Este Mundo, a veces insólito
Entradas recientes
Suscribete
Calendario
diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Pascual

Pişmiş Kale

Pişmiş Kale (Dağlık Frigya)

En Akpara Pale (Turquía)

Pismis Kale (colinas pedregosas, boscosa colina del castillo), Yazilikaya Pueblo.

Yazilikaya está situada a 1,2 km al norte del pueblo. A 108m de alto sobre el nivel del valle, está situado en una meseta rocosa. En el Noreste, hay tres entradas en las direcciones este y sur. La del Sur monitoreada en los bloques de roca con ranuras basálticas. Tallado en los lugares de roca, pozos y cisternas de silo, son dignos de ver la monumental roca con escaleras que conducen hacia abajo. También se ha utilizado como una fortaleza en la Edad Media tardía, después de la dominación frigia. Una tumba de roca frigio en la ladera suroeste del castillo, se encuentra en una masa de roca independiente.

El castillo probablemente fue destruido en el mayor incendio en los bosques, y de aquí el nombre quemado como resultado.

Está catalogado, como uno de los bienes culturales de la cultura Frigia (Edad del Hierro: 1200-333 a. C.).

La zona de Yazilikaya, es donde son más abundantes estos bienes.

Hay diversos grupos, o castillos, que frecuentemente se confunden:

Castillos Kocabas

Castillos Gökgöz

Castillos Akpara

Una gran y buena información en:

http://www.megaliths.org/browsecategory/3/view/171

http://seyitgaziturizmi.gov.tr/spanish/pages/6

 

 

 

Amomongo

Amomongo

Mitología: mitología Filipina

Tipo: Críptido

País: La Castellana

Primer reporte: Edad antigua

Ultimo reporte: 2008

El Amomongo es una criatura de la mitología Filipina descrito como un simio humanoide, peludo con uñas largas.1​ El término puede tener sus raíces en la palabra del idioma Hiligaynon amó, la cual significa “simio” o “mono”. Residentes de La Castellana en Negros Occidental se refieren a la criatura como un “mono salvaje” que vive  en cuevas cerca del pie del  Monte Canlaón. La criatura se dice ha atacado a dos residentes de los poblados y ha destripado cabras y pollos en el área, con el propósito de comer sus entrañas.2

Incidente

El terror atrapa a los residentes de las haciendas en Brgy. Sag-ang, La Castellana, Negros Occidental, Filipinas, después de la existencia de una criatura del tamaño de un hombre, que recientemente atacó a dos residentes y animales destripados en el área.

Elías Gálvez y Salvador Aguilar informaron al alcalde Alberto Nicor ​​y a la policía que fueron atacados por separado por una “criatura peluda con uñas largas”, en las noches del 9 y 10 de junio de 2008, en Cabungbungan, Brgy. Sag-ang, La Castellana, Filipinas. Aguilar, que pudo escapar de la criatura, fue atendido en la Clínica de Emergencia La Castellana por arañazos en diferentes partes de su cuerpo, dijo la policía. Gálvez, por otro lado, quien también fue atacado por la criatura, fue rescatado por sus compañeros, Nicor ​​le dijo al Daily Star el 12 de junio.

Brgy. Los residentes de Sag-ang describieron que la criatura mide unos 5 pies y 4 pulgadas de altura, y parece un mono. Sag-ang Brgy. El Capitán Rudy Torres ha confirmado informes de la existencia de dicha criatura, llamada amomongo (gorila) por los residentes. La criatura también presuntamente ha victimizado a pollos y una cabra, y que comió sus intestinos, en mayo de 2008. Torres dijo que la criatura usualmente ataca cuando no hay barangay tanods (guardias de la aldea o elementos paramilitares) alrededor. Llamó a los residentes de barangay a estar atentos, especialmente durante la noche. La gente no ha estado vagando por el barangay por la noche desde el ataque contra Gálvez y Aguilar, dijo Nicor. Los residentes de Barangay deberían tender un cebo para capturar a la criatura, sugirió Nicor. Brgy. Sag-ang en La Castellana se encuentra a los pies del monte. Kanlaon, que tiene muchas cuevas. La criatura podría estar escondida en una de las cuevas, dijo Nicor.

El alcalde Alberto Nicor ​​dijo que amomongo no es una bruja o un aswang sino un animal salvaje. Él teorizó que no es remoto para un amomongo vivir en Sag-ang, considerando que el área está al pie del monte. Kanlaon. Agregó que el animal puede haber estado sufriendo de hambre. “Esta es una posibilidad porque puede que ya no haya comida en la montaña”. O podría ser que el hábitat de amomongo ha sido perturbado por los humanos, por lo tanto, se vuelve salvaje.” Vélez dijo que ya alertó a sus policías, así como a los guardias de la aldea y les dio instrucciones sobre qué hacer en caso de que el animal aparezca nuevamente o ataque a los residentes. Nicor ​​también alertó a los residentes de barangays cercanos incluso cuando aconsejó a los residentes de Sag-ang que estuvieran calmos, pero que también estuvieran preparados con flechas o cualquier cosa que pudiera usarse para combatir al amomongo.

Yeti

Yeti

Recreación de un yeti.

Otros nombres: Abominable hombre de las nieves

Mitología: Tibetana

Tipo: críptido

Región: Himalaya, Tíbet

El yeti o abominable hombre de las nieves (o Jigou para los tibetanos del Himalaya) podría ser un críptido interpretado como un simio gigante emparentado con el Pie Grande norteamericano, el Yowie en Australia, y el Kunk en los Andes. Ante la ausencia total de pruebas, solo se cuenta con relatos que lo describen como un simio gigante bípedo que se cree que está localizado en las zonas boscosas de la cordillera del Himalaya, pero otras fuentes indican que podría ser una variedad de oso albo lanudo similar al oso polar.1

Investigaciones

Boceto del Yeti del Himalaya.

Quienes creen en su existencia lo consideran pariente lejano del orangután que habitó en esta cordillera hace millones de años; y que por las características que presentaría, posiblemente esté emparentado con el Pie Grande, el Yowie y el Kunk. Sin embargo, no existen pruebas concluyentes de la existencia de este primate. Incluso otras investigaciones relacionan al yeti con los osos. En algunos monasterios de Nepal se conservan restos supuestamente pertenecientes al yeti, pero que posteriormente se ha demostrado pertenecen a un tipo de cabra local. Por otra parte es muy dudosa la existencia de simios de semejante tamaño. Quienes lo niegan, como el paleontólogo Juan Luis Arsuaga, afirman que los primates en general y los simios en particular sólo viven en lugares donde existen frutas todo el año, es decir, en las zonas tropicales. Además no hay grandes primates en las estepas, ni en los pinares mediterráneos, ni en los bosques de coníferas, solo simios de pequeño tamaño al no haber suficiente alimento disponible.2​ Por otro lado, el montañero, periodista y jurista César Pérez de Tudela afirmó haber avistado a la bajada del Annapurna, en 1973, al yeti.3

En el año 2008, un grupo de investigación japonés encabezado por el científico Yoshiteru Takashi, líder del proyecto Yeti nipón, recorrió durante 42 días la región de alta montaña Dhaulagiri IV dejando constancia de haber fotografiado presuntas huellas de unos 45 cm de longitud del escurridizo primate. Takashi asegura que volverá a Nepal y al Tíbet durante los próximos años y no dejará el proyecto hasta que su grupo obtenga pruebas fehacientes de la existencia del ser legendario más buscado del planeta. El yeti también es llamado “El Mono Dorado”.

Por otro lado, Reinhold Messner, primer alpinista en subir al Everest sin oxígeno, primero en hacerlo en solitario, primero en coronar los 14 ochomiles, considerado el mejor alpinista del mundo, acostumbrado a vivir en la zona, tras realizar un avistamiento dedicó unos años a su estudio y ha escrito un libro sobre el tema,4​ identificando al ser con el jemo o jemong, el oso pardo tibetano, animal nocturno, grande, que puede caminar a dos patas, de color variable, siempre solitario salvo cuando busca pareja o durante la cría, siendo muy temido por su gran fuerza por los habitantes de la zona, ya que ha causado muchas muertes. Otras fuentes señalan lo mismo, se trataría de un oso similar al oso pardo polar noruego de tipo lanudo adaptado a las alturas. 5

Es de notar que en todos los relatos de avistamientos jamás se menciona más de un individuo. Por ello una objeción muy importante es el hecho que la supervivencia de toda especie requiere la existencia de una población de cierto tamaño, con individuos de diversas edades e incluyendo formas juveniles – que jamás se han referido -, lo que hace muy difícil justificar un ocultamiento de tal población por un tiempo prolongado, como se asevera.

