Este Mundo, a veces insólito

Calendario
junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Línea Hitler

Rate this post

Línea Hitler

Líneas defensivas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial

La Línea Hitler, más tarde rebautizada como Línea Senger, fue una línea defensiva fortificada construida por el ejército alemán en Italia durante la campaña italiana de la Segunda Guerra Mundial .

Historia

Situada a unos diez kilómetros de la Línea Gustav , tenía la función de contener cualquier hundimiento de esta última. Tras el hundimiento del Gustav, ocurrido el 18 de mayo de 1944 , la Línea Hitler consiguió frenar el ímpetu de los aliados que tuvieron que detenerse a reorganizarse para poder sortear el inesperado obstáculo. El ataque final, que tuvo lugar entre el 23 y el 24 de mayo con el desembarco en Anzio . A pesar de la victoria  costó enormes pérdidas dada la enérgica resistencia de los alemanes, que sin embargo se vieron obligados a replegarse hacia la línea César .

Fue llamado el bombardeo “Senger” o también “Senger-Riegel” o, nuevamente, “perno de Senger”; la llamaron la línea “Dora” o “Führer-Senger” o “Hitler-Stellung”. En esencia, sin embargo, es siempre lo mismo: la línea defensiva alemana que, según Alberto Turinetti di Priero, “para los alemanes siempre fue la ‘Línea Senger’ y para los aliados la ‘Línea Hitler'”.

Esta fortificación fue encargada por el mariscal de campo Albert Kesselring, comandante de las fuerzas armadas alemanas en el sur de Italia, en previsión de un colapso de la línea Gustav, aquella contra la que el ejército aliado a partir de enero de 1944, tras haber destruido, entre otros, Montecassino y Cassino, y habiendo pulverizado el territorio circundante, ya no sabía qué más idear para crear un pasaje a través de él. Lo cual, pues, finalmente ocurrió al día siguiente del 11 de mayo de 1944 cuando, tras una noche memorable para quienes tuvieron la oportunidad de vivirla, los aliados decidieron lanzar un ataque masivo y así desbloquear una situación que había permanecido estática durante meses pero sobre todo con consecuencias nocivas para el territorio y su gente.

Ahora había llegado el momento en que la línea de Hitler tenía que entrar en funcionamiento y “contrarrestar”, como era el plan, la infiltración enemiga más allá del Gustav. De hecho, en la intención, escribe Fred Majdalany, “las dos líneas funcionaron como una puerta batiente, cuyo eje era el Monte di Cassino. Si se le obligaba, podía oscilar, a través del valle invadido, hasta la línea hitleriana, sin perjuicio del Monte di Cassino como piedra angular y punto fijo. Luego podría ser desprendido de sus goznes y colocado, dos o tres kilómetros atrás, sobre un gozne nuevo, Piedimonte; y Piedimonte, una antigua ciudad-fortaleza sobre una colina rocosa, se convertiría en un nuevo Montecassino.”

Como de hecho sucedió después, en la mañana del 18 de mayo, lo que quedaba del monasterio fue conquistado por las tropas polacas.

Si “los alemanes creían que estas dos líneas podían hacer frente a cualquier intento aliado a lo largo del valle de Liri y el Statale n. 6”3 Casilina, los aliados, por su parte, pensaban que una vez rota la línea de Gustav no tendrían más problemas que afrontar y por fin se les habría abierto el camino a Roma. En cambio, no fue así y, además del territorio, tuvieron que lidiar precisamente con la línea hitleriana, aunque no les faltó mucho para romperla ya entre el 19 y el 20 de mayo. Pero si esto no sucedió fue porque los ataques se llevaron a cabo con fuerzas insuficientes: “el 8.º Ejército”, habría comentado Churchill, “tenía que averiguar cómo los ataques de exploración contra la línea de Adolfo Hitler en el valle del Liri no dio resultados, por el hecho de que las tropas que la guarnecían, aunque se lanzaron a la batalla, eran hombres resueltos y comandaban formidables defensas. Era necesario, por tanto, un asalto a lo grande”.


