Este Mundo, a veces insólito

Calendario
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Líneas en Italia en la 2ª. G.M.

Líneas de la campaña de Italia, 1943-1945
En el año 1943, los aliados, después de diversas posibilidades optaron por la invasión de Italia. Las operaciones contra la Italia continental dan inicio con los desembarcos poco coordinados de Calabria y Salerno, que casi acaban en un desastre.

Los Alemanes por su parte, evacuaron adecuadamente Sicilia, y se plantearon cual sería el siguiente paso de Los Aliados. Había dos opiniones: Rommel postulaba retirar todas sus fuerzas al norte, argumentando que la península era indefendible debido a los extensísimos flancos y a la superioridad naval y aérea aliada; y el mariscal Kesselring, menos derrotista, creía que podría fijar a un número muy superior de unidades enemigas con unas pocas divisiones gracias al terreno montañoso de la península, retirándose gradualmente hacia líneas de defensa establecidas de antemano. Hitler, siempre partidario de la defensa a ultranza, adoptó el plan de Kesselring. Fue una “buena decisión”, ya que lograron (con un gran coste en vidas y materiales) retrasar la “derrota” durante dos años.

En la península italiana se construyeron un gran número de Líneas de defensa, desde el sur hasta los Alpes. Tanto al sur como al norte de Roma. Algunas de ellas iban de costa a costa, otras eran parciales y se apoyaban en las anteriores. Por ejemplo: la Línea Bernhardt y la Línea Hitler eran complementos de la parte occidental de la Gustav, entre las tres formaban la llamada Línea de Invierno. Varias eran casi paralelas con 12 a 18 Km. de separación. Y muchas de ellas tenían varios nombres, según eran nombradas por alemanes o aliados. Unas pocas tenían una gran categoría.

Para tener una visión adecuada, y ordenada, de las mismas, se crea esta Subclase de los Muros.

Sólo se realizarán artículos de las más importantes y/o decisivas.

La relación (no exhaustiva) de Sur a Norte es:

Línea del Volturno o Viktor
Línea Barbara
Línea Bernhardt o Reinhard o B.
Línea Gustav. En algunos puntos línea de Invierno o línea Helena
Línea Hitler o Senger-Riegel
Línea César
Línea Albert o Trasimeno
Línea de Viterbo
Línea del Arno
Línea Gótica o Verde
Línea Pisa-Rímini
Línea Gengis Khan
Línea del Po
Línea Adige
Línea Veneciana
Muro Alpino

Muro de Liguria, en la zona del oeste/norte de Italia, en la costa mediterránea. Este, en su extremo oeste, enlaza con el denominado Muro Mediterráneo o Muro del Sur, que llegaba hasta los Pirineos (aunque no es italiano, se incluye en este apartado). Ninguno de los dos llegó a utilizarse, no entraron en batalla.

Debido a la relativa poca información existente, de las fortificaciones al ser tan efímeras en el tiempo, se hace más hincapié en las campañas bélicas de las mismas, que en su estructura.

Mapa de Italia que detalla, algunas de las sucesivas líneas defensivas construidas por los alemanes

Línea Bárbara

Línea Bárbara

La Línea Barbara es una línea fortificada instalada en Italia en el otoño de 1943 por el ejército alemán en la campaña italiana (1943-1945) durante la Segunda Guerra Mundial .

Historia

Los alemanes prepararon líneas defensivas al sur de Roma.

Durante la campaña italiana de la Segunda Guerra Mundial, la Línea Barbara era una serie de fortificaciones militares alemanas en Italia, a unas 10 a 20 millas (16 a 32 km) al sur de la Línea Gustav, desde Colli al Volturno hasta la costa del Adriático en San Salvo, y una distancia similar al norte de la Línea Volturno. Cerca de la costa este, discurría a lo largo del curso del río Trigno. La línea consistía principalmente en posiciones fortificadas en la cima de una colina. La línea fue rota por el ejército aliado en noviembre de 1943, después de lo cual las fuerzas del Eje se retiraron a las posiciones defendibles de la Línea de Invierno.

Avance occidental (frente del Quinto Ejército de EE. UU.)

El generalfeldmarschall (mariscal de campo) Albert Kesselring, comandante en jefe alemán en Italia, ordenó a sus fuerzas que se retiraran a la Línea Barbara el 12 de octubre de 1943 después de que el Quinto Ejército de EE. UU. cruzara el río Volturno , violando la línea defensiva de Volturno.

A principios de noviembre, el Quinto Ejército de los EE. UU. había violado la Línea Barbara en el lado del Mar Tirreno de las Montañas Apeninos , y las fuerzas alemanas retrocedieron a la Línea Bernhardt.

Avance del este (frente del Octavo Ejército Británico)

Los ejércitos aliados en Italia bajo el mando del general Sir Harold Alexander se abrían camino hacia el norte de Italia contra la decidida oposición alemana hábilmente dirigida por Albert Kesselring, cuyas fuerzas habían preparado una sucesión de líneas defensivas. En el frente del Adriático, al este de la columna vertebral de los Apeninos, se encontraba el Octavo Ejército británico bajo el mando del general Bernard Montgomery. En octubre, el Octavo Ejército había cruzado el río Biferno y el Octavo Ejército británico había roto las defensas de la Línea Viktor/Volturno el 6 de octubre. Sin embargo, tuvieron que detenerse en el Trigno para reagruparse y reorganizar su logística a lo largo de las carreteras en mal estado que se extienden hacia Bari y Taranto 120 millas (190 km) y 170 millas (270 km) respectivamente en la parte trasera del frente. Retrasados ​​​​por estos problemas logísticos, los aliados no pudieron atacar la siguiente línea de defensa (la Línea Barbara) detrás del río Trigno de inmediato. Por lo tanto, no fue hasta la madrugada del 2 de noviembre que el V Cuerpo a la derecha del frente en la costa y el XIII Cuerpo a su izquierda atacaron a través del río Trigno.

En el frente del V Cuerpo, la 78.ª División de Infantería británica atacó a lo largo de la carretera costera, mientras que la 8.ª División de Infantería india atacó unas 10 millas (16 km) tierra adentro. La lucha fue feroz, pero el 3 de noviembre, la 78.ª División británica llegó a San Salvo, unas tres millas más allá del Trigno, momento en el que el general mayor Rudolf Sieckenius, al mando de la 16.ª División Panzer, decidió hacer una retirada de combate hacia el río Sangro y la formidable defensa de Gustav, posiciones con vistas al río desde las cimas de las cordilleras en el lado más alejado. Los elementos avanzados del Octavo Ejército se movieron para hacer contacto con las defensas avanzadas de la Línea de Invierno alemana. en el terreno elevado al norte del río Sangro. Los aliados pudieron avanzar sin oposición y el avance aliado llegó al Sangro el 9 de noviembre.[1]

A finales de octubre, bajo la presión aliada, las fuerzas alemanas se vieron obligadas a abandonar también la Línea Bárbara y establecerse primero en la Línea Bernhardt y, más tarde, en la Línea Gustav

 

Línea Hitler

Línea Hitler

Líneas defensivas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial

La Línea Hitler, más tarde rebautizada como Línea Senger, fue una línea defensiva fortificada construida por el ejército alemán en Italia durante la campaña italiana de la Segunda Guerra Mundial .

Historia

Situada a unos diez kilómetros de la Línea Gustav , tenía la función de contener cualquier hundimiento de esta última. Tras el hundimiento del Gustav, ocurrido el 18 de mayo de 1944 , la Línea Hitler consiguió frenar el ímpetu de los aliados que tuvieron que detenerse a reorganizarse para poder sortear el inesperado obstáculo. El ataque final, que tuvo lugar entre el 23 y el 24 de mayo con el desembarco en Anzio . A pesar de la victoria  costó enormes pérdidas dada la enérgica resistencia de los alemanes, que sin embargo se vieron obligados a replegarse hacia la línea César .

Fue llamado el bombardeo “Senger” o también “Senger-Riegel” o, nuevamente, “perno de Senger”; la llamaron la línea “Dora” o “Führer-Senger” o “Hitler-Stellung”. En esencia, sin embargo, es siempre lo mismo: la línea defensiva alemana que, según Alberto Turinetti di Priero, “para los alemanes siempre fue la ‘Línea Senger’ y para los aliados la ‘Línea Hitler'”.

Esta fortificación fue encargada por el mariscal de campo Albert Kesselring, comandante de las fuerzas armadas alemanas en el sur de Italia, en previsión de un colapso de la línea Gustav, aquella contra la que el ejército aliado a partir de enero de 1944, tras haber destruido, entre otros, Montecassino y Cassino, y habiendo pulverizado el territorio circundante, ya no sabía qué más idear para crear un pasaje a través de él. Lo cual, pues, finalmente ocurrió al día siguiente del 11 de mayo de 1944 cuando, tras una noche memorable para quienes tuvieron la oportunidad de vivirla, los aliados decidieron lanzar un ataque masivo y así desbloquear una situación que había permanecido estática durante meses pero sobre todo con consecuencias nocivas para el territorio y su gente.

Ahora había llegado el momento en que la línea de Hitler tenía que entrar en funcionamiento y “contrarrestar”, como era el plan, la infiltración enemiga más allá del Gustav. De hecho, en la intención, escribe Fred Majdalany, “las dos líneas funcionaron como una puerta batiente, cuyo eje era el Monte di Cassino. Si se le obligaba, podía oscilar, a través del valle invadido, hasta la línea hitleriana, sin perjuicio del Monte di Cassino como piedra angular y punto fijo. Luego podría ser desprendido de sus goznes y colocado, dos o tres kilómetros atrás, sobre un gozne nuevo, Piedimonte; y Piedimonte, una antigua ciudad-fortaleza sobre una colina rocosa, se convertiría en un nuevo Montecassino.”

Como de hecho sucedió después, en la mañana del 18 de mayo, lo que quedaba del monasterio fue conquistado por las tropas polacas.

Si “los alemanes creían que estas dos líneas podían hacer frente a cualquier intento aliado a lo largo del valle de Liri y el Statale n. 6”3 Casilina, los aliados, por su parte, pensaban que una vez rota la línea de Gustav no tendrían más problemas que afrontar y por fin se les habría abierto el camino a Roma. En cambio, no fue así y, además del territorio, tuvieron que lidiar precisamente con la línea hitleriana, aunque no les faltó mucho para romperla ya entre el 19 y el 20 de mayo. Pero si esto no sucedió fue porque los ataques se llevaron a cabo con fuerzas insuficientes: “el 8.º Ejército”, habría comentado Churchill, “tenía que averiguar cómo los ataques de exploración contra la línea de Adolfo Hitler en el valle del Liri no dio resultados, por el hecho de que las tropas que la guarnecían, aunque se lanzaron a la batalla, eran hombres resueltos y comandaban formidables defensas. Era necesario, por tanto, un asalto a lo grande”.


En particular, señala Majdalany, “las unidades móviles inmediatamente se toparon con vastos campos de minas, cadenas de casamatas, fortificaciones masivas extendidas a una profundidad de 900 metros [de modo que] estaba claro que la línea de Adolf Hitler tenía que ser abordada con medios masivos. Mientras tanto el grueso del ejército se vio momentáneamente retrasado por la necesaria reorganización tras los duros combates de la semana anterior, así como por la congestión del tráfico, del Liri no era ni mucho menos la vía de acceso fácil a Roma que todos esperaban.”
En definitiva, la presencia de la línea hitleriana agravó enormemente la estructura natural y particular del valle -pocos caminos, muchos cursos de agua, las laderas que se vislumbraban- por lo que la intención de los alemanes de volver a proponer en este nuevo escenario, aunque de forma más límites modestos, lo que había sucedido durante varios meses en el Gustav. Sin embargo, gracias a Dios, en realidad las cosas fueron diferentes y el frente hitleriano no duró más de una semana: días realmente infernales empañados, solo en este segmento del frente, por más de tres mil muertos, principalmente alemanes, británicos, polacos y canadienses, y por los graves daños adicionales causados ​​al territorio ya agotado.

La construcción del Hitler había comenzado en diciembre de 1943, una vez terminado el Gustav y, como había sucedido con éste, su construcción había sido encomendada a la organización Todt, que, como recuerda el general alemán Frido von Senger, comandante de el XIV Cuerpo de Ejército Panzer, además de la mano de obra habitual, podía contar, entre otros, también con “contingentes eslovacos” y una “gran abundancia de medios”.

Y entre los otros, también había jóvenes soldados italianos alistados tras el “anuncio Graziani”, que exigía que los nacidos en los años 1923, 1924 y 1925 se presentaran en sus distritos a los que pertenecen para luego agregarse “al Todt (Batallón de Pioneros)”, obligado, según relata Otello Giannini, uno de los protagonistas de esta historia, a “servir al país construyendo fortificaciones junto al aliado alemán contra el enemigo común”. Pertenecían a un batallón del 84º regimiento de infantería estacionado en Florencia que, de hecho, a fines del otoño de 1943 estaba estacionado entre Aquino y Piedimonte San Germano y “alojado”, informa el propio Giannini, “en una gran villa”. Pero es difícil identificar en el área entre los dos municipios una estructura capaz de albergar a tanta gente – 24 oficiales, 12 suboficiales y 836 soldados rasos, todos en su mayoría toscanos – y que tenga, además, la apariencia de una villa. Sin embargo, tampoco hay testigos que puedan recordar la presencia de estos jóvenes soldados italianos en Aquino y Piedimonte. Sin embargo, de ellos habla el “jefe” de la provincia de Frosinone, Arturo Rocchi, quien, en un informe del 21 de diciembre al Ministro del Interior de la RSE, destaca la relativa ayuda prestada por estos departamentos: “sin ninguna supervisión y sin preparación para los trabajos en que están empleados, se ven privados de toda forma de asistencia moral y material (…)”. Además, escribe Rocchi, “como son estudiantes, no pueden soportar las penurias del trabajo pesado y puramente manual”.

Pero lo desconcertante es que, en esa fecha, ese 21 de diciembre, ya había 324 “desertores”.

Pero volvamos a Hitler. Aproximadamente un kilómetro de profundidad, como se ha dicho, se extendía entre el monte El Cairo y la costa tirrena en una longitud de entre sesenta y setenta kilómetros.

Su punto de partida se había fijado en las faldas del Monte Cairo y, precisamente, en la cima del Pizzo Corno, a 945 metros sobre el nivel del mar, sobre la localidad de Villa Santa Lucía y a poco más de tres kilómetros en línea de aire de Montecassino, o mejor dicho de la línea Gustav.

Descendiendo al valle, bordeaba el casco urbano de Piedimonte San Germano, que en ese momento rodeaba la cima de la colina, y luego, avanzando hacia el oeste, tocaba la llanura en el distrito de Torre, que, para ser exactos , que se extiende a los lados de la Casilina, más o menos desde donde comienza la larga recta que termina justo antes del puente sobre el Melfa en Roccasecca y hasta el cruce de Aquino donde, según Raffaele Nardoianni, “el gran foso antitanque dotada de una tupida retícula que, atravesando el Casilina y tortuosamente el territorio de Aquino, llegaba hasta Pontecorvo” siguiendo el trazado de la carretera que la une directamente con Aquino, para concluir, por tanto, tras cruzar el río Liri, cerca de Sant’Oliva.

Si este era el plan general, en realidad, sin embargo, “el trabajo para fortalecer la línea hitleriana”, escribe GA Shepperd, “se concentró en el sector que se oponía a un avance por el valle del Liri”.

En la práctica, entre Piedimonte, Aquino y Pontecorvo donde los accesos a la fortificación “seguían un terreno abierto y bastante plano, y” donde, “con la primavera, los cultivos abandonados en los campos alrededor de Aquino ocultaban efectivamente muchas de las defensas a la observación desde el suelo”.

