Este Mundo, a veces insólito
Calendario
septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Lugares extraños

En esta relación, se incluyen lugares con construcciones, generalmente prehistóricas, de cualquier parte del mundo, de las cuales no se tiene certeza absoluta de su uso, pudiendo ser este múltiple o desconocido. Por lo tanto no se incluyen las tumbas y similares, excepto en el caso de que sean muy representativas, únicas o excepcionales, o que estén asociadas a otra actividad. Cuando existen muchos similares, se han incluido sólo los más significativos, en alguna ocasión por países. Se ha huido de los mitos no comprobados, solo se incluyen si hay datos físicos palpables.

En ningún caso se ha pretendido ser exhaustivo.
Toda la información se ha sacado de la red, y principalmente se han utilizado los datos al efecto, de Wikipedia, y (entre otras) de las web:
http://www.ancient-wisdom.co.uk/azpages.htm
http://www.megalithic.co.uk/
http://www.stonepages.com/
http://www.stone-circles.org.uk/index.htm

Dolmen de Alberite

Dolmen de Alberite

Imagen del dolmen.

El dolmen de Alberite es un dolmen que se encuentra en el término municipal de Villamartín, en la provincia de Cádiz. Está situado en la cuenca media del Guadalete, a cuatro kilómetros de la localidad y en el piedemonte de la Sierra de Grazalema.

Ubicado dentro de la necrópolis megalítica Alberite I, fue descubierto en 1993. Es uno de los más antiguos de la península ibérica,1​ pues tiene unos 6000 años.2

Excavación

La excavación del dolmen fue llevada a cabo por un equipo integrado por profesionales del Proyecto de Investigaciones Arqueológicas Guadalete y por el Área de Prehistoria de la Universidad de Cádiz, bajo la dirección de Francisco Giles Pacheco y José Ramos Muñoz.

Consta de una galería de unos 23 metros de longitud segmentada con jambas y con una entrada monumental con dos ortostatos exentos. En algunas de estas enormes piedras se encuentran pinturas esquemáticas en ocre y grabados de armas, lunas, soles e incluso algún antropomorfo. Se encontraron en el interior los restos de dos individuos cuyos huesos fueron descarnados y espolvoreados con ocre. El ajuar de dichos enterramientos incluía útiles de piedra pulimentada, cuentas de collar en piedra, ámbar y conchas, una paleta para el ocre y un gran cristal de cuarzo de unos 20 cm de longitud.

El dolmen de Alberite se descubrió allá por el año 1993 mientras unos jornaleros araban la tierra. Se encuentra en los Llanos de Villamartín y gracias a los restos de unas hogueras en su interior –y mediante la prueba del Carbono 14– se pudo determinar que pertenecían al siglo XLIII a.C.

Se le supone un carácter funerario. Se trata de una estructura de 20 metros de longitud por 2-4 metros de anchura. En su interior se encontraron los cuerpos de un hombre y una mujer inhumados con la cabeza afuera. A su alrededor, hachas, azuelas, gubias, huesos y cuentas de collar, una paleta con restos de ocre y una piedra de cuarzo de 20 cm. que otorgaba prestigio y se le presuponían funciones protectoras.

No es una construcción aislada. Relativamente cerca se encuentran más construcciones de este tipo. Es del mismo tipo, dimensión y fecha que las grandes construcciones megalíticas bretonas del norte continental. Podríamos suponer que ambos pueblos elaboraban monumentos de fundamento espiritual similar en las mismas fechas, entendiendo así que tendrían presupuestos religiosos análogos. Esto implica una relación cultural entre los pueblos europeos. Hay incluso quien sugiere que el propio nombre de Cádiz no proviene del Gadir fenicio. Estos nombrarían a la ciudad que encontraron aquí como ya se la denominaba entre sus habitantes: cathir. Un vocablo que en gaélico significa también “ciudad amurallada”.

 

https://blogdruta.com/2011/10/15/dolmen-de-alberite-villamartin/

El Dolmen esta formado por 35 ortostatos laterales sin contar los que cubrían el megalito, traídos de unas canteras que distan unos 3kms. Posee un corredor de algo mas de 20 mts de longitud con diferentes compartimentos y cámara sepulcral al final del mismo.

Se hallaron objetos en la cámara funeraria, entre el ajuar encontrado a los investigadores les llama la atención un cristal de cuarzo y un collar de cuentas de variscita verde. Ambos objetos de procedencia lejana, por lo que no cabe ningún lugar a dudas de un intercambio comercial con otras zonas de la península.

También cabe destacar entre el ajuar algunas piedras pulimentadas, huesos, conchas, ámbar y una paleta para ocre, machacadores y un cristal de cuarzo de 20 cms de longitud.

El Dolmen de Alberite que por cierto se encuentra rodeado de alguna sepulturas mas, conserva en sus ortostatos la decoración grabada y pintada de antropomorfos, soleiforme, armas y algunos de significado complejo.

Ubicación del Dolmen y de algunas posibles estructuras más

Astraliforme

Pero quizás una de las cosas mas importantes que los investigadores han sacado en conclusión, es que hasta ahora se pensaba que los dolmenes fueron erigidos en el periodo Calcolitico, pero por lo descubierto en este yacimiento ahora se saben que pertenecen a época Neolítica, previos a construcciones como el Zigurat de Ur o las mismísimas Pirámides.

Otro tema muy importante descubierto también es que el origen de este megalitismo es de procedencia Atlántica y no Mediterranea como se pensaba hasta hace poco, pues esta ultima suposición ya esta puesta en tela de juicio.

Esta piedra está coloreada en ocre, posiblemente con un mineral altamente contaminante. Formaba parte del techo de la estructura y en ella pueden apreciarse grabada algunas armas, entre ellas extraños bomerang parecidos a los de los aborígenes australianos.

En el año 1992 fue descubierto en el Arroyo de Alberite, Villamartín un Dolmen que se bautizaría con el nombre del mismo Arroyo: Dolmen de Alberite.

…Y junto a él se cuenta que hay cuatro más por descubrir, siendo este un poco menor que el de Antequera, pero que en su conjunto puede formar el complejo megalítico más importante de Europa, por encima del camelo que es “Stonehenge”, con la posibilidad de que éste último no sea del todo auténtico y habiendo denuncias con fotos y otras pruebas de que el conocidísimo yacimiento inglés se trata de un montaje.

El Dolmen de Alberite estuvo expuesto cinco años, desde su descubrimiento a las inclemencias del tiempo y fue objeto de expolios. Su decoración de pinturas y grabados, representando soles, serpientes, armas, de las que algunas semejan extraños bumerang, parecidos a los de los aborígenes australianos y formas humanas se vio afectada. Está datado en unos 6.000 años de antigüedad (4.000 antes de Cristo) y su intervención ha sido muy controvertida, siendo objeto de denuncias por parte de arqueólogos de gran reputación.

Castle an Dinas

Castle an Dinas, St Columb Major

Castle an Dinas visto desde St. Columb Major

Castle an Dinas es una fortaleza de la Edad del Hierro en la cumbre de Castle Downs cerca de St Columb Major en Cornwall, Reino Unido (referencia de cuadrícula SW945624) y es considerada una de las fortificaciones más importantes del suroeste de Gran Bretaña. Data de alrededor del siglo III al II a. C. y consta de tres anillos concéntricos de zanjas y murallas, a 850 pies (260 m) sobre el nivel del mar. A principios de la década de 1960 fue excavado por un equipo dirigido por el Dr. Bernard Wailes de la Universidad de Pennsylvania durante dos temporadas de excavación.

Castle an Dinas… una magnífica fortaleza de la Edad del Hierro en Cornwall

Castle-an-Dinas es una de las fortificaciones más grandes e impresionantes de Cornwall, ubicada en una posición imponente en la cumbre de Castle Downs con amplias y panorámicas vistas del centro de Cornwall hacia las costas norte y sur. Data de alrededor de los siglos II y III aC y consta de tres anillos concéntricos de zanjas y murallas, 850 pies de diámetro y 700 pies sobre el nivel del mar.

Se menciona en las leyendas de Cornualles como uno de los asientos del duque de Cornualles y como el lugar donde Cador, duque de Cornualles y esposo de la madre del rey Arturo, se encontró con su muerte. La existencia de tales leyendas sugiere que este sitio siguió siendo importante mucho después de su construcción en la Edad del Hierro.

