Este Mundo, a veces insólito

Carolina bays

Rate this post

Carolina bays

Las Bahías de Carolina son grandes depresiones elípticas poco profundas y humedales con bordes elevados que se encuentran al este de las Montañas Rocosas, pero se concentran principalmente a lo largo de la costa atlántica. Las bahías fueron descubiertas en la década de 1930 a partir de las primeras fotografías aéreas de la costa atlántica. La forma elíptica y la alineación hacia los Grandes Lagos no se descubrieron antes del reconocimiento aéreo porque las bahías son muy grandes y su forma no se puede determinar fácilmente desde el nivel del suelo. Las bahías de Carolina también se llaman las cuencas de Delmarva, las cuencas de Maryland o las cuencas del agua de lluvia de Nebraska.

Carolina Bays, podríamos haberlo traducido por Bahías de Carolina, o Cráteres de Carolina, pero la verdad es que el nombre procede del hecho de que habitualmente las depresiones están rodeadas de una variedad de “bay trees”, por ejemplo sweet bays, loblolly bays y red bays. A los “bays”; en español los llamamos laureles. Por ejemplo, las “sweet bays” son Laurus nobilis de la familia de las Lauraceae .

Otras depresiones de la forma de la tierra, no aceptadas extensamente como bahías de Carolina, se encuentran dentro de la llanura costera septentrional del golfo de México en el sureste Mississippi y Alabama, donde se conocen como estanques de Grady o estanques de Citronelle. Las bahías de Carolina varían en tamaño de uno a varios miles de acres. Cerca de 500.000 de ellos están presentes en el área clásica de la llanura costera atlántica, a menudo en grupos, con cada bahía alineada invariable en una dirección noroeste-sureste. Las bahías tienen muchas estructuras vegetativas diferentes, basadas en la profundidad de depresión, tamaño, hidrología y subsuperficie. Muchos son pantanosos; Algunos de los más grandes son (o estaban antes del drenaje) lagos; 36 kilómetro cuadrado (14 millas cuadradas) El lago Waccamaw es un undrained uno. Algunas bahías son predominantemente de aguas abiertas con grandes cipreses de estanque dispersos, mientras que otras se componen de áreas gruesas y arbustivas (pocosins), con vegetación creciendo en esteras de turba flotantes. Generalmente el extremo sureste tiene un borde más alto compuesto de arena blanca. Son nombrados para los árboles de la bahía encontrados con frecuencia en ellos, no debido a la charca frecuente del agua.

Las depresiones sin drenar, a menudo circulares a ovales, que exhiben una amplia gama de área y profundidad, son también una característica muy común de la llanura costera del Golfo de México en Texas y el suroeste de Luisiana. Estas depresiones varían en tamaño de 0,4 a 3,6 km (0,25 a 2 millas) de diámetro. Dentro del condado de Harris, Texas, los bordes levantados, que tienen alrededor de 0,65 m (2 pies) de altura, encerraron parcialmente estas depresiones. En la literatura científica, son conocidos por una variedad de nombres, incluyendo los pocks, las marcas del pock,

Las bahías son especialmente ricas en biodiversidad, incluyendo algunas especies raras y / o en peligro de extinción. Las especies que crecen en los hábitats de las bahías incluyen aves, como cigüeñas de madera, garzas, garzas y otras aves acuáticas migratorias, mamíferos como ciervos, osos negros, mapaches, zorrillos y zarigüeyas.

Otros residentes incluyen libélulas, anoles verdes y ranas arbóreas verdes.

Las bahías contienen árboles como goma negra, ciprés calvo, ciprés de estanque, bahía dulce, bahía de loblolly, bahía roja, goma dulce, arce, magnolia, pino de estanque y arbustos como fetterbush, clethra, sumac, arbusto de botones, zenobia y Gallberry Plantas comunes en las bahías de Carolina son nenúfares, juncias y varias hierbas. Varias plantas carnívoras habitan las bahías de Carolina, incluyendo la vejiga de la bladderwort, butterwort, la planta de la jarra, y sundew.

Algunas de las bahías han sido muy modificadas dentro de la historia humana, bajo la presión de la agricultura, construcción de carreteras, urbanizaciones y campos de golf. Carvers Bay, uno grande en el condado de Georgetown fue utilizado como un campo de prácticas de bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial. Se ha drenado y se utiliza sobre todo para la agricultura de árbol hoy. Otros se utilizan para cultivos vegetales o de campo con drenaje.

