Este Mundo, a veces insólito

Calendario
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Antigüedad

Nixtun Ch’ich’

Nixtun Ch’ich’

Nixtun-Chʼichʼ es un sitio arqueológico maya itzá en el departamento de Petén, Guatemala. Tiene una trama urbana con calles y avenidas bastante ordenadas que datan de hace unos 2500 años. Esta es una de las primeras redes urbanas de América y probablemente surgió cuando los antiguos mayas desarrollaron formas más complejas de organización política. Probablemente era un medio para regular y quizás dominar a los habitantes. Sin embargo, el sistema de cuadrícula de Nixtun-Chʼichʼ no tuvo éxito y no se ve en ciudades mayas posteriores.

Ubicación: Central,  Petén

Región: Guatemala

Historia

Fundado: Período Preclásico

Abandonado: 1734

Culturas: maya

Ubicación

Nixtun-Chʼichʼ se encuentra en el borde occidental del lago Petén Itzá. Limita con el lago al sur y al este; por colinas kársticas al norte; y terreno irregular al oeste. El área del sitio es relativamente plana, pero fue construida sobre una cresta baja que se extiende de este a oeste. Los sitios mayas generalmente están dispersos, pero Nixtun-Chʼichʼ se trazó con una cuadrícula urbana. También incluye un eje urbano compuesto por una hilera de más de 15 edificios que se extiende de este a oeste. El eje y la grilla fueron establecidos en el período Preclásico Medio (800-400 a.C.). El sitio también cuenta con importantes construcciones en el Período Preclásico Tardío (400 a. C.-200 d. C.), después del cual el sitio parece haber sufrido un declive, una tendencia que se observa en muchos sitios en el centro de Petén. El sitio también estuvo ocupado desde el Clásico Tardío hasta el período Colonial (600-1734 d.C.).

Misión de San Jerónimo, Petén, Guatemala

Un anzuelo encontrado en Nixtun Chʼichʼ

 

Cuenta de vidrio encontrada en Nixtun Chʼichʼ

 

 

Un tiesto de olivo encontrado en Nixtun Chʼichʼ

 

 

Período Preclásico

Durante las temporadas 1995, 2006-2008 y 2013-2014 en Nixtun-Ch’ich, Proyecto Itza encontró construcciones del período Preclásico (ca.1000 a.C.-200 d.C.) en casi todas las unidades de prueba excavadas. Estaba claro que las construcciones más importantes del sitio, ocurrió antes del año 200 d.C. En 2013-2014, Proyecto Itza volvió a mapear el sitio y descubrió que contenía una red urbana . En 2015, Proyecto Itza comenzó a investigar intensamente las ocupaciones del período Preclásico junto con su trabajo sobre el período Posclásico.

Período posclásico tardío y colonial

Se han encontrado asentamientos de los períodos Posclásico y Colonial en Nixtun-Chʼichʼ en el Sector QQ ( período Posclásico Medio a Tardío), el Sector WW (período Posclásico Medio a Tardío), el Sector XX (período de Contacto o Colonial) y el Sector ZZ (período Colonial).

Arqueología Subacuática

En 2015, Proyecto Itza inició un programa de arqueología subacuática en el lago Petén Itzá y comenzó a tomar muestras en 2018. El objetivo de este trabajo es discernir depósitos en el lago dejados como ofrendas o arrojados accidentalmente al lago como resultado del comercio. Proyecto Itza ha identificado varias áreas que “parecen” puertos en Nixtun-Chʼichʼ y probaremos esta hipótesis mediante muestreo submarino.

Documental Nixtun Ch’ich’

En 2017, Proyecto Itza comenzó a filmar un documental sobre el desarrollo de la planificación urbana y el estado en Nixtun-Chʼichʼ.

Se descubre que una ciudad maya de 2.600 años de antigüedad tiene un diseño de cuadrícula único

Imagen de portada: Vista aérea de la ciudad (foto de Timothy Pugh)

Una ciudad maya amurallada de hace 2.600 años estaba dispuesta en una cuadrícula que sugiere que el gobernante que supervisó el diseño era una persona particularmente poderosa. La ciudad, Nixtun-Ch’ich’ en Petén, Guatemala, está siendo protegida de los saqueadores por los ganaderos propietarios de las tierras en las que se sitúa la antigua ciudad.

La ciudad tiene pirámides de cima plana y otras estructuras grandes que estaban orientadas en un eje este-oeste que se desviaba sólo un 3 por ciento del verdadero este, dice un artículo en Live Science. Es la única ciudad maya diseñada en forma de cuadrícula. Otra antigua ciudad mexicana, Teotihuacán de los aztecas, estaba dispuesta en forma de cuadrícula, pero se trataba de una civilización diferente.

“Es una organización vertical”, dijo a WordsSideKick.com el arqueólogo Timothy Pugh del Queens College de Nueva York. “Algún tipo de gobernante muy, muy poderoso tuvo que organizar esto”.

Pugh presentó recientemente la investigación de su equipo en la reunión anual de la Sociedad de Arqueología Estadounidense.

Live Science informó:

Tienes alrededor de 15 edificios en línea recta exacta; esa es el área ceremonial principal’, dijo [Pugh]. Estos 15 edificios incluían pirámides de cima plana que se habrían elevado hasta casi 100 pies (30 metros) de altura. Los visitantes habrían subido una serie de escalones para llegar a la estructura del templo en la cima de cada una de estas pirámides. Al final del camino ceremonial, en el extremo oriental de la ciudad, hay una estructura o grupo “tríadico”, que consta de pirámides y edificios que se construyeron uno frente al otro en una. Estructuras como este grupo triádico (el nombre proviene de las tres pirámides o edificios principales del grupo) se han encontrado en otras ciudades mayas tempranas. Las áreas residenciales de la ciudad se construyeron al norte y al sur de la ruta ceremonial y también se incluyeron en el diseño de cuadrícula de la ciudad, dijo Pugh.

Al orientar los edificios de este a oeste, es posible que los diseñadores intentaran ayudar a las personas a seguir los movimientos del sol en el cielo, algo que posiblemente fuera importante para su religión.

Algunos de los edificios de la ciudad estaban cubiertos de un yeso blanco brillante, y los investigadores suponen que la ciudad era de un blanco brillante. El edificio estaba rodeado por un muro de piedras y tierra, lo que indicaba que las personas que vivieron allí, aproximadamente entre el 600 y el 300 a. C., estaban preocupadas por la defensa. Este es el mismo período en el que se construyeron por primera vez ciudades en la región, en lo que hoy es Petén, Guatemala.

Pugh dijo que los europeos que vivían en ciudades cuadriculadas no estaban contentos con el diseño. Especuló que tal vez la gente de Nixtun-Ch’ich’ podría haber estado igualmente disgustada. Otras ciudades mayas también tenían calles anchas, pero no estaban organizadas en cuadrícula.

Las personas que ahora viven en las cercanías de la ciudad conocen las ruinas desde hace años, dice Live Science. Pugh dijo que está agradecido de que los ganaderos lo estén protegiendo. Los ganaderos también han estado plantando un tipo de pasto que crece rápidamente y por lo tanto disminuye la erosión de lo que queda de los edificios antiguos de la ciudad.

La ciudad probablemente estaba aislada políticamente de otras ciudades mayas y era una entidad en sí misma, de acuerdo con la norma maya. Los mayas tenían una forma de escritura con glifos, un sistema de calendario, agricultura, arquitectura sofisticada y el panteón y la religión que acompañan a toda civilización conocida. Las enfermedades traídas al Nuevo Mundo por los conquistadores españoles tuvieron un efecto devastador en los mayas y mataron a muchos. Pero hay millones de mayas, sus descendientes, que viven hoy en México y en otros lugares.

Hubo cazadores-recolectores en Centroamérica durante miles de años antes de que surgiera la civilización maya, pero los científicos no están seguros de qué pueblos del mundo habitaron por primera vez el Nuevo Mundo.

Pugh comenzó su investigación en Nixtun-Ch’ich’ en 1995 y se centró en los restos del pueblo maya mucho después de que la ciudad fuera abandonada. Mientras tanto, él y sus colegas han estado cartografiando y excavando la ciudad.

Relieve de un príncipe maya; Los investigadores especulan que un gobernante poderoso supervisó el diseño de la ciudad de Nixtun-Ch’ich’. (Foto de Wolfgang Sauber/Wikimedia Commons)

Jeroglíficos mayas que representan signos diurnos (Wikimedia Commons)

Leake Mounds

Leake Mounds

Sitio de Leake Mounds en 2015

Ubicación: Cartersville, Georgia, Condado  de Bartow, Georgia, EE.UU.

Región: Condado de Bartow, Georgia

Coordenas: 34o8o21.55-N 84-50-46.03-W

 Historia

Fundada: 300 a.C.

Abandonado: 1500 d.C.

Periodos: Middle Woodland, fase Lamar

Culturas: Swift Creek Culture, South Appalachian Mississippian culture

 Arquitectura

Detalles arquitectónicos: Número de templos: 3

Leake Mounds (9BR2) es un importante sitio arqueológico en el condado de Bartow, Georgia construido y utilizado por los pueblos de la cultura Swift Creek. El sitio está a 2,2 km al oeste de los conocidos montañosos de Etowah en el río Etowah. Es anterior a ese sitio por cientos de años.

La excavación de casi 50.000 pies cuadrados (4.600 m 22) en el sitio mostró que Leake Mounds fue uno de los sitios de período Middle Woodland más importante en esta área de alrededor de 300 a.C. a 650 CE. Era un centro con lazos en todo el sureste y el medio oeste. Fue abandonado alrededor de 650 d.C. No fue ocupada de nuevo durante casi novecientos años, hasta alrededor de 1500, por diferentes pueblos cerca del final del período de la cultura misisipeda.[1]

El sitio incluye al menos tres grandes montículos de plataforma y un gran foso/diputado semicircular. Mientras que gran parte de los montículos fueron arrasados para ser utilizados como relleno vial para la expansión de la Ruta Estatal 113 de Georgia y la Ruta Estatal de Georgia 61 en la década de 1940, siguen siendo porciones significativas del sitio. Varios sitios en la cercana Montaña Ladds estaban integralmente asociados con Leake, incluyendo Shaw Mound, un montículo funerario de piedra; Indian Fort, un recinto de la pared de piedra; y Ladds Cave, una gran cueva.

Ejemplos de un tipo de decoración de cerámica que consiste en un chequeo en forma de diamante encontrado en Leake Mounds también son conocidos de los sitios de Hopewell en Ohio (como Seip, Rockhold, Harness y Turner), el sitio de Mann en el sur de Indiana. Este estilo también se ha encontrado en la cerámica en otros sitios del sur, como el sitio Miner’s Creek, 9HY98 y el sitio de Mandeville en Georgia, y el sitio de Yearwood en el sur de Tennessee.[2]

¿Qué es el sitio Leake y por qué es importante?

El sitio de Leake es un sitio arqueológico de nativos americanos que se encuentra a lo largo del río Etowah al suroeste de Cartersville, Georgia, en el condado de Bartow. El sitio contiene los restos de una ocupación india americana que duró aproximadamente desde el 300 a. C. hasta el 650 d. C. Estos restos incluyen tres montículos de tierra y una gran zanja circular, junto con un extenso “basurero” que representa una mezcla de tierra oscura de desechos orgánicos descompuestos y artefactos. . El sitio fue excavado antes de la ampliación de la carretera estatal 61/113, con más de 50,000 pies cuadrados excavados. La investigación arqueológica del sitio Leake reveló que este sitio representa un centro importante durante el período prehistórico del Bosque Medio, ocupando un lugar destacado en la interacción entre los pueblos. de todo el sureste y el medio oeste de los Estados Unidos.

Mapa del sitio.

El sitio de Leake fue registrado inicialmente a finales del siglo XIX por investigadores del Instituto Smithsonian bajo la supervisión de Cyrus Thomas. James Middleton y John Rogan produjeron cada uno mapas de Leake, que representan tres montículos; Rogan también excavó una parte del Montículo B. Desafortunadamente, los montículos de tierra en Leake fueron arrasados ​​en la década de 1940 para usarlos como relleno de carreteras cuando la carretera Dallas – Rockmart Road (State Highway 61/113) se trasladó a su ubicación actual, por lo que sabemos relativamente poco sobre las últimas etapas de los montículos. Sin embargo, las partes inferiores de los montículos permanecen y han proporcionado información importante sobre su época de construcción y uso. Además de lo que se ha encontrado mediante excavaciones arqueológicas, los mapas históricos, las descripciones y las fotografías del sitio de Leake han sido de gran ayuda para reconstruir el diseño del sitio de Leake.

Fotografía aérea comentada de 1938 que muestra el sitio de la fuga antes de la demolición de los montículos.

Alrededor del año 300 a. C., la población local comenzó a vivir en el sitio de Leake, similar a las numerosas otras aldeas que salpicaban el valle de Etowah en ese momento. Durante los siglos siguientes se inició la construcción de monumentales movimientos de tierra. En particular, sabemos que se construyeron las primeras etapas del Montículo B y al menos una parte de la zanja. Parece que la zanja era un antiguo canal del río Etowah que fue modificado por los ocupantes. Si bien la mayoría de la cerámica y otros restos de la ocupación temprana representan productos locales, la presencia minoritaria de artículos no locales indica que pueblos de otras partes del este de EE. UU. estaban visitando el sitio y/o que los locales traían materiales extranjeros de sus países. viajes. Hemos identificado cerámica de la costa del Golfo y del norte de Mississippi/Alabama, mientras que un pequeño fragmento de cobre puede derivar de la región de los Grandes Lagos. Estos materiales fueron recuperados de un área cercana al Montículo B que es indicativo de actividades grupales/comunales. Estas actividades parecen haberse centrado en la construcción de movimientos de tierra y los rituales asociados con esto.

Fotografía de 1917 de Leake Mound B tomada desde el borde norte del Mound A. Observe la cumbre de la montaña Ladds al fondo a la derecha y el caballete del ferrocarril sobre el río Etowah en el centro a la derecha.

Alrededor del año 100 d.C., la ocupación del sitio se desplaza hacia el oeste/suroeste desde el interior del área creada por la zanja hacia el exterior del área de la zanja. Este cambio coincide con la aparición de la complicada cerámica estampada de Swift Creek, un tipo de cerámica caracterizada por diseños elaborados que fueron impresos en el exterior de las vasijas (ver aquí imágenes de esta cerámica). La cerámica de Swift Creek se encuentra en la mayor parte de Georgia y partes de los estados circundantes; Leake se encuentra en el extremo norte de su distribución. Además de la cerámica de Swift Creek, la cantidad de artículos y materias primas rituales y no locales aumenta drásticamente en este momento. Esto incluye láminas de escamas de pedernal Flint Ridge de Ohio; cerámica de la Costa del Golfo; figuritas cerámicas de seres humanos y animales; cristales de cuarzo; grafito; cobre; galena; mica; y hematita. Muchos de estos elementos son representativos de la participación dentro de la esfera de interacción de Hopewell, en la que poblaciones de todo el este de Estados Unidos interactuaron en contextos sociales, económicos, políticos y religiosos. Al igual que hoy, personas y grupos realizaban viajes de larga distancia y peregrinaciones a centros y lugares imbuidos de un poderoso significado cultural. En general, se cree que en esos sitios se llevaban a cabo rituales y ceremonias, particularmente en relación con los movimientos de tierra. Por sus monumentales movimientos de tierra, Leake era uno de esos lugares.

Aproximadamente en el año 400 d.C., el sitio de Leake se había expandido aún más hacia el oeste/suroeste. En esta área se construyó una gran estructura cuadrada, que mide aproximadamente 35′ de lado y abarca casi 1200 pies cuadrados. Los restos en el área sugieren que esta estructura fue utilizada para actividades comunitarias/grupales más que como una casa doméstica. Cerca se encontraron los restos de un gran festín, que incluía venados, pavos, pájaros y tortugas. Los artefactos de este foso de banquete incluyen muchos materiales exóticos y de valor social que indican una fuerte conexión con la Costa del Golfo, como un diente de tiburón y cerámica de esa zona. El contexto de estos artefactos sugiere que fueron utilizados y descartados en una muestra de las conexiones sociales y el prestigio de los patrocinadores. En algún momento alrededor del año 650 d. C., el sitio de Leake fue abandonado y no fue reocupado hasta alrededor del año 1500, hacia el final de lo que los arqueólogos llaman el período del Mississippi.

Justo al otro lado del río Etowah, en la cercana montaña Ladds, hay varios sitios importantes (Shaw Mound, Indian Fort y Ladds Cave) que estaban integralmente relacionados con el sitio de Leake. Todos estos sitios también fueron documentados por investigadores del Instituto Smithsonian al mismo tiempo que Leake. Se descubrió que la cueva Ladds había sido sellada con piedras, y en sus profundidades se registraron fósiles de animales y huesos humanos. El “Fuerte Indio” en la cima de la Montaña Ladds era un muro/recinto circular de piedra que fue cartografiado y descrito por Charles Whittlesey en 1881. Si bien el nombre “Fuerte Indio” implica que era una fortificación defensiva, más bien representaba un recinto que Habría servido como lugar para actividades ceremoniales. Este sitio fue desmantelado en 1936 para poder utilizar la piedra como relleno de carreteras.

Fotografía aérea comentada de 1938 que muestra el sitio de Leake y los sitios de Ladds Mountain.

El Shaw Mound era un túmulo de piedra al pie de la montaña Ladds que fue desmantelado alrededor de 1940 para recolectar las piedras para rellenar el camino y satisfacer la curiosidad del propietario. En el interior se encontró un solo individuo, enterrado con varios objetos de cobre, incluido un hacha (hacha), una coraza y un recorte; grandes láminas de mica encima de la cara y el pecho; y hachas de piedra. Los restos de la producción de estos artículos abundan en el sitio de Leake. Este entierro proporciona información significativa sobre el sistema social que caracterizó las culturas locales. Enterrado aparte de los demás en un gran montículo al pie de esta montaña, este personaje fue sin duda un líder prominente asociado con el sitio de Leake. Se les puede equiparar con un “Gran Hombre/Mujer”, una persona que ha alcanzado una posición de alto prestigio social y poder a través de sus acciones y no a través de la herencia. Probablemente jugaron un papel decisivo en los acontecimientos ceremoniales, políticos y económicos en Leake, como la organización y el apoyo a la construcción de los movimientos de tierra.

1936 Fotografía de Shaw Mound en medio de un campo de maíz. Shaw Mound es visible como la elevación en el centro, mientras que la cara minada de los edificios Ladds Mountain y Ladds Lime Works Company están a la izquierda. La cueva Ladds estaba ubicada en el área de la montaña que ha sido minada.

