Este Mundo, a veces insólito

Ciencia

Mar de Tornquist

Mar de Tornquist

El mar de Tornquist era un mar ubicado entre los paleocontinentes de Avalonia y Baltica hace unos 600 a 450 millones de años. Los restos del mar forman hoy una sutura que se extiende a través del norte de Europa (Zona Tornquist).

Mapa tectónico de Europa; La Zona Teisseyre-Tornquist se encuentra entre el Macizo de Londres-Brabante (= Avalonia Oriental) y el Escudo Báltico. El mar Tornquist se extiende a través de Dinamarca.

Probablemente se formó al mismo tiempo (c. 600 Ma) como el Océano Iapetus. Gondwana, incluida Avalonia hasta Ordovícico temprano, estaba separada de Baltica en todo el Cámbrico. Probablemente se cerró durante el Ordovícico tardío en el momento de la Orogenia Shelveian del oeste de Inglaterra.[1]

Existen evidencias de fauna, paleomagnética, paleogeográfica y aparente polar para el momento del cierre de Avalonia Oriental (Inglaterra, Gales e Irlanda del Sur) y Baltica.[2]

La colisión Baltica-Avalonia también resultó en que el Océano Rheico dejó de expandirse al sur de Avalonia alrededor de 450 Ma, en un gran magmatismo en Avalonia, una gigantesca caída de ceniza en el Báltica y un metamorfismo en el actual norte de Alemania.[3]

Sutura actual

La sutura resultante del cierre del Mar de Tornquist se puede ver en el este de Inglaterra y en el Distrito de los Lagos como un arco de rocas ígneas pertenecientes al Ordovícico. Las series volcánicas en el este de Inglaterra, las Ardenas y el Cinturón de Phyllite del Norte se originaron entre el Mar de Tornquist y el Océano Reico durante el Ordovícico y el Silúrico.[1]

Donde Baltica y Avalonia finalmente chocaron es ahora una sutura conocida como la Línea o Zona Teisseyre-Tornquist; el nombre de su descubridor, el geólogo polaco Wawrzyniec Teisseyre y el geólogo alemán Alexander Tornquist. Este linaje todavía marca la transición entre, por un lado, el Cratón precámbrico del este y el norte de Europa y, por otro lado, el oreo paleoicoico de Europa occidental y el Mediterráneo. Es parte de una zona de deformación más amplia que atraviesa Europa, desde las Islas Británicas hasta el Mar Negro, conocida como la Zona de sutura transeuropea (TESZ).[4] [5]

El océano de Jápeto fue un océano que existió hace entre 600 y 400 millones de años, entre los periodos neoproterozoico y paleozoico. En el hemisferio sur de la Tierra, este océano estaba ubicado entre Laurentia o Laurencia (Escocia, Norteamérica y Groenlandia) al oeste, Báltica formado por (Escandinavia y Europa oriental) al este y Avalonia (Reino Unido, Europa noroccidental) al sur además de otras tierras menores emergidas y situadas al oeste de Avalonia (son las tierras que forman actualmente parte de Nueva Inglaterra, Nueva Escocia y Acadia).

El océano de Jápeto es considerado precursor del actual océano Atlántico, de ahí que toma el nombre del titán Jápeto, padre de Atlas en la mitología griega, que a su vez, origina el nombre de Atlántico para designar al océano que está más allá de las Columnas de Hércules (estrecho de Gibraltar).

Forma parte de este océano el Mar de Tornquist situado entre Avalonia y Báltica

Este océano desapareció cuando tras las orogenias caledoniana, acádica y tacónica, todas las masas continentales se unieron para formar un gran supercontinente denominado Laurusia o Euramérica entre los periodos cámbrico y ordovícico hace 400 millones de años.

 

 

 

 

Area de tornquist

Las zonas Sorgenfrei (SZ) y Teisseyre (TZ) constituyen el área de Tornquist

El área de Tornquist es una gran zona de fallas orientada de noroeste a sureste, que se extiende desde el Mar del Norte hasta Polonia, a través del sur de Suecia (Skåne) y la isla danesa de Bornholm. Tradicionalmente se divide en dos partes: el área de Sorgenfrei-Tornquist en el noroeste, y el área de Teisseyre-Tornquist en el sureste, el cruce en Bornholm 1 . Esta zona constituye la zona de unión entre el escudo escandinavo (Paleocontinent Baltica) y el resto de Europa (cuya frontera norte es la Avalonia paleocontinente) 1 . Se formó durante el cierre del Océano Tornquist.

Esta zona tectónica es responsable de la formación de varias estaciones en Skåne, como Romeleåsen, Söderåsen, Linderödsåsen… Estas estaciones son formas de relieve prominentes en la región, aunque solo culminan en poco más de 200 m 1 .

El área toma su nombre del geólogo alemán Alexander Tornquist (de) (1868-1944), quien la estudió.

https://es.wikipedia.org/wiki/Orogenia_caledoniana

Océano de Jápeto

Océano de Jápeto

Continentes y océano de Jápeto, hace 550 millones de años

Mapa del Atlántico Norte tras la orogenia caledónica. Los fósiles del Cámbrico y Ordovícico son diferentes a ambos lados de la línea roja que marca el cierre oceánico, probando la existencia del océano de Jápeto antes de dicha orogenia.

El océano de Jápeto u océano de Iapetus fue un océano que existió hace entre 600 y 400 millones de años, entre los periodos neoproterozoico y paleozoico, este océano se formó a raíz de la separación de Proto-laurasia. En el hemisferio sur de la Tierra, este océano estaba ubicado entre Laurentia o Laurencia (Escocia, Norteamérica y Groenlandia) al oeste, Báltica formado por (Escandinavia y Europa oriental) al este y Avalonia (Reino Unido, Europa noroccidental) al sur además de otras tierras menores emergidas y situadas al oeste de Avalonia (son las tierras que forman actualmente parte de Nueva Inglaterra, Nueva Escocia y Acadia).

El océano de Jápeto es considerado precursor del actual océano Atlántico, de ahí que toma el nombre del titán Jápeto, padre de Atlas en la mitología griega, que a su vez, origina el nombre de Atlántico para designar al océano que está más allá de las Columnas de Hércules (estrecho de Gibraltar).

Forma parte de este océano el mar de Tornquist situado entre Avalonia y Báltica

Este océano desapareció cuando tras las orogenias caledoniana, acádica y tacónica, todas las masas continentales se unieron para formar un gran supercontinente denominado Laurusia o Euramérica entre los periodos cámbrico y ordovícico hace 400 millones de años.

Océano de Jápeto

Situación del Océano de Jápeto entre los paleocontinentes de Laurencia, Báltica y Avalonia durante el periodo ordovícico.

El océano de Jápeto fue un océano que existió hace entre 600 y 400 millones de años, entre los periodos neoproterozoico y paleozoico. En el hemisferio sur de la Tierra, este

Reconstrucción de cómo el Océano de Iapetus y los continentes circundantes podrían haber sido arreglados durante el último período de Ediacaran

El Océano de Japeto[1] fue un océano que existió en las eras neoproterozoicas tardías y paleozoicas tempranas de la escala de tiempo geológica (entre 600 y 400 millones de años). El Océano Japeto estaba situado en el hemisferio sur , entre los paleocontinentes de Laurentia , Baltica y Avalonia. El océano desapareció con las orogenias Acadia, Caledonia y Tacónica, cuando estos tres continentes se unieron para formar una gran masa de tierra llamada Euramérica. Se ha propuesto que el Océano Ípeto «meridional» se haya cerrado con las orogenías Famatiniana y Tacónica, lo que significa una colisión entre Gondwana Occidental y Laurentia.

La falla geológica en Niarbyl es la única indicación visible restante del Océano Iapetus.

A comienzos del siglo XX, el paleontólogo estadounidense Charles Walcott notó diferencias en los primeros trilobites bentónicos paleozoicos de Laurentia (como Olenellidae, la llamada «fauna del Pacífico»), tal como se encuentra en Escocia y el oeste de Terranova y los de Baltica (como Paradoxididae, a menudo llamada la «fauna atlántica»), que se encuentra en las partes meridionales de las Islas Británicas y el este de Terranova. Los geólogos de principios del siglo XX presumieron que existía una gran depresión, llamada geosincina, entre Escocia e Inglaterra en el Paleozoico temprano, manteniendo ambos lados separados.[3]

Con el desarrollo de la tectónica de placas en la década de 1960, geólogos como Arthur Holmes y John Tuzo Wilson llegaron a la conclusión de que el Océano Atlántico debía tener un precursor antes de la época de Pangea. Wilson también notó que el Atlántico se había abierto aproximadamente en el mismo lugar donde se había cerrado su océano precursor. Esto lo llevó a su hipótesis del ciclo de Wilson.[3]

Origen neoproterozoico

En muchos lugares de Escandinavia se encuentran diques basálticos con edades entre 670 y 650 millones de años. Estos se interpretan como evidencia de que, para ese entonces, habían comenzado las divisiones que formarían el Océano Iapetus.[4] En Terranova y Labrador, también se cree que los diques de Gran Alcance se formaron durante la formación del Océano Iapetus.[5] Se ha propuesto que tanto el Complejo Fen en Noruega como el Complejo Alnö en Suecia se formaron como consecuencia de la leve tectónica extensional en el antiguo continente de la Báltica que siguió a la apertura del Océano Iapetus.[6]

El Océano Austral de Iapetus se abrió entre Laurentia y el suroeste de Gondwana (ahora Sudamérica) alrededor de 550 Ma en la transición EdiacaranCámbrico. En el momento en que lo hizo se cerró el océano Adamastor más al este.[7] La apertura del Océano Iapetus probablemente sea posterior a la apertura del Océano Puncoviscana, y el Océano Iapetus se separará del Océano Puncoviscana por el terrane Arequipa-Antofalla en forma de cinta. Sin embargo, la formación de ambos océanos no parece estar relacionada.[8]

Paleozoico

Posición de los continentes después de la orogenia caledoniana (Devónico a Pérmico). Las diferencias en las faunas fósiles en ambos lados de la línea roja (la sutura de Iapetus) son evidencia de la existencia de un océano entre los dos lados en el tiempo antes de que los continentes se unieran en el supercontinente Pangea.[9]

Al suroeste de Jápeto, un arco de islas volcánicas evolucionó desde el Cámbrico temprano (hace 540 millones de años) en adelante. Este arco volcánico se formó sobre una zona de subducción donde la litosfera oceánica del Océano de Iapetus se subduce hacia el sur bajo otra litosfera oceánica. Desde la época del Cámbrico (hace unos 550 millones de años), el Océano Ípeto occidental comenzó a crecer progresivamente más estrecho debido a esta subducción. Lo mismo sucedió más al norte y al este, donde Avalonia y Baltica comenzaron a moverse hacia Laurentia desde el Ordovícico (488-444 millones de años) en adelante.[4]

Las faunas trilobíticas de las plataformas continentales de Báltica y Laurentia son todavía muy diferentes en el Ordovícico, pero las faunas silurianas muestran una mezcla progresiva de especies de ambos lados, porque los continentes se acercaron más.[10]

En el oeste, el océano Japeto se cerró con la orogenia tacónica (hace 480-430 millones de años), cuando el arco de la isla volcánica chocó con Laurentia. Algunos autores consideran que la cuenca oceánica al sur del arco de la isla también forma parte de Iapetus, esta rama se cerró durante la orogenia acadiana posterior, cuando Avalonia chocó con Laurentia.[ cita requerida ]

Se ha sugerido que el océano de Iapetus sur se cerró durante una colisión continental entre Laurentia y Gondwana occidental (América del Sur). De hecho, el orógeno Taconic sería la continuación hacia el norte del orógeno Famatiniano expuesto en Argentina.[11] [B]

Mientras tanto, las partes orientales también se habían cerrado: el mar de Tornquist entre Avalonia y Baltica ya en el último ordovícico,[12] la rama principal entre Baltica-Avalonia y Laurentia durante las fases Grampian y Scandian de la orogenia de Caledonia (440-420 millones de años).[ cita requerida ]

Al final del período silúrico (hace aproximadamente 420 millones de años), el Océano Íápeto había desaparecido por completo y la masa combinada de los tres continentes formó el «nuevo» continente de Laurasia,[13] que sería el componente norte de la región. Supercontinente singular de pangea.[ cita r

El Océano de Japeto fue un océano que existió en las eras neoproterozoicas tardías y paleozoicas tempranas de la escala de tiempo geológica (entre 600 y 400 millones de años). El Océano Japeto estaba situado en el hemisferio sur, entre los paleocontinentes de Laurentia, Baltica y Avalonia. El océano desapareció con las orogenias acadiana, caledonia y tacónica, cuando estos tres continentes se unieron para formar una gran masa de tierra llamada Euramérica. Se ha propuesto que el Océano Ípeto «meridional» se haya cerrado con las orogenías Famatiniana y Tacónica, lo que significa una colisión entre Gondwana Occidental y Laurentia.

Océano panafricano

Océano panafricano

El Océano panafricano es una hipótesis paleo-oceánica cuyo cierre creó el supercontinente de Pannotia.[1] El océano pudo haber existido antes de la ruptura del supercontinente de Rodinia. El océano se cerró antes del comienzo del Eón Fanerozoico, cuando el océano Panthalassa se expandió, y finalmente fue reemplazado por él.