En Carolina del Sur, la Bahía de Woods, en la línea del Condado de Sumter-Florence cerca de Olanta ha sido designada un parque estatal para preservarlo tanto como sea posible en su estado natural. También en el condado de Clarendon (cerca de Manning), otra bahía, la bahía de Bennett, es una reserva del patrimonio.

Otra bahía en el condado de Bamberg, Carolina del Sur, es propiedad de la South Carolina Native Plant Society, que ha estado desarrollando una reserva de 52 acres (210.000 m2) llamada Lisa Matthews Memorial Bay, que trata de preservar y aumentar el wildflower Oxypolis Canbyi (Canby’s Dropwort) en la bahía. El área de las tierras altas que rodean la bahía está siendo restaurada de una plantación de pino loblolly al pino de hoja larga original. Incluido en la restauración de la hoja larga es la restauración de la hierba del alambre (Aristida beyrichiana) como planta clave del sotobosque. Su inflamabilidad ayuda en la quema periódica, que es necesaria para la cañada de Canby y muchas de las otras especies únicas al ambiente.

https://www.google.es/search?q=carolina+bays&biw=1920&bih=915&source=lnms&tbm=isch&sa=X&sqi=2&ved=0ahUKEwiEuI-ztbbSAhUIUBQKHd5NBt4Q_AUIBigB&dpr=1#imgrc=_

Orientación

Croquis mostrando cráteres y Carolina Bahías general. Cabo York Meteoritos de esta fecha desde el norte de Groenlandia. El gran rojo son, evidentemente, indica el punto de ruptura principal de la cometa, por encima de la zona de la [más] Lago Glacial Agassiz. Hay algunos indicios de una gran huelga en Michigan en este momento, pero si es así, los glaciares posteriormente cubrió el área sobre e hizo las pruebas mucho más ambiguo. Más “Bahías” se presentan en América del Sur: Brasil y Venezuela, especialmente.

De acuerdo con documentos y monografías publicadas formalmente, la orientación de los ejes largos de las bahías de Carolina rota sistemáticamente hacia el norte a lo largo de la llanura costera atlántica desde el norte de Georgia hasta el norte de Virginia; La tendencia media de los ejes largos de las Bahías de Carolina varía de N16 ° W en el centro-este de Georgia a N22 ° W en el sur de Carolina del Sur, N39 ° W en el norte de Carolina del Sur, N49 ° W en Carolina del Norte y N64 ° W en Virginia . Dentro de esta parte de la llanura costera atlántica, la orientación de los ejes largos de las bahías de Carolina varía en 10 a 15 grados. [2] [9] [10] Si los ejes largos de estas bahías de Carolina, según lo medido por Johnson (1942), se proyectan hacia el oeste, convergen, ni en los Grandes Lagos ni en Canadá, sino en el área del sureste de Indiana y el suroeste de Ohio.

En el extremo norte de la distribución de las bahías de Carolina dentro de la Península de Delmarva, la orientación media de los ejes largos cambia abruptamente en unos 112 grados a N48 ° E. Más al norte, la orientación de los ejes largos se convierte, en el mejor de los casos, claramente bimodal, y exhibe dos direcciones muy divergentes y, en el peor, completamente al azar y carece de cualquier dirección preferida. La lámina 3 de Rasmussen y Slaughter, que se reproduce como la figura 51 de Kacrovowski, ilustra la naturaleza desorganizada de las orientaciones de los ejes largos de las bahías de Carolina dentro de la parte más septentrional de su distribución dentro de Somerset, Wicomico y Worcester Condados, Maryland.

En el extremo sur de su distribución, las bahías de Carolina en el sur de Georgia y el norte de la Florida son aproximadamente de forma circular. En esta área, tienen una orientación norte débil. [2] Las bahías de Carolina en el sur de Mississippi y Alabama son elípticas a circular aproximadamente en forma. La medición de los ejes largos de 200 estanques elípticos de Grady / Citronelle encontró una orientación muy definida agrupada alrededor de N25 ° W en el suroeste del condado de Baldwin, Alabama. [4]

