EsasCosas

Este Mundo, a veces insólito

Calendario

mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Carta de Martin Waldseemüller

Carta de Martin Waldseemüller

Mapa de Waldseemuller mostrando la costa este de Norteamérica, la Florida, el golfo de México, Yucatán y Honduras, todo ello desconocido aún para los europeos. 1507

El cartógrafo alemán diseñó este mapa de acuerdo a un boceto enviado por Américo Vespucio, como demuestra el título de su obra: “Universalis cosmographia secundum Ptolemaei traditionem et Americi Vespuccii aliorumque lustrationes”.

Al parecer, Vespucio envió una copia abocetada del prototipo, sin geografía interior, posiblemente porque esta información superficial fue todo cuanto pudo obtener en Lisboa. Tal vez Vespucio, como extranjero, no tenía acceso a información sobre la geografía interior de tierras pertenecientes a España. Lo que vio fue suficiente, sin embargo, para comprender que el Nuevo Mundo era un continente independiente, separado de Asia por un océano.

Esta revelación, hábilmente omitida en los mapas de Caverio y “Cantino”, fue difundida por Vespucio en sus cartas, viéndose reflejada en el planisferio de Waldseemüller.

Poco a poco el prototipo va emergiendo, pero hasta ahora han sido mostrados solamente contornos externos; la geografía interior permanece oculta, esperando a que alguien la ilumine en un mapa de Indias que permanece en tinieblas.

Un planisferio anónimo publicado por los cartógrafos reales de España en 1527, actualmente en la Biblioteca Ducal de Weimar, muestra los principales ríos del continente americano, incluyendo el Paraná, el Paraguay y el Bermejo, así como el Amazonas completo con sus principales afluentes: Madeira, Branco, Madre de Dios, Mamoré y Purús, años antes de que ellos fuesen explorados por los españoles. Los primeros informes de Gaboto sobre el Paraná llegaron a España en octubre de 1528, y los demás ríos fueron navegados mucho después.

Martin Waldseemüller

Nacimiento: 1470
Wolfenweiler, Sacro Imperio Romano Germánico: (actual Alemania)

Fallecimiento: 16 de marzo 1520
Saint-Dié-des-Vosges, Sacro Imperio Romano Germánico (actual Francia)

Nacionalidad: Alemana

Religión: Iglesia católica

Educado en: Universidad de Friburgo

Alumno de: Gregor Reisch

Ocupación: Cartógrafo, cosmógrafo, teólogo y geógrafo

Área: Cartografía

Movimiento: Renacimiento

Universalis Cosmographia, 1507, primero en presentar las tierras nuevamente descubiertas con el nombre de América y separadas de Asia.

Martin Waldseemüller, latinizado Martinus Ilacominus o Hylacomilus (Wolfenweiler, cerca de Friburgo de Brisgovia, Alemania, c. 1470 – Saint-Dié-des-Vosges, c. 16 de marzo de 1520)1​ fue un geógrafo y cartógrafo alemán, el primero con Mathias Ringmann en emplear el nombre de América, en honor de Américo Vespucio, en un mapa publicado en 1507, Universalis Cosmographia, en el que también se presentaba por primera vez América separada de Asia.

Biografía

Nacido en Wolfenweiler, se trasladó con su familia a Friburgo de Brisgovia (su madre era de Radolfzell, donde se pensó que había nacido Martin). En 1490 aparece inscrito en la Universidad de Friburgo, si bien no hay constancia de los estudios que cursó. Con todo, debió de estudiar geografía y matemáticas, a la vez que cosmografía. Allí entró en contacto con Mathias Ringmann, con quien se trasladó a la colegiata de Saint-Dié-des-Vosges, en pleno corazón de los Vosgos, en el Ducado de Lorena. El monasterio era un centro del movimiento humanista, en cuyo Gymnasium (escuela de nivel secundario) trabajó como profesor y cartógrafo. Canónigo en Saint-Dié, allí falleció hacia 1520.1

Obra

Universalis Cosmographia

Detalle de la Universalis Cosmographia con el nombre de «AMERICA».

Su trabajo más importante es la Universalis cosmographia secundum Ptholomaei traditionem et Americi Vespucii aliorumque lustrationes que publicó en 1507 junto a un pequeño globo terráqueo impreso en husos con los cuales se podía construir la esfera, acompañados de un tratado geográfico llamado Cosmographiae Introductio, cuya redacción suele atribuirse a Ringmann. Utilizando mapas anteriores, especialmente el planisferio de Caverio y un planisferio de Henricus Martellus no conservado, el mapa constaba de 12 paneles grabados en madera para formar un mural y de él se hizo una importante tirada, distribuyéndose más de mil ejemplares. Por primera vez América aparecía inequívocamente separada de Asia y rodeada de agua. Un estrecho dividía el continente en su parte central; sin embargo, en la parte superior del mapa, en una segunda representación a menor escala de la Tierra dividida en dos hemisferios, junto a los retratos de Ptolomeo y Vespucio, el estrecho desaparecía haciendo de América un continente unido. El tratado contenía además los Cuatro viajes de Américo Vespuccio (Americi Vespucii navigationes Quattuor), aparentemente un relato de los viajes del navegante italiano Américo Vespucio, aunque su autenticidad se ha puesto en duda, y en las tres obras aparecía por primera vez el nombre de América aplicado a las tierras que se acababan de explorar, considerando a Américo Vespucio como su descubridor. Perdido durante mucho tiempo, en 1901 el estudioso de la cartografía Joseph Fischer encontró el único ejemplar subsistente en el castillo de Wolfegg, en la Alta Suabia, que fue adquirido en 2001 por la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos por 10 millones de dólares.

Globo

Globo terráqueo de la Ludwig-Maximilians-Universität de Múnich.

El globo terráqueo publicado posiblemente junto con el propio tratado, pues alude a él en su introducción, constaba de una hoja con un planisferio recortable en forma de husos o gajos a fin de componer con ellos una pequeña esfera. En él figura también el nombre de América como denominación del nuevo continente, pero la disposición del «occeanus occidental» al oeste de América hace que su localización resulte confusa.

Se conservan de él cinco copias, todas ellas íntegras. La primera de estas hojas en ser descubierta, en 1871, se encuentra actualmente en la biblioteca James Ford Bell de la Universidad de Minnesota.2​ Otra, hallada dentro de un atlas de Ptolomeo, se encuentra en Múnich en la biblioteca nacional de Baviera. Un tercer ejemplar fue descubierto en 1992, encuadernado en una edición de las obras de Aristóteles en la biblioteca pública de Offenburg. El cuarto ejemplar conservado salió a la luz en 2003 después de que su propietario leyese en el periódico un artículo sobre el mapa de Waldseemüller. Fue subastado en Charles Frodsham & Co. por 1.002.267 dólares, el precio más alto pagado por un mapa de una hoja.3​ El último en aparecer, con ligeras variantes respecto de los anteriormente conocidos, fue presentado en julio de 2012. Fue localizado en la biblioteca de la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich, que ha publicado una versión digital.45

Terre Nove

De 1507 a 1513 trabajó en la preparación una nueva edición latina de la Geographia de Ptolomeo. En tanto que Mathias Ringmann se encargaba de las enmiendas al texto, él se ocupó de dibujar veinte nuevos mapas para formar con ellos un verdadero atlas, en uno de los cuales, titulado Tabule Terre Nove, rectificaba la atribución del descubrimiento a Américo Vespucio. Waldseemüller no utilizaba ya el nombre de «América», sino que lo había sustituido por el de «Terra Incognita», y en una nota aclaratoria añadía que «esta tierra y las islas adyacentes fueron descubiertas por el genovés Colón, por mandato del rey de Castilla». Como en el mapa pequeño de 1507, el continente se presentaba unido e independiente de Asia, pero hacía algunas correcciones en las líneas de los trópicos.

Orbis Typus Univeralis, 1513.

Orbis Typus Universalis

Adjunto al atlas de Ptolomeo editado en Estrasburgo en 1513, Waldseemüller publicó un nuevo planisferio con el estilo de las cartas náuticas o portulanas, que surgieron en Europa en el siglo XIII: Orbis typus universalis iuxta hydrographorum traditionem, con notables diferencias respecto del publicado en 1507, lo que hace pensar que pudiera haber sido dibujado con anterioridad, hacia 1505-1506. La introducción al atlas indica que la información para las nuevas tierras procede del almirante, en alusión probablemente a Cristóbal Colón. Se trata también de la primera carta náutica impresa, precediendo en 3 años a su Carta Marina Navigatoria de 1516.

Groenlandia es aquí una península de Europa, las Antillas únicamente se representan por tres islas: Isabella (Cuba), Spagnola (La Española) y una tercera sin leyenda, y de América del Sur solo se muestra la costa nordeste, hasta Alta pago de S. Paulo. Sin embargo, al sur de Asia, India y Sri Lanka se representan de forma más moderna que en el planisferio de 1507, conservando mejor sus proporciones.

Carta Marina de 1516

La Carta Marina de 1516 supone un notable cambio respecto a sus anteriores concepciones. Rompe con la tradición ptolemaica y pasa a tomar como modelo el planisferio de Caverio.6​ Asigna el Descubrimiento de América a Cristóbal Colón en vez de a Vespucio, elimina el nombre de América para el Nuevo Mundo y, siguiendo las tesis colombinas, parece dudar de que se trate realmente de un continente diferenciado,7​ colocando en América del Norte una inscripción que dice «Terra de Cuba-Asie Partis», retornando al tiempo a la concepción peninsular de la isla de Cuba y a la división del continente por un paso interoceánico, influido quizá por la mayor ortodoxia ptolemaica de los cartógrafos italianos o por faltarle nuevos informes de los marinos portugueses.8

Carta Marina Navigatoria

Martin Waldseemüller1516 (edición facsímil 1960)

Este mapa, llamado Carta Marina Navigatoria, fue realizado por el cartógrafo alemán Martín Waldseemüller en el año 1516. Se imprimió en 12 hojas sueltas para ser ensambladas mostrando el mundo en un mapa mural. Tal y como explica su título, escrito en latín y ubicado en el margen superior del mapa, el autor pretendía representar la forma del mundo entero conocido, sus regiones y sus límites tal y como habían sido determinados en su época basándose en cartas náuticas trazadas por navegantes portugueses en sus viajes oceánicos de exploración. Además pretendía mostrar cómo estas regiones diferían de la tradición de los antiguos representando también áreas no conocidas por ellos.

Detalles

  • Título: Carta Marina Navigatoria
  • Creador: Martín Waldseemüller
  • Fecha: 1516 (edición facsímil 1960)
  • Tipo: Mapa
  • Fuente original: Biblioteca del Instituto Geográfico Nacional
  • Derechos: Biblioteca del Instituto Geográfico Nacional, CC BY 4.0 ign.es
  • Técnica artística: Papel

  • Anundshog
  • Bouar (Republica Centroafricana)
  • Cairns Loughcrew
  • Chokahatu
  • Complejo megalítico en Kazajstán
  • Cursus Rudston
  • Dolmen de Soto
  • Drenthe
  • Drizzlecombe Stone Rows
  • El Cham de Bondons
  • El Infiernito
  • Filitosa
  • Fossa
  • Göbekli Tepe
  • Kamyana Mohyla (Stone Grave)
  • Kokino
  • Le Grande Menhir Brise
  • Li Muri
  • Lindholm Høje
  • Llanura de las Jarras
  • Metsamor Castle
  • Monumento a Midas – Yazılıkaya
  • Nartiang (Meghalaya), India
  • Necrópolis de Alcalar
  • Nemrut Dag
  • Normanton down Barrows
  • Padang Hill – Gunung Padang
  • Puma Punku
  • Qenqo
  • Queneto
  • San Agustín
  • Sayhuite
  • Sillustani – Puno
  • Skane, Stone Circle (Heimdalls stenar)
  • Stanton Moor
  • Thiruporur
  • Tiya
  • Torre-La Janera
  • Trepucó
  • Túmulo de Bougon
  • Uushigiin UVER
  • Valle de Bada (Sulawesi)
  • Vottovaara
  • Winterbourne Stoke
  • Xaghra Stone Circle

    Bólido de Tunguska

    Bólido de Tunguska

    Árboles calcinados y derribados en el típico patrón circular de los bólidos de alta energía (fotografía de la 2ª expedición de Kulik, 1927).

    Fecha: 30 de junio de 1908

    Causa: Probable explosión en el aire de un pequeño asteroide o cometa.

    Lugar: Río Podkamennaya Tunguska, Imperio ruso

    Coordenadas: 60°55′00″N 101°57′00″E

    Heridos: 0 confirmados

    Mapa de localización

    Bólido de Tunguska (Distrito Federal de Siberia)

    El bólido de Tunguska (Тунгусский метеорит, Tungusky meteórit) (también, evento de Tunguska) fue una gran explosión que ocurrió cerca del río Podkamennaya Tunguska en la gobernación de Yeniseysk (ahora Krai de Krasnoyarsk), Rusia, en la mañana del 30 de junio de 1908 (NS).12​ La explosión sobre la taiga siberiana oriental escasamente poblada aplastó aproximadamente 80 millones de árboles en un área de 2 150 km² de bosque, y los informes de testigos presenciales sugieren que al menos tres personas pudieron haber muerto en el evento.34567​ La explosión generalmente se atribuye a la explosión de aire de un meteoroide. Se clasifica como un evento de impacto, aunque no se haya encontrado nunca un cráter de impacto; se cree que el objeto se desintegró a una altitud de 5 a 10 kilómetros en lugar de haber golpeado la superficie de la Tierra.8

    Debido a la lejanía del lugar y la instrumentación limitada disponible en el momento del evento, las interpretaciones científicas modernas de su causa y magnitud se han basado principalmente en evaluaciones de daños y estudios geológicos realizados muchos años después del hecho. Los estudios han arrojado diferentes estimaciones del tamaño del meteoroide, del orden de 50 a 190 metros, dependiendo de si el cuerpo ingresó a baja o alta velocidad.9​ Se estima que la onda de choque del estallido de aire habría medido 5,0 en la escala de magnitud de Richter, y las estimaciones de su energía oscilaron entre 3 y 30 megatones de TNT (13-126 petajulios). Una explosión de esta magnitud sería capaz de destruir una gran área metropolitana.10​ Desde el evento de 1908, se han publicado aproximadamente mil artículos académicos (la mayoría en ruso) sobre la explosión de Tunguska. En 2013, un equipo de investigadores publicó los resultados de un análisis de micro-muestras de una turbera cerca del centro del área afectada que muestra fragmentos que pueden ser de origen meteorítico.1112

    El fenómeno no ha dejado de suscitar investigaciones. A junio de 2020, un estudio publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society propone una nueva hipótesis explicativa, donde se narra que se trataría de un gran asteroide de hierro que habría ingresado a la atmósfera a una altitud relativamente baja para luego volver a salir de ella y cuya onda de choque arrasó parte de la superficie terrestre.13

    El evento de Tunguska es el mayor evento registrado de impacto en la Tierra en la historia, aunque se han producido impactos mucho mayores en tiempos prehistóricos. Se ha mencionado en numerosas ocasiones en la cultura popular y también ha inspirado la discusión en el mundo real sobre las estrategias de mitigación de asteroides.

    Geografía del sitio

    Situación geográfica del evento.

    El sitio del evento está ubicado en la meseta central siberiana, próximo al río Tunguska Pedregoso (Podkámennaya Tunguska). Administrativamente está ubicado en el krai de Krasnoyarsk, en Rusia. en un una región llamada Evenkía que hasta 2007 tenía el estatus de distrito autónomo.

    Su clima es un clima continental subpolar (Dfc) caracterizado por veranos muy breves e inviernos prolongados muy rigurosos con alta amplitud térmica estacional; con mínimas en invierno de -60 °C en y máximas en verano de hasta +40 °C. El permafrost en la zona tiene un carácter discontinuo. El bioma dominante es la taiga, un bosque de coníferas. El río Tunguska Pedregoso discurre de este a oeste, de manera paralela a los ríos Tunguska Inferior (al norte) y Angará (al sur), todos importantes afluentes del río Yeniséi. En 1995 se creó una reserva natural de casi 300 000 ha que incluye la zona del evento.

    La etnia evenki (anteriormente denominada “tungus”) es originaria de esta región.

    Evenkia es un distrito con una densidad de población muy baja (0,02 habitantes por kilómetro cuadrado). La localidad más cercana al sitio del evento es Vanavara (en ruso: Ванавара), una pequeña población rural que contaba en el año 2017 con 2.906 habitantes.14

    No hay carreteras que sean transitables durante todo el año. El principal medio de transporte es la navegación fluvial y se realiza solo unas pocas semanas al año.

    Historia del suceso

    El 30 de junio de 1908 (citado en Rusia como el 17 de junio de 1908 del calendario juliano, antes de la implementación del calendario soviético en 1918), alrededor de las 07:17 hora local, los nativos evenki y los colonos rusos en las colinas al noroeste del lago Baikal observaron una columna de luz azulada, casi tan brillante como el Sol, cruzando el cielo. Unos diez minutos después, hubo un destello y un sonido similar al fuego de artillería. Testigos presenciales más cercanos a la explosión informaron que la fuente del sonido se movió del este al norte de ellos. Los sonidos fueron acompañados por una onda de choque que derribó a las personas y rompió ventanas a cientos de kilómetros de distancia.

    Fotografía sobre los campos de Tunguska, después del evento meteorítico.

