Este Mundo, a veces insólito

Calendario
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Historia

Erupción del monte Tambora

Erupción del monte Tambora 1815

El Monte Tambora es un volcán en la isla de Sumbawa en la actual Indonesia, entonces parte de las Indias Orientales Holandesas,[2] y su erupción de 1815 fue la erupción volcánica más poderosa de la historia humana registrada. Esta erupción con índice de explosividad volcánica (VEI) 7 expulsó de 37 a 45 km 3 (8,9 a 10,8 millas cúbicas) de material equivalente a roca densa (DRE) a la atmósfera,[3] y fue la erupción VEI-7 confirmada más reciente.[4]

1815 erupción del monte Tambora

Imagen en falso color del monte Tambora, tomada desde el transbordador espacial Endeavour el 13 de mayo de 1992; este en la cima.

Volcán: Monte Tambora

Fecha de inicio: 1812[1]

Fecha final: 15 de julio de 1815[1]

Tipo: Ultra-pliniano

Ubicación: Sumbawa, Islas Menores de la Sonda, Indias Orientales Holandesas (ahora Indonesia) 8,25°S 118,00°E

Volumen: 37 a 45 km 3 (8,9 a 10,8 millas cúbicas)

Impacto

10.000 a 11.000 muertes por efectos volcánicos directos; 49.000 a 90.000 muertes por hambrunas y enfermedades epidémicas posteriores a la erupción en Sumbawa, Lombok y Bali; Reducción de las temperaturas globales en el año siguiente, lo que provocó hambrunas en numerosas regiones.

Aunque la erupción del monte Tambora alcanzó un clímax violento el 10 de abril de 1815,[5] durante los siguientes seis meses a tres años se produjeron un aumento de la formación de vapor y pequeñas erupciones freáticas. Las cenizas de la columna eruptiva se dispersaron por todo el mundo y redujeron las temperaturas globales en un evento conocido a veces como el Año sin verano en 1816.[6] Este breve período de cambio climático significativo provocó condiciones climáticas extremas y pérdidas de cosechas en muchas áreas del mundo. Varios forzamientos climáticos coincidieron e interactuaron de una manera sistemática que no se ha observado después de ninguna otra gran erupción volcánica desde principios de la Edad de Piedra.

Cronología de la erupción

Topografía actual de Sumbawa, el monte Tambora en el centro, la montaña más grande

Las regiones estimadas de caída de ceniza volcánica durante la erupción de 1815. Las áreas rojas muestran el espesor de la caída de ceniza volcánica. La región más exterior (1 cm (1 ⁄ 2  pulgadas) de espesor) llegaba a Borneo y Sulawesi.

El monte Tambora experimentó varios siglos de inactividad antes de 1815, causado por el enfriamiento gradual del magma hidratado en su cámara de magma cerrada.[7] Dentro de la cámara, a profundidades entre 1,5 y 4,5 km (5.000 y 15.000 pies), se formó la exsolución de un magma fluido a alta presión durante el enfriamiento y cristalización del magma. Se generó una sobrepresurización de la cámara de aproximadamente 4000 a 5000 bar (400 a 500 MPa; 58 000 a 73 000 psi), con una temperatura que oscilaba entre 700 y 850 ° C (1290 a 1560 ° F).[7] En 1812, el volcán comenzó a retumbar y generó una nube oscura.[8] El 5 de abril de 1815, se produjo una erupción gigante, seguida de estruendosos sonidos de detonación que se escucharon en Makassar en Sulawesi a 380 km (240 millas) de distancia, Batavia (ahora Yakarta) en Java a 1260 km (780 millas) de distancia, y Ternate en el Islas Molucas a 1.400 km (870 millas) de distancia. En la mañana del 6 de abril, comenzaron a caer cenizas volcánicas en Java Oriental y se produjeron débiles sonidos de detonación que duraron hasta el 10 de abril. Lo que al principio se pensó que era el sonido de disparos se escuchó el 10 de abril en Sumatra, a más de 2.600 kilómetros (1.600 millas) de distancia.[9]

Aproximadamente a las 19:00 horas del 10 de abril, las erupciones se intensificaron.[8] Tres columnas se elevaron y se fusionaron.[9]:249  Toda la montaña se convirtió en una masa fluida de “fuego líquido”.[9]:249  piedras pómez de hasta 20 cm (8 pulgadas) de diámetro comenzaron a llover alrededor de las 20:00, seguidas de ceniza alrededor de las 21:00-22:00. Los flujos piroclásticos cayeron en cascada desde la montaña hasta el mar en todos los lados de la península, arrasando el pueblo de Tambora. Se escucharon fuertes explosiones hasta la noche siguiente, el 11 de abril. El velo de ceniza se extendió hasta Java Occidental y Sulawesi del Sur. En Batavia se notaba un olor a nitroso y cayeron fuertes lluvias teñidas de tefra, que finalmente amainaron entre el 11 y el 17 de abril.[8]

Las primeras explosiones se oyeron en esta isla la tarde del 5 de abril, se notaron en todos los barrios y continuaron a intervalos hasta el día siguiente. En un primer momento, el ruido se atribuyó casi universalmente a un cañón lejano; tanto es así, que un destacamento de tropas marchó desde Djocjocarta, creyendo que se estaba atacando un puesto vecino, y junto a la costa, en dos ocasiones se enviaron barcos en busca de un supuesto barco en peligro.

— Memorias de Sir Stamford Raffles [9] : 241 

La explosión tuvo un VEI estimado de 7.[10] Se estima que se expulsaron 41 km3 (10 millas cúbicas) de traquiandesita piroclástica, con un peso aproximado de 10 mil millones de toneladas. Esto dejó una caldera que medía 6 a 7 kilómetros (3+1 ⁄ 2 – 4+1 ⁄  milla) de ancho y 600 a 700 m (2000 a 2300 pies) de profundidad.[8] La densidad de las cenizas caídas en Makassar fue de 636 kg/m 3 (39,7 lb/pie cúbico).[11] Antes de la explosión, la elevación máxima del monte Tambora era de unos 4.300 m (14.100 pies),[8] lo que lo convierte en uno de los picos más altos del archipiélago de Indonesia. Después de la explosión, su elevación máxima había caído a sólo 2.851 m (9.354 pies), aproximadamente dos tercios de su altura anterior.[12]

La erupción de Tambora de 1815 es la erupción más grande observada en la historia registrada, como se muestra en la siguiente tabla.[8][4] La explosión se escuchó a 2.600 km (1.600 millas) de distancia y la ceniza cayó al menos a 1.300 km (810 millas) de distancia.[8]

Secuelas

En mi viaje hacia la parte occidental de la isla pasé por casi todo Dompo y una parte considerable de Bima. Es impactante contemplar la extrema miseria a la que han sido reducidos los habitantes. Al borde del camino aún quedaban los restos de varios cadáveres y las huellas del lugar donde muchos otros habían sido enterrados: los pueblos casi completamente desiertos y las casas derrumbadas, los habitantes supervivientes se habían dispersado en busca de alimentos. … Desde la erupción, en Bima, Dompo y Sang’ir ha prevalecido una violenta diarrea que se ha llevado a un gran número de personas. Los nativos suponen que fue causado por beber agua impregnada de cenizas; y los caballos también han muerto, en gran número, a causa de una enfermedad similar.

—Teniente. Philips, ordenado por Sir Stamford Raffles para ir a Sumbawa.[9]  248–249 

Toda la vegetación de la isla fue destruida. Los árboles arrancados de raíz, mezclados con ceniza de piedra pómez, fueron arrastrados al mar y formaron balsas de hasta cinco kilómetros (tres millas) de ancho.[8] Entre el 1 y el 3 de octubre, los barcos británicos Fairlie y James Sibbald encontraron extensas balsas de piedra pómez a unos 3.600 km (2.200 millas) al oeste de Tambora.[13] Nubes de espesas cenizas todavía cubrían la cumbre el 23 de abril. Las explosiones cesaron el 15 de julio, aunque se observaron emisiones de humo hasta el 23 de agosto. En agosto de 1819, cuatro años después del suceso, se registraron llamas y fuertes réplicas.

Un tsunami de tamaño moderado azotó las costas de varias islas del archipiélago indonesio el 10 de abril, con una altura de hasta 4 m (13 pies) en Sanggar alrededor de las 22:00 horas.[8] Se informó de un tsunami de 1 a 2 m (3 a 7 pies) de altura en Besuki, Java Oriental, antes de la medianoche, y uno de 2 m (7 pies) de altura en las Islas Molucas. Se estima que el número total de muertos ronda los 4.600.[14]

Los cielos amarillos propios del verano de 1815 tuvieron un profundo impacto en las pinturas de JMW Turner

La columna de erupción alcanzó la estratosfera a una altitud de más de 43 km (141.000 pies).[4] Las partículas de ceniza más gruesas se asentaron una o dos semanas después de las erupciones, pero las partículas de ceniza más finas permanecieron en la atmósfera desde unos pocos meses hasta algunos años a altitudes de 10 a 30 km (33 000 a 98 000 pies).[8] Los vientos longitudinales esparcen estas finas partículas por todo el mundo, creando fenómenos ópticos. En Londres se observaron con frecuencia atardeceres y crepúsculos prolongados y de colores brillantes entre el 28 de junio y el 2 de julio de 1815 y el 3 de septiembre y el 7 de octubre de 1815. [8 ] El brillo del cielo crepuscular normalmente aparecía de color naranja o rojo cerca del horizonte y violeta o rosa arriba.

El número estimado de muertes varía según la fuente. Zollinger (1855) cifra el número de muertes directas en 10.000, probablemente causadas por flujos piroclásticos. En Sumbawa, 18.000 personas murieron de hambre o de enfermedades. Alrededor de 10.000 personas en Lombok murieron a causa de enfermedades y hambre.[15] Petroeschevsky (1949) estimó que unas 48.000 personas murieron en Sumbawa y 44.000 en Lombok.[16] Stothers en 1984 y varios otros autores han aceptado la afirmación de Petroeschevsky de 88.000 muertes en total.[8] Sin embargo, un artículo de 1998 escrito por J. Tanguy y otros afirmó que las cifras de Petroeschevsky eran infundadas y estaban basadas en referencias imposibles de rastrear.[17] La ​​revisión de Tanguy del número de muertos se basó en el trabajo de Zollinger en Sumbawa durante varios meses después de la erupción y en las notas de Thomas Raffles.[9] Tanguy señaló que pudo haber habido víctimas adicionales en Bali y Java Oriental debido al hambre y las enfermedades. Su estimación fue de 11.000 muertes por efectos volcánicos directos y 49.000 por hambrunas y enfermedades epidémicas posteriores a la erupción.[17] Oppenheimer escribió que hubo al menos 71.000 muertes en total.[4] Reid ha estimado que 100.000 personas en Sumbawa, Bali y otros lugares murieron por los efectos directos e indirectos de la erupción.[18]

Alteración de las temperaturas globales.

La erupción provocó un invierno volcánico. Durante el verano del hemisferio norte de 1816, las temperaturas globales se enfriaron 0,53 °C (0,95 °F). Este enfriamiento tan significativo provocó directa o indirectamente 90.000 muertes. La erupción del monte Tambora fue la causa más importante de esta anomalía climática.[19] Si bien hubo otras erupciones en 1815, Tambora está clasificada como una erupción VEI-7 con una columna de 45 km (148.000 pies) de altura, eclipsando a todas las demás en al menos un orden de magnitud.

El VEI se utiliza para cuantificar la cantidad de material expulsado, siendo un VEI-7 de 100 km 3 (24 millas cúbicas). Cada valor de índice por debajo de ese es un orden de magnitud (es decir, diez veces) menor. Además, la erupción de 1815 se produjo durante un Mínimo de Dalton, un período de radiación solar inusualmente baja.[20] El vulcanismo juega un papel importante en los cambios climáticos, tanto a nivel local como global. Esto no siempre se entendió y no entró en los círculos científicos como un hecho hasta que la erupción del Krakatoa en 1883 tiñó los cielos de naranja.[19]

La escala de la erupción volcánica determinará la importancia del impacto sobre el clima y otros procesos químicos, pero se medirá un cambio incluso en los entornos más locales. Cuando los volcanes entran en erupción, expulsan dióxido de carbono (CO2), agua, hidrógeno, dióxido de azufre (SO2), cloruro de hidrógeno, fluoruro de hidrógeno y muchos otros gases (Meronen et al. 2012). El CO 2 y el agua son gases de efecto invernadero, que representan el 0,0415 por ciento y el 0,4 por ciento de la atmósfera, respectivamente. Su pequeña proporción oculta su importante papel a la hora de atrapar la radiación solar y reirradiarla de regreso a la Tierra.

