Este Mundo, a veces insólito

Calendario
julio 2024
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Construcción

Kuhikugu

Kuhikugu

Kuhikugu es un sitio arqueológico ubicado en Brasil, en la cabecera del río Xingu, en la selva amazónica. El área alrededor de Kuhikugu se encuentra hoy en parte del Parque Nacional Xingu. Kuhikugu fue descubierto por primera vez por el antropólogo Michael Heckenberger, que trabajó junto con el pueblo local Kuikuro, que son probablemente descendientes de los habitantes originales de Kuhikugu.[1]

Mapa de Kuhikugu

Complejo arqueológico e historia.

En sentido amplio, el nombre se refiere a un complejo arqueológico que incluye veinte ciudades y pueblos, repartidos en un área de alrededor de 7.700 millas cuadradas (20.000 km2), donde alguna vez vivieron cerca de 50.000 personas. Kuhikugu probablemente estuvo habitado desde hace unos 1.500 años hasta hace tan solo 400 años, cuando las personas que vivían allí probablemente murieron a causa de enfermedades traídas por los europeos. Aunque es probable que los europeos no la transmitieran directamente a los habitantes de Kuhikugu, sí transmitieron enfermedades directamente a socios comerciales de otras áreas. Cuando los europeos llegaron a esta zona, la civilización ya se estaba desmoronando.[2] Los primeros conquistadores que exploraron esta área probablemente vieron los últimos momentos de estas ciudades, y sus registros brindan una idea de cómo habrían sido estos lugares. Y cuando los europeos regresaron algún tiempo después, las ciudades y pueblos ya estaban consumidos por la selva tropical. Los indígenas ahora vivían en tribus alejadas de las ruinas, y la memoria de esa civilización se recordaba a través de la tradición oral.

Lo que distingue a las personas que habrían habitado Kuhikugu de otras civilizaciones sudamericanas son sus monumentos horizontales. A diferencia de los pueblos aztecas y mayas que construyeron pirámides, estos pueblos construyeron largos monumentos en el suelo para sus dioses. Presumiblemente, esto se debe a que sería imposible mantener una pirámide grande en una selva tropical y quedaría eclipsada por los árboles circundantes. La ingeniería era lo suficientemente sofisticada para puentes que cruzaban grandes secciones de río y fosos con fines defensivos. Además, la tierra negra que rodea la zona indica actividad agrícola a gran escala[1] [3]

Asentamiento X11

Estrictamente hablando, Kuhikugu es el asentamiento X11 de este complejo, ubicado cerca de Porto dos Meinacos en la orilla oriental del lago Kuhikugu (ahora Lagoa Dourada) a 12°33′30″S 53°6′40″W. Allí, así como en otros antiguos asentamientos del complejo Kuhikugu, las imágenes de satélite revelan que aún hoy el bosque difiere de las áreas prístinas circundantes, y la exploración terrestre revela que esto es un efecto del antrosol (cf. terra preta), conocido al Kuikuro como egepe. Directamente al norte del sitio X11 hay una aldea Kuikuro, cuyo pequeño tamaño proporciona una comparación interesante con la gran área de egepe que indica el asentamiento prehistórico.[4]

Se construyeron grandes zanjas defensivas y empalizadas alrededor de algunas de las comunidades de Kuhikugu.[1] [4] También existen grandes plazas en algunas de las ciudades de la región, algunas de alrededor de 490 pies (150 m) de ancho.[1] [4] Muchas de las comunidades en Kuhikugu estaban conectadas, con caminos que unían algunos ríos a lo largo de sus caminos y con canales para canoas que corrían a lo largo de algunos de los caminos. Los sitios X35 y X34 son comunidades importantes conectadas por dos de estos caminos. El sitio X11 tiene un total de 4 suburbios que se conectan a través de un río o una carretera, y todos parecen tener una relación constante entre sí.[4]

Es posible que existieran campos de mandioca (yuca) alrededor de las comunidades de Kuhikugu, lo que sugiere que la gente allí eran agricultores.[4] [5] Las presas y estanques que parecen haber sido construidos en el área también sugieren que los habitantes de Kuhikugu pueden haber estado involucrados en la piscicultura, que todavía practican algunos de sus descendientes Kuikuro de hoy en día.

La ciudad perdida de Z

Existe la posibilidad de que las leyendas sobre Kuhikugu hayan convencido al explorador británico, el teniente coronel Percy Fawcett, de emprender su expedición a la “Ciudad Z“. Fawcett afirmó haber descubierto una gran cantidad de fragmentos de cerámica en el Amazonas mientras realizaba trabajo de campo, y los sitios de Kuhikugu podrían haber tenido potencialmente una gran cantidad de cerámica en la superficie. Hay más de 20 sitios que abarca Kuhikugu, cada uno de los cuales podría haber albergado a más de 5.000 personas, y la planificación urbana sofisticada y las estructuras restantes podrían haber sido lo que Fawcett estaba buscando. Todos los sitios siguen un diseño similar, lo que significa que cualquiera de los sitios podría haber influido en Fawcett para buscar la Ciudad Perdida de ‘Z’.[3]

source : http://www.sciences-faits-histoires.com/blog/archeologie/bresil-kuhikugu-ou-site-x11-la-cite-z.html

Kuhikugu, ciudad perdida de Amazonia

Actualmente se acepta que el Amazonas ha sido el hogar de civilizaciones urbanas comparables en tamaño a las ciudades medianas de Europa Occidental. En los años 90, Hecklenberger revivió el mito de las ciudades perdidas de la Amazonia al estudiar los sitios arqueológicos del Alto Xingu, Brasil, entre ellos el famoso X11: Kuhikugu (M. Hecklenberger, pour la science n°388, 2010).

Sin embargo, el Amazonas ha transmitido durante mucho tiempo en la imaginación occidental moderna el Eros de la naturaleza original, virgen e inocente, luchando contra los thanatos de la modernidad destructiva. Las tribus, a diferencia de otras civilizaciones del sur o de Mesoamérica, no dejaron ninguna construcción duradera allí. Durante mucho tiempo se redujeron a los primitivos pueblos cazadores-recolectores que vivían en la Edad de Piedra y se conformaban con lo que la naturaleza estaba dispuesta a darles. En 1982, Pierre Gourou, en su obra seminal «Tierras de Buena Esperanza», contrastó las altas densidades del Delta del Mekong con las muy bajas densidades de la cuenca del Orinoco. Justificó esto por la ausencia o el dominio de las «técnicas de enmarcado». ¿Cómo podemos entonces concebir civilizaciones amazónicas pasadas que sean diferentes de las actuales? Esta visión cambiará gradualmente a partir de la década de 1970. Los investigadores redescubrieron entonces los escritos de los primeros exploradores. Michael Heckenberger cita los relatos de Gaspar de Carvajal, quien escribió en 1542 que «más de 200 piraguas, cada una de las cuales transportaba de 20 a 30 indios y unos 40, surgieron de las islas amazónicas que él pensaba que estaban deshabitadas». Casi dos siglos más tarde, el brasileño Antonio Pires de Campos se aventura cerca del Río Tapajos, al oeste de Xingu, y también evoca muchos pueblos bien conectados entre sí por amplios caminos. Estas observaciones serán corroboradas por R. Carneiro y especialmente por M. Heckenberger, «El alto Xingu es la única zona de la Amazonia brasileña que muestra claramente la continuidad de la ocupación indígena desde la prehistoria hasta la actualidad». Hacia el 1400 d.C., si no antes, las aldeas prehistóricas habían alcanzado proporciones impresionantes (20 a 50 hectáreas). Esto los hace entre los más grandes en cualquier área de tierras bajas de América del Sur en tiempos prehistóricos. Comprendían una variedad de estructuras, incluyendo calzadas lineales a lo largo de los márgenes de los caminos principales, patios centrales y zanjas profundas. Sin duda, esto habría ido acompañado de estructuras sobre el terreno como empalizadas, puentes y puertas de entrada. Se estima que tales aldeas podrían albergar alrededor de mil personas y que más de diez mil indios probablemente vivían al oeste del río Culuene en la región del alto Xingu. (povos indigenas brasil). Heckenberger cartografiará con la precisión de un agrimensor zanjas amplias y profundas y caminos anchos como las actuales autopistas, empalizadas que protegen pueblos, territorios explotados más o menos intensamente, numerosos pueblos unidos entre sí por una red de caminos muy sofisticada. Luego toma conciencia de un alto grado de integración regional. Los espacios ocupados se organizaron sobre cerca de 250 km², incluyendo 50 km² para conjuntos urbanos en el sentido estricto del término. Más recientemente, las excavaciones llevadas a cabo por el equipo anglo-brasileño de Jonas Gregorio de Souza revelarán un continuo de ciudades interconectadas de la civilización arahuaca en más de 400.000 km².

«Al mismo tiempo, regiones como la del sudoeste de la Amazonia albergaban una de las mayores diversidades de familias lingüísticas de la Amazonia, y la naturaleza multiétnica/multilingüística de los sistemas regionales queda ejemplificada por el Alto Xingu34». Se ha formulado la hipótesis de que el cinturón de arahuacos y otros grupos a lo largo del SRA constituye un sistema formativo suprarregional que estuvo presente desde finales de la época precolombina. De ser cierto, esta conexión sugeriría una distribución ininterrumpida de los movimientos de tierra a lo largo de 1800 Km. de este a oeste en el SRA y un impacto humano precolombino más intenso en los bosques de esta región que el anteriormente postulado «Los constructores de tierra precolombinos se asentaron a lo largo de todo el borde sur del Amazonas».

 Se trata de una visión que demuestra la imposibilidad para las civilizaciones amazónicas de desarrollar intercambios complejos entre ellas y de cultivar intensamente un terruño amazónico latinoamericano y estable que se encuentra en estado puro. Lo que se considera en el mejor de los casos como «bons sauvages» es un modelo para la salvaguarda del planeta, ¿lo sigue siendo?

Hecklenberger compara en efecto las ciudades del Alto Xingu con las ciudades-jardín que podrían ser el modelo más conciliador de urbanización duradera y de protección de la biodiversidad. Pero las reservas indias parecen ser muy frágiles en cuanto a la deforestación amazónica, la soja OGM y las tierras extensas.

(Este texto está ampliamente basado en el artículo de M. Hecklenberger en la revista Pour la science n°388, 2010)

La civilización Kuhikugu

En 2008, la prestigiosa revista científica Scientific American publicó un artículo redactado por David Biello (editor asociado) bajo el título Antigua amazonía realmente altamente Urbanizada, en la cual resumía las investigaciones del antropólogo Michael Heckenberger —publicadas, a su vez, en Science— en donde exponía las conclusiones de años de investigación que demostraban que en el estado brasileño de Mato Grosso, especialmente en proximidades del Alto Xingú , se habrían descubierto 28 «ciudades», pueblos y aldeas que habrían sostenido una población de unas 50.000 personas.

No se trataba de «Z», ni de templos y viviendas de piedra, sino de espacios urbanos donde lógicamente se había aprovechado al máximo los recursos naturales del lugar: árboles y tierra.

Lo hallado fueron evidencias de zanjas, circulares en la mayoría de los casos, cuadrangulares en otros, de unos tres metros que supieron tener de profundidad y diez de ancho, redescubiertas porque la lamentable deforestación habría dejado al descubierto, observable en ocasiones desde aeronaves y en otras desde tierra, de las evidencias de esas construcciones. Estamos ante grandes conglomerados sedentarios, construidos entre el año 400 y 1.400 de nuestra era, rodeados por esas zanjas y empalizadas de madera.

A su vez, estos pueblos estaban comunicados entre sí por canales navegables, rectilíneos, donde canoas llevaban y traían mercaderías (volveremos enseguida sobre este detalle), y caminos que cortaban la selva también de manera rectilínea. De estos «caminos» supe ver evidencias en lo profundo del Paraguay hace ya años, y me comentaban los lugareños que «los antiguos» procedían de la siguiente forma: talaban la selva en sentido y ancho de donde querían establecer la vía de comunicación. Dado que la vegetación, en esas latitudes, tarda pocas semanas en hacer desaparecer todo vestigio de haber sido destazada en algún momento, lo que hacía era sembrar, en esos espacios despejados, un tipo de pastizal llamado «paja brava», que crece hasta unos 50 o 60 centímetros de altura. Grueso, áspero, literalmente mata todo brote, toda extensión de la vegetación selvática que tratara de ganar el espacio anterior, con lo cual décadas y hasta siglos después era posible seguir observando evidencias de donde pasaban estas «carreteras en la selva».

La «cultura Kuhikugu» (nombre que se ha dado a este todavía tan poco conocido horizonte cultural tomando el nombre de los relatos orales de los «kuikuros», etnia local que ya merecerá toda nuestra atención, y que se consideran herederos de esos ancestrales pobladores) compartía la particularidad que todas las aldeas y ciudadelas tenían una carretera principal que corría de noreste a suroeste a lo largo del eje del Solsticio de Verano y se disponían a un promedio de cinco kilómetros unas de otras. Y, finalmente, se supone que desaparecieron sus habitantes exterminados por las enfermedades que se extendieron por el subcontinente más rápidamente que los feroces y salvajes conquistadores, al punto que luego la selva recuperó sus espacios naturales.

Estos espacios descritos quizás no serán suficientes, a ojos del lector crítico, para justificar el sueño de Fawcett; sin embargo, es apenas la parte emergente de una trama muy cerrada y extensa de historias civilizatorias sobre las que apenas —acudo a la metáfora blavatskyana— estamos levantando un extremo de velo.

 Porque si nos dirigimos un poco más al oeste, más precisamente en buena parte del estado de Beni en Bolivia y algo de Rondónia en Brasil, encontramos los llamados «Llanos de Mojos». Los «Moxos» (o los «Musus», como los encontramos denominados en escritos ya del siglo XVI) son asiento de otro misterio ya conocido de más antaño pero hasta ahora desconsiderado: las «lomas». ¿Qué son las mismas? Pues montículos absolutamente artificiales. Muchos, de tierra acarreada y apisonada; otros muchos, de ladrillos y bloques de adobe cubiertos de tierra. ¿Dimensiones?: algunos, los más grandes, llegan a los 20 metros de altura, por cien o ciento cincuenta metros de lado. Más aún: sobre esas plataformas en muchos casos se levantan terrazas, muros, empalizadas y verdaderas pirámides truncadas. ¿Ubicación?: unos 20 cerca de la ciudad de Trinidad; unos 380 alrededor de la población llamada Casarabe (llamada así porque entre fines del siglo XVIII y principios del XIX comenzaron a radicarse muchos inmigrantes de origen libanés y sirio, con lo cual se le llamaba coloquialmente la «casa árabe», que devino en el toponímico de referencia), y en toda la región mencionada… ¡se estiman unos 20.000!

En un interesantísimo estudio disponible en Internet, bajo el título A la sombra de los Andes. Arquitectura monumental en los Llanos de Mojos, los arqueólogos Carla Jaimes Betancourt y Heiko Prümers desarrollan un completo estudio sobre estos «montículos», señalando, muy acertadamente, que si estuvieran en Perú serían reconocidos como «huacas» o «pirámides truncadas» (esto, para contrarrestar la tendencia descalificadora con que la mirada de los lugareños —y también las autoridades zonales— contemplan estas ruinas). Pero además de su revalorización, estos profesionales ilustran sobre aspectos apasionantes. En efecto, aquí también tenemos Caminos Elevados, terraplenados, que comunican entre sí los montículos.

Ahora bien; en temporada de lluvias, toda esta enorme extensión —que cubriría dos veces la superficie de Suiza— se inunda. Los montículos, entonces, emergen como «islas» en el mar, siempre comunicados por los caminos elevados. Esa concepción visual, de sitios culturales unidos por caminos artificiales en medio de un enorme lago poco profundo, ¿a dónde nos remite?

A la Huey Tenochtitlán, con sus «chinampas» o islas artificiales, y los pueblos aledaños (hoy, absorbidos por el crecimiento de la urbe) como Xochimilco o Tlatelolco.

 Los Llanos de los Mojos quedaban en el camino, desde tiempos ancestrales, del «Gran Paititi», el reinado extraño que ya los conquistadores supieron buscar por esas latitudes. En Santa Cruz encontramos Samaipata, a la que algunos estudios le adjudican autoría a los poco conocidos Mojocoyas, y que yo creo la avanzada occidental de la civilización de Kuhikugu. Que, por cierto, no es la Kuhikugu decadente de las aldeas con empalizadas descritas párrafos antes: la «civilización de los Mojos» surge alrededor del 500 a.C, extendiéndose, según algunos autores, hasta el 1.000 d.C.

Interesante fenómeno: tomando ambos horizontes señalados, cuanto más atrás vamos en el tiempo más avanzada es la cultura.

De modo que tenemos esta cultura, que tanta sintonía tiene con ciertas particularidades mexicas, por remota que esta última parezca. Es más; se ha descubierto que junto a los caminos terraplenados y elevados discurrían canales por donde, en tiempos de sequía, sin duda grandes canoas continuaban llevando y trayendo mercaderías (además de servir de administrador de sistemas de riesgo). Insisto: esta descripción visual es absolutamente coincidente con lo que los «nahuas» habrían hecho en esos mismos tiempos en el Ánahuac, el México prehispánico.

Y aquí comienza a asomar un «secreto tolteca» anticipado en el título: en Rondónia y Mato Grosso —y esto ya lo señala Fawcett— existía una etnia (literalmente exterminada, aunque algunos descendientes se hayan mestizado completamente) que se llamaban a sí mismo «nahuas».

Recordemos que los «nahuas» han sido la etnia troncal de donde salen distintos «horizontes culturales» o pueblos, que conocemos como zapotecas, olmecas, totonacas, mixtecas, otomíes, etc y etc., en el Ánahuac prehispánico. Ánahuac que, justamente, significa «tierra de nahuas».

Que una «tribu» en el Amazonas se identifique con el mismo nombre, cuando menos, llama poderosamente la atención. Pero aún debemos señalar que todos estos pueblos amazónicos tenían dialectos y lenguas de origen Arawak. Es Fawcett quien, por esta correspondencia lingüística, supone que los «arawaks» (que hemos conocido como «caribes», los «araucas», los «araucanos» del sur de Chile y los «antis» de Perú (de donde surge el toponímico «Andes») pertenecen a la misma raza original.

Hoy sabemos que los «caribes» se extendieron por Sudamérica, dando origen a ramas como los Tupíes, los Tapuyas y los Carijós. De hecho, los Tupíes originan los guaraníes, de presencia dominante en el escenario sudamericano precolombino.

Fuertes en el NE brasileño, se supone que cierta rama de los caribes es responsable de lo que hoy conocemos como «Stonehenge del Solsticio de Verano»: una extraña construcción megalítica en cercanías de Rego Grande, en el estado de Amapá, donde un conjunto de moles de granito de autores desconocidos y formas extrañas que remiten a reminiscencias lovecraftianas desconcierta a propios y extraños. Se le llama de esa particular forma porque en una de las rocas existe un orificio por donde, en el solsticio de verano, atraviesa el sol a mediodía creando un círculo sobre otra piedra a alguna distancia.