Kesselring había autorizado entonces a von Senger a construir una extensión del Hitler desde la populosa aldea de Pontecorvo hasta el mar de Terracina a través de Pico, Lenola y Fondi. “Más que cualquier otra cosa”, escribe WGF Jackson, “era una línea dibujada en un mapa topográfico, con posiciones exploradas y preparadas y, en algunos casos, atrincheradas para bloquear las carreteras y caminos que la cruzaban. Sin embargo, podría servir como posición de reunión para las divisiones en retirada de la línea Gustav”.

Siempre para integrar el Hitler, aunque Bruno D’Epiro lo considera más bien el “último rayo de Gustav”, se preparó entonces una línea más llamada Dora, de la grafía D de Dora, que, del río Liri, lamiendo el laderas orientales del Monte d’Oro, a través de Badia di Esperia, habría tenido que escalar los montes Aurunci, pasar por Ausonia y terminar en Formia.

Sin embargo, incluso en este caso, el proyecto se quedó en el papel y las intervenciones fueron en realidad muy limitadas. Sin embargo, desde D’Epiro sabemos que “los principales puntos de defensa de la zona de Badia, a lo largo del curso de los ríos Liri, Sorgenti, Mola Francesca, Selvi y Monte d’Oro, fueron intensificados por un sistema de fortificaciones” así como “las dos grutas naturales, la de ‘Polletrone’ y la de ‘Ravicelli’ en el Monte d’Oro, estaban fuertemente equipadas con ametralladoras.” La historia dl Dora, sin embargo, no va más allá del 17 de mayo, abrumada era de las tropas de color del Cuerpo Expedicionario Francés.

En definitiva, según WGF Jackson, las dos prolongaciones de la línea hitleriana entre Pontecorvo y el mar se habían esbozado simplemente “con simples movimientos de tierra y cierto número de profundos campos de minas, dispuestos de forma que bloquearan los sectores más débiles, pero estos trabajos habían evidentemente recibió un orden de precedencia bajo ya que no estaban progresando muy rápidamente. La pendiente y la infranqueabilidad de las montañas Aurunci parecían ser suficientes para disuadir una gran amenaza aliada al sur del Liri.” Pero la capacidad de las tropas negras del Cuerpo para moverse sobre ese tipo particular de terreno probablemente no se había tenido en cuenta de la expedición francesa que, primero, abrió una peligrosa brecha en las defensas alemanas justo en el Aurunci.

La línea hitleriana se caracteriza especialmente por la presencia de un gran número de los llamados “fuertes” como se denominaron, tras la guerra, a aquellas estructuras de hormigón enterradas en el suelo, cuya parte metálica fue inmediatamente “utilizada” como moneda de cambio en la entonces pujante mercado de “hierro viejo” necesario sobre todo para satisfacer las urgentes necesidades de la mera supervivencia, actividad que, por la fuerza de las circunstancias, causó muchas víctimas y favoreció el enriquecimiento de muy pocos.

En esencia, eran casamatas, o búnkeres, si se prefiere, esparcidos en cantidades sustanciales a lo largo de toda la franja de Hitler, bien camuflados entre la vegetación, protegidos por campos de minas y vallas. Para la parte ofensiva, generalmente utilizaban torretas de tanques, entre las que destacaban, en particular, aquellas con cañones de 75 mm., ya montados en los Panthers que “destacaban” por su peligrosidad: “venían del frente ruso”, explica Roberto Molle, “y pertenecían a la primera serie de Panther V que se caracterizaba por una gran fragilidad mecánica; de hecho, muchos de estos tanques fueron víctimas de roturas incluso antes de encontrarse con el enemigo. Las torretas así puestas a disposición fueron enviadas al frente italiano”, donde, por primera vez en Italia, entre el mes de marzo y principios de mayo de 1944, se habrían posicionado unas quince justo en la línea hitleriana.

También conocido como Panzerturm o Panthertum, precisamente por el origen de las torretas, separadas alrededor de un kilómetro entre sí, sus colores de camuflaje eran los más diversos pero generalmente orientados hacia un fondo amarillo oscuro o rojo antioxidante y el personal asignado podría usar literas, una estufa, un teléfono, electricidad, todo naturalmente ubicado bajo tierra, debajo de la torre misma. Para que conste, uno de ellos, el situado al este de Piedimonte, habría destruido hasta diecisiete tanques enemigos antes de que la tripulación se viera obligada a abandonarlo. Pero no todos creen que esta noticia sea cierta.

Más allá de estas y otras posiciones fijas del mismo tipo provistas de armamento de calibre más modesto, entre los otros medios ofensivos presentes en la línea no faltaron los tanques, para ser utilizados donde surja la necesidad, y varias unidades Nebelwerfer, un cohete de cañón múltiple lanzador capaz de disparar a gran velocidad, al menos uno cada 10 segundos, proyectiles mortíferos que causaron cuantiosas pérdidas al enemigo. Todo ello, por supuesto, en un contexto en el que no faltaron profundos refugios subterráneos reforzados con hormigón armado, barreras de alambre de púas, campos de minas hábilmente esparcidos y profundos agujeros antitanque: en definitiva, no está mal decir que las defensas de Hitler eran incluso más elaboradas que las de Gustav.

Evidentemente, no habían escapado a la atención de los mandos aliados que se percataron de ellos a través de las fotografías aéreas que, desde diciembre de 1943, mostraban por primera vez un grupo de posiciones enemigas camufladas: “en febrero su número había aumentado a 180, y en mayo los observadores contaron más de 270 puestos fortificados”.

Se trataba, por tanto, de “una línea especialmente adecuada para resistir” los ataques que luego se producirían puntualmente, escribió von Senger, habiendo sido “construida precisamente en vista de tal ofensiva”.

No obstante, sin embargo, el poderoso ejército aliado tuvo que luchar mucho para vencerlo, al menos en los puntos “más calientes”, así como la cruenta batalla librada entre Pizzo Corno, Villa Santa Lucia y Piedimonte San Germano del 20 al 25 de mayo por los hombres bajo el mando del General Wladyslaw Anders de los que se refiere en sus memorias: “El 19 de mayo de 1944 los ‘Carpathian Lancers’ iniciaron sus operaciones, avanzando desde el principio bajo el fuego de la artillería enemiga, limpiando continuamente el terreno de minas enemigas. Al pie de Pizzo Corno, a 893 m de altitud, el regimiento fue detenido por una violenta concentración de fuego de todas las armas enemigas y tuvo que sostener una fuerte acción de fuego, inmediatamente después de conquistar 893 m por asalto. Al mismo tiempo, el 15º de Lanceros estaba luchando por las laderas del sur de 893 m y, por lo tanto, se unió a los escuadrones del Regimiento de los Cárpatos.

“El Regimiento de los Cárpatos fue luego reemplazado por el 15, que renovó el ataque el 20 de mayo y el 25 finalmente logró conquistar todo Pizzo Corno y la cima de Monte Cairo. Al mismo tiempo, la acción principal avanzaba contra Piedimonte. Para llevar a cabo la operación se formó un grupo especial formado por el 6º Regimiento Acorazado, el 18º Batallón ‘Lviv Fusiliers’, el 5º Batallón ‘Cárpatos Fusileros’ del 12º Lanceros, la Compañía de Defensa del Cuartel General del Cuerpo del Ejército, del Regimiento de Artillería 9 y de hombres de la artillería autopropulsada. Los Regimientos de Artillería Pesada 10 y 11 proporcionaron una masa adicional de fuego. La tarea asignada al grupo fue: ‘Capturar Piedimonte y proteger el flanco derecho del XIII Cuerpo de Ejército, Villa Santa Lucia-Piedimonte’.

“Durante los cinco días del 20 al 25 de mayo, dicho grupo realizó cuatro ataques consecutivos contra Piedimonte, en los que se manifestó la acción temeraria de los tanques, llenos de iniciativa. En un terreno casi inapropiado para el uso de tanques, los departamentos antes mencionados dieron prueba de gran determinación y establecieron un ‘récord’ al lograr penetrar en el pueblo por caminos muy empinados y sinuosos en las faldas de ese cerro. Los alemanes fueron tomados completamente por sorpresa. La falta de infantería suficiente -porque los batallones, desgastados, tenían sólo el veintiocho por ciento de su fuerza de guerra y estaban agotados por la batalla de Montecassino- no les permitió completar la conquista del pueblo y llegar a las colinas cercanas. Mientras tanto, el enemigo logró hacer avanzar sus refuerzos y la batalla duró unos días antes de que Piedimonte fuera conquistado definitivamente el 25 de mayo de 1944.

“Los continuos e impetuosos combates y nuestros repetidos ataques, no menos que el intenso fuego de artillería, habían inmovilizado por completo a las fuerzas enemigas, que defendían la posición clave de Piedimonte y les habían impedido ocupar la carretera N° 6 (Casilina) y de la Valle de Liri. En consecuencia, el XIII Cuerpo pudo avanzar hacia el valle sin ninguna oposición del lado piamonteso y ese era nuestro principal objetivo desde el punto de vista operativo general del VIII Ejército. Finalmente, la conquista de Piedimonte abrió definitivamente la carretera n° 6, como una de las principales vías de comunicación. Era el final de la lucha del II Cuerpo polaco por Montecassino y Piedimonte. El 29 de mayo nuestras unidades comenzaron a salir del campo de batalla empapadas de sangre”.

Menos conocido, sin embargo, es lo ocurrido entre Aquino y Pontecorvo en un solo día, el 23 de mayo, durante un violento enfrentamiento entre canadienses y alemanes.

El campo de batalla, por tratarse de un verdadero campo de batalla, se abre a la izquierda de la carretera provincial que une Aquino con Pontecorvo y se extiende durante cerca de un kilómetro y medio a ambos lados de la carretera del distrito de Valli, afectando el área delimitada por un lado por la depresión de tierra caracterizada por el curso de la Forme di Aquino, el llamado Pantani, y, por otro, por el área ligeramente ondulada que se extiende entre Zammarelli y Selva Toccheto, todavía territorio de Aquino, y Campo Vincenzo y Vallario, localidad esta última, sin embargo, en territorio de Pontecorvo: en definitiva, un frente de unos tres kilómetros integrado en la línea hitleriana que, en buena parte, en la zona comprendida entre la Fontana del Pérsico, en correspondencia, es decir , en el cruce de Valli, y Vallario, si no coincide con la carretera Aquino-Pontecorvo, discurre paralela a ella a corta distancia.

El objetivo de los canadienses, que llegan del distrito de Valli y que partieron de un área entre Pignataro y San Giorgio a Liri, es precisamente ese camino, un camino que, en código, ha sido rebautizado como Abukir: conquistarlo significa mucho más que crear una brecha simple en la línea de Hitler.

Al caer la tarde del 23 de mayo, el costo en vidas humanas que pagaron las tropas canadienses por este ataque fue muy alto: 47 oficiales y 832 soldados muertos (además de 7 oficiales y 70 hombres que no formaban parte de las fuerzas entabladas en combate) y 41 de 58 tanques usados ​​destruidos.

Las pérdidas sufridas por los alemanes fueron mucho mayores: más de 700 prisioneros y muchos cientos de muertos. Las mismas fuentes alemanas, por su parte, confirman la gravedad de las pérdidas: el diario del 51.º Cuerpo anotaba a las 23.30 horas que el Mayor General Wentzell, del 10.º Ejército, informaba que el enemigo había atacado en las últimas 14 horas apoyado por los artillería y que un batallón del 576º Regimiento de Granaderos, dos batallones del 361º Regimiento de Granaderos y el grupo de batalla Strafner debían considerarse completamente destruidos. Luego leemos que el enemigo había avanzado profundamente en el ala izquierda del despliegue de la 90.ª División Panzergrenadieren y que un batallón de la 1.ª División de Paracaidistas y dos compañías de la División de Montaña habían sido aniquilados.

Si tenemos en cuenta que Pico fue conquistado el 19 de mayo, Fondi el 20 y Terracina el 23, incluso en la línea hitleriana ya era una derrota total para los alemanes. Para ellos, entonces, también había otros motivos de preocupación: siempre en la mañana del 23, media hora después del inicio del asalto canadiense a la línea hitleriana, el 6 Cuerpo de los Estados Unidos había roto el sitio de Anzio y marchaba hacia Valmontone.

En definitiva, había llegado el momento de que los alemanes salvaran lo antes posible lo que pudieran salvar y evitar un cerco muy peligroso.

Línea Cesar

Línea Cesar

Líneas defensivas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial

La Línea César fue la última línea defensiva fortificada construida por el ejército alemán para proteger Roma durante la campaña italiana de la Segunda Guerra Mundial .

Se extendía desde la costa del Tirreno , cerca de Ostia , hasta la costa del Adriático , cerca de Pescara .

Historia

El 25 de mayo, el VI Cuerpo de América fue ayudado por el II Cuerpo para apoyar las batallas que pronto tendrían lugar, mientras que Kesselring autorizó la retirada del 10º Ejército alemán a la Línea César al norte de Anzio.

Los días 28, 29 y 30 de mayo de 1944 la Línea César fue escenario de numerosos enfrentamientos, los alemanes intentaron en vano detener (pues lo consiguieron sólo durante unos días) el avance de los aliados, desplegando el Batallón italiano SS Debica (del nombre del lugar polaco donde se formó) en la costa entre Roma y Civitavecchia en Santa Marinella-Palo-Fiumicino, con el Barbarigo comandado por el SS-Standertenführer Karl Diebitsch. La 715 División alemana fue derribada y la 36 División de Infantería de Texas avanzó hacia Monte Artemisio. En la noche del 30 de mayo, la Línea César, tripulada por el 14.º ejército alemán, fue atravesada por el 5.º ejército estadounidense (precisamente por la 36.ª división estadounidense), por lo que el día 31, tras el avance de Anzio y la conquista de Velletri , las fuerzas aliadas avanzaron poniendo en práctica la liberación de Roma .

Las tropas alemanas del XIV Ejército se retiraron a la siguiente Línea Albert donde se reagruparon en previsión de retirarse a la Línea Gótica .

La línea Gengis Khan

La línea Gengis Khan

Situada a orillas del río Senio, se apoyaba al este en el ancho pero poco profundo lago Comacchio, extendiéndose al oeste de Bolonia y cortando la carretera 16 en dirección a Ferrara. Apoyada por los numerosos muros de contención de los cursos fluviales, tenía numerosos sectores de fuego cruzado contra los que se emplearán con notable éxito los cocodriles (carros lanzallamas británicos).

El noreste de Italia estaba ocupado en ese momento por el 10.° ejército del generaloberst Heinrich-Gottfried von Vietinghoff-Scheel del Heeresgruppe ‘C’ del del generalleutnant Hellmuth Böhlke (desde el 7 de febrero del general Richard Heidrich) general Traugott Herr, y más específicamente por el I Fallschirmkorps y el general Gerhard de Graf von Schwerin-Krosigk El LXXVI Panzerkorps. El ‘Dschingis Khan-Linie’ se construyó a partir del verano de 1944 y se rompió en la ofensiva ‘Buckland’ del 8º Ejército británico del Teniente General Sir Richard McCreery (V Cuerpo del Teniente General CF Keightley y XIII Cuerpo del Teniente General SC Kirkman) en el período 8/23 de abril de 1945.

El asalto de la línea dará comienzo el 1 de abril de 1945 con un ataque de comandos británicos a través del lago Comacchio que logrará desbordar las fuertes posiciones de Argenta. Mientras, al oeste, dos semanas más tarde (mediados de abril) el 5º Ejército arrollará las defensas alemanas, entrando en Bolonia el 20 de abril. Cinco días más tarde lo harán en Parma y Verona y dos días después en Génova. Los alemanes cruzarán el Po en gran número pero abandonando casi la totalidad de sus vehículos y material pesado. Tras esta última línea organizada se extendían las líneas del Adigio, Veneciana y Alpina que serán tomadas sin ningún tipo de dificultad por el 8º Ejército de MacCreery por hallarse ya totalmente desguarnecidas.