La colina está rodeada por tres murallas y zanjas. Hay dos carretillas de la Edad de Bronce en el área central cerrada y estas pueden ser rastros del primer uso humano de esta colina, aunque encuestas recientes han sugerido que hay una plataforma nivelada entre los bancos y zanjas exteriores e interiores que pueden representar el rastros de uso incluso anterior (neolítico).

Las excavaciones realizadas en la década de 1960 en el interior sugirieron que el período principal de uso fue durante la Edad del Hierro, cuando las murallas habrían estado en su punto más alto, probablemente coronadas por una empalizada de madera. La entrada principal se encuentra en el lado suroeste, y la puerta de entrada tenía una superficie empedrada. Hay un área húmeda y pantanosa dentro del área cerrada, lo que sugiere que alguna vez pudo haber contenido un pozo, lo que hace posible vivir en el sitio. Es probable que hubiera habido casas de madera y otras estructuras y áreas de trabajo. No hay rastros de círculos de chozas de piedra.

Ahora se cree que las fortificaciones de este tipo han sido menos una fortaleza militar y más un lugar de enfoque para la comunidad, símbolos de la riqueza y el poder de la tribu, un lugar central para las ceremonias sociales, el comercio y el ritual.

Una mina de wolfram del siglo XX tuvo un impacto significativo en Castle-an-Dinas, como plataformas cortadas en las murallas prehistóricas para transportar un teleférico conocido como ‘blondin’ para transportar saltos de mineral desde la mina en el lado norte de la colina. a los trabajos de procesamiento en el sur. Dentro del centro cerrado hay lugares obvios donde la actividad humana reciente ha perturbado la superficie. El llamado área pantanosa del “estanque de rocío” puede incluso ocultar un pozo minero hundido en el medio de la colina en los últimos 100 años.

A pesar de la actividad continua en esta colina durante los últimos dos mil años, este sigue siendo uno de los sitios arqueológicos más impresionantes e importantes del condado.

Leyenda artúrica

Murallas defensivas de Castle an Dinas

Una de las dos carretillas de la Edad de Bronce en Castle an Dinas

Tradicionalmente, Castle an Dinas es el pabellón de caza (asiento de caza) del Rey Arturo, desde el cual cabalgó en la caza de Tregoss Moor.[1] Una piedra cerca de St Columb (ahora perdida) supuestamente tiene las cuatro huellas de su caballo hechas mientras cazaba.[2]

La primera historia escrita fue escrita por William of Worcester durante su visita a Cornwall en 1478. Señaló que la leyenda dice que el fuerte fue el lugar donde murió Gorlois, duque de Cornwall y esposo de la madre del rey Arturo.

Guerra Civil

En marzo de 1646, durante la Guerra Civil inglesa, las tropas realistas de Sir Ralph Hopton acamparon durante dos noches dentro de los anillos del fuerte.[3] Aquí celebraron un Consejo de Guerra donde se decidió que se rendirían a los parlamentarios. Solo Hopton y el mayor general Webb votaron en contra. Pocos días después, Hopton se rindió en el Puente Tresillian cerca de Truro.

Otros sucesos notables

Tansys Golowan La hoguera de la víspera del pleno verano se celebra anualmente en Castle an Dinas.

Ejército fantasma Un evento extraordinario que tuvo lugar en el sitio fue registrado por el historiador de Cornualles Samuel Drew, un ejército fantasma fue visto en el cielo sobre Castle an Dinas a fines del siglo XVIII: (si es cierto, una forma inusual pero documentada de espejismo)

En 1867, Henry Jenner escuchó la historia de un anciano en Quoit, cerca de Castle an Dinas, que había visto a los fantasmas de los soldados del Rey Arturo perforando allí, ¡y recordó la mirada de los rayos de luna en sus mosquetes![4]

Asesinato En 1904, una mujer joven, llamada Jessie Rickard, fue asesinada en el sitio por un amante celoso, y luego se quitó la vida.[5]

Midsummer La Old Cornwall Society celebra sus tradicionales hogueras anuales de verano aquí en el punto más alto de la fortaleza. Esta ceremonia se remonta a los tiempos precristianos, cuando los paganos marcarían el solsticio de verano.

La ejecución de John Trehenban

La piedra en Castle an Dinas en la que se encontraba la jaula y Trehenban murió de hambre

En 1671, un hombre llamado John Trehenban (pronunciado TREM-on) (1650-1671) de St Columb Major, asesinó a dos niñas y fue condenado a prisión en una jaula en Castle an Dinas, y murió de hambre. El asesinato de las dos jóvenes está registrado en el Registro Parroquial.[6]

23 de junio de 1671 Anne, hija de John Pollard de esta parroquia y Loveday Rosevear (17 años), hija de Thomas Rosevear de St Enoder, fue asesinada brutalmente el día anterior en la casa del capitán Peter Pollard en el puente por un tal John Trehenban, hijo de Humphrey y Cissily Trehenban de esta parroquia alrededor de las 11 de la mañana de un día de mercado.[cita requerida]

  • Trehenban fingió ayudar a encontrar al asesino montado a caballo siguiendo a los sabuesos. Su sombrero se voló y los perros no lo dejaron. Finalmente confesó.[7]
  • El carril donde los sabuesos recogieron el aroma todavía se conoce como ‘Carril de Tremmons’.
  • Lo colocaron en una jaula que estaba sentada sobre una gran roca. Esta roca aún está por verse y la gente local solía decir que si corría alrededor de esta roca cincuenta veces, oiría el ruido de sus cadenas.
  • Tremmon le suplicó a una mujer que pasaba por algo de comida. Todo lo que ella tenía eran unas velas de sebo que él comió vorazmente.
  • Según el historiador local Marshel Arthur, la gente local solía referirse a un no-bueno como ‘un Tremmon correcto’.

Mina Castle-an-Dinas

De 1916 a 1957 fue el sitio de la mina de wolfram más grande de Cornwall.[8] Muchos de los edificios y trabajos antiguos permanecen en pie. La mina es la localidad tipo para el mineral Russellita.[9]

Otros minerales encontrados aquí incluyen: Arsenopirita, Cacoxenita, Löllingita, Flogopita, Russellita Topacio Turquesa[10]

Plano de encuesta (Wailes, 1963)

Cairnholy

Cairnholy

Cairnholy (o Cairn Holy) es el sitio de dos tumbas neolíticas con cámaras del tipo Clyde.[1] Se encuentra a 4 kilómetros al este del pueblo de Carsluith en Dumfries and Galloway, Escocia (referencia de la red NX518540). Las tumbas son monumentos programados al cuidado de la Escocia histórica.

Cairnholy

Cairnholy I

Se muestra dentro de Dumfries y Galloway

Ubicación: Dumfries y Galloway

Coordenadas: 54.859239 ° N 4.309579 ° W

Tipo: Tumba Compartida

Historia

Períodos: Neolítico

El nombre Cairnholy representa gaélico* Càrn na h-ulaidhe ‘mojón de la tumba de piedra’.[2]

Descripción

Las tumbas de Cairnholy están situadas en una ladera con vistas a la bahía de Wigtown. Están situados al lado de la granja Cairnholy. Se puede acceder al sitio al final de una carretera secundaria a aproximadamente 1 kilómetro de la carretera A75. Las dos tumbas se encuentran a 150 metros una de la otra.[3]

Ambas tumbas yacen abiertas al cielo, ya que la mayoría de sus piedras de cobertura originales se tomaron en el pasado para construir muros de campo.[3] Ambas tumbas fueron excavadas parcialmente en 1949 por Stuart Piggott y Terence Powell.[3] Los hallazgos de las excavaciones se encuentran en el Museo Nacional de Escocia. 4] [5]

Cairnholy I

Cairnholy I, fachada

Cairnholy I (referencia de cuadrícula NX51765389) es la más elaborada de las dos tumbas. Mide 50 por 15 metros y tiene una fachada curva monumental, que formó el telón de fondo de una explanada frente a la tumba.[4]  La excavación mostró que varios incendios habían sido encendidos en la explanada.[3]

La tumba en sí tiene dos cámaras. La cámara exterior, a la que se ingresó por la fachada, contenía un fragmento de un hacha ceremonial de jadeíta, junto con fragmentos de cerámica neolítica y una punta de flecha en forma de hoja.[4] Los artículos funerarios tardíos comprendían fragmentos de cerámica de Peterborough y cerámica de vaso y un cuchillo de sílex.[4] La cámara interior se construyó como una caja cerrada, y era inaccesible desde la exterior.[3] Probablemente fue originalmente cubierto por una gran losa de piedra que descansa sobre las dos losas más altas.[3] La cámara interior contenía una cista secundaria, con fragmentos de recipientes de comida y una piedra tallada en forma de copa y anillo.[4]