Supuestas reliquias del yeti en los monasterios budistas

Supuesto cuero cabelludo de un yeti, en el monasterio Khumjung, en Nepal.

En algunos monasterios de Nepal se conservan restos supuestamente pertenecientes al yeti, pero que posteriormente se ha demostrado pertenecen a una especie de cabra local. En los monasterios budistas de Khumjung, Pangboche y Namché Bazaar, en Nepal, se dice que conservan como reliquias los cueros cabelludos o escalpos de yetis (además de una supuesta mano incorrupta en el de Pangboche). En 1961, tras un estudio efectuado de la cabellera de Khumjung, se dio a conocer que pertenecía a otra especie de animal, un pariente del rebeco, el serau del Himalaya (Capricornis thar) y no un primate desconocido. El objeto en cuestión es un tipo de caperuza que suelen utilizar los monjes en las danzas rituales. La de los otros monasterios estaban igualmente confeccionadas. Estos artilugios se veneran y son consideradas auténticas reliquias por parte de los monjes del monasterio porque son antiguos, tienen más de trescientos años.

El Yeti: la leyenda del abominable hombre de las nieves.

La antigua leyenda

Dentro de todas las leyendas, el Yeti sin lugar a dudas ocupa un lugar especial junto a Pie Grande y otros enigmáticos homínidos que de vez en cuando aterrorizan a las poblaciones locales. Habitante del Himalaya, el Yeti se popularizó con los aventureros que buscaron escalar el Everest desde mediados del siglo XIX. Son muchos los hombres que aseguran haber visto a uno o varios hombres gigantescos, blancos y peludos mientras recorrían las montañas nevadas.

Los orígenes de la leyenda, sin embargo, no vienen de los aventureros. Los habitantes del Tíbet hablan desde hace cientos de años del Migou, un ser que habita en las tierras heladas y evita a toda costa el contacto con los hombres. Por su parte, los rusos hablan del Chuchuna, muy semejante a estos dos solo que en lugar de vivir en las frías montañas del Himalaya sobrevive en las heladas estepas siberianas. Todas estas podrían ser perfectamente la misma especie.

El Yeti en la Historia

Antes de la llegada de los budistas a la región, los nativos adoraban al que ellos denominaban “el ser de los glaciares” como dios de la cacería. Este ser tenía forma de primate y usaba herramientas para obtener sus presas. Sus creencias terminaron con la llegada de los budistas, pero estos también conocían la existencia de criaturas semejantes al hombre en las cimas nevadas de la cordillera.

Las teorías más comunes establecen que no se trata de un primate, sino de alguna subespecie del oso azul tibetano o el oso pardo del Himalaya, los cuales pueden levantarse en dos pies y, bajo una tormenta de nieve, podrían ser confundidos por un hombre. Así mismo, ayudaría a explicar la razón por la que no se han visto varios especímenes juntos: los encuentros serían con animales que están perdidos, lejos de su hábitat natural.

¿Podría existir esta criatura?

Sin embargo, surgen otras opciones que nos hacen preguntarnos si la leyenda del Yeti no tendrá más de verdad que de mentira. Bryan Sykes, genetista de la Universidad de Oxford, afirma que el Yeti es en realidad una especie diferente, semejante al hombre, que puede superar los dos metros de altura, y que una mujer de esta especie fue capturada a mediados del siglo XIX. Esta mujer, con rasgos de mono, habría tenido familia, la cual Sykes estudió para verificar su material genético, llegando a la conclusión de que si bien provenía de África, la mujer pertenecía a una especie desconocida. (Zana).

Otra teoría que va tomando fuerza es la teoría del eslabón perdido o del humano primitivo. Establece que el enigmático Yeti es en verdad un pariente cercano del hombre, que vive aislado y tiene poblaciones residuales entre el Himalaya y las estepas del norte. Dos candidatos se ofrecen para esta teoría: el hombre de Neanderthal (o algún pariente cercano) y el Gigantopithecus.

La primera propuesta, realizada para el Chuchuna siberiano, establece que se trata en realidad de bandas errantes de cazadores – recolectores que han sobrevivido hasta nuestros días ocultándose, y que no se corresponden con la especie humana. La segunda teoría, más interesante, dice que en verdad se trata de pequeñas poblaciones de Gigantophitecus (un simio gigantesco que convivió con los primeros hombres) que lograron sobrevivir alejadas de la competencia humana. En efecto, el Gigantophitecus se corresponde casi a la perfección con la descripción simiesca – semejante al orangután – que se ha hecho del Yeti.

En el año 2008 un grupo de científicos liderados por el japonés Yoshiteru Takashi (quien dirigía el proyecto Yeti Nipón) encontraron huellas de 45 centímetros, y Takashi asegura que no cesará en sus expediciones hasta que pueda comprobar la existencia del animal.

Evidencias del yeti

El hallazgo de Siberia restablece las leyendas del yeti, ¿pertenece esta huella al pie del yeti? Los científicos siberianos dicen que tienen un descubrimiento en sus manos que levanta la posibilidad de la leyenda del yeti, conocido comunmente como “el abominable hombre de las nieves”. Según la TV rusa, el miembro peludo, bien preservado de una criatura misteriosa, fue encontrado a unos 3.500 metros de altitud en las montañas de Altay, en la región alejada de la Siberia rusa.

Sergey Semenov, el escalador que descubrió el pie, le pareció algo extraño y decidió cogerlo. Las pruebas y las radiografías científicas demuestran que tiene varios miles de años, parece muy humano y los resultados son poco concluyentes, a pesar de ello, lo han etiquetado como el descubrimiento del pie del yeti.

El yeti, o Metoh Kangmi, que significa Abominable hombre de las nieves, denominación con la que habitualmente se refieren los nativos en el Himalaya a este escurridizo personaje es uno de los objetivos más perseguidos por los criptozoólogos. Existen numerosos testimonios durante los últimos cien años. Una de las observaciones más antiguas y fiables del yeti es la proporcionada por el teniente coronel Howard-Bury, quien mientras escalaban la cara norte del Everest observó junto a sus soldados a través de los prismáticos un grupo de puntos negros moviéndose sobre la nieve. Cuando llegaron al lugar, situado a 6.900 metros de altura, su sorpresa al encontrar huellas de considerables dimensiones y claramente no humanas.

Cuatro años después, en 1925, el hindú A. Tombazi, expedicionario y botánico de la Royal Geographical Society, observó a poco más de doscientos metros de distancia una figura humanoide oscura, con el cuerpo cubierto de pelo y sin ropa, que caminaba erguida mientras arrastraba unos arbustos. La observación se dio en las cercanías del glaciar Zemu, a 4.500 metros de altitud, y de la misma tan solo quedaron como evidencias unas huellas en la nieve de 17 centímetros de largo.

En la década de los 70, el montañero británico Don Williams fue testigo, durante una ascensión al Anapurna, de la aparición por dos veces de un posible yeti. Una noche de 1970, y tras escuchar un extraño sonido que uno de los nativos identificó como perteneciente al yeti, pudo ver sobre una roca una forma humanoide negra, hallando al día siguiente unas huellas de 45 cm.

Curiosamente, unos años más tarde, uno de los más célebres aventureros españoles, César Pérez de Tudela, observaba desde el cañón del Gadaki, en la base del Anapurna, una forma humanoide, desnuda, completamente antropomorfa y de un pelaje más bien rojizo que negro.

Lo cierto de las evidencias acumuladas en los últimos cien años, y a pesar del fracaso de la treintena de expediciones científicas emprendidas demuestran suficientemente la existencia del yeti, o al menos de un misterio al que los nativos denominan así. De esta opinión es Reinhold Messner, el más famoso escalador de todos los tiempos, quien, tras una década de indagaciones, publicó en 1998 un libro en que aseguraba haber encontrado la respuesta al misterio. Para Messner, la clave estaba en las creencias de los habitantes del Himalaya, en cuyo panteón religioso se recogía la existencia de seres humanoides peludos ligados a aspectos maléficos, que posteriormente se habrían asociado a determinados animales, en especial a osos kemo, cuyas huellas en la nieve o el barro, y sus observaciones, habrían creado la leyenda de la existencia real del yeti.

La mayoría de las descripciones recogidas coinciden en mostrar al yeti como sí de un hombre salvaje se tratara: bípedo, robusto y con el cuerpo cubierto de pelo oscuro. Evita a los humanos, y posiblemente ahí radique la clave de su supervivencia, mostrando una gran destreza y comunicándose mediante sonidos incomprensibles para los humanos. Algunas tradiciones tibetanas señalan la existencia de hasta tres tipos de yeti: los nyalmo, de hasta 4 metros de altura y carnívoros; los rimi, de unos 2,5 metros, comedores de animales y plantas, y los rackshi bompo, de un tamaño similar al humano, habitantes de regiones inferiores a los 4.000 metros de altura.

