Este Mundo, a veces insólito

Construcción

Casas de gigantes

Las misteriosas «casas de gigantes» griegas que desconciertan a la ciencia

En la isla de Eubea existen más de 20 edificaciones megalíticas en la cima de diferentes montes. Los arqueólogos no pueden determinar su origen, ni cómo las construyeron y las leyendas se las atribuyen a gigantes o dragones.

La isla de Eubea,1​ antiguamente llamada Negroponte por los venecianos (en griego, Εύβοια, Évia, griego antiguo Εὔβοια, ‘Eúboia’), es una isla costera de Grecia localizada frente a la costa oriental del mar Egeo. Tiene una superficie de 3900 km², y una población de 210 000 habitantes. Es la sexta isla más grande del mar Mediterráneo. Su capital es Calcis.

Existen más de 20 draskopitas en esta región

Friso griego sobre las “Guerras de Gigantes”

La mitología griega está repleta de referencias a gigantes. Básicamente, se dividen en dos grupos. Por un lado, aquellos llamados «primigenios», como Tifón, Encélado o Palas, por nombrar algunos, sobre los cuales hay un acuerdo histórico; en general tenían características fantásticas y aparecen en la Gigantomaquia -‘Guerra con los gigantes’-, en la que se enfrentaron a los dioses del monte Olimpo.

Por otro lado están un grupo de personajes posteriores, de los que no existe una descripción única, pero que ya no poseen una apariencia monstruosa como sucedía con los primeros; solo tienen en común con estos su enorme tamaño y fuerza. Entre los más conocidos se encuentran Asterio, Erimedonte, Orión y Talos.

Los gigantes son parte de la cultura de muchos países del mundo, pero la realidad indica que existen pocas o nulas pruebas sobre su existencia en el pasado, aunque sí abundan relatos y construcciones antiguas que aún no poseen una explicación arqueológica e histórica y eso da lugar a interpretaciones variadas.

¿Un hogar de gigantes?

Frente a la costa oriental del mar Egeo descansa la isla griega de Eubea, la segunda más importante después de la famosísima Creta. Los turistas la eligen por su paisaje montañoso, sus impresionantes acantilados y playas de aguas transparentes, como también por mantener viva la herencia arquitectónica y arqueológica de diferentes culturas e imperios que la dominaron, como el Ateniense, Macedónico, Romano, Venecia y Otomano.

Vista de la casa de dragones del Monte Oque

Las construcciones se encuentran en las cimas

Pueblos como Pissonas, Paliouras, Steni, Makrykapa y Karystos suelen ser los cónclaves favoritos de los visitantes, pero muchas de las personas que llegan lo hacen simplemente para interiorizarse sobre uno de sus mayores misterios: las drakospitas.

Las drakospitas son edificaciones megalíticas antiguas que poseen características que las hacen únicas y que desconciertan a los investigadores, quienes todavía no pudieron resolver muchos de los misterios que las rodean.

Drakospita deriva de la palabra griega «derca» -en latín «draco»-, que se refiere a una mirada penetrante, una característica que se le atribuye a los dragones, de allí que los edificios sean conocidos como «casa del dragón».

En total existen más de 20 construcciones megalíticas, todas en la isla, localizadas en una posición empinada y dominante; la mayoría entre los montes Okhi y Styra. Fueron construidas con enormes placas apiladas de piedra caliza, que dan la apariencia de un techo en forma de pirámide.

Las mejor conservadas son la del Monte Oque, en el extremo sureste de la isla y a unos seis kilómetros al norte de la localidad costera de Caristo; y las tres de Palli-Lakka, en la zona de las antiguas canteras de mármol en el Monte Kliosi.

Algunas piedras llegan a pesar hasta 10 toneladas

Las paredes opuestas convergen una hacia la otra y, además, incluyen jambas -un pilar cuya finalidad es consolidar y trabar las piezas del conjunto- y dinteles, todo en tamaño desproporcionado. Como detalle sutil, en los interiores hay estantes de piedra que sobresalen de la pared. Todo sin ningún tipo de mortero o amalgama que haga las veces de «pegamento» para unificar las diferentes piezas.

Las piedras tienen un espesor de entre 20 y 80 centímetros. Las casas son de 5 por 10 metros, con paredes de 1,5 m de espesor. Las entradas poseen la clásica forma de Π, con 4m de largo, 2 m de ancho, 0,30 m de espesor, y con un peso 10 toneladas cada una.

Además, cada estructura posee una abertura parecida a un panteón en el techo, que aseguran podría estar destinado a dejar entrar la luz natural del sol o la luna, para iluminar el interior.

El primer gran misterio es el cómo. Todavía se desconoce cuál fue la técnica y mucho menos la tecnología para poder construirlas. El peso de cada piedra, en especial los dinteles y jambas, se miden en toneladas. Por otro lado está el detalle para nada menor de que están a cientos o más de mil metros sobre el nivel del mar, como es el caso del monte Okhi, que se encuentra a una altura de 1398 snm. Entonces, dicen los investigadores, que por los materiales naturales de la zona, los constructores debieron encontrar una forma de transportar grandes megalitos desde una altitud muy inferior para luego construir las edificaciones en un espacio reducido. Una tarea para nada sencilla, aún con las herramientas de construcción actuales.

Las casas tienen aberturas como un panteón

Como se desconoce quiénes levantaron los edificios, eso supone un desafío para conocer el para qué. Para algunos historiadores, las construcciones pertenecen al período preclásico de la antigua Grecia (anteriores al 499 a.C.). Para otros fueron antiguos santuarios dedicados a Zeus o Hera o Heracles, sin embargo no hay evidencia consistente sobre si se practicó allí algún tipo de ritual. También están los que consideran que podrían haber sido guardias o estructuras defensivas durante el período helenístico o, simplemente, almacenes.

En la excavación más importante, en 1959, el profesor Niki Moutsopoulos halló en la drakospita de Okhi pedazos de cerámica y cerraduras (en una de las cuales había una escritura desconocida) que hoy pueden verse en el museo arqueológico de Karystos.

Las leyendas locales son variadas e incluyen tanto a dragones, como a gigantes, que –aseguran– habrían habitado en la isla en épocas pasadas.

Casa del Dragón de Ochi: entrada vista desde el interior.

Las casas mejor conservadas de los dragones son las que se encuentran en el Monte Ochi, en el sureste de la isla y a unos seis kilómetros al norte de la ciudad costera de Karystos. Otras tres Casas del Dragón Ciclópeo se pueden encontrar en Palli-Lakka, y en Kapsala.

A pesar de que se llaman casas Dragón, las estructuras masivas no tienen nada que ver con estas criaturas mitológicas.

Se denominan casas Dragón porque la tradición local atribuía a los poderes sobrehumanos desconocidos de su creador, dado el tamaño de los bloques de piedra utilizados en el proceso de construcción. La gente común no podría haber construido estas enormes estructuras, ¿no crees?

Casa del Dragón de Ochi: Techo.

Su verdadera edad sigue siendo un misterio, al igual que sus constructores desconocidos.

Aunque las “Casas del Dragón” fueron descritas por primera vez a finales del siglo XVIII, todavía no hay una fecha exacta de los edificios.

Algunos estudiosos creen que se remontan al siglo VII a.C., siendo los precursores de los templos griegos posteriores.

Otros las consideran construcciones defensivas de la época helenística, de los siglos III-IV a.C.

Sin embargo, los expertos siguen sin poder ponerse de acuerdo sobre su fecha, y la falta de materiales en torno a las enormes estructuras ha dificultado el trabajo.

Las Casas del Dragón fueron “encontradas” por el geólogo británico John Hawkins, quien ascendió el Monte Ochi (1.398 metros de altitud) el 21 de octubre de 1797.

Allí encontró una construcción que inspeccionó y de la que dibujó bocetos, concluyendo, basándose en su diseño, que las estructuras masivas debían ser más antiguas que los templos clásicos griegos.

Después de que se supo de la existencia de estructuras masivas en el Mediterráneo, muchos otros se aventuraron a Grecia para ver por sí mismos las “casas de los dragones”.

En los años siguientes, después de que Hawkins los descubriera, numerosos arqueólogos visitaron el sitio, como Heinrich Ulrichs, quien publicó una monografía sobre las estructuras en 1842.

En tiempos más recientes los principales investigadores son los estadounidenses Jean Carpenter y Dan Boyd.

Las enigmáticas Casas del Dragón del Monte Ochi están ubicadas a una altitud de 1386 metros y tienen una dimensión promedio de 12.7 por 7.7 metros, con una puerta en el centro de la pared sur, de 2 metros de alto por uno de ancho y coronadas por un enorme dintel de 10 toneladas que sobresale sobre ella, así como pequeñas ventanas a los lados.

Las paredes tienen un espesor medio de 1,4 metros, adecuado para soportar el pesado techo de piedra, y el interior se eleva a una altura media de unos 2,4 metros.

La superficie de la construcción es de 48 metros cuadrados, y todo el piso está cubierto con paneles de piedra.

Casa del dragon Palli-Lakka edificio del norte cerca de Styra/Euboia/Grecia.

Como señalan los expertos, las tres Casas del Dragón de Palli-Lakka son muy similares en dimensiones a la del Monte Ochi, pero las paredes son menos gruesas, sólo 1,1 metros en promedio. Los bloques de piedra utilizados son más pequeños y, en general, el estilo es más rústico, menos elaborado y posiblemente incluso más antiguo.