Es probable que la presencia de Ladds Cave, ahora ausente debido a la minería, haya sido un factor principal en el desarrollo del sitio de Leake; Se sabe que las cuevas fueron un símbolo del Mundo Inferior para los indios del sureste, y se han encontrado entierros y otras evidencias de actividades rituales durante este tiempo en cuevas de todo el sureste. Junto con esto, el entorno geológico y geográfico ayudó a impulsar su rápido crecimiento. Debido a la rica y diversa geología, las rocas y minerales que se utilizaron para crear elementos de alto valor social (mica, grafito, cristal de cuarzo, hematita y ocre rojo) estaban fácilmente disponibles en la zona. Además, el entorno fisiográfico cerca de la interfaz de varios valles fluviales importantes (es decir, Tennessee, Chattahoochee/Apalachicola, Coosa, Ocmulgee/Altamaha) conectaba este lugar con la costa del Golfo, la costa atlántica y el Medio Oeste. Este entorno y los restos arqueológicos encontrados en Leake indican que el sitio era una “puerta de entrada” entre el Sureste y el Medio Oeste. Leake sirvió como centro de peregrinación, lugar de parada durante la preparación de los viajes, pueblo residencial y lugar de ceremonias y culto religioso.

Mapa que muestra los principales sistemas fluviales en relación con el sitio de Leake.

Se desconocen las razones precisas del abandono del sitio de Leake alrededor del año 650 d.C., aunque coincide con un cambio regional en los patrones de asentamiento y organización política. La cerámica de Swift Creek se sigue fabricando en otras áreas del estado, como el centro y noreste de Georgia, pero en general falta en el noroeste de Georgia después de esta fecha. Puede ser que la ideología comunal de los seguidores de Swift Creek no encajara con el surgimiento de un sistema social más desigual que floreció en el período del Mississippi, de modo que este sistema social basado en el apoyo comunitario esencialmente se erosionó. Puede ser que los recursos económicos necesarios para sustentar grandes concentraciones de personas se agotaron durante los varios siglos de ocupación. Puede deberse a factores que no son fácilmente identificables en el registro arqueológico. Aunque los monumentales movimientos de tierra construidos por estas personas ya no son visibles, el complejo del sitio Leake es tan fascinante e importante como los montículos Etowah más jóvenes que se encuentran 2 millas río arriba. Las investigaciones arqueológicas del sitio de Leake han proporcionado respuestas a muchas preguntas sobre las actividades de las personas durante este período de tiempo; al mismo tiempo, han planteado muchas preguntas adicionales que los investigadores intentarán responder en las próximas décadas. Y al igual que los Montículos Etowah, la importancia del sitio de Leake aboga por la protección de las partes restantes para que todas las personas puedan compartir esta historia.

Mapa de Leake de la década de 1880 por James D. Middleton.

 

 

Fotografía aérea de 1943 que muestra la colocación de una nueva carretera y la demolición de montículos.

 

 

 

 

Figuras humanas de cerámica.

 

 

 

 

Cuenco de cerámica estampado complicado de Swift Creek reconstruido.

 

 

 

 

1883 Mapa y descripción del fuerte indio por Charles Whittlesey (de Wauchope 1966).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Evento Qingyang

Evento Qingyang

El evento de Qingyang fue una presunta lluvia de meteoritos o una explosión de aire que tuvo lugar cerca de Qingyang en marzo o abril de 1490.[1][2] El área era en ese momento parte de Shaanxi, pero ahora se encuentra en la provincia de Gansu.[2] Un estudio de 1994 en la revista Meteoritics explicó tentativamente este evento como una explosión de aire de meteorito.[1]

Algunos relatos históricos chinos sobre la lluvia de meteoritos registraron muchas muertes,[2] pero la historia oficial de la dinastía Ming registra el evento sin mencionar las víctimas.[1] [3] Por lo tanto, muchos investigadores de la era moderna dudan de las víctimas. Ese mismo año, los astrónomos asiáticos descubrieron casualmente el cometa C/1490 Y1, posible progenitor de las lluvias de meteoros Cuadrántidas.[4]

Lluvia de meteoros

Al menos tres registros históricos chinos supervivientes describen una lluvia de rocas,[2][5] uno afirma que “las piedras cayeron como lluvia”.[1] Las estimaciones de mortalidad humana en estas fuentes varían desde más de diez mil personas hasta varias decenas de miles de personas.[1][2] La Historia de Ming (la historia oficial de la dinastía Ming) contiene un informe del evento, y otros registros diarios que describen el evento también se consideran generalmente confiables.[5] Sin embargo, la Historia de Ming omite el número de víctimas, lo que por lo tanto ha sido frecuentemente cuestionado o descartado por los investigadores actuales.[1][3]

Debido a la escasez de información detallada y a la falta de meteoritos supervivientes u otras evidencias físicas, los investigadores no han podido establecer definitivamente la naturaleza exacta del dramático evento,[6] ni siquiera han examinado la posible aparición de granizo severo.[1] Kevin Yau del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y sus colaboradores han notado varias similitudes entre el evento de Qingyang y la explosión de aire de Tunguska en 1908, que, si hubiera ocurrido sobre un área poblada, podría haber producido muchas muertes.[1][7]

Una cuenta sobreviviente registra:[1]

Las piedras cayeron como lluvia en el distrito de Ch’ing-yang [Qingyang]. Los más grandes tenían de 4 a 5 gatos (aproximadamente 1,5 kg) y los más pequeños tenían de 2 a 3 gatos (aproximadamente 1 kg). En Ch’ing-yang llovieron numerosas piedras. Sus tamaños eran todos diferentes. Los más grandes parecían huevos de gallina y los más pequeños parecían castañas de agua. Más de 10.000 personas murieron atropelladas. Toda la gente de la ciudad huyó a otros lugares.

Una fuente de información astronómica china sobre eventos celestes, el Zhongguo gudai tianxiang jilu zongji (Colección completa de registros de fenómenos celestes en la antigua China), registra diez obras que analizan el evento de marzo-abril de 1490,[2][8] incluida la Historia de Ming. Además, existen registros de ello en boletines locales e historias de la región.[2] La Historia de Ming sólo afirma que hubo una lluvia de innumerables piedras del tamaño de huevos de ganso. La fecha dada fue el tercer mes lunar de 1490, que se traduce como del 21 de marzo al 19 de abril de 1490.[2]

Cometa coincidente

En 2007, los astrónomos determinaron que la lluvia anual de meteoros Cuadrántidas de enero puede haberse originado con la desintegración del cometa C/1490 Y1, aproximadamente un siglo después de que fuera identificado por primera vez en 1490 por astrónomos chinos, japoneses y coreanos.[9][10] También se ha sugerido una conexión con el asteroide (196256) 2003 EH1.[4] La gran diferencia entre el momento de las lluvias de meteoritos de enero y el evento Qingyang, que ocurrió en marzo o abril de 1490, hace que una relación entre el cometa y el evento Qingyang parezca poco probable.[cita necesaria]

Plaga de Justiniano

Plaga de Justiniano

Este artículo trata sobre el primer episodio de la Primera Pandemia de Plaga, 541–549. Para conocer la serie de pandemias de peste, 541–767, consulte Primera pandemia de peste.

La plaga de Justiniano o peste justiniana (541-549 d.C.) fue una epidemia que afectó a toda la cuenca mediterránea, Europa y el Cercano Oriente, afectando gravemente al Imperio sasánida y al Imperio bizantino y especialmente a Constantinopla.[1] [2] [3] La plaga lleva el nombre del emperador bizantino Justiniano I (r. 527–565), quien según el historiador de su corte Procopio contrajo la enfermedad y se recuperó en 542, en el apogeo de la epidemia que mató a aproximadamente una quinta parte de la población de la capital imperial.[1] [2] El contagio llegó al Egipto romano en 541, se extendió por el mar Mediterráneo hasta 544 y persistió en el norte de Europa y la Península Arábiga hasta 549. Para 543, la plaga se había extendido por todos los rincones del imperio.[4] [1] Como primer episodio de la primera pandemia de peste, tuvo profundos efectos económicos, sociales y políticos en toda Europa y el Cercano Oriente y un impacto cultural y religioso en la sociedad romana oriental.[5]

Plaga de Justiniano

San Sebastián suplica a Jesús por la vida de un sepulturero afligido por la peste durante la plaga de Justiniano. (Josse Lieferinxe, c. 1497-1499)

Enfermedad: Peste bubónica

Ubicación: Cuenca Mediterránea, Europa, Cercano Oriente

Fecha: 541–549

Fallecidos: 15 millones – 100 millones (estimado)

Una característica de la infección por Yersinia pestis es la necrosis de la mano. (Foto de una víctima de la peste de 1975).

En 2013, los investigadores confirmaron especulaciones anteriores de que la causa de la plaga de Justiniano fue Yersinia pestis, la misma bacteria responsable de la Peste Negra (1346-1353).[6][7] Se han encontrado cepas antiguas y modernas de Yersinia pestis estrechamente relacionadas con el antepasado de la cepa de la peste de Justiniano en Tian Shan, un sistema de cadenas montañosas en las fronteras de Kirguistán, Kazajstán y China, lo que sugiere que la cepa de Justiniano La peste se originó en o cerca de esa región.[8][9]

Historia

El historiador bizantino Procopio informó por primera vez de la epidemia en 541 desde el puerto de Pelusium, cerca de Suez en Egipto.[10] Otros dos informes de primera mano sobre los estragos de la plaga fueron del historiador de la iglesia siríaca Juan de Éfeso[11] y Evagrius Scholasticus, quien era un niño en Antioquía en ese momento y luego se convirtió en historiador de la iglesia. Evagrius padeció bubones asociados con la enfermedad, pero sobrevivió. Durante los cuatro regresos de la enfermedad en su vida, perdió a su esposa, una hija y su hijo, otros hijos, la mayoría de sus sirvientes y gente de su finca.[12]

Según fuentes de la época, se pensaba que el brote en Constantinopla había sido transportado a la ciudad por ratas infectadas en barcos de cereales que llegaban de Egipto.[10] [13] Para alimentar a sus ciudadanos, la ciudad y las comunidades periféricas importaban grandes cantidades de cereales, principalmente de Egipto. La población de ratas en Egipto prosperó alimentándose de los grandes graneros mantenidos por el gobierno, y las pulgas también prosperaron.[cita necesaria]

Jorge Torres para Hermes Kalamos – Instituto Symposium.

Procopio de Cesarea (Fuente Wikipedia)

Procopio,[14] en un pasaje muy inspirado en Tucídides, registró que en su punto máximo la plaga mataba a 10.000 personas diariamente en Constantinopla, pero la exactitud de la cifra está en duda, y el número verdadero probablemente nunca se sabrá. Señaló que como no había espacio para enterrar a los muertos, los cuerpos se dejaban apilados al aire libre. Los ritos funerarios a menudo quedaban desatendidos y toda la ciudad olía a muerto.[15] En su Historia secreta, registra la devastación en el campo y relata la respuesta despiadada del presionado Justiniano:

Cuando la pestilencia arrasó todo el mundo conocido y, en particular, el Imperio Romano, aniquilando a la mayor parte de la comunidad agrícola y necesariamente dejando un rastro de desolación a su paso, Justiniano no mostró piedad hacia los arruinados propietarios. Incluso entonces, no se abstuvo de exigir el impuesto anual, no sólo la cantidad que calculó a cada individuo, sino también la cantidad que debían pagar sus vecinos fallecidos.[dieciséis]

Como resultado de la plaga en el campo, los agricultores no pudieron hacerse cargo de las cosechas y el precio de los cereales subió en Constantinopla. Justiniano había gastado enormes cantidades de dinero en guerras contra los vándalos en la región de Cartago y el reino de los ostrogodos en Italia. Había invertido mucho en la construcción de grandes iglesias, como Santa Sofía. Mientras el imperio intentaba financiar los proyectos, la plaga provocó una disminución de los ingresos fiscales debido al enorme número de muertes y la alteración de la agricultura y el comercio. Justiniano rápidamente promulgó nueva legislación para abordar más eficientemente el exceso de demandas de herencia que se entablaban como resultado de víctimas que morían intestadas.[17]

Los efectos a largo plazo de la plaga en la historia europea y cristiana fueron enormes. A medida que la enfermedad se extendió a las ciudades portuarias del Mediterráneo, los godos en lucha se revitalizaron y su conflicto con Constantinopla entró en una nueva fase. La plaga debilitó al Imperio Bizantino en un punto crítico, cuando los ejércitos de Justiniano casi habían retomado toda Italia y la costa occidental del Mediterráneo; la conquista en evolución habría reunido el núcleo del Imperio Romano Occidental con el Imperio Romano Oriental. Aunque la conquista se produjo en el año 554, la reunificación no duró mucho. En 568, los lombardos invadieron el norte de Italia, derrotaron al pequeño ejército bizantino que había quedado atrás y establecieron el Reino de los lombardos.[10] [18] Se sabe que la Galia sufrió gravemente; en virtud de su proximidad, es poco probable que Gran Bretaña escapara, aunque los registros históricos de Gran Bretaña del siglo VI son extremadamente pobres, por lo que no hay testimonios inequívocos de que la plaga haya llegado a las islas.[19]

Inicio de la primera pandemia de peste

La plaga de Justiniano es el primer y más conocido brote de la primera pandemia de peste, que continuó reapareciendo hasta mediados del siglo VIII.[1][20] Algunos historiadores creen que la primera pandemia de peste fue una de las más mortíferas de la historia, provocando la muerte de entre 15 y 100 millones de personas durante dos siglos de recurrencia, un número de muertos equivalente al 25-60% de La población de Europa en el momento del primer brote.[21][22][23][24] La investigación publicada en 2019 argumentó que el número de muertes y los efectos sociales de la pandemia de 200 años de duración han sido exagerados, comparándolos con la pandemia moderna de la tercera plaga (1855-1960).[25][26]

Primer brote

El primer brote aparecería en torno a 540 – 541 y duraría hasta 547 – 548, dependiendo de las cronologías que se utilicen para datar la epidemia en las islas británicas. El primer brote siempre es el más extenso y mortífero y por lo tanto afectaría a Etiopía, el norte de África, Europa oriental y occidental, el Imperio persa, el Imperio bizantino y el Yemen. Las primeras zonas afectadas serían Etiopía y Yemen alrededor del año 540 y después afectaría al Imperio bizantino y Persa del 541 al 543, por último llegaría a Europa Occidental a partir del año 543 – 544.22

Segundo brote

Según el abogado y escritor Agatías desde el año 558561 se produciría un nuevo brote. Este brote sería especialmente grave durante la primavera del año 558 en Constantinopla muriendo muchas personas.23

Otros

Evagrio nos informa de la presencia de la epidemia de peste bubónica en el año 594 en Antioquía.23​ Según la fuente, Los milagros de San Demetrio, la ciudad de Tesalónica, al igual que otras partes del Imperio bizantino, fueron devastadas por una epidemia entre los años 597, aunque se desconoce la naturaleza de esta enfermedad. La ciudad de Tesalónica fue especialmente afectada debido a que en ese momento estaba siendo asediada por una horda de ávaros.24

Epidemiología

Genética de la cepa de la peste de Justiniano

La plaga de Justiniano se considera generalmente como la primera epidemia de Yersinia pestis registrada históricamente.[27][28] Esta conclusión se basa en descripciones históricas de las manifestaciones clínicas de la enfermedad[29] y la detección de ADN de Y. pestis a partir de restos humanos en tumbas antiguas que datan de ese período.[30][31]

Yersinia pestis, la bacteria que causó la enfermedad.

Los estudios genéticos del ADN de Yersinia pestis antiguo y moderno sugieren que el origen de la plaga de Justiniano estuvo en Asia Central. Las cepas existentes más basales o a nivel de raíz de Yersinia pestis como especie completa se encuentran en Qinghai, China.[32] Otros estudiosos cuestionan que, en lugar de Asia Central, la cepa específica que compuso la plaga de Justiniano comenzó en el África subsahariana, y que la plaga se extendió al Mediterráneo por comerciantes del Reino de Aksum en África Oriental. Este punto de origen se alinea más con la propagación general de la enfermedad Sur-Norte desde Egipto al resto del mundo mediterráneo. También explica por qué la Persia sasánida experimentó un desarrollo posterior del brote a pesar de vínculos comerciales más fuertes con Asia Central.[33][34][35][36] Después de que se aislaron muestras de ADN de Yersinia pestis de esqueletos de víctimas de la peste de Justiniano en Alemania,[37] se descubrió que las cepas modernas que se encuentran actualmente en el sistema de la cordillera de Tian Shan son las más basal conocido en comparación con la cepa de la peste de Justiniano.[8] Además, se descubrió que un esqueleto encontrado en Tian Shan que data alrededor del año 180 d. C. e identificado como un “huno temprano” contenía ADN de Yersinia pestis estrechamente relacionado con el ancestro basal de la cepa Tian Shan de las muestras alemanas de la cepa de la peste de Justiniano.[9] Este hallazgo sugiere que la expansión de los pueblos nómadas que se desplazaron a través de la estepa euroasiática, como los Xiongnu y los posteriores hunos, tuvo un papel en la propagación de la peste a Eurasia occidental desde un origen en Asia Central.[9]

Se han encontrado muestras anteriores de ADN de Yersinia pestis en esqueletos que datan del 3000 al 800 a. C., en todo el oeste y el este de Eurasia.[38] La cepa de Yersinia pestis responsable de la peste negra, la devastadora pandemia de peste bubónica, no parece ser un descendiente directo de la cepa de la peste de Justiniano. Sin embargo, la propagación de la peste de Justiniano puede haber causado la radiación evolutiva que dio origen al clado de cepas 0ANT.1 actualmente existente.[39] [40]

Virulencia y tasa de mortalidad.

El número de muertes es incierto. Algunos estudiosos modernos creen que la peste mató hasta 5.000 personas por día en Constantinopla en el pico de la pandemia.[26] Según una opinión, la plaga inicial finalmente mató quizás al 40% de los habitantes de la ciudad y causó la muerte de hasta una cuarta parte de la población humana del Mediterráneo oriental.[41] Las frecuentes oleadas posteriores de la peste continuaron azotando durante los siglos VI, VII y VIII, y la enfermedad se volvió más localizada y menos virulenta.[cita necesaria]

Una visión revisionista expresada por académicos como Lee Mordechai y Merle Eisenberg sostiene que la mortalidad de la plaga de Justiniano fue mucho menor de lo que se creía anteriormente. Dicen que la peste podría haber causado una alta mortalidad en lugares específicos, pero no provocó un descenso demográfico generalizado ni diezmó las poblaciones mediterráneas. Según ellos, los efectos directos de la peste a medio y largo plazo fueron menores.[26] Sin embargo, su posición ha sido objeto de una crítica concertada por parte de Peter Sarris. Sarris cuestionó tanto su metodología central como su manejo de las fuentes. Sarris también ofrece un análisis actualizado de la evidencia genética, incluida la sugerencia de que la plaga pudo haber entrado en Eurasia occidental a través de más de una ruta, y que posiblemente azotó Inglaterra antes que Constantinopla (basado en el importante descubrimiento de víctimas de la peste en un antiguo lugar de enterramiento anglosajón en Edix Hill, cerca de Cambridge).[42]

Rutas comerciales indo-romanas (Fuente: Wikipedia)

Los enclaves comerciales del este de África son los lugares más aceptados como origen de la epidemia.

Personajes célebres afectados por la epidemia

  • Justiniano I. Emperador bizantino afectado en el brote que asoló Constantinopla y el Imperio bizantino durante el 541542. Sobrevivió.
  • Evagrio Escolástico. Historiador de la Iglesia, fue afectado cuando era un estudiante, durante el primer brote de la epidemia. Sus familiares fueron muriendo en los posteriores brotes de la epidemia. Sobrevivió.
  • Pelagio II. Papa. Muerto durante un brote de esta epidemia en el 590.