En diversas partes del mundo, existe la creencia de algo similar. El Alma ruso, el Yereen chino, el Yowie australiano, pero el mayor número de pruebas vienen de Estados Unidos, por parte del Big Foot, llamado Sasquatch por los indios americanos.

Algunos especialistas proponen la confusión con animales salvajes de comportamiento esquivo, como el ya citado oso kemo, los monos langur hanuman o un gran orangután de las montañas, exponiéndose incluso que se trata de eremitas que viven aislados a gran altitud.

La hipótesis que más adeptos tiene es la del Gigantopithecus, un primate gigante que vivió hace medio millón de años y cuyos restos fósiles han sido hallados en China y la India.

El Yeti, ¿una leyenda tirada por los pelos?

El ADN de las muestras de pelajes atribuidos al abominable hombre de las nieves o al Bigfoot revela que pertenecían a osos, caballos, perros, vacas, mapaches, pero no a ninguna bestia mítica

Fotografía tomada por Eric Shipton en una expedición al Everest que dio origen a la leyenda del Yeti afp/reuters 02/07/2014 13:35h

De osos, caballos, perros, vacas, mapaches y hasta de un humano, pero los investigadores que han analizado el ADN de pelos atribuidos al Yeti, el Bigfoot (Pie Grande), el Sasquatch u otras supuestas criaturas legendarias no han hallado ningún rastro de estas bestias míticas que algunos creen que deambulan por la naturaleza.

Las quejas de los testigos de cientos de avistamientos en el Himalaya, en Rusia o en los bosques de América del Norte de que la ciencia nunca ha tomado en serio sus afirmaciones llevó a un grupo de investigadores a llevar a cabo un riguroso inventario de las muestras de pelo atribuidas a estos supuestos seres monstruosos. Nunca ha podido ser autentificado ningún cuerpo ni ningún fósil.

«Para arrojar un poco de luz sobre este tema tan dudoso, hemos llevado a cabo un análisis sistemático de muestras de pelo atribuidas a estas criaturas», explican Bryan Sykes, profesor de genética humana en la Universidad de Oxford, y su equipo.

En mayo de 2012, estos investigadores pidieron a los museos y colecciones privadas susceptibles de contar con pelos del Yeti para que se los cedieran para este estudio que han realizado con la colaboración del Museo de Zoología de Lausana, en Suiza. Han recibido 57 en total.

Una vez descartadas las fibras de vidrio o de sustancias vegetales, los científicos seleccionaron 36 muestras «en razón de su origen y su interés histórico» y han tratado de analizar su perfil genético.

Se las arreglaron para extraer el ADN de treinta muestras para compararlas con el genoma de especies conocidas. Nada de Yeti, de Almasty -su equivalente ruso- o de Bigfoot, pero sí de animales de todo pelaje: numerosos osos y caballos, así como algunas vacas y cánidos (lobos, perros o coyotes).

Los investigadores han identificado también pelos de mapache en una muestra enviada desde Arizona y, más sorprendentemente, de otra recogida en Rusia, un país que no forma parte del hábitat natural de este animal.

Un mechón de pelo recogido en Texas pertenece a un ser humano, probablemente de origen europeo por parte de madre.

Un oso desconocido

Los genetistas no han encontrado al Yeti, pero los pelos les han puesto sobre la pista de una nueva especie animal. Dos muestras -una de la región de Ladakh, en India, y otra de Bután– «corresponden al 100% con el ADN de un fósil de oso polar (Ursus maritimus) datado hace más de 40.000 años», durante el Pleistoceno, afirman.

Según el estudio, la primera de las muestras, de color «marrón-rojizo», fue tomada a una alta altitud (alrededor de 3.200 metros) en un bosque de bambús en Bután, un lugar calificado de «nido de migyhur», el equivalente al Yeti en este pequeño país del Himalaya.

La segunda, de color «rubio-dorado», proviene de un animal muerte hace unos cuarenta años por un cazador en Ladakh, al otro lado del Himalaya.

«Incluso aunque hay algunas zonas de osos blancos en Asia central y en el Himalaya, es más probable que estos pelos pertenezcan a una especie de oso desconocida hasta ahora, o a una variedad de oso polar de diferente color, o incluso de híbridos de osos polares (U. maritimus) y osos pardos (Ursus arctos)», consideran los investigadores. Creen necesario de todas formas proceder a análisis genéticos más exhaustivos para determinarlo y no descartan una expedición a la zona para observar este misterioso oso.

«Si se trata de híbridos, los especímenes de Ladakh y de Bután descienden probablemente de una cepa aparecida en los inicios de la diferenciación entre osos pardos y osos polares», precisa el estudio, publicado este miércoles en la revista británica Proceedings de la Royal Society B.

«Si esos osos se distribuyeron por todo el Himalaya, podrían haber contribuido a fomentar la leyenda del Yeti, particularmente si, como afirma el cazador que mató al especímen en Ladakh, tienen un comportamiento más agresivo frente a los humanos que las especies locales conocidas», escriben los autores.

El mito del Yeti, a menudo descrito como una bestia mitad hombre mitad animal, se ha nutrido con fotografías de huellas gigantes en la nieve, tomadas por el alpinista británico Eric Shipton durante su expedición al Everest en 1951.

El alpinista Reinhold Messner, que en 1986 creyó haber percibido a la bestia, concluyó finalmente en 1998 en un libro que el animal solo existía en la imaginación de la gente, que lo confunden con osos pardos del Himalaya.

En Estados Unidos, el descubrimiento de grandes huellas en la década de 1950 en el norte de California alimentó la leyenda del Bigfoot que aún hoy sigue presente en televisión con la serie de Animal Planet «Finding Bigfoot». En mayo, dos cazadores de Bethel, Alaska, aseguraron a un diario local haber visto entre la espesura a un Bigfoot sentado junto a un lago aunque no se tomó ninguna muestra.

Científicos británicos demuestran que el Yeti existe y es un oso híbrido

Científicos británicos han puesto al descubierto la realidad de una de las leyendas más emblemáticas del mundo de la montaña. El Yeti, el Abominable Hombre de las Nieves, existe y es un híbrido entre oso polar y oso pardo del Himalaya, según demuestran los análisis de ADN.

Huella de un yeti fotografiada durante la travesía Dolpo-Mustang (José Ramón Bacelar/desnivelpress.com)

  • Huella de un yeti fotografiada durante la travesía Dolpo-Mustang
  • Huellas de un yeti en el Empty Valley, durante la travesía Dolpo-Mustang
  • Fotografía de una pisada del Yeti tomada por Eric Shipton en el Himalaya en 1951

El Yeti, o Abominable Hombre de las Nieves, pertenecía hasta ahora al ámbito de la criptozoología (disciplina que se ocupa del estudio y la búsqueda de animales hipotéticos, conocidos como críptidos), entre la mitología y el folklore. Su leyenda lo sitúa en los bosques y las montañas del Himalaya de Nepal y Tibet, pueblos que tienen más de media docena de nombres para la criatura, descrita como un enorme bípedo peludo de 2 a 3 metros de altura.

La leyenda fue exportada a los países occidentales a partir de los años veinte, de la mano de los alpinistas que regresaban del Himalaya repitiendo las historias que les habían contado los sherpas y otros habitantes de los valles montañosos de la zona. Los avistamientos que algunos montañeros aseguraban haber realizado siempre se tomaron como algo más cercano a la fantasía que a la realidad e incluso muchos recibieron con condescendencia el libro que Reinhold Messner escribió sobre la material Yeti. Leyenda y realidad (Ediciones Desnivel, 1999).

Importancia del Yeti en la cultura nepalí

De vuelta en Nepal, al Yeti se le toma muy en serio y, de hecho, forma parte importante de su cultura. En el Festival Rimdu Mani, que tiene lugar durante la primera luna llena del noveno mes del calendario lunar tibetano (finales de octubre), los monjes locales se cubren con máscaras que representan a diferentes divinidades durante una danza ritual: uno de los monjes encarna el papel del Yeti.

Finalmente, los sherpas nativos también cuentan una leyenda relacionada con el Yeti y que establece que éste sólo se aparecerá a aquellos que crean en él.

Alejandro Magno ya habría oído contar historias sobre el hombre-bestia en el valle del Indo en el año 326 a. C. (Berthold Werner/CC BY-SA 3.0)

También, según investigaciones de National Geographic, los nazis estuvieron interesados en el Yeti, creyendo que podría tratarse de un antepasado de la raza aria. El Jefe de la S. S., Heinrich Himmler, habría enviado a Nepal en 1938 al profesor alemán Ernst Schäfer para buscar a la criatura. Schäfer llegó a la conclusión de que el Yeti era en realidad un oso tibetano.