    La explosión se registró en estaciones sísmicas en toda Eurasia, y se detectaron ondas de aire de la explosión en Alemania, Dinamarca, Croacia, el Reino Unido, y tan lejos como Batavia y Washington, D.C.15​ Se estima que, en algunos lugares, la onda del impacto resultante fue equivalente a un terremoto de magnitud 5.0 en la escala de Richter.16​ Durante los días siguientes, los cielos nocturnos en Asia y Europa brillaron,17​ con informes contemporáneos de fotografías tomadas con éxito a la medianoche en Suecia y Escocia.15​ Se ha teorizado que este efecto se debió a que la luz pasó a través de partículas de hielo a gran altitud que se habían formado a temperaturas extremadamente bajas, un fenómeno que muchos años después fue reproducido por los transbordadores espaciales.1819​ En los Estados Unidos, un programa del Observatorio Astrofísico Smithsoniano en el Observatorio Mount Wilson en California observó una disminución de meses en la transparencia atmosférica consistente con un aumento en las partículas de polvo en suspensión.20

    Testimonios de testigos presenciales

    Aunque la región de Siberia en la que ocurrió la explosión estaba muy poco poblada en 1908, existen relatos del evento de testigos presenciales que se encontraban en los alrededores en ese momento. Los periódicos regionales también informaron el evento poco después de que ocurriera.

    Según el testimonio de S. Semenov, según lo registrado por la expedición del mineralogista ruso Leonid Kulik en 1930:21

    A la hora del desayuno estaba sentado junto a la casa de postas en Vanavara [aproximadamente 65 kilómetros al sur de la explosión], mirando hacia el norte. […] De repente vi que directamente hacia el norte, sobre la carretera Tunguska de Onkoul, el cielo se partió en dos y apareció un fuego a lo alto y ancho sobre el bosque [como mostró Semenov, unos 50 grados arriba en la nota de expedición]. La división en el cielo se hizo más grande y todo el lado norte estaba cubierto de fuego. En ese momento me puse tan caliente que no pude soportarlo, como si mi camisa estuviera en llamas; del lado norte, donde estaba el fuego, llegó un fuerte calor. Quería arrancarme la camisa y tirarla abajo, pero luego el cielo se cerró y sonó un fuerte golpe y me arrojaron unos metros. Perdí el sentido por un momento, pero luego mi esposa salió corriendo y me llevó a casa. Después de ese ruido, como si cayeran rocas o dispararan cañones, la Tierra se sacudió, y cuando estuve en el suelo, presioné mi cabeza hacia abajo, temiendo que las rocas la aplastaran. Cuando el cielo se abrió, el viento caliente corrió entre las casas, como de los cañones, que dejaron rastros en el suelo como caminos, y dañaron algunos cultivos. Más tarde vimos que muchas ventanas estaban rotas, y en el granero, una parte de la cerradura de hierro se rompió.

    Testimonio de Chuchan de la tribu Shanyagir, según lo registrado por I. M. Suslov en 1926:22

    Teníamos una cabaña junto al río con mi hermano Chekaren. Estábamos durmiendo. De repente, los dos nos despertamos al mismo tiempo. Alguien nos empujó. Escuchamos silbidos y sentimos un fuerte viento. Chekaren dijo: “¿Puedes oír a todos esos pájaros volando por encima?”. Ambos estábamos en la cabaña, no podía ver lo que estaba pasando afuera. De repente, me empujaron de nuevo, esta vez con tanta fuerza que caí al fuego. Me asusté. Chekaren también se asustó. Comenzamos a llorar por padre, madre, hermano, pero nadie respondió. Hubo ruido más allá de la cabaña, pudimos escuchar la caída de los árboles. Chekaren y yo salimos de nuestros sacos de dormir y quisimos salir corriendo, pero entonces un trueno golpeó. Este fue el primer trueno. La Tierra comenzó a moverse y a sacudirse, el viento golpeó nuestra cabaña y la derribó. Mi cuerpo fue empujado hacia abajo por palos, pero mi cabeza estaba despejada. Entonces vi una maravilla: los árboles caían, las ramas ardían, se ponía muy brillante, ¿cómo puedo decir esto?. Como si hubiera un segundo sol, me dolían los ojos, incluso los cerré. Era como lo que los rusos llaman rayo. E inmediatamente hubo un fuerte trueno. Este fue el segundo trueno. La mañana era soleada, no había nubes, nuestro sol brillaba como siempre, y de repente llegó una otra onda.

    Chekaren y yo tuvimos algunas dificultades para salir de debajo de los restos de nuestra cabaña. Luego vimos eso arriba, pero en un lugar diferente, hubo otro destello y se escucharon fuertes truenos. Este fue el tercer trueno. El viento vino de nuevo, nos derribó, golpeó los árboles caídos.

    Observamos los árboles caídos, vimos cómo se arrancaban las copas de los árboles, observamos los fuegos. De repente, Chekaren gritó: “Mira hacia arriba” y señaló con la mano. Miré allí y vi otro destello, e hizo otro trueno. Pero el ruido era menor que antes. Este fue el cuarto golpe, como un trueno normal.

    Ahora recuerdo bien que también hubo un trueno más, pero fue pequeño, y en algún lugar lejano, donde el Sol se duerme.

    Extracto del periódico Sibir, 2 de julio de 1908:23

    En la mañana del 17 de junio,24​ alrededor de las 9:00, observamos una ocurrencia natural inusual. En el pueblo de Karelinski del norte [200 verstas al norte de Kirensk], los campesinos vieron al noroeste, bastante por encima del horizonte, un cuerpo celestial de color blanco azulado extrañamente brillante (imposible de ver), que durante 10 minutos se movió hacia abajo. El cuerpo apareció como un “tubo”, es decir, un cilindro. El cielo no tenía nubes, solo se observó una pequeña nube oscura en la dirección general del cuerpo brillante. Hacía calor y estaba seco. A medida que el cuerpo se acercaba al suelo (bosque), el cuerpo brillante parecía mancharse, y luego se convirtió en una ola gigante de humo negro, y se escuchó un fuerte golpe (no un trueno) como si cayeran grandes piedras o se disparara artillería. Todos los edificios temblaron. Al mismo tiempo, la nube comenzó a emitir llamas de formas inciertas. Todos los aldeanos se asustaron de pánico y salieron a las calles, las mujeres lloraron, pensando que era el fin del mundo. Mientras tanto, el autor de estas líneas estaba en el bosque a unas 6 verstas al norte de Kirensk y escuchó al noreste una especie de bombardeo de artillería, que se repitió en intervalos de 15 minutos al menos 10 veces. En Kirensk, en algunos edificios en las paredes orientadas al noreste, el cristal de la ventana se sacudió.

    Extracto del periódico Siberian Life, 27 de julio de 1908:25

    Cuando cayó el meteorito, se observaron fuertes temblores en el suelo, y cerca de la aldea Lovat de Kansk uezd se escucharon dos fuertes explosiones, como de artillería de gran calibre.

    Periódico Krasnoyaretz, 13 de julio de 1908:26

    Kezhemskoe. El día 17 se observó un evento atmosférico inusual. A las 7:43 se escuchó el ruido similar a un fuerte viento. Inmediatamente después sonó un golpe horrible, seguido de un terremoto que literalmente sacudió los edificios como si fueran golpeados por un gran tronco o una roca pesada. El primer golpe fue seguido por un segundo, y luego un tercero. Luego, el intervalo entre el primer y el tercer golpe fue acompañado por un ruido subterráneo inusual, similar a un ferrocarril en el que viajan docenas de trenes al mismo tiempo. Luego, durante 5 a 6 minutos se escuchó una semejanza exacta del fuego de artillería: 50 a 60 salvamentos en intervalos cortos e iguales, que se debilitaron progresivamente. Después de 1.5 a 2 minutos después de uno de los “bombardeos”, se escucharon seis golpes más, como disparos de cañón, pero individuales, fuertes y acompañados de temblores. El cielo, a primera vista, parecía estar despejado. No había viento ni nubes. Tras una inspección más cercana hacia el norte, es decir, donde se escucharon la mayoría de los golpes, se vio una especie de nube de ceniza cerca del horizonte, que se hizo más pequeña y más transparente y posiblemente alrededor de las 14:00-15:00 completamente desaparecido.

    La trayectoria de Tunguska y las ubicaciones de cinco aldeas proyectadas en un plano normal a la superficie de la Tierra y que pasan por el camino de aproximación de la bola de fuego. La escala viene dada por una altura inicial adoptada de 100 km. Se suponen tres ángulos cenitales ZR del radiante aparente y las trayectorias trazadas por las líneas continua, discontinua y punteada, respectivamente. Los datos entre paréntesis son las distancias de las ubicaciones desde el plano de proyección: un signo más indica que la ubicación está al sur-suroeste del avión; un signo menos, norte-noreste al este. La transliteración de los nombres de las aldeas en esta figura y el texto es consistente con la del Documento I y difiere un poco de la transliteración en los atlas mundiales actuales.

    Investigaciones científicas

    No fue sino hasta más de una década después del evento que se realizó un análisis científico de la región, en parte debido al aislamiento del área y las crisis políticas que afectaban a Rusia durante principios del siglo XX. En 1921, el mineralogista ruso Leonid Kulik dirigió un equipo a la cuenca del río Podkamennaya Tunguska para realizar una encuesta para la Academia de Ciencias Soviética.27​ Aunque nunca visitaron el área central de la explosión, las numerosas cuentas locales del evento llevaron a Kulik a creer que la explosión había sido causada por un impacto de meteorito gigante. Al regresar, persuadió al gobierno soviético para que financiara una expedición a la zona de impacto sospechosa, basándose en la perspectiva de salvar el hierro meteórico.28

    Leonid Alekseyevich Kulik, experto en mineralogía, principal investigador del bólido de Tunguska.

    Kulik dirigió una expedición científica al sitio de la explosión de Tunguska en 1927. Contrató a los cazadores evenki locales para guiar a su equipo al centro del área de la explosión, donde esperaban encontrar un cráter de impacto. Para su sorpresa, no se encontró ningún cráter en la zona cero. En su lugar, encontraron una zona, de aproximadamente 8 kilómetros de diámetro, donde los árboles estaban chamuscados y desprovistos de ramas, pero aún de pie.28​ Los árboles más distantes del centro habían sido parcialmente quemados y derribados en una dirección alejada del centro, creando un gran patrón radial de árboles caídos.

    En la década de 1960, se estableció que la zona de bosque nivelado ocupaba un área de 2 150 km², su forma se asemeja a una gigantesca mariposa de águila extendida con una “envergadura” de 70 km y una “longitud del cuerpo” de 55 km.29​ Tras un examen más detallado, Kulik localizó agujeros que concluyó erróneamente que eran agujeros de meteoritos; en ese momento no tenía los medios para excavar los agujeros.

    Durante los siguientes 10 años, hubo tres expediciones más a la zona. Kulik encontró varias docenas de pequeños pantanos de “baches”, cada uno de 10 a 50 metros de diámetro, que pensó que podrían ser cráteres meteóricos. Después de un laborioso ejercicio para drenar uno de estos pantanos (el llamado “cráter de Suslov”, de 32 m de diámetro), encontró un viejo tocón de árbol en el fondo, descartando la posibilidad de que fuera un cráter meteórico. En 1938, Kulik organizó un estudio fotográfico aéreo del área30​ que cubre la parte central del bosque nivelado (250 kilómetros cuadrados).31​ Los negativos originales de estas fotografías aéreas (1 500 negativos, cada uno de 18 por 18 centímetros) fueron quemados en 1975 por orden de Yevgeny Krinov, entonces Presidente del Comité de Meteoritos de la Academia de Ciencias de la URSS, como parte de una iniciativa para eliminar la película de nitrato peligrosa.31​ Se conservaron impresiones positivas para su posterior estudio en la ciudad siberiana de Tomsk.32

    Las expediciones enviadas al área en las décadas de 1950 y 1960 encontraron esferas microscópicas de silicato y magnetita en los tamices del suelo. Se pronosticaron esferas similares en los árboles talados, aunque no pudieron detectarse por medios contemporáneos. Expediciones posteriores identificaron tales esferas en la resina de los árboles. El análisis químico mostró que las esferas contenían altas proporciones de níquel en relación con el hierro, que también se encuentra en meteoritos, lo que lleva a la conclusión de que son de origen extraterrestre. También se encontró que la concentración de las esferas en diferentes regiones del suelo es consistente con la distribución esperada de escombros de un estallido de aire meteoroide.33​ Estudios posteriores de las esferas encontraron proporciones inusuales de numerosos otros metales en relación con el medio ambiente circundante, lo que se tomó como evidencia adicional de su origen extraterrestre.34

    El análisis químico de las turberas del área también reveló numerosas anomalías consideradas consistentes con un evento de impacto. Se encontró que el isótopo trazador de carbono, hidrógeno y nitrógeno en la capa de los pantanos correspondientes a 1908 eran inconsistentes con las proporciones isotópicas medidas en las capas adyacentes, y esta anormalidad no se encontró en los pantanos ubicados fuera del área. La región de los pantanos que muestra estas firmas anómalas también contiene una proporción inusualmente alta de iridio, similar a la capa de iridio que se encuentra en el límite Cretáceo-Paleógeno. Se cree que estas proporciones inusuales son el resultado de los escombros del cuerpo que cae que se depositó en los pantanos. Se cree que el nitrógeno se depositó en forma de lluvia ácida, una posible consecuencia de la explosión.343536

    El investigador John Anfinogenov ha sugerido que una roca encontrada en el sitio del impacto, conocida como la piedra de John, es un remanente del meteorito,37​ pero el análisis de isótopos de oxígeno de la cuarcita sugiere que es de origen hidrotermal, y probablemente relacionada con el magmatismo de las traps siberianas pérmico-triásico.38

    Modelo de impacto en la Tierra

    La principal explicación científica de la explosión es la explosión de aire de un asteroide a 6–10 km sobre la superficie de la Tierra.

    Comparación de posibles tamaños de meteoritos Tunguska (marca TM) y Cheliábinsk (CM) con la Torre Eiffel y el Empire State Building.

    Los meteoritos ingresan a la atmósfera de la Tierra desde el espacio exterior todos los días, viajando a una velocidad de al menos 11 km/s. El calor generado por la compresión del aire frente al cuerpo (presión del ariete) a medida que viaja a través de la atmósfera es inmenso y la mayoría de los meteoritos se queman o explotan antes de llegar al suelo. Las primeras estimaciones de la energía del estallido de aire de Tunguska variaron de 10 a 15 megatones de TNT (42–63 petajulios) a 30 megatones de TNT (130 PJ),39​ dependiendo de la altura exacta de la explosión como se estima cuando se emplean las leyes de escala de los efectos de las armas nucleares.3940​ Los cálculos más recientes que incluyen el efecto del impulso del objeto encuentran que se concentró más energía hacia abajo de lo que sería el caso de una explosión nuclear y estiman que la explosión de aire tuvo un rango de energía de 3 a 5 megatones de TNT (13 a 21 PJ).40​ La estimación de 15 megatones (Mt) representa una energía aproximadamente 1 000 veces mayor que la de la bomba de Hiroshima, y aproximadamente igual a la de la prueba nuclear Castle Bravo de los Estados Unidos en 1954 (que midió 15,2 Mt) y un tercio de la prueba de la Bomba del Zar de la Unión Soviética en 1961.41​ Un artículo de 2019 sugiere que el poder explosivo del evento de Tunguska pudo haber sido de alrededor de 20-30 megatones.42

    Desde la segunda mitad del siglo XX, el monitoreo cercano de la atmósfera de la Tierra a través de la observación de infrasonidos y satélites ha demostrado que estallidos de asteroides con energías comparables a las de las armas nucleares ocurren rutinariamente, aunque eventos del tamaño de Tunguska, del orden de 5-15 megatones son mucho más raros.43Eugene Shoemaker estimó que los eventos de 20 kilotones ocurren anualmente y que los eventos del tamaño de Tunguska ocurren aproximadamente una vez cada 300 años.3944​ Estimaciones más recientes ubican eventos del tamaño de Tunguska aproximadamente una vez cada mil años, con un promedio de ráfagas de aire de 5 kilotones una vez al año.45​ Se cree que la mayoría de estas explosiones de aire son causadas por impactadores de asteroides, a diferencia de los materiales cometarios mecánicamente más débiles, en función de sus profundidades de penetración típicas en la atmósfera de la Tierra.45​ La explosión de aire de asteroide más grande que se observó con instrumentos modernos fue el meteorito de Cheliábinsk de 500 kilotones en 2013, que destrozó ventanas y produjo meteoritos.43

    Patrón de explosión

    El efecto de la explosión en los árboles cerca del hipocentro de la explosión fue similar a los efectos de la Operación Blowdown. Estos efectos son causados por la onda expansiva producida por grandes explosiones de aire. Los árboles directamente debajo de la explosión se despojan a medida que la onda expansiva se mueve verticalmente hacia abajo, pero permanecen de pie, mientras que los árboles más alejados son derribados porque la onda expansiva se desplaza más cerca de la horizontal cuando los alcanza.

    Los experimentos soviéticos realizados a mediados de la década de 1960, con bosques modelo (hechos de fósforos en estacas de alambre) y pequeñas cargas explosivas deslizadas hacia abajo sobre los cables, produjeron patrones de explosión en forma de mariposa similares al patrón encontrado en el sitio de Tunguska. Los experimentos sugirieron que el objeto se había acercado en un ángulo de aproximadamente 30 grados desde el suelo y 115 grados desde el norte y había explotado en el aire.46

    ¿Asteroide o cometa?