Efectos globales

Concentración de sulfato en núcleos de hielo del centro de Groenlandia, datada mediante el conteo de variaciones estacionales de isótopos de oxígeno: alrededor de la década de 1810 se produjo una erupción desconocida.[21]

La erupción de 1815 liberó SO2 a la estratosfera, provocando una anomalía climática global. Diferentes métodos han estimado la masa de azufre eyectada durante la erupción: el método petrológico; una medición óptica de la profundidad basada en observaciones anatómicas; y el método de concentración de sulfato de núcleos de hielo polar, utilizando núcleos de Groenlandia y la Antártida. Las cifras varían según el método, oscilando entre 10 y 120 millones de toneladas.[4]

En la primavera y el verano de 1815, se observó una “niebla seca” persistente en el noreste de Estados Unidos. La niebla enrojeció y oscureció la luz del sol, de modo que las manchas solares eran visibles a simple vista. Ni el viento ni la lluvia dispersaron la “niebla”. Fue identificado como un velo de aerosol de sulfato estratosférico.[4] En el verano de 1816, los países del hemisferio norte sufrieron condiciones climáticas extremas, denominadas el “Año sin verano. Las temperaturas globales promedio disminuyeron entre 0,4 y 0,7 °C (0,7 a 1,3 °F),[8] lo suficiente como para causar importantes problemas agrícolas en todo el mundo. El 4 de junio de 1816, se informaron heladas en las elevaciones superiores de New Hampshire, Maine (entonces parte de Massachusetts), Vermont y el norte de Nueva York. El 6 de junio de 1816, nevó en Albany, Nueva York y Dennysville, Maine.[4] El 8 de junio de 1816, se informó que la capa de nieve en Cabot, Vermont, todavía tenía 46 cm (18 pulgadas) de profundidad.[22] Tales condiciones se produjeron durante al menos tres meses y arruinaron la mayoría de los cultivos agrícolas en América del Norte. Canadá experimentó un frío extremo durante ese verano. Nieve de 30 cm (12 pulgadas) de profundidad acumulada cerca de la ciudad de Quebec del 6 al 10 de junio de 1816.

El segundo año más frío en el hemisferio norte desde alrededor de 1400 fue 1816, y la década de 1810 es la década más fría registrada. Esa fue la consecuencia de la erupción del Tambora en 1815 y posiblemente de otra erupción del VEI-6 a finales de 1808. Las anomalías de la temperatura de la superficie durante el verano de 1816, 1817 y 1818 fueron −0,51 °C (−0,92 °F), −0,44 °C (−0,79 °F) y −0,29 °C (−0,52 °F), respectivamente.[10] Algunas partes de Europa también experimentaron un invierno más tormentoso.[cita necesaria]

Se ha atribuido a esta anomalía climática la gravedad de las epidemias de tifus en el sudeste de Europa y a lo largo del mar Mediterráneo oriental entre 1816 y 1819.[4] Los cambios climáticos perturbaron los monzones indios, provocaron tres cosechas fallidas y hambrunas, y contribuyeron a la propagación del tifus, una nueva cepa de cólera que se originó en Bengala en 1816.[23] Mucho ganado murió en Nueva Inglaterra durante el invierno de 1816-1817. Las temperaturas frescas y las fuertes lluvias provocaron cosechas fallidas en las Islas Británicas. Las familias de Gales viajaron largas distancias como refugiados, pidiendo comida. La hambruna prevaleció en el norte y suroeste de Irlanda, tras el fracaso de las cosechas de trigo, avena y patatas. La crisis fue grave en Alemania, donde los precios de los alimentos aumentaron bruscamente y en muchas ciudades europeas se produjeron manifestaciones frente a mercados de cereales y panaderías, seguidas de disturbios, incendios provocados y saqueos. Fue la peor hambruna del siglo XIX.[4]

Efectos del vulcanismo

El vulcanismo afecta a la atmósfera de dos maneras distintas: un enfriamiento a corto plazo causado por la insolación reflejada y un calentamiento a largo plazo debido al aumento de los niveles de CO2. La mayor parte del vapor de agua y del CO2 se acumula en las nubes en unas pocas semanas o meses porque ambos ya están presentes en grandes cantidades, por lo que los efectos son limitados.[24] Se ha sugerido que una erupción volcánica en 1809 también pudo haber contribuido a una reducción de las temperaturas globales.[21]

Impacto de la erupción

Según la mayoría de los cálculos, la erupción de Tambora fue al menos un orden de magnitud completo (10 veces) mayor que la del Monte Pinatubo en 1991 (Graft et al. 1993)[cita necesaria] Se estima que 1220 m (4000 pies) de la erupción La cima de la montaña se derrumbó para formar una caldera, reduciendo la altura de la cumbre en un tercio. Alrededor de 100 km3 (24 millas cúbicas) de roca fueron lanzados al aire (Williams 2012)[cita necesaria] También se bombearon gases tóxicos a la atmósfera, incluido azufre que causó infecciones pulmonares (Cole-Dai et al. 2009).[cita necesaria] La ceniza volcánica tenía más de 100 cm (40 pulgadas) de profundidad dentro de los 75 km (45 millas) de la erupción, mientras que las áreas dentro de un radio de 500 km (300 millas) vieron una caída de ceniza de 5 cm (2 pulgadas) y ceniza, se podía encontrar a una distancia de hasta 1.300 km (810 millas).[4] Las cenizas quemaron y sofocaron los cultivos, creando una escasez inmediata de alimentos en Indonesia. (Cole-Dai et al. 2009)[cita necesaria] La eyección de estos gases, especialmente cloruro de hidrógeno, provocó que la precipitación fuera extremadamente ácida, matando gran parte de los cultivos que sobrevivieron o rebrotaron durante la primavera. La escasez de alimentos se vio agravada por las guerras napoleónicas, las inundaciones y el cólera.[4] Su liberación de energía fue equivalente a aproximadamente 33 gigatoneladas de TNT (1,4 × 1020  J).[25]

José Miguel Viñas en X: “Este mapa del alcance de la ceniza generada por la erupción del #Tambora, en ABR-1815, por espesores, es impactante. Se acumuló una capa de 1 cm

Las cenizas en la atmósfera durante varios meses después de la erupción reflejaron cantidades significativas de radiación solar, lo que provocó veranos inusualmente fríos que contribuyeron a la escasez de alimentos.[4] China, Europa y América del Norte tuvieron temperaturas bien documentadas por debajo de lo normal, que devastaron sus cosechas. La temporada de monzones en China e India se alteró, provocando inundaciones en el valle del Yangtze y obligando a miles de chinos a huir de las zonas costeras. (Granados et al. 2012)[cita necesaria] Los gases también reflejaron parte de la radiación solar entrante ya disminuida, provocando una disminución de 0,4 a 0,7 °C (0,7 a 1,3 °F) en las temperaturas globales a lo largo de la década. Durante los veranos de 1816 y 1817 se formó una presa de hielo en Suiza, lo que le valió a 1816 el título de “Año sin verano”.[24] Los meses de invierno de 1816 no fueron muy diferentes de los de años anteriores, pero la primavera y el verano mantuvieron temperaturas frescas hasta heladas. El invierno de 1817, sin embargo, fue radicalmente diferente, con temperaturas inferiores a -34 °C (-30 °F) en el centro y norte de Nueva York, lo suficientemente frías como para congelar lagos y ríos que normalmente se utilizaban para transportar suministros. Tanto Europa como América del Norte sufrieron heladas que duraron hasta junio, con una acumulación de nieve de 32 cm (13 pulgadas) en agosto, que acabó con los cultivos recientemente plantados y paralizó la industria alimentaria. La duración de las temporadas de crecimiento en partes de Massachusetts y New Hampshire fue de menos de 80 días en 1816, lo que provocó pérdidas en las cosechas (Oppenheimer 2003). Se observaron puestas de sol visualmente únicas en Europa occidental y se observó niebla roja a lo largo de la costa este de los EE. UU. Estas condiciones atmosféricas únicas persistieron durante la mayor parte de 2,5 años (Robock 2000)[cita necesaria]

Los científicos han utilizado núcleos de hielo para monitorear los gases atmosféricos durante la década fría (1810-1819), y los resultados han sido desconcertantes. Las concentraciones de sulfato encontradas tanto en la estación Siple, en la Antártida como en el centro de Groenlandia rebotaron de 5,0[se necesita aclaración] en enero de 1816 a 1,1[se necesita aclaración] en agosto de 1818.[21] Esto significa que se expulsaron a la atmósfera entre 25 y 30 teragramos de azufre, la mayor parte de los cuales provino de Tambora, seguido de una rápida disminución a través de procesos naturales. Tambora provocó el mayor cambio en las concentraciones de azufre en los núcleos de hielo de los últimos 5.000 años. Las estimaciones del rendimiento de azufre varían de 10 teragramos (Black et al. 2012)[cita necesaria] a 120 teragramos (Stothers 2000)[cita necesaria] con un promedio de estimaciones de 25 a 30 teragramos. Las altas concentraciones de azufre podrían haber causado un calentamiento estratosférico de alrededor de 15 °C (27 °F) durante cuatro años, lo que resultó en un enfriamiento retardado de las temperaturas de la superficie que duró nueve años. (Cole-Dai et al. 2009) cita necesario] Esto ha sido denominado un “invierno volcánico“, similar a un invierno nuclear debido a la disminución general de las temperaturas y las pésimas condiciones agrícolas.[4]

Los datos climáticos han demostrado que la variación entre las mínimas y máximas diarias puede haber influido en la temperatura promedio más baja porque las fluctuaciones fueron mucho más moderadas. En general, las mañanas eran más cálidas debido a la nubosidad nocturna y las tardes eran más frescas porque las nubes se habían disipado. Hubo fluctuaciones documentadas en la cobertura de nubes en varios lugares, lo que sugería que se trataba de un suceso nocturno y que el sol las eliminaba, como si fuera una niebla.[4] Los límites de clase entre 1810 y 1830 sin años de perturbaciones volcánicas fueron de alrededor de 7,9 °C (14,2 °F). Por el contrario, los años de perturbación volcánica (1815-1817) tuvieron un cambio de sólo alrededor de 2,3 °C (4,1 °F). Esto significó que el ciclo anual medio en 1816 fue más lineal que en forma de campana y 1817 sufrió un enfriamiento en todos los ámbitos. El sureste de Inglaterra, el norte de Francia y los Países Bajos experimentaron la mayor cantidad de enfriamiento en Europa, seguidos por Nueva York, New Hampshire, Delaware y Rhode Island en América del Norte.[24] Las precipitaciones documentadas fueron hasta un 80 por ciento superiores a las normales calculadas con respecto a 1816, con cantidades inusualmente altas de nieve en Suiza, Francia, Alemania y Polonia. Esto contrasta nuevamente con las precipitaciones inusualmente bajas en 1818, que causaron sequías en la mayor parte de Europa y Asia. (Auchmann et al. 2012) [26] Rusia ya había experimentado veranos inusualmente cálidos y secos desde 1815 y esto continuó durante los siguientes tres años. También hay reducciones documentadas en la temperatura del océano cerca del Mar Báltico, el Mar del Norte y el Mar Mediterráneo. Esto parece haber sido un indicador de cambios en los patrones de circulación oceánica y posiblemente cambios en la dirección y velocidad del viento (Meronen et al. 2012)[cita necesaria]

Teniendo en cuenta el Mínimo de Dalton y la presencia de hambrunas y sequías anteriores a la erupción, la erupción de Tambora aceleró o exacerbó las condiciones climáticas extremas de 1815. Mientras que otras erupciones y otros eventos climatológicos habrían llevado a un enfriamiento global de aproximadamente 0,2 °C (0,4 °F), Tambora aumentó sustancialmente en ese punto de referencia.[21]

El incidente Tambora fue la erupción volcánica más prolongada del último milenio. Según el Índice de Explosividad Volcánica del Estudio Geológico de Estados Unidos, Tambora recibe una calificación de 7 en una escala de 8, y es del tipo Ultra Pliniana. Eso es diez veces más potente que la erupción del Monte Pinatubo en 1991, y cien veces mayor que el estallido del Monte Santa Helena en 1981.

La explosión del Tambora produjo una columna de fuego de más de 20 kilómetros de altura y se pudo escuchar a 2.000 kilómetros de distancia. Fue muy superior a la del Krakatoa, también en Indonesia, en la isla de Java, que ocurrió 60 años después.

Vista aérea del Volcán Tambora (Getty Images)

Al principio, la bruma mortífera del Tambora creó ocasos extraños y espectaculares que inspiraron a los artistas del mundo entero, entre ellos el célebre paisajista inglés J. M. W. Turner (bien llamado el «pintor de la luz»), que lo plasmó en algunas de sus obras.

M. W. Turner, Canal de Chichester (1828)

 

 

 

 

 

Nixtun Ch’ich’

Nixtun Ch’ich’

Nixtun-Chʼichʼ es un sitio arqueológico maya itzá en el departamento de Petén, Guatemala. Tiene una trama urbana con calles y avenidas bastante ordenadas que datan de hace unos 2500 años. Esta es una de las primeras redes urbanas de América y probablemente surgió cuando los antiguos mayas desarrollaron formas más complejas de organización política. Probablemente era un medio para regular y quizás dominar a los habitantes. Sin embargo, el sistema de cuadrícula de Nixtun-Chʼichʼ no tuvo éxito y no se ve en ciudades mayas posteriores.