Cairnholy II

Cairnholy II

Cairnholy II (referencia de cuadrícula NX51825404) se encuentra al norte de Cairnholy I. La tradición local sostiene que fue la tumba de Galdus, un mítico rey escocés.[3] Es de esta tumba que la granja cercana toma su nombre.[4] Mide 20 por 12 metros y mide menos de 60 centímetros de alto.[5] Le han robado piedras, pero todavía hay dos piedras de portal frente a la tumba de la cámara.[3] Hay una explanada muy poco profunda en forma de V en la parte frontal de la tumba.[5] La tumba contenía dos cámaras.[5] La cámara trasera había sido robada previamente, y la otra perturbada, pero se encontraron una punta de flecha y un cuchillo de sílex dentro del relleno, junto con fragmentos secundarios de cerámica de vaso.[5]

Otros monumentos prehistóricos

Alrededor de 160 metros al este de la granja Cairnholy se encuentran los restos de mojón circular de menos de 15 centímetros de altura (referencia de la cuadrícula NX51975413).[6] Cuando las piedras fueron removidas antes de 1849, se descubrió que contenía huesos humanos.[6]

El área está rodeada de rocas con marcas de copa y anillo.[7] [8] [9] [10]

Cairnholy I Chambers Cairn es tan espectacular que es tentador pensar que Cairnholy II tiene que ser un vecino pobre. Puedes verlo por primera vez cuando doblas una esquina de la pista y comienzas a apreciar que, aunque sus encantos son de alguna manera más sutiles, vale la pena visitarlo como su vecino de nivel inferior.

Al igual que su vecino, el mojón ha estado aquí entre 4.000 y 6.000 años, y los períodos de uso de los dos mojones fueron contemporáneos o al menos superpuestos. Gran parte de la masa del mojón de Cairnholy II se ha eliminado a lo largo de los siglos para su reutilización en las paredes del campo local, pero afortunadamente las grandes piedras en el centro del mojón parecen haber permanecido intactas.

Si bien se cree que Cairnholy I se modificó durante su período de uso para proporcionar un espacio para que se lleven a cabo los rituales, Cairnholy II parece haber seguido funcionando como un simple lugar de entierro. La excavación a fines de la década de 1940 dejó al descubierto los elementos clave del mojón, y estos permanecieron en su lugar tal como los ve hoy. Se llegó a la entrada del mojón desde una pequeña explanada entre dos grandes piedras verticales, que ahora se brindan apoyo mutuo al apoyarse una contra la otra.

Dentro del mojón había una cámara exterior, con más allá una cámara interior sellada por una piedra vertical. La cámara interior estaba cubierta por una gran piedra angular plana, que hoy permanece en su lugar y proporciona la característica más fascinante del mojón. Dado que la piedra angular alguna vez habría sido apoyada por muchas otras piedras, aún habría requerido un gran esfuerzo colocarla aquí. Y su situación moderna, aparentemente precariamente equilibrada en solo tres o cuatro puntos de apoyo, le da un sentido de magia al mojón que probablemente carecía cuando toda su estructura estaba completa.

Debajo del capstone es posible ver dentro de la cámara interior. Cuando se excavó el mojón, se encontraron aquí un cuchillo de sílex y una punta de flecha, junto con los restos de cinco o seis vasijas de vaso de precipitados en la cámara exterior. No se encontraron rastros de los restos humanos que alguna vez los habrían acompañado.

El mojón del sur

 

Castellar de Meca

Castellar de Meca

Poblado íbero Castellar de Meca

Coordenadas: 38°57′36″N 1°09′18″O

País: España

El poblado ibérico Castellar de Meca, cuya época corresponde al ibérico (siglos V-II a. C.), y también al bronce, romano, islámico, medieval, se localiza en el término municipal de Ayora, en la comarca de El Valle de Ayora-Cofrentes (Provincia de Valencia, España), sobre un largo cerro denominado Mugrón de Meca (Sierra del Mugrón), dentro de la finca denominada «Casas de Meca».

Está declarado Bien de Interés Cultural desde el 3 de junio de 1931. Identificador otorgado por el Ministerio de Cultura: RI-550000053.1

Historia

Las ruinas del Castellar de Meca aparecen como conocidas en documentos de autores como Escolano, Cavanilles, Pierre Paris, Schulten, y especialmente por Julián Zuazo, entre otros.2​ Este yacimiento muestra evidencias de ocupación desde la edad de Bronce ( siglo VI a.C.), los Íberos ( siglos IVIII a.C.) y los romanos (siglos II I a.C. ) hasta la edad Media (siglo XII).23

Detalle del camino de acceso

Las ruinas se consideran pertenecen a un poblado Ibérico ocupando aproximadamente 15 hectáreas. A simple vista se pueden ver sus antiguas murallas que servían de defensa a esta población, pero además por las características del terreno, estas también forman parte de una fortaleza natural, situándose a unos 1218 metros de altura sobre el nivel del mar en su punto más elevado.4​ Se encuentra en una meseta del monte, con un único acceso, y por el que posiblemente los íberos trazaron un camino, el llamado Camino Hondo (que hoy aún conserva importantes vestigios de las huella dejadas por las ruedas de los carros, y pequeñas cavidades, donde ponían el pie las bestias que transportaban sus cargas), que unía la ciudad- fortaleza con el llano. De esta época íbera son también los restos de casas excavadas en la roca así como los aljibes.3

La ciudad ibérica desapareció con la conquista de los romanos, aunque la influencia ibérica se mantuvo durante un tiempo. En la zona occidental se observan restos de una torre romana, no hay constancia de que hubiera elementos arquitectónicos, aunque sí se hallaron sillares de varios tamaños bien labrados.3

La población fue creciendo y extendiéndose por las laderas, sobre el camino íbero inutilizado, construyéndose habitaciones medievales rectangulares. Se sabe que en el siglo XV la ciudad estaba desierta, lo cual puede deberse al brote de peste negra que sufrió la zona a mediados del siglo XIV.3

Descripción

Camino interior

Depósito

La planta del yacimiento tiene unas 15 Ha, con un extensión de unos 800 m en dirección Este-Oeste. Murallas ciclópeas, numerosas cisternas y casas talladas en la roca. Cerámicas ibéricas, romanas, islámicas. El denominado Camino Hondo, con una pendiente del 30 % constituye una asombrosa obra de ingeniería prerromana. En el último tramo, la roca está excavada 4,30 m. con una anchura de 1,93-2,15 m. Para superar la pendiente se alargó el recorrido y obligó a realizar una cerrada curva para cambiar el sentido del camino hacia el centro de la ciudad. El suelo, sobre roca viva, presenta profundas rodaderas como consecuencia del paso de las ruedas de carro durante 1500 años.

En los laterales se aprecian unas hendiduras en la piedra que presumiblemente servirían para introducir trancas de madera y sujetar así las ruedas evitando el deslizamiento por la pendiente. En la meseta se pueden observar habitaciones excavadas en la roca, escaleras, y numerosos depósitos (más de 100), el mayor llamado «El Trinquete» de 29 x 5 m, con una profundidad estimada de 14 m (más de 2000 m3). No todos los depósitos serían aljibes, ya que algunos pudieron ser utilizados como graneros o almacenes.

Existen restos de muros de difícil datación, ya que el poblado estuvo habitado hasta época medieval (posiblemente hasta los siglos XIII-XIV). Al oeste de la denominada «Cueva del Rey Moro» se encuentra la fuente, con su caño original que ha sufrido una modificación, y en la que se aprecian unas escaleras excavadas de época ibérica, y algo más abajo el aljibe.

Las características del poblado sugieren que éste sería un gran almacén de productos agropecuarios que explicaría el camino de acceso para facilitar su transporte desde el llano. La construcción del camino y de los sistemas de almacenaje requiere de una clase dirigente con capacidad de organizar recursos y gestionarlos de forma eficaz. En épocas de depresión por malas cosechas o crisis, la defensa del lugar y sus recursos excedentarios almacenados en periodos de bonanza sería fundamental.