El anterior supercontinente Rodinia se fragmentó hace unos 750 millones de años en tres continentes: Proto-Laurasia (que a su vez se fragmentó, aunque finalmente se reensambló como Laurasia), el cratón continental del Congo y Proto-Gondwana (toda Gondwana excepto el cratón del Congo y Atlántica). Proto-Laurasia giró hacia el Polo Sur, mientras que Proto-Gondwana hizo lo propio y el cratón del Congo se situó entre ambos, hace alrededor de 600 millones de años. Esto formó Pannotia. Con tanta masa de tierra en torno al Polo Sur, probablemente fue una de las épocas de la historia geológica con más glaciares.2

Ubicación del supercontinente Pannotia hacia el Polo Sur.

Mirovia puede ser esencialmente similar al Océano Panafricano o el precursor. Se cree que el Océano Panafricano existió antes de la desintegración del supercontinente de Rodinia. El cierre del Océano Panafricano dio como resultado la formación del supercontinente de Pannotia.

Pannotia tenía forma de «V» orientada hacia al noreste. Dentro de la «V» se encontraba el océano Panthalassa, que en el futuro se convertiría en el océano Pacífico. Había una dorsal oceánica en el medio del océano Panthalassa. Fuera de la «V», rodeando a Pannotia, se localizaba un gran océano antiguo, el denominado océano Panafricano.

Su forma era de “V” orientada hacia el noreste, y dentro de éste se encontraba el océano Panthalassa, el cual se convertiría en el futuro en el océano Pacífico, en tanto que rodeando el supercontinente se encontraba el gran océano antiguo Panafricano.

Círculos del mar Adriático

Los círculos del mar Adriático

Los científicos no encuentran explicación al hallazgo de 50 circunferencias en el fondo marino y en cuyo interior no crece nada

El misterioso hallazgo de unos sospechosos círculos de origen desconocido en el mar Adriático, junto a la costa croata, ha dado lugar a numerosas teorías sobre el origen de este extraño fenómeno. El biólogo Mosor Prvan, de la organización «Sunce» para la preservación de entorno humano, ha asegurado que «se trata de círculos perfectos, impecablemente delineados sobre el fondo del mar, de modo que la yerba Posidonia oceánica no traspasa un milímetro. Jamás he visto algo así».

A lo largo de la isla de Dugi Otok, situada en la Dalmacia central cerca de Zadar, hay 28 círculos, todos de un diámetro idéntico de unos 50 metros, todos a la misma distancia de la costa y alejados unos de otros todos a unos 300 metros. Hasta ahora, se han detectado más de 50 círculos de este tipo, también cerca de las islas de Premuda, Molat, Unije, Susak y Srakane, pero creen que podría haber más.

El extraño fenómeno fue descubierto por casualidad por «Sunce» el año pasado (2013) mientras documentaban las especies marítimas de esa zona, primero al estudiar fotografías desde el aire y luego al explorar la zona con buzos. En medio de los círculos no crece nada, puro sedimento, arena desierta, explica el biólogo Mosor Prvan en declaraciones a Efe.

Extrañas hipótesis

«Parece como si alguien hubiera eliminado la Posidonia con enormes sacacorchos. No sabemos cuándo fueron creados, ni cómo, pero vemos que por alguna razón, la planta no crece sobre los bordes de los círculos y que dentro de los mismos tampoco ha echado semillas, según sería de esperar», explica. «Sunce» ha intentado averiguar si este fenómeno se debe a la pesca ilegal con dinamita o por prospecciones de petróleo, pero expertos en esas materias han asegurado que actividades ese tipo dejan huellas muy diferentes.

«Es un misterio. Hay que investigar la posibilidad de que el ejército de la antigua Yugoslavia realizara aquí unos experimentos desconocidos. Pero la población local no recuerda nada de este tipo, habrá que ver», comenta Prvan. El biólogo considera que sería necesario hacer un análisis químico del terreno dentro de los círculos, hacer excavaciones y realizar otras mediciones, para hallar posibles pistas.

La explicación extraterrestre

La población local no duda en relacionar los círculos con alienígenas y «extraños destellos» en el cielo que ven ocasionalmente desde hace años, también al final del verano pasado. Según el portal informativo «24 sata», varios habitantes habían informado en septiembre de extraños destellos, breves y grandes, sobre el mar, a lo largo de la línea que une las islas mencionadas, mientras el ejército negó simulacros militares en la zona.

En 1997 la policía registró un extraño fenómeno sobre las islas frente a Zadar, como «globos resplandecientes que se sumergían en el mar», que nunca tuvo explicación, asegura «24 horas». No obstante, Renato Batel, director del reconocido centro de investigaciones marítimas «Rudjer Boskovic», asegura que en el mar pasan muchas cosas que parecen extrañas, pero todas tienen al final su explicación científica.

«Por ejemplo, me llaman buceadores para contarme que al sumergirse cerca del buque austro-húngaro hundido (en 1914) Baron Gautsch (cerca del archipiélago de Brijuni) oyen música vienesa, tocada en piano», cuenta en declaraciones a Efe.«Yo les explico que no existen fantasmas, solo sonidos variados en el mar que el cerebro asocia con el trágico naufragio» concluye el científico croata. Una explicación que para unos mitigará el enigma de los círculos pero para otros podría destapar un nuevo misterio submarino

Mirovia

Mirovia

Rodinia se centraba probablemente al sur del ecuador.4​ Puesto que la Tierra en ese momento experimentaba la glaciación del Período Criogénico y las temperaturas eran al menos tan frías como actualmente, gran parte de Rodinia pudo haber estado cubierta por glaciares o formando parte del casquete de hielo del Polo Sur. El interior del continente, distante de los efectos moderadores del océano, es probable que fuera estacionalmente muy frío (clima continental). Rodinia estaba rodeado por el superocéano que los geólogos denominan Mirovia (de Mir, la palabra rusa que significa «paz»).

Mirovia puede haber sido un Superocean que rodea el supercontinente llamado Rodinia en la Era Neoproterozoica. El superoceano también se llama Mirovoi y existió aproximadamente 1 mil millones a 750 hace millones de años. Mirovia puede ser esencialmente similar al Océano Panafricano o el precursor.

Los océanos actuales son sólo una muestra de lo que hace mucho tiempo, millones y millones de años, era conocido como el gran Panthalassa. Según la teoría de la deriva continental, del geofísico y astrónomo Alfred Wegner, antes de la formación de los continentes actuales, había un gran continente llamado Pangea (del griego toda la tierra). Esta Pangea estaba rodeada por tanto por un inmenso océano, el que se conocía como Panthalassa (del griego todos los mares).

Sería la ruptura de Pangea la que crearía la cuenca del actual océano Atlántico y del océano Ártico, provocando también el cierre de la cuenca de Tetis y creando la cuenca del océano Índico.

Continentes que formaron el supercontinente Rodinia

Existen hipótesis que van un poco más lejos que esta teoría y aseguran que antes de la Pangea habría existido un supercontinente mucho más compacto llamado Rodinia. Así, se considera que Rodinia se formó entre hace 1.3 y 1.23 millones de años, y se rompió hace 750 millones de años. Éste, estaría a su vez rodeado por un antecesor del Panthalassa llamado Mirovia, una masa inmensa de agua que habría pasado parte de su existencia congelada, incluso hasta los dos kilómetros de profundidad.

En la zona oeste de Laurentia, episodios tectónicos que precedieron a esta separación, produjeron riftes fallidos que albergar grandes cuencas sedimentarias. Mirovia, el océano global que rodeaba Rodínia, comenzó a encogerse debido a la expansión de los océanos Pan-Africano y Pantalásico. Entre 650 y 550 millones de años, otro supercontinente se encontraba en formación, la Pannotia, cuya forma recordaba un «V». Dentro de este «V» emergía la Pantalassa, mientras en el exterior de éste se situaba el Océano Pan-Africano y las remanentes de Mirovia.

Reconstrucción del supercontinente Rodinia

La mayoría de las reconstrucciones muestran el núcleo de Rodinia formado por el cratón norteamericano (el último paleocontinente de Laurentia), rodeado en el sudeste con el cratón de Europa del Este (Báltica), el cratón amazónico (Amazonia) y el cratón de África Occidental. En el sur, con los cratones del Río de la Plata y San Francisco; en el suroeste con los cratones Congo y Kalahari, y en el noreste con Australia, India y Antártida Oriental.

Las posiciones de Siberia y el norte y sur de China al norte del cratón norteamericano, difieren mucho según la reconstrucción a la que se haga referencia.

Supercontinente Rodinia y el océano que lo rodea es Mirovia

Hace 650 millones de años, los cambios climáticos desencadenados por la formación del supercontinente Rodinia habían dejado, a la superficie de la Tierra, cubierta de una capa de hielo de 1,5 kilómetros de espesor. La temperatura se mantenía en 40°C. Los organismos marinos, la única vida en el planeta, casi habían desaparecido. El futuro de la vida en la Tierra pendía de un hilo. Pero bajo el hielo, el supercontinente era un caos. Inmensas erupciones volcánicas destrozaban Rodinia. La acumulación de calor en la base del supercontinente, sería la causa de su destrucción. Fue como cubrir la Tierra con una manta; el calor que se generaba en el interior de la Tierra, se acumuló debajo de ese manto. Ese calor provocaría el fin de la glaciación global. Cuando Rodinia se fragmentó, el dióxido de carbono expulsado por las erupciones creó un efecto invernadero temporal. Las capas de hielo retrocedieron. Rodinia se había resquebrajado en fragmentos gigantescos, y el dominio del hielo sobre la vida, llegó a su fin. Durante el despertar de Rodinia se formaron mares poco profundos, y el nivel de oxígeno aumentó.

Aterrizaje en el lado oculto de la Luna

Aterrizaje en el lado oculto de la Luna

Chang’e 4

Chang’e 4 (chino simplificado: 嫦娥四号) es una misión de exploración lunar de nacionalidad china, lanzada el 7 de diciembre de 2018, que incorpora un orbitador, un módulo de aterrizador robótico y un rover. Es el segundo módulo lunar y explorador lunar de China. Se construyó como copia de seguridad de la Chang’e 3, como Chang’e 2 fue igualmente para Chang’e 1. Tras el exitoso aterrizaje de la misión Chang’e 3, la configuración de Chang’e 4 va equipada para cumplir nuevos objetivos científicos. Al igual que sus predecesores, la nave espacial lleva el nombre de la diosa de la luna china.

Misión

La misión estaba programada para ser lanzada en el año 2015 formando parte de la segunda fase del Programa Chino de Exploración Lunar12​ pero por tener objetivos tan ajustados y el retraso en el diseño de la misión hubo que aplazarla, finalmente fue lanzada el 7 de diciembre de 2018 mediante un cohete Larga Marcha 3B.

El plan es hacer que Chang’e 4 aterrice en la cara oculta de la Luna,3​ la Administración Espacial Nacional China (CNSA) lanzó, el 21 de mayo de 2018, el satélite de retransmisión de comunicaciones Queqiao al punto L2 Queqiao (Puente de las Urracas), el nombre de un antiguo cuento popular chino, como una estación de retransmisión de comunicaciones para retransmitir las señales entre el módulo de aterrizaje/rover y la estación de la Tierra.4​ El módulo de aterrizaje y el róver aterrizarán a principios de 2019. Será el primer aterrizaje en el lado más alejado de la Luna, región de la Luna que aún está sin explorar conocida como Cuenca Aitken,5​ que es una gran cuenca ubicada en el hemisferio sur del extremo que se extiende desde el Polo Sur hasta el cráter Aitken.6La misión Chang’e 4 de China se ha convertido también en pionera en el primer mini experimento de biosfera en la Luna.

El Programa Chino de Exploración Lunar ha comenzado a recibir inversiones privadas tanto de empresas como de particulares por primera vez, medida destinada a acelerar la innovación aeroespacial, reducir costos de producción y promover relaciones entre militares y civiles.7​ Después de Chang’e 4, China seguirá con misiones lunares robóticas que se construirán con la intención de realizar misiones para enviar humanos en un plazo aproximado de 15 años.89

Lugar de aterrizaje

El lugar de aterrizaje propuesto es el cráter Von Kármán10​ (de 180 km de diámetro) en la Cuenca Aitken en el lado oculto de la Luna. Se cree que el cráter es consecuencia del impacto más antiguo en la Luna. En cuanto a su composición, contiene aproximadamente 10% de óxido de hierro (FeO) y 4-5 partes por millón de torio,10​ que puede ser utilizado en lugar del uranio como combustible nuclear en reactores de torio.