Almas

Almas

Los almas (voz mongola) son un mito originario de Mongolia y el Cáucaso sobre unas criaturas salvajes. La palabra misma significa “hombre salvaje”, se dice que son seres trogloditas, de largos cabellos rojos en todo el cuerpo, frentes abultadas y comportamiento totalmente primitivo. Algunos criptozoólogos afirman que son sobrevivientes del neanderthal. Es uno de los nombres que lleva la versión soviética del Abominable hombre de las nieves o Pie Grande. Al igual que sus contrapartes más famosas, los almas son bípedos peludos que, por regla general, viven en las regiones montañosas, en este caso, en las montañas del Asia Soviética. La mayoría de las historias sobre el alma indican que el ser es más humano y posee más el carácter de un auténtico hombre salvaje, que los otros dos homínidos.

Los países donde se supone habita este críptido son Armenia, Azerbaijan, Georgia, Mongolia, Rusia y Tajikistan.

Almas es una palabra mongol para “hombre salvaje”. El término plural almasty se deriva del ruso, mientras que otras variaciones del nombre son Almasti, Almaslar, Bnahua y Ochokochi, que se traduce como el nombre de una deidad del bosque en las regiones de Asia occidental, como Azerbaiyán y Georgia.

En el “Libro de Medicina Tibetana” se enumeraron todos los animales conocidos por los tibetanos. No es como el bestiario medieval que contiene seres míticos; contiene solamente animales reales, existentes, científicamente palpables excepto dos: los yetis y los almas. Es muy extraño [cita requerida] que los tibetanos pusieran en un libro que, a pesar de ser antiguo es a todas luces un registro científico de la fauna local, a dos seres mitológicos, a no ser que hayan sido realmente parte de la fauna local.

Hay reportes de exploradores europeos desde 1430. En este año, Hans Schiltberger reportó sus avistamientos de estas criaturas mientras era prisionero del Khan mongol. Nikolai Przhevalsky reportó a estos seres en Mongolia en 1871.

Según los criptozoólogos, el pediatra Iván Ivlovs estudió una familia entera de almas en 1960. En Abjasia, Cáucaso, en 1850, supuestamente fue atrapada una mujer alma. Se habría resistido salvajemente al cautiverio, pero finalmente fue “domada”. Se la habría llamado Zana y sostuvo relaciones con uno de los hombres de la villa, dando a luz a varios niños que en su mayoría morían muy pequeños.

Ilustración de Zana.

En 1929, una pequeña tropa del ejército ruso buscaba a un grupo de soldados enemigos, que supuestamente se escondían en una apartada caverna en la actual frontera con Kazajistán. Al llegar a dicho sitio, oyeron extraños ruidos que provenían del interior de la caverna. Poco después un humanoide similar a un Neardental atacó a los soldados, quienes le dieron muerte.

El novelista Michael Crichton recrea la posibilidad de que un grupo de hombres de Neandertal hubieran sobrevivido en las estepas rusas y levanta una polémica ficticia sobre ello en su novela Devoradores de cadáveres.

En 1937, durante un enfrentamiento con los japoneses, una unidad rusa de reconocimiento en Mongolia descubrió dos siluetas bajando una colina hacia ellos. Cuando las figuras no respondieron a un desafío, los centinelas les dispararon. A la mañana siguiente, la unidad de reconocimiento se sorprendió al examinar los cadáveres. Eran de un “extraño mono antropoide” que era del tamaño de un hombre y estaba cubierto de largos cabellos rojos. Desafortunadamente, debido a la guerra, los cuerpos no pudieron ser devueltos a Moscú para una evaluación adecuada.

El encuentro más famoso con esta criatura tuvo lugar el 12 de agosto de 1957, y el testigo fue un científico, Alexander G. Pronin. Él no se encontraba buscando criaturas míticas; era un hidrólogo y estaba llevando a cabo una expedición para estudiar los recursos del agua en las montañas Pamir. Según Pronin, alcanzó a ver a la criatura a unos 500 metros sobre la nieve permanente. Se encontraba de pie, encorvado, y sus brazos eran muy largos como para pertenecer a un ser humano.

Tres días después, Pronin volvió a ver a la misma figura por un poco más de tiempo. La población local hablaba vagamente de un hombre salvaje y de cómo los enseres domésticos a veces desaparecían de las cercanías de sus hogares y terminaban montaña arriba.

Las historias de estos seres salvajes se extienden desde las montañas Pamir y el Cáucaso en el poniente, hasta China, y se han referido desde hace más de un siglo. Nikolai Mikhaylovich Przhevalsky fue quien, durante sus viajes en 1881, reunió las historias acerca del alma que se contaban en Mongolia. En los primeros años del siglo pasado, un zoólogo de nombre Khaklov, quien había viajado extensamente por las regiones de Dzhungaria, entre las montañas Altai, hacia el norte y la sierra de Tienchan hacia el sur, escucho de los pastores kazajs muchas historias acerca de este hombre salvaje. Un hombre que afirmaba haber participado en la captura de uno de estos seres lo describía como de pequeña estatura, pelos entre café y rojizos, hombros encorvados, brazos largos y con una gran mandíbula. Más o menos como lo describió Pronin. Otros viajeros que se toparon con la criatura, la atraparon y añadieron a la descripción que el rostro era casi simiesco y los pies eran casi humanos, pero muy grandes. Aunque la criatura no se mostró agresiva, chillaba por haber sido atrapada.

La profesora Marie-Jeanne Josefovina Kofman encabezó algunas expediciones a varios territorios supuestamente poblados por los almas; pero no ha producido ni una sola prueba tangible de su existencia.

El defensor más elocuente del alma y a la vez el mayor experto sobre ellos, es el historiador soviético Dr. Boris Proshnev. Éste dirigió una comisión organizada sobre este tema por la Academia Soviética de Ciencias. Proshnev ha externado quejas acerca de las mofas y la indiferencia de sus colegas, pero ha recibido apoyo suficiente para publicar algunos trabajos sobre el alma. Es posible que sus esfuerzos sean más conocidos en Occidente que en su patria.

Proshnev opina que los almas se ubican, sobre la escala evolutiva, más cerca del ser humano que del simio. Especula que tal vez se trate de alguna clase de Neanderthal. En sus obras, escritas en su mayoría en las décadas de 1940 y 1950, Proshnev nombra como evidencia los esqueletos, las manos momificadas y otros restos de almas que supuestamente existían, pero que aún no eran examinados por científicos competentes. En la actualidad, la mayoría de estos vestigios han sido estudiados, y sin excepción, resultaron ser otras cosas. La “mano momificada”, por ejemplo, era la para preservada de un guepardo[1].

Baradiin salió de Urga el 29 de marzo de 1906, alcanzando las fronteras de Alashán el 18 de abril (p.221). La ruta aproximada de sus viajes se muestra en la Fig. 1. Un vendaval sopló durante los dos primeros días de su viaje a través del desierto de Alashan.

Yosi

Yosi

 El mono fueguino. 2009 por Austin Whittall

Las criaturas semejantes al hombre aparecen como una característica común de casi todas las culturas humanas; los nativos patagónicos no eran una excepción a esta regla y también creían en minúsculos maniquíes o enanos; pero no eran amables compañeros sonrientes, eran elfos feroces, lujuriosos, agresivos e incluso asesinos.

En este post vamos a echar un vistazo al enano fueguano llamado Yosi (también deletreado Yóshil, Joshil e incluso Joši ).

Los nativos selk’nam de Tierra del Fuego creyeron que era una criatura muy peligrosa.

Yosi vivía en el interior de los bosques más grandes, [1] sin dejarlos nunca. Era ágil y se escapó cuando los nativos le dispararon flechas. Tenía un grito estridente como el de un león, y lanzaba piedras o palos a los hombres para defenderse de ellos.

Mayormente solitario, a veces apareció en grupos de tres o incluso cuatro individuos, listos para causar problemas. [2]

Lucas Bridges, a quien ya hemos mencionado como el primer “europeo” nacido y criado en la isla, describió a Yosi como un “espíritu material”, lo que implica que no era etéreo sino real. Era parecido al hombre e incluso tenía esposa e hijos, pero poseía una naturaleza viciosa:

Corta y recoge paja y leña para un fuego que nunca puede encender. Él aparece con la mayor frecuencia al cazador solitario que pasa su noche por los casos del fuego […] se han mencionado de vagabundos solitarios que fueron encontrados muertos y mutilados por “Yosi”. [3]

Bridges también observó su rápida desaparición en los primeros años del siglo XX cuando se enfrentaba a los invasores blancos y a los naturales selk’nam que desaparecían.