En particular, señala Majdalany, “las unidades móviles inmediatamente se toparon con vastos campos de minas, cadenas de casamatas, fortificaciones masivas extendidas a una profundidad de 900 metros [de modo que] estaba claro que la línea de Adolf Hitler tenía que ser abordada con medios masivos. Mientras tanto el grueso del ejército se vio momentáneamente retrasado por la necesaria reorganización tras los duros combates de la semana anterior, así como por la congestión del tráfico, del Liri no era ni mucho menos la vía de acceso fácil a Roma que todos esperaban.”
En definitiva, la presencia de la línea hitleriana agravó enormemente la estructura natural y particular del valle -pocos caminos, muchos cursos de agua, las laderas que se vislumbraban- por lo que la intención de los alemanes de volver a proponer en este nuevo escenario, aunque de forma más límites modestos, lo que había sucedido durante varios meses en el Gustav. Sin embargo, gracias a Dios, en realidad las cosas fueron diferentes y el frente hitleriano no duró más de una semana: días realmente infernales empañados, solo en este segmento del frente, por más de tres mil muertos, principalmente alemanes, británicos, polacos y canadienses, y por los graves daños adicionales causados ​​al territorio ya agotado.

La construcción del Hitler había comenzado en diciembre de 1943, una vez terminado el Gustav y, como había sucedido con éste, su construcción había sido encomendada a la organización Todt, que, como recuerda el general alemán Frido von Senger, comandante de el XIV Cuerpo de Ejército Panzer, además de la mano de obra habitual, podía contar, entre otros, también con “contingentes eslovacos” y una “gran abundancia de medios”.

Y entre los otros, también había jóvenes soldados italianos alistados tras el “anuncio Graziani”, que exigía que los nacidos en los años 1923, 1924 y 1925 se presentaran en sus distritos a los que pertenecen para luego agregarse “al Todt (Batallón de Pioneros)”, obligado, según relata Otello Giannini, uno de los protagonistas de esta historia, a “servir al país construyendo fortificaciones junto al aliado alemán contra el enemigo común”. Pertenecían a un batallón del 84º regimiento de infantería estacionado en Florencia que, de hecho, a fines del otoño de 1943 estaba estacionado entre Aquino y Piedimonte San Germano y “alojado”, informa el propio Giannini, “en una gran villa”. Pero es difícil identificar en el área entre los dos municipios una estructura capaz de albergar a tanta gente – 24 oficiales, 12 suboficiales y 836 soldados rasos, todos en su mayoría toscanos – y que tenga, además, la apariencia de una villa. Sin embargo, tampoco hay testigos que puedan recordar la presencia de estos jóvenes soldados italianos en Aquino y Piedimonte. Sin embargo, de ellos habla el “jefe” de la provincia de Frosinone, Arturo Rocchi, quien, en un informe del 21 de diciembre al Ministro del Interior de la RSE, destaca la relativa ayuda prestada por estos departamentos: “sin ninguna supervisión y sin preparación para los trabajos en que están empleados, se ven privados de toda forma de asistencia moral y material (…)”. Además, escribe Rocchi, “como son estudiantes, no pueden soportar las penurias del trabajo pesado y puramente manual”.

Pero lo desconcertante es que, en esa fecha, ese 21 de diciembre, ya había 324 “desertores”.

Pero volvamos a Hitler. Aproximadamente un kilómetro de profundidad, como se ha dicho, se extendía entre el monte El Cairo y la costa tirrena en una longitud de entre sesenta y setenta kilómetros.

Su punto de partida se había fijado en las faldas del Monte Cairo y, precisamente, en la cima del Pizzo Corno, a 945 metros sobre el nivel del mar, sobre la localidad de Villa Santa Lucía y a poco más de tres kilómetros en línea de aire de Montecassino, o mejor dicho de la línea Gustav.

Descendiendo al valle, bordeaba el casco urbano de Piedimonte San Germano, que en ese momento rodeaba la cima de la colina, y luego, avanzando hacia el oeste, tocaba la llanura en el distrito de Torre, que, para ser exactos , que se extiende a los lados de la Casilina, más o menos desde donde comienza la larga recta que termina justo antes del puente sobre el Melfa en Roccasecca y hasta el cruce de Aquino donde, según Raffaele Nardoianni, “el gran foso antitanque dotada de una tupida retícula que, atravesando el Casilina y tortuosamente el territorio de Aquino, llegaba hasta Pontecorvo” siguiendo el trazado de la carretera que la une directamente con Aquino, para concluir, por tanto, tras cruzar el río Liri, cerca de Sant’Oliva.

Si este era el plan general, en realidad, sin embargo, “el trabajo para fortalecer la línea hitleriana”, escribe GA Shepperd, “se concentró en el sector que se oponía a un avance por el valle del Liri”.