Dentro de la llanura de la costa atlántica, la orientación medida de los ejes largos de las bahías de Carolina y la dirección de movimiento del Pleistoceno de las dunas de arena adyacentes, cuando están presentes, son generalmente perpendiculares entre sí. En el sur de Georgia y el norte de la Florida, la orientación norte se corresponde con una orientación occidental de la dirección del movimiento pleistoceno de las dunas de arena. [12]

Al norte desde el norte de Georgia hasta Virginia, la orientación media de la dirección del movimiento pleistoceno de las dunas parabólicas se desplaza sistemáticamente junto con la orientación media de los ejes largos de las bahías de Carolina, ya que siempre se encuentran aproximadamente perpendiculares a ellas. En la península de Delmarva, el desplazamiento de 112 grados en la tendencia media de los ejes largos también se acompaña de un desplazamiento correspondiente de la dirección media del movimiento pleistoceno de las dunas parabólicas, de modo que su dirección de movimiento es también perpendicular a los ejes largos, Es el caso en el resto de la llanura costera atlántica. [10]

Edad

Aunque algunas preguntas sobre su cronología siguen siendo un asunto de discusión, una variedad de técnicas de citas limitó la edad de las bahías de Carolina. La consideración de múltiples líneas de evidencia, p. Datación por radiocarbono, datación luminescente ópticamente estimulada y palynology, indican que las Bahías de Carolina son anteriores al comienzo del Holoceno al menos por decenas de miles de años a más de cien mil años. La gama de fechas se puede interpretar que se crearon episódicamente durante las últimas decenas de miles de años o se crearon en el tiempo hace más de cien mil años y han sido desde entonces episódicamente modificado [13] [14] [15]

Teorías del origen

Más de una docena de bahías se muestran en esta foto en el sureste de Carolina del Norte. Varias se limpian y drenan para cultivar.

Las teorías del origen de las bahías de Carolina se dividen en dos categorías principales: que estas características fueron creadas por fuerzas dentro de la Tierra, o que fueron arrancadas por un evento o conjunto de eventos astronómicos.

Geomorfología

Se han propuesto varias hipótesis geomorfológicas para explicar las bahías, incluida la acción de las corrientes marinas cuando el área estaba bajo el océano o el surgimiento de las aguas subterráneas en un momento posterior. Una de las principales hipótesis dentro de la comunidad académica de las ciencias de la tierra es que una combinación de procesos creó las formas y orientaciones de estas formas terrestres antiguas, incluyendo el cambio climático, la formación del karst siliciclástico por la solución del material subterráneo durante los niveles bajos del glaciar y la posterior modificación de estas depresiones. Procesos periódicos eolianos y lacustres.

Los geólogos y geomorfólogos cuaternarios sostienen que las características peculiares de las bahías de Carolina pueden ser fácilmente explicadas por procesos terrestres conocidos y modificaciones repetidas por procesos eólicos y lacustres de ellos durante los últimos 70.000 a 100.000 años [28]. Además, los geólogos y geomorfólogos cuaternarios creen haber encontrado una correspondencia entre el momento en que la modificación activa de los bordes de las bahías de Carolina ocurrió más comúnmente y cuando las dunas de arena adyacentes estuvieron activas durante la glaciación de Wisconsin entre 15.000 y 40.000 años y 70.000 A 80.000 años BP (Early Wisconsinan). [26] [27] Además, los geólogos y geomorfólogos cuaternarios han encontrado repetidamente que las orientaciones de las bahías de Carolina son consistentes con los patrones de viento que existieron durante la glaciación de Wisconsin como reconstruido a partir de las dunas parabólicas del Pleistoceno, un momento en que la forma de las bahías de Carolina estaba siendo modificada. 10]

Evento de impacto

La hipótesis del impacto cometario del origen de las bahías era popular entre los científicos de la tierra de los años 40 y 50. Después de un considerable debate e investigación, los geólogos determinaron que las depresiones eran demasiado superficiales y carentes de evidencia de que fueran características de impacto. Informes de anomalías magnéticas resultó no mostrar la coherencia a través de los sitios. No había fragmentos de meteoritos, conos de fragmentación o rasgos de deformación planar. No se encontró ninguna de las pruebas necesarias para los impactos de hipervelocidad. La conclusión fue rechazar la hipótesis de que las Bahías de Carolina fueron creadas por impactos de asteroides o cometas (Rajmon 2009).