    En 1930, el astrónomo británico F. J. W. Whipple sugirió que el cuerpo de Tunguska era un pequeño cometa. Un cometa está compuesto de polvo y volátiles, como hielo de agua y gases congelados, y podría haberse vaporizado completamente por el impacto con la atmósfera de la Tierra, sin dejar rastros obvios. La hipótesis del cometa fue respaldada por los cielos brillantes (o “resplandores del cielo” o “noches brillantes”) observados en Eurasia durante varias noches después del impacto, que posiblemente se explican por el polvo y el hielo que se había dispersado desde la cola del cometa en la parte superior de la atmósfera.39​ La hipótesis cometaria ganó una aceptación general entre los investigadores soviéticos de Tunguska en la década de 1960.39

    En 1978, el astrónomo eslovaco Ľubor Kresák sugirió que el cuerpo era un fragmento del cometa Encke. Este es un cometa periódico con un período extremadamente corto de tres años que permanece completamente dentro de la órbita de Júpiter. También es responsable de Beta Tauridas, una lluvia de meteoritos anual con una actividad máxima alrededor del 28 al 29 de junio. El evento de Tunguska coincidió con la actividad máxima de esa lluvia,47​ y la trayectoria aproximada del objeto de Tunguska es consistente con lo que se esperaría de un fragmento del cometa Encke.39​ Ahora se sabe que cuerpos de este tipo explotan a intervalos frecuentes de decenas a cientos de kilómetros sobre el suelo. Los satélites militares han estado observando estas explosiones durante décadas.48​ Durante 2019, los astrónomos buscaron asteroides hipotéticos de alrededor de 100 metros de diámetro del enjambre Taurid entre el 5 y el 11 de julio, y del 21 de julio al 10 de agosto.49​ Sin embargo, a partir de febrero de 2020, no ha habido informes de descubrimientos de tales objetos.

    En 1983, el astrónomo Zdeněk Sekanina publicó un artículo criticando la hipótesis del cometa. Señaló que un cuerpo compuesto de material cometario, viajando a través de la atmósfera a lo largo de una trayectoria tan superficial, debería haberse desintegrado, mientras que el cuerpo de Tunguska aparentemente permaneció intacto en la atmósfera inferior. Sekanina argumentó que la evidencia apuntaba a un objeto denso y rocoso, probablemente de origen asteroide.50​ Esta hipótesis aumentó aún más en 2001, cuando Farinella, Foschini, et al. lanzó un estudio que calcula las probabilidades basadas en modelos orbitales extraídos de las trayectorias atmosféricas del objeto de Tunguska. Concluyeron con una probabilidad del 83% de que el objeto se movió en un camino asteroide que se originó en el cinturón de asteroides, en lugar de en un cometario (probabilidad del 17%).1​ Los defensores de la hipótesis del cometa han sugerido que el objeto era un cometa extinto con un manto pedregoso que le permitió penetrar en la atmósfera.

    La principal dificultad en la hipótesis del asteroide es que un objeto pedregoso debería haber producido un gran cráter donde golpeó el suelo, pero no se ha encontrado dicho cráter. Se ha planteado la hipótesis de que el paso del asteroide a través de la atmósfera causó presiones y temperaturas que se acumularon hasta un punto donde el asteroide se desintegró abruptamente en una gran explosión. La destrucción tendría que haber sido tan completa que no sobrevivieron restos de tamaño sustancial, y el material dispersado en la atmósfera superior durante la explosión habría causado el resplandor del cielo. Los modelos publicados en 1993 sugirieron que el cuerpo pedregoso tendría unos 60 metros de diámetro, con propiedades físicas en algún lugar entre una condrita ordinaria y una condrita carbonácea.51

    Christopher Chyba y otros han propuesto un proceso mediante el cual un meteorito pedregoso podría haber exhibido el comportamiento del impacto de Tunguska. Sus modelos muestran que cuando las fuerzas que se oponen al descenso de un cuerpo se vuelven mayores que la fuerza cohesiva que lo mantiene unido, se desintegra y libera casi toda su energía a la vez. El resultado no es un cráter, con daños distribuidos en un radio bastante amplio, y todo el daño resultante de la energía térmica liberada en la explosión.

    El modelado numérico tridimensional del impacto de Tunguska realizado por Utyuzhnikov y Rudenko en 200852​ apoya la hipótesis del cometa. Según sus resultados, la materia del cometa se dispersó en la atmósfera, mientras que la destrucción del bosque fue causada por la onda de choque.

    Durante la década de 1990, investigadores italianos, coordinados por el físico Giuseppe Longo de la Universidad de Bolonia, extrajeron resina del núcleo de los árboles en el área de impacto para examinar las partículas atrapadas que estuvieron presentes durante el evento de 1908. Encontraron altos niveles de material que se encuentran comúnmente en los asteroides rocosos y rara vez se encuentran en los cometas.5354

    Kelly et al. (2009) sostienen que el impacto fue causado por un cometa debido a los avistamientos de nubes noctilucentes después del impacto, un fenómeno causado por grandes cantidades de vapor de agua en la atmósfera superior. Compararon el fenómeno de las nubes noctilucentes con la columna de escape del transbordador espacial Endeavour de la NASA.5556​ En 2013, el análisis de fragmentos del sitio de Tunguska por un equipo conjunto de Estados Unidos y Europa fue consistente con un meteorito de hierro.57

    El evento del bólido de Cheliábinsk de febrero de 2013 proporcionó amplios datos para que los científicos creen nuevos modelos para el evento Tunguska. Los investigadores utilizaron datos de Tunguska y Cheliábinsk para realizar un estudio estadístico de más de 50 millones de combinaciones de propiedades de bólidos y entradas que podrían producir daños a escala de Tunguska al romperse o explotar a altitudes similares. Algunos modelos se centraron en combinaciones de propiedades que crearon escenarios con efectos similares al patrón de caída de los árboles, así como a las ondas de presión atmosférica y sísmica de Tunguska. Cuatro modelos de computadora diferentes produjeron resultados similares; Llegaron a la conclusión de que el candidato más probable para el impactador Tunguska era un cuerpo pedregoso de entre 50 y 80 m de diámetro, que ingresaba a la atmósfera a aproximadamente 55 000 km/h, explotaba a una altitud de 10 a 14 km y liberaba energía explosiva equivalente a entre 10 y 30 megatones. Esto es similar al equivalente de energía de explosión de la erupción volcánica de 1980 del Monte St. Helens. Los investigadores también concluyeron que los impactadores de este tamaño solo golpean la Tierra en una escala de intervalo promedio de milenios.58

    Lago Cheko

    En junio de 2007, científicos de la Universidad de Bolonia identificaron un lago en la región de Tunguska como un posible cráter de impacto del evento. No discuten que el cuerpo de Tunguska explotó en el aire, pero creen que un fragmento de 10 metros sobrevivió a la explosión y golpeó el suelo. El lago Cheko es un pequeño lago en forma de cuenco, aproximadamente a 8 km al norte-noroeste del hipocentro.59

    La hipótesis ha sido disputada por otros especialistas en cráteres de impacto.60​ Una investigación de 1961 había descartado un origen moderno del lago Cheko, diciendo que la presencia de depósitos de limo de un metro de espesor en el lecho del lago sugiere una edad de al menos 5 000 años,33​ pero investigaciones más recientes sugieren que solo un metro más o menos de la capa de sedimento en el lecho del lago hay “sedimentación lacustre normal”, una profundidad consistente con una edad de aproximadamente 100 años.61​ Los sondeos de eco acústico del fondo del lago apoyan la hipótesis de que el lago fue formado por el evento Tunguska. Los sondeos revelaron una forma cónica para el lecho del lago, que es consistente con un cráter de impacto.62​ Las lecturas magnéticas indican un posible trozo de roca del tamaño de un metro debajo del punto más profundo del lago que puede ser un fragmento del cuerpo en colisión.62​ Finalmente, el eje largo del lago apunta al hipocentro de la explosión de Tunguska, a unos 7 km de distancia.62​ Todavía se está trabajando en el lago Cheko para determinar sus orígenes.63

    Los puntos principales del estudio son que:

    Cheko, un pequeño lago ubicado en Siberia cerca del epicentro [sic] de la explosión de Tunguska de 1908, podría llenar un cráter dejado por el impacto de un fragmento de un cuerpo cósmico. Los núcleos de sedimentos del fondo del lago fueron estudiados para apoyar o rechazar esta hipótesis. Un núcleo de 175 centímetros de largo, recogido cerca del centro del lago, consiste en una c superior. Secuencia de 1 metro de espesor de depósitos lacustres superpuestos de material caótico más grueso. 210Pb y 137Cs indican que la transición de la secuencia inferior a la superior se produjo cerca del momento del evento de Tunguska. El análisis de polen revela que los restos de plantas acuáticas son abundantes en la secuencia superior posterior a 1908 pero están ausentes en la porción inferior del núcleo anterior a 1908. Estos resultados, incluidos los datos orgánicos de C, N and δ13C sugieren que el lago Cheko se formó en el momento del evento Tunguska.64

    En 2017, una nueva investigación realizada por científicos rusos señaló un rechazo de la teoría de que el lago Cheko fue creado por el evento Tunguska. Utilizaron la investigación del suelo para demostrar que el lago tiene 280 años o incluso mucho más; en cualquier caso claramente más antiguo que el evento Tunguska.6566

    Hipótesis geofísicas

    Aunque el consenso científico es que la explosión de Tunguska fue causada por el impacto de un pequeño asteroide, hay algunos disidentes. El astrofísico Wolfgang Kundt propuso que el evento de Tunguska fue causado por la liberación y posterior explosión de 10 millones de toneladas de gas natural desde el interior de la corteza terrestre.6768697071​ La idea básica es que el gas natural se filtró de la corteza y luego se elevó a su altura de igual densidad en la atmósfera; a partir de ahí, se desplazó a favor del viento, en una especie de mecha, que finalmente encontró una fuente de ignición como un rayo. Una vez que se encendió el gas, el fuego se extendió a lo largo de la mecha, y luego hasta la fuente de la fuga en el suelo, con lo que hubo una explosión.

    La hipótesis similar de la erupción de Verne (por Julio Verne y su De la Tierra a la Luna) también se ha propuesto como una posible causa del evento de Tunguska.727374​ Otra investigación ha apoyado un mecanismo geofísico para el evento.757677

    Hipótesis: cuerpo de hierro

    Basándose en los ensayos explicativos existentes, el equipo de la Royal Astronomical Society [78​] combinó tres de las explicaciones formuladas a la actualidad aplicando un modelo matemático. Así la hipótesis planteada por los investigadores rusos en los años 1970, esto es, que el bólido fuese una masa de hielo, fue sencilla de descartar debido al calor generado por la velocidad requerida (en función de la trayectoria del cuerpo), habría derretido completamente al objeto antes de alcanzar la distancia que las observaciones señalan que cubrió.

    La explicación ensayada señalando al meteorito como objeto rocoso tampoco resultó satisfactoria en virtud de que cuando este ingresa el aire y a través de pequeñas fracturas en su corteza, ocasiona una acumulación de presión en mérito a la alta velocidad de la travesía estelar. Desechadas las explicaciones precedentes, cobra fuerza la teoría de que el objeto celeste fuera un asteroide de hierro, mucho más resistentes a la fragmentación que los rocosos.

    La explicación del fenómeno de Tunguska como cuerpo de hierro encuentra justificación en evidencias objetivas que el equipo de investigación consideró al tiempo de elaborar esta hipótesis. Así, la falta de cráter del impacto, en mérito que el meteorito sobrevolaría el epicentro de la explosión pero sin llegar a tener contacto con la superficie terrestre. O la ausencia de restos de metálicos que darían cuenta de la altísima velocidad de trayectoria  y la elevada temperatura del mismo. Esta interpretación del evento  celeste, también explica los efectos ópticos vinculados a la densa nube de polvo en los estratos más altos de la atmósfera de Europa, que originaron una intensa luminosidad en el cielo nocturno.

    Los hombres de ciencia plantean en sus conclusiones, entonces,  que se trataría de un meteorito de hierro, con un diámetro entre 100 y 200 metros, una velocidad de tránsito no menor a 11,2 kilómetros por segundo ni una altitud menor a 11 kilómetros. La distancia recorrida oscilaría en unos 3000 kilómetros a través del la atmósfera.

    Limitaciones a la hipótesis

    El equipo de la Royal Astronomical Society reporta que su investigación, aunque verosímil, presenta algunas limitaciones que confían se resolverán en el futuro. Si bien no se profundizó en el problema de la formación de una onda de choque, las comparaciones con el meteorito de Cheliábinsk proveen elementos para pensar en un evento similar en Tunguska. La explicación de que el meteorito fuese un gran cuerpo de hierro atravesando la atmósfera deberá ser debatida por la comunidad científica. No obstante, el aporte a las ciencias celestes, puede que arroje luz al misterio que lleva más de un siglo de estudios y cuestionamientos.7980

    Casos similares

    El bólido de Tunguska no es el único ejemplo de un enorme caso de explosión no observado. Por ejemplo, el evento del río Curuçá de 1930 en Brasil pudo haber sido una explosión de un superbólido que no dejó evidencia clara de un cráter de impacto. Los desarrollos modernos en la detección de infrasonidos por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares y la tecnología satelital de infrarrojos DSP han reducido la probabilidad de ráfagas de aire no detectadas.

    El 15 de febrero de 2013 se produjo una explosión de aire más pequeña en un área poblada, en Cheliábinsk, en el distrito de los Urales, en Rusia. Se determinó que el meteoroide en explosión era un asteroide que medía unos 17-20 metros de diámetro, con una masa inicial estimada de 11 000 toneladas y que explotó con una liberación de energía de aproximadamente 500 kilotones.58​ El estallido de aire provocó más de 1 200 heridos, principalmente por vidrios rotos que cayeron de las ventanas destrozadas por su onda expansiva.81

    El bólido Tunguska en la cultura popular

    • En la película Ghostbusters, tras el estallido interdimensional que impide el ingreso de Gozer a Nueva York, Ray Stantz le dice al abogado Tully: «¡Ha presenciado el mayor choque interdimensional desde el evento Tunguska en 1909!».
    • En Hellboy, Grigori Rasputín utiliza un monolito que fue extraído tras su colapso en Tunguska y que, según Rasputín, fue enviado por los Ogdru Jahad (los siete demonios del Caos) para facilitar su ingreso a la Tierra.
    • En Star Trek: la serie original, capítulo “That Which Survives”, el Sr. Sulu recuerda el Bólido Tunguska como una explicación para un evento similar que acaban de vivir, a lo que Kirk responde: «Si hubiera querido una lección de historia rusa hubiera traído a Chekov».
    • En la serie The X-Files los rusos descubrieron la existencia y planes de los Colonizadores tras el choque de una de sus naves en Tunguska, mediante la cual también obtuvieron el “aceite negro”.
    • En el video musical del grupo Metallica, All Nightmare Long extraído del álbum Death Magnetic (2008) la URSS utiliza una de las esporas de un organismo encontrado en Tunguska para revivir tejidos u organismos, convirtiéndolos en zombis, ocasionalmente con mutaciones.
    • En el videojuego Call of Duty World at War en el mapa Shi No Numa del modo Nazi zombis se pueden encontrar unas grabaciones con coordenadas al sitio de la explosión del bólido de Tunguska y en una cabaña se encuentra escrita la palabra TUNGUSKA.
    • En el videojuego Assassin’s Creed se sugiere en un correo electrónico que el evento fue provocado por una célula de los Assassin al intentar destruir uno de los artefactos. En la secuela se vuelve a mencionar el evento en uno de los glifos; y se lo menciona por última vez en el cómic Assassin’s Creed: The Fall, donde el asesino ruso Nikolai Orelov participa directamente en el evento meteorológico de Tunguska.
    • En el videojuego Destroy all Human 2 la tercera ciudad a visitar es Tunguska donde se descubrirá que los enemigos principales del juego son una raza extraterrestre que llegó a la tierra estrellándose en Tunguska en 1908, haciendo clara referencia a este hecho.
    • En el cómic RASL de Jeff Smith, el bólido Tunguska se asocia directamente al científico Nikola Tesla, como parte de la teoría de flujos energéticos que aparece en el cómic.
    • En el videojuego Secret Files of Tunguska.
    • En los videojuegos Crysis, Crysis Warhead, Crysis 2 y Crysis 3, además de la novela Crysis Legion, se documenta una expedición a Tunguska con el objetivo de investigar dicho evento acaba en el descubrimiento de tecnologías alienígenas (denominadas “Nanosystems”) y con el posterior desarrollo de la fibra sintética “CryFibril NanoWeave” y el “CryNet NanoSuit”, compuesto de dicha fibra.
    • En el tráiler del videojuego Resistance 2 llamado: historia, mencionan el bólido de Tunguska a causa del cual el virus Quimera llega a la tierra.
    • En la novela Operación Hagen, su autor Felipe Botaya, cuenta una historia ambientada en el proyecto nuclear nazi, y describe la explosión de Tunguska como la prueba de un estallido nuclear, cuyo fin era lanzar un avión con una bomba que cruzara el Atlántico, y la hiciera caer en la ciudad de Nueva York.
    • En la novela Astronautas de Stanisław Lem, en la introducción del libro se describe el acontecimiento del meteorito de Tunguska y la subsiguiente expedición de Leonid Kulik, y se baraja la hipótesis de que fuera originado por la colisión de una astronave.
    • En Ultimate Nightmare, una transmisión altera los sistemas de comunicación mundiales, llenando los televisores y ordenadores de imágenes de muerte y destrucción, que llevan a miles de personas a suicidarse. Dicha transmisión se difunde por el plano psíquico, lo cual atrae la atención de SHIELD y Charles Xavier. Ambos rastrean la fuente hasta el páramo de Tunguska, en Rusia, lugar donde ocurrió una gran explosión hace un siglo.
    • En el cómic Invincible Iron Man Vol 1 #13, Tony Stark viaja a una base que tiene en Tunguska, que compró después de la Guerra Fría. Según J.A.R.V.I.S., «El Sr. Stark siempre se sintió seducido por eso», en referencia al bólido de Tunguska.
    • En el videojuego Empires Dawn of the Modern World Rusia, o la URSS posee el poder especial para lanzar el meteoro de Tunguska sobre el enemigo.
    • En el cómic Uncanny Inhumans #0, Black Bolt llega a la fortaleza de Kang el Conquistador, y lanza un grito sonico, el cual es desplazado en el tiempo por Kang hacia Tunguska, sugiriendo que el grito es el responsable del fenómeno ocurrido.
    • En el décimo episodio de la octava temporada moderna de la serie británica Doctor Who, titulado “En el bosque nocturno“, un bosque gigante cubre toda la superficie de la Tierra en una sola noche salvando al planeta de una tormenta solar que se aproxima. El Doctor sugiere que esto fue lo que salvó el planeta cuando se produjo la explosión de Tunguska.
    • En la segunda estrofa de la canción «Yo no quiero volver» del disco Conducción, de la banda chilena Ases Falsos.82
    • El videojuego Borderlands 2 existe un lanzacohetes llamado “Tunguska” como una de las armas más poderosas del juego. En su descripción se puede leer “Dividirá el cielo en dos”.
    • En el libro El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares se dice que “hace algunos años, a comienzos del siglo pasado, surgió una facción fragmentada entre los peculiares, una camarilla de peculiares descontentos con ideas peligrosas. Creían haber descubierto un método por el cual la función de los bucles de tiempo podía pervertirse para conferir al usuario una especie de inmortalidad; no solo la suspensión del envejecimiento, sino su reversión. Hablaron de la eterna juventud disfrutada fuera de los confines de los bucles, de saltar de un lado a otro del futuro al pasado con impunidad, sin sufrir ninguno de los efectos negativos que siempre han evitado tal imprudencia. El experimento causó una explosión catastrófica que sacudió las ventanas hasta las Azores. Cualquiera dentro de quinientos kilómetros seguramente pensó que era el fin del mundo”. También se dice que el «Experimento de 1908», también conocido como el «Infame evento de 1908», se realizó en el verano de 1908 en un bucle en Siberia, según:
    •  https://thepeculiarchildren.fandom.com/wiki/Experiment_of_1908
    • En el videojuego Call of Duty: Black Ops en el modo Zombis, el mapa Call of the Dead está situado en el río Tunguska.
    • En el cómic precuela de Transformers: el lado oscuro de la luna, este evento realmente fue a causa de Shockwave y Driller que se estrellaron en el lugar en 1908, no por un Bólido.