La Línea Genghis Khan

Cruzando el Senio

En la mañana del 9 de abril, casi 2300 bombarderos, medianos y pesados, ​​aliados comenzaron una campaña de dos días para suavizar las defensas alemanas antes del despegue programado del Octavo Ejército a las 7:30 p. m. Apoyado por tanques, algunos de los cuales eran los temibles Churchill lanzallamas que las tropas habían apodado “cocodrilos”, el ataque del V Cuerpo del general CF Keightley reunió a 1.300 prisioneros durante las primeras horas de la ofensiva. La 2.ª División de Nueva Zelanda y la 8.ª India cruzaron el río Senio, mientras que el II Cuerpo polaco se encontró con la 26.ª División Panzer. Sin embargo, dos brigadas de la 3.ª División de los Cárpatos de Polonia lograron cruzar el Senio a la mañana siguiente. El siguiente río, el Santerno, fue cruzado durante la madrugada del 12 de abril de

Durante el cruce de Senio el 9 de abril, Jemadar Ali Haidar, un havildar (sargento) de la 13.ª Fuerza Fronteriza de Rifles, fue uno de los tres únicos hombres de su sección de batallón que llegó al otro lado del río, y el resto fue inmovilizado por enemigos. fuego de ametralladora. Ali Haidar avanzó solo y arrojó una granada al primer punto fuerte enemigo que alcanzó. Al mismo tiempo, una granada alemana explotó cerca y lo hirió gravemente. A pesar de sus heridas, Ali Haidar obligó a los alemanes a rendirse. Volvió a ser herido, en un brazo y una pierna, pero pasó a un segundo nido de ametralladoras, hiriendo a dos de sus ocupantes y obligando a los otros dos a rendirse.

Con el camino ahora abierto, el resto de la compañía cruzó el Senio y estableció su cabeza de puente. Ali Haidar recibió la Cruz Victoria por su valentía bajo fuego. Después de la guerra, regresó a su Pakistán natal. Murió en 1999 a la edad de 85 años, el único Pathan galardonado con la Cruz Victoria durante la Segunda Guerra Mundial.

Rompiendo la línea de Genghis Khan

La 78.ª División atravesó las filas de la 8.ª División India, avanzó hasta el río Reno y capturó un puente clave el 14 de abril. El general Vietinghoff había remendado un perímetro defensivo final antes de Bolonia, pero las tropas aliadas atravesaron rápidamente el perímetro de este llamada Línea Genghis Khan. La situación alemana en el frente del Octavo Ejército se estaba deteriorando rápidamente. Para el día 18, dos batallones de la 78.a División habían ocupado y pasado al noroeste de la ciudad de Argenta.

Vietinghoff había advertido al alto mando en Berlín que el avance del Octavo Ejército amenazaba con flanquear su línea a lo largo del Reno, y el comandante del Grupo de Ejércitos C solicitó permiso para retirarse. Sin embargo, recibió una escueta respuesta del cuartel general el día 17.

“Todas las propuestas adicionales para un cambio en la estrategia de guerra actual serán descontinuadas”, decía el comunicado del Coronel General Alfred Jodl, jefe del personal de operaciones del alto mando. “Quiero señalar particularmente que bajo ninguna circunstancia se debe permitir que las tropas o los comandantes vacilen o adopten una actitud derrotista como resultado de tales ideas aparentemente sostenida por su cuartel general. Donde sea probable tal peligro, se deben emplear las contramedidas más drásticas. El Führer espera ahora, como antes, la máxima firmeza en el cumplimiento de su actual misión, para defender cada centímetro de las áreas del norte de Italia confiadas a su mando. Deseo señalar las graves consecuencias para todos aquellos comandantes superiores, comandantes de unidad u oficiales de estado mayor que no cumplan las órdenes del Führer hasta la última palabra”.

Vietinghoff no estaba en condiciones de negar la realidad de su situación. Las divisiones 78 y 56 avanzaban a través del recién abierto Argenta Gap, mientras que las divisiones 2 de Nueva Zelanda, 10 de India, 3 de Cárpatos y 5 de Kresowa avanzaban a lo largo de la autopista 9 en un esfuerzo combinado del V, XIII y el II Cuerpo polaco.

El II Cuerpo polaco libera Bolonia

El avance del II Cuerpo hacia Bolonia avanzó mucho más lentamente. Anticipándose a un renovado esfuerzo aliado para tomar la ciudad, los alemanes habían colocado sus defensas más fuertes en el área. A la izquierda, la 6.ª División Blindada de Sudáfrica capturó Monte Sole en las horas previas al amanecer del 16, lo que facilitó un avance hacia el cruce de carreteras de Praduro en la autopista 64. Aunque los alemanes resistieron obstinadamente a lo largo de la autopista 65, flanqueando las operaciones de las divisiones 91 y 34. tramos despejados de la carretera. El general Truscott reubicó varias unidades, incluida la 85.ª División, en posiciones previamente ocupadas por el 1.er Cuerpo Blindado de EE. UU. en preparación para que el II Cuerpo finalmente se abriera paso hacia el valle del Po.

Línea Albert

Línea Albert

Avance de las tropas aliadas desde Roma hasta el río Arno en 1944.

La Línea Albert, también conocida como Línea Trasimeno, fue una línea defensiva fortificada construida en 1944 por el ejército alemán en Italia en la campaña italiana durante la Segunda Guerra Mundial . La línea debe su nombre al mariscal de campo alemán General Albert Kesselring .[1]

La línea fue utilizada por Kesselring, en la retirada de las tropas nazis, después de que Roma fuera conquistada por los Aliados . La línea estaba situada en el lago Trasimeno y iba desde la orilla del Tirreno hasta la del Adriático , es decir, desde Castiglion della Pescaia , pasando por el monte Amiata , hasta Radicofani . [2] Junto con la línea gótica, debía defender el valle del Po del avance de los aliados.[3]

Fue el 17 de junio de 1944 cuando los Aliados lograron interceptar y descifrar un mensaje alemán de la 334 División de Infantería alemana (comandada por el General de División Hellmuth Böhlke ). Este mensaje hablaba de la voluntad de los alemanes de establecerse a lo largo de la línea Albert.

La línea cedió cuando el 1 de julio de 1944 la 34.ª División de Infantería de EE. UU. (comandada por el Mayor General Charles L. Bolte ) llegó a Cecina .[4]

Antecedentes

Después de la captura aliada de Roma, que tuvo lugar el 4 de junio de 1944, tras los éxitos de guerra en Cassino y Anzio durante la Operación Diadem en mayo de 1944, el 14º Ejército y el 10º Ejército de la Wehrmacht se retiraron; el 14 se trasladó al frente del Tirreno mientras que el 10 cruzó el centro de Italia y la costa del Adriático. El 10 pudo escapar porque el general estadounidense Mark Clark ordenó a Lucian Truscott que siguiera la Operación Tortuga hacia Roma en lugar de la Operación Buffalo como ordenó el general británico Harold Alexander , que habría cortado la autopista 6 en Valmontone . Había una gran brecha entre los ejércitos y, a medida que los aliados avanzaban unos 10 km por día, los flancos de ambos ejércitos estaban perpetuamente expuestos y el cerco era un posible riesgo.[5]

Dos días después de la captura de Roma, Harold Alexander, Comandante en Jefe de los Ejércitos Aliados en Italia, recibió la orden de su superior, el Comandante Supremo Aliado en el Teatro de Operaciones del Mediterráneo, Henry Maitland Wilson , de avanzar contra el ejército alemán que se retiraba hacia el norte hasta una línea que iba de Pisa a Rímini (la línea gótica) lo antes posible para evitar el establecimiento de cualquier tipo de defensa enemiga en el centro de Italia.[sin fuente ]

Historia

También conocida como la línea Trasimeno, iba desde Castiglion della Pescaia en el mar Tirreno hasta el mar Adriático, pasando por el monte Amiata, Radicofani y el lago Trasimeno. Los alemanes habían establecido posiciones bien fortificadas, especialmente en los pueblos de Casamaggiore y Frattavecchia y en la cresta entre Sanfatucchio y Vaiano; había nidos de ametralladoras, postes de mortero y Nebelwerfer (lanzacohetes multicañón) y un buen número de cañones antitanques y obuses bien camuflados para apoyar a la infantería y que ésta pudiera defenderse eficazmente de los ataques de los tanques aliados.

Había fuerzas sustanciales para atender la línea, incluso si las divisiones desplegadas estaban incompletas. En el territorio donde los alemanes habían decidido dar batalla, se desplegó la 334ª división de infantería del general Bohlke, con una formación que iba desde la orilla occidental del Trasimeno hasta Sanfatucchio; En cambio, la 1.ª División Panzer Fallschirmjager Hermann Goring del General Schmaltz se desplegó hasta Chiusi.

El Fallschirm-Panzer-Division 1 “Hermann Göring” era una unidad de élite de la Luftwaffe, a pesar de que el nombre sugiere una unidad de paracaidistas era más bien una división blindada, armada con lo mejor que la industria alemana podía suministrar en ese momento.

Activo desde mayo de 1943, el “Hermann Göring”, se distinguió por su combatividad y notable eficiencia bélica, especialmente durante el Desembarco en Sicilia donde disputó ferozmente el territorio con las unidades aliadas, dirigiendo en Gela en cooperación con la división italiana “Livorno”, para repeler a los mismos hasta las playas de donde acababan de desembarcar. También es digno de mención el rescate de las obras de arte del monasterio de Montecassino, salvadas de la destrucción por Herman Göring.

En el bando aliado, sin embargo, el XIII Cuerpo del 8.º Ejército británico, bajo las órdenes de Sir Sidney Kirkman, desplegó la 78.ª División de Infantería (General CF Keightley), la 4.ª División de Infantería Americana (General AD Ward), la 6.ª División Sudafricana Acorazado (General Poole) y la 1.ª Brigada Acorazada Canadiense.

La batalla por romper la línea Trasimeno comenzó el día 21 y se prolongó hasta el día 28 con durísimas batallas y altas pérdidas para ambos bandos. El teatro de operaciones era una franja de tierra no muy grande, pero con una serie de obstáculos naturales, que serpenteaba desde Chiusi hasta la orilla occidental del lago Trasimeno.

La línea cedió el 1 de julio de 1944, ese día llegó a Cecina la 34 División de Infantería Americana, comandada por el Mayor General Charles L. Bolte y como se mencionó antes el día 2 se podría considerar completamente rota.

Los alemanes reanudaron su movimiento hacia el norte para tomar una nueva línea defensiva, mucho más organizada y formidable, la Línea Gótica.

General alemán. Albert Konrad Kesselring. Considerado por muchos historiadores como uno de los mejores generales alemanes de la Segunda Guerra Mundial, más tarde publicó sus memorias tituladas Soldat bis zum letzten Tag (Soldado hasta el último día).

El avance de la Albert Line, 2 de julio de 1944

El 2 de julio de 1944, la 4.ª división americana conquistaba Foiano, localidad a unos 30 km de Arezzo, apuntando así decididamente hacia la capital, mientras que la 6.ª división acorazada sudafricana del XIII Cuerpo de Ejército se dirigía hacia Sinalunga, en la provincia de Siena, desde donde las tropas alemanas ahora se han retirado.

Las tropas aliadas han completado el avance de la Línea Albert. Repasemos brevemente los antecedentes y el funcionamiento en sí.

Habiendo roto la línea de Gustav y ocupado Roma, los alemanes se replegaron hacia el norte, perseguidos por los angloamericanos que avanzaron sin encontrar resistencia. Antes de continuar con la narración queremos dedicar unas líneas a Orvieto. El 14 de junio de 1944, el teniente coronel Alfred Lersen, comandante de las tropas alemanas estacionadas en la ciudad, escribió una carta a los aliados que avanzaban y que ya habían llegado a las puertas de Orvieto.

La artillería alemana se había desplegado en posiciones estratégicas, incluida la zona detrás del hospital cerca de la catedral, y los alemanes se habían preparado para una defensa total.

Lersen había asegurado al obispo, monseñor Francesco Pieriche, que por respeto a los tesoros del arte y de la fe, no habría combates en la parte alta de la ciudad, y que éstos estarían al menos a 20 km de Orvieto.

Los aliados llegaron la mañana del 14 de junio de 1944, procedentes de Viterbo, que había sido fuertemente bombardeada. Cuando, al frente de un comando de tanques, el mayor británico Richard Heseltine avistó la ciudad, vio llegar un Volkswagen con una bandera blanca.

A bordo iba un teniente alemán, que hablaba un inglés perfecto, que llevaba el mensaje de su comandante, el teniente coronel Alfred Lersen, con la propuesta de que Orvieto fuera declarada ciudad abierta. El pacto propuesto habría permitido a los aliados ocupar la ciudad sin recibir oposición de los alemanes. La propuesta fue aceptada y Orvieto se salvó de la pérdida de vidas humanas y la destrucción del patrimonio histórico y artístico.

Volviendo a la narración del post, el 17 de junio el descifrado de un mensaje y la captura por parte de los aliados de unos documentos de la 334ª división de infantería alemana, puso en conocimiento de los mandos aliados que el mariscal de campo Kesselring estaba dispuesto a oponer resistencia en una línea de parada.

El 20 de junio de 1944, el X Cuerpo de Ejército Británico ocupó Perugia sin dificultad, pero ya en las colinas al norte de la ciudad de Umbría, encontró algunos obstáculos. Esta era la prueba de que la retirada de las tropas alemanas ya había terminado. Se restableció una nueva línea defensiva alemana, y se organizaría en la Línea Albert en honor al mariscal de campo alemán que dirigía las operaciones alemanas en Italia.

En el Frente Norte del Ejército de los Estados Unidos del Teniente General Mark Clark, el VI Cuerpo Unidos del Ejército de los Estados , bajo el mando del Mayor General Lucian Truscott, empujó hacia la Carretera 1 mientras que el II Cuerpo , dirigido por el Mayor General Geoffrey Keyes , se movió empujado a lo largo de la carretera estatal 2 hacia Viterbo . A su derecha, el XIII Cuerpo del Ejército Británico , bajo el mando del Teniente General británico Sidney Kirkman , formando parte del Octavo Ejército , capitaneado por el Teniente General Oliver Leese , se dirigía hacia Terni y Perugia , mientras que el V Cuerpo , bajo el mando por Charles Walter Allfrey , avanzaba a lo largo de la costa adriática. [6]

Entre el 4 y el 16 de junio, mientras los Aliados avanzaban, Kesselring ejecutó una maniobra notable y poco ortodoxa con sus diezmadas divisiones, lo que resultó en que sus dos ejércitos se alinearan y unieran fuerzas en las posiciones defensivas de la Línea Albert. [5] Por notable que fuera el movimiento, probablemente fue ayudado por la confusión causada en el avance aliado y el reemplazo de dos divisiones aliadas II y VI Cuerpo (con el IV Cuerpo dirigido por Willis D. Crittenberger y la Fuerza Expedicionaria Francesa en Italia al mando con Alphonse Jun ). El X Cuerpo del ejército británico, bajo el liderazgo del teniente general Richard McCreery , también se alineó a la derecha del XIII Cuerpo, mientras que el V Cuerpo fue relevado por el II Cuerpo polaco al mando , con Władysław Anders .