Vista parcial

Estas clases ibéricas dirigentes y un sistema económico bien organizado serían la base del desarrollo de la cultura ibérica desde el siglo V al III a. C., con su capacidad de crear monumentos funerarios, ricas necrópolis, santuarios y escultura, característicos de la zona. El Castellar de Meca sería un importante centro económico del que únicamente queda su esqueleto impreso en piedra. La excavación científica de la ciudad pondría de manifiesto, sin duda, que estamos ante una de las principales ciudades ibéricas.[cita requerida]

Días de visita

El yacimiento arqueológico es propiedad privada y se puede acceder libremente los días de visita. La visita dura unas 3 horas desde el aparcamiento habilitado por los propietarios, y hay que ascender un desnivel de 170 metros, con algunos tramos peligrosos. Se recomienda mucha precaución. Los días de visita son los domingos de 9 a 14h. La visita no es adecuada para niños pequeños o personas ancianas.

Enlaces externos

 

 

 

 

 

Caherconnell

Caherconnell

Fuerte de piedra de Caherconnell

Vista general del Fuerte de Caherconnell.

Caherconnell (irlandés: Cathair Chonaill, que significa «anillo de piedra de Conall»)[1] es un anillo de piedra medieval excepcionalmente bien conservado en la región conocida como Burren, Condado de Clare, Irlanda. Se encuentra a aproximadamente 1 km al sur del dolmen de Poulnabrone.

Es un asentamiento arqueológico construido en torno al año 500 y que debió estar ocupado durante toda la Edad Media, quizás hasta el siglo XV. Aunque es denominado «fuerte», su principal misión no debía ser militar, sino servir de vivienda para una familia amplia de pastores y agricultores, y se cree que la altura y grosor de los muros podría servir como signo del poder de la familia ocupante.

Este tipo de fuertes circulares son muy comunes en el Burren y en toda Irlanda, pero el de Caherconnell es especialmente significativo por su buen estado de conservación. La disposición de los restos conservados actualmente parece responder a las reconstrucciones de los últimos habitantes, aunque la entrada debió ser originalmente distinta a la conservada actualmente.

Parte del muro del fuerte de piedra Caherconnell

Ubicación: Parroquia de Kilcorney, el Burren

Región: Irlanda

Coordenadas: 53.04075 ° N 9.139172 ° W

Tipo: Ringfort

Caherconnell se encuentra al oeste de la carretera R480 que conecta Ballyvaughan y el Castillo Leamaneh en la ciudad de Caherconnell, parroquia de Kilcorney, Barony of Burren, Condado de Clare. La geología local es piedra caliza kárstica y la tierra se utiliza para pastoreo [2]

Descripción

Caherconnell presenta una pared circular de cerramiento de piedra seca con un diámetro de 42 metros. Las paredes tienen hasta 3 metros de espesor y hasta 3 metros de altura. La cantidad de piedras sueltas sugiere una altura original de alrededor de un metro extra. El muro está hecho de piedra caliza local. La brecha de entrada se encuentra al este.[2]

Dentro del recinto se encuentran los restos de una pared divisoria de piedra seca, de alrededor de un metro de ancho. También hay dos estructuras visibles. La Estructura A está ubicada al lado del muro norte del fuerte. Es rectangular con el eje largo que va de este a oeste y mide aproximadamente 10 m por 5 m. La Estructura B está al lado del muro oeste de la fortaleza, midiendo alrededor de 7.5m por 5m internamente. Su pared norte es parte de la pared divisoria.[2]

Algunas estructuras adicionales rodean el ringfort. Se ha supuesto la existencia de un subsuelo, pero no se ha encontrado nada definitivo.[2]

El fuerte muestra numerosas similitudes con Cahermore Ringfort y Cahermacnaghten, otros dos anacardos que permanecieron en uso hasta una fecha relativamente tardía.[3]

Excavaciones

Según la datación por radiocarbono realizada en relación con una excavación arqueológica en el verano de 2007, la fortaleza de anillo data principalmente de principios del siglo X a mediados del siglo XII. Los depósitos de ocupación indican que el fuerte se utilizó desde principios del siglo X hasta principios del siglo XIII. La estructura posterior A con un contorno rectangular probablemente se construyó entre principios del siglo XV y mediados del siglo XVII. No es seguro si el cashel fue continuamente habitado o temporalmente abandonado en el siglo XIV.[2]

Los resultados indican que los habitantes no solo consumieron artículos de alto estado sino que también los fabricaron en el sitio (molde para hacer alfileres). Parece que ha habido trabajo de metales preciosos y hay signos de herrería (escoria, posible posición del yunque). El informe arqueológico también señala que: «La imponente morfología del sitio, sus paredes y diámetro, lo distingue de la gran mayoría de los castañuelas en el Burren».[2] El uso relativamente largo, bien en los tiempos modernos, se atribuye al hecho de que el área, controlada por la familia O’Loghlen, no se vio directamente afectada por las influencias anglo-normandas, sino que permaneció culturalmente gaélica durante mucho tiempo.[2] [3]

Los habitantes del siglo XV / XVI no pertenecían a la rama principal de la familia, que se había mudado al castillo de Glensleade, a unos 3 km al norte.[3]

Se han encontrado postoles de una estructura de madera rectangular anterior, del Neolítico o de la Edad del Bronce, al suroeste. Fueron descubiertos durante el examen de un edificio de piedra adyacente posterior. Esto parece único en Irlanda y Gran Bretaña y sigue siendo objeto de análisis. Puede haber servido como un horno medieval de secado de maíz, pero la presencia de los restos parciales de tres personas, arrojados a su entrada y que datan de los siglos XV o XVI, presenta un misterio.[3]

Se cree que Ringforts, como Caherconnell, estuvo habitada entre 400-1200 d.C. Sin embargo, una descripción del sitio en Caherconnell, a principios del siglo XX por el historiador local fallecido Dr. McNamara de Corofin Co. Clare sugiere que la entrada al fuerte pudo haber sido reconstruida en los siglos XV o XVI. Esto sugiere que esta fortaleza pudo haber estado habitada hasta el período medieval tardío.

Hoy

El ringfort está abierto al público. El propietario dirige un centro de visitantes con una presentación audiovisual y una cafetería.[3]

Desde el verano de 2010, Caherconnell ha sido el hogar de una escuela de campo arqueológico donde los estudiantes pueden aprender técnicas arqueológicas de los principales arqueólogos.

Fuerte Caherconnell

 

 

 

 

Enlaces externos

Fuertes del Burren

Poulnabrone

Más información y fotos en: https://www.geograph.ie/photo/5969944

Cimientos de un edificio en el interior del fuerte de Caherconnell

Muralla interior que divide el fuerte en dos mitades

Ruinas de una edificación en el exterior del fuerte

 

 

 

 

 

 

 

 

Vista aérea del conjunto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estado antes de las excavaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajos de excavación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Detalles

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Representación artística

Vilars de Arbeca

Vilars de Arbeca

Vista sudoeste de la fortaleza

 

Localización

País: España

Comunidad: Cataluña

Provincia: Lérida

Localidad; Arbeca

Coordenadas: 41°34′06″N 0°57′15″E

Datos generales

Declaración: 26 de mayo de 1998

Categoría: Zona arqueológica

Código: RI-55-0000549

Construcción: 750 a. C. – 325 a. C.

La fortaleza de los Vilars de Arbeca (775 a. C.-325 a. C.) está situada en una zona de llanura, a 4 km de la localidad de Arbeca en la comarca de Las Garrigas, en la provincia de Lérida en Cataluña (España). Fue construida hace 2800 años por una tribu de ilergetes que pertenecía al grupo cultural de los campos de urnas, llamado así por la costumbre de incinerar y enterrar en vasos cerámicos las cenizas de sus muertos, es única en el mundo íbero catalán. Constituye, especialmente por sus defensas, un conjunto arqueológico único en el panorama peninsular y europeo de la Primera Edad del Hierro y la Cultura Ibérica.