Por alguna razón desconocida su número ha disminuido grandemente en algunas generaciones, y ahora raramente se encuentran, excepto de los lugares más miserables y casi impenetrables.

Tuvo un encuentro con uno mientras viajaba con tres nativos; el grupo había acampado en el bosque cuando de repente:

El chirrido de las diminutas ramas en el aire congelado convenció a mis compañeros de que “Yosi” estaba allí afuera. Parecían muy nerviosos, y cuando me reía irreflexivamente de sus supersticiones, uno de ellos me regañó diciendo que “si estuviera solo y conociera a un ‘Yosi’ sentado al otro lado del fuego, no sería tan fanfarrón” . [3]

A fines del siglo XIX, la Orden Salesiana había construido una misión en Tierra del Fuego y, sin éxito, trató de salvar a los pocos Selk’nam restantes del alcohol y las enfermedades de los hombres blancos. En el proceso aprendieron el idioma y las creencias del nativo, registrando su sabiduría sobre Yosi. Uno de ellos, el sacerdote salesiano argentino Manuel Jesús Molina (1905-1979), estaba convencido de que Yosi era una criatura real y no un mito.

Tenía la visión poco ortodoxa de que Yosi era una especie de mono, a la que llamó «mono fueguino»; creía que todavía estaban vivos en algún lugar del sur de la Patagonia, habiendo compartido su hábitat con los fueguinos nativos desde su llegada a Tierra del Fuego hace doce mil años.

Molina describió ” Yóshil ” (como él lo llamó) como una especie de mono antropomorfo, sin cola, con un color amarillo-verde parecido a un liquen, unos 80 cm (31 pulgadas) […] de bípedo alto. Añadió que llevaba un palo nudoso o una piedra y se podía encontrar durante el día sentado en los tenedores de árboles. [5]

Como prueba de su existencia, menciona un nombre de lugar cercano a Estancia Catalina, conocido como ” Yohyaltal “, que en lengua de Haush significó “Bosque de Yosi.” [5]

Hizo representaciones de estos monos en las figuras humanoides pintadas por los Paleo-indios en las rocas de la cueva de Gualichu en el lago Argentino (50 ° 17 ‘S, 72 ° 10’ W) y en la Cueva de las manos – 47 ° 09 ‘S, 70 ° 39’ W) por el río Pinturas. Entre estas pinturas hay algunas que representan a cuatro seres con patas con un cuerpo voluminoso y dedos largos y finos -o garras afiladas-; se muestran en diferentes posiciones, tal vez para sugerir agilidad y rápidos movimientos de simios. [5]

Molina publicó un artículo y le dio un nombre científico: Fuegopithecus paakensis inspirado en el de su informante Haush llamado “Pa: ka”. También registró la conducta particular de Yosi, y de acuerdo con Bridges señaló que “estos simios, imitando al hombre, recogían madera seca, la amontonaban y se sentaban a su lado, sin encenderla”. [6]

Esta falta de capacidad de creación de fuego señala a una criatura que es definitivamente no-humana y refuerza la hipótesis del “mono”.

Otro sacerdote salesiano, Antonio Tonelli, que había vivido con los Selk’nam en la Misión (1910), registró un espantoso encuentro entre un joven nativo llamado Čikiól y Joši, que lo había acosado durante su sueño hasta Čikiól despertó y lo vio:

El Joši luego le tiró un palo pero lo perdió y huyó. El indio entonces arregló su manta de piel de guanaco en el suelo para simular a un hombre durmiente, y se escondió detrás de un tronco de árbol. El Joši volvió y […] cuando llegó cerca de la piel de guanaco, el indio le disparó una flecha perforando su pecho. El Joši dejó caer lo que llevaba en la mano, gritó y cayó muerto.

A diferencia de Molina padre Tonelli no creía que Yosi era como una criatura real, él los consideraba espíritus incorpóreos asesinos. Él escribió la descripción de Selk’nam de Joši:

Los espíritus de Joši tienen un rostro como […] indio que visten guanaco o piel de zorro como los indios y mantienen palos o piedras en sus manos. Son muchos malos porque tratan de matar a hombres, y los indios los temen mucho. [7]

También señaló su desaparición gradual y ofreció la explicación de los nativos “En la antigüedad había muchos Joši, pero recientemente hay muchos menos porque temen disparos”. [7]

Según Tonelli, un joven nativo llamado Kaukokiól le había dicho que Yosi visitaba el campamento de su tribu cerca del lago Fagnano (54 ° 36 ‘S, 67 ° 16’ W) y que en el pasado también había muchos Yosi en la región de Cabo María, junto al mar. Sin embargo, ” los antiguos indios mataron a casi todos ellos. Aquellos que ahora vagan por los bosques por el Lago Fagnano […] son ​​los hijos del Joši de Cabo María “[5]. Sugiriendo que se alejaron de la costa, tierra adentro a los bosques aislados por el lago Fagnano (véase nuestro poste en Fañanito del lago de Fagnano criatura).

Su abundancia relativa en el Cabo María también fue observada por el Padre Molina, quien añadió que en tiempos de hambre ” el antiguo Aus [Haush] tuvo que matar a muchos Yoshil, el mono fueguino, para alimentarse a sí mismos”. [6]

El sacerdote y antropólogo alemán Padre Martin Gusinde [*] escribió extensamente sobre los selk’nam y sus creencias. Sus fuentes nativas describieron a Yóši (como lo deletrea), como tener un cuerpo “que no era como el de un hombre”. No había mujeres, sólo hombres sexualmente agresivos con cuerpos bien formados y dotados de un ” pene grande”. Preferían caminar desnudos, aunque algunos usaban pieles de zorro para cubrirse; se movieron muy rápidamente y pudieron saltar lejos.

[*] Martín Gusinde (1886-1969) . El sacerdote salesiano alemán, etnólogo y antropólogo visitó Tierra del Fuego entre los Selk’nam (1918-19), el Yamana (1919-22) y el Alakaluf (1923-24). Previendo su próxima extinción documentó y fotografió.

Eran seres reales, no espíritus y por lo tanto la magia del xen o hechicero fueguino no tenía poder sobre ellos, los selk’nam sabían que tenían que matarlos con sus flechas al avistarlos y evitar los bosques, donde el Yosi se escondía detrás árboles o en sus huecos listos para atacar y matar, hombres incautos.

Gusinde citó a un nativo con el nombre de Tenensek diciendo que:

Nadie sabe de dónde vienen o cómo vinieron a nuestra tierra (…) Los Yóši ni siquiera son antepasados ​​de los Selk’nam (…) se esconden en cuevas y barrancos entre las montañas, pero prefieren el denso bosque.

Esto da una pista de que ellos no son humanos y definitivamente no están relacionados con los hombres.

También se asemejan al mito del incubus europeo porque para satisfacer su gran ansia sexual se aprovecharon de las mujeres vulnerables, y también los hombres, acariciando sus genitales y violándolos en su sueño. También los secuestraron para usarlos como esclavos sexuales, y después de extinguir su lujuria, los dejaron morir en el bosque. Nunca tomaron niños, prefiriendo sólo adultos.
Aunque solitarios, en ocasiones se reunían en grupos de tres o cuatro para atacar a una persona solitaria. Su arma era una piedra redondeada, que lanzaban con gran exactitud para matar y mutilar a los hombres.

Esta escasa y muy incompleta evidencia recogida de testigos oculares sugiere la existencia de un lanzador de piedras pre-humano enano y que no había dominado el arte de hacer fuego. Una peligrosa criatura simiesca que vivía en los bosques fueguinos y cazaba allí hasta los años veinte, cuando desapareció repentinamente junto con los últimos Selk’nam y Haush, que nunca más volvieron a ver.

¿Estaba extendida en la Patagonia o simplemente en un ser fueguien? Como hemos visto en publicaciones anteriores, hay otros enanos míticos en Patagonia, Trauco, Tachwüll y Anchimallén, entre otros. Quizá sean representaciones diferentes del mismo ser.

Las leyendas sobre los enanos sexualmente agresivos como el de un incubus como Yosi pueden explicarse bien por las víctimas experimentando sueños ambulantes, parálisis del sueño o por la excitación nocturna y el orgasmo. Estas situaciones culpables podrían ser explicadas usando la noción de una criatura lasciva que asaltaba a la víctima y provocaba tales situaciones.

Otra explicación válida implica a monstruos de un tipo diferente; tal vez el molestador nocturno era una persona real como un amigo o un pariente. Las víctimas pueden haber encontrado más fácil explicar el ataque como sobrenatural en lugar de confrontar la idea de ser violada por alguien en una posición de confianza.

Aunque podríamos suponer que alguna raza enana arcaica se extiende hasta el sur hasta la Patagonia, no hay pruebas más allá de los mitos y cuentos de los indígenas tehuelches y los fueguinos para apoyar esta idea.

