Este Mundo, a veces insólito

Calendario
julio 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Catástrofe

Tornados en los tres estados

Tornados en los tres estados

El 18 de marzo de 1925, uno de los brotes de tornados más mortíferos de la historia generó al menos doce tornados importantes y abarcó una gran parte del medio oeste y el sur de los Estados Unidos. En total, al menos 751 personas murieron y más de 2298[2]  resultaron heridas, lo que convirtió el brote en el brote de tornados más mortífero, el 18 de marzo en el día de tornados más mortífero y 1925 en el año de tornados más mortífero en la historia de Estados Unidos.[3] El brote generó varios tornados destructivos en Missouri, Illinois e Indiana el mismo día, así como tornados importantes en Alabama y Kansas. Además de los tornados confirmados, sin duda hubo otros de menor impacto, cuyas ocurrencias se han perdido en la historia.[4]

Brote de tornados en los tres estados

Condiciones meteorológicas y fenómenos atmosféricos, incluidos fuertes vientos tormentosos, granizo y tornados, observados el 18 de marzo de 1925.

Historia meteorológica

Formado: 17 de marzo de 1925

Disipado: 19 de marzo de 1925

Brote de tornado

Tornados: ≥12

Calificación máxima: Tornado F5

Duración: 7 horas

Vientos más fuertes: >300 mph (480 km/h)

Efectos generales

Muertes: 751

Lesiones: 2,298

Daño: Más de 17 millones de dólares (1925 dólares); al menos 1.400 millones de dólares (USD de 1997) 2.550 millones de dólares (USD de 2023) [1] [nb 1]

Zonas afectadas: Medio oeste y sureste de Estados Unidos

El brote incluyó el tornado tri-estatal, el desastre más mortífero en Illinois, el tornado más mortífero en la historia de Estados Unidos y el segundo más mortífero registrado en la historia mundial.[5] [6] [7] La ​​huella de 352 km (219 millas) de largo que dejó el tornado, cuando cruzó desde el sureste de Missouri, a través del sur de Illinois y luego hacia el suroeste de Indiana, es también la más larga jamás registrada.[8] El reanálisis meteorológico moderno ha sugerido que la longitud extremadamente larga del camino y la vida útil reportadas en los relatos históricos se atribuyen quizás de manera más plausible a múltiples tornados independientes que pertenecen a una familia de tornados, en lugar de a un tornado único y continuo.[4] Aunque no está clasificado oficialmente por la NOAA, el tornado de tres estados es reconocido por la mayoría de los expertos (como Tom Grazulis[9] y Ted Fujita[10]) como un tornado F5, la clasificación de daño máximo emitida en la escala de Fujita.[11] [nb 2] [nb 3] [nb 4]

Fondo

Pista del tornado de los tres estados

Durante un estudio de revisión de seis años del tornado de tres estados publicado en 2013, se obtuvieron nuevos datos de superficie y altitud y se utilizó un reanálisis meteorológico, lo que aumentó significativamente el conocimiento de los antecedentes sinópticos e incluso de mesoescala del evento. Desde finales del invierno hasta principios de la primavera de 1925 fueron más cálidos y secos de lo normal en gran parte del centro de Estados Unidos. Aparentemente hubo una cresta persistente en el oeste de EE. UU., con un patrón de depresión en el centro de EE. UU.[4] El ciclón extratropical que estableció el escenario sinóptico para el brote se centró sobre el noroeste de Montana a las 7:00 am CST (13:00  UTC) del 17 de marzo. Mientras tanto, un área difusa de baja presión superficial se centró cerca de Denver, Colorado, en asociación con una artesa de sotavento. Los frentes ocluidos se extendieron desde la Bahía de Hudson hacia el suroeste hasta los estados de las Llanuras del norte y hasta la vaguada de sotavento. El ciclón sinóptico se movió hacia el sur-sureste a través de los estados montañosos hasta el este de Colorado. Un frente cálido se extendía a lo largo de la costa del Golfo, separando el aire cálido y húmedo del clima frío y lluvioso con áreas de niebla que se extendían desde Texas hasta las Carolinas. Existía una masa de aire tropical continental (cT) bien mezclada a principios de temporada sobre el oeste de Texas y el norte de Nuevo México. Al este de este aire caliente y seco, se advertía aire boyante tropical marítimo (mT) desde el Golfo de México . Simultáneamente, una vaguada de onda corta en niveles medios y altos probablemente se acercó a la costa noroeste de los EE. UU. y se movió rápidamente a través de la cresta persistente, luego excavó hacia el sureste a través de la Gran Cuenca y las Montañas Rocosas centrales y emergió en las Llanuras sobre Colorado. Esto inició una ciclogénesis de ” Colorado bajo“.[4]

A las 7:00 am CST del 18 de marzo, el área de baja presión en la superficie, a aproximadamente 1003  hPa (29,6  inHg ), se movió hacia el extremo noreste de Oklahoma, mientras que el frente cálido se disparó hacia el norte hacia la circulación, donde el frente luego se extendió hacia el este. Un frente frío polar marítimo (mP) se extendió hacia el suroeste a través del este de Texas y se formó una línea seca directamente al sur de la baja. La onda corta abierta, probablemente con una inclinación algo negativa, continuaba acercándose desde el noroeste y un aparente límite de salida se movió justo al sur del frente cálido sobre el noreste de Arkansas y el noroeste de Tennessee. Varios canales de presión débiles atravesaban el sector frío sobre el centro-norte de Estados Unidos. Las temperaturas de la superficie en el sector cálido cerca de la línea seca y el frente cálido oscilaron entre 65 y 75 °F (18 y 24 °C), y el punto de rocío fue de 60 a 65 °F (16 y 18 °C), con valores más altos más lejos. hacia el sur y aumentando con el tiempo a medida que el área de baja presión cada vez más profunda continuó aspirando aire del Golfo de México. Esto resultó en aire inestable y bases de nubes más bajas , o alturas LCL bajas , lo que favorece la tornadogénesis. Desde el sureste de Kansas hasta Kentucky e Indiana, los aguaceros y tormentas de la madrugada al norte del frente bajo y cálido enfriaron y estabilizaron ese aire, retardando el avance del frente hacia el norte y provocando un marcado contraste de temperatura de norte a sur. Estas zonas baroclínicas también están asociadas con tormentas de tornados. Delante de la línea seca de la superficie, que es poco común en zonas tan al este como el río Mississippi,[21] un aparente “golpe seco” de aire en lo alto sirvió para aumentar aún más la inestabilidad. Al mismo tiempo, una inversión de tope probablemente suprimió las tormentas en todo el sector cálido, dejando a la supercélula de los tres estados intacta por la convección cercana.[4]

A las 12:00 pm CST (18:00 UTC), la depresión superficial cada vez más profunda estaba centrada sobre el centro-sur de Missouri, el eje de onda corta se movía hacia el este y estaba orientado sobre el este de Oklahoma, y ​​la línea seca avanzaba rápidamente hacia el este, directamente al sur de la baja. a medida que el frente cálido, situado al este de la zona baja, se desplazaba lentamente hacia el norte. Las nubes de la mañana se despejaron al mediodía en gran parte de la trayectoria final del tornado de tres estados. Una depresión de presión pronunciada se extendió al noreste de la baja y señaló su trayectoria futura cuando se formó una depresión prefrontal al sureste de la baja delante de la línea seca. También es posible que se haya estado formando un bulto en la línea seca ligeramente al sur de la baja, y los vientos en la superficie del sur al sureste estaban retrocediendo y aumentando con el tiempo en todo el sector cálido. La supercélula de los tres estados se formó en un área muy favorable justo delante del punto triple donde se unían el frente frío, el frente cálido y la línea seca. La supercélula se inició muy cerca de la baja superficie y se movió hacia el este-noreste, más rápido que la baja, de modo que la tormenta se desvió gradualmente al este de la trayectoria de la baja. La supercélula permaneció cerca de este “punto óptimo” durante un período prolongado, ya que también viajó cerca del frente cálido altamente baroclínico (probablemente justo al otro lado del lado frío del límite) durante varias horas.[4]

Trayectoria de tormentas de tornados en los tres estados y otros tornados ese día de Monthly Weather Review , abril de 1925.[22] La información sobre la temperatura, la presión y otros tornados puede no ser precisa.

A las 2:00 pm CST (20:00 UTC), la depresión se centró ligeramente al sur-suroeste de St. Louis, Missouri, cuando la supercélula de los tres estados se acercaba al río Mississippi. Otras tormentas en el sector cálido, alejadas de la supercélula Tri-State, se iniciaron alrededor de las 3:00 pm CST (21:00 UTC). Alrededor de las 4:00 pm CST (22:00 UTC), la presión central de la baja bajó a alrededor de 998 hPa (29,5 inHg), centrada sobre el centro-sur de Illinois, mientras la supercélula se movía hacia Indiana. Esta presión no es particularmente baja en comparación con muchas otras configuraciones de brotes, pero el gradiente de presión fue fuerte, lo que indujo fuertes vientos de gradiente y una advección significativa en el sector cálido. Un chorro muy fuerte de bajo nivel también se encontraba justo encima de la superficie a medida que los vientos cambiaban con la altura, lo que daba como resultado una curvatura de bajo nivel y largas hodógrafas. Por lo tanto, existía una fuerte cizalladura del viento, con una pronunciada cizalladura direccional probablemente en las proximidades del frente cálido, con vientos en el nivel de altura de 700 hPa de oeste a suroeste alrededor de 70 mph (110 km/h) y vientos en el nivel de 500 hPa alrededor de 90-110 mph (140–180 km/h). Las hodógrafas teóricas arrojaron valores estimados de helicidad ambiental relativa de la tormenta (SREH) de 340 m2 s−2 en las proximidades de la trayectoria de la supercélula Tri-State. Fuertes tormentas ahora se encontraban dispersas por todo el sector cálido y una línea de tormentas severas se estaba produciendo cerca de la línea seca. La supercélula de los tres estados parecía todavía discreta y aislada, con una fuerte tormenta al norte de El Cairo, Illinois, situada bastante al sur.[4]

A las 6:00 pm CST (00:00 UTC), el eje de onda corta estaba sobre el este de Missouri y se elevaba hacia el noreste. A las 7:00 pm CST (01:00 UTC), la depresión se registró cerca de Indianápolis, Indiana, con numerosas tormentas al este y al sur de la depresión y una línea de turbonada que se movía hacia el sureste de EE. UU. La advección de aire frío detrás del fuerte frente frío alimentó el ciclón mientras nieve y aguanieve caían desde el este de Iowa hasta el centro de Michigan. A las 7:00 am CST del 19 de marzo, la depresión se estaba profundizando y elevándose rápidamente hacia el noreste, hacia Canadá.

Tornado de tres estados

Tornado triestatal de 1925

La trayectoria del tornado de los tres estados. La tormenta cubrió una distancia de más de 352 kilómetros (219 millas) en sus tres horas y media de vida, viajando a velocidades superiores a 110 km/h (70 millas por hora).

Historia meteorológica

Duración: 3 horas, 45 minutos

Formado: 18 de marzo de 1925 12:45 pm CST (UTC-06:00) Condado de Reynolds, Misuri

Disipado: 18 de marzo de 1925 4:30 pm CST (UTC-06:00) Condado de Pike, Indiana

Tornado F5: en la escala fujita

Longitud de la trayectoria: 219 millas (352 kilómetros)

Vientos más fuertes: >300 mph (480 km/h)

Efectos generales

Muertes: 695 (el tornado más mortífero en la historia de Estados Unidos)

Lesiones: 2.027

Daño: $17 millones (1925 USD) $284 millones (2023 USD)

Zonas afectadas: Sur de Misuri, Illinois, Indiana

El tornado fue visto por primera vez como un embudo de condensación relativamente pequeño y muy visible en las escarpadas colinas boscosas del municipio de Moore, condado de Shannon, Missouri, alrededor de las 12:40 pm CST. Sin embargo, probablemente se trataba de un miembro separado de la familia de tornados, y el miembro principal probablemente comenzó en el condado de Reynolds, al oeste-noroeste de Ellington, unos cinco minutos después.[8] La primera muerte ocurrió alrededor de la 1:01 pm CST (19:01 UTC), cuando un granjero fue tomado por sorpresa al norte-noroeste de Ellington.

El tornado aceleró hacia el noreste, avanzó hacia el condado de Iron y azotó la ciudad minera de Annapolis. En cuestión de minutos, dos personas murieron y el 90% de la ciudad quedó arrasada. Luego, el tornado azotó la ciudad minera de Leadanna, donde la maquinaria minera y varias estructuras quedaron destruidas.[cita necesaria] Luego cruzó hacia las áreas escasamente pobladas del condado de Madison al sur de Fredericktown, donde cerca de Cherokee Pass el tornado comenzó a crecer constantemente.[29]

En el condado de Bollinger, 32 niños resultaron heridos cuando dos escuelas sufrieron daños. Varias casas y granjas quedaron completamente destruidas cerca de Lixville, donde un granjero y dos niños murieron, y un tercer niño murió a causa de sus heridas una semana después de la tormenta. También se observó una profunda socavación del suelo cerca de la ciudad de Sedgewickville. El tornado arrastró láminas de hierro a una distancia de hasta 80 kilómetros.

Al cruzar hacia el condado de Perry, el tornado supuestamente desarrolló un doble embudo cuando azotó la ciudad de Biehle, destruyendo muchas casas dentro y alrededor de la ciudad y matando a dos personas. En Brazeau, otro granjero resultó gravemente herido y murió cuatro días después. Muchas otras casas y granjas también fueron completamente arrasadas cerca de Frohna, donde una mujer murió y otra murió a causa de sus heridas diez días después.[ cita necesaria] [30] En total, al menos 12 personas (posiblemente más) murieron y otras 200 resultaron heridas en Missouri.[31]

Ruinas de la escuela Longfellow, Murphysboro, Illinois, donde murieron 17 niños. La tormenta azotó la escuela alrededor de las 2:30 p.m. hora local.

Luego, el tornado cruzó el río Mississippi hacia el sur de Illinois, descortezó árboles y arrasó profundamente el suelo en áreas rurales antes de golpear la ciudad ribereña de Gorham a las 2:30 pm CST (20:30 UTC), esencialmente destruyendo toda la ciudad. Casi todas las estructuras en Gorham fueron arrasadas o arrasadas y, según informes, las vías del ferrocarril fueron arrancadas del suelo.[cita necesaria] Más de la mitad de la población de la ciudad resultó herida o muerta; 30 murieron en la tormenta inmediata y 170 resultaron heridos, seis de los cuales murieron más tarde.[32] [33]

Continuando hacia el noreste a una velocidad promedio de 62 mph (100 km/h) (y hasta 73 mph (117 km/h)), el tornado abrió una franja de casi 1 mi (1,6 km) de ancho a través de la ciudad de Murphysboro. un próspero centro de transporte de carbón y una ciudad ferroviaria de 10.000 habitantes. El tornado arrasó todo excepto el extremo sureste de la ciudad, donde muchos vecindarios de clase trabajadora densamente poblados vieron algunos de los trabajos más horribles de la tormenta. En algunas zonas, hileras enteras de casas fueron arrasadas y arrasadas.[34] Muchas otras estructuras también resultaron dañadas o destruidas en toda la ciudad, incluida la tienda del ferrocarril M&O, donde murieron 35 personas. Las escuelas de la zona también quedaron devastadas, con 17 estudiantes asesinados en la escuela Longfellow y otros nueve en la escuela Logan.[cita necesaria] Después de que pasó el tornado, se encendieron grandes incendios que arrasaron los escombros, quemando vivos a muchos de los supervivientes atrapados. En total, 188 personas murieron en la tormenta inmediata a Murphysboro, incluidas al menos 20 que nunca fueron identificadas. La cifra oficial de heridos fue la asombrosa cifra de 623, mientras que otras fuentes afirman que podría haber sido mayor. De los heridos, 46 más murieron más tarde, lo que eleva el número de muertos por la tormenta en Murphysboro a 234, siendo hasta la fecha el más alto causado por un tornado en cualquier ciudad de los Estados Unidos.[35]

Luego, el tornado azotó la ciudad agrícola de De Soto, que en una escala paralela a Gorham quedó prácticamente destruida. Cincuenta y seis personas murieron en la tormenta inmediata y otras 105 resultaron heridas, cinco de las cuales murieron más tarde, y muchas casas fueron arrasadas.[36] Treinta y tres de las muertes fueron estudiantes que murieron en el colapso parcial de la Escuela De Soto, el peor número de muertes por tornados en una sola escuela en la historia de Estados Unidos.[35] También fue asesinado en De Soto el ayudante del sheriff del condado de Jackson, George Boland. Mientras patrullaba cuando llegó la tormenta, el tornado lo levantó del suelo y desapareció en el embudo. Su cuerpo nunca fue encontrado.[37]

Después de salir de De Soto, el tornado azotó la esquina noroeste del condado de Williamson, evitando por poco la ciudad de Hurst y golpeando la pequeña aldea de Bush. Varias casas fueron arrasadas y se clavaron trozos de madera en la torre de agua de la ciudad. Según los informes, se levantaron y esparcieron pesados ​​ejes de ferrocarril por la zona ferroviaria [35] El tornado mató a 10 personas en Bush y sus alrededores, e hirió a otras 37, cuatro de las cuales murieron más tarde.[38]

Más al este, el tornado cruzó hacia el condado de Franklin, evitando por poco las ciudades de Royalton y Zeigler, devastando áreas rurales y matando a 25 personas, 20 de las cuales murieron inmediatamente y otras cinco en los días siguientes, antes de dirigirse hacia la gran ciudad minera de West. Francfort. El tornado azotó el lado noroeste de la ciudad, donde de manera similar a lo que se vio en Murphysboro, varios vecindarios densamente poblados, negocios y operaciones mineras fueron víctimas del tornado.[cita necesaria] En la mina Orient, el tornado volcó y hizo rodar un gran vertido de carbón de varias toneladas . Los daños extremos continuaron al este de la ciudad, cuando un caballete de ferrocarril fue arrancado de sus soportes y 300 pies (91 m) de vías de ferrocarril fueron arrancadas del suelo y arrastradas por el viento. La tormenta inmediata se cobró 81 vidas en West Frankfort, e hirió a la asombrosa cifra de 410, 21 de los cuales murieron más tarde, lo que elevó el número de muertos en la ciudad a 102.[39]

Varias pequeñas aldeas mineras de la zona fueron arrasadas, lo que provocó numerosas muertes.[34] En Caldwell, un pueblo minero al noreste de West Frankfort, 24 personas murieron en la tormenta, a las que más tarde se sumaron dos más heridos. La pérdida más grande que sufrió una sola familia fue la del tendero de Caldwell, Isaac ‘Ike’ Karnes, que perdió 11 miembros. La esposa de Karnes, una hija casada y su marido, una nuera y siete nietos, de edades comprendidas entre recién nacidos y siete años, murieron en el tornado.[40]

Más al noreste, el tornado destruyó completamente la pequeña ciudad de Parrish, matando a 28 personas e hiriendo a 60, cinco de las cuales murieron más tarde, elevando el número de muertos en Parrish a 33.[41] La destrucción de la ciudad fue tan completa que muchos residentes y empresas se mudaron y la ciudad nunca fue reconstruida. La tormenta continuó devastando más zonas rurales en el lado este del condado, cobrándose otras seis vidas. En total, la tormenta se cobró 192 vidas en el condado de Franklin: 159 en el impacto inmediato y otras 33 entre los heridos en las semanas siguientes.

El tornado procedió a devastar áreas rurales adicionales en los condados de Hamilton y White, cobrándose entre los dos condados 45 vidas e hiriendo a 140, 20 de los cuales murieron más tarde.[42] A medida que el tornado atravesó el condado de Hamilton al sur de McLeansboro, el tornado alcanzó su mayor ancho a 1,5 millas (2400 m). Decenas de granjas, casas, escuelas e iglesias fueron arrasadas, 28 personas murieron y nueve más de los heridos murieron más tarde. En el condado de White, el tornado pasó a solo dos millas al norte de Carmi, evitando las ciudades de Enfield y Crossville por solo unos cientos de metros. Otros 17 murieron y 11 de los heridos murieron posteriormente.

Ruinas de la ciudad de Griffin, Indiana, donde murieron 44 personas

Al cruzar el río Wabash, justo al norte de New Harmony, el tornado entró en Indiana. Rozando el extremo más septentrional del condado de Posey, el tornado azotó y demolió por completo la ciudad de Griffin, donde ni una sola estructura quedó intacta por la tormenta, y muchas fueron completamente arrasadas; 41 personas murieron en Griffin y en las áreas circundantes, otras 202 resultaron heridas y cinco murieron más tarde, lo que eleva el número de muertos en Griffin a 46.[43]

Después de salir de Griffin, el tornado giró ligeramente hacia el noreste al cruzar hacia el condado de Gibson, devastando áreas rurales y cortando la esquina noroeste de Owensville, lo que provocó nueve muertes. Luego, el tornado irrumpió en la gran ciudad industrial de Princeton, destruyendo gran parte del lado sur de la ciudad, matando a 38 personas e hiriendo a 152, seis de las cuales murieron más tarde.[44] Grandes secciones de barrios de Princeton fueron arrasadas y una fábrica de Heinz resultó gravemente dañada.[cita necesaria] El tornado viajó más de 10 millas (16 km) hacia el noreste, cruzando hacia el condado de Pike antes de finalmente disiparse alrededor de las 4:30 pm CST, cerca de Oatsville. En Indiana, al menos 95 (y probablemente más) murieron.[45]

Efectos no tornádicos

Se reportaron fuertes tormentas en una amplia zona que también incluía partes de Oklahoma, Michigan, Pensilvania, Virginia Occidental y Ontario. Se reportaron numerosos reportes de granizo y vientos en línea recta, con hasta 4+Se registró un granizo de 11 cm (1 ⁄ 2 pulgadas) de diámetro(en comparación, una pelota de softbol es 3+1 ⁄ 2 –3,8 pulgadas (8,9–9,7 cm) de diámetro). Lo que comenzó a primera hora de la tarde como tormentas supercelulares discretas finalmente se consolidó en una potente línea de turbonadas. Según todos los indicios, se trató de un brote generalizado con fuertes tormentas que se produjeron en lugares tan al este como Ohio, tan al suroeste como Luisiana y tan al sureste como Georgia [4]

Secuelas y recuperación

Cobertura periodística del tornado.