Se ubica en una zona inundable del río Corb y fue construida durante la Primera Edad del Hierro manteniéndose habitada ininterrumpidamente durante cuatrocientos años. De forma ovalada se estructura alrededor de una cisterna de agua que ocupa el centro de una plaza junto a la cual se van levantando las viviendas de forma rectangular. Todo el conjunto está rodeado de una muralla torreada de cinco metros de ancho y otros cinco de alto con 12 torres semicirculares y un foso inundable de 15 metros de anchura y 4 de profundidad en el que se abren dos puertas de acceso de pequeñas dimensiones. Rodeando el complejo había una barrera de piedras clavadas en el suelo, sistema defensivo denominado chevaux-de-frise, que impedían el paso de a pie o a caballo. Estas características defensivas la hacían casi inexpugnable.1

Con capacidad para albergar unas 100 personas fue habitada desde el siglo VIII a.C. hasta el año 325 a.C siendo abandonada de forma abrupta. Doscientos años después, en contacto con otras culturas mediterráneas, los habitantes de Els Vilars vivieron el proceso de iberización, convirtiéndose en el pueblo llamado por los escritores antiguos como los ilergetes. La fortificación fue edificada en el llano, despreciando los cerros de más fácil defensa, sobre el barranco de Aixaragall, controlando el agua y las tierras aluviales.

El descubrimiento de la fortaleza fue en 1975, pero la falta de recursos impidió que se hicieran excavaciones arqueológicas hasta que comenzaron una década después.2

Desde 1985, con el patrocinio del Servicio de Arqueología de Cataluña, la Diputación de Lleida y el Ayuntamiento de Arbeca, la Universidad de Lleida excava este conjunto arqueológico excepcional.

El recinto no fue destruido, sino simplemente desalojado. Una cosa parece segura: el espacio interior era muy reducido, la muralla, el foso y las defensas, que habían sido la razón de ser del asentamiento, siglos más tarde se convirtieron en un obstáculo para su crecimiento.

En el año 1998 fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional, en la categoría de Zona Arqueològica, por la Generalidad de Cataluña.

A escasos cuatro kilómetros de los restos del poblado ilergete el viajero llega hasta la localidad más próxima, Arbeca, que se sitúa alrededor de una colina, en cuya cima se ubican los restos del antiguo y poderoso castillo de los Duques de Cardona, que tiene su origen en una fortaleza árabe conquistada a mediados del siglo XII.

El poblado dejó de ser aldea para transmutarse en fortaleza.

Puerta Norte del yacimiento./CRPU Mascançà

 

Vista oeste de Els Vilars de Arbeca./CRPU Mascançà

La recreación mediante técnicas del siglo XXI del poblado de Vilars d’ Arberca nos transporta a un mundo íbero, sin duda, más avanzado tecnológicamente de lo que a veces podemos llegar a imaginar.

Para saber más: https://caminandoporlahistoria.com/vilars-darbeca/

Las murallas fue el primer elemento que se construyó en la ciudad, ya que las casas interiores aparecieron adosadas a esta. A dicho espacio amurallado se le añadió en primer término un campo frisio, es decir, se rodeó de piedra clavadas en el suelo de forma vertical, su utilidad retrasar y entorpecer la marcha de los posibles asaltantes. Este elemento pronto será sustituido por la gran balsa de agua que rodeaba todo el poblado, esta se consiguió tras una gran labor de impermeabilización del terreno, para aprovechar las aguas freáticas existentes en la zona. Debemos destacar que la balsa no era perpetua, sino que se podía inundar cuando fuese necesario, este aspecto dota a esta fortaleza íbera de características exclusivas, y nos revela las grandes dotes para la ingeniería de los íberos ilergetes.

La muralla se fue adecuando a los cambios del terreno durante los más de 400 años que duró el poblado, se han constatado hasta cuatro niveles constructivos diferentes: (Vilars I, II, III; IV) son los elegidos por los expertos para la explicación del yacimiento. El resultado fue una especie de anillos concéntricos, donde las primeras murallas servían por un lado de cimentación de las posteriores, cada vez más altas, y por otro de contención para la balsa exterior. Destacar que la muralla final contó con 12 torres, de las cuales solo la de la entrada principal parecía tener características defensivas, al hallase en su interior un espacio abierto para su inutilización como morada de los vigías y acceso a la parte superior, el resto parecen tener un carácter más estructural.  Añadir que la muralla tenía tres puertas, solo una de ellas con acceso directo a la pasarela de entrada, todas tres de reducidas dimensiones que favorecía la defensa, al no pasar dos personas a la misma vez.

Una de las tres entradas a Vilars d’Arbeca

Restos de muralla donde se observa el campo frisio

Cisterna en el centro del poblado de Vilars d’Arbeca

El espacio inundable extramuros

La casa del herrero de Vilars d’Arbeca

Más restos amurallados con las piedras de la cantera del Médol

Restos de los ocho hornos públicos

Vilars d’Arbeca contaba incluso con cloacas para la extracción de agua del interior del poblado.

Por otro lado, destacar que Vilars d’Arbeca es el yacimiento íbero más impresionante de la Península ibérica, no por sus dimensiones, sino por encontrarnos ante un yacimiento solo habitado por pre-iberos e íberos, por lo que se convierte en un yacimiento prácticamente único para conocer el proceso de iberización.

Dun Carloway

Dun Carloway

Dùn Chàrlabhaigh

Dun Carloway, uno de los brochs mejor conservados de Escocia. A diferencia de la primera impresión que se pueda tener, está casi aceptado que no eran fortificaciones.

Localización

País: Reino Unido

Localidad: Carloway

Ubicación: Distrito de Carloway, Isla de Lewis, Hébridas Exteriores, Escocia (Reino Unido)

Coordenadas: 58°16′10″N 6°47′38″O

Ubicación: 1.5 millas al sur de Carloway, a unas 16 millas al noroeste de Stornoway, Lewis en la A858.

Información general

Usos: Probablemente, vivienda

Catalogación: Monumento planificado

Declaración: 18 de agosto de 1882

Fecha de construcción: c. siglo I a. C.

Destruido: c. 1300

Propietario: Historic Scotland

Altura: 9 metros (altura máxima que se conserva, debió tener más)

Dimensiones

Diámetro: 14 metros

Otras dimensiones: muros en la base de 3 metros de grosor

Detalles técnicos

Sistema estructural: Piedra seca

Dun Carloway (en gaélico escocés Dùn Chàrlabhaigh) es un broch situado en el distrito de Carloway, en la costa oeste de la isla de Lewis, Escocia. Se trata de un broch muy bien conservado, en las partes del lado este la pared alcanza los 9 metros de altura. En algunos puntos también hay reconstrucciones más modernas de la misma pared. Dun Carloway fue construido, probablemente, en algún momento del siglo I a. C., y la datación por radiocarbono de los restos encontrados en el broch evidencian que fue ocupada hasta alrededor del 1300. En la base el broch tiene entre 14 y 15 metros de diámetro y las paredes alrededor de 3 metros de espesor. Tiene planta circular y paredes paralelas que dejan un hueco practicable entre ambas y fue construida sin mortero.1​ Probablemente tenía el suelo de madera, tabiques y techo de paja, necesarios para hacerla habitable, pero la única evidencia que queda de ello son los agujeros para los postes y vigas. Junto con el techo, el estrecho pasadizo presumiblemente asegurado por una puerta de madera, fueron los puntos más vulnerables de la construcción, sobre todo al fuego.

La única apertura hacia el exterior, la puerta de entrada, tiene unas dimensiones inferiores a 107 centímetros de alta por 91 de ancha, siendo el dintel la piedra más grande de toda la construcción.1

Escalera entre muros, comunica los niveles primero y segundo.

La doble pared se compone del muro interior, vertical, y del muro exterior con una inclinación que hace que los pasillos inferiores sean fácilmente practicables pero no así los superiores. En la construcción existían, algunas se conservan, aperturas o puertas que daban paso desde el interior a estos pasillos, que se llegan a unir entre plantas por medio de escalares. Tanto los pasillos como las escaleras están realizados con lajas de piedra que se apoyan en ambos muros. En la planta baja entre ambos muros se abren cuatro habitaciones, en una de las cuales se han encontrado restos de cerámica, la conocida como habitación A. Otra habitación, la D, se abre al pasillo de entrada al broch, por lo que se supone que aloja a quien lo guardaba.2

En los muros interiores se aprecia todavía el recrecimiento hecho a unos 2,1 metros para apoyar el suelo que conformaría el techo de la planta baja y piso de la superior.3

Historia

La mayoría de los brochs se construyeron en el período comprendido entre 100 aC y 100 dC Dun Carloway probablemente fue construido en el siglo I DC. [1] Probablemente obtuvo su nombre actual del nórdico Karlavagr («Bahía de Karl»), una reliquia de su tiempo como parte del Reino de las Islas. A través de los siglos, Dun Carloway permaneció en uso hasta que el nivel del piso era demasiado alto debido a la acumulación de las capas de ocupación.[2]