Carga útil

Mientras que el orbitador facilitará las retransmisiones de comunicación,11​ el módulo de aterrizaje y el rover llevarán experimentos científicos para estudiar la geofísica en la zona de aterrizaje, con una capacidad de análisis químico muy limitada.12910​ Además, Chang’e 4 también transportará material internacional originaria de Suecia, Alemania, los Países Bajos y Arabia Saudita.13

Rover

  • Cámara panorámica
  • Georradar
  • Espectrómetro infrarrojo
  • Active Source Hammer (ASH) para experimentos sísmicos de fuente activa
  • Energetic neutral atom: Analizador pequeño avanzado para neutrales (ASAN), proporcionado por el Instituto Sueco de Física Espacial (IRF). Revelará cómo el viento solar interactúa con la superficie lunar y quizás incluso el proceso detrás de la formación del agua lunar.14

Aterrizador

  • Analizador de Polvo Lunar (LDA)
  • Analizador de campo eléctrico (EFA)
  • Paquete de observación de campo magnético y plasma (PMFOP)
  • Sismómetro Lunar (LS), para estructura interna
  • Interferómetro de radio VLF (VRI), un radiotelescopio para observaciones astronómicas9
  • Neutron dosimeter: proyecto Lunar Lander Neutron Dosimetry (LND) desarrollado por la Universidad de Kiel en Alemania.14

Además, el módulo de aterrizaje lleva un contenedor con semillas y huevos de insectos para probar si las plantas y los insectos pueden eclosionar y crecer de manera conjunta.9​ El experimento incluye semillas de patata y Arabidopsis thaliana, así como huevos de gusanos de seda. Si los huevos eclosionan, las larvas producirían dióxido de carbono, mientras que las plantas germinadas liberarían oxígeno mediante la fotosíntesis. Se espera que, juntos, las plantas y los gusanos de seda puedan establecer una sinergia simple dentro del contenedor.9​ En el año 1982, la tripulación de la estación espacial soviética Saliut 7 consiguió hacer crecer un poco de Arabidopsis, convirtiéndose así en las primeras plantas en florecer y producir semillas en el espacio. Tuvieron una vida de 40 días.15

En esta fotografía facilitada por la Agencia de Noticias Xinhua, un cohete chino despega con la sonda lunar Chang’e 4 desde el Centro de Lanzamiento de Satélites Xichang en la provincia de Sichuan, suroeste de China. (AP)

El cohete Gran Marcha 3B que transporta la sonda lunar despegó a las 2:23 de la mañana del Centro de Lanzamiento de Satélites Xichang, en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, dijo la agencia de noticias estatal Xinhua.

China lanza la sonda Chang’e 4 rumbo a la cara oculta de la Luna

China ha lanzado la primera sonda que aterrizará en la cara oculta de la Luna. El 7 de diciembre de 2018 a las 18:23 UTC despegó la Cháng’é 4 desde la rampa LC-2 del centro de Xichang a bordo de un cohete Larga Marcha CZ-3B/G3Z (o CZ-3B/GIII, una variante del CZ-3B con una tercera etapa criogénica modificada para misiones de espacio profundo que ya fue empleado en el lanzamiento de la Cháng’é 3 en diciembre de 2013). Si todo va bien, la misión Cháng’é 4 se convertirá en la segunda sonda china que aterriza en la superficie lunar después de la Chang’e 3. También es la octava nave lunar china tras las Cháng’é 1, Cháng’é 2, Cháng’é 3, Cháng’é 5-T1, Quèqiáo, Lonngjiang 1 y Longjiang 2. La órbita inicial de transferencia es de 200 x 420.000 kilómetros. Está previsto que la Cháng’é 4 entre en órbita lunar el 11 de diciembre.

La Cháng’é 4 (CE-4 o 嫦娥四号) y su rover aterrizarán en el cráter Von Kármán de la zona de la cuenca Aitken, situada a 45,5º de latitud sur y 178º de longitud este, en la cara oculta de nuestro satélite el próximo 3 de enero de 2019. Se trata de una nave de unas 3.780 kg con un diseño idéntico a la de la sonda Cháng’é 3 y lleva un pequeño rover de 140 kg idéntico al Yùtù de la Chang’e 3. La sonda Cháng’é 4 fue construida originalmente como reserva de la Cháng’é 3. En principio la sonda debía despegar en 2015, pero fue retrasada repetidas veces hasta el punto de que se rumoreó que había sido cancelada. El éxito de la Chang’e 3, que logró casi todos sus objetivos al primer intento, convirtió a la misión de la Cháng’é 4 en un tanto superflua. Además, China quería concentrarse en la Cháng’é 5, una misión de retorno de muestras mucho más ambiciosa que debía despegar en 2018. Finalmente, en 2015 China confirmó que lanzaría la Cháng’é 4 después de la Cháng’é 5 a la cara oculta de la Luna.

Pero los problemas de desarrollo del cohete lanzador de la Cháng’é 5, el Larga Marcha CZ-5, obligaron a posponer la misión Cháng’é 5 a 2019, por lo que al final la Cháng’é 4 despegaría antes. La Cháng’é 4 incorpora varios instrumentos, entre ellos el detector de neutrones alemán LND (Lunar Lander Neutrons and Dosimetry) construido por la agencia espacial alemana (DLR), un pequeño experimento de «astrobiología» y otro de radioastronomía. El experimento astrobiológico, de 3 kg, lleva gusanos de seda, además de semillas de patatas y arabidopsis, una planta muy común en los ensayos espaciales, incluido un experimento en la estación espacial china Tiangong 2. Las semillas deberán germinar dentro de un contenedor presurizado de 18 x 16 centímetros y 3 kilogramos. El experimento, desarrollado por 28 universidades chinas, incorpora su propias reservas de aire, agua y nutrientes, además de una cámara.

Sonda Chang’e 4 para estudiar la cara oculta de la Luna. La Chang’e 4 antes del lanzamiento (Xinhua). La Chang’e 4 en l aLuna (Xinhua). La Chang’e 4 durante las pruebas de la cámara de vacío (Xinhua).

El experimento de radioastronomía LFS (Low Frequency Spectrometer) usará cinco antenas desplegables para observar el cielo en las frecuencias de 0,1 a 40 megahertzios. Estas frecuencias tan bajas son la parte menos explorada del espectro electromagnético por culpa de las interferencias con las señales de radio artificiales, pero la Cháng’é 4 será capaz de estudiar la bóveda celeste usando toda la masa de la Luna como escudo. Las observaciones se llevarán a cabo conjuntamente con el satélite repetidor Quèqiáo, dotado de un instrumento similar. La sonda lleva también la cámara inferior LCAM (Landing Camera) para filmar el alunizaje y la cámara panorámica a color TCAM (Terrain Camera) similares a las de la Chang’e 3.

El rover de 140 kg (月球车) no ha recibido todavía ningún nombre oficial a pesar de que China organizó un concurso para bautizarlo. Es posible que en los próximos días sepamos cuál es el nombre del que debe convertirse en el cuarto rover automático que recorre la Luna y el primero que se moverá por la cara oculta. El rover lleva una cámara panorámica PCAM (Panoramic Camera), el radar LPR (Lunar Penetrating Radar) para estudiar el subsuelo, el espectrómetro infrarrojo VNIS (Near-Infrared Imaging Spectrometer) y el detector de átomos neutros ASAN (Advanced Small Analyser for Neutrals) fabricado en Suecia. El rover de la Cháng’é 4 no incorpora un espectrómetro de rayos X mediante partículas alfa (APXS) como el que llevaba el rover Yùtù de la Cháng’é 3.

Experimento de astrobiología a bordo de la Chang’e 4 (Xinhua). El rover de la Cháng’é 4 (Xinhua). El rover de la Chang’e 4 antes del lanzamiento (Xinhua).

Para garantizar las comunicaciones con la Cháng’é 4 con la Tierra, China lanzó el 20 de mayo el satélite repetidor Quèqiáo  (“鹊桥”号中继星), también conocido como  LRS ([Chang’e 4] Lunar Relay Satellite) o 嫦娥四号中继星 / Cháng’é 4 hào Zhōngjì Xīng). Quèqiáo tiene una masa de 425 kg y fue lanzado mediante un cohete Larga Marcha CZ-4B desde Xichang. Actualmente está situado en una órbita de halo —con un diámetro de 13.000 kilómetros) alrededor del punto de Lagrange L2 del sistema Tierra-Luna (EML-2), entre 64.500 y 80.000 kilómetros sobre la cara oculta de nuestro satélite. Quèqiáo usa la plataforma CAST-100 e incluye una antena desplegable de 4,2 metros de diámetro que transmitirá datos hacia y desde la Chang’e 4 en cuatro canales en banda X a 256 kbps y un canal en banda S a 2 MBps hacia la Tierra. Dispone de varios motores con un empuje total de 130 newton alimentados por un tanque con 100 kg de hidrazina. La precisión en el apuntado de la antena será de 0,06º y su vida útil se espera que estima en cinco años. Quèqiáo lleva además un retrorreflector láser de 17 cm de diámetro para medir su posición precisa con respecto a la Tierra. Por cierto, Quèqiáo significa en mandarín el «puente de urracas» y es un elemento de la leyenda china que ve en la Vía Láctea un puente formado por aves —urracas— que cada año une a los amantes representados por las estrellas Vega y Altair (se trata de leyenda una leyenda muy popular en Asia que sirve como excusa para celebrar varios festivales anuales, siendo el Tanabata japonés el más conocido).

El cohete lanzador de la Chnag’e 4. La cofia de la Chang’e 4 (Xinhua).

Satélite retransmisor Queqiao (chinaspaceflight.com). Queqiao antes del lanzamiento con la antena plegada (Xinhua). Situación esquemática del punto EML2 y la órbita de halo de Queqiao. La sonda lunar Chang’e 4 y el satélite retransmisor Queqiao que usará para las comunicaciones (chinaspaeceflight.com).

La Tierra y la cara oculta de la Luna vistos por el satélite Longjiang 2 (Xinhua).

La cara oculta de la Luna y la Tierra vistas por la Chang’e 5-T1 (Xinhua).

La Tierra vista desde la  Luna por la cámara saudí del Longjiang 2 (Xinhua).

Zona de aterrizaje de la Cháng’é 4. Arriba a la izquierda la cuenca Aitken. Abajo, el cráter Von Kármán donde alunizará la sonda (en uno de las regiones que aparecen en rectángulos) (Huang et al.). Reconstrucción del alunizaje de la Chang’ e 4 (Xinhua). La Chang’e 4 sobre la Luna (Xinhua). La Chang’e 3 en la Luna vista desde el rover Yutu (http://moon.bao.ac.cn).

Si todo sale bien, la Cháng’é 4 será un paso adelante fundamental en el ambicioso programa chino de exploración lunar (CLEP) que durante la próxima década debe lanzar una flota de sondas hacia nuestro satélite. En 2019 se lanzará la Cháng’é 5 para traer muestras de la zona de Mons Rümker, en el Oceanus Procellarum. Entre 2020 y 2024 deben despegar  hasta tres Cháng’é adicionales que se posarán en el polo sur de la Luna. Una de ellas, probablemente la Cháng’é 6, traerá muestras de esta zona.

Uno de los mayores desafíos es lograr comunicarse con el robot lunar. Como la cara oscura de la Luna está orientada en sentido opuesto a la Tierra, no hay una «línea de visión» directa para transmitir señales, salvo que se instale un relevo.

Así, China lanzó en mayo un satélite que bautizó Queqiao, posicionado en la órbita lunar para transmitir órdenes y datos intercambiados entre la Tierra y el módulo.

Imagen tomada por la sonda Chang’e 4 durante el proceso de alunizaje. (China National Space Administration/Xinhua News Agency via AP)

El satélite de retransmisión de datos LRS será parecido a las Chang’e 1 y 2 (CNSA).

Sonda de retorno de muestras lunares Chang’e 5.

Llegando a donde ningún occidental ha llegado jamás.

El 14 de diciembre de 2013 China se convirtió en la tercera nación del planeta Tierra que realizó un aterrizaje suave en la superficie lunar cuando la sonda Chang’e 3 (CE-3) se posó en el Mare Imbrium (44,12° norte, 19,51° oeste). Aunque el rover Yutu sucumbió a las pocas semanas del alunizaje, la sonda sigue activa, lo que constituye un logro de primera magnitud para el programa espacial chino. Tras la Chang’e 3 debía haber despegado la Chang’e 4 (CE-5), una sonda gemela de la anterior construida como reserva en caso de que el primer intento de alunizaje no hubiese salido según lo esperado. Originalmente planeada para 2015, la Chang’e 4 ha sido aplazada una y otra vez, hasta el punto de que ha estado a punto de ser cancelada. Sin embargo, las últimas noticias que nos llegan desde China indican que la misión sigue adelante con un objetivo más ambicioso: convertirse en el primer artefacto humano que aterriza en la cara oculta de la Luna.

Vista de la Chang’e-3 en la superficie lunar desde el rover Yutu (http://moon.bao.ac.cn).

Los motivos de la casi cancelación de la Chang’e 4 hay que buscarlos, por un lado, en el tremendo éxito de la Chang’e 3. La Chang’e 3 completó todos los objetivos de la misión al primer intento y, a pesar de que la corta vida útil de Yutu fue un poco decepcionante, ciertamente es casi imposible imaginar una misión similar que lo pueda hacerlo mejor. El segundo motivo tiene que ver con las próximas misiones lunares que China planea lanzar durante los próximos años.

 

 

La Chang’e 4 tendrá un diseño similar a la Chang’e 3 (Research in Astronomy and Astrophysics).