En la última semana de junio de 1944, los aliados se enfrentaban a las posiciones del lago Trasimeno. El 14º ejército alemán de Joachim Lemelsen tenía el XIV. El Panzerkorps de Fridolin von Senger und Etterlin que se enfrentó al IV Cuerpo de los EE. UU. en la costa oeste, mientras que el 1.er Cuerpo de Paracaidistas de la Luftwaffe al mando de Alfred Schlemm se enfrentó a la Fuerza Expedicionaria Francesa en Italia. El 22 de junio, un grupo de vehículos blindados estadounidenses cerca de Massa Marittima fue derrotado por un pelotón de tanques alemanes dirigidos por Oskar Röhrig de schwere Panzerabteilung 504 . Uno de los Panzer VI Tiger I logró sacar 11 tanques M4 Sherman , mientras que las aterrorizadas tripulaciones estadounidenses abandonaron otros 12. Los alemanes no sufrieron pérdidas. Röhrig recibió la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro por esta acción militar. [7] Cuatro Sherman fueron asesinados por dos Tigers de schwere Panzerabteilung 508 el 12 de julio cerca de Collesalvetti . [8]

El 10º ejército alemán de Heinrich von Vietinghoff tenía la LXXVI. El Panzerkorps de Traugott Herr , que se enfrentó con el XIII y el X Cuerpo, mientras que el LI Mountain Corps de Valentin Feurstein se enfrentó con el II Cuerpo polaco en el Adriático. Las defensas más fuertes estaban alrededor del lago mismo con la 78ª División de Infantería británica del XIII Cuerpo experimentando intensos combates el 17 de junio en Città della Pieve y el 21 de junio en Sanfatucchio . El 24 de junio se dirigían hacia la costa norte y se conectaron con la 4ª División de Infantería del Ejército Indio Británico y la 10ª Brigada de Infantería India del X Cuerpo mientras los alemanes se retiraban hacia Arezzo . [9] El 8 de julio de 1944, la 2.ª Compañía del schwere Panzerabteilung 508 eliminó a cuatro Sherman británicos cerca de Tavarnelle Val di Pesa , al suroeste de Florencia . [10]

El IV Cuerpo del Ejército de los Estados Unidos también avanzó lentamente pero el 1 de julio lograron cruzar el río Cecina y estaban a 20 millas (32 km) de Livorno . Mientras tanto, la Fuerza Expedicionaria Francesa permaneció bloqueada en el río Orcia al oeste del lago Trasimeno hasta que los paracaidistas alemanes se retiraron el 27 de junio, lo que permitió a los franceses ingresar a Siena el 3 de julio. [9]

Muro de Liguria

Muro de Liguria

Vistazo de los emplazamientos 152/45 de la Batería Dante De Lutti , La Spezia

Ubicación

Estado: Italia

Región: Liguria

Información general

Tipo: línea fortificada

Construcción

La construcción de la mayoría de las estructuras tuvo lugar a principios del siglo XX hasta 1943, cuando los alemanes tomaron el control y adaptaron las posiciones.- 1945

Constructor: Organización Todt

Material: Concreto y Acero.

Condición actual

En estado de abandono, salvo algunas obras rehabilitadas con otro uso previsto.

Visitable

La visita entraña riesgos más o menos graves según su estado.

Información militar

Usuario: Marina Real. Alemania República Social Italiana

Función estratégica: Defensa del golfo de Génova

Término función estratégica: 1945

El Muro de Liguria significa ese sistema defensivo establecido por las fuerzas de ocupación alemanas a lo largo de las costas de Liguria , para contrarrestar el peligro de un desembarco aliado en las costas de Liguria.

Las tropas de ocupación, asistidas por los trabajos de construcción de la organización Todt y en colaboración con especialistas de Ansaldo de OTO Melara y el arsenal marítimo militar de La Spezia , instalaron nuevas baterías costeras utilizando la gran cantidad de armas de campaña capturadas al Ejército Real después el ‘8 de septiembre de 1943 , y restauradas las baterías italianas saboteadas por Milmart en el momento de la rendición[1] .

Al mismo tiempo, los alemanes mejoraron la protección de las baterías costeras con la creación de cubiertas de hormigón armado en forma de concha construidas sobre los emplazamientos y capaces de proteger a las tripulaciones y los cañones de los ataques aéreos. Ejemplos de este trabajo de adaptación se pueden ver en las baterías Dante De Lutti en Bocca di Magra , Gregorio Ronca en la isla de Tino , y en las baterías que protegen la capital de Liguria ; Monte Moro , Punta Chiappa y Mameli [1] . Esta muralla continuó en Francia a través de la muralla mediterránea

La batería de San Benigno bajo el farol de Génova , durante un ejercicio a principios del siglo XX.

La situación de la defensa costera en Liguria en 1940

Imagen de propaganda sobre las defensas costeras de Génova.

Hasta el 8 de septiembre de 1943 , la defensa de las costas de Liguria estaba confiada a baterías con doble función, antiaérea y antibuque, que se distinguían según su ubicación y composición en baterías fijas, semifijas y móviles. Las baterías fijas eran generalmente del tipo permanente y servían principalmente en la defensa antibuque. Estaban armados con piezas de mediano y gran calibre colocadas sobre bases de hormigón armado , a las que se unían mediante pernos de anclaje empotrados en el hormigón a profundidades incluso superiores a 1,5 metros. Las baterías semifijas estaban formadas por piezas alojadas en potes apenas anclados al suelo, y se utilizaban habitualmente para la defensa antiaérea, y también para la defensa antibuque en caso necesario. Preparadas desde la primera posguerra, las baterías tenían la posibilidad de moverse y desplegarse en diferentes posiciones, según las necesidades, contando con materiales y equipos removibles. Finalmente, las baterías móviles se montaron en convoyes ferroviarios (trenes armados de la Regia Marina ), en vehículos de motor (baterías autoensambladas) y en pontones (pantalones armados ) [8] .

Las defensas de Génova y Savona

El observatorio de telémetro de la batería Mameli en Pegli durante los años de guerra

El observatorio de la batería Mameli en Pegli en 2009.

El puerto y la ciudad de Génova fueron protegidos contra los bombardeos navales por dos pontones armados autopropulsados, GM 194 ex Faà di Bruno (armados con dos cañones 381/40 en torre gemela y seis cañones antiaéreos 76/40 , dos 20/ 40 70 y dos de 6,5 mm) y GM 216 (armado con dos piezas de 190/45 , dos de 20/70 y dos de 6,5 mm); por tres baterías costeras de mediano calibre ( batería Mameli en Pegli , batería Monte Moro en Quinto al Mare y batería Punta Chiappa aguas arriba de Portofino ) y por algunos trenes armados de la Regia Marina . Además existía en función antiaérea una batería de 102/45 , tres de 90/53 , cuatro de 88/55 , dieciocho de 76/45 , ocho de 76/40 y dos de 75/32 , situadas ambas en defensa. de los fijos y en los cerros que rodean la ciudad [9] .

Los trenes blindados eran empleados por los comandos locales de la DICAT y remolcados por locomotoras tipo 735 FS o tipo 740 FS , capaces de transportar el convoy a una velocidad máxima de 65 km/h. El primer grupo de trenes armados (TA) tenía una base logística en La Spezia y mando operativo en Génova, que controlaba los siguientes trenes: TA 120/1/S en Vado Ligure, TA 120/2/S en Albenga , TA 120 / 3/S en Albisola , TA 120/4/S en Cogoleto , TA 152/5/S en Recco y TA 76/1/S (antiaérea) en Sampierdarena [10] . Mientras que el segundo grupo estaba destinado a las costas de Calabria y Sicilia[11] .

Las defensas de La Spezia

El Golfo de La Spezia desde principios del siglo XIX, gracias a su conformación geográfica, fue utilizado como arsenal militar y como tal, sujeto a fuertes obras de fortificación defensiva. Varios fuertes y emplazamientos de artillería creados a lo largo de los años sobrevivieron hasta el comienzo del conflicto, cuando la necesidad de proteger uno de los principales arsenales del Reino de Italia hizo que muchas obras fueran rearmadas y otras construidas desde cero.

La batería Gregorio Ronca en la isla de Tino (armada con cuatro piezas 152/50 y una pieza luminosa 120/40 ), la batería “Dante De Lutti” en Punta Bianca cerca de Bocca di Magra (armada con dos 152/45 antibuque cañones y una pieza de iluminación 120/40) y la batería Carlo Alberto Racchia cerca de Riomaggiore (armada con cuatro piezas de 152/50 y una pieza de iluminación 120/40). En el mismo período también las baterías desarmadas en 1915 fueron reequipadas con artillería más moderna, la batería “Giuseppe Garibaldi” fue equipada con seis locos 152/45, mientras que en la batería Domenico Chinca (ex Batería Maralunga), el obsoleto calibre medio se sustituyó la artillería por cuatro cañones 152/45 Regia Marina , así como la batería “Schenello”, que se rearmó con cuatro cañones 152/45 y una pieza de iluminación 120/40 [12] .

Después de 1920, también se instalaron dos baterías antitorpedo; el “Francesco Querini” en Baia Blu, y el “Alfredo Mazzuoli” en el rompeolas. Ambos tenían la tarea de impedir una posible entrada de vehículos o submarinos enemigos gracias a los cinco cañones 76/40 del Mazzuoli y seis del Querini, con los que iban armados, piezas que también armaron la batería decimonónica de Santa Teresa Bassa. . Antes de 1928, las defensas aéreas también se implementaron con la construcción de cinco nuevas baterías antiaéreas , S 229A en Maramozza , S 353 en la batería “Semaforo” en Palmaria , S 485 en Baccano (subordinado al fuerte Canarbino ), S 635 en Monte Santa Croce y S 669 en Cadimare . Luego se instalaron otras baterías antiaéreas dentro de los fuertes del siglo XIX, incluido el fuerte Umberto I , el fuerte Bramapane y el fuerte de Santa María. Luego se instalaron otras cinco baterías cerca de la costa, también utilizadas en una función antibuque [13] .

Durante la década de 1930 se instalaron baterías antiaéreas en Monte Viseggi, en la localidad de “Il Monte” y en Monte Pertego. Además, la batería “Domenico Chiodo”, previamente armada con obuses de 28 cm, se instaló en función antiaérea con seis cañones 90/53 y cuatro ametralladoras de 37 mm . En total, la plaza de La Spezia estaba defendida por doce baterías de costa, con un total de cincuenta y nueve cañones, y por veintidós baterías antiaéreas, divididas en cuatro grupos y con más de noventa cañones, a las que se sumaban en la principios de 1943 también seis baterías armadas con el FlaK de 88 mm [14].

La ocupación alemana: nace el Muro de Liguria

Bersagliere de la RSI de guardia, al fondo se ven las trincheras excavadas en la playa de Pegli .

Guarnición ítalo-alemana en una imagen de propaganda frente a las torres gemelas 381 de Monte Moro .

El 8 de septiembre de 1943, las tropas alemanas tomaron el control de las fortificaciones y baterías italianas, en muchos casos saboteadas tras la rendición. La necesidad de un sistema anti-desembarco en la costa de Liguria se volvió de crucial importancia para los alemanes, el mando supremo alemán consideró probable un desembarco aliado en el golfo de Génova y al mismo tiempo consideró insuficientes las posiciones defensivas existentes. Inmediatamente comenzaron los trabajos de construcción de nuevas posiciones de artillería , búnkeres , posiciones de Tobruk muros antiaterrizaje, obstáculos antitanques y caballos frisones a lo largo de las playas y terrenos elevados.

Las desembocaduras de arroyos, playas, puentes y carreteras quedaron sembradas con miles de artefactos explosivos. El 31 de octubre de 1943, las unidades alemanas presentes en Liguria habían recibido 148.000 minas antitanque y antipersonal (38.000 para la 334.ª división ; 40.000 para la 356.ª división y 70.000 para la 135.ª brigada). En las semanas posteriores al armisticio llegaron a Liguria departamentos de ingeniería especializados, junto con batallones divisionales de ingeniería y la organización Todt (OT), que se encargaron de construir las nuevas obras defensivas. La TO disponía de dos Oberbauleitungen (OBL) en el territorio, es decir, “dirección superior de obras” y, de ellas, dependían los astilleros y las empresas constructoras [15] [16]

El 10 de septiembre, el coronel Nagel, comandante del 87º cuerpo de ejército, recibió instrucciones de Erwin Rommel [17] para el despliegue de tropas para defender la costa de Liguria. Las 74 y Divisiones de Infantería 94 se ubicaron alrededor de Génova y Savona, ya que los sectores costeros de Savona-Varazze y Génova-Voltri correspondientes a la parte más estrecha de los Apeninos de Liguria y más ricos en vías de comunicación con el interior, se consideraron los más adecuados para un desembarco aliado. De modo que se desplegaron dos batallones en Savona a lo largo de los dieciséis kilómetros de costa, un batallón se desplegó en Voltri en siete kilómetros y nada menos que cuatro batallones en Génova en veinte kilómetros. Hacia la frontera francesa y hacia La Spezia, los mandos alemanes consideraron menos probable la posibilidad de desembarcos y en todo caso las acciones aliadas en esos sectores probablemente habrían sido adecuadas para acciones contra la navegación en los puertos [18 ] .

La hipótesis muy realista de un desembarco aliado en la costa de Liguria, nombre de portada “Grete/Gustav” para Génova o en el alto mar Tirreno, “Luise/Ludwig” para Livorno, capaz de superar las defensas alemanas en el sector de los Apeninos para apuntar directamente para el norte de Italia, fue, aunque con intensidad variable, motivo de aprensión del estado mayor alemán. En el contexto global de defensa de las costas italianas, ambos sectores fueron objeto de una intensa planificación de contramedidas defensivas. Por lo tanto, miles de soldados alemanes y republicanos se desplegaron a lo largo de la costa y a lo largo de las rutas de comunicación con el valle del Po [19] , pero, cuando la amenaza de un desembarco aliado en el norte de Francia se hizo más apremiante, los alemanes se vieron obligados a transferir el Grupo de Ejércitos B desde el norte de Italia a Francia el 21 de noviembre de 1943 ( Operación Dragón ), el mando de las operaciones en el norte de Italia fue asignado al 14º ejército de Eberhard von Mackensen [20] .

El Plan Zeta

La convicción del Oberkommando der Wehrmacht (OKW) de que era probable un desembarco aliado en el golfo de Génova a finales de la primavera o el verano de 1944, le obligó a transformar la ciudad de Génova en un verdadero bastión. En este sentido, además de las obras de fortificación, las unidades antidesembarco y los grupos de artillería costera, el OKW elaboró ​​un plan preciso a implementar en caso de un ataque enemigo abrumador [21 ] . Este plan, denominado Zeta, incluía una lista de objetivos a destruir ante una posible retirada de las fuerzas nazifascistas: el puerto, los astilleros, las fábricas, las centrales eléctricas y de agua, todos los puentes y túneles. Muchos de estos objetivos fueron socavados con minas antipersonal y antitanques ya a finales de la primavera de 1944, cuando el general Reinhart Meinhold asumió el mando de la ciudad de Génova con el título de Festungkommandant, que contaba con la siguiente guarnición: un contingente de la brigada de fortaleza 135, un contingente de la Kriegsmarine , dos batallones autónomos de Bersaglieri, un regimiento de artillería pesada y un regimiento de artillería ligera, un grupo de baterías autónomas en Monte Moro, un grupo FlaK y un tren armado con cañones 90/53. Según fue necesario, a estas unidades se unieron miles de elementos de la Wehrmacht y la armada estacionados en las montañas circundantes [22] .