El broch fue utilizado ocasionalmente en tiempos posteriores como fortaleza. Los Morrisons de Ness pusieron a Dun Carloway en uso en 1601. La historia cuenta que habían robado ganado de los MacAuleys de Uig. Los MacAuleys querían recuperar su ganado y encontraron a los Morrisons en el broch. Uno de ellos, Donald Cam MacAuley, trepó la pared exterior con dos dagas y logró expulsar a los habitantes arrojando brezo al broche y luego prendiéndole fuego.[3] [4] Los MacAuleys luego destruyeron el broch.[3]

Presumiblemente en el siglo 16 las paredes del broch todavía estaban en gran parte intactas. A mediados del siglo XIX, una gran parte de la parte superior del muro había desaparecido, y las piedras se reutilizaron en otros edificios.[5] La situación en 1861 se muestra en un dibujo publicado en 1890 por el Capitán Thomas.[6] Para evitar una mayor descomposición, Dun Carloway fue en 1882 uno de los primeros monumentos oficialmente protegidos en Escocia.[5] Cinco años después, el broch fue puesto bajo administración estatal. Desde entonces, la restauración se ha realizado en el broch. A principios del siglo XX y en la década de 1970 hubo excavaciones arqueológicas limitadas.[2]

Construcción

Dun Carloway está construido sobre una roca en una empinada ladera sur a una altura de 50 metros.[2] Es el broch mejor conservado en las Hébridas Exteriores.[4] [7] La pared del broch se eleva en el lado sur a 9,2 metros.[8] Solo Mousa Broch y Dun Telve tienen paredes que son más altas. La altura original de Dun Carloway es desconocida. El broch da a Loch Carloway.

El diámetro externo es de 14.3 metros; El diámetro interno del patio interior es de 7,4 metros.[2] El espesor de las paredes varía de 2,9 a 3,8 metros desde el sureste hasta el norte.[2] La entrada está en el lado noroeste.[9] La entrada mide 75 centímetros de ancho y 1 metro de alto. Las paredes en este lado del broch no exceden mucho la altura del capstone de entrada y no hay piedras encima del capstone grande.[10] En el lado sur del pasillo de entrada hay una llamada «celda de guardia», una pequeña habitación lateral en el pasillo. La apertura a la «celda de guardia» es de 61 centímetros cuadrados.[6] En el interior del broch hay tres aberturas adicionales. La abertura en el lado este, frente a la entrada, conduce a las escaleras ubicadas entre las paredes del broche. La escalera corre a lo largo de un cuarto de la circunferencia del broch.[6] La abertura del noreste (a la izquierda de la abertura de la escalera) da acceso a una sala ovalada. Aquí hay rastros que muestran que hubo al menos tres hornos de turba a lo largo de los siglos.[2] La abertura oeste (derecha, después de entrar al broch) proporciona acceso a una habitación debajo de la escalera.[11]

En el muro suroriental son visibles dos grandes huecos en el muro. En el lado norte del interior sobresale la roca sobre la que se construyó el broche. Es probable que haya un piso de madera superior,[4] ya que la escasez (repisa) que podría sostener dicho piso es visible a 2 metros sobre el nivel del suelo.[9] Aunque el muro restante es superior a nueve metros, no se encontraron rastros de una escasez mayor.[12] Esto podría significar que solo había un piso, o que se usó un método diferente para pisos más altos.

Foto del broch

La excavación en la sala noreste encontró al menos tres hornos de turba utilizados en el período 400-700. En esta sala también había muchos restos de cerámica, así como un fragmento de una piedra quern y una colección de conchas de caracol. Las chimeneas no contenían huesos de animales, lo que hace que el uso doméstico (preparación de comidas) de los incendios parezca poco probable.[2] Una aplicación más industrial también es poco probable debido a la ausencia de herramientas que se utilizaron para hacer herrajes. Probablemente la habitación del noreste solo se usaba para la fabricación de ollas de barro [2]

 

Pasaje de entrada

Pasos entre paredes

Dun Carloway visto desde el camino de aproximación

 

 

Dongoin Shiree

Dongoin Shiree

Descubrimiento de ruinas del antiguo monumento turco rodeado por 14 pilares con inscripciones

December 20, 2017, Osaka University

Un equipo conjunto de excavación de la Universidad de Osaka y el Instituto de Historia y Arqueología de la Academia de Ciencias de Mongolia descubrieron las ruinas de un monumento único rodeado de 14 grandes pilares de piedra con inscripciones rúnicas turcas dispuestas en una plaza en una estepa llamada Dongoin shiree en el este de Mongolia durante su excavación conjunta de tres años (2015-2017).

Antes de que comenzara la investigación de las ruinas en mayo de 2015, los investigadores involucrados pensaban que las inscripciones y las ruinas de las regalías turcas solo se encontraban en las estepas de la parte occidental de Ulan Bator, la capital de Mongolia. Sin embargo, este equipo de excavación, dirigido por el profesor Takashi OSAWA en la Universidad de Osaka, descubrió 12 nuevas inscripciones en el sitio, obteniendo pistas que aclararon las relaciones de poder en el este de Mongolia en la Edad Media a partir de las inscripciones y la configuración de piedra en el monumento.

La principal característica del monumento es su estructura: un sarcófago de piedra está situado en el centro del montículo, donde podría colocarse una persona fallecida, rodeado por 14 pilares de piedra con inscripciones. Los signos de las antiguas tribus turcas están tallados en más de 100 inscripciones. Estas inscripciones excavadas son algunas de las más grandes descubiertas en Mongolia. Utilizando la datación por radiocarbono de trozos de carbón calcinado, piel de oveja y hueso de caballo excavado en el sarcófago, se estimó que este monumento único fue construido en el siglo VIII, durante el segundo Qiganato turco antiguo.

El profesor Takashi OSAWA descifró estas inscripciones y descubrió que la persona que está enterrada y conmemorada en las inscripciones asumió la posición de Yabgu (virrey), el rango más alto justo detrás de Qaghan, durante el reinado de Bilge Qaghan (716-734 d. C.) de la Segunda Turkic Qaghanate. También se descubrió que Yabgu se convirtió en Tölis-Shad (Realeza del Este), comandante en jefe y máximo funcionario administrativo en el este de Mongolia durante el reinado de Tengri Qaghan (734-741 dC). Qaghan (o Khagan) es un título de rango imperial en las lenguas turca y mongol igual al estado de emperador, y es alguien que gobierna un Qaghanate o Khaganate (imperio).

Estos hallazgos muestran que la estepa de Dongoin Shiree, donde permanecen las únicas ruinas de los monumentos, era el centro del área oriental del antiguo Qaghanato de Turkic, cuya ubicación no se conocía de los materiales escritos en textos chinos y turcos. Este monumento revela las relaciones de poder de los gobernantes en la zona este del Qaghanato turca y sus territorios, así como sus relaciones políticas y militares con las tribus mongolas como el khitan, el tatabi y el tártaro. Además, la disposición de estos pilares de piedra en la meseta también proporciona información importante para discutir las ideas religiosas y las perspectivas mundiales de los antiguos nómadas.

Vista aérea de las ruinas turcas antiguas en Dongoin shiree. (Norte en la parte superior). Se pueden ver segmentos de las inscripciones y el sarcófago excavado en el agujero en el centro de las ruinas. (Septiembre de 2016) Crédito: Universidad de Osaka.

Conventional map showing places of ancient Turkic inscriptions and ruins on the Mongolian Plateau. Credit: Takashi OSAWA

Saber más en: https://phys.org/news/2017-12-discovery-ancient-turkic-monument-pillars.html#jCp

Según un comunicado de la Universidad de Osaka, este monumento revelará las relaciones de poder de los gobernantes en el área este del Kaganato túrquico y sus territorios, así como sus relaciones políticas y militares con las tribus de Mongolia, como Khitan, Tatabi y Tártaros. Además, la disposición de estos pilares de piedra en la meseta también proporcionará información importante para discutir las ideas religiosas y las visiones del mundo de los antiguos nómadas.

Ilustración de un ritual realizado alrededor del monumento (dibujado por el ex director del Museo Nacional de Historia de Mongolia) (septiembre de 2016). Crédito: Universidad de Osaka e Instituto de Historia y Arqueología, Academia de Ciencias de Mongolia.

LOS RESULTADOS

Los expertos localizaron más de 100 tamga, o signos, de las antiguas tribus turcas inscritas en el pilar de piedra.