Una explicación alternativa para Yosi es la creencia del Padre Molina de que la criatura realmente existía y era un mono. El problema es que hoy en día no hay monos en la Patagonia; los más cercanos están confinados a las selvas en el norte de la Argentina, a más de 3.300 km (2.000 millas) de distancia.

La única criatura patagónica que lleva el nombre de “mono” es el “monito del monte“, un minúsculo marsupial arbóreo de menos de 10 cm (4 pulgadas) (Dromiciops gliroides). Son una especie que vive en los bosques patagónicos y son los marsupiales más australes del mundo, antepasado de todos los otros grupos marsupiales incluyendo canguros australianos.

Sin embargo, hace 20 millones de años (Ma.), Una especie de mono del Nuevo Mundo ya extinta vivía en la Patagonia, el Homunculus patagonicus. Es la especie ancestral para todos los monos americanos modernos. [1]

Más recientemente, 16 Ma., Vivió el Killikaike blakei, una especie de antropoide relacionado con los monos modernos capuchinos. Tenía un cerebro grande, era capaz de un comportamiento social complejo y como los capuchinos era capaz de manejar herramientas y tenía capacidades cognitivas superiores. [2] [3] [4]

Estos primates tempranos migraron más adelante a los bosques subtropicales más al norte cuando los Andes subieron más arriba algo 5 a 12 mA, alterando su hábitat bloqueando los vientos húmedos del oeste. Estas nuevas condiciones áridas obligaron a los bosques de haya del sur, que habían llegado a las costas atlánticas, a retirarse hacia los Andes formando una Patagonia más seca, similar a como es hoy.

¿Desaparecieron los monos patagónicos con este cambio o lograron de alguna manera sobrevivir en los bosques menguantes y más tarde dieron a luz a los mitos maniquíes?

Molina creía que Yosi era un pariente contemporáneo del H. patagonicus, y que sólo había sido exterminado recientemente por los nativos de Haush y Selk’nam. Por desgracia, aún no se han encontrado restos del mono Yosi en Tierra del Fuego para probar la teoría de Molina. Esta falta de fósiles de Yosi podría deberse a muchos factores como su inteligencia (no atrapada fácilmente en turberas), el clima húmedo de Fuegian húmedo que podría impedir la fosilización, y por último pero no menos importante, la falta de financiación e investigación en el campo, algo no es raro en la paleontología sudamericana.

Otra piedra de tropiezo es que todos los monos americanos son pequeños, arbóreos y tienen colas prehensiles; en esto difieren de los monos del Viejo Mundo que caminan sobre dos pies. Por lo tanto Yosi como un homúnculo bipedal sin cola no puede ser asociado a ningún mono americano existente.

Dejando a un lado el rigor científico, podemos especular que alguna rama de los Primates del Nuevo Mundo podría haber evolucionado, llevando a un diminuto homínido bípedo que fue aniquilado más tarde cuando los hombres modernos llegaron a América. Esta idea puede no ser tan disparatada como parece; un proceso similar ocurrió realmente en la isla de Madagascar, donde los minúsculos “Primates menores” o Lemúridos evolucionaron justo antes de la llegada del hombre hace 2.000 años en grandes agrupaciones, semejantes a los gorilas que desaparecieron cuando los seres humanos llegaron.

¿Podrían los Primates del Nuevo Mundo haber evolucionado de manera similar, adquiriendo adaptaciones homínidas (es decir, falta de cola, bipedalismo)? Tal vez, pero esta idea es sólo especulación salvaje, y no tenemos ninguna prueba para apoyarla.

Choque cultural

Una explicación más plausible sobre Yosi se deriva del hecho de que tanto Tonelli como Molina mencionan a Punta María como un lugar donde muchos Yosi solían vivir. Punta María es un punto en la costa atlántica de la isla de Tierra del Fuego. El área es la frontera entre la árida estepa de Magallanes y el bosque andino. Es una zona de transición donde los árboles se agrupan en pequeños huertos que aumentan gradualmente en densidad y altura de norte a sur e interior, lejos de la costa. Sabemos que el área fue habitada por los Selk’nam cuando llegaron los europeos; sin embargo, Molina coloca a la antigua Haush allí, confirmando que fue originalmente poblada por personas Haush que fueron desplazados más tarde por los Selk’nam hacia la inhospitalaria punta sureste de la isla.
Esto abre la posibilidad de que Yosi fueran realmente seres humanos que adquirieron estatus de enano cuando fueron golpeados por los Selk’nam.

Los Yosi llevaban pieles de guanaco, tenían esposas, niños, parecían hombres, portaban armas e intentaban matar a Selk’nam. Esta descripción (a excepción del tamaño pequeño) es aplicable a un cazador de Haush que embosca el Selk’nam invasor.

Podemos imaginar a un hombre de Haush, acechando silenciosamente a un Selk’nam solitario en el bosque, listo para matarlo para defender a su familia y su territorio cada vez más pequeño. Esto indudablemente inculcaba temor en los Selk’nam, quienes entonces evitarían los bosques y dejarían a los Haush en paz.

Tal vez Yosi (es decir, Haush) no encendían fuegos para evitar la detección de sus enemigos mortales.

La falla en esta teoría es que Molina indicó claramente que el antiguo Haush también cazó a Yosi para comerlos en Punta María. Si esto era así, Haush y Yosi son de hecho diferentes criaturas.

Comentarios de cierre

Desafortunadamente nunca sabremos con certeza cuál es la verdad porque ambos grupos, Haush y Selk’nam desaparecieron durante los primeros años del siglo XX y sus conocimientos y creencias antiguos son ahora meramente palabras escritas en libros y no recuerdos reales en las mentes de personas vivas.

Nunca más sus historias serán contadas y recontadas de padre a hijo, abuela a nieta. Están perdidos para siempre con los fantasmas de los muertos fueguinos. Yosi también desapareció con ellos, pero quién sabe, tal vez el pequeño simio sigue recogiendo ramas y lanzando sus hechizos en los sombríos bosques preguntándose por dónde han ido sus enemigos mortales.

Agropelter

Agropelter

El Agropelter (Anthrocephalus craniofractens) es una criatura temible y mítica que se dice habita en árboles huecos de las coníferas de Maine a Oregón. Desde este punto de vista, la criatura esperaría a una persona desprevenida y arrojaría astillas de madera y ramas al intruso. Algunos han descrito a la criatura como tan rápida que nunca se ha visto. Una referencia describe a la criatura como que tiene un cuerpo esbelto y rígido, la cara de villano de un simio y brazos como latigazos musculares, con los que puede arrancar ramas muertas y lanzarlas por el aire como conchas de un arma de seis pulgadas. El Agropelter subsiste entre pájaros carpinteros, búhos ululantes, agujeros altos, y madera dozy (podrida). Sus cachorros nacen el 29 de febrero y siempre llegan en números impares. Se les culpa por la desaparición de personas en los bosques del norte. Cuando los madereros murieron por ramas que caían sobre sus cabezas, se culparon a agropelter por tirar las ramas pesadas.

El Agropelter es un pequeño homínido de aproximadamente 1 metro de altura con un cuerpo esbelto parecido a un mono y extremidades largas y delgadas. Es la forma Despiertada del mono rhesus (Macaca mulatta). Son omnívoros arbóreos que viven de aves y pequeños mamíferos y cazan en pequeñas unidades familiares. Son conocidos por realizar ataques “molestos” contra los metahumanos, pero solo en raras ocasiones causan daños corporales significativos. Se cree que han mejorado los sentidos del olfato y el oído, así como la capacidad de ver en la oscuridad. Los agitadores en su mayoría residen en la parte noroeste del continente de América del Norte. Se dice que reside en los exuberantes bosques arbóreos del Pacífico Noroeste y Canadá, aunque ha habido informes provenientes de otros estados como Minnesota.

No se sabe si esto tiene o no la intención de causar daño físico o simplemente captar la atención de estos humanos desprevenidos, pero hay informes sin fundamento de muertes aparentemente accidentales relacionadas con Agropelter. Incluso se ha sugerido que estas criaturas inician estos ataques para dejar inconsciente a su presa desprevenida; con lo cual matan a sus víctimas y llenan el cadáver en un árbol sagrado para comerlo más tarde, aunque estos rumores parecen no ser corroborados.

Si bien la mayoría de los investigadores creen que estos cuentos son producto exclusivo de la rica tradición del folclore cultivado por los leñadores a lo largo de los años, hay quienes sugieren que estas bestias violentas pueden ser una especie aún más agresiva del Mono de Ándel del medio oeste o incluso un Sasquatch juvenil propenso a divertidas charlas que simplemente se salgan de control.