Por ciertos restos hallados al pie de estos monolitos (fuegos, quizás rituales, encendidos en los puntos donde fueron instalados) se estima su erección aproximadamente en el 3.000 a.C. Sin duda no tiene relación con la cultura Kuhikugu por su antigüedad, pero demuestra que a lo largo y a lo ancho de lo que hoy llamamos Brasil hubo numerosos pueblos, aún desconocidos, en un período temporal dilatadísimo.

En la desembocadura del Amazonas sobre el Atlántico se encuentra (ya la mencionamos) la Isla de Marajó. En la misma se han encontrado «montículos» en un todo afines a los de los Llanos de los Mojos, aunque si se mira un mapa llama la atención la enorme distancia entre un área y otra. Empero, la identidad de construcciones da a suponer que de alguna manera —quizás ocupando el río Amazonas como vía de comunicación— grupos que se influyeron mutuamente migraron por ese conducto.

Del río Amazonas, mientras tanto, hay un par de cosas que debemos comentar. Por ejemplo, que su nombre autóctono original no era, obviamente, el de Amazonas, sino «Solimoes», y es aquí donde Fawcett se pregunta si en ese nombre no vemos la presencia del nombre de Salomón, y lo vincula con las famosas «minas» de donde fluía el oro y la plasta que este rey hebreo, especulando si, quizás, no habrían navegado en tiempos remotos a través del Atlántico y, por este río, llegado a casi sus fuentes en territorio peruano donde el oro y la plata —especialmente la segunda— abunda.

Sabemos que se le llamó «amazonas» por las historias de mujeres guerreras que vivirían en sus márgenes. Pues bien, sépase que las mismas efectivamente existieron y no se trata de un fábula de los conquistadores. Estas mujeres eran llamadas «Aikembenanas» por los otros pueblos y ya es una certeza etnográfica su existencia.

El secreto tolteca

Si bien Fawcett no había dedicado años a explorar las culturas antiguas del México prehispánico, es un hecho —sencillo de demostrar— que cuando menos, en teoría, lo había estudiado profundamente. No solamente se trata aquí de esa hilación de conocidos y amigos que pudieron hacerle llegar hallazgos de Maler y otros, voy a citar algunas referencias no menores.

Por ejemplo, en su libro ya citado, al hablar de los Toltecas los llama «sabios artistas». Puede parecer un detalle menor, y no lo es: aún hoy, son (somos) un número reducido los que conocemos algo del idioma náhuatl original donde la palabra tolteca se traduce, efectivamente, como «sabio artista»; mucho menos común hubiera sido ese conocimiento a fines del siglo XIX o principios del XX salvo que se esté profundamente empapado de estudios sobre el particular.

Fawcett con

struye su propia teoría. Según la misma, en tiempos remotísimos lo que hoy llamamos Brasil era apenas una de varias islas que ocupaban el Hemisferio Sur. Grandes cataclismos hicieron que el océano se hundiera en ciertos puntos y se elevara en otros (no podemos obviar aquí ver la influencia teosófica, con la presencia intensa de Mu y Lemuria). Tierras que emergieron se habrían fusionado con esa «isla» y formó lo que hoy conocemos como Sudamérica. Al mismo tiempo, otra isla se hundía en el Atlántico. Atlántida. De la misma escapa una casta de sabios artistas, sacerdotes y educadores, los primitivos toltecas —Fawcett mismo dice que emplea ese término a falta de uno mejor— quienes luego de permanecer durante siglos en México extendieron su influencia hacia el Sur. Aislados los grupos (si por guerras, hambrunas, cataclismos; vaya a saberse) un grupo de toltecas «degenerados» se transforma en los «caribes» que conocemos como tales.

Permítaseme hacer aquí una digresión: hace años señalé que hubo una corriente civilizatoria que se inició en la Atlántida y, cruzado a través de décadas hacia Occidente y Oriente, cruzó el Atlántico y llegó a América, siguiendo a un líder (o las enseñanzas y directivas de ese líder) que habría pasado a la historia y la leyenda con el nombre de «Kar», «K’ar» o «K’a’r’» (según las pronunciaciones). Señalé en su momento el «rastro toponímico» que dejaba su nombre a través de la geográfica, y en esa ocasión algunos críticos me atacaron diciendo que se trataba de una tontería pues, según ese razonamiento, una «car-nicería» indicaría el paso de Kar por allí. Sin embargo, no necesito discutir mucho: todos ustedes saben que muchísimos toponímicos se crean usando como raíz adjetivos calificativos del lugar y nombres propios. El pensamiento de Fawcett, entonces, ratifica ésta mi teoría.

Bien, sigamos. El explorador señala en su libro esa presencia «nahua» ya mencionada en proximidades del Alto Xingú. Cerca, también, se encuentra otro grupo cultural, los «Maxubis», con quienes conviviera un tiempo, llamándole poderosamente la atención el ritual de, todos los amaneceres, formar toda la aldea mirando al naciente Sol, elevar sus manos en esa dirección y cantar al unísono un himno de salutación al mismo (costumbre que se encontraba hasta épocas muy recientes entre los mexicas). Estos «toltecas», incluso y siempre según la mirada de Fawcett, habrían llegado a ser los fundadores de Tiwanaku.

Podría decirse que era una teoría demasiado simplista ese «difusionismo excesivo» que proponía el inglés. Por cierto, llega a señalar que veía como posible que una rama de los Tupíes hubiera migrado a través del Pacífico hasta la Polinesia, ocupando en el camino Rapa Nui (Isla de Pascua).

Puede parecer excesivamente simplista este «difusionismo», pero en puridad no podría negarse puntualmente el extraordinario parecido que tienen las tallas en madera de los «fueguinos» (en puridad, los selk’nam, onas y yámanas) con los moais de la Isla de Pascua. Puede verse como exagerado ese difusionismo. Pero quien, como un servidor, ha tenido la oportunidad de estar frente a los moais y contemplar directamente las tallas onas conservadas en museos, no puede negar su extraordinario parecido.

Permitan ustedes que yo agregue, a las ideas de Fawcett, un elemento menor pero sugestivo. He hablado ya de los «kuikuros», el grupo tribal (hoy, de unos 500 individuos) que en los Altos del Xingú son los herederos (dicen serlo) de la cultura Kuhgikugu. Muchos de ellos ya están integrados a la civilización occidental, y de los que permanecen viviendo en sus aldeas originales supongo lo hacen por la interesante conveniencia del turismo. Con un altísimo cociente intelectual uniformemente distribuido entre ellos (es hasta simpático verles totalmente inmersos en su ambiente folklórico… pero sin dejar de revisar —algunos, claro— periódicamente sus celulares, aceptando sin ambagues que cuidar sus raíces no va en detrimento de estar enterados de lo que pasa en el mundo vía redes sociales), una de sus costumbres es conservar vestimentas rituales que emplean en ceremonias ancestrales. En ese ajuar se ocupan sólo cuatro colores: negro, rojo, amarillo y blanco. Los cuatro colores, precisamente, que identifican desde siempre a los «cuatro rumbos» del pensamiento mexica, a las nahui mitl, las «cuatro flechas» simbólicas. Son los colores de los «rezos» que se cuelgan ceremonialmente en el «Árbol de Rezos», los colores de las «cuatro puertas» de la ceremonia del Temazcal Guerrero…

Pirámide etrusca de Bomarzo

Pirámide etrusca de Bomarzo, en Italia

Bomarzo es una pequeña comuna en la provincia de Viterbo, en la región italiana de Lacio.

La región de Bomarzo fue una vez parte de la región histórica de Etruria, en la que los misteriosos etruscos dominaron desde alrededor del año 700 a.C. hasta el 400 a.C. Durante ese tiempo, construyeron una curiosa estructura de roca volcánica en el denso bosque de Bomarzo. Hoy en día, los locales se refieren a esa estructura como la «pirámide etrusca de Bomarzo«.

Los empinados escalones, una variedad de plataformas, celdas rectangulares y canales, que pasan en ángulos inusuales, adornan la pared frontal de la pirámide de Bomarzo. Los expertos sugieren que fue construida alrededor del siglo 7 a.C. como un altar de sacrificio. Si así fuese, entonces estaríamos ante el altar de roca más grande de Europa.

Descubrimiento de la pirámide de Bomarzo

La pirámide etrusca en Bomarzo es un descubrimiento relativamente nuevo. Dos arqueólogos locales la encontraron en la primavera de 1991, pero la noticia de su descubrimiento recibió poca respuesta y permaneció desconocida para el mundo. Posteriormente, en 2008, Salvatore Foschi, un residente de Bomarzo con una gran pasión por la historia local, decidió investigar y dar a conocer la pirámide etrusca.

¿Cómo es una pirámide etrusca?

A primera vista, el monumento de piedra etrusca en pendiente se asemeja a los artefactos mayas de las selvas de Belice y México. Y aunque su nombre sugiere una forma de pirámide, como la egipcia, técnicamente no es una pirámide. La piedra está triangulada hacia atrás solo en un lado, mientras que el resto del altar tiene ángulos casi rectos.

Los constructores etruscos esculpieron un misterioso megalito de una enorme roca gris de toba volcánica, o «peperino». Su longitud es de unos 17 metros, 8 metros en su punto más ancho y 10 metros de altura. Tres escaleras empinadas cubren la superficie frontal. En la parte inferior de las escaleras hay 20 escalones que conducen a dos altares secundarios. Las otras dos escaleras comienzan más arriba y tienen 9 y 10 escalones respectivamente. Conducen al altar mayor en la cima del acantilado. Sin duda, esta es una de las pirámides más inusuales del mundo.

¿Quiénes eran los etruscos?

Villanova precedió a los etruscos y fueron los fundadores de la cultura etrusca. Desde alrededor del año 1000 a.C. parece que ganaron una notable presencia en la península italiana. Este grupo prefirió las colinas altas para sus aldeas y muchas de aquellas aldeas se convirtieron posteriormente en fuertes ciudades etruscas.

Los etruscos fueron muy activos en el comercio en todo el Mediterráneo debido a sus habilidades marítimas. Eran guerreros hábiles y crueles, e incluso los romanos adoptaron algunos vehículos militares etruscos. Además, bellas obras de arte, cerámica, arquitectura y estructuras metálicas de alta tecnología eran marcas comerciales de la cultura etrusca. Ellos conquistaron gran parte de la península italiana desde la parte centro-norte hasta el sur de Italia, hasta llegar a Salerno. Sin embargo, su grandeza no duró mucho. Después de todo, en el siglo I a.C. los romanos conquistaron y devoraron a los etruscos, y casi todos los vestigios de su cultura.

Propósito de la pirámide etrusca de Bomarzo

La pirámide de Bomarzo pudo haber realizado varias funciones a lo largo del tiempo. El objetivo exacto no está claro. Sin embargo, muchos expertos creen que el megalito sirvió como altar de ritos religiosos paganos. Por esta razón, el hito recibió el apodo de «Piedra del Predicador». Se cree que en la civilización etrusca, todos los aspectos de la vida giraban en torno a un gran panteón de dioses. Entre ellos se encontraba el dios del inframundo, el dios del sol y el dios de la vegetación. Con tantos dioses, la veneración y las ceremonias religiosas eran un trabajo de tiempo completo. La vida etrusca estaba llena de rituales, incluidos los sacrificios de animales y personas.

La pirámide etrusca de Bomarzo es un descubrimiento relativamente nuevo. Dos arqueólogos locales llamados Giovanni Lamoratta y Giuseppe Maiorano lo encontraron en la primavera de 1991. Pero la noticia de su descubrimiento recibió poca fanfarria y permaneció desconocido para el mundo. Luego, en 2008,  Salvatore Fosci , un residente local de Bomarzo apasionado por la historia local, decidió descubrir la pirámide etrusca. Cuando el abuelo de Fosci sirvió como una especie de custodio de este bosque, lo llamaron  Sasso del Predicatore  (“Piedra del Predicador”) o simplemente la “Piedra con escalones”. Las historias que su abuelo y su padre contaron sobre la piedra inspiraron a Salvatore a encontrarla y quitarle las raíces y la vegetación. De esta manera, haría accesible al mundo esa parte asombrosa de su historia.

¿Cómo es la pirámide etrusca?

A primera vista, el monumento de piedra etrusco inclinado recuerda a los artefactos mayas de las selvas de Belice y México. Aunque su nombre sugiere la forma de una pirámide, como las de Egipto, técnicamente no es una pirámide. La roca está triangular inversamente en un solo lado, mientras que el resto del altar muestra ángulos casi rectos.

Los constructores etruscos tallaron el misterioso megalito en una enorme roca gris de toba volcánica o “peperino”. Mide unos 53 pies de largo, 24 pies en su punto más ancho y 30 pies de alto. Tres empinadas escaleras cubren la fachada frontal. En la escalera inferior hay 20 escalones que conducen a dos altares menores. Las otras dos escaleras comienzan más arriba en la estructura y tienen nueve y diez escalones respectivamente. Estos conducen al altar mayor en la cima de la roca. A lo largo del borde angular, también hay un canal distinto que se divide en dos canales. Estos viajan hasta el fondo de la roca. Los cubículos esparcidos por las caras frontal y lateral pueden haber tenido postes de cerca o velas votivas.

Una vista de los canales y dos altares menores de la pirámide etrusca de Bomarzo.

¿Quiénes eran los etruscos?

Los villanovanos precedieron a los etruscos y fueron los fundadores de la cultura etrusca. Aproximadamente desde el año 1000 a. C., parecen haber desarrollado una presencia destacada en la península italiana. Este grupo prefería las colinas altas para sus aldeas, y muchas de esas aldeas se convirtieron más tarde en fuertes ciudades etruscas.

Los etruscos disfrutaron de una abundancia de comercio en el mar Mediterráneo como resultado de sus habilidades marineras. Eran guerreros expertos y feroces, e incluso los romanos adoptaron algunas de las formaciones de batalla etruscas. Además, el hermoso arte, la cerámica, la arquitectura y la orfebrería muy avanzada eran marcas registradas de la cultura etrusca. Conquistaron una gran parte de la península italiana desde el centro-norte hasta el sur de Italia hasta Salerno. Sin embargo, su fortuna no duraría. Finalmente, aproximadamente en el siglo I a. C., los romanos conquistaron y absorbieron a los etruscos y casi todos los vestigios de su cultura.

Propósito de la pirámide etrusca de Bomarzo

La Pirámide de Bomarzo puede haber cumplido diferentes funciones a lo largo del tiempo. El propósito preciso no está claro. Sin embargo, muchos expertos creen que el megalito actuaba como altar para ritos religiosos paganos. Por esta razón, el sitio recibe el sobrenombre de “Piedra del Predicador”.

Mark Cartwright de la Enciclopedia de Historia Antigua explica en su entrada sobre  la civilización etrusca  que todos los aspectos de la vida giraban en torno a un gran panteón de dioses. Entre ellos, había un dios del inframundo, un dios del sol y un dios de la vegetación. El dios principal era Tin, mientras que el dios que surgió de la tierra y les trajo su texto religioso, la  disciplina etrusca  (ahora perdida), era Tages.

Con tal multitud de dioses, la veneración y las ceremonias religiosas eran un trabajo de tiempo completo. La vida etrusca estaba llena de rituales como el sacrificio de animales y humanos, la lectura de presagios del tiempo o de las aves y la predicción del futuro mirando las entrañas o los órganos internos.

Sacrificio ritual

Aunque es posible que nunca estemos seguros de lo que ocurrió en la pirámide de Bomarzo, los sacrificios de humanos y/o animales en aras de la veneración o propiciación de las deidades eran una práctica común en todo el mundo antiguo. La sangre era un elemento muy potente durante los ritos religiosos etruscos y podía dar la inmortalidad a las almas muertas. Hay varias representaciones de sacrificios en las tumbas etruscas.

Una de las autoridades más respetadas del mundo sobre los antiguos etruscos, Nancy de Grummond, indica que aunque “los eruditos se han mostrado reacios a creer que los etruscos practicaban sacrificios humanos. . . Las recientes excavaciones realizadas por la Universidad de Milán (dirigidas por M. Bonghi Jovino y G. Bagnasco Gianni) en la monumental zona sagrada del Pian di Civita de Tarquinia han demostrado de una vez por todas que los sacrificios humanos eran efectivamente practicados por los etruscos, a través de la descubrimiento de una serie de entierros en este contexto no funerario, de bebés, niños y adultos” (de Grummond, AIA).

Drenaje de fluidos en los templos

Para los etruscos, era responsabilidad de los vivos proporcionar a los muertos el “sustento” necesario para la inmortalidad. En una tumba inusual en Tarquinia, un niño fue inhumado en lugar de cremado. Las deformidades de su cráneo indicaban que probablemente padecía epilepsia, que era una “enfermedad divina”. Por lo tanto, sus ataques fueron mensajes divinos directamente de los dioses. Cerca del niño había un altar con un canal para los líquidos del sacrificio que desembocaba directamente en un hueco en la tierra. Esto alude a una ceremonia ritual de culto posiblemente en nombre de Tages, la deidad juvenil que surgió de la tierra para proporcionar las escrituras religiosas. (Heimbuecher).

La pirámide etrusca de Bomarzo también contiene canales que pueden haber proporcionado un drenaje eficiente de líquidos durante los sacrificios rituales.

Ceremonias como los sacrificios de animales, el derramamiento de sangre en la tierra y la música y la danza solían tener lugar fuera de los templos construidos en honor de dioses concretos.

Marcos Cartwright

Otras teorías

Sin duda, los etruscos habrían considerado sagrado el altar. La pirámide se encuentra en dirección noroeste. Aquí es donde los etruscos creían que vivían los  dioses del inframundo. El dios etrusco Satre también reside en la “región noroeste oscura y negativa”. Satre provocaría el pánico en la población al arrojar rayos a las profundidades de la Tierra.

Finestraccia (Ventana Fea)

Una talla de piedra que parece una silla se encuentra en la entrada de Finestraccia.

A medida que avanzas hacia la pirámide, encontrarás una llamativa estructura de piedra en el lado izquierdo del camino. Los expertos creen que alguna vez sirvió como tumba etrusca y que luego se convirtió en vivienda. Se desconoce la edad exacta de esta tumba, sin embargo, puede datar alrededor del siglo VII a. C., al igual que la pirámide. Quizás recibió el sobrenombre  de Ventana Fea  debido a las proporciones imprecisas de las aberturas y la puerta de la tumba. Además, un agujero en la esquina superior izquierda de la tumba puede ser o no una característica natural.

Las ventanas proporcionaban aire fresco al habitante de esta tumba excavada en la roca.

La Finestraccia originalmente tenía dos plantas. El piso inferior contenía la tumba y el sarcófago. El nivel superior constaba de viviendas o zona de almacenamiento.

La zona de la tumba de Finestraccia.

Línea Rupnik

Línea Rupnik

Mapa de la Línea Rupnik, la línea punteada representa las fortificaciones defensivas construidas a lo largo de la frontera entre Italia y Yugoslavia.

