Este Mundo, a veces insólito

Göbekli Tepe

Subcategoría: Ciudad y Círculos de piedra.

Göbekli Tepe (en turco «Colina panzuda») es un antiguo santuario que se levanta en el punto más alto de una extensa cadena montañosa situada a uGöbekli5nos 15 km al nordeste de la ciudad de Sanliurfa (antigua Urfa/Edessa), en el sudeste de Turquía, cerca de la frontera con Siria. El lugar, que actualmente está siendo excavado por arqueólogos turcos y alemanes, fue levantado por cazadores-recolectores en el X milenio a. C. (ca. 11 500 años atrás), antes de que comenzara la sedentarización. Misteriosamente, todo este complejo de piedras, pilares y esculturas fue deliberadamente enterrado sobre el 8000 a. C., permaneciendo abandonado por espacio de 500 años. Juntamente con Nevali Çori, este yacimiento ha revolucionado la comprensión del Neolítico euroasiático.

Tres círculos megalíticos antiguos de piedraGöbekli1

En el sur de Turquía, al norte de la frontera con Siria, son tres círculos megalíticos de piedra de varios miles de años aun más que el “primer” círculo de piedra construido en Stonehenge. Curiosamente, estos antiguos círculos de piedra fueron construidos por una sociedad de cazadores-recolectores. Anteriormente había sido considera que la mano de obra necesaria para construir un círculo de piedras megalíticas no pudo organizarse hasta que el pueblo llegó a la etapa de desarrollo. Los tres círculos de piedra en Göbekli Tepe fueron enterrados deliberadamente por razones desconocidas. Algunas personas creen que Göbekli TeGöbekli2pe y la región circundante fueron la base histórica detrás bíblico Jardín del Edén.

Entrando ya en detalles nadie imaginaba encontrar una construcción como esta en la época del homo sapiens. Cerca de la ciudad de Urfa, al sudeste de Turquía, el arqueólogo alemán Klaus Schmidt descubrió un templo inmenso de más de 11.000 años. Más antiguo incluso que Stonhenge (3.000 a.C.) o las pirámides de Egipto.

Descripcion: Esta compuesto por cuatro grandes complejos de forma circular u ovalada, formados por grandes «T» de piedra caliza de unos 3 metros de altura. Cada una de esas «T» está compuesta por dos megalitos, uno vertical y otro horizontal y cada círculo consta de doce «T» siempre con una en el centro. Cada círculo está a su vez rodeado por unos toscos muros hechos a base de piedras.Göbekli3

El arqueólogo alemán Klaus Schmidt, investigador del Instituto Arqueológico Alemán (DAI), descubrió el lugar en 1994 en el sureste de Turquía. Buscaba la ciudad de Şanlıurfa, la cual se cree que fue la cuna del Profeta Abraham y tal vez una de las primeras ciudades neolíticas, una vez conocida la agricultura y todo lo que ello supuso, la creación de ciudades estado, reyes, sacerdotes… Al norte de esta ciudad se encuentran las primeras estribaciones de las montañas que atraviesan el sur de Turquía, la fuente de los ríos Tigris y Eufrates famosos. A unos 9 kilómetros se hablaba del emplazamiento de unas antiguas ruinas, las descubrieron en 1960, pero no se le dio ninguna importancia porque pensaban que se trataba de un castillo o una torre de defensa bizantina. La zona era conocida con el nombre de Göbekli Tepe.Göbekli6

A los pocos minutos de llegar allí, Schmidt se dio cuenta de que no estaba mirando las lápidas de tumbas bizantinas, sino algo mucho más antiguo y especial. Comenzó la excavación del complejo en colaboración con el DAI y el Museo de Sanliurfa. Sabía que estaría en el lugar mucho tiempo, y las excavaciones no dejaron de dar sorpresas. Trabajaba con un equipo de estudiantes graduados alemanes y turcos y Göbekli450 o más pobladores locales. Nada más empezar las excavaciones, a unos pocos centímetros por debajo de la superficie el equipo localizó una piedra labrada, luego otra y otra, hasta dar con un completo anillo de columnas. Luego otro anillo, y otro más rodeándolos. Con el tiempo encontraron un segundo círculo de piedras, luego un tercero, y luego más. Una prueba geomagnética realizada en 2003 reveló al menos 20 anillos apilados juntos, sin orden ni concierto, bajo la tierra.

Los círculos siguen un diseño común. Todos están hechos a partir de pilares de caliza, trabajados con herramientas de sílex (en otra zona de la colina apareció un almacén neolítico con una gran cantidad de puntas de sílex, cortadores, todo lo necesario para la construcción). Los pilares más grandes alcanzan los cinco metros de altura y pesan 16 toneladas, son cinco veces más anchos que profundos y están separados entre sí por unos dos metros y unidos por muros de piedra. En el centro de cada círculo, hay dos pilares más grandes en forma de T, que por los relieves grabados parecen representaciones humanas. El resto de los pilares tienen animales grabados.Göbekli7

Con el tiempo, alguno de los anillos son rellenados con escombros y construyen otros encima. Los primeros anillos son más grandes y más sofisticados, técnica y artísticamente. Conforme pasaba el tiempo, los pilares se hicieron más pequeños, más simples, y se montaron con menos cuidado. Por último, el lugar se pretende olvidar por completo, y en el 8200 antes de Cristo, Gobekli Tepe es enterrado sin dejar rastro.Göbekli8

Casi todas las representaciones son de animales salvajes potencialmente dañinos para el hombre, como jabalíes, escorpiones, grandes felinos, lobos, zorros. También hay aves y bóvidos (toros o vacas)

Entre los escombros se encontraron figuras humanoides, que para tener casi 12.000 años de antigüedad no están tan mal talladas. Llevaban un curioso peinado.

Guardar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.