Inmediatamente después, los hospitales desde St. Louis hasta Evansville se vieron inundados de heridos y moribundos, mientras la tormenta hirió a más de 2.000 personas, 105 de las cuales murieron más tarde a causa de sus heridas. En Missouri, los trenes de socorro transportaron a los heridos más graves al norte, a St. Louis, mientras que el resto fue enviado a hospitales en Perryville y Cape Girardeau. En Gorham, donde la mitad de la población de la ciudad resultó herida, el Ferrocarril del Pacífico de Missouri trasladó a la mayoría de los heridos al norte, a East St. Louis, y al resto al sur, a El Cairo.[46]

El hospital de la ciudad de Murphysboro, donde varios cientos resultaron heridos, no estaba bien equipado para atender a las víctimas, lo que provocó que cientos de personas fueran enviadas en tren a otras ciudades una vez que se despejaron las líneas. Los heridos más graves fueron enviados en tren al Hospital Barnes de St. Louis.[47] Para la mayoría de los heridos, moribundos e indigentes de Murphysboro, la ciudad universitaria de Carbondale, a unas siete millas al sureste, proporcionó un refugio seguro. Sin embargo, en De Soto se produjo el caos ya que los afectados se dispersaron en tres direcciones diferentes; seis millas al sur hasta Carbondale, cinco millas al este hasta Hurst o, para muchos, catorce millas al norte hasta Du Quoin.[48] ​​Para las víctimas del tornado en Parrish, el alivio llegó desde Thompsonville, tres millas al sureste, donde un equipo de trabajadores ferroviarios del Ferrocarril Central de Illinois dirigido por un heroico médico de Iowa, condujo un tren directamente a la aldea demolida. El tren estaba cargado más allá de su capacidad con muertos, heridos y moribundos antes de dirigirse hacia el noroeste hasta el hospital de Benton.[49]

La tormenta cobró su última víctima el 3 de enero de 1926, cuando Gervais Burgess, un minero de carbón de 46 años de West Frankfort, murió a causa de las heridas sufridas en el tornado.[50]

Además de los muertos y heridos, miles de personas quedaron sin refugio ni comida. Se produjeron incendios que en algunos lugares llegaron a convertirse en conflagraciones, lo que exacerbó los daños.[51] Se informó de saqueos y robos, en particular de bienes de los muertos. La recuperación fue en general lenta y el acontecimiento supuso un duro golpe para la región.[cita necesaria]

Al final, se confirmó la muerte de un total de 695: 12 en Missouri, 95 en Indiana y 588 en Illinois. Tres estados, 14 condados y más de 19 comunidades, cuatro de las cuales fueron efectivamente borradas (varias de ellas y otras áreas rurales nunca se recuperaron), se encontraban en el camino del tornado, que duró una duración récord de tres horas y media. . Aproximadamente 15.000 viviendas fueron destruidas por el tornado de los tres estados.[52] Los daños totales se estimaron en 16,5 millones de dólares en dólares de 1925; Ajustado por los aumentos de población/riqueza e inflación, el costo es de aproximadamente 1.400 millones de dólares (USD de 1997), superado sólo por dos tornados extremadamente destructivos, cada uno de los cuales fue clasificado póstumamente como F4 , ambos en la ciudad de St. Louis, en 1896 y 1927.[1]

Nueve escuelas en tres estados fueron destruidas y 69 estudiantes murieron. Se destruyeron más escuelas y murieron más estudiantes (así como el récord de 33 muertes en una sola escuela en De Soto, Illinois) que en cualquier otro tornado en la historia de Estados Unidos.[11] Se produjeron muertes en muchas escuelas rurales. Contando a los que regresaron a casa de las escuelas y a los que murieron en las escuelas, el número de víctimas fue de 72 estudiantes.[53] Aproximadamente un tercio de las víctimas del tornado fueron niños. La cifra de 65 muertos en zonas rurales en los condados de Hamilton y White en el sureste de Illinois no tiene precedentes. El tornado mató al menos a 20 propietarios de granjas en el sureste de Illinois y el suroeste de Indiana, más que el total combinado de los siguientes cuatro tornados más mortíferos en la historia de Estados Unidos.[54]

Importancia meteorológica

Si bien no se tomaron fotografías ni carretes de película del tornado de los tres estados, ni se sabe que existan, los testigos describieron con frecuencia el tornado como una “niebla ondulante amorfa” o “nubes hirviendo en el suelo”, y engañó a las granjas que normalmente se preocupan por el clima. propietarios (además de personas en general) que no sintieron el peligro hasta que la tormenta llegó sobre ellos. Según los informes, el embudo de condensación a veces también estaba envuelto en abundante polvo y escombros, lo que probablemente lo oscurecía y lo hacía menos reconocible. La supercélula madre aparentemente pasó a una variedad de alta precipitación (HP) cuando golpeó el oeste de Frankfort, lo que significa que el tornado no era fácilmente visible a medida que se acercaba, ya que a menudo estaba envuelto en fuertes lluvias y granizo. El tornado muy fuerte (los meteorólogos modernos estiman que la velocidad de sus vientos superó las 300 millas por hora (480 km/h) en algunos lugares) mostró en ocasiones una apariencia inusual debido en parte a su tamaño (en un momento en Missouri, medía una milla completa de ancho) y la probable base de nubes bajas de su tormenta principal.[55]

El tornado estuvo a menudo acompañado de ráfagas de viento extremas durante todo su recorrido; la ráfaga que la acompañó aumentó periódicamente el ancho de la trayectoria del daño desde el promedio general de 0,75 millas (1,21 km), variando en ocasiones de 1 a 3 millas (1,6 a 4,8 km) de ancho.[11]

Durante mucho tiempo ha habido incertidumbre sobre si los informes originalmente reconocidos de una trayectoria de 219 millas (352 km) durante 3,5 horas representan un único tornado continuo o múltiples tornados de seguimiento independiente que pertenecen a una familia de tornados. Debido a la escasez de datos meteorológicos verificables desde el momento del evento y la aparente ausencia de cualquier registro de que un tornado se haya acercado a esta trayectoria y duración en los años posteriores, se han planteado dudas sobre la plausibilidad de la conclusión de que un solo tornado era responsable de ellos. Hasta la fecha no se ha llegado a ninguna conclusión definitiva y aún no se ha logrado una comprensión completa de lo ocurrido.

La teoría meteorológica moderna sobre la morfología y dinámica de los tornados y las supercélulas sugiere que es muy improbable que un solo tornado dure tal duración.[4] Posteriormente se ha determinado que varios otros relatos históricos de tornados de trayectoria muy larga (VLT) son producto de familias de tornados[56] (en particular, la familia de tornados de Charleston-Mattoon, Illinois de mayo de 1917 y la familia de tornados de Woodward, Oklahoma de abril de 1947). En años más recientes, se han producido algunos tornados y supercélulas del VLT: 12 tornados superaron las 100 millas (160 km) de longitud de trayectoria entre 1980 y 2012, y 60 desde 1950. [8] Sin embargo, las estimaciones más altas del Tri- La longitud de la trayectoria del tornado estatal sigue siendo mucho más larga que la del tornado verificado por el VLT más cercano. Sólo cuatro tornados han confirmado trayectorias de más de 200 kilómetros (124 millas) sin ser familias de tornados. Dos de ellos ocurrieron durante el Súper Brote de 2011, uno un EF5 y otro un EF4, otro ocurrió durante un brote en abril de 2010, calificado como EF4, y un cuarto ocurrió en diciembre de 2021, también calificado como EF4. Por otro lado, el análisis meteorológico no revela ningún registro de circunstancias de mesoescala análogas en la historia reciente, lo que significa que las condiciones climáticas que llevaron al tornado de los tres estados fueron aparentemente únicas. Ningún factor por sí solo explica la excepcional longitud y duración del camino, aunque el rápido avance del tornado, que promedió 59 mph (95 km/h), puede haberse traducido en una mayor distancia recorrida.[4]

En 2001, el experto en tornados Tom Grazulis escribió que las primeras 60 millas (97 km) de la ruta fueron probablemente el resultado de dos o más tornados, y que un segmento de 157 millas (253 km) de la longitud total del camino era aparentemente continuo.[57] Una investigación exhaustiva publicada en 2013 no encontró una resolución definitiva, pero localizó avistamientos y daños adicionales de tornados 15 millas (24 km) al oeste del comienzo previamente conocido del tornado y 1 mi (1,6 km) al este del final previamente conocido. ampliando la longitud total del camino de 16 millas (26 km) a 235 mi (378 km) de largo. Los científicos concluyeron que es probable que al menos parte de la trayectoria, tanto al principio como al final, haya sido causada por tornados separados. También localizaron un camino de 32 km (20 millas) (aparentemente creado en un período de aproximadamente 20 minutos) de un gran tornado que probablemente se generó a partir de la misma supercélula y estaba a unas 105 km (65 millas) al este-noreste del camino antes mencionado. finalizando. Esto eleva la longitud conocida de la familia de tornados de los tres estados a alrededor de 320 millas (510 km) en casi 5,5 horas.[8]

El estudio de 2013 concluye que es probable que el segmento de 280 km (174 millas) desde el centro del condado de Madison, Missouri hasta el condado de Pike, Indiana, fuera el resultado de un tornado continuo, y que el segmento de 243 km (151 millas) desde el centro de Bollinger El condado, Missouri, hasta el oeste del condado de Pike, Indiana, fue muy probablemente el resultado de un único tornado continuo. Cualquiera de estos dos valores todavía ostenta el récord de trayectoria de tornado más larga registrada. Sin embargo, se considera que este segmento del camino de 151 a 174 millas de largo (243 a 280 km) es más probable que sea continuo únicamente porque las observaciones fueron suficientemente densas, mientras que la porción de 219 millas de largo (352 km) desde el extremo occidental Desde el condado de Reynolds, Missouri, hasta el condado más occidental de Pike, Indiana, había varios espacios en los que faltaban testigos presenciales e informes de daños, debido principalmente a patrones dispersos de asentamientos humanos, pero incluso esto bien pudo haber sido continuo porque la alineación de los informes mostró una constante rumbo, lo que sugiere un solo tornado en lugar de una familia.[8]

Erupción del monte Pelée

Erupción del monte Pelée – 1902

La erupción de 1902 del Monte Pelée fue una erupción volcánica en la isla de Martinica en el Arco Volcánico de las Antillas Menores del Caribe oriental, que fue una de las erupciones más mortíferas de la historia registrada. La actividad eruptiva comenzó el 23 de abril como una serie de erupciones freáticas desde la cumbre del monte Pelée. En cuestión de días, el vigor de estas erupciones superó todo lo observado desde que los europeos colonizaron la isla. Luego la intensidad disminuyó durante algunos días hasta principios de mayo, cuando las erupciones freáticas volvieron a aumentar. Los relámpagos cubrieron las nubes de la erupción y los vientos alisios arrojaron cenizas sobre las aldeas del oeste. Cayeron fuertes cenizas, que en ocasiones provocaron una oscuridad total. Algunos de los residentes afectados entraron en pánico y se dirigieron a la seguridad percibida de asentamientos más grandes, especialmente Saint-Pierre, a unos 10 km (6,2 millas) al sur de la cumbre de Pelée. Saint-Pierre recibió su primera caída de ceniza el 3 de mayo.[3]

Columna de erupción el 27 de mayo de 1902.

Volcán: Monte Pelée

Fecha de inicio: 23 de abril de 1902[1]

Fecha final: 5 de octubre de 1905[1]

Tipo: Freático, Peléano

Ubicación: Martinica, Francia

Coordenadas: 14°48′27″N 61°10′03″W

VEI: 4[1]

Impacto: Aproximadamente 29.930 muertes; La erupción más mortífera del siglo XX.[2]

El monte Pelée permaneció relativamente tranquilo hasta la tarde del 5 de mayo, cuando una corriente de lodo arrasó un río en el flanco suroeste del volcán, destruyendo un ingenio azucarero. El flujo masivo sepultó a unas 150 personas y generó una serie de tres tsunamis al llegar al mar. Los tsunamis arrasaron la costa y dañaron edificios y barcos. Las explosiones se reanudaron la noche del 5 de mayo. A la mañana siguiente, partes de la columna de erupción se volvieron incandescentes, lo que significa que el carácter de la erupción había cambiado. Las erupciones freáticas finalmente habían dado paso a erupciones magmáticas cuando el magma llegó a la superficie. Estas erupciones continuaron durante el día y la noche siguientes.[3]

Una breve pausa fue rota por una tremenda erupción alrededor de las 8:00 am del 8 de mayo. Una oleada piroclástica (una nube de partículas de lava incandescentes suspendidas por gases abrasadores y turbulentos) se desplazó a la velocidad de un huracán por el flanco suroeste del volcán y llegó a Saint-Pierre a las 8:02 am. Escapar de la ciudad era prácticamente imposible. Casi todos los habitantes de la ciudad propiamente dicha (unas 28.000 personas) murieron, quemados o enterrados por la caída de mampostería. Las cenizas calientes provocaron una tormenta de fuego, alimentada por edificios destrozados e innumerables barriles de ron. Un superviviente dentro de la ciudad era un prisionero despistado que fue encerrado en una celda subterránea sin ventanas y luego fue descubierto por los trabajadores de rescate.[4] Los únicos supervivientes fueron unas pocas decenas de personas atrapadas dentro de los márgenes de la nube, que sufrieron graves quemaduras.[3]

La actividad explosiva del 20 de mayo provocó otras 2.000 muertes mientras los rescatistas, ingenieros y marineros llevaban suministros a la isla. Una poderosa erupción el 30 de agosto generó un flujo piroclástico que provocó la muerte de más de 800 personas. La erupción continuó hasta octubre de 1905.

Antes de la erupción

El monte Pelée (montaña pelada) es un volcán que domina la isla con una altura en la actualidad de 1397 ms.n.m. En 1902 la altura era mucho mayor.

Antes de la erupción de 1902, ya a mediados del siglo XIX, había signos de una mayor actividad de fumarolas en el cráter Étang Sec (Estanque Seco) cerca de la cumbre.[5] Las erupciones freáticas relativamente menores que ocurrieron en 1792 y 1851 fueron evidencia de que el volcán estaba activo y potencialmente peligroso. Los indígenas caribes estaban conscientes de la actividad volcánica de la montaña debido a erupciones anteriores en la antigüedad.

La isla de Martinica y la localización de la erupción, “Le Petit Journal”, 1902.

Las erupciones comenzaron el 23 de abril de 1902. A principios de abril, los excursionistas notaron la aparición de vapores sulfurosos que emanaban de las fumarolas cercanas a la cima de la montaña. Esto no se consideró importante, ya que en el pasado habían aparecido y desaparecido fumarolas. El 23 de abril se produjo una ligera lluvia de cenizas en las laderas sur y oeste de la montaña, junto con actividad sísmica. El 25 de abril la montaña arrojó una gran nube que contenía rocas y cenizas desde su cima, donde se encontraba la caldera Étang Sec. El material expulsado no causó daños importantes. El 26 de abril los alrededores quedaron cubiertos de ceniza volcánica procedente de una explosión; Las autoridades públicas todavía no ven ningún motivo de preocupación.

El 27 de abril, varios excursionistas subieron a la cima de la montaña y encontraron Étang Sec lleno de agua, formando un lago de 180 m (590 pies) de ancho. Había un cono de escombros volcánicos de 15 m (50 pies) de alto construido en un lado, alimentando el lago con un flujo constante de agua hirviendo. Se escucharon sonidos que se parecían a un caldero con agua hirviendo desde las profundidades del subsuelo. El fuerte olor a azufre se extendía por toda la ciudad, a 6,4 kilómetros del volcán, provocando malestar a personas y caballos. El 30 de abril, la Rivière des Pères y el río Roxelane crecieron, arrastrando rocas y árboles desde la cima de la montaña. Los pueblos de Prêcheur y Sainte-Philomène recibieron un flujo constante de ceniza.

A las 23:30 horas del 2 de mayo, la montaña produjo fuertes explosiones, terremotos y una enorme columna de denso humo negro. Cenizas y piedra pómez de grano fino cubrieron toda la mitad norte de la isla. Las explosiones continuaron a intervalos de 5 a 6 horas. Esto llevó al periódico local Les Colonies a posponer indefinidamente un picnic en la montaña previsto inicialmente para el 4 de mayo.[cita necesaria] Los animales de granja comenzaron a morir de hambre y sed, ya que sus fuentes de agua y alimentos estaban contaminadas con cenizas.

El sábado 3 de mayo, el viento empujó la nube de cenizas hacia el norte, aliviando la situación en Saint-Pierre. Al día siguiente, la lluvia de ceniza se intensificó y se cortó la comunicación entre Saint-Pierre y el distrito de Prêcheur. La nube de ceniza era tan densa que los barcos costeros temían atravesarla. Muchos ciudadanos decidieron huir de la ciudad, llenando al máximo las líneas de los vapores. El área estaba cubierta con una capa de fina ceniza blanca parecida a la harina.

El lunes 5 de mayo, la actividad pareció disminuir, pero alrededor de la 1:00 pm el mar retrocedió repentinamente unos 100 m (330 pies) y luego volvió, inundando partes de la ciudad, y apareció una gran nube de humo al oeste de la montaña. Una pared del cráter Étang Sec se derrumbó e impulsó una masa de agua hirviendo y lodo (un lahar) hacia el río Blanche, inundó la planta azucarera de Guérin y enterró a unas 150 víctimas a una profundidad de 60 m (200 pies) a 90 m (300 pies) de barro. Refugiados de otras zonas se apresuraron a llegar a Saint-Pierre. Esa noche, las perturbaciones atmosféricas desactivaron la red eléctrica, hundieron la ciudad en la oscuridad y aumentaron la confusión.

Mapa de las zonas afectadas por las erupciones. En gris oscuro la primera erupción y en gris claro, la segunda.

Al día siguiente, alrededor de las 02:00, se escucharon fuertes sonidos desde las profundidades de la montaña. El miércoles 7 de mayo, alrededor de las 04:00 horas, la actividad aumentó; las nubes de ceniza provocaron numerosos relámpagos volcánicos alrededor de la cima de la montaña, y ambos cráteres brillaron de color naranja rojizo en la noche. A lo largo del día, la gente iba abandonando la ciudad, pero más gente del campo intentaba encontrar refugio en la ciudad, aumentando su población en varios miles. Los periódicos seguían afirmando que la ciudad estaba a salvo. La noticia de la erupción del volcán Soufrière en la cercana isla de San Vicente tranquilizó a la población, que creía que era una señal de que la presión interna del Monte Pelée estaba aliviando. Sin embargo, el capitán Marina Leboffe, de la barca Orsolina, abandonó el puerto con sólo la mitad de su cargamento de azúcar cargado, a pesar de las protestas de los transportistas, ante la negativa de las autoridades portuarias y bajo amenaza de arresto. A muchos otros civiles se les negó el permiso para salir de la ciudad.[6] El gobernador Louis Mouttet y su esposa permanecieron en la ciudad. Por la tarde, los temblores del Monte Pelée parecieron calmarse nuevamente.

Fase climática

Evacuados en Rue du Pavé, Fort-de-France después de la erupción de 1902

El jueves 8 de mayo por la mañana, el operador de telégrafos del turno de noche enviaba los informes sobre la actividad del volcán al operador de Fort-de-France , afirmando que no había novedades importantes; su última transmisión a las 07:52 fue “Allez”, entregando la línea al operador remoto. Al segundo siguiente, la línea telegráfica se cortó. La ladera superior de la montaña se abrió y una densa nube negra salió disparada horizontalmente. Una segunda nube negra rodó hacia arriba, formando una gigantesca nube en forma de hongo y oscureciendo el cielo en un radio de 80 km (50 millas). Posteriormente se calculó que la velocidad inicial de ambas nubes era de más de 160 km (100 millas) por hora.[7] La ​​oleada piroclástica horizontal abrazó el suelo y descendió a toda velocidad hacia la ciudad de Saint-Pierre, pareciendo negra y pesada, brillando desde dentro. Consistía en vapor sobrecalentado y gases y polvo volcánicos, con temperaturas superiores a los 1.075 °C (1.967 °F). En menos de un minuto alcanzó y cubrió toda la ciudad, encendiendo instantáneamente todo lo combustible. El barco de reparación de cables, CS Grappler, que flotaba en alta mar, fue incendiado y hundido por la marejada, con la pérdida de todos sus tripulantes.[8]

Siguió una ráfaga de viento, esta vez hacia la montaña. Luego llegó un aguacero de media hora de lluvia fangosa mezclada con cenizas. Durante las siguientes horas, se cortó toda comunicación con la ciudad. Nadie sabía qué estaba pasando, ni quién tenía autoridad sobre la isla, ya que el gobernador era inalcanzable y se desconocía su estatus.

Hay testigos anónimos de la erupción, probablemente supervivientes de los barcos en el momento de la erupción. Un testigo dijo que “la montaña explotó en pedazos; no hubo ninguna advertencia”, mientras que otro dijo que “era como una refinería de petróleo gigante”. Uno dijo: “la ciudad desapareció ante nuestros ojos”. El área devastada por la nube piroclástica cubrió aproximadamente 21 km2 (8 millas cuadradas), y la ciudad de Saint-Pierre fue la más afectada por los daños.

En el momento de la erupción, Saint-Pierre tenía una población de aproximadamente 28.000 habitantes, que se había engrosado con refugiados de las explosiones menores y los flujos de lodo emitidos por primera vez por el volcán. La leyenda cuenta anteriormente que de los 30.000 habitantes de la ciudad, sólo hubo dos supervivientes: Louis-Auguste Cyparis, un delincuente recluido en una celda subterránea de la cárcel de la ciudad por herir a un amigo con un machete, y Léon Compère-Léandre, un hombre que vivía en las afueras de la ciudad. En realidad, hubo varios supervivientes que lograron salir de los límites de la zona de la explosión.[cita necesaria] Muchos de estos supervivientes sufrieron graves quemaduras y algunos murieron más tarde a causa de sus heridas. Algunos se dirigieron a Le Carbet, justo al sur de Saint-Pierre, detrás de una cresta que protegía esa ciudad de lo peor del flujo piroclástico; Los supervivientes fueron rescatados en la playa por funcionarios de Martinica.[9]

Restos de San Pedro

Compère-Léandre declaró lo siguiente cuando se le preguntó sobre su supervivencia:

Sentí que soplaba un viento terrible, la tierra empezó a temblar y el cielo de repente se oscureció. Me di vuelta para entrar a la casa, subí con gran dificultad los tres o cuatro escalones que me separaban de mi habitación, y sentí que me ardían los brazos y las piernas, también el cuerpo. Me dejé caer sobre una mesa. En ese momento otros cuatro buscaron refugio en mi habitación, llorando y retorciéndose de dolor, aunque sus prendas no mostraban señales de haber sido tocadas por las llamas. Al cabo de diez minutos, una de ellas, la joven Delavaud, de unos diez años, cayó muerta; los demás se fueron. Me levanté y fui a otra habitación, donde encontré al padre Delavaud, todavía vestido y acostado en la cama, muerto. Estaba morado e inflado, pero la ropa estaba intacta. Enloquecido y casi vencido, me tiré en una cama, inerte y esperando la muerte. Mis sentidos volvieron a mí tal vez al cabo de una hora, cuando vi el techo ardiendo. Con fuerzas suficientes, con las piernas sangrando y cubiertas de quemaduras, corrí hacia Fonds-Saint-Denis, a seis kilómetros de Saint-Pierre.[6]

Una mujer, una empleada doméstica, también sobrevivió al flujo piroclástico pero murió poco después.[cita necesaria] Dijo que lo único que recordaba del evento fue un calor repentino. Murió poco después de ser descubierta. Un tercer superviviente fue Havivra Da Ifrile, una niña de 10 años que había remado hasta refugiarse en una cueva.[10] Entre las víctimas se encontraban los pasajeros y tripulaciones de varios barcos atracados en Saint-Pierre.

Restos del Roraima antes de hundirse

Se cree que un barco de vapor de pasajeros, el Roraima, desaparecido el 26 de abril, quedó envuelto por las cenizas de una explosión preliminar. Sin embargo, llegó al puerto de Saint-Pierre a las 06:30, poco antes de la erupción, y fue incendiado por el flujo piroclástico. Posteriormente se hundió; sus restos todavía están presentes frente a la costa de Saint-Pierre. Veintiocho miembros de su tripulación y todos los pasajeros excepto dos (un niño y su enfermera criolla) murieron a causa de la nube.[6]

Alivio

Aproximadamente a las 12:00, el gobernador en funciones de Martinica envió el crucero Suchet para investigar lo sucedido y el buque de guerra llegó a la ciudad en llamas alrededor de las 12:30. El intenso calor hizo retroceder a los grupos de desembarco hasta cerca de las 15:00, cuando el capitán desembarcó en la Place Bertin, la plaza arbolada y con cafés cerca del centro de la ciudad. No había ningún árbol en pie; los troncos desnudos, chamuscados y desnudos, yacían boca abajo, arrancados de raíz. El suelo estaba lleno de muertos. El fuego y un hedor sofocante impidieron una exploración más profunda de las ruinas en llamas.

14 de mayo de 1902 restos de víctimas

Vistas de St. Pierre, ruinas (¿Ludger Sylbaris a la izquierda?)

 

Mientras tanto, algunos supervivientes habían sido rescatados del mar por pequeñas embarcaciones; eran marineros que habían caído al agua por el impacto de la explosión y que habían estado aferrados a los restos del naufragio durante horas. Todos resultaron gravemente quemados. En el pueblo de Le Carbet, protegido de la nube de fuego por un alto promontorio en el extremo sur de la ciudad, hubo más víctimas, también gravemente quemadas; pocos de ellos vivieron más de unas pocas horas.[cita necesaria]

El área de devastación cubrió unos 20 km2 (10 millas cuadradas). Dentro de esta zona, la aniquilación de vidas y propiedades fue total; afuera había una segunda zona claramente definida donde hubo víctimas, pero los daños materiales fueron menores, mientras que más allá había una franja en la que la vegetación estaba quemada pero se salvaban las vidas. Muchas víctimas estaban en actitudes indiferentes, con rasgos tranquilos y reposados, lo que indicaba que la explosión los había alcanzado sin previo aviso; otros estaban contorsionados por la angustia.[cita necesaria] La ropa había sido arrancada de casi todas las víctimas atropelladas al aire libre. Algunas casas quedaron casi pulverizadas; Era imposible incluso para aquellos familiarizados con la ciudad identificar los cimientos de los puntos de referencia de la ciudad. La ciudad ardió durante días. Grupos de saneamiento penetraron gradualmente en las ruinas para deshacerse de los muertos mediante la quema; El entierro no fue posible debido al número de muertos. Miles de víctimas yacían bajo un sudario de cenizas, amontonadas en pilas de metros de profundidad, apelmazadas por las lluvias; muchos de estos cuerpos no fueron recuperados durante semanas y pocos fueron identificables.

Estados Unidos rápidamente ofreció ayuda a las autoridades de Martinica. El 12 de mayo, el presidente estadounidense Theodore Roosevelt ordenó a los Secretarios de Guerra, Marina y Tesoro que iniciaran medidas de ayuda de inmediato.[11] Varios barcos estadounidenses fueron enviados a la isla a toda prisa, a saber, el crucero Cincinnati, que se encontraba en Santo Domingo; el Dixie, un carguero reconvertido que transportaba raciones, suministros médicos y médicos del ejército;[4] y el remolcador Potomac de la Armada en San Juan, Puerto Rico. El presidente Roosevelt pidió al Congreso una asignación inmediata de 500.000 dólares para asistencia de emergencia a las víctimas de la calamidad. El Presidente dijo: “Una de las mayores calamidades de la historia ha caído sobre nuestra vecina isla de Martinica… La ciudad de St. Pierre ha dejado de existir… El gobierno de Francia… nos informa que Fort-de-France y toda la isla de Martinica siguen amenazadas, por lo que solicitan que, con el fin de rescatar a las personas que se encuentran en peligro de muerte y amenazadas de hambre, el gobierno de los Estados Unidos envíe lo antes posible los medios para transportarlas. de la isla asolada.” El Congreso de Estados Unidos votó a favor de 200.000 dólares de asistencia inmediata y convocó audiencias para determinar qué suma mayor podría ser necesaria cuando se pudiera conocer la naturaleza completa del desastre. En un llamamiento a fondos públicos, el Presidente autorizó a los administradores de correos a recibir donaciones para socorrer a las víctimas; un comité nacional de ciudadanos destacados se hizo cargo del fletamento de los barcos de suministro.