El Bunker Rupnikova en el municipio de Škofja Loka

Ubicación

Estado: Yugoslavia

Estado actual: Eslovenia; Croacia

 

 

 

 

Información general

Tipo: Línea fortificada

Construcción: 1937 -Obras suspendidas en 1941

Material: Hormigón , acero y hierro

Condición actual: En estado de abandono

Información militar

Usuario: Yugoslavia

Función estratégica: Defensa de las fronteras nacionales con el Reino de Italia y la Alemania nazi

Término función estratégica: 1945

Ocupantes: Guardias fronterizos

Acciones de guerra: Ocupación de Yugoslavia

Nota

Después de los tratados de paz de París y los cambios en las fronteras italianas, parte de las obras de la Línea Rupnik quedaron rodeadas únicamente por territorio yugoslavo, ahora esloveno y croata.

La Línea Rupnik (en esloveno y croata Rupnikova linija, en serbio Рупникова линија Rupnikova linija) fue una enorme línea fortificada del Reino de Yugoslavia erigida a lo largo de la frontera terrestre occidental y septentrional, encargada por el general esloveno Leon Rupnik . La construcción de la línea defensiva fue una medida de seguridad adoptada para contrarrestar el Muro Alpino del Reino de Italia , así como contra el peligro de una invasión de la Alemania nazi , tras el Anschluss de Austria .

La Línea Rupnik de Yugoslavia se inspiró en varios otros sistemas de fortificación construidos a lo largo de las fronteras, principalmente por Francia (con la Línea Maginot ), Checoslovaquia (con sus propias fortificaciones fronterizas ) y la vecina Italia. Fue creado para proporcionar buenas posiciones y fortalecer la frontera existente, con el fin de repeler una invasión.

Aunque había alrededor de 15 000 soldados a cargo de las fortificaciones en su apogeo, la línea podía contener hasta alrededor de 40 000 hombres, sin embargo, nunca se utilizó en todo su potencial ya que en gran parte no estaba preparada y fue abandonada en el momento de la invasión de Yugoslavia en abril . 1941.[1]

Historia

Urbanismo y Construcción

La idea de construir fortificaciones a lo largo de la frontera con Italia surgió en 1935 del General Rupnik, para contrarrestar la construcción del Muro Alpino en medio del progresivo empeoramiento de las relaciones entre ambos estados, dado que ya en la segunda mitad del siglo 1930, la voluntad de la Italia fascista de expandir sus fronteras preocupó a las autoridades yugoslavas. En 1936, se aprobó oficialmente un decreto para comenzar a planificar el nuevo sistema de fortificación a lo largo de la frontera.

La construcción comenzó entre 1937 y 1938 .[2] [3] Una operación a gran escala como esta redujo significativamente los efectos de la actual crisis económica del país, así como mejoró el nivel de vida, el estado empleó aproximadamente a 15.000 trabajadores inicialmente en 1937, el número aumentó a 60.000 trabajadores de los cuales unos 40.000 eran reservistas del ejército en 1941 . Solo cuando la línea se estaba delineando recibió el nombre de Línea Rupnik. Aproximadamente 4.000 búnkeres se completaron o construyeron parcialmente antes de la invasión del Eje.[2]

Después del Anschluss de 1938 , Yugoslavia también se encontró en la frontera con la Alemania nazi y, por lo tanto, extendió las fortificaciones a las fronteras del norte.

Para defender las fronteras se adiestraron 72 compañías, llamadas “granicari” (en serbio ) o “granicarji” (en esloveno ), organizadas en batallones. Se movilizaron 50.000 hombres con 40 baterías, de los cuales al menos un tercio estaban en la frontera con Italia. Los granicarios estaban divididos en seis sectores con seis sedes diferentes.

Segunda guerra mundial

La línea no estaba adecuadamente preparada para la invasión del Eje que tuvo lugar en abril de 1941 durante la Segunda Guerra Mundial , ya que su construcción debía completarse en 1947. El presupuesto militar yugoslavo se había agotado en gran medida en el momento de la invasión, ambas fuerzas atacantes tenían fuerza militar superior. Como resultado, la línea estuvo mal defendida y en gran parte abandonada en la invasión de Italia y Alemania. Parte del sector VI cerca de Dravograd logró mantener posiciones durante tres días antes de abandonar los puestos de avanzada.[4] Otros casos notables de resistencia ocurrieron el 8 de abril en Mount Blegoš, Gozd Martuljek y en Kastav cerca de Rijeka el 9 de abril. Algunas fuerzas yugoslavas lograron hacer retroceder a los invasores en Circhina , pero finalmente se vieron obligados a retirarse. [1]

La mayoría de estas fortificaciones nunca se completaron.

Leon Rupnik , creador de la línea de defensa.

Muchos de los objetos en el área anexada por Italia (conocida como la provincia de Ljubljana ) fueron destruidos para evitar su uso por parte de los partisanos yugoslavos y para llegar a los tan necesarios metales ubicados en las paredes de estas fortificaciones. [2]

Posguerra

Uno de los búnkeres restantes en la línea Rupnik

Después de la guerra, todas las fortificaciones permanecieron en el territorio de la Yugoslavia socialista . La mayoría de los edificios fueron abandonados, excepto unos pocos que fueron utilizados por los militares. Tras la desintegración de Yugoslavia , la línea ganó pleno reconocimiento y se creó una ruta temática para turistas, aunque el área todavía está administrada por el Ministerio de Defensa de Eslovenia. Goli Vrh y Hrast Hill Forts están actualmente en proceso de renovación para servicios turísticos.[5] [6]

Organización

El plan requería la construcción de dos líneas paralelas de búnkeres, todos interconectados. No hubo ningún esfuerzo por ocultar las posiciones del enemigo, con el fin de mejorar potencialmente el efecto psicológico que podría tener en el lado opuesto.

Toda la línea se había dividido en seis sectores, teniendo mayor importancia los de menor numeración;[1] [2]

Sector Sede comando Role
I Vrhnika Prevención de la invasión de Ljubljana .
Yo Kamenjak Impedir la invasión de Zagreb desde Fiume .
tercero obispo Loka Difesa della zona tra Škofja Loka e Vrhnika .
IV ferroviarios Defensa alrededor de Železniki y el valle superior del Sava .
EN Circonio Defensa alrededor de la fortaleza de Cerknica .
NOSOTROS Máribor Defensa entre Maribor y Ptuj y todo Karawanken .

Líneas paralelas defensivas

Las posiciones se dividieron además en dos líneas principales de defensa;

  • 1ª línea de defensa: siendo de hecho la parte delantera del complejo defensivo, se compone de búnkeres de varias formas y tamaños con ametralladoras montadas, la forma más construida fue una torre.
  • Línea de artillería: Esta línea estaba formada por cañones antitanque, barreras, fosos y fortines. Las fortificaciones estaban entre las más grandes, ya que algunas fueron diseñadas para permitir que la infantería motorizada pasara por los corredores principales . [2]

Planificación y construcción

Cuando en 1935 Italia atacó Etiopía y luego concluyó un triple pacto con la Alemania nazi, el Reino de Yugoslavia se vio obligado a pensar en planes para fortalecer sus fronteras. En el ejército del Reino de Yugoslavia no tenían ninguna experiencia en la construcción de fortificaciones. En 1935 establecieron dos comisiones, que se encargaron de preparar planes para fortificar la frontera occidental. Pidieron ayuda a expertos franceses y checoslovacos.

Primero fortalecieron la frontera con Italia, que fue considerada el oponente más peligroso, pero cuando Alemania se anexó a Austria en marzo de 1938, la fortificación se extendió hasta este límite.

La línea de defensa completa se dividió en cinco sectores, y más tarde después de la anexión de Austria a Alemania, fue seis. Los sectores no fueron marcados secuencialmente, sino por importancia.

  • El primer sector fue al oeste de Liubliana, con sede en Vrhnika, defendiendo la dirección de Trieste-Liubliana.
  • El segundo sector llegó al norte de Sušak con su sede en Kamenjak y debería evitar la penetración del enemigo desde Reka hacia Zagreb y Dalmacia.
  • El tercer sector se ubicó entre Škofja Loka y Vrhnika con la sede en Vrhnika. Cierra el acceso a Liubliana a lo largo del valle de Poljane y la cresta entre Porezen y Blegoš al norte y Žirovski vrh al sur.
  • El cuarto sector cerró la valle Selška dolina y acceso por la cresta desde Soriška planina hasta Ratitovec. La sede estaba en Železniki.
  • El quinto sector tenía su sede en Cerknica. Cerró el acceso a Liubliana a través de Rakitna y el corredor hacia el este a través de Velike Lašče.
  • El sexto sector se estableció un poco más tarde, cubriendo el área entre Črna na Koroškem y Maribor.

El primer plan para fortificar la frontera italiana fue confirmado en 1936. Primero, comenzaron a construir caminos accesibles, y la construcción de fortalezas comenzó en 1937 o 1938.

En 1935 se formaron equipos de construcción y al final de 1939 participaron en la fortificación de la frontera 40,000 constructores. Cuando Hitler en 1939 atacó a Polonia, el ejército yugoslavo recrutó a un gran número de reservistas, quienes luego participaron en la construcción de búnkeres y otras posiciones fortificadas.

Debido a la falta de recursos financieros, al cambio de situación en las fronteras y a las limitaciones de tiempo los planes se modificaron varias veces y se redujeron considerablemente. Se interrumpió la construcción de grandes fortificaciones subterráneas, se construyeron búnkeres y fortificaciones más pequeños, pero durante el ataque a Yugoslavia en abril de 1941 todavía había muchas fortalezas sin terminar.

La construcción de fortificaciones también influyó la vida de la población circundante y les permitieron sueldo suplementario cuando proveyeron a trabajadores de alimentos, bebidas y materiales de construcción

Las fortificaciones nunca cumplieron su propósito y ya fueron abandonadas durante el ataque italiano a Yugoslavia. Los italianos destruyeron la mayor parte de las fortalezas en el territorio ocupado mientras que los alemanes los estaban inventariando, en algunos fueron instalados cuadrillas militares, otros fueron minados.

Estas fortalezas se pueden ver hoy en día, aunque han sido olvidadas por mucho tiempo y sólo se utilizan recientemente para propósitos turísticos.

El ingreso a las fortificaciones sólo es posible si va acompañado de un guía.

Montículos de Bottle Creek

Montículos de Bottle Creek

Coordenadas: 31°00′32″N 87°56′26″O

Montículos de Bottle Creek

Hito Histórico Nacional

Lugar inscrito en el Registro Nacional de Lugares Históricos

Localización administrativa

País: Estados Unidos

División: Condado de Baldwin

Localidad: Stockton

Historia

Estilo: Montículo de plataforma

Abandono: 1550

Ocupantes : Cultura Pensacola

Descubrimiento: 1932

Arqueólogos: David L. DeJarnette

Gestión

Propietario: Comisión Histórica de Alabama

Los Montículos de Bottle Creek es un sitio arqueológico propiedad y monitoreado por la Comisión Histórica de Alabama ubicado en una isla pantanosa baja dentro del delta del río Mobile-Tensaw al norte de Mobile, Alabama, Estados Unidos. Fue ocupado por los pueblos de la Cultura Pensacola, una variante de la Cultura Misisipiana y es el sitio misisipiano más grande de la costa central del Golfo. Fue designado como Hito Histórico Nacional el 10 de marzo de 1995, lo que lo convierte en uno de los dos únicos sitios de este tipo en Alabama (junto con el Sitio arqueológico de Moundville).1

Historia

El sitio fue ocupado entre 1250 y 1550, y sirvió como punto focal para la interacción con otras áreas de la cultura misisipiana a lo largo de la costa y el interior del sureste de los Estados Unidos. Se encuentra en Mound Island en el delta del río Mobile-Tensaw, al norte de la actual Mobile, e incluye 18 montículos de plataforma, el más alto 45 pies (13,7 m) de alto. Cinco de esos dieciocho montículos están puestos alrededor de la plaza central. Era el cacicazgo misisipiano más grande en la costa norte-central del Golfo. Es difícil llegar a pie; sin embargo, habría sido de fácil acceso en canoas, el principal medio de transporte de los pueblos de la región. Se encuentra cerca de la confluencia de los ríos Tombigbee y Alabama. Los arroyos se convierten en un laberinto de ramas y pantanos en la cabecera de la Bahía de Mobile. El sitio era un centro ceremonial para la gente de Pensacola, así como un centro social, político, religioso y comercial para la región del Delta del Mobile-Tensaw y de la costa central del Golfo.1

El sitio de Bottle Creek se cartografió por primera vez en la década de 1880, pero su ubicación en el medio del delta, completamente rodeado por un pantano y oculto por inmensos cipreses, lo hacía inaccesible. Esto lo protegió de la mayoría de los saqueos que ocurrieron en sitios similares en el sureste. Era un centro ceremonial para la gente de LA Cultura Pensacola y servía como puerta de entrada a su sociedad a pesar de su ubicación aparentemente remota. Fue investigado profesionalmente por primera vez en 1932 cuando David L. DeJarnette, del Museo de Historia Natural de Alabama, comenzó su trabajo allí para determinar si el sitio tenía una relación cultural con Moundville, conectado al norte por un sistema fluvial.1​ Fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1974.2

Acceso

Debido a su ubicación remota, el sitio solo es accesible para los visitantes a través de recorridos en motos acuáticas que salen de Stockton, Alabama. Los recorridos salen todos los días y duran unas 4 horas en barco y de 6 a 8 horas en canoa o kayak. Los viajes consisten en una travesía hacia y desde Mound Island y discusiones interpretativas sobre los pueblos de la Cultura Misisipiana que vivían en Bottle Creek, incluido su deporte, comida, cultura y una visita a la cima del montículo más grande.3

 Bottle Creek siguió siendo un sitio importante para los indios locales, como los mobilianos, hasta bien entrado el siglo XVIII, y se cree que el explorador francés y fundador de Mobile Jean-Baptiste Le Moyne de Bienville visitó el sitio en 1702. Ahora es propiedad Por el estado de Alabama, Bottle Creek fue declarado Monumento Histórico Nacional el 10 de marzo de 1995, uniéndose al Parque Arqueológico de Moundville como el único otro sitio nativo americano así reconocido en el estado de Alabama. Es administrado por la Comisión Histórica de Alabama.

Montículo A de Bottle Creek Los pueblos de la cultura de Pensacola estaban relacionados culturalmente con los pueblos del período geográficamente expansivo del Misisipi, que caracterizó una gran parte del sureste a partir del año 1000 aproximadamente. La evidencia arqueológica, incluida la característica cerámica templada con conchas, indica que la cultura de Pensacola se extendió a lo largo del costa desde la Bahía Choctawhatchee en el oeste de Florida hasta el lado este del delta del río Mississippi en Luisiana. La mayor concentración de aldeas y artefactos de Pensacola se produjo a lo largo de Mobile Bay en el delta Mobile-Tensaw y en la parte sur de los valles de los ríos Tombigbee y Alabama.

Investigaciones arqueológicas recientes en el sitio de Bottle Creek muestran que la gente de la cultura Pensacola probablemente se mudó al área desde el norte y el oeste. Los primeros artefactos indican que las personas que vivían en Bottle Creek y otros sitios de la costa del Golfo estaban en estrecho contacto con los pueblos de Moundville a lo largo del río Black Warrior. También hay evidencia de cierta interacción con personas de la cultura Plaquemine (una variante de la cultura del Mississippi) del valle del Bajo Mississippi.

Efigie humana

El sitio de Bottle Creek contiene más de 18 montículos, el más alto se eleva aproximadamente 16 metros (52 pies) sobre el pantano. Aunque el sitio se conoce desde hace tres siglos, su aislamiento físico lo ha mantenido relativamente tranquilo. Hasta hace relativamente poco tiempo, se sabía poco sobre el sitio o sus habitantes, aparte de la evidencia clara de que los ocupantes de Bottle Creek probablemente controlaban, o al menos influenciaban, las actividades de un gran número de personas a lo largo de la costa norte del Golfo.

En 1991, el Museo de Historia Natural de Alabama estableció el Gulf Coast Survey para realizar excavaciones en el sitio de Bottle Creek. Los principales objetivos del proyecto eran explorar la historia del sitio y la cambiante vida cultural de sus habitantes. Las excavaciones iniciales en vertederos de basura prehistóricos revelaron fragmentos de cerámica, conchas y herramientas de piedra, así como muchos huesos de animales, que indican a los científicos lo que comía la gente.

Cerámica templada en concha Los investigadores realizaron estas excavaciones para determinar qué tipo de estructura social regía la vida de los habitantes de Bottle Creek y qué cambios se produjeron en su cultura durante los siglos que estuvo ocupado el sitio. Al examinar los artefactos recuperados de varios períodos de la historia del sitio, los arqueólogos pueden catalogar los cambios en el diseño, el material, las técnicas de fabricación y otras características. Por ejemplo, los investigadores han descubierto que las clases dominantes vivían en la cima del Montículo A y que, aunque comían el mismo tipo de alimentos que las clases bajas, la calidad de sus alimentos era mejor. Tenían cortes de carne más finos (como lo demuestran los tipos de huesos recuperados) y grandes cantidades de maíz, e incluso comían mariscos más grandes. La cerámica recuperada del sitio también nos habla sobre la estructura social en Bottle Creek. Las personas que vivían en los pequeños montículos de casas que rodeaban el Montículo A usaban el mismo tipo de cerámica que los nobles, pero parecen haber tenido muchos más recipientes para cocinar que tazones y platos para servir.

Una de las estructuras más intrigantes de Bottle Creek es el Montículo L, una formación inusual en el extremo sur del sitio. Las excavaciones realizadas en 1991 revelaron que el montículo albergaba al menos dos edificios en su cima durante las últimas etapas de construcción, que probablemente tuvieron lugar desde finales del siglo XVI hasta principios del siglo XVIII. Cientos de agujeros para postes indican que había muchos edificios encima del montículo. Desafortunadamente, hay poca evidencia de sus funciones.

Se llevaron a cabo excavaciones adicionales en la gran terraza redondeada que se proyecta en el extremo noreste del Montículo B. Una zanja de prueba, excavada en 1994, mostró con bastante claridad que hubo un grado considerable de ingeniería involucrada en la construcción del Montículo B y la terraza. Claramente, los habitantes de Bottle Creek eran notablemente sofisticados cuando se trataba de mover tierra. Bottle Creek fue probablemente un importante centro religioso durante gran parte de su historia. Es posible que, dada la cantidad de túmulos funerarios encontrados en los bordes exteriores del asentamiento, eventualmente se convirtiera en un centro mortuorio a la manera de Moundville. Pero ¿por qué este lugar remoto en el centro de un pantano atrajo a sus antiguos habitantes? La respuesta a esta pregunta tal vez esté más allá del ámbito de la arqueología.

Moundville, jaguar de Alabama

Etimología de Alabama: La ortística original de esta palabra fue Albaamaha, seguida por Alibamu. Es Itza Maya y significa “Lugar de”. Ha es Chontal e Itza Maya. Significa río. La sílaba “baamá) es irreconocible en varios diccionarios mayas, pero bien podría ser un acortamiento de la palabra para el jaguar, balam. Entonces la traducción sería “Plucéluva del Río Jaguar”. Allí estamos jaguares en la región de la Costa del Golfo hasta finales del Período Colonial. Richard Harlan, contemporáneo del famoso naturalista James Audubon, escribió que los jaguares fueron vistos al este del Mississippi a principios de la década de 1800. Estaban en las Montañas Apalaches del Sur hasta al menos 1737.

