Este Mundo, a veces insólito
Calendario
diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Limes Mauretaniae o Tingitanos

Limes Mauretaniae o Tingitanos

El Limes Mauretaniae era una parte de una frontera romana fortificada (limes) de 4.000 kilómetros (2.500 millas) en África, aproximadamente a 100 kilómetros (62 millas) al sur de la actual Argel.[1]

Extendiéndose entre Auzia (Sour El-Ghozlane, Argelia) y Numerus Syrorum (Maghnia, Argelia), era una parte de la fortificación fronteriza del norte de África y la línea de seguridad del Imperio Romano que se extendía desde la costa atlántica hasta Limes Tripolitanus en Túnez.[2]

Función

En el norte de África romana no había fortificaciones fronterizas continuas como el Muro de Adriano en Gran Bretaña. Las transiciones en el Limes Africanus entre el territorio romano y las áreas tribales libres fueron fluidas y fueron monitoreadas solo por las guarniciones de unos pocos puestos avanzados. Sus tareas de seguridad se complicaron aún más por las largas líneas de comunicación y la falta de una frontera clara. El mayor peligro lo planteaba el bereber nómadatribus, que llevaron a cabo guerras esporádicas con Roma. La cadena de fuertes estaba destinada principalmente a marcar el dominio romano. En muchas áreas, el sistema también sirvió para controlar y canalizar los movimientos migratorios de tribus o pueblos nómadas, incluyendo el monitoreo y reporte de sus actividades, y como frontera aduanera. Por lo tanto, este Limes no era tanto un sistema de seguridad fronteriza militar, sino más bien una frontera económica supervisada con los pueblos nómadas libres y las tribus de las montañas. Los Limes no podrían haber resistido un ataque militar coordinado.

Historia

Ruinas romanas en Volubilis, Marruecos

Ruinas del Arco Romano de Trajano en Thamugadi (Timgad), Argelia

Durante su guerra civil, Julio César derrotó a los partidarios de Pompeyo en la Batalla de Thapsus en el 46 a. C. Después de la batalla, el reino de Numidia, anteriormente independiente, cuyo rey, Juba  I, se había puesto del lado de Pompeyo, fue dividido. Parte de ella se asignó al Reino de Mauritania y la otra se agregó a la provincia romana de África. El Reino de Mauritania fue fundado en el 33 a. C. y legado a Roma por el rey Boco II. El reino estaba inicialmente bajo el dominio romano directo. En el 25 a.C., Augusto nombró a Juba II como gobernante del reino cliente, pero no hizo nada para pacificar el interior. En el 23 d. C. su hijo Tolomeo lo sucedió y sofocó un levantamiento contra Roma. Sin embargo, cuando Ptolomeo visitó Roma en el año 40 d.C., Calígula hizo que lo asesinaran y anexó el reino. La revuelta que estalló fue reprimida en el 44 d.C. Claudio dividió el territorio del antiguo reino en las provincias Mauretania Caesariensis, con su capital en Colonia Claudia Caesariensium Iol, ahora Cherchell, y Mauretania Tingitana, con su capital inicialmente en Volubilis, y más tarde en Tingis, hoy Tánger.

En las provincias africanas, hubo frecuentes disturbios y levantamientos durante el dominio romano. En 238 d. C., el gobernador de África, Gordiano I, y su hijo Gordiano II (como corregente) fueron proclamados contra su voluntad por el Senado romano como contra-emperador del emperador Maximinus Thrax. Sin embargo, sus tropas fueron derrotadas por la Legio III Augusta. Bajo el emperador Diocleciano, la nueva provincia de Mauretania Sitifensis, llamada así por su capital Sitifis (ahora Sétif ), se separó de Mauretania Caesariensis.

En el siglo V, ambas provincias cayeron en manos de los vándalos. Partes de Tingitana, Caesariensis y Sitifensis fueron recapturadas por el Imperio Bizantino después de la aniquilación del Reino Vándalo por el general bizantino Belisarius en el siglo VI. La expansión islámica puso fin al dominio de Bizancio en el siglo VII.

Topografía

Mapa del norte de África en la época romana

Las montañas del Atlas

Los limes del norte de África protegieron las provincias que se extendían entre 90 y 400 kilómetros (56 a 249 millas) tierra adentro desde el Mediterráneo. La geografía de las provincias de Mauritania Caesariensis y Mauritania Tingitana se dividió aproximadamente en una franja costera de ancho variable, seguida de algunas regiones montañosas muy fértiles o valles fluviales, que se desvanecieron gradualmente en una zona fronteriza de estepa y estepa desértica y regiones montañosas. Los habitantes de Mauritania, particularmente en  Tingitana, eran probablemente tribus de montaña seminómadas emparentadas con los íberos.