China sitúa la ‘Chang’e 4’ en la cara oculta de la Luna

El éxito de la misión supone un paso más en el ambicioso programa espacial del país asiático

Pekín 3 ENE 2019 – 09:33 CET

China ha logrado por primera vez en la historia alunizar una nave en la cara oculta de la Luna. La sonda Chang’e 4, que fue lanzada el 8 de diciembre, tocó el suelo del satélite este jueves a las 10.26 hora local, según informó la Administración Nacional del Espacio de China. El éxito del alunizaje, que no se anunció de forma oficial hasta aproximadamente dos horas después de haberse producido, supone un hito más para el ambicioso programa espacial del país asiático, aún lejos del de Estados Unidos en financiación pero convertido en una prioridad absoluta para las autoridades chinas.

MÁS INFORMACIÓN

La nave no tripulada ya había entrado en órbita lunar elíptica durante el pasado domingo, con el punto más cercano al astro a unos 15 kilómetros de su superficie y el más lejano a unos 100 kilómetros, según informó la Administración Nacional del Espacio de China. Desde entonces se buscó el momento idóneo para posar la sonda en la superficie lunar, porque la parte no visible del astro tiene periodos de día y noche que duran unos 14 días terrestres y se necesitaba la luz solar para que tanto el módulo de aterrizaje como el vehículo móvil de exploración funcionaran como estaba previsto.

Entretanto, los ingenieros verificaron el buen funcionamiento de la sonda y del satélite Queqiao, que sirve de enlace para comunicar este vehículo explorador con la Tierra. El hecho de que la comunicación con la sonda no pueda ser directa —la propia masa de la Luna lo impide— es uno de los principales obstáculos técnicos de la misión. Finalmente la sonda tocó superficie sin problemas en el cráter Von Kárman, de 186 kilómetros de diámetro, situado en la cuenca Aitken (en el Polo Sur), que a su vez es uno de los mayores cráteres de impacto conocidos en el sistema solar y uno de los más antiguos de la Luna. «Se ha abierto un nuevo capítulo en la exploración lunar por parte del hombre», dijo la agencia espacial china en un comunicado.

El objetivo de la sonda Chang’e 4 es principalmente analizar la composición del terreno y el relieve de la zona, lo que podría dar pistas sobre los orígenes y evolución del satélite. Esa cara lunar, invisible desde la Tierra, es muy distinta de la que sí conocemos. Si la cara vista muestra «mares» llanos de basalto y relativamente pocos cráteres, el otro lado está lleno de éstos y su composición parece diferente. La misión china podría recabar datos sobre la evolución y la geología de esta área desconocida del satélite.

Recreación del vehículo lunar de la sonda ‘Chang’e-4’. Administración Nacional Espacial

La nave china ha completado así un nuevo hito de la exploración espacial.

La primera imagen tomada por la sonda Chang’e 4 en el momento del alunizaje en la cara oculta de la Luna. Administración Nacional del Espacio de China AP

La nave es hermana de la Chang’e 3, que en 2013 aterrizó en la cara visible de la Luna con el explorador lunar Yutu a bordo. La misión se consideró un éxito, aunque Yutu (que significa liebre de jade en mandarín) apenas logró recorrer 110 metros antes de que sus sistemas fallaran sin reparación posible.

En este caso, ha precisado el responsable del programa de exploración lunar chino, Wu Weiren, en una rueda de prensa en agosto, el vehículo espacial se ha diseñado con una «mayor adaptabilidad» a los terrenos abruptos. El artefacto, según Wu, es «el más ligero del mundo de su tipo», con 140 kilos de peso. Aunque se había anunciado que su nombre se decidiría por votación popular en octubre, hasta el momento no se ha hecho público el apodo con el que se conocerá a este vehículo. Sí se ha dado a conocer que tiene seis ruedas y está dotado de una cámara panorámica, radar y un espectrómetro de imágenes infrarrojas, entre otros equipos.

La nave espacial, a su vez, cuenta también con cámaras para grabar el alunizaje y las imágenes del terreno, y un espectrómetro de baja frecuencia. La Administración del Espacio de China ya ha publicado las primeras fotografías enviadas por la sonda durante el alunizaje.

La misión, además de analizar los datos de la superficie lunar, también incluirá otros experimentos científicos. Chang’e 4 lleva a bordo huevos de gusano de seda, semillas de patata y de flores para observar la germinación, crecimiento y respiración en las condiciones de baja gravedad en la superficie lunar.

Módulo chino comienza a recorrer lado oscuro de la Luna y envía primeras imágenes

Yutu-2, el robot de la sonda espacial Chang’e 4, se desprendió con éxito de su nave nodriza.

“Conejo de Jade-2” (Yutu-2 en chino) se desprendió de la  sonda espacial china Ghang’e 4, que este jueves había sido la primera nave espacial en aterrizar en el denominado lado oscuro de la Luna.

El vehículo lunar comenzó su recorrido por la desconocida superficie lunar este viernes, según indicó la Administración Espacial Nacional de China (CNSA) la agencia del gigante asiático, que señaló que esta hazaña era  “un gran paso para el pueblo chino”.

El módulo de exploración Yutu-2 circuló por la  superficie lunar a las 14.22 hora GMT, unas 12 horas después del  alunizaje de la sonda Chang’e-4, indicó la agencia.

La CNSA divulgó una foto tomada  por la sonda en la que se ven dos rampas y el vehículo lunar partiendo, pero no  precisó cuán lejos llegó el mismo.

Fotografía tomada por el Chang’e-4 que muestra el rover Yutu-2 en la cara oculta de la luna el 3 de enero de 2019. Los científicos chinos se muestran optimistas tras el éxito del primer alunizaje de la historia en la cara oculta de la Luna. Foto: EFE

Esta es la segunda vez que China envía un módulo para explorar la  superficie lunar después del Yutu en 2013, que permaneció  activo durante 31 meses.

La separación del vehículo de la sonda fue sin contratiempos, dijo Wu  Weiren, miembro del equipo que desarrolló el proyecto.

“Aunque este fue un pequeño paso para el rover (vehículo todoterreno), creo  que es un gran paso para el pueblo chino”, dijo en una entrevista difundida por  el canal CCTV.

Ninguna sonda ni ningún módulo de exploración se había posado nunca antes  en la superficie de la cara oculta de la Luna. 

Uno de los mayores desafíos es lograr comunicarse con el robot lunar. Como  la cara oculta de la Luna está orientada en sentido opuesto a la Tierra, no hay  una “línea de visión” directa para transmitir señales, salvo que se instale un  repetidor.

La foto del módulo fue enviada a través del satélite Queqiao, que fue  lanzado a la órbita lunar en mayo para poder comunicar desde la Tierra con la  sonda y el módulo.

El Chang’e-4 llevará a cabo estudios sobre radiofrecuencias bajas, el  cultivo de tomates en otros planetas y los recursos minerales, entre otras  cosas.C

Maqueta que muestra a Chnag’e 4 (derecha) y el rover Yutu.

La Cháng’é 4 en la cara oculta. Destacan las antenas del experimento de radioastronomía de baja frecuencia (Xinhua).

La primera imagen panorámica de la cara oculta de la Luna

La sonda ‘Chang’e 4’ envía imágenes nunca vistas y fotografía al robot que circulará por la superficie del satélite para estudiar sus características

12 ENE 2019 – 08:28 CET

La sonda china Chang’e-4 sigue enviando imágenes desde la cara oculta de la Luna. Este viernes, la agencia espacial china, la CNSA, publicó una panorámica de 360 grados elaborada a partir de fotografías tomadas por una cámara del módulo de aterrizaje. La misma agencia publicó un intercambio de fotos entre el robot explorador y el módulo de aterrizaje, que se retrataron la una a la otra. Según contaba la agencia de noticias china Xinhua, esas imágenes aparecieron en una gran pantalla del Centro de Control Aeroespacial de Beijing, mostrando la bandera nacional de China en ambas ante el panorama desolado lleno de cráteres en el lado lejano de la Luna.

La sonda Chang’e 4 grabó en vídeo su llegada a la Luna CNSA | ATLAS

Pese a que todavía tiene que llevar a cabo observaciones de radioastronomía o experimentos biológicos, China ha anunciado hoy mismo que la misión Chang’e-4, con la que se realizó el primer alunizaje suave en la cara oculta de la Luna, ha sido un completo éxito.

La sonda Chang’e-4 llegó a nuestro satélite el pasado 3 de enero. Tocó tierra en el sur de la Luna, dentro del cráter Von Karman en la Cuenca de Aitken en el Polo Sur. El robot explorador Yutu-2 comenzó a recorrer la cara oculta de la Luna ese mismo día, aunque después se puso en modo de hibernación para soportar la radiación solar que golpea con fuerza la Luna durante sus días, que duran 13 días terrestres y medio. En esos momentos, la temperatura supera los 100 grados centígrados. El jueves reanudó su trabajo.

Imagen de 360 grados tomada por la sonda china Chang’e 4 en la cara oculta de la Luna. CNSA

El principal objetivo de la sonda Chang’e 4 es analizar la composición del terreno y el relieve de la zona, lo que podría dar pistas sobre los orígenes y evolución del satélite. Esa cara lunar, invisible desde la Tierra, es muy distinta de la que conocemos. Si la cara vista muestra mares llanos de basalto y relativamente pocos cráteres, el otro lado está lleno de estos y su composición parece diferente. La misión china podría recabar datos sobre la evolución y la geología de esta área desconocida del satélite.

La misión, además de analizar los datos de la superficie lunar, también incluirá otros experimentos científicos. Chang’e 4 lleva a bordo huevos de gusano de seda, semillas de patata y de flores para observar la germinación, crecimiento y respiración en las condiciones de baja gravedad de la superficie lunar.

China consigue que brote la primera planta en La Luna

Una semilla de algodón brota en la Luna, a bordo de la sonda china Chang’e 4 / Foto: Efe

Una semilla de algodón, llevada a la Luna por la sonda china Chang’e 4, ha sido la primera en brotar en el satélite natural de la Tierra, según científicos de un miniexperimento de biosfera a bordo de la misión. Después de realizar el primer aterrizaje en la cara oculta del satélite, la misión Chang’e 4 de China se ha convertido también en pionera en el primer mini experimento de biosfera en la Luna.

La misión nació con el objetivo de realizar tareas de observación astronómica de radio de baja frecuencia, análisis de terreno y relieve, detección de composición mineral y estructura de la superficie lunar poco profunda, así como la medición de la radiación de neutrones y átomos naturales para estudiar el medio ambiente en esta zona del satélite. Para ello, transporta un pequeño vehículo que recorrerá el terreno para grabar, documentar y definir la geología extraterrestre. Pero de todas estas pruebas, quizá, la más intrigante es la biológica: a través de un artefacto mecanizado pretenden cultivar semillas vegetales que quedarán depositadas en un contenedor sellado, un experimento avalado por 28 universidades chinas y que podría abrir la veda al nacimiento de los primeros seres vivos en la Luna.

Las imágenes enviadas por la sonda, que se han difundido en cadenas chinas de televisión, mostraron que un brote de algodón había crecido bien, aunque no se encontraron otras plantas creciendo. Entre las semillas que transportaba la nave se encontraban algodón, colza, patata y arabidopsis, así como huevos de mosca de la fruta y algunas levaduras, para formar una minibiosfera simple, según un equipo liderado por científicos de la Universidad de Chongqing. Las plantas generarían oxígeno y alimento para que otros seres vivos «consuman». La drosophila melanogasters, como consumidores, y la levadura, como descomponedores, generarían dióxido de carbono al consumir oxígeno para la fotosíntesis de las plantas. Además, la levadura puede descomponer los residuos de plantas y drosophila melanogasters y crecer, y también puede servir como alimento de drosophila melanogasters.

Con este círculo, se forma una mini biosfera compuesta por productores, consumidores y descomponedores. El desarrollo y la preparación del módulo biológico fueron realizados por el Equipo de Investigación de Biología Espacial en la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad de Chongqing.

Coche en el espacio

Coche en el espacio

Tesla Roadster de Elon Musk

Lanzamiento

El coche fue lanzado el 6 de febrero de 2018 durante el primer lanzamiento del Falcon Heavy en una órbita elíptica alrededor del Sol.17​ El primer segmento de la órbita es similar a un Órbita de transferencia de Hohmann a Marte. Aun así, debido a que el lanzamiento se realizó fuera de la ventana de lanzamiento (abril–mayo 2018) para Marte, el Roadster no encontrará Marte en su afelio. Incluso si el lanzamiento hubiera ocurrido en tiempo correcto, ni el Roadster ni la etapa superior del Falcon Heavy están diseñados para operar en espacio interplanetario, careciendo de propulsión, capacidad para maniobrar y comunicaciones necesarios para entrar en órbita a Marte. Según Musk, el coche puede quedar a la deriva por el espacio por un billón de años.

El coche inicialmente logró una órbita de aparcamiento de la Tierra, todavía unido a la segunda etapa del Falcon Heavy. Después de una fase costera de seis horas más larga de lo normal a través de los cinturones de Van Allen (un requerimiento de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos para insertar satélites de inteligencia pesados en una órbita geoestacionaria), la segunda etapa fue re encendida para lograr velocidad de escape.1819201​ El coche llevó tres cámaras, que transmitieron en vivo imágenes del coche.2122

Si bien los primeros automóviles en el espacio fueron los Lunar Roving Vehicle del Programa Apolo, el Roadster es el primer coche de consumo masivo en el espacio.23

El Tesla Roadster de Elon Musk es un automóvil privado que ha sido adaptado como simulador de masa para el vuelo inaugural del cohete Falcon Heavy. El vehículo es un Roadster de primera generación producido en 2009 por Tesla, un fabricante de automóviles eléctricos estadounidense co-fundado por el propio Musk.