Mosaico representando a Justiniano, Emperador de Bizancio, durante cuyo mandato se desencadenó la plaga que lleva su nombre.

Consecuencias

Económicas y demográficas

El Imperio bizantino se encontraba en guerra con los vándalos en la región de Cartago, con los ostrogodos en la península italiana y con el Imperio sasánida. Además se habían realizado grandes esfuerzos económicos para la construcción de grandes iglesias como la iglesia de Santa Sofía. La peste tuvo efectos catastróficos sobre la economía, al disminuir los ingresos por impuestos, paralizó las actividades comerciales y devastó grandes asentamientos y núcleos urbanos dedicados a la agricultura que eran vitales para el desarrollo del Imperio causando graves conflictos. No hay que olvidar que la Rata negra, uno de los principales vectores propagadores de la epidemia, se siente atraído por los cultivos de los campos o por los almacenes donde se guardan las cosechas.16

Juan de Éfeso describe cómo afectó al medio rural y urbano la epidemia, debido a que señala cómo los campos se quedaron abandonados al igual que el ganado, es decir, el medio rural quedó muy afectado.18​ Otro ejemplo de esta devastación en el mundo rural serían las evidencias sobre las plagas de langostas que se expanden por el mediterráneo en este período.25​ Estas invasiones fueron frecuentes desde el 570 al 670 en la Europa Occidental y en el Próximo oriente. En el 576 una plaga de langostas atacó Siria e Irak. En el año 578, según nos señala el cronista Gregorio de Tours una plaga de langostas devastó Hispania, siendo especialmente fuerte en los alrededores de la capital Toledo.26​ Gregorio señala cómo atacaron las vides, frutas y cualquier planta aniquilándolo todo. El autor nos cuenta cómo este problema duró alrededor de cinco años y cómo después la nube de langostas se expandió por el resto de provincias del Reino visigodo.27​ Las plagas de langostas son frecuentes en los territorios abandonados de cultivo, por lo tanto, estos extensos territorios abandonados pueden ser debidos a la epidemia. Las langostas prefieren aquellos territorios donde hay diversas variedades de especies vegetales, y esto es frecuente en los antiguos terrenos agrícolas si se compara con aquellos territorios que son cultivados y mantenidos. Las especies salvajes proliferan en los territorios abandonados lo que proporciona más opciones de alimentación para las langostas y por lo tanto provoca que su reproducción en estos terrenos sea más prolífica.28​ Se considera que el Imperio bizantino perdió entre el 13–26% de su población.

Las plagas de langostas son una consecuencia de la despoblación que provocó en el medio rural la plaga de Justiniano.

Durante esta pandemia a lo largo del siglo VI y VII, numerosos pueblos y villas debieron de quedar sin población. Juan de Éfeso y Evagrio parecen coincidir en sus relatos al señalar este fenómeno.1814​ Se han señalado numerosos asentamientos que pudieron quedarse sin habitantes o verse especialmente dañados en cuanto a su demografía durante estos ciclos epidemiológicos como pueden ser Anamur, Anazarba, Canbazli, Corcycus y Dag Pazari en el sur de Turquía; El Bara, Sinhar, Deir Sim´an, Serjilla y Kfer en el norte de Siria y Dougga, Sbeitla, Thuburbo Maius y el norte de Cartago en el norte de África. Esta despoblación afectó a los núcleos rurales y urbanos. Los estudios demográficos de Dougga han señalado que esta ciudad pierde el 70% por ciento de su población durante los años 550600 y Cartago pierde el 50% de su población durante los años 550650.29

La plaga ayudó al declive de los mercados urbanos, las comunicaciones y el gobierno urbano, que en grandes partes de Asia, la zona más rica del Imperio bizantino, quedaron colapsadas. Las ciudades dejaron de ser un foco de resistencia y seguridad ante las invasiones y no pudieron controlar el territorio, como habían hecho hasta entonces. Constantinopla, la capital del Imperio bizantino debió de tener antes de la pandemia una población aproximada de medio millón de habitantes. En torno a 750 el número de habitantes se reducía a unas trescientas mil personas. No obstante, esta reducción tan drástica, del 40%, se debe a varios factores no sólo epidemiológicos sino también climáticos y bélicos.30

No debemos olvidar los problemas que originó en el comercio. La plaga redujo la población y destruyó numerosos puertos. El comercio de marfil del Imperio bizantino con el este de África cesó. Este hecho lo podemos observar en la cantidad de obras de arte de marfil bizantinas que han perdurado hasta la actualidad. Del año 400 al 540 se han conservado ciento veinte piezas pero del año 540 al 700 sólo se han conservado seis. A partir del año 540 el comercio del marfil se detuvo y las cantidades de este material que llegaban al Imperio eran mínimas.2121

En general, según las estimaciones más recientes, el Imperio bizantino reduciría su tasa impositiva durante el siglo VI – VII, aproximadamente en un tercio.2131

El primer brote de peste provocó una mayor austeridad en la corte bizantina, como se puede observar en el ceremonial y en el vestuario utilizado.32

Territoriales

Las invasiones eslavas del siglo VI fueron ayudadas por las pérdidas demográficas que sufrieron el Imperio bizantino y el este de Europa, debido a las epidemias.

La plaga perjudicó los planes de Justiniano de restaurar el Imperio romano y su conquista de los territorios de occidente. También permitió diversas Invasiones bárbaras, iniciadas por distintos pueblos que formarían nuevos reinos y estados. En 557 y en 558 un pueblo de origen asiático denominado ávaro, procedente de Mongolia arrasó diversas partes del este de Europa como los Balcanes y Grecia. Esta invasión se relaciona con la pérdida demográfica y debilidad que sufrió el Imperio romano de Oriente después de largos años de epidemias y guerras. Hacia 568 los ávaros se habían extendido por el este de Hungría, el oeste de Rumanía, Eslovenia, Moravia, Bohemia, el este de Alemania y el oeste de Ucrania. No obstante, hay que citar las invasiones de los pueblos eslavos, vasallos de los pueblos ávaros y que se instalaron permanentemente el este de Europa, invasiones históricamente más importantes. Las invasiones de estos pueblos cambiaron el panorama político europeo.33

Las invasiones de ávaros y eslavos empezaron a ser especialmente fuertes a partir del 541, año que coincide con el primer gran ciclo de mortalidad de la plaga de Justiniano. La epidemia reduciría la población del Imperio bizantino y por lo tanto, la resistencia a la invasión que ofrecieron las zonas del este de Europa fue menor. Las invasiones eslavas habían empezado a ser especialmente fuertes a partir del año 536. En el año 545 cuando los territorios imperiales habían salido recientemente del primer ciclo de esta plaga, los eslavos lanzaron otra gran invasión. Procopio de Cesarea señala la dureza de esta campaña, en el que los invasores recurrían al empalamiento de sus víctimas. Otra invasión se produjo entre los años 558 y 559 y asoló Grecia y los alrededores de Constantinopla. En el año 560, ante la negativa del Imperio de conceder tierras a estos pueblos, estos invadieron Hungría. En el año 578 los ávaros comienzan el asedio de Sirmio, una de las ciudades bizantinas más importantes del este de Europa, ya que controlaba las rutas de comunicación entre las partes occidentales y orientales del Imperio. Tras dos años de un largo asedio, la ciudad fue conquistada. En 586, estos pueblos, saquearon las zonas de Grecia y asediaron Tesalónica, considerada la segunda ciudad más importante del Imperio. Según cuenta la fuente Los Milagros de San Demetrio, la ciudad de Tesalónica estaba en una situación delicada debido a que había sido diezmada por una epidemia, pero se salvó del ataque debido a la intervención sobrenatural del patrono de la ciudad, San Demetrio.34

Los pueblos ávaros y eslavos se aliaron a otro pueblo bárbaro procedente de Germania, los lombardos. Estos pueblos procedían de la actual República Checa y Eslovaquia y acabaron invadiendo los territorios imperiales del norte de Italia y la Toscana.34

La reducción de la base impositiva del imperio bizantino provocó que fuera susceptible al ataque de pueblos bárbaros como los ávaros, ya que hasta ese momento el Imperio había podido pagarles dinero a cambio de su retirada. Los largos años de epidemias, ataques bárbaros y guerras debilitaron los efectivos militares y financieros tanto del Imperio Persa como del Imperio bizantino y los hicieron susceptibles a las rápida conquista por parte del ejército árabe que se produciría en el siglo VII. El Imperio bizantino perdió territorios en la península balcánica, fuente imprescindible de recursos humanos para el ejército. Tras estás pérdidas, el Imperio bizantino solo fue capaz de reclutar un ejército de 30.000 o 40.000 hombres, cuyo mando estaba repartido entre varios generales.35

Sociales

Los sucesivos brotes de epidemia crearon un clima de inestabilidad social que culminó con una serie de revoluciones. Un ejemplo es la revolución de Focas contra el emperador Mauricio durante el 602 en el Imperio bizantino. La revuelta contra la familia imperial empezó, como otras revueltas del Imperio, en el hipódromo, encabezada por la facción de los «verdes». El reinado de Focas se caracterizó por la represión, la inestabilidad social y las revueltas.36

Pugung Raharjo

Pugung Raharjo

Coordenadss: 5.3020°S 105.5710°E

Pugung Raharjo (a veces llamado Pugungraharjo) es un sitio arqueológico de 30 hectáreas en la regencia de la región de Lampung en la provincia de Lampung, en el sur de Sumatra, en Indonesia. El sitio fue descubierto en 1957. Hay una antigua estructura megalítica, también conocida como Pugung Raharjo Pyramid. Allí otras estructuras megalíticas del siglo XII al XVI CE, así como restos prehistóricos que datan de 2500 a.C. Es conocido localmente como el “Taman Purbakala Pugung Raharjo” (Pugung Raharjo Archaeological Park). Está situado a unos 50 km de la capital provincial.

Historia

El sitio fue descubierto por los transmigrantes en 1957. La investigación en el sitio comenzó en 1968. En 1973, 1975, 1977 y 1980 se realizaron nuevas investigaciones. Visto desde cronológicos, artefactos y características, el sitio era considerado único y variado. Esto se debe a que en el sitio se encontraron muchas reliquias de megalítico (circa 2500 a.C.), hindú-budista y período islámico.[2] Una escultura de bodisatva encontrada en el sitio mostró que el sitio fue reutilizado como un lugar sagrado budista después de que la religión se extendió a Indonesia.[3] Artefactos desenterrados en el sitio sugieren que el área estaba fuertemente bajo la influencia del Imperio Sriwijaya, con sede en Palembang.[cita necesaria] Se encontró que las cuentas y la porcelana china indican que el área estaba fuertemente bajo la influencia del Imperio Sriwijaya, con sede en Palembang.[cita necesaria] Los hallazgos de cuentas y la porcelana china indican que las personas de la zona también estaban vinculadas a redes comerciales internacionales que visitaban el cercano estrecho de Sunda. El sitio fue descubierto en la década de 1950 cuando los transmigrantes se mudaron a la zona y comenzaron a limpiar la selva. El sitio se conserva ahora como monumento nacional.

Diseño

El sitio está rodeado de trincheras y obras de tierra protectoras. El sitio era claramente una comunidad fortificada. Esto probablemente era necesario para proteger a los lugareños de los ataques de piratas que pasaban por el cercano Estrecho de Sunda, una importante vía fluvial dentro de antiguas redes comerciales del Océano Indico. Dentro de las paredes hay un racimo de megalitos de piedra fálico. El monumento restante más sustancial es un gran templo de tierra adosado. Hay varios montículos más pequeños dentro de las paredes. Un pequeño museo es el pueblo cercano de Pugung Raharjo alberga una colección de hallazgos del sitio, incluyendo algunas estatuas impresionantes que a menudo se describen como “polinesia” en estilo.

Parque Arqueológico Pugung Raharjo

 Lampung es una provincia más meridional de la isla de Sumatra. Esta a 45 minutos de vuelo desde Yakarta. El parque arqueológico del patrimonio cultural contiene la vida en tiempos prehistóricos del hinduismo, el budismo y el Islam. La ubicación está en el pueblo de Pugung Raharjo, distrito de Sekampung Udik, Regencia de Lampung del Este. Situado a unos 52 kilómetros de la ciudad de Bandar Lampung, este parque arqueológico se puede llegar durante 2 horas en transporte terrestre.

Al llegar a la ubicación del Parque Arqueológico Pugung Raharjo, se puede ir directamente a la atracción turística, ya que este sitio arqueológico no cobra entradas. Yendo a este sitio de 6 hectáreas, inmediatamente disfrutará de la belleza natural de este sitio que se encuentra en el medio de la plantación de maíz y lejos de la comunidad residencial.  Visitando aquí, puede ver una serie de sitios antiguos, como la fortaleza del castillo,  seis sitios de punden berundak (los edificios  que están dispuestos en terrazas y sirven como un lugar de culto del espíritu de los antepasados), el sitio de Batu Mayat y el estanque megalítico.

La fortaleza de trinchera cuadrada se extiende alrededor de todo el sitio arqueológico. El castillo y la trinchera ahora parecen como un gran montículo, cubierto de tierra y cubierto de hierba. En tiempo antiguo, este fuerte de trinchera funcionaba como un refugio de la perturbación de animales salvajes o ataques enemigos.

Al entrar  más  adentro, puedes ver muchos punden berundak. El tamaño varía y hay punden berundak primero, segundo y tercero. Se prevé que el punden berundak es una reliquia de la era Megalítica unos 2.500 años antes de Cristo. En la antigüedad, el punden berundak funcionaba como un lugar de adoración a los espíritus ancestrales, o como un cementerio. En el área del sitio también existe el complejo de Batu Mayat. Hay varias rocas apiladas y planas que forman un rectángulo parecido a una jaula.

También hay piedras que tiene forma como genital  masculina, piedras arañadas, piedra inscrita con la letra T que simboliza la fertilidad (de hembra) y la mesa de piedra. El Complejo de piedra de Batu Mayat solía funcionar como una ceremonia relacionada con el culto y la fertilidad.

En  complejo de sitio también hay estanques megalíticos. Se dice que, este lugar es un lugar para tomar agua para satisfacer las necesidades de la vida y los rituales. La gente local cree que el agua en el estanque es un agua mágica. Sacan agua del estanque como un portador  de suerte, también hierba para mantenerse joven. (brg)

Parques Arqueológicos Pugung Raharjo

El Parque Arqueológico Raharjo Pugung se encuentra en una zona plana de 80 metros de altitud y está rodeado por una antigua reliquia de guerra antigua

En 1957, el Parque Arqueológico Pugung Raharjo descubierto por primera vez por la gente accidentalmente. Anteriormente, el sitio arqueológico Parque Arqueológico Pugung Raharjo aún poblado. Inicialmente la gente lo consideraba bosque embrujado. Hasta que finalmente en 1954, el bosque abre los transmigrantes de Pugung para asentamientos. En ese momento, los migrantes encuentran una gran estructura de piedra, montículo en forma cuadrada y estatuas de piedra Badhariah hija. El descubrimiento de sitios históricos fue reportado al Departamento de Antiguedades Yakarta. En el estudio inicial realizado en 1968 concluyó que el Parque Arqueológico Pugung Raharjo una reliquia de megalítico-clásico.

Parques Arqueológicos Pugung Raharjo es bastante único porque los sitios arqueológicos semcam rara vez se encuentran en otros lugares. En el Jardín de Antiquities Pugung Raharjo, se pueden encontrar las herramientas utilizadas por los humanos antiguos en forma de grandes rocas. Usted puede ver la piedra erguida o Menhir, la piedra de Dolmen o una mesa, y una piedra de tumba que una vez fue usada por el hombre antiguo como un lugar de culto, un lugar de deliberación, y lugar de entierro. Además, se cree que las reliquias de la cultura búdica y hindú se encuentran en el Parque Arqueológico Pugung Raharjo, incluyendo cerámica de la dinastía Han, Sung, y Ming y una estatua polinesia se originaron desde el siglo VI hasta el siglo XV.

En el Jardín de Antiguedades Pugung Raharjo hay dos fuertes, uno en el este y otro en el oeste. Tanto el fuerte en forma de un montaje circular con una altura de 2 a 3,5 metros de montaje y en el exterior hay una zorzal de 3-5 metros de profundidad. Este del fuerte tiene una longitud de unos 1.200 metros, mientras que el lado occidental es sólo de 300 metros. En algunas partes hay un camino que conecta el interior y el exterior del castillo. Se dice que ambos se utilizaron como protección contra enemigos y animales salvajes.

En la zona de Antiquities del Estado Pugung Raharjo también contenía 13 terrazas de juego, de gran tamaño y tamaño pequeño. Originalmente la escalera de punden parece un montaje de techos cubiertos de tierra, pero después de la limpieza resultó ser una terraza de varios pisos. Allí terrazas de bollos que tienen dos y tres niveles, se dice que según el estatus social de entonces. Los cuerpos de piedra encontrados en el Parque Arqueológico Pugung Raharjo tienen una longitud de 205 cm y de diámetro 40 cm. Cuerpos de piedra incrustados en el medio de las otras piedras a su alrededor en forma rectangular. Las piedras que rodean el altar de piedra, entre otras, menhir menhir-pell, y sólo placa en forma de arañado como la letra “T” a ambos lados.

También puede encontrar una piedra con un agujero que la cantidad y la ubicación del agujero es irregular. La piedra perforada ubicada cerca de la primavera estaba hecha de gris de piedra negra. En la superficie hay 4 agujeros lo suficientemente grandes. El número total de piedra con un agujero es de 19 piezas. Además de la piedra con un agujero, en el Jardín de Antiguedades Pugung Raharjo También se puede encontrar mortero de piedra. La piedra con un agujero tiene dos tipos, una piedra sin forma como se encuentra en el borde de la época junto a la piscina y las otras piedras rectangulares en forma. También hay cuatro piedras arañadas supuestamente usadas como herramienta para afilar las armas.

Una pirámide, o montículo, en el sitio megalítico de Pugung Raharjo, Indonesia

Fuente de la foto: Lampuung.com

Pancar.id, Lampung – Pugung Raharjo es conocido como el Parque Arqueológico, que también es conocido como el sitio de tres eras, porque ha pasado por las civilizaciones Praaksara, hindú-budista e islámica.

Las cuatro eras son la era paleolítica o período de caza simple (45.000-15.000 a. C.), el período mesolítico o de caza avanzada (6.500-2.000 a. C.), el período neolítico o agrícola (4.500-2.500 a. C.) y el período de plantaciones (2.500 a. C.). -2.000 a.C.).

Dentro del fuerte, se encontraron varios punden en terrazas grandes y pequeños. Este artefacto se utilizó anteriormente como lugar de culto a los espíritus ancestrales. Este fuerte está hecho de un montículo de tierra rectangular.

Alrededor de Pugung Raharjo también se encuentra el río Pugung, que se cree que en la antigüedad tenía aguas muy fuertes y profundas. Por eso, el agua del río se utiliza a menudo como lugar de protección contra animales salvajes o ataques enemigos.