    La existencia o no de un cráter de impacto es clave para resolver el enigma de Tunguska. En diciembre de 2007, unos científicos italianos afirmaron que el lago Cheko, a 5 km del epicentro de la explosión, podría ser el crácter de impacto de un fragmento de 10 metros del bólido de Tunguska, ¿Hay nuevas noticias al respecto?

    La expedición italiana de Luca Gasperini (de la Universidad de Bolonia, Italia) y sus colegas viajó a la zona en 1999 y anunció en 2007 que el lago Cheko, de unos 50 metros de profundidad, unos 700 metros de largo y unos 360 metros de ancho, podría ser el cráter de impacto de un fragmento de unos 10 metros de diámetro del bólido de Tunguska. Se observaron anomalías sismológicas en el fondo del lago y no había testimonios ni mapas que avalen la existencia de este lago con anterioridad a 1908. Se conocen más de 170 cráteres de impacto en la Tierra y contradicen esta hipótesis. Si el lago Cheko fuera un cráter de impacto sería muy anómalo. Estos cráteres suelen estar acompañados por otros cráteres más pequeños (que no se observan en el lago Cheko); tampoco se han encontrado meteoritos en los alrededores del lago, como cabría esperar;  debería ser circular y no elíptico (tiene un factor de aspecto 4/3). Además,  hay fotografías aéreas del lago Cheko de 1938 que muestran árboles en la orilla, algo imposible si hubiera sido resultado de un impacto tan violento. Además, estudios de los sedimentos del lago apuntan a una edad entre 5.000 y 10.000 años. Por todo ello podemos descartar que el lago Cheko sea un cráter de impacto.

    En resumen, ¿cuál es la hipótesis más razonable desde el punto de vista científico? A día de hoy, lo más razonable es que el bólido era un trozo de un cometa similar al cometa Halley en composición y propiedades. La ablación a entre 5 y 8 km de altura no dejó rastros en forma de meteoritos y/o cráteres de impacto, y todos los daños fueron debidos la onda de choque de la explosión.

    Mapas de Alessandro Zorzi

    Mapas de Alessandro Zorzi

    Mapa de las Indias occidentales o del Nuevo Mundo según el Códice Zorzi de la Biblioteca Nacional Central de Florencia.

    Los mapas de Alessandro Zorzi son un conjunto de tres bocetos cartográficos dibujados en los márgenes de un libro de Alessandro Zorzi. Algunos historiadores atribuyeron el origen de los dibujos a un mapa proporcionado por Bartolomé Colón, hermano de Cristóbal Colón. Sin embargo, a raíz del estudio realizado por Roberto Almagià, en la actualidad se consideran obra genuina del propio Zorzi.1

    Descripción

    Son tres mapas: el primero representa las Indias occidentales, el segundo África y el tercero Asia. El que ha atraído históricamente más atención de los estudiosos, por contener información original, es el primero.

    El mapa de las Indias

    En el mapa de las Indias se representan España, llamada en el mapa Spagnia, el oeste de África, las Antillas y la costa norte de América del Sur, llamada Mondo Novo, unida a Asia. El ecuador y el trópico de Cáncer se representan mediante líneas horizontales, la primera de ellas graduada.

    El mapa resume admirablemente los errores de percepción de los hermanos Colón: subestimando groseramente las distancias, pensaban haber alcanzado las costas orientales de Asia. América del Sur, al norte de la cual se encuentran las Antillas, aparece de este modo unida a Asia. Al suroeste del mapa, en el punto de unión de los dos continentes, se encuentra Catigara, aparentemente la Kattigara de Ptolomeo, quien la localizaba en su Geographia 180º grados al este de Europa occidental, distancia curiosamente respetada en el mapa aun cuando Colón pensase que la distancia real entre la costa oeste de Europa y el este de Asia era de tan sólo 135º. Para Colón se trataba del estrecho entre la Península Malaya e Indonesia por el que se comunican los mares de China e Índico.2

    Las Antillas se sitúan en el mapa muy al norte de su auténtica ubicación, por delante de Cuba, e independientes del continente asiático al que Colón creía haber llegado.

    Historia

    Bartolomé Colón acompañó a Cristóbal Colón en su cuarto viaje, en 1502-1504. Tras el naufragio en Jamaica, Cristóbal escribió una carta al rey Fernando donde le informaba de sus exploraciones en Veragua (Nicaragua y Panamá). A su regreso a España Bartolomé trató de obtener la aprobación del rey para colonizar y cristianizar las tierras descubiertas en la costa de América Central. En 1506 viajó a Roma con objeto de obtener cartas de recomendación del papa Julio II, sin éxito. En Roma conoció a Alessandro Zorzi, un cartógrafo veneciano que coleccionaba los relatos de los exploradores, y le mostró la carta de Colón. Zorzi le ayudó en la traducción de la carta. Según historiadores como Franz von Wieser, Zorzi dibujó entonces en sus márgenes los bocetos de los tres mapas, conforme a las explicaciones proporcionadas por Bartolomé.3​ Según otras fuentes, sin embargo, Bartolomé no habría llegado a encontrarse con Zorzi, pero le dejó un mapa y su descripción a un canónigo de Santa María de Letrán, quien se los habría hecho llegar a Zorzi. El investigador Roberto Almagià puso de manifiesto que el mapa que Zorzi afirma haber recibido de Bartolomé Colón era un dibujo de las costas del Caribe, probablemente bastante detallado, mientras que los bocetos del códice representan de manera muy esquemática todo el orbe conocido. También identificó diferencias entre los topónimos que aparecen en los bocetos y los acuñados por Colón. Por todo ello concluyó que los bocetos no se inspiraron en un mapa colombino sino que fueron una obra genuina de Zorzi, ávido coleccionista de todas las noticias que llegaban del Nuevo Mundo.1

    Los mapas se encuentran en la actualidad en el llamado Códice Zorzi, en la Biblioteca Nazionale Centrale di Firenze, en Florencia.

    Asia. A lo largo de la costa del extremo Oriente se leen topónimos acuñados por Colón.

    Para sabaer más:

    https://hal.archives-ouvertes.fr/hal-01528112/file/Presentation%20Zorzi%20maps%20for%20Mapaf%202017.pdf

     

     

     

     

     

    Mapa esquemático de África y de «Santa Croce» (hoy Brazil).

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    África y Arabia con el sur arriba, a la manera árabe. La isla de Madagascar lleva su nombre portugués de S. Lorenzo. Un detalle curioso es que los meridianos graduados dan un valor bastante exacto para la longitud de África en el ecuador (entre 32 y 37 grados en este mapa, frente a 33 grados en la realidad).

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Un mapa de la isla Española («Insula Spagnola») en una página de texto impreso que narra la expedición de Cristóbal Colón al sur de la isla en busca de oro.

     

     

    En realidad, las claras imágenes presentadas aquí arriba no son fieles a la realidad. Zorzi dibujó los mapas en los márgenes de un texto escrito por él mismo. Una imagen más exacta del aspecto de estos mapas se muestra aquí abajo. Los esquemas se entrelazan con el texto, en este caso una carta escrita por Cristóbal Colón desde Jamaica. Los mapas le ayudaban a Zorzi a hacerse una idea más clara del relato colombino. Los primeros estudiosos de los mapas de Zorzi no conocían este contexto, lo que llevó a varios malentendidos. Por ejemplo, ahora se descarta casi con toda seguridad que estos tres esquemas fueran copiados del mencionado mapa de Bartolomé Colón.

    Pero hay más. Estos tres mapas no son ni mucho menos una excepción en la producción de Zorzi. Este erudito escribió mucho, rellenando cientos de páginas de varios códices que hoy se conservan en bibliotecas italianas. Muchas de esas páginas contienen esquemas geográficos, similares en su estilo a los mostrados aquí. ¿Por qué nunca los has visto? Porque han sido publicados muy pocas veces, que yo sepa solo tres.

    La primera fue en 1930, cuando Sebastiano Crino editó una monografía de 73 páginas sobre uno de los códices de Zorzi; monografía que ahora solo puede encontrarse en unas pocas bibliotecas selectas. La segunda vez consistió en la reproducción de solo unas páginas por Gaetano Ferro, The Genoese Cartographic Tradition and Christopher Columbus (Libreria dello Stato, he consultado la traducción al inglés de 1996). Gracias a un bibliófilo belga que llamó mi atención sobre este libro, ahora puedo compartir aquí imágenes de dos de estos mapas prácticamente desconocidos de Alessandro Zorzi:

    Los mapas de África y Asia en el códice de Zorzi (Biblioteca Nacional Central de Florencia, BR 234, ff 56v-57r).

    Por último, y por suerte, hace muy poco, en 2014, se ha publicado una versión digital de los principales códices de Alessandro Zorzi, como complemento a las actas de una conferencia titulada Vespucci, Firenze e le Americhe. El eminente historiador italiano Luciano Formisano estuvo a cargo de editarlo en forma de CD-ROM.

    Paquimé

    Paquimé

    Patrimonio de la Humanidad de la Unesco

    Coordenadas: 30°21′58.67″N 107°56′50.74″O

    Zona arqueológica de Paquimé.

    Localización

    País: México

    Datos generales

    Tipo: Cultural

    Identificación

    Región: América Latina y el Caribe

    Inscripción: 1998 (XXII sesión)

    Paquimé es una zona arqueológica de la Cultura de Paquimé, está localizada aproximadamente a 260 km al noroeste de la ciudad de Chihuahua, México, a medio kilómetro del poblado de Casas Grandes y a 5 kilómetros de la ciudad de Nuevo Casas Grandes. Esta zona arqueológica fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998.1

    Cultura

    Fue un asentamiento prehispánico que influyó en el noroeste de la Sierra Madre Occidental; la mayor parte del oeste de Chihuahua y algunas áreas de los estados de Sonora, Arizona, Utah, Colorado y México. Los investigadores calculan que la población probablemente llegó a tener unos 3500 habitantes, pero se desconocen su filiación lingüística y étnica.

    El sitio es famoso por sus construcciones de adobe y sus puertas en forma de “T”. De su extensión total solo una fracción está cercada y una menor excavada. Sus edificios tienen rasgos de la cultura de Oasis-América y demuestra la destreza de los arquitectos prehispánicos de la región.

    En el oeste de esta población hay una hilera de estructuras construidas con relleno y piedra que probablemente estuvieron cubiertas con cal pintada; esos fueron los centros ceremoniales.

    Algunos investigadores sostienen que Paquimé tuvo un desarrollo cultural autóctono de la cultura Dulce de Oasis-América. Otros afirman que fue el resultado de la invasión de una élite del altiplano mexicano o México central.

    Así se generó un puesto de comercio foráneo dedicado a la producción de plumas de guacamayas, al intercambio de conchas, cerámica, cobre, etcétera.

    Los objetos que más distinguen a Paquimé son justamente sus vasijas de barro; a las que se les denomina Olla. Esto, porque más que un artículo de uso simple, como sería un jarro, son ceremoniales o decorativas y por ende sería más apropiado llamarles jarrones. En México, es más usual llamar jarro a una vasija para agua u otra bebida.

    Los pobladores de Paquimé dejaron como legado miles de vasijas decoradas en las que plasmaron sus propios rostros, las formas de sus cuerpos, la decoración de los mismos, los animales de su entorno y muchas otras figuras más.

    Paquimé alcanzó su máximo desarrollo en entre 1060 y 1340. Durante esa época se construyeron viviendas de varios pisos, las cuales contaba con servicios de drenaje y calefacción. También se edificaron lugares especiales para adorar a sus dioses y acueductos para abastecerse de agua.

    Hacia 1340, la ciudad de Paquimé inició una etapa de debilitamiento y fue abandonada por sus habitantes. Se desconoce el motivo por el cual la población emigró hacia otros lugares.

    Historia

    Cerámica de la Cultura Paquime, Galería Norte de México, Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México.

     

     

     

     

     

    Olla, de la cultura Casas Grandes. Forma parte de la colección del Museo de Stanford (Estados Unidos).

     

     

    Olla con forma humana, de la cultura Casas Grandes. Forma parte de la colección del Museo de Stanford (Estados Unidos).

     

     

     

     

     

     

     

     

    Cerámica de la Cultura Paquime, Galería Norte de México, Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México.

     

    Alrededor del año 700 se dio inicio la cultura Paquimé en la región con la introducción de la agricultura y construcción de pequeñas casas de adobe semi subterráneas construidas a la orilla de los ríos Piedras Verdes, San Pedro y San Miguel, dichos ríos forman al unirse el río Casas Grandes.

    Charles Di Peso, arqueólogo que ha estudiado la zona, ha propuesto seis etapas que muestran el desarrollo de la cultura.

    I.- Horizonte precerámico. Se ignora su inicio y concluyó entre los siglos I y II.

    II.- Período de la cerámica sin decoración. Concluyó alrededor del siglo VIII.

    III.- Período viejo. Concluyó alrededor del siglo XI. El período viejo se subdivide en: a) Fase Convento. b) Fase Pilón. c) Fase Perros Bravos.

    IV.- Período medio. Terminó en el siglo XIV. El período se subdivide en: a) Fase Buena Fe. b) Fase Paquimé. c) Fase Diablo.

    V.- Período tardío. De 1340 a 1660. El período se subdivide en: a) Fase Robles. b) Fase de los primeros contactos esporádicos con los españoles.

    VI.- Período de los españoles. De 1660 a 1821.

    Durante el período viejo se establecieron las primeras aldeas y sus pobladores practicaban la agricultura de temporal además que aprovechaban los escurrimientos de agua de la sierra.

    Durante las fases Convento y Pilón inició la construcción de casas circulares construidas por la excavación de un círculo a la profundidad de menos de un metro que servía de base, el área de tales viviendas era de 10 m² aproximadamente y la puerta redondeada, en el centro de la aldea se erigía una vivienda comunitaria de mayor tamaño que las casas familiares.

    Durante la fase Perros Bravos aumentó el tamaño de las viviendas, se empezaron a construir pegadas unas a otras y su base dejó de ser circular para adoptar la forma cuadrada. La cerámica decorada se hizo presente en este período, además aparecen pedazos de concha, collares, cuentecitas de turquesa y cobre trabajado.

    Durante el período medio se transformó la organización social y el aspecto de la ciudad. Durante la fase Buena Fe las casas son de un solo piso, las puertas tienen la forma de T y los techos son de viga.