Puerto interno de montados de Bottle Creek

El montículo A de Bottle Creek fue construido hace más de 500 años y mide 45 pies de altura. (Guy Busby/Press-Register)

En 1702, un joven franco-canadiense trepó un montón de 45 pies en una isla aislada en lo profundo del delta del río Tensaw.

La isla había sido el hogar de hasta 2.000 personas en los 1300 y 1400. Al comienzo de la década de 1700, estaba casi desierto, pero todavía tenía en cuenta la estima por las tribus locales. Un indio, que había pagado con una pistola para guiar al joven al lugar, no se acercaba a los restos de un templo en la parte superior del montículo.

Solo, el joven entró en el templo. En su interior, encontró cinco figuras de arcilla, un hombre, una mujer, un niño, un oso y un búho. Ninguna roca gigante rodó para perseguir al explorador, aunque su guía fue reportado como aterrorizado de que él había tomado los objetos.

Alrededor de 1250, los indios del área de Moundville llegaron al sur y comenzaron a vivir en el sitio. El sitio donde estábamos, Mound A, es el más alto de los 18 montículos de la isla. La estructura probablemente tarda unos 100 años en construirse en etapas, dijo al grupo Greg Waselkov, director del Centro de Estudios Arqueológicos de la Universidad del Sur de Alabama.

El templo se fue hace mucho. Bienville envió las figuras de arcilla a Francia y nadie sabe lo que les pasó.

Aislada en el Delta, Mound Island aún guarda misterios. Nadie está seguro de por qué los indios eligieron la ubicación. Una teoría era que querían una parte del lucrativo comercio de conchas entre las tribus costeras y las tribus del interior.

Otra razón pudo haber sido la protección. La zona ya estaba ocupada cuando los indios bajaron del norte y los recién llegados habrían sido considerados invasores. Se han encontrado señales de fortificaciones alrededor de partes de la isla.

Nadie está seguro de dónde vino la materia para los montados. La isla tiene dos áreas donde se cavaba arcilla de fosas, pero los sitios son demasiado pequeños para explicar toda la materia necesaria para construir los montados.

El sitio fue un centro político, cultural y religioso durante unos 300 años, controlando una región desde el Panhandle de Florida hasta el río Mississippi.

Escalar el equivalente a más de cuatro pisos en los lados empinados de la ladera te da un aprecio por la escala de la empresa. Desde lo alto del montaje, se mira hacia abajo en lo que era una comunidad próspera hace más de 700 años.

La cultura que construyó los montículos se desvaneció en la época del primer contacto europeo. Incluso sus propios descendientes, los Creeks y Choctaws, estaban desconcertados por los montículos. Hoy en día, el sitio se ve tanto como lo hizo cuando Bienville lo visitó.

Las estructuras que dejaron atrás estaban bien diseñadas, un recordatorio aislado en el Delta de las capacidades de los que vinieron antes que nosotros.

Tinkinswood

Tinkinswood

Tinkinswood o su nombre completo Tinkinswood Burial Chamber (galés: Siambr Gladdu Tinkinswood), también conocido como Castell Carreg, Llech-y-Filiast y Maes-y-Filiast,[2] es una cámara funeraria megalítica, construida alrededor de 6,000 BP (antes del presente), durante el período neolítico, en el valle de Glamorgan, cerca de Cardiff, Gales.

Cámara funeraria de Tinkinswood

Ubicación: Comunidades rurales de San Nicolás y Duffryn

Región: Vale of Glamorgan ( Bro Morgannwg ), Gales ( Gales : Cymru )

Coordenadas: 51 ° 27′4.96 ″ N 3 ° 18′29.17 ″ W

Tipo: Dolmen [1]

Períodos: Neolítico

Notas del sitio

La estructura se llama dolmen,[1] que era la estructura megalítica más común en Europa. El dolmen es del tipo de tumba de Severn-Cotswold,[2] [3] y consiste en una gran piedra angular en la parte superior, con piedras verticales más pequeñas que lo sostienen. La piedra caliza de Tinkinswood pesa aproximadamente 40 toneladas de largo y mide 24 pies (7,3 m) x 14 pies (4,3 m);[2] se cree que es el más grande de Gran Bretaña y también de Europa.[4] [5] Se necesitarían unas 200 personas para levantar la piedra en la posición correcta.[2] Originalmente estaba todo cubierto por un montículo de tierra, que se ha eliminado con el tiempo. El montículo restante detrás de la estructura mide aproximadamente 130 pies (40 m) x 59 pies (18 m) de tamaño.[2]

Historia

Dentro de la cámara funeraria con el capstone en la parte superior

Tinkinswood fue una vez una aldea, pero ahora todo lo que queda es la cámara funeraria, que se construyó alrededor de 6000 BP,[6] unos 1,000 años más o menos antes de que se construyera Stonehenge.[3] El sitio fue excavado en 1914,[2] [3] y dentro de la cámara había 920 huesos humanos, que estaban casi todos rotos. Esto demostró que al menos cuarenta personas de todas las edades y sexos fueron enterradas allí durante el período neolítico; parecería ser una cámara funeraria utilizada por todo el asentamiento.[2] Los cadáveres de los muertos probablemente quedaron expuestos antes de ser trasladados a la cámara funeraria. También se ha encontrado cerámica de estilo neolítico y campana de cristal, lo que demostró que la tumba de la cámara funeraria probablemente fue utilizada por una comunidad durante un largo período de tiempo, tal vez hasta el período temprano de la Edad del Bronce.[2] El trabajo de restauración se llevó a cabo al mismo tiempo, con un pilar de ladrillo construido para soportar la piedra angular.[2] [3]

Desde el sitio, dos líneas paralelas de piedras forman una avenida que se aleja de la cámara funeraria hacia el sureste. A lo largo de una segunda avenida hacia el noreste se encuentran muchas piedras. Una gran piedra individual se encuentra al este, y dos piedras planas paralelas apuntan a la cima de la cercana colina Coed Sion.[3]

El sitio es administrado por Cadw,[4] un organismo del gobierno galés responsable de la protección, conservación y promoción del patrimonio construido de Gales. En octubre de 2011, comenzaron nuevas excavaciones en el sitio.[7]

Mitos y leyendas

Muchos de los mitos y leyendas de Tinkinswood también están asociados con el cementerio cercano de St Lythans, a poca distancia. [5] La leyenda dice que cualquiera que pase una noche en Tinkinswood las tardes antes del Primero de Mayo, el Día de San Juan (23 de junio) o el Día del Medio Invierno moriría, se volvería loco o se convertiría en poeta.[2] Esta leyenda es similar a la leyenda general sobre las cimas de las montañas. Se dice que el grupo de cantos rodados al sudeste del monumento son mujeres que fueron convertidas en piedra para bailar en el día de reposo, otra leyenda asociada con los dólmenes.[5]

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Impresión del sitio (no a escala) que mide aproximadamente 131 ‘(40m) por 59’ (18m).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tinkinswood de noche (Foto: Ben Salter)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Charco embarrado en el interior del monumento (Foto: Ben Salter)

Pilar de ladrillos con la fecha de la excavación (Foto: Judy Davies)

También se llevaron a cabo obras de restauración en el momento en que se realizó la excavación de 1914, y se añadió además un pilar de ladrillo para asegurar un apoyo adecuado a la losa horizontal.

Leake Mounds

Leake Mounds

Sitio de Leake Mounds en 2015

Ubicación: Cartersville, Georgia, Condado  de Bartow, Georgia, EE.UU.

Región: Condado de Bartow, Georgia

Coordenas: 34o8o21.55-N 84-50-46.03-W

 Historia

Fundada: 300 a.C.

Abandonado: 1500 d.C.

Periodos: Middle Woodland, fase Lamar

Culturas: Swift Creek Culture, South Appalachian Mississippian culture

 Arquitectura

Detalles arquitectónicos: Número de templos: 3

Leake Mounds (9BR2) es un importante sitio arqueológico en el condado de Bartow, Georgia construido y utilizado por los pueblos de la cultura Swift Creek. El sitio está a 2,2 km al oeste de los conocidos montañosos de Etowah en el río Etowah. Es anterior a ese sitio por cientos de años.

La excavación de casi 50.000 pies cuadrados (4.600 m 22) en el sitio mostró que Leake Mounds fue uno de los sitios de período Middle Woodland más importante en esta área de alrededor de 300 a.C. a 650 CE. Era un centro con lazos en todo el sureste y el medio oeste. Fue abandonado alrededor de 650 d.C. No fue ocupada de nuevo durante casi novecientos años, hasta alrededor de 1500, por diferentes pueblos cerca del final del período de la cultura misisipeda.[1]

El sitio incluye al menos tres grandes montículos de plataforma y un gran foso/diputado semicircular. Mientras que gran parte de los montículos fueron arrasados para ser utilizados como relleno vial para la expansión de la Ruta Estatal 113 de Georgia y la Ruta Estatal de Georgia 61 en la década de 1940, siguen siendo porciones significativas del sitio. Varios sitios en la cercana Montaña Ladds estaban integralmente asociados con Leake, incluyendo Shaw Mound, un montículo funerario de piedra; Indian Fort, un recinto de la pared de piedra; y Ladds Cave, una gran cueva.

Ejemplos de un tipo de decoración de cerámica que consiste en un chequeo en forma de diamante encontrado en Leake Mounds también son conocidos de los sitios de Hopewell en Ohio (como Seip, Rockhold, Harness y Turner), el sitio de Mann en el sur de Indiana. Este estilo también se ha encontrado en la cerámica en otros sitios del sur, como el sitio Miner’s Creek, 9HY98 y el sitio de Mandeville en Georgia, y el sitio de Yearwood en el sur de Tennessee.[2]

¿Qué es el sitio Leake y por qué es importante?

El sitio de Leake es un sitio arqueológico de nativos americanos que se encuentra a lo largo del río Etowah al suroeste de Cartersville, Georgia, en el condado de Bartow. El sitio contiene los restos de una ocupación india americana que duró aproximadamente desde el 300 a. C. hasta el 650 d. C. Estos restos incluyen tres montículos de tierra y una gran zanja circular, junto con un extenso “basurero” que representa una mezcla de tierra oscura de desechos orgánicos descompuestos y artefactos. . El sitio fue excavado antes de la ampliación de la carretera estatal 61/113, con más de 50,000 pies cuadrados excavados. La investigación arqueológica del sitio Leake reveló que este sitio representa un centro importante durante el período prehistórico del Bosque Medio, ocupando un lugar destacado en la interacción entre los pueblos. de todo el sureste y el medio oeste de los Estados Unidos.

Mapa del sitio.

El sitio de Leake fue registrado inicialmente a finales del siglo XIX por investigadores del Instituto Smithsonian bajo la supervisión de Cyrus Thomas. James Middleton y John Rogan produjeron cada uno mapas de Leake, que representan tres montículos; Rogan también excavó una parte del Montículo B. Desafortunadamente, los montículos de tierra en Leake fueron arrasados ​​en la década de 1940 para usarlos como relleno de carreteras cuando la carretera Dallas – Rockmart Road (State Highway 61/113) se trasladó a su ubicación actual, por lo que sabemos relativamente poco sobre las últimas etapas de los montículos. Sin embargo, las partes inferiores de los montículos permanecen y han proporcionado información importante sobre su época de construcción y uso. Además de lo que se ha encontrado mediante excavaciones arqueológicas, los mapas históricos, las descripciones y las fotografías del sitio de Leake han sido de gran ayuda para reconstruir el diseño del sitio de Leake.

Fotografía aérea comentada de 1938 que muestra el sitio de la fuga antes de la demolición de los montículos.

Alrededor del año 300 a. C., la población local comenzó a vivir en el sitio de Leake, similar a las numerosas otras aldeas que salpicaban el valle de Etowah en ese momento. Durante los siglos siguientes se inició la construcción de monumentales movimientos de tierra. En particular, sabemos que se construyeron las primeras etapas del Montículo B y al menos una parte de la zanja. Parece que la zanja era un antiguo canal del río Etowah que fue modificado por los ocupantes. Si bien la mayoría de la cerámica y otros restos de la ocupación temprana representan productos locales, la presencia minoritaria de artículos no locales indica que pueblos de otras partes del este de EE. UU. estaban visitando el sitio y/o que los locales traían materiales extranjeros de sus países. viajes. Hemos identificado cerámica de la costa del Golfo y del norte de Mississippi/Alabama, mientras que un pequeño fragmento de cobre puede derivar de la región de los Grandes Lagos. Estos materiales fueron recuperados de un área cercana al Montículo B que es indicativo de actividades grupales/comunales. Estas actividades parecen haberse centrado en la construcción de movimientos de tierra y los rituales asociados con esto.

Fotografía de 1917 de Leake Mound B tomada desde el borde norte del Mound A. Observe la cumbre de la montaña Ladds al fondo a la derecha y el caballete del ferrocarril sobre el río Etowah en el centro a la derecha.

Alrededor del año 100 d.C., la ocupación del sitio se desplaza hacia el oeste/suroeste desde el interior del área creada por la zanja hacia el exterior del área de la zanja. Este cambio coincide con la aparición de la complicada cerámica estampada de Swift Creek, un tipo de cerámica caracterizada por diseños elaborados que fueron impresos en el exterior de las vasijas (ver aquí imágenes de esta cerámica). La cerámica de Swift Creek se encuentra en la mayor parte de Georgia y partes de los estados circundantes; Leake se encuentra en el extremo norte de su distribución. Además de la cerámica de Swift Creek, la cantidad de artículos y materias primas rituales y no locales aumenta drásticamente en este momento. Esto incluye láminas de escamas de pedernal Flint Ridge de Ohio; cerámica de la Costa del Golfo; figuritas cerámicas de seres humanos y animales; cristales de cuarzo; grafito; cobre; galena; mica; y hematita. Muchos de estos elementos son representativos de la participación dentro de la esfera de interacción de Hopewell, en la que poblaciones de todo el este de Estados Unidos interactuaron en contextos sociales, económicos, políticos y religiosos. Al igual que hoy, personas y grupos realizaban viajes de larga distancia y peregrinaciones a centros y lugares imbuidos de un poderoso significado cultural. En general, se cree que en esos sitios se llevaban a cabo rituales y ceremonias, particularmente en relación con los movimientos de tierra. Por sus monumentales movimientos de tierra, Leake era uno de esos lugares.

Aproximadamente en el año 400 d.C., el sitio de Leake se había expandido aún más hacia el oeste/suroeste. En esta área se construyó una gran estructura cuadrada, que mide aproximadamente 35′ de lado y abarca casi 1200 pies cuadrados. Los restos en el área sugieren que esta estructura fue utilizada para actividades comunitarias/grupales más que como una casa doméstica. Cerca se encontraron los restos de un gran festín, que incluía venados, pavos, pájaros y tortugas. Los artefactos de este foso de banquete incluyen muchos materiales exóticos y de valor social que indican una fuerte conexión con la Costa del Golfo, como un diente de tiburón y cerámica de esa zona. El contexto de estos artefactos sugiere que fueron utilizados y descartados en una muestra de las conexiones sociales y el prestigio de los patrocinadores. En algún momento alrededor del año 650 d. C., el sitio de Leake fue abandonado y no fue reocupado hasta alrededor del año 1500, hacia el final de lo que los arqueólogos llaman el período del Mississippi.

Justo al otro lado del río Etowah, en la cercana montaña Ladds, hay varios sitios importantes (Shaw Mound, Indian Fort y Ladds Cave) que estaban integralmente relacionados con el sitio de Leake. Todos estos sitios también fueron documentados por investigadores del Instituto Smithsonian al mismo tiempo que Leake. Se descubrió que la cueva Ladds había sido sellada con piedras, y en sus profundidades se registraron fósiles de animales y huesos humanos. El “Fuerte Indio” en la cima de la Montaña Ladds era un muro/recinto circular de piedra que fue cartografiado y descrito por Charles Whittlesey en 1881. Si bien el nombre “Fuerte Indio” implica que era una fortificación defensiva, más bien representaba un recinto que Habría servido como lugar para actividades ceremoniales. Este sitio fue desmantelado en 1936 para poder utilizar la piedra como relleno de carreteras.

Fotografía aérea comentada de 1938 que muestra el sitio de Leake y los sitios de Ladds Mountain.

El Shaw Mound era un túmulo de piedra al pie de la montaña Ladds que fue desmantelado alrededor de 1940 para recolectar las piedras para rellenar el camino y satisfacer la curiosidad del propietario. En el interior se encontró un solo individuo, enterrado con varios objetos de cobre, incluido un hacha (hacha), una coraza y un recorte; grandes láminas de mica encima de la cara y el pecho; y hachas de piedra. Los restos de la producción de estos artículos abundan en el sitio de Leake. Este entierro proporciona información significativa sobre el sistema social que caracterizó las culturas locales. Enterrado aparte de los demás en un gran montículo al pie de esta montaña, este personaje fue sin duda un líder prominente asociado con el sitio de Leake. Se les puede equiparar con un “Gran Hombre/Mujer”, una persona que ha alcanzado una posición de alto prestigio social y poder a través de sus acciones y no a través de la herencia. Probablemente jugaron un papel decisivo en los acontecimientos ceremoniales, políticos y económicos en Leake, como la organización y el apoyo a la construcción de los movimientos de tierra.

1936 Fotografía de Shaw Mound en medio de un campo de maíz. Shaw Mound es visible como la elevación en el centro, mientras que la cara minada de los edificios Ladds Mountain y Ladds Lime Works Company están a la izquierda. La cueva Ladds estaba ubicada en el área de la montaña que ha sido minada.

Es probable que la presencia de Ladds Cave, ahora ausente debido a la minería, haya sido un factor principal en el desarrollo del sitio de Leake; Se sabe que las cuevas fueron un símbolo del Mundo Inferior para los indios del sureste, y se han encontrado entierros y otras evidencias de actividades rituales durante este tiempo en cuevas de todo el sureste. Junto con esto, el entorno geológico y geográfico ayudó a impulsar su rápido crecimiento. Debido a la rica y diversa geología, las rocas y minerales que se utilizaron para crear elementos de alto valor social (mica, grafito, cristal de cuarzo, hematita y ocre rojo) estaban fácilmente disponibles en la zona. Además, el entorno fisiográfico cerca de la interfaz de varios valles fluviales importantes (es decir, Tennessee, Chattahoochee/Apalachicola, Coosa, Ocmulgee/Altamaha) conectaba este lugar con la costa del Golfo, la costa atlántica y el Medio Oeste. Este entorno y los restos arqueológicos encontrados en Leake indican que el sitio era una “puerta de entrada” entre el Sureste y el Medio Oeste. Leake sirvió como centro de peregrinación, lugar de parada durante la preparación de los viajes, pueblo residencial y lugar de ceremonias y culto religioso.

Mapa que muestra los principales sistemas fluviales en relación con el sitio de Leake.