El plan Herbstnebel

El mando alemán en Italia preparó la entrada en funcionamiento de una segunda línea defensiva situada entre el río Po y la línea que unía el frente de los Apeninos con la línea defensiva costera en el mar de Liguria, denominada línea “Genghis Khan”, que sería utilizada después de un posible colapso de las defensas nazi-fascistas en los Apeninos. Esta línea debería haber sido protegida por el ejército de Liguria del general Rodolfo Graziani , y la retirada controlada de las divisiones nazi-fascistas de Liguria debería haber seguido un plan preciso, cuyo nombre en código era Herbstnebel (“Niebla de otoño”), para converger en Genghis. Línea Khan 23 ] . Desde la provincia de Imperia, se esperaba la retirada de la 34.ª División de Infantería y la 5.ª División de Montaña por la carretera que cruzaba el Colle di Nava y las diversas vías de enlace que conducían a la llanura. Desde Savona, la división San Marco y otras diversas unidades de la marina y otras unidades fascistas deberían haberse retirado a Alessandria y luego unirse a la 34.ª división alemana, mientras que desde el frente de La Spezia, la 148.ª división de infantería habría tenido que retroceder a Val di Taro a lo largo de la carretera Fivizzano Passo del Cerreto y luego se concentró en Fornovo di Taro , donde se esperaba que se uniera la 1ª División Bersaglieri italiana y los de Monterosa provenientes de la Línea Gótica [24] . Desde Génova, la 135 División Fortaleza, después de llevar a cabo la destrucción planificada de las plantas industriales y de las principales vías de comunicación de la ciudad, debió intentar replegarse, junto con alícuotas del Monterosa apostadas en el este inmediato de la ciudad, junto el camión[ 25 ] .

Tipos de construcción

Bersagliere del RSI posando junto a una torreta subterránea de un tanque francés Renault con el rompeolas de Génova al fondo.

El imponente sistema defensivo levantado por las fuerzas alemanas, definido, quizás también gracias a una eficaz propaganda , como la Muralla de Liguria, fue la mayor obra defensiva alemana en Italia e involucró una gran cantidad de material. Inicialmente, los alemanes volvieron a poner en funcionamiento las baterías italianas saboteadas por Milmart en el momento de la rendición, mientras mejoraban, con la ayuda de trabajadores forzados o sumisos de Ansaldo, OTO Melara y el Arsenale de La Spezia, la protección de las baterías costeras de calibre medio contra los bombardeos aéreos aliados [1] .

Varios techos llamados “caparazón de tortuga” en hormigón armado fueron construidos principalmente para ser instalados sobre los emplazamientos abiertos que solían albergar los 152 cañones, como los presentes en las baterías Dante De Lutti y Gregorio Ronco en la provincia de La Spezia, y en el baterías para proteger de la capital de Liguria.

Luego, las tropas de ocupación construyeron muchas baterías costeras nuevas utilizando la gran cantidad de piezas de calibre medio requisadas al Ejército Real ; por ejemplo, se construyeron tres nuevas baterías costeras en Bocca di Magra , la batería “Ferrara”, la batería “dell’Angelo” y la batería “Bocca di Magra”. El primero estaba armado con dos torres navales gemelas de 135/45 así como un cañón de 204 mm ubicado en la localidad homónima. En cambio, la batería del Angelo tenía tres cañones de 152 mm, mientras que el Bocca di Magra estaba armado con algunos cañones menos potentes de 105 mm del botín de guerra francés. Estas tres nuevas baterías se construyeron a la intemperie, pero la creación de varios refugios y túneles subterráneos y de hormigón armado aseguró cierta protección para el personal. Las tres baterías estaban protegidas de ataques aéreos por cinco Breda de 20 mm cañones antiaéreos [1] .

Sin embargo, la mayor parte del esfuerzo de construcción para evitar un desembarco se dirigió hacia la construcción de arquitecturas fortificadas diseñadas para evitar el avance de vehículos blindados e infantería a través de las playas y áreas planas. Para ello se construyeron diversos obstáculos antitanques, siendo el más común en las costas un muro antiaterrizaje de hormigón armado denominado “Panzermauer” que varía en altura de 1,5 a 4 metros y con un espesor de al menos un metro. El perfil de este tipo de fortificación tenía un mayor espesor con forma piramidal o semicilíndrica, especialmente diseñado para ser difícil de superar por escalada. Pero el alto costo de este edificio, tanto en términos de material como de mano de obra, limitó severamente el uso de muros anti-aterrizaje, por lo que se construyó en los tramos de playa entre Fiumaretta d’Ameglia y Marinella di Sarzana , San Terenzo y Porto Venere . y en algunas secciones particularmente importantes a lo largo de las líneas del interior, como el muro antitanque a lo largo del arroyo Parmignola [26] .

A lo largo de la costa, Todt instaló numerosos tipos de casamatas destinadas a enfilar obstáculos antitanques naturales o artificiales. Un ejemplo de estas casamatas lo encontramos en la isla de Palmaria donde en el actual establecimiento balneario de la Armada hay una casamata en forma de cubo con una hendidura frente al mar donde un cañón de 50 mm debió impactar contra las embarcaciones enemigas que pasaban por el estrecho entre Oporto Venere y la isla de Palmaria. Muchas otras casamatas se encuentran a lo largo de la costa y se construyeron principalmente con tres o cuatro aspilleras y armadas con una ametralladora, pero las casamatas más comunes construidas fueron nidos de ametralladoras llamados Tobruk , inspirados en las posiciones efectivas italianas empleadas durante la campaña del norte de África . La eficacia de estas pequeñas fortificaciones temporales en África convenció a los alemanes de adoptarlas para la defensa de las costas construyéndolas en hormigón armado y encerrándolas en el suelo incluso con pequeñas reservas de munición. A menudo, los Tobruk se emplearon en la defensa de centros más grandes, como la entrada a la batería Dante De Lutti. [27] .

Finalmente, para controlar el acceso a las principales vías de comunicación costera, se habilitaron puestos de control costero, consistentes en edificios de hormigón armado que contenían una cámara de combate circular, donde había al menos cuatro aspilleras [28 ] .

Ubicación de los departamentos

Soldado alemán armado con una ametralladora Scotti de 20 mm en una posición frente a la isla de Tino, Golfo de La Spezia

Con el desembarco aliado en Normandía, muchos de los contingentes de las fuerzas aéreas y terrestres alemanas se trasladaron a Francia, pero la retirada de las tropas aliadas del frente italiano en el Gustav hacia Córcega convenció al mando supremo alemán de un desembarco inminente en la costa provenzal o en el de Liguria. Pero mientras tanto, la ofensiva aliada en Italia no se había detenido y el 12 de mayo de 1944 Montecassino fue el objetivo de un gran asalto aliado que obligó a Kesselring a mover tropas nuevamente [29] .

Con el desembarco en Anzio el 22 de enero de 1944, Kesselring tuvo que trasladar el 14.º Ejército y parte de la 356.ª División al Lacio , y la Armeeabteilung del general Zangen tomó el mando de las zonas del norte de Italia consideradas zonas de operación, es decir, a lo largo de la costa de Liguria. , Tirreno y Adriático hasta Istria [20] . y algunas baterías costeras del RSI, así como El 1 de marzo de 1944, las fuerzas efectivas de la 356.a división ascendían a un total de 8.775 hombres contra los 13.656 efectivos, por lo que se unieron algunos batallones Bersaglieri departamentos más pequeños del ejército y la marina. En la primavera de 1944, las fuerzas del Eje en Liguria estaban muy debilitadas; se puede deducir que había unos 13-15.000 hombres entre alemanes y republicanos en la zona de Liguria y el bajo Piamonte, a los que se suman las fuerzas de la armada alemana, unos 10.000 hombres y unos 3.000 hombres de la brigada de la fortaleza estacionada en La Spezia [ 21 ] .

La situación del despliegue nazi-fascista en Liguria en marzo de 1944 era la siguiente: el “grupo Génova” formado por la 356ª división de infantería, desplegada desde la frontera francesa hasta la península de Portofino, el “grupo La Spezia” desde Portofino hasta Marina di Carrara defendida por la 135.ª Brigada Fortaleza y el “grupo Livorno” formado por la 162.ª división de infantería “turca”, formada por reclutas turcos y azeríes. también estaba disponible en caso de emergencia La división “Hermann Göring” de la Luftwaffe desplegada en la Toscana como reserva [30] .

Estado – inverno 1944

Entre finales de mayo y principios de junio, la 356.ª división se trasladó desde Liguria para unirse al 14.º ejército alemán en el Gustav, y fue reemplazada a lo largo de la costa de Liguria por la 42.ª división procedente de la campaña antipartisana en los Balcanes . , convergió en Liguria A mediados de junio, la 19. Luftwaffen-Feld-Division , desplegada entre Génova y Novi Ligure . Los comandos alemanes comenzaron un fortalecimiento sustancial de las defensas costeras con un engrosamiento del frente, por lo que la 34.a División de Infantería reconstituida de Ucrania se desplegó en las principales colinas que conectan la costa y el interior. El general Theo-Helmut Lieb , comandante de la división, asumió también el mando de todas las fuerzas alemanas y republicanas en las dos costas, formando primero el “grupo Lieb” (división 34 y 42 y la brigada de fortaleza 135) y luego, con el La llegada de divisiones RSI entrenadas en Alemania constituyó el Korpsableitung Lieb (“Departamento del Cuerpo de Ejército de Lieb”) [31] . Listo para intervenir también apareció allí 90. Panzergrenadier estacionado inicialmente en Módena, luego en agosto, cuando hubo indicios de un inminente desembarco aliado en el sector entre Provenza y Liguria, se trasladó a Novi Ligure y al norte de Génova. el El 15 de agosto se produjo desembarco en la costa francesa entre Le Lavandou y Théoule , lo que requirió grandes desplazamientos de las fuerzas alemanas desde Italia a Francia. Pero habiendo adquirido la imposibilidad de detener el desembarco, los alemanes se retiraron a lo largo del valle del Ródano y en la frontera italiana. Por lo tanto, Liguria se convirtió, junto con el resto del noroeste de Italia, en un área de operaciones donde las divisiones alemanas 148 y 157 ahora también operaban en defensa de los pasos alpinos [32] . En noviembre de 1944 el “Grupo táctico Meinhold” estaba en defensa de Génova, derivado de la brigada de fortaleza 135, bajo el mando del general alemán Günther Meinhold a cargo de la defensa de la “fortaleza de Génova”, mientras que el “San Marco” y en los valles interiores batallones y compañías de Monterosa [33] .

Enero de 1945

Después del avance en Monte Cassino, la enorme presión aliada se había trasladado a la Línea Gótica . Muchos departamentos alemanes estaban comprometidos en este nuevo y crucial frente, por lo que en Liguria se encontró solo con partes alícuotas de las divisiones que anteriormente guarnecían la costa de Liguria. Algunas empresas del San Marco estaban presentes entre Albenga y la calzada Voltri Passo del Turchino ; algunas compañías de la 132 División de Infantería alemana estaban estacionadas entre la carretera Voltri-passo del Turchino y Recco Uscio Scoffera ; elementos de la 142.ª División alemana enlazados entre la 132.ª y Chiavari ; Las unidades de Monterosa estuvieron presentes en la zona del Paso Bracco Sesta Godano ; la división Littorio estaba estacionada en Tortona mientras que la 135 Brigada Fortaleza controlaba el área metropolitana de Génova, a la que se sumaron dos batallones autónomos de Bersaglieri [24] .

El Muro hasta el final del conflicto

A pesar de las convicciones iniciales del OKW, el desembarco en la costa de Liguria nunca tuvo lugar y, de hecho, las posiciones creadas y las establecidas por Todt nunca tuvieron su bautismo de fuego. Solo la plaza de La Spezia participó parcialmente en acciones de combate, aunque limitadas a la defensa antiaérea; las más importantes fueron las del 14 y 19 de abril de 1944 y las del 2, 12, 19 y 22 de mayo del mismo año [34] .

La plaza se utilizó entonces como límite extremo occidental de la defensa nazi-fascista en la Línea Gótica; durante las etapas finales del avance aliado, la batería de Dante De Lutti en Punta Bianca dio su contribución a los defensores bombardeando Massa ocupada por los aliados, destruyendo sus edificios y sobre todo interrumpiendo las vías de comunicación circundantes. En respuesta, en abril de 1945, la batería fue objeto de un ataque aéreo seguido de un ataque de apoyo de destructores británicos de diez minutos para cubrir el avance del 370º Regimiento de EE. UU. El 17 de abril, el regimiento 473 intentó avanzar, pero fue rechazado por los alemanes con el apoyo de la batería Dante De Lutti, a pesar del apoyo aeronaval aliado. Sólo el 20 de abril los soldados de infantería de la 92 División Buffalo tomaron posesión de Punta Bianca después de que la batería fuera evacuada tras el avance aliado en Bolonia . Las otras baterías de La Spezia se enfrentaron a las áreas de concentración partisana que habían aislado la ciudad, incluso los obuses de 305 mm de la batería Cascino se hicieron oír hasta que una acción de sabotaje hizo explotar las dos piezas, matando a once marineros de la CSR. Tras la rendición, los derribos previstos no se completaron y las piezas, aunque saboteadas por las tropas en retirada, no sufrieron daños graves. [34] .

Incluso la “fortaleza de Génova” nunca estuvo involucrada en acciones de fuego hasta el 24 de abril de 1945 cuando, tras la insurrección general y la consiguiente liberación de Génova, la batería de Monte Moro fue sitiada por las fuerzas de la Resistencia . El capitán de la batería Weegen se negó a rendirse y amenazó con atacar la ciudad con las 152 piezas de la batería. El día 26, la batería disparó algunos tiros contra las unidades navales aliadas a la vista de la costa. Wegeen quería que la luz verde llegara a las columnas alemanas que se retiraban hacia los Alpes, solo la llegada de la 92 División Buffalo convenció a los ocupantes de rendirse. La guarnición se rindió con honores el 28 de abril de 1945 [35] .

Línea Gótica

Línea Gótica

Línea Gótica

Parte de Frente del MediterráneoSegunda Guerra Mundial

Posiciones defensivas de la Wehrmacht en el norte de Italia en 1944 y avances de los Aliados

Fecha: 25 de agosto17 de diciembre de 1944

Lugar: Emilia-Romaña, al norte de Italia

Resultado: Victoria aliada

Beligerantes

El 370.º Regimiento de Infantería avanza hacia las montañas al norte de Prato, en abril de 1945.

La Línea Gótica (en alemán: Gotenstellung, en italiano: Linea Gotica) fue una línea de fortificaciones defensivas organizada por el mariscal Albert Kesselring en las etapas finales de la Segunda Guerra Mundial, a lo largo de las cumbres montañosas de los Apeninos, durante la retirada de la Wehrmacht del Tercer Reich, intentando retrasar el avance de los Aliados al mando del general Harold Alexander hacia el norte de la península itálica, en la llamada campaña de Italia.

Adolf Hitler se hallaba preocupado por el estado de los preparativos defensivos de la Línea Gótica, ya que temía que los Aliados utilizasen un sistema de desembarcos anfibios para flanquear las defensas de la Línea. Tan preocupado se hallaba que, para rebajar su importancia tanto a ojos de sus aliados como de sus enemigos, ordenó que se cambiase el nombre de la Línea Gótica, con sus connotaciones históricas implícitas, razonando que si los aliados lograban abrirse paso no podrían de ese modo utilizar un nombre más resonante de la Línea para magnificar su hipotética victoria. Como respuesta a esta orden, Kesselring la rebautizó como Línea Verde en junio de 1944.

El general Mark Wayne Clark a bordo del USS Ancon (AGC-4) durante el desembarco en Salerno (Italia), el 12 de septiembre de 1943.

La Línea Gótica fue atravesada por dos puntos, tanto en el Adriático como en el frente de los Apeninos centrales durante el otoño de 1944, pero las fuerzas de Kesselring fueron capaces de llevar a cabo una retirada ordenada, con lo que el avance de los aliados no se tradujo en ninguna ruptura decisiva del frente. La ruptura, de hecho, no se produjo hasta la Ofensiva de la Primavera de 1945 en Italia. El 29 de abril de 1945, Heinrich von Vietinghoff, el comandante en jefe del Grupo de Ejércitos C de la Wehrmacht, firmó el acta de rendición, con lo que las hostilidades en Italia finalizaron formalmente el 2 de mayo.