    Durante la fase Paquimé la población alcanza su mayor esplendor, las relaciones comerciales con otras poblaciones aumentan y se construyen montículos ceremoniales. La población está atravesada por un sistema de acequias que le proporcionan agua, se construyó un juego de pelota y dio inicio la construcción de casas de varios pisos, algunas construcciones alcanzaron hasta cuatro niveles.

    Durante la fase Diablo el asentamiento fue abandonado parcialmente e inició la decadencia a causa del hostigamiento de los pueblos enemigos, para 1340 la población sucumbe al asedio enemigo y muchos de sus habitantes fueron asesinados, eso se concluye por la cantidad de restos humanos que en posturas grotescas fueron encontrados.

    Contexto político del norte de México alrededor de 1350. Presencia de 3 familias lingüísticas alrededor de los 3 reinos determinados por la arqueología. El mapa de las posiciones de 1519 prácticamente permite determinar los grupos que controlaban estas 3 entidades.

    Epílogo

    Después que Paquimé fue abandonada, pueblos originarios nómadas ocuparon el sitio. Una incipiente cultura del desierto había muerto.

    En 1562, el explorador español Francisco de Ibarra señaló que había visitado regiones no exploradas y pobladas por nativos bien vestidos, que vivían en casas de adobe, se dedicaban a la agricultura y contaban con canales de riego y les sobraban alimentos. En 1566 regresó de nuevo a la región y llegó hasta Paquimé o Casas Grandes, población habitada para ese entonces por los nativos sumas, quienes no practicaban la agricultura y vivían de la caza y de la recolección de frutas y raíces.

    Francisco de Ibarra escribió:

    Está muy poblado de casas de mucha grandeza, altura e fortaleza, de seis a siete sobrados, torreadas o cercadas de fuerte a manera de fuertes para amparo y defensa de los enemigos (…) Tiene grandes y hermosos patios, losados de hermosas, lindas y grandes piedras a manera de jaspe; e piedras de navajas sostenían los grandes y hermosos pilares de gruesa madera, traída de lejos; las paredes bellas enjalbegadas e pintadas de muchos colores, matices e pinturas de su edificio, compuesto a manera de tapias, aunque tejida e revuelta con piedra e piedra más durable e fuerte que la tabla.

    Había gruesas e anchas canales del río a los pueblos con que solían llevar agua a sus casas. Tienen grandes y anchas estufas en lo bajo de las casas y edificios para ampara del frío que es allí mucho, porque nieva mucha parte del año e vienen los nortes en extremo fríos de hacia los llanos e de las sierras a donde nieva más de ordinario. Halláronse trazas de metales que los naturales debían de beneficiar e piedras de amolar (…) Hallamos caminos empedrados.

    Esta gran casería e congregación de casas no está junta sino dividida en espacio de ocho leguas río abajo (…) Estaban estas casas la mayor parte de ellas caídas, gastadas de las aguas e desbaratadas, porque demostraba cantidad de años que las dejaron y despoblaron sus dueños, aunque había cerca de ellas gente silvestre, rústica y advenediza que dejaban de habitar en casas de tanta grandeza por asistir a morar en bohíos de paja como silvestres animales al sol, aire y frío. Son cazadores, comen todo género de caza e sabandijas silvestres e bellotas; andan desnudos; ellas traen faldellines de cuero de venado adobado, y algunos de las vacas (cíbolos).2

    Cerámica Mata Ortiz y Paquimé

    A partir de los años 1970 se inició un movimiento artístico basado en estas ollas de barro, la cerámica de Mata Ortiz. Elaborada originalmente por el artesano de la localidad de Mata Ortiz (nombre de un pueblito vecino a Paquimé) Juan Quezada Celado, y descubierta para el mundo por el antropólogo estadounidense Spencer MacCallum. Habiendo iniciado como réplicas de las vasijas u ollas de Paquimé, esta cerámica ha alcanzado a ser la más grande manifestación de arte en barro en México. Ahora, en muchos museos del mundo, se exhiben estas piezas, iniciando con el Museo de Las Culturas del Norte, dentro del sitio arqueológico de Paquimé, operado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

    Casas Grandes, plano de la ciudad con dos líneas paralelas a 38º. Dibujo: Georgina Parada, a partir del levantamiento y la digitalización de estructuras arquitectónicas realizadas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y del plano publicado en Di Peso, Rinaldo y Fenner, Casas Grandes (vid. supra n. 1), vol. 5, fig. 85.

    Mapa Zona Arqueológica de Paquimé, Chihuahua, Mexico

    El origen de la cultura Paquimé (superárea cultural mesoamericana) tuvo lugar unos 2 mil años después de la separación de las culturas Mesoaméricanas y Aridoaméricanas. Algunos de los pueblos aridoamericanos empezaron a practicar el cultivo en la zona desértica del norte de México y el sur de los Estados Unidos, en un proceso fue gradual y dilatado. Así, : hacia el año 600 d. C. (periodo que coincide con la época del ocaso teotihuacano), algunos grupos aridoaméricanos recién habían adquirido las técnicas agrícolas, aunque otros –que tempranamente ocuparon el territorio luego poblado por los Hohokam, en el desierto de Sonora— practicaron la irrigación mucho antes, en el periodo que media entre los SS. IX y V AC.1

    Epílogo

    A la llegada de los primeros europeos, las cuevas aún estaban habitadas por el grupo original, por lo que los españoles pudieron recabar información acerca de su forma de vida, los aborígenes se autonombraban Jovas, y con ese nombre se referían a un grupo o familia más amplio. Esa etnia se considera en la actualidad extinta.

    Zona arqueológica Paquimé.

    El éxito de este pueblo se refleja en sus obras para controlar el agua y a la vez retener el suelo mediante la construcción de trincheras y terrazas.  Estos sistemas se extendieron desde las montañas hasta los valles del río Casas Grandes. En Paquimé el sistema hidráulico es uno de las instalaciones más importantes del complejo residencial. Construyeron  aljibes, canales, acequias, drenajes y laguna de oxidación de desechos, que atravesaban las Casas a través de muros y pasillos ara el manejo del agua en la Ciudad.

    El pueblo de Casas Grandes se extendió por todo el noroeste de Chihuahua. Sus límites fueron hacia el Este las Dunas de Samalayuca y la región de Villa Ahumada, Hacia el Sur, La región Babícora, Hacia el Oeste las Casas en los Acantilados de la Sierra Madre Occidental y Hacia el Norte la región de Janos, Carretas y Ascensión.

    En Paquimé se conjugan elementos culturales provenientes de Mesoamérica  y elementos culturales de los pueblos del desierto. Esto quedó plasmado con los montículos ceremoniales que aquí se encuentran; El juego de Pelota es un símbolo de la fertilidad. La serpiente y la guacamaya también. El simbolismo que Paquimé encierra tiene que ver con la reproducción de la vida, la fertilidad, el florecimiento y  la muerte. Paquimé es el Centro Ceremonial de la Cultura Casas Grandes.

    Distribuidos de acuerdo a la historia de quienes les dieron vida se encontraron cerca de 24 toneladas de materiales arqueológicos. Entre algunos de estos podemos mencionar objetos de concha, turquesa, cerámica, madera, cestería, plumería, piedras, tierras, cobre, pigmentos, pieles, fibras, cultivos, granos, textiles, adornos personales, fetiches, instrumentos de trabajo, instrumentos musicales, guacamayas, guajolotes, representaciones mágicas en arte mural y rupestre, detalles y acabados arquitectónicos, restos óseos, enterramientos y ofrendas. Son algunos de los muchos objetos que se exhiben en el museo de sitio.

    Desde 1936 el Instituto Nacional de Antropología e Historia ha orientado sus esfuerzos a la investigación, conservación y divulgación del bien. De 1956 a 1962 el Arqlgo. Charles Di Peso excavó 2/3 de las casas. El Arqlgo. Eduardo Contreras inició entonces el proyecto de conservación de los vestigios. En 1985 el Arqlgo. Ben Brown continúo con esa labor. Hoy en día al proyecto de investigaciones arqueológicas y de conservación del sitio las dirige el Arqlgo. Eduardo Gamboa Carrera.

    Actualmente se pueden observar los muros expuestos a la intemperie de la construcción de un masivo arquitectónico de uso habitacional hecho de barro, empleando moldes de madera, ascendían en hileras formando muros que después cubrían con vigas y tierra apisonado. Al método usado para llevar a cabo la conservación de los vestigios de Las Casas Grandes lo denominamos “Aplanados de Sacrificio”; que consiste en recubrir los elementos originales mediante una capa del mismo material, tierra batida. Este procedimiento permite encapsular los muros y mantener la apariencia de originalidad que requieren los criterios de restauración demandado por los acuerdos internacionales en cartas respaldadas por la UNESCO.

    A un costado de esta zona se encuentra el Museo de las Culturas del Norte, un recinto que alberga una de las más bellas colecciones arqueológicas del norte de México recuperada durante las excavaciones en este sitio con proyectos de investigación. Entre algunos de los objetos que se exhiben se pueden mencionar piezas de cerámica de tipos polícromos y en especial vasijas antropomorfas y zoomorfas, madera, cestería, lítica, piedras semi-preciosas, textiles, objetos suntuarios, restos óseos, maquetas didácticas del sitio y su arquitectura, dioramas, materias primas (concha, minerales etc.)

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Casas Grandes o Paquimé fue una importante ciudad precolombina que floreció debido a sus extensas redes comerciales entre c. 1150/1200 – 1450 EC en el noroeste del actual Chihuahua, México. Paquimé es uno de los sitios arqueológicos más grandes e importantes de la región de Oasisamérica, y la ciudad jugó un papel clave en la transmisión de bienes y conocimiento entre las culturas del suroeste del desierto precolombino y aquellas de Mesoamérica. La construcción de Paquimé se atribuye ampliamente a personas que demostraron las marcadas características de la cultura mogollón, que existió desde el c. 200 – 1450 EC en lo que es el sur de Nuevo México y Arizona, así como el norte de México, pero continúa un animado debate académico sobre las etnias exactas y los orígenes de los pueblos que vivieron y fundaron Paquimé. Aunque solo el 20% del sitio ha sido excavado y examinado, la UNESCO designó a Paquimé como Patrimonio de la Humanidad en 1998 EC.

    Paquimé se encuentra en lo que hoy es el estado mexicano de Chihuahua. Bendecida en términos de hidrología, Paquimé se ubica entre muchos ríos: el río Bavispe y el río Yaqui se encuentran al oeste de la Sierra Madre, y el río Bravo y río Carmen al este. La ciudad está a 56 km al sur de la ciudad de Janos y 240 km al noroeste de la ciudad de Chihuahua. La zona arqueológica de Paquimé abarca 146 hectáreas, y la ciudad cubrió más de 750,000 m2 en su apogeo (27 veces más grandes que Pueblo Bonito en el Cañón del Chaco). La periferia de Paquimé incluía aproximadamente 10,000 habitantes adicionales. Cercas de Paquimé existían alrededor de 350 asentamientos de diversos tamaños, pero eruditos y arqueólogos creen que la zona de influencia política de Paquimé solo se extendía unos 30 kilómetros del centro de la ciudad.

    La ciudad incluye montículos de plataforma, vastas plazas para uso público y mercantil, corrales especializados para la cría de guacamayos y pavos, y dos campos, para el juego de pelota, en forma de I construidos en un estilo similar a aquellos encontrados en Mesoamérica. También hay montículos de efigie y montículos ceremoniales en Paquimé. Un montículo ceremonial tiene la forma de serpiente emplumada, el cual podría haber estado dedicado al dios mesoamericano Quetzalcóatl. Otro montículo tiene forma de pavo o alguna especie de ave. También se pueden encontrar un baño de sudor, patios privados, cementerios y varios espacios de almacenamiento ceremonial a través de Paquimé. El sitio tiene puertas en forma de T y columnatas cuadradas al igual que los sitios anasazi en el Cañón del Chaco. Sin embargo, a diferencia de otros sitios en el desierto, Paquimé no tiene kivas (cámaras ceremoniales subterráneas).

     

    Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

    Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

    De las muchas erupciones del Monte Vesubio, un importante estratovolcán en el sur de Italia, la más conocida (incluso en la historia europea[2] [3]) es su erupción en el año 79 d.C., que fue una de las más mortíferas.[4]

    Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

    La destrucción de Pompeya y Herculano (c.  1821) de John Martin

    Volcán: monte Vesubio

    Fecha: 24 de agosto de 79 (fecha tradicional); 24 de octubre de 79 (fecha probable)1

    Tipo: Pliniano, Peleo

    Ubicación: Campania, Italia

     40°49′N 14°26′E

    VEI: 5

    Impacto: Enterrados los asentamientos romanos de Pompeya, Herculano, Oplontis y Estabia.

    Fallecidos: 1.500–3.500, posiblemente hasta 16.000 [1] [nota 1]

    En el otoño del año 79 d.C., el Monte Vesubio arrojó violentamente una nube de tefra y gases sobrecalentados a una altura de 33 km (21 millas), expulsando roca fundida, piedra pómez pulverizada y ceniza caliente a 1,5 millones de toneladas por segundo, liberando finalmente 100.000 veces la energía térmica de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.[5][6] El evento da nombre al tipo de erupción volcánica del Vesubio, caracterizada por columnas de gases calientes y cenizas que alcanzan la estratosfera, aunque el evento también incluyó flujos piroclásticos asociados con erupciones peleas.

    El suceso destruyó varias ciudades y asentamientos romanos de la zona. Pompeya y Herculano, destruidas y enterradas bajo enormes oleadas piroclásticas y depósitos de ceniza, son los ejemplos más famosos.[4][5] Las excavaciones arqueológicas han revelado gran parte de las ciudades y la vida de los habitantes, lo que llevó a que la zona se convirtiera en el Parque Nacional del Vesubio y en un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

    La población total de ambas ciudades superaba los 20.000 habitantes.[7][8] Hasta ahora se han encontrado los restos de más de 1.500 personas en Pompeya y Herculano, aunque se desconoce el número total de muertos por la erupción.

    Terremotos precursores

    El último día de Pompeya  Pintura de Karl Brullov, 1830–1833

    Un gran terremoto[9] provocó una destrucción generalizada alrededor de la bahía de Nápoles, particularmente en Pompeya, el 5 de febrero del 62 d.C.[10] Algunos de los daños aún no se habían reparado cuando el volcán entró en erupción en el año 79 d.C.[11]

    Otro terremoto más pequeño tuvo lugar en el año 64 d.C.; fue registrado por Suetonio en su biografía de Nerón,[12] y por Tácito en Annales porque tuvo lugar mientras Nerón estaba en Nápoles actuando por primera vez en un teatro público.[13] Suetonio registró que el emperador continuó cantando durante el terremoto hasta que terminó su canción, mientras que Tácito escribió que el teatro se derrumbó poco después de ser evacuado.

    Se informaron terremotos menores en los cuatro días anteriores a la erupción del año 79 d.C., pero las advertencias no fueron reconocidas. Los habitantes de la zona que rodea el Monte Vesubio estaban acostumbrados a pequeños temblores en la región; Plinio el Joven escribió que “no eran particularmente alarmantes porque son frecuentes en Campania”.[14]

    Naturaleza de la erupción

    Las reconstrucciones de la erupción y sus efectos varían considerablemente en los detalles, pero tienen las mismas características generales. La erupción duró dos días. Plinio el Joven, autor del único testimonio escrito que se conserva, describió la mañana anterior a la erupción como normal. Sin embargo, se alojaba en Misenum, a 29 kilómetros (18 millas) del volcán al otro lado de la Bahía de Nápoles, y es posible que no haya notado los primeros signos de la erupción. Durante los dos días siguientes, no tuvo oportunidad de hablar con personas que habían presenciado la erupción de Pompeya o Herculano (nunca mencionó a Pompeya en su carta).

    Alrededor de las 13:00 horas, el Monte Vesubio entró en erupción violentamente, arrojando una columna a gran altura de la que comenzaron a caer cenizas y piedra pómez, cubriendo la zona. Durante este tiempo se produjeron rescates y fugas. En algún momento de la noche o temprano al día siguiente, comenzaron los flujos piroclásticos en las inmediaciones del volcán. Las luces vistas en la montaña fueron interpretadas como incendios. Personas tan lejanas como Misenum huyeron para salvar sus vidas. Las corrientes fueron rápidas, densas y muy calientes, derribando total o parcialmente todas las estructuras a su paso, incinerando o asfixiando a la población restante y alterando el paisaje, incluido el litoral. Estos fueron acompañados de temblores adicionales y de un leve tsunami en la Bahía de Nápoles.[cita necesaria] Uno o más terremotos en este momento fueron lo suficientemente fuertes como para causar el colapso de edificios al menos en Pompeya, matando a los ocupantes.[15] En la tarde del segundo día, la erupción terminó, dejando solo neblina en la atmósfera, ocultando la luz del sol.

    Plinio el Joven escribió:

    Amplias llamas brillaban en varios lugares desde el Monte Vesubio, que la oscuridad de la noche contribuía a hacer aún más brillantes y claros… Ahora era de día en todas partes, pero allí reinaba una oscuridad más profunda que en la noche más espesa.[16]

    Estudios estratigráficos

    Pompeya y Herculano, así como otras ciudades afectadas por la erupción del Monte Vesubio. La nube negra representa la distribución general de cenizas, piedra pómez y brasas. Se muestran las líneas costeras modernas; Plinio el Joven estaba en Miseno.