La frontera oriental de la provincia de Mauretania Caesariensis (idéntica a la frontera oriental de la última provincia de Sitifensis) discurría aproximadamente en una línea al oeste del cabo Bougaroun en el río Ampsaga[3] [4] hasta el extremo este de Chott el Hodna y más al oeste en el paisaje de la estepa. Esta línea también separaba a la población sedentaria de los nómadas, y antiguamente formaba el límite de la zona dominada por Cartago. La frontera sur se acercó a la costa a lo largo de la vertiente norte del Tell Atlas., en la transición de Numidia a Mauretania Caesariensis. El área dominada por los romanos se redujo de un ancho de alrededor de 400 kilómetros (250 millas) a solo alrededor de 95 kilómetros (59 millas). La frontera más al norte en Mauretania Caesariensis estaba aproximadamente en línea con el límite de precipitación requerido para la agricultura. Las fuerzas armadas romanas, que aquí solo estaban débilmente representadas, también fueron decisivas para la limitación inicial del territorio.

El área de influencia romana, que originalmente se limitaba a la costa de Caesariensis, se extendió más al sur por razones económicas en el Magreb desde el siglo I al III. Esto inevitablemente provocó disturbios entre la población local, que temía por su sustento. En el oeste, el río Malva (Moulouya) formaba la frontera con la provincia de Mauritania Tingitana.

Una extensa llanura árida separa Argelia de Marruecos. En el norte, las estribaciones de las montañas del Rif descienden abruptamente hacia el mar, lo que impide una conexión terrestre directa a lo largo de la costa. Por lo tanto, la conexión entre Caesaria y Tingis se mantenía normalmente por mar, ya que no había áreas entre las dos provincias que fueran económicamente utilizadas por los romanos.

La influencia y el control romanos en la provincia de Mauritania Tingitana se extendía a lo largo de la costa atlántica hasta el río Sala (Bou Regreg) cerca de Sala Colonia y la meseta del Atlas alrededor de Volubilis, una zona de alto rendimiento agrícola. Sin embargo, el norte de las montañas del Rif y Atlas nunca fue ocupado permanentemente por los militares.

La red de carreteras establecida por los romanos en el norte de África aseguró conexiones logísticas buenas y oportunas para el comercio y el suministro de sus tropas ampliamente desplegadas. En Caesariensis había tres rutas de tráfico paralelas a la costa. Sin embargo, como regla general, las superficies no estaban pavimentadas. Las rutas de tráfico naturales, como los ríos, no estaban disponibles en la provincia de Caesariensis. La frontera de la estepa estaba bien desarrollada por motivos militares.

Economía

Los principales productos de exportación de las dos provincias de Mauritania fueron la madera y el tinte violeta, así como los productos agrícolas. Tingitana exportaba animales salvajes para los juegos de circo. Los miembros de las tribus moriscas residentes aquí fueron reclutados con entusiasmo como tropas auxiliares, especialmente como caballería ligera. Los habitantes de la costa vivían en una relación simbiótica con los nómadas de la estepa y las tribus montañesas. Al comienzo de la estación seca, los nómadas y las tribus de las montañas se trasladaron a las regiones costeras, se contrataron como trabajadores e intercambiaron productos agrícolas por animales de sus rebaños.

Frontera y fortificaciones

La lucha de Roma contra los bárbaros siempre se caracterizó por la superioridad numérica del oponente. Roma se vio obligada a menudo a compensar su inferioridad mediante el uso de la tecnología. El Limes de las dos provincias de Mauritania no era un muro fronterizo fortificado continuo debido a la considerable distancia desde el Atlántico hasta la frontera oriental de la provincia de Caesariensis. En cambio, había barreras (clausura) en los valles del Atlas, acequias (fossata), murallas y una serie de torres de vigilancia y castillos. Las instalaciones estaban conectadas por una red de carreteras trazada sobre consideraciones estratégicas. El sistema de seguridad fronteriza se adaptó en gran medida a las circunstancias de la topografía, pero también al comportamiento y estilo de vida de los grupos étnicos que vivían en ese lugar y, por lo tanto, apenas estaba fortificado en algunos lugares. La expansión de la frontera en Mauritania se intensificó a principios del siglo I d.C. y se expandió algo más hacia el sur hasta el siglo III.