Canadá, el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Dinamarca, Japón, Rusia y el Vaticano también ofrecieron ayuda.

Actividad posterior

La columna volcánica del monte Pelée

El 20 de mayo, una segunda erupción similar a la primera tanto en tipo como en fuerza destruyó lo que quedaba de Saint-Pierre, matando a 2.000 rescatistas, ingenieros y marineros que llevaban suministros a la isla.[12] Durante una poderosa erupción el 30 de agosto, un flujo piroclástico se extendió más al este que los flujos del 8 y 20 de mayo. Aunque no fue tan poderoso como las dos erupciones anteriores, el flujo piroclástico del 30 de agosto golpeó Morne Rouge, matando al menos a 800 personas,[13] Ajoupa-Bouillon[14] (250 muertes),[13] y partes de Basse-Pointe (25 víctimas mortales) y Morne-Capot, matando a 10.[13] Un tsunami causó algunos daños en Le Carbet.[14] Hasta la fecha, esta fue la última erupción fatal del Monte Pelée.[13]

A partir de octubre de 1902, una gran columna de lava creció desde el suelo del cráter Étang Sec, alcanzando un ancho máximo de aproximadamente 100 a 150 m (300 a 500 pies) y una altura de aproximadamente 300 m (1000 pies). Llamada “Aguja de Pelée” o “Torre de Pelée”, crecía en altura hasta 15 m (50 pies) por día, con más o menos el mismo volumen que la Gran Pirámide de Egipto. Se volvió inestable y se derrumbó en un montón de escombros en marzo de 1903,[15] después de 5 meses de crecimiento.

La erupción finalmente terminó el 5 de octubre de 1905.[1]

Efectos

El estudio de las causas del desastre marcó el inicio de la vulcanología moderna con la definición y el análisis del peligro volcánico más mortífero: los flujos y oleadas piroclásticas, también conocidos como nuées ardentes (fr: nubes ardientes). Las erupciones de tipo similar se conocen ahora como “erupciones de Peléan“. Entre los que estudiaron el monte Pelée se encontraban Antoine Lacroix y Angelo Heilprin. Lacroix fue el primero en describir el fenómeno nuée ardente (flujo piroclástico). [16] [17]

La destrucción causada por la erupción de 1902 fue rápidamente publicitada por los medios de comunicación modernos.[cita necesaria] Llamó la atención del público y de los gobiernos sobre los peligros y peligros de un volcán activo.

Esta erupción ha sido considerada una de las más violentas del siglo XX, solo siendo superada por las del monte Pinatubo en 1991, Volcán Santa María en 1902 y el monte Santa Helena en 1980. En muchos aspectos, los hechos se asemejan a los de Pompeya en el año 79.

Saint Pierre antes de la erupción (1902)

 

 

 

 

 

 

El vapor mixto SS Roraima anclado frente St. Pierre días antes de la erupción (al fondo, el Monte Pelée).

 

 

 

 

Aguja de lava formada después del cataclismo, fotografiada antes de su desmoronamiento.

 

 

 

 

 

 

Nube ardiente o flujo piroclástico fatal en descenso sobre St. Pierre.

 

 

 

Calle de St. Pierre después de la erupción.

 

 

Nube piroclástica sobre los restos de St.Pierre fotografiada el 6 de junio de 1902.

 

 

 

 

Ruinas de St.Pierre fotografiadas después del cataclismo de 1902.

 

 

 

 

 

Un hombre contemplando varias víctimas muertas durante la explosión.

 

 

 

 

Desastre del Urquiola

Desastre del Urquiola

Coordenadas: 43°22′00″N 8°23′00″O

Localización

País: España

Datos generales

Tipo: petrolero

Histórico

El desastre del Urquiola fue un derrame de petróleo en Galicia provocado por el hundimiento del buque petrolero Urquiola en 1976.

El petrolero Urquiola fue protagonista, el 12 de mayo de 1976, de una de las peores catástrofes ecológicas acaecidas en España. Ese día, el buque petrolero, portando una carga de petróleo para la empresa Petrolíber, sufrió un accidente a la entrada de la ría del Burgo en Galicia, cuando quedó embarrancado al encallar contra una aguja rocosa existente a la entrada del mismo que estaba mal señalizada, según afirmó posteriormente un práctico del puerto. Aunque en ese accidente el buque no sufrió grandes daños y su capitán pidió la entrada a puerto, la Comandancia de Marina tomó la decisión de sacarlo a alta mar para alejarlo a 200 millas de la costa.

En las maniobras para su alejamiento el barco sufrió más daños y en el quinto intento de rescate se incendió y explotó. El capitán murió intoxicado al quedarse a bordo hasta el último momento. El vertido de unas 100.000 toneladas de crudo que portaba anegó las rías de Betanzos, Ferrol y Ares.

El 4 de mayo de 1982, el Parlamento aprobó una iniciativa para que la Junta de Galicia solicitara al Gobierno español el pago de indemnizaciones a los pescadores afectados por la catástrofe. Estos comenzaron a percibirlas en 1986 finalizando los últimos pagos en noviembre de 1992. En 1985 una Sentencia del Tribunal Supremo dictaminó que el costo total para las arcas públicas del desastre fue de más de 7000 millones de pesetas.1

El petrolero Urquiola

El Urquiola fue un buque petrolero de bandera española de 276,54 metros de eslora, 39,07 de manga y 15,19 de calado. Construido por Astilleros Españoles, en su factoría de Sestao (Vizcaya) fue botado en junio de 1973, tenía un peso muerto de 111.225 toneladas.2​ Estando asegurado en 1.280 millones de las pesetas de entonces. La propulsión consistía en un motor principal de 25.000 BHP (Brake Horse Power, caballos efectivos de potencia al freno), cuatro generadores auxiliares para la potencia electrica del buque y tres calderas (una de generación de vapor a través de los gases de escape); podía alcanzar una velocidad máxima de 15 nudos. Llevaba tres turbo bombas que le permitían efectuar la descarga de crudo del buque en un plazo de 24 horas.

La tragedia

A las 08:20 horas del 12 de mayo de 1976 en la maniobra de entrada al Puerto de La Coruña, para efectuar la descarga en su refinería, toca unos bajos no señalados en las cartas. Ya con el barco detenido y una vez analizadas las averías, la Comandancia de Marina ordenó al Urquiola salir a la mar, lo que se produce a las 09:15 horas del mismo día. La maniobra se realiza por el mismo canal de la entrada, lo que sumado a que por la avería ocasionada en la maniobra de entrada, que le aumentaba el calado de proa en 2,5 metros, vuelve a tocar en la misma “aguja” causándole averías irreversibles que hacen que, tras una explosión registrada horas más tarde, arda por completo, consumiéndose con las llamas parte de su carga y vertiendo al mar otra parte causando una gran marea negra. Días más tarde con la ayuda del petrolero Camporraso, se trasiega al mismo el resto de la carga que todavía quedaba en su interior, en una operación bastante controvertida en su momento debido a su falta de seguridad.

Se hizo responsable de la tragedia al capitán del buque, Francisco Eduardo Rodríguez Castelo (único fallecido en la tragedia que murió de forma heroica tras las explosiones posteriores). Los tribunales lo exculparon, dando la razón a su familia, ya que ni la carta estaba actualizada y la Autoridad de Marina le obligó a ciabogar y salir por el mismo canal, con más calado por el agua embarcada tras la primera colisión, y con la marea más baja, por lo que la varada final fue inevitable.

Antecedentes de la tragedia

Entre los años 1953 y 1956 se levantó la carta n.º 9290, que se consideró la más idónea para acceder al puerto de La Coruña y fue la utilizada en la derrota del petrolero Urquiola veinte años más tarde.

Con la entrada en servicio de la refinería coruñesa (Petrolíber), en 1964, los petroleros que accedían al puerto de La Coruña fueron cada vez mayores, acentuando este hecho que, a partir del cierre del Canal de Suez en 1967, comenzaron a hacerse enormes. La Comandancia de Marina de La Coruña había sido notificada de la existencia de agujas por un buzo en 1967, y por una filial de Dragados y Construcciones en 1971. Según algunas fuentes, dos petroleros (se mencionan el Santiago y el Ildefonso Fierro) habían sufrido incidentes en ese mismo lugar aunque no tuvieron mayores consecuencias. En 1974 el capitán del Magdalena del Mar dio parte a la Comandancia sobre la existencia de la aguja rocosa que había detectado en el sonar de su barco.

Ante la posible existencia de agujas rocosas sin identificar se planteó, en 1976, realizar un nuevo levantamiento para hacer una nueva carta náutica aunque se mantiene el uso de la canal “N” para el acceso a la refinería. El Urquiola había usado, antes del accidente, este canal dieciséis veces para entrar cargado y sin novedad en “casi” todas las condiciones de marea.

Explosión y vertido

Tras el primer roce con el fondo a las 08:20 horas del 12 de mayo, y tras un primer informe de daños se detectó una entrada de crudo mezclado con agua en la cámara de bombas; se informó además que a la altura del 1E (contiguo al 1C) salía crudo al exterior, inundación en el cofferdam de proa, y a popa estribor, una pequeña pérdida de fuel al mar. Pasada una hora la situación estaba estabilizada con el petrolero adrizado y hocicado de proa unos 2,5 metros por la inundación del cofferdam y, por lo que se deduce, cuando menos del 1E. Con unos 18 metros de calado, desde el propio buque se informó a la Comandancia que era inconveniente (más bien imposible) acceder a la terminal, aunque con la sala de máquinas y la casi totalidad de los tanques de carga intactos, se podría de fondear, extender una barrera, trasegar a otro petrolero parte de la carga hasta reducir el calado y terminar el trabajo atracados al pantalán.

Hacia las 09:15 la Comandancia de Marina ordenó al Urquiola salir a la mar, con obligación de hacerlo “por el mismo canal por el que había entrado”. Semejante medida pretendía salvaguardar la ría de un desastre ecológico. Con su sobrecalado y habiendo bajado la marea 35 cm, a las 09:33, tras un choque, un enorme ruido y una fuerte vibración, el barco quedó súbitamente detenido en una situación muy próxima a donde había tocado fondo al entrar. Inmediatamente se ordenó “para” y se probó a dar avante y atrás, el buque estaban irremisiblemente trincados al fondo; días después los buceadores de la compañía de salvamento encontrarían un desgarrón en el casco de unos 60 metros de largo por 0,5 de ancho. Tras el impacto se produjo una escora de unos 10º a estribor y la proa se hundió hasta los escobenes, la brecha abierta afecto a algunos tanques de carga comenzando el vertido del crudo.

Tras evacuar a la tripulación, y tan sólo con el capitán Castelo y el práctico Sánchez Lebón a bordo, hacia las 13:53, se produjo una explosión, seguida de un pavoroso incendio. Ambos se arrojaron al mar sin poder ser rescatados por las embarcaciones. El práctico llegó a nado a la Cala del Canabal. El cadáver del capitán aparecería quemado y cubierto de petróleo dos días después.

Marea negra

Tras la explosión inicial se produjo un incendio de crudo que arrasó al petrolero durante dos días; afortunadamente, la ligereza de la carga permitió que casi sus tres cuartas partes ardieran en una descomunal hoguera o se evaporaran sin más. En su extinción definitiva tendrían una actuación destacada el CASI de Ferrol y el remolcador de la Armada RA-1.

Una vez estabilizada la situación, el petrolero Camporraso se amarró a boyas a cien metros escasos del casco del petrolero siniestrado y con la intervención del buque de salvamento holandés Smit Lloyd 106, se trasegó unas 7.700 toneladas de crudo que le quedaban a bordo. Esta operación fue criticada por falta de seguridad. Otras 4500 toneladas fueron recogidas a flote o en las playas, pero la carga restante se extendió por las rías de Ferrol, Ares y Betanzos arruinando la pesca durante una temporada; para desgracia de la fauna marina, entre 10.000 y 15.000 toneladas fueron tratadas en la mar con dispersantes y otras 2.000 quedaron pegadas a la costa reforzando el negro de los percebes.

El honor del capitán Castelo

Para el difunto capitán al principio todo fueron elogios: a los siete días de su muerte ya se le había concedido una Cruz del Mérito Naval a título póstumo y a los veinte la Medalla de Oro del Mérito Social Marítimo, pero posteriormente una sentencia de acuerdo con la Ley Penal y Disciplinaria de la Marina Mercante, hace “directamente responsable” del mismo al capitán, al jefe de máquinas y al 1º oficial, y subsidiariamente al 3º oficial y al 1º oficial de máquinas del Urquiola.

En 1979 el Ministerio de Defensa denegó por transcurso de plazo la indemnización solicitada por la viuda de Castelo y esta acudió a tribunales llegando el caso a la Sala Cuarta del Tribunal Supremo, que declaró probado que la muerte de Castelo se había producido a consecuencia de una sucesión de acontecimientos ocasionados por el mal funcionamiento de la Administración. En su Sentencia de 18 de julio de 1983 la Sala puntualizó que ello había acontecido

…sin que en esta serie encadenada de acontecimientos interviniera culpa o negligencia del citado capitán, que cumplió en todo momento con los deberes de su cargo de manera irreprochable y con tal dedicación y heroísmo que perdió su vida por su fidelidad a las tradicionales virtudes de los hombres de la mar y de su profesión de capitán de la Marina Mercante, a la cual honró en conducta ejemplar compartida por el práctico…

La sentencia sentó las bases para que las compañías aseguradoras ejercieran acción de regreso contra el Estado, que hubo de indemnizarlas en virtud de otra Sentencia del Supremo de fecha 6 de marzo de 1985. Posteriormente se erigió un monumento en un lugar de la ciudad de La Coruña, próximo al de la tragedia, dedicado al fallecido capitán Castelo.

El buque tras el accidente

Los restos del Urquiola, tras ser reflotados, fueron trasladados al puerto de Ferrol donde se desguazó la proa y se reutilizó la parte de popa, que tenía la sala de máquinas casi intacta, que fue usada en el buque bulkcarrier Argos botado en 1983.3​ Esta nave pasó en 1988 a la Naviera Vizcaína con el nombre de Urduliz. El 29 de agosto de 1983 el Urduliz tuvo un incidente con el portaaviones nuclear de la armada de EE. UU. Dwight D. Eisenhower en el puerto de Hampton Roads cuando estaba esperando turno para cargar carbón en Norfolk.

En 1984 el Urduliz cambió de armador pasando a E.N. Elcano con el nombre de Castillo de Quermensó y pabellón de Bahamas estando en activo hasta el año 2002 que fue desguazado en Bangladés.

La confusión interesada

Desde el primer momento, las autoridades marítimas causantes de la desgracia se dedicaron a desviar y confundir a la opinión pública. Tres días después del accidente, el ministro de Obras Públicas afirmaba en La Voz de Galicia que el accidente del Urquiola es totalmente ajeno al puerto coruñés. Algo más tarde, el 26 de mayo, ahora en El Ideal Gallego, el contralmirante director del Instituto Hidrográfico de la Marina declaraba: Es improbable la existencia de una piedra desconocida en el canal. Al día siguiente, en el mismo diario, el contralmirante que ejercía de director general de Navegación apostillaba: Yo no creo demasiado en esa aguja misteriosa. Pudo haber acontecido una pequeña explosión interna que originase el boquete.

Con el fin de justificar la decisión de alejar el buque, que fue la verdadera causa de la catástrofe, se mintió y manipuló a una opinión pública inexperta repitiendo una y otra vez que, de otra forma, el buque podría haber explotado en la refinería de La Coruña causando decenas de muertos.

El informe del instructor del caso

Como el código de Justicia Militar aplicable entonces permitía juzgar a un muerto, se abrió consejo de guerra para determinar las responsabilidades del caso. La Armada nombró un juez instructor encargado de la Causa 106/76, instruida con motivo de la varada del petrolero Urquiola en la Bahía de la Coruña. El designado fue el capitán de navío (CN) Isidro Fontenla Roji, quien realizó un trabajo extenso y asombroso: 1052 folios por las dos caras, más 83 folios con el Resumen de los hechos, más un montón de documentos anexos. Las bochornosas conclusiones a que llega el informe, terminado dos años después del accidente, todavía despiertan indignación. Una a una fueron desmentidas por la sentencia del Tribunal Supremo de 18 de julio de 1983.

Isidro Fontenla no estuvo a la altura de las circunstancias. No supo ver que tenía en sus manos el accidente marítimo de la Transición y redactó un informe sesgado y parcial, de puro y duro estilo franquista, que seguramente (¿No había ocurrido siempre así en los cuarenta años de gobierno del general Franco?) él creyó incontestable e indiscutible. También ahí se equivocó. El informe era simplemente patético, hasta el punto de que la Administración ni siquiera lo tuvo en cuenta durante el proceso en el Tribunal Supremo.

Por un lado, el instructor consideró incompetente y errónea la navegación que el buque realizaba al entrar en puerto, así como las reacciones de la dotación ante el accidente. Tirando de diccionario de sinónimos, el informe arremete contra los oficiales y el capitán del buque y concluye que el accidente les produjo (repare el lector en el etcétera final):

Incoherencias, indecisiones, impresiones, titubeos, contradicciones, errores, desconocimientos, equivocaciones, confusiones, precipitaciones, desaciertos, dudas, incertidumbres, nervios, sustos y miedos, etc.

Por el contrario, las actuaciones de la Comandancia de Marina se presupusieron correctas o, más simplemente, ni siquiera se examinaron, como tampoco se tomaron en consideración los hechos que claramente demostraban su responsabilidad. Se ignoraron las denuncias previas al accidente acerca de la existencia de bajos no señalizados en el canal, a pesar de que constaban de forma fehaciente, y, sobre todo, no se analizó si la orden de salir a la mar de inmediato tenía algún sentido, qué se perseguía con ella, qué beneficios hubiera podido acarrear y por qué se adoptó sin oír previamente al capitán del buque. En realidad, se contempló sólo una parte del siniestro, la que tuvo lugar antes de tocar fondo, lo cual dejaba fuera a las autoridades y ponía el foco en el buque, el capitán y la tripulación. Lo demás, cuanto sucedió a partir de ese momento, se ignoró por completo. Algo similar se hizo años después cuando el AEGENA SEA embarrancó frente a la Torre de Hércules y lo mismo hicieron los redactores del informe de la Comisión Permanente de Investigación de Siniestros Marítimos en el naufragio del PRESTIGE.

Unos meses después del accidente del URQUIOLA, el Instituto Hidrográfico de la Marina oficialmente reconoció la existencia en el canal, no de una sino de nueve agujas como la que rajó el casco del Urquiola. Conociendo ese dato, el instructor incluyó en su informe una serie de comentarios bochornosos acerca del concepto de canal y enfilación y sobre el valor de las cartas náuticas.

Para rematar su informe, el instructor recomendó someter al capitán y oficiales del buque a un consejo de guerra:

por infracción de medidas de seguridad, de acuerdo con el artículo 62 de la Ley Penal y Disciplinaria de la Marina Mercante, resultan directamente responsables el capitán del Urquiola, don Francisco Rodriguez Castelo, el Jefe de Máquinas, don Angel Urizar Aramburu y el Primer Oficial de Puente don Eugenio Tesouro Fernandez, así como subsidiariamente el Tercer Oficial de Puente don Miguel Angel Gomez Peña y el Primer Oficial de Máquinas don José Caamaño Dominguez.

No satisfecho con empapelar a tanta gente, el informe proponía también (folios 1120 a 1124) el enjuiciamiento, en aplicación de los artículos 315 y 317 del Código de Justicia Militar y de los artículos 453 y 457, 462 y 463 del Código Penal Común, de diversos periódicos («El Correo Español», «La Gaceta del Norte», la «Hoja del Lunes» de La Coruña), de algunos oficiales del URQUIOLA que habían realizado declaraciones en medios de comunicación comentando sus experiencias, de un profesor de la Escuela de Náutica de La Coruña por la misma razón, (declaraciones la mar de  moderadas y cargadas de razón) y de los firmante del libro URQUIOLA, la verdad de una catástrofe, los tres marinos que dirigían entonces la organización de SLMM. Y ya puestos, afirma sobre la prensa toda que, de sus informaciones, incluso gráficas, se deduce en general una clara tendencia hostil a la administración en sus autoridades. Por ello se estima como conveniente la aplicación de lo dispuesto en el artículo 465 del Código Penal Común reclamando la oportuna satisfacción.

El URQUIOLA entraba perfectamente por el canal del Este o de Seixo Blanco y las agujas no señalizadas se encontraban en pleno canal. El CN Fontenla sabía perfectamente todo esto. Tan sólo su obcecación por no reconocer la culpabilidad de sus compañeros de armas y superiores le llevó a conclusiones tan disparatadas, ridículas y lesivas para los profesionales de la marina mercante.

La sentencia del Tribunal Supremo que selló el caso

Tras el indulto, la viuda del capitán solicitó al Tribunal Supremo una declaración expresa de que su marido había actuado con total profesionalidad, lo que permitió al más alto órgano judicial sentenciar que los hechos  que se dejan probados acreditan que el fallecimiento del Capitán del Urquiola se produjo a consecuencia de una sucesión temporal de acontecimientos que se inició con el primer choque de la quilla de dicho barco ocasionada por el anormal funcionamiento del servicio público de cartografía marina y de información sobre el mar y litoral y culminó con dicho fallecimiento, que pudo haber sido evitado con el funcionamiento normal del servicio público de ordenación, seguridad y salvamento marítimos, sin que en esa serie encadenada de acontecimientos interviniera culpa o negligencia del citado Capitán. (TST de 18 de julio de 1983).

La misma sentencia califica duramente la decisión de la autoridad de marina de alejar el buque después de su primera tocada de fondos, una orden apresurada, incompetente, irrazonable y absurda.

Ello llevó a que, finalmente, el Estado español fuera condenado a indemnizar tanto al armador del buque por la pérdida de éste, como a los propietarios del crudo derramado.

Para entonces, los cargos responsables se habían jubilado y desde luego nadie dentro de la burocracia marítima tomó nota del mal que se había causado, a saber, adoptar una política de alejamiento del riesgo sin análisis ni reflexión ninguna. Veintiséis años después, ante una situación en esencia idéntica, la avería del PRESTIGE, la Administración demostraría que no había aprendido nada de la experiencia del URQUIOLA.

El día que llovió petróleo en A Coruña LA OPINIÓN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primera explosión en el Urquiola frente al puerto de A Coruña. Imagen extraída de http://fotosdelpasado-jm.blogspot.com

 

 

 

 

 

 

 

El petrolero Urquiola recién construido en la ria de Bilbao. Imagen extraída de https://www.grijalvo.com

 

 

 

 

 

 

 

Humareda del Urquiola en A Coruña. Imagen extraída de http://fotosdelpasado-jm.blogspot.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El capitán y el practico se arrojan al mar desde una altura de 15 metros, el capitán apareció muerto dos días después y el practico consiguió alcanzar la costa de Mera después de nadar la distancia de 2 kilómetros durante 3 horas.

Se produjo una pavoroso incendio que lleno de una negra humareda los cielos de A Coruña, Betanzos, Ares y Ferrol, arrojando al mar toneladas de crudo que tiñeron de negro nuestras costas por un largo periodo de tiempo.15 toneladas de crudo fueron tratadas con dispersantes y 2.000 toneladas pasaron a formar parte del paisaje costero gallego.

Imagen de la ciudad de La Coruña bajo el humo del Urquiola. Imagen extraída de http://fotosdelpasado-jm.blogspot.com

 

Erupción del Krakatoa

Erupción del Krakatoa 1883

La erupción de 1883 del Krakatoa (indonesio: Letusan Krakatau 1883) en el estrecho de Sunda se produjo del 20 de mayo al 21 de octubre de 1883, alcanzando su punto máximo en las últimas horas de la mañana del 27 de agosto, cuando más del 70% de la isla de Krakatoa y su archipiélago circundante fueron destruidos, se derrumbó en una caldera.

Fotografía durante la erupción de 1883.

Volcán: Krakatoa

Fecha de inicio: 20 de mayo de 1883[1]

Fecha final: 21 de octubre de 1883 (?)[1]

Tipo: Erupción pliniana [2]

Ubicación: Archipiélago de Krakatoa, estrecho de Sunda, Indias Orientales Holandesas (ahora Indonesia) 6.102°S 105.423°E

Impacto: 20 millones de toneladas de azufre liberadas; caída de cinco años de 1,2 °C (2,2 °F)

Fallecidos: 36.417–120.000

 

 

El cambio de geografía tras la erupción

La erupción fue uno de los eventos volcánicos más mortíferos y destructivos de la historia registrada. La explosión se escuchó a 3.110 kilómetros (1.930 millas) de distancia, en Perth, Australia Occidental, y Rodrigues, cerca de Mauricio, a 4.800 kilómetros (3.000 millas) de distancia[3] La onda de presión acústica dio la vuelta al mundo más de tres veces.[4] Al menos 36.417 muertes se atribuyen a la erupción y los tsunamis que creó.

En los días y semanas posteriores a la erupción del volcán se sintieron importantes efectos adicionales en todo el mundo. Se informó de actividad sísmica adicional hasta febrero de 1884, pero cualquier informe posterior a octubre de 1883 fue desestimado por la investigación posterior de Rogier Verbeek sobre la erupción.