Además, en el jardín también hay 19 piedras con agujeros, 2 morteros de piedra y 4 piedras con rayones. Estas herramientas solían funcionar para pulverizar o alisar cosas y se cree que se usaban en ceremonias alrededor de los ríos.

Además, en el parque también se encontraron hachas o picos de piedra que antiguamente se utilizaban para la caza. La siguiente era que pasó Pugung Raharjo fue el Mesolítico, o la era de la caza y la recolección de alimentos.

En aquella época, los antiguos humanos ya tenían residencias temporales en nichos y cuevas. También pudieron fabricar cuchillos de piedra para cazar y pescar. Luego, en el Neolítico, las herramientas utilizadas comenzaron a perfeccionarse, por ejemplo picos, picos y cinceles.

Se encontraron varias hachas de piedra del Neolítico en la aldea de Adiwarno, distrito de Batanghari, East Lampung y en la aldea de Margajaya, distrito de Kibang, sur de Lampung.

Luego, también hay una piscina megalítica que, según el mito local, fue utilizada por la reina y las princesas de Pugung Raharjo para lavarse, reunirse, bañarse o realizar rituales de adoración. El agua de la piscina también se considera auspiciosa y se cree que cura enfermedades y previene el envejecimiento.

En Pugung Raharjo también se pueden encontrar utensilios domésticos hechos de piedra andesita para moler granos, como piedras para tuberías, piedras para raspar, cucharas, piedras y otros.

En el sitio de ladrillo punden en el Parque Arqueológico, también hay millones de cuentas hechas de vidrio y arcilla que anteriormente se usaban como accesorios femeninos y equipo ceremonial.

Mientras tanto, se pueden ver rastros del período hindú-budista en Pugung Raharjo en el descubrimiento del Complejo de Piedra del Cadáver o Piedra Kandang, que tiene la forma de una estructura de piedras verticales y planas más un rectángulo como una jaula. El descubrimiento de la piedra del cadáver se basó en el descubrimiento de un menhir con forma de pene masculino (falo) en la zona de Pugung Raharjo.

La época clásica o hindú-budista también estuvo marcada por el descubrimiento de varias estatuas. En primer lugar, está la estatua del Bodhisattva o estatua de la princesa Badariyah en la parte oriental de Pugung Raharjo el 14 de agosto de 1957.

Esta estatua budista está hecha de piedra andesita y la estatua se asienta en la posición Dharma Cakra Mudra sobre un pedestal decorado con flores de loto y está decorada con hojas de flores de loto.

Se estima que esta estatua del Bodhisattva data del siglo XII. La estatua del Bodhisattva mide 91 centímetros de alto, 35 centímetros de ancho, 22 centímetros de espesor, 18 centímetros de espesor y 61 centímetros de diámetro.

El descubrimiento de la estatua de la princesa Badariyah también está asociado con los escritos de Mpu Prapanca en el libro Negarakertagama (1365), el Reino de Lampung que existía como amigo del reino de Majapahit.

En segundo lugar, la estatua de tipo polinesio descubierta por Abdul Rahman en 1963. En tercer lugar, la inscripción jorobada encontrada después del descubrimiento del artefacto de ladrillo tenía el año javanés número 1257 Saka o 1335 d.C.

Luego, también hay miles de cerámicas esparcidas por Pugung Raharjo. Se sospecha que la cerámica data de los siglos VIII, IX y XVII d.C.

Estas cerámicas prueban que nuestros antepasados ​​tenían relaciones comerciales con el Reino de Srivijaya o podrían haber llegado a China.

En Pugung Raharjo hay una inscripción Dalung hecha de placas de cobre en forma de Piyagem. La inscripción contiene la legislación del Sultanato de Banten que regula el derecho marítimo y comercial.

Aparte de eso, al sur de Pugung Raharjo también se encuentra una lápida, hecha de un pozo de piedra de 23,5 centímetros de ancho y 63 centímetros de alto que fue descubierto en 1979 durante los trabajos de restauración.

En el parque arqueológico de Pugung Raharjo hay un punden en terrazas que parece una pirámide de Egipto. No solo una, sino que hay 13 pirámides de tamaño mini.

Al lado del foso de tierra que resultó ser un fuerte primitivo, hay un camino rocoso que los visitantes pueden seguir para llegar a los sitios allí. Lo singular es que, aunque tiene forma de foso, este fuerte nunca se inunda ni siquiera con fuertes lluvias. Incluso durante una inundación hace varios años, el área del sitio no se vio afectada por las inundaciones.

Inicialmente había 13 Punden Berundak en Pugung Raharjo. Pero ahora sólo quedan 7. Los otros 6 punden resultaron dañados y fusionados con el suelo debido a la edad y factores naturales. De los 7 punden de Pugung Raharjo, Punden Enam es el punden más grande. Este punden tiene 3 escalones, donde el tamaño del primer escalón es de alrededor de 25 mx 25 m, el segundo escalón es de 14 mx 14 m y el tercer escalón es de 7 mx 7 m. Mientras tanto, la altura en sí es de 7 metros.

Piedra del cadáver

Además de Punden Berundak, hay otra reliquia única en Pugung Raharjo, a saber, la Piedra del Cadáver. En este sitio, varias piedras parecen estar dispuestas en posición vertical y plana y formar un rectángulo. En el medio se alzaba firmemente una roca. Bueno, esta piedra se llama Piedra del Cadáver. Tiene forma ovalada y está clavado en el suelo.

Piscina megalítica

Pasando a la siguiente reliquia histórica, en este parque se encuentra una Piscina Megalítica. Se dice que este lugar es un lugar para recolectar agua para necesidades tanto vitales como rituales. Hay dos piscinas en este lugar separadas por un camino rocoso.

La primera piscina está en el lado este, es de menor tamaño pero tiene paredes de piedra, mientras que la segunda piscina está en el lado oeste. La forma es exactamente como la de un lago. El agua de estas dos piscinas es realmente muy clara, por lo que se puede ver claramente el fondo.

Ah, sí, en la piscina del lado oeste también puedes hacer una pedicura con peces, también conocida como terapia con peces. ¿Cómo? Muy fácil. Sólo necesitas sumergir los pies en la piscina, entonces muchos peces te rodearán y te darán pequeños bocados. El beneficio es que tus pies estarán mucho más relajados.

Para algunas personas, también se cree que el agua de las dos piscinas de Pugung Raharjo es agua auspiciosa que puede traer buena suerte, como cura para diversas enfermedades y como elixir para mantenerse joven. Muchos residentes siempre son diligentes en sacar agua de este estanque.

Aparte de eso, el agua de la piscina también se puede beber directamente, ya sabes, sin necesidad de cocinarla primero. Esto es gracias a investigaciones que demuestran que el nivel de acidez del agua de la piscina se acerca al PH 7.

Erupción de Hatepe

Erupción de Hatepe

Coordenadas: 38°49′00″S 175°55′00″E

 Magnitud 7 en el índice de explosividad volcánica (VEI)

Los tres respiraderos principales de la erupción del Hatepe corrían paralelos a la actual costa sureste del lago Taupo.

 Volcán: Taupo

Fecha: Alrededor del año 180 de la era cristiana

Tipo de erupción: Erupción freatomagmática Erupción pliniana

Daños: Vegetación local devastada, lago Taupo ampliado, inundó el río Waikato

 Localización geográfica

Cordillera: Zona volcánica de Taupo

Localización administrativa

País: Nueva Zelanda

Localización: Isla Norte, Nueva Zelanda

 

Características generales

Tipo: Caldera y Supervolcán

Altitud: 760 m s. n. m.1

Geología

Era geológica: 300.000 años

Última erupción: 260 d. C.1

La Erupción de Hatepe, llamada así por la capa de piroclasto o de tefra de pumita o piedra pómez debida a la erupción pliniana de Hatepe,1​ a veces denominada erupción de Taupo y fechada en torno al año 180 o 233 de la era cristiana,2​ fue la última gran erupción del volcán Taupo. Se considera la mayor erupción de Nueva Zelanda de los últimos 20 000 años. Expulsó unos 120 km³ de material, de los cuales 30 km³ lo fueron en pocos minutos. Esto la convierte en una de las mayores erupciones de los últimos 5000 años, comparable a la erupción minoica del segundo milenio a. C., la erupción del monte Paektu (946), la erupción del volcán Salamas (1257) en 1257 y la erupción del Tambora de 1815.

Etapas de la erupción

La erupción pasó por varias etapas, identificándose seis horizontes marcadores distintos. A pesar de la composición uniforme del magma erupcionado, se mostró una amplia variedad de estilos eruptivos, incluyendo freatomagtismo débil, erupciones plinianas y un enorme flujo piroclástico. Unos años o décadas después se extruyeron domos de lava riolítica que formaron los arrecifes de Horomatangi y el banco Waitahanui.3

El principal flujo piroclástico devastó la zona circundante, ascendiendo más de 1500 m hasta sobrepasar los cercanos montes Kaimanawa y el monte Tongariro, y cubriendo de ignimbrita el terreno en un radio de 80 km. Dado que Nueva Zelanda no fue colonizada por los maoríes hasta más de 1000 años después, la zona no tenía habitantes humanos conocidos cuando se produjo la erupción. Se han encontrado depósitos de tsunamita de la misma edad en la costa central de Nueva Zelanda, lo que demuestra que la erupción provocó tsunamis locales, pero es posible que se generaran olas mucho más amplias —como las observadas tras la erupción del Krakatoa de 1883.4

La erupción de Hatepe amplió todavía más el lago que se había formado tras la erupción de Oruanui, mucho más grande, hace unos 26 500 años. La salida anterior quedó bloqueada, lo que elevó el lago 35 metros por encima de su nivel actual hasta que estalló en una enorme inundación, que fluyó durante más de una semana a una velocidad aproximadamente 200 veces superior a la del río Waikato.

Datación del evento

Durante muchos años se creyó, tras las investigaciones de Colin J. N. Wilson y otros, que la erupción podía datarse exactamente en el año 186 de la era cristiana,5​ lo que significaba que coincidía con los fenómenos meteorológicos descritos por Fan Ye en la China Han y por Herodiano de Antioquía en el Imperio romano.67

Las fechas estimadas sugeridas anteriormente para la erupción de Taupo han oscilado entre el 131 y el 233 de la era cristiana. La primera fecha se basó en el  C14 de la vegetación carbonizada encerrada en los productos de la erupción. Sin embargo, las 22 muestras seleccionadas que se utilizaron para obtener una fecha media de 1.819 ± 17 años AP (131 EC) tenían desviaciones estándar mucho mayores que la propia fecha media.7​ La mayoría de los geólogos, si no todos, aceptan ahora que la caída de tefra o piedra pómez de la erupción fue mucho mayor de lo que se pensaba, aproximadamente 150 km³ en lugar de 14 km³. La fecha más tardía de 233 EC ± 13 años (95% de seguridad) fue el resultado de la datación por radiocarbono realizada por R. Sparks (1995).28​ La presencia de carbono magmático contaminante sin 14C en las aguas subterráneas previas a la erupción ha sido propuesta como un sesgo hacia fechas más antiguas, lo que ha llevado a sugerir fechas para la erupción de Hatepe décadas o incluso siglos más jóvenes de lo que se pensaba.9

Los seres humanos no se habían asentado en Nueva Zelanda en el momento de la erupción, y no lo harían durante más de 1000 años. Las poblaciones humanas más cercanas en ese momento se encontraban en Tonga, a más de 1700 km al noreste.

El volcán Taupo es un gran volcán riolítico en el centro de la isla Norte de Nueva Zelanda. Forma parte de la zona volcánica de Taupo, una región con alta actividad volcánica que se extiende desde Ruapehu en el sur, a través de los distritos de Taupo y Rotorua, hasta la isla Whakaari, en la región de Bay of Plenty. El lago Taupo forma la caldera de este enorme volcán. El Taupo produjo dos de las erupciones más violentas del mundo en tiempos geológicos recientes.

El Taupo entró en erupción hace unos 300 000 años, pero las principales erupciones, que siguen afectando el paisaje circundante, fueron la erupción de Oruanui hace unos 26 500 años, la cual es responsable de la forma actual de la caldera, y la erupción de Hatepe (también conocida como «erupción de Taupo»), hace unos 1800 años. Sin embargo, se produjeron muchas erupciones más, alrededor de una cada mil años.234

Erupciones riolíticas

El Taupo produce erupciones riolíticas, con un magma viscoso con un alto contenido de sílice. Si el magma no contiene mucho gas, la riolita tiende a formar solo un domo de lava. Sin embargo, cuando se mezcla con gas o vapor, las erupciones riolíticas pueden ser extremadamente violentas. El magma espumejea para formar piedra pómez y cenizas, que estallan con gran fuerza.

Si el volcán crea una columna estable que sube muy alto en la atmósfera, la piedra pómez y las cenizas soplan hacia los lados y finalmente caen al suelo, cubriendo el paisaje como una capa de nieve. Si el material expulsado se enfría rápidamente y se vuelve más denso que el aire, no puede elevarse tan alto, y de repente se derrumba al suelo, golpeando la superficie como el agua de una cascada, formando flujos piroclásticos que se propagan sobre la tierra a gran velocidad. Los flujos piroclásticos pueden desplazarse con una velocidad de cientos de kilómetros por hora. Cuando la piedra pómez y las cenizas se asientan, son lo suficientemente calientes como para unirse en una roca conocida como ignimbrita.

Ocurrieron erupciones de ignimbrita anteriores más al norte del Taupo. Algunas de estas erupciones fueron enormes, y dos de ellas, hace aproximadamente 1,25 y 1,0 millones de años, fueron lo suficientemente grandes como para generar una capa de ignimbrita que cubrió la isla Norte desde Auckland a Napier.

Historia eruptiva

Aunque la actividad volcánica del Taupo comenzó hace 300 000 años, las erupciones explosivas se hicieron más comunes desde hace 65 000 años.

Erupción de Hatepe

Conocida como la erupción de Taupo, se divide en varias etapas.

  • Erupción menor en un primer respiradero.
  • Aumento de la actividad, un segundo respiradero hace erupción produciendo una alta columna de cenizas.
  • Fase freatomagmática, el agua entró por el primer respiradero, provocando potentes explosiones que depositaron Piedra Pómez blanca rica en cenizas.
  • Formación de un tercer respiradero, produce un depósito de caída de color oscuro rico en cenizas y Obsidiana.
  • Se produjo un erupción mayor que depositó Piedra Pómez y cenizas en un área extensa.
  • El área de ventilación colapsa,30 Km³ de material son liberados en un único pulso formando un flujo de rápido movimiento desplazándose a 900 Km/h que pasó por encima de las montañas circundantes excepto en el Monte Ruapehu que mide 2.797 m cubriendo de ceniza desde Roturua hasta Waioru, la salida principal del lago fue bloqueada elevando el nivel 35 metros hasta que se liberó en una catastrófica inundación.

La columna eruptiva alcanzó los 50 km de altura, 120 Km³ de Ignimbrita fue expulsado dando a la erupción de Taupo un IEV de 7.

Erupción de Oruanui

La erupción de Oruanui del volcán Taupo fue la mayor erupción volcánica conocida en los últimos 70 000 años, con un Índice de Explosividad Volcánica de 8. Ocurrió hace unos 26 500 años y generó aproximadamente 430 km³ de depósitos de caídas piroclásticas, 320 km³ de depósitos de flujos piroclásticos (en su mayoría ignimbrita) y 420 km³ de material intracaldera primaria, equivalente a 530 km³ de magma.567

El actual lago Taupo llena, en parte, la caldera creada por esta erupción.

La tefra generada por la erupción cubrió gran parte de la región central de la isla Norte con una capa de ignimbrita con una profundidad de hasta 200 metros. La mayor parte de Nueva Zelanda se vio afectada por la caída de cenizas, aún con una capa de ceniza de 18 cm en las islas Chatham, a una distancia de 1000 km del volcán. La erosión y sedimentación posteriores tuvieron efectos duraderos sobre el paisaje y cambiaron el curso del río Waikato de su paso por las llanuras de Hauraki a su curso actual a través de Waikato hacia el mar de Tasmania.

En total se liberaron 1.170 Km³ de material, siendo la última erupción en alcanzar el IEV 8 en la historia de la Tierra. Consta de 9 unidades de caída mapeables y una décima unidad mal conservada pero volumétricamente dominante.

La gran caldera del Taupo está inundada casi por completo por un lago de unos 35 Km de ancho y unos 606 Km cuadrados de superficie.

Entre diciembre de 1964 y febrero de 1965 un enjambre de 1.126 terremotos comenzó en el borde occidental del lago Taupo y emigró hacia el sureste. Las magnitudes de los terremotos variaron de 2,7 a 4,5.

En junio y julio de 1983, un enjambre de terremotos se localizó bajo los arrecifes Horomatangi. Las profundidades focales fueron de 5 km.

 

Deficiencias de suelo posterupción

Los suelos de tefrado asociados a la erupción eran deficientes en varios minerales esenciales, siendo la deficiencia de cobalto la causa de la enfermedad de los arbustos en animales que impedían la ganadería productiva hasta que se identificó y abordó este problema. Esta identificación de científicos del gobierno neozelandés en 1934 fue probablemente el avance más significativo en la agricultura neozelandesa[20], pero no pudo ser explotada completamente hasta la década de 1950 con el despliegue de ion cobalto que contenía fertilizantes superfosfatos de avión.

 Esta vista aérea muestra el lago Taupō en medio de la whenua (tierra) de Ngāti Tūwharetoa en la Isla Norte de Nueva Zelanda. Este lago llena la caldera de un volcán que continúa alterando el paisaje sísmico y geotérmico circundante. Una nueva red sísmica proporcionará una imagen más detallada del sistema magmático y la actividad sísmica en esta región de importancia cultural y económica. Crédito: Dougal Townsend/GNS Science

Encontrados en el núcleo de hielo de la Antártida restos volcánicos de una antigua erupción

La erupción del volcán Taupō ocurrió hace 1.800 años

Según un nuevo estudio se han encontrado restos volcánicos de la enorme erupción del Taupō hace unos 1.800 años enterrados profundamente en el hielo de la Antártida.

Los científicos han estado buscando evidencia de la erupción durante más de una década, con la esperanza de que ayudaría a precisar la fecha de este evento, que ha sido un punto de controversia, dijo Stephen Piva, autor principal del estudio y candidato a doctorado en Te Herenga Waka—Universidad Victoria de Wellington.

“La erupción del volcán Taupō fue una de las erupciones volcánicas más grandes y poderosas que se conocen en los últimos 5.000 años, devastando un área de unos 20.000 kilómetros y extendiendo la lluvia volcánica por toda la región”.

“Pero exactamente cuándo ocurrió la erupción ha suscitado un debate. Nuestro descubrimiento de siete fragmentos de vidrio volcánico geoquímicamente únicos enterrados profundamente dentro de un núcleo de hielo confirma el momento probable de la erupción a finales del verano/principios del otoño del año 232”, dijo.

Los fragmentos de vidrio volcánico se encontraron a una profundidad de 279 metros en el núcleo de hielo de la Evolución Climática de la Isla Roosevelt, tomado de la Antártida Occidental.