Se propuso un nuevo tipo de hipótesis de impacto extraterrestre como resultado del interés tanto de escritores populares como de geólogos profesionales en la posibilidad de un impacto extraterrestre del Pleistoceno terminal, incluida la hipótesis de impacto de Younger Dryas. Dijo que las Bahías de Carolina fueron creadas por un cometa de baja densidad explotando sobre o impactando sobre la capa de hielo Laurentide hace unos 12.900 años. [29] Sin embargo, esta idea ha sido desacreditada por la datación OSL de los bordes de las bahías de Carolina, registros paleoambientales obtenidos de núcleos de sedimentos de la Bahía de Carolina y otras investigaciones que demuestran que muchos de ellos son tan viejos o mayores de 60.000 a 140.000 BP . [13] [14] [15] [30] [31]

Características de las Carolina Bays

Las Bahías de Carolina son depresiones elípticas que caracterizan las Bahías de Carolinain y suelos arenosos a lo largo de la costa atlántica de los Estados Unidos y en algunos estados del Medio Oeste como Nebraska. Las bahías en la costa este tienen una alineación noroeste / sureste, mientras que las de Nebraska tienen una alineación noreste / suroeste. Las bahías apuntan hacia los Grandes Lagos. Las principales características morfológicas de las Bahías de Carolina fueron resumidas por Eyton (1975):

  1. Las Bahías de Carolina son elipses aunque algunas carecen de simetría bilateral a lo largo del eje mayor o menor. La porción sureste de muchas bahías es más puntiaguda que el extremo noroeste y el lado noreste se abulta ligeramente más que el lado suroeste. Las dimensiones principales conocidas del eje varían de aproximadamente 60 metros a 11 kilómetros.
  2. Las Bahías de Carolina muestran una orientación noroeste-sureste. Las desviaciones de esta orientación parecen ser sistemáticas por latitud (Prouty, 1952).
  3. Las bahías son depresiones superficiales debajo de la superficie topográfica general con una profundidad máxima de unos 15 metros. Las grandes bahías tienden a ser más profundas que las pequeñas bahías, pero la parte más profunda de cualquier bahía está desplazada al sureste desde el centro de la bahía.
  4. Muchas bahías tienen bordes arenosos elevados con el desarrollo máximo al sureste. Las alturas del borde varían de 0 a 7 metros.
  5. Las Bahías de Carolina suelen superponerse a otras bahías sin destruir la morfología de cualquiera de las depresiones. Una o más bahías pequeñas pueden estar completamente contenidas en una bahía más grande.
  6. La estratigrafía debajo de las bahías no está distorsionada (Preston y Brown, 1964; Thom, 1970).
  7. Las bahías sólo ocurren en sedimentos no consolidados. Las bahías de Carolina del Sur se encuentran en playas de barreras marinas relacionadas con las fluctuaciones del nivel del mar en el Pleistoceno, en los campos de dunas, en las terrazas de los arroyos y en las porciones arenosas de los pisos de retroceso (Thom, 1970). No hay bahías en las llanuras y playas de inundación de los ríos modernos. Las bays existen en terrazas marinas hasta a 50 m sobre nivel del mar en Carolina del Sur pero también existen en las capas discontinuas de gravas fluviales en el Piedmont en Virginia (Goodwin y Johnson, 1970).
  8. Algunas bays contienen lagos, algunas son pantanosas, otras se drenan natural o artificialmente y se cultivan, y otras siguen siendo naturalmente secas.
  9. Las Bahías de Carolina parecen estar igualmente conservadas en terrazas de diferentes edades y procesos formativos.
  10. Las bahías están llenas o parcialmente llenas de limo de origen orgánico e inorgánico. Los fantasmas de las bahías semi-obliteradas de Carolina parecen representar bahías anteriores que fueron llenadas por sedimentos terrestres y materiales orgánicos. 10. Las bays ocurren de diversa forma, a veces en conjuntos lineales, otras en racimos complejos hasta de catorce bays, a veces son unidades dispersas, y en otras ocasiones en grupos paralelos alineados a lo largo del eje menor.
  11. No parece que se estén formando bays nuevas. Aunque Thom (1970) y Frey (1954) citan la evidencia de que algunas de las bays existentes en Carolina han crecido de tamaño. Price (1968) indica que la mayoría de las bays aparecen como más pequeñas por llenado.
  12. Las bays tienen un fondo de carbonatos y rocas clásticas y cristalinas que están recubiertas por sedimentos no consolidados de grosor variable.
  13. Los “fantasmas” de las bays semi-borradas de Carolina aparecen representar antiguas bays que fueron llenadas después de su formación por sedimentos terrestres y materiales orgánicos.
  14. Las bays pequeñas se desvían más de la orientación predominante en la región que las grandes.
  15. No se encontró ninguna variación en los mineral pesados encontrados a lo largo del eje principal de una bay de Carolina del Sur, aunque las muestras fueron tomadas del piso de la bay, del borde de la bay y de la terraza adyacente fuera de la bay (Preston y Brown, 1964).