Temprana

En los años previos a la erupción de 1883, la actividad sísmica alrededor del volcán Krakatoa fue intensa y los terremotos se sintieron hasta en Australia. A partir del 20 de mayo de 1883, la salida de vapor comenzó a producirse regularmente desde Perboewatan, el más septentrional de los tres conos de la isla. Las erupciones de ceniza alcanzaron una altitud estimada de 6 km (20.000 pies) y se podían escuchar explosiones en Batavia (Yakarta), a 160 km (100 millas) de distancia.[5]

Las erupciones en Krakatoa comenzaron de nuevo alrededor del 16 de junio, con fuertes explosiones y una espesa nube negra que cubrió las islas durante cinco días. El 24 de junio, un viento predominante del este despejó la nube y se pudieron ver dos columnas de ceniza saliendo del Krakatoa. Se cree que el asiento de la erupción fue uno o varios respiraderos nuevos que se formaron entre Perboewatan y Danan. La violencia de las erupciones en curso provocó que las mareas en los alrededores fueran inusualmente altas y los barcos anclados tuvieron que ser amarrados con cadenas. Se sintieron terremotos en Anyer, Banten, y los barcos comenzaron a reportar grandes masas de piedra pómez al oeste, en el Océano Índico.[5]

A principios de agosto, un ingeniero topográfico holandés, el capitán HJG Ferzenaar, investigó las islas Krakatoa.[5] Observó tres columnas de ceniza importantes (las más nuevas de Danan), que oscurecían la parte occidental de la isla, y columnas de vapor de al menos otros once respiraderos, principalmente entre Danan y Rakata. Cuando aterrizó, notó una capa de ceniza de aproximadamente 0,5 m (1 pie 8 pulgadas) de espesor y la destrucción de toda la vegetación, dejando solo tocones de árboles. Desaconsejó cualquier otro aterrizaje.[5]

Fase climática

El 25 de agosto, las erupciones del Krakatoa se intensificaron. Aproximadamente a las 13:00 horas del 26 de agosto, el volcán entró en su fase paroxística. A las 2:00 pm, se podía ver una nube de ceniza negra a 27 km (17 millas) de altura. En ese momento, la erupción era casi continua y se podían escuchar explosiones cada diez minutos. Los barcos dentro de un radio de 20 kilómetros (12 millas) del volcán informaron una fuerte caída de ceniza, con trozos de piedra pómez caliente de hasta 10 cm (4 pulgadas) de diámetro aterrizando en sus cubiertas. Entre las 19:00 y las 20:00 horas, un pequeño tsunami azotó las costas de Java y Sumatra, a 40 km (25 millas) de distancia.

El 27 de agosto se produjeron cuatro enormes explosiones que marcaron el punto culminante de la erupción. A las 5:30 am, la primera explosión se produjo en Perboewatan, lo que provocó un tsunami que se dirigió a Telok Betong, ahora conocido como Bandar Lampung. A las 6:44  am, Krakatoa explotó nuevamente en Danan, y el tsunami resultante se propagó hacia el este y el oeste. La tercera y mayor explosión, a las 10:02 am, fue tan violenta que se escuchó a 3.110 km (1.930 millas) de distancia, en Perth, Australia Occidental, y en la isla de Rodrigues en el Océano Índico, cerca de Mauricio, a 4.800 km (3.000 millas) de distancia, donde se cree que la explosión fue un disparo de cañón desde un barco cercano. La tercera explosión ha sido considerada el sonido más fuerte de la historia.[6] [7] [8]:602  [4]:​​79  Se ha calculado que el volumen de la explosión que se escuchó a 160 km (100 millas) del volcán fue de 180 dB.[9] Cada explosión estuvo acompañada de tsunamis que se estima que alcanzaron más de 30 metros (98 pies) de altura en algunos lugares. Una gran zona del estrecho de Sunda y lugares de la costa de Sumatra se vieron afectados por los flujos piroclásticos del volcán. Se ha estimado que la energía liberada por la explosión equivale a unos 200 megatones de TNT (840 petajulios),[10] aproximadamente cuatro veces más poderosa que la Bomba Zar, el arma termonuclear más poderosa jamás detonada. Esto la convierte en una de las explosiones más poderosas de la historia. A las 10:41  am, un deslizamiento de tierra arrancó la mitad del volcán Rakata, junto con el resto de la isla al norte de Rakata, provocando la explosión final.[6]

Onda de presión

La onda de presión generada por la colosal tercera explosión irradió desde Krakatoa a 1.086 km/h (675 mph). Se estima que la erupción alcanzó los 180 dB, lo suficientemente fuerte como para escucharse a 5.000 kilómetros (3.100 millas) de distancia.[11]:248  Fue tan poderoso que rompió los tímpanos de los marineros en el RMS Norham Castle de Castle Line, que se encontraba frente a Sumatra,[11]:231,234  y provocó un pico de más de 8,5 kilopascales (2,5 inHg), en el manómetro conectado a un gasómetro en la planta de gas de Batavia a 160 km (100 millas) de distancia, sacándolo de la escala.[4]:69  [11] :218  [nota 1]

La onda de presión se registró en barógrafos de todo el mundo. Varios barógrafos registraron la ola siete veces durante cinco días: cuatro veces con la ola alejándose del volcán hasta su antípoda y tres veces viajando de regreso al volcán.[4]:63  Por lo tanto, la onda dio la vuelta al mundo tres veces y media. Ash fue impulsada a una altura estimada de 80 km (50 millas).

Las erupciones disminuyeron rápidamente a partir de ese momento y el Krakatoa quedó en silencio en la mañana del 28 de agosto. Pequeñas erupciones, en su mayoría de lodo, continuaron hasta octubre de 1883. Para entonces, quedaba menos del 30% de la isla original.

Efectos

La combinación de flujos piroclásticos, cenizas volcánicas y tsunamis asociados con las erupciones del Krakatoa tuvo consecuencias regionales desastrosas. Algunas tierras en Banten, aproximadamente a 80 km al sur, nunca fueron repobladas; volvió a ser jungla y ahora es el Parque Nacional Ujung Kulon. El número oficial de muertos registrado por las autoridades holandesas fue de 36.417.[12]

“Las cenizas ardientes de Ketimbang”

Verbeek y otros creen que la última gran erupción del Krakatoa fue una explosión lateral u oleada piroclástica. Alrededor del mediodía del 27 de agosto de 1883, una lluvia de ceniza caliente cayó alrededor de Ketimbang (ahora Katibung en la provincia de Lampung), en Sumatra. Aproximadamente 1.000 personas fueron asesinadas en Sumatra;[11] No hubo supervivientes de las 3.000 personas en la isla de Sebesi. Hay numerosos informes de grupos de esqueletos humanos flotando a través del Océano Índico en balsas de piedra pómez volcánica y apareciendo en la costa este de África hasta un año después de la erupción.[11]:297–298 

Tsunamis y efectos lejanos

Barcos de lugares tan lejanos como Sudáfrica se sacudieron cuando los tsunamis los azotaron, y los cuerpos de las víctimas fueron encontrados flotando en el océano durante meses después del evento. [dudosodiscutir] Se creía que los tsunamis que acompañaron a la erupción fueron causados ​​por gigantescos flujos piroclásticos que ingresaban al mar; Cada una de las cuatro grandes explosiones estuvo acompañada de grandes flujos piroclásticos resultantes del colapso gravitacional de las columnas eruptivas.[cita necesaria] Esto provocó que varios kilómetros cúbicos de material ingresaran al mar, desplazando un volumen igual de agua de mar. La ciudad de Merak fue destruida por un tsunami de 46 metros de altura. Algunos de los flujos piroclásticos llegaron a la costa de Sumatra a una distancia de hasta 40 km (25 millas), habiéndose movido a través del agua sobre un colchón de vapor sobrecalentado.[nota 2] También hay indicios de flujos piroclásticos submarinos que alcanzan los 15 km (9,3 millas) del volcán.[13]

Se registraron olas más pequeñas en mareógrafos hasta en el Canal de la Mancha.[14] Estos ocurrieron demasiado pronto para ser restos de los tsunamis iniciales y pueden haber sido causados ​​por ondas de aire conmovedoras de la erupción. Estas ondas de aire dieron varias vueltas alrededor del mundo y cinco días después todavía eran detectables en los barógrafos.[15]

Efectos geográficos

Evolución de las islas alrededor del Krakatoa

Tras la erupción, se descubrió que el Krakatoa había desaparecido casi por completo, excepto el tercio sur. Gran parte del cono Rakata se había cortado, dejando tras de sí un acantilado de 250 metros (820 pies). De los dos tercios septentrionales de la isla, sólo quedó un islote rocoso llamado Bootsmansrots (‘ Roca de Bosun’), un fragmento de Danan; Poolsche Hoed había desaparecido.

La enorme cantidad de material que depositó el volcán alteró drásticamente el fondo del océano. Se estima que se depositaron entre 18 y 21 km3 (4,3 a 5,0 millas cúbicas) de ignimbrita en 1.100.000 km2 (420.000 millas cuadradas), llenando en gran medida la cuenca de 30 a 40 m (98 a 131 pies) de profundidad alrededor de la cuenca. Las masas de tierra de las islas Verlaten y Lang aumentaron, al igual que la parte occidental del remanente de Rakata. Gran parte de este material ganado se erosionó rápidamente, pero las cenizas volcánicas siguen siendo una parte importante de la composición geológica de estas islas. La cuenca tenía 100 m (330 pies) de profundidad antes de la erupción y 200 a 300 m (660 a 980 pies) después.

Dos bancos de arena cercanos (llamados Steers y Calmeyer en honor a los dos oficiales navales que los investigaron) se convirtieron en islas por la caída de ceniza, pero luego el mar las arrasó. El agua de mar de los depósitos volcánicos calientes de Steers y Calmeyer provocó una subida de vapor, lo que algunos confundieron con una erupción continua.

Clima global

La erupción provocó un invierno volcánico.[17] En el año siguiente a la erupción, las temperaturas medias de verano en el hemisferio norte cayeron 0,4 °C (0,72 °F).[18] Las precipitaciones récord que azotaron el sur de California durante el año hidrológico comprendido entre julio de 1883 y junio de 1884 (Los Ángeles recibieron 970 milímetros (38,18 pulgadas) y San Diego 660 milímetros (25,97 pulgadas)[19] se han atribuido a la erupción del Krakatoa.[20] No hubo El Niño durante ese período, como es habitual cuando ocurren fuertes lluvias en el sur de California,[21] pero muchos científicos dudan de que haya una relación causal.[22] [verificación fallida]

La erupción inyectó una enorme cantidad de gas dióxido de azufre (SO2) en lo alto de la estratosfera, que posteriormente fue transportado por vientos de alto nivel por todo el planeta. Esto condujo a un aumento global de la concentración de ácido sulfúrico (H2 SO4) en los cirros de alto nivel. El aumento resultante en la reflectividad de las nubes (o albedo) reflejó más luz entrante del sol de lo habitual y enfrió todo el planeta hasta que el azufre cayó al suelo en forma de precipitación ácida.[23]

Efectos ópticos globales

Pinturas de 1888 que muestran los efectos ópticos de la erupción en el cielo a lo largo del tiempo.

La erupción del Krakatoa de 1883 oscureció el cielo en todo el mundo durante años y produjo espectaculares puestas de sol en todo el mundo durante muchos meses. El artista británico William Ascroft hizo miles de bocetos en color de los atardeceres rojos al otro lado del mundo desde Krakatoa en los años posteriores a la erupción. La ceniza provocó “atardeceres rojos tan vívidos que se llamó a los camiones de bomberos en Nueva York, Poughkeepsie y New Haven para apagar la aparente conflagración”.[24] Esta erupción también produjo un Anillo del Obispo alrededor del sol durante el día y una luz volcánica de color púrpura durante el crepúsculo. En 2004, un astrónomo propuso la idea de que el cielo rojo que se muestra en la pintura de Edvard Munch de 1893 El grito es una representación precisa del cielo sobre Noruega después de la erupción.[25]

Los observadores meteorológicos de la época rastrearon y mapearon los efectos en el cielo. Llamaron al fenómeno “corriente de humo ecuatorial”.[26] Esta fue la primera identificación de lo que hoy se conoce como corriente en chorro.[27] Durante varios años después de la erupción, se informó que la luna parecía ser azul y, a veces, verde. Esto se debía a que algunas nubes de ceniza estaban llenas de partículas de aproximadamente 1 μm de ancho, el tamaño adecuado para dispersar fuertemente la luz roja y permitir el paso de otros colores. Los blancos rayos de luna que brillaban a través de las nubes emergían azules y, a veces, verdes. La gente también vio soles color lavanda y, por primera vez, registró nubes noctilucentes.[24]

Número de muertos

El número oficial de muertos fue de 36.417,[12] aunque otra estimación lo sitúa en 120.000.[28]

Cifra oficial de muertos [12]
Ubicación Fallecidos
Bantén 21.565
Lampung 12.466
Jacarta 2.350
Bengkulu 34
Java Occidental 2
Total 36.417

Posibles Causas

El destino del norte del Krakatoa ha sido objeto de cierta disputa entre los geólogos. Inicialmente se propuso que la isla había sido destruida por la fuerza de la erupción. La mayor parte del material depositado por el volcán es de origen magmático y la caldera formada por la erupción no está llena en gran medida con depósitos de la erupción de 1883. Esto indica que la isla se hundió en una cámara de magma vacía al final de la secuencia de erupción en lugar de haber sido destruida durante las erupciones.

Basándose en los hallazgos de investigadores contemporáneos, las hipótesis establecidas parten de que parte de la isla se hundió antes de las primeras explosiones en la mañana del 27 de agosto. Esto obligó a que las chimeneas del volcán quedaran por debajo del nivel del mar, provocando:

  • grandes inundaciones que crearon una serie de explosiones freáticas (interacción entre agua subterránea y magma).
  • agua de mar para enfriar el magma lo suficiente como para que se formara una costra y produjera un efecto de “olla a presión” que se aliviaba sólo cuando se alcanzaban presiones explosivas.

La evidencia geológica no respalda la suposición de que la causa fue únicamente el hundimiento antes de la explosión. Por ejemplo, los depósitos de piedra pómez e ignimbrita no son de un tipo consistente con una interacción magma-agua de mar. Estos hallazgos han llevado a otras hipótesis:

  • una caída de la tierra bajo el agua o un hundimiento parcial expuso repentinamente la cámara de magma altamente presurizada, abriendo un camino para que el agua de mar ingrese a la cámara de magma y preparando el escenario para una interacción magma-agua de mar.
  • Las explosiones finales pueden haber sido causadas por la mezcla de magma: una infusión repentina de magma basáltico caliente en el magma más frío y ligero de la cámara debajo del volcán. Esto habría resultado en un aumento rápido e insostenible de la presión, provocando una explosión catastrófica. La prueba de esta teoría es la existencia de piedra pómez compuesta de material claro y oscuro, siendo el material oscuro de origen mucho más caliente. Según se informa, dicho material constituye menos del cinco por ciento del contenido de la ignimbrita Krakatoa, y algunos investigadores han rechazado que esto sea la causa principal de las explosiones del 27 de agosto.

Duración: 36 segundos.0:36 Modelo numérico de explosión hidrovolcánica del Krakatoa y generación de Tsunami.

Mader & Gittings describieron en 2006 un modelo numérico para una explosión hidrovolcánica del Krakatoa y el tsunami resultante.[29] Se forma una alta pared de agua que inicialmente mide más de 100 metros impulsada por el agua, el basalto y el aire impactados.

Investigación verbeek

Aunque la fase violenta de la erupción de 1883 terminó a última hora de la tarde del 27 de agosto, después de que volvió la luz el 29 de agosto, durante meses continuaron los informes de que el Krakatoa todavía estaba en erupción. Las primeras tareas del comité de Verbeek fueron determinar si esto era cierto y verificar los informes de otros volcanes en erupción en Java y Sumatra. En general, se descubrió que eran falsas. Verbeek descartó cualquier afirmación de que el Krakatoa siga en erupción después de mediados de octubre debido al vapor de material caliente, deslizamientos de tierra debido a las fuertes lluvias monzónicas de esa temporada y “alucinaciones debidas a la actividad eléctrica” ​​vistas desde la distancia.[30]

No se observaron signos de mayor actividad hasta 1913, cuando se informó de una erupción. Una investigación no pudo encontrar evidencia de que el volcán estuviera despertando. Se determinó que lo que se había confundido con una actividad renovada había sido un deslizamiento de tierra importante (posiblemente el que formó el segundo arco hacia el acantilado de Rakata).

Los exámenes posteriores a 1930 de cartas batimétricas realizadas en 1919 muestran evidencia de un abultamiento indicativo de magma cerca de la superficie en el sitio que se convirtió en Anak Krakatau.

En la cultura popular

El Grito.

  • Se ha teorizado que la explosión fue una fuente de inspiración para la pintura de Edvard Munch de 1893, El grito. El cielo rojizo del fondo es la memoria del artista de los efectos de la poderosa erupción volcánica del Krakatoa, que tiñó profundamente de rojo los cielos del atardecer en partes del hemisferio occidental durante meses durante 1883 y 1884, aproximadamente una década antes de que Munch pintara El grito.[31]

Fue la primera erupción volcánica que se convirtió en noticia en todo el mundo.

El telégrafo hizo posible que gente de diferentes rincones del mundo se enterara de que un volcán había hecho desaparecer una isla en Indonesia y esto despertó mucho interés.

Cómo la erupción del volcán de Krakatoa en 1883 afectó los vuelos en avión

Una de las erupciones más grande de los últimos 250 años ayudó a descubrir las corrientes de aire que hoy hacen posible que los aviones vuelen.

Antes de que el volcán indonesio Krakatoa entrara en erupción en 1883, nadie sabía que a miles de metros por encima de nuestras cabezas, existían corrientes de aire que años después harían posible que aprendiéramos a volar mejor.

¿Qué tuvo de especial esta erupción para llevar a un descubrimiento científico?

Para empezar, hubo dos factores que la hicieron especial, según explicó Jenni Barclay, profesora de Vulcanología de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, al programa de radio la BBC The Genius of Accidents.

“La erupción del Krakatoa soltó que una enorme cantidad de magma a la superficie en un periodo de tiempo muy corto de tiempo”, dijo la experta.

“Y la otra cosa que la hizo particularmente explosiva fue que el agua se metió en su sistema y una vez que esto pasa, se convierte en vapor y la inmensa cantidad de energía extra que esto crea provoca que todo el sistema estalle”.

El resultado fue que el volcán concentró tanta energía que expulsó su carga por todo lo alto.

“Parte del material, sobre todo las partículas más finas, subieron muy alto, a unos 40 kilómetros“, afirmó.

Para monitorear el fenómeno, la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural decidió por primera vez involucrar al público en su actividad y publicó anuncios pidiendo a los ciudadanos que enviaran sus descripciones de los cambios que habían visto en el cielo que pudieran estar relacionados con la erupción del Krakatoa.

Las cartas y dibujos llegaron desde lugares tan distantes que los expertos se dieron cuenta de que algo estaba llevando las cenizas del Krakatoa a lugares muy lejanos.

La erupción había sucedido el 27 de agosto y en cuestión de un día sus cenizas ya habían sido vistas a miles de kilómetros de distancia, lo que significaba que el viento se movía a gran velocidad.

La red de observadores que la Real Sociedad de Londres había improvisado le permitió rastrear lo que hoy se conoce como corrientes en chorro.

El meteorólogo Chris Bell explicó que las corrientes en chorro son corrientes de aire muy rápidas que fluyen por el medio de la atmósfera.

Los aviones aprovechan las corrientes de aire para moverse más rápido.

“Las corrientes en chorro recorren el hemisferio norte de oeste a este porque la forma en que la Tierra gira sobre su eje hace que los vientos se muevan en esa dirección. Pueden fluir muy rápidamente, su velocidad promedio va de los 160 a 240 kilómetros por hora, pero las más fuertes pueden registrar vientos a más de 320 kilómetros por hora”, afirmó Bell.

El conocimiento de las corrientes en chorro ayuda a predecir el tiempo. Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con que hoy podamos volar?

Los aviones aprovechan estas corrientes en chorro para ahorrar combustible e ir a mayor velocidad, es por eso que el viaje de Nueva York a Londres suele durar de una a dos horas menos que el trayecto inverso. O menos: en 2015, por ejemplo, una aeronave de British Airways consiguió hacer este recorrido en cinco horas y 16 minutos, una hora y media antes de lo anunciado.

A la vez, los pilotos deben tener cuidado de no encontrarse con una corriente que vaya en dirección contraria, ya que esto puede provocar accidentes.

Krakatoa Hoy

A finales de 1927, Krakatoa se despertó, produciendo vapor y escombros. A principios de 1928, el borde de un nuevo cono apareció sobre el nivel del mar, y se convirtió en una pequeña isla en un año.

Llamada Anak Krakatoa, la isla ha seguido creciendo hasta una elevación de unos 2.667 pies, y ha hecho erupción levemente a veces.

Huracán de Galveston

Huracán de Galveston-1900

Artículo extraido de Wikipedia

El huracán de Galveston de 1900,[1] también conocido como Gran Huracán de Galveston e Inundación de Galveston, y conocido regionalmente como Gran Tormenta de 1900 o Tormenta de 1900,[2][3] es el desastre natural más mortífero en la historia de Estados Unidos.[4] La tormenta más fuerte de la temporada de huracanes del Atlántico de 1900, dejó entre 6.000 y 12.000 víctimas mortales en Estados Unidos; el número más citado en los informes oficiales es 8.000. La mayoría de estas muertes ocurrieron en Galveston, Texas y sus alrededores, después de que la marejada ciclónica inundara la costa y la ciudad isleña con 8 a 12 pies (2,4 a 3,7 m) de agua. Sigue siendo uno de los huracanes atlánticos más mortíferos jamás registrados. Además del número de muertos, la tormenta destruyó alrededor de 7.000 edificios de todos los usos en Galveston, que incluyeron 3.636 viviendas demolidas; todas las viviendas de la ciudad sufrieron algún grado de daño. El huracán dejó sin hogar a aproximadamente 10.000 personas de la ciudad, de una población total de menos de 38.000. El desastre puso fin a la Era Dorada de Galveston, ya que el huracán alarmó a los posibles inversores, que en su lugar recurrieron a Houston. En respuesta a la tormenta, tres ingenieros diseñaron y supervisaron planes para elevar la costa de la isla Galveston en el Golfo de México en 5,2 m (17 pies) y erigir un malecón de 16 km (10 millas).

Análisis del clima en superficie del huracán el 8 de septiembre, justo antes de tocar tierra.

Historia meteorológica

Formado: 27 de agosto de 1900

extratropical: 11 de septiembre

Disipado: 15 de septiembre de 1900

Huracán categoría 4: 1 minuto sostenido (SSHWS / NWS)

Vientos más fuertes: 145 mph (230 kilómetros por hora)

Presión más baja: 936 mbar (hPa); 27,64  pulgadas Hg

Efectos generales

Muertes: 6.000–8.000; (el más mortífero en la historia de EE. UU.; el cuarto huracán más mortífero en el Atlántico)

Daño: 1.250 millones de dólares (USD 2023)

Zonas afectadas

Antillas Menores, Antillas Mayores (recalada en República Dominicana y Cuba), Islas Turcas y Caicos, Bahamas, Costa del Golfo de los Estados Unidos (recalada en Texas), Medio Oeste de los Estados Unidos, Atlántico Medio, Nueva Inglaterra, Este de Canadá; IBTrACS

Parte de la temporada de huracanes del Atlántico de 1900

El 27 de agosto de 1900, un barco al este de las Islas de Barlovento detectó un ciclón tropical, el cuarto observado ese año. El sistema procedió a moverse constantemente hacia el oeste-noroeste y entró en el noreste del Caribe el 30 de agosto. Tocó tierra en la República Dominicana como una débil tormenta tropical el 2 de septiembre. Se debilitó ligeramente al cruzar La Española, antes de volver a emerger en el Mar Caribe más tarde ese día. El 3 de septiembre, el ciclón azotó la actual provincia de Santiago de Cuba y luego se desvió lentamente a lo largo de la costa sur de Cuba. Al llegar al Golfo de México el 6 de septiembre, la tormenta se convirtió en huracán. Siguió una intensificación significativa y el sistema alcanzó su punto máximo como huracán de categoría 4 con vientos máximos sostenidos de 145 mph (235 km/h) el 8 de septiembre. Temprano, al día siguiente, tocó tierra al sur de Houston.[nb1] El ciclón se debilitó rápidamente después de avanzar tierra adentro y cayó a intensidad de tormenta tropical a última hora del 9 de septiembre. La tormenta giró hacia el este-noreste y se volvió extratropical sobre Iowa el 11 de septiembre. El sistema extratropical se fortaleció mientras se aceleraba en todo el medio oeste de los Estados Unidos, Nueva Inglaterra y el este de Canadá antes de llegar al Golfo de San Lorenzo el 13 de septiembre. Después de azotar Terranova ese mismo día, la tormenta extratropical entró en el extremo del Océano Atlántico Norte y se debilitó, y los remanentes se observaron por última vez cerca de Islandia el 15 de septiembre.