En la práctica, entre Piedimonte, Aquino y Pontecorvo donde los accesos a la fortificación “seguían un terreno abierto y bastante plano, y” donde, “con la primavera, los cultivos abandonados en los campos alrededor de Aquino ocultaban efectivamente muchas de las defensas a la observación desde el suelo”.

Kesselring había autorizado entonces a von Senger a construir una extensión del Hitler desde la populosa aldea de Pontecorvo hasta el mar de Terracina a través de Pico, Lenola y Fondi. “Más que cualquier otra cosa”, escribe WGF Jackson, “era una línea dibujada en un mapa topográfico, con posiciones exploradas y preparadas y, en algunos casos, atrincheradas para bloquear las carreteras y caminos que la cruzaban. Sin embargo, podría servir como posición de reunión para las divisiones en retirada de la línea Gustav”.

Siempre para integrar el Hitler, aunque Bruno D’Epiro lo considera más bien el “último rayo de Gustav”, se preparó entonces una línea más llamada Dora, de la grafía D de Dora, que, del río Liri, lamiendo el laderas orientales del Monte d’Oro, a través de Badia di Esperia, habría tenido que escalar los montes Aurunci, pasar por Ausonia y terminar en Formia.

Sin embargo, incluso en este caso, el proyecto se quedó en el papel y las intervenciones fueron en realidad muy limitadas. Sin embargo, desde D’Epiro sabemos que “los principales puntos de defensa de la zona de Badia, a lo largo del curso de los ríos Liri, Sorgenti, Mola Francesca, Selvi y Monte d’Oro, fueron intensificados por un sistema de fortificaciones” así como “las dos grutas naturales, la de ‘Polletrone’ y la de ‘Ravicelli’ en el Monte d’Oro, estaban fuertemente equipadas con ametralladoras.” La historia dl Dora, sin embargo, no va más allá del 17 de mayo, abrumada era de las tropas de color del Cuerpo Expedicionario Francés.

En definitiva, según WGF Jackson, las dos prolongaciones de la línea hitleriana entre Pontecorvo y el mar se habían esbozado simplemente “con simples movimientos de tierra y cierto número de profundos campos de minas, dispuestos de forma que bloquearan los sectores más débiles, pero estos trabajos habían evidentemente recibió un orden de precedencia bajo ya que no estaban progresando muy rápidamente. La pendiente y la infranqueabilidad de las montañas Aurunci parecían ser suficientes para disuadir una gran amenaza aliada al sur del Liri.” Pero la capacidad de las tropas negras del Cuerpo para moverse sobre ese tipo particular de terreno probablemente no se había tenido en cuenta de la expedición francesa que, primero, abrió una peligrosa brecha en las defensas alemanas justo en el Aurunci.

La línea hitleriana se caracteriza especialmente por la presencia de un gran número de los llamados “fuertes” como se denominaron, tras la guerra, a aquellas estructuras de hormigón enterradas en el suelo, cuya parte metálica fue inmediatamente “utilizada” como moneda de cambio en la entonces pujante mercado de “hierro viejo” necesario sobre todo para satisfacer las urgentes necesidades de la mera supervivencia, actividad que, por la fuerza de las circunstancias, causó muchas víctimas y favoreció el enriquecimiento de muy pocos.

En esencia, eran casamatas, o búnkeres, si se prefiere, esparcidos en cantidades sustanciales a lo largo de toda la franja de Hitler, bien camuflados entre la vegetación, protegidos por campos de minas y vallas. Para la parte ofensiva, generalmente utilizaban torretas de tanques, entre las que destacaban, en particular, aquellas con cañones de 75 mm., ya montados en los Panthers que “destacaban” por su peligrosidad: “venían del frente ruso”, explica Roberto Molle, “y pertenecían a la primera serie de Panther V que se caracterizaba por una gran fragilidad mecánica; de hecho, muchos de estos tanques fueron víctimas de roturas incluso antes de encontrarse con el enemigo. Las torretas así puestas a disposición fueron enviadas al frente italiano”, donde, por primera vez en Italia, entre el mes de marzo y principios de mayo de 1944, se habrían posicionado unas quince justo en la línea hitleriana.