Antecedentes

Tras las brechas casi simultáneas abiertas por los Aliados en la batalla de Monte Cassino y en la batalla de Anzio en la primavera de 1944, las 11 naciones que representaban a los Aliados en Italia finalmente tenían una posibilidad para atrapar a los alemanes en un movimiento de pinza y cumplir alguno de los objetivos estratégicos fijados por Winston Churchill para evitar una campaña larga y costosa contra el llamado bajo vientre del Eje. Ello habría requerido que el V Ejército estadounidense al mando del general Mark Wayne Clark hubiese sacado a sus tropas de Anzio tomando al este Cisterna di Latina y hubiese ejecutado el envolvimiento previsto en la planificación original para la batalla de Anzio (esto es, tomar el flanco del X Ejército alemán, cortando su línea de retirada desde Montecassino). Por el contrario, temiendo que el VIII Ejército británico pudiera adelantársele en liberar Roma, Clark desvió una gran parte de sus tropas en dicha dirección, en un intento de asegurar que él y su V Ejército tendrían el honor de liberar la Ciudad Eterna de manos de los alemanes.

Junto a los alemanes también fueron los soldados de la RSE, enmarcadas en el ejército Liguria que incluyó la tercera División de Infantería de Marina de San Marcos, la cuarta división de la montaña y 1.ª división Monterosa Bersaglieri Italia, formado en Alemania y volvió a luchar por su patria

Por consiguiente, la mayor parte de las fuerzas de Kesselring escaparon del cerco y aunque cedieron terreno al norte luchando en acciones de retraso con ayuda del teniente Antonio Gozzer, especialmente a finales de junio en la Línea Trasimeno (que discurría justamente desde el sur de Ancona en la costa este, pasando ante la orilla sur del lago Trasimeno cerca de Perugia y finalizando en la costa oeste al sur de Grosseto) y en julio en la línea Arno (que discurría desde la costa occidental a lo largo del curso del río Arno y por los montes Apeninos al norte de Arezzo), estas acciones concedieron a los alemanes el tiempo necesario para consolidar la Línea Gótica, con una profundidad de 16 kilómetros y un cinturón de fortificaciones que se extendían desde el sur de La Spezia (en la costa occidental) al valle del río Foglia, atravesando la barrera natural defensiva de los Apeninos (que discurre ininterrumpidamente casi de costa a costa a lo largo de 80 kilómetros con crestas altas y picos que se elevan hasta los 2100 metros), para llegar al Adriático entre Pésaro y Rávena, en la costa oriental.

Las fortificaciones defensivas incluían numerosos emplazamientos para armas reforzados con hormigón, refugios y trincheras, además de 2376 nidos de ametralladora con fuego cruzado, y posiciones para 479 armas antitanque, morteros y cañones, 120 000 metros de alambre de espinos y muchos kilómetros de zanjas antitanque.1​ La fortaleza de las fortificaciones construidas demostraba la determinación de los alemanes de seguir luchando.

Esto acabó por ser un infortunio para los Aliados, ya que a estas alturas de la guerra las unidades de República social italiana habían demostrado ser sumamente eficaces. Desde septiembre de 1944, los generales alemanes ya no podían moverse libremente en el área situada detrás de sus propias líneas debido a la actividad partisana. El teniente general Fridolin von Senger und Etterlin, que mandaba el XIV Cuerpo de Ejército Panzer, escribió más tarde que se había acostumbrado a viajar en un pequeño Volkswagen que carecía de cualquier tipo de insignia o bandera, para no llamar la atención. Uno de sus colegas, que no hizo caso de estas precauciones, el general Wilhelm Crisolli, que se hallaba al mando de la 20.ª División de Campaña de la Luftwaffe, fue capturado por los partisanos cuando regresaba de una conferencia en el Cuartel General de su Cuerpo de Ejército.2

La construcción de las defensas alemanas también fue obstaculizada por el uso deliberado de hormigón de mala calidad, mientras que los partisanos capturados y obligados a formar parte de las cuadrillas de construcción (antes de ser ejecutados) conjugaron la desidia natural que provoca el trabajo forzado con el sabotaje inteligente. Sin embargo, antes del ataque de los Aliados, Kesselring se había declarado satisfecho por el trabajo llevado a cabo, sobre todo en el lado del Adriático donde «[…] contemplaba un asalto sobre el ala izquierda […] con una cierta confianza».3

La estrategia de los Aliados

El frente italiano era considerado por los Aliados como un frente de importancia pero no en comparación con la ofensiva en Francia, y ello se puso de manifiesto con la retirada durante el verano de 1944 de 7 divisiones del V Ejército estadounidense para tomar parte en los desembarcos efectuados en el sur de Francia, la Operación Dragoon. Hacia el 5 de agosto la fuerza combinada del V Ejército estadounidense y del VIII Ejército británico se había reducido de 249 000 a 153 000 hombres,4​ y contaban únicamente con 18 divisiones para afrontar la potencia combinada de los ejércitos X y 1XIV de la Wehrmacht, que reunían a 14 divisiones en línea, además de entre 4 y 7 divisiones más en reserva.

Sin embargo, Winston Churchill y los jefes británicos del Estado Mayor insistían en intentar abrirse camino por las defensas alemanas para abrir la ruta hacia el nordeste a través del pasillo de Liubliana, penetrando así en Austria y Hungría. Mientras que este movimiento amenazaría a Alemania por su retaguardia, Churchill también pensaba en que serviría de advertencia para el Ejército Rojo que avanzaba por la Europa central. El Estado Mayor estadounidense se oponía a esta estrategia, a la que veía como un debilitamiento de la necesaria concentración de potencia de los Aliados en Francia. Tras los éxitos de las tropas aliadas en Francia durante el verano, el Estado Mayor estadounidense se tranquilizó, y hubo de este modo un completo acuerdo entre los jefes de Estado Mayor en la reunión celebrada el 12 de septiembre para tratar el tema, la Segunda Conferencia de Quebec.5

La Línea Gótica, en agosto de 1944, y el esquema de la Operación Olive. Las flechas azules indican los principales ataques de los Aliados.

El paso de Il Giogo en la Línea Gótica.

La Línea Verde más conocida como Línea Gótica

El mariscal de campo Kesselring, comandante de los ejércitos alemanes en Italia, implementa hasta el último momento la táctica de la llamada “retirada combatida”, que consiste en infligir el mayor número de bajas al enemigo y luego retirarse a la siguiente línea de resistencia. . Tras la liberación de Florencia, los alemanes retomaron las defensas apeninas de la Línea Gótica, último obstáculo de la Campaña italiana que bloquearía el avance aliado durante ocho meses. La franja de barrera se extiende desde las defensas costeras entre Massa y La Spezia hasta el lado del Adriático con los preparativos entre Pesaro y Rimini. Entre finales de agosto y mediados de septiembre de 1944, el mando aliado inició las operaciones para atacar la Línea Gótica. Sin embargo, los alemanes consiguen contener los ataques y la ofensiva angloamericana, a finales de octubre, se detiene a pocos kilómetros de Bolonia.

Por Línea Gótica entendemos el sistema de fortificaciones construidas en 1943-1944, por orden del Estado Mayor del ejército alemán, en Marche – Emilia Romagna y los Apeninos toscanos. En estas regiones, los Apeninos también se desarrollan horizontalmente y constituyen en sí mismos un obstáculo para las comunicaciones entre el norte y el sur de Italia. La Línea Gótica se construyó siguiendo la conformidad natural del territorio y aprovechando elementos defensivos naturales como contrafuertes, gargantas, cerros, ríos. La organización alemana Todt, una empresa constructora alemana que operaba en todos los países ocupados por la Wehrmacht, estuvo a cargo de su preparación. El trabajo forzado o rastrillado se utilizó a menudo en la construcción de la Línea Gótica, de la que los partisanos a menudo ayudaron a escapar atacando a los soldados que custodiaban los sitios de construcción.

Con el armisticio proclamado por el general Badoglio el 8 de septiembre de 1943, cambió la situación militar, política y social de toda la península italiana. Surgió la República Social Italiana, con jurisdicción sobre Italia ocupada por los alemanes y en octubre de 1943 se extendió hasta la Línea Gustav, línea defensiva alemana que iba desde el golfo de Gaeta, en el mar Tirreno, hasta la ciudad de Ortona en el Mar Adriático. La eficaz defensa de las tropas alemanas en la Línea Gustav frenó el avance de los ejércitos aliados hasta el mes de mayo, cuando, entre el 11 y el 18, con cruentos combates, los aliados consiguieron romper el frente y llegar rápidamente a la Roma liberada el 6 de junio. 4to. Siguió una retirada desordenada de las tropas alemanas, que se detuvo solo en el lago Trasimeno a lo largo de un nuevo frente llamado Albert Line. Las obras de la Línea Gótica, que se iniciaron en octubre de 1943 y aún no habían concluido en julio de 1944 debido a errores de planificación y numerosos ataques partisanos.

A las tropas estacionadas en la Línea Albert, Hitler dio la orden de defender la posición hasta el amargo final. Después de sufrir numerosas pérdidas, a principios de agosto, las tropas alemanas se retiraron a la Línea Gótica. El 25 de agosto de 1944 se lanzó la operación “Olive”, que preveía la conquista del valle del Po a finales de año. Un otoño especialmente lluvioso y la particular conformación del paisaje agrícola formado por parcelas “sembradas” llenas de surcos, acequias, acequias dificultaron el paso de los vehículos pesados ​​aliados. Las tropas alemanas impugnaron metro a metro el avance aliado, los combates y los intensos bombardeos provocaron graves daños y destrucción en los pueblos y campos. La operación terminó en noviembre y durante todo el invierno la línea del frente permaneció inmóvil a lo largo del río Senio y recién en abril de 1945 fue posible que esas localidades recuperaran su libertad.

El 13 de noviembre de 1944, el mariscal de campo británico Harold Alexander envió por radio una proclama dirigida a las fuerzas de resistencia en el norte de Italia en la que solicitaba el cese de las operaciones militares a gran escala, comunicando también la suspensión de las operaciones aliadas para el invierno de 1944-1945. Las tropas aliadas lograron, antes de la interrupción del avance, liberar Cesena (20 de octubre), Forlì (9 de noviembre) y Rávena (4 de diciembre).

Los números de la línea gótica: 320 kilómetros y 72.000 muertos

Publicado en 1 de abril de 2014 por Tommaso Cherici

320 kilómetros. Es la longitud de la Línea Gótica, una cadena de fortificaciones defensivas construidas por los alemanes en 1943: el objetivo era frenar el avance hacia el norte de Italia del ejército aliado, que desembarcó en Sicilia el 9 de julio del mismo año. La línea gótica cortaba la península de este a oeste y se extendía desde la provincia de Massa y Carrara hasta la de Pesaro y Urbino. Partiendo de los Alpes Apuanos, continuó hacia el este a lo largo de las colinas de Garfagnana y luego en las montañas de los Apeninos de Módena y Bolonia. Subía por los valles del Arno y del Tíber hasta los Apeninos de Forlì. Finalmente, la línea descendía por el lado del Adriático hasta Pesaro, sin tocar la ciudad ducal. El proyecto original preveía la construcción de una banda de fortificaciones de unos 35 kilómetros de ancho: en la costa del Adriático debería haber comenzado desde la margen izquierda del río Foglia para llegar a Rimini, pasando también por los valles de los ríos Conca y Marecchia. Los alemanes, sin embargo, no pudieron completar el trabajo y las fortificaciones se desarrollaron exclusivamente a lo largo de una línea de algunas decenas de metros de profundidad.

10 meses. Los franceses tardaron casi 12 años en construir la Línea Maginot, el complejo de fortificaciones que defendía las fronteras orientales de Francia. Los alemanes, por su parte, sólo dispusieron de 10 meses para dar vida a la línea gótica. Las obras comenzaron en septiembre de 1943, tras la liberación de Benito Mussolini por las fuerzas especiales alemanas y la proclamación de la República de Salò. Para la construcción de las estructuras defensivas, los nazis reclutaron a soldados y prisioneros italianos, que acabaron así trabajando para Todt (una gran empresa constructora creada en Alemania por Fritz Todt). A todos los que trabajaron en la creación de la línea gótica no se les pagó y se les encomendó la construcción de búnkeres y campos de minas de hormigón armado, la excavación de zanjas antitanques y la colocación de mástiles de alambre de púas. Las obras se interrumpieron necesariamente en agosto de 1944, cuando el ejército aliado lanzó el primer ataque a la línea gótica. Para esa fecha, se habían construido 2.375 nidos de ametralladoras, 479 emplazamientos de armas y más de 16.000 emplazamientos de francotiradores. Los kilómetros de fosas antitanque fueron casi 9.000 y los de alambre de espino 117.

Línea Bernhardt

Línea Bernhardt

Batalla por la Línea Bernhardt

Parte de la campaña italiana de la Segunda Guerra Mundial

Monte Sambucaro que domina la ciudad moderna de San Pietro Infine (izquierda) y las ruinas de la ciudad original (centro).

Fecha: 1 de diciembre de 1943 – 15 de enero de 1944

Ubicación: Brecha de Mignano, Italia

Resultado: Victoria aliada

Beligerantes

Reino Unido, India británica, Estados Unidos, Nueva Zelanda, Canadá Francés y otros

Alemania

Comandantes y líderes

Harold Alexander Bernard Montgomery Oliver Leese Mark Clark

Joachim Lemelsen

Líneas defensivas alemanas preparadas al sur de Roma

La Línea Bernhardt (o Línea Reinhard) fue una línea defensiva alemana en Italia durante la Campaña italiana de la Segunda Guerra Mundial. Habiendo llegado a la Línea Bernhardt a principios de diciembre de 1943, el Quinto Ejército de EE. UU., tardó hasta mediados de enero de 1944 en abrirse camino hasta la siguiente línea de defensa, la Línea Gustav. La línea fue defendida por el XIV Cuerpo Panzer (XIV Panzerkorps), parte del Décimo Ejército Alemán (10. Armee).

A diferencia de las otras líneas defensivas construidas por los alemanes en Italia, no se extendía de este a oeste a través de la península, sino que consistía en una serie de salientes de la Línea Gustav en la región de Montecassino, incluida la ciudad de San Piesca. Pasó por la cumbre del Monte Camino (Colina del Monasterio), Monte la Remetanea y Monte Maggiore , en el territorio de Rocca d’Evandro, y Monte Sambucaro, que se encuentra en la frontera entre las tres regiones de Lazio, Molise y Campania. No estaba particularmente fortificado, a diferencia de la Línea Gustav, y había sido diseñado por el comando alemán con el único propósito de frenar el avance aliado.

La línea Bernhardt no era tan fuerte como la Línea Gustav y solo tenía la intención de retrasar la llegada de los Aliados a la Línea Gustav. Junto con la Línea Gustav y la Línea Hitler, componían las defensas alemanas de la Línea de Invierno.

Fondo

Tras la invasión aliada de Italia en septiembre de 1943, el gobierno italiano se rindió, pero el ejército alemán siguió luchando. El 15º Grupo de Ejércitos Aliados, comandado por el General Sir Harold Alexander, al conquistar la parte sur de Italia, pero a principios de octubre se había topado con la Línea Volturno, la primera de dos líneas (la siguiente es la Línea Barbara) utilizada para retrasar a los Aliados. Avanzar para ganar tiempo para preparar las posiciones defensivas más formidables que formaban la Línea de Invierno. Alejandro tenía tres posibles alternativas para llegar a la capital italiana de Roma. En el frente del Adriático podría avanzar a Pescara y luego utilizar la Ruta 5 (la antigua Vía romana Valeria) que atravesaba el país hasta Roma por la otra costa. Alternativamente, al otro lado de los Apeninos, la carretera 7 (la antigua Vía Apia romana) siguió a lo largo de la costa oeste, pero al sur de Roma se topó con las marismas pontinas que los alemanes habían inundado. Finalmente, la carretera 6 discurría en la misma dirección, pero más hacia el interior, por el valle del Liri.