Lo extraño es que, a pesar de su tamaño supermasivo y sus intrincados elementos de diseño, no hay referencia a estos edificios en las fuentes antiguas. De hecho, toda la información disponible proviene de las leyendas y el folclore de la zona donde se construyeron, así como de los detalles de los exploradores que han visitado las estructuras en épocas más recientes.

Interior de una de las construcciones de Palli-Lakka

En 1959, se realizaron excavaciones en las estructuras del Monte Ochi que sacaron a la luz fragmentos de cerámica que datan del periodo helenístico.

Los arqueólogos también encontraron varios refuerzos, en uno de los cuales financian un pequeño texto escrito en una escritura desconocida, que ahora se conserva en el museo arqueológico de Karystos.

Se descubrieron detalles interesantes en 2002 y 2004 cuando investigadores del Departamento de Astrofísica de la Universidad de Atenas estudiaron la orientación de las Casas del Dragón en el Monte Ochi. Los expertos llegaron a la conclusión de que las Casas del Dragón estaban orientadas al sistema estelar Sirio alrededor del año 1100 a.C., lo que sugiere que las misteriosas estructuras ciclópeas podrían haber sido utilizadas como una especie de observatorios astronómicos.

Sin embargo, debido a la falta de datos más exhaustivos, las casas del Dragón Griego siguen siendo un enigma para los arqueólogos.

Como han señalado algunos autores, las misteriosas estructuras bien podrían ser la clave para comprender la evolución de la arquitectura griega posterior.

Cualquiera que sea su propósito, sigue siendo un misterio en cuanto a cómo se construyeron las estructuras masivas, cómo han permanecido en pie, y lo más importante, su edad exacta.

http://www.sgh.gr/index.php/en/southern-evia-en/dragonhouses-en

Barrow Zarrenthin

Barrow Zarrenthin

Coordenadas: 53°55’43.49″ N, 13°19’93.68″ O

El montículo funerario Zarrenthin era un montículo en Zarrenthin en la comunidad Bentzin en el distrito de Vorpommern-Greifswald (Alemania). Estuvo hasta la excavación en 2005 en los terrenos de Zarrenthiner Kiestagebaus. En términos de estructura y complejidad, los hallazgos registrados durante la excavación arqueológica son únicos para Mecklenburg-Vorpommern. La réplica reconstruida se encuentra desde 2006 a la entrada del establecimiento de baño en Zarrenthiner Kiessee.

Excavación

El montículo funerario ha sido incluido desde 1976 en los archivos de la Oficina Estatal de Bodensekmalpflege como túmulo funerario Zarrenthin, Fpl. En 1997, se encontró una fuerte sobreimpresión del monumento en tierra de Lesesteine de los campos vecinos. Además, la colina tenía rastros de excavaciones anteriores. Se llevó a cabo una prospección a gran escala del medio ambiente en los años 2001 y 2002. Las excavaciones exploratorias que se llevaron a cabo, a excepción de unas pocas chimeneas, no revelaron ningún signo de más terremotos en las cercanías del túmulo funerario.

El montículo sepulcral al norte del lago de grava Zarrenthiner obstaculizado desde la década de 1990 intensificó el uso de depósitos de grava locales. Debido al mal estado de conservación del objeto y al entorno ya no auténtico 2005, se decidió la excavación completa. La excavación se llevó a cabo de abril a julio del mismo año. Las aproximadamente 6000 piedras de la planta fueron completamente removidas y depositadas.

En noviembre de 2006, se inauguró la reconstrucción de la instalación a la entrada de la casa de baños al este del Zarenthiner Kiessee. Por un lado, el interior de la planta se muestra, por otro lado, el amontonado y cubierto con piedras de la colina.[1]

Adjunto

El túmulo funerario tenía originalmente 1,5 metros de altura y tenía un diámetro de 17,5 metros. La tumba megalítica en su interior fue creada a fines del Neolítico (Neolítico tardío). Los constructores pertenecían a la cultura de la tumba individual. Cuatro entierros tuvieron lugar en la Edad del Bronce.

Entierro principal

En la parte inferior de la colina había una caja de piedra orientada de norte a sur de 2 por 1 metro, alrededor de la cual se colocaba un trapecio de piedra, con la caja de piedra en el tercio este del trapezoide. La piedra caliza de aproximadamente 1.2 metros de largo y 0.7 metros de ancho se encontró en la excavación en la cámara encontrada. Los objetos de piedra caliza de este tamaño son extremadamente raros en la región de hallazgos. La parte superior contiene varios cuencos encurtidos. El remate descansaba sobre cuatro piedras de soporte de diferentes tamaños de forma aproximadamente rectangular. Las losas de piedra formaron la parte inferior de la caja de piedra.

Reconstrucción de la cubierta de escombros

En la primera fase, alrededor de 2800 aC. La piedra trapezoidal fue erigida con una longitud de 11.5 m. En ella había una cámara funeraria de 2 metros de largo colocada sobre losas de piedra, sobre la cual una gran losa de piedra caliza servía como cubierta.

En la caja, se encontró un esqueleto humano completo, ampliamente conservado en un taburete. Esto se midió por datación por radiocarbono (datación C14) aproximadamente en 2460 aC. Fechado. Basado en las características antropológicas, fue designado como un hombre de más de cuarenta años. Sobre el cráneo, una daga de pedernal trapezoidal fue encontrada cerca de la placa de pared del sur, rota en el medio. Esto estaba fechado para la llamada daga y era probablemente una tumba para el entierro de los restos.

El cráneo de un segundo individuo fue encontrado en el extremo noroeste de la caja de piedra. La datación con el método de radiocarbono mostró valores de edad alrededor de 2800 v. Los valores elevados de δ13C se consideran una indicación del pescado como alimento básico. La persona de más de 40 años tenía caries.

El trapecio de piedra que rodea la caja de piedra, con su eje longitudinal orientado de este a oeste, tenía 11,5 metros de largo. El ancho era de 2.5 metros en el oeste y 5.5 metros en el este. En la esquina sureste del trapezoide, se descubrió un hoyo de 35 centímetros de profundidad, en cuya suela se encontraba una punta de flecha de 5 centímetros hecha de pedernal con lados largos dentados. Esto se interpreta como un regalo tumba externo. Una losa de piedra caliza rectangular bordeada por piedra de campo cubría el pozo.

Reconstrucción de la configuración de piedra interior del túmulo funerario

Corona de piedra

En la segunda fase, luego, después de 2500 aC, se erigió una corona de piedras de piedra alrededor del entorno de piedra en el período Neolítico, el diámetro fue de 17,5 m. Dentro de la corona, se derramó un montículo de casi 2 m de alto y estaba completamente cubierto de escombros.
Incluso en la Edad del Bronce, la colina resultante continuó sirviendo como lugar de enterramiento.

El trapecio estaba rodeado por una corona de piedra exterior con un arco aproximadamente perfecto y una altura entre 0,4 y 0,6 metros. Esta corona se compone en parte de grandes rocas colocadas una al lado de la otra, en parte de secciones en la técnica de paneles de yeso. Lagunas de unos 0,7 metros de longitud interrumpieron la corona en el sector sureste y noroeste. Se interpretan como acceso grave simbólico. Una roca grande (piedra de guardia) estaba precedida por una brecha similar a un metro de ancho al oeste del lado estrecho del trapezoide y otra al norte de la extensión de la cima. Ellos enfatizaron la orientación del sistema de acuerdo a los puntos cardinales.

En el pie de la colina sureste, a unos dos metros fuera de la corona de piedra había una piedra ovalada de un metro de largo y 0,8 metros de ancho de piedras de campo del tamaño de un puño. Los fragmentos de cerámica y huesos de animales localizados cerca uno del otro se interpretan como los restos de una ofrenda de comida. Las piezas rotas no permiten una fecha exacta.

Cubierta de la colina

La caja de piedra y el trapecio de piedra estaban completamente cubiertos por un montículo de colinas, delimitadas por la corona exterior de piedra y aseguradas por una cubierta de piedra. Este paquete de piedra consistía en piedras de campo de unos 30 centímetros de longitud y estaba cubierto por otra capa amarillenta. Una capa de escombros cubría toda la colina, incluida la corona exterior de piedra, completando así la capa superior de relleno.

Debido a las dos capas de relleno principales, se sospechan dos fases principales de construcción. En la primera fase, por lo tanto, las tumbas fueron construidas y amontonadas en la segunda fase de los montículos.

En la colina, se encontraron varios asentamientos de piedra, incluidos dos capas de piedra ovalada de 2,2 metros y 1,8 metros de longitud a media altura en el lado sur de la colina. Estos fueron probablemente relacionados con el culto a la muerte o el culto a los antepasados. La urna, que se conservó solo en fragmentos, y la piedra angular faltante indican un robo funerario en tiempos más recientes. Además de los restos de cerámicas y quemadores de cadáveres, se encontró un recipiente en miniatura fechado en la Edad de Bronce más joven.