    Sigurðsson, Cashdollar y Sparks llevaron a cabo un estudio estratigráfico detallado de las capas de ceniza basado en excavaciones y estudios, publicado en 1982. Concluyeron que la erupción se desarrolló en dos fases, Vesubiana y Peleana, que se alternaron seis veces.[17]

    Una primera fase pliniana proyectó una columna de escombros volcánicos y gases calientes entre 15 km (9 millas) y 30 km (19 millas) hacia la estratosfera. Esta fase duró de 18 a 20 horas y esparció piedra pómez y cenizas, formando una capa de 2,8 m (9 pies) hacia el sur, hacia Pompeya. Un terremoto provocó el colapso de edificios en Pompeya en ese momento.[18]

    La siguiente fase peleana produjo oleadas piroclásticas de roca fundida y gases calientes que llegaron hasta Misenum, al oeste. Concentradas hacia el sur y el sureste, dos oleadas piroclásticas envolvieron Pompeya con una capa de 1,8 metros (6 pies) de profundidad, quemando y asfixiando a los seres vivos que habían quedado atrás. Herculano, Pompeya y Oplontis recibieron la peor parte de las oleadas y quedaron enterradas en finos depósitos piroclásticos, piedra pómez pulverizada y fragmentos de lava de hasta 20 m (70 pies) de profundidad. Se cree que las oleadas 4 y 5 destruyeron y enterraron Pompeya.[19] Las oleadas se identifican en los depósitos mediante formaciones de dunas y estratos cruzados, que no son producidas por la lluvia radiactiva.

    La erupción se considera principalmente freatomagmática, es decir, una explosión impulsada por la energía del vapor que se escapa producido por el agua de mar que se filtra en las fallas profundas e interactúa con el magma caliente.

    Momento de las explosiones

    En un artículo publicado en 2002, Sigurðsson y Casey concluyeron que una explosión temprana produjo una columna de ceniza y piedra pómez que llovió sobre Pompeya, al sureste, pero no sobre Herculano, que estaba contra el viento.[20] Posteriormente, la nube colapsó a medida que los gases se densificaron y perdieron su capacidad de soportar su contenido sólido.

    Los autores sugieren que las primeras caídas de ceniza deben interpretarse como explosiones de bajo volumen a primera hora de la mañana, no vistas desde Misenum, lo que provocó que Rectina enviara a su mensajero en un viaje de varias horas alrededor de la Bahía de Nápoles, entonces transitable, proporcionando una respuesta. a la paradoja de cómo el mensajero pudo aparecer milagrosamente en la villa de Plinio tan poco después de una lejana erupción que se lo habría impedido.

    Estudios magnéticos

    Un estudio de 2006 realizado por Zanella, Gurioli, Pareschi y Lanza utilizó las características magnéticas de más de 200 muestras de fragmentos líticos, de tejas y de yeso recolectados de depósitos piroclásticos en Pompeya y sus alrededores para estimar las temperaturas de equilibrio de los depósitos .[21] Los depósitos fueron colocados por corrientes de densidad piroclástica (PDC) resultantes de los colapsos de la columna pliniana. Los autores sostienen que los fragmentos de más de 2 a 5 cm (0,8 a 2 pulgadas) no estuvieron en la corriente el tiempo suficiente para adquirir su temperatura, que habría sido mucho mayor. Por lo tanto, distinguen entre las temperaturas de depósito, que estimaron, y las temperaturas de emplazamiento, que en algunos casos, basándose en las características de enfriamiento de algunos tipos y tamaños de fragmentos de rocas, creían que también podían estimar. Se considera que las cifras finales son las de las rocas en la corriente justo antes de la deposición.[22]

    Toda roca cristalina contiene algo de hierro o compuestos de hierro, lo que la hace ferromagnética, al igual que las tejas y el yeso romanos. Estos materiales pueden adquirir un campo residual de varias fuentes. Cuando las moléculas individuales, que son dipolos magnéticos, se mantienen alineadas al estar unidas en una estructura cristalina, los pequeños campos se refuerzan entre sí para formar el campo residual de la roca.[23] Calentar el material le añade energía interna. A la temperatura de Curie, la vibración de las moléculas es suficiente para alterar el alineamiento; el material pierde su magnetismo residual y asume cualquier campo magnético que se le pueda aplicar sólo durante la duración de la aplicación. Los autores denominan a este fenómeno desbloqueo. Se considera que el magnetismo residual “bloquea” los campos no residuales.

    Una roca es una mezcla de minerales, cada uno con su propia temperatura Curie; Por lo tanto, los autores buscaron un espectro de temperaturas en lugar de una temperatura única. En la muestra ideal, el PDC no elevó la temperatura del fragmento más allá de la temperatura de bloqueo más alta. Algunos materiales constituyentes retuvieron el magnetismo que impuso el campo terrestre cuando se formó el objeto. La temperatura se elevó por encima de la temperatura de bloqueo más baja; por lo tanto, algunos minerales al enfriarse adquirieron el magnetismo de la Tierra tal como era en el año 79 d.C. El campo amplio de la muestra fue la suma vectorial de los campos del material de alto bloqueo y del material de bajo bloqueo.

    Este tipo de muestra permitió estimar la baja temperatura de desbloqueo. Utilizando un equipo especial que midió la dirección y la intensidad del campo a varias temperaturas, los experimentadores elevaron la temperatura de la muestra en incrementos de 40 °C (70 °F) desde 100 °C (210 °F) hasta que alcanzó la baja temperatura de desbloqueo.[24] Privado de uno de sus componentes, el campo global cambió de dirección. Un gráfico de dirección en cada incremento identificó el incremento en el que se había formado el magnetismo resultante de la muestra.[25] Esa se consideró la temperatura de equilibrio del depósito. Teniendo en cuenta los datos de todos los depósitos adicionales, se llegó a una estimación de los depósitos adicionales. Los autores descubrieron que la ciudad de Pompeya era un lugar relativamente frío dentro de un campo mucho más caliente, lo que atribuyeron a la interacción del oleaje con el “tejido” de la ciudad.[26]

    Los investigadores reconstruyen la secuencia de eventos volcánicos de la siguiente manera:

    • El primer día de la erupción, cayó durante varias horas una caída de piedra pómez blanca que contenía fragmentos clásticos de hasta 3 centímetros (1 pulgada).[27] Calentó las tejas a 120-140 °C (250-280 °F).[28] Este período habría sido la última oportunidad de escapar. Posteriormente, una segunda columna depositó una piedra pómez gris con clásticos de hasta 10 cm (4 pulgadas), temperatura no muestreada, pero que se presume mayor, durante 18 horas. Estas dos caídas fueron la fase pliniana. El colapso de los bordes de estas nubes generó las primeras PDC diluidas, que debieron ser devastadoras para Herculano, pero no entraron en Pompeya.
    • Temprano en la segunda mañana, la nube gris comenzó a colapsar en mayor medida. Dos grandes oleadas azotaron y destruyeron Pompeya. Herculano y toda su población ya no existían. El rango de temperatura de emplazamiento de la primera oleada fue de 180 a 220 °C (360 a 430 °F), temperaturas mínimas; del segundo, 220–260 °C (430–500 °F). La temperatura de depósito del primero fue de 140 a 300 °C (280 a 570 °F). Aguas arriba y aguas abajo del flujo la temperatura era de 300 a 360 °C (570 a 680 °F).[29]

    La temperatura variable del primer oleaje se debió a la interacción con los edificios. Cualquier población que permaneciera en refugios estructurales no podría haber escapado, ya que gases de temperaturas incineradoras rodeaban la ciudad. Las temperaturas más bajas se registraron en habitaciones bajo techos derrumbados. Estos eran tan bajos como 100 °C (212 °F), el punto de ebullición del agua.[30] Los autores sugieren que los elementos del fondo del flujo se desacoplaron del flujo principal debido a irregularidades topográficas y se enfriaron mediante la introducción de aire ambiente turbulento. En la segunda oleada, las irregularidades desaparecieron y la ciudad estaba tan calurosa como el entorno circundante.

    Durante la última oleada, que fue muy diluida, cayó sobre la región 1 metro adicional (3,3 pies) de depósitos.[31]

    Los dos Plinio

    El único relato sobreviviente del evento consta de dos cartas de Plinio el Joven, que tenía 17 años en el momento de la erupción,[32] al historiador Tácito y escritas unos 25 años después del evento.[33][34] Al observar la primera actividad volcánica de Misenum a través de la Bahía de Nápoles desde el volcán, aproximadamente a 29 kilómetros (18 millas) de distancia, Plinio el Viejo (el tío de Plinio el Joven) lanzó una flota de rescate y fue él mismo al rescate de un amigo personal. Su sobrino se negó a unirse al partido. Una de las cartas del sobrino relata lo que pudo descubrir a través de testigos de las vivencias de su tío.[35] En una segunda carta, Plinio el Joven detalla sus propias observaciones después de la partida de su tío.[36]

    Plinio el Joven

    Más información: Plinio el Joven

    Plinio el Joven vio una nube extraordinariamente densa que se elevaba rápidamente sobre la montaña:[35]

    Cuyo aspecto no puedo daros una descripción más exacta que comparándolo con el de un pino, ya que se elevaba a gran altura en forma de un tronco muy alto, que se extendía en la parte superior hacia una especie de ramas. […] aparecía unas veces brillante y otras oscura y manchada, según estuviera más o menos impregnada de tierra y cenizas.

    Estos acontecimientos y una solicitud de un mensajero para una evacuación por mar llevaron a Plinio el Viejo a ordenar operaciones de rescate en las que se embarcó para participar. Su sobrino intentó hacer vida normal, continuando estudiando y bañándose, pero esa noche un temblor los despertó a él y a su madre, obligándolos a abandonar la casa por el patio. Ante otro temblor al amanecer, la población abandonó el pueblo. Después de un tercer temblor, “el mar pareció retroceder sobre sí mismo y ser expulsado de sus orillas”, lo que indica un tsunami. Sin embargo, no hay evidencia de daños importantes causados ​​por la acción de las olas.

    Una nube negra oscureció la luz temprana a través de la cual brillaban destellos que Plinio compara con relámpagos, pero más extensos. La nube oscureció la cercana punta Misenum y la isla de Capraia (Capri) al otro lado de la bahía. Temiendo por sus vidas, la población comenzó a llamarse entre sí y a alejarse de la costa por la carretera. La madre de Plinio le pidió que la abandonara y salvara su vida, ya que era demasiado carnosa y anciana para ir más lejos, pero él, tomándola de la mano, se la llevó lo mejor que pudo. Cayó una lluvia de cenizas. Plinio necesitaba sacudirse las cenizas periódicamente para evitar ser enterrado. Más tarde, ese mismo día, la ceniza dejó de caer y el sol brilló débilmente a través de la nube, lo que animó a Plinio y a su madre a regresar a casa y esperar noticias de Plinio el Viejo. La carta compara la ceniza con un manto de nieve. Los daños del terremoto y el tsunami en ese lugar no fueron lo suficientemente graves como para impedir el uso continuo de la casa.

    Plinio el Viejo

    Más información: Plinio el Viejo

    El tío de Plinio, Plinio el Viejo, estaba al mando de la flota romana en Miseno y mientras tanto había decidido investigar el fenómeno de cerca en un barco ligero. Mientras el barco se preparaba para abandonar la zona, llegó un mensajero de su amiga Rectina (esposa de Bassus[37]) que vivía en la costa cerca del pie del volcán, explicando que su grupo sólo podía escapar por mar y pidiendo rescate.[16] Plinio ordenó el lanzamiento inmediato de las galeras de la flota para la evacuación de la costa. Continuó en su nave ligera para rescatar al grupo de Rectina.[16]

    Cruzó la bahía, pero se encontró con espesas lluvias de cenizas calientes, trozos de piedra pómez y trozos de roca en las aguas poco profundas del otro lado. Cuando el timonel le aconsejó que regresara, afirmó que “la fortuna favorece a los valientes” y le ordenó continuar hasta Estabia (a unos 4,5 km o 2,8 millas de Pompeya), donde estaba Pomponiano.[16] Pomponiano ya había cargado un barco con sus pertenencias y se estaba preparando para partir, pero el mismo viento terrestre que trajo el barco de Plinio al lugar había impedido que nadie saliera.[16]

    Plinio y su grupo vieron llamas provenientes de varias partes de la montaña, que Plinio y sus amigos atribuyeron a pueblos en llamas. Después de pasar la noche, el grupo fue expulsado del edificio por el violento temblor.[16] Despertaron a Plinio, que había estado durmiendo y roncando ruidosamente. Eligieron salir al campo con almohadas atadas a la cabeza para protegerse de los desprendimientos de rocas. Se acercaron de nuevo a la playa, pero el viento no había cambiado. Plinio se sentó en una vela tendida para él y no pudo levantarse, ni siquiera con ayuda. Luego sus amigos partieron y finalmente escaparon por tierra.[38] Muy probablemente, se había desplomado y muerto, la explicación más popular de por qué sus amigos lo abandonaron, aunque Suetonio ofrece una historia alternativa en la que ordenó a un esclavo que lo matara para evitar el dolor de la incineración. Cómo habría escapado el esclavo sigue siendo un misterio. No se menciona tal evento en las cartas de su sobrino.

    En la primera carta a Tácito, su sobrino sugirió que su muerte se debió a la reacción de sus débiles pulmones a una nube de gas venenoso y sulfuroso que flotaba sobre el grupo.[16] Sin embargo, Stabiae estaba a 16 km (9,9 millas) del respiradero (aproximadamente donde se encuentra la moderna ciudad de Castellammare di Stabia), y sus compañeros aparentemente no se vieron afectados por los vapores, por lo que es más probable que el corpulento Plinio murió por alguna otra causa, como un derrame cerebral o un ataque cardíaco.[39] Un ataque de asma tampoco está descartado. Su cuerpo fue encontrado sin heridas aparentes al día siguiente, una vez que la columna se había dispersado.

    Víctimas de la erupción

    Los moldes de algunas víctimas en el llamado “Jardín de los Fugitivos”, Pompeya.

    Aparte de Plinio el Viejo, las únicas otras víctimas notables de la erupción cuyo nombre se conoce fueron la princesa herodiana Drusilla y su hijo Agripa, que nació en su matrimonio con el procurador Antonio Félix.[40] También se dice que el poeta Caesius Bassus murió en la erupción.[41]

    En 2003, se habían recuperado en Pompeya y sus alrededores aproximadamente 1.044 moldes hechos a partir de impresiones de cuerpos en los depósitos de cenizas, junto con los huesos dispersos de otros 100. [42] Se han encontrado restos de unos 332 cuerpos en Herculano (300 en bóvedas arqueadas descubierto en 1980).[43] El número total de víctimas mortales sigue siendo desconocido.

    El esqueleto llamado “Dama del Anillo” desenterrado en Herculano

    El treinta y ocho por ciento de los 1.044 se encontraron en depósitos de ceniza, la mayoría dentro de edificios.[42] Esto difiere de la experiencia moderna de los últimos 400 años, cuando las caídas de ceniza han matado sólo alrededor del 4% de las víctimas durante las erupciones explosivas. Esta cohorte posiblemente se refugiaba en edificios cuando fueron superados. El 62% restante de los cuerpos encontrados en Pompeya se encontraban en depósitos de oleadas piroclásticas, que probablemente los mataron. Inicialmente se creyó que, debido al estado de los cuerpos encontrados en Pompeya y al contorno de la ropa de los cuerpos, era poco probable que las altas temperaturas fueran una causa importante. Estudios posteriores indicaron que durante la cuarta oleada piroclástica (la primera que llegó a Pompeya), la temperatura alcanzó los 300 °C, suficiente para matar personas en una fracción de segundo.[44] Las posturas contorsionadas de los cuerpos, como si estuvieran congelados en acción suspendida, no eran los efectos de una larga agonía, sino del espasmo cadavérico, una consecuencia del choque térmico sobre los cadáveres.[45] El calor era tan intenso que los órganos y la sangre se vaporizaron, y al menos el cerebro de una víctima quedó vitrificado por la temperatura.[46]

    Ruinas de Herculano

    Herculano, que estaba mucho más cerca del cráter, se salvó de las caídas de tefra gracias a la dirección del viento, pero quedó enterrada bajo 23 metros (75 pies) de material depositado por oleadas piroclásticas. Es probable que la mayoría, o todas, de las víctimas conocidas en esta localidad, murieran a causa de las oleadas, sobre todo teniendo en cuenta la evidencia de las altas temperaturas encontradas en los esqueletos de las víctimas encontradas en las bóvedas arqueadas a la orilla del mar y la existencia de madera carbonizada en muchos de los edificios. Estas personas estaban concentradas en las bóvedas a una densidad de hasta tres por metro cuadrado y todas fueron atrapadas por la primera oleada, muriendo por choque térmico y parcialmente carbonizadas por oleadas posteriores y más calientes. Lo más probable es que las bóvedas fueran cobertizos para botes, ya que las vigas transversales del techo probablemente servían para suspender los barcos utilizados anteriormente para la fuga de parte de la población. Como sólo se han excavado 85 metros (279 pies) de la costa, es posible que haya más víctimas esperando a ser desenterradas.