Orden de batalla

Las fuerzas alemanas en Italia estaban comandadas por el mariscal de campo (Generalfeldmarschall) Albert Kesselring. La defensa de la Línea de Invierno fue tarea del 10º Ejército alemán (10. Armee) bajo el mando temporal del Teniente General (General der Panzertruppe) Joachim Lemelsen (en ausencia del General (Generaloberst) Heinrich von Vietinghoff, que estaba en Alemania de baja por enfermedad). El 10. ° ejército alemán tenía el LXXVI Cuerpo Panzer de Traugott Herr (LXXVI Panzerkorps) desplegado en el lado este de Italia, desde las montañas de los Apeninos al Adriático, y el XIV Cuerpo Panzer (XIV Panzerkorps) de Frido von Senger und Etterlin en el lado occidental, desde las montañas hasta el mar Tirreno.

El nuevo Comandante Supremo Aliado del Teatro de Operaciones del Mediterráneo (MTO) fue el general Sir Henry Maitland Wilson, en sustitución del general Dwight D. Eisenhower, que había pasado al mando de las fuerzas aliadas que se preparaban para la Operación Overlord, la invasión aliada de Normandía. Los Ejércitos Aliados en Italia (AAI), anteriormente designados como el 15º Grupo de Ejércitos, estaban comandados por el General Alexander. Bajo su mando había dos ejércitos de campaña: a la izquierda, en el lado occidental de Italia, estaba el Quinto Ejército de EE. UU., comandado por el teniente general Mark W. Clark., y a la derecha, en el lado este, estaba el Octavo Ejército Británico, comandado por el General Sir Bernard Montgomery. El Quinto Ejército estaba formado por unidades estadounidenses, británicas y francesas. El Octavo Ejército, con unidades británicas, indias, neozelandesas, canadienses y polacas, estuvo comandado desde principios de enero de 1944 por el teniente general Sir Oliver Leese después de que el general Montgomery, junto con el general Eisenhower, también fueran llamados a Inglaterra para prepararse para la Operación Overlord.

Octavo ejército en las defensas de la línea de invierno del Adriático

Preludio

El 3 de octubre, un batallón de la 78.ª División de Infantería del Octavo Ejército Británico había cruzado el río Biferno para enfrentarse a las defensas alemanas de la Línea Volturno-Viktor. Dos batallones de comando desembarcaron desde el mar al norte del río en Termoli, y se produjo una batalla ferozmente reñida que había estado en juego cuando un vado quedó inutilizable después de fuertes lluvias e impidió que los blindados aliados avanzaran. Sin embargo, la infantería británica, reforzada desde el mar por dos brigadas, había resistido lo suficiente contra los tanques de la 16.a División Panzer ( 16. Panzerdivision ) para que se colocara un puente Bailey a través del río, y la crisis pasó con la llegada de elementos dePrimeras Brigadas Blindadas Canadienses.[2] Para el 6 de octubre, los alemanes se retiraban a nuevas posiciones defensivas detrás del río Trigno, la “Línea Barbara“.[3]

En Trigno, el Octavo Ejército se vio obligado a hacer una pausa porque había sobrepasado su cadena de suministro que se extendía por carreteras en mal estado hasta los principales puertos de Bari y Taranto, 190 km (120 mi) y 270 km (170 mi) en su retaguardia. La capacidad portuaria y de transporte también se había visto afectada por los requisitos logísticos de la fuerza aérea aliada, que estaba estableciendo bases estratégicas de bombarderos alrededor de Foggia.[4]

El Octavo Ejército atacó a través del Trigno el 2 de noviembre. Al día siguiente, la posición alemana había cambiado y los alemanes comenzaron una retirada de combate hacia las posiciones avanzadas de Winter-Line que estaban preparando en las crestas detrás del río Sangro.[4]

Avance a través del Sangro

Las unidades de avanzada del Octavo Ejército habían llegado al Sangro el 9 de noviembre. Alexander había planeado que Montgomery cruzara el río en su llanura costera el 20 de noviembre con el V Cuerpo (8.ª División de Infantería y 78.ª División de Infantería de la India). En secreto, Montgomery desplazó la división india hacia la derecha para estrechar el frente del V Cuerpo y concentrar su poder, llevando a la brecha a la recién llegada 2.a División de Nueva Zelanda. [5] El Octavo Ejército también ideó un esquema de engaño que involucraba falsos movimientos de tropas y depósitos de municiones para dar la impresión de que el ataque principal sería a través del XIII Cuerpo Británico. El engaño se mantendría mediante un ataque de distracción anterior a unas 40 millas (64 km) tierra adentro por parte del XIII Cuerpo[5] [6] y un ataque secundario al mismo tiempo que el V Cuerpo a unas 15 millas (24 km) tierra adentro por el Nuevo zelandeses.

Sin embargo, Kesselring adivinó las intenciones de los Aliados;[7] el 18 de noviembre, Lemelsen había señalado a Kesselring que las concentraciones aliadas en la costa le hacían esperar el ataque principal en su ala izquierda.[8] Luego, las fuertes lluvias elevaron los niveles del río, lo que obligó a posponer la ofensiva hasta la noche del 27 de noviembre y dio tiempo a los alemanes para cambiar dos divisiones a través de los Apeninos al LXXVI Cuerpo Panzer defensor. Esto hizo que tres divisiones en la llanura costera se opusieran al V Cuerpo: 65.a División de Infantería (65. Infantriedivision), 90.a División Panzergrenadier (90. Panzergrenadierdivision) y 26.a División Panzer (26. División Panzer). La 16.ª División Panzer se opuso a los neozelandeses y la 1.ª División de Paracaidistas alemana (1. Fallschirmjägerdivision) se enfrentó al XIII Cuerpo (1.ª División canadiense y 5.ª División de infantería británica).

En la madrugada del 28 de noviembre, el ataque del Octavo Ejército entró apoyado por fuertes concentraciones de artillería. Los neozelandeses avanzaron constantemente; aunque las defensas alemanas habían estado bien preparadas, la mayoría de los objetivos de los neozelandeses estaban a cargo de la 65.a División, que estaba mal equipada y no había sido probada en la batalla. La división alemana también se vio obstaculizada por el hecho de que su comandante, el general de brigada (Generalmajor) GH von Ziehlberg, resultó gravemente herido la tarde del 28 de noviembre.[9] Sin embargo, la 8.ª División india, al igual que los neozelandeses que se enfrentaban a su primera gran acción de combate desde su llegada a Italia, experimentó una oposición más dura. Elementos de la 65.ª División de Infantería apoyados por un grupo de batalla blindado se mantuvieron tenazmente en Mezzagrogna[10] y la ciudad finalmente fue tomada el 29 de noviembre después de duros combates, a menudo cuerpo a cuerpo. En la mañana del 29 de noviembre, la 78.a División de Infantería se había unido al ataque por la derecha de la División India y se había abierto camino hacia Santa María por la noche, creando una base para su ataque principal al día siguiente hacia Fossacesia.[11] A última hora del 30 de noviembre, la 78.ª División, apoyada por la 4.ª Brigada Acorazada, había tomado Fossacesia, y toda la cordillera en la otra orilla del Sangro, que albergaba las principales defensas de Bernhardt, estaba bajo el control del Octavo Ejército.[12]

A medida que el Octavo Ejército avanzó durante los días siguientes, la 65.ª División de Infantería se desmoronó (hasta el punto de que el 10.º Ejército alemán más tarde ordenaría una corte marcial sobre su conducta[13]). Sin embargo, Herr pudo introducir la 90.ª División Panzergrenadier en la línea desde su reserva y transfirió refuerzos desde el sector más tranquilo hacia el interior en forma de elementos de la 1.ª División de Paracaidistas. Las complicaciones de estas maniobras introdujeron una confusión considerable dentro de la alineación alemana, pero sin embargo pudieron lograr una retirada de combate a la cresta en el otro lado del río Moro. Sin darse cuenta de la desorganización en las filas alemanas, los neozelandeses no aprovecharon la oportunidad el 2 de diciembre para capturar Orsogna, una posición clave cerca de la cabecera del Moro, que ese día todavía estaba ligeramente ocupada. Fue solo en la mañana del 3 de diciembre que la División de Nueva Zelanda disputó la posesión de Orsogna, pero el 26 Panzerhabían tenido suficiente espacio para respirar para organizarse y fueron capaces de repelerlos. El 26.º Panzer luego procedió a crear un formidable complejo defensivo alrededor de la ciudad y a lo largo de la cresta hacia Ortona en la costa[14] y Orsogna no fue ocupada por los aliados, a pesar de otros dos intentos decididos durante diciembre, hasta que los alemanes se retiraron después de la Avance aliado en Cassino en mayo de 1944.

Ofensiva del Río Moro

Artículo principal: Campaña Río Moro

Montgomery ahora descansó a la cansada 78.a División (que había estado liderando el avance del V Cuerpo desde la ofensiva de la Línea Volturno), intercambiándola con la 1.a División de Infantería Canadiense del sector relativamente tranquilo del XIII Cuerpo. Los canadienses, con la 8ª División de Infantería de la India a su izquierda, lideraron el avance principal a través del Moro el 8 de diciembre con el objetivo de Ortona. El 20 de diciembre, después de una obstinada resistencia, primero de elementos de la 90.ª División Panzergrenadier alemana[15] y luego elementos de la 1.ª División Paracaidista (que había relevado a los panzergrenadier), tenían patrullas en las afueras de la ciudad. Pero la batalla por Ortona tomó otra semana de feroces combates casa por casa mientras el 3.er Regimiento de Paracaidistas alemán resistía tenazmente antes de retirarse al otro lado del río Riccio el 28 de diciembre.[dieciséis]

Mientras tanto, en el interior del V Cuerpo, Orsogna había sufrido tres asaltos sucesivos, pero el XIII Cuerpo encabezado por la 2.ª División de Nueva Zelanda no pudo pasar de la 26.ª División Panzer defensora . Después de avanzar un total de solo 18 millas (29 km) y sufrir 6.500 bajas,[17] las ventiscas, la nieve a la deriva y la visibilidad nula a fines de diciembre en un terreno irregular hicieron que la ofensiva del Octavo Ejército en el frente del Adriático se detuviera. A medida que se acercaba el Año Nuevo, quedó claro que, sin perspectivas de un mejor clima hasta la primavera, el Octavo Ejército no tenía la fuerza para abrirse camino hacia Pescara . Alexander ordenó que se detuviera la ofensiva y ordenó a Montgomery que mantuviera suficiente actividad para inmovilizar al LXXVI Cuerpo Panzer y evitar que se enviaran tropas para reforzar el XIV Cuerpo frente al Quinto Ejército.[18] [19]

El resto del invierno en el frente del Adriático se pasó en condiciones amargamente incómodas con los lados opuestos a menudo muy cerca y participando en patrullas nocturnas y escaramuzas viciosas.

Ofensiva de la Línea Bernhardt del Quinto Ejército

El Quinto Ejército del Teniente General Mark Clark, con un clima cada vez más deteriorado cuando estallaron las lluvias torrenciales de otoño, tuvo que abrirse camino desde mediados de octubre hasta principios de noviembre a través de terrenos difíciles y a través de hábiles y decididas defensas de retaguardia desde las posiciones de la Línea Volturno hasta el Bernhardt. Línea.

En el centro del frente del Quinto Ejército se encontraba el desfiladero de Mignano que, debido a las condiciones pantanosas de la llanura costera, representaba el único camino realista hacia la desembocadura del valle del Liri, la ruta a Roma.

Área de la ofensiva del Quinto Ejército en el otoño de 1943.

Flanqueando y dominando la Ruta 6 a través de Mignano Gap y sus pueblos (San Pietro Infine, San Vittore Del Lazio y Cervaro) se encuentran, sucesivamente, Monte Camino, Monte Lungo, Monte Porchia y Monte Trocchio a la izquierda y Monte San Croce, Monte Corno, Monte Sambúcaro[nb 2] y Monte Maio a la derecha. Monte Sambúcaro normalmente aparece como Monte Sammucro en los mapas aliados de la época. Al llegar a las posiciones de Bernhardt, la 201.a Brigada de Guardias, que estaba adscrita a la 56.a División de Infantería (Londres), parte del X Cuerpo Británico del Teniente General Sir Richard McCreery, lanzó un ataque inmediato en Monte Camino el 6 de noviembre, que fue rechazado por el 15.ª División Panzergrenadier (15. Panzergrenadierdivision), con unas 600 bajas frente a la 201.ª Brigada de Guardias. A mediados de noviembre, estaba claro que, después de haber sufrido 10.000 bajas en combate desde la ofensiva de la Línea Volturno, el Quinto Ejército necesitaba hacer una pausa, reorganizarse y recuperar fuerzas.[20]

El Quinto Ejército reanudó su ataque el 1 de diciembre. El primer ataque, la Operación Impermeable, fue realizado, después de un intenso bombardeo aéreo y de artillería, por el X Cuerpo Británico de la izquierda (que comprende las Divisiones de Infantería 46 y 56) y elementos del II Cuerpo de los EE. UU., comandados por el Mayor General Geoffrey Keyes. incluyendo la 1ra Fuerza de Servicio Especial, bajo el mando del Teniente Coronel Robert T. Frederick, a la derecha contra la formidable masa de la colina Camino. La cumbre dominante del Monte Camino, la Cota 963, está coronada por un monasterio. Dos picos algo más bajos, Monte la Defensa, Monte la Difensa (Cerro 960) tal como aparecía en los mapas militares durante la guerra, y Monte la Remetanea (Cerro 907), se encuentran a menos de 2 millas (3,2 km) al norte de Camino. En el extremo superior de la característica del Camino se encuentran los numerosos picos del Monte Maggiore. Toda la masa de la colina tiene aproximadamente 6 millas (9,7 km) de largo y cuatro millas (6,5 km) de ancho. En el este y el noreste, las laderas se elevan abruptamente hacia las alturas, luego descienden gradualmente hacia el oeste hacia el río Garigliano. Tomó hasta el 9 de diciembre antes de que la masa Camino fuera asegurada de la 15.ª División Panzergrenadier.

Mientras tanto, en el flanco derecho del Quinto Ejército, el VI Cuerpo de los EE. UU., comandado por el General de División John P. Lucas y compuesto por las Divisiones de Infantería 34 y 45 , había atacado las montañas pero avanzó poco hasta que fue reforzado por las tropas de montaña de los franceses. Cuerpo Expedicionario (CEF), recién llegado a Italia;[21] atacaron de nuevo el 15 de diciembre.

El 8 de diciembre, las Divisiones de Infantería 3 y 36 de EE. UU. y la Fuerza de Servicio Especial 1 del II Cuerpo lanzaron el ataque en Monte Sambúcaro[nota 2] y en Mignano Gap. En la noche del 10 de diciembre, se tomaron los picos, amenazando las posiciones alemanas en la brecha. Sin embargo, las posiciones alemanas en San Pietro in the Valley se mantuvieron firmes hasta el 16 de diciembre, cuando un ataque lanzado desde la masa del Camino tomó Monte Lungo. Los alemanes ya no podían esperar aguantar San Pietro cuando el terreno dominante en ambos flancos, Monte Lungo y Sambúcaro [nb 2]picos, estaba en posesión del II Cuerpo. Al amparo de un contraataque, las fuerzas alemanas se retiraron a posiciones de aproximadamente 1 milla (1,6 km) a su retaguardia, frente a San Vittore. Se realizaron varios ataques en los días siguientes y Morello Hill, que domina las posiciones de San Vittore desde el norte, fue capturado el 26 de diciembre.