Al este de los Monts du Hodna había un sistema de clausurae, el Fossatum Africae, que «consistía en una zanja, muro, torres de vigilancia y puertas». Se cree que este sistema data de la época de Adriano, alrededor del año 120 d.C. Hay al menos tres secciones separadas del fossatum; esta sección es la más larga con alrededor de 87 millas (140 km) [5] El fossatum «consiste en una sola zanja de 4 a 6 m (13 a 20 pies) de ancho y de 2,3 a 2,4 m (7 pies 7 pulg. a 7 pies 10 pulg.) de profundidad, con un muro bajo de no más de 2,5 m (8 pies 2 pulgadas) de altura «.[6] En general, la prioridad fue sellar la zona montañosa mediante el uso de obstáculos naturales. El área ocupada por los romanos de la provincia de Mauretania Caesariensis estaba definida por una línea de fortificaciones que se extendía a lo largo delRío Chelif (Chinalaph). Esto fue asegurado por una serie de torres de vigilancia, construidas por Adriano, a una distancia de entre 30 y 50 kilómetros (19 a 31 millas). La pequeña profundidad del área controlada sugiere que las tribus de las montañas que residen aquí nunca podrían ser subyugadas. En el noroeste de la provincia, las montañas del Rif caen abruptamente hacia el mar, lo que impide una conexión terrestre directa entre las provincias. A partir de 197 d. C., los emperadores de Severa construyeron una serie de fortalezas en el oeste de Caesariensis, en el límite norte de la meseta. El último fuerte de esta serie fue Numerus Syrorum (actual Maghnia); estaba al oeste de las montañas Tlemcen. La cadena de fuertes de Adriano en el río Chelif ahora servía como barrera y línea de defensa adicional.

Mauritania Tingitana fue difícil de controlar y defender debido a su topografía. En el noreste, las tribus de las montañas del Rif eran una preocupación constante. Inicialmente, no existía línea de seguridad con torres de vigilancia para monitorear mejor el macizo. El Atlas, de tendencia sureste y de hasta 4.000 metros (13.000 pies) de altura, se adentra abruptamente en el Sahara por su lado este. Roma no pudo conquistar ninguna de estas regiones. Asimismo, las zonas costeras de fácil acceso del centro y sur de Marruecos al sur de Rabat permanecieron fuera de la esfera de influencia romana.

La línea de fuertes en Tingitana se orientó principalmente hacia la costa, o al menos cerca de la costa, y se utilizó para protegerse de los ataques de los moros y las incursiones piratas del Rif y el Atlas. Debido a la amenaza pirata, tanto la protección costera como el río interior Sububus (Sebou) se fortalecieron a partir del siglo II en adelante con la construcción de fortalezas en Thamusida, Iulia Valentia Banasa y Tremuli (Souk El Arbaa).[7] Las tropas romanas de la provincia se concentraron principalmente en los fuertes de la costa y alrededor de la metrópoli provincial de Volubilis. Sala y Volubilis, sin embargo, estaban fuera del área protegida por los fuertes en el río. Volubilis quedó expuesto tierra adentro y, por lo tanto, requirió grandes esfuerzos de defensa. Desde la segunda mitad del siglo II, una muralla y numerosas castra y puestos de observación sirvieron para proteger la ciudad. En la costa, la Sala estaba cerrada desde el Atlántico hasta el Bou Regreg por un foso de 11 kilómetros (6,8 millas) de largo, que estaba parcialmente reforzado con un muro, cuatro pequeños fuertes y alrededor de 15 torres de vigilancia. Se construyeron fortalezas adicionales en Tamuda (Tetuán), Souk El Arbaa y Oppidum Novum (Ksar el-Kebir) en las costas atlántica y mediterránea.

Debido a los crecientes ataques de las tribus locales, la frontera en Tingitana se retiró a la línea Frigidae (Azib el Harrak[7]) – Thamusida [7] bajo Diocleciano en la segunda mitad del siglo III. El área alrededor de Volubilis fue abandonada, mientras que la ciudad de Sala probablemente se mantuvo hasta principios del siglo IV.

Al comienzo de los principados, los fuertes eran bastante raros en las provincias porque las tropas se desplegaban en un área amplia. Los fuertes y torres de vigilancia que se construyeron más tarde eran en su mayoría rectangulares y ocupaban de 0,12 a 0,5 hectáreas (0,30 a 1,24 acres). Los puestos militares más pequeños, llamados fortines o burgi, tenían un tamaño de solo 0.01-0.10 ha (0.025-0.247 acres), muros reforzados, sin ventanas y solo una pequeña guarnición. Estaban ubicados estratégicamente en la zona y se utilizaban, entre otras cosas, para enviar mensajes mediante el intercambio de señales con los fuertes vecinos.