Ubicación: Central,  Petén

Región: Guatemala

Historia

Fundado: Período Preclásico

Abandonado: 1734

Culturas: maya

Ubicación

Nixtun-Chʼichʼ se encuentra en el borde occidental del lago Petén Itzá. Limita con el lago al sur y al este; por colinas kársticas al norte; y terreno irregular al oeste. El área del sitio es relativamente plana, pero fue construida sobre una cresta baja que se extiende de este a oeste. Los sitios mayas generalmente están dispersos, pero Nixtun-Chʼichʼ se trazó con una cuadrícula urbana. También incluye un eje urbano compuesto por una hilera de más de 15 edificios que se extiende de este a oeste. El eje y la grilla fueron establecidos en el período Preclásico Medio (800-400 a.C.). El sitio también cuenta con importantes construcciones en el Período Preclásico Tardío (400 a. C.-200 d. C.), después del cual el sitio parece haber sufrido un declive, una tendencia que se observa en muchos sitios en el centro de Petén. El sitio también estuvo ocupado desde el Clásico Tardío hasta el período Colonial (600-1734 d.C.).

Misión de San Jerónimo, Petén, Guatemala

Un anzuelo encontrado en Nixtun Chʼichʼ

 

Cuenta de vidrio encontrada en Nixtun Chʼichʼ

 

 

Un tiesto de olivo encontrado en Nixtun Chʼichʼ

 

 

Período Preclásico

Durante las temporadas 1995, 2006-2008 y 2013-2014 en Nixtun-Ch’ich, Proyecto Itza encontró construcciones del período Preclásico (ca.1000 a.C.-200 d.C.) en casi todas las unidades de prueba excavadas. Estaba claro que las construcciones más importantes del sitio, ocurrió antes del año 200 d.C. En 2013-2014, Proyecto Itza volvió a mapear el sitio y descubrió que contenía una red urbana . En 2015, Proyecto Itza comenzó a investigar intensamente las ocupaciones del período Preclásico junto con su trabajo sobre el período Posclásico.

Período posclásico tardío y colonial

Se han encontrado asentamientos de los períodos Posclásico y Colonial en Nixtun-Chʼichʼ en el Sector QQ ( período Posclásico Medio a Tardío), el Sector WW (período Posclásico Medio a Tardío), el Sector XX (período de Contacto o Colonial) y el Sector ZZ (período Colonial).

Arqueología Subacuática

En 2015, Proyecto Itza inició un programa de arqueología subacuática en el lago Petén Itzá y comenzó a tomar muestras en 2018. El objetivo de este trabajo es discernir depósitos en el lago dejados como ofrendas o arrojados accidentalmente al lago como resultado del comercio. Proyecto Itza ha identificado varias áreas que “parecen” puertos en Nixtun-Chʼichʼ y probaremos esta hipótesis mediante muestreo submarino.

Documental Nixtun Ch’ich’

En 2017, Proyecto Itza comenzó a filmar un documental sobre el desarrollo de la planificación urbana y el estado en Nixtun-Chʼichʼ.

Se descubre que una ciudad maya de 2.600 años de antigüedad tiene un diseño de cuadrícula único

Imagen de portada: Vista aérea de la ciudad (foto de Timothy Pugh)

Una ciudad maya amurallada de hace 2.600 años estaba dispuesta en una cuadrícula que sugiere que el gobernante que supervisó el diseño era una persona particularmente poderosa. La ciudad, Nixtun-Ch’ich’ en Petén, Guatemala, está siendo protegida de los saqueadores por los ganaderos propietarios de las tierras en las que se sitúa la antigua ciudad.

La ciudad tiene pirámides de cima plana y otras estructuras grandes que estaban orientadas en un eje este-oeste que se desviaba sólo un 3 por ciento del verdadero este, dice un artículo en Live Science. Es la única ciudad maya diseñada en forma de cuadrícula. Otra antigua ciudad mexicana, Teotihuacán de los aztecas, estaba dispuesta en forma de cuadrícula, pero se trataba de una civilización diferente.

“Es una organización vertical”, dijo a WordsSideKick.com el arqueólogo Timothy Pugh del Queens College de Nueva York. “Algún tipo de gobernante muy, muy poderoso tuvo que organizar esto”.

Pugh presentó recientemente la investigación de su equipo en la reunión anual de la Sociedad de Arqueología Estadounidense.

Live Science informó:

Tienes alrededor de 15 edificios en línea recta exacta; esa es el área ceremonial principal’, dijo [Pugh]. Estos 15 edificios incluían pirámides de cima plana que se habrían elevado hasta casi 100 pies (30 metros) de altura. Los visitantes habrían subido una serie de escalones para llegar a la estructura del templo en la cima de cada una de estas pirámides. Al final del camino ceremonial, en el extremo oriental de la ciudad, hay una estructura o grupo “tríadico”, que consta de pirámides y edificios que se construyeron uno frente al otro en una. Estructuras como este grupo triádico (el nombre proviene de las tres pirámides o edificios principales del grupo) se han encontrado en otras ciudades mayas tempranas. Las áreas residenciales de la ciudad se construyeron al norte y al sur de la ruta ceremonial y también se incluyeron en el diseño de cuadrícula de la ciudad, dijo Pugh.

Al orientar los edificios de este a oeste, es posible que los diseñadores intentaran ayudar a las personas a seguir los movimientos del sol en el cielo, algo que posiblemente fuera importante para su religión.

Algunos de los edificios de la ciudad estaban cubiertos de un yeso blanco brillante, y los investigadores suponen que la ciudad era de un blanco brillante. El edificio estaba rodeado por un muro de piedras y tierra, lo que indicaba que las personas que vivieron allí, aproximadamente entre el 600 y el 300 a. C., estaban preocupadas por la defensa. Este es el mismo período en el que se construyeron por primera vez ciudades en la región, en lo que hoy es Petén, Guatemala.

Pugh dijo que los europeos que vivían en ciudades cuadriculadas no estaban contentos con el diseño. Especuló que tal vez la gente de Nixtun-Ch’ich’ podría haber estado igualmente disgustada. Otras ciudades mayas también tenían calles anchas, pero no estaban organizadas en cuadrícula.

Las personas que ahora viven en las cercanías de la ciudad conocen las ruinas desde hace años, dice Live Science. Pugh dijo que está agradecido de que los ganaderos lo estén protegiendo. Los ganaderos también han estado plantando un tipo de pasto que crece rápidamente y por lo tanto disminuye la erosión de lo que queda de los edificios antiguos de la ciudad.

La ciudad probablemente estaba aislada políticamente de otras ciudades mayas y era una entidad en sí misma, de acuerdo con la norma maya. Los mayas tenían una forma de escritura con glifos, un sistema de calendario, agricultura, arquitectura sofisticada y el panteón y la religión que acompañan a toda civilización conocida. Las enfermedades traídas al Nuevo Mundo por los conquistadores españoles tuvieron un efecto devastador en los mayas y mataron a muchos. Pero hay millones de mayas, sus descendientes, que viven hoy en México y en otros lugares.

Hubo cazadores-recolectores en Centroamérica durante miles de años antes de que surgiera la civilización maya, pero los científicos no están seguros de qué pueblos del mundo habitaron por primera vez el Nuevo Mundo.

Pugh comenzó su investigación en Nixtun-Ch’ich’ en 1995 y se centró en los restos del pueblo maya mucho después de que la ciudad fuera abandonada. Mientras tanto, él y sus colegas han estado cartografiando y excavando la ciudad.

Relieve de un príncipe maya; Los investigadores especulan que un gobernante poderoso supervisó el diseño de la ciudad de Nixtun-Ch’ich’. (Foto de Wolfgang Sauber/Wikimedia Commons)

Jeroglíficos mayas que representan signos diurnos (Wikimedia Commons)

Terremoto de Kangding-Luding

Terremoto de Kangding-Luding de 1786

El 1 de junio de 1786 se produjo un terremoto en Kangding y sus alrededores, en lo que hoy es la provincia china de Sichuan. Tuvo una magnitud estimada de aproximadamente 7,75 y una intensidad máxima percibida de X (extrema) en la escala de intensidad de Mercalli. El terremoto inicial mató a 435 personas. Después de una réplica diez días después, otras 100.000 personas murieron cuando se derrumbó una presa a lo largo del río Dadu.

Terremoto de Kangding-Luding de 1786

Fecha local: 1 de junio de 1786

Hora local: Mediodía [1]

Magnitud: 7,75 Mw [1]

Profundidad: 20 kilómetros (12 millas) [2]

Epicentro: 29,9°N 102,0°E

Zonas afectadas: Sichuan, dinastía Qing China

Máx. intensidad: X ( Extremo )

Derrumbes: Muchos

Damnificados: 435 por el terremoto y unos 100.000 por la rotura de la presa del deslizamiento de tierra

Entorno tectónico

Sichuan se encuentra dentro de la compleja zona de deformación asociada con la colisión continua entre la Placa India y la Placa Euroasiática . La corteza engrosada de la meseta tibetana se está extendiendo hacia el este provocando el movimiento hacia el sur del bloque Sichuan-Yunnan. El lado este de este bloque está delimitado por el sistema de fallas Xianshuihe , una importante zona de falla de rumbo lateral izquierdo. El movimiento en esta zona de falla ha sido responsable de muchos terremotos dañinos importantes,[3] como el terremoto de Dawu de 1981.[4]

Terremoto

Un mapa isosísmico construido para este terremoto muestra que la zona de máxima sacudida se alargó en dirección noroeste-sureste, paralela a la traza de la falla de Xianshuihe. La magnitud de 7,5 a 8,0 se ha estimado a partir de la extensión de la zona de intensidad VIII (severa). Las técnicas de detección remota, respaldadas por un estudio de campo, identificaron una zona de ruptura de falla superficial de 70 kilómetros (43 millas) de largo que se cree que está asociada con el terremoto. El segmento de falla activo ha sido identificado como falla de Moxi.[2]

Presa de deslizamiento de tierra

El terremoto provocó numerosos deslizamientos de tierra, uno de los cuales bloqueó el río Dadu, formando un lago temporal. La presa tenía unos 70 metros (230 pies) de altura y retenía un volumen de agua estimado en unos 50.000.000 de metros cúbicos (65.000.000 de yardas cúbicas). El 9 de junio, el lago había comenzado a fluir sobre la presa y una réplica el 10 de junio provocó que la presa colapsara repentinamente, liberando el agua represada y devastando áreas río abajo.[2] Es el segundo desastre por deslizamiento de tierra más mortífero registrado, después del terremoto de Haiyuan de 1920.[5]

Daño

El terremoto causó daños generalizados en la zona epicentral. Las murallas de la ciudad de Kangding se derrumbaron y los graves daños sufridos por muchas casas y edificios gubernamentales provocaron 250 víctimas. En el condado de Luding, 181 personas murieron en edificios derrumbados. Tanto en Qingxi como en Yuexi, partes de las murallas de la ciudad fueron destruidas y muchos edificios sufrieron graves daños, lo que provocó más víctimas.[1]

La inundación resultante del colapso de la presa llegó a la ciudad de Leshan el 11 de junio y provocó el colapso de parte de las murallas de la ciudad. Los espectadores que se habían reunido para observar la inundación desde los muros fueron arrojados al agua. Los efectos destructivos de la inundación continuaron río abajo en Yibin y Luzhou, y se estima que murieron en total 100.000 personas. Los residentes locales hicieron una placa conmemorativa que describe estos acontecimientos y que ahora se conserva en la Oficina Sismológica de Luding.[2]

Jan de Stobnica

Jan de Stobnica

Mapa de América publicado por Jan de Stobnica.

Jan de Stobnica (Stobnica, c. 1470-1530) fue un geógrafo, filósofo y naturalista polaco, profesor de la Universidad Jagellónica y rector de la Academia Lubranski.

Estudió en la Universidad Jagellónica, donde impartió clases como profesor entre 1498 y 1514. Es autor de numerosas obras sobre temas de gramática, lógica, astronomía, geografía, matemáticas, música, ciencia y ética.

El 1512 publicó una obra geográfica, Introductio Ptholomei Cosmographia, que contiene uno de los primeros mapas de Polonia.

Pero más importante aún, esta edición de Jan de Stobnica de la Geografía de Ptolomeo es el primer documento donde, imitando una de las ilustraciones menores de la Universalis Cosmographia de Martín Waldseemüller, figura un mapa de América del Norte y del Sur mostrando explícitamente la conexión por un istmo de ambos continentes. Habiendo estado perdido durante mucho tiempo el mapa de Waldsemüller, se tuvo al mapa de Stobnica por el primero en mostrar América —o la «Terra Incognita»— como un continente separado de Asia.

Esta Cosmographia de 1512 es la más preciada obra polaca de la New York Public Library. Es una de las más antiguas referencias conocidas de América del Norte con el golfo de México delimitado por la península de la Florida, curiosamente etiquetada como Isa-bella (véase el grabado), nombre que correspondería a la Cuba de la época, que, sin embargo, deja en blanco.1

También fue el autor del manual de historia natural Parvulus philosophiae naturalis y de disertaciones en el campo de la metafísica, gramática y lógica. Como filósofo fue defensor del escotismo.