La gran tormenta provocó inundaciones y fuertes tormentas en partes del Caribe, especialmente en Cuba y Jamaica. Es probable que gran parte del sur de Florida haya experimentado vientos con fuerza de tormenta tropical, aunque en su mayoría se produjeron daños menores. Los vientos huracanados y las marejadas ciclónicas inundaron partes del sur de Luisiana, aunque el ciclón no dejó daños estructurales significativos ni muertes en el estado. El huracán trajo fuertes vientos y marejadas ciclónicas a una gran parte del este de Texas, y Galveston sufrió la peor parte del impacto. Más al norte, la tormenta y sus remanentes continuaron produciendo fuertes lluvias y ráfagas de viento que derribaron cables telegráficos, señales y árboles en varios estados. Se produjeron muertes en otros estados, incluidos quince en Ohio, dos en Illinois, dos en Nueva York, uno en Massachusetts y uno en Missouri. Los daños causados ​​por la tormenta en todo Estados Unidos superaron los 34 millones de dólares.[nb2] Los restos también provocaron graves impactos en Canadá. En Ontario, los daños alcanzaron alrededor de 1,35 millones de dólares canadienses, de los cuales 1 millón de dólares canadienses afectaron a los cultivos.[nb3] Los restos del huracán causaron al menos 52 muertes – y posiblemente hasta 232 muertes – en Canadá, principalmente debido a barcos hundidos cerca de Terranova y el territorio francés de Saint- Pierre. A lo largo de su recorrido, la tormenta causó daños por más de 35,4 millones de dólares. (1.300 millones de dólares en 2023)[nota4]

Historia meteorológica

Mapa que traza la trayectoria y la intensidad de la tormenta, según la escala Saffir-Simpson

Llave del mapa

Escala Saffir-Simpson

Depresión tropical (≤38 mph, ≤62 km/h)
Tormenta tropical (39 a 73 mph, 63 a 118 km / h)
Categoría 1 (74 a 95 mph, 119 a 153 km/h)
Categoría 2 (96 a 110 mph, 154 a 177 km/h)
Categoría 3 (111 a 129 mph, 178 a 208 km/h)
Categoría 4 (130 a 156 mph, 209 a 251 km/h)
Categoría 5 (≥157 mph, ≥252 km/h)
Desconocido

Tipo de tormenta

Ciclón tropical

ciclón subtropical

Ciclón extratropical, baja remanente, perturbación tropical o depresión monzónica

Se cree que la tormenta se originó a partir de una onda tropical que se desplazó desde la costa occidental de África y emergió hacia el Océano Atlántico.[8] Sin embargo, esto no es completamente seguro debido a los limitados métodos de observación disponibles para los meteorólogos contemporáneos, siendo los informes de los barcos la única herramienta confiable para observar huracanes.[9] El primer avistamiento formal de la tormenta tropical ocurrió el 27 de agosto, a unas 1.000 millas (1.600 km) al este de las Islas de Barlovento, cuando un barco encontró un área de clima inestable.[5][8] Durante los siguientes días, el sistema se movió hacia el oeste-noroeste y se cree que mantuvo su intensidad como una tormenta tropical débil, antes de pasar por las Islas de Sotavento y entrar en el Mar Caribe el 31 de agosto. 5]

El 1 de septiembre, el padre Reese Gangoite, director del Observatorio del Belen College en La Habana, Cuba, señaló que la tormenta estaba en sus etapas de formación, con sólo vagos indicios de un pequeño ciclón tropical al suroeste de Saint Croix.[10] Durante ese día, el sistema pasó hacia el sur de Puerto Rico antes de tocar tierra cerca de Baní, República Dominicana, a primera hora del 2 de septiembre.[5] Moviéndose hacia el oeste-noroeste, la tormenta cruzó la isla Hispaniola y entró en el Pasaje de Barlovento cerca de Saint-Marc, Haití, varias horas después.[5] El sistema tocó tierra en Cuba cerca de Santiago de Cuba durante el 3 de septiembre, antes de moverse lentamente hacia el oeste-noroeste a través de la isla y emerger en el Estrecho de Florida como tormenta tropical el 5 de septiembre.[5] Cuando el sistema emergió en el En el estrecho de Florida, Gangoite observó un gran y persistente halo alrededor de la luna, mientras el cielo se tornaba de un rojo intenso y los cirros se desplazaban hacia el norte. Esto le indicó que la tormenta tropical se había intensificado y que los vientos predominantes estaban desplazando el sistema hacia la costa de Texas.[11] Sin embargo, la Oficina Meteorológica de los Estados Unidos (como se llamaba entonces) no estuvo de acuerdo con este pronóstico, ya que esperaban que el sistema recurriera y tocara tierra en Florida antes de impactar la costa este de Estados Unidos.[11][12] Un área de alta presión sobre los Cayos de Florida finalmente movió el sistema hacia el noroeste hacia el Golfo de México, donde condiciones favorables, como las cálidas temperaturas de la superficie del mar, permitieron que la tormenta se intensificara hasta convertirse en huracán.[5][11]

Trayectoria de huracanes del 1 al 10 de septiembre

El 6 de septiembre, en el este del Golfo de México, el barco Louisiana se encontró con el huracán y su capitán, TP Halsey, estimó que el sistema tenía vientos de 160 km/h (100 mph).[13] El huracán continuó fortaleciéndose significativamente mientras se dirigía hacia el oeste-noroeste a través del Golfo. El 7 de septiembre, el sistema alcanzó su intensidad máxima con velocidades de viento sostenidas estimadas de 145 mph (235 km/h), lo que lo hizo equivalente a un huracán de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson actual.[5] Ese día, la Oficina Meteorológica se dio cuenta de que la tormenta continuaba hacia el oeste-noroeste a través del Golfo de México, en lugar de girar hacia el norte sobre Florida y la costa este como había predicho. Sin embargo, el director de la Oficina Meteorológica, Willis Moore, insistió en que el ciclón no tenía la intensidad de un huracán.[11] El huracán se debilitó levemente el 8 de septiembre y volvió a girar hacia el noroeste a medida que se acercaba a la costa de Texas, mientras que la oficina de la Oficina Meteorológica en Galveston comenzó a observar vientos con fuerza de huracán a las 22:00 UTC [5] [14]

El ciclón tocó tierra alrededor de las 8:00 pm CST del 8 de septiembre (02:00 UTC del 9 de septiembre) al sur de Houston como huracán de categoría 4.[5] Mientras cruzaba la isla de Galveston y la Bahía Oeste, el ojo pasó al suroeste de la ciudad de Galveston.[15] El huracán se debilitó rápidamente después de avanzar tierra adentro, cayendo a intensidad de tormenta tropical a última hora del 9 de septiembre.[5] La tormenta perdió características tropicales y pasó a ser un ciclón extratropical sobre Iowa a las 12:00 UTC del 11 de septiembre.[5] Rápidamente hacia el este-noreste, el sistema extratropical se volvió a intensificar, convirtiéndose en el equivalente de un huracán de categoría 1 sobre Ontario el 12 de septiembre.[5] Los remanentes extratropicales llegaron al Golfo de San Lorenzo temprano al día siguiente.[5] Después de cruzar Terranova y entrar en el extremo norte del Atlántico horas más tarde, los restos del huracán se debilitaron y fueron observados por última vez cerca de Islandia el 15 de septiembre, donde la tormenta finalmente se disipó.[5]

Fondo

La ciudad de Galveston , fundada formalmente en 1839, había resistido numerosas tormentas, a las cuales la ciudad sobrevivió con facilidad. A finales del siglo XIX, Galveston era una ciudad en auge con una población que aumentó de 29.084 personas en 1890 a 37.788 personas en 1900.[16] [17] La ​​ciudad era el cuarto municipio más grande en términos de población en el estado de Texas en 1900, y tenía una de las tasas de ingreso per cápita más altas de los EE. UU.[18] Galveston tenía muchos edificios comerciales ornamentados en una sección del centro llamado The Strand , que era considerado el “Wall Street del Suroeste”.[19] La posición de la ciudad en el puerto natural de la Bahía de Galveston a lo largo del Golfo de México la convirtió en el centro de comercio de Texas y en uno de los puertos más activos del país.[20] Con esta prosperidad vino una sensación de complacencia,[21] ya que los residentes creían que cualquier tormenta futura no sería peor que los eventos anteriores.[nb5] De hecho, Isaac Cline, director de la oficina de Galveston de la Oficina Meteorológica, escribió un artículo de 1891 en el Galveston Daily News que sería imposible que un huracán de fuerza significativa azotara la isla de Galveston.[23]

Un cuarto de siglo antes, la cercana ciudad de Indianola, en la bahía de Matagorda, estaba experimentando su propio auge.[24] Luego, en 1875, un poderoso huracán arrasó y casi destruyó la ciudad. Indianola fue reconstruida,[25] aunque un segundo huracán en 1886 provocó que la mayoría de los residentes de la ciudad se mudaran a otra parte.[26] Muchos residentes de Galveston tomaron la destrucción de Indianola como una lección práctica sobre la amenaza que representan los huracanes. Galveston está construida sobre una isla baja y plana, poco más que un gran banco de arena a lo largo de la costa del Golfo. Estos residentes propusieron que se construyera un malecón para proteger la ciudad, pero la mayoría de la población y el gobierno de la ciudad desestimaron sus preocupaciones.[27] Cline argumentó además en su artículo de 1891 en el Daily News que no era necesario un malecón debido a su creencia de que un fuerte huracán no azotaría la isla. Como resultado, no se construyó el malecón y las actividades de desarrollo en la isla aumentaron activamente su vulnerabilidad a las tormentas. Se talaron dunas de arena a lo largo de la costa para llenar las áreas bajas de la ciudad, eliminando la pequeña barrera que había hacia el Golfo de México.[27]

Preparativos

El 4 de septiembre, la oficina de Galveston de la Oficina Meteorológica comenzó a recibir advertencias de la oficina central de la Oficina en Washington, DC, de que una perturbación tropical se había desplazado hacia el norte sobre Cuba. En ese momento, desaconsejaron el uso de términos como “huracán” o “tornado” para evitar que los residentes entren en pánico en el camino de cualquier tormenta. Los pronosticadores de la Oficina Meteorológica no tenían forma de conocer la trayectoria de la tormenta, ya que el director de la Oficina Meteorológica, Willis Moore, implementó una política para bloquear los informes telegráficos de los meteorólogos cubanos en el Observatorio Belén de La Habana, considerado una de las instituciones meteorológicas más avanzadas del mundo en ese momento. – debido a las tensiones posteriores a la Guerra Hispanoamericana. Moore también cambió el protocolo para obligar a las oficinas locales de la Oficina Meteorológica a solicitar autorización de la oficina central antes de emitir advertencias de tormenta.[11]

Los pronosticadores de la Oficina Meteorológica creían que la tormenta había iniciado una curva hacia el norte hacia Florida y que eventualmente giraría hacia el noreste y emergería sobre el Atlántico.[11] Como resultado, la oficina central de la Oficina Meteorológica emitió una advertencia de tormenta en Florida desde Cedar Key hasta Miami el 5 de septiembre.[28] Al día siguiente, una advertencia de huracán estaba vigente a lo largo de la costa desde Cedar Key hasta Savannah, Georgia, mientras que se emitieron avisos de tormenta desde Charleston, Carolina del Sur, hasta Kitty Hawk, Carolina del Norte, así como desde Pensacola, Florida, hasta Nueva Orleans, Luisiana. [29] Los meteorólogos cubanos no estuvieron de acuerdo con la Oficina Meteorológica, diciendo que el huracán continuaría hacia el oeste. Un meteorólogo cubano predijo que el huracán continuaría hacia el centro de Texas, cerca de San Antonio.[12]

En Galveston, en la mañana del 8 de septiembre, el oleaje persistió a pesar de que el cielo estaba sólo parcialmente nublado. En gran parte debido al clima normal, pocos residentes vieron motivos de preocupación.[30] Pocas personas fueron evacuadas a través de los puentes de Galveston hacia el continente,[31] y la mayoría de la población no se preocupó por las nubes de lluvia que comenzaron a llegar a media mañana.[30] Según sus memorias, Isaac Cline viajó personalmente a caballo a lo largo de la playa y otras zonas bajas para advertir a la gente sobre la aproximación de la tormenta.[32] Sin embargo, estos relatos de Cline y su hermano, el meteorólogo de Galveston Joseph L. Cline, han estado en disputa desde entonces.[33][34] Aunque a Isaac Cline se le atribuye haber emitido una advertencia de huracán sin el permiso de la oficina central de la Oficina,[35] el autor Erik Larson señala su anterior insistencia en que un malecón era innecesario y su noción de que un huracán intenso no podría azotar la isla, y Cline incluso consideró “simplemente una ilusión absurda” creer lo contrario.[36] Además, según Larson, no se sabe de ningún otro superviviente que haya corroborado estos relatos.[34]

Impacto

Caribe

Antigua informó que pasó una tormenta eléctrica severa el 30 de agosto, con presiones barométricas más bajas y 2,6 pulgadas (66,0 mm) de lluvia en la isla. En Puerto Rico, la tormenta produjo vientos de hasta 43 mph (69 km/h) en San Juan.[10] En Jamaica, las fuertes lluvias provocadas por la tormenta provocaron que todos los ríos crecieran. Las inundaciones dañaron gravemente las plantaciones de banano y arrasaron kilómetros de vías de ferrocarril. Las estimaciones de daños oscilaron en miles de libras esterlinas.[37] Fuertes lluvias cayeron en Cuba en asociación con el ciclón, incluido un pico total de 24 horas de 12,58 pulgadas (319,5 mm) en la ciudad de Santiago de Cuba.[38] La ciudad experimentó su peor clima desde 1877. El extremo sur de la ciudad quedó sumergido con aproximadamente 5 pies (1,5 m) de agua. Los bomberos y la policía rescataron y ayudaron a los residentes varados. St. George , un vapor alemán, encalló en Daiquirí.[39] Un telégrafo del alcalde de Trinidad, que pedía ayuda al gobierno de ocupación estadounidense, indicó que la tormenta destruyó todos los cultivos y dejó a muchas personas en la indigencia.[40]

Estados Unidos

El gran huracán de Galveston tocó tierra el 8 de septiembre de 1900, cerca de Galveston, Texas. Había estimado vientos de 140 mph (225 km/h) al tocar tierra, lo que convirtió al ciclón en una tormenta de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson actual.[5] El huracán causó grandes pérdidas de vidas, con un saldo de entre 6.000 y 12.000 personas;[31] el número más citado en los informes oficiales es 8.000,[26] [43] dando a la tormenta el tercer mayor número de muertes de todos los huracanes del Atlántico, después del Gran Huracán de 1780 y el huracán Mitch en 1998.[44] El huracán de Galveston de 1900 es el desastre natural más mortífero que haya azotado a los Estados Unidos.[26] [43] Esta pérdida de vidas se puede atribuir al hecho de que los funcionarios de la Oficina Meteorológica de Galveston ignoraron los informes y no se dieron cuenta de la amenaza.[45]

Se produjeron daños por más de 34 millones de dólares en todo Estados Unidos,[14] [46], de los cuales alrededor de 30 millones de dólares solo en el condado de Galveston, Texas.[14] Si se produjera una tormenta similar en 2010, los daños totalizarían aproximadamente 104.330 millones de dólares (USD de 2010), según la normalización, un cálculo que tiene en cuenta los cambios en la inflación, la riqueza y la población.[43] En comparación, los huracanes más costosos en Estados Unidos (el huracán Katrina en 2005 y el huracán Harvey en 2017) causaron daños por alrededor de 125 mil millones de dólares.[47]

El huracán ocurrió antes de que se instituyera la práctica de asignar nombres en clave oficiales a las tormentas tropicales y, por lo tanto, comúnmente se le conoce con una variedad de nombres descriptivos. Los nombres típicos de la tormenta incluyen el huracán de Galveston de 1900,[48] el gran huracán de Galveston,[1] y, especialmente en documentos y publicaciones más antiguos, la inundación de Galveston.[49] Los lugareños de Galveston a menudo se refieren a ella como la Gran Tormenta de 1900 o la Tormenta de 1900.[2] [3]

Resumen de los efectos

Los efectos del huracán se extendieron por numerosos Estados. Mayoritariamente en Texas.

En general los vientos variaron de un mínimo de 40 mph (64 km/h) en Key West (Florida), hasta Illinois, la ciudad de Chicago fue particularmente afectada, que experimentó ráfagas de viento de hasta 84 mph (135 km/h).

Las lluvias En Alvin (Texas), cayeron hasta 204 mm (8,05 pulgadas).

En varios lugares hubo una gran subida de mareas.

Muchos edificios, generalmente antiguos y de madera, fueron destruidos.

En varios lugares hubo fallecidos, por derrumbes de edificios, ahogamientos, etc.

Por supuesto que los daños materiales fueron cuantiosos en muchos sitios.

Para más información, sobre el particular, consultar el archivo en Wikipedia.

Se transcribe la parte relativa a Galveston.

Galvestón

Las primeras noticias de Galveston acaban de recibirse en un tren que no podía acercarse a la orilla de la bahía a menos de 9,7 kilómetros, donde la pradera estaba sembrada de escombros y cadáveres. Desde el tren se contaron unos 200 cadáveres. Un gran barco de vapor quedó varado a 3,2 kilómetros tierra adentro. No se pudo ver nada de Galveston. La pérdida de vidas y propiedades es sin duda muy atroz. El clima aquí es claro y brillante con un suave viento del sureste.

En el momento del huracán de 1900, el punto más alto de la ciudad de Galveston estaba a sólo 2,7 m (8,7 pies) sobre el nivel del mar.[23] El huracán trajo consigo una marejada ciclónica de más de 15 pies (4,6 m) que arrasó toda la isla. Las marejadas ciclónicas y las mareas comenzaron a inundar la ciudad en las primeras horas de la mañana del 8 de septiembre. El agua subió constantemente desde las 3:00 p. m. (21:00 UTC) hasta aproximadamente las 7:30 p. m. (01:30 UTC del 9 de septiembre), cuando los relatos de los testigos indicaron ese agua subió aproximadamente 4 pies (1,2 m) en sólo cuatro segundos. A las 8:30 pm (02:30 UTC del 9 de septiembre), habían fluido 5 pies (1,5 m) adicionales de agua en partes de la ciudad.[14] El ciclón dejó caer 9 pulgadas (230 mm) de precipitación en Galveston el 8 de septiembre, estableciendo un récord de mayor cantidad de lluvia para cualquier período de 24 horas en el mes de septiembre en la historia de la ciudad.[69]

La velocidad del viento más alta medida fue de 100 mph (160 km/h) justo después de las 6:15 pm del 8 de septiembre (00:15 UTC del 9 de septiembre), pero el anemómetro de la Oficina Meteorológica salió volando del edificio poco después de que se registrara esa medición.[23] Las estimaciones contemporáneas situaron la velocidad máxima sostenida del viento en 120 mph (190 km/h). Sin embargo, los supervivientes informaron haber observado ladrillos, pizarra, vigas y otros objetos pesados ​​volando por el aire, lo que indica que los vientos probablemente eran más fuertes.[70] Estimaciones posteriores colocaron al huracán en la clasificación más alta de Categoría 4 en la escala Saffir-Simpson.[5] La presión barométrica más baja registrada fue 964,4  mbar (28,48  inHg), pero posteriormente se ajustó a la presión central medida oficial más baja de la tormenta de aproximadamente 936 mbar (27,6 inHg).[31] [5]

Duración: 55 segundos. 0:55 Búsqueda de cadáveres en Galveston después de la tormenta de 1900. En el momento en que se rodó esta película, el hedor de cientos de cadáveres se podía oler a kilómetros de distancia. Un cuerpo fue descubierto (pero no filmado) mientras el equipo de cámara estaba presente.

Pocas calles de la ciudad escaparon a los daños del viento y todas las calles sufrieron daños por agua,[71] y gran parte de la destrucción fue causada por la marejada ciclónica. Todos los puentes que conectaban la isla con el continente fueron arrasados, mientras que aproximadamente 24 km (15 millas) de vías de ferrocarril quedaron destruidos. Los vientos y las marejadas ciclónicas también derribaron cables eléctricos, telégrafos y telefónicos. La oleada arrasó los edificios desde sus cimientos y los desmanteló. Muchos edificios y casas destruyeron otras estructuras después de ser empujados hacia ellas por las olas,[72] que incluso demolieron estructuras construidas para resistir huracanes.[70] Todas las casas en Galveston sufrieron daños, con 3.636 casas destruidas.[14] Aproximadamente 10.000 personas en la ciudad quedaron sin hogar, de una población total de casi 38.000.[73] El retratista y paisajista Verner Moore White, que se mudó de Galveston el día antes del huracán y sobrevivió, destruyó su estudio y gran parte de su portafolio.[74] El hotel Tremont, donde cientos de personas buscaron refugio durante la tormenta,[75] resultó gravemente dañado.[71] Todos los edificios públicos también sufrieron daños, incluido el ayuntamiento, al que se le quitó completamente el techo,[72] un hospital, una planta de gas y agua de la ciudad y la aduana.[71] La Gran Ópera también sufrió grandes daños, pero fue reconstruida rápidamente.[76]

Tres escuelas y la Universidad de St. Mary quedaron casi destruidas. Muchos lugares de culto de la ciudad también sufrieron graves daños o fueron completamente demolidos.[71] De las 39 iglesias en Galveston, 25 sufrieron una destrucción completa, mientras que las demás sufrieron algún grado de daño.[77] Durante la tormenta, el Asilo de Huérfanos de Santa María, propiedad de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado, fue ocupado por 93 niños y 10  hermanas. Cuando las mareas comenzaron a acercarse a la propiedad, las hermanas trasladaron a los niños al dormitorio de niñas, ya que era más nuevo y más resistente. Al darse cuenta de que estaban bajo amenaza, las hermanas hicieron que los niños cantaran repetidamente La Reina de las Olas para calmarlos. Como el derrumbe del edificio parecía inminente, las hermanas utilizaron un tendedero para atar a seis u ocho niños. El edificio finalmente se derrumbó. Sólo tres de los niños y ninguna de las hermanas sobrevivieron.[78] Los pocos edificios que sobrevivieron, en su mayoría mansiones y casas sólidamente construidas a lo largo del distrito Strand, hoy se mantienen como atracciones turísticas.[79]

Mapa que ilustra la devastación en Galveston

Las primeras estimaciones de daños a la propiedad se cifraron en 25 millones de dólares.[71] Sin embargo, estimaciones detalladas de 1901 basadas en evaluaciones realizadas por Galveston News, la cámara de comercio de Galveston, un comité de ayuda y varias compañías de seguros indicaron que la tormenta causó poco más de $17 millones en daños en todo Galveston, incluidos alrededor de $8,44 millones. a propiedades residenciales, $500.000 a iglesias, $656.000 a muelles y propiedades de envío, $580.000 a plantas de fabricación, $397.000 a edificios mercantiles, $1,4 millones para almacenar mercancías, $670.000 a ferrocarriles y servicios de telégrafo y teléfono, $416.000 a productos en envío, $336.000 a propiedades municipales , 243.000 dólares a propiedades del condado y 3,16 millones de dólares a propiedades del gobierno de los Estados Unidos. El total también incluyó $115,000 en daños a escuelas y aproximadamente $100,000 en daños a carreteras.[77]

El área de destrucción, un área en la que no quedó nada en pie después de la tormenta, consistía en aproximadamente 1.900 acres (768,9 ha) de terreno y tenía forma de arco, con la demolición completa de las estructuras en las partes oeste, sur y este de la ciudad, mientras que la sección centro-norte de la ciudad sufrió la menor cantidad de daños.[71] Inmediatamente después de la tormenta, una pared de escombros de 4,8 km (3 millas) de largo y 9,1 m (30 pies) se situó en el centro de la isla.[72] Por muy graves que fueran los daños a los edificios de la ciudad, el número de muertos fue aún mayor. Debido a la destrucción de los puentes hacia el continente y de las líneas telegráficas, al principio ninguna noticia sobre la destrucción de la ciudad pudo llegar al continente.[80]

Muchos de los que murieron fueron amontonados en carros para ser enterrados en el mar.