Se desconocen las razones precisas del abandono del sitio de Leake alrededor del año 650 d.C., aunque coincide con un cambio regional en los patrones de asentamiento y organización política. La cerámica de Swift Creek se sigue fabricando en otras áreas del estado, como el centro y noreste de Georgia, pero en general falta en el noroeste de Georgia después de esta fecha. Puede ser que la ideología comunal de los seguidores de Swift Creek no encajara con el surgimiento de un sistema social más desigual que floreció en el período del Mississippi, de modo que este sistema social basado en el apoyo comunitario esencialmente se erosionó. Puede ser que los recursos económicos necesarios para sustentar grandes concentraciones de personas se agotaron durante los varios siglos de ocupación. Puede deberse a factores que no son fácilmente identificables en el registro arqueológico. Aunque los monumentales movimientos de tierra construidos por estas personas ya no son visibles, el complejo del sitio Leake es tan fascinante e importante como los montículos Etowah más jóvenes que se encuentran 2 millas río arriba. Las investigaciones arqueológicas del sitio de Leake han proporcionado respuestas a muchas preguntas sobre las actividades de las personas durante este período de tiempo; al mismo tiempo, han planteado muchas preguntas adicionales que los investigadores intentarán responder en las próximas décadas. Y al igual que los Montículos Etowah, la importancia del sitio de Leake aboga por la protección de las partes restantes para que todas las personas puedan compartir esta historia.

Mapa de Leake de la década de 1880 por James D. Middleton.

 

 

Fotografía aérea de 1943 que muestra la colocación de una nueva carretera y la demolición de montículos.

 

 

 

 

Figuras humanas de cerámica.

 

 

 

 

Cuenco de cerámica estampado complicado de Swift Creek reconstruido.

 

 

 

 

1883 Mapa y descripción del fuerte indio por Charles Whittlesey (de Wauchope 1966).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pugung Raharjo

Pugung Raharjo

Coordenadss: 5.3020°S 105.5710°E

Pugung Raharjo (a veces llamado Pugungraharjo) es un sitio arqueológico de 30 hectáreas en la regencia de la región de Lampung en la provincia de Lampung, en el sur de Sumatra, en Indonesia. El sitio fue descubierto en 1957. Hay una antigua estructura megalítica, también conocida como Pugung Raharjo Pyramid. Allí otras estructuras megalíticas del siglo XII al XVI CE, así como restos prehistóricos que datan de 2500 a.C. Es conocido localmente como el “Taman Purbakala Pugung Raharjo” (Pugung Raharjo Archaeological Park). Está situado a unos 50 km de la capital provincial.

Historia

El sitio fue descubierto por los transmigrantes en 1957. La investigación en el sitio comenzó en 1968. En 1973, 1975, 1977 y 1980 se realizaron nuevas investigaciones. Visto desde cronológicos, artefactos y características, el sitio era considerado único y variado. Esto se debe a que en el sitio se encontraron muchas reliquias de megalítico (circa 2500 a.C.), hindú-budista y período islámico.[2] Una escultura de bodisatva encontrada en el sitio mostró que el sitio fue reutilizado como un lugar sagrado budista después de que la religión se extendió a Indonesia.[3] Artefactos desenterrados en el sitio sugieren que el área estaba fuertemente bajo la influencia del Imperio Sriwijaya, con sede en Palembang.[cita necesaria] Se encontró que las cuentas y la porcelana china indican que el área estaba fuertemente bajo la influencia del Imperio Sriwijaya, con sede en Palembang.[cita necesaria] Los hallazgos de cuentas y la porcelana china indican que las personas de la zona también estaban vinculadas a redes comerciales internacionales que visitaban el cercano estrecho de Sunda. El sitio fue descubierto en la década de 1950 cuando los transmigrantes se mudaron a la zona y comenzaron a limpiar la selva. El sitio se conserva ahora como monumento nacional.

Diseño

El sitio está rodeado de trincheras y obras de tierra protectoras. El sitio era claramente una comunidad fortificada. Esto probablemente era necesario para proteger a los lugareños de los ataques de piratas que pasaban por el cercano Estrecho de Sunda, una importante vía fluvial dentro de antiguas redes comerciales del Océano Indico. Dentro de las paredes hay un racimo de megalitos de piedra fálico. El monumento restante más sustancial es un gran templo de tierra adosado. Hay varios montículos más pequeños dentro de las paredes. Un pequeño museo es el pueblo cercano de Pugung Raharjo alberga una colección de hallazgos del sitio, incluyendo algunas estatuas impresionantes que a menudo se describen como “polinesia” en estilo.

Parque Arqueológico Pugung Raharjo

 Lampung es una provincia más meridional de la isla de Sumatra. Esta a 45 minutos de vuelo desde Yakarta. El parque arqueológico del patrimonio cultural contiene la vida en tiempos prehistóricos del hinduismo, el budismo y el Islam. La ubicación está en el pueblo de Pugung Raharjo, distrito de Sekampung Udik, Regencia de Lampung del Este. Situado a unos 52 kilómetros de la ciudad de Bandar Lampung, este parque arqueológico se puede llegar durante 2 horas en transporte terrestre.

Al llegar a la ubicación del Parque Arqueológico Pugung Raharjo, se puede ir directamente a la atracción turística, ya que este sitio arqueológico no cobra entradas. Yendo a este sitio de 6 hectáreas, inmediatamente disfrutará de la belleza natural de este sitio que se encuentra en el medio de la plantación de maíz y lejos de la comunidad residencial.  Visitando aquí, puede ver una serie de sitios antiguos, como la fortaleza del castillo,  seis sitios de punden berundak (los edificios  que están dispuestos en terrazas y sirven como un lugar de culto del espíritu de los antepasados), el sitio de Batu Mayat y el estanque megalítico.

La fortaleza de trinchera cuadrada se extiende alrededor de todo el sitio arqueológico. El castillo y la trinchera ahora parecen como un gran montículo, cubierto de tierra y cubierto de hierba. En tiempo antiguo, este fuerte de trinchera funcionaba como un refugio de la perturbación de animales salvajes o ataques enemigos.

Al entrar  más  adentro, puedes ver muchos punden berundak. El tamaño varía y hay punden berundak primero, segundo y tercero. Se prevé que el punden berundak es una reliquia de la era Megalítica unos 2.500 años antes de Cristo. En la antigüedad, el punden berundak funcionaba como un lugar de adoración a los espíritus ancestrales, o como un cementerio. En el área del sitio también existe el complejo de Batu Mayat. Hay varias rocas apiladas y planas que forman un rectángulo parecido a una jaula.

También hay piedras que tiene forma como genital  masculina, piedras arañadas, piedra inscrita con la letra T que simboliza la fertilidad (de hembra) y la mesa de piedra. El Complejo de piedra de Batu Mayat solía funcionar como una ceremonia relacionada con el culto y la fertilidad.

En  complejo de sitio también hay estanques megalíticos. Se dice que, este lugar es un lugar para tomar agua para satisfacer las necesidades de la vida y los rituales. La gente local cree que el agua en el estanque es un agua mágica. Sacan agua del estanque como un portador  de suerte, también hierba para mantenerse joven. (brg)

Parques Arqueológicos Pugung Raharjo

El Parque Arqueológico Raharjo Pugung se encuentra en una zona plana de 80 metros de altitud y está rodeado por una antigua reliquia de guerra antigua

En 1957, el Parque Arqueológico Pugung Raharjo descubierto por primera vez por la gente accidentalmente. Anteriormente, el sitio arqueológico Parque Arqueológico Pugung Raharjo aún poblado. Inicialmente la gente lo consideraba bosque embrujado. Hasta que finalmente en 1954, el bosque abre los transmigrantes de Pugung para asentamientos. En ese momento, los migrantes encuentran una gran estructura de piedra, montículo en forma cuadrada y estatuas de piedra Badhariah hija. El descubrimiento de sitios históricos fue reportado al Departamento de Antiguedades Yakarta. En el estudio inicial realizado en 1968 concluyó que el Parque Arqueológico Pugung Raharjo una reliquia de megalítico-clásico.

Parques Arqueológicos Pugung Raharjo es bastante único porque los sitios arqueológicos semcam rara vez se encuentran en otros lugares. En el Jardín de Antiquities Pugung Raharjo, se pueden encontrar las herramientas utilizadas por los humanos antiguos en forma de grandes rocas. Usted puede ver la piedra erguida o Menhir, la piedra de Dolmen o una mesa, y una piedra de tumba que una vez fue usada por el hombre antiguo como un lugar de culto, un lugar de deliberación, y lugar de entierro. Además, se cree que las reliquias de la cultura búdica y hindú se encuentran en el Parque Arqueológico Pugung Raharjo, incluyendo cerámica de la dinastía Han, Sung, y Ming y una estatua polinesia se originaron desde el siglo VI hasta el siglo XV.

En el Jardín de Antiguedades Pugung Raharjo hay dos fuertes, uno en el este y otro en el oeste. Tanto el fuerte en forma de un montaje circular con una altura de 2 a 3,5 metros de montaje y en el exterior hay una zorzal de 3-5 metros de profundidad. Este del fuerte tiene una longitud de unos 1.200 metros, mientras que el lado occidental es sólo de 300 metros. En algunas partes hay un camino que conecta el interior y el exterior del castillo. Se dice que ambos se utilizaron como protección contra enemigos y animales salvajes.

En la zona de Antiquities del Estado Pugung Raharjo también contenía 13 terrazas de juego, de gran tamaño y tamaño pequeño. Originalmente la escalera de punden parece un montaje de techos cubiertos de tierra, pero después de la limpieza resultó ser una terraza de varios pisos. Allí terrazas de bollos que tienen dos y tres niveles, se dice que según el estatus social de entonces. Los cuerpos de piedra encontrados en el Parque Arqueológico Pugung Raharjo tienen una longitud de 205 cm y de diámetro 40 cm. Cuerpos de piedra incrustados en el medio de las otras piedras a su alrededor en forma rectangular. Las piedras que rodean el altar de piedra, entre otras, menhir menhir-pell, y sólo placa en forma de arañado como la letra “T” a ambos lados.

También puede encontrar una piedra con un agujero que la cantidad y la ubicación del agujero es irregular. La piedra perforada ubicada cerca de la primavera estaba hecha de gris de piedra negra. En la superficie hay 4 agujeros lo suficientemente grandes. El número total de piedra con un agujero es de 19 piezas. Además de la piedra con un agujero, en el Jardín de Antiguedades Pugung Raharjo También se puede encontrar mortero de piedra. La piedra con un agujero tiene dos tipos, una piedra sin forma como se encuentra en el borde de la época junto a la piscina y las otras piedras rectangulares en forma. También hay cuatro piedras arañadas supuestamente usadas como herramienta para afilar las armas.

Una pirámide, o montículo, en el sitio megalítico de Pugung Raharjo, Indonesia

Fuente de la foto: Lampuung.com

Pancar.id, Lampung – Pugung Raharjo es conocido como el Parque Arqueológico, que también es conocido como el sitio de tres eras, porque ha pasado por las civilizaciones Praaksara, hindú-budista e islámica.

Las cuatro eras son la era paleolítica o período de caza simple (45.000-15.000 a. C.), el período mesolítico o de caza avanzada (6.500-2.000 a. C.), el período neolítico o agrícola (4.500-2.500 a. C.) y el período de plantaciones (2.500 a. C.). -2.000 a.C.).

Dentro del fuerte, se encontraron varios punden en terrazas grandes y pequeños. Este artefacto se utilizó anteriormente como lugar de culto a los espíritus ancestrales. Este fuerte está hecho de un montículo de tierra rectangular.

Alrededor de Pugung Raharjo también se encuentra el río Pugung, que se cree que en la antigüedad tenía aguas muy fuertes y profundas. Por eso, el agua del río se utiliza a menudo como lugar de protección contra animales salvajes o ataques enemigos.

Además, en el jardín también hay 19 piedras con agujeros, 2 morteros de piedra y 4 piedras con rayones. Estas herramientas solían funcionar para pulverizar o alisar cosas y se cree que se usaban en ceremonias alrededor de los ríos.

Además, en el parque también se encontraron hachas o picos de piedra que antiguamente se utilizaban para la caza. La siguiente era que pasó Pugung Raharjo fue el Mesolítico, o la era de la caza y la recolección de alimentos.

En aquella época, los antiguos humanos ya tenían residencias temporales en nichos y cuevas. También pudieron fabricar cuchillos de piedra para cazar y pescar. Luego, en el Neolítico, las herramientas utilizadas comenzaron a perfeccionarse, por ejemplo picos, picos y cinceles.

Se encontraron varias hachas de piedra del Neolítico en la aldea de Adiwarno, distrito de Batanghari, East Lampung y en la aldea de Margajaya, distrito de Kibang, sur de Lampung.

Luego, también hay una piscina megalítica que, según el mito local, fue utilizada por la reina y las princesas de Pugung Raharjo para lavarse, reunirse, bañarse o realizar rituales de adoración. El agua de la piscina también se considera auspiciosa y se cree que cura enfermedades y previene el envejecimiento.

En Pugung Raharjo también se pueden encontrar utensilios domésticos hechos de piedra andesita para moler granos, como piedras para tuberías, piedras para raspar, cucharas, piedras y otros.

En el sitio de ladrillo punden en el Parque Arqueológico, también hay millones de cuentas hechas de vidrio y arcilla que anteriormente se usaban como accesorios femeninos y equipo ceremonial.

Mientras tanto, se pueden ver rastros del período hindú-budista en Pugung Raharjo en el descubrimiento del Complejo de Piedra del Cadáver o Piedra Kandang, que tiene la forma de una estructura de piedras verticales y planas más un rectángulo como una jaula. El descubrimiento de la piedra del cadáver se basó en el descubrimiento de un menhir con forma de pene masculino (falo) en la zona de Pugung Raharjo.

La época clásica o hindú-budista también estuvo marcada por el descubrimiento de varias estatuas. En primer lugar, está la estatua del Bodhisattva o estatua de la princesa Badariyah en la parte oriental de Pugung Raharjo el 14 de agosto de 1957.

Esta estatua budista está hecha de piedra andesita y la estatua se asienta en la posición Dharma Cakra Mudra sobre un pedestal decorado con flores de loto y está decorada con hojas de flores de loto.

Se estima que esta estatua del Bodhisattva data del siglo XII. La estatua del Bodhisattva mide 91 centímetros de alto, 35 centímetros de ancho, 22 centímetros de espesor, 18 centímetros de espesor y 61 centímetros de diámetro.

El descubrimiento de la estatua de la princesa Badariyah también está asociado con los escritos de Mpu Prapanca en el libro Negarakertagama (1365), el Reino de Lampung que existía como amigo del reino de Majapahit.

En segundo lugar, la estatua de tipo polinesio descubierta por Abdul Rahman en 1963. En tercer lugar, la inscripción jorobada encontrada después del descubrimiento del artefacto de ladrillo tenía el año javanés número 1257 Saka o 1335 d.C.

Luego, también hay miles de cerámicas esparcidas por Pugung Raharjo. Se sospecha que la cerámica data de los siglos VIII, IX y XVII d.C.

Estas cerámicas prueban que nuestros antepasados ​​tenían relaciones comerciales con el Reino de Srivijaya o podrían haber llegado a China.

En Pugung Raharjo hay una inscripción Dalung hecha de placas de cobre en forma de Piyagem. La inscripción contiene la legislación del Sultanato de Banten que regula el derecho marítimo y comercial.

Aparte de eso, al sur de Pugung Raharjo también se encuentra una lápida, hecha de un pozo de piedra de 23,5 centímetros de ancho y 63 centímetros de alto que fue descubierto en 1979 durante los trabajos de restauración.

En el parque arqueológico de Pugung Raharjo hay un punden en terrazas que parece una pirámide de Egipto. No solo una, sino que hay 13 pirámides de tamaño mini.

Al lado del foso de tierra que resultó ser un fuerte primitivo, hay un camino rocoso que los visitantes pueden seguir para llegar a los sitios allí. Lo singular es que, aunque tiene forma de foso, este fuerte nunca se inunda ni siquiera con fuertes lluvias. Incluso durante una inundación hace varios años, el área del sitio no se vio afectada por las inundaciones.

Inicialmente había 13 Punden Berundak en Pugung Raharjo. Pero ahora sólo quedan 7. Los otros 6 punden resultaron dañados y fusionados con el suelo debido a la edad y factores naturales. De los 7 punden de Pugung Raharjo, Punden Enam es el punden más grande. Este punden tiene 3 escalones, donde el tamaño del primer escalón es de alrededor de 25 mx 25 m, el segundo escalón es de 14 mx 14 m y el tercer escalón es de 7 mx 7 m. Mientras tanto, la altura en sí es de 7 metros.

Piedra del cadáver

Además de Punden Berundak, hay otra reliquia única en Pugung Raharjo, a saber, la Piedra del Cadáver. En este sitio, varias piedras parecen estar dispuestas en posición vertical y plana y formar un rectángulo. En el medio se alzaba firmemente una roca. Bueno, esta piedra se llama Piedra del Cadáver. Tiene forma ovalada y está clavado en el suelo.

Piscina megalítica

Pasando a la siguiente reliquia histórica, en este parque se encuentra una Piscina Megalítica. Se dice que este lugar es un lugar para recolectar agua para necesidades tanto vitales como rituales. Hay dos piscinas en este lugar separadas por un camino rocoso.

La primera piscina está en el lado este, es de menor tamaño pero tiene paredes de piedra, mientras que la segunda piscina está en el lado oeste. La forma es exactamente como la de un lago. El agua de estas dos piscinas es realmente muy clara, por lo que se puede ver claramente el fondo.

Ah, sí, en la piscina del lado oeste también puedes hacer una pedicura con peces, también conocida como terapia con peces. ¿Cómo? Muy fácil. Sólo necesitas sumergir los pies en la piscina, entonces muchos peces te rodearán y te darán pequeños bocados. El beneficio es que tus pies estarán mucho más relajados.

Para algunas personas, también se cree que el agua de las dos piscinas de Pugung Raharjo es agua auspiciosa que puede traer buena suerte, como cura para diversas enfermedades y como elixir para mantenerse joven. Muchos residentes siempre son diligentes en sacar agua de este estanque.

Aparte de eso, el agua de la piscina también se puede beber directamente, ya sabes, sin necesidad de cocinarla primero. Esto es gracias a investigaciones que demuestran que el nivel de acidez del agua de la piscina se acerca al PH 7.

Mounds City

Mounds City

Tremper Mound y Earthworks

Coordenas : 38o48o05oN 83o00o35-W

Tremper Mound y Obras

Una foto de 2003 de Tremper Mound

Ubicación: West Portsmouth, Ohio, Condado de Scioto, Ohio, EE.UU.

Región: Condado de Scioto, Ohio

Historia

Fundada: 100 a.C.

Abandonado: 500 d.C.