Leake Mounds

Leake Mounds

Sitio de Leake Mounds en 2015

Ubicación: Cartersville, Georgia, Condado  de Bartow, Georgia, EE.UU.

Región: Condado de Bartow, Georgia

Coordenas: 34o8o21.55-N 84-50-46.03-W

 Historia

Fundada: 300 a.C.

Abandonado: 1500 d.C.

Periodos: Middle Woodland, fase Lamar

Culturas: Swift Creek Culture, South Appalachian Mississippian culture

 Arquitectura

Detalles arquitectónicos: Número de templos: 3

Leake Mounds (9BR2) es un importante sitio arqueológico en el condado de Bartow, Georgia construido y utilizado por los pueblos de la cultura Swift Creek. El sitio está a 2,2 km al oeste de los conocidos montañosos de Etowah en el río Etowah. Es anterior a ese sitio por cientos de años.

La excavación de casi 50.000 pies cuadrados (4.600 m 22) en el sitio mostró que Leake Mounds fue uno de los sitios de período Middle Woodland más importante en esta área de alrededor de 300 a.C. a 650 CE. Era un centro con lazos en todo el sureste y el medio oeste. Fue abandonado alrededor de 650 d.C. No fue ocupada de nuevo durante casi novecientos años, hasta alrededor de 1500, por diferentes pueblos cerca del final del período de la cultura misisipeda.[1]

El sitio incluye al menos tres grandes montículos de plataforma y un gran foso/diputado semicircular. Mientras que gran parte de los montículos fueron arrasados para ser utilizados como relleno vial para la expansión de la Ruta Estatal 113 de Georgia y la Ruta Estatal de Georgia 61 en la década de 1940, siguen siendo porciones significativas del sitio. Varios sitios en la cercana Montaña Ladds estaban integralmente asociados con Leake, incluyendo Shaw Mound, un montículo funerario de piedra; Indian Fort, un recinto de la pared de piedra; y Ladds Cave, una gran cueva.

Ejemplos de un tipo de decoración de cerámica que consiste en un chequeo en forma de diamante encontrado en Leake Mounds también son conocidos de los sitios de Hopewell en Ohio (como Seip, Rockhold, Harness y Turner), el sitio de Mann en el sur de Indiana. Este estilo también se ha encontrado en la cerámica en otros sitios del sur, como el sitio Miner’s Creek, 9HY98 y el sitio de Mandeville en Georgia, y el sitio de Yearwood en el sur de Tennessee.[2]

¿Qué es el sitio Leake y por qué es importante?

El sitio de Leake es un sitio arqueológico de nativos americanos que se encuentra a lo largo del río Etowah al suroeste de Cartersville, Georgia, en el condado de Bartow. El sitio contiene los restos de una ocupación india americana que duró aproximadamente desde el 300 a. C. hasta el 650 d. C. Estos restos incluyen tres montículos de tierra y una gran zanja circular, junto con un extenso “basurero” que representa una mezcla de tierra oscura de desechos orgánicos descompuestos y artefactos. . El sitio fue excavado antes de la ampliación de la carretera estatal 61/113, con más de 50,000 pies cuadrados excavados. La investigación arqueológica del sitio Leake reveló que este sitio representa un centro importante durante el período prehistórico del Bosque Medio, ocupando un lugar destacado en la interacción entre los pueblos. de todo el sureste y el medio oeste de los Estados Unidos.

Mapa del sitio.

El sitio de Leake fue registrado inicialmente a finales del siglo XIX por investigadores del Instituto Smithsonian bajo la supervisión de Cyrus Thomas. James Middleton y John Rogan produjeron cada uno mapas de Leake, que representan tres montículos; Rogan también excavó una parte del Montículo B. Desafortunadamente, los montículos de tierra en Leake fueron arrasados ​​en la década de 1940 para usarlos como relleno de carreteras cuando la carretera Dallas – Rockmart Road (State Highway 61/113) se trasladó a su ubicación actual, por lo que sabemos relativamente poco sobre las últimas etapas de los montículos. Sin embargo, las partes inferiores de los montículos permanecen y han proporcionado información importante sobre su época de construcción y uso. Además de lo que se ha encontrado mediante excavaciones arqueológicas, los mapas históricos, las descripciones y las fotografías del sitio de Leake han sido de gran ayuda para reconstruir el diseño del sitio de Leake.

Fotografía aérea comentada de 1938 que muestra el sitio de la fuga antes de la demolición de los montículos.

Alrededor del año 300 a. C., la población local comenzó a vivir en el sitio de Leake, similar a las numerosas otras aldeas que salpicaban el valle de Etowah en ese momento. Durante los siglos siguientes se inició la construcción de monumentales movimientos de tierra. En particular, sabemos que se construyeron las primeras etapas del Montículo B y al menos una parte de la zanja. Parece que la zanja era un antiguo canal del río Etowah que fue modificado por los ocupantes. Si bien la mayoría de la cerámica y otros restos de la ocupación temprana representan productos locales, la presencia minoritaria de artículos no locales indica que pueblos de otras partes del este de EE. UU. estaban visitando el sitio y/o que los locales traían materiales extranjeros de sus países. viajes. Hemos identificado cerámica de la costa del Golfo y del norte de Mississippi/Alabama, mientras que un pequeño fragmento de cobre puede derivar de la región de los Grandes Lagos. Estos materiales fueron recuperados de un área cercana al Montículo B que es indicativo de actividades grupales/comunales. Estas actividades parecen haberse centrado en la construcción de movimientos de tierra y los rituales asociados con esto.

Fotografía de 1917 de Leake Mound B tomada desde el borde norte del Mound A. Observe la cumbre de la montaña Ladds al fondo a la derecha y el caballete del ferrocarril sobre el río Etowah en el centro a la derecha.

Alrededor del año 100 d.C., la ocupación del sitio se desplaza hacia el oeste/suroeste desde el interior del área creada por la zanja hacia el exterior del área de la zanja. Este cambio coincide con la aparición de la complicada cerámica estampada de Swift Creek, un tipo de cerámica caracterizada por diseños elaborados que fueron impresos en el exterior de las vasijas (ver aquí imágenes de esta cerámica). La cerámica de Swift Creek se encuentra en la mayor parte de Georgia y partes de los estados circundantes; Leake se encuentra en el extremo norte de su distribución. Además de la cerámica de Swift Creek, la cantidad de artículos y materias primas rituales y no locales aumenta drásticamente en este momento. Esto incluye láminas de escamas de pedernal Flint Ridge de Ohio; cerámica de la Costa del Golfo; figuritas cerámicas de seres humanos y animales; cristales de cuarzo; grafito; cobre; galena; mica; y hematita. Muchos de estos elementos son representativos de la participación dentro de la esfera de interacción de Hopewell, en la que poblaciones de todo el este de Estados Unidos interactuaron en contextos sociales, económicos, políticos y religiosos. Al igual que hoy, personas y grupos realizaban viajes de larga distancia y peregrinaciones a centros y lugares imbuidos de un poderoso significado cultural. En general, se cree que en esos sitios se llevaban a cabo rituales y ceremonias, particularmente en relación con los movimientos de tierra. Por sus monumentales movimientos de tierra, Leake era uno de esos lugares.

Aproximadamente en el año 400 d.C., el sitio de Leake se había expandido aún más hacia el oeste/suroeste. En esta área se construyó una gran estructura cuadrada, que mide aproximadamente 35′ de lado y abarca casi 1200 pies cuadrados. Los restos en el área sugieren que esta estructura fue utilizada para actividades comunitarias/grupales más que como una casa doméstica. Cerca se encontraron los restos de un gran festín, que incluía venados, pavos, pájaros y tortugas. Los artefactos de este foso de banquete incluyen muchos materiales exóticos y de valor social que indican una fuerte conexión con la Costa del Golfo, como un diente de tiburón y cerámica de esa zona. El contexto de estos artefactos sugiere que fueron utilizados y descartados en una muestra de las conexiones sociales y el prestigio de los patrocinadores. En algún momento alrededor del año 650 d. C., el sitio de Leake fue abandonado y no fue reocupado hasta alrededor del año 1500, hacia el final de lo que los arqueólogos llaman el período del Mississippi.

Justo al otro lado del río Etowah, en la cercana montaña Ladds, hay varios sitios importantes (Shaw Mound, Indian Fort y Ladds Cave) que estaban integralmente relacionados con el sitio de Leake. Todos estos sitios también fueron documentados por investigadores del Instituto Smithsonian al mismo tiempo que Leake. Se descubrió que la cueva Ladds había sido sellada con piedras, y en sus profundidades se registraron fósiles de animales y huesos humanos. El “Fuerte Indio” en la cima de la Montaña Ladds era un muro/recinto circular de piedra que fue cartografiado y descrito por Charles Whittlesey en 1881. Si bien el nombre “Fuerte Indio” implica que era una fortificación defensiva, más bien representaba un recinto que Habría servido como lugar para actividades ceremoniales. Este sitio fue desmantelado en 1936 para poder utilizar la piedra como relleno de carreteras.

Fotografía aérea comentada de 1938 que muestra el sitio de Leake y los sitios de Ladds Mountain.

El Shaw Mound era un túmulo de piedra al pie de la montaña Ladds que fue desmantelado alrededor de 1940 para recolectar las piedras para rellenar el camino y satisfacer la curiosidad del propietario. En el interior se encontró un solo individuo, enterrado con varios objetos de cobre, incluido un hacha (hacha), una coraza y un recorte; grandes láminas de mica encima de la cara y el pecho; y hachas de piedra. Los restos de la producción de estos artículos abundan en el sitio de Leake. Este entierro proporciona información significativa sobre el sistema social que caracterizó las culturas locales. Enterrado aparte de los demás en un gran montículo al pie de esta montaña, este personaje fue sin duda un líder prominente asociado con el sitio de Leake. Se les puede equiparar con un “Gran Hombre/Mujer”, una persona que ha alcanzado una posición de alto prestigio social y poder a través de sus acciones y no a través de la herencia. Probablemente jugaron un papel decisivo en los acontecimientos ceremoniales, políticos y económicos en Leake, como la organización y el apoyo a la construcción de los movimientos de tierra.

1936 Fotografía de Shaw Mound en medio de un campo de maíz. Shaw Mound es visible como la elevación en el centro, mientras que la cara minada de los edificios Ladds Mountain y Ladds Lime Works Company están a la izquierda. La cueva Ladds estaba ubicada en el área de la montaña que ha sido minada.

Es probable que la presencia de Ladds Cave, ahora ausente debido a la minería, haya sido un factor principal en el desarrollo del sitio de Leake; Se sabe que las cuevas fueron un símbolo del Mundo Inferior para los indios del sureste, y se han encontrado entierros y otras evidencias de actividades rituales durante este tiempo en cuevas de todo el sureste. Junto con esto, el entorno geológico y geográfico ayudó a impulsar su rápido crecimiento. Debido a la rica y diversa geología, las rocas y minerales que se utilizaron para crear elementos de alto valor social (mica, grafito, cristal de cuarzo, hematita y ocre rojo) estaban fácilmente disponibles en la zona. Además, el entorno fisiográfico cerca de la interfaz de varios valles fluviales importantes (es decir, Tennessee, Chattahoochee/Apalachicola, Coosa, Ocmulgee/Altamaha) conectaba este lugar con la costa del Golfo, la costa atlántica y el Medio Oeste. Este entorno y los restos arqueológicos encontrados en Leake indican que el sitio era una “puerta de entrada” entre el Sureste y el Medio Oeste. Leake sirvió como centro de peregrinación, lugar de parada durante la preparación de los viajes, pueblo residencial y lugar de ceremonias y culto religioso.

Mapa que muestra los principales sistemas fluviales en relación con el sitio de Leake.

Se desconocen las razones precisas del abandono del sitio de Leake alrededor del año 650 d.C., aunque coincide con un cambio regional en los patrones de asentamiento y organización política. La cerámica de Swift Creek se sigue fabricando en otras áreas del estado, como el centro y noreste de Georgia, pero en general falta en el noroeste de Georgia después de esta fecha. Puede ser que la ideología comunal de los seguidores de Swift Creek no encajara con el surgimiento de un sistema social más desigual que floreció en el período del Mississippi, de modo que este sistema social basado en el apoyo comunitario esencialmente se erosionó. Puede ser que los recursos económicos necesarios para sustentar grandes concentraciones de personas se agotaron durante los varios siglos de ocupación. Puede deberse a factores que no son fácilmente identificables en el registro arqueológico. Aunque los monumentales movimientos de tierra construidos por estas personas ya no son visibles, el complejo del sitio Leake es tan fascinante e importante como los montículos Etowah más jóvenes que se encuentran 2 millas río arriba. Las investigaciones arqueológicas del sitio de Leake han proporcionado respuestas a muchas preguntas sobre las actividades de las personas durante este período de tiempo; al mismo tiempo, han planteado muchas preguntas adicionales que los investigadores intentarán responder en las próximas décadas. Y al igual que los Montículos Etowah, la importancia del sitio de Leake aboga por la protección de las partes restantes para que todas las personas puedan compartir esta historia.

Mapa de Leake de la década de 1880 por James D. Middleton.