El 1 de diciembre de 2017, Musk anunció vía Twitter que SpaceX, una empresa de la cual es el CEO y propietario, lanzaría el automóvil en el vuelo de inaugural de su nuevo lanzador de cargas pesadas, el Falcon Heavy, a principios de 2018. Tres semanas después, se publicaron imágenes del automóvil siendo montado en el adaptador de cargas del lanzador previo encapsulamiento por la cofia.

El coche se encuentra en una órbita elíptica alrededor del Sol que pasa por el cinturón de asteroides.1​ El primer segmento de la órbita es similar a una Órbita de transferencia de Hohmann a Marte. Aun así, el coche no va a sobrevolar por Marte ni se introducirá en una órbita alrededor de él.234

La licencia para el lanzamiento fue emitida por el regulador del Gobierno federal de los Estados Unidos, la Oficina de Transporte Espacial Comercial, el 2 de febrero de 2018.5

Última imagen transmitida por el Tesla Roadster, se aprecia a Starman y la tierra

Objetivos

Los vuelos de prueba suelen llevar simuladores de masa como bloques de acero o de concreto. Esto parecía increíblemente aburrido. Y por supuesto, todo lo aburrido es terrible, especialmente las empresas, por lo que decidimos enviar algo inusual, algo que nos haga sentir emociones. La carga será un Tesla Roadster, que reproducirá Space Oddity, durante un viaje de mil millones de años en una órbita elíptica marciana.

Elon Musk anunciado la carga del vuelo inaugural del Falcon Heavy.6

El Roadster de Elon Musk, cuando todavía era usado personalmente, en las oficinas de SpaceX

Debido al riesgo que implica el lanzamiento de un nuevo cohete, Elon Musk declaró que pretendía lanzar la «cosa más tonta podemos imaginar» en el cohete nuevo, pero la carga exacta no era conocida hasta el anuncio del Roadster.78​ Inicialmente, se creía que el anuncio era un broma, pero muchos empleados de SpaceX y el propio Musk confirmaron que dicha carga era cierta.9​ El 22 de diciembre de 2017, Musk publicó fotos del vehículo antes del encapsulamiento. El automóvil se encuentra instalado en una posición inclinada por encima del  adaptador de cargas para tener en cuenta la distribución de masa.10​ El 5 de febrero de 2018, Musk publicó en su cuenta de Instagram imágenes del automóvil, donde se aprecia un muñeco apodado Starman (en homenaje a la canción de David Bowie) que lleva puesto un traje espacial de SpaceX.11​ Una versión de miniatura de la carga también puede ser observado en el tablero del vehículo.12

Además del falso astronauta, el sistema de sonido a bordo el coche reprodujo  la canción Space Oddity de David Bowie. En la guantera del coche hay una copia de la novela Guía del autoestopista galáctico, junto a toalla y un cartel que dice Don’t Panic, ambos son símbolos de la serie Guía del autoestopista galáctico.1314​ Una copia de la serie de la Fundación de Isaac Asimov1516​en un disco de almacenamiento de datos ópticos 5D fue incluida desde la Arch Mission Foundation

Falcon Heavy despega con el Tesla Roadster el 6 de febrero de 2018

El cohete, de 70 metros de alto y con capacidad para transportar más de 66 toneladas, despegó a las 15:45 hora local (20:45 GMT) de la plataforma LC-39A de dicho centro de la NASA, la misma de la que despegaron los cohetes de las misiones Apolo con destino a la Luna (1961-1972).

Órbita del coche

Vista de la cabina del coche, se aprecia la frase Don’t Panic, referencia a Guía del autoestopista galáctico

El Falcon Heavy dejó en órbita el Tesla Roadster de Elon Musk

Falcon Heavy logró poner en órbita el Tesla, tal como estaba planeado. Es cierto que el auto viajará más allá de lo previsto, tal como lo explicó Musk, pero esto no es un problema para el emprendedor.

El creador de Tesla pudo probar que el triple cohete funciona. Falcon Heavy permite transportar cargas más pesadas que cualquier otro cohete operativo en la actualidad y a un tercio del costo.

Es un hito importante dentro de la carrera espacial y un negocio redituable para Musk. Seguramente habrá que hacer ajustes en futuros lanzamientos pero no puede dejar de ser considerado un éxito.

La imagen de la trayectoria planificada para el Falcon Heavy que compartió Elon Musk con sus seguidores

La idea era que el vehículo llegara a una distancia de 400 millones de kilómetros en dirección a la órbita de Marte. Sin embargo, el auto irá más allá de lo esperado.

Según publicó Musk en su cuenta de Twitter, ahora la nave se dirige hacia el Cinturón de asteroides, una región del sistema solar que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Esto ocurrió porque uno de los cohetes se apartó de la trayectoria planeada.

El creador de Space X y Tesla publicó en Twitter que la carga se encuentra en el Cinturón de asteroides

El poderoso Falcon Heavy es una combinación de tres Falcon 9, el cohete que Space X utiliza para orbitar satélites y transportar elementos a la Estación Espacial Internacional. Cuenta con 27 motores y tiene 70 metros de alto.

Dos de los cohetes propulsores laterales del Falcon Heavy-que ya habían sido utilizados en otros lanzamientos- volvieron a Tierra después del despegue a Cabo Cañaveral, tal como estaba esperado.

El cohete central, en cambio, no aterrizó en la plataforma flotante que estaba preparada para este fin. Luego de dejar la carga en órbita, cayó a una distancia de 100 metros de ese objetivo, en el Océano Atlántico y ya no podrá ser reutilizado.

Esto no significa un fracaso para Musk. Antes de esta misión, el millonario aclaró que solo era una prueba y que pensaba que había grandes chances de que el Falcon Heavy completo explotara  durante el despegue. Sin embargo esto no ocurrió.

En el asiento del piloto en el vehículo estará «Starman», un muñeco con traje de astronauta, con una mano al volante. Al momento de despegar, le acompañará la canción «Space Oddity» de David Bowie.

https://cnnespanol.cnn.com/2018/02/10/tesla-elon-musk-espacio-cohete-falcon-heavy-spacex/

Mientras tanto, Starman sigue su viaje cósmico ajeno a las confabulaciones terrestres en una órbita elíptica alrededor del Sol. Lamentablemente, no podremos ver más fotos de su periplo, nítidas o no, porque las cámaras del coche solo tenían batería para 12 horas de vuelo.

¿Por qué la imagen del Tesla en el espacio parece un fake?

Si alguien te enseñara hace unas semanas la foto del descapotable de Elon Musk surcando el cosmos, probablemente pensarías que se trata de un montaje. No solo por lo surrealista de la estampa, sino porque las propiedades del espacio hacen que los contornos y colores se vean distintos que sobre la Tierra.

Al cohete Falcon Heavy de la empresa Space X se le considera el más potente del mundo después del mítico Saturno V de las misiones Apolo de la NASA. Pero la popularidad de la formidable nave, lanzada al espacio esta semana desde Cabo Cañaveral (en Florida), se vio pronto eclipsada por la singularidad de su carga: un Tesla Roadster descapotable de color rojo.

A Elon Musk, el visionario detrás de la compañía, se le ha ocurrido la brillante idea de enviar al cosmos su flamante coche eléctrico. Aunque el destino del vehículo, conducido por un muñeco apodado Starman y con David Bowie como banda sonora, era Marte, su propietario ha admitido que se ha pasado y que se dirige actualmente al cinturón de asteroides.

Como no podía ser de otra manera, la noticia y las fotos del descapotable con la Tierra de fondo publicadas por Space X han desencadenado todo un aluvión de desternillantes memes. Pero a las imágenes ni siquiera les hace falta un montaje tan elaborado para parecer “ridículas e imposibles”, como las califica el propio Musk. Han sido tomadas por las cámaras que viajan a bordo del vehículo, pero, si no conocieras su historia, probablemente pensarías que son producto de Photoshop.

Distorsión espacial

El máximo responsable de Space X ha atribuido la extraña apariencia de su descapotable cósmico a la influencia de su actual entorno. Dice que, en el espacio, los colores se ven raros porque “no hay oclusión atmosférica” y “todo parece demasiado nítido”.

Por muy esperpénticas que puedan ser sus ideas, Musk está en lo cierto. Pero solo en parte. Las tonalidades se perciben distintas fuera de la Tierra: ganan nitidez. Pero el efecto óptico no parece tener mucho que ver con oclusiones atmosféricas —un fenómeno meteorológico que relacionado con el choque de masas de aire frías y calientes—, sino que más bien se debe a las propiedades del espacio y de la capa gaseosa que recubre nuestro planeta.

Los múltiples medios por los que puede viajar la luz, ya sea el aire, el agua o el vacío, presentan diferentes índices de refracción que modifican la trayectoria de las ondas de distinta manera. Por eso, los rayos luminosos de colores no se ven igual en todas estas sustancias.

Además, cuando las ondas de luz atraviesan la atmósfera, encuentran en su camino abundantes partículas de polvo, hollín y humo y diminutas gotitas de agua. Incluso en la misma capa de aire pueden variar propiedades como la temperatura y la densidad; por eso en la cima del Everest es menos denso que al nivel del mar.

Todos estos factores pueden modificar la forma en que los colores se ven en la Tierra. Al chocar con partículas constantemente, la luz va cambiando de dirección, de manera que las imágenes que vemos parecen más borrosas, menos definidas. En el espacio, sin embargo, no hay nada que modifique la trayectoria de la luz o bloquee su paso. Es por eso que las imágenes tomadas por satélites y por el telescopio espacial Hubble se ven más nítidas que las de los observatorios terrestres.

Según el científico Rick Sachleben, de la Sociedad Estadounidense de Química, estas son las causas más probables que explican por qué las imágenes del Tesla parecen falsas. Lo que no sabemos, al menos de momento, es a qué se refería Musk con su explicación sobre la oclusión atmosférica.

El descapotable rojo de Elon Musk se dirige hacia la Tierra

Paula Dumas, 20 de noviembre de 2018 a las 16:53

El descapotable rojo de Elon Musk se dirige hacia la Tierra

El descapotable rojo de Elon Musk, con el muñeco ‘Starman’ al volante, ya vuelve hacia la Tierra. El Tesla, que fue lanzado en febrero al espacio a bordo de un gigantesco cohete Falcon, de la compañía SpaceX, en su órbita por el Sistema Solar ahora avanza de nuevo hacia nuestro planeta, según informa la web whereisroadster.com, que se nutre de los datos ofrecidos por al Laboratorio de Propulsión a Chorro (JLP) de la Nasa. Y se prevé que pase cerca de la Tierra, a tan solo 0,275 unidades astronómicas, el 30 de marzo de 2021.(Así ha sido el triste final del ‘coche espacial’ Tesla Roadster enviado al espacio exterior )

Ahora mismo, viaja a una velocidad de 14,08 km/s y ya ha recorrido una distancia equivalente a haber conducido por todas las carreteras del mundo 17,1 veces, según lavanguardia.(El SpaceX de Tesla Roadster incluirá 10 cohetes para su super aceleración )

Desde que zarpó al espacio, Starman, el muñeco situado en el asiento del piloto y llamado así en homenaje a David Bowie, ya ha escuchado ‘Space Oddity’ unas 77.587 veces en una oreja y ‘Is there Life on mars?’, 104.545 veces en la otra. El coche vagará por los confines del sistema solar durante los próximos mil años o hasta que la radiación solar lo desintegre por completo.

Cuerpo más pequeño orbitado

Cuerpo más pequeño orbitado

Recogida de muestras y traídas a la Tierra

OSIRIS-REx

Imagen artística de la sonda al momento de recolectar la muestra.

La OSIRIS-REx es una sonda espacial de la NASA cuyo objetivo es alcanzar el asteroide Bennu, recoger una muestra del material de su superficie y volver a la Tierra para que esta muestra sea analizada.1​ Fue lanzada el 8 de septiembre de 2016 desde cabo Cañaveral.2

El nombre es el acrónimo de Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer.3

La sonda llegó al asteroide el 3 de diciembre de 20184​, lo cartografiará y analizará durante varios meses y, aproximadamente en julio de 2020, empezará la recogida de muestras por medio de un brazo retráctil que alcanzará la superficie del asteroide.5​ El brazo de la sonda tocará la superficie y eyectará un chorro de nitrógeno gaseoso para arrastrar porciones de regolito que serán capturadas por un filtro y guardadas dentro de la Cápsula de Retorno de Muestras. El cargamento de nitrógeno es suficiente como para realizar tres intentos en los cuales se pretende obtener un mínimo de 60 gramos y un máximo de 2 kilogramos de material del asteroide. El contacto entre la sonda y el asteroide durará apenas cinco segundos por intento. Después de obtener las muestras la sonda emprenderá el camino de vuelta a la Tierra en marzo de 2021 y llegará a nuestro planeta en septiembre de 2023, separando la cápsula de retorno de muestras para que aterrice mediante el accionamiento del paracaídas. La sonda posteriormente seguirá en una órbita heliocéntrica.16

La sonda posee tres cámaras. Una de ellas de largo alcance llamada PolyCam, obtendrá imágenes del asteroide desde una distancia de 2 millones de kilómetros, también imágenes de alta resolución del lugar del que sea obtenida la muestra.3

Reproducir contenido multimedia

Un cohete Atlas V despega en el Complejo de Lanzamiento Espacial 41 de la Fuerza Aérea en Cabo Cañaveral. La misión es enviar la sonda espacial OSIRIS-REx (Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer, por sus siglas en inglés). Esta será la primera misión de Estados Unidos para coger muestras de un asteroide y obtener al menos 60 gramos de material de la superficie, para luego traerlas a la Tierra para su posterior estudio.