En el área de la cima de la colina, el relleno de piedra se alteró, lo cual se debe en parte a Baurodungen. Además, se encontraron dos intervenciones terrestres modernas. En el medio de la colina se encontraba el resto de una construcción probablemente construida en el siglo XIX con un pozo de excavación de robo de 2,5 metros de diámetro y al menos 1,3 metros de profundidad. Como el entierro principal no estaba en el centro de la instalación, el procedimiento no tuvo éxito. En el tercio superior del relleno se encontró una capa de piedras afiladas, que probablemente sean desechos producidos por el Steinschlägerei. La segunda intervención fue una eliminación de basura que tuvo lugar entre 1960 y 1970.

Nachbestattungen

Las excavaciones revelaron cuatro entierros. El primero era una caja de piedra que medía 1.12 × 0.95 × 0.3 metros. El segundo entierro fue una tumba en urna, por la cual se había retirado una piedra de campo del relleno de piedra de la colina en el tercio inferior de la colina. La urna semiconservada era un recipiente con cuello cónico bulboso con una parte exterior alisada y probablemente originalmente tenía dos asas de ojal en el cuello. Contenía, entre otras cosas, varios fragmentos de bronce. El diámetro de un par de pulseras de bronce sugiere una tumba para niños. Desde el tercer entierro, solo se conservaron fragmentos de la caja de piedra, y un solo fragmento de la Edad de Bronce, probablemente el resto de la urna.

Para el cuarto entierro en el sureste de la tumba, la corona de piedra había sido abierta. Los suplementos o los huesos no se conservaron, solo una decoloración de color marrón oscuro a negro. Las dimensiones de 2.1 × 0.8 metros indican un entierro en un ataúd de árbol durante la Edad de Bronce más antigua. Al volver a cerrar la configuración original de los cantos rodados no se tuvo en cuenta, por lo que los huecos se han llenado con piedras de campo más pequeñas.

Chimeneas

Se encontraron tres hogares en la colina, otros dos metros al oeste del anillo exterior. Las muestras de carbón vegetal podrían fecharse en la segunda mitad del siglo VI, el período de migración . Para usar como fuego de fuego o similar, no había indicaciones, por lo tanto, se debe suponer una función de culto.

 

 

Al final de la configuración de piedra trapezoidal está la cámara.

Torre d’en Galmés

Torre d’en Galmés

El poblado talayótico de Torre d’en Galmés (o Gaumés), situado en Menorca, es uno de los yacimientos arqueológicos más grandes de las Islas Baleares. Está situado sobre una colina desde la cual se observa gran parte del sur de la isla. Se accede a él por la carretera que va desde el pueblo de Alayor a la playa de Son Bou. Cronológicamente, perduró desde la época pretalayótica (antes del 1400 a.C) hasta la época romana, aunque también se han encontrado algunos restos de época medieval. No obstante, la mayoría de las estructuras visibles en la actualidad corresponden a la edad del Hierro.

Es uno de los 32 yacimientos prehistóricos menorquines que se presentan a la candidatura de la Menorca Talayótica como patrimonio de la humanidad ante la UNESCO.1

Localización

La Torre d’en Galmés es un poblado que se encuentra en una colina cercana a la carretera de Alayor-Son Bou; se llega a partir de un camino situado a la izquierda de la carretera, debidamente señalizado. Desde el poblado se puede ver parte del sur de Menorca y, a veces, las borrosas cimas de las montañas de Mallorca.

Descripción

Se trata del poblado prehistórico más grande de las Islas Baleares, con una extensión de 62.000 m2. Se calcula que durante su máximo esplendor (entre el año 1300 a.C. y la conquista romana) pudieron vivir en él unas 900 personas. Data de la época pretalayótica.

El segundo poblado más importante en extensión se encuentra en Mallorca con unas dimensiones de 17.000 metros cuadrados. Ofrece monumentalidad y variedad de restos: tres talayotes, un sistema de recogida de aguas pluviales, tres salas hipóstilas, un recinto de taula, 27 viviendas documentadas y diversas cuevas excavadas en la roca.2

El poblado está dominado por tres talayotes, que ocupan la parte más alta como corresponde a su función de atalayas de vigilancia y control del territorio. Muy cerca de los talayotes se encuentra un espacio de carácter religioso llamado recinto de taula. Por todo el poblado se pueden observar edificaciones circulares destinadas a la vida doméstica, algunas de ellas excavadas i restauradas durante las últimas décadas.

En la parte baja de la colina se encuentran algunas viviendas con sala hipóstila, o sala con columnas, estructura adosada que servía como almacén o habitación auxiliar.

Sala hipóstila en el poblado talayótico de Torre d’en Galmés. Se cree que estas construcciones servían de establos o almacenes

Otra característica a destacar del poblado talayótico es el medio de aprovechamiento del agua de lluvia, mediante filtros naturales excavados en la roca y canalizaciones que la conducían hasta grandes depósitos.

En el asentamiento se observan estructuras que pueden ser interpretadas como espacios públicos y otras como espacios privados. Respecto a los primeros, sobresalen los tres talayotes y el santuario o recinto de taula. El elemento central de este santuario, con planta en forma de herradura, era originalmente una gran «T» de piedra formada por dos losas superpuestas, aunque actualmente la losa vertical se encuentra rota. Ésta presenta unas dimensiones de 1’95 m. de altura, 1’50-1,60 m. de largo, 0’40 m. de grosor. La piedra capitel, de 1’18-1’25 m. de altura, 2’32 m. de largura y 0’65 m. de grosor, se encuentra tumbada ante la piedra soporte; se reutilizó como sepultura en poca tardo-romana o medieval.

El sistema de recogida de agua de lluvia de la zona sur del poblado.

En la segunda categoría se encontrarían las casas circulares, con la entrada orientada al sur y construidas mediante técnica ciclópea, como es habitual en la arquitectura talayótica. Las habitaciones de las casas estaban separadas entre sí por muros que surgían de modo radial desde el patio central de la vivienda.

Fachada del Círculo Cartailhac (una vivienda de la edad del Hierro) en Torre d’en Galmés

 

Vista del interior del Círculo Cartailhac

 

 

 

Sala Hipóstila en Torre d’en Galmés

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cisternas de agua en Torre d’en Galmés

Talayots

Talayots

Mallorca y Menorca, Islas Baleares.

Planos (Planta y Alzado) de un Talayot (En la actualidad).

Los Talayot son construcciones realizadas con piedras de un tamaño medio o grande, que forman estructuras a manera de torre (tronco de pirámide o cono), de una altura de hasta 9 m. y un diámetro o lado variable. Formalmente podemos hablar de de talayots de planta circular o planta cuadrada. Dentro de los primeros hay una variante, los escalonados, que manteniendo la forma básica de la planta, varía en su manera de elevar la construcción, conformada mediante una sucesión en altura de «anillos» decrecientes en su diámetro.

Los más grandes poseen una o varias columnas para la sustentación de la cubierta o en su caso, de los pisos superiores. Algunos aparecen con la novedad de poseer habitáculos radiales en torno a esta columna central.

La importancia y abundancia de estos restos ha llevado a concretar una «Cultura de los Talayots«, para diferenciarse de las construcciones megalíticas coetáneas en la península. Esta cultura aparece hacía el año 2.100 a. C., probablemente constituida por tribus nómadas del norte de África que vivían inicialmente en cavernas y que evolucionaron para habitar en sencillas cabañas. Más tarde aparecieron los poblados amurallados a base de entramado simple de piedras con casas, también de piedra, en algunos casos compartimentadas e incluso comunicadas unas con otras.

Sólo en la Isla de Menorca se localizan más de una docena de pueblos con la increíble cifra de más de 250 Talayots, los que da una idea de la importancia que estas construcciones tuvieron en su época.

Su función es incierta, ya que en algunos casos pertenecen a la muralla perimetral del poblado dándonos la idea acertada de ser una posición de vigilancia. En otros su función es funeraria, se han encontrado numerosos enterramientos en su interior. Los últimos estudios aportan la teoría de que eran una forma de ostentación de los líderes comarcales. Posiblemente, apareciesen con un objetivo militar y fuesen evolucionando a otras funciones más civiles. Es muy probable que se utilizasen como vivienda de la familia más importante del pueblo. También su forma determina, su función, los circulares como elemento defensivo, y los rectangulares como funerario o ritual.

Los Talayots más importantes, coinciden, en general, con los de las Taulas y las Navetas ya que pertenecían a los mismos poblados. Podemos destacar los siguientes:

  • En Menorca:
    • Sant Agustí Vell, Menorca. – Un precioso Talayot que conserva la cubierta que descansa sobre tres columnas ciclópeas.
    • Torre Nova, Menorca. – Situado dentro de un poblado compone un conjunto con otros cuatro Talayots. Posee un corredor de acceso de acceso y cámara central de planta ovalada.
    • Torrelló en Maó, Menorca.- Es uno de los ejemplares más espectaculares de toda la isla. Conserva una ventana con su dintel en el piso superior.
    • Trebalúguer, Menorca. – De dimensiones enormes y planta ovalada (30 x 15 metros) esta situado sobre una roca.

