Este Mundo, a veces insólito

Milón de Crotona

Milón de Crotona fue un célebre atleta griego que destacó en la lucha y que en los Juegos Olímpicos. Nació en la colonia griega de Crotona (Magna Grecia) en el 510 a.C. Fue campeón olímpico de Lucha en 6 ocasiones, en la modalidad infantil en la 60ª olimpiada, del 540 a.C, y en la senior desde la 62ª a la 66ª Olimpiadas. A esto habría que añadirle 7 victorias en los Juegos Píticos, diez en los Ístmicos y nueve en los Nemeos. Aún después continuó compitiendo más allá de la edad normal de retirada de un atleta de su época.

Fue una marca inigualada en todos los tiempos de los juegos deportivos: permaneció más de veinticuatro años en la cima de la fama.Milón

Se casó con la filósofa Mía, hija de Pitágoras y Téano.

Como testimonio de su gran fuerza muscular se cita el caso de que asistiendo a una lección de Pitágoras con varios discípulos, el techo se vino abajo y Milón lo sostuvo hasta que todos salieron del recinto.

En otra ocasión llevó un buey de cuatro años sobre sus espaldas, recorriendo con esta carga unos 120 pasos, dando muerte posteriormente al animal.

A pesar de los relatos que nos narran sus múltiples hazañas, en clave hiperbólica la mayoría, es bastante probable que se trate de un personaje histórico. Es citado por numerosos autores clásicos, entre los cuales están Aristóteles, Pausanias, Cicerón, Heródoto, Vitruvio, y muchos otros que con sus relatos no hacen más que acrecentar la leyenda entorno a este personaje. Por poner un ejemplo, Diodoro Sículo escribió en su historia que Milón era un seguidor de Pitágoras, y también que comandaba el ejército de Crotona que derrotó a los sibaritas (habitantes de la legendaria ciudad de Sibaris), en 511 aC, mientras portaba sus coronas olímpicas y vestía como Hércules con la piel del león y la maza.

Otras fuentes sostienen que demostraba su fuerza extendiendo su brazo, con la palma y los dedos estirados, y que nadie era capaz de doblegarlos. En otras ocasiones se erguía sobre un escudo engrasado y desafiaba a cualquiera a intentar desalojarlo de él.

Otra leyenda nos dice que para prepararse de cara a los juegos olímpicos, portaba sobre su espalda una ternera recién nacida, de tal forma que cuando el día señalado llegaba, estaba ya portando una vaca de 4 años sobre sus fornidos hombros.

Se cuenta que un día paseando por un bosque, encontró un árbol rajado por los leñadores que habían puesto una cuña en una hendidura. Queriendo partir el árbol con las manos, quitó la cuña, pero entonces las dos partes del tronco se unieron dejándole atrapada la mano y así fue devorado por las fieras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.