La segunda cámara, llamada MapCam, hará una cartografía de todo el asteroide con imágenes en color. Adicionalmente documentará fragmentos y rocas que estén en la órbita del asteroide.3

La tercera cámara, llamada SamCam, documentará el momento en que el brazo de la sonda realice la maniobra de obtención de material de la superficie.3

Además del análisis de la muestra, la sonda tiene el objetivo de estudiar el asteroide, obteniendo datos sobre el origen del sistema solar, y por otro lado tener mayores datos sobre asteroides que tienen posibilidad de estrellarse contra la Tierra para evitarlo o mitigar sus efectos.3

El coste de la sonda es de aproximadamente 800 millones de dólares (unos 675 millones de euros), y pertenece al programa New Frontiers de la NASA (la tercera sonda de este programa).6

Obtención de la muestra

Posición del asteriode y los planetas interiores en julio de 2020 cuando la sonda entre en contacto con el objetivo.

La maniobra de obtención de la muestra se realizará de la siguiente manera: la sonda describirá una órbita de acercamiento al asteroide, de forma que tenga la misma dirección que el movimiento de rotación de dicho cuerpo y realizando una cuarta órbita, momento en el que se acercará a la superficie. El brazo estará desplegado en todo momento, apuntando siempre en dirección al asteroide. En cuanto el brazo toque la superficie se producirá la obtención de la muestra y la sonda se alejará de manera inmediata en dirección casi vertical respecto al asteroide.7

Cuando se produzca el contacto, un resorte en el brazo amortiguará la inercia del golpe, posándose sobre la superficie la esponja que obtendrá la muestra. En ese momento se accionará el chorro de nitrógeno que arrastrará material del asteroide hasta los filtros. Las muestras tomadas abarcarán aproximadamente 26 cm2 de la superficie del asteroide.7

Cuando concluya la obtención, la sonda se alejará con un empuje de 0,7 m/seg y solo cuando esté a una distancia segura se enviarán los datos y se evaluará la maniobra, que será grabada en su totalidad por la cámara SAMCAM. Si se obtiene una cantidad menor de 60 g de material, se podrá planificar una nueva maniobra hasta un máximo de tres intentos en total.7

Datos técnicos

La sonda tiene una masa al lanzamiento de 2110 kg, de los cuales 1230 corresponde al combustible. El cuerpo de la sonda mide aproximadamente tres metros, sin embargo, con los paneles solares desplegados su envergadura total es mayor de seis metros. Dichos paneles son capaces de generar entre 1226 y 3000 vatios de potencia.6

La sonda cuenta con los siguientes instrumentos:

OLA: un altímetro láser para cartografiar el asteroide en tres dimensiones.8

OTES: un espectrómetro para realizar análisis químico mineral.9

OVIRS: un espectrómetro para identificar agua y compuestos orgánicos.10

REXIS: un espectrómetro de rayos X para hacer un mapeo general de los elementos en la superficie del asteroide.11

La nave OSIRIS-REx de la NASA despide 2018 batiendo récords

  • El asteroide Bennu se va a convertir en el cuerpo más pequeño que se haya orbitado por una nave espacial
  • Además, dicha órbita será la más cercana de un cuerpo planetario descrita por un artefacto fabricado por el ser humano

28.12.2018 | actualización 15:53 horas

Representación de la sonda OSIRIS-REx sobre el asteroide Bennu. NASA

La nave OSIRIS-REx de la NASA tiene prevista una inserción orbital alrededor del asteroide Bennu este 31 de diciembre que batirá sendos récords en la historia de las misiones espaciales.

Este primer paso fue uno de los cinco sobrevuelos de los polos y el ecuador de Bennu que OSIRIS-REx realizó durante su Estudio Preliminar del asteroide. Ya en su aproximación, la nave detectó agua en el asteroide, aunque su objetivo final será recoger muestras del suelo y traerlas a la Tierra para su estudio.

La sonda OSIRIS-REx de la NASA entró en la órbita del pequeño asteroide Bennu

La agencia espacial estadounidense dijo que la órbita marca «un salto para la humanidad» porque ninguna nave espacial ha «circulado tan cerca de un objeto espacial tan pequeño, uno con la gravedad apenas suficiente para mantener un vehículo en una órbita estable»

1 de enero de 2019

Una sonda de la NASA estableció un nuevo hito el lunes en exploración cósmica al entrar en órbita alrededor de un asteroide, Bennu, el objeto más pequeño en ser rodeado por una nave espacial.

La sonda, llamada OSIRIS-REx, es la primera misión estadounidense en ser diseñada para visitar un asteroide y devolver una muestra de su polvo a la Tierra.

El asteroide Bennu

La nave espacial no tripulada de 800 millones de dólares fue lanzada hace dos años desde Cabo Cañaveral, Florida, y llegó el 3 de diciembre a su destino, a unos 110 millones de kilómetros de distancia.

El lunes, después de estudiar detenidamente el asteroide durante varias semanas, la nave espacial disparó sus propulsores para ponerse en órbita alrededor de Bennu a las 2:43 pm (19H43 GMT).

El asteroide mide unos 500 metros de diámetro.

«Entrar en órbita alrededor de Bennu es un logro increíble que nuestro equipo ha estado planeando durante años», aseguró Dante Lauretta, investigador principal de OSIRIS-REx en la Universidad de Arizona, en Tucson.

La NASA dijo que la órbita marca «un salto para la humanidad» porque ninguna nave espacial ha «circulado tan cerca de un objeto espacial tan pequeño, uno con la gravedad apenas suficiente para mantener un vehículo en una órbita estable».

La nave espacial está orbitando a Bennu a una milla de su centro.

UN imagen de Bennu tomada por OSIRIS Rex el 2 de diciembre desde una distancia de 24 km. (NASA/Goddard/University of Arizona via REUTERS)

La nave espacial Rosetta de la Agencia Espacial Europea orbitó un cometa en mayo de 2016, pero a una distancia mayor de unas cuatro millas del centro del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Bennu tiene una fuerza de gravedad de solo cinco millonésimas tan fuerte como la de la Tierra, dijo la NASA.

Cada órbita de OSIRIS-REx tomará 62 horas.

El plan es que OSIRIS-REx orbite Bennu hasta mediados de febrero, utilizando un conjunto de cinco instrumentos científicos para mapear el asteroide en alta resolución para ayudar a los científicos a decidir con precisión dónde realizar el muestreo.

Luego, en 2020, alcanzará con su brazo robótico y tocará el asteroide en una maniobra que Rich Kuhns, el gerente del programa OSIRIS-REx con Lockheed Martin Space Systems en Denver, describió como un «delicado high-five (choque de manos)».

La NASA descubrió agua en Bennu, el asteroide que podría tener las claves del origen de la vida en la Tierra

OSIRIS-REx, la nave «minera» de la NASA, ha llegado al asteroide Bennu: no es una roca cualquiera y nos traerá un pedacito

El estudio de los planetas es tan útil como interesante pero no sólo éstos pueden aportar información de gran valor científico. Como vecinos también tenemos un gran número de asteroides y ahora OSIRIS-REx ha llegado a Bennu, uno de éstos, pero no uno cualquiera.

La nave ha completado así un viaje de unos dos años desde que se lanzase el día 8 de septiembre de 2016. No se trata de una de esas sondas que morirá por la ciencia como Cassini, sino que su regreso es muy importante ya que nos ha de traer de vuelta una muestra de ese particular asteroide al que ya ha conocido de cerca.

Un viaje de ida y vuelta y un asteroide «especial»

Los asteroides son rocas de tamaño, forma y movimiento variable, sin atmósfera, cola o algún otro elemento propio de cometas o planetas. Pero pese a su aspecto yermo resultan ser un objetivo interesante para lo de siempre: conocernos mejor a nosotros mismos, o mejor dicho a nuestro origen, el del sistema solar y el de la Tierra.

¿Por qué entonces viajar hasta Bennu y no hasta cualquier otro? Porque aunque haya tantos asteroides muchos de ellos no se conocen bien a nivel de superficie y composición, y al final pocos, muy pocos, pasan los filtros que sólo Bennu logró pasar:

  • Proximidad: Bemmu está relativamente cercano a la Tierra, lo cual en este caso era aún más importante al tratarse de una misión de ida y vuelta.
  • Órbita: Bennu se mueve de manera circular y no orbita irregularmente como otros asteroides, lo cual sería más inseguro para la misión.
  • Tamaño: cuanto más grande sea el asteroide, mejor, ya que los más pequeños rotan más deprisa y suelen proyectar materiales que podrían dañar a la sonda.
  • Composición química: como decíamos antes el objetivo es conocer mejor la historia del sistema solar y la Tierra, y por este motivo la composición química reducía los candidatos a doce (a los que se les conoce dicha composición), y de ésos sólo cinco eran propicios para tomar muestras al ser ricos en carbono, lo cual es importante de cara a encontrar moléculas orgánicas. De éstos se eligió Bennu porque estaba más estudiado, de modo que se tenía más certeza de que su superficie fuese conveniente para aterrizar y recoger muestras.

Ahora se encuentra a unos 19 kilómetros de la superficie de Bennu para realizar una exploración preliminar del cuerpo celeste, aproximándose hasta unos 7 kilómetros, con lo que se podrá redefinir la masa, la tasa de giro y la forma del asteroide. Esto servirá para determinar los sitios potenciales para la toma de muestras: 60 gramos de regolitos (es decir, rocas y polvo sobre una superficie inalterada).

60 gramos de récord para la NASA

El principio y el fin de nuestros tiempos siguen siendo dos de los pedales de aceleración que sugieren nuevas misiones espaciales, como es el caso de ésta. La idea es no sólo intentar conocer mejor la formación de planetas, sino también poder determinar con mejor grado qué ocurriría si un asteroide impactase en la Tierra.

Por otro lado está la presencia de ciertos componentes y lo que ya planteamos hace unos meses con esa «fiebre del oro» que parece estar renaciendo más allá de la exoesfera. Los asteroides contienen componentes orgánicos, agua y metales entre otros, lo cual se mira con ojos con sed de exploración y desarrollo económico por parte de numerosas empresas.

Si todo va bajo lo previsto OSIRIS-REx orbitará Bennu el 31 de diciembre a unos 492 metros, con lo cual el asteroide pasará a ser el objeto más pequeño orbitado jamás por un vehículo de construcción humana. Y si finaliza la misión volviendo sano y salvo en septiembre de 2023, será la primera misión estadounidense en tomar muestras de un asteroide y devolverlas a la Tierra, así como recoger la muestra más grande desde la era Apollo.

Imagen | NASA/Goddard/Universidad de Arizona

OSIRIS-REx tomó esta imagen de Bennu cuando se encontraba a 80 km. (Crédito: NASA/Goddard/University of Arizona)

Serie de imágenes tomadas por la nave espacial OSIRIS-REx que muestran a Bennu en una rotación completa desde una distancia de 80 km. La cámara PolyCam de la nave obtuvo los 36 fotogramas de 2,2 milisegundos en un período de cuatro horas y 18 minutos. / NASA’s Goddard Space Flight Center/University of Arizona

Después de viajar por el espacio durante más de dos años y recorrer más de 2.000 millones de kilómetros, la nave espacial OSIRIS-Rex de la NASA ha llegado este lunes a su destino: el asteroide Bennu.

Ahora la nave pasará más un año estudiando el asteroide con cinco instrumentos (el sistema OCAMS de tres cámaras, el altímetro láser OLA y tres espectrómetros: OTES, OVIRS y REXIS) para estudiar y cartografiar este objeto, así como para seleccionar una ubicación segura y científicamente interesante (donde se detecte material orgánico, por ejemplo) para poder recoger una muestra.

En julio de 2020 la nave recogerá una muestra del asteroide para traerla a la Tierra en el año 2023.

La recogida de al menos 60 gramos de regolito (material de tierra y rocas) del asteroide está prevista para el 4 de julio (fiesta nacional en EE UU) de 2020, una operación delicada que durará tan solo 5 segundos. Si todo va bien, la nave tomará la muestra de Bennu y la traerá a la Tierra en 2023.

De momento OSIRIS-REx se sitúa a unos 19 kilómetros de la superficie del asteroide, pero cuando realice los sobrevuelos previstos alrededor de las regiones polares y ecuatoriales del objeto se acercará hasta los 7 kilómetros.

Este 31 de diciembre la nave comenzará a girar en torno a Bennu, momento en que este pequeño asteroide de 492 metros de años se convertirá en el objeto más pequeño que haya orbitado nunca una nave espacial.