El análisis de la composición geoquímica de los fragmentos los vinculó con la erupción del Taupō. Luego, los investigadores pudieron evaluar cuánto tiempo habían estado allí los fragmentos basándose en la edad modelada de las capas de hielo.

Imagen derecha: Imágenes SEM de fragmentos de vidrio volcánico riolítico aislados de la muestra de núcleo de hielo RICE 11696 (278,822–278,843 m de profundidad). Obsérvese la presencia de granos cúbicos de NaCl sobre y junto a los fragmentos de vidrio derivados de Taupō.

“Los núcleos de hielo proporcionan registros invaluables del pasado. Encontrar y tomar huellas dactilares de desechos volcánicos atrapados en el hielo nos permite fechar cuándo ocurrió la erupción porque podemos vincularlo con la edad modelada del hielo”, dijo el Sr. Piva.

De los siete fragmentos, uno coincidía con el vidrio volcánico producido por la anterior supererupción Ōruanui del volcán Taupō. Piva dijo que este vidrio habría sido desenterrado cuando el Taupō volvió a entrar en erupción en el 232 y los fragmentos llegaron a la Antártida.

Los otros seis fragmentos tenían una composición geoquímica similar que los investigadores consideraron que podría estar relacionada con seguridad con la propia erupción del Taupō.

“Combinados, los siete fragmentos proporcionan como fuente una doble huella digital única e innegable del volcán Taupō”, dijo.

Imagen derecha: Ubicación de los núcleos de hielo RICE (círculos verdes), WDC06A (círculos azul oscuro) y SPC14 (círculos morados), y los volcanes Mt. Berlín y Mt. Melbourne (círculos rojos) en la Antártida en relación con la ubicación del volcán Taupō, Nueva Zelanda (estrella roja; según Dunbar et al.)

La detección de fragmentos de vidrio en la Antártida, a unos 5.000 kilómetros del Taupō, demuestran la potencia de la erupción.

“Una enorme columna de erupción habría enviado un volumen masivo de partículas volcánicas al aire, donde habrían sido ampliamente dispersadas por el viento. Confirmar la fecha de la erupción brinda la oportunidad de estudiar los posibles efectos globales del volcán en la atmósfera y el clima, lo cual es crucial para comprender mejor su historia y comportamiento eruptivo”.

Mounds City

Mounds City

Tremper Mound y Earthworks

Coordenas : 38o48o05oN 83o00o35-W

Tremper Mound y Obras

Una foto de 2003 de Tremper Mound

Ubicación: West Portsmouth, Ohio, Condado de Scioto, Ohio, EE.UU.

Región: Condado de Scioto, Ohio

Historia

Fundada: 100 a.C.

Abandonado: 500 d.C.

Culturas: La tradición Hopewell

Notas del sitio

Fechas de excavación: 1915

Arqueólogos: William C. Molinos Sociedad Histórica de Ohio

Arquitectura

Estilos arquitectónicos: obras de tierra

Detalles arquitectónicos: Número de monumentos: 1

Tremper Mound y Earthworks: UU. Registro Nacional de Lugares Históricos

NRHP referencia No.: 72001041[1]:

Añadido a NRHP: 6 de diciembre de 1972[1]; Organismo responsable: privado

El Tremper Mound and Works es un cerramiento de tierra Hopewell (100 a.C. a 500 CE) y un gran montón de forma irregular. El sitio se encuentra en el condado de Scioto, Ohio, a unas cinco millas al noroeste de Portsmouth, Ohio, en la segunda llanura de inundación, con vistas al Scioto River. Fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1972.

Descripción

Las obras de Tremper incluyen un gran recinto de tierra en forma de un óvalo aplanado. Con una medición de 480 pies (150 m) por 407 pies (124 m), el óvalo fue introducido a través de una abertura en la parte suroeste del recinto. En el centro del óvalo hay un gran montículo de forma irregular. Creído por algunos como un montaje de la efigie construido en la forma de un animal, aunque nunca ha habido ninguna prueba concluyente de esto.[2]

El sitio fue inspeccionado en la década de 1840 por Charles Whittlesey para E. G. Squier y E. H. Davis, y un grabado fue incluido en su libro Monumentos Antiguos del Valle del Mississippi.[3] El sitio fue excavado por William C. Mills de la Sociedad Histórica de Ohio en 1915. Descubrió numerosos postmoldos en la base del montaje, revelando el contorno de una estructura de madera de 200 pies (61 m) de largo por 100 pies (30 m) de ancho. El patrón mostró que había habido un gran edificio con varias cámaras más pequeñas en su extremo oriental.[2]

El sitio es de propiedad privada y una vez fue una granja de trabajo.[4]

Pipas

Figura de pájaro de Tremper Mounds

Otro descubrimiento significativo hecho en Tremper fueron más de 500 objetos que habían sido rotos deliberadamente y dejados en una de las cámaras orientales. Los objetos incluían 136 tubos humeantes hechos de catlinita o tubería. Noventa eran tubos de efigie esculpidos en las formas de animales, especialmente osos, lobos, perros, castores, cougaras, nutrias, tortugas, grúas, búhos, garzas y halcones.[2]

Se había pensado que el material utilizado para fabricar las tuberías había sido extraído de los afloramientos de piedras de Ohio a través del río Scioto desde Tremper, pero nuevas pruebas han demostrado que la mayoría de las tuberías estaban hechas de tuberías Sterling desde el noroeste de Illinois. Muchas de las tuberías Tremper están en exhibidas en el Centro Histórico de Ohio en Columbus, Ohio.[2]

Este es un mapa del sitio Tremper Mound. Fue publicado en 1848 por Squire y Davis en “Monumentos antiguos del valle del Mississippi”. El sitio Tremper Mound consiste en un montículo de forma irregular de aproximadamente ocho a nueve pies de altura y mide alrededor de 120 pies de ancho y 250 pies de largo. El montículo está rodeado por un terraplén ligeramente ovalado que mide 400 por 500 pies.

ACERCA DEL SITIO

Hay 23 montículos y un muro bajo que lo rodea; cada uno cubre los restos de un edificio funerario. Algunos tenían colecciones espectaculares, como pipas en forma de efigie o mantas relucientes de mica. Este lugar es único entre los sitios sobrevivientes de la era Hopewell y puede reflejar un período de tiempo en el que la construcción de montículos comenzaba a verse aumentada por ideas más grandes y grandiosas sobre la forma geométrica y el recinto envolvente. Aquí la gente creó un monumento cultural colectivo a una escala mucho mayor, un posible prototipo para las figuras geométricas más precisas y complejas que vendrían.

Mound City se concedió por primera vez a un propietario blanco en 1798; y en menos de 40 años pasó cerca del concurrido canal de Ohio y Erie. Cuando Squier y Davis inspeccionaron el sitio en 1846, el bosque aún conservaba la mayoría de los montículos. Pero pronto se despejó la tierra para la agricultura. Los arados pasaban por encima de los muros y de la mayoría de los montículos, año tras año. En 1917, el gobierno federal compró el terreno para Camp Sherman, un campo de entrenamiento de la Primera Guerra Mundial. El ejército estaba recortando todos los montículos para construir cuarteles cuando Henry Shetrone, de la Sociedad Histórica de Ohio, intervino y pidió que se salvara el montículo central. En 1923, el sitio se convirtió en Monumento Nacional y tres años más tarde, la Sociedad Histórica de Ohio restauró los montículos. Desde 1992, Mound City ha sido el centro del Parque Histórico Nacional de la Cultura Hopewell.

El enorme Camp Sherman cubría Mound City y gran parte de la tierra circundante a principios del siglo XX.

Para sus constructores, esta elaborada necrópolis debe haber sido un lugar de memoria reverente, como la Abadía de Westminster en Gran Bretaña o los monumentos conmemorativos a lo largo del Mall en Washington, DC. Todos estos montículos cubren los pisos y los huecos para postes de los edificios ceremoniales. Los patrones muestran una variedad de diseños, aunque la mayoría de las veces son rectángulos con esquinas redondeadas.

En el interior, los fuegos ardían en cuencas de arcilla poco profundas. Las ceremonias incluían la cremación de los muertos y ritualmente mataban (rompían o quemaban) los objetos para dejárselos con ellos. Las cenizas y los restos fueron barridos y colocados cuidadosamente en el suelo del edificio o en plataformas bajas de tierra. En una ceremonia final, cada edificio fue derribado o quemado y se construyó un montículo sobre sus restos y contenido.

Los descubrimientos bajo los muros sugieren que la gente vivía y celebraba rituales aquí mucho antes de que se construyeran la mayoría de estos montículos. Durante el siglo I d. C. se construyeron algunas casas ceremoniales; sus fogones y puertas tenían una variedad de orientaciones. Algunos de ellos probablemente ya estaban amontonados cuando comenzó la segunda fase, a principios del siglo II. Se erigieron tres edificios centrales, creando un nuevo foco ritual. Se construyeron al menos otros siete edificios que apuntan hacia este enfoque. Y se agregó el muro bajo para encerrar las cosas, fortaleciendo la formalidad del sitio y su sentido de propósito común. Se asemeja a la forma de un edificio individual; y sus dos puertas definen un eje. Esta centralización y cerramiento de todo el sitio puede reflejar una creciente organización y clasificación social entre la gente. A principios del siglo III, el montículo estaba completo.

Plano de Mound City que muestra la orientación de las estructuras del submontículo y el predominio de las características centrales.

El Montículo Central era el más alto aquí: 19 pies cuando se midió por primera vez en la década de 1840. El edificio debajo era complejo. Se accedía a una habitación hundida por una rampa. Cuando esta habitación dejó de utilizarse, los constructores dejaron sólo una zona hueca poco profunda, cuyo revestimiento de arcilla se había cocido de rojo por muchos fuegos. Algún tiempo después, dejando una serie de postes en su lugar, llenaron la habitación y construyeron una nueva pila de arcilla exactamente encima de la antigua. Sobre un nuevo piso, de arcilla y arena encharcadas, erigieron un edificio y dispusieron diez entierros cremados sobre plataformas de tierra sustentadas por troncos y techadas con corteza.

Tres elaborados entierros en el Montículo Central probablemente correspondían a líderes o ancianos respetados. Los objetos que les quedaban probablemente significaban muchas cosas, incluido el trabajo especial de una persona en la vida, su estatus y sus conexiones con la comunidad y con fuerzas poderosas de la naturaleza. El hongo amanita, conocido por sus cualidades venenosas y alucinógenas, se representa como una efigie de cobre y puede

Debajo de otro montículo, una bolsa grande (colocada junto a una palangana de arcilla) estaba llena de cenizas, cuentas, algunos artículos de cobre y alrededor de 200 tubos en forma de efigie tallada, todos rotos intencionalmente. Los cuencos para pipa representan una variedad de animales, tallados con precisión y gran arte. Varios mostraban cabezas humanas. Otro depósito de tuberías casi idénticas se encontró en Tremper Mound, 40 millas al sur de Mound City a lo largo del río Scioto.

Los animales que se muestran en las pipas de Mound City son figuras tradicionales de las historias de Eastern Woodland, criaturas con voluntad y poder propios.

Cerca de la entrada occidental había dos montículos, inusualmente juntos. Aquí hubo una vez dos edificios: uno más antiguo y otro más nuevo y más pequeño, conectados por una galería. En el interior había varios pozos y palanganas de arcilla, lo que sugiere que pudo haber sido el lugar de preparación para los rituales y depósitos más formales de al lado. El edificio más grande albergaba entierros elaborados. En una plataforma baja, cuatro personas fueron enterradas en lo que William Mills llamó “un esplendor de mica”, junto con muchos objetos preciosos. Otros cuatro entierros en plataformas estaban marcados de manera similar por objetos preciosos, ahora en el Centro de Visitantes: placas de buitre de dos cabezas, un inusual tocado de animal de cobre con orejas móviles, astas de ciervo de cobre y un torso humano de mica, tal vez la parafernalia de representaciones rituales, míticas recreaciones. Este “edificio doble” pudo haber sido modelo para otras versiones más grandes en

En su día, Mound City era mucho más que una “necrópolis” silenciosa o una “ciudad de los muertos”. Aquí sucedieron muchas cosas, incluidos varios proyectos de construcción hasta que se construyó el muro final. Y tal vez muchas fiestas y festivales: las capas más bajas de tierra depositadas en el muro contienen grandes cantidades de carbón y huesos de ciervo. Arqueólogo del sitio Bret Ruby:

Era un lugar mucho más activo; se utilizaba para una gran variedad de funciones, incluidos los banquetes. Otro punto que esto muestra sobre Mound City es que el muro del terraplén fue probablemente una de las últimas cosas construidas. Lo que vemos hoy es su forma final, esencialmente después de su abandono. Así que es importante pensar en esto como un lugar que creció con el tiempo, tal vez hasta cuatro siglos, lo cual es un lapso de tiempo increíblemente largo, muchas generaciones.

La sociedad Hopewell se benefició de la fertilidad de los ecosistemas de la región, pero también practicó una agricultura bien desarrollada. La arqueóloga Ruby explica:

La gente de Hopewell eran agricultores y participaban en la transición entre un estilo de vida de caza y recolección a un estilo de vida agrícola, incluida la domesticación de plantas aceitosas y almidonadas. Estaban limpiando terreno, plantando y cosechando cultivos: agricultores plenamente comprometidos. Habría habido importantes aberturas en el bosque, provocadas por la tala de terrenos para la agricultura. Se están mudando, limpiando parcelas, usándolas durante un período de años y luego limpiando otras parcelas. Entonces es un movimiento cambiante a través del paisaje. Se abren nuevas parcelas, se abandonan antiguas parcelas y se las reclama a la naturaleza.

Hopeton Earthworks, al otro lado del río desde Mound City, se puede visitar como parte del Parque Histórico Nacional de la Cultura Hopewell.

La forma general de Mound City es un cuadrado con esquinas redondeadas que se asemeja a las casas debajo de sus montículos. Hasta hace poco parecía único entre los movimientos de tierra. Pero el arqueólogo Jarrod Burks ha descubierto varios movimientos de tierra ahora invisibles que fueron dibujados como círculos por exploradores del siglo XIX, pero que la teledetección moderna ha demostrado que son cuadrados con esquinas redondeadas:

Quizás todos estos mapas antiguos, digamos, Squier y Davis u otras publicaciones que muestran un círculo: parece que un número significativo de estos círculos no son círculos, en realidad son cuadrados con esquinas redondeadas. Esto es significativo porque especialmente Mound City parece aparecer de la nada, cuando en realidad eso no es cierto: parece haber muchos otros movimientos de tierra con estas formas, estos cuadrados con esquinas redondeadas.

El mapa de Mound City de Squier y Davis también muestra un círculo enorme, justo al sur. Sus restos yacen en los campos a lo largo de la Ruta 104. Ahora muy degradados, sus restos fantasmales todavía son visibles en antiguas fotografías aéreas. Cuando la carretera se amplió recientemente, los arqueólogos investigaron: la zanja exterior tenía originalmente doce pies de profundidad y estaba cuidadosamente revestida con una capa de arcilla de un pie de espesor para contener las pendientes y el agua. Los entierros asociados en el montículo central sugieren que esta obra monumental estuvo aquí antes que Mound City.

Es probable que Shriver (círculo) y Mound City (cuadrado) se convirtieran en prototipos de un nuevo diseño híbrido en Hopeton Earthworks (justo al otro lado del río) y, a su vez, condujeran a toda la experimentación y perfección geométrica que se encuentra en Paint Valley y en Newark. y en otros lugares durante la era Hopewell.

Hopeton y High Bank son dos importantes movimientos de tierra geométricos que permanecen (aunque degradados) en el área inmediata de Chillicothe, ahora bajo la protección del Parque Histórico Nacional de la Cultura Hopewell. Hopeton ahora está abierto a los visitantes, mientras que High Bank sigue siendo una reserva de investigación.

El círculo y el octágono vinculados en High Bank se parecen notablemente a otro par en Newark, Ohio. Los arqueólogos todavía están investigando, pero parece que las formas están conectadas de manera similar con eventos astronómicos. El eje transversal del octágono señala la salida de la luna más al norte. Y una de las paredes del octágono señala el amanecer del solsticio de verano. Entre ellos, estas dos alineaciones determinan la orientación y la forma del octágono. Más misteriosos son los muros y círculos que se extienden hacia el suroeste.

Si bien Newark y High Bank están separados por aproximadamente 70 millas, fueron diseñados utilizando principios similares. Sus círculos comparten el mismo diámetro y cada uno armoniza con su octágono: en High Bank, los puntos en el centro de los ocho lados del octágono se pueden unir para formar un círculo de igual diámetro. Ray Hively y Robert Horn han demostrado que High Bank, al igual que Newark, codifica las ocho paradas lunares, además de los cuatro solsticios, mientras que los ejes de los dos diseños están separados exactamente 90 grados. Los constructores no pudieron simplemente replicar el diseño de Newark debido a la diferencia de latitud, por lo que tuvieron que crear aquí otro instrumento igualmente complejo y sutil.

High Bank Earthworks se centra en una línea axial que también conecta otros dos movimientos de tierra gigantes a lo largo de una distancia de varios kilómetros.

Directamente al otro lado del río Scioto desde Mound City se encuentran los movimientos de tierra de Hopeton: un gran cuadrado, con un círculo ligeramente superpuesto. Dos círculos más pequeños marcan las puertas de entrada a la plaza de diferentes maneras; y largas paredes paralelas conducen a la orilla de un antiguo cauce del río. Los antiguos muros alguna vez tuvieron tres metros de altura, pero los agricultores los han arado e incluso demolido con topadoras, por lo que sólo quedan débiles rastros. Sin embargo, en fotografías aéreas antiguas o con nuevos sensores magnéticos, las líneas antiguas todavía cobran vida.

El Dr. Mark Lynott explica sus descubrimientos dentro del muro de Hopeton, durante el verano de 2002:

Estamos cerca del centro del muro aquí, y esto muestra muy claramente una sección de cómo está construido el muro. En la base tenemos un subsuelo amarillo donde se había quitado la capa superior del suelo. Y entonces llegó el Hopewell y puso aquí esta sección negra de arcilla esterilizada. Tiene un poco de material quemado pero ningún artefacto. Y luego encima agregaron esta arcilla roja, algo más arcillosa; y esto es altamente magnético, y eso es lo que funcionó tan bien con nuestros magnetómetros.

El Dr. Lynott continúa:

Esto se debe, a su manera, a la organización del pueblo Hopewell, tan espectacular como las pirámides mayas, como las pirámides egipcias, porque estos pueblos no son sociedades agrícolas; no están organizados de esa manera. Son un grupo de personas mucho más igualitario; Son mucho más móviles y aun así lograron construir aquí algunos monumentos de tierra espectaculares. Y lo que es increíble es que eso no encaja con los modelos antropológicos tradicionales de organización y logros sociales.

Después de la década de 1930, la agricultura mecanizada aceleró rápidamente la destrucción de muchos de los gigantescos movimientos de tierra geométricos como Hopeton. Podemos rastrear este proceso comparando fotografías aéreas: en 1938, las paredes todavía se veían claramente, incluso los largos paralelos que bajaban hacia el río. Pero en 1985 ya no se ve nada. Las paredes han sido aplanadas hasta adquirir formas bajas y anchas, y apenas son visibles, ya sea desde el aire o a la altura de los ojos.