También conocido como Panzerturm o Panthertum, precisamente por el origen de las torretas, separadas alrededor de un kilómetro entre sí, sus colores de camuflaje eran los más diversos pero generalmente orientados hacia un fondo amarillo oscuro o rojo antioxidante y el personal asignado podría usar literas, una estufa, un teléfono, electricidad, todo naturalmente ubicado bajo tierra, debajo de la torre misma. Para que conste, uno de ellos, el situado al este de Piedimonte, habría destruido hasta diecisiete tanques enemigos antes de que la tripulación se viera obligada a abandonarlo. Pero no todos creen que esta noticia sea cierta.

Más allá de estas y otras posiciones fijas del mismo tipo provistas de armamento de calibre más modesto, entre los otros medios ofensivos presentes en la línea no faltaron los tanques, para ser utilizados donde surja la necesidad, y varias unidades Nebelwerfer, un cohete de cañón múltiple lanzador capaz de disparar a gran velocidad, al menos uno cada 10 segundos, proyectiles mortíferos que causaron cuantiosas pérdidas al enemigo. Todo ello, por supuesto, en un contexto en el que no faltaron profundos refugios subterráneos reforzados con hormigón armado, barreras de alambre de púas, campos de minas hábilmente esparcidos y profundos agujeros antitanque: en definitiva, no está mal decir que las defensas de Hitler eran incluso más elaboradas que las de Gustav.

Evidentemente, no habían escapado a la atención de los mandos aliados que se percataron de ellos a través de las fotografías aéreas que, desde diciembre de 1943, mostraban por primera vez un grupo de posiciones enemigas camufladas: “en febrero su número había aumentado a 180, y en mayo los observadores contaron más de 270 puestos fortificados”.

Se trataba, por tanto, de “una línea especialmente adecuada para resistir” los ataques que luego se producirían puntualmente, escribió von Senger, habiendo sido “construida precisamente en vista de tal ofensiva”.

No obstante, sin embargo, el poderoso ejército aliado tuvo que luchar mucho para vencerlo, al menos en los puntos “más calientes”, así como la cruenta batalla librada entre Pizzo Corno, Villa Santa Lucia y Piedimonte San Germano del 20 al 25 de mayo por los hombres bajo el mando del General Wladyslaw Anders de los que se refiere en sus memorias: “El 19 de mayo de 1944 los ‘Carpathian Lancers’ iniciaron sus operaciones, avanzando desde el principio bajo el fuego de la artillería enemiga, limpiando continuamente el terreno de minas enemigas. Al pie de Pizzo Corno, a 893 m de altitud, el regimiento fue detenido por una violenta concentración de fuego de todas las armas enemigas y tuvo que sostener una fuerte acción de fuego, inmediatamente después de conquistar 893 m por asalto. Al mismo tiempo, el 15º de Lanceros estaba luchando por las laderas del sur de 893 m y, por lo tanto, se unió a los escuadrones del Regimiento de los Cárpatos.

“El Regimiento de los Cárpatos fue luego reemplazado por el 15, que renovó el ataque el 20 de mayo y el 25 finalmente logró conquistar todo Pizzo Corno y la cima de Monte Cairo. Al mismo tiempo, la acción principal avanzaba contra Piedimonte. Para llevar a cabo la operación se formó un grupo especial formado por el 6º Regimiento Acorazado, el 18º Batallón ‘Lviv Fusiliers’, el 5º Batallón ‘Cárpatos Fusileros’ del 12º Lanceros, la Compañía de Defensa del Cuartel General del Cuerpo del Ejército, del Regimiento de Artillería 9 y de hombres de la artillería autopropulsada. Los Regimientos de Artillería Pesada 10 y 11 proporcionaron una masa adicional de fuego. La tarea asignada al grupo fue: ‘Capturar Piedimonte y proteger el flanco derecho del XIII Cuerpo de Ejército, Villa Santa Lucia-Piedimonte’.

“Durante los cinco días del 20 al 25 de mayo, dicho grupo realizó cuatro ataques consecutivos contra Piedimonte, en los que se manifestó la acción temeraria de los tanques, llenos de iniciativa. En un terreno casi inapropiado para el uso de tanques, los departamentos antes mencionados dieron prueba de gran determinación y establecieron un ‘récord’ al lograr penetrar en el pueblo por caminos muy empinados y sinuosos en las faldas de ese cerro. Los alemanes fueron tomados completamente por sorpresa. La falta de infantería suficiente -porque los batallones, desgastados, tenían sólo el veintiocho por ciento de su fuerza de guerra y estaban agotados por la batalla de Montecassino- no les permitió completar la conquista del pueblo y llegar a las colinas cercanas. Mientras tanto, el enemigo logró hacer avanzar sus refuerzos y la batalla duró unos días antes de que Piedimonte fuera conquistado definitivamente el 25 de mayo de 1944.