Visión de la nave OSIRIS-REx según se acercaba a Bennu durante la fase final de su viaje. Desde el 17 de agosto hasta el 27 de noviembre, la cámara PolyCam lo fotografió casi diariamente mientras viajaba 2,2 millones de kilómetros hacia el asteroide. Las imágenes finales se obtuvieron a una distancia de unos 65 km. Durante este período, OSIRIS-REx completó cuatro maniobras que redujeron su velocidad desde aproximadamente 491 m/s a 0,04 m/s con respecto a Bennu, por lo que la velocidad de aproximación es más lenta al final del video. / NASA’s Goddard Space Flight Center/University of Arizona

Análisis de Bennu y más allá

Los principales objetivos científicos de la misión son confirmar las estimaciones de masa y velocidad de giro de Bennu, además de generar un modelo más preciso sobre su forma. Los datos también servirán para determinar los sitios potenciales para recolectar las muestras.

Pero más allá de estos resultados, la información que facilite OSIRIS-REx ayudará a los científicos a investigar cómo se formaron los planetas y comenzó la vida, así como para mejorar nuestra comprensión de los asteroides que podrían impactar contra la Tierra.

Los asteroides son restos de los bloques de construcción que formaron planetas como el nuestro y pudieron llevar los ingredientes para la vida. Bennu y otros cuerpos similares contienen recursos naturales como agua, compuestos orgánicos y metales. En el futuro, la exploración espacial y el desarrollo económico podrían llegar a depender de los asteroides para conseguir este tipo de material.

En julio de 2020 la nave OSIRIS-REx rozará durante cinco segundos el asteroide Bennu para tomar una muestra. / NASA’s Goddard Space Flight Center

LA NAVE OSIRIS-REX BATE DOS RÉCORDS EN NOCHEVIEJA

Pocas horas antes de que la nave New Horizons se acercara al cuerpo más lejano explorado hasta ahora, otra sonda de la NASA registraba durante la Nochevieja dos récords, a 110 millones de kilómetros de la Tierra. El 31 de diciembre, la nave OSIRIS-REx consiguió entrar en la órbita del asteroide Bennu (de unos 490 metros de diámetro), convirtiéndose en la nave que orbita el mundo más pequeño.

Al situarse a sólo 1,75 kilómetros de distancia del asteroide, se ha convertido también en la nave que más se acerca de forma controlada a un objeto celeste. El récord hasta ahora lo ostentaba la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA), que en mayo de 2016 estuvo a siete kilómetros de la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.

Pero la parte más emocionante de la misión de OSIRIS-REx está por llegar. Su objetivo es tomar muestras de este asteroide en 2020 y mandarlas de vuelta a la Tierra, donde se espera que lleguen en septiembre de 2023.

Varios artefactos en un asteroide

Varios artefactos en un asteroide

Hayabusa 2

http://www.hayabusa2.jaxa.jp/en/

Explorador de asteroides modelo Hayabusa 2.

Información general

Organización: JAXA

Estado: Misión en desarrollo

Fecha de lanzamiento: 3 de diciembre de 2014

Aplicación: Sonda de asteroide

Propulsión: Iónica

Elementos orbitales

Tipo de órbita: Heliocéntrica

Tamaño: Estructura principal: 1.0mx 1.6mx 1.4m / Paleta: 6.0m

Masa: Aprox. 600kg

Cuerpo objetivo: Ryugu (tipo C, objeto cercano a la Tierra)

Orbita: Viaje de ida y vuelta entre la Tierra y un asteroide.

Llegada programada a destino: 2018

Regreso programado a la tierra: 2020

Duración de la estancia en el asteroide: alrededor de 18 meses

Principales instrumentos a bordo: Mecanismo de muestreo, cápsula de reentrada, rango láser (LIDAR, detección de luz y rango), equipo de misión científica (infrarrojo cercano e infrarrojo térmico), Impactor, Rover (MINERVA-II)

Fecha de lanzamiento: 3 de diciembre de 2014

Vehículo de lanzamiento: Vehículo de lanzamiento H-IIA No.26

Ubicación: Centro Espacial Tanegashima

Hayabusa 2 (はやぶさ2 halcón peregrino?) es una nave espacial robótica de la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial con la misión de recoger muestras de material del asteroide (162173) Ryugu y traerlas a la Tierra para su análisis. El 27 de junio de 2018 la sonda llegó a Ryugu.1​ El 21 de septiembre desplegó sus dos rovers de manera exitosa en la superficie del asteroide.23

Características de Asteroid Explorer «Hayabusa2»

Estableciendo tecnología de exploración del espacio profundo y nuevos desafíos.

Hayabusa2 utilizará nueva tecnología y confirmará aún más la tecnología de exploración de ida y vuelta en el espacio profundo al heredar y mejorar el conocimiento ya verificado establecido por Hayabusa para construir la base para la futura exploración del espacio profundo.

La configuración de Hayabusa2 es básicamente la misma que la de Hayabusa, pero modificaremos algunas partes mediante la introducción de nuevas tecnologías que evolucionaron después de la era de Hayabusa. Por ejemplo, la antena para Hayabusa tenía una forma parabólica, pero la de Hayabusa2 se aplanaría. Además, una nueva función, «dispositivo de colisión», se considera que está a bordo para crear un cráter artificialmente. Se espera que un cráter artificial que puede crear el dispositivo sea pequeño con unos pocos metros de diámetro, pero aún así, al adquirir muestras de la superficie que está expuesta a una colisión, podemos obtener muestras nuevas que son menos resistentes a la intemperie. El espacio ambiente o el calor.

Hayabusa2 se lanzó el 3 de diciembre de 2014. Debería llegar al asteroide tipo C a mediados de 2018, permanecer allí durante un año y medio antes de abandonar el asteroide a fines de 2019 y regresar a la Tierra a fines de 2020.

Desarrollo de la misión

El lanzamiento tuvo lugar el 3 de diciembre de 2014 desde el Centro Espacial de Tanegashima mediante un cohete espacial H-IIA.4​ El 3 de diciembre de 2015 sobrevoló la tierra, lo que, por medio de una asistencia gravitatoria, le permitió cambiar al plano orbital del asteroide. Sus motores iónicos estuvieron en funcionamiento permanente en los siguientes periodos: -entre marzo y mayo de 2016; -entre noviembre de 2016 y abril de 2017 -entre enero y junio de 2018. En todos esos periodos se gastó 24 kg de xenón. El 26 de febrero de 2018, por primera vez la sonda detectó el asteroide con su cámara. El 27 de de junio de 2018 la sonda finalizó la fase de acercamiento al asteroide, encontrándose entre 5 y 1 kilómetros del asteroide. El 21 de septiembre, la sonda se separó de sus dos módulos de aterrizaje a las 13:06 JST, su aterrizaje fue confirmado el 22 de septiembre.32​ Este logro convirtió MINERVA-II1 en los primeros rovers en aterrizar en un asteroide.3

La misión en general seguirá las líneas de su predecesora Hayabusa, con la adición de un artefacto explosivo con el que crear un pequeño cráter para alcanzar capas más profundas del asteroide.6

Para aprender más sobre el origen y la evolución del sistema solar, es importante investigar los tipos típicos de asteroides, a saber, los asteroides de tipo S, C y D. Un asteroide de tipo C, que es un objetivo de Hayabusa2, es un cuerpo más primordial que Itokawa, que es un asteroide de tipo S, y se considera que contiene más minerales orgánicos o hidratados, aunque ambos tipos S y C tienen Características litológicas. Se cree que los minerales y el agua de mar que forman la Tierra, así como los materiales para la vida, están fuertemente conectados en la nebulosa solar primitiva en el sistema solar temprano, por lo que esperamos aclarar el origen de la vida analizando muestras adquiridas de un cuerpo celeste primordial como un asteroide de tipo C para estudiar la materia orgánica y el agua en el sistema solar y cómo coexisten mientras se afectan entre sí.

La misión. Dos robots se posan sobre un asteroide por primera vez en la historia

La misión japonesa Hayabusa 2 ha depositado dos pequeños rovers sobre la superficie del asteroide Ryugu. En los próximos meses, más aparatos se posarán y la nave extraerá incluso muestras de este objeto para llevarlas a la Tierra

La Agencia Espacial Japonesa (JAXA) ha logrado posar este sábado (22/09/2018) dos robots de exploración sobre la superficie del asteroide 162173 Ryugu, con la finalidad de estudiar la composición del objeto e investigar los orígenes del Sistema Solar. Esta maniobra forma parte de la misión de exploración Hayabusa 2, que significa «Halcón», en japonés. Esta se lanzó en 2014 y su principal objetivo es traer muestras del asteroide a la Tierra en el año 2020.

Dos pequeños robots con forma cilíndrica, de apenas 18 centímetros de ancho y siete de alto, llamados Minerva II-1A y Minerva II-1B, se posaron sobre la rugosa superficie de Ryugu, que en japonés es el nombre del palacio submarino del dios del mar, a 3.200 millones de kilómetros de la Tierra. Esta ha sido la primera vez en que se ha podido posar dos artefactos sobre un asteroide.

Fotografía tomada por el rover Minerva II-1B de la superficie del asteroide Ryugu – JAXA

Foto tomada por uno de los Rover nada más separarse de la sonda Hayabusa. Abajo a la derecha se aprecia la superficie del asteroide. Arriba una aberración cromática causada por el reflejo del sol en la lente.Photo: JAXA (Twitter)

Tras un vuelo rasante a solo 100 metros de la superficie del asteroide Ryugu, la sonda espacial Hayabusa 2 ha logrado desplegar con éxito los dos primeros rover sobre su superficie. Los Rover Minerva II1A y Minerva II1B ya están enviando las primeras y fascinantes imágenes del asteroide.

Los dos rover fueron liberados este sábado desde la sonda Hayabusa, un artefacto de 600 kilogramos, del tamaño de una nevera grande y provista de paneles solares de hasta seis metros de largo. Gracias a la gravedad del asteroide, un objeto de apenas un kilómetro de longitud, recorrieron con lentitud unos 55 metros hasta llegar a la tranquila superficie. Después rebotaron con suavidad.

«Cada uno de los rovers está operando con normalidad y ha comenzado a rastrear la superficie de Ryugu», informó la agencia JAXA en un comunicado.

La carga científica de los pequeños rovers es, evidentemente, escueta. Van equipados con células solares para obtener energía, con dos cámaras para observar de cerca a Ryugu y con sensores de temperatura.

Además, los dos Minerva tienen capacidad de moverse de forma autónoma gracias a un sistema que genera movimiento en su interior. Así, son capaces de moverse dando pequeños saltitos en la absoluta quietud de la superficie de Ryugu. Conviene no confundir este entorno con el que, por ejemplo, exploró la sonda Rosetta, en la explosiva superficie del cometa 67P/Churyumov Gerasimenko.

«Estoy muy orgulloso de que hayamos establecido un nuevo método para explorar pequeños objetos celestes», ha dicho para AFP Yuichi Tsuda, director del proyecto.

La JAXA ya trató de lograr este objetivo en 2005, cuando un rover lanzado por la Hayabusa 1 acabó perdido en el espacio después de errar su blanco, el asteroide 25143 Itokawa.

Un «portaaviones» espacial

La Hayabusa 2 es un pequeño «portaaviones» que transporta tres rovers de exploración más. Además de los Minerva II-1A y II-1B, transporta el Minerva II-2. Este tiene forma octogonal y es ligeramente más grande, con un diámetro de 15 centímetros y una altura de 16. También va equipado con dos cámaras y un termómetro y será capaz de detectar partículas de polvo flotantes con una luz LED ultravioleta. Además, también tiene capacidad de moverse rebotando.

Por último, la sonda transporta un rover diseñado por Francia y Alemania, y de nombre MASCOT («Mobile Asteroid Surface Scout»), mucho más grande y pesado que los otros. Este tiene unas dimensiones de 29.5 cm × 27.5 cm × 19.5 cm y tiene una masa de 9,6 kilogramos. Trasporta un espectrómetro, un magnetómetro, un radiómetro y una cámara para analizar la estructura, la composición y el comportamiento térmico de la superficie de Ryugu. Además, también es capaz de desplazarse. Por desgracia, MASCOT solo podrá operar durante unas 16 horas antes de que se gasten sus baterías.

Todas estas pruebas con rovers son importantes porque permiten hacer mediciones in situ, ya que, literalmente, tocan la superficie de Ryugu. Además, permiten probar sistemas de movimiento que podrían ser usados más adelante en misiones a asteroides y en entornos sin gravedad, como naves espaciales en viajes interplanetarios.

Traer muestras de un asteroide a la Tierra

Pero aparte de eso, Hayabusa 2 hará otras importantes pruebas. En octubre, disparará un impactador cinético, el SCI (de «Small Carry-on Impactor»), de 2,5 kilogramos, un proyectil de cobre cuya función es crear un cráter de unos dos metros de diámetro.

Así se logrará levantar una pequeña parte de la superficie del asteroide en busca de los materiales no expuestos al espacio. La sonda se alejará de la zona, y dejará detrás una cámara desplegable que filmará el choque. Dos semanas después, la sonda volverá para recoger muestras de los materiales levantados.