Una fotografía aérea de 1938 muestra los contornos claros del círculo y el cuadrado de Hopeton, similares en tamaño a Shriver Circle y Mound City, respectivamente.

Plataformas pipas tabaco

La tubería de la plataforma fue conocida como la tubería de “Monitor” por George A. West, que los describió inicialmente en 1939, por su parecido con el barco de la Guerra Civil con ese nombre. Estas tuberías fueron introducidas por la cultura Hopewell alrededor de 1200 B.C. Su uso comenzó a menguar en algún momento durante el período de Middle Woodland alrededor de 500 d.C. D.R. Gehlbach señaló que estas tuberías se utilizaron en ceremonias funerarias y fueron enterradas con individuos de alto estatus. Muchos estaban adornados con efigies animales y de aves, incluyendo osos, lobos, perros, castores, cougars, nutrias, tortugas, grúas, búhos, garzas y halcones (abajo). Debido a que estas tuberías son muy deseables, a menudo son objeto de reproducción. La tubería de la imagen anterior (arriba izquierda) fue recuperada del sitio Hopewell en el condado de Scioto, Ohio y está hecha de Feurt Ohio tanpio. La gran mayoría de estas tuberías también se encuentran en Ohio y sus alrededores. La tubería superior derecha es una tubería de efigie de la tubería de la Tremper Mound, también ubicada en el condado de Scioto, Ohio. Este sitio produjo unas 136 pipas humeantes hechas de tubería Sterling o catlinita del noroeste de Illinois. C.B. Moore recuperó un ejemplo de una tubería de plataforma de un montaje bajo (menos de 3 pies de altura) en la granja Markham cerca de Tiptonville, Tennessee. La tubería estaba hecha de piedra arcillosa y estaba muy rota. La cerámica del entierro fue descrita como “coron” y “llain” y no fue ilustrada. Gordon Willey ilustró un ejemplo de este tipo del sitio de Gaston en Carolina del Norte, afirmando que la tubería pertenecía a la tradición Hopewellian Woodland, fase de Vincent (periodo del montaje II). Una de esas tuberías, similar en forma a la que se ve en la parte superior izquierda, también fue recuperada en un contexto mortuorio del sitio Tunacunnhee en el noroeste de Georgia. El resto de tuberías (abajo) también son del Tremper Mound en Ohio.

 

 

 

ILLUSTRACION DE 1848 “ANCIENT MONUMENTOS DEL MISSISSIPPI VALLEY” EARLY MAP DE CIUDAD MOUND SITE DESDE SQUIRE y DAVIS HOPEWELL SITE ROSS COUNTY, OHIO

Terremoto de Antioquía – 115

Terremoto de Antioquía – 115

Se produjo un terremoto en Antioquía el 13 de diciembre del 115 d.C. Tuvo una magnitud estimada de 7,5 en la escala de magnitud de onda superficial y una intensidad máxima estimada de XI (Extrema) en la escala de intensidad de Mercalli. Antioquía y sus alrededores quedaron devastadas con una gran pérdida de vidas y propiedades. Desencadenó un tsunami local que dañó gravemente el puerto de Cesarea Marítima. El emperador romano Trajano quedó atrapado en el terremoto, al igual que su sucesor Adriano. Aunque el cónsul Marcus Pedo Vergilianus fue asesinado, escaparon con heridas leves y luego comenzaron un programa para reconstruir la ciudad.[2] [3]

Fecha local: 13 de diciembre 115

Hora local: Por la noche

Magnitud: 7,5 ms[1 ]

Epicentro: 36,1°N 36,1°E [1]

Zonas afectadas: Anatolia, Siria en el Imperio Romano

Máx. intensidad: XI (Extremo)

Tsunami:

Damnificados: ~260.000

Entorno tectónico

El sitio de Antioquía se encuentra cerca de la compleja unión triple entre el extremo norte de la Transformada del Mar Muerto, el límite principalmente transformante entre la Placa Africana y la Placa Arábiga, el extremo suroeste de la Falla de Anatolia Oriental, el límite principalmente transformante entre la Placa Anatolia Placa y la Placa Arábiga, y el extremo noreste del Arco de Chipre, el límite entre las Placas de Anatolia y Africana. La ciudad se encuentra en la cuenca de Antakya, parte de la cuenca de Amik, llena de sedimentos aluviales del Plioceno a recientes. La zona se ha visto afectada por muchos grandes terremotos durante los últimos 2.000 años.[4]

Estructuras tectónicas en torno a la placa Anatolia / foto Mikenorton en Wikimedia Commons

La zona es punto de convergencia de varias placas tectónicas (Africana, Arábiga, Anatolia) y por ello ha sufrido varios grandes terremotos en los últimos 2.000 años. De hecho, aquel terremoto del año 115 d.C. era ya la tercera vez que Antioquía quedaba destruida por un seísmo. Y no sería la última, pues en 526 d.C. volvió a sufrir otro terremoto que la destruyó por completo.

Los resultados de la excavación de zanjas en la parte norte de la Transformada del Mar Muerto indican que se han producido tres grandes terremotos a lo largo del segmento de la falla Missyaf desde aproximadamente el año 100 d.C., el primero de los cuales puede correlacionarse con el terremoto del año 115.[5]

Daño

El terremoto mató a unas 260.000 personas. Las ciudades de Antioquía, Dafne y Apamea quedaron casi completamente destruidas. Se arrancaron y talaron árboles; la gente fue arrojada al suelo. El emperador romano Trajano quedó atrapado bajo los escombros de su casa pero escapó con heridas leves.[6]

En la escala de magnitud de ondas de superficie alcanzó un 7,5 y la ciudad quedó prácticamente destruida, y con ella la mayor avenida columnada de la Antigüedad que tenía nada menos que 2 kilómetros y 275 metros de longitud flanqueando el cardo de la urbe.

La ciudad, en aquel momento, estaba repleta de tropas romanas, pero también de muchos civiles, debido a que Trajano estaba invernando allí, preparándose para culminar su guerra contra los partos, recién llegado de una campaña en Armenia, y la corte imperial le acompañaba. Adriano se encontraba en Antioquía desde enero de 114 d.C., ciudad en la que había fijado su residencia como legado imperial.

A pesar de que tanto Trajano como Adriano pudieron escapar solo con heridas leves, no tuvo tanta suerte el cónsul Marco Pedón Vergiliano, que resultó muerto.

Sin embargo, muchos de ellos se salvaron, como era de esperar en una multitud tan numerosa; sin embargo, no todos escaparon ilesos. Muchos perdieron piernas o brazos, a algunos les rompieron la cabeza y otros vomitaron sangre; el cónsul Pedón fue uno de ellos, y murió de inmediato. En una palabra, no hubo ningún tipo de experiencia violenta que esas personas no sufrieran en ese momento.

El escritor Dion Casio incluyó un relato del terremoto en su Historia romana.[7] Describe Antioquía en ese momento como llena de soldados y muchos civiles que habían viajado desde todas partes del imperio, porque Trajano estaba pasando el invierno allí. El terremoto comenzó con un fuerte estruendo, seguido de una intensa sacudida del suelo. Árboles enteros fueron lanzados al aire, al igual que muchos de los habitantes, causando graves daños. Un gran número de personas murieron a causa de la caída de escombros, mientras que muchas otras quedaron atrapadas. Las réplicas que siguieron al terremoto durante varios días mataron a algunos de los supervivientes, mientras que otros que quedaron atrapados murieron de hambre. Trajano logró salir de la casa en la que se alojaba saliendo por una ventana y sólo sufrió heridas leves. Debido al peligro de réplicas, se trasladó con su séquito al hipódromo abierto.[7]

La ciudad de Apamea también quedó destruida por el terremoto y Beirut sufrió importantes daños.[5] El tsunami provocado por el terremoto afectó a la costa libanesa, particularmente a Cesarea y Yavneh.[8] El puerto de Cesarea Marítima probablemente fue destruido por el tsunami, una interpretación basada en la datación de un depósito de tsunami de medio metro de espesor encontrado fuera del puerto.[9]

Ruinas del podio de un templo romano de finales del siglo II d.C. en Antioquía del Orontes / foto Carole Raddato en Wikimedia Commons

Trajano, al que posiblemente despertó el estruendo inicial, tuvo el tiempo justo para salir por una ventana de la habitación de su dormitorio cuando las paredes y el techo ya comenzaban a colapsar bajo las embestidas del terremoto, sufriendo heridas en la caída.

Trajano salió por una ventana de la habitación en la que se alojaba. Algún ser, de estatura superior a la humana, se había acercado a él y le había guiado adelante, de modo que escapó con sólo unas pocas heridas leves; y como los choques se prolongaron durante varios días, vivió a la intemperie en el hipódromo. El mismo monte Casio se estremeció tanto que sus picos parecían inclinarse y romperse y caer sobre la misma ciudad. Otras colinas también se asentaron, y mucha agua que no existía anteriormente salió a la luz, mientras que muchos arroyos desaparecieron

Dión Casio, Historia Romana 68.25

Adriano, que se encontraba seguramente en su residencia oficial, consiguió salir de forma parecida e igualmente con pequeñas heridas causadas, o bien por el derrumbe del edificio, o por haber tenido que saltar desde un piso alto. En cualquier caso, ambos se dirigieron en dirección al circo, el único lugar abierto donde no había peligro de derrumbes.

Allí en el circo se estableció un campamento temporal, donde todos incluido el emperador, permanecieron durante el tiempo que duró el seísmo y sus réplicas. Duración, que según Dión Casio fue de varios días y noches.

Y mientras los dioses continuaban el terremoto durante varios días y noches, la gente estaba en una situación desesperada e indefensa, algunos de ellos aplastados y pereciendo bajo el peso de los edificios que les apretaban, y otros muriendo de hambre, siempre que se daba la casualidad de que quedaban vivos, ya sea en un espacio despejado, estando las maderas tan inclinadas como para salir de tal espacio, o en una columnata abovedada

Dión Casio, Historia Romana 68.25

Ruinas del circo de Antioquía del Orontes / foto Library of Congress

Tres cuartos de la ciudad quedaron destruidos, y prácticamente todas las estructuras sufrieron algún tipo de daño. Una vez que la tierra dejó de temblar, fue el momento de buscar supervivientes entre las ruinas y los escombros.

Las escenas del horror, descritas con gran realismo por el historiador Dión Casio, dan cuenta de la gran desolación producida por el temblor.

Cuando por fin el mal se había calmado, alguien que se aventuró a escudriñar las ruinas vio a una mujer todavía viva. No estaba sola, sino que tenía un bebé; y había sobrevivido alimentándose a sí misma y a su hijo con su leche. La desenterraron y la resucitaron junto con su bebé, y después buscaron en los otros montículos, pero no pudieron encontrar en ellos a nadie que siguiera vivo, salvo un niño que mamaba del pecho de su madre, que estaba muerta. Mientras sacaban los cadáveres ya no podían sentir ningún placer ni siquiera en su propia huida.

Dión Casio, Historia Romana 68.25

El terremoto desencadenó un tsunami en la costa levantina que dañó gravemente el puerto de Cesarea Marítima, tal y como quedó recogido en el Talmud, y otras localidades costeras. El número total de víctimas del seísmo se estima en unas 260.000, un número que algunos consideran exagerado o cuando menos no demasiado fiable. De ser correcto, el terremoto de Antioquía sería uno de los más mortíferos de la historia.

Secuelas

La restauración de Antioquía fue iniciada por Trajano, pero parece haber sido completada por Adriano.[10] Trajano hizo erigir una copia de la estatua de Tique de Eutíquides en el nuevo teatro, para conmemorar la reconstrucción de la ciudad.[11] Casi todos los mosaicos que se han encontrado en Antioquía datan de después del terremoto.[12]

La Tique de Antioquía, copia romana en mármol del original griego en bronce por Eutíquides, Museos Vaticanos / foto dominio público en Wikimedia Commons

Trajano ordenó inmediatamente el inicio de los trabajos de reconstrucción de la ciudad, que serían implementados y continuados por Adriano.

Según el cronista del siglo VI d.C. John Malalas, nativo de Antioquía, Trajano conmemoró la reconstrucción de la ciudad erigiendo una copia dorada de la Tique de Eutíquides en el teatro. Tique era la deidad patrona de Antioquía, presidía la prosperidad de la ciudad, trayendo esperanza y buena fortuna a sus ciudadanos. La escultura original de Tique era una estatua de bronce del escultor griego Eutíquides, alumno de Lisipo, creada para la ciudad de Antioquía a principios del siglo III a.C. que muestra a la diosa coronada con torres, sentada en una roca, símbolo del Monte Silpius, con sus pies apoyados en el río Orontes, representada como una joven nadadora.

Un año y ocho meses después del terremoto a la muerte de Trajano, el 11 de agosto de 117 d.C., Adriano fue proclamado emperador por el ejército en Antioquía. Permaneció en la ciudad hasta septiembre, cuando partió para Roma.

Paquimé

Paquimé

Patrimonio de la Humanidad de la Unesco

Coordenadas: 30°21′58.67″N 107°56′50.74″O

Zona arqueológica de Paquimé.

Localización

País: México

Datos generales

Tipo: Cultural

Identificación

Región: América Latina y el Caribe

Inscripción: 1998 (XXII sesión)

Paquimé es una zona arqueológica de la Cultura de Paquimé, está localizada aproximadamente a 260 km al noroeste de la ciudad de Chihuahua, México, a medio kilómetro del poblado de Casas Grandes y a 5 kilómetros de la ciudad de Nuevo Casas Grandes. Esta zona arqueológica fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998.1

Cultura

Fue un asentamiento prehispánico que influyó en el noroeste de la Sierra Madre Occidental; la mayor parte del oeste de Chihuahua y algunas áreas de los estados de Sonora, Arizona, Utah, Colorado y México. Los investigadores calculan que la población probablemente llegó a tener unos 3500 habitantes, pero se desconocen su filiación lingüística y étnica.

El sitio es famoso por sus construcciones de adobe y sus puertas en forma de “T”. De su extensión total solo una fracción está cercada y una menor excavada. Sus edificios tienen rasgos de la cultura de Oasis-América y demuestra la destreza de los arquitectos prehispánicos de la región.

En el oeste de esta población hay una hilera de estructuras construidas con relleno y piedra que probablemente estuvieron cubiertas con cal pintada; esos fueron los centros ceremoniales.

Algunos investigadores sostienen que Paquimé tuvo un desarrollo cultural autóctono de la cultura Dulce de Oasis-América. Otros afirman que fue el resultado de la invasión de una élite del altiplano mexicano o México central.

Así se generó un puesto de comercio foráneo dedicado a la producción de plumas de guacamayas, al intercambio de conchas, cerámica, cobre, etcétera.

Los objetos que más distinguen a Paquimé son justamente sus vasijas de barro; a las que se les denomina Olla. Esto, porque más que un artículo de uso simple, como sería un jarro, son ceremoniales o decorativas y por ende sería más apropiado llamarles jarrones. En México, es más usual llamar jarro a una vasija para agua u otra bebida.

Los pobladores de Paquimé dejaron como legado miles de vasijas decoradas en las que plasmaron sus propios rostros, las formas de sus cuerpos, la decoración de los mismos, los animales de su entorno y muchas otras figuras más.

Paquimé alcanzó su máximo desarrollo en entre 1060 y 1340. Durante esa época se construyeron viviendas de varios pisos, las cuales contaba con servicios de drenaje y calefacción. También se edificaron lugares especiales para adorar a sus dioses y acueductos para abastecerse de agua.

Hacia 1340, la ciudad de Paquimé inició una etapa de debilitamiento y fue abandonada por sus habitantes. Se desconoce el motivo por el cual la población emigró hacia otros lugares.

Historia

Cerámica de la Cultura Paquime, Galería Norte de México, Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México.

 

 

 

 

 

Olla, de la cultura Casas Grandes. Forma parte de la colección del Museo de Stanford (Estados Unidos).

 

 

Olla con forma humana, de la cultura Casas Grandes. Forma parte de la colección del Museo de Stanford (Estados Unidos).

 

 

 

 

 

 

 

 

Cerámica de la Cultura Paquime, Galería Norte de México, Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México.

 

Alrededor del año 700 se dio inicio la cultura Paquimé en la región con la introducción de la agricultura y construcción de pequeñas casas de adobe semi subterráneas construidas a la orilla de los ríos Piedras Verdes, San Pedro y San Miguel, dichos ríos forman al unirse el río Casas Grandes.

Charles Di Peso, arqueólogo que ha estudiado la zona, ha propuesto seis etapas que muestran el desarrollo de la cultura.

I.- Horizonte precerámico. Se ignora su inicio y concluyó entre los siglos I y II.

II.- Período de la cerámica sin decoración. Concluyó alrededor del siglo VIII.

III.- Período viejo. Concluyó alrededor del siglo XI. El período viejo se subdivide en: a) Fase Convento. b) Fase Pilón. c) Fase Perros Bravos.

IV.- Período medio. Terminó en el siglo XIV. El período se subdivide en: a) Fase Buena Fe. b) Fase Paquimé. c) Fase Diablo.

V.- Período tardío. De 1340 a 1660. El período se subdivide en: a) Fase Robles. b) Fase de los primeros contactos esporádicos con los españoles.

VI.- Período de los españoles. De 1660 a 1821.

Durante el período viejo se establecieron las primeras aldeas y sus pobladores practicaban la agricultura de temporal además que aprovechaban los escurrimientos de agua de la sierra.

Durante las fases Convento y Pilón inició la construcción de casas circulares construidas por la excavación de un círculo a la profundidad de menos de un metro que servía de base, el área de tales viviendas era de 10 m² aproximadamente y la puerta redondeada, en el centro de la aldea se erigía una vivienda comunitaria de mayor tamaño que las casas familiares.

Durante la fase Perros Bravos aumentó el tamaño de las viviendas, se empezaron a construir pegadas unas a otras y su base dejó de ser circular para adoptar la forma cuadrada. La cerámica decorada se hizo presente en este período, además aparecen pedazos de concha, collares, cuentecitas de turquesa y cobre trabajado.

Durante el período medio se transformó la organización social y el aspecto de la ciudad. Durante la fase Buena Fe las casas son de un solo piso, las puertas tienen la forma de T y los techos son de viga.

Durante la fase Paquimé la población alcanza su mayor esplendor, las relaciones comerciales con otras poblaciones aumentan y se construyen montículos ceremoniales. La población está atravesada por un sistema de acequias que le proporcionan agua, se construyó un juego de pelota y dio inicio la construcción de casas de varios pisos, algunas construcciones alcanzaron hasta cuatro niveles.

Durante la fase Diablo el asentamiento fue abandonado parcialmente e inició la decadencia a causa del hostigamiento de los pueblos enemigos, para 1340 la población sucumbe al asedio enemigo y muchos de sus habitantes fueron asesinados, eso se concluye por la cantidad de restos humanos que en posturas grotescas fueron encontrados.

Contexto político del norte de México alrededor de 1350. Presencia de 3 familias lingüísticas alrededor de los 3 reinos determinados por la arqueología. El mapa de las posiciones de 1519 prácticamente permite determinar los grupos que controlaban estas 3 entidades.