Culturas: La tradición Hopewell

Notas del sitio

Fechas de excavación: 1915

Arqueólogos: William C. Molinos Sociedad Histórica de Ohio

Arquitectura

Estilos arquitectónicos: obras de tierra

Detalles arquitectónicos: Número de monumentos: 1

Tremper Mound y Earthworks: UU. Registro Nacional de Lugares Históricos

NRHP referencia No.: 72001041[1]:

Añadido a NRHP: 6 de diciembre de 1972[1]; Organismo responsable: privado

El Tremper Mound and Works es un cerramiento de tierra Hopewell (100 a.C. a 500 CE) y un gran montón de forma irregular. El sitio se encuentra en el condado de Scioto, Ohio, a unas cinco millas al noroeste de Portsmouth, Ohio, en la segunda llanura de inundación, con vistas al Scioto River. Fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1972.

Descripción

Las obras de Tremper incluyen un gran recinto de tierra en forma de un óvalo aplanado. Con una medición de 480 pies (150 m) por 407 pies (124 m), el óvalo fue introducido a través de una abertura en la parte suroeste del recinto. En el centro del óvalo hay un gran montículo de forma irregular. Creído por algunos como un montaje de la efigie construido en la forma de un animal, aunque nunca ha habido ninguna prueba concluyente de esto.[2]

El sitio fue inspeccionado en la década de 1840 por Charles Whittlesey para E. G. Squier y E. H. Davis, y un grabado fue incluido en su libro Monumentos Antiguos del Valle del Mississippi.[3] El sitio fue excavado por William C. Mills de la Sociedad Histórica de Ohio en 1915. Descubrió numerosos postmoldos en la base del montaje, revelando el contorno de una estructura de madera de 200 pies (61 m) de largo por 100 pies (30 m) de ancho. El patrón mostró que había habido un gran edificio con varias cámaras más pequeñas en su extremo oriental.[2]

El sitio es de propiedad privada y una vez fue una granja de trabajo.[4]

Pipas

Figura de pájaro de Tremper Mounds

Otro descubrimiento significativo hecho en Tremper fueron más de 500 objetos que habían sido rotos deliberadamente y dejados en una de las cámaras orientales. Los objetos incluían 136 tubos humeantes hechos de catlinita o tubería. Noventa eran tubos de efigie esculpidos en las formas de animales, especialmente osos, lobos, perros, castores, cougaras, nutrias, tortugas, grúas, búhos, garzas y halcones.[2]

Se había pensado que el material utilizado para fabricar las tuberías había sido extraído de los afloramientos de piedras de Ohio a través del río Scioto desde Tremper, pero nuevas pruebas han demostrado que la mayoría de las tuberías estaban hechas de tuberías Sterling desde el noroeste de Illinois. Muchas de las tuberías Tremper están en exhibidas en el Centro Histórico de Ohio en Columbus, Ohio.[2]

Este es un mapa del sitio Tremper Mound. Fue publicado en 1848 por Squire y Davis en “Monumentos antiguos del valle del Mississippi”. El sitio Tremper Mound consiste en un montículo de forma irregular de aproximadamente ocho a nueve pies de altura y mide alrededor de 120 pies de ancho y 250 pies de largo. El montículo está rodeado por un terraplén ligeramente ovalado que mide 400 por 500 pies.

ACERCA DEL SITIO

Hay 23 montículos y un muro bajo que lo rodea; cada uno cubre los restos de un edificio funerario. Algunos tenían colecciones espectaculares, como pipas en forma de efigie o mantas relucientes de mica. Este lugar es único entre los sitios sobrevivientes de la era Hopewell y puede reflejar un período de tiempo en el que la construcción de montículos comenzaba a verse aumentada por ideas más grandes y grandiosas sobre la forma geométrica y el recinto envolvente. Aquí la gente creó un monumento cultural colectivo a una escala mucho mayor, un posible prototipo para las figuras geométricas más precisas y complejas que vendrían.

Mound City se concedió por primera vez a un propietario blanco en 1798; y en menos de 40 años pasó cerca del concurrido canal de Ohio y Erie. Cuando Squier y Davis inspeccionaron el sitio en 1846, el bosque aún conservaba la mayoría de los montículos. Pero pronto se despejó la tierra para la agricultura. Los arados pasaban por encima de los muros y de la mayoría de los montículos, año tras año. En 1917, el gobierno federal compró el terreno para Camp Sherman, un campo de entrenamiento de la Primera Guerra Mundial. El ejército estaba recortando todos los montículos para construir cuarteles cuando Henry Shetrone, de la Sociedad Histórica de Ohio, intervino y pidió que se salvara el montículo central. En 1923, el sitio se convirtió en Monumento Nacional y tres años más tarde, la Sociedad Histórica de Ohio restauró los montículos. Desde 1992, Mound City ha sido el centro del Parque Histórico Nacional de la Cultura Hopewell.

El enorme Camp Sherman cubría Mound City y gran parte de la tierra circundante a principios del siglo XX.

Para sus constructores, esta elaborada necrópolis debe haber sido un lugar de memoria reverente, como la Abadía de Westminster en Gran Bretaña o los monumentos conmemorativos a lo largo del Mall en Washington, DC. Todos estos montículos cubren los pisos y los huecos para postes de los edificios ceremoniales. Los patrones muestran una variedad de diseños, aunque la mayoría de las veces son rectángulos con esquinas redondeadas.

En el interior, los fuegos ardían en cuencas de arcilla poco profundas. Las ceremonias incluían la cremación de los muertos y ritualmente mataban (rompían o quemaban) los objetos para dejárselos con ellos. Las cenizas y los restos fueron barridos y colocados cuidadosamente en el suelo del edificio o en plataformas bajas de tierra. En una ceremonia final, cada edificio fue derribado o quemado y se construyó un montículo sobre sus restos y contenido.

Los descubrimientos bajo los muros sugieren que la gente vivía y celebraba rituales aquí mucho antes de que se construyeran la mayoría de estos montículos. Durante el siglo I d. C. se construyeron algunas casas ceremoniales; sus fogones y puertas tenían una variedad de orientaciones. Algunos de ellos probablemente ya estaban amontonados cuando comenzó la segunda fase, a principios del siglo II. Se erigieron tres edificios centrales, creando un nuevo foco ritual. Se construyeron al menos otros siete edificios que apuntan hacia este enfoque. Y se agregó el muro bajo para encerrar las cosas, fortaleciendo la formalidad del sitio y su sentido de propósito común. Se asemeja a la forma de un edificio individual; y sus dos puertas definen un eje. Esta centralización y cerramiento de todo el sitio puede reflejar una creciente organización y clasificación social entre la gente. A principios del siglo III, el montículo estaba completo.

Plano de Mound City que muestra la orientación de las estructuras del submontículo y el predominio de las características centrales.

El Montículo Central era el más alto aquí: 19 pies cuando se midió por primera vez en la década de 1840. El edificio debajo era complejo. Se accedía a una habitación hundida por una rampa. Cuando esta habitación dejó de utilizarse, los constructores dejaron sólo una zona hueca poco profunda, cuyo revestimiento de arcilla se había cocido de rojo por muchos fuegos. Algún tiempo después, dejando una serie de postes en su lugar, llenaron la habitación y construyeron una nueva pila de arcilla exactamente encima de la antigua. Sobre un nuevo piso, de arcilla y arena encharcadas, erigieron un edificio y dispusieron diez entierros cremados sobre plataformas de tierra sustentadas por troncos y techadas con corteza.

Tres elaborados entierros en el Montículo Central probablemente correspondían a líderes o ancianos respetados. Los objetos que les quedaban probablemente significaban muchas cosas, incluido el trabajo especial de una persona en la vida, su estatus y sus conexiones con la comunidad y con fuerzas poderosas de la naturaleza. El hongo amanita, conocido por sus cualidades venenosas y alucinógenas, se representa como una efigie de cobre y puede

Debajo de otro montículo, una bolsa grande (colocada junto a una palangana de arcilla) estaba llena de cenizas, cuentas, algunos artículos de cobre y alrededor de 200 tubos en forma de efigie tallada, todos rotos intencionalmente. Los cuencos para pipa representan una variedad de animales, tallados con precisión y gran arte. Varios mostraban cabezas humanas. Otro depósito de tuberías casi idénticas se encontró en Tremper Mound, 40 millas al sur de Mound City a lo largo del río Scioto.

Los animales que se muestran en las pipas de Mound City son figuras tradicionales de las historias de Eastern Woodland, criaturas con voluntad y poder propios.

Cerca de la entrada occidental había dos montículos, inusualmente juntos. Aquí hubo una vez dos edificios: uno más antiguo y otro más nuevo y más pequeño, conectados por una galería. En el interior había varios pozos y palanganas de arcilla, lo que sugiere que pudo haber sido el lugar de preparación para los rituales y depósitos más formales de al lado. El edificio más grande albergaba entierros elaborados. En una plataforma baja, cuatro personas fueron enterradas en lo que William Mills llamó “un esplendor de mica”, junto con muchos objetos preciosos. Otros cuatro entierros en plataformas estaban marcados de manera similar por objetos preciosos, ahora en el Centro de Visitantes: placas de buitre de dos cabezas, un inusual tocado de animal de cobre con orejas móviles, astas de ciervo de cobre y un torso humano de mica, tal vez la parafernalia de representaciones rituales, míticas recreaciones. Este “edificio doble” pudo haber sido modelo para otras versiones más grandes en

En su día, Mound City era mucho más que una “necrópolis” silenciosa o una “ciudad de los muertos”. Aquí sucedieron muchas cosas, incluidos varios proyectos de construcción hasta que se construyó el muro final. Y tal vez muchas fiestas y festivales: las capas más bajas de tierra depositadas en el muro contienen grandes cantidades de carbón y huesos de ciervo. Arqueólogo del sitio Bret Ruby:

Era un lugar mucho más activo; se utilizaba para una gran variedad de funciones, incluidos los banquetes. Otro punto que esto muestra sobre Mound City es que el muro del terraplén fue probablemente una de las últimas cosas construidas. Lo que vemos hoy es su forma final, esencialmente después de su abandono. Así que es importante pensar en esto como un lugar que creció con el tiempo, tal vez hasta cuatro siglos, lo cual es un lapso de tiempo increíblemente largo, muchas generaciones.

La sociedad Hopewell se benefició de la fertilidad de los ecosistemas de la región, pero también practicó una agricultura bien desarrollada. La arqueóloga Ruby explica:

La gente de Hopewell eran agricultores y participaban en la transición entre un estilo de vida de caza y recolección a un estilo de vida agrícola, incluida la domesticación de plantas aceitosas y almidonadas. Estaban limpiando terreno, plantando y cosechando cultivos: agricultores plenamente comprometidos. Habría habido importantes aberturas en el bosque, provocadas por la tala de terrenos para la agricultura. Se están mudando, limpiando parcelas, usándolas durante un período de años y luego limpiando otras parcelas. Entonces es un movimiento cambiante a través del paisaje. Se abren nuevas parcelas, se abandonan antiguas parcelas y se las reclama a la naturaleza.

Hopeton Earthworks, al otro lado del río desde Mound City, se puede visitar como parte del Parque Histórico Nacional de la Cultura Hopewell.

La forma general de Mound City es un cuadrado con esquinas redondeadas que se asemeja a las casas debajo de sus montículos. Hasta hace poco parecía único entre los movimientos de tierra. Pero el arqueólogo Jarrod Burks ha descubierto varios movimientos de tierra ahora invisibles que fueron dibujados como círculos por exploradores del siglo XIX, pero que la teledetección moderna ha demostrado que son cuadrados con esquinas redondeadas:

Quizás todos estos mapas antiguos, digamos, Squier y Davis u otras publicaciones que muestran un círculo: parece que un número significativo de estos círculos no son círculos, en realidad son cuadrados con esquinas redondeadas. Esto es significativo porque especialmente Mound City parece aparecer de la nada, cuando en realidad eso no es cierto: parece haber muchos otros movimientos de tierra con estas formas, estos cuadrados con esquinas redondeadas.

El mapa de Mound City de Squier y Davis también muestra un círculo enorme, justo al sur. Sus restos yacen en los campos a lo largo de la Ruta 104. Ahora muy degradados, sus restos fantasmales todavía son visibles en antiguas fotografías aéreas. Cuando la carretera se amplió recientemente, los arqueólogos investigaron: la zanja exterior tenía originalmente doce pies de profundidad y estaba cuidadosamente revestida con una capa de arcilla de un pie de espesor para contener las pendientes y el agua. Los entierros asociados en el montículo central sugieren que esta obra monumental estuvo aquí antes que Mound City.

Es probable que Shriver (círculo) y Mound City (cuadrado) se convirtieran en prototipos de un nuevo diseño híbrido en Hopeton Earthworks (justo al otro lado del río) y, a su vez, condujeran a toda la experimentación y perfección geométrica que se encuentra en Paint Valley y en Newark. y en otros lugares durante la era Hopewell.

Hopeton y High Bank son dos importantes movimientos de tierra geométricos que permanecen (aunque degradados) en el área inmediata de Chillicothe, ahora bajo la protección del Parque Histórico Nacional de la Cultura Hopewell. Hopeton ahora está abierto a los visitantes, mientras que High Bank sigue siendo una reserva de investigación.

El círculo y el octágono vinculados en High Bank se parecen notablemente a otro par en Newark, Ohio. Los arqueólogos todavía están investigando, pero parece que las formas están conectadas de manera similar con eventos astronómicos. El eje transversal del octágono señala la salida de la luna más al norte. Y una de las paredes del octágono señala el amanecer del solsticio de verano. Entre ellos, estas dos alineaciones determinan la orientación y la forma del octágono. Más misteriosos son los muros y círculos que se extienden hacia el suroeste.

Si bien Newark y High Bank están separados por aproximadamente 70 millas, fueron diseñados utilizando principios similares. Sus círculos comparten el mismo diámetro y cada uno armoniza con su octágono: en High Bank, los puntos en el centro de los ocho lados del octágono se pueden unir para formar un círculo de igual diámetro. Ray Hively y Robert Horn han demostrado que High Bank, al igual que Newark, codifica las ocho paradas lunares, además de los cuatro solsticios, mientras que los ejes de los dos diseños están separados exactamente 90 grados. Los constructores no pudieron simplemente replicar el diseño de Newark debido a la diferencia de latitud, por lo que tuvieron que crear aquí otro instrumento igualmente complejo y sutil.

High Bank Earthworks se centra en una línea axial que también conecta otros dos movimientos de tierra gigantes a lo largo de una distancia de varios kilómetros.

Directamente al otro lado del río Scioto desde Mound City se encuentran los movimientos de tierra de Hopeton: un gran cuadrado, con un círculo ligeramente superpuesto. Dos círculos más pequeños marcan las puertas de entrada a la plaza de diferentes maneras; y largas paredes paralelas conducen a la orilla de un antiguo cauce del río. Los antiguos muros alguna vez tuvieron tres metros de altura, pero los agricultores los han arado e incluso demolido con topadoras, por lo que sólo quedan débiles rastros. Sin embargo, en fotografías aéreas antiguas o con nuevos sensores magnéticos, las líneas antiguas todavía cobran vida.

El Dr. Mark Lynott explica sus descubrimientos dentro del muro de Hopeton, durante el verano de 2002:

Estamos cerca del centro del muro aquí, y esto muestra muy claramente una sección de cómo está construido el muro. En la base tenemos un subsuelo amarillo donde se había quitado la capa superior del suelo. Y entonces llegó el Hopewell y puso aquí esta sección negra de arcilla esterilizada. Tiene un poco de material quemado pero ningún artefacto. Y luego encima agregaron esta arcilla roja, algo más arcillosa; y esto es altamente magnético, y eso es lo que funcionó tan bien con nuestros magnetómetros.

El Dr. Lynott continúa:

Esto se debe, a su manera, a la organización del pueblo Hopewell, tan espectacular como las pirámides mayas, como las pirámides egipcias, porque estos pueblos no son sociedades agrícolas; no están organizados de esa manera. Son un grupo de personas mucho más igualitario; Son mucho más móviles y aun así lograron construir aquí algunos monumentos de tierra espectaculares. Y lo que es increíble es que eso no encaja con los modelos antropológicos tradicionales de organización y logros sociales.

Después de la década de 1930, la agricultura mecanizada aceleró rápidamente la destrucción de muchos de los gigantescos movimientos de tierra geométricos como Hopeton. Podemos rastrear este proceso comparando fotografías aéreas: en 1938, las paredes todavía se veían claramente, incluso los largos paralelos que bajaban hacia el río. Pero en 1985 ya no se ve nada. Las paredes han sido aplanadas hasta adquirir formas bajas y anchas, y apenas son visibles, ya sea desde el aire o a la altura de los ojos.

Una fotografía aérea de 1938 muestra los contornos claros del círculo y el cuadrado de Hopeton, similares en tamaño a Shriver Circle y Mound City, respectivamente.

Plataformas pipas tabaco

La tubería de la plataforma fue conocida como la tubería de “Monitor” por George A. West, que los describió inicialmente en 1939, por su parecido con el barco de la Guerra Civil con ese nombre. Estas tuberías fueron introducidas por la cultura Hopewell alrededor de 1200 B.C. Su uso comenzó a menguar en algún momento durante el período de Middle Woodland alrededor de 500 d.C. D.R. Gehlbach señaló que estas tuberías se utilizaron en ceremonias funerarias y fueron enterradas con individuos de alto estatus. Muchos estaban adornados con efigies animales y de aves, incluyendo osos, lobos, perros, castores, cougars, nutrias, tortugas, grúas, búhos, garzas y halcones (abajo). Debido a que estas tuberías son muy deseables, a menudo son objeto de reproducción. La tubería de la imagen anterior (arriba izquierda) fue recuperada del sitio Hopewell en el condado de Scioto, Ohio y está hecha de Feurt Ohio tanpio. La gran mayoría de estas tuberías también se encuentran en Ohio y sus alrededores. La tubería superior derecha es una tubería de efigie de la tubería de la Tremper Mound, también ubicada en el condado de Scioto, Ohio. Este sitio produjo unas 136 pipas humeantes hechas de tubería Sterling o catlinita del noroeste de Illinois. C.B. Moore recuperó un ejemplo de una tubería de plataforma de un montaje bajo (menos de 3 pies de altura) en la granja Markham cerca de Tiptonville, Tennessee. La tubería estaba hecha de piedra arcillosa y estaba muy rota. La cerámica del entierro fue descrita como “coron” y “llain” y no fue ilustrada. Gordon Willey ilustró un ejemplo de este tipo del sitio de Gaston en Carolina del Norte, afirmando que la tubería pertenecía a la tradición Hopewellian Woodland, fase de Vincent (periodo del montaje II). Una de esas tuberías, similar en forma a la que se ve en la parte superior izquierda, también fue recuperada en un contexto mortuorio del sitio Tunacunnhee en el noroeste de Georgia. El resto de tuberías (abajo) también son del Tremper Mound en Ohio.