“Los continuos e impetuosos combates y nuestros repetidos ataques, no menos que el intenso fuego de artillería, habían inmovilizado por completo a las fuerzas enemigas, que defendían la posición clave de Piedimonte y les habían impedido ocupar la carretera N° 6 (Casilina) y de la Valle de Liri. En consecuencia, el XIII Cuerpo pudo avanzar hacia el valle sin ninguna oposición del lado piamonteso y ese era nuestro principal objetivo desde el punto de vista operativo general del VIII Ejército. Finalmente, la conquista de Piedimonte abrió definitivamente la carretera n° 6, como una de las principales vías de comunicación. Era el final de la lucha del II Cuerpo polaco por Montecassino y Piedimonte. El 29 de mayo nuestras unidades comenzaron a salir del campo de batalla empapadas de sangre”.

Menos conocido, sin embargo, es lo ocurrido entre Aquino y Pontecorvo en un solo día, el 23 de mayo, durante un violento enfrentamiento entre canadienses y alemanes.

El campo de batalla, por tratarse de un verdadero campo de batalla, se abre a la izquierda de la carretera provincial que une Aquino con Pontecorvo y se extiende durante cerca de un kilómetro y medio a ambos lados de la carretera del distrito de Valli, afectando el área delimitada por un lado por la depresión de tierra caracterizada por el curso de la Forme di Aquino, el llamado Pantani, y, por otro, por el área ligeramente ondulada que se extiende entre Zammarelli y Selva Toccheto, todavía territorio de Aquino, y Campo Vincenzo y Vallario, localidad esta última, sin embargo, en territorio de Pontecorvo: en definitiva, un frente de unos tres kilómetros integrado en la línea hitleriana que, en buena parte, en la zona comprendida entre la Fontana del Pérsico, en correspondencia, es decir , en el cruce de Valli, y Vallario, si no coincide con la carretera Aquino-Pontecorvo, discurre paralela a ella a corta distancia.

El objetivo de los canadienses, que llegan del distrito de Valli y que partieron de un área entre Pignataro y San Giorgio a Liri, es precisamente ese camino, un camino que, en código, ha sido rebautizado como Abukir: conquistarlo significa mucho más que crear una brecha simple en la línea de Hitler.

Al caer la tarde del 23 de mayo, el costo en vidas humanas que pagaron las tropas canadienses por este ataque fue muy alto: 47 oficiales y 832 soldados muertos (además de 7 oficiales y 70 hombres que no formaban parte de las fuerzas entabladas en combate) y 41 de 58 tanques usados ​​destruidos.

Las pérdidas sufridas por los alemanes fueron mucho mayores: más de 700 prisioneros y muchos cientos de muertos. Las mismas fuentes alemanas, por su parte, confirman la gravedad de las pérdidas: el diario del 51.º Cuerpo anotaba a las 23.30 horas que el Mayor General Wentzell, del 10.º Ejército, informaba que el enemigo había atacado en las últimas 14 horas apoyado por los artillería y que un batallón del 576º Regimiento de Granaderos, dos batallones del 361º Regimiento de Granaderos y el grupo de batalla Strafner debían considerarse completamente destruidos. Luego leemos que el enemigo había avanzado profundamente en el ala izquierda del despliegue de la 90.ª División Panzergrenadieren y que un batallón de la 1.ª División de Paracaidistas y dos compañías de la División de Montaña habían sido aniquilados.

Si tenemos en cuenta que Pico fue conquistado el 19 de mayo, Fondi el 20 y Terracina el 23, incluso en la línea hitleriana ya era una derrota total para los alemanes. Para ellos, entonces, también había otros motivos de preocupación: siempre en la mañana del 23, media hora después del inicio del asalto canadiense a la línea hitleriana, el 6 Cuerpo de los Estados Unidos había roto el sitio de Anzio y marchaba hacia Valmontone.

En definitiva, había llegado el momento de que los alemanes salvaran lo antes posible lo que pudieran salvar y evitar un cerco muy peligroso.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.