    Fecha de la erupción

    El Vesubio y su destructiva erupción se mencionan en fuentes romanas del siglo I, pero no el día de la erupción. Por ejemplo, Josefo en sus Antigüedades de los judíos menciona que la erupción ocurrió “en los días de Tito César“.[47] Suetonio , un historiador del siglo II, en su Vida de Tito simplemente dice que “hubo algunos desastres terribles durante su reinado, como la erupción del Monte Vesubio en Campania“.[48]

    Más de un siglo después del evento real, el historiador romano Cassius Dio (traducido en la edición de 1925 de la Biblioteca Clásica de Loeb) escribió que “en Campania tuvieron lugar sucesos notables y espantosos; porque de repente se desató un gran incendio al final del siglo “el verano.”[49]

    Durante más de cinco siglos, hasta aproximadamente 2018, los artículos sobre la erupción del Vesubio solían afirmar que la erupción comenzó el 24 de agosto del 79 d.C. Esta fecha proviene de una copia impresa de 1508 de una carta dirigida por Plinio el Joven al historiador romano Tácito, escrita originalmente unos 25 años después del evento.[50][14] Plinio fue testigo de la erupción y proporcionó el único relato conocido de un testigo ocular. A lo largo de catorce siglos de copias manuscritas a mano hasta la impresión de sus cartas en 1508, es posible que la fecha indicada en la carta original de Plinio haya sido corrompida. Los expertos en manuscritos creen que la fecha dada originalmente por Plinio era el 24 de agosto, el 30 de octubre, el 1 de noviembre o el 23 de noviembre. [51] Este extraño conjunto disperso de fechas se debe a la convención de los romanos para describir las fechas del calendario. La gran mayoría de las copias manuscritas medievales existentes (no quedan copias romanas supervivientes) indican una fecha correspondiente al 24 de agosto. Desde el descubrimiento de las ciudades, esto fue aceptado por la mayoría de los eruditos y por casi todos los libros escritos sobre Pompeya y Herculano para el general.

    Al menos desde finales del siglo XVIII, una minoría entre los arqueólogos y otros científicos ha sugerido que la erupción comenzó después del 24 de agosto, durante el otoño, tal vez en octubre o noviembre. En 1797, el investigador Carlo Rosini informó que las excavaciones en Pompeya y Herculano habían descubierto rastros de frutas y braseros indicativos del otoño, no del verano.

    Más recientemente, en 1990 y 2001, los arqueólogos descubrieron más restos de frutas otoñales (como la granada), restos de víctimas de la erupción con ropas pesadas y grandes vasijas de barro cargadas de vino (en el momento de su entierro en el Vesubio).  El descubrimiento relacionado con el vino sugiere que la erupción podría haber ocurrido después de la cosecha de uvas.[52]

    En 2007, un estudio de los vientos predominantes en Campania mostró que el patrón de escombros de la erupción del siglo I hacia el sureste es bastante consistente con un evento de otoño e inconsistente con una fecha de agosto. Durante junio, julio y agosto, los vientos predominantes fluyen hacia el oeste (un arco entre el suroeste y el noroeste) prácticamente todo el tiempo.[52]

    A medida que el emperador Tito de la dinastía Flavia (que reinó del 24 de junio de 79 al 13 de septiembre de 81) obtuvo victorias en el campo de batalla (incluida la captura del Templo de Jerusalén) y otros honores, su administración emitió monedas que enumeraban sus crecientes elogios. Dado el espacio limitado en cada moneda, sus logros fueron estampados en las monedas usando una codificación arcana. Dos de estas monedas, de principios del reinado de Tito, se encontraron en un tesoro recuperado en la Casa del Brazalete de Oro de Pompeya. Aunque las fechas de acuñación de las monedas son algo controvertidas,[52] un experto en numismática del Museo Británico, Richard Abdy, concluyó que la última moneda del tesoro fue acuñada el 24 de junio o después (la primera fecha del reinado de Tito) y antes del 1 de septiembre del 79 d.C. Abdy afirma que es “notable que ambas monedas hayan tardado sólo dos meses después de su acuñación en entrar en circulación y llegar a Pompeya antes del desastre”.[53]

    En octubre de 2018, arqueólogos italianos descubrieron una inscripción en carboncillo que decía “el día 16 antes de las calendas de noviembre”, fechada el 17 de octubre (del 79 d.C., ya que era poco probable que tuviera un año) [54] que establece la fecha más temprana posible para la erupción.[55] [56] Un estudio colaborativo en 2022 ha determinado una fecha del 24 al 25 de octubre.[57]

    Cultura actual

    Erupción del Vesubio en el siglo XVII

    La erupción del Vesubio aparece representada a lo largo de muchos años en las varias adaptaciones fílmicas de la novela Los últimos días de Pompeya:

    Igualmente aparece en el docudrama del 2003 Pompeii: The Last Day (TV) del director Peter Nicholson,18​ en la serie de televisión Pompeya (Pompeya: ayer, hoy, mañana) del 2007 dirigida por Paolo Poeti,19​ también del mismo año en la producción para televisión Pompei (2007) del director Giulio Base,2021​ así como en la película Pompeii (2014) de Paul W. S. Anderson.22

    Planisferio de Contarini

    Planisferio de Contarini

    Planisferio de proyección cónica de Giovanni Matteo Contarini y Francesco Rosselli, 1506

    El planisferio de Contarini o Contarini-Rosselli, es un mapamundi de proyección cónica dibujado por Giovanni Matteo Contarini y grabado en cobre por Francesco Rosselli en 1506, siendo el primer mapa impreso en recoger el Nuevo Mundo. Impreso en hoja suelta y de pequeño tamaño, únicamente se conoce de él un ejemplar descubierto en 1922, guardado en la Biblioteca Británica.

    Giovanni Matteo Contarini (fallecido en 1507), fue un cartógrafo italiano, miembro de una distinguida familia de la República de Venecia.​ El pequeño mapamundi va firmado en una cartela dibujada junto al Cabo de Buena Esperanza: «diligentia ioanni Matteo Contareni – Arte et ingenio francisci Roselli florentini 1506 notum».​

    Descripción

    El planisferio de Contarini es un mapa de proyección cónica en el que los paralelos forman círculos concéntricos y los meridianos son líneas convergentes en el Polo Norte.

    Sus fuentes para representar las tierras recién descubiertas pueden ser los mapas de Juan de la Cosa, Cantino y Caverio, acomodándolos a su propia visión y desconociendo tanto el cuarto viaje de Colón como las afirmaciones de Américo Vespucio acerca de la continuidad del continente americano.1

    Respetando el modelo ptolemaico da entrada a los descubrimientos de españoles y portugueses en el Nuevo Mundo descubierto por Cristóbal Colón, unido todavía en su parte septentrional al continente asiático conforme a la creencia colombina. Groenlandia y Terranova están conectadas al nordeste de Asia. A su lado, una leyenda informa de que estas tierras fueron descubiertas por navegantes al servicio del rey de Portugal, en alusión probablemente a Gaspar y Miguel Corte Real, pues no se encuentran referencias a Juan Cabot. Al oeste y hacia el centro se localizan los descubrimientos españoles, representándose Boriquén, «Insula Hispaniola» y «Terra de Cuba». Al sur se dibuja una masa continental separada e ilimitada en el borde izquierdo del mapa que recibe el nombre de «Terra Santi Crucis» dado por los portugueses a Brasil.2

    Cuba, representada ya como isla, se encuentra próxima a Cipango junto a una cartela que dice:

    Cristóbal Colón, Virrey de España, navegando hacia Poniente arribó después de grandes esfuerzos y correr muchos peligros, a las islas Hispanas, desde donde levó anclas y navegó hacia la provincia llamada Ciamba. Después tocó tierra en otro lugar que tanto Colón como los conocedores de las cosas marítimas aseguran que contiene oro en gran cantidad.3

    A continuación se encuentra Catay con otra leyenda que habla también de la abundancia de oro que hay en ella y de las dificultades para hacerse con él, pues son idólatras, siguiendo el relato de Marco Polo.

    El mapa recoge también los descubrimientos portugueses en África, con la ruta hacia Asia por el Cabo de Buena Esperanza. Pero el continente asiático mantiene las ideas de Ptolomeo, así como su topografía.4

    El pequeño mapamundi va firmado en una cartela dibujada junto al Cabo de Buena Esperanza: «diligentia ioanni Matteo Contareni – Arte et ingenio francisci Roselli florentini 1506 notum».5

    Atlas de Andrea Benincasa

    Atlas de Andrea Benincasa

    El Atlas de Andrea Benincasa se puede ver como uno de las últimas grandes obras antes de la eclosión de la “nueva cartografía” como consecuencia de la Era de la Exploración. Los viajes de exploración de los portugueses a lo largo de la costa occidental de África habían empezado una generación antes, pero su política de secreto sobre los mapas supuso que las cartas que reflejaban estos nuevos descubrimientos por lo general no estuvieran disponibles hasta finales del siglo XV.

    El Atlas de Andrea Benincasa puede entenderse como un verdadero tesoro cartográfico puesto que se dibujó con esmero y se encuadernó en cubiertas de piel marrón trabajadas con elegancia.

    El libro se abre para mostrarnos cinco cartas y mapas de dimensiones generosas: 29 x 41 centímetros, y proporciona así ricos detalles en el formato típico de los atlas de presentación del siglo XV.

    El mapa de Andrea Benincasa, 1508 muestra el mar Báltico con glaciares desaparecidos desde hace 10 000 años. Fraude?

     

    Atlas de Andrea Benincasa 1483

    Carta náutica de Grazioso Benincasa. 1482.

    Biblioteca de la Universidad de Bolonia.

    Carta náutica de Grazioso Benincasa.

    Papel único en forma de rollo, iluminado, formado por dos partes pegadas entre sí. 128 x 70,5 cm.

    En la tarjeta hay tres veces el escudo de armas del cardenal Raffaele Sansoni Riario della Rovere (Savona 1451 – Nápoles 1521) que encargó la tarjeta. Raffaele era sobrino de Francesco della Rovere, quien en 1471 se convirtió en el Papa Sixto IV.

    Un papel con atención a cada detalle y con adornos policromados que sugieren que no fue un encargo para ser utilizado para la navegación sino solo como un ejemplar de lujo.

    Se desconoce su fecha de nacimiento, que tuvo lugar antes de 1420 y probablemente en Montesicuro, cerca de Ancona, donde estaba la residencia de sus antepasados.

    Se dedicó por completo a la vida del mar y a la elaboración de cartas náuticas. Entre 1435 y 1445 compiló el llamado “Portolano” que nos ha llegado incompleto. Hasta 1460 ejerció el oficio de padrón de nave. En 1461 aprendió el arte de hacer cartas náuticas en Génova, abandonando definitivamente su actividad marinera. Luego se trasladó a Venecia hasta 1474, año en el que se retiró a Ancona, su ciudad natal, donde permaneció hasta su muerte, cuya fecha se desconoce. Sin embargo, su muerte debió producirse en 1482, año en el que está fechada la última carta náutica firmada por él.

    En el centro del margen izquierdo está la siguiente inscripción “Graciosus. Benincasa. Anconitanus. Compuesto. Ancone. De nueva era. MCCCCLXXXII”.

    Este es el último trabajo del cartógrafo de Ancona y representa la concepción del mundo en vísperas del descubrimiento del continente americano.

    En el Océano Atlántico aparecen las islas Antilia y Saluaga y tierras imaginarias y están representadas una galera turca, una carraca con dos grandes velas y un pequeño bote de remos. Al norte se encuentra Noruega con una isla al oeste que algunos identifican con Islandia.

    Es probable que el artículo formara parte de la colección de Luigi Ferdinando Marsili, quien en 1714 fundó la Academia de Ciencias del Instituto de Bolonia que renovó y reemplazó las actividades de la Accademia degli Inquieti, fundada en 1690.

    Detalle de otra carta náutica de Grazioso Benincasa con la isla de Antilio y Canarias y Azores.

     

    1473   Gratiosus Benincasa (Ancona, Italia). Se encuentra en Biblioteca Universitaria di Bologna. Cod. 280.

    Fecha:    alrededor de 1473

    Fuente: Biblioteca Universitaria di Bologna

    Autor: Gratiosus Benincasa

    Reino de Valencia. Bandera partida verticalmente, izquierda, corona sobre fondo azul, derecha dos palos de gules sobre fondo oro. (Fuente)

    1476   Francesco de Benincasa. Biblioteca Pública i Universitària de Gènova (Ms. lat. 81)

    Fecha:    alrededor de 1476

    Fuente: Biblioteca Pública i Universitària de Gènova

    Autor:    Francesco de Benincasa

    Reino de Valencia. Bandera partida verticalmente, izquierda, corona paralela al mástil sobre fondo azul, derecha un palo de gules sobre fondo oro. (Fuente)

    Francesco Benincasa 1476

    Archivo: Senyeres a l’atlas de Benincasa (1473).jpg

    Smog – Gran Niebla de Londres

    Smog – Gran Niebla de Londres

    Trafalgar durante la Gran Niebla de 1952.

    La Gran Niebla de 1952 fue un periodo de contaminación ambiental, entre los días 5 y 9 de diciembre de 1952, que cubrió la ciudad de Londres. El fenómeno fue considerado uno de los peores impactos ambientales ocurridos hasta entonces, que fue causado por el uso de combustibles fósiles en la industria, en las calefacciones y en los transportes. Se cree que el fenómeno causó la muerte de 40001​ londinenses, y dejó enfermos a otros 100.000.2

    Historia

    En diciembre de 1952, un fuerte frío llegó a Londres e hizo que la población quemase mucho más carbón de lo usual en invierno. El aumento en la contaminación atmosférica fue agravada por una mayor inversión térmica, causada por la densa masa de aire frío. La acumulación de contaminantes fue en aumento, especialmente de humo y partículas del carbón que era quemado.

    Debido a los problemas económicos de la posguerra, el carbón de mejor calidad había sido exportado. Como resultado, los londinenses usaban el carbón de baja calidad, rico en azufre, que agravó mucho el problema.3

    La niebla resultante, una mezcla de niebla natural con mucho humo negro, se volvió más densa, llegando a imposibilitar el tráfico de automóviles en las calles. Muchos cines cerraron y los conciertos fueron cancelados, ya que se llegó al punto en que la platea no podía ver el escenario o la pantalla, pues el humo invadió fácilmente los ambientes cerrados.4

    Salud pública

    Las estadísticas recogidas por los servicios médicos descubrieron que la niebla mató a 4000 personas.5​ La mayoría de las víctimas fueron niños muy pequeños y personas con problemas respiratorios previos. Las muertes, en la mayoría de los casos, ocurrieron como consecuencia de infecciones del tracto respiratorio, causando hipoxia y también por la obstrucción mecánica de las vías respiratorias superiores por secreciones, consecuencia del humo negro y las afecciones.

    Las infecciones del pulmón eran principalmente bronconeumonía o bronquitis aguda.6​ Un total de 12.000 personas murieron en las semanas y meses siguientes.7

    El número preciso de muertes ocurridas durante La Gran Niebla de 1952 (Great Fog o Great Smoke) es muy difícil de establecer y ha sido motivo de controversia.

    Medio ambiente

    El gran número de muertes dio un importante impulso a los movimientos ambientales y llevó a una reflexión acerca de la contaminación atmosférica, pues el humo había demostrado gran potencial letal. Entonces se tomaron nuevas medidas legales, restringiendo el uso de combustibles fósiles en la industria. En los años siguientes, una serie de normas legales como la Clean Air Act 1956 y la Clean Air Act 1968, restringieron la contaminación del aire.

    El carbón además de azufre puede contener metales pesados potencialmente tóxicos como mercurio, cadmio, níquel, arsénico, entre otros.

    Un inspector de transportes londinense conduce un autobús calle abajo a la luz de una bengala mientras una densa niebla cubría Londres en diciembre de 1952. Conocida como la Gran Niebla de Londres, la niebla era tan desorientadora y omnipresente que tendría repercusiones sanitarias duraderas.

    Fotografía de PA Images, Alamy Stock Photo

    Donald Acheson conocía Londres como la palma de su mano. Pero en diciembre de 1952, mientras trabajaba en un hospital del bullicioso centro de la ciudad, un recado rutinario se convirtió en un roce desorientador y peligroso con el desastre.

    Una ominosa niebla había invadido la ciudad, envolviéndola en una densa capa de aire negro y tiznado. Perdido en calles que conocía bien, el joven médico tuvo que “arrastrarse por el pavimento a lo largo de las paredes de los edificios, hasta la siguiente esquina, para leer el nombre de la calle”. Hizo el camino de vuelta al hospital en medio de lo que más tarde recordó como “un silencio espeluznante”.

    El fenómeno también denominado smog (mezcla de humo, smoke, y niebla, fog, en inglés) había llegado al interior del hospital donde trabajaba Acheson, y al interior de los pulmones de sus pacientes de urgencias. Pronto, el hospital llegó a un punto crítico y su depósito de cadáveres rebosaba de pacientes que habían muerto por problemas respiratorios y cardíacos.

    La terrible y asfixiante niebla recibió un apodo: La Gran Niebla (o The Great Smog). Entre el 5 y el 9 de diciembre de 1952, este desastre medioambiental estranguló Londres. Afectaría a la salud británica (y a su clima) durante años. He aquí cómo afectó la niebla a la fría ciudad y cómo sigue afectando al Reino Unido hoy en día.

    Consumida por el carbón

    Londres llevaba mucho tiempo luchando contra la calidad del aire, desde el “Gran Hedor” que emanaba de las aguas residuales contaminadas del Támesis en la década de 1850 hasta los épicos “pea soupers” [sopas de guisantes] de la ciudad, largos periodos en los que las emisiones de las fábricas y las estufas de calefacción suspendían una niebla verdosa sobre las calles. En 1905, el médico Harold Antoine des Voeux acuñó el término smog, para describir el aire de la ciudad.