Talayot de Sant Agustí Vell

Talayot de Torrelló

  • En Mallorca:
  • Son Fornés, en Montuiri, Mallorca, I. Baleares.- Dispone de dos Talayots, uno de ellos el más grande le la Isla, con 17 m. de diámetro y 3,5 m. de altura en la actualidad, ya que originalmente tenía dos pisos comunicados por un pasadizo interno en el muro de 5 m. de espesor.
  • Capicorp Vell, en Llucmajor, Mallorca, I. Baleares.- Está formado por tres zonas arqueológicas (Capocorb Vell, La tanca dels Talaiots y Capocorb de’n Jaqueto), con Tayalots circulares y cuadrados.
  • Sa Clova d’es Xot.- Posiblemente sea el Talayot circular más famoso de la isla, tanto por su conservación como por su monumentalidad: los bloques de piedra miden cuatro metros de longitud por uno de altura y están perfectamente encajados.
  • Son Noguera.- Un talayot circular de grandes proporciones y sin columna central, posiblemente estuvo cubierto por una falsa cúpula por aproximación.
  • Son Fred. – Dispone de un dintel curvo -a modo de arco- en la entarda.
  • Hospitalet Vell.– Un Talayot de planta cuadrada muy importante, ya que es el único que conserva parte del cerramiento de la cubierta.

 

 

Talayot circular en Capicorp Vell

 

 

 

Talayot de planta cuadrada en Capicorp Vell

 

 

 

 

 

 

Talayot de Hospitalet Vel

 

 

 

 

 

 

Talayot «Sa Clova d’es Xot»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Talayot Son Fornés, foto aérea y plano del yacimiento.

 

 

Foto cortesía de Celso González

 

 

 

 

 Se expone un resumen “de lo mejor”, sacado de la web: http://nurarq.com/, dedicada a la cultura Talayotica de las Baleares.

Los 4 talayots imprescindibles de Menorca

Seguramente muchos de vosotros conoceréis o habréis escuchado hablar de las torres prehistóricas que se alzan ante nuestra vista en los paisajes menorquines… ¡son los Talayots! No se sabe con seguridad cuántos pudo haber en su momento, aunque debieron ser varios centenares… ¡ya que hoy en día se conservan más de 300!

¡Vamos a ver el ranking de los 4 talayots que desde NURARQ creemos que son imprescindibles!

  1. Torre d’en Galmés

El poblado de Torre d’en Galmés, con sus más de 6Ha de extensión, es el mayor yacimiento talayótico de las Islas Baleares, y por extensión… ¡del mundo! Es por esta razón que no podía faltar en esta lista, aunque en este sitio no haya un solo talayot… ¡sino hasta 3! No son los más grandes ni los más espectaculares, pero sin duda tienen su encanto ya que pueden divisarse en la línea del horizonte desde bastante lejos. Eso es posible porque se encuentran situados en la parte más alta de un montículo, y desde ellos puede divisarse casi toda la costa sur de la isla, por lo que el dominio visual es realmente impactante.

      2. Talatí de Dalt

Se trata de un talayot singular tanto por su forma característica, muy cónica, como por tratarse de uno de los pocos talayots en los que el acceso a la parte superior está permitido (al menos de momento…).

Sentarte a la sombra del gran acebuche, degustando una selección de los productos menorquines más típicos, como el delicioso Queso Mahón-Menorca con Denominación de Origen, mientras observas el gran talayot y el recinto de taula… ¡no tiene precio! Y esto puedes hacerlo con nosotras si reservas una de nuestras rutas talayóticas que incluyen degustación de productos menorquines (http://nurarq.com/tour/ruta-talayotica/)!

  1. Cornia Nou

El gran talayot de Cornia Nou es uno de los pocos ejemplos de este tipo de estructuras que conocemos en profundidad, gracias a que ha sido excavado e investigado por un gran equipo de arqueólogos durante estos últimos años.

Es por ello que sabemos que fue construido mediante la colocación de muros concéntricos, de forma similar a las capas de una cebolla. Sus dos túneles de acceso y la escalinata principal, hacen que sea evidente que la parte útil de este talayot era la parte superior. ¿Quién sabe para qué se utilizaba esta plataforma? Quizás para recrear un ritual… quizás para acercarse más al cielo… quizás para dominar el territorio…  Todavía desconocemos su función principal, pero seguramente se trataría de la conjunción de varios usos a la vez, que no se descartan unos a otros…

  1. Torelló

Finalmente no podemos dejar de incluir en esta lista el gran talayot de Torelló. ¿Por qué? ¡Pues porque con sus 13 metros de altura y sus casi 25 metros de diámetro, se trata del mayor talayot de la isla!

Además en la parte superior del monumento, se conserva una gran ventana que lo caracteriza como único… esa ventana da acceso a una pequeña sala en la que se hallaron los restos de un espacio que los romanos utilizaron para realizar algún tipo de ritual…

Talayot de Torrellonet Vell.

Talayot circular que se ubica en la isla de Mallorca.

Poblado talayótico de Ses Paisses./Albireo386

En el área de Mahón, la más monumental, despunta un yacimiento: Talatí de Dalt, de finales del segundo milenio antes de Cristo. En él destacan una gran taula y varias cuevas megalíticas. Con el paso del tiempo, una pilastra acabó directamente apoyada en la piedra capitel, lo que le confiere una imagen mágica.

Próximo a Mahon se halla Trepucó, con un talayot que supera los 40 metros de diámetro, lo que le convierte en el mayor de las Baleares. Junto a él hay un santuario con la taula más grande de Menorca: 2,40 metros de altura.

Aún otro enclave merece destacarse en el área de Mahón: Torrellonet Vell. Es obligado verlo, ya que se trata del talayot mejor conservado de la ínsula.

Naturalmente la “Cultura Talayotica”, es más extensa, y además de los Talayots, están las Navetas, los Poblados, las Taulas, los Complejos Megalíticos, etc. Todos ampliamente representados, y casi en exclusiva, en las Islas Baleares, y sobre todo en Menorca.

Urartu

Urartu

Urartu (en urartiano: Biainili, armenio: Ուրարտու, Արարատյան Թագավորություն) es el nombre asirio de una zona montañosa ubicada entre el sureste del mar Negro y el suroeste del mar Caspio, actualmente compartida por la República Armenia, Irán y Turquía, formada luego de la caída del Imperio hitita. Incluye los grandes lagos de Van en Turquía (donde se encuentra la antigua capital Tushpa), Urmia (en Irán) y lago Seván (en Armenia).

En esta zona se remontan los orígenes del pueblo armenio.

Urartu es uno de los primeros reinos de Armenia. Su apogeo histórico antiguo se dio en los siglos IX y VIII a. C. El idioma local era semejante al hurrita. La proximidad con la Asiria avasalladora produjo desde 1275 a. C. una fuerte influencia ideológica, literaria y técnica sobre Urartu. En los primeros momentos se agruparon en torno a una especie de reino confederado conocido como Nairi, pero hacia el 900 a. C., formaron una confederación bajo el gobierno de un monarca central.

Gracias a unas pocas inscripciones, sabemos que el primer monarca de Urartu era Arame, seguido por Sardur I. Otras permiten reconstruir su gran crecimiento territorial durante los reinados del mencionado Sardur I, Ishpuini y Menua, quienes lograron llegar hasta la cuenca baja del río Murat, por el oeste, el Araxes, por el norte, y al lago Urmía, por el sureste. Las técnicas asirias asimiladas tienen una buena muestra en el canal de Menua, de casi 30 km, que suministra agua de boca y riego desde el litoral sur del lago Van. En las paredes rocosas del lago Van y en varias estelas de piedra, yacen escritos los anales de los reinados de Argishti I (bisnieto de Sardur I) y su hijo, Sardur II, en los que se narra la expansión hasta más allá de la gran curva del Éufrates, hasta la Comagene siria, con lo que consiguieron dominar la vieja ruta de suministros de materias primas como el hierro, desde el Tauro, el cual fue parcialmente dominado, hasta Asiria.

Las fortalezas de Urartu son estructuras sólidas de bloques de piedra. Las más importantes fueron las fortalezas de Van, Anzaf, Cavustepe y Baskale. Estaban muy avanzados en la industria metalúrgica, con una excepcional calidad, y fueron exportados a Frigia y a Etruria.

Haykaberd o Çavustepe o Sardurihinilli

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Haykaberd : Հայկաբերդ

Gürpınar, Van, Turquía

Las ruinas de Urartian Sardurihinilli.

Haykaberd : Հայկաբերդ

Coordenadas : 38,352443 ° N 43,459393 ° E

Tipo: Ciudad fortificada

Historia del sitio

Construido: 1er milenio antes de Cristo

Construido por: Sarduri II

Sardurihinilli es un antiguo sitio fortificado en el distrito de Gürpınar de la provincia de Van, en la región oriental de Anatolia oriental. Se encuentra a unos 25 kilómetros al sureste de Van a lo largo de la carretera que conduce a la ciudad de Hakkâri, en un valle conocido como Hayots Dzor (Armenia: Հայոց Ձոր, «Valle de los armenios») en la histórica Armenia. Fue utilizado por los reyes de Urartian como fortaleza durante el 8vo siglo AC.

En el folklore armenio es la fortaleza construida por Hayk, el legendario fundador de la nación armenia, cerca del sitio donde mató al invasor rey babilónico Bel o posiblemente Nimrod.

El sitio de Haykaberd.

Sarduri-Hinilli tiene un plan lineal, encaramado sobre una cresta que domina la llanura de Gürpınar. Se compone de paredes de la fortificación así como los restos de un palacio real de Urartian, construido entre 764 y 735 AC durante el reinado del rey Sarduri II (764-735 AC) en el clímax del poder del imperio de Urartian. Hay secciones superior e inferior de la fortaleza en la que el Templo de Khaldi, las murallas de la ciudadela, la torre del rey, los talleres (siglo VII aC), almacenes, cisternas, cocina, palacio con una sala de trono, inodoro «real», harén y salones de columnas fueron localizados. Un foso rodeó secciones de la fortaleza.