Las bahías de Carolina también ocurren en las gravas de Midlothian, Virginia, en elevaciones que varían de 91 a 122 metros sobre el nivel del mar (Johnson y Goodwin, 1967). Midlothian se encuentra aproximadamente a 27 kilómetros al oeste de Richmond.

Aunque muchas bahías de Carolina han sido destruidas por la erosión, la preservación estructural de las bahías de Carolina puede ser en parte debido al hecho de que se encuentran en el paisaje plano poroso que permite que el agua de lluvia filtra rápidamente el subsuelo evitando así el flujo de agua lateral. Las bahías en Nebraska y Kansas ocurren en lo que alguna vez fueron las orillas de la Western Interior Seaway de América del Norte. Esta vía marítima desapareció por la época del Paleoceno 60 millones de años después de que la Orogenia Laramide elevó la región de las Montañas Rocosas. Las bahías del Medio Oeste están en elevaciones que van desde 400 a 900 metros sobre el nivel del mar ya unos 2000 kilómetros de las costas tanto del Pacífico como del Atlántico. Menos bahías se pueden observar en los estados del Medio Oeste, porque sólo las bahías más grandes han soportado la erosión por el agua y la acumulación de capas de polvo soplado por el viento y lodo (loess).

La conclusión es, nuevamente, que el final de la Era de Hielo, la extinción del Pleistoceno, el final del Paleolítico superior, etc, y el final del “reino de los dioses”, todo tuvo un desenlace global y catastrófico hace 12,000 años. [La Historia Secreta del Mundo].

Este es el evento que Firestone, West y Warwick-Smith discuten en su libro, The Cycle of Cosmic Catastrophes: Flood, Fire, and Famine in the History of Civilization, mencionado más arriba.

Pero si los hechos mencionados son el resultado de tal catástrofe, ¿cómo se habría visto? Lo siguiente está resumido y adaptado, capítulo 11 del libro de Firestone, West, and Warwick-Smith’:

Comenzó con meteoritos cayendo como gotas de lluvia, algunos aquí y otros allá. Quizás algunos golpearon el Sol provocando grandes llamaradas solares. Las llamaradas solares provocan coloridas auroras incluso durante el cielo de día. Luego el día de los cometas llegó. De horizonte a horizonte, creciendo segundo a segundo, entraron en la atmósfera, brillando más que el sol.

Recalentado a inmensas temperatures en su paso a través de la atmósfera, el conjunto letal explotó en miles de pedazos del tamaño de montañas y en nubes de polvo helado. Las piezas más pequeñas explotaron en la atmósfera, creando múltiples detonaciones que pintaron el cielo de rojo y naranja.

Luego el cometa más grande golpeó la estela de hielo abarcando parte del hemisferio norte, en lo que ahora es la Bahía de Hudson. Otros cometas golpearon en el Lago de Michigan, Canadá, Siberia y Europa. Luego, la Tierra fue sacudida por oleadas de impactos, agitándola violentamente durante diez minutos de gran estremecimiento. Fisuras se abrieron, árboles cayeron, y ríos desaparecieron dentro de la Tierra agrietada.

LiDAR image of Carolina Bays 20 miles (32 km) southwest of Fayetteville, NC

A segundos del impacto, la onda expansiva de aire supercaliente se expandió a más de 1000 millas por hora, atravesando la tierra, arrancando árboles del suelo por los aires, movilizando rocas de las montañas, quemando plantas, animales y también humanos en su camino. Los únicos sobrevivientes son aquellos sumergidos bajo tierra o agua.