Estas son algunas de las inscripciones turcas más grandes jamás descubiertas en Mongolia.

Mediante la datación por radiocarbono de piezas de carbón oxidado, piel de oveja y huesos de caballo excavados en el sarcófago, se estimó que este monumento único fue construido en el siglo VIII.

Las inscripciones también revelaron que el Yabgu enterrado en el sarcófago se convirtió en un Tölis-Shad durante el reinado de Tengri Qaghan, quien gobernó desde el 734 al 741 d.C.).

Este título significa Realeza del Este, o comandante en jefe, y fue el oficial administrativo más alto durante el período en el este de Mongolia.

Mavi Boncuk | Antiguas inscripciones turcas descubiertas en Mongolia, que deben leerse de derecha a izquierda (proporcionadas por Takashi Osawa) En las estepas del este de Mongolia se han encontrado dos enormes losas de piedra inscritas en escritura turca antigua, el primer descubrimiento de este tipo en más de un siglo, dijo un investigador japonés el 16 de julio. Los epígrafes datan de mediados del siglo VIII, dijo Takashi Osawa, profesor de historia antigua turca en la escuela de posgrado de la Universidad de Osaka.

Dijo que los hallazgos pueden ofrecer pistas invaluables sobre los sistemas políticos y las instituciones del pueblo Gokturk, que se enfrentó a las dinastías Sui y Tang en China en tiempos de paz y guerra mientras reinaban sobre las estepas de Asia Central.

Osawa dijo que él y los investigadores del Instituto de Arqueología de la Academia de Ciencias de Mongolia descubrieron los restos de dos epígrafes gigantes en mayo en un sitio arqueológico llamado Dongoin shiree. Está cerca del monte Delgerkhaan, a 400 kilómetros al sureste de Ulan Bator, la capital de Mongolia.

Los epígrafes miden 4 metros y 3 metros, respectivamente. Combinados, están inscritos con 2.832 símbolos, en 20 líneas de escritura turca antigua. Osawa, quien descifró la escritura, dijo que describe el lamento de las personas que tienen que dejar atrás a sus amadas familias y su patria cuando mueren. «¡Oh, mi casa!» lee una inscripción. Otro dice: «¡Oh, tierra mía!»

Los letreros grabados en los epígrafes indican que los artefactos probablemente representan epitafios dedicados a los miembros de la tribu Ashina, la familia reinante del Segundo Imperio Turco (682-744). Los Gokturks son los pueblos nómadas más antiguos de Asia Central que dejaron registros de su propio idioma en su propio sistema de escritura. El descubrimiento es significativo ya que es el primero de su tipo desde que las tres inscripciones turcas antiguas más famosas (Bilge Kaghan, Kol Tigin y Tonyukuk) fueron descubiertas en el centro de Mongolia hace unos 120 años, dijeron los expertos.

«Otras partes que permanecen enterradas en el suelo pueden ofrecer un registro de las vidas de las personas conmemoradas», dijo Osawa. «La investigación sobre la escritura turca antigua se ha centrado en la relectura de inscripciones conocidas después de que un lingüista danés descifrara la escritura a fines del siglo XIX», dijo Takao Moriyasu, profesor de historia de Asia Central en la Universidad de Kinki. «Los últimos hallazgos podrían ayudar a desentrañar nuevos hechos».

La historia del estado de Gokturk comenzó cuando Yili Kaghan fundó el Primer Imperio Turco en 552.

Las maniobras políticas de la dinastía Sui de China dividieron la nación Gokturk en una parte oriental y otra occidental, y el Imperio Turco Oriental sucumbió al dominio de China Tang en 630. Los Gokturks recuperaron la independencia de China Tang para fundar el Segundo Imperio Turco en 682, solo para ser derribado por los uigures en 744.

Por KUNIHIKO IMAI / Redactor senior

Perdigões

Perdigões

“Woodhenge”: descubren el “Stonehenge de madera”

Se encuentra en el complejo prehistórico de Perdigões, en Portugal.

04/08/2020

Excavaciones arqueológicas en el complejo Perdigões, en el distrito portugués de Évora, identificaron «una estructura única en la Prehistoria de la Península Ibérica», anunció este martes la empresa Era -Arqueologia.

En declaraciones a la agencia Lusa, el arqueólogo a cargo, António Valera, dijo que se trataba de «una construcción monumental de madera, de la cual perduran los cimientos, con un plano circular y más de 20 metros de diámetro».

Según Valera, esta construcción «estaría compuesta por varios círculos concéntricos de empalizadas y alineaciones de postes grandes o troncos de madera, que ya han sido expuestos en aproximadamente un tercio de su planta».

Es «una construcción de carácter ceremonial», un tipo de estructura solo conocida en Europa Central y las Islas Británicas, según el arqueólogo responsable, con las designaciones de ‘Woodhenge’, (versiones de madera de Stonehenge), o ‘Timber Circles» (círculos de madera).

«Este es el primero en ser identificado en la Península Ibérica, fechado entre 2800-2600 AC, es decir, antes de la construcción en piedra de Stonehenge en Inglaterra, que se estima creado alrededor del 2500 AC. «, subrayó el arqueólogo.

La estructura ahora identificada se encuentra en el centro del gran complejo de recintos de zanjas en Perdigões y «se articula con la visibilidad del paisaje megalítico que se extiende entre el sitio y la elevación de Monsaraz, ubicada al este, en el horizonte».

Estructura orientada al verano

«Un posible acceso al interior de esta estructura está orientado hacia el solsticio de verano, reforzando su carácter cosmológico», dijo Valera, subrayando que «esta situación también se conoce en otros ‘bosques’ y ‘círculos de madera’ europeos, donde las alineaciones astronómicas de las entradas son frecuentes, lo que subraya la estrecha relación entre estas arquitecturas y las visiones neolíticas del mundo”.

El experto enfatizó que «este descubrimiento refuerza la ya importante importancia científica del complejo Perdigões en el contexto internacional de los estudios neolíticos europeos, al tiempo que aumenta su relevancia patrimonial», que ya fue reconocida en 2019 con la clasificación de Monumento Nacional.

El sitio arqueológico de Perdigões corresponde a «un gran complejo de áreas circulares y concéntricas definidas por zanjas, que cubren un área de aproximadamente 16 hectáreas y tienen un diámetro máximo de aproximadamente 450 metros», según detalla Era.

Este sitio ha sido excavado durante 23 años por la compañía, trabajo que ha contado con colaboraciones de varias instituciones e investigadores nacionales y extranjeros.

Fotografia aérea de la estructura identificada. facebook.com/eraarqueologia

El sitio tiene una cronología de aproximadamente 1400 años, desde el final del Neolítico Medio (alrededor de 3400 aC) y el comienzo de la Edad de Bronce (alrededor de 2000 aC) y «se ve esencialmente como un gran centro de agregación de comunidades humanas, donde se desarrollarían prácticas ceremoniales, se generarían relaciones de identidad, culturales y políticas entre diferentes grupos».

Su implantación en el paisaje «es representativo de su carácter cosmogónico», al estar ubicado «en un anfiteatro natural, abierto al valle de Ribeira del Vale do Álamo, donde se encuentra una de las mayores concentraciones de monumentos del megalitismo alentejano. Las entradas a la mayoría exteriores, y otros en espacios más interiores, están orientados a los solsticios o equinoccios, funcionando el horizonte hacia el cual se gira como un auténtico calendario anual de amanecer».

La esquina superior izquierda es la que se ha excavado hasta el momento; el resto es una proyección del lugar (Foto: Facebook/Era Arqueologia)

Ya hay quien ha trazado paralelismos con el famoso monumento megalítico de Stonehenge, en Inglaterra. Por eso, aunque los arqueólogos prefieren referirse a esta zona como la de los «Círculos de Madera», hay quien ya la llama ‘Woodhenge’, un juego de palabras que hace referencia a la madera encontrada en la zona en vez de la piedra del conjunto megalítico británico.

Peo lo cierto es que, con sus propias características, el diseño es similar en ambos casos y en Portugal se han encontrado varios postes de madera que rodean un área. Los arqueólogos solo han excavado una tercera parte del lugar, aproximadamente, pero con los restos encontrados han sido capaces de crear una proyección para poder entender su diseño y su tamaño. Creen que el círculo tendría, en total, unos 20 metros de diámetro.

