terreno para resolver estas incógnitas. «La arqueología aérea nunca va a resolver estas cuestiones claves sobre su finalidad y cronología. Para ello, se requiere un trabajo de campo sistemático», sentencian Kennedy y Banks.

Limes Moesiae

Limes Moesiae

Sistema fronterizo del Danubio (o Limes Moesiae)

Limes Moesian o Limes Moesiae es el término moderno que se da a una colección de fortificaciones romanas entre la costa del Mar Negro y Panonia, la actual Hungría, que consiste principalmente en fortalezas a lo largo del Danubio (las llamadas Limas del Danubio) para proteger las provincias romanas de Moesia superior e inferior al sur del río.

Además, el término Limes Moesiae puede usarse para incluir muchas otras líneas de defensa vinculadas que se establecieron en la región en diferentes períodos y luego se abandonaron en favor de otros dependiendo de la situación militar.

Limes Moesiae y otras murallas romanas vinculadas

 Mapa de provincias romanas

Características

Limes Moesiae incluye esencialmente las fortalezas y estaciones conectadas a lo largo del Danubio desde Singidunum (Belgrado) hasta la desembocadura del Danubio en el Mar Negro. No estaba fortificado con empalizadas o un muro fronterizo, pero los fuertes estaban unidos por una carretera e incluían ocho fortalezas legionarias, muchos fuertes para tropas auxiliares y torres de vigilancia / señal. Las fortalezas legionarias incluyen:

Otros fuertes incluyen:

  • Augustae (cerca del pueblo de Hurlets)
  • Valeriana (cerca del pueblo de Dolni Vadin)
  • Variana (cerca del pueblo de Leskowez)
  • Almus (cerca de la ciudad de Lom)
  • Regianum (cerca de la ciudad de Kozloduy )
  • Sexaginta Prista (cerca de la ciudad de Ruse)

La frontera estaba dividida en dos secciones principales por el río Iskar en Oescus, que también marcaba la frontera entre las provincias de Moesia Superior e Inferior.

La estrechez del río en Djerdap formó una barrera entre el noroeste y el noreste de Moesia que fue difícil de superar, lo que inicialmente dificultó la comunicación entre los ejércitos panoniano y moesiano. Este problema se resolvió solo mediante la construcción de un camino de 3 m de ancho debajo de Trajano, que hizo que el Legio VII Claudia se cincelara en las paredes de roca reemplazando una construcción de camino de sirga de madera que era susceptible al daño por el hielo a la deriva. Otras mejoras para el envío incluyeron la construcción de un canal cerca de Novi Sip para evitar los peligrosos rápidos y bancos de arena allí. Los dos extremos del canal estaban asegurados con fuertes. El edificio más conocido en las limas de Moesian fue el Puente de Trajano en Drobeta / Turnu Severin de principios del siglo II d. C., la primera conexión de puente permanente a través del bajo Danubio que también estaba protegida en ambas orillas por fuertes.

Las Limes Moesiae también pueden incluir, según los autores:

Muchos de estos muros consistían en zanjas de tierra, de 3 m de alto y 2 m de ancho, y similares al Muro de Antonino .

Los Limes fue utilizado por reinos no romanos después del siglo V / VI y parcialmente reconstruido y aumentado[1]

Historia

Durante los años 29 y 28 a. C., poco después de la batalla de Actium, Marco Licinio Craso, procónsul de Macedonia y nieto del triunviro, conquistó el territorio que se convertiría en Moesia. Augusto proclamó formalmente este evento en el 27 a. C. en Roma. Dos legiones (Legio IV Scythica y V Macedonia) fueron inicialmente estacionadas en Moesia para contrarrestar las amenazas de la vecina Tracia y los pueblos agresivos al norte del Danubio. Se construyeron fuertes auxiliares y más pequeños para las vejaciones de estas legiones a lo largo del Danubio. En esta etapa, los fuertes en la frontera consistían en muros de tierra con empalizadas de madera. Las construcciones de madera y tierra fueron reemplazadas por muros de piedra justo antes de la Guerra Daciana de Domiciano en el año 87 d. C. (por ejemplo, en Taliata y Esmirna).

En el invierno de 98/99 dC Trajano llegó al Danubio, acuartelado en el fuerte de Diana cerca de Kladovo, y comenzó los preparativos de guerra dacios en las gargantas de las Puertas de Hierro. Extendió el camino en el desfiladero por 30 millas, como afirmó en la conocida inscripción de 100 AD. En el 101 dC también cortó un canal cercano, como también grabó en una placa de mármol que dice:

  “Que debido a las peligrosas cataratas desvió el río e hizo navegable todo el Danubio”: (ob periculum cataractarum, derivato flumine, tutam Danuvii navigationem facit).

Trajano restauró las defensas de piedra en el área y reconstruyó todos los movimientos de tierra en piedra. Justo debajo del fuerte de Pontes se construyó un gran puerto y una enorme horrea.