Parte de Urartian Sardurihinilli.

Sarduri-Hinilli fue destruido en el siglo 7 aC, presumiblemente por los escitas. Existen rastros de una ocupación medieval posterior. El sitio fue excavado entre 1961 y 1986 por Afif Erzen.

Hayk y Rey Bel

En el relato de Movses Khorenatsi, Hayk, hijo de Torgom, tuvo un hijo llamado Armanak mientras vivía en Babilonia. Después de que el arrogante Titanid Bel se hiciera rey sobre todos, Hayk emigró a la región cerca del Monte Ararat con una familia extensa de al menos 300 y se estableció allí, fundando un pueblo que llamó Haykashen. En el camino, había dejado un destacamento en otro asentamiento con su nieto Kadmos. Bel mandó a uno de sus hijos a rogarle que volviera, pero fue rechazado. Bel decidió marchar contra él con una fuerza masiva, pero Hayk fue advertido antes de tiempo por Kadmos de su enfoque pendiente. Reunió a su propio ejército a lo largo de la orilla del lago Van y les dijo que debían derrotar y matar a Bel, o morir intentando hacerlo, en lugar de convertirse en sus esclavos.

Hayk y sus hombres pronto descubrieron el ejército de Bel situado en un paso de montaña (Moisés de Chorene localizó el sitio como Dastakert ), con el rey en la vanguardia.

En Dyutsaznamart (Armenia: Դյուցազնամարտ, «Batalla de Gigantes»), cerca de Julamerk al sureste del Lago Van, el 11 de agosto de 2492 aC [2] (según la cronología tradicional armenia) o 2107 aC (según «The Chronological table» Mikael Chamchian), Hayk mató a Bel con un tiro casi imposible usando un arco largo, enviando las fuerzas del rey en desorden.

La colina donde Bel cayó con sus guerreros, Hayk nombró a Gerezmank «tumbas». [3] Embalsamó el cadáver de Bel y ordenó que fuese llevado a Hark, donde debía ser enterrado en un lugar alto a la vista de las esposas e hijos del rey.

Poco después, Hayk estableció la fortaleza de Haykaberd en el sitio de batalla y la ciudad de Haykashen en la provincia armenia de Taron (Turquía moderna). Él nombró la región de la batalla Hayk, y el sitio de la batalla Hayots Dzor [4]

Antiguos contenedores de almacenamiento, conocidos como «pithos», han sido desenterrados durante las excavaciones en el castillo de Çavuştepe en la provincia oriental de Van. Cereales, la mantequilla y el vino se mantuvieron en los contenedores, que datan de hace 2.800 años. Situado en el distrito de Gülpınar, a 20 kilómetros del centro de la ciudad, el castillo fue construido en el apogeo del Reino Urartian por el Rey Urartian Sardur II. Las paredes del castillo han sobrevivido, junto con sus cisternas y sistemas pioneros del alcantarillado, templos y estructuras del palacio. Es uno de los lugares más populares en la provincia para los turistas.

La zona histórica de la ciudad de Van, que era la capital del reino de Urartu.

Las excavaciones en la Universidad Centenario Departamento de Arqueología castillo ha sido dirigido por el profesor Rafet Cavusoglu. Cavusoglu dijo que después de un paréntesis de 30 años, los trabajos arqueológicos se reinician en el castillo en 2014. La Universidad de Estambul están llevando a cabo excavaciones en el castillo entre 1961 y 1964, dijo, y agregó que la mayoría de los artefactos desenterrados habían recibido daños y fundido a causa del viento, la lluvia y la nieve. «En la primera etapa, nuestro objetivo es proteger a los artefactos», dijo. Dijo que las excavaciones de este año dirigidas a la limpieza de los corredores sur y del norte y de almacenamiento SAN. «Nos enyesado las paredes de adobe del templo Irmu en el castillo y el corredor de barro. El objetivo de este trabajo es consolidar las paredes de adobe de los lugares conservados. Nuestro trabajo para la conservación continuará en los próximos años, también».

Çavuşoğlu dijo que los urartianos habían progresado en todos los campos a pesar de las dificultades de su época. «El Castillo de Çavuştepe, construido por el Rey Urartiano Sardur II nos proporciona información importante sobre el pasado. Durante el trabajo de este año, desenterramos las secciones que servían de almacenes. En los almacenes, que se componen de dos partes y se reforzaron después de incendios, hemos encontrado 120 contenedores de pithos, donde se guardaron cereales, aceite de sésamo, vino y otros alimentos. Los contenedores tenían una capacidad de 36 toneladas de productos. Cada pithos tiene una capacidad de 300 kilogramos. Enterrado bajo tierra, los almacenes de pithos tienen unidades de medida escritas en cuneiforme. Los cereales obtenidos de la llanura de Gürpınar fueron guardados allí. Se utilizaron como graneros y satisfacían las necesidades de las personas que vivían allí. El Urartian mantuvo todos sus suministros allí para satisfacer las necesidades de los funcionarios en el palacio», dijo.

Almacenes de vino Çavuşoğlu dijo que el Castillo de Çavuştepe era uno de los artefactos más interesantes que reflejaban la vida social de los Urartians y que también habían encontrado fregaderos donde las uvas se convirtieron en vino. Dijo que los urarianos construyeron un canal para abastecer de agua al castillo. «Esta información está escrita en inscripciones en el castillo. El agua se utilizó para las uvas y el vino producido a partir de estas uvas se mantuvo en pithos «Çavuşoğlu dijo cuatro tipos de piedras se utilizaron hábilmente en el castillo, añadiendo que los travertinos que se utilizan en las paredes del castillo fueron traídos de fosos de piedra en el distrito de Edremit.

Puerta sur de Tushpa.

Tras la pista del Reino de Urartu

·         Arqueólogos turcos creen haber encontrado tumbas de hace casi 3.000 años de esta civilización que gobernó Turquía desde el siglo IX a.C. hasta su derrota ante los medos

Un equipo formado por 50 arqueólogos de varias universidades de Turquía ha localizado cámaras funerarias datadas hace más de 2.800 años en la zona histórica de Van, en el este del país. Son tumbas con forma de vasijas de grandes dimensiones (pithos) que han permanecido intactas durante miles de años.

Cada verano, grupos de investigadores participan en excavaciones anuales alrededor de esta zona, tratando de descubrir tesoros junto a la fortaleza de Van, capital del Reino de Urartu hasta su caída en el siglo VI a.C. a manos del Imperio Medo.

Equipos universitarios han estado trabajando juntos bajo el auspicio del Ministerio de Cultura y Turismo turco en la parte superior de la fortaleza, donde se han encontrado los restos de un palacio.

«Nuestro trabajo está dirigido a reparar y proteger la antigua ciudad de Van», aseguró el doctor Erkan Konyár, de la Universidad de Estambul, según Todays Zaman. Sólo a 38 kilómetros de los trabajos de Van está teniendo lugar otra excavación en un castillo de esta civilización. Este año se han descubierto parte de sus muros.

«Este hallazgo nos ha emocionado, ya que a pesar de que estos muros fueron testigos de grandes terremotos, su arquitectura se mantuvo bastante robusta y sin cambios», explicó el doctor y jefe de la excavación Mehmet Isikli al diario Hurriyet Daily News.

Las excavaciones llevadas a cabo en algunos castillos en los antiguos terrenos de alrededor de Van han revelado signos de destrucción que se ha fechado a aproximadamente en el año 590 a. C., lo que podría haber sido causado por el antiguo pueblo medo, según señala el Ministerio de Cultura y Turismo.

Desde entonces, los habitantes de Urartu dejaron de dominar la región de Van. Sin embargo, las evidencias obtenidas en las excavaciones apuntan al hecho de que algunos de sus castillos alrededor del lago Gökçe continuaron existiendo durante algún tiempo después del 590 a.C. Con el colapso del Reino de Urartu, Van perdió su condición de «capital», gran dominadora de la zona durante más de 300 años, según las informaciones dadas por las autoridades.

Estela con los anales de Sarduri II de Urartu

Y uno de los más antiguos mapas del mundo (hoy para nosotros, un mapa del Oriente Próximo u Oriente Medio) fue esculpido en arcilla, atribuido a los Babilonios del Siglo VI a.C. Incluye los territorios de “Urartu” o “Urashtu”, que era el término babilonio para lo que antiguos persas llamaban “Armina”, más conocido posteriormente –y hasta nuestros días- como “Armenia”.

El Reino de Urartu o Ararat duró desde el Siglo IX hasta el VI a.C., período durante el cual compitió contra Asirios y Babilonios, así como también con Medos y otros Antiguos Persas. Está considerado como el precursor de los antiguos Reinos Armenios. Centrado alrededor del Monte Ararat – dicha montaña continúa siendo un fuerte símbolo para los armenios- la capital de Urartu es frecuentemente mencionada como la primera capital armenia. El fuerte de Tushpa aún se eleva sobre la ciudad de Van, al este de Turquía –una ciudad que tiene uno de los más antiguos registros en el mundo por estar continuamente habitada y, ciertamente, una ciudad con una de las más antiguas poblaciones armenias hasta 1915.

http://misteriosconxana.blogspot.com.es/2015/06/urartu.html

Pişmiş Kale

Pişmiş Kale (Dağlık Frigya)

En Akpara Pale (Turquía)

Pismis Kale (colinas pedregosas, boscosa colina del castillo), Yazilikaya Pueblo.