Está previsto que el año que viene la sonda se acerque a la superficie del asteroide y despliegue un pequeño recolector. Una bala disparada a alta velocidad liberá materiales que serán guardados por la sonda, para luego ser transportados a la Tierra.

En total, los científicos esperan que la Hayabusa 2 recoja tres muestras distintas del asteroide, tanto de la superficie como de la capa ligeramente inferior. Les basta con conseguir al menos 0,1 gramos de cada una.

Además de eso, la nave observará el asteroide desde la distancia con su arsenal de insrumentos: espectrómetros, sensores de temperatura y cámaras.

Vuelta del asteroide a la Tierra

Después, sus motores iónicos la llevarán de vuelta a las cercanías de la Tierra, lo que le permitirá liberar las muestras del asteroide Ryugu en unas cápsulas especiales. Está previsto que después de eso aún pueda sobrevolar algún otro objeto con el combustible que le quedará.

A pesar de la escasa publicidad que ha tenido esta misión, tanto desde la JAXA como desde los medios, lo cierto es que no se ha hecho nada comparable hasta ahora. La Hayabusa 2 sigue los pasos de la exitosa Hayabusa 1, que en 2010 logró enviar muestras del asteroide Itokawa a la Tierra. Ambas han sido las primeras naves en tocar físicamente un asteroide.

Lo más similar es lo logrado por Rosetta, que en 2014 intentó posar un aterrizador en el cometa 67P/Churyumov Gerasimenko. En un futuro muy próximo, la NASA espera recoger muestras del asteroide 101955 Bennu con la sonda OSIRIS-REx, que fue lanzada en 2016. Si tuviera éxito, los materiales no llegarían hasta el año 2023.

Aparte de la anécdota histórica, el estudio de los asteroides y sus propiedades es fundamental para comprender la historia de formación del Sistema Solar, y quizás incluso la aparición de moléculas que pudieron propiciar la aparición de vida. Además, existe otro motivo más prosaico: estudiar estos objetos podría servir más adelante para usar los asteroides como minas, o bien sencillamente, para aprender a desviarlos y evitar un impacto contra la Tierra de terribles consecuencias.

Aunque no está teniendo tanta repercusión como la misión Rosetta en la que la ESA logró posar su sonda Philae sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, la misión Hayabusa 2 no es menos difícil ni menos importante. Su objetivo no es simplemente posarse sobre un asteroide, sino tomar muestras del mismo y volver con ellas a la Tierra.

Aspecto de los rover Minerva IIIllustration: JAXA

De hecho, Minerva II1A y Minerva II1B tienen poco más que cámaras y un puñado de sensores. Su objetivo es explorar la superficie del asteroide, pero también estudiar el comportamiento de los vehículos en condiciones de microgravedad. La gravedad sobre la superficie de Ryugu es tan débil que usar ruedas no sería nada efectivo. En su lugar, los Minerva tienen unas patas a lo largo de toda su superficie que les permiten moverse cortas distancias. La agencia espacial japonesa (JAXA) ya ha probado el sistema con éxito.

La sombra de la sonda Hayabusa 2 sobre la superficie del asteroide grabada por la propia cámara de la sonda el pasado 21 de septiembre.Photo: JAXA (AP Images)

Imagen tomada por el rover Minerva II1B durante uno de sus saltos sobre la superficie del asteroide Ryugu.Photo: JAXA (Twitter)

La misión no acaba ahí ni mucho menos. En octubre, la sonda Hayabusa 2 liberará MASCOT, un lander más grande y dotado de sistemas para analizar la superficie y enviar datos a la sonda. En ese momento, Hayabusa 2 disparará un misil de dos kilos de cobre contra la superficie del asteroide. El objetivo de este proyectil es abrir un cráter lo bastante profundo como para exponer estratos de mineral del asteroide que han permanecido inalterados durante miles de años. Esta animación describe visualmente todo el proceso:

Si todo marcha según lo previsto, la sonda se acercará al asteroide y usará un brazo robot extensible para tomar varias muestras de suelo dentro y fuera del cráter. Después emprenderá con ellas el camino de regreso a la Tierra. Con ayuda de esas muestras, los científicos esperan resolver no pocas preguntas sobre cómo se formó nuestro Sistema Solar y hasta sobre cómo comenzó la vida en la Tierra. [Space.com/Guardian]

Secuencia de descenso para MinervaII 1. Imagen: JAXA

El descenso comenzó a las 05:10 GMT de esta pasada madrugada, hacia las 18:30 GMT de hoy la altura debería ser de unos 4.000 metros, a las 00:00 GMT la sonda Hayabusa-2 debería estar a tan sólo 2.000 metros y hacia las 04:00-04:30 GMT en la mañana del viernes 21 se procedería a la separación de Minerva II-1 a unos 60 metros de altura, comenzando en esos instantes el retorno de la sonda hacia su ‘Home Position’. Todas las horas son en la nave, siendo confirmadas 18 minutos más tarde en la Tierra.

Esta es la secuencia gráfica del descenso, en la cual tenemos un eje vertical con la altura y el horizontal con el tiempo. Lo más interesante es la línea azul con el descenso y ascenso de Hayabusa-2 una vez soltadas las sondas, así como los puntos A, B y C con la separación, el impacto y el lugar de reposo:

Operaciones de descenso. Imagen. JAXA

Sobre el sistema de Minerva decíamos lo siguiente:

MINERVA II. Tres pequeños ‘rovers’ de 1.5 kg de peso que descenderán a la superficie del asteroide para estudiarlo, realizando saltos para moverse y realizar sus investigaciones. Poseen paneles solares, cámaras y termómetros. 

Minerva II-1 consiste en dos pequeños cilindros llamados Rover-1A y Rover-1B. Minerva II-2 es un cilindro algo mayor que ha sido nombrado como Rover 2

Situación de los rovers Minerva en la sonda. Imagen: JAXA Los 3 minirovers Minerva de la misión. Imagen: JAXA

Durante las últimas horas la agencia JAXA está informando en directo a través de su cuenta de Twitter @haya2e_jaxa y publicando las imágenes de la cámara de navegación que llegan a tierra en la galería de su web. Estos son algunos de los más destacados y que iremos ampliando durante las próximas horas, esta noche y mañana en este artículo:

 

Durante el 19 y la madrugada del 20:

  • A las 00:00 GMT del 19 de septiembre comenzaban las operaciones de despliegue, desde las antenas de Usuda en Japón.
  • A las 04:22 GMT del 20 la sonda estaba en la posición prevista (GATE 1) sin incidencias, a 20 km de altura
  • A las 05:08 GMT comenzaba el descenso a una velocidad de 40 cm/s

Pangea última

Pangea última

Representación aproximada de Pangea Última.

Se le denomina Pangea Última, Neopangea o Pangea II al hipotético supercontinente sugerido por Christopher Scotese, que se formará dentro de 250 millones de años, de acuerdo a la teoría de la deriva continental, el cual recibe el nombre de su antiguo predecesor Pangea.

El concepto de supercontinentes describe la fusión de toda, o casi toda la masa continental de la Tierra en un único y continuo continente. En la predicción de Pangea Última, la subducción en el Atlántico occidental, al este de América del Norte (signos de esta acción se puede ver hoy en día en la fosa de Puerto Rico), lleva a la subducción de la dorsal oceánica del Atlántico, que a su vez conlleva a la destrucción de la cuenca oceánica atlántica, causando que el océano se reduzca, acercando a América hacia África y Europa de nuevo. Como la mayoría de los supercontinentes, el interior de la Pangea Última probablemente será un desierto semiárido expuesto a temperaturas muy elevadas.1

Formación

De acuerdo a la hipótesis de Última Pangea, los océanos Atlántico e Índico seguirán llegando hasta nuevas zonas de subducción tras haberse re-unido los continentes hoy conocidos, formando la futura Pangea. Se predice que la mayoría de los continentes y micro-continentes actuales colisionaran con Eurasia, del mismo modo que lo hicieron la mayoría de los continentes, cuando chocó Laurasia.

Alrededor de 50 millones de años en el futuro, se prevé que Norteamérica dé un giro levemente contrario (Alaska estaría entonces por la zona de las Latitudes Subtropicales) y Eurasia rotaría hacia la derecha con lo que Gran Bretaña estaría más cerca del Polo Norte y Siberia hacia el sur, hacia las latitudes subtropicales.

Se prevé que África choque con Europa y Arabia, cerrando el mar Mediterráneo y el mar Rojo. Se formaría entonces una larga cadena montañosa, desde lo que hoy es España, a través del sur de Europa en donde se encuentran Italia y Grecia, hasta el Medio Oriente y Asia. De igual manera, se prevé que Australia colisione con el sudeste de Asia y cree una nueva zona de subducción, la cual rodearía Australia y se extendería hacia el oeste a través del océano Índico central. Mientras tanto, el Sur de California y Baja California chocarán con Alaska formando nuevas cordilleras entre ellos. Algunos incluso han previsto que en estas nuevas cordilleras se formarán picos más altos que el Monte Everest.

Uno de los cambios más importantes que se predijo en el escenario de Pangea Última es el comienzo de una nueva zona de subducción a lo largo de la costa oriental de América del Norte y América del Sur. El océano Atlántico se ampliara, a pesar de que Puerto Rico y Escocia (en la zona oriental del Caribe y la placa de Escocia, respectivamente) se podrían mover hacia el norte y hacia el sur respectivamente, a lo largo de la costa este de América del Norte y del Sur. Con el tiempo, esta acumulación de terrenos hacia el oeste crea una nueva zona de subducción que consumirá el océano Atlántico.

Alrededor de 100 millones de años en el futuro, se prevé que la ampliación del océano Atlántico se detendrá y comenzará a encogerse.

En el transcurso de 150 millones de años, el océano Atlántico se ha reducido como resultado de la subducción debajo de las Américas. El océano Índico se ha reducido también en el norte, debido a la subducción de la corteza oceánica en la trinchera central india. La Antártida chocará con Australia y con la Fosa Central india, y el Sur de Australia empuja a la Antártida hacia el norte de Australia, que en este momento se prevé que ha chocado con el Sudeste de Asia. Las capas de roca que contienen los restos de la ciudad de Nueva York, Boston y Washington D.C. se convertirían en altas sierras montañosas.

En 250 millones de años en el futuro, los océanos Atlántico e Índico se cerraran. América del Norte habrá chocado con África, América del Sur se envolverá alrededor de la punta sur de África, con la Patagonia unida a Indonesia, existe un remanente del océano Índico (llamado océano Indo-Atlántico). La Antártida una vez más, es el Polo Sur, y el Pacífico ha aumentado en general, cubriendo la mitad de la Tierra.

La ruptura y el futuro

En el escenario de la formación de Pangea Última, su ruptura puede ocurrir dentro de 300 millones de años en el futuro, y probablemente llevará a la formación del Atlántico de nuevo, pero la hipótesis no predice la forma de la superficie terrestre luego de la ruptura. Probablemente la Pangea Última se separará en dos o más continentes como en el pasado. La divergencia continuará y los restos colisionarán unos contra otros, creando un supercontinente de nuevo. Este ciclo de formación de supercontinentes probablemente continuará hasta que el Sol se convierta en una gigante roja, que probablemente será lo suficientemente grande para consumir a la Tierra y a los otros planetas interiores (Mercurio, Venus y Marte), terminando el ciclo definitivamente, en unos 4 ó 5 miles de millones de años en el futuro. Aunque la Tierra logre escapar de ser absorbida por la gigante roja, su núcleo y el manto se enfriarán, interrumpiendo el ciclo y convirtiendo a la Tierra en un planeta frío circulando alrededor de lo que queda del Sol, que para entonces será una enana blanca.

Como no existe seguridad de que esto vaya a ocurrir, se presenta un escenario alternativo, donde el Atlántico continúa expandiéndose, y el Pacífico desaparece al chocar América del Norte con América del Sur y Asia, creándose el supercontinente Amasia.

Apariciones en la cultura

  • La serie de National Geographic Channel Naked Science: Episodio: Colliding Continents, menciona la formación de Pangea Última.
  • En la novela de Michael Swanwick, Atrapados en la prehistoria, en aproximadamente 500 millones de años en el futuro una versión de este supercontinente es el hogar de los Unchanging, una nueva especie de ave dominante.
  • En la serie de televisión Futuro salvaje, que postula que todos los continentes de la Tierra se reunirán en un supercontinente en 200 millones de años.
  • Chris Roberson fija la novela en un mundo en el que un continente es una versión de Pangea Última.
  • En el videojuego desarrollado por Shigeru Miyamoto y producido por Nintendo, Pikmin 3, se hace referencia a esta forma terrestre en el planeta denominado PNF-404 que es el nombre dado por los Kopai al planeta, donde habitan unos seres denominados Pikmin.
  • La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días o de los Mormones, sostiene esta idea de una nueva unión continental. Creen que por medio de una revelación al fundador de la fe, Joseph Smith, Jr., se le mostró el futuro de la Tierra. En uno de sus libros aprobados como Escritura se lee: «Y será una voz como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos que derribarán los montes; y no se hallarán los valles. Mandará al mar profundo, y será arrojado hacia los países del norte, y las islas serán una sola tierra; y la tierra de Jerusalén y la de Sion volverán a su propio lugar, y la tierra será como en los días antes de ser dividida.»2