    Fotografía de The New York Times, Redux

    En aquella época, Gran Bretaña era un titán en la producción de carbón. La industria alcanzó su punto álgido en 1913, cuando la nación produjo una cuarta parte del carbón total del mundo, la asombrosa cifra de 292 millones de toneladas. Aunque el país se pasó al petróleo junto con el resto del mundo durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial, la industria británica del carbón sobrevivía en parte porque los británicos seguían utilizando carbón para calentar sus hogares.

    Como explica la historiadora del arte Lynda Nead, la idea de una chimenea de carbón abierta en casa tenía “asociaciones casi folclóricas”, especialmente durante y después del caos de la Segunda Guerra Mundial, que creó una gran escasez de viviendas en Gran Bretaña. En 1942, según Nead, una encuesta reveló que el 78% de los británicos utilizaba carbón.

    Mientras el Reino Unido se reconstruía después de la guerra y en los prolegómenos de la Guerra Fría, el país debatía si “mantener encendidos los fuegos del hogar” y cómo hacerlo. Pero el uso del carbón en los hogares siguió sin estar regulado en gran medida.

    Cómo empezó la niebla

    Mientras los londinenses encendían sus chimeneas para combatir el frío invierno de diciembre de 1952, surgió un patrón meteorológico que convertiría el humo del carbón en una niebla mortal.

    La tarde del 5 de diciembre, con temperaturas que rondaban los cero grados, el calor y el humo de las hogueras de carbón se elevaron a la atmósfera como siempre. En un día típico de invierno, se elevaban y se enfriaban en la fría atmósfera antes de alejarse.

    La gran niebla tóxica provocó el caos en Londres, pero este grupo de niños lo aprovechó al máximo: aquí se les ve deslizándose por la hierba helada de Hampstead Heath, un parque de Londres, el 7 de diciembre de 1952.

    Fotografía de Phil Dye, Daily Mirror, Mirrorpix, Getty Images

    En cambio, ocurrió lo contrario gracias a un sistema meteorológico de altas presiones conocido como anticiclón. Un manto de aire cálido y húmedo se detuvo sobre Londres, empujando el aire hacia el suelo. Allí, las bajas temperaturas condensaron el vapor de agua en el aire y lo convirtieron en niebla. Este fenómeno meteorológico, conocido como inversión térmica, atrapó las emisiones de los incendios sobre la ciudad.

    Según la Oficina Meteorológica Británica, la niebla tenía hasta 200 metros de espesor, y con cada día frío que pasaba, los contaminadores de la ciudad emitían hasta 1000 toneladas de humo y 2000 toneladas de dióxido de carbono al día. Mientras tanto, el dióxido de azufre, un gas incoloro que se crea cuando se quema el carbón, quedaba atrapado en la atmósfera. Allí, se mezcló con las partículas de agua de la niebla y se convirtió en ácido sulfúrico, envolviendo la ciudad en una neblina que, en esencia, estaba formada por lluvia ácida.

    Emergencia sanitaria

    A medida que la niebla se ennegrecía, se desató el caos. Con una visibilidad cercana a cero, los conductores no podían circular con seguridad por las carreteras y la ciudad cerró su sistema de transporte público. La gente en las aceras de la ciudad no podía ver más allá de sus propios pies. En el interior, la situación no era mucho mejor: un corresponsal de The Guardian escribió que la “suciedad grasienta” cubría las superficies interiores y ocultaba las pantallas.

    A medida que avanzaba el fin de semana, también lo hacían los efectos del smog sobre la salud. Las hospitalizaciones aumentaron un 48% esa semana, y los ingresos hospitalarios por problemas respiratorios aumentaron más del doble. La niebla tóxica estaba asfixiando la ciudad.

    En la batalla por el sol cada hoja cuenta

    Asumiendo que el suceso no era más que otra “sopa de guisantes” (expresión británica que alude al color amarillento de dicha sopa, aplicado a la niebla)”, el Gobierno conservador de la nación tardó en responder a La Gran Niebla y las autoridades de salud pública restaron importancia a los efectos del aire contaminado. El Primer Ministro Winston Churchill nunca hizo comentarios públicos sobre el suceso o sus consecuencias.

    Pero el smog de diciembre no se parecía a nada que Londres hubiera visto jamás. Cuando se hubo disipado, cuatro días más tarde, las muertes ya habían comenzado. Las floristerías se quedaron rápidamente sin flores y las funerarias agotaron sus existencias de ataúdes. Esa semana, el Gobierno contabilizó 3000 muertos, pero la realidad era mucho más terrible.

    En 2012, los investigadores analizaron fuentes históricas para determinar el verdadero número de víctimas de La Gran Niebla y descubrieron que causó unas 12 000 muertes más de las que se habrían producido en otras circunstancias. Y los efectos duraron mucho más que el propio smog. Los niños expuestos al smog durante su primer año de vida tenían casi un 20% más de probabilidades de desarrollar asma durante la infancia y un 9,5% más de probabilidades de desarrollarla en la edad adulta; la exposición en el útero supuso un aumento de casi el 8% del asma infantil.

    Legado medioambiental

    Los efectos de La Gran Niebla perduran en otra forma: la de las normativas medioambientales. Aunque la población británica se había mostrado complaciente con el humo del carbón durante décadas, la opinión pública empezó a cambiar. Tras dar largas al principio, el Gobierno británico declaró finalmente que el aire limpio era una prioridad legislativa.

    La Gran Niebla llevó a los legisladores británicos a aprobar en 1956 la primera ley nacional sobre contaminación atmosférica. La Ley de Aire Limpio prohibió la emisión de “humos molestos” o “humos oscuros” y exigió que los nuevos hornos emitieran poco o ningún humo. En 1968, los legisladores reforzaron aún más las leyes. Estados Unidos aprobó su propia Ley de Aire Limpio en 1970, 14 años después de la Gran Niebla Contaminante.

    Para entonces, el humo se había disipado en la mayor parte de Inglaterra. El politólogo Howard A. Scarrow explica que las emisiones de humo en todo el país disminuyeron un 38% en la década comprendida entre 1956 y 1966, y que las concentraciones de humo producido por el carbón se redujeron un 76% sólo en Londres. Gracias a su histórica legislación sobre contaminación atmosférica, la ciudad no ha tenido otra “sopa de guisantes” desde los años 60.

    Resuelto el misterio de la niebla asesina de Londres que mató a 12.000 personas en 1952

    Un equipo de científicos descubre los procesos químicos que provocaron la mezcla mortal de niebla y polución

    «Estas nieblas espesas, casi sólidas, que se comen a los autobuses precedidos por un hombre de a pie con un hachón de resina en la mano; que apagan el sonido; que obligan a los “cines” a anunciar al público que “la visibilidad de la pantalla no pasa de la cuarta fila”; que suspende, como ocurrió el 8 de diciembre último una representación de La Traviata por laringitis súbita del tenor y de las dos sopranos y porque los coros no alcanzaban a divisar la batuta del maestro; que entra también en las casas y en los pulmones; que ensucia los muebles y ennegrece las ropas y la saliva, que se pega a los vidrios, a las cortinas y a los cuadros, es el azote de los cardíacos, de los asmáticos y de los que tienen los bronquios en la miseria y mueren. Mueren sin asistencia, en ocasiones, porque el médico no puede llegar a tiempo a través de “la manta” que reduce el horizonte a dos yardas». Así describió el corresponsal de ABC en 1952 la niebla que cubrió Londres durante cinco días y mató a 12.000 personas en la capital británica. Aún se considera el peor fenómeno de contaminación atmosférica en la historia europea.

    Se sabía que muchos de esos fallecimientos probablemente se debieron a las emisiones del carbón, pero no se conocían los procesos químicos exactos que provocaron la mezcla mortal de niebla y polución. Ahora, un equipo internacional de científicos cree haber resuelto el misterio de la Gran Niebla de Londres. El mismo fenómeno, señalan, ocurre actualmente en algunas ciudades de China, aunque sin los estragos inmediatos de aquel fatídico diciembre de mediados del siglo XX.

    La investigación, publicada en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences ’, ha sido realizada por Renyi Zhang, profesor de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Texas A&M (Estados Unidos) junto con estudiantes de posgrado de esta institución educativa e investigadores de China, Estados Unidos, Israel y Reino Unido.

    Otros sucesos

    Ese mismo año de 1956 fue testigo de nuevo de otra niebla asesina con 1000 víctimas, en 1962 murieron de nuevo 700 personas por el mismo motivo, siendo este el último reporte de este tipo de nieblas en la capital londinense.

    Por otro lado, la del 1952 no fue la primera, ya que en 1880 se tiene constancia de que una niebla tóxica ya había matado a 2200 londinenses.

    Las fábricas recién construidas bombearon miles de toneladas de gases y partículas por sus chimeneas, contaminando el aire y aumentando la probabilidad de que se produzca esmog. Estas nieblas amarillentas podían causar una carnicería cuando descendían sobre la ciudad. En 1873, por ejemplo, una niebla de diciembre hizo que la tasa de mortalidad de la ciudad se disparara en un 40%.

    La gran niebla de 1952 en Londres

    Durante la mañana, la niebla comenzó a cambiar de color, debido a las toneladas de hollín de las chimeneas y la contaminación de los coches; hay que tener en consideración que los tranvías eléctricos habían sido sustituidos recientemente por autobuses que utilizaban diesel, lo que empeoró la situación.

    Tras la niebla, se ve el puente de la Torre de Londres.

    Fuente de la imagen, Getty Images

    Picadilly Circus, Londres, en 1952.

    Como era de esperar, respirar esta mezcla era muy peligroso, y para al menos 4.000 personas, pronto resultó fatal.

    Una mujer de 33 años del barrio de St. Pancras que anteriormente sufría de dolores en el pecho perdió la vida el 9 de diciembre, con un informe que decía: “La niebla parece haber acelerado la muerte, ya que el deterioro repentino de [su] condición fue aparentemente inesperado por el médico que la atiende”.

    Primera Ley de Aire Limpio

    Los animales también se vieron afectados negativamente. Los medios informaron que más de 100 bovinos en el Smithfield Show (una feria agrícola en el barrio de Earl’s Court) tuvieron que ser vistos por un veterinario como resultado de respirar los vapores, y 12 fueron sacrificados posteriormente.

    Fuente de la imagen, Getty Images

    12 animales fueron sacrificados por causa de la contaminación del aire en Londres, en diciembre de1952.

    Un hombre llamado LF Beccle escribió al Ministerio de Salud: “Hubiera compartido el destino del ganado Aberdeen Angus en el Smithfield Show, por el que sentía gran simpatía y sentimiento de camaradería. No podía moverme durante cuatro días sin la mayor angustia”. (…) ¡Debo haber estado muy mal una noche, porque mi esposa me tomó de la mano y dijo que lo sentía por mí! Eso es prueba suficiente de que parecía que iba a morir”.

    Su carta continuaba: “¿Qué están haciendo nuestros maravillosos científicos? En una era de propulsión a chorro, energía atómica y todos los milagros de la ciencia moderna de los que nos maravillamos, ¡estas desdichadas personas no pueden resolver el problema de una asquerosa niebla!”

    Este sentimiento se hizo eco en todo el país y el gobierno se vio obligado a actuar.

    Fuente de la imagen, Getty Images

    Planisferio de Caverio

    Planisferio de Caverio

    Planisferio de Caverio.

    El planisferio de Caverio o Canerio,1​ fue dibujado entre 1504-1505 por el cartógrafo genovés Nicolaus de Caverio o Nicolo Caveri, representando el mundo conocido por los occidentales en 1502-1504. Toma como modelo el Planisferio de Cantino, ligeramente actualizado, con la mayor parte de sus anotaciones topográficas en portugués. Se conserva en el Departamento de mapas y planos de la Biblioteca Nacional de Francia.

    Descripción

    El planisferio consta de diez hojas de pergamino, iluminadas y ensambladas en un mapa de 2,25 × 1,15 metros. Lleva la firma: Opus Nicolay de Caveri Januensis. Es un mapa de los conocidos como portulanos, carta de navegación en la que se representan mediante líneas rutas loxodrómicas. Según la costumbre de la época, las banderas representan los dominios de cada Estado pero, menos político que el planisferio de Cantino elimina la línea de demarcación establecida en el Tratado de Tordesillas y cualquier alusión a jurisdicciones políticas. Como novedad, «verdadera revolución tecnológica para los mapas de navegación»,2​ las latitudes se indican en el margen izquierdo mediante una escala graduada desde los 55 grados sur a los 70 grados norte.

    América del Norte se representa en tres segmentos diferenciados: Groenlandia y la costa este de Terranova, cuyo interior viene indicado por la presencia de grandes árboles verdes, ambas con bandera portuguesa, y mucho más al oeste la Florida y la península de Yucatán. Recortada por el borde superior de la hoja, Groenlandia podría pertenecer tanto al continente asiático como al americano, una posibilidad que queda completamente descartada en el planisferio de Martín Waldseemüller.

    Al sureste de la Florida se encuentran las Antillas, con la leyenda «Las Antilhas del Rey de Castella», con La Española y la Isabela (Cuba). Al oeste se encuentra un golfo conteniendo numerosas pequeñas islas. La costa desciende inmediatamente para formar la península de Yucatán, escamoteando gran parte de México. Yucatán, quizá explorado por marinos portugueses de forma clandestina, no figuraba en el planisferio de Cantino y prueba que el mapa de Caverio no es una simple adaptación de aquel.

    El dibujo y la toponimia de la costa de América del Sur se basa en gran parte en los resultados de las expediciones de Américo Vespucio y Fernando de Noronha entre 1502-1504. El interior de Brasil se representa con colinas, árboles verdes y grandes loros de color rojo que recuerdan los de Cantino.

    La costa africana se describe con gran precisión (una jirafa, un león y un elefante caracterizan el interior del continente); las leyendas colocadas junto a Calcuta y Cochin, India describen el comercio con los puertos del Índico. Sin embargo, el Mar Rojo se dibuja de forma menos precisa que en el planisferio de Cantino.

    África es el núcleo de un sistema de curvas loxodrómicas de 90 cm de diámetro, con 16 centros secundarios, al que complementa otro sistema concéntrico de 180 cm de diámetro, que solo tiene tres centros a cada lado. El mapa muestra 18 rosas de los vientos que contienen 16 rumbos y una cruz que señala el este. Los dos centros de curvas loxodrómicas del sistema complementario, situados en los extremos derecho e izquierdo, tienen un sol al este, en vez de una rosa de los vientos, y una luna creciente al oeste.

    Las costas están delineadas en verde y las islas están coloreadas con tonos lisos, normalmente en dorado, rojo o azul. El mar Rojo está pintado con un motivo de rayas coloradas.

    Hay una representación esquemática de algunos ríos en azul. En África, el centro del sistema de curvas loxodrómicas lo marca un pequeño globo terráqueo rodeado por los siete cielos, lo que es reminiscente del globo en el mapa atribuido a Cristóbal Colón, cuyo dibujo de las costas es más arcaico que el de este planisferio.

    El mapa está decorado cuidadosamente con diez miniaturas de ciudades, tres tiendas de campaña (una con la leyenda Magnus Tartarus), 53 banderas —entre las que se aprecian 21 portuguesas, 20 con la luna creciente, símbolo del Imperio otomano, y ocho españolas—, animales (jirafas, leones y elefantes en África, y pájaros en América), y figuras de personas, bosques y bocetos de paisajes. Las escalas están indicadas dentro de rectángulos con diseños geométricos. En solo tres de los cuatro lados, el marco está formado por una cinta enrollada alrededor de un palo. En el lado izquierdo se puede ver una escala de latitud. La firma aparece dentro de una orla en forma de serpentina en la esquina inferior izquierda. Así también se exhiben los nombres en latín de los mares y los países, que aparecen en mayúsculas. La mayor parte de la nomenclatura está en portugués, pero también hay numerosas leyendas en español, entre las que hay dos en orlas en el mismo estilo.

    Historia

    Construcción del mapa: Tres escalas de longitud en la parte superior: 10 divisiones = 116 milímetros (mm); y cuatro en la parte inferior: 10 divisiones = 90 mm, 10 divisiones = 94 mm, 10 divisiones = 100 mm, 10 divisiones = 100 mm. En el borde izquierdo, una escala de latitud de 55° sur a 70° norte: 10° = 80 mm, lo que da como resultado una escala aproximada de 1:14 000 000.

    La abundancia de inscripciones en portugués sugiere que pudo haberse realizado en Portugal. La recogida de informaciones proporcionadas por Fernando de Noronha en 1504 indica una fecha probable de realización entre 1504-1505. Por otra parte, la falta de continuidad en las costas de América Central y del Sur, demuestra que a su autor no le habían llegado aún noticias de los viajes de Juan de la Cosa a los golfos de Darién y Uraba el mismo año 1504.

    El planisferio de Caverio es la fuente principal del mapa de Martín Waldseemüller, publicado en 1507, y fue utilizado también en la confección de otros mapas del primer cuarto del siglo XVI, en los que se encuentra la misma incorrecta configuración de la Florida, el Golfo de México y la península de Yucatán.

    Forma parte de las antiguas colecciones del Servicio Hidrográfico de la Marina conservadas en la Biblioteca Nacional de Francia.

    También se comenta que: El planisferio de Caverio, 1502  representa todas las costas de África con un trazado que necesita recurrir a la trigonometría esférica

    Mapa Caverio. 1505

    Mapa de Caverio con el diseño de la costa este norteamericana y el golfo de México, no explorados por ningún navegante europeo. Circa 1502