 

 

Fotografía aérea de 1943 que muestra la colocación de una nueva carretera y la demolición de montículos.

 

 

 

 

Figuras humanas de cerámica.

 

 

 

 

Cuenco de cerámica estampado complicado de Swift Creek reconstruido.

 

 

 

 

1883 Mapa y descripción del fuerte indio por Charles Whittlesey (de Wauchope 1966).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Terremoto de Valparaíso de 1730

Terremoto de Valparaíso de 1730

Coordenadas: 32°30′S 71°30′O

9.11​ en potencia de Magnitud de Momento (MW)

Fecha y hora: 8 de julio de 1730

Consecuencias

Zonas afectadas: Zona centro de Chile

Víctimas: 3000 muertos

El Terremoto de Valparaíso de 1730 fue un movimiento sísmico ocurrido a las 04:45 (hora local) del 8 de julio de 1730, con epicentro en el puerto de Valparaíso, Chile. Fue percibido desde Iquique hasta Osorno, y dañó la infraestructura de las ciudades de Valparaíso, Santiago, La Serena y Concepción, las cuatro más pobladas del país. El Sismo provocó un maremoto muy destructivo en toda la zona central de Chile.12​ Se trató de un evento que de haber sido medido se ubicaría como el segundo más grande después del terremoto de Valdivia de 1960, pero del que solo se sabe a través de registros históricos.

Efectos en la infraestructura

En Santiago, el sismo afectó a gran parte de las edificaciones. Las iglesias de Santo Domingo y de la Merced se derrumbaron por completo; la Compañía, la Catedral, San Francisco y San Agustín perdieron sus torres; más de la mitad de las casas cayeron, quedando inhabitables. Para colmo, dos días después se descargó una lluvia que duró veinticuatro horas, amenazando con desbordar el río Mapocho.3

El gran terremoto afectó a la zona comprendida entre La Serena y Valdivia. De nuevo Santiago es destruida, tras el terremoto de 1647, aunque con menos víctimas que antes. En la costa, los estragos fueron mayores por el subsecuente maremoto. Las edificaciones rurales quedaron en el suelo y lo que no fue aplastado se malogró por las lluvias torrenciales del invierno que ya se había iniciado. Como en otras ocasiones, la peste y la viruela que se presentan en 1731 matan a muchos que se habían salvado en el terremoto.

Las autoridades pusieron su empeño en la reconstrucción de las ciudades, requiriéndose el adelanto del Real Situado desde Lima y se eximieron los impuestos por tres años. Entonces la población era en su mayoría rural, radicada en las haciendas, caseríos o a orillas de los pocos caminos. El gobernador José Antonio Manso de Velasco estimó oportuno establecer otros pueblos entre Santiago y Chillán, considerando la recuperación del país. A partir de 1740 se fundaron las villas de San Felipe, Los Ángeles, Cauquenes, Talca, San Fernando, Melipilla, Rancagua, Curicó y Copiapó en el norte, obra que se realizó con el aporte de los propios vecinos.4

Maremoto

Se generó un maremoto que afectó desde Callao (Perú) por el norte hasta Valdivia por el sur.5​ Al llegar a la bahía de Concepción desde el norte, el fenómeno se manifestó de manera similar a los anteriores: el mar se retiró aproximadamente un kilómetro de la playa y cuatro olas gigantescas seguidas destruyeron los 2/3 de Concepción, arrastrando los objetos al mar. Se registraron olas de hasta 8 metros sobre el nivel del mar, con una inundación horizontal de tres cuadras.6​ En Valparaíso, sólo inundó las partes bajas y arrasó las bodegas más inmediatas a la playa,7​ aunque estudios más recientes indican que en la Ciudad Puerto, el mar subió unos 7 M, alcanzando el templo de los padres de San Agustín y la iglesia de los Mercedarios.6​ en El Almendral todas las casas, fortificaciones y bodegas fueron destruidas por la inundación. Este es el primer registro de un tsunami destructivo en Valparaíso.8​ Además, geológicamente se ha reconocido que en la zona de Campiche, en el extremo norte de la bahía de Quintero, el tsunami habría penetrado unos 2 km tierra adentro.6

A las costas de Japón, las olas llegaron aproximadamente un día después del terremoto y se informó en al menos seis lugares a lo largo de la costa noreste de Honshu de un aumento del nivel medio del mar de hasta dos metros. Este tsunami también causó daños en campos de arroz en Japón.6

¿Cómo lo estimaron? El geógrafo Marco Cisternas, explica que realizaron una revisión histórica de textos escritos de primera fuente (personas que vivieron en el terremoto y tsunami) y midieron la altura de los puntos hasta los que de acuerdo a los testigos y señas llegaron las olas.

Entre los escritos de la época que revisaron, destacan documentos que están en los Archivos de la Nación en Perú, el Archivo de Indias en España, registros de mareas que se encuentran en Japón y los registros de los religiosos franciscanos y mercedarios, congregaciones que entonces estaban instaladas en el puerto de Valparaíso.

“Encontramos textos que dicen que se cayeron tejas, lo que ya indica que fue superior en intensidad los 7 grados. También nos fijamos en la altura del tsunami porque hay una relación directo entre tamaño del terremoto y el nivel tsunami”, señala el geógrafo.

Todos estos datos fueron parte de un modelamiento matemático que permitió estimar la ruptura de las placas entre 600 y 800 kilómetros y la magnitud del terremoto, la que situaron entre los 9,1 y 9,3. “Toda la información que obtenemos se ingresa a un modelo matemático en el que vamos reproduciendo lo que tiene que pasar en la ruptura para que ocurra todo lo que hemos encontrado en los registros históricos. Cuando tenemos una ruptura con todas las condiciones, nos quedamos con ese tamaño de ruptura y determinamos la magnitud del terremoto, es decir la energía liberada”, dice Cisternas.

Según el modelo al que llegaron los investigadores, en Valparaíso el mar ingresó hasta la iglesia de la Merced la que resultó completamente destruida (donde actualmente se ubica el Colegio Pedro Nolasco) y también a la Iglesia de la Matriz, el lugar donde está actualmente el Palacio de Tribunales. En el puerto, a la altura del ingreso a la Iglesia La Matriz, tuvo una altura aproximada de once metros, provocando la muerte de al menos tres mil personas.

Incluso se registraron también daños severos en edificios al otro lado de Los Andes, en Mendoza, señala la publicación. “Fue un terremoto más grande de lo que pensábamos. Como entonces Valparaíso no estaba tan ocupado como ahora la destrucción no fue mayor y fue principalmente material. En 1730 habían bodegas, no era una ciudad propiamente sino más bien un lugar donde estaban las bodegas de los comerciantes que vivían en Santiago. Viña del Mar prácticamente no existía”.

Los registros dicen que se perdieron 80 mil sacos de trigo que estaban listos para irse a Perú”, detalla el investigador.

Así se veía Valparaíso en 1712, casi veinte años del gran terremoto. CREDITO: Memoria Chilena (Frezier/ Edmund Halley)[/caption]

Energía acumulada tras 300 años

Hoy la tarea de Cisternas y sus colegas es llamar la atención sobre este evento porque han pasado casi 300 años sin un evento de estas características y las rupturas que han ocurrido desde entonces no han alcanzado a liberar la energía que se acumula desde entonces. “Se ha creado una especie de inmunidad en la mente de las personas que creen que ante un gran sismo no ocurrirá un tsunami en la región, pero eso no es real. Desde la ciencia sabemos que ocurrirá un evento como ese, lo que no sabemos es cuándo. Si hoy se repitiera el terremoto de 1730, en Viña del Mar las olas llegarían a la antigua población Vergara, hasta la base del cerro Sausalito y el agua ingresaría primero por el estero Marga Marga. Esa es una zona de gran vulnerabilidad. Para que ocurra un tsunami destructivo es una cuestión de tiempo. En Valparaíso, el agua llegó hasta donde se inicia la subida Santos Ossa, no hay que olvidar que la Avenida Argentina es un canal cubierto. Toda esa zona, el Congreso, el sector el Almendral, también está en riesgo”, dice Cisternas.

Como parte del recordatorio de este evento la Onemi, CYCLOS, Universidad Santa María y Proyecta Memoria, han organizado una serie de charla, talleres y presentaciones a colegios y la población general.

Particularidades del terremoto

Una opinión similar entregó Patricio Winckler, colega de Reyes en el plantel superior y coautor del artículo científico The 1730 Great Metropolitan Chile Earthquake and Tsunami Commemoration: Joint Efforts to Increase the Country’s Awareness.

“El sismo de 1730 es uno de los más grandes desde que llegaron los españoles a Chile. Hay poco registro, pero mucha crónica histórica que muestra los efectos, por ejemplo, en algunas iglesias, como las de La Matriz y Los Agustinos y el monasterio de los Mercedarios”, partió el académico.

“Durante estos 290 años han ocurrido otros terremotos, como el 1906 o 1922, pero fueron profundos y en vez de desplazar la ruptura más cerca del agua fueron más interiores, con mucho levantamiento de la costa; pero si el terremoto es más cerca del mar es más bajo, como el de 1730, que probablemente rompió toda la zona interplaca”, explicó.

“En la zona baja de la placa, más cercana al mar, no se movió mucho con los sismos de 1096 y 1922, por eso se especula que aún estaría acoplada y sería esperable que esa zona tenga un movimiento similar y cuando eso pase va a generar tsunami probablemente grande“, adelantó.

“Cada año la placa de Nazca se acerca 10 centímetros a la Placa Sudamericana, por lo que en casi 300 años ya habrían cerca de 30 metros de desplazamiento relativo acumulándose. Ha habido terremotos, pero no han sido suficientemente fuertes para destrabar la zona superficial de la interplaca”, alertó.

Sobre los posibles efectos de un tsunami de esas características, Winckler agregó que “inundaría todo plan de Valparaíso y Viña del Mar y el tema es cómo se evacúa a la gente”.

En la opinión de Winckler, el plan de la Ciudad Jardín es muy grande, por lo tanto sería necesario implementar la evacuación vertical en edificios públicos y “que exista una ordenanza de urbanismo y construcciones para que los privados abran las puertas”.

“En Valparaíso se está más cercano el pie de cerro, pero existe el concepto de micro vulnerabilidad, que significa que los edificios se van a venir abajo”, avizoró.

Por Rodolfo Follegati Pollmann.

Valparaíso en esos tiempos apenas era un conjunto de bodegas y chozas, un par de iglesias con su cofradía de frailes y alguna fortaleza militar que difícilmente cumplía las funciones defensivas de lo que se consideraba el puerto de Santiago. Su población era escasa e inestable, se componía de unos pocos religiosos y militares y algunos residentes que cuidaban las mercaderías almacenadas en rudimentarias bodegas a la espera de ser embarcadas al puerto del Callao en Perú. Los pocos datos de población hablan de unos 300 habitantes en 1710, según un informe del Obispo de Santiago, y de 478 vivientes en 1744, según las autoridades locales. Entre estas cifras podemos imaginar la escasa población de Valparaíso en 1730, la que además no residía en el puerto de manera permanente.

Imagen: Valparaíso hacia 1730, apenas unas casas y bodegas. Fuente: Pierre Montier, Nouveau voyage du monde par M. Le Gentil, Amsterdam, 1728.

La poca población se agrupaba en torno a la iglesia de la Matriz, que ocupaba la misma ubicación actual, es decir la primera terraza sobre las costas que bañaban la actual plaza Echaurren. El único terreno plano, entre la playa y el pie de los cerros, lo constituía una calle irregular donde estaban las bodegas que almacenaban los productos antes de ser embarcados. En lo que hoy conocemos como el barrio Almendral se destaca el convento y la iglesia de los mercedarios, en medio de un extenso arenal y playa, en un terreno prácticamente deshabitado, considerado como los extra muros del poblado.

Decíamos en el título que el terremoto de 1730 es el olvidado, el desconocido e ignorado. Lo poco que se sabía de él es que habría destruido algunas bodegas, iglesias y algunas instalaciones del castillo del gobernador. La población habría resistido por encontrarse a una altura suficiente para que no fuera inundada por la ola producida por el tsunami que acompañó al terremoto. En general se consideraba que los daños fueron menores, pero no por lo menor que haya sido el terremoto, sino por lo poco que destruyó, pues en el Valparaíso de 1730 era muy poco lo había edificado y muy poco lo que hubiera de lamentar.

Planisferio de Sylvanus

Planisferio de Sylvanus

Planisferio de Sylvanus

El planisferio de Sylvanus o Mapamundi ptolemaico es el primer planisferio impreso a dos tintas. Fue dibujado por el cartógrafo italiano Bernardo Sylvanus para la edición de 1511 de la Geographia de Ptolomeo realizada por Jacob Pentium.

Descripción

El planisferio, impreso en colores negro y rojo, mide 56,5 × 41,5 centímetros. Utiliza una proyección cordiforme que permite conservar mejor las proporciones, tratando de agregar la información proporcionada por los planisferios de Cantino y Caverio y las noticias proporcionadas por los navegantes, principalmente portugueses, al esquema ptolemaico general, sin sentir la necesidad de alterarlo.