En la mañana del 9 de septiembre, uno de los pocos barcos en los muelles de Galveston que sobrevivió a la tormenta, el Pherabe, zarpó y llegó a la ciudad de Texas en el lado occidental de la Bahía de Galveston con un grupo de mensajeros de la ciudad. Cuando llegaron a la oficina de telégrafos de Houston a primera hora del 10 de septiembre, se envió un breve mensaje al Gobernador de Texas, Joseph D. Sayers, y al Presidente de los Estados Unidos, William McKinley: “El alcalde y el Comité Ciudadano de Galveston me han encargado informarles que la ciudad de Galveston está en ruinas.” Los mensajeros informaron de unos quinientos muertos; Inicialmente esto se consider una exageración.[81] Los ciudadanos de Houston sabían que había pasado una poderosa tormenta y se habían preparado para brindar asistencia. Los trabajadores partieron por ferrocarril y barco hacia la isla casi de inmedito. Los rescatistas llegaron y encontraron la ciudad completamente destruida.[82]

Una encuesta realizada por Morrison and Fourmy Company a principios de 1901 indicó una pérdida de población de 8.124, aunque la empresa creía que unas 2.000 personas abandonaron la ciudad después de la tormenta y nunca regresaron. Sobre esta base, el número de muertos es nada menos que 6.000,[83] mientras que las estimaciones llegan hasta 12.000.[31] Se cree que 8.000 personas (20% de la población de la isla) habían perdido la vida.[82] La mayoría se había ahogado o había sido aplastada cuando las olas golpeaban los escombros de lo que habían sido sus hogares horas antes.[84] También se produjeron varias muertes después de que fuertes vientos convirtieron los escombros en proyectiles.[14] Muchos sobrevivieron a la tormenta, pero murieron después de varios días de quedar atrapados bajo los escombros de la ciudad, y los rescatistas no pudieron llegar hasta ellos. Los rescatistas pudieron escuchar los gritos de los sobrevivientes mientras caminaban sobre los escombros tratando de rescatar a los que podían.[84] Más personas murieron en esta única tormenta que el total de las que murieron en al menos los dos siguientes ciclones tropicales más mortíferos que han azotado a los Estados Unidos desde entonces.[85] El huracán de Galveston de 1900 sigue siendo el desastre natural más mortífero en la historia de Estados Unidos.[26] El desastre no perdonó ni siquiera a los muertos enterrados; Varios ataúdes, incluido supuestamente el del actor y dramaturgo Charles Francis Coghlan, que había muerto en Galveston el año anterior, fueron arrastrados desde el cementerio local al mar por la marejada.[86]

Canadá

Del 12 al 14 de septiembre, los restos extratropicales del huracán Galveston afectaron a seis provincias canadienses, provocando graves daños y una gran pérdida de vidas. En Ontario, la marejada ciclónica en el lago Ontario osciló entre 8 y 10 pies (2,4 a 3,0 m), causando estragos en los buques, encallando varios barcos, destruyendo varios barcos y dejando a otros a la deriva. Muchos otros barcos cancelaron o pospusieron sus salidas. Los vientos alcanzaron hasta 124 km/h (77 mph) en Toronto, rompiendo ventanas en toda la ciudad. Se produjo un incendio en un molino harinero en París y las llamas fueron avivadas por la tormenta, lo que provocó daños por valor de 350.000 dólares al molino y a otras 50 tiendas y oficinas. Los fuertes vientos derribaron líneas eléctricas, telegráficas y telefónicas en muchas zonas. Sólo en Ontario, los daños totales a las cosechas ascendieron a 1 millón de dólares. El impacto en los cultivos fue particularmente severo en St. Catharines, donde muchos huertos de manzanos, melocotoneros, perales y ciruelos sufrieron graves daños, con una pérdida de miles de dólares. Una persona murió en las Cataratas del Niágara, cuando un hombre intentó retirar los escombros de una estación de bombeo, pero fue arrastrado al río. La precipitación máxima en Canadá alcanzó los 100 mm (3,9 pulgadas) en Percé, Quebec.[121]

En Nueva Escocia, se registraron daños en la zona de Halifax. Una gran cantidad de vallas y árboles cayeron, mientras que las ventanas se rompieron y una casa en construcción se derrumbó. Dos goletas fueron conducidas a tierra en Sydney y un bergantín también quedó varado en la isla de Cabo Bretón. Otra goleta, conocida como Greta, volcó frente a la costa de la isla de Cabo Bretón, cerca de Low Point, y se desconoce el destino de la tripulación. En la Isla del Príncipe Eduardo fueron destruidos algunos graneros, un molino de viento y una fábrica de langosta. La caída de árboles derribó unos 40 cables eléctricos. Una casa sufrió daños después de que su propia chimenea se cayera y se desplomara por el techo. Los fuertes vientos también sacaron un furgón de su vía. Un puente y un muelle en St. Peters Bay resultaron dañados. Los cultivos de frutas quedaron casi completamente arruinados en toda la Isla del Príncipe Eduardo. La mayor parte de las pérdidas de vidas en Canadá se produjeron debido a numerosos naufragios frente a las costas de San Pedro y Miquelón, Terranova y la Isla del Príncipe Eduardo. Se estima que el número total de muertos en aguas canadienses oscila entre 52 y 232, lo que lo convierte en al menos el octavo huracán más mortífero que afecta a Canadá. La gran discrepancia entre las cifras de víctimas mortales se debe al hecho de que muchas personas fueron denunciadas como desaparecidas. Por tanto, se desconoce el número exacto de muertes.[121]

Secuelas

La ciudad de Galveston quedó efectivamente arrasada.[123] Con la ciudad en ruinas y los ferrocarriles hacia el continente destruidos, los supervivientes tenían poco con qué vivir hasta que llegara el socorro. El 9 de septiembre, funcionarios de la ciudad de Galveston establecieron el Comité Central de Ayuda para los Víctimas de las Tormentas de Galveston (CRC), presidido por el alcalde Walter C. Jones. El CRC estaba compuesto por subcomités para aspectos específicos de los esfuerzos de socorro, incluido el entierro de los fallecidos, la correspondencia, la distribución de alimentos y agua, las finanzas, la hospitalización y rehabilitación de los heridos y la seguridad pública.[72]

Los cadáveres eran tan numerosos que era imposible enterrarlos a todos. Inicialmente, los cuerpos eran recogidos por “bandas de muertos” y luego entregados a 50 hombres afroamericanos, que fueron reclutados por la fuerza a punta de pistola, para que los cargaran en una barcaza. Unos 700 cadáveres fueron llevados al mar para ser arrojados. Sin embargo, después de que las corrientes del golfo arrastraran muchos de los cuerpos de regreso a la playa, se necesitaba una nueva solución. Se instalaron piras funerarias en las playas o dondequiera que se encontraran cadáveres, y ardieron día y noche durante varias semanas después de la tormenta. Las autoridades repartieron whisky gratis para sostener a los angustiados hombres reclutados para el espantoso trabajo de recolectar y quemar a los muertos.[124]

Con miles de muertos y aproximadamente 2.000 supervivientes que abandonaron la ciudad y nunca regresaron, según una encuesta de Morrison and Fourmy Company, Galveston experimentó inicialmente una disminución significativa de la población. [83] Entre 1907 y 1914, el rabino Henry Cohen de la Congregación B’nai Israel y el filántropo Jacob Schiff encabezaron el Movimiento Galveston. Cohen, Schiff y otros crearon el movimiento para alejar a los inmigrantes judíos de las zonas pobladas de la costa este y dirigirlos hacia ciudades más al oeste, como Galveston. Aunque aproximadamente 10.000 inmigrantes judíos llegaron a Galveston durante este período, pocos se establecieron en la ciudad o la isla, pero aproximadamente una cuarta parte de ellos permaneció en Texas.[125] El censo de 1910 informó una población de 36.891 personas en Galveston. Aunque fue una disminución con respecto al censo de 1900, la pérdida de población de miles de personas casi se revirtió.[126]

En los meses previos al huracán, el ayuda de cámara Charles F. Jones y el abogado Albert T. Patrick comenzaron a conspirar para asesinar al rico empresario William Marsh Rice para obtener su riqueza. Patrick fabricó el testamento legal de Rice con la ayuda de Jones. Las propiedades de Rice en Galveston sufrieron grandes daños durante la tormenta. Después de ser informado de los daños, Rice decidió gastar 250.000 dólares, el saldo total de su cuenta corriente, en reparar sus propiedades. Cuando el dúo se dio cuenta de que no lograrían obtener la riqueza de Rice, Patrick convenció a Jones de matar a Rice con cloroformo mientras dormía. Inmediatamente después de asesinar a Rice, Jones falsificó un gran cheque a nombre de Patrick a nombre de Rice. Sin embargo, Jones escribió mal el nombre de Patrick en el cheque, lo que despertó sospechas y finalmente resultó en arrestos y condenas. La propiedad de Rice se utilizó para abrir un instituto de educación superior en Houston en 1912, que recibió el nombre de Universidad Rice en su honor.[127]

Reconstrucción

Una placa colocada en edificios en Galveston para indicar qué estructuras sobrevivieron al huracán de 1900.

Los supervivientes establecieron refugios temporales en tiendas de campaña excedentes del ejército de los Estados Unidos a lo largo de la costa. Eran tan numerosos que los observadores empezaron a referirse a Galveston como la “Ciudad Blanca en la Playa”.[128] En las dos primeras semanas después de la tormenta, aproximadamente 17.000 personas residían en estas tiendas de campaña, almacenes vacíos o edificios públicos.[129] Otros construyeron las llamadas casas de “madera de tormenta”, utilizando material recuperable de los escombros para construir refugios.[128] El comité de construcción, con un presupuesto de 450.000 dólares, abrió solicitudes de dinero para reconstruir y reparar viviendas. Los solicitantes aceptados recibieron suficiente dinero para construir una cabaña con tres habitaciones de 3,7 por 3,7 m (12 por 12 pies). En marzo de 1901, se habían construido 1.073 cabañas y se habían reparado 1.109 viviendas.[129]

Winifred Bonfils, una joven periodista que trabaja para William Randolph Hearst, fue la primera reportera en la línea en la zona cero del huracán en Galveston. Ella entregó una serie de informes exclusivos y Hearst envió suministros de ayuda en tren.[130] El 12 de septiembre, Galveston recibió su primer correo después de la tormenta. Al día siguiente, se restableció el servicio básico de agua y Western Union comenzó a brindar un servicio mínimo de telégrafo.[131] Tres semanas después de la tormenta, el algodón volvía a salir del puerto.[132]

Varias ciudades, empresas, organizaciones e individuos hicieron donaciones monetarias para la reconstrucción de Galveston. Para el 15 de septiembre, menos de una semana después de que la tormenta azotara Galveston, las contribuciones totalizaban alrededor de $1,5 millones. Más de 134.000 dólares en donaciones llegaron sólo desde la ciudad de Nueva York. Otras cinco ciudades importantes (St. Louis, Chicago, Boston, Pittsburgh y Filadelfia) también habían donado al menos 15.000 dólares hasta el 15 de septiembre.[133] Por estado, las donaciones más grandes incluyeron 228.000 dólares de Nueva York, 67.000 dólares de Texas y 56.000 dólares de Illinois, 53.000 dólares de Massachusetts y 52.000 dólares de Missouri. También vinieron contribuciones del extranjero, como Canadá, México, Francia, Alemania, Inglaterra y Sudáfrica,[70] incluidos 10.000 dólares cada uno de Liverpool y París. Andrew Carnegie hizo la mayor contribución personal, 10.000 dólares, mientras que su empresa siderúrgica donó otros 10.000 dólares.[133]

Clara Barton, fundadora y presidenta de la Cruz Roja Estadounidense y famosa por sus respuestas a las crisis de la segunda mitad del siglo XIX, respondió al desastre y visitó Galveston con un equipo de ocho trabajadores de la Cruz Roja. Este sería el último desastre al que Barton respondió, ya que tenía 78 años en ese momento y se jubilaría en 1904. Después de que Barton y el equipo observaron la catástrofe, la Cruz Roja instaló una sede temporal en un almacén de cuatro pisos en el distrito comercial. Su presencia en Galveston y sus pedidos de contribuciones dieron como resultado una cantidad sustancial de donaciones. En total, en el almacén se recibieron 258 barriles, 1.552 fundas de almohadas y 13 toneles de ropa de cama, ropa, vajilla, desinfectantes, comestibles, ferretería, suministros médicos y zapatos, mientras que se donaron 17.341 dólares en efectivo a la Cruz Roja. Se estimó que las contribuciones, tanto obsequios monetarios como suministros, alcanzaron unos 120.000 dólares.[72]

Antes del huracán de 1900, Galveston era considerada una ciudad hermosa y prestigiosa y era conocida como la “Isla Ellis del Oeste” y el “Wall Street del Suroeste”.[19] [134] Sin embargo, después de la tormenta, el desarrollo se desplazó hacia el norte, a Houston, que cosechó los beneficios del auge petrolero, particularmente después del descubrimiento de petróleo en Spindletop el 10 de enero de 1901.[135] El dragado del barco de Houston El canal comenzó en 1909,[136] y se inauguró en 1914, poniendo fin a las esperanzas de Galveston de recuperar su antiguo estatus como importante centro comercial.[137]

El gobierno de la ciudad de Galveston se reorganizó en un gobierno de comisión en 1901, una estructura recientemente ideada en la que el gobierno está formado por un pequeño grupo de comisionados, cada uno de los cuales es responsable de un aspecto de la gobernanza. Esto se debió al temor de que el ayuntamiento existente no fuera capaz de afrontar el problema de la reconstrucción de la ciudad. El aparente éxito de la nueva forma de gobierno inspiró a unas 500 ciudades en todo Estados Unidos a adoptar un gobierno de comisión en 1920. Sin embargo, el gobierno de comisión cayó en desgracia después de la Primera Guerra Mundial, y la propia Galveston pasó a ser un gobierno de consejo-administrador en 1960.[138]

Proteccion

Malecón, distrito de Galveston

Para evitar que futuras tormentas causaran una destrucción como la del huracán de 1900, se realizaron muchas mejoras en la isla. La ciudad de Galveston contrató a un equipo de tres ingenieros para diseñar estructuras de protección contra futuras tormentas: Alfred Noble, Henry Martyn Robert y HC Ripley.[139] Los tres ingenieros recomendaron y diseñaron un malecón. En noviembre de 1902, los residentes de Galveston aprobaron abrumadoramente un referéndum sobre bonos para financiar la construcción de un malecón, y aprobaron la medida por 3.085 votos contra 21.[124] Los primeros 4,8 km (3 millas) del malecón de Galveston, de 5,2 m (17 pies) de altura, se construyeron a partir de 1902 bajo la dirección de Robert.[140][141] En julio de 1904, se completó el primer segmento, aunque la construcción del malecón continuó durante varias décadas, y el segmento final se terminó en 1963.[140] Una vez finalizado, el malecón en su totalidad se extendió por más de 10 millas (16 kilómetros).[142]

Otro esfuerzo dramático para proteger Galveston fue su levantamiento, también recomendado por Noble, Robert y Ripley, y similar al levantamiento anterior de Chicago y Sacramento, California. Se dragaron aproximadamente 15.000.000 yd cúbicas (11.000.000 m3) de arena del canal de navegación de Galveston para elevar la ciudad, algunas secciones hasta 17 pies (5,2 m).[139] Se levantaron más de 2.100 edificios en el proceso de bombeo de arena debajo,[32] incluida la iglesia de San Patricio de 3.000 st (2.700 t). [70] Según el historiador David G. McComb, en 1911 se había elevado la pendiente de unos 500 bloques.[139] El malecón figuraba en el Registro Nacional de Lugares Históricos el 18 de agosto de 1977,[142] mientras que el malecón y El levantamiento de la isla fue nombrado conjuntamente Monumento Histórico Nacional de Ingeniería Civil por la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles el 11 de octubre de 2001.[143]

En 1915, una tormenta similar en fuerza y ​​trayectoria al huracán de 1900 azotó Galveston. La tormenta de 1915 provocó una marejada ciclónica de hasta 3,7 m (12 pies), poniendo a prueba la integridad del nuevo malecón. Aunque 53 personas en la isla de Galveston perdieron la vida en la tormenta de 1915, esto fue una gran reducción con respecto a las miles que murieron en 1900.[144] Otros poderosos ciclones tropicales pondrían a prueba la efectividad del malecón, incluido el huracán Carla en 1961, el huracán Alicia en 1983 y el huracán Ike en 2008. Carla causó principalmente daños graves relacionados con inundaciones costeras a estructuras desprotegidas por el malecón.[26] Después del huracán Alicia, el Cuerpo de Ingenieros estimó que el malecón evitó daños por alrededor de 100 millones de dólares.[126] A pesar del malecón, Ike dejó una gran destrucción en Galveston debido a la marejada ciclónica, y estimaciones preliminares indican que se produjeron daños por hasta 2 mil millones de dólares en playas, viviendas, hospitales, infraestructura y puertos.[145] Los daños en Galveston y sus alrededores provocaron propuestas de mejoras al malecón , incluida la adición de compuertas y más malecones.[146]

Era abierta y más allá

En historiografía, el huracán y la reconstrucción posterior dividen lo que se conoce como la Era Dorada (1875-1900) de la Era Abierta (1920-1957) de Galveston. El impacto más importante a largo plazo del huracán fue confirmar los temores de que Galveston era un lugar peligroso para realizar importantes inversiones en operaciones de transporte y fabricación; La economía de la Era Dorada ya no era posible cuando los inversores huyeron.[147] Sin embargo, la ciudad experimentó un repunte económico significativo a partir de la década de 1920, cuando la Prohibición y la aplicación laxa de la ley abrieron nuevas oportunidades para empresas criminales relacionadas con el juego y el contrabando en la ciudad. Galveston se convirtió rápidamente en un destino turístico de primer nivel gracias a los negocios de vicio abiertos en la isla. Esta nueva economía basada en el entretenimiento trajo décadas de prosperidad a la isla.[148]

Para conmemorar el centenario del huracán en 2000, se estableció el Comité de Tormentas 1900, que comenzó a reunirse en enero de 1998. El comité y el entonces alcalde de Galveston, Roger Quiroga, planearon varios eventos públicos en memoria de la tormenta, incluidas obras de teatro, un evento educativo almuerzo de recaudación de fondos, un servicio conmemorativo a la luz de las velas, una carrera de 5 km, la nueva dedicación de una placa conmemorativa de Clara Barton y la dedicación del Monumento al Lugar del Recuerdo.[149] En la dedicación del Monumento Lugar del Recuerdo, las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado cantaron “Reina de las Olas” y colocaron 10 rosas y otras 90 flores alrededor del monumento para conmemorar a las 10 monjas y 90 niños que perecieron después. el huracán destruyó el asilo de huérfanos de St. Mary. [150] Los oradores en el servicio conmemorativo a la luz de las velas incluyeron a la senadora estadounidense Kay Bailey Hutchison, que nació en Galveston; Administrador de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica D. James Baker; y el presentador de CBS Evening News, Dan Rather, quien ganó fama por su cobertura durante el huracán Carla en 1961.[151] The Daily News publicó una edición especial conmemorativa del centenario del periódico el 3 de septiembre de 2000.[149]

La última superviviente del huracán de Galveston de 1900, Maude Conic de Wharton, Texas,[152] murió el 14 de noviembre de 2004, a la edad declarada de 116 años, aunque el censo de 1900 y otros registros indican que era unos 10 años más joven.[153]

La Fundación Histórica de Galveston mantiene el Museo del Puerto de Texas en el Muelle 21 del puerto de Galveston. En el museo se incluye un documental titulado La gran tormenta, que relata el huracán de 1900.[154] [155]

Inundación del río Amarillo

Inundación del río Amarillo 1887

El 28 de diciembre de 1887, el río Amarillo después de varios días de lluvias incesantes desbordó las presas y causó una inundación masiva. Se cree que debido a las tierras bajas cerca de la zona, la inundación se extendió muy rápidamente por todo el norte de China, cubriendo alrededor de 130.000 km2, inundando gran cantidad de asentamientos agrícolas y de comercio. Después de la inundación, dos millones de personas quedaron sin hogar y la falta de elementos esenciales básicos causó un gran número de víctimas, se estima que entre 900.000 y 2 millones de personas en total.

Historia

Durante siglos, los agricultores que vivían cerca del río Amarillo en China habían construido diques para contener los ríos, que con el tiempo crecieron más porque, al no permitir que se inundaran, tenían que depositar su sedimento en el lecho del río. En 1887, este río crecido por días de fuertes lluvias, superó los diques alrededor del 28 de septiembre, provocando una enorme inundación. Dado que no existe una unidad internacional para medir la fuerza de una inundación, generalmente se clasifica según la magnitud del daño causado, la profundidad del agua y el número de víctimas.

Generalmente se cree que las aguas del río Amarillo atravesaron los diques de Huayuankou, cerca de la ciudad de Zhengzhou, en la provincia de Henan. Debido a las llanuras bajas cercanas a la zona, la inundación se extendió muy rápidamente por todo el norte de China, cubriendo aproximadamente 50.000 millas cuadradas (130.000 km2), inundando asentamientos agrícolas y centros comerciales. Después de la inundación, dos millones se quedaron sin hogar.[2] La pandemia resultante y la falta de artículos básicos se cobraron tantas vidas como las que se perdieron directamente a causa de la inundación. Fue una de las peores inundaciones de la historia, aunque la posterior inundación del río Yangtze-Huai en 1931 pudo haber matado hasta cuatro millones de personas.[3] El número de muertos estimado más alto es 2.000.000.[4]

El río Amarillo

El río Amarillo o Huang He es el segundo El río más largo de China (después del río Yangtze) y el séptimo más largo del mundo, con 4.845 km de largo. Originario de las montañas Bayankala en la provincia de Qinghai en el oeste de China, fluye a través de nueve provincias de China y desemboca en el mar de Bohai. La cuenca del río Amarillo tiene una distancia de este a oeste de 1.900 km y una distancia de norte a sur de 1.100 km.

El área total de la cuenca es de 752,443 km². Se le llama “Río Amarillo” por el color amarillo ocre del agua fangosa en el curso inferior del río. El río transporta 1,6 mil millones de toneladas de limo (loess) anualmente en el punto donde desciende de la meseta de Loess, y deposita limo en su lecho donde fluye lentamente. Los depósitos de limo son muy fértiles y el área produce la mitad del algodón de China y más de la mitad del trigo de China.

El río Amarillo se llama el “río madre de China” y “la cuna de la civilización china”. Miles de sitios arqueológicos del período Neolítico (c. 12.000 a 2.000 a.C.) indican que la agricultura establecida comenzó en China debajo del recodo sur del río Amarillo. La dinastía Shang floreció en el valle bajo del río Amarillo desde 1750 hasta 1040 a. C.

El río Amarillo también se llama “El dolor de China” porque es extremadamente propenso a las inundaciones. Entre 602 a.C. y 1938, se inundó 1.593 veces y cambió de rumbo 26 veces. Las dificultades causadas por las inundaciones han tenido una influencia significativa en la historia de China. En 1955, el gobierno de la República Popular China desarrolló un plan para controlar las inundaciones y generar energía eléctrica. Se han plantado árboles y se han represado los afluentes de la cuenca del río Amarillo en un esfuerzo por controlar el flujo del río, y desde 1960 se han abierto más de una docena de centrales hidroeléctricas.

Características

El río Amarillo se destaca por la gran cantidad de limo que transporta, 1.600 millones de toneladas anuales en el punto donde desciende de la meseta de Loess. Si corre hacia el mar con un volumen suficiente, se transportan 1.400 millones de toneladas al mar.

Debido a su gran carga de limo, el río Amarillo es un arroyo depositante: es decir, deposita parte de su carga de suelo en su lecho en tramos donde fluye lentamente. Estos depósitos elevan el cauce del río, que fluye entre diques en sus tramos inferiores. A lo largo de la historia, los campesinos chinos han construido diques de tierra cada vez más altos, de hasta seis metros en algunos lugares, para contener el flujo del río.

Cuando ocurre una inundación, el río puede salir de los diques hacia la llanura de inundación inferior circundante y adoptar un nuevo curso. Históricamente, esto ha ocurrido aproximadamente una vez cada cien años. En los tiempos modernos, se ha realizado un esfuerzo considerable para fortalecer los diques naturales y controlar las inundaciones.

Los depósitos de limo son muy fértiles y el área produce la mitad del algodón de China y más de la mitad del trigo.

El delta del río Amarillo tiene un total de 8.000 kilómetros cuadrados. Sin embargo, desde 1996 se ha informado que se está reduciendo ligeramente cada año, debido a la erosión.

Geografía

Desde sus fuentes, el lago Gyaring y el lago Ngoring, en lo alto de las montañas Bayankala en la provincia de Qinghai en la meseta de Qinghai-Tíbet en el extremo oeste de China, el río Amarillo gira hacia el norte, se dobla hacia el sur, creando la “Gran Curva” y luego fluye generalmente hacia el este a través del norte de China hasta el golfo de Bohai, drenando una cuenca de 752,443 km², que sostiene a 120 millones de personas. La cuenca del río Amarillo tiene una distancia de este a oeste de 1.900 km y una distancia de norte a sur de 1.100 km.

El río se divide comúnmente en tres tramos. Diferentes académicos tienen distintas opiniones sobre el criterio de división.

Los limos recibidos de los tramos medios forman sedimentos aquí, elevando el lecho del río. Durante 2000 años de construcción de diques, los depósitos de sedimentos excesivos han elevado el lecho del río varios metros por encima del suelo circundante. Pocos afluentes se suman al caudal en esta etapa; casi todos los ríos del sur desembocan en el río Huai, mientras que los del norte desembocan en el río Hai.

Provincias y ciudades del río Amarillo

Originario de las montañas Bayankala, el río Amarillo pasa ahora por nueve provincias chinas, Qinghai, Sichuan, Gansu, Ningxia, Mongolia Interior, Shaanxi, Shanxi, Henan y Shandong. La desembocadura del río Amarillo se encuentra en Dongying, Shandong.

Las provincias de Hebei y Henan derivan sus nombres del Huang He. Sus nombres significan respectivamente “norte” y “sur” del río (Amarillo).

Las principales ciudades ubicadas a lo largo del río Amarillo incluyen, a partir de la fuente: Lanzhou, Wuhai, Baotou, Kaifeng y Jinan.

Inundaciones

Las inundaciones en el río Amarillo representan algunos de los desastres naturales más mortíferos jamás registrados en la historia de la humanidad. La llanura de la llanura del norte de China contribuye a la letalidad de las inundaciones. Un ligero aumento del nivel del agua cubre por completo una gran parte de la tierra en el agua; cuando ocurre una inundación, una parte de la población muere inicialmente por ahogamiento, seguida de muertes por enfermedades propagadas por la inundación y luego la consiguiente hambruna.