Zana

Zana

La mujer Yeti del Cáucaso

Montañas del Cáucaso, cerca del Mar Negro.

Buenas amigos, estamos acostumbrados a oír el yeti o pie grande de forma masculina, pero hoy  traemos una historia real y con base científica que os dejará impresionados. Hablamos de Zana, la posible Yeti del Cáucaso, y sí la Yeti por que tiene género femenino tal y como veremos a continuación.
Todo comenzó en el sigo XIX en el territorio costero sudoriental del Mar Negro, cerca de las montañas del Cáucaso, donde los pobladores de Abkacia atraparon viva una mujer de grandes dimensiones y cubierta de mucho pelo.

En los relatos del investigador Butsec, que relata que los cazadores abkacios persiguieron y mataron algunas personas bastantes peludas y de dimensiones anormalmente grandes que vivían en zonas aisladas de la civilización, sin embargo una de ellas la capturaron con vida y fue trasladada al pueblo donde murió años después. Estos relatos narran que fue capturada en las montañas del Zaadan muy cerca de Ochamchira, dónde corresponde con Adjara.

Ilustración de Zana, la posible mujer Yeti.

Tras vivir tres años con los pueblerinos como prisionera y con las manos atadas, fue dejada en libertad para moverse por el pueblo. Los testigos la describían como la más alta del pueblo, muy fuerte, con piel gris oscura y con muchos pelos negros y rojizos que cubría gran parte de su cuerpo pero no los pies ni manos. No conocía el lenguaje y se comunicaba mediante gritos y ruidos. Poco a poco se adaptó a hacer labores como traer leña y se fue integrando hasta tener cuatro hijos que con ayuda de los pobladores consiguió sacar adelante. El primero murió al nacer, y los demás llamados Gondi, Kodzhanar y Khviti, que a su vez tuvieron su descendencia.

Dos nietos de Zana fueron visitados por el investigador ruso en 1964, donde obtuvo información sobre su marco generacional. Por lo visto sus padres(los hijos de Zana) eran personas muy robustas, de piel más oscura de lo nomal, labios muy gruesos y carácter combativo, siendo uno de los hermanos más robusto y velloso que el otro.

Nietos de Zana, visitados y fotografiados por el investigador Butsec.

Los siguientes años se dedicaron a buscar en tumbas los descendientes de Zana y a la propia Zana.

En una de ellas encontraron una mujer que tenía un pie de 30 centímetros, equiparable a un 44-45 de pie, aunque la estructura de su cuerpo y su cráneo era el de una persona normal, se podría pensar que es uno de los descendientes de Zana y se tomaron muestras de ADN.

Ilustración facial de Zana según los datos recopilados.

En 1971 encontró la sepultura de la posible mujer Yeti, aunque aun no se sabe si podría ser ella. En el interior de la tumba se encontraba una mujer con las rodillas plegadas sobre el estómago, debido a que no cabía de otra forma en la tumba y con el cráneo especialmente ancho, al igual que sus descendientes.

Fotografía del periódico de cuando se encontró el posible cadáver de Zana.

Diferencia de cráneo humano(a la izquierda) y posible cráneo de Zana(a la derecha).

Se estudiaron sus pruebas de ADN y los genetistas habrían descubierto que Zana proviene de una madre homo sapiens y de padre diferente, que posiblemente podría ser neandertal. Este cruce era posible como hemos podido saber por los restos de fósiles.

Noraduz

Cementerio de Noraduz

Vista del Cementerio

Ubicación: Noraduz:  Armenia

 

Coordenadas: 40°22′26″N 45°10′52″E

 

Tipo: Cementerio

El cementerio de Noraduz1 (en armenio: Նորատուսի գերեզմանատուն) es un cementerio medieval con un gran número de jachkares situadas en el pueblo de Noraduz, Gegharkunik marz cerca a Gavar y el lago Sevan, a 90 km al norte de Ereván en Armenia. El cementerio tiene la mayor concentración de jachkares en la República de Armenia. En la actualidad es el cementerio más grande que sobrevive con jachkares después de la destrucción de estos en la antigua Julfa, Najicheván por parte del gobierno de Azerbaiyán.

Los jachkar o jachtkar son unas  piedras conmemorativas características del arte armenio con grabados en bajo relieve que combinan motivos religiosos con motivos ornamentales. Aunque los más antiguos tenían carácter funerario, erigidos para la salvación del alma del difunto, posteriormente se erigieron también para conmemorar victorias militares, la construcción de una iglesia o para prevenir catástrofes naturales. Hoy en día la tradición se ha revitalizado y vuelve a haber artesanos que los producen.

El cementerio está en su lugar desde tiempo inmemorial, las inscripciones más antiguas que contienen los jachkares son del siglo X, pero al igual que en el resto de Armenia, la edad dorada del jachkar se alcanza entre los siglos XVII y XVIII con maestros canteros que alcanzaron renombre. Hoy en día el cementerio no sólo está conformado por jachkares cubiertos de liquen, sino que también hay una zona del mismo en el que las tumbas tienen forma de ataud sobre pequeña pirámide escalonada, y muestras de ese hiperrealismo funerario que tanto nos llamó la atención en Armenia y que también se da en otras partes que pertenecieron a la Unión Soviética.

Muchos de estos khachkars se colocaban sobre unos cimientos especiales.    

Durante el Renacimiento, cuando Armenia estaba bajo el yugo del Imperio Safávida las influencias orientales se filtraron en el arte armenio y se tallaron nuevos tipos de khachkars. Había tres maestros talladores de este período en Noraduz, el más notable de los cuales era Kiram Kazmogh (1551-1610), sus contemporáneos son Arakel y Meliset. El cementerio está diseminado por más de una hectárea y contiene casi mil khachkars cada uno de ellos con una ornamentación única. La mayoría de los khachkars están cubiertos por líquenes. Varias tumbas en el cementerio representan escenas de bodas y la vida rural. Al lado del cementerio antiguo está el cementerio moderno, separado de este último por una valla.

 

En algunas lápidas aparecen escenas laborales o celebraciones de boda. Hay quien cree que no sólo se trata de monumentos funerarios, sino también conmemorativos de otros acontecimientos importantes en la vida de los armenios de por aquel entonces.

Agogwe

Agogwe

El agogwe es descrito como un bípedo humanoide pequeño reportado en los bosques de África Oriental. Mide de 1 a  1.7 m (3.3 a 5.6ft) alto con brazos largos y un pelaje despeinado y se dice tiene piel rojiza debajo de su pelaje.  También se lo describe teniendo pelaje negro o gris. Sus pies se dicen son de aproximadamente 12 cm (5in) con dedos oponibles.   Se alega que es diferencias entre él y los simios conocidos incluyendo una frente redondeada, incisivos pequeños, su pelaje y color de piel.

Africa Oriental

Avistamientos

Los encuentros con estos homínido, supuestamente muy raros, proceden en su mayoría de la primera mitad del siglo XX, aunque ya, los pueblos nativos de África conocían a esta criatura

El primer avistamiento documentado fue en los 1900 por el Capitán William Hichens quién reporto su experiencia en el diciembre de 1937 en la edición de la revista de Discovery de la siguiente forma: “Hace algunos años fui enviado en un caza de leones oficial en esta área (los bosques Ussure y Simibit en el lado occidental de las llanuras Wembare) y, mientras esperaba en un claro por un come hombres, ví dos pequeñas, marrones y peludas criaturas venir del denso bosque a un lado del claro y desaparecieron entre los matorrales. Eran como hombres pequeños, de aproximadamente 4 pies de alto, caminando erguidos, pero revestidos de un pelaje rojizo. El cazador nativo que me acompañaba miraba fijamente en asombro y miedo mezclados. Eran, decía, agogwe, los pequeños hombres peludos que uno no ve nunca en su vida.”1​ Después de lo sucedido, Hichens realizo varios esfuerzos por encontrarlos en aquel bosque impenetrable, pero todo este esfuerzo fue en vano.