Las tierras recientemente descubiertas se localizan en dos bloques, siguiendo el esquema de Cantino en su disposición general excepto en las costas de América del Norte que desaparecen. En su lugar, al norte y en la misma latitud que ocupa la península ibérica, se representan dos grandes islas y otras menores denominadas «Terra Cube» y «ispaniar insu». Labrador («terra laboratorus») es una isla situada más al este, próxima a Irlanda. Al sur, una gran masa de tierra continental cortada por el margen a la izquierda, recibe el nombre de «Terra Sanctae Crucis», dado por los portugueses a Brasil. Colocadas entre Europa y Asia, nada indica, sin embargo, que se conciban como un continente nuevo, no existiendo apenas distancia entre Cuba y Cipango, localizada en el extremo este, sin tierra que las separe.

Evento Qingyang

Evento Qingyang

El evento de Qingyang fue una presunta lluvia de meteoritos o una explosión de aire que tuvo lugar cerca de Qingyang en marzo o abril de 1490.[1][2] El área era en ese momento parte de Shaanxi, pero ahora se encuentra en la provincia de Gansu.[2] Un estudio de 1994 en la revista Meteoritics explicó tentativamente este evento como una explosión de aire de meteorito.[1]

Algunos relatos históricos chinos sobre la lluvia de meteoritos registraron muchas muertes,[2] pero la historia oficial de la dinastía Ming registra el evento sin mencionar las víctimas.[1] [3] Por lo tanto, muchos investigadores de la era moderna dudan de las víctimas. Ese mismo año, los astrónomos asiáticos descubrieron casualmente el cometa C/1490 Y1, posible progenitor de las lluvias de meteoros Cuadrántidas.[4]

Lluvia de meteoros

Al menos tres registros históricos chinos supervivientes describen una lluvia de rocas,[2][5] uno afirma que “las piedras cayeron como lluvia”.[1] Las estimaciones de mortalidad humana en estas fuentes varían desde más de diez mil personas hasta varias decenas de miles de personas.[1][2] La Historia de Ming (la historia oficial de la dinastía Ming) contiene un informe del evento, y otros registros diarios que describen el evento también se consideran generalmente confiables.[5] Sin embargo, la Historia de Ming omite el número de víctimas, lo que por lo tanto ha sido frecuentemente cuestionado o descartado por los investigadores actuales.[1][3]

Debido a la escasez de información detallada y a la falta de meteoritos supervivientes u otras evidencias físicas, los investigadores no han podido establecer definitivamente la naturaleza exacta del dramático evento,[6] ni siquiera han examinado la posible aparición de granizo severo.[1] Kevin Yau del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y sus colaboradores han notado varias similitudes entre el evento de Qingyang y la explosión de aire de Tunguska en 1908, que, si hubiera ocurrido sobre un área poblada, podría haber producido muchas muertes.[1][7]

Una cuenta sobreviviente registra:[1]

Las piedras cayeron como lluvia en el distrito de Ch’ing-yang [Qingyang]. Los más grandes tenían de 4 a 5 gatos (aproximadamente 1,5 kg) y los más pequeños tenían de 2 a 3 gatos (aproximadamente 1 kg). En Ch’ing-yang llovieron numerosas piedras. Sus tamaños eran todos diferentes. Los más grandes parecían huevos de gallina y los más pequeños parecían castañas de agua. Más de 10.000 personas murieron atropelladas. Toda la gente de la ciudad huyó a otros lugares.

Una fuente de información astronómica china sobre eventos celestes, el Zhongguo gudai tianxiang jilu zongji (Colección completa de registros de fenómenos celestes en la antigua China), registra diez obras que analizan el evento de marzo-abril de 1490,[2][8] incluida la Historia de Ming. Además, existen registros de ello en boletines locales e historias de la región.[2] La Historia de Ming sólo afirma que hubo una lluvia de innumerables piedras del tamaño de huevos de ganso. La fecha dada fue el tercer mes lunar de 1490, que se traduce como del 21 de marzo al 19 de abril de 1490.[2]

Cometa coincidente

En 2007, los astrónomos determinaron que la lluvia anual de meteoros Cuadrántidas de enero puede haberse originado con la desintegración del cometa C/1490 Y1, aproximadamente un siglo después de que fuera identificado por primera vez en 1490 por astrónomos chinos, japoneses y coreanos.[9][10] También se ha sugerido una conexión con el asteroide (196256) 2003 EH1.[4] La gran diferencia entre el momento de las lluvias de meteoritos de enero y el evento Qingyang, que ocurrió en marzo o abril de 1490, hace que una relación entre el cometa y el evento Qingyang parezca poco probable.[cita necesaria]

Globus Jagellonicus

Globus Jagellonicus

Globus Jagellonicus. Tadeusz Estreicher delineavit. Núm. de ilustración 3, publicado en Tadeusz Estreicher, Globus Biblioteki Jagiellońskiej z początku wieku XVI, w Krakowie, Nakładem Akademii Umięjetności, 1900.

El mapa del Jagiellonian Globe de Tadeusz Estreicher, 1900

El Globus Jagellonicus o globo jagielloniano, probablemente construido en el norte de Italia o en el sur de Francia y datado alrededor de 1510. Se atribuye a Jean Coudray, un relojero francés activo en Francia. Es considerado por algunos autores como el globo terráqueo conocido más antiguo en el que figura América.12

La Universidad Jagellónica institución de educación superior más antigua de Polonia. Fue fundada en 1364 por el rey Casimiro el Grande (1310-1370) a instancias del Papa Urbano V (1362-70). De los 36 objetos de la lista de unos 50 instrumentos del legado de Joannes Broscius (1585-1652), solo se conservan tres en la actualidad. Uno de ellos es la esfera armilar mecánica, conocida desde 1900 como el Globo Jagiellonian.

Historia

Hasta el descubrimiento del globo terráqueo da Vinci en 2012, el globo terráqueo de cobre dorado se consideraba el primer globo terráqueo existente que indicaba cualquier parte del Nuevo Mundo y el primero en delimitar el continente sudamericano.

Posee un parecido llamativo con el Globo de Hunt-Lenox, también posiblemente datado en 1510, considerado el segundo o tercer globo terrestre más antiguo, después del Erdapfel de Martin Behaim, realizado en Núremberg en 1492 antes de que trascendiese en marzo de 1493 la noticia del descubrimiento efectuado por Colón, y por lo tanto, sin representar el nuevo continente.3​ El globo fabricado por Martin Waldseemüller en 1507, del que solo se conservan copias, ya mostraba América.

Perteneció a la Academia de Cracovia, rebautizada en 1817 como Universidad Jaguelónica; actualmente se exhibe en el Museo del Collegium Maius. Fue redescubierto a principios de la década de 1870 y descrito como Globus Jagellonicus en 1900 por el profesor4Tadeusz Estreicher en las Transacciones de la Academia de Ciencias de Cracovia de aquel año.56​ En aquella época, cuando durante un siglo no existió ningún estado polaco, Estreicher señala que este globo que indica descubrimientos geográficos entonces recientes, propiedad de la Academia de Cracovia desde 1510, demuestra el especial interés por la cosmografía de los estudiosos polacos de aquel tiempo.

El globo de cobre dorado está considerado como el más antiguo conservado en el que aparece parte del Nuevo Mundo y el primero en delinear las costas de América del Sur. Es también el globo más antiguo en el que el continente americano es una entidad distinta que Asia. Sin embargo, utiliza el nombre de “América” (introducido en 1507 por Martin Waldseemüller en su Universalis Cosmographia) para un continente localizado al sur de la India.7​ Una reproducción del globo se exhibe en la Sala de la Nacionalidad Polaca de la Universidad de Pittsburgh.8

Características cartográficas

Robert J. King ha señalado que América es mostrada en el Globo Jagielloniano en dos ubicaciones distintas: en el Océano Atlántico, bajo los nombres de MUNDUS NOVUS, TERRA SANCTAE CRUCIS y TERRA DE BRAZIL; y en el océano Índico, bajo el nombre de AMERICA NOVITER REPERTA (América nuevamente descubierta). La frase “america noviter reperta” fue utilizada por primera vez en el cuaderno Globus Mundi: Declaratio sive descriptio mundi et totius orbis terrarum, publicado en Estrasburgo por J. Grüninger en 1509.9

Esta bilocación de América en los hemisferios oriental y occidental resultó de las dos diferentes escalas de longitud empleadas para estimar las distancias. Una de ellas estaba basada en los cálculos de Claudio Ptolomeo, que dejó 180 grados entre el punto más occidental de Europa, el Cabo de San Vincente en Portugal, y el punto más oriental de Asia,  Cattigara; y la otra  estaba basada en las estimaciones de Cristóbal Colón, que dejó 225 grados para la misma distancia. Según el cálculo de Colón, por tanto, el Nuevo Mundo estaba más cercano a Europa, con su parte más occidental separada no más de 135 grados al oeste de Portugal, mientras que según el cálculo ptolemaico, estaría más hacia el oeste, al sur de la India, tal como se representa en el Globo Jagielloniano .

Esta era una solución al problema de plasmar el mundo conocido, de modo que tanto el mapa ptolemaico como el colombino pudieran ser representados a la vez, con una disposición similar a la ideada por Martin Waldseemüller para su mapa mundial de 1507. La aceptación de la pretensión de Colón de haber alcanzado las Indias (Asia oriental) implicó un rechazo del valor de las longitudes y los valores angulares calculados por Ptolomeo, que muchos cartógrafos no estaban dispuestos a aceptar. Como resultado, se produjo un conflicto entre las escuelas geográficas colombina y ptolemaica. Era imposible indicar satisfactoriamente que Colón había alcanzado Asia oriental si el cartógrafo conservaba las longitudes argumentadas por Ptolomeo e intentaba a la vez representar los 360 grados de la circunferencia de la Tierra.10​ El mapa de Waldseemüller era una reconciliación de las longitudes colombinas y las ptolemáicas, como se muestra en el globo de Martin Behaim. En el lado derecho de su mapa mundial, Waldseemüller adoptaba la concepción de Ptolomeo/Behaim, incluyendo la isla de Zipango (Japón) dentro de los 270 grados de longitud hacia el este desde el meridiano de las Islas Canarias. El mapa de Waldseemüller así mismo representa en su lado derecho la concepción de Behaim de la Tierra más allá de la longitud 270ºE, y lo finaliza en el este con un mar abierto. El océano al este de Asia es nombrado como el Occeanus Orientalis Indicus.11

En el lado izquierdo del mapa de Waldseemüller aparecen los 90 grados necesarios para completar los 360. Aquí incluye la concepción colombina, duplicando la misma Asia oriental, una vez como la costa oeste del Occeanus Occidentalis, y otra vez como la costa oeste del Occeanus Orientalis Indicus. Más allá del Occeanus Occidentalis los descubrimientos españoles están mostrados como dos islas estrechas y largas, PARIAS y AMERICA, correspondiendo a América del Norte y del Sur, pero separadas por un estrecho situado en la región del actual canal de Panamá (en el mapa en miniatura insertado en la sección central superior del mapa de Waldseemüller, existe un istmo que une las dos masas de Tierra, demostrando otra vez su disposición a representar soluciones alternativas a una cuestión por entonces sin respuesta). El lado oeste de las dos grandes islas está marcado con las leyendas terra ultra incognita (“tierra más allá desconocida”) en el sur, y en el norte terra ulterius incognita (“tierra más allá allende desconocida”). Incluye un mar conjeturado al oeste de las islas.

En el globo de Waldseemüller de 1507, el mar al oeste de la pretendida costa oeste americana es nombrado como el Occeanus Occidentalis, esto es, el Océano Occidental o Atlántico, y el punto donde se fusiona con el Occeanus Orientalis (el Océano Oriental, u Océano Índico) está tapado por una anotación de latitud. La isla de Zipangri (Japón) y la isla de Hispaniola, que Colón consideraba la misma, difieren solo 45 grados entre sus costas occidentales: esta es sustancialmente la diferencia entre las longitudes defendidas por Colón y por Behaim.12​ El cabo de Florida aparece casi en la misma latitud que la región asiática de Zaitun representada por Behaim, y ambas difieren en una longitud de 55 grados.13​ En el lado izquierdo, en los 90 grados restantes, sí se representa el concepto colombino. La tierra representada tanto en el lado derecho como en el izquierdo de su mapa son las Indias (Asia oriental).14​ Así, las dos concepciones alternativas eran mostradas en el mismo mapa. El mapa mundi de Waldseemüller duplica tanto Asia oriental como Cipangu, denominándolas AméricaHispaniola, ideando una distribución del mapa donde el lector pueda hacer su elección entre el concepto colombino y el de Ptolomeo-Behaim. Así, la elección queda abierta. Como George E. Nunn observó, “Esta era una manera muy verosímil de presentar un problema en aquel tiempo insoluble”.15

Así mismo, en el Globo Jagielloniano, las diferentes escalas de la longitud arrastradas hacia el este y hacia el oeste, producen una muy obvia bilocación de América en el hemisferio oriental y en el occidental: en el hemisferio occidental se localiza al oeste de África, según el criterio de longitudes de Ptolomeo-Behaim, que equivale a que la Tierra tenga 33,296 kilómetros de circunferencia; y en el hemisferio oriental según el criterio de longitudes colombino aparece al este de África, equivalente a una Tierra con 30,191 kilómetros de circunferencia.16​ Como en el mapa de Waldseemüller, ZIPANGRI y SPAN[iola] están separados por cuarenta y cinco grados de longitud. El mapa de Waldseemüller y el globo Jagielloniano muestran su acuerdo con la pretensión de Colón de que eran uno y el mismo, mediante una bilocación en el caso de América.