Fuerzas Armadas

Para la defensa y protección contra los levantamientos y las incursiones de las tribus nómadas y de las montañas, la Legio III Augusta fue la única legión en el norte de África fuera de Egipto desde la época de Augusto. Inicialmente, esto podría parecer una dispersión demasiado fina de las fuerzas, pero se basó en la evaluación económica del valor de la defensa de la tierra cultivable en contraste con las regiones de menor importancia que justificaron un esfuerzo de defensa menos costoso. Entonces, durante la visita de Adriano, los romanos no monitorearon en absoluto 128 secciones extensas de las áreas fronterizas a lo largo de los desiertos. Las fuerzas armadas existentes tenían la tarea de proteger la línea fronteriza contra las incursiones de las áreas de estepa, montaña y desierto, pero por otro lado no se les permitió representar una amenaza para Roma. Esta evaluación de equilibrio entre medios militares suficientes para evitar un peligro externo y al mismo tiempo evitar una amenaza interna se aplica en principio a todas las provincias. Aunque el potencial militar aparentemente se vio temporalmente abrumado, la legión y las unidades auxiliares en el norte de África fueron básicamente capaces de cumplir su misión.

Hasta principios del siglo I d.C., excepto en Ammaedara (Haïdra), no había bases militares fijas. Las unidades legionarias y auxiliares de la provincia estaban estacionadas principalmente cerca de la costa o en ciudades portuarias. La ubicación de la Legión cambió varias veces a lo largo del tiempo por razones estratégicas, primero de Ammaedara a Theveste (Tébessa) y finalmente a Lambaesis. Bajo Gordiano III, la legión se disolvió en 238 d.C. debido a la exitosa supresión de una revuelta bajo Gordiano I y II, pero fue reconstituida alrededor de 256 durante el reinado del emperador Valeriano. Mientras tanto, dependiendo del nivel de amenaza, las fuerzas armadas se fortalecieron brevemente en ocasiones. De esta forma, en tiempos de Tiberio, elLa Legio IX Hispana se trasladó temporalmente de Panonia al norte de África en el 17 d. C. para luchar contra la rebelión de Tacfarinas. Más tarde, Antoninus Pius volvió a aumentar temporalmente la fuerza de las tropas en Mauritania debido a una rebelión.[8]

En el siglo II, las fuerzas auxiliares estaban formadas por tres alae y diez cohortes, un total de alrededor de 7.000 hombres, en Caesariensis, y cinco alae y al menos diez cohortes, un total de alrededor de 8.000 hombres, en Tingitana. Las unidades auxiliares estaban formadas por soldados de la Galia, Italia y África del Norte. A partir del siglo IV, los grupos tribales bereberes fueron reclutados cada vez más. Sin embargo, el número de tropas cambió solo ligeramente. En las provincias, sin embargo, no se mantuvo la proporción de 1:1 entre las legiones y las unidades auxiliares a la que normalmente se apuntaba; fue significativamente menos favorable.

En la antigüedad tardía, según Notitia Dignitatum, tres comandantes tenían autoridad de mando sobre las tropas estacionadas en este Limes (Limitanei y Comitatenses). Éstas eran:

  • para Tingitaniam (oeste de Argelia, Marruecos) de Comes Tingitaniae
  • para intra Africam (Túnez, Argelia, Libia occidental) el Dux et praeses provinciae Mauritaniae et Caesariensis.
  • Este último estaba bajo el mando de los Comes Africae , el comandante del ejército de campaña africano, los Comitatenses.

Flota

Mosaico trirreme romano, Túnez

Desde Marcus Aurelius Roma, el indiscutible poder naval en el Mediterráneo, se vio obligado debido a la omnipresente amenaza pirata de colocar su propia fuerza naval en Cesarea bajo el mando de un dux per Africam, Numidiam et Mauretaniam. La flota mauritana (classis Mauretanica) existía desde finales del siglo II d.C. (probablemente se construyó alrededor del 176 d.C.). Lo más probable es que fueran liburnianos, con un trirreme como el buque insignia. Inicialmente, solo un escuadrón, compuesto por unidades de las flotas siria y alejandrina, como fuerza de intervención, esta flota finalmente resultó ser demasiado débil para prevenir eficazmente las incursiones de los moros contra los hispanos que comenzaron después del 170 d.C. La flota se utilizó para proteger las áreas del noroeste de África y España, especialmente la provincia de Bética. Sus otras funciones incluían asegurar el Estrecho de Gibraltar y escoltar tropas y mercancías desde Europa a África. Su base principal estaba en la metrópoli provincial de Cesarea (Cherchell), otras bases estaban en:

Fortificaciones romanas en Mauraetania y Numidia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.