Cuándo Hitchens fue criticado y ridiculizado, Cuthbert Burgoyne escribió una carta a la revista en 1938 relatando su avistamiento de manera similar en 1927 mientras navegaba por África Oriental portuguesa en un carguero japonés. Estaban bastante cerca de la orilla que podían ver la playa que usando un “lente de doce magnificaciones” miraron un grupo de mandriles que  se alimentaban y… “mientras mirábamos, dos pequeños hombres marrones caminaban juntos fuera de un arbusto entre los mandriles. Eran ciertamente ningún  mono conocido y aun así tenían  que haber sido semejantes o los mandriles se habrían. Estaban demasiado lejos para ser vistos en gran detalle, pero estos pequeños animales humanoides  eran entre cuatro y cinco pies de altura, bastante erguidos y de grácil figura. Para el momento estaba bastante emocionado pues no se parecían a ninguna bestia del cual había oído o leído. Más tarde un amigo y cazador  me diji que estaba en la África Oriental Portuguesa con su mujer y tres cazadores, y vio una madre, padre y niño, aparentemente de la misma especie, paseando a través  de un arbusto. Los indígenas ruidosamente le prohibieron disparar.” Sin la cita, un reporte del Señor Burgoyne fue hecho.2

Charles Cordier, un coleccionista  de animales profesional quién trabajó para zoológicos y museos, siguió la pista de un agogwe en Zaire a  finales de 1950 e inicios de 1960. Una vez, dijo Cordier, un agogwe estaba enredado en una trampa para aves. “Cayó de frente,” dicho Cordier, “giró, se sentó encima, tomó el nudo de sus pies, y camino fuera  de la trampa antes de que un africano cercano pudiera hacer cualquier cosa”.3

La ilustracion muestra a un Agogwe en el extremo izquierdo. Las figuras centrales pertenecen al Kajundakari, en Zaire, junto al Tokoloshe, proveniente del folcklore Zulu, y por ultimo en el extremo derecho se muestra a un Kikomba.

Otros nombres

Es un bípedo, de aspecto pequeño y peludo, parecido a un ser humano, siendo visto en los bosques de África oriental, según dicen los testigos de sus avistamientos, estos críptidos poseen un pelaje de color castaño rojizo y una piel, aun visible detrás de su pelaje, de un color marrón rojizo, con una frente redondeada y dientes caninos pequeños, también se los han descrito teniendo pulgares ligeramente inclinado en cada pies, y presentando un tamaño no mas de 0,61 a 1,7 metros de alto. Hay que aclara que su aspecto, puede llegar a variar, ya que existen informes sobre sus avistamientos, en ellos estas criaturas son descritas con pelajes negros o grises. Tanto en Zimbabwe, como en la región del Congo, esta criatura se conoce con el nombre de Kakundakári y Kilomba, en Senegal, este ser lleva el nombre de Fating ‘ho, y en Costa de Marfil es llamado Sehité. En el suroeste asiático, específicamente en Sumatra, Indonesia, también llegan informes de un homínido bípedo semejante a los Agogwe, pero de nombre Orang Pendek. A pesar de que su es descrito como grotesco, se dice que es más malicioso que amenazador.”5

Teorías

Por supuesto que esta criatura, no esta exenta de teorías, algunas de ellas propuestas por el conocido criptozoólogo Bernard Heuvelmans (científico, explorador, investigador y escritor francés, mejor conocido como “el padre de la criptozoología”). Si el agogwe de hecho existe, puede ser una especie superviviente de Gracile australopithecine, un primate bípedo descubierto por la ciencia de hace aproximadamente 2.5-4.5 millones de años. Las huellas Australopithecine tenían un dedo un poco divergido (lejos de oponible), pero la altura global y el resto de la descripción encajan. De todas maneras, el Australopithecine el pie pudo haber cambiado hace varios millones de años.

Otro, improbable, teoría es la supervivencia de posibles de gibones en África. Los gibones son simios menores y pequeño, sin cola, con frentes redondeadas e incisivos pequeños. El problema más grande con esta teoría es que los gibones raramente andan en tierra sólida y principalmente se mueven con sus brazos. Aun así, son ciertamente capaces de andar la tierra, y, cuándo hacen tan, caminan en dos patas.

Otra posibilidad es que un chimpancé se ha adaptado al campo abierto y ha llenado el nicho parecido al del  Australopithecine.6

Aun así otra posibilidad es que el agogwe son de hecho bonobos, criaturas parecida a los chimpancés que  andan erguidos de correctos aproximadamente ¼ del tiempo.

Debido a la dificultad que presenta una expedición en las remotas selvas del este de África, ninguna expedición oficial en busca de esta rara criatura ha sido realizada en aquellas zonas tan remotas, en conclusión, debido a lo susodicho no ha sido posible la obtención de evidencia física la cual corrobore la existencia del Agogwe, por lo que el misterio entorno a estos críptidos continua.

Estatua de madera de origen desconocido y que supuestamente representa a un Agogwe.

Norsun Tepe

Norsun Tepe, Turquía

Norsun Tepe es un sitio arqueológico situado a 26 km al sureste de la provincia de Elazig, a 3 km al sur del pueblo de Alisam, Turquía.

Ubicación: 38°37’8.00″N, 39°28’11.62″E

El montículo de forma cónica bien definida ocupa en la actualidad un área de 150 x 130 metros. Mide 35 metros de alto y solía ser una de las colinas más altas de la región de Altinova.

 

En la actualidad, luego de la construcción de la represa de Keban en 1975, el montículo se ha convertido en una isla en el embalse rodeado por una llanura totalmente inundada.

Las excavaciones en Norsun Tepe comenzaron en 1968 por los arqueólogos del Instituto Arqueológico Alemán dirigidos por Harald Hauptmann, profesor en Heidelberg de Prehistoria e Historia Antigua, y tuvieron que terminarlas en 1974 por la obra del embalse Keban.

Dichas excavaciones evidenciaron una extensa estratigrafía, detectando unas 40 capas de asentamientos, desde el Calcolítico tardío (aprox. 5000 años AEC), atravesando todas las fases de la Edad de Bronce, hasta un asentamiento uartiano de la Edad de Hierro (aprox. 2000 AEC).

Vista aérea de Norsun Tepe

La llanura inundada de Norsun Tepe luego de la construcción del embalse

El Calcolítico (del griego “jalkós”=cobre; y “líthos”=piedra), también llamado la Edad del Cobre, es un período de la prehistoria ubicado entre el Neolítico (Nueva Edad de la Piedra) y la Edad del Bronce.

El cobre comenzó a ser fundido en el sur de Anatolia (actual Turquía) durante el VI milenio AEC mientras se seguían utilizando las mismas herramientas líticas del Neolítico. Las primeras evidencias de fundición de cobre proceden de Çatalhöyük.

Excavaciones en Norsun Tepe

Se han hallado artefactos de piedra, hueso y asta, así como artículos de arcilla, metal y vidrio (incluidos sellos y cilindros), de todos los periodos documentados en Norsuntepe.

Después de la Edad de Hierro, que suministró varias tumbas ricamente adornadas, el asentamiento fue abandonado y destruido por el fuego.

Vista aérea de Norsun Tepe

Su estructura matricial dentro de la forma cónica resulta sumamente llamativa. Parece un diseño futurista, más aún teniendo en cuenta que tiene unos 7.000 años de antigüedad.

Las excavaciones en Norsuntepe fueron conducidas entre 1968 y 1974 por los arqueólogos del Instituto Arqueológico Alemán encabezados por Harald Hauptmann, el profesor de Prehistoria y Historia Temprana de Heidelberg.

En las excavaciones de Norsuntepe, los arqueólogos realizaron investigaciones sobre la metalurgia extractiva del cobre, el arsénico y un metaloide gris brillante encontrado en la naturaleza y conocido como antimonio.

Rhey también analizó los productos de fundición excavados de la zona de Norsuntepe (Keban) en el Alto Eufrates.

En todas las regiones de Anatolia la mayoría de los artefactos de una fecha Chalcolithic tardía fueron hechos de cobre sin alear. Algunos también fueron hechos de arsénico de cobre con un bajo contenido de arsénico.

En Norsuntepe, un sitio que ahora está bajo las aguas de la presa de Keban, se han encontrado hornos de fundición, mineral de cobre, escorias, fragmentos de crisoles o moldes de arcilla y artefactos metálicos acabados dentro y en los patios de un grupo de edificios que probablemente Representó una cuarta parte del asentamiento habitado por trabajadores del metal.

Norsun Tepe cubierta de nieve

Norsuntepe era probablemente un sitio fortificado, con las casas del mudbrick acabadas con el yeso y en algunos casos tenía pinturas de la pared.

Norsuntepe fue uno de los sitios más importantes de este período.

Hasta este período, el único material que la humanidad había utilizado para fabricar sus armas era las piedras naturales.

Más tarde, aprendieron a procesar y dar forma a este cobre metálico para fabricar armas fuertes y también ornamentación. También se observa un aumento considerable en el número de pueblos dispersos por la zona.

Las nuevas ciudades de este período se construyeron generalmente en el agua o en ricos valles.

La gran diosa madre de Asia Menor era la deidad principal y han hecho muchas figuras de esta diosa que utilizaron en sus rituales religiosos. Los entierros que se encontraban dentro de las casas del período neolítico precedente tienen lugar ahora fuera de las ciudades.

Después de la Edad de Hierro, que también suministró varias tumbas ricamente amuebladas, el asentamiento fue abandonado y destruido por el fuego.