Investigaciones recientes del Prof. St. Missinne ofrecieron evidencia de que existe una razón para el uso de AMERICA NOVITER REPERTA en una gran isla deshabitada en el Océano Índico Sur. Esto se basa en el hecho de que el relojero que construyó la Esfera Armilar de Jagiellonian usó el Lenox como modelo para su globo terrestre de escala reducida.[17]

No es raro que en el caso de nuevos descubrimientos haya cierta incertidumbre, incluso confusión. Por lo tanto, parece probable que el relojero francés parece haber estado confundido acerca de la ubicación precisa en la región de las antípodas del mundo recién descubierto. Como resultado, grabó “AMERICA NOVITER REPERTA” en el lugar equivocado, es decir, en una gran isla cartográfica sin nombre en el Océano Índico que no tenía nombre en el Lenox Globe. Esta isla tiene una cadena montañosa que está alineada en gran parte de su longitud a lo largo de un meridiano. Varios ríos fluyen hacia el este desde esta cadena montañosa hacia el Océano Índico sin nombre. No se puede descartar que el relojero Jean Coudray haya tenido acceso a la Cosmographiae Introductio de Martin Waldseemüller. Pero no hay evidencia de tal justificación ya sea cartográfica, bibliográfica, ortográfica o toponímica.

Dado que el nombre “América” falta en da Vinci y el Lenox Globe, aunque ya hay tres topónimos en la masa continental latinoamericana de los Lenox, el relojero francés puede haber elegido un espacio vacío sobrante que es aún más occidental para él. .

Debido a la falta de espacio en el pequeño globo terráqueo, esta gran isla desconocida, anónima y “vacía” parece haberle venido bien durante el continuo trabajo de producción mental que actualizó y agregó la frase en latín “América recién descubierta”. Jean Coudray estaba al tanto del nombramiento de América pero no de su ubicación cartográfica precisa, que no estaba disponible en la fuente contemporánea, la xilografía impresa del “Globus Mundi”: Declaratio sive descriptio mundi et totius orbis” de Johannes Adelphus que data de 1509.

En un puente terrestre ptolemaico entre África y Asia, impreso en un mapamundi de Gregor Reisch en la publicación Woodcut que data de 1503 en Basilea con el título Margaretha Filosophica dice en latín traducido aquí al inglés: “Aquí no hay tierra sino mar, en que hay islas de notable tamaño desconocidas para Ptolomeo.” La ubicación específica de esta frase y su contenido “islas de tamaño notable” se encuentran en el Océano Índico Sur, donde el relojero puso “AMERICA NOVITER REPERTA”.[18]

The Jagiellonian Globe, principios del siglo XVI, foto Jerzy Zygier

El Globo, una esfera armilar mecánica

Es una esfera armilar mecánica (diám. 13 cm), fabricada en Francia antes de 1510. La esfera está formada por anillos que representan los sistemas de coordenadas: eclíptica, ecuatorial y horizontal. Está hecho de latón y lámina de cobre martillado; todo el objeto está dorado. Es un instrumento astronómico que se puede utilizar como reloj universal (que indica la hora solar local y la hora sideral) y como calendario juliano. Su mecanismo de reloj está contenido dentro de la esfera central de latón en cuya superficie está grabado un mapa de la Tierra.

Esfera armilar mecánica montada sobre una base de tres patas del siglo XVIII, foto de Grzegorz Zygier

Fragmento de mapa del Jagiellonian Globe, 1510-11, foto de Grzegorz Zygier

Plaga de Justiniano

Plaga de Justiniano

Este artículo trata sobre el primer episodio de la Primera Pandemia de Plaga, 541–549. Para conocer la serie de pandemias de peste, 541–767, consulte Primera pandemia de peste.

La plaga de Justiniano o peste justiniana (541-549 d.C.) fue una epidemia que afectó a toda la cuenca mediterránea, Europa y el Cercano Oriente, afectando gravemente al Imperio sasánida y al Imperio bizantino y especialmente a Constantinopla.[1] [2] [3] La plaga lleva el nombre del emperador bizantino Justiniano I (r. 527–565), quien según el historiador de su corte Procopio contrajo la enfermedad y se recuperó en 542, en el apogeo de la epidemia que mató a aproximadamente una quinta parte de la población de la capital imperial.[1] [2] El contagio llegó al Egipto romano en 541, se extendió por el mar Mediterráneo hasta 544 y persistió en el norte de Europa y la Península Arábiga hasta 549. Para 543, la plaga se había extendido por todos los rincones del imperio.[4] [1] Como primer episodio de la primera pandemia de peste, tuvo profundos efectos económicos, sociales y políticos en toda Europa y el Cercano Oriente y un impacto cultural y religioso en la sociedad romana oriental.[5]

Plaga de Justiniano

San Sebastián suplica a Jesús por la vida de un sepulturero afligido por la peste durante la plaga de Justiniano. (Josse Lieferinxe, c. 1497-1499)

Enfermedad: Peste bubónica

Ubicación: Cuenca Mediterránea, Europa, Cercano Oriente

Fecha: 541–549

Fallecidos: 15 millones – 100 millones (estimado)

Una característica de la infección por Yersinia pestis es la necrosis de la mano. (Foto de una víctima de la peste de 1975).

En 2013, los investigadores confirmaron especulaciones anteriores de que la causa de la plaga de Justiniano fue Yersinia pestis, la misma bacteria responsable de la Peste Negra (1346-1353).[6][7] Se han encontrado cepas antiguas y modernas de Yersinia pestis estrechamente relacionadas con el antepasado de la cepa de la peste de Justiniano en Tian Shan, un sistema de cadenas montañosas en las fronteras de Kirguistán, Kazajstán y China, lo que sugiere que la cepa de Justiniano La peste se originó en o cerca de esa región.[8][9]

Historia

El historiador bizantino Procopio informó por primera vez de la epidemia en 541 desde el puerto de Pelusium, cerca de Suez en Egipto.[10] Otros dos informes de primera mano sobre los estragos de la plaga fueron del historiador de la iglesia siríaca Juan de Éfeso[11] y Evagrius Scholasticus, quien era un niño en Antioquía en ese momento y luego se convirtió en historiador de la iglesia. Evagrius padeció bubones asociados con la enfermedad, pero sobrevivió. Durante los cuatro regresos de la enfermedad en su vida, perdió a su esposa, una hija y su hijo, otros hijos, la mayoría de sus sirvientes y gente de su finca.[12]

Según fuentes de la época, se pensaba que el brote en Constantinopla había sido transportado a la ciudad por ratas infectadas en barcos de cereales que llegaban de Egipto.[10] [13] Para alimentar a sus ciudadanos, la ciudad y las comunidades periféricas importaban grandes cantidades de cereales, principalmente de Egipto. La población de ratas en Egipto prosperó alimentándose de los grandes graneros mantenidos por el gobierno, y las pulgas también prosperaron.[cita necesaria]

Jorge Torres para Hermes Kalamos – Instituto Symposium.

Procopio de Cesarea (Fuente Wikipedia)

Procopio,[14] en un pasaje muy inspirado en Tucídides, registró que en su punto máximo la plaga mataba a 10.000 personas diariamente en Constantinopla, pero la exactitud de la cifra está en duda, y el número verdadero probablemente nunca se sabrá. Señaló que como no había espacio para enterrar a los muertos, los cuerpos se dejaban apilados al aire libre. Los ritos funerarios a menudo quedaban desatendidos y toda la ciudad olía a muerto.[15] En su Historia secreta, registra la devastación en el campo y relata la respuesta despiadada del presionado Justiniano:

Cuando la pestilencia arrasó todo el mundo conocido y, en particular, el Imperio Romano, aniquilando a la mayor parte de la comunidad agrícola y necesariamente dejando un rastro de desolación a su paso, Justiniano no mostró piedad hacia los arruinados propietarios. Incluso entonces, no se abstuvo de exigir el impuesto anual, no sólo la cantidad que calculó a cada individuo, sino también la cantidad que debían pagar sus vecinos fallecidos.[dieciséis]

Como resultado de la plaga en el campo, los agricultores no pudieron hacerse cargo de las cosechas y el precio de los cereales subió en Constantinopla. Justiniano había gastado enormes cantidades de dinero en guerras contra los vándalos en la región de Cartago y el reino de los ostrogodos en Italia. Había invertido mucho en la construcción de grandes iglesias, como Santa Sofía. Mientras el imperio intentaba financiar los proyectos, la plaga provocó una disminución de los ingresos fiscales debido al enorme número de muertes y la alteración de la agricultura y el comercio. Justiniano rápidamente promulgó nueva legislación para abordar más eficientemente el exceso de demandas de herencia que se entablaban como resultado de víctimas que morían intestadas.[17]

Los efectos a largo plazo de la plaga en la historia europea y cristiana fueron enormes. A medida que la enfermedad se extendió a las ciudades portuarias del Mediterráneo, los godos en lucha se revitalizaron y su conflicto con Constantinopla entró en una nueva fase. La plaga debilitó al Imperio Bizantino en un punto crítico, cuando los ejércitos de Justiniano casi habían retomado toda Italia y la costa occidental del Mediterráneo; la conquista en evolución habría reunido el núcleo del Imperio Romano Occidental con el Imperio Romano Oriental. Aunque la conquista se produjo en el año 554, la reunificación no duró mucho. En 568, los lombardos invadieron el norte de Italia, derrotaron al pequeño ejército bizantino que había quedado atrás y establecieron el Reino de los lombardos.[10] [18] Se sabe que la Galia sufrió gravemente; en virtud de su proximidad, es poco probable que Gran Bretaña escapara, aunque los registros históricos de Gran Bretaña del siglo VI son extremadamente pobres, por lo que no hay testimonios inequívocos de que la plaga haya llegado a las islas.[19]

Inicio de la primera pandemia de peste

La plaga de Justiniano es el primer y más conocido brote de la primera pandemia de peste, que continuó reapareciendo hasta mediados del siglo VIII.[1][20] Algunos historiadores creen que la primera pandemia de peste fue una de las más mortíferas de la historia, provocando la muerte de entre 15 y 100 millones de personas durante dos siglos de recurrencia, un número de muertos equivalente al 25-60% de La población de Europa en el momento del primer brote.[21][22][23][24] La investigación publicada en 2019 argumentó que el número de muertes y los efectos sociales de la pandemia de 200 años de duración han sido exagerados, comparándolos con la pandemia moderna de la tercera plaga (1855-1960).[25][26]

Primer brote

El primer brote aparecería en torno a 540 – 541 y duraría hasta 547 – 548, dependiendo de las cronologías que se utilicen para datar la epidemia en las islas británicas. El primer brote siempre es el más extenso y mortífero y por lo tanto afectaría a Etiopía, el norte de África, Europa oriental y occidental, el Imperio persa, el Imperio bizantino y el Yemen. Las primeras zonas afectadas serían Etiopía y Yemen alrededor del año 540 y después afectaría al Imperio bizantino y Persa del 541 al 543, por último llegaría a Europa Occidental a partir del año 543 – 544.22

Segundo brote

Según el abogado y escritor Agatías desde el año 558561 se produciría un nuevo brote. Este brote sería especialmente grave durante la primavera del año 558 en Constantinopla muriendo muchas personas.23

Otros

Evagrio nos informa de la presencia de la epidemia de peste bubónica en el año 594 en Antioquía.23​ Según la fuente, Los milagros de San Demetrio, la ciudad de Tesalónica, al igual que otras partes del Imperio bizantino, fueron devastadas por una epidemia entre los años 597, aunque se desconoce la naturaleza de esta enfermedad. La ciudad de Tesalónica fue especialmente afectada debido a que en ese momento estaba siendo asediada por una horda de ávaros.24

Epidemiología

Genética de la cepa de la peste de Justiniano

La plaga de Justiniano se considera generalmente como la primera epidemia de Yersinia pestis registrada históricamente.[27][28] Esta conclusión se basa en descripciones históricas de las manifestaciones clínicas de la enfermedad[29] y la detección de ADN de Y. pestis a partir de restos humanos en tumbas antiguas que datan de ese período.[30][31]

Yersinia pestis, la bacteria que causó la enfermedad.