En 1887, el río inundó la llanura del norte de China causando entre 900.000 y 2.000.000 de muertes.

En 1931, el río inundó la llanura del norte de China y provocó entre 1.000.000 y 4.000.000 de muertes.

En 1938, durante la Segunda Guerra Chino-Japonesa, las tropas nacionalistas bajo las órdenes de Chiang Kai-Shek volaron los diques que contenían el río Amarillo en Huayankou, provincia de Henan, para detener el avance de las tropas japonesas. Esto resultó en la inundación de un área de 54.000 km² y la muerte de 500.000-900.000 personas. Otros 11 millones se quedaron sin comida ni refugio. El dique fue reparado en 1947.

En 1955, el gobierno de la República Popular China desarrolló un plan para controlar las inundaciones y generar energía eléctrica, que incluía proyectos de conservación de agua a gran escala en los tramos superiores del río. Se han plantado árboles y se han represado los afluentes de la cuenca del río Amarillo en un esfuerzo por controlar el flujo del río.

Desde 1972, los tramos inferiores del río Amarillo, desde Jinan hasta el mar, se han secado casi todos los años; en 1997 el período seco persistió durante 226 días. El bajo volumen de agua se debe a una mayor demanda de riego, que se multiplicó por cinco desde 1950. En 1999, el agua desviada del río sirvió a 140 millones de personas e irrigó 74.000 km² de tierra. El mayor volumen de agua ocurre durante la temporada de lluvias, de julio a octubre, cuando fluye el 60 por ciento del volumen del río, pero se necesita agua para riego entre marzo y junio.

Se han construido varias presas para capturar el exceso de agua para su uso cuando sea necesario y para el control de inundaciones y la generación de electricidad, pero debido a la alta carga de sedimentos, se espera que su vida sea limitada. Un Proyecto de Transferencia de Agua Sur-Norte propuesto involucra varios esquemas para desviar el agua del río Yangtze, uno en las cabeceras occidentales de los ríos donde están más cerca el uno del otro, otro de los tramos superiores del río Han y un tercero usando el ruta del Gran Canal.

Los desastres naturales son fenómenos trágicos que suelen afectarnos de forma aleatoria y poco frecuente, pero no fue así para los habitantes del valle por donde atraviesa el río Huang He (popularmente referido como el Río Amarillo) en China. En un lapso de poco más de medio siglo, entre 1887 y 1943, una cantidad cercana a los 10 millones de personas murieron ahogadas, en hambrunas o por enfermedades resultado de inundaciones catastróficas en este lugar.

Aunque apocalípticas, este tipo de inundaciones no eran novedad en el Huang He. Antes de la construcción de presas modernas que inició en 1943, los chinos habían registrado más de 1,500 inundaciones, lo que le valió a este sitio el mote de “el pesar de China”. En varias partes del mundo es posible encontrar valles con una mayor densidad de población, como sucede en el Yangtsé, por ejemplo. Y hay ríos que se inundan con mucha mayor frecuencia, como el Nilo. Incluso están los que llevan un mayor caudal de agua, como el Amazonas. ¿Entonces, por qué el Huang He fue tan mortal?

Las grandes tragedias.

Y así se mantuvo hasta el año de 1887, cuando una serie de lluvias record en primavera y la nieve derretida lo forzaron a rebasar los diques de más de 18 metros de altura. El agua que fluía desde la parte posterior de los diques los erosionó rápidamente y permitió que todo el río, en ese punto con más de 1.6 kilómetros de ancho, se saliera hacia la llanura aluvial. La inundación terminó con la vida de decenas de miles de personas y los daños en los cultivos a las granjas cercanas se cobraron la vida de más de un millón de habitantes.

Este desastre hubiera sido el más mortífero (sin incluir la peste) en la historia registrada si no fuera por otra inundación que sucedió tan solo 44 años después. En 1931, el Huang He reclamó entre 850 mil y 4 millones de vidas en lo que sigue considerándose el peor desastre natural de la historia.

Tormenta de nieve en Irán

Tormenta de nieve en Irán 1972

Localización

País: Iran

Regiones afectadas: Oeste

Detalles de contacto: 36 ° 14 ′ 47 ″ N, 46 ° 15 ′ 59 ″ E

Características

Tipo: Nevada

Altura de la nieve: 7,9 metros

Fecha de formación: 3 de febrero de 1972

Fecha de disipación: 9 de febrero de 1972

Consecuencias

Número de muertes: 4000

Destrucción notable: 200 pueblos borrados del mapa

Irán, mapa de ubicación

Evolución meteorológica

Una serie de tormentas de nieve a finales de enero ya habían provocado acumulaciones sobre el oeste de Irán. Pasando de Azerbaiyán a Irán entre el 3 y el 8 de febrero, esta ventisca dejó 7,9 metros de nieve, el equivalente a un edificio de dos pisos y medio. Los vientos y la nieve provocaron la rotura de árboles y corrientes de agua. La nieve ha enterrado los rieles, carreteras y muchos pueblos, así como vehículos aplastados bajo su peso.

En el punto álgido de la tormenta, las autoridades estimaron que una región que abarcaba todo el oeste de Irán estuvo nevada durante una semana. Se interrumpió el suministro de alimentos y medicinas y la temperatura bajó a -25  ° C, lo que hizo muy precaria la supervivencia de las víctimas. Para complicar las cosas, una epidemia de influenza ha afectado a las zonas rurales desde el comienzo del invierno, y ya ha causado la muerte de varias personas.

El 9 de febrero, durante una pausa de 24 horas, los rescatistas que llegaron en helicópteros pudieron llegar a parte de la región. Donde había aldeas, encontraron inmensos ventisqueros que tuvieron que excavarse para encontrar a menudo solo cuerpos congelados. En la aldea de Sheklab, encontraron dieciocho cadáveres antes de que azotara otra tormenta de nieve el 11 de febrero, lo que obligó a los rescatistas a evacuar.

Los helicópteros del ejército dejaron caer dos toneladas de comida, en forma de panes y dátiles, esparcidos en ventisqueros alrededor de las aldeas con la esperanza de que los residentes pudieran repostar si pudieran hacer un túnel desde su tumba blanca. Pocos pudieron beneficiarse de él, en el pueblo de Sheklab nadie sobrevivió de una población de 100 personas.

 La tormenta de nieve de Irán de febrero de 1972 fue la tormenta de nieve más mortífera de la historia, según recoge el Libro Guinness de los Récords.[1][2] Un período de una semana de bajas temperaturas y severas tormentas invernales, que duró del 3 al 9 de febrero de 1972, provocó la muerte de más de 4.000 personas.[3] Las tormentas arrojaron más de 7,9 metros (25 pies 11 pulgadas) de nieve en zonas rurales del noroeste, centro y sur de Irán.[4] La tormenta de nieve llegó después de cuatro años de sequía.[5]

Personas ayudando a un coche accidentado algunos días antes del apogeo de la tormenta de nieve en Irán en 1972

Tipo: Ciclón extratropical
Tormenta invernal
Ventisca

Daño: ≥ 20 millones de dólares

El sur de Irán recibió hasta 7,9 metros (26 pies) de nieve, enterrando al menos a 4.000 personas. Según informes contemporáneos del periódico Ettela’at, la ciudad de Ardakan y las aldeas periféricas fueron las más afectadas, sin supervivientes en Kakkan o Kumar. En el noroeste, cerca de la frontera con Turquía, fue enterrado el pueblo de Shaklabad y sus 100 habitantes. Según algunos expertos, alrededor de 200 pueblos quedaron sepultados bajo la nieve y completamente borrados del mapa.[6][7]

Los eventos

Una parte de la primera página del periódico Etella’at publicada el 13 de febrero de 1972 durante la tormenta de nieve de Irán de 1972. Los títulos incluyen “60 personas asfixiadas bajo la nieve”, en referencia a la tormenta de nieve de 1972 en Irán, y ” Rey y Reina en Saint Moritz “.

A finales de enero ya se habían acumulado una serie de tormentas de nieve sobre el oeste de Irán. Al pasar de Azerbaiyán a Irán entre el 3 y el 8 de febrero, la tormenta de nieve dejó hasta 8 metros (26 pies) de nieve.[1] El viento y la nieve provocaron la rotura de árboles y líneas eléctricas. La nieve enterró vías, carreteras y muchas aldeas, y aplastó vehículos bajo su peso.

En el punto álgido de la tormenta, las autoridades estimaron que una región que incluía todo el oeste de Irán estuvo bajo la nieve durante una semana.[1] El suministro de alimentos y medicinas se agotó y la temperatura se desplomó a -25 °C (-13 °F), lo que hizo incierta la supervivencia de las víctimas de la tormenta de nieve. Además, a principios del invierno una epidemia de gripe comenzó a afectar a las zonas rurales y ya se cobró varias vidas.[1]

La tormenta de nieve cortó la conectividad de cientos de aldeas en Azerbaiyán; 20 autobuses que transportaban personas quedaron atrapados a ambos lados del paso de montaña de Heyran y un autobús que transportaba a 30 pasajeros se estrelló en el paso de montaña de Heyran, matando a todos sus pasajeros. Las tropas del ejército soviético llegaron demasiado tarde para rescatar a los ciudadanos soviéticos que habían quedado atrapados. Se produjeron avalanchas en la carretera de Chalus y se cortó el suministro eléctrico en el puerto de Anzali. Cientos de pasajeros y conductores quedaron atrapados en las carreteras y las principales carreteras del país y el tren de Azerbaiyán quedaron detenidos. Algunas personas en Tabriz se desmayaron de frío. Los pilotos de aviones extranjeros no se atrevieron a aterrizar en Mehrabad y los ciudadanos de Hamadan quedaron atrapados en sus casas. Se cerraron escuelas en 15 ciudades, al igual que muchos otros eventos que fueron noticia.[8]

Una parte de la primera página del periódico Etella’at publicada el 23 de enero de 1972 durante la tormenta de nieve de Irán de 1972, la tormenta de nieve más mortífera de la historia. Algunos de los títulos decían: “Condiciones inusuales en Teherán debido a las fuertes nevadas y al frío” y “La nieve cortó la conexión entre 3.750 aldeas en la provincia de Azerbaiyán”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Erupción del monte Tambora

Erupción del monte Tambora 1815

El Monte Tambora es un volcán en la isla de Sumbawa en la actual Indonesia, entonces parte de las Indias Orientales Holandesas,[2] y su erupción de 1815 fue la erupción volcánica más poderosa de la historia humana registrada. Esta erupción con índice de explosividad volcánica (VEI) 7 expulsó de 37 a 45 km 3 (8,9 a 10,8 millas cúbicas) de material equivalente a roca densa (DRE) a la atmósfera,[3] y fue la erupción VEI-7 confirmada más reciente.[4]

1815 erupción del monte Tambora

Imagen en falso color del monte Tambora, tomada desde el transbordador espacial Endeavour el 13 de mayo de 1992; este en la cima.

Volcán: Monte Tambora

Fecha de inicio: 1812[1]

Fecha final: 15 de julio de 1815[1]

Tipo: Ultra-pliniano

Ubicación: Sumbawa, Islas Menores de la Sonda, Indias Orientales Holandesas (ahora Indonesia) 8,25°S 118,00°E

Volumen: 37 a 45 km 3 (8,9 a 10,8 millas cúbicas)

Impacto

10.000 a 11.000 muertes por efectos volcánicos directos; 49.000 a 90.000 muertes por hambrunas y enfermedades epidémicas posteriores a la erupción en Sumbawa, Lombok y Bali; Reducción de las temperaturas globales en el año siguiente, lo que provocó hambrunas en numerosas regiones.

Aunque la erupción del monte Tambora alcanzó un clímax violento el 10 de abril de 1815,[5] durante los siguientes seis meses a tres años se produjeron un aumento de la formación de vapor y pequeñas erupciones freáticas. Las cenizas de la columna eruptiva se dispersaron por todo el mundo y redujeron las temperaturas globales en un evento conocido a veces como el Año sin verano en 1816.[6] Este breve período de cambio climático significativo provocó condiciones climáticas extremas y pérdidas de cosechas en muchas áreas del mundo. Varios forzamientos climáticos coincidieron e interactuaron de una manera sistemática que no se ha observado después de ninguna otra gran erupción volcánica desde principios de la Edad de Piedra.

Cronología de la erupción

Topografía actual de Sumbawa, el monte Tambora en el centro, la montaña más grande

Las regiones estimadas de caída de ceniza volcánica durante la erupción de 1815. Las áreas rojas muestran el espesor de la caída de ceniza volcánica. La región más exterior (1 cm (1 ⁄ 2  pulgadas) de espesor) llegaba a Borneo y Sulawesi.

El monte Tambora experimentó varios siglos de inactividad antes de 1815, causado por el enfriamiento gradual del magma hidratado en su cámara de magma cerrada.[7] Dentro de la cámara, a profundidades entre 1,5 y 4,5 km (5.000 y 15.000 pies), se formó la exsolución de un magma fluido a alta presión durante el enfriamiento y cristalización del magma. Se generó una sobrepresurización de la cámara de aproximadamente 4000 a 5000 bar (400 a 500 MPa; 58 000 a 73 000 psi), con una temperatura que oscilaba entre 700 y 850 ° C (1290 a 1560 ° F).[7] En 1812, el volcán comenzó a retumbar y generó una nube oscura.[8] El 5 de abril de 1815, se produjo una erupción gigante, seguida de estruendosos sonidos de detonación que se escucharon en Makassar en Sulawesi a 380 km (240 millas) de distancia, Batavia (ahora Yakarta) en Java a 1260 km (780 millas) de distancia, y Ternate en el Islas Molucas a 1.400 km (870 millas) de distancia. En la mañana del 6 de abril, comenzaron a caer cenizas volcánicas en Java Oriental y se produjeron débiles sonidos de detonación que duraron hasta el 10 de abril. Lo que al principio se pensó que era el sonido de disparos se escuchó el 10 de abril en Sumatra, a más de 2.600 kilómetros (1.600 millas) de distancia.[9]

Aproximadamente a las 19:00 horas del 10 de abril, las erupciones se intensificaron.[8] Tres columnas se elevaron y se fusionaron.[9]:249  Toda la montaña se convirtió en una masa fluida de “fuego líquido”.[9]:249  piedras pómez de hasta 20 cm (8 pulgadas) de diámetro comenzaron a llover alrededor de las 20:00, seguidas de ceniza alrededor de las 21:00-22:00. Los flujos piroclásticos cayeron en cascada desde la montaña hasta el mar en todos los lados de la península, arrasando el pueblo de Tambora. Se escucharon fuertes explosiones hasta la noche siguiente, el 11 de abril. El velo de ceniza se extendió hasta Java Occidental y Sulawesi del Sur. En Batavia se notaba un olor a nitroso y cayeron fuertes lluvias teñidas de tefra, que finalmente amainaron entre el 11 y el 17 de abril.[8]

Las primeras explosiones se oyeron en esta isla la tarde del 5 de abril, se notaron en todos los barrios y continuaron a intervalos hasta el día siguiente. En un primer momento, el ruido se atribuyó casi universalmente a un cañón lejano; tanto es así, que un destacamento de tropas marchó desde Djocjocarta, creyendo que se estaba atacando un puesto vecino, y junto a la costa, en dos ocasiones se enviaron barcos en busca de un supuesto barco en peligro.

— Memorias de Sir Stamford Raffles [9] : 241 

La explosión tuvo un VEI estimado de 7.[10] Se estima que se expulsaron 41 km3 (10 millas cúbicas) de traquiandesita piroclástica, con un peso aproximado de 10 mil millones de toneladas. Esto dejó una caldera que medía 6 a 7 kilómetros (3+1 ⁄ 2 – 4+1 ⁄  milla) de ancho y 600 a 700 m (2000 a 2300 pies) de profundidad.[8] La densidad de las cenizas caídas en Makassar fue de 636 kg/m 3 (39,7 lb/pie cúbico).[11] Antes de la explosión, la elevación máxima del monte Tambora era de unos 4.300 m (14.100 pies),[8] lo que lo convierte en uno de los picos más altos del archipiélago de Indonesia. Después de la explosión, su elevación máxima había caído a sólo 2.851 m (9.354 pies), aproximadamente dos tercios de su altura anterior.[12]

La erupción de Tambora de 1815 es la erupción más grande observada en la historia registrada, como se muestra en la siguiente tabla.[8][4] La explosión se escuchó a 2.600 km (1.600 millas) de distancia y la ceniza cayó al menos a 1.300 km (810 millas) de distancia.[8]

Secuelas

En mi viaje hacia la parte occidental de la isla pasé por casi todo Dompo y una parte considerable de Bima. Es impactante contemplar la extrema miseria a la que han sido reducidos los habitantes. Al borde del camino aún quedaban los restos de varios cadáveres y las huellas del lugar donde muchos otros habían sido enterrados: los pueblos casi completamente desiertos y las casas derrumbadas, los habitantes supervivientes se habían dispersado en busca de alimentos. … Desde la erupción, en Bima, Dompo y Sang’ir ha prevalecido una violenta diarrea que se ha llevado a un gran número de personas. Los nativos suponen que fue causado por beber agua impregnada de cenizas; y los caballos también han muerto, en gran número, a causa de una enfermedad similar.

—Teniente. Philips, ordenado por Sir Stamford Raffles para ir a Sumbawa.[9]  248–249 

Toda la vegetación de la isla fue destruida. Los árboles arrancados de raíz, mezclados con ceniza de piedra pómez, fueron arrastrados al mar y formaron balsas de hasta cinco kilómetros (tres millas) de ancho.[8] Entre el 1 y el 3 de octubre, los barcos británicos Fairlie y James Sibbald encontraron extensas balsas de piedra pómez a unos 3.600 km (2.200 millas) al oeste de Tambora.[13] Nubes de espesas cenizas todavía cubrían la cumbre el 23 de abril. Las explosiones cesaron el 15 de julio, aunque se observaron emisiones de humo hasta el 23 de agosto. En agosto de 1819, cuatro años después del suceso, se registraron llamas y fuertes réplicas.

Un tsunami de tamaño moderado azotó las costas de varias islas del archipiélago indonesio el 10 de abril, con una altura de hasta 4 m (13 pies) en Sanggar alrededor de las 22:00 horas.[8] Se informó de un tsunami de 1 a 2 m (3 a 7 pies) de altura en Besuki, Java Oriental, antes de la medianoche, y uno de 2 m (7 pies) de altura en las Islas Molucas. Se estima que el número total de muertos ronda los 4.600.[14]

Los cielos amarillos propios del verano de 1815 tuvieron un profundo impacto en las pinturas de JMW Turner

La columna de erupción alcanzó la estratosfera a una altitud de más de 43 km (141.000 pies).[4] Las partículas de ceniza más gruesas se asentaron una o dos semanas después de las erupciones, pero las partículas de ceniza más finas permanecieron en la atmósfera desde unos pocos meses hasta algunos años a altitudes de 10 a 30 km (33 000 a 98 000 pies).[8] Los vientos longitudinales esparcen estas finas partículas por todo el mundo, creando fenómenos ópticos. En Londres se observaron con frecuencia atardeceres y crepúsculos prolongados y de colores brillantes entre el 28 de junio y el 2 de julio de 1815 y el 3 de septiembre y el 7 de octubre de 1815. [8 ] El brillo del cielo crepuscular normalmente aparecía de color naranja o rojo cerca del horizonte y violeta o rosa arriba.

El número estimado de muertes varía según la fuente. Zollinger (1855) cifra el número de muertes directas en 10.000, probablemente causadas por flujos piroclásticos. En Sumbawa, 18.000 personas murieron de hambre o de enfermedades. Alrededor de 10.000 personas en Lombok murieron a causa de enfermedades y hambre.[15] Petroeschevsky (1949) estimó que unas 48.000 personas murieron en Sumbawa y 44.000 en Lombok.[16] Stothers en 1984 y varios otros autores han aceptado la afirmación de Petroeschevsky de 88.000 muertes en total.[8] Sin embargo, un artículo de 1998 escrito por J. Tanguy y otros afirmó que las cifras de Petroeschevsky eran infundadas y estaban basadas en referencias imposibles de rastrear.[17] La ​​revisión de Tanguy del número de muertos se basó en el trabajo de Zollinger en Sumbawa durante varios meses después de la erupción y en las notas de Thomas Raffles.[9] Tanguy señaló que pudo haber habido víctimas adicionales en Bali y Java Oriental debido al hambre y las enfermedades. Su estimación fue de 11.000 muertes por efectos volcánicos directos y 49.000 por hambrunas y enfermedades epidémicas posteriores a la erupción.[17] Oppenheimer escribió que hubo al menos 71.000 muertes en total.[4] Reid ha estimado que 100.000 personas en Sumbawa, Bali y otros lugares murieron por los efectos directos e indirectos de la erupción.[18]

Alteración de las temperaturas globales.

La erupción provocó un invierno volcánico. Durante el verano del hemisferio norte de 1816, las temperaturas globales se enfriaron 0,53 °C (0,95 °F). Este enfriamiento tan significativo provocó directa o indirectamente 90.000 muertes. La erupción del monte Tambora fue la causa más importante de esta anomalía climática.[19] Si bien hubo otras erupciones en 1815, Tambora está clasificada como una erupción VEI-7 con una columna de 45 km (148.000 pies) de altura, eclipsando a todas las demás en al menos un orden de magnitud.

El VEI se utiliza para cuantificar la cantidad de material expulsado, siendo un VEI-7 de 100 km 3 (24 millas cúbicas). Cada valor de índice por debajo de ese es un orden de magnitud (es decir, diez veces) menor. Además, la erupción de 1815 se produjo durante un Mínimo de Dalton, un período de radiación solar inusualmente baja.[20] El vulcanismo juega un papel importante en los cambios climáticos, tanto a nivel local como global. Esto no siempre se entendió y no entró en los círculos científicos como un hecho hasta que la erupción del Krakatoa en 1883 tiñó los cielos de naranja.[19]

La escala de la erupción volcánica determinará la importancia del impacto sobre el clima y otros procesos químicos, pero se medirá un cambio incluso en los entornos más locales. Cuando los volcanes entran en erupción, expulsan dióxido de carbono (CO2), agua, hidrógeno, dióxido de azufre (SO2), cloruro de hidrógeno, fluoruro de hidrógeno y muchos otros gases (Meronen et al. 2012). El CO 2 y el agua son gases de efecto invernadero, que representan el 0,0415 por ciento y el 0,4 por ciento de la atmósfera, respectivamente. Su pequeña proporción oculta su importante papel a la hora de atrapar la radiación solar y reirradiarla de regreso a la Tierra.

Efectos globales

Concentración de sulfato en núcleos de hielo del centro de Groenlandia, datada mediante el conteo de variaciones estacionales de isótopos de oxígeno: alrededor de la década de 1810 se produjo una erupción desconocida.[21]

La erupción de 1815 liberó SO2 a la estratosfera, provocando una anomalía climática global. Diferentes métodos han estimado la masa de azufre eyectada durante la erupción: el método petrológico; una medición óptica de la profundidad basada en observaciones anatómicas; y el método de concentración de sulfato de núcleos de hielo polar, utilizando núcleos de Groenlandia y la Antártida. Las cifras varían según el método, oscilando entre 10 y 120 millones de toneladas.[4]

En la primavera y el verano de 1815, se observó una “niebla seca” persistente en el noreste de Estados Unidos. La niebla enrojeció y oscureció la luz del sol, de modo que las manchas solares eran visibles a simple vista. Ni el viento ni la lluvia dispersaron la “niebla”. Fue identificado como un velo de aerosol de sulfato estratosférico.[4] En el verano de 1816, los países del hemisferio norte sufrieron condiciones climáticas extremas, denominadas el “Año sin verano. Las temperaturas globales promedio disminuyeron entre 0,4 y 0,7 °C (0,7 a 1,3 °F),[8] lo suficiente como para causar importantes problemas agrícolas en todo el mundo. El 4 de junio de 1816, se informaron heladas en las elevaciones superiores de New Hampshire, Maine (entonces parte de Massachusetts), Vermont y el norte de Nueva York. El 6 de junio de 1816, nevó en Albany, Nueva York y Dennysville, Maine.[4] El 8 de junio de 1816, se informó que la capa de nieve en Cabot, Vermont, todavía tenía 46 cm (18 pulgadas) de profundidad.[22] Tales condiciones se produjeron durante al menos tres meses y arruinaron la mayoría de los cultivos agrícolas en América del Norte. Canadá experimentó un frío extremo durante ese verano. Nieve de 30 cm (12 pulgadas) de profundidad acumulada cerca de la ciudad de Quebec del 6 al 10 de junio de 1816.