Yazilikaya está situada a 1,2 km al norte del pueblo. A 108m de alto sobre el nivel del valle, está situado en una meseta rocosa. En el Noreste, hay tres entradas en las direcciones este y sur. La del Sur monitoreada en los bloques de roca con ranuras basálticas. Tallado en los lugares de roca, pozos y cisternas de silo, son dignos de ver la monumental roca con escaleras que conducen hacia abajo. También se ha utilizado como una fortaleza en la Edad Media tardía, después de la dominación frigia. Una tumba de roca frigio en la ladera suroeste del castillo, se encuentra en una masa de roca independiente.

El castillo probablemente fue destruido en el mayor incendio en los bosques, y de aquí el nombre quemado como resultado.

Está catalogado, como uno de los bienes culturales de la cultura Frigia (Edad del Hierro: 1200-333 a. C.).

La zona de Yazilikaya, es donde son más abundantes estos bienes.

Hay diversos grupos, o castillos, que frecuentemente se confunden:

Castillos Kocabas

Castillos Gökgöz

Castillos Akpara

Una gran y buena información en:

http://www.megaliths.org/browsecategory/3/view/171

http://seyitgaziturizmi.gov.tr/spanish/pages/6

 

 

 

Qanat

Qanat

Un qanat es una infraestructura (de tipo minero) para la captación de una capa de agua subterránea y la abducción de agua hacia el exterior. Un qanat consiste en un conjunto de pozos verticales (de acceso y aireación) conectados a una galería de drenaje ligeramente inclinada para llevar agua a las cisternas o una exsurgencia. Para las poblaciones de las regiones áridas o semiáridas, un qanat constituye una fuente constante y estable de agua, independientemente de la estación, y permite, por ejemplo, la irrigación de cultivos agrícolas.

La técnica de los qanat se desarrolló en Persia en el I milenio a. C., y se extendió lentamente hacia el este y el oeste. Se encuentran qanat en el norte de África (Marruecos, Argelia, Libia), Oriente Medio (Irán), y al oeste de Afganistán, hasta la India y China. Históricamente, la mayoría de las poblaciones de Irán y otras regiones áridas de Asia y del norte de África dependían del agua suministrada por los qanats; las zonas posibles para nuevos asentamientos correspondían a los lugares donde era posible la construcción de qanats. La técnica y el nombre de qanat también se utilizaron en Sicilia, exclusivamente en Palermo, probablemente bajo la influencia de la ocupación árabe.

El qanat surgió hacia el 1000 a. C., probablemente en la antigua Persia, aunque también se ha señalado que podría ser originario de la península de Omán o del noreste de la meseta de Irán. De cualquier modo, los persas, cuya economía estaba íntimamente ligada al qanat, expandieron la nueva tecnología junto con sus conquistas, desde los oasis de Egipto hasta Bactriana.

Con la Ruta de la Seda el qanat echó raíces en Turpan (Turquestán Oriental), llegando finalmente a China. Bajo la dominación romana, se llevaron a cabo amplios proyectos de construcción en Siria y Egipto; a su vez han sido hallados restos hasta en áreas más alejadas, como Lyon o Luxemburgo. La conquista musulmana llevó al qanat a Sicilia y Andalucía, de donde pasó a la América Hispánica.

Actualmente, y a pesar de la existencia de nuevas técnicas, sigue siendo un importante método de irrigación. En Irán, hay alrededor de 20.000 activos. El mayor y más antiguo, situado en la ciudad de Gonabad, provee agua a 40.000 personas.

Existen también algunos en España, especialmente en el Sudeste peninsular y en Canarias, por ejemplo los situados en los municipios de Crevillent, en la provincia de Alicante, o en Puerto Lumbreras en la Región de Murcia, fronterizo con la Comunidad Autónoma de Andalucía, en otras zonas los podemos encontrar en Zamora, como el de Fuentelapeña del siglo IX y descubierto en diciembre de 2006, o los famosos viajes de agua que abastecían Madrid.

La civilización de Persia fue una de las más florecientes hace miles de años y además del arte nos heredaron una cultura y técnicas para mejorar las ciudades dignas de admirar.

Gran parte de sus avances se debía a su excelente gestión del agua, tanto en las ciudades como en el campo, sobre todo teniendo en cuenta que su imperio se extendía por climas semidesérticos, desérticos y áridos expuesto a la sequía y a las altas temperaturas.

Uno de sus mejores inventos, junto con los pozos de hielo, fueron los qanat, una infraestructura subterránea capaz de recoger y canalizar el agua de lluvia de los acuíferos y valles para transportarla hasta las ciudades y regadíos.

Descubriremos cómo funcionaba este curioso sistema, hoy nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La técnica de los qanats se desarrolló en Persia en el milenio I a.C, extendiéndose lentamente por su eficacia hacia otros países áridos, tales como Marruecos, Argelia, Libia, Oriente Medio y la zona oeste de Afganistán.

En primer lugar, se excavaba un pozo madre o principal en una colina, hasta encontrar un acuífero subterráneo. Luego, se construye un túnel, casi horizontal, desde el pie de la colina hasta la fuente de agua.

El túnel posee una canalización y cierta inclinación para poder transportar el agua hasta el lugar deseado. Cuanto más largo sea el qanat, menor tendría que ser su declive.

Aparte del pozo madre, otros pozos verticales serían construidos a lo largo del qanat. Estos aseguraban la ventilación del agua, control, racionamiento y vía de evacuación de la tierra generada al vaciar el túnel.

En el interior del qanat también había zonas de reposo para los trabajadores, depósitos de agua y molinos hidráulicos durante su recorrido.

Al final del qanat había un edificio que gestionaba el agua obtenida, donde los habitantes podían dirigirse también para hacer sus propias canalizaciones privadas.

Al ser agua filtrada por la tierra, el caudal era potable y limpio, por lo que resultaba ideal tanto para consumo como para el riego.

 

 

 

El gobierno persa estaba obligado a construir los qanat, que transportaban el agua desde la montaña hasta la ciudad, así como sus extensiones para los baños y cisternas públicas. La gente acaudalada podía realizar una extensión hacia sus tierras con su propio dinero.

Este milenario sistema de gestión del agua aún sigue en funcionamiento y permite un reparto equitativo del agua en toda la zona. No nos queda más que admirar el gran ingenio de esta poderosa civilización.

Gracias a su profundidad, el qanat recogía el agua de los acuíferos y evitaba su evaporación durante el transporte. También podían instalarse diferentes represas para retener su flujo o acumular cierto caudal.

Las cisternas públicas, llamadas ab anbar eran otra maravilla de la ingeniería, ya que contaban con un sistema de captura de aire para mantener el agua fría, todo un detalle en el desierto.

 

 

 

 

 

 

Pozo vertical de un qanat.

Final de un qanat. División del agua en acequias.

Norsun Tepe

Norsun Tepe, Turquía

Norsun Tepe es un sitio arqueológico situado a 26 km al sureste de la provincia de Elazig, a 3 km al sur del pueblo de Alisam, Turquía.

Ubicación: 38°37’8.00″N, 39°28’11.62″E

El montículo de forma cónica bien definida ocupa en la actualidad un área de 150 x 130 metros. Mide 35 metros de alto y solía ser una de las colinas más altas de la región de Altinova.

 

En la actualidad, luego de la construcción de la represa de Keban en 1975, el montículo se ha convertido en una isla en el embalse rodeado por una llanura totalmente inundada.

Las excavaciones en Norsun Tepe comenzaron en 1968 por los arqueólogos del Instituto Arqueológico Alemán dirigidos por Harald Hauptmann, profesor en Heidelberg de Prehistoria e Historia Antigua, y tuvieron que terminarlas en 1974 por la obra del embalse Keban.

Dichas excavaciones evidenciaron una extensa estratigrafía, detectando unas 40 capas de asentamientos, desde el Calcolítico tardío (aprox. 5000 años AEC), atravesando todas las fases de la Edad de Bronce, hasta un asentamiento uartiano de la Edad de Hierro (aprox. 2000 AEC).

Vista aérea de Norsun Tepe

La llanura inundada de Norsun Tepe luego de la construcción del embalse

El Calcolítico (del griego “jalkós”=cobre; y “líthos”=piedra), también llamado la Edad del Cobre, es un período de la prehistoria ubicado entre el Neolítico (Nueva Edad de la Piedra) y la Edad del Bronce.

El cobre comenzó a ser fundido en el sur de Anatolia (actual Turquía) durante el VI milenio AEC mientras se seguían utilizando las mismas herramientas líticas del Neolítico. Las primeras evidencias de fundición de cobre proceden de Çatalhöyük.

Excavaciones en Norsun Tepe

Se han hallado artefactos de piedra, hueso y asta, así como artículos de arcilla, metal y vidrio (incluidos sellos y cilindros), de todos los periodos documentados en Norsuntepe.

Después de la Edad de Hierro, que suministró varias tumbas ricamente adornadas, el asentamiento fue abandonado y destruido por el fuego.