A través de la parte superior de Norte América y Europa, la inmensa energía de los impactos sopló una serie de burbujas superpuestas, gigantes, empujadas hacia la atmósfera para crear un vacío dentro. Cuando las burbujas pasaron, la presión del aire cayó haciéndose difícil respirar. Detrás de la expansión de las burbujas, la Tierra fue despojada de su escudo protector que es la atmósfera. La explosión eyectó pequeños y rápidos granos en todas las direcciones a través del fino aire. Algunos se alojaron en árboles, plantas y animales, mientras otros se elevaron para luego caer nuevamente a increíbles velocidades ya que no había atmósfera que los destruyera. En el mismo momento, rayos cósmicos a altas velocidades bombardearon el área con radiación. Animales y humanos en el foco del bombardeo murieron. Objetos inanimados parecieron cobrar vida al temblar y sacudirse en la zona del bombardeo.

Cuando el impulso de la onda de choque cesó, el vació comenzo a extraer el aire. Mientras la atmósfera expandida volvía apresuradamente al sitio de impacto, las burbujas colapsaron, absorbiendo gases calientes y polvo hacia dentro, a la velocidad de un tornado. Parte del polvo escapó de la atmósfera de la Tierra mientras que el resto se transformó en una nube roja con forma de hongo que se exparció por miles de millas a través de la atmósfera, bloqueando el sol y sumergiendo a la Tierra en la oscuridad.

Mapa fisiográfico para Carolina Bahías de Wikipedia.

LIDAR elevation image of 300 square miles (800 km2) of Carolina bays in Robeson County, N.C.

El polvo y los desechos, que eran muy pesados, comenzaron a caer de vuelta en la Tierra. Todavía super calientes por la explosión, volvieron en forma de poderosa lava. Los pedazos que cayeron en las capas de hielo continentales, derritieron incalculables litros de agua instantáneamente causando inundaciones en todas direcciones.

El rugiente ascenso a través de los agujeros creados por las burbujas,creó una poderosa bajada de temperatura en el aire a grandes altitudes, viajando a miles de millas por hora. Con temperaturas que exedían los 150º F bajo cero, la columna de aire impactó el suelo irradiando numerosos lugares en todas las direcciones, congelando todo lo que tocaba en segundos. Los árboles y plantas se convirtieron en estatuas, y los mastodontes y mamuts todavía están congelados en Siberia.

Las rápidas fluctuaciones de temperaturas significaron el final de millones de plantas y animales… pero la destrucción fue sólo el comienzo. Los impactos y los temblores dispararon enormes terremotos a lo largo de las fallas existentes desde las Carolinas hasta California mientras se despertaban volcanes dormidos desde Islandia al otro lado del pacífico. Erupcionando con furiosa actividad, lanzaron lava caliente y químicos nocivos en el aire, agregándo componentes a la ya pesada nube que cubría todo.

© Fairchild Aerial Surveys for the Ocean Forest Company Vista aérea de una parte de la Bahía de Carolina, tomada en 1930

Los impactos y las erupciones dieron comienzo a miles de incendios, en donde quiera que había combustible para alimentarlos, algunos de los cuales duraron días. Veloces vientos expandieron los fuegos por los bosques creando un infierno moviéndose más rápido que las aves y animales. Los árboles volaron como bombas, las rocas explotaron como granadas, y explosiones de vapor tuvieron lugar mientras el fuego se movía sobre aguas congeladas. Cuando los fuegos se acabaron quemándose a sí mismos, no quedaban más que carbones encendidos en los continentes. Los nocivos químicos en la atmósfera volvieron a la Tierra en forma de lluvia venenosa. En algunos lugares, el aire era demasiado tóxico para soportar formas de vida.

Bays in Nebraska are degraded by erosion and deposition (Lat. 40.566, Lon. -98.123, elevation 545 meters)

El impacto en la Bahía de Husdon envió hacia el cielo 200,000 millas cúbicas de hielo. Una lluvia de desechos incandescentes y de hielo vaporoso cayeron sobre la mayor parte de Norteamérica, Europa y Asia. En minutos, la masiva masa de objetos, más de 500,000 de ellos, impactaron sobre las Carolinas y más al Este, explotando en bolas de fuego dando origen a las bahías de Carolina.

Pedazos de hielo y basura, grandes y pequeños cayeron en el Atlántico y en el Pacífico, desde el Golfo de México hasta el Ártico, desde Europa hasta Asia e incluso África. Más de un cuarto del planeta estaba sitiado.

Pero incluso eso no fue todo.