El segundo año más frío en el hemisferio norte desde alrededor de 1400 fue 1816, y la década de 1810 es la década más fría registrada. Esa fue la consecuencia de la erupción del Tambora en 1815 y posiblemente de otra erupción del VEI-6 a finales de 1808. Las anomalías de la temperatura de la superficie durante el verano de 1816, 1817 y 1818 fueron −0,51 °C (−0,92 °F), −0,44 °C (−0,79 °F) y −0,29 °C (−0,52 °F), respectivamente.[10] Algunas partes de Europa también experimentaron un invierno más tormentoso.[cita necesaria]

Se ha atribuido a esta anomalía climática la gravedad de las epidemias de tifus en el sudeste de Europa y a lo largo del mar Mediterráneo oriental entre 1816 y 1819.[4] Los cambios climáticos perturbaron los monzones indios, provocaron tres cosechas fallidas y hambrunas, y contribuyeron a la propagación del tifus, una nueva cepa de cólera que se originó en Bengala en 1816.[23] Mucho ganado murió en Nueva Inglaterra durante el invierno de 1816-1817. Las temperaturas frescas y las fuertes lluvias provocaron cosechas fallidas en las Islas Británicas. Las familias de Gales viajaron largas distancias como refugiados, pidiendo comida. La hambruna prevaleció en el norte y suroeste de Irlanda, tras el fracaso de las cosechas de trigo, avena y patatas. La crisis fue grave en Alemania, donde los precios de los alimentos aumentaron bruscamente y en muchas ciudades europeas se produjeron manifestaciones frente a mercados de cereales y panaderías, seguidas de disturbios, incendios provocados y saqueos. Fue la peor hambruna del siglo XIX.[4]

Efectos del vulcanismo

El vulcanismo afecta a la atmósfera de dos maneras distintas: un enfriamiento a corto plazo causado por la insolación reflejada y un calentamiento a largo plazo debido al aumento de los niveles de CO2. La mayor parte del vapor de agua y del CO2 se acumula en las nubes en unas pocas semanas o meses porque ambos ya están presentes en grandes cantidades, por lo que los efectos son limitados.[24] Se ha sugerido que una erupción volcánica en 1809 también pudo haber contribuido a una reducción de las temperaturas globales.[21]

Impacto de la erupción

Según la mayoría de los cálculos, la erupción de Tambora fue al menos un orden de magnitud completo (10 veces) mayor que la del Monte Pinatubo en 1991 (Graft et al. 1993)[cita necesaria] Se estima que 1220 m (4000 pies) de la erupción La cima de la montaña se derrumbó para formar una caldera, reduciendo la altura de la cumbre en un tercio. Alrededor de 100 km3 (24 millas cúbicas) de roca fueron lanzados al aire (Williams 2012)[cita necesaria] También se bombearon gases tóxicos a la atmósfera, incluido azufre que causó infecciones pulmonares (Cole-Dai et al. 2009).[cita necesaria] La ceniza volcánica tenía más de 100 cm (40 pulgadas) de profundidad dentro de los 75 km (45 millas) de la erupción, mientras que las áreas dentro de un radio de 500 km (300 millas) vieron una caída de ceniza de 5 cm (2 pulgadas) y ceniza, se podía encontrar a una distancia de hasta 1.300 km (810 millas).[4] Las cenizas quemaron y sofocaron los cultivos, creando una escasez inmediata de alimentos en Indonesia. (Cole-Dai et al. 2009)[cita necesaria] La eyección de estos gases, especialmente cloruro de hidrógeno, provocó que la precipitación fuera extremadamente ácida, matando gran parte de los cultivos que sobrevivieron o rebrotaron durante la primavera. La escasez de alimentos se vio agravada por las guerras napoleónicas, las inundaciones y el cólera.[4] Su liberación de energía fue equivalente a aproximadamente 33 gigatoneladas de TNT (1,4 × 1020  J).[25]

José Miguel Viñas en X: “Este mapa del alcance de la ceniza generada por la erupción del #Tambora, en ABR-1815, por espesores, es impactante. Se acumuló una capa de 1 cm

Las cenizas en la atmósfera durante varios meses después de la erupción reflejaron cantidades significativas de radiación solar, lo que provocó veranos inusualmente fríos que contribuyeron a la escasez de alimentos.[4] China, Europa y América del Norte tuvieron temperaturas bien documentadas por debajo de lo normal, que devastaron sus cosechas. La temporada de monzones en China e India se alteró, provocando inundaciones en el valle del Yangtze y obligando a miles de chinos a huir de las zonas costeras. (Granados et al. 2012)[cita necesaria] Los gases también reflejaron parte de la radiación solar entrante ya disminuida, provocando una disminución de 0,4 a 0,7 °C (0,7 a 1,3 °F) en las temperaturas globales a lo largo de la década. Durante los veranos de 1816 y 1817 se formó una presa de hielo en Suiza, lo que le valió a 1816 el título de “Año sin verano”.[24] Los meses de invierno de 1816 no fueron muy diferentes de los de años anteriores, pero la primavera y el verano mantuvieron temperaturas frescas hasta heladas. El invierno de 1817, sin embargo, fue radicalmente diferente, con temperaturas inferiores a -34 °C (-30 °F) en el centro y norte de Nueva York, lo suficientemente frías como para congelar lagos y ríos que normalmente se utilizaban para transportar suministros. Tanto Europa como América del Norte sufrieron heladas que duraron hasta junio, con una acumulación de nieve de 32 cm (13 pulgadas) en agosto, que acabó con los cultivos recientemente plantados y paralizó la industria alimentaria. La duración de las temporadas de crecimiento en partes de Massachusetts y New Hampshire fue de menos de 80 días en 1816, lo que provocó pérdidas en las cosechas (Oppenheimer 2003). Se observaron puestas de sol visualmente únicas en Europa occidental y se observó niebla roja a lo largo de la costa este de los EE. UU. Estas condiciones atmosféricas únicas persistieron durante la mayor parte de 2,5 años (Robock 2000)[cita necesaria]

Los científicos han utilizado núcleos de hielo para monitorear los gases atmosféricos durante la década fría (1810-1819), y los resultados han sido desconcertantes. Las concentraciones de sulfato encontradas tanto en la estación Siple, en la Antártida como en el centro de Groenlandia rebotaron de 5,0[se necesita aclaración] en enero de 1816 a 1,1[se necesita aclaración] en agosto de 1818.[21] Esto significa que se expulsaron a la atmósfera entre 25 y 30 teragramos de azufre, la mayor parte de los cuales provino de Tambora, seguido de una rápida disminución a través de procesos naturales. Tambora provocó el mayor cambio en las concentraciones de azufre en los núcleos de hielo de los últimos 5.000 años. Las estimaciones del rendimiento de azufre varían de 10 teragramos (Black et al. 2012)[cita necesaria] a 120 teragramos (Stothers 2000)[cita necesaria] con un promedio de estimaciones de 25 a 30 teragramos. Las altas concentraciones de azufre podrían haber causado un calentamiento estratosférico de alrededor de 15 °C (27 °F) durante cuatro años, lo que resultó en un enfriamiento retardado de las temperaturas de la superficie que duró nueve años. (Cole-Dai et al. 2009) cita necesario] Esto ha sido denominado un “invierno volcánico“, similar a un invierno nuclear debido a la disminución general de las temperaturas y las pésimas condiciones agrícolas.[4]

Los datos climáticos han demostrado que la variación entre las mínimas y máximas diarias puede haber influido en la temperatura promedio más baja porque las fluctuaciones fueron mucho más moderadas. En general, las mañanas eran más cálidas debido a la nubosidad nocturna y las tardes eran más frescas porque las nubes se habían disipado. Hubo fluctuaciones documentadas en la cobertura de nubes en varios lugares, lo que sugería que se trataba de un suceso nocturno y que el sol las eliminaba, como si fuera una niebla.[4] Los límites de clase entre 1810 y 1830 sin años de perturbaciones volcánicas fueron de alrededor de 7,9 °C (14,2 °F). Por el contrario, los años de perturbación volcánica (1815-1817) tuvieron un cambio de sólo alrededor de 2,3 °C (4,1 °F). Esto significó que el ciclo anual medio en 1816 fue más lineal que en forma de campana y 1817 sufrió un enfriamiento en todos los ámbitos. El sureste de Inglaterra, el norte de Francia y los Países Bajos experimentaron la mayor cantidad de enfriamiento en Europa, seguidos por Nueva York, New Hampshire, Delaware y Rhode Island en América del Norte.[24] Las precipitaciones documentadas fueron hasta un 80 por ciento superiores a las normales calculadas con respecto a 1816, con cantidades inusualmente altas de nieve en Suiza, Francia, Alemania y Polonia. Esto contrasta nuevamente con las precipitaciones inusualmente bajas en 1818, que causaron sequías en la mayor parte de Europa y Asia. (Auchmann et al. 2012) [26] Rusia ya había experimentado veranos inusualmente cálidos y secos desde 1815 y esto continuó durante los siguientes tres años. También hay reducciones documentadas en la temperatura del océano cerca del Mar Báltico, el Mar del Norte y el Mar Mediterráneo. Esto parece haber sido un indicador de cambios en los patrones de circulación oceánica y posiblemente cambios en la dirección y velocidad del viento (Meronen et al. 2012)[cita necesaria]

Teniendo en cuenta el Mínimo de Dalton y la presencia de hambrunas y sequías anteriores a la erupción, la erupción de Tambora aceleró o exacerbó las condiciones climáticas extremas de 1815. Mientras que otras erupciones y otros eventos climatológicos habrían llevado a un enfriamiento global de aproximadamente 0,2 °C (0,4 °F), Tambora aumentó sustancialmente en ese punto de referencia.[21]

El incidente Tambora fue la erupción volcánica más prolongada del último milenio. Según el Índice de Explosividad Volcánica del Estudio Geológico de Estados Unidos, Tambora recibe una calificación de 7 en una escala de 8, y es del tipo Ultra Pliniana. Eso es diez veces más potente que la erupción del Monte Pinatubo en 1991, y cien veces mayor que el estallido del Monte Santa Helena en 1981.

La explosión del Tambora produjo una columna de fuego de más de 20 kilómetros de altura y se pudo escuchar a 2.000 kilómetros de distancia. Fue muy superior a la del Krakatoa, también en Indonesia, en la isla de Java, que ocurrió 60 años después.

Vista aérea del Volcán Tambora (Getty Images)

Al principio, la bruma mortífera del Tambora creó ocasos extraños y espectaculares que inspiraron a los artistas del mundo entero, entre ellos el célebre paisajista inglés J. M. W. Turner (bien llamado el «pintor de la luz»), que lo plasmó en algunas de sus obras.

M. W. Turner, Canal de Chichester (1828)

 

 

 

 

 

Terremoto de Kangding-Luding

Terremoto de Kangding-Luding de 1786

El 1 de junio de 1786 se produjo un terremoto en Kangding y sus alrededores, en lo que hoy es la provincia china de Sichuan. Tuvo una magnitud estimada de aproximadamente 7,75 y una intensidad máxima percibida de X (extrema) en la escala de intensidad de Mercalli. El terremoto inicial mató a 435 personas. Después de una réplica diez días después, otras 100.000 personas murieron cuando se derrumbó una presa a lo largo del río Dadu.

Terremoto de Kangding-Luding de 1786

Fecha local: 1 de junio de 1786

Hora local: Mediodía [1]

Magnitud: 7,75 Mw [1]

Profundidad: 20 kilómetros (12 millas) [2]

Epicentro: 29,9°N 102,0°E

Zonas afectadas: Sichuan, dinastía Qing China

Máx. intensidad: X ( Extremo )

Derrumbes: Muchos

Damnificados: 435 por el terremoto y unos 100.000 por la rotura de la presa del deslizamiento de tierra

Entorno tectónico

Sichuan se encuentra dentro de la compleja zona de deformación asociada con la colisión continua entre la Placa India y la Placa Euroasiática . La corteza engrosada de la meseta tibetana se está extendiendo hacia el este provocando el movimiento hacia el sur del bloque Sichuan-Yunnan. El lado este de este bloque está delimitado por el sistema de fallas Xianshuihe , una importante zona de falla de rumbo lateral izquierdo. El movimiento en esta zona de falla ha sido responsable de muchos terremotos dañinos importantes,[3] como el terremoto de Dawu de 1981.[4]

Terremoto

Un mapa isosísmico construido para este terremoto muestra que la zona de máxima sacudida se alargó en dirección noroeste-sureste, paralela a la traza de la falla de Xianshuihe. La magnitud de 7,5 a 8,0 se ha estimado a partir de la extensión de la zona de intensidad VIII (severa). Las técnicas de detección remota, respaldadas por un estudio de campo, identificaron una zona de ruptura de falla superficial de 70 kilómetros (43 millas) de largo que se cree que está asociada con el terremoto. El segmento de falla activo ha sido identificado como falla de Moxi.[2]

Presa de deslizamiento de tierra

El terremoto provocó numerosos deslizamientos de tierra, uno de los cuales bloqueó el río Dadu, formando un lago temporal. La presa tenía unos 70 metros (230 pies) de altura y retenía un volumen de agua estimado en unos 50.000.000 de metros cúbicos (65.000.000 de yardas cúbicas). El 9 de junio, el lago había comenzado a fluir sobre la presa y una réplica el 10 de junio provocó que la presa colapsara repentinamente, liberando el agua represada y devastando áreas río abajo.[2] Es el segundo desastre por deslizamiento de tierra más mortífero registrado, después del terremoto de Haiyuan de 1920.[5]

Daño

El terremoto causó daños generalizados en la zona epicentral. Las murallas de la ciudad de Kangding se derrumbaron y los graves daños sufridos por muchas casas y edificios gubernamentales provocaron 250 víctimas. En el condado de Luding, 181 personas murieron en edificios derrumbados. Tanto en Qingxi como en Yuexi, partes de las murallas de la ciudad fueron destruidas y muchos edificios sufrieron graves daños, lo que provocó más víctimas.[1]

La inundación resultante del colapso de la presa llegó a la ciudad de Leshan el 11 de junio y provocó el colapso de parte de las murallas de la ciudad. Los espectadores que se habían reunido para observar la inundación desde los muros fueron arrojados al agua. Los efectos destructivos de la inundación continuaron río abajo en Yibin y Luzhou, y se estima que murieron en total 100.000 personas. Los residentes locales hicieron una placa conmemorativa que describe estos acontecimientos y que ahora se conserva en la Oficina Sismológica de Luding.[2]

Terremoto de Valparaíso de 1730

Terremoto de Valparaíso de 1730

Coordenadas: 32°30′S 71°30′O

9.11​ en potencia de Magnitud de Momento (MW)

Fecha y hora: 8 de julio de 1730

Consecuencias

Zonas afectadas: Zona centro de Chile

Víctimas: 3000 muertos

El Terremoto de Valparaíso de 1730 fue un movimiento sísmico ocurrido a las 04:45 (hora local) del 8 de julio de 1730, con epicentro en el puerto de Valparaíso, Chile. Fue percibido desde Iquique hasta Osorno, y dañó la infraestructura de las ciudades de Valparaíso, Santiago, La Serena y Concepción, las cuatro más pobladas del país. El Sismo provocó un maremoto muy destructivo en toda la zona central de Chile.12​ Se trató de un evento que de haber sido medido se ubicaría como el segundo más grande después del terremoto de Valdivia de 1960, pero del que solo se sabe a través de registros históricos.

Efectos en la infraestructura

En Santiago, el sismo afectó a gran parte de las edificaciones. Las iglesias de Santo Domingo y de la Merced se derrumbaron por completo; la Compañía, la Catedral, San Francisco y San Agustín perdieron sus torres; más de la mitad de las casas cayeron, quedando inhabitables. Para colmo, dos días después se descargó una lluvia que duró veinticuatro horas, amenazando con desbordar el río Mapocho.3

El gran terremoto afectó a la zona comprendida entre La Serena y Valdivia. De nuevo Santiago es destruida, tras el terremoto de 1647, aunque con menos víctimas que antes. En la costa, los estragos fueron mayores por el subsecuente maremoto. Las edificaciones rurales quedaron en el suelo y lo que no fue aplastado se malogró por las lluvias torrenciales del invierno que ya se había iniciado. Como en otras ocasiones, la peste y la viruela que se presentan en 1731 matan a muchos que se habían salvado en el terremoto.

Las autoridades pusieron su empeño en la reconstrucción de las ciudades, requiriéndose el adelanto del Real Situado desde Lima y se eximieron los impuestos por tres años. Entonces la población era en su mayoría rural, radicada en las haciendas, caseríos o a orillas de los pocos caminos. El gobernador José Antonio Manso de Velasco estimó oportuno establecer otros pueblos entre Santiago y Chillán, considerando la recuperación del país. A partir de 1740 se fundaron las villas de San Felipe, Los Ángeles, Cauquenes, Talca, San Fernando, Melipilla, Rancagua, Curicó y Copiapó en el norte, obra que se realizó con el aporte de los propios vecinos.4

Maremoto

Se generó un maremoto que afectó desde Callao (Perú) por el norte hasta Valdivia por el sur.5​ Al llegar a la bahía de Concepción desde el norte, el fenómeno se manifestó de manera similar a los anteriores: el mar se retiró aproximadamente un kilómetro de la playa y cuatro olas gigantescas seguidas destruyeron los 2/3 de Concepción, arrastrando los objetos al mar. Se registraron olas de hasta 8 metros sobre el nivel del mar, con una inundación horizontal de tres cuadras.6​ En Valparaíso, sólo inundó las partes bajas y arrasó las bodegas más inmediatas a la playa,7​ aunque estudios más recientes indican que en la Ciudad Puerto, el mar subió unos 7 M, alcanzando el templo de los padres de San Agustín y la iglesia de los Mercedarios.6​ en El Almendral todas las casas, fortificaciones y bodegas fueron destruidas por la inundación. Este es el primer registro de un tsunami destructivo en Valparaíso.8​ Además, geológicamente se ha reconocido que en la zona de Campiche, en el extremo norte de la bahía de Quintero, el tsunami habría penetrado unos 2 km tierra adentro.6

A las costas de Japón, las olas llegaron aproximadamente un día después del terremoto y se informó en al menos seis lugares a lo largo de la costa noreste de Honshu de un aumento del nivel medio del mar de hasta dos metros. Este tsunami también causó daños en campos de arroz en Japón.6

¿Cómo lo estimaron? El geógrafo Marco Cisternas, explica que realizaron una revisión histórica de textos escritos de primera fuente (personas que vivieron en el terremoto y tsunami) y midieron la altura de los puntos hasta los que de acuerdo a los testigos y señas llegaron las olas.

Entre los escritos de la época que revisaron, destacan documentos que están en los Archivos de la Nación en Perú, el Archivo de Indias en España, registros de mareas que se encuentran en Japón y los registros de los religiosos franciscanos y mercedarios, congregaciones que entonces estaban instaladas en el puerto de Valparaíso.

“Encontramos textos que dicen que se cayeron tejas, lo que ya indica que fue superior en intensidad los 7 grados. También nos fijamos en la altura del tsunami porque hay una relación directo entre tamaño del terremoto y el nivel tsunami”, señala el geógrafo.

Todos estos datos fueron parte de un modelamiento matemático que permitió estimar la ruptura de las placas entre 600 y 800 kilómetros y la magnitud del terremoto, la que situaron entre los 9,1 y 9,3. “Toda la información que obtenemos se ingresa a un modelo matemático en el que vamos reproduciendo lo que tiene que pasar en la ruptura para que ocurra todo lo que hemos encontrado en los registros históricos. Cuando tenemos una ruptura con todas las condiciones, nos quedamos con ese tamaño de ruptura y determinamos la magnitud del terremoto, es decir la energía liberada”, dice Cisternas.

Según el modelo al que llegaron los investigadores, en Valparaíso el mar ingresó hasta la iglesia de la Merced la que resultó completamente destruida (donde actualmente se ubica el Colegio Pedro Nolasco) y también a la Iglesia de la Matriz, el lugar donde está actualmente el Palacio de Tribunales. En el puerto, a la altura del ingreso a la Iglesia La Matriz, tuvo una altura aproximada de once metros, provocando la muerte de al menos tres mil personas.

Incluso se registraron también daños severos en edificios al otro lado de Los Andes, en Mendoza, señala la publicación. “Fue un terremoto más grande de lo que pensábamos. Como entonces Valparaíso no estaba tan ocupado como ahora la destrucción no fue mayor y fue principalmente material. En 1730 habían bodegas, no era una ciudad propiamente sino más bien un lugar donde estaban las bodegas de los comerciantes que vivían en Santiago. Viña del Mar prácticamente no existía”.

Los registros dicen que se perdieron 80 mil sacos de trigo que estaban listos para irse a Perú”, detalla el investigador.

Así se veía Valparaíso en 1712, casi veinte años del gran terremoto. CREDITO: Memoria Chilena (Frezier/ Edmund Halley)[/caption]

Energía acumulada tras 300 años

Hoy la tarea de Cisternas y sus colegas es llamar la atención sobre este evento porque han pasado casi 300 años sin un evento de estas características y las rupturas que han ocurrido desde entonces no han alcanzado a liberar la energía que se acumula desde entonces. “Se ha creado una especie de inmunidad en la mente de las personas que creen que ante un gran sismo no ocurrirá un tsunami en la región, pero eso no es real. Desde la ciencia sabemos que ocurrirá un evento como ese, lo que no sabemos es cuándo. Si hoy se repitiera el terremoto de 1730, en Viña del Mar las olas llegarían a la antigua población Vergara, hasta la base del cerro Sausalito y el agua ingresaría primero por el estero Marga Marga. Esa es una zona de gran vulnerabilidad. Para que ocurra un tsunami destructivo es una cuestión de tiempo. En Valparaíso, el agua llegó hasta donde se inicia la subida Santos Ossa, no hay que olvidar que la Avenida Argentina es un canal cubierto. Toda esa zona, el Congreso, el sector el Almendral, también está en riesgo”, dice Cisternas.

Como parte del recordatorio de este evento la Onemi, CYCLOS, Universidad Santa María y Proyecta Memoria, han organizado una serie de charla, talleres y presentaciones a colegios y la población general.

Particularidades del terremoto

Una opinión similar entregó Patricio Winckler, colega de Reyes en el plantel superior y coautor del artículo científico The 1730 Great Metropolitan Chile Earthquake and Tsunami Commemoration: Joint Efforts to Increase the Country’s Awareness.

“El sismo de 1730 es uno de los más grandes desde que llegaron los españoles a Chile. Hay poco registro, pero mucha crónica histórica que muestra los efectos, por ejemplo, en algunas iglesias, como las de La Matriz y Los Agustinos y el monasterio de los Mercedarios”, partió el académico.

“Durante estos 290 años han ocurrido otros terremotos, como el 1906 o 1922, pero fueron profundos y en vez de desplazar la ruptura más cerca del agua fueron más interiores, con mucho levantamiento de la costa; pero si el terremoto es más cerca del mar es más bajo, como el de 1730, que probablemente rompió toda la zona interplaca”, explicó.

“En la zona baja de la placa, más cercana al mar, no se movió mucho con los sismos de 1096 y 1922, por eso se especula que aún estaría acoplada y sería esperable que esa zona tenga un movimiento similar y cuando eso pase va a generar tsunami probablemente grande“, adelantó.

“Cada año la placa de Nazca se acerca 10 centímetros a la Placa Sudamericana, por lo que en casi 300 años ya habrían cerca de 30 metros de desplazamiento relativo acumulándose. Ha habido terremotos, pero no han sido suficientemente fuertes para destrabar la zona superficial de la interplaca”, alertó.

Sobre los posibles efectos de un tsunami de esas características, Winckler agregó que “inundaría todo plan de Valparaíso y Viña del Mar y el tema es cómo se evacúa a la gente”.

En la opinión de Winckler, el plan de la Ciudad Jardín es muy grande, por lo tanto sería necesario implementar la evacuación vertical en edificios públicos y “que exista una ordenanza de urbanismo y construcciones para que los privados abran las puertas”.

“En Valparaíso se está más cercano el pie de cerro, pero existe el concepto de micro vulnerabilidad, que significa que los edificios se van a venir abajo”, avizoró.

Por Rodolfo Follegati Pollmann.

Valparaíso en esos tiempos apenas era un conjunto de bodegas y chozas, un par de iglesias con su cofradía de frailes y alguna fortaleza militar que difícilmente cumplía las funciones defensivas de lo que se consideraba el puerto de Santiago. Su población era escasa e inestable, se componía de unos pocos religiosos y militares y algunos residentes que cuidaban las mercaderías almacenadas en rudimentarias bodegas a la espera de ser embarcadas al puerto del Callao en Perú. Los pocos datos de población hablan de unos 300 habitantes en 1710, según un informe del Obispo de Santiago, y de 478 vivientes en 1744, según las autoridades locales. Entre estas cifras podemos imaginar la escasa población de Valparaíso en 1730, la que además no residía en el puerto de manera permanente.

Imagen: Valparaíso hacia 1730, apenas unas casas y bodegas. Fuente: Pierre Montier, Nouveau voyage du monde par M. Le Gentil, Amsterdam, 1728.

La poca población se agrupaba en torno a la iglesia de la Matriz, que ocupaba la misma ubicación actual, es decir la primera terraza sobre las costas que bañaban la actual plaza Echaurren. El único terreno plano, entre la playa y el pie de los cerros, lo constituía una calle irregular donde estaban las bodegas que almacenaban los productos antes de ser embarcados. En lo que hoy conocemos como el barrio Almendral se destaca el convento y la iglesia de los mercedarios, en medio de un extenso arenal y playa, en un terreno prácticamente deshabitado, considerado como los extra muros del poblado.

Decíamos en el título que el terremoto de 1730 es el olvidado, el desconocido e ignorado. Lo poco que se sabía de él es que habría destruido algunas bodegas, iglesias y algunas instalaciones del castillo del gobernador. La población habría resistido por encontrarse a una altura suficiente para que no fuera inundada por la ola producida por el tsunami que acompañó al terremoto. En general se consideraba que los daños fueron menores, pero no por lo menor que haya sido el terremoto, sino por lo poco que destruyó, pues en el Valparaíso de 1730 era muy poco lo había edificado y muy poco lo que hubiera de lamentar.