Epílogo

Después que Paquimé fue abandonada, pueblos originarios nómadas ocuparon el sitio. Una incipiente cultura del desierto había muerto.

En 1562, el explorador español Francisco de Ibarra señaló que había visitado regiones no exploradas y pobladas por nativos bien vestidos, que vivían en casas de adobe, se dedicaban a la agricultura y contaban con canales de riego y les sobraban alimentos. En 1566 regresó de nuevo a la región y llegó hasta Paquimé o Casas Grandes, población habitada para ese entonces por los nativos sumas, quienes no practicaban la agricultura y vivían de la caza y de la recolección de frutas y raíces.

Francisco de Ibarra escribió:

Está muy poblado de casas de mucha grandeza, altura e fortaleza, de seis a siete sobrados, torreadas o cercadas de fuerte a manera de fuertes para amparo y defensa de los enemigos (…) Tiene grandes y hermosos patios, losados de hermosas, lindas y grandes piedras a manera de jaspe; e piedras de navajas sostenían los grandes y hermosos pilares de gruesa madera, traída de lejos; las paredes bellas enjalbegadas e pintadas de muchos colores, matices e pinturas de su edificio, compuesto a manera de tapias, aunque tejida e revuelta con piedra e piedra más durable e fuerte que la tabla.

Había gruesas e anchas canales del río a los pueblos con que solían llevar agua a sus casas. Tienen grandes y anchas estufas en lo bajo de las casas y edificios para ampara del frío que es allí mucho, porque nieva mucha parte del año e vienen los nortes en extremo fríos de hacia los llanos e de las sierras a donde nieva más de ordinario. Halláronse trazas de metales que los naturales debían de beneficiar e piedras de amolar (…) Hallamos caminos empedrados.

Esta gran casería e congregación de casas no está junta sino dividida en espacio de ocho leguas río abajo (…) Estaban estas casas la mayor parte de ellas caídas, gastadas de las aguas e desbaratadas, porque demostraba cantidad de años que las dejaron y despoblaron sus dueños, aunque había cerca de ellas gente silvestre, rústica y advenediza que dejaban de habitar en casas de tanta grandeza por asistir a morar en bohíos de paja como silvestres animales al sol, aire y frío. Son cazadores, comen todo género de caza e sabandijas silvestres e bellotas; andan desnudos; ellas traen faldellines de cuero de venado adobado, y algunos de las vacas (cíbolos).2

Cerámica Mata Ortiz y Paquimé

A partir de los años 1970 se inició un movimiento artístico basado en estas ollas de barro, la cerámica de Mata Ortiz. Elaborada originalmente por el artesano de la localidad de Mata Ortiz (nombre de un pueblito vecino a Paquimé) Juan Quezada Celado, y descubierta para el mundo por el antropólogo estadounidense Spencer MacCallum. Habiendo iniciado como réplicas de las vasijas u ollas de Paquimé, esta cerámica ha alcanzado a ser la más grande manifestación de arte en barro en México. Ahora, en muchos museos del mundo, se exhiben estas piezas, iniciando con el Museo de Las Culturas del Norte, dentro del sitio arqueológico de Paquimé, operado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Casas Grandes, plano de la ciudad con dos líneas paralelas a 38º. Dibujo: Georgina Parada, a partir del levantamiento y la digitalización de estructuras arquitectónicas realizadas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y del plano publicado en Di Peso, Rinaldo y Fenner, Casas Grandes (vid. supra n. 1), vol. 5, fig. 85.

Mapa Zona Arqueológica de Paquimé, Chihuahua, Mexico

El origen de la cultura Paquimé (superárea cultural mesoamericana) tuvo lugar unos 2 mil años después de la separación de las culturas Mesoaméricanas y Aridoaméricanas. Algunos de los pueblos aridoamericanos empezaron a practicar el cultivo en la zona desértica del norte de México y el sur de los Estados Unidos, en un proceso fue gradual y dilatado. Así, : hacia el año 600 d. C. (periodo que coincide con la época del ocaso teotihuacano), algunos grupos aridoaméricanos recién habían adquirido las técnicas agrícolas, aunque otros –que tempranamente ocuparon el territorio luego poblado por los Hohokam, en el desierto de Sonora— practicaron la irrigación mucho antes, en el periodo que media entre los SS. IX y V AC.1

Epílogo

A la llegada de los primeros europeos, las cuevas aún estaban habitadas por el grupo original, por lo que los españoles pudieron recabar información acerca de su forma de vida, los aborígenes se autonombraban Jovas, y con ese nombre se referían a un grupo o familia más amplio. Esa etnia se considera en la actualidad extinta.

Zona arqueológica Paquimé.

El éxito de este pueblo se refleja en sus obras para controlar el agua y a la vez retener el suelo mediante la construcción de trincheras y terrazas.  Estos sistemas se extendieron desde las montañas hasta los valles del río Casas Grandes. En Paquimé el sistema hidráulico es uno de las instalaciones más importantes del complejo residencial. Construyeron  aljibes, canales, acequias, drenajes y laguna de oxidación de desechos, que atravesaban las Casas a través de muros y pasillos ara el manejo del agua en la Ciudad.

El pueblo de Casas Grandes se extendió por todo el noroeste de Chihuahua. Sus límites fueron hacia el Este las Dunas de Samalayuca y la región de Villa Ahumada, Hacia el Sur, La región Babícora, Hacia el Oeste las Casas en los Acantilados de la Sierra Madre Occidental y Hacia el Norte la región de Janos, Carretas y Ascensión.

En Paquimé se conjugan elementos culturales provenientes de Mesoamérica  y elementos culturales de los pueblos del desierto. Esto quedó plasmado con los montículos ceremoniales que aquí se encuentran; El juego de Pelota es un símbolo de la fertilidad. La serpiente y la guacamaya también. El simbolismo que Paquimé encierra tiene que ver con la reproducción de la vida, la fertilidad, el florecimiento y  la muerte. Paquimé es el Centro Ceremonial de la Cultura Casas Grandes.

Distribuidos de acuerdo a la historia de quienes les dieron vida se encontraron cerca de 24 toneladas de materiales arqueológicos. Entre algunos de estos podemos mencionar objetos de concha, turquesa, cerámica, madera, cestería, plumería, piedras, tierras, cobre, pigmentos, pieles, fibras, cultivos, granos, textiles, adornos personales, fetiches, instrumentos de trabajo, instrumentos musicales, guacamayas, guajolotes, representaciones mágicas en arte mural y rupestre, detalles y acabados arquitectónicos, restos óseos, enterramientos y ofrendas. Son algunos de los muchos objetos que se exhiben en el museo de sitio.

Desde 1936 el Instituto Nacional de Antropología e Historia ha orientado sus esfuerzos a la investigación, conservación y divulgación del bien. De 1956 a 1962 el Arqlgo. Charles Di Peso excavó 2/3 de las casas. El Arqlgo. Eduardo Contreras inició entonces el proyecto de conservación de los vestigios. En 1985 el Arqlgo. Ben Brown continúo con esa labor. Hoy en día al proyecto de investigaciones arqueológicas y de conservación del sitio las dirige el Arqlgo. Eduardo Gamboa Carrera.

Actualmente se pueden observar los muros expuestos a la intemperie de la construcción de un masivo arquitectónico de uso habitacional hecho de barro, empleando moldes de madera, ascendían en hileras formando muros que después cubrían con vigas y tierra apisonado. Al método usado para llevar a cabo la conservación de los vestigios de Las Casas Grandes lo denominamos “Aplanados de Sacrificio”; que consiste en recubrir los elementos originales mediante una capa del mismo material, tierra batida. Este procedimiento permite encapsular los muros y mantener la apariencia de originalidad que requieren los criterios de restauración demandado por los acuerdos internacionales en cartas respaldadas por la UNESCO.

A un costado de esta zona se encuentra el Museo de las Culturas del Norte, un recinto que alberga una de las más bellas colecciones arqueológicas del norte de México recuperada durante las excavaciones en este sitio con proyectos de investigación. Entre algunos de los objetos que se exhiben se pueden mencionar piezas de cerámica de tipos polícromos y en especial vasijas antropomorfas y zoomorfas, madera, cestería, lítica, piedras semi-preciosas, textiles, objetos suntuarios, restos óseos, maquetas didácticas del sitio y su arquitectura, dioramas, materias primas (concha, minerales etc.)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Casas Grandes o Paquimé fue una importante ciudad precolombina que floreció debido a sus extensas redes comerciales entre c. 1150/1200 – 1450 EC en el noroeste del actual Chihuahua, México. Paquimé es uno de los sitios arqueológicos más grandes e importantes de la región de Oasisamérica, y la ciudad jugó un papel clave en la transmisión de bienes y conocimiento entre las culturas del suroeste del desierto precolombino y aquellas de Mesoamérica. La construcción de Paquimé se atribuye ampliamente a personas que demostraron las marcadas características de la cultura mogollón, que existió desde el c. 200 – 1450 EC en lo que es el sur de Nuevo México y Arizona, así como el norte de México, pero continúa un animado debate académico sobre las etnias exactas y los orígenes de los pueblos que vivieron y fundaron Paquimé. Aunque solo el 20% del sitio ha sido excavado y examinado, la UNESCO designó a Paquimé como Patrimonio de la Humanidad en 1998 EC.

Paquimé se encuentra en lo que hoy es el estado mexicano de Chihuahua. Bendecida en términos de hidrología, Paquimé se ubica entre muchos ríos: el río Bavispe y el río Yaqui se encuentran al oeste de la Sierra Madre, y el río Bravo y río Carmen al este. La ciudad está a 56 km al sur de la ciudad de Janos y 240 km al noroeste de la ciudad de Chihuahua. La zona arqueológica de Paquimé abarca 146 hectáreas, y la ciudad cubrió más de 750,000 m2 en su apogeo (27 veces más grandes que Pueblo Bonito en el Cañón del Chaco). La periferia de Paquimé incluía aproximadamente 10,000 habitantes adicionales. Cercas de Paquimé existían alrededor de 350 asentamientos de diversos tamaños, pero eruditos y arqueólogos creen que la zona de influencia política de Paquimé solo se extendía unos 30 kilómetros del centro de la ciudad.

La ciudad incluye montículos de plataforma, vastas plazas para uso público y mercantil, corrales especializados para la cría de guacamayos y pavos, y dos campos, para el juego de pelota, en forma de I construidos en un estilo similar a aquellos encontrados en Mesoamérica. También hay montículos de efigie y montículos ceremoniales en Paquimé. Un montículo ceremonial tiene la forma de serpiente emplumada, el cual podría haber estado dedicado al dios mesoamericano Quetzalcóatl. Otro montículo tiene forma de pavo o alguna especie de ave. También se pueden encontrar un baño de sudor, patios privados, cementerios y varios espacios de almacenamiento ceremonial a través de Paquimé. El sitio tiene puertas en forma de T y columnatas cuadradas al igual que los sitios anasazi en el Cañón del Chaco. Sin embargo, a diferencia de otros sitios en el desierto, Paquimé no tiene kivas (cámaras ceremoniales subterráneas).

 

Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

De las muchas erupciones del Monte Vesubio, un importante estratovolcán en el sur de Italia, la más conocida (incluso en la historia europea[2] [3]) es su erupción en el año 79 d.C., que fue una de las más mortíferas.[4]

Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

La destrucción de Pompeya y Herculano (c.  1821) de John Martin

Volcán: monte Vesubio

Fecha: 24 de agosto de 79 (fecha tradicional); 24 de octubre de 79 (fecha probable)1

Tipo: Pliniano, Peleo

Ubicación: Campania, Italia

 40°49′N 14°26′E

VEI: 5

Impacto: Enterrados los asentamientos romanos de Pompeya, Herculano, Oplontis y Estabia.

Fallecidos: 1.500–3.500, posiblemente hasta 16.000 [1] [nota 1]

En el otoño del año 79 d.C., el Monte Vesubio arrojó violentamente una nube de tefra y gases sobrecalentados a una altura de 33 km (21 millas), expulsando roca fundida, piedra pómez pulverizada y ceniza caliente a 1,5 millones de toneladas por segundo, liberando finalmente 100.000 veces la energía térmica de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.[5][6] El evento da nombre al tipo de erupción volcánica del Vesubio, caracterizada por columnas de gases calientes y cenizas que alcanzan la estratosfera, aunque el evento también incluyó flujos piroclásticos asociados con erupciones peleas.

El suceso destruyó varias ciudades y asentamientos romanos de la zona. Pompeya y Herculano, destruidas y enterradas bajo enormes oleadas piroclásticas y depósitos de ceniza, son los ejemplos más famosos.[4][5] Las excavaciones arqueológicas han revelado gran parte de las ciudades y la vida de los habitantes, lo que llevó a que la zona se convirtiera en el Parque Nacional del Vesubio y en un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La población total de ambas ciudades superaba los 20.000 habitantes.[7][8] Hasta ahora se han encontrado los restos de más de 1.500 personas en Pompeya y Herculano, aunque se desconoce el número total de muertos por la erupción.

Terremotos precursores

El último día de Pompeya  Pintura de Karl Brullov, 1830–1833

Un gran terremoto[9] provocó una destrucción generalizada alrededor de la bahía de Nápoles, particularmente en Pompeya, el 5 de febrero del 62 d.C.[10] Algunos de los daños aún no se habían reparado cuando el volcán entró en erupción en el año 79 d.C.[11]

Otro terremoto más pequeño tuvo lugar en el año 64 d.C.; fue registrado por Suetonio en su biografía de Nerón,[12] y por Tácito en Annales porque tuvo lugar mientras Nerón estaba en Nápoles actuando por primera vez en un teatro público.[13] Suetonio registró que el emperador continuó cantando durante el terremoto hasta que terminó su canción, mientras que Tácito escribió que el teatro se derrumbó poco después de ser evacuado.

Se informaron terremotos menores en los cuatro días anteriores a la erupción del año 79 d.C., pero las advertencias no fueron reconocidas. Los habitantes de la zona que rodea el Monte Vesubio estaban acostumbrados a pequeños temblores en la región; Plinio el Joven escribió que “no eran particularmente alarmantes porque son frecuentes en Campania”.[14]

Naturaleza de la erupción

Las reconstrucciones de la erupción y sus efectos varían considerablemente en los detalles, pero tienen las mismas características generales. La erupción duró dos días. Plinio el Joven, autor del único testimonio escrito que se conserva, describió la mañana anterior a la erupción como normal. Sin embargo, se alojaba en Misenum, a 29 kilómetros (18 millas) del volcán al otro lado de la Bahía de Nápoles, y es posible que no haya notado los primeros signos de la erupción. Durante los dos días siguientes, no tuvo oportunidad de hablar con personas que habían presenciado la erupción de Pompeya o Herculano (nunca mencionó a Pompeya en su carta).

Alrededor de las 13:00 horas, el Monte Vesubio entró en erupción violentamente, arrojando una columna a gran altura de la que comenzaron a caer cenizas y piedra pómez, cubriendo la zona. Durante este tiempo se produjeron rescates y fugas. En algún momento de la noche o temprano al día siguiente, comenzaron los flujos piroclásticos en las inmediaciones del volcán. Las luces vistas en la montaña fueron interpretadas como incendios. Personas tan lejanas como Misenum huyeron para salvar sus vidas. Las corrientes fueron rápidas, densas y muy calientes, derribando total o parcialmente todas las estructuras a su paso, incinerando o asfixiando a la población restante y alterando el paisaje, incluido el litoral. Estos fueron acompañados de temblores adicionales y de un leve tsunami en la Bahía de Nápoles.[cita necesaria] Uno o más terremotos en este momento fueron lo suficientemente fuertes como para causar el colapso de edificios al menos en Pompeya, matando a los ocupantes.[15] En la tarde del segundo día, la erupción terminó, dejando solo neblina en la atmósfera, ocultando la luz del sol.

Plinio el Joven escribió:

Amplias llamas brillaban en varios lugares desde el Monte Vesubio, que la oscuridad de la noche contribuía a hacer aún más brillantes y claros… Ahora era de día en todas partes, pero allí reinaba una oscuridad más profunda que en la noche más espesa.[16]

Estudios estratigráficos

Pompeya y Herculano, así como otras ciudades afectadas por la erupción del Monte Vesubio. La nube negra representa la distribución general de cenizas, piedra pómez y brasas. Se muestran las líneas costeras modernas; Plinio el Joven estaba en Miseno.

Sigurðsson, Cashdollar y Sparks llevaron a cabo un estudio estratigráfico detallado de las capas de ceniza basado en excavaciones y estudios, publicado en 1982. Concluyeron que la erupción se desarrolló en dos fases, Vesubiana y Peleana, que se alternaron seis veces.[17]

Una primera fase pliniana proyectó una columna de escombros volcánicos y gases calientes entre 15 km (9 millas) y 30 km (19 millas) hacia la estratosfera. Esta fase duró de 18 a 20 horas y esparció piedra pómez y cenizas, formando una capa de 2,8 m (9 pies) hacia el sur, hacia Pompeya. Un terremoto provocó el colapso de edificios en Pompeya en ese momento.[18]

La siguiente fase peleana produjo oleadas piroclásticas de roca fundida y gases calientes que llegaron hasta Misenum, al oeste. Concentradas hacia el sur y el sureste, dos oleadas piroclásticas envolvieron Pompeya con una capa de 1,8 metros (6 pies) de profundidad, quemando y asfixiando a los seres vivos que habían quedado atrás. Herculano, Pompeya y Oplontis recibieron la peor parte de las oleadas y quedaron enterradas en finos depósitos piroclásticos, piedra pómez pulverizada y fragmentos de lava de hasta 20 m (70 pies) de profundidad. Se cree que las oleadas 4 y 5 destruyeron y enterraron Pompeya.[19] Las oleadas se identifican en los depósitos mediante formaciones de dunas y estratos cruzados, que no son producidas por la lluvia radiactiva.

La erupción se considera principalmente freatomagmática, es decir, una explosión impulsada por la energía del vapor que se escapa producido por el agua de mar que se filtra en las fallas profundas e interactúa con el magma caliente.

Momento de las explosiones

En un artículo publicado en 2002, Sigurðsson y Casey concluyeron que una explosión temprana produjo una columna de ceniza y piedra pómez que llovió sobre Pompeya, al sureste, pero no sobre Herculano, que estaba contra el viento.[20] Posteriormente, la nube colapsó a medida que los gases se densificaron y perdieron su capacidad de soportar su contenido sólido.

Los autores sugieren que las primeras caídas de ceniza deben interpretarse como explosiones de bajo volumen a primera hora de la mañana, no vistas desde Misenum, lo que provocó que Rectina enviara a su mensajero en un viaje de varias horas alrededor de la Bahía de Nápoles, entonces transitable, proporcionando una respuesta. a la paradoja de cómo el mensajero pudo aparecer milagrosamente en la villa de Plinio tan poco después de una lejana erupción que se lo habría impedido.