El impacto en el glaciar de la Bahía de Hudson envió agua derretida a alta velocidad por debajo de la capa de hielo. Las oleadas levantaron e hicieron flotar grandes porciones de hielo, causando que bloques monolíticos de hielo se movieran hacia el sur a lo largo de cientos de millas. Moviéndose rápidamente, los bloques se incrustaron en los bosques arrasando con árboles.

Los océanos también eran objetivos. Miles de pedazos de hielo y nubes de agua lodosa impactaron sobre el Atlántico causando colosales detonaciones. Las múltiples colisiones dieron comienzo a inmensos deslizamientos bajo el agua en las Carolinas y Virginia, soltando miles de millas cúbicas de barro. Gracias a ello, el barro desató una ola gigantesca de 1000 pies de alto hacia Europa y Africa a una velocidad de 500 millas por hora.

Nueve horas después la ola impactó en Europa, 1000 pies de alto a 400 millas por hora, probablemente llevándose consigo algunos de los sobrevivientes de las primeras explosiones. La ola ingresó tierra adentro cientos de millas, devastando todo en su camino. Todo ser vivo en las costas murió instantáneamente.

Luego, el agua tuvo una pequeña pausa para volver hacia la costa, llevándose consigo todos los restos de plantas y animales.

Carolina Bays, como se muestra en un mapa de la U.S. Geological Survey de la zona fronteriza entre los condados de Bladen y Cumberland. US Geological Survey, Roseboro, N.C., 1: 62.500 Cuadrángulo N3445-W830 / 15, 1959.Las Bahías de Carolina son depresiones ovaladas en la superficie terrestre concentradas en ambos lados del límite Carolina del Norte-Carolina del Sur. Son más numerosos en el Condado de Bladen, aunque algunos se encuentran tan lejos como Georgia y Maryland. Una vez que se pensó que el número de los cientos de miles, hay ahora menos de 900 notable Carolina Bays, con alrededor del 80 por ciento de estos ubicados en Carolina del Norte. Están orientados en una dirección noroeste-sureste y frecuentemente tienen un borde de arena en la porción sureste. Variando en tamaño de unos cientos de pies a unos seis kilómetros de longitud, algunas de las Bahías de Carolina, como los que forman el lago Waccamaw, Bay Tree Lake, White Lake, Little Singletary Lake y Horseshoe Lake, todavía tienen agua. Otros se han convertido en pantanos o zonas de turba o suelo franco-negro o se han secado por completo. Lago Waccamaw, el más grande, es cerca de 20 pies de profundidad, mientras que el lago blanco alcanza una profundidad de 15 pies. La profundidad de la turba en algunas de las bahías que ya no están llenas de agua mide entre 11 y 50 pies.

Estas formaciones inusuales primero fueron dadas la atención especial por los geólogos en 1895 después de L. C. Glenn observado la forma y otras semejanzas que compartieron. La opinión científica popular sostuvo una vez que las bahías son el resultado de una ducha o sucesivas lluvias de meteoritos que golpean la tierra en un ángulo, aunque otras teorías de su origen incluyeron fragmentos de hielo de un impacto del meteoro de la cuenca del río Hudson y la cola de un enorme pescado. La teoría actual de la formación sostiene que el movimiento ondulatorio del océano que retrocedía creaba charcos de agua estancada que entonces eran elípticamente formados por vientos que soplaban en la misma dirección durante un largo período de tiempo.

Carolina Bays near Ridge Spring, SC (Lat. 33.85295, Lon. -81.70358) These bays are 197 meters (646 ft) above sea level and 200 km (124 mi) from the coast.

Thermokarst lakes in Alaska (Lat. 70.297, Lon. -158.912)

Woods Bay State Park, South Carolina, winter twilight

Carolina Bays near Myrtle Beach, SC

También se ha sugerido que las Bahías de Carolina podrían haber formado cuando el suelo pantanoso se secó como los lagos de sal australianos, pero esto no crea los bordes levantados o las elipses superpuestas que son características de las Bahías de Carolina.

 

 

 

Australian salt lakes (Lat. -34.2468, Lon. 117.7634)

The Younger Dryas Impact Hypothesis

Las diferentes poblaciones de Bays tienen orientaciones diferentes. Pero extendemos esas orientaciones, la mayoría de ellas se centran en el centro de los Grandes Lagos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.