 

 

 

ILLUSTRACION DE 1848 “ANCIENT MONUMENTOS DEL MISSISSIPPI VALLEY” EARLY MAP DE CIUDAD MOUND SITE DESDE SQUIRE y DAVIS HOPEWELL SITE ROSS COUNTY, OHIO

Terremoto de Antioquía – 115

Terremoto de Antioquía – 115

Se produjo un terremoto en Antioquía el 13 de diciembre del 115 d.C. Tuvo una magnitud estimada de 7,5 en la escala de magnitud de onda superficial y una intensidad máxima estimada de XI (Extrema) en la escala de intensidad de Mercalli. Antioquía y sus alrededores quedaron devastadas con una gran pérdida de vidas y propiedades. Desencadenó un tsunami local que dañó gravemente el puerto de Cesarea Marítima. El emperador romano Trajano quedó atrapado en el terremoto, al igual que su sucesor Adriano. Aunque el cónsul Marcus Pedo Vergilianus fue asesinado, escaparon con heridas leves y luego comenzaron un programa para reconstruir la ciudad.[2] [3]

Fecha local: 13 de diciembre 115

Hora local: Por la noche

Magnitud: 7,5 ms[1 ]

Epicentro: 36,1°N 36,1°E [1]

Zonas afectadas: Anatolia, Siria en el Imperio Romano

Máx. intensidad: XI (Extremo)

Tsunami:

Damnificados: ~260.000

Entorno tectónico

El sitio de Antioquía se encuentra cerca de la compleja unión triple entre el extremo norte de la Transformada del Mar Muerto, el límite principalmente transformante entre la Placa Africana y la Placa Arábiga, el extremo suroeste de la Falla de Anatolia Oriental, el límite principalmente transformante entre la Placa Anatolia Placa y la Placa Arábiga, y el extremo noreste del Arco de Chipre, el límite entre las Placas de Anatolia y Africana. La ciudad se encuentra en la cuenca de Antakya, parte de la cuenca de Amik, llena de sedimentos aluviales del Plioceno a recientes. La zona se ha visto afectada por muchos grandes terremotos durante los últimos 2.000 años.[4]

Estructuras tectónicas en torno a la placa Anatolia / foto Mikenorton en Wikimedia Commons

La zona es punto de convergencia de varias placas tectónicas (Africana, Arábiga, Anatolia) y por ello ha sufrido varios grandes terremotos en los últimos 2.000 años. De hecho, aquel terremoto del año 115 d.C. era ya la tercera vez que Antioquía quedaba destruida por un seísmo. Y no sería la última, pues en 526 d.C. volvió a sufrir otro terremoto que la destruyó por completo.

Los resultados de la excavación de zanjas en la parte norte de la Transformada del Mar Muerto indican que se han producido tres grandes terremotos a lo largo del segmento de la falla Missyaf desde aproximadamente el año 100 d.C., el primero de los cuales puede correlacionarse con el terremoto del año 115.[5]

Daño

El terremoto mató a unas 260.000 personas. Las ciudades de Antioquía, Dafne y Apamea quedaron casi completamente destruidas. Se arrancaron y talaron árboles; la gente fue arrojada al suelo. El emperador romano Trajano quedó atrapado bajo los escombros de su casa pero escapó con heridas leves.[6]

En la escala de magnitud de ondas de superficie alcanzó un 7,5 y la ciudad quedó prácticamente destruida, y con ella la mayor avenida columnada de la Antigüedad que tenía nada menos que 2 kilómetros y 275 metros de longitud flanqueando el cardo de la urbe.

La ciudad, en aquel momento, estaba repleta de tropas romanas, pero también de muchos civiles, debido a que Trajano estaba invernando allí, preparándose para culminar su guerra contra los partos, recién llegado de una campaña en Armenia, y la corte imperial le acompañaba. Adriano se encontraba en Antioquía desde enero de 114 d.C., ciudad en la que había fijado su residencia como legado imperial.

A pesar de que tanto Trajano como Adriano pudieron escapar solo con heridas leves, no tuvo tanta suerte el cónsul Marco Pedón Vergiliano, que resultó muerto.

Sin embargo, muchos de ellos se salvaron, como era de esperar en una multitud tan numerosa; sin embargo, no todos escaparon ilesos. Muchos perdieron piernas o brazos, a algunos les rompieron la cabeza y otros vomitaron sangre; el cónsul Pedón fue uno de ellos, y murió de inmediato. En una palabra, no hubo ningún tipo de experiencia violenta que esas personas no sufrieran en ese momento.

El escritor Dion Casio incluyó un relato del terremoto en su Historia romana.[7] Describe Antioquía en ese momento como llena de soldados y muchos civiles que habían viajado desde todas partes del imperio, porque Trajano estaba pasando el invierno allí. El terremoto comenzó con un fuerte estruendo, seguido de una intensa sacudida del suelo. Árboles enteros fueron lanzados al aire, al igual que muchos de los habitantes, causando graves daños. Un gran número de personas murieron a causa de la caída de escombros, mientras que muchas otras quedaron atrapadas. Las réplicas que siguieron al terremoto durante varios días mataron a algunos de los supervivientes, mientras que otros que quedaron atrapados murieron de hambre. Trajano logró salir de la casa en la que se alojaba saliendo por una ventana y sólo sufrió heridas leves. Debido al peligro de réplicas, se trasladó con su séquito al hipódromo abierto.[7]

La ciudad de Apamea también quedó destruida por el terremoto y Beirut sufrió importantes daños.[5] El tsunami provocado por el terremoto afectó a la costa libanesa, particularmente a Cesarea y Yavneh.[8] El puerto de Cesarea Marítima probablemente fue destruido por el tsunami, una interpretación basada en la datación de un depósito de tsunami de medio metro de espesor encontrado fuera del puerto.[9]

Ruinas del podio de un templo romano de finales del siglo II d.C. en Antioquía del Orontes / foto Carole Raddato en Wikimedia Commons

Trajano, al que posiblemente despertó el estruendo inicial, tuvo el tiempo justo para salir por una ventana de la habitación de su dormitorio cuando las paredes y el techo ya comenzaban a colapsar bajo las embestidas del terremoto, sufriendo heridas en la caída.

Trajano salió por una ventana de la habitación en la que se alojaba. Algún ser, de estatura superior a la humana, se había acercado a él y le había guiado adelante, de modo que escapó con sólo unas pocas heridas leves; y como los choques se prolongaron durante varios días, vivió a la intemperie en el hipódromo. El mismo monte Casio se estremeció tanto que sus picos parecían inclinarse y romperse y caer sobre la misma ciudad. Otras colinas también se asentaron, y mucha agua que no existía anteriormente salió a la luz, mientras que muchos arroyos desaparecieron

Dión Casio, Historia Romana 68.25

Adriano, que se encontraba seguramente en su residencia oficial, consiguió salir de forma parecida e igualmente con pequeñas heridas causadas, o bien por el derrumbe del edificio, o por haber tenido que saltar desde un piso alto. En cualquier caso, ambos se dirigieron en dirección al circo, el único lugar abierto donde no había peligro de derrumbes.

Allí en el circo se estableció un campamento temporal, donde todos incluido el emperador, permanecieron durante el tiempo que duró el seísmo y sus réplicas. Duración, que según Dión Casio fue de varios días y noches.

Y mientras los dioses continuaban el terremoto durante varios días y noches, la gente estaba en una situación desesperada e indefensa, algunos de ellos aplastados y pereciendo bajo el peso de los edificios que les apretaban, y otros muriendo de hambre, siempre que se daba la casualidad de que quedaban vivos, ya sea en un espacio despejado, estando las maderas tan inclinadas como para salir de tal espacio, o en una columnata abovedada

Dión Casio, Historia Romana 68.25

Ruinas del circo de Antioquía del Orontes / foto Library of Congress

Tres cuartos de la ciudad quedaron destruidos, y prácticamente todas las estructuras sufrieron algún tipo de daño. Una vez que la tierra dejó de temblar, fue el momento de buscar supervivientes entre las ruinas y los escombros.

Las escenas del horror, descritas con gran realismo por el historiador Dión Casio, dan cuenta de la gran desolación producida por el temblor.

Cuando por fin el mal se había calmado, alguien que se aventuró a escudriñar las ruinas vio a una mujer todavía viva. No estaba sola, sino que tenía un bebé; y había sobrevivido alimentándose a sí misma y a su hijo con su leche. La desenterraron y la resucitaron junto con su bebé, y después buscaron en los otros montículos, pero no pudieron encontrar en ellos a nadie que siguiera vivo, salvo un niño que mamaba del pecho de su madre, que estaba muerta. Mientras sacaban los cadáveres ya no podían sentir ningún placer ni siquiera en su propia huida.

Dión Casio, Historia Romana 68.25

El terremoto desencadenó un tsunami en la costa levantina que dañó gravemente el puerto de Cesarea Marítima, tal y como quedó recogido en el Talmud, y otras localidades costeras. El número total de víctimas del seísmo se estima en unas 260.000, un número que algunos consideran exagerado o cuando menos no demasiado fiable. De ser correcto, el terremoto de Antioquía sería uno de los más mortíferos de la historia.

Secuelas

La restauración de Antioquía fue iniciada por Trajano, pero parece haber sido completada por Adriano.[10] Trajano hizo erigir una copia de la estatua de Tique de Eutíquides en el nuevo teatro, para conmemorar la reconstrucción de la ciudad.[11] Casi todos los mosaicos que se han encontrado en Antioquía datan de después del terremoto.[12]

La Tique de Antioquía, copia romana en mármol del original griego en bronce por Eutíquides, Museos Vaticanos / foto dominio público en Wikimedia Commons

Trajano ordenó inmediatamente el inicio de los trabajos de reconstrucción de la ciudad, que serían implementados y continuados por Adriano.

Según el cronista del siglo VI d.C. John Malalas, nativo de Antioquía, Trajano conmemoró la reconstrucción de la ciudad erigiendo una copia dorada de la Tique de Eutíquides en el teatro. Tique era la deidad patrona de Antioquía, presidía la prosperidad de la ciudad, trayendo esperanza y buena fortuna a sus ciudadanos. La escultura original de Tique era una estatua de bronce del escultor griego Eutíquides, alumno de Lisipo, creada para la ciudad de Antioquía a principios del siglo III a.C. que muestra a la diosa coronada con torres, sentada en una roca, símbolo del Monte Silpius, con sus pies apoyados en el río Orontes, representada como una joven nadadora.

Un año y ocho meses después del terremoto a la muerte de Trajano, el 11 de agosto de 117 d.C., Adriano fue proclamado emperador por el ejército en Antioquía. Permaneció en la ciudad hasta septiembre, cuando partió para Roma.

Portsmouth Earthworks

Portsmouth Earthworks

Los movimientos de tierras de Portsmouth son un gran complejo de montículos prehistóricos construido por las culturas nativas americanas Adena y Ohio Hopewell del este de América del Norte (100 a. C. a 500 d. C.).[2] El sitio fue uno de los centros ceremoniales de movimiento de tierras más grandes construidos por Hopewell y está ubicado en la confluencia de los ríos Scioto y Ohio, en el actual Ohio.

Ilustración aérea de los grupos A, B, C y D de movimientos de tierras de Portsmouth

Ubicación: Portsmouth, Ohio, EE. UU.

Región: Sur de Ohio y noreste de Kentucky

 

Historia

Fundado: 100 a. C.

Abandonado: 500 d.C.

Culturas: Cultura Adena, cultura Hopewell.

 

Arquitectura

Estilos arquitectónicos: Movimiento de tierras, cerramiento, calzada, zanja circular con calzada

Detalles arquitectónicos

 

Montículo de herradura: Registro Nacional de Lugares Históricos de EE. UU.

Ubicación: Condado de Scioto (Ohio)

La ciudad más cercana: Portsmouth, Ohio

Coordenadas: 38°44′35.70″N 82°58′38.39″O

Construido: 499-0 a. C., 499-0 d. C., 1000-500 d. C.

Movimientos de tierras de Portsmouth, Grupo A: Registro Nacional de Lugares Históricos de EE. UU.

Ubicación: Condado de Greenup (Kentucky)

La ciudad más cercana: Portsmouth del sur

Coordenadas: 38°43′17.76″N 83°1′22.98″O

Construido: 499-0 aC, 499-0 CE, 1000-500 CE, 1499-1000 CE, 1749-1500 CE, 1750-1799 CE

La mayor parte del sitio del complejo de montículos ahora está cubierta por la ciudad de Portsmouth en el condado de Scioto, Ohio.[2] Varias secciones individuales del complejo han sido incluidas en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Descripción

Originalmente, Portsmouth Earthworks constaba de tres secciones que se extendían a lo largo de veinte millas del valle del río Ohio, cruzando desde Ohio a Kentucky en varios lugares. Fue examinado y cartografiado por EG Squier en 1847 para su inclusión en el trabajo arqueológico y antropológico fundamental Monumentos antiguos del valle del Mississippi.[3]

Movimientos de tierras de Portsmouth, Grupo B

Descripción general del montículo de herradura

La sección más al norte estaba formada por una serie de recintos circulares, dos grandes recintos en forma de herradura y tres conjuntos de caminos con paredes paralelas que conducían en diferentes direcciones. Un conjunto de caminos amurallados se extiende a través del río Ohio hasta South Portsmouth, Kentucky, al suroeste hasta Portsmouth Earthworks, Grupo A. Otro conjunto de caminos amurallados conducen hacia el sureste, donde también cruza el río Ohio y conduce a Portsmouth Earthworks, Grupo C.[3] El tercer conjunto de caminos amurallados conduce hacia el noroeste por una distancia indeterminada, y puede apuntar a Tremper Mound and Works, a unas 5 millas de distancia. La ciudad de Portsmouth mantiene un parque público que incluye uno de los recintos restantes en forma de herradura, conocido como Mound Park; es la única parte del complejo de acceso público.[2] Con el nombre de Horseshoe Mound , figuraba en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1974.[2]

En 2019, dos académicos independientes propusieron que los montículos del Grupo B representan parte de un montículo de efigie femenina de ocho millas de largo , que los autores proponen representa “La mujer que cayó del cielo”, un mito de los nativos americanos sobre los orígenes humanos que se encuentra entre los indígenas. pueblos de América del Norte.[4] De ser cierto, esto lo convertiría en el montículo de efigie más largo conocido, aunque gran parte de la estructura fue destruida por la ciudad de Portsmouth.[5] Los autores vinculan los montículos con la historia de He-nau-ee, contada por los indios Meskwaki , posibles descendientes de los constructores de montículos Hopewell. Otros arqueólogos han puesto en duda la teoría.[6]

Movimientos de tierras de Portsmouth, Grupo A

Uno de los muros supervivientes.

También conocido como Old Fort Earthworks (15Gp1), es una serie de recintos rectangulares cerca de South Portsmouth en el condado de Greenup, Kentucky. El grupo A es un gran recinto cuadrado con dos series de muros paralelos que se extienden desde las esquinas noreste y suroeste. Old Fort Earthworks constan de varios sitios, incluidos Old Fort Earthworks (15Gp1), Mays Mound (15Gp16), Hicks Mound (15Gp265), Stephenson Mound (15Lw139) y varios otros montículos y recintos sin nombre. También es la ubicación de Lower Shawneetown, un asentamiento protohistórico /histórico de Fort Ancient y Shawnee y un puesto comercial colonial que forman parte del distrito arqueológico de Lower Shawneetown,[7] junto con los sitios de Thompson y Hansen.

Movimientos de tierras de Portsmouth, Grupo C

El grupo C era una gran serie de círculos concéntricos que rodeaban un alto montículo cónico central. Esta sección del movimiento de tierras está ubicada en el condado de Greenup, Kentucky, varias millas al este de South Shore, pero está conectada al Grupo B por una calzada elevada que bajaba hasta el río Ohio.

Movimientos de tierras de Portsmouth, Grupo D

Concepción de los artistas del sitio Biggs.

Ubicado al oeste o río abajo del Grupo C se encuentra el sitio Biggs (15Gp8) o Portsmouth Earthworks Group D. Biggs era un terraplén circular elevado de la cultura Adena de 5 pies (1,5 m) de alto por 30 pies (9,1 m) de ancho que rodeaba una zanja de 6 pies. (1,8 m) de profundidad y 25 pies (7,6 m) de ancho. Abarcaban un área de 90 pies (27 m) de diámetro. En el centro de la zanja había un túmulo cónico de 2,4 m (8 pies) de alto y 12 m (40 pies) de diámetro. Squier y Davis no solo lo cartografiaron, sino que también incluyeron una pequeña ilustración de la característica. [8]

 

 

Para saber más: https://earthworks.site/index.php/portsmouth-earthworks

 

 

 

 

 

Mound Park y la Preservación de las obras de Portsmouth Earthworks

Por Andrew Sewell

Portsmouths Mound Park reivindica el solitario remanente del complejo central de las obras de Portsmouth Earth que una vez se extendió por el río Ohio sobre las modernas comunidades de Portsmouth, Ohio y South Portsmouth y South Shore, Kentucky. La historia de Mound Park abarca más de 2000 años de actividad humana en la desembocadura del río Scioto.

Todo lo que sobrevive hoy en día es un montículo en forma de herradura, que era uno de un par que era el punto focal del complejo de las obras de tierra. Caleb Atwater produjo el primer mapa de bocetos conocido de las obras de tierra en 1820, que captó la escala general y el diseño del complejo, pero omitió cualquier referencia a los montículos en forma de herradura. En 1847, los arqueólogos Ephraim Squier y el Dr. Edwin Davis, trabajando con la Dra. Giles S.B. Hempstead, guía local y experto en los montículos, registró la primera encuesta formal y descripción de las obras de tierra, que fue publicada en su trabajo pionero Monumentos Antiguos del Valle de Mississippi. Grabaron las obras de tierra que se extendían a ambos lados del río Ohio en la desembocadura del río Scioto, con tres grupos conectados visualmente por alineaciones paralelas de terraplenes de tierra.

Squier y Davis los etiquetaron como Grupos A, B y C en su mapa, una convención de nombres que ha sido retenida por los arqueólogos hasta la actualidad. El grupo A es el trabajo rectangular en el lado de Kentucky del río en la primera terraza sobre la llanura inundable, también conocida como el Fort Vieja para los observadores del siglo XIX. El grupo B es el complejo central en la terraza en el lado de Ohio del río, que rodea el moderno Mound Park. El grupo C es el círculo concéntrico de terrazos en el lado de Kentucky, al este de las obras rectangulares, y en la primera terraza sobre la llanura inundable (conocido como el montañoso de los Tempeales).

Squier y Davis hicieron especial nota de una característica definitoria de este conjunto de obras de tierra, que eran los conjuntos de muros paralelos que aparentemente sirvieron para unir a los tres grupos. Según han registrado Squier y Davis, el elemento principal del Grupo B era un par de montajes en forma de herradura situados dentro de un terraplén semicircular. Los montículo de herradura se abrieron al sur, y había amplias aberturas en el semicírculo hacia el este y sureste, con aberturas más pequeñas en el oeste y noroeste.

Dos montículos más pequeños en forma de U estaban situados en las grandes aberturas, con sus extremos abiertos orientados hacia las aberturas de los grandes montículos de herradura. Un terraplén circular estuvo presente directamente al este del montículo en forma de U del sur. Al noreste del montículo en forma de U oriental, un corto juego de terraplenes paralelos condujo al noreste a poca distancia, con un montículo en el extremo noreste del terraplén del sur. Otro montículo estuvo presente al noreste del montículo de herradura oriental, fuera del terraplén semicircular.