Estudios magnéticos

Un estudio de 2006 realizado por Zanella, Gurioli, Pareschi y Lanza utilizó las características magnéticas de más de 200 muestras de fragmentos líticos, de tejas y de yeso recolectados de depósitos piroclásticos en Pompeya y sus alrededores para estimar las temperaturas de equilibrio de los depósitos .[21] Los depósitos fueron colocados por corrientes de densidad piroclástica (PDC) resultantes de los colapsos de la columna pliniana. Los autores sostienen que los fragmentos de más de 2 a 5 cm (0,8 a 2 pulgadas) no estuvieron en la corriente el tiempo suficiente para adquirir su temperatura, que habría sido mucho mayor. Por lo tanto, distinguen entre las temperaturas de depósito, que estimaron, y las temperaturas de emplazamiento, que en algunos casos, basándose en las características de enfriamiento de algunos tipos y tamaños de fragmentos de rocas, creían que también podían estimar. Se considera que las cifras finales son las de las rocas en la corriente justo antes de la deposición.[22]

Toda roca cristalina contiene algo de hierro o compuestos de hierro, lo que la hace ferromagnética, al igual que las tejas y el yeso romanos. Estos materiales pueden adquirir un campo residual de varias fuentes. Cuando las moléculas individuales, que son dipolos magnéticos, se mantienen alineadas al estar unidas en una estructura cristalina, los pequeños campos se refuerzan entre sí para formar el campo residual de la roca.[23] Calentar el material le añade energía interna. A la temperatura de Curie, la vibración de las moléculas es suficiente para alterar el alineamiento; el material pierde su magnetismo residual y asume cualquier campo magnético que se le pueda aplicar sólo durante la duración de la aplicación. Los autores denominan a este fenómeno desbloqueo. Se considera que el magnetismo residual “bloquea” los campos no residuales.

Una roca es una mezcla de minerales, cada uno con su propia temperatura Curie; Por lo tanto, los autores buscaron un espectro de temperaturas en lugar de una temperatura única. En la muestra ideal, el PDC no elevó la temperatura del fragmento más allá de la temperatura de bloqueo más alta. Algunos materiales constituyentes retuvieron el magnetismo que impuso el campo terrestre cuando se formó el objeto. La temperatura se elevó por encima de la temperatura de bloqueo más baja; por lo tanto, algunos minerales al enfriarse adquirieron el magnetismo de la Tierra tal como era en el año 79 d.C. El campo amplio de la muestra fue la suma vectorial de los campos del material de alto bloqueo y del material de bajo bloqueo.

Este tipo de muestra permitió estimar la baja temperatura de desbloqueo. Utilizando un equipo especial que midió la dirección y la intensidad del campo a varias temperaturas, los experimentadores elevaron la temperatura de la muestra en incrementos de 40 °C (70 °F) desde 100 °C (210 °F) hasta que alcanzó la baja temperatura de desbloqueo.[24] Privado de uno de sus componentes, el campo global cambió de dirección. Un gráfico de dirección en cada incremento identificó el incremento en el que se había formado el magnetismo resultante de la muestra.[25] Esa se consideró la temperatura de equilibrio del depósito. Teniendo en cuenta los datos de todos los depósitos adicionales, se llegó a una estimación de los depósitos adicionales. Los autores descubrieron que la ciudad de Pompeya era un lugar relativamente frío dentro de un campo mucho más caliente, lo que atribuyeron a la interacción del oleaje con el “tejido” de la ciudad.[26]

Los investigadores reconstruyen la secuencia de eventos volcánicos de la siguiente manera:

  • El primer día de la erupción, cayó durante varias horas una caída de piedra pómez blanca que contenía fragmentos clásticos de hasta 3 centímetros (1 pulgada).[27] Calentó las tejas a 120-140 °C (250-280 °F).[28] Este período habría sido la última oportunidad de escapar. Posteriormente, una segunda columna depositó una piedra pómez gris con clásticos de hasta 10 cm (4 pulgadas), temperatura no muestreada, pero que se presume mayor, durante 18 horas. Estas dos caídas fueron la fase pliniana. El colapso de los bordes de estas nubes generó las primeras PDC diluidas, que debieron ser devastadoras para Herculano, pero no entraron en Pompeya.
  • Temprano en la segunda mañana, la nube gris comenzó a colapsar en mayor medida. Dos grandes oleadas azotaron y destruyeron Pompeya. Herculano y toda su población ya no existían. El rango de temperatura de emplazamiento de la primera oleada fue de 180 a 220 °C (360 a 430 °F), temperaturas mínimas; del segundo, 220–260 °C (430–500 °F). La temperatura de depósito del primero fue de 140 a 300 °C (280 a 570 °F). Aguas arriba y aguas abajo del flujo la temperatura era de 300 a 360 °C (570 a 680 °F).[29]

La temperatura variable del primer oleaje se debió a la interacción con los edificios. Cualquier población que permaneciera en refugios estructurales no podría haber escapado, ya que gases de temperaturas incineradoras rodeaban la ciudad. Las temperaturas más bajas se registraron en habitaciones bajo techos derrumbados. Estos eran tan bajos como 100 °C (212 °F), el punto de ebullición del agua.[30] Los autores sugieren que los elementos del fondo del flujo se desacoplaron del flujo principal debido a irregularidades topográficas y se enfriaron mediante la introducción de aire ambiente turbulento. En la segunda oleada, las irregularidades desaparecieron y la ciudad estaba tan calurosa como el entorno circundante.

Durante la última oleada, que fue muy diluida, cayó sobre la región 1 metro adicional (3,3 pies) de depósitos.[31]

Los dos Plinio

El único relato sobreviviente del evento consta de dos cartas de Plinio el Joven, que tenía 17 años en el momento de la erupción,[32] al historiador Tácito y escritas unos 25 años después del evento.[33][34] Al observar la primera actividad volcánica de Misenum a través de la Bahía de Nápoles desde el volcán, aproximadamente a 29 kilómetros (18 millas) de distancia, Plinio el Viejo (el tío de Plinio el Joven) lanzó una flota de rescate y fue él mismo al rescate de un amigo personal. Su sobrino se negó a unirse al partido. Una de las cartas del sobrino relata lo que pudo descubrir a través de testigos de las vivencias de su tío.[35] En una segunda carta, Plinio el Joven detalla sus propias observaciones después de la partida de su tío.[36]

Plinio el Joven

Más información: Plinio el Joven

Plinio el Joven vio una nube extraordinariamente densa que se elevaba rápidamente sobre la montaña:[35]

Cuyo aspecto no puedo daros una descripción más exacta que comparándolo con el de un pino, ya que se elevaba a gran altura en forma de un tronco muy alto, que se extendía en la parte superior hacia una especie de ramas. […] aparecía unas veces brillante y otras oscura y manchada, según estuviera más o menos impregnada de tierra y cenizas.

Estos acontecimientos y una solicitud de un mensajero para una evacuación por mar llevaron a Plinio el Viejo a ordenar operaciones de rescate en las que se embarcó para participar. Su sobrino intentó hacer vida normal, continuando estudiando y bañándose, pero esa noche un temblor los despertó a él y a su madre, obligándolos a abandonar la casa por el patio. Ante otro temblor al amanecer, la población abandonó el pueblo. Después de un tercer temblor, “el mar pareció retroceder sobre sí mismo y ser expulsado de sus orillas”, lo que indica un tsunami. Sin embargo, no hay evidencia de daños importantes causados ​​por la acción de las olas.

Una nube negra oscureció la luz temprana a través de la cual brillaban destellos que Plinio compara con relámpagos, pero más extensos. La nube oscureció la cercana punta Misenum y la isla de Capraia (Capri) al otro lado de la bahía. Temiendo por sus vidas, la población comenzó a llamarse entre sí y a alejarse de la costa por la carretera. La madre de Plinio le pidió que la abandonara y salvara su vida, ya que era demasiado carnosa y anciana para ir más lejos, pero él, tomándola de la mano, se la llevó lo mejor que pudo. Cayó una lluvia de cenizas. Plinio necesitaba sacudirse las cenizas periódicamente para evitar ser enterrado. Más tarde, ese mismo día, la ceniza dejó de caer y el sol brilló débilmente a través de la nube, lo que animó a Plinio y a su madre a regresar a casa y esperar noticias de Plinio el Viejo. La carta compara la ceniza con un manto de nieve. Los daños del terremoto y el tsunami en ese lugar no fueron lo suficientemente graves como para impedir el uso continuo de la casa.

Plinio el Viejo

Más información: Plinio el Viejo

El tío de Plinio, Plinio el Viejo, estaba al mando de la flota romana en Miseno y mientras tanto había decidido investigar el fenómeno de cerca en un barco ligero. Mientras el barco se preparaba para abandonar la zona, llegó un mensajero de su amiga Rectina (esposa de Bassus[37]) que vivía en la costa cerca del pie del volcán, explicando que su grupo sólo podía escapar por mar y pidiendo rescate.[16] Plinio ordenó el lanzamiento inmediato de las galeras de la flota para la evacuación de la costa. Continuó en su nave ligera para rescatar al grupo de Rectina.[16]

Cruzó la bahía, pero se encontró con espesas lluvias de cenizas calientes, trozos de piedra pómez y trozos de roca en las aguas poco profundas del otro lado. Cuando el timonel le aconsejó que regresara, afirmó que “la fortuna favorece a los valientes” y le ordenó continuar hasta Estabia (a unos 4,5 km o 2,8 millas de Pompeya), donde estaba Pomponiano.[16] Pomponiano ya había cargado un barco con sus pertenencias y se estaba preparando para partir, pero el mismo viento terrestre que trajo el barco de Plinio al lugar había impedido que nadie saliera.[16]

Plinio y su grupo vieron llamas provenientes de varias partes de la montaña, que Plinio y sus amigos atribuyeron a pueblos en llamas. Después de pasar la noche, el grupo fue expulsado del edificio por el violento temblor.[16] Despertaron a Plinio, que había estado durmiendo y roncando ruidosamente. Eligieron salir al campo con almohadas atadas a la cabeza para protegerse de los desprendimientos de rocas. Se acercaron de nuevo a la playa, pero el viento no había cambiado. Plinio se sentó en una vela tendida para él y no pudo levantarse, ni siquiera con ayuda. Luego sus amigos partieron y finalmente escaparon por tierra.[38] Muy probablemente, se había desplomado y muerto, la explicación más popular de por qué sus amigos lo abandonaron, aunque Suetonio ofrece una historia alternativa en la que ordenó a un esclavo que lo matara para evitar el dolor de la incineración. Cómo habría escapado el esclavo sigue siendo un misterio. No se menciona tal evento en las cartas de su sobrino.

En la primera carta a Tácito, su sobrino sugirió que su muerte se debió a la reacción de sus débiles pulmones a una nube de gas venenoso y sulfuroso que flotaba sobre el grupo.[16] Sin embargo, Stabiae estaba a 16 km (9,9 millas) del respiradero (aproximadamente donde se encuentra la moderna ciudad de Castellammare di Stabia), y sus compañeros aparentemente no se vieron afectados por los vapores, por lo que es más probable que el corpulento Plinio murió por alguna otra causa, como un derrame cerebral o un ataque cardíaco.[39] Un ataque de asma tampoco está descartado. Su cuerpo fue encontrado sin heridas aparentes al día siguiente, una vez que la columna se había dispersado.

Víctimas de la erupción

Los moldes de algunas víctimas en el llamado “Jardín de los Fugitivos”, Pompeya.

Aparte de Plinio el Viejo, las únicas otras víctimas notables de la erupción cuyo nombre se conoce fueron la princesa herodiana Drusilla y su hijo Agripa, que nació en su matrimonio con el procurador Antonio Félix.[40] También se dice que el poeta Caesius Bassus murió en la erupción.[41]

En 2003, se habían recuperado en Pompeya y sus alrededores aproximadamente 1.044 moldes hechos a partir de impresiones de cuerpos en los depósitos de cenizas, junto con los huesos dispersos de otros 100. [42] Se han encontrado restos de unos 332 cuerpos en Herculano (300 en bóvedas arqueadas descubierto en 1980).[43] El número total de víctimas mortales sigue siendo desconocido.

El esqueleto llamado “Dama del Anillo” desenterrado en Herculano

El treinta y ocho por ciento de los 1.044 se encontraron en depósitos de ceniza, la mayoría dentro de edificios.[42] Esto difiere de la experiencia moderna de los últimos 400 años, cuando las caídas de ceniza han matado sólo alrededor del 4% de las víctimas durante las erupciones explosivas. Esta cohorte posiblemente se refugiaba en edificios cuando fueron superados. El 62% restante de los cuerpos encontrados en Pompeya se encontraban en depósitos de oleadas piroclásticas, que probablemente los mataron. Inicialmente se creyó que, debido al estado de los cuerpos encontrados en Pompeya y al contorno de la ropa de los cuerpos, era poco probable que las altas temperaturas fueran una causa importante. Estudios posteriores indicaron que durante la cuarta oleada piroclástica (la primera que llegó a Pompeya), la temperatura alcanzó los 300 °C, suficiente para matar personas en una fracción de segundo.[44] Las posturas contorsionadas de los cuerpos, como si estuvieran congelados en acción suspendida, no eran los efectos de una larga agonía, sino del espasmo cadavérico, una consecuencia del choque térmico sobre los cadáveres.[45] El calor era tan intenso que los órganos y la sangre se vaporizaron, y al menos el cerebro de una víctima quedó vitrificado por la temperatura.[46]

Ruinas de Herculano

Herculano, que estaba mucho más cerca del cráter, se salvó de las caídas de tefra gracias a la dirección del viento, pero quedó enterrada bajo 23 metros (75 pies) de material depositado por oleadas piroclásticas. Es probable que la mayoría, o todas, de las víctimas conocidas en esta localidad, murieran a causa de las oleadas, sobre todo teniendo en cuenta la evidencia de las altas temperaturas encontradas en los esqueletos de las víctimas encontradas en las bóvedas arqueadas a la orilla del mar y la existencia de madera carbonizada en muchos de los edificios. Estas personas estaban concentradas en las bóvedas a una densidad de hasta tres por metro cuadrado y todas fueron atrapadas por la primera oleada, muriendo por choque térmico y parcialmente carbonizadas por oleadas posteriores y más calientes. Lo más probable es que las bóvedas fueran cobertizos para botes, ya que las vigas transversales del techo probablemente servían para suspender los barcos utilizados anteriormente para la fuga de parte de la población. Como sólo se han excavado 85 metros (279 pies) de la costa, es posible que haya más víctimas esperando a ser desenterradas.

Fecha de la erupción

El Vesubio y su destructiva erupción se mencionan en fuentes romanas del siglo I, pero no el día de la erupción. Por ejemplo, Josefo en sus Antigüedades de los judíos menciona que la erupción ocurrió “en los días de Tito César“.[47] Suetonio , un historiador del siglo II, en su Vida de Tito simplemente dice que “hubo algunos desastres terribles durante su reinado, como la erupción del Monte Vesubio en Campania“.[48]

Más de un siglo después del evento real, el historiador romano Cassius Dio (traducido en la edición de 1925 de la Biblioteca Clásica de Loeb) escribió que “en Campania tuvieron lugar sucesos notables y espantosos; porque de repente se desató un gran incendio al final del siglo “el verano.”[49]

Durante más de cinco siglos, hasta aproximadamente 2018, los artículos sobre la erupción del Vesubio solían afirmar que la erupción comenzó el 24 de agosto del 79 d.C. Esta fecha proviene de una copia impresa de 1508 de una carta dirigida por Plinio el Joven al historiador romano Tácito, escrita originalmente unos 25 años después del evento.[50][14] Plinio fue testigo de la erupción y proporcionó el único relato conocido de un testigo ocular. A lo largo de catorce siglos de copias manuscritas a mano hasta la impresión de sus cartas en 1508, es posible que la fecha indicada en la carta original de Plinio haya sido corrompida. Los expertos en manuscritos creen que la fecha dada originalmente por Plinio era el 24 de agosto, el 30 de octubre, el 1 de noviembre o el 23 de noviembre. [51] Este extraño conjunto disperso de fechas se debe a la convención de los romanos para describir las fechas del calendario. La gran mayoría de las copias manuscritas medievales existentes (no quedan copias romanas supervivientes) indican una fecha correspondiente al 24 de agosto. Desde el descubrimiento de las ciudades, esto fue aceptado por la mayoría de los eruditos y por casi todos los libros escritos sobre Pompeya y Herculano para el general.

Al menos desde finales del siglo XVIII, una minoría entre los arqueólogos y otros científicos ha sugerido que la erupción comenzó después del 24 de agosto, durante el otoño, tal vez en octubre o noviembre. En 1797, el investigador Carlo Rosini informó que las excavaciones en Pompeya y Herculano habían descubierto rastros de frutas y braseros indicativos del otoño, no del verano.

Más recientemente, en 1990 y 2001, los arqueólogos descubrieron más restos de frutas otoñales (como la granada), restos de víctimas de la erupción con ropas pesadas y grandes vasijas de barro cargadas de vino (en el momento de su entierro en el Vesubio).  El descubrimiento relacionado con el vino sugiere que la erupción podría haber ocurrido después de la cosecha de uvas.[52]

En 2007, un estudio de los vientos predominantes en Campania mostró que el patrón de escombros de la erupción del siglo I hacia el sureste es bastante consistente con un evento de otoño e inconsistente con una fecha de agosto. Durante junio, julio y agosto, los vientos predominantes fluyen hacia el oeste (un arco entre el suroeste y el noroeste) prácticamente todo el tiempo.[52]

A medida que el emperador Tito de la dinastía Flavia (que reinó del 24 de junio de 79 al 13 de septiembre de 81) obtuvo victorias en el campo de batalla (incluida la captura del Templo de Jerusalén) y otros honores, su administración emitió monedas que enumeraban sus crecientes elogios. Dado el espacio limitado en cada moneda, sus logros fueron estampados en las monedas usando una codificación arcana. Dos de estas monedas, de principios del reinado de Tito, se encontraron en un tesoro recuperado en la Casa del Brazalete de Oro de Pompeya. Aunque las fechas de acuñación de las monedas son algo controvertidas,[52] un experto en numismática del Museo Británico, Richard Abdy, concluyó que la última moneda del tesoro fue acuñada el 24 de junio o después (la primera fecha del reinado de Tito) y antes del 1 de septiembre del 79 d.C. Abdy afirma que es “notable que ambas monedas hayan tardado sólo dos meses después de su acuñación en entrar en circulación y llegar a Pompeya antes del desastre”.[53]

En octubre de 2018, arqueólogos italianos descubrieron una inscripción en carboncillo que decía “el día 16 antes de las calendas de noviembre”, fechada el 17 de octubre (del 79 d.C., ya que era poco probable que tuviera un año) [54] que establece la fecha más temprana posible para la erupción.[55] [56] Un estudio colaborativo en 2022 ha determinado una fecha del 24 al 25 de octubre.[57]

Cultura actual

Erupción del Vesubio en el siglo XVII

La erupción del Vesubio aparece representada a lo largo de muchos años en las varias adaptaciones fílmicas de la novela Los últimos días de Pompeya:

Igualmente aparece en el docudrama del 2003 Pompeii: The Last Day (TV) del director Peter Nicholson,18​ en la serie de televisión Pompeya (Pompeya: ayer, hoy, mañana) del 2007 dirigida por Paolo Poeti,19​ también del mismo año en la producción para televisión Pompei (2007) del director Giulio Base,2021​ así como en la película Pompeii (2014) de Paul W. S. Anderson.22