Vista aérea de Norsun Tepe

Su estructura matricial dentro de la forma cónica resulta sumamente llamativa. Parece un diseño futurista, más aún teniendo en cuenta que tiene unos 7.000 años de antigüedad.

Las excavaciones en Norsuntepe fueron conducidas entre 1968 y 1974 por los arqueólogos del Instituto Arqueológico Alemán encabezados por Harald Hauptmann, el profesor de Prehistoria y Historia Temprana de Heidelberg.

En las excavaciones de Norsuntepe, los arqueólogos realizaron investigaciones sobre la metalurgia extractiva del cobre, el arsénico y un metaloide gris brillante encontrado en la naturaleza y conocido como antimonio.

Rhey también analizó los productos de fundición excavados de la zona de Norsuntepe (Keban) en el Alto Eufrates.

En todas las regiones de Anatolia la mayoría de los artefactos de una fecha Chalcolithic tardía fueron hechos de cobre sin alear. Algunos también fueron hechos de arsénico de cobre con un bajo contenido de arsénico.

En Norsuntepe, un sitio que ahora está bajo las aguas de la presa de Keban, se han encontrado hornos de fundición, mineral de cobre, escorias, fragmentos de crisoles o moldes de arcilla y artefactos metálicos acabados dentro y en los patios de un grupo de edificios que probablemente Representó una cuarta parte del asentamiento habitado por trabajadores del metal.

Norsun Tepe cubierta de nieve

Norsuntepe era probablemente un sitio fortificado, con las casas del mudbrick acabadas con el yeso y en algunos casos tenía pinturas de la pared.

Norsuntepe fue uno de los sitios más importantes de este período.

Hasta este período, el único material que la humanidad había utilizado para fabricar sus armas era las piedras naturales.

Más tarde, aprendieron a procesar y dar forma a este cobre metálico para fabricar armas fuertes y también ornamentación. También se observa un aumento considerable en el número de pueblos dispersos por la zona.

Las nuevas ciudades de este período se construyeron generalmente en el agua o en ricos valles.

La gran diosa madre de Asia Menor era la deidad principal y han hecho muchas figuras de esta diosa que utilizaron en sus rituales religiosos. Los entierros que se encontraban dentro de las casas del período neolítico precedente tienen lugar ahora fuera de las ciudades.

Después de la Edad de Hierro, que también suministró varias tumbas ricamente amuebladas, el asentamiento fue abandonado y destruido por el fuego.

Moray

Moray

Terrazas agrícolas de Moray. Muray

Departamento del Cuzco: Perú

Coordenadas: 13°19′45″S 72°11′47″O

Moray Cusco, Andenes de Moray, Moray del Valle Sagrado

Este sitio se encuentra cerca del Cusco, en el Perú. A primera vista pareciera una especie de anfiteatro, conformado de varios andenes circulares, situado a 3.500 msnm.

Los restos arqueológicos de Moray se encuentran ubicados a 7 kilómetros de Maras, en el Valle Sagrado de los Incas, a 38 km al noroeste del Cusco. Es posible de llegar a Moray a través del camino que parte del pueblo o directamente desde un desvío de la carretera principal. Moray es palabra quechua y nombra a un sector ocupado por las comunidades campesinas de Misminay y kaccllarakay.

La palabra Moray tuvo algo que ver con la cosecha de maíz que se llamaba Aymoray, o con el mes de mayo, que también se llama Aymoray, e igualmente con la papa deshidratada que es la Moraya o Moray.

Fue reconocido en 1932 por la expedición de Shirppe Johnson, andenes a manera de anillos concéntricos. Cada círculo comprende una terraza que se superpone a otra, formando círculos que van ampliándose. Se puede acceder de uno a otro escalando piedras salientes (sarunas), enclavadas en la pared.

Para los estudiosos de este lugar, Moray era posiblemente un centro de investigación agrícola incaico donde se llevaron a cabo experimentos de cultivos a diferentes alturas, La disposición de sus andenes produce un gradiente de microclimas teniendo el centro de los andenes circulares concéntricos una temperatura más alta y reduciéndose gradualmente hacia el exterior a temperaturas más bajas, pudiendo de esta forma simular hasta 20 diferentes tipos de microclimas. Se cree que Moray pudo haber servido como modelo para el cálculo de la producción agrícola no solo del Valle del Urubamba sino también de diferentes partes del Tahuantinsuyo.

Sector II de Maras, menos conservado que el Sector I.

Los microclimas de las terrazas [andenes] que rodean el embudo más grande [Qechuyoq] se distribuyen en sectores de cuatro niveles contiguos, cada sector con características microclimáticas propias. Los cuatro andenes inferiores (1,2,3,4) [Sector I] son más húmedos y tienen temperaturas de suelo bajas debido a la mayor evapotranspiración del agua. Los suelos de los andenes del Sector II (niveles 5,6,7,8) tienen temperaturas anuales promedios de 2° o 3°C mayores. Los del Sector III (9,10,11,12) tienen temperaturas que pueden ser mayores o menores de acuerdo a la variación en la exposición solar en el curso de las estaciones del año. Los meses de mayor diferenciación microclimática son los de la estación seca (mayo, junio, julio) y la del sembrío (agosto, setiembre, octubre, noviembre).

Diversas teorías explican el uso de Moray en la época incaica. Según el historiador Edward Ranney, los incas utilizaron las terrazas de Moray como un lugar para agricultura especial, quizá para el desarrollo de su cultivo más preciado que fue la hoja de coca. John Earls sostiene haber descubierto piedras verticales en las terrazas, las mismas que marcarían los límites de las sombras del atardecer durante los equinoccios y solsticios. Los pobladores locales llaman a estas piedras «ñustas». Earls concluye que cada terraza en Moray reproduce las condiciones climáticas de diferentes zonas ecológicas del imperio incaico.

Debido a su posición abrigada, cada uno de estos andenes representa aproximadamente mil metros de altitud en condiciones normales de labranza. En su totalidad, el complejo contendría veinte o más zonas ecológicas a escala. El sitio de Moray pudo además servir a los oficiales incas para calcular la producción anual en diferentes partes del Tahuantinsuyo.

Durante el mes de octubre, cientos de pobladores de las comunidades vecinas concurren a los andenes circulares de Moray para celebrar el Moray Raymi o Fiesta del Sol. Los festejos incluyen danzas folclóricas relacionadas con la tierra, los productos y el trabajo agropecuario.

Descubierto en 1932, Moray se presenta enigmático para quien la visite, sus impresionantes andenes circulares que parecen gigantescas huellas digitales, hace pensar en un gigantesco laboratorio agrícola, aunque muchas interpretaciones van por el lado de observatorio astronómico o el culto como sentido primordial.

La temperatura del suelo de cada andén determino que los incas lograran desarrollar unas veinte zonas ecológicas en miniatura donde producir granos como la quinua y la kiwicha, así como la calabaza y zapallo y claro múltiples variedades de papa.

Los andenes de Moray fueron una estación experimental formada por inmensas depresiones cónicas de 47 a 84 m, cortadas en la piedra caliza, donde se conseguía diferentes climas de acuerdo con la profundidad de los andenes.

Las andenerías de Moray que semejan un anfiteatro hundido, a manera de cráter artificial, fueron construidas sobre muros de contención rellenados con tierra fértil y regadas mediante complejos sistemas de irrigación. De esta forma, la variación térmica existente entre la superficie y el fondo de estos hoyos naturales fue aprovechada para que en cada terraza se adaptaran distintas variedades de plantas (más de 250 especies vegetales). Se especula que, a partir de su experiencia en esta especie de invernadero, los Incas organizaban la producción agrícola en todo el Tahuantinsuyo.

Otros estudios indican que el lugar fue empleado para la observación astronómica y monitorear los cambios climáticos que podrían presentarse, mediante el seguimiento de la luz solar y las sombras que generadas por las altas montañas de la zona.

A día de hoy, los expertos parecen estar de acuerdo en que Moray era un centro de investigación agrícola. La disposición gradual de sus terrazas forma diferentes microclimas, que por sus características de altitud, humedad y temperatura, permite la experimentación con los cultivos.

En estas terrazas, los antiguos habitantes del valle experimentaron con especies como la papa, el maíz o la coca, así como muchas otras plantas salvajes que adaptaron al consumo humano. Gracias a centros como el de Moray, los incas lograron increíbles avances en su agricultura; disciplina que, a la larga, sería fundamental para su desarrollo económico.

 

 

 

 

 

 

 

Samabaj

La ciudad de Samabaj. (Guatemala)

Samabaj

Localización geográfica/administrativa

Continente: América

Región: Mesoamérica

Ciudad(es) próxima(s): San Pedro la Laguna

Situación

País(es):  Guatemala

Subdivisión(es): Sololá

Municipio(s): San Pedro la laguna y alrededores.

Fecha construcción: 200 a.C.

Abandono o destrucción: 200 d.C.

Dimensiones del sitio

Longitud: 350 metros

Hace unos 2.000 años, al sur del lago, sobre una isla cercana al volcán Cerro de Oro, estuvo el sitio de Samabaj (14° 43′ 11» Norte; 91° 11′ 36.06» Oeste), rodeada por fallas de 80 m al sur y 100 al norte. El nivel del agua subió -al parecer en forma repentina- y la dejó sumergida a unos 17 metros de profundidad.