En el frente del VI Cuerpo de los EE. UU., se lograron avances, pero resultaron muy difíciles sobre el terreno montañoso ya que el clima se deterioró aún más con la llegada del invierno. Durante el mes de diciembre, el Quinto Ejército sufrió 5.020 heridos pero el total de ingresos hospitalarios sumó 22.816 con ictericia, fiebre y pie de trinchera prevalente.[22]

A finales de diciembre, el Quinto Ejército tuvo que hacer una pausa una vez más para reorganizarse, reponer sus pérdidas y reunirse para un último empujón para llegar a las defensas de la Línea Gustav. El VI Cuerpo de EE. UU. fue puesto en reserva para entrenar y prepararse para los desembarcos de Anzio (denominado Operación Shingle) con las tropas francesas, en ese momento con la fuerza del cuerpo, tomando el control de su frente.[23]

El II Cuerpo volvió al ataque el 4 de enero de 1944, con ataques paralelos a la Ruta 6 al norte y al sur de la misma. El ataque del norte tomó San Vittore y, el 7 de enero, la altura que domina La Chiaia. En el lado sur, el ataque se realizó desde Monte Lungo y capturó Monte Porchia. Mientras tanto, a su izquierda, el X Cuerpo británico había atacado desde posiciones en la masa del Camino para tomar el 8 de enero el cerro Cedro que con Monte Chiaia y Monte Porchia había formado una fuerte línea defensiva frente a Monte Trocchio.[24]

La última ofensiva para despejar al enemigo frente a las defensas de Gustav comenzó el 10 de enero. Cervaro fue tomado el 12 de enero y los cerros que dominan al norte el 13 de enero. Esto abrió el flanco norte de Monte Trocchio y se planeó un fuerte asalto para el 15 de enero. Sin embargo, el XIV Cuerpo Panzer alemán consideró que la posición era insostenible y se retiró a través del Rápido. Cuando el II Cuerpo avanzó el 15 de enero, no encontró resistencia.[25]

Secuelas

Le tomó al Quinto Ejército de los EE. UU. seis semanas de intenso combate y 16,000 bajas para avanzar las 7 millas (11 km) a través de las defensas de la Línea Bernhardt, incluida la acción en San Pietro Infine, para tomar Monte Trocchio y llegar a las posiciones frente a la principal Defensas de Gustav el 15 de enero.

 

Línea Gustav

Línea Gustav

Las distintas líneas defensivas en el sur de Italia (la línea Gustav en rojo)

La Línea Gustav (o de Invierno) consistió en una serie de fortificaciones construidas en Italia durante la Segunda Guerra Mundial por la Organización Todt de la Alemania nazi, pensada con el fin de evitar o, al menos, ralentizar el avance de las tropas aliadas por la península Itálica en dirección hacia el norte.

La línea fortificada se extendía desde el mar Tirreno, justo al norte del punto en el cual el río Garellano (Garigliano en italiano) desemboca en el mismo, seguía hacia el oeste a través de los montes Apeninos y llegaba hasta la desembocadura del río Sangro en el mar Adriático. El centro principal de la línea, donde la misma cruzaba el gran eje de comunicaciones norte-sur (hoy en día la autopista 6), se encontraba al pie del monte Cassino y de la abadía de Montecassino que estaba en su cumbre.

La línea había sido fortificada, incluyendo emplazamientos de cañones, búnkeres de cemento, nidos de ametralladora, alambre de espino y campos de minas. Se trataba en realidad de la más sólida y poderosa de las líneas defensivas alemanas ubicada al sur de la ciudad de Roma. La línea Bernhardt se encontraba algo más al sur.

Tras el desembarco en Italia de los Aliados en septiembre de 1943, el Gobierno italiano había capitulado (armisticio de Cassibile), pero el Ejército alemán proseguía con los combates, habiendo logrado reunir unas 15 divisiones para la defensa.

El primer objetivo de las tropas aliadas era alcanzar Roma, la capital de Italia, y para ello la vía más evidente era el valle del río Liri, cercano y al norte de Cassino.

Las tropas alemanas en Italia se encontraban al mando del mariscal Albert Kesselring, mientras que la defensa de la Línea Gustav había sido confiada al general Heinrich von Vietinghoff, del X Ejército alemán.

El plan de los Aliados

El plan previsto por los Aliados era que el V Ejército estadounidense atacase directamente la Línea Gustav a la altura de Montecassino, mientras que simultáneamente se produciría un desembarco (Operación Shingle) en Anzio, que serviría a la vez tanto como operación de diversión como tentativa de conquista de Roma.

El asalto de los Aliados

En enero de 1944, las tropas aliadas alcanzaron la Línea Gustav. El jefe aliado era el general Harold Alexander, puesto que el general Montgomery había sido relevado y enviado al Reino Unido, con vistas a los preparativos del desembarco en Normandía. El VIII Ejército británico se hallaba bajo el mando del general Oliver Leese, dado que el general Bernard Montgomery estaba igualmente ocupado en los preparativos del ataque a Normandía. Los británicos ocuparon el ala derecha del avance, o sea el sector este del frente aliado.

Durante todo el mes de enero, la 34.ª División de Infantería estadounidense, que formaba parte del V Ejército estadounidense, había intentado establecer una cabeza de puente al norte del río Rápido, al pie de Montecassino. Kesselring reforzó la Línea Gustav con la 29ª División de Granaderos Panzer y la 90ª División de Granaderos Panzer (que hasta entonces estaban desplegadas en Roma). Aunque los Aliados atravesaron en varias ocasiones el obstáculo que suponía el río, los constantes contraataques alemanes les rechazaron hasta el 30 de enero. En esta fecha lograron alcanzar los muros de la Abadía, que ya se encontraba en ruinas tras los bombardeos aliados, aunque sin poder asegurar el dominio sobre la misma. Hasta el 12 de febrero no se consiguió ocupar la Abadía de Montecassino, con la llegada de divisiones frescas formadas por indios y neozelandeses. La conquista de la Abadía supuso bajas muy numerosas.

A pesar de que el desembarco en Anzio aseguró la cabeza de playa, fracasó en términos estratégicos por falta de la adecuada explotación del éxito inicial por parte del general John P. Lucas,1​ logrando los alemanes encajonar a las tropas aliadas en la cabeza de puente. El 11 de mayo se desencadenó un ataque general aliado sobre toda la Línea Gustav, que en términos generales tuvo éxito (salvo en Montecassino), con lo que las tropas alemanas debieron retirarse, perdiendo así la ciudad de Roma, hecho que pudo ser debidamente explotado por la propaganda aliada.

No obstante, la Línea Gustav había cumplido perfectamente el papel para el que los alemanes la habían concebido, ya que retrasó el avance aliado el tiempo suficiente como para que, después de la retirada alemana, se hubiera podido preparar la siguiente línea defensiva: la Línea Gótica.

Por lo demás, la cima de Montecassino no fue conquistada hasta el 18 de mayo, por el Segundo Cuerpo polaco.

Línea Gustav

La Línea Gustav levantada en los montes Abruzos de Italia, excluía la cumbre de Montecassino y del Monte Samucro, pues para los alemanes, no eran un buen puesto de observación debido a que su prominencia los hacía muy vulnerables, exponiéndolos al fuego de la artillería y la aviación enemigas.  En cuanto a Montecassino, los mandos alemanes en Italia consideraban que debía evitarse la destrucción del monasterio y las reliquias históricas que albergaba.  Para el efecto, el Mariscal Kesselring cursó las órdenes de transportar las obras de arte, la biblioteca y las reliquias históricas a Roma, poniéndolas bajo la protección del Vaticano.  Las monjas y monjes benedictinos de Monasterio fueron evacuados, quedando solamente el Abad Gregorio Diamare de 82 años y 5 monjes.  Los puestos de observación y las defensas se colocaron a media ladera de Montecassino y en otros montes de los alrededores donde podían ser camuflados de mejor manera.  A las afueras de la Abadía un piquete de policía militar protegía la entrada haciendo cumplir las órdenes de que ningún soldado alemán podía ingresar.

La ubicación estratégica de Montecassino, fue utilizada como punto de pivote de la Línea Defensiva Gustav, la cual siguiendo el curso del río Garigliano-Gari-Rápido pasaba a los pies de Cassino por donde también cruza la vital vía ferroviaria Nápoles-Roma, y se desplazaba a lo largo de la zona más estrecha de la península italiana, concluyendo en el río Sangro que desemboca en el Adriático.

El principal objetivo estratégico alemán, aparte de ganar tiempo, no era defender la posesión de Italia, sino retardar la progresión de los ejércitos aliados con el principal objetivo de proteger las vitales zonas petrolíferas rumanas, cuya distancia de las bases aéreas Aliadas se acortaba mes a mes.

Vista aérea del sector Cassino. Arriba el monasterio de Montecassino, abajo la ciudad de Cassino

Como parte de las defensas, que incluían torretas de tanques enterradas, búnkers, casamatas con lanzacohetes y emplazamientos con cañones 88, la vegetación de la ribera derecha del Río Rápido-Gari-Garigliano fue cortada a ras y miles de minas fueron sembradas a todo lo largo de la línea.  En el mes de octubre de 1943, la Línea Gustav estaba lista para cumplir su cometido.  Es oportuno recordar que durante los primeros años de los 40 se desató una epidemia de malaria en Italia y la zona de Cassino era endémica, por lo que los beligerantes se enfrentaban también a un enemigo silencioso que azotaba a las tropas de ambos bandos.  Pero los alemanes tenían además otro enemigo: los partisanos, que en la Región Lazio eran comandados por el dirigente comunista Enrico Giannetti.  Los Aliados brindaban apoyo logístico a los partisanos y en cambio recibían informes de inteligencia.  Por su parte los alemanes casi no tenían agentes de inteligencia y en muchos casos esos agentes, que cruzaban de un bando al otro por mar, realizaban también un doble juego.

Las defensas incluían torretas enterradas

Línea Reinhard y Línea Roma

Además de la Línea Gustav los alemanes construyeron varias líneas paralelas con 12 a 18 Km. de separación entre una y otra.  La Línea Reinhard desde la boca del Garigliano en el Tirreno hasta el río Sangro y la Línea Senger-Riegel, más conocida como Línea Hitler que unía Pontecorvo, Aquino y Piedimonte San Germano.  Más al norte construyeron la Línea Roma, última línea defensiva antes de la capital italiana.  En setiembre de 1943 el área de Cassino sufrió los primeros bombardeos aéreos aliados y poco después la artillería fue apostándose frente a la Línea Gustav para martillar durante meses las defensas alemanas.  Antes de fines de año, las fuerzas alemanas del sur de Italia que inicialmente se concentraron en la Línea Bernardo a la altura del Río Volturno, ya ocupaban las nuevas posiciones en la Línea Gustav.

Piedimonte San Germano

Fuerzas alemanas

A lo largo de la Línea Gustav, en el sector sur, del lado del Mar Tirreno, el Mariscal Kesselring dispuso al XIV Panzerkorps al mando del General Fridolin von Senger und Etterlin con 10 divisiones.  Alrededor del Valle de Liri, entre Minturno y Castelforte la División 94 al mando del General Pfeiffer que debía proteger una extensión en la costa tirrena, extremadamente amplia; la 29 Panzergrenadier en Ausona detrás de la Div. 94.  Entre Castelforte y Sant’Ambrogio sul Garigliano la División 90 Panzergrenadier del General Baade.  Entre Sant’Ambrogio y Cassino la Div. 15 Panzergrenadier del General Rodt y la División 3 Panzergrenadier del General Gräser compuesta por polacos de origen alemán.  Lo seguía antes de Cassino la Div. 3 de Inf. del General Haug.  Entre Montecassino y Monte Cairo la Div. 44, entre Cerro Belvedere y Monte Cifalco la Div 5 de Montaña y detrás de ambas la División 71.  En el sector norte del lado del Adriático, dispuso al 10 Ejército, al mando del Coronel General von Vietinghoff.

Línea del Volturno

Línea del Volturno

Líneas defensivas alemanas al sur de Roma en 1943-1944.

La Línea Volturno, también conocida como Línea Viktor (en alemán: Volturno-Linie, Viktor-Linie; en italiano: Linea del Volturno), fue una posición defensiva alemana establecida en Italia durante la Campaña del país en el marco de la Segunda Guerra Mundial. La línea partía desde Térmoli, al este, y discurría a lo largo del río Biferno, a través de los Montes Apeninos, hacia el río Volturno, al oeste.

Tras la invasión de Italia por parte de las Fuerzas Aliadas en septiembre de 1943, la Wehrmacht dispuso una serie de líneas defensivas a lo largo del país con el fin de dilatar su avance, siendo la Línea Volturno la más meridional de todas.

Batalla de Térmoli

El Generalfeldmarschall Albert Kesselring en Italia en 1940.

Como respuesta al incremento de la presión en el frente Adriático por parte de los Aliados, el 1 de octubre de 1943 el Generalfeldmarschall Albert Kesselring ordenó a la 16.ª División Panzer cambiar su rumbo y dirigirse al frente Adriático. Destacamentos de la 11.ª Brigada de Infantería de la 78.ª División de Infantería británica cruzaron el Biferno la madrugada del 3 de octubre seguido de un aterrizaje anfibio en Térmoli por parte de los comandos británicos a las 2:15 horas.1​ A última hora de la mañana, los dos destacamentos ya se habían reunido, mientras que esa noche la 36.ª Brigada de Infantería de la 78.ª División fue capaz de desembarcar en el mar en Térmoli. No obstante, varios problemas logísticos habían impedido que los Aliados construyesen un puente resistente sobre el Biferno, por lo que cuando los vados arrasados quedaron inservibles tras el paso de cinco tanques, no hubo ninguna posibilidad de proporcionar más tanques a través del río para apoyar a la infantería. Un puente FDE (Folding Boat Equipment) más ligero fue construido para permitir el traslado de artillería, vehículos de reconocimiento y otra clase de medios de transporte. El movimiento hacia el este de la 16.ª División Panzer supuso una mayor e imprevista amenaza para la infantería Aliada, en ese momento carente de apoyo. Tras la noticia de la llegada de los alemanes el 4 de octubre, Vyvyan Evelegh, comandante de la 78.ª División, solicitó prioridad por parte del 8.º Ejército británico, bajo el mando del general Bernard Montgomery, para el suministro de equipos de puentes.2​ A medida que los alemanes se acercaban, las tropas Aliadas situadas en el Biferno se vieron obligadas a defenderse. La tarde del 5 de octubre habían sido reprimidos a menos de 800 metros de Térmoli,3​ aunque los esfuerzos frenéticos de los ingenieros dieron como resultado un resistente puente Bailey que permitió a los canadienses y a los británicos cruzar el río. Esa misma noche, la 38.ª Brigada irlandesa de la 78.ª División llegó a través del mar a Térmoli y el ataque alemán de la mañana siguiente fue repelido por poco en una intensa lucha. A última hora de la mañana del 6 de octubre, los Aliados estaban en el campo de batalla y para la última hora de la tarde los alemanes habían empezado a retroceder a las próximas defensas preparadas en el río Trigno, en la Línea Bárbara.4

Por su parte, en la otra costa el 5.º Ejército de los Estados Unidos, comandado por el teniente general Mark Wayne Clark, atacó a través del Volturno la noche del 12 de octubre.5​ Los alemanes, mediante el hábil empleo de tácticas de retaguardia en un terreno favorable para la defensa, se retiraron a la siguiente línea norte (la Línea Bárbara), la cual sería alcanzada por los Aliados el 2 de noviembre.

Operaciones del Quinto Ejército de EE. UU. Entre el 12 de octubre y el 15 de noviembre de 1943

Después de la invasión aliada de Italia, los alemanes construyeron una serie de sistemas defensivos en toda Italia para frenar el avance aliado: la línea Volturno representa el sistema más al sur de un complejo de defensa más general.