Entre la primera y la segunda guerra de Dacia, de 103 a 105, el arquitecto imperial Apolodoro de Damasco construyó el Puente de Trajano, uno de los mayores logros de la arquitectura romana.

La ocupación militar completa de la llanura entre las estribaciones de los Cárpatos y el Danubio ya puede haber ocurrido al final de la Primera Guerra Daciana de Trajano (101/102). La mayoría de los fuertes aquí, sin embargo, se establecieron después de la conquista final del reino de Dacia en 106 DC. El abandono de Moldavia y la creación de la Limes Transalutanus pueden datarse tentativamente al reinado de Adriano.

Después de un largo período de paz, Septimius Severus reconstruyó las defensas de Moesia Superior y bajo Caracalla se hizo más reconstrucción como se puede ver en Pontes, donde, como con muchos otros fuertes de Iron Gates, el diseño original se complementó con las puertas y torres. Se construyó un nuevo fuerte en una isla en el río Porečka.

El abandono romano de Dacia probablemente ocurrió durante el reinado de Galieno (260-68), antes de la fecha tradicional de alrededor de 275 cuando Aureliano estableció la nueva provincia de Dacia al sur del Danubio (Cătăniciu 1981, 53-55).

En el período romano tardío, el alcance del control y la ocupación militar sobre el territorio al norte del Danubio sigue siendo controvertido. Una fortaleza romana (Pietroasa de Jos), mucho más allá de las limas del Danubio y cerca de Moldavia, parece haber sido ocupada en el siglo IV dC, al igual que las fortalezas con cabeza de puente (Sucidava,[2] Barboşi, y la inestable Constantiniana Daphne) a lo largo de La margen izquierda del río. En este fuerte romano, construido por Constantino I, los investigadores encontraron un edificio de termas.[3]

El «Brazda lui Novac de Nord» (o «Muro de Constantino») ha sido mostrado por excavaciones recientes hasta la fecha del emperador Constantino alrededor del año 330 DC,[4] al mismo tiempo que los » Diques del Diablo » (o «Limes Sarmatiae») , una serie de murallas y zanjas defensivas de tierra construidas por los romanos entre Rumania y las llanuras de Panonia.[5]

Del mismo modo, aunque se considera el siglo I y se cree que es anterior al Transalutanus Limes, la función y los orígenes de una sección más corta del banco y la zanja conocida como «Brazda lui Novac de Sud» siguen siendo inciertos. La ausencia de evidencia de fuertes o asentamientos romanos tardíos a lo largo de su curso y al sur sugiere una fecha posterior, probablemente medieval.

La línea de fortificación erigida por el rey de Thervings Athanaric, entre las orillas del río Gerasius (Prut moderno) y el Danubio hasta la tierra de Taifali (Oltenia moderna), probablemente reutilizó las antiguas limas romanas llamadas Limes Transalutanus [6]

Controversia

Mapa de las murallas «romanas» al norte del delta del Danubio

Existe una controversia sobre la perspectiva histórica de quién construyó los diques de la tierra: los romanos, los bizantinos u otros:

  • Explicación romana: el emperador Nerón extendió la provincia romana de Moesia al norte del delta del Danubio en el 56 dC hasta Tyras (cerca de Odessa real), según Mommsen, y esto se confirma históricamente. Con el emperador Trajano conectaron la Dacia conquistada con la desembocadura del río Dniéster y probablemente hicieron la primera construcción del dique de tierra que más tarde se llamó Muro de Greuthungi . Con el emperador Adriano llegó la consolidación de los territorios romanos y las limas se retiraron al «Limes Transalutanus» y al «Muro de Trajano» más pequeño entre Constanta y el Danubio: se confirma que estos dos Muros son romanos. Cuando el Imperio Romano se expandió nuevamente después de la pérdida de Roman Dacia, el Emperador Constantino hizo el «Muro de Constantino» como Limas (ocupando toda Valaquia al sur de las montañas de los Cárpatos meridionales) hasta que el dique de la tierra más tarde se llamó «Muro Antárico». Los académicos han demostrado [7] que el «Muro de Constantino» fue construido por los romanos alrededor del año 330 dC y se aumentó muchas veces hasta el emperador Justiniano en el siglo VI.
  • Posibilidad bizantina: Probablemente el Imperio Romano del Este construyó o amplió las dos secciones de Limes Moesiae al norte en el delta del Danubio, entre los siglos VI y X. Querían defender las colonias griegas en la costa del Mar Negro (entre el Danubio y Crimea ) de las continuas invasiones bárbaras.
  • Ahí hay incluso otra teoría: el bárbaro. Esto hipotetiza un Muro de Trajano, no relacionado con el Imperio Romano. Este Muro de Trajano debería estar conectado al Muro de la Serpiente, hecho por los Reinos Bárbaros, que se extendía desde Bucovina hasta el centro de Ucrania. Esta teoría[8] apoya la opinión de que el «Muro Atanarico» y el «Muro de Greuthungi» no son romanos, creando una controversia.

Ver también

https://wikivisually.com/wiki/Limes_Moesiae