Estuvo ocupada en el Preclásico Tardío, entre los años 200 a. C. y 200 d. C., su pequeña superficie -400 metros de ancho por 350 de largo- indica se trató de una aldea. La asociación de estela y altar, típicamente maya, sugiere la etnia que la habitó.

El sitio está compuesto por una plaza ceremonial, con altares y estelas y tres grupos de estructuras:

Grupo 1: Definida por un basamento estructural, que por sus dimensiones se asocia a un patrón habitacional. Sus muros fueron realizados por piedras muy bien talladas.

Grupo 2: Conformada por ocho estructuras, las números 1 y 2 son paralelas, formando entre ellas un corredor. Al este de la Estructura 1 se encuentra una estela lisa de 1,20 m de largo por 60 cm de ancho.

Grupo 3: Es la estructura más grande, posee una escalinata y está fuera del contexto habitacional.

El Instituto de Antropología e Historia (IDAEH) de Guatemala, está a cargo del estudio del sitio; Sonia Medrano, arqueóloga encargada del proyecto iniciado en el año 2.008, nos cuenta:

«El sitio estaba construido sobre una elevación cortada en terrazas».»Tenemos seis estelas y cuatro altares ubicados en este momento y sin duda hay más, lo que quiere decir que el sitio era extremadamente importante desde un punto de vista espiritual». «Las vasijas y la estela lisa encontrada determinan que el sitio corresponde al Período Preclásico Maya».

La Presencia de un asentamiento maya en el «lago más bello del mundo», es quizá, lo único que le faltaba a Atitlán, pues, además de ser única en Mesoamérica (y posiblemente en América), es un gran aspecto turístico y cultural.

Teorías del hundimiento de la «Atlántida maya»

  Una repentina inundación, que pudo haber sido provocada por una tormenta.

  Una erupción volcánica que hizo que el agua subiera

  Un deslave o terremoto gigantesco, que pudo haber subido la marea. 2

Esta ciudad o enclave sumergido bajo el agua se encuentra en el lago Atitlán en Guatemala, fue descubierta en el año 1.994 por Roberto Samayoa  Asmus, en una de sus inmersiones encontró primero una vasija, ajuares, más tarde una especie de grada, al palpar con la mano, se percató que el relieve de la piedra que estaba tocando era totalmente plano, después que hacia escalón, por lo que en principio creyó se trataba de la escalinata de una pirámide Maya, finalmente ya encontró pruebas evidentes de la existencia de un poblado en el fondo del lago.

Con esta información acudió en 1.998 al instituto de antropología e historia  para compartir su descubrimiento, al principio dice que no le creyeron.   El caso es que el hallazgo fue inscrito  oficialmente en el año 2.001 en el estado de Sololá.  El nuevo sitio fue  nombrado Samabaj, por una combinación de su apellido y un nombre maya que significa » de piedra”.

Este enclave sumergido data de hace unos 2.000 años aproximadamente, era una isla en el lago, la atravesaba un canal, se encuentra al Sur del lago, frente a las faldas del volcán Santiago, el lago esta rodeado por tres volcanes ( Tolimán, Atitlán y Santiago) .

Tras los primeros descubrimientos por parte de Roberto Samayoa, se realizaron unos estudios a principios de los 90, pero por falta de presupuesto no se continuó.

Se retomaron ya en el año 2.008, de Mayo de 2.008 a Junio 2.009, se realizó un mapeo  de estructuras, su formación y distribución y se constato la existencia de muros y sitios de cultivo y esta formado por una plaza ceremonial y tres bloques domiciliares, estos estudios ocuparon 400m2, aquí se han encontrado piezas antiguas, glifos, y cerámicas posiblemente precolombinas.

Sus habitantes pertenecían al periodo Preclásico Tardío, que abarco del 400 a.C al 100 d.C, este es uno de los poblados donde empezó a surgir la civilización Maya. La isla se hundió en torno al año 200 – 250 d.C, por una erupción volcánica o por un corrimiento de tierras el nivel del lago ascendió 30 metros, quedando sumergida en su totalidad a 15 metros de profundidad, en ella se han descubierto varias estructuras, en concreto 6 monumentos ceremoniales, 4 altares y sin duda hay más, parece ser que fue un lugar muy importante desde el punto de vista ceremonial.

Una hipótesis que se maneja, es que la isla fue un lugar de peregrinación de gran importancia para las poblaciones Mayas.    Según los investigadores, el hallazgo de piezas intactas les ha llevado a creer que la catástrofe que engulló la isla fué un evento «súbito, pero no violento».

Los mayas erigieron altas pirámides, y elaborados palacios en Centroamérica y el sur de México antes de abandonar misteriosamente sus ciudades cerca del año 900.

Señalar que las primeras investigaciones  8 en los 90) se realizaron gracias al apoyo del arqueólogo Henry Benítez.  Los posteriores estudios fueron a cargo del Instituto de Antropología e Historia (IDAEH), con el apoyo de la fundación Reinhan,el director de patrimonio cultural, Enric Ponciano, considera que es de vital importancia  retomar las investigaciones, «ya que en ocasiones no se cuenta con fondos para dar seguimiento a estos hallazgos y se quedan tirados».

Los premios «Ford Motor Company para el ambiente» entregaron en Junio de 2.010, un premio en metálico a los descubridores de esta ciudad sumergida, este premio contribuirá a continuar las costosas investigaciones ya que, al ser zina volcánica las estructuras están cubiertas por cenizas y es necesario el aspirarlas y extraerlas para evitar contaminaciones en el ya maltrecho lago.

Esta es toda la información que se puede aportar sobre este reciente hallazgo, de todas formas existe un video de la arqueóloga de la Universidad San Carlos de Guatemala, Sonia Medrano, detallando los últimos descubrimientos.

Hallazgos

Fue en el 2008 cuando comenzó la investigación científica del sitio y, después de cuatro años de trabajo, se han identificado 18 monumentos, entre altares y estelas.

La Estela 1, en piedra de basalto, es la más notoria porque es la única hallada de pie. Además, se han identificado grupos habitacionales de distintos tamaños, con cúpulas talladas en piedras naturales in situ.

Medrano considera que funcionaban como espejos que se llenaban de agua para observar el cielo y medir el tiempo. Se incluyen baños de vapor y una plaza cerrada.

Los hallazgos más recientes dan cuenta de cuatro muelles construidos alrededor de la isla, a base de piedras apiladas, lo cual indica que era para que los visitantes pudieran abordar sin problemas.

Al parecer, el colapso del sitio no significó el fin de este poblado. Alrededor del Lago se han encontrado hasta 17 lugares con evidencias arqueológicas posteriores.

Los pueblos alrededor del Lago guardan historias acerca de un mítico lugar. Medrano las ha recopilado, además de numerosos datos y, junto con las imágenes de Samayoa, forman parte del libro Arqueología Subacuática, editado por Oswaldo Chinchilla y el Museo Popol Vuh.

 Descubrimiento y conservación

“Cada pieza es parte de un rompecabezas”

Después de haber buceado por más de 25 años en  el Lago de Atitlán, Roberto Samayoa Asmus contó que ha recorrido cada palmo de este espacio, con paciencia. “Puedo decir que conozco sus partes íntimas”, afirmó, con orgullo.

Refirió que desde que era pequeño el Lago ejercía en él una especie de embrujo, en donde se preguntaba “qué aconteció en este lugar tan mágico”.

Aseguró que hace 10 años la claridad del agua era perfecta. “Tenía una visibilidad de hasta  40 pies bajo agua, era como un jardín”.

  Bucear en Atitlán, por su altitud, demanda destreza, ya que para los arqueólogos solo es posible sumergirse  media hora, un máximo de dos veces diarias y sin excederse  más de cinco días seguidos.

Según Samayoa, cada hallazgo ha sido una aventura diferente,  donde su vida ha estado de por medio, de allí que se requiere cierta estabilidad emocional para estar bajo el agua.

Indicó  que ahora  ya no bucea, por el deterioro en la calidad del agua. Además advirtió de una serie de peligros que acechan al Lago, como la pesca artesanal, donde los pescadores tiran una piedra con un largo  hilo que a su paso arrastran por el fondo para agarrar cangrejos. Esto ha roto muchas vasijas que aún estaban en el cieno.

También teme por la depredación del sitio, ya que hay gente que acecha  los alrededores para buscar piezas.

Samayoa quiere  que el sitio sea declarado área protegida, pues permitiría una normativa que regule el flujo de visitantes, que haya guías y recorridos subacuáticos.  

“Cada pieza es parte de un rompecabezas”, dijo, por lo cual cada una que se pierde causa un gran daño.

CRONOLOGÍA

200 – 300 D.C. Vasijas  

Las vasijas encontradas en Samabaj han permitido fechar el apogeo del  sitio entre el Preclásico Tardío y Terminal. Se han hallado semejanzas con  piezas de Kaminal Juyú.

350 d.c. Final 

Esta es la última fecha de la cual se ha encontrado material cerámico en el sitio.

1998  Registro

Roberto Samayoa inscribió el sitio, descubierto en 1996, en el Instituto de Antropología e Historia. La investigación arqueológica  empezó en el 2008. Roberto construyó un museo en Panajachel con todas las piezas halladas en Samabaj (Foto: Archivo)