Más al norte, a través de un carril agrícola que ahora es la calle 17, había un terraplén circular con una abertura en el lado sur y centrado en el eje central del montículo de herradura oriental. El sureste de este círculo era un largo, singular, terraplén de arco, que conducía hacia el suroeste hasta el noroeste de muros paralelos.

Otro terraplén circular estuvo presente al oeste de la unión de los dos conjuntos de terraplenes paralelos, con una abertura hacia el este y en una alineación central que pasa por el centro de los dos montículos de herradura y el montículo oriental en forma de U.

Una elevación natural en la terraza está al este de los montículos de herradura, con un terraplén circular al sur de la subida y otro en el desperdicio de la subida al este. Este segundo terraplén cerró un montaje central y tenía una apertura orientada al este. Squier y Davis señalaron que pensaban que el ascenso natural había sido modificado artificialmente, probablemente para su uso como una plataforma elevada con vistas a las parte central.

El desarrollo de Portsmouth a lo largo del siglo XIX y XX removió casi todas las huellas visibles de esta compleja obra de tierra. Hoy en día, sólo el montículo de herradura en Mound Park permanece de la porción de Portsmouth de las obras de tierra para recordarnos este otrora masivo centro ritual.

Adena y Hopewell Construcción de los montículos y obras de la Tierra en la Boca del río Scioto

Earthworks cumplió funciones específicas en la sociedad Hopewell, aunque este es el tema de un fuerte debate entre los arqueólogos. La mayoría de los estudiosos tienden a acordar la función general de estas construcciones sirvió como centros rituales para las comunidades locales, y tal vez regionales, Hopewell, mientras que debe haber habido variabilidad en las formas en que las obras de tierra y los montajes sirvieron a las comunidades locales y regionales. La construcción de la construcción de la construcción de Hopewell está vinculada al montaje anterior y a la construcción de trabajos geométricos simples practicados por Early Woodland people (1000-100 a.C.), particularmente los grupos culturales de Adena. Los montajes de Adena van desde bajas subidas hasta grandes montajes cónicos muy visibles en el paisaje, a menudo incluyendo múltiples entierros. Las obras de tierra de Adena suelen ser círculos con una sola abertura y una zorzal interior, a menudo con un montaje central, y a menudo se encuentran en grupos.

El registro arqueológico sugiere que los Portsmouth Earthworks se originaron en el período Early Woodland como tal grupo de círculos y montículo, luego fue expandido durante el Middle Woodland por la gente Hopewell. El vínculo entre las culturas de Adena y Hopewell no se entiende completamente, pero es probable que la cultura Hopewell sea una evolución de las costumbres y prácticas anteriores de Adena.

Se desconoce el propósito exacto de Portsmouth Earthworks, pero está claro que fueron un componente importante de la vida ritual de la cultura Middle Woodland Hopewell (ca. 100 BC-500 d.C.). Las obras de tierra son el complejo más meridional a lo largo del río Scioto. Este complejo probablemente tenía una asociación especial con la unión del río Scioto y el río Ohio, tal vez sirviéndose como puerta de entrada al corazón de las tierras de Ohio Hopewell.

Al igual que otros complejos de obras de tierra más arriba en el valle del río Scioto, los trabajos de tierra de Portsmouth probablemente sirvieron como un lugar de reunión para las familias locales dispersas por el paisaje en pequeñas aldeas y para congregaciones más grandes de personas de otros valles fluviales de la región. Las recientes excavaciones arqueológicas en el parque han recuperado materiales exóticos de lugares distantes, incluyendo mica y cuarzo de cristal de las montañas de Carolina del Norte y la obsidiana de la región de Yellowstone, junto con cantidades masivas de chert de Ohio Flint Ridge.

El material exótico traído de tierras lejanas se utilizó para hacer obras icónicas de arte Hopewell, como cortes de mica, enormes cuchillas de obsidiana, concha descabellos y cuentas, panpipes de cobre y adornos corporales, y collares de oso grizzly y dientes de tiburón fósil. Aunque ninguno de estos artefactos se conoce actualmente desde Mound Park, es probable que se hayan hecho y utilizados artefactos similares aquí.

Ocupación histórica temprana

Mound Park era originalmente parte de la granja John Simpson, establecida en algún momento antes de 1819. John Simpson y su esposa Mary Noel estaban entre los primeros colonos de Portsmouth. Establecieron su granja justo al norte de los grandes terraplenes semicirculares que encerraban los montículos de herradura. Como carpintero, Simpson probablemente tuvo una mano en la construcción de muchos edificios tempranos en Portsmouth. Más tarde, en 1846, Azel Glover vendió seis acres de esta parcela a los comisionados del condado para su uso como una granja de enfermería.

En la década de 1860 y 1870, la Feria del Condado se celebraría en el sitio de la granja. En 1871, el Portsmouth Times informó sobre los preparativos para la feria anual, señalando que había “varios montículos antiguos de formación peculiar”. La sala de exposiciones principal fue construida dentro del interior de uno de los montículos de herradura, y se estableció un hipód de este del montante, con un puesto de música en el ascenso donde ahora se encuentra la Casa del Refugio construida por la WPA. Un doctor. Se señaló que Straight era el propietario del terreno en ese momento y tenía su residencia allí.

En 1871, los Comisionados del Condado transfirieron la Granja de la Enfermería al West Side, cerca de Careys Run, despejando el camino para un nuevo capítulo en la historia del sitio.

Hogar de niños del condado de Scioto

El Hogar de Niños del Condado de Scioto era el orfanato del condado. El Ayuntamiento de Portsmouth desechó parte del Hospital de la Ciudad para la casa en 1874.

Y, en noviembre de 1875, el Portsmouth Times señaló que los antiguos edificios del recinto ferial estaban siendo reparados para uso temporal por el Hogar de Niños del condado. El recinto ferial se muestra al sur de la avenida Robinson en el mapa de 1889 de Portsmouth, mostrando su movimiento lejos de Mound Park.

En noviembre de 1875, el orfanato fue trasladado a la antigua granja de la enfermería y la propiedad del recinto ferial en los terrenos actuales de Mound Park. Los antiguos edificios de enfermería y ferias fueron reparados para uso temporal, mientras que se pusieron en marcha planes para construir un nuevo edificio que sirviera como hogar de niños.

Construido sobre la altura de la subida natural, con vistas al montadero de la Herradura, la nueva casa ardió a principios de 1876 antes de que fuera terminada. Después de la reconstrucción, una estructura de ladrillo de tres pisos se abrió en 1877 en el mismo lugar. Para 1892, setenta y cinco niños ocuparon el hogar, y los edificios en el terreno incluían la residencia, una escuela de una planta, una lavandería, una casa de juegos, otras dos dependencias, y un molino de viento. Todos estos edificios estaban en la esquina sureste de Mound Park, donde ahora están presentes la casa de refugio y el copo de equipo de los años 30.

Una fotografía temprana y sin fecha del siglo XIX del hogar también muestra lo que debe ser el pequeño montaje en forma de U que estaba en la propiedad. Hacia el final de la década de 1880, los funcionarios de la ciudad discutieron la posibilidad de construir una adición para aliviar la aglomeración. Para 1909, se habló de reubicar la instalación, y con ella fue la primera mención de convertir la propiedad en un parque de la ciudad, con la notación especial para preservar las obras de tierra. Otras opciones, incluyendo la venta de toda la propiedad para lotes residenciales o la construcción de un nuevo hospital de la ciudad en el sitio.

Curiosamente, un artículo de 1915 discutiendo la disposición del Hogar de Niños menciona montículos históricos de herraduras, por lo que es posible que el montaje en forma de U más pequeño como se ve en la fotografía sin fecha todavía estuviera presente. En 1917, los comisionados del condado decidieron dividir la propiedad de Childrens Home en cuatro lotes y venderlos para recaudar fondos para una nueva casa ubicada en un entorno más rural. Sin embargo, este plan se encontró con la resistencia de los residentes del barrio de Hilltop y grupos comunitarios que apoyaron la transformación de los terrenos en un parque público.

La familia Labold finalmente compró toda la parcela y transfirió la escritura a la ciudad de Portsmouth para transformar explícitamente los terrenos en un nuevo parque de la ciudad. La construcción de un nuevo hogar infantil cerca de Wheelersburg comenzó en 1920. El Hogar de Niños permaneció en este lugar hasta 1921, después de lo cual la ubicación se convirtió en un parque público, siguiendo el deseo de muchos ciudadanos de Portsmouth.

Las dependencias del Hogar Infantil comenzaron a ser removidas en 1922. Durante un tiempo, se consideraron varios usos para el edificio residencial, como la conversión en una Casa del Club Comunitario para su uso por las diversas organizaciones comunitarias de Portsmouth. Los Boy Scouts planeaban convertir el edificio en su sede local en 1923. En 1928, el Portsmouth Lions Club flotó una propuesta para demoler el antiguo edificio de Childrens Home y utilizar los materiales para un museo de la ciudad en la misma ubicación, pero fue arrasado más tarde ese año sin ninguna reconstrucción inmediata en su huella.

Creación de Mound Park

El parque abrió sus puertas en 1921, que al principio se sirve principalmente como espacio verde abierto. Aunque un negocio cercano se llamaba “Mound Park Pharmacy” el parque generalmente se llamaba Childrens Home Park a principios de la década de 1920. Las primeras mejoras en el parque incluyen la construcción de casas de refugios y copo de equipo. En 1933, una casa de refugio fue construida en la antigua ubicación del Hogar de Niños, reemplazada en 1937 por una casa de albergue de piedra construida en la WPA, y seguida en 1938 por un edificio de taller de piedra. Una casa de la guata fue conocida como construida cerca de la cancha roque, instalada en 1935.

El CCC envió hombres para ayudar con la recuperación de inundaciones en 1937 y acamparon en Mound Park. En 1939, se construyó un puesto de música para conciertos en algún lugar del terreno, posiblemente dentro del montadero de herradura. En 1941, se erigió un asta de bandera de 46 pies de altura en el parque justo al norte de la casa de acogida.

Encuentros públicos en Mound Park

Incluso cuando todavía era el campo de Childrens Home, la zona del parque era utilizada por grupos locales para reuniones, como picnics. En 1920, los Girl Scouts tuvieron un festival del Primero de Mayo a la que asistieron 150 chicas de todo Portsmouth. Los Boy Scouts siguieron con su propio Scout Show en 1923, que regresó en 1924 y 1925 antes de mudarse a Labold Field en 1926 para aprovechar mejores instalaciones para manejar multitudes y eventos. Sin embargo, los Boy Scouts todavía usaban Mound Park para eventos de campo más pequeños.

La Highland School inauguró un Día de Campo anual en el parque en 1921, con unas 2.000 personas presentes. El Coro Comunitario de Portsmouths celebró conciertos gratuitos en el parque en la década de 1920. La ciudad celebró su propio servicio conmemorativo en Mound Park por la muerte del Presidente Harding en 1923. Durante los meses de clima cálido, muchas iglesias locales celebraron servicios al aire libre y picnics en el parque y reuniones familiares fueron una ocurrencia común.

En 1928, se erigió una plataforma de bandas en una zona del parque para conciertos; las cuentas de los periódicos sugieren que esta plataforma pudo haber sido erigida dentro del montaje de la herradura, ya que se celebraron conciertos en la esquina de las calles Grant y Hutchins. Sin embargo, en 1942 se propuso una nueva cáscara de banda entre el montaje y la casa de refugio, que es otro lugar plausible para el quiosco original.

No todas las asambleas eran benignas. El Ku Klux Klan se reunió para una manifestación y marcha a través de Portsmouth en Mound Park a finales de 1923; sin embargo, fueron rápidamente arrestados después de negarse a una orden de dispersarse.

El parque sigue siendo un punto focal de las actividades al aire libre para el barrio circundante. Los juegos de tenis, softbol y baloncesto se juegan en los meses más cálidos y la estructura de juego es popular entre los niños locales. La casa de acogida de los años 30 todavía se utiliza para reuniones y actividades. Más recientemente, un proyecto de mejora del parque completó un sendero pavimentado y la instalación de varias luces del parque para mejorar la seguridad y el acceso al parque. La historia antigua de Mound Park se conmemora con un nuevo monumento y una plaza al noroeste del montaje a lo largo de la calle Hutchins.

Los antiguos montículos de Portsmouth, Ohio: un portal al mundo del cielo

Comunicado de prensa • 13 de enero de 2016

Los movimientos de tierra de los indios nativos americanos de Portsmouth, de 2.200 años de antigüedad, se utilizaron para impulsar las almas de los muertos hacia las estrellas. Los antiguos constructores de montículos de Estados Unidos utilizaron las ubicaciones de los montículos y los movimientos de tierra para obtener acceso al Camino de las Almas.

Portsmouth, Ohio, 13 de enero de 2016 (Newswire.com) – Dentro de un pequeño parque en una colina en la moderna Portsmouth, Ohio, se encuentra el punto focal de un antiguo complejo de montículos y movimientos de tierra atribuidos a los Hopewell, una cultura nativa americana de construcción de montículos que Habitó la región alrededor del año 200 a. C. Hace unos 2200 años, Hopewell construyó un increíble y enorme complejo de senderos, terraplenes en forma de herradura, montículos y recintos en Portsmouth que casi desafían toda descripción. Los pasillos, de 160 pies de ancho uniforme, estaban delimitados por paredes paralelas de tierra de entre 3 y 5 pies de altura. Las pasarelas recorrían más de 14 millas conectando el sitio de Portsmouth con al menos otros dos sitios ubicados al otro lado del río Ohio en Kentucky. El complejo ha sido un enigma desde su descubrimiento hace varios cientos de años y los arqueólogos simplemente han afirmado que se utilizaba en ceremonias y rituales misteriosos. Se sabe que es un importante sitio sagrado para la cultura nativa americana. Sin embargo, la investigación ahora ha revelado su probable propósito.

El sitio central en Portsmouth estaba resaltado por dos grandes movimientos de tierra en forma de herradura junto con movimientos de tierra y montículos circulares adyacentes. Estos terraplenes en forma de U estaban formados por muros de tierra de entre 12 y 15 pies de altura. (Hoy en día solo queda un terraplén de herradura). Desde este sitio principal en Portsmouth, una pasarela nivelada se extendía 5,5 millas hacia el sureste y terminaba en el río Ohio. Luego continuó durante 1,5 millas en el lado de Kentucky y condujo a un recinto circular de múltiples anillos con un gran montículo en el centro. Otra pasarela nivelada corría hacia el suroeste por 7 millas y conducía al río Ohio. Al otro lado del río, en Kentucky, se ubicó un enorme recinto cuadrado de tierra. Desde esta formación cuadrada se extendían varios muros paralelos de tierra que se extendían a lo largo de 2100 pies formando recintos rectangulares inusuales. Investigaciones anteriores realizadas por el Dr. Greg Little, autor de la Enciclopedia ilustrada de montículos y movimientos de tierras de los nativos americanos , han demostrado que desde las formaciones elevadas de Portsmouth, el amanecer y los atardeceres del solsticio de invierno se alineaban con la formación circular y el recinto cuadrado de Kentucky. Tanto el amanecer como el atardecer en el solsticio se vieron en los horizontes directamente encima de estas formaciones terrestres.

… todo el sitio fue visto esencialmente como una gigantesca máquina mágica de tierra que fue vista como una forma de llegar al mundo del cielo.

Dr. Gregory Little, autor/investigador

Desde mediados de la década de 2000, se sabe que las culturas constructoras de montículos de la antigua América utilizaban montículos y movimientos de tierra para una ceremonia ritual para ayudar a las almas de los difuntos a pasar de la Tierra a las estrellas, donde se realizaba un viaje al lugar de origen. El viaje se llamó el Camino de las Almas. Implicaba un ritual invernal en el que el alma inicialmente saltaba al cielo, apuntando inicialmente a la Nebulosa de Orión. Desde ese punto de llegada a las estrellas, el alma viajó por el inframundo y luego hizo la transición a la Vía Láctea. Los constructores de montículos nativos americanos vieron las estrellas de la Vía Láctea como almas que realizaban el viaje. La noche siguiente, el alma inició su viaje por el borde de la Vía Láctea hasta la constelación de Cygnus, ubicada en el cielo noroeste. Cygnus fue visto como un pájaro grande y la constelación está ubicada en la Grieta Oscura de la Vía Láctea. Los antiguos nativos americanos se referían a Dark Rift como una “división en el camino”. Fue aquí donde finalmente se juzgó al alma y, si pasaban las pruebas, se creía que el alma se movía a través de un portal que conducía desde el mundo celestial al origen de todas las almas. Se creía que el portal era la estrella Deneb, la estrella más brillante de Cygnus. El viaje sólo podía realizarse en un momento en que la constelación de Escorpio no era visible y también cuando Orión se estaba poniendo en el horizonte occidental justo antes del amanecer. Scorpius era visto como el gobernante del inframundo y era importante que no estuviera en el cielo cuando se iniciaba el viaje. Un vídeo del Camino de las Almas explica las ideas detrás de las creencias.

Trabajando con un programa estelar informático, Little calculó la disposición de las estrellas clave involucradas en el viaje del Camino de las Almas tal como estaban presentes en Portsmouth en el año 200 a. C., cuando el sitio era utilizado activamente por Hopewell. Dado que las alineaciones del solsticio de invierno ya fueron verificadas en el sitio, la fecha del 21 de diciembre de 200 a. C. fue el marco temporal de la prueba.

Los resultados mostraron que en el solsticio de invierno del año 200 a. C., Scorpius estuvo debajo del horizonte durante toda la noche y no fue visible. También se descubrió que, visto desde el recinto circular en Kentucky, se vio a Cygnus ponerse en el horizonte noroeste al anochecer, directamente sobre el complejo principal elevado en la ladera de Portsmouth. Al mismo tiempo, vista desde el complejo principal de Portsmouth, la constelación de Orión se elevaba en el cielo en el sureste, directamente sobre los movimientos de tierra circulares de Kentucky. Más tarde, temprano en la mañana, antes del amanecer, visto desde el complejo principal en Portsmouth, se vio a Orión caer en el horizonte hacia el suroeste, directamente sobre los movimientos de tierra cuadrados en Kentucky. El salto del alma a Orión se realizó justo cuando Orión alcanzó el horizonte occidental temprano en la mañana.

Todos los elementos clave en el viaje de muerte de Path of Souls están presentes en los movimientos de tierra de Portsmouth, y parece probable que todo el sitio se utilizara esencialmente como una gigantesca máquina mágica de tierra que se consideraba una forma de llegar al mundo del cielo. El viaje se inició en los movimientos de tierra circulares en Kentucky al caer la noche, y los participantes se trasladarían a través de la pasarela hasta el río Ohio, donde cruzarían al otro lado donde el camino continuaba cuesta arriba hasta el sitio principal en Portsmouth. A partir de ahí, la ceremonia implicó el movimiento de los participantes hacia el suroeste siguiendo el camino hacia el río y luego cruzando hacia Kentucky. Allí, en el recinto de la plaza, se desarrollarían los rituales finales, que culminarían con un movimiento por la plaza y los largos terraplenes rectangulares.