Los estudios genéticos del ADN de Yersinia pestis antiguo y moderno sugieren que el origen de la plaga de Justiniano estuvo en Asia Central. Las cepas existentes más basales o a nivel de raíz de Yersinia pestis como especie completa se encuentran en Qinghai, China.[32] Otros estudiosos cuestionan que, en lugar de Asia Central, la cepa específica que compuso la plaga de Justiniano comenzó en el África subsahariana, y que la plaga se extendió al Mediterráneo por comerciantes del Reino de Aksum en África Oriental. Este punto de origen se alinea más con la propagación general de la enfermedad Sur-Norte desde Egipto al resto del mundo mediterráneo. También explica por qué la Persia sasánida experimentó un desarrollo posterior del brote a pesar de vínculos comerciales más fuertes con Asia Central.[33][34][35][36] Después de que se aislaron muestras de ADN de Yersinia pestis de esqueletos de víctimas de la peste de Justiniano en Alemania,[37] se descubrió que las cepas modernas que se encuentran actualmente en el sistema de la cordillera de Tian Shan son las más basal conocido en comparación con la cepa de la peste de Justiniano.[8] Además, se descubrió que un esqueleto encontrado en Tian Shan que data alrededor del año 180 d. C. e identificado como un “huno temprano” contenía ADN de Yersinia pestis estrechamente relacionado con el ancestro basal de la cepa Tian Shan de las muestras alemanas de la cepa de la peste de Justiniano.[9] Este hallazgo sugiere que la expansión de los pueblos nómadas que se desplazaron a través de la estepa euroasiática, como los Xiongnu y los posteriores hunos, tuvo un papel en la propagación de la peste a Eurasia occidental desde un origen en Asia Central.[9]

Se han encontrado muestras anteriores de ADN de Yersinia pestis en esqueletos que datan del 3000 al 800 a. C., en todo el oeste y el este de Eurasia.[38] La cepa de Yersinia pestis responsable de la peste negra, la devastadora pandemia de peste bubónica, no parece ser un descendiente directo de la cepa de la peste de Justiniano. Sin embargo, la propagación de la peste de Justiniano puede haber causado la radiación evolutiva que dio origen al clado de cepas 0ANT.1 actualmente existente.[39] [40]

Virulencia y tasa de mortalidad.

El número de muertes es incierto. Algunos estudiosos modernos creen que la peste mató hasta 5.000 personas por día en Constantinopla en el pico de la pandemia.[26] Según una opinión, la plaga inicial finalmente mató quizás al 40% de los habitantes de la ciudad y causó la muerte de hasta una cuarta parte de la población humana del Mediterráneo oriental.[41] Las frecuentes oleadas posteriores de la peste continuaron azotando durante los siglos VI, VII y VIII, y la enfermedad se volvió más localizada y menos virulenta.[cita necesaria]

Una visión revisionista expresada por académicos como Lee Mordechai y Merle Eisenberg sostiene que la mortalidad de la plaga de Justiniano fue mucho menor de lo que se creía anteriormente. Dicen que la peste podría haber causado una alta mortalidad en lugares específicos, pero no provocó un descenso demográfico generalizado ni diezmó las poblaciones mediterráneas. Según ellos, los efectos directos de la peste a medio y largo plazo fueron menores.[26] Sin embargo, su posición ha sido objeto de una crítica concertada por parte de Peter Sarris. Sarris cuestionó tanto su metodología central como su manejo de las fuentes. Sarris también ofrece un análisis actualizado de la evidencia genética, incluida la sugerencia de que la plaga pudo haber entrado en Eurasia occidental a través de más de una ruta, y que posiblemente azotó Inglaterra antes que Constantinopla (basado en el importante descubrimiento de víctimas de la peste en un antiguo lugar de enterramiento anglosajón en Edix Hill, cerca de Cambridge).[42]

Rutas comerciales indo-romanas (Fuente: Wikipedia)

Los enclaves comerciales del este de África son los lugares más aceptados como origen de la epidemia.

Personajes célebres afectados por la epidemia

  • Justiniano I. Emperador bizantino afectado en el brote que asoló Constantinopla y el Imperio bizantino durante el 541542. Sobrevivió.
  • Evagrio Escolástico. Historiador de la Iglesia, fue afectado cuando era un estudiante, durante el primer brote de la epidemia. Sus familiares fueron muriendo en los posteriores brotes de la epidemia. Sobrevivió.
  • Pelagio II. Papa. Muerto durante un brote de esta epidemia en el 590.

Mosaico representando a Justiniano, Emperador de Bizancio, durante cuyo mandato se desencadenó la plaga que lleva su nombre.

Consecuencias

Económicas y demográficas

El Imperio bizantino se encontraba en guerra con los vándalos en la región de Cartago, con los ostrogodos en la península italiana y con el Imperio sasánida. Además se habían realizado grandes esfuerzos económicos para la construcción de grandes iglesias como la iglesia de Santa Sofía. La peste tuvo efectos catastróficos sobre la economía, al disminuir los ingresos por impuestos, paralizó las actividades comerciales y devastó grandes asentamientos y núcleos urbanos dedicados a la agricultura que eran vitales para el desarrollo del Imperio causando graves conflictos. No hay que olvidar que la Rata negra, uno de los principales vectores propagadores de la epidemia, se siente atraído por los cultivos de los campos o por los almacenes donde se guardan las cosechas.16

Juan de Éfeso describe cómo afectó al medio rural y urbano la epidemia, debido a que señala cómo los campos se quedaron abandonados al igual que el ganado, es decir, el medio rural quedó muy afectado.18​ Otro ejemplo de esta devastación en el mundo rural serían las evidencias sobre las plagas de langostas que se expanden por el mediterráneo en este período.25​ Estas invasiones fueron frecuentes desde el 570 al 670 en la Europa Occidental y en el Próximo oriente. En el 576 una plaga de langostas atacó Siria e Irak. En el año 578, según nos señala el cronista Gregorio de Tours una plaga de langostas devastó Hispania, siendo especialmente fuerte en los alrededores de la capital Toledo.26​ Gregorio señala cómo atacaron las vides, frutas y cualquier planta aniquilándolo todo. El autor nos cuenta cómo este problema duró alrededor de cinco años y cómo después la nube de langostas se expandió por el resto de provincias del Reino visigodo.27​ Las plagas de langostas son frecuentes en los territorios abandonados de cultivo, por lo tanto, estos extensos territorios abandonados pueden ser debidos a la epidemia. Las langostas prefieren aquellos territorios donde hay diversas variedades de especies vegetales, y esto es frecuente en los antiguos terrenos agrícolas si se compara con aquellos territorios que son cultivados y mantenidos. Las especies salvajes proliferan en los territorios abandonados lo que proporciona más opciones de alimentación para las langostas y por lo tanto provoca que su reproducción en estos terrenos sea más prolífica.28​ Se considera que el Imperio bizantino perdió entre el 13–26% de su población.

Las plagas de langostas son una consecuencia de la despoblación que provocó en el medio rural la plaga de Justiniano.

Durante esta pandemia a lo largo del siglo VI y VII, numerosos pueblos y villas debieron de quedar sin población. Juan de Éfeso y Evagrio parecen coincidir en sus relatos al señalar este fenómeno.1814​ Se han señalado numerosos asentamientos que pudieron quedarse sin habitantes o verse especialmente dañados en cuanto a su demografía durante estos ciclos epidemiológicos como pueden ser Anamur, Anazarba, Canbazli, Corcycus y Dag Pazari en el sur de Turquía; El Bara, Sinhar, Deir Sim´an, Serjilla y Kfer en el norte de Siria y Dougga, Sbeitla, Thuburbo Maius y el norte de Cartago en el norte de África. Esta despoblación afectó a los núcleos rurales y urbanos. Los estudios demográficos de Dougga han señalado que esta ciudad pierde el 70% por ciento de su población durante los años 550600 y Cartago pierde el 50% de su población durante los años 550650.29

La plaga ayudó al declive de los mercados urbanos, las comunicaciones y el gobierno urbano, que en grandes partes de Asia, la zona más rica del Imperio bizantino, quedaron colapsadas. Las ciudades dejaron de ser un foco de resistencia y seguridad ante las invasiones y no pudieron controlar el territorio, como habían hecho hasta entonces. Constantinopla, la capital del Imperio bizantino debió de tener antes de la pandemia una población aproximada de medio millón de habitantes. En torno a 750 el número de habitantes se reducía a unas trescientas mil personas. No obstante, esta reducción tan drástica, del 40%, se debe a varios factores no sólo epidemiológicos sino también climáticos y bélicos.30

No debemos olvidar los problemas que originó en el comercio. La plaga redujo la población y destruyó numerosos puertos. El comercio de marfil del Imperio bizantino con el este de África cesó. Este hecho lo podemos observar en la cantidad de obras de arte de marfil bizantinas que han perdurado hasta la actualidad. Del año 400 al 540 se han conservado ciento veinte piezas pero del año 540 al 700 sólo se han conservado seis. A partir del año 540 el comercio del marfil se detuvo y las cantidades de este material que llegaban al Imperio eran mínimas.2121

En general, según las estimaciones más recientes, el Imperio bizantino reduciría su tasa impositiva durante el siglo VI – VII, aproximadamente en un tercio.2131

El primer brote de peste provocó una mayor austeridad en la corte bizantina, como se puede observar en el ceremonial y en el vestuario utilizado.32

Territoriales

Las invasiones eslavas del siglo VI fueron ayudadas por las pérdidas demográficas que sufrieron el Imperio bizantino y el este de Europa, debido a las epidemias.

La plaga perjudicó los planes de Justiniano de restaurar el Imperio romano y su conquista de los territorios de occidente. También permitió diversas Invasiones bárbaras, iniciadas por distintos pueblos que formarían nuevos reinos y estados. En 557 y en 558 un pueblo de origen asiático denominado ávaro, procedente de Mongolia arrasó diversas partes del este de Europa como los Balcanes y Grecia. Esta invasión se relaciona con la pérdida demográfica y debilidad que sufrió el Imperio romano de Oriente después de largos años de epidemias y guerras. Hacia 568 los ávaros se habían extendido por el este de Hungría, el oeste de Rumanía, Eslovenia, Moravia, Bohemia, el este de Alemania y el oeste de Ucrania. No obstante, hay que citar las invasiones de los pueblos eslavos, vasallos de los pueblos ávaros y que se instalaron permanentemente el este de Europa, invasiones históricamente más importantes. Las invasiones de estos pueblos cambiaron el panorama político europeo.33

Las invasiones de ávaros y eslavos empezaron a ser especialmente fuertes a partir del 541, año que coincide con el primer gran ciclo de mortalidad de la plaga de Justiniano. La epidemia reduciría la población del Imperio bizantino y por lo tanto, la resistencia a la invasión que ofrecieron las zonas del este de Europa fue menor. Las invasiones eslavas habían empezado a ser especialmente fuertes a partir del año 536. En el año 545 cuando los territorios imperiales habían salido recientemente del primer ciclo de esta plaga, los eslavos lanzaron otra gran invasión. Procopio de Cesarea señala la dureza de esta campaña, en el que los invasores recurrían al empalamiento de sus víctimas. Otra invasión se produjo entre los años 558 y 559 y asoló Grecia y los alrededores de Constantinopla. En el año 560, ante la negativa del Imperio de conceder tierras a estos pueblos, estos invadieron Hungría. En el año 578 los ávaros comienzan el asedio de Sirmio, una de las ciudades bizantinas más importantes del este de Europa, ya que controlaba las rutas de comunicación entre las partes occidentales y orientales del Imperio. Tras dos años de un largo asedio, la ciudad fue conquistada. En 586, estos pueblos, saquearon las zonas de Grecia y asediaron Tesalónica, considerada la segunda ciudad más importante del Imperio. Según cuenta la fuente Los Milagros de San Demetrio, la ciudad de Tesalónica estaba en una situación delicada debido a que había sido diezmada por una epidemia, pero se salvó del ataque debido a la intervención sobrenatural del patrono de la ciudad, San Demetrio.34

Los pueblos ávaros y eslavos se aliaron a otro pueblo bárbaro procedente de Germania, los lombardos. Estos pueblos procedían de la actual República Checa y Eslovaquia y acabaron invadiendo los territorios imperiales del norte de Italia y la Toscana.34

La reducción de la base impositiva del imperio bizantino provocó que fuera susceptible al ataque de pueblos bárbaros como los ávaros, ya que hasta ese momento el Imperio había podido pagarles dinero a cambio de su retirada. Los largos años de epidemias, ataques bárbaros y guerras debilitaron los efectivos militares y financieros tanto del Imperio Persa como del Imperio bizantino y los hicieron susceptibles a las rápida conquista por parte del ejército árabe que se produciría en el siglo VII. El Imperio bizantino perdió territorios en la península balcánica, fuente imprescindible de recursos humanos para el ejército. Tras estás pérdidas, el Imperio bizantino solo fue capaz de reclutar un ejército de 30.000 o 40.000 hombres, cuyo mando estaba repartido entre varios generales.35

Sociales

Los sucesivos brotes de epidemia crearon un clima de inestabilidad social que culminó con una serie de revoluciones. Un ejemplo es la revolución de Focas contra el emperador Mauricio durante el 602 en el Imperio bizantino. La revuelta contra la familia imperial empezó, como otras revueltas del Imperio, en el hipódromo, encabezada por la facción de los «verdes». El reinado de Focas se caracterizó por la represión, la inestabilidad social y las revueltas.36