Un lugar especial

António Valera, arqueólogo de la empresa Era Arqueologia que se está encargando de las excavaciones en el sitio, ha explicado a Live Science que «lo interpretamos como un lugar ceremonial y preferimos referirnos a él como círculos de madera». Creen que una de las zonas de la excavación que se abre al exterior podría estar alineada con el solsticio de verano, el día más largo del año.

Los datos que han recogido los arqueólogos les lleva a pensar que se trata de un complejo ceremonial que habría sido construido entre el 2800 y el 2600 a.C., es decir, hace más de 4.500 años. Un tiempo que coincidiría con el momento en el que se levantó el monumento de Stonehenge en Inglaterra.

El complejo arqueológico de Perdigões cubre unas 16 hectáreas de terreno entre las que han hallado cementerios y piedras erguidas como las de Stonehenge. Se cree que los antiguos moradores del lugar habrían utilizado la zona para ceremonias y entierros durante 1.500 años, aunque de momento solo han podido encontrar restos de animales y fragmentos de cerámica, pero no humanos.

Círculos de madera datados de la época neolítica descubiertos en el sitio arqueológico de Perdigões, en Portugal. ERA Arqueología/Facebook


«Esta estructura de piedra coincide con el final de la ocupación de Perdigões, pero, por ahora, no sabemos para qué fue realizada»,
reconoce António Valera. «Podría funcionar, por ejemplo, como remate del complejo, pero aún es demasiado prematuro para apostar en una sola hipótesis. Tenemos que exponer toda la construcción de piedra, estudiarla, documentarla y solo entonces decidir qué hacer para llegar a la siguiente estructura que está por debajo, que sería de madera».

“En principio, la estructura que está por debajo, y que se llama ‘woodhenge’ en inglés, es más monumental y más interesante, pero eso no significa que se vaya a sacrificar la de piedra por completo. Solo podemos hacer un levantamiento parcial para conocer mejor la anterior. Tendrá que verse posteriormente”, agrega.

Plano general de Perdigões con numeración de zanjas.

Los arqueólogos saben que hay más líneas de postes de madera dentro del círculo, pero solo entenderán mejor su planta cuando hayan expuesto una buena parte de la estructura. Por ahora, sobre todo, tienen dudas: «Queremos saber cómo funcionaba, qué tipo de ceremonias tuvieron lugar allí, cómo se articuló con las tumbas que existen en Perdigões del mismo período, qué madera se utilizó para crear estas líneas de postes dispuestas en un círculo… En Alemania es común encontrar árboles muy rectos, pero no aquí. Sabemos que ya había pinos, pero los árboles más comunes eran los alcornoques y las encinas… ”.

El arqueólogo también enfatiza que este descubrimiento verá reforzada la ya elevada importancia científica del complejo de recintos de Perdigões en el contexto internacional de los estudios neolíticos europeos, aumentando también su relevancia patrimonial.

El sitio arqueológico de Perdigões, en las afueras de Reguengos de Monsaraz, corresponde a «un gran complejo de áreas circulares y concéntricas definidas por zanjas, que cubren un área de aproximadamente 16 hectáreas y tienen un diámetro máximo de aproximadamente 450 metros», según la información de Era-Arqueología. Este sitio ha sido excavado durante 23 años por la compañía y ha reunido colaboraciones de varias instituciones e investigadores nacionales y extranjeros.

Lo que se ha descubierto hasta ahora nos dice que este enclave estuvo ocupado durante 1400 años, aproximadamente desde el final del Neolítico medio (3400 a.C.) y el comienzo de la Edad del Bronce (2000 a. C.) y «es visto esencialmente como un gran centro de reunión de la comunidad humana, donde se desarrollarían prácticas ceremoniales y se generarían relaciones de identidad, culturales y políticas entre diferentes grupos”.

Su implantación en el paisaje es, según Era-Arqueología, «representativo de su carácter cosmogónico», estando ubicado «en un anfiteatro natural, abierto al valle de la Ribeira del Vale do Álamo, donde se encuentra una de las mayores concentraciones de monumentos megalíticos del Alentejo. Las entradas a los recintos más exteriores, y otras a los recintos más interiores, están orientadas hacia los solsticios o los equinoccios, mirando hacia el horizonte como un auténtico calendario anual de la salida del sol”.

Planta de los recintos de fosos de Perdigões de acuerdo con la magnetometría realizada.

En la próxima campaña de excavación, en el verano de 2021, Era-Arqueología espera continuar con los trabajos comenzando por excavar otra estructura, hecha de piedra, que fue construida sobre la estructura de madera 500 o 600 años después, explica el arqueólogo al diario PUBLICO.

Broch de Gurness

Broch de Gurness

El Broch of Gurness es un pueblo de broch de la Edad del Hierro en la costa noreste de Orkney continental en Escocia con vistas a Eynhallow Sound, a unas 15 millas al noroeste de Kirkwall. Una vez albergó una comunidad sustancial.

Broch de Gurness

Ubicación: Continental, Orkney

Región: Escocia

Coordenadas: 59.122 ° N 3.078 ° W

 

Tipo: Asentamiento de la edad de hierro

Períodos: Edad de Hierro

 

Monumento programado

Nombre oficial:Aiker Ness, Broch of Gurness, broch y asentamiento

Designada:4 de mayo de 1994

Numero de referencia.:SM90157

Descripción

La construcción comenzó en algún momento entre 500 y 200 a.C.[1] En el centro del asentamiento hay una torre de piedra o broch, que una vez probablemente alcanzó una altura de unos 10 metros. Su interior está dividido en secciones por losas verticales. La torre presenta dos pieles de paredes de piedra seca, con galerías con pisos de piedra en el medio. A estos se accede por pasos. Las repisas de piedra sugieren que hubo una vez un piso superior con piso de madera. El techo habría sido cubierto con paja, rodeado por un camino de pared unido por escaleras a la planta baja. El broch cuenta con dos hogares y una cisterna subterránea de piedra con escalones que conducen a él (parecido a la configuración en Mine Howe). Se cree que tiene algún significado religioso, en relación con un culto de la Edad de Hierro del subsuelo.[1] [2] : 38

Los restos de la torre central tienen una altura de hasta 3,6 metros (11,8 pies) y los muros de piedra tienen un grosor de hasta 4,1 metros (13,5 pies).

El techo probablemente era cónico o ligeramente hiperbólico.[3]

La torre probablemente fue habitada por la familia principal o el clan de la zona, pero también sirvió como último recurso para la aldea en caso de un ataque.[1]

El broche continuó habitado mientras comenzó a colapsar y las estructuras originales fueron alteradas. Se llenó la cisterna y se repartió el interior. La ruina visible hoy refleja esta fase secundaria del uso del broch.[1]

El sitio está rodeado por tres zanjas cortadas de la roca con murallas de piedra, que rodean un área de alrededor de 45 metros de diámetro. Los restos de numerosas pequeñas viviendas de piedra con pequeños patios y cobertizos se pueden encontrar entre la zanja interior y la torre. Estos fueron construidos después de la torre, pero fueron parte de la concepción inicial del asentamiento. Una «calle principal» conecta la entrada exterior al broch.[2] El asentamiento es el mejor conservado de todos los pueblos de broch.[1]

Aquí se encontraron piezas de un ánfora romana que datan de antes del año 60 d. C., dando peso al registro que un «Rey de Orkney» presentó al emperador Claudio en Colchester en el año 43 d. C.[4]

En algún momento después del año 100 DC, el broch fue abandonado y las zanjas se rellenaron.[1] Se cree que el asentamiento en el broch continuó en el siglo V d. Para entonces, el broch ya no se usaba y algunas de sus piedras se reutilizaron para construir viviendas más pequeñas en la parte superior de los edificios anteriores.[2] Hasta aproximadamente el siglo VIII, el sitio era solo una granja.[1]

En el siglo IX, una mujer nórdica fue enterrada en el sitio en una tumba forrada de piedra con dos broches de bronce y una hoz y un cuchillo de hierro.[2] Otros hallazgos sugieren que los hombres nórdicos fueron enterrados aquí también.[1]

El broch está al cuidado de la Escocia histórica.[1]

Mapa de las Islas Orcadas, continente destacado

La isla Mainland es protagonista de uno de los mayores símbolos arqueológicos que se pueden visitar dentro de las Islas Orcadas. Se trata de Broch of Gurness (conocido también como Bahía Aikerness), un sitio de forma circular descubierto por los poetas Orcadian y Robert Rendall mientras dibujaban el Knowe.

En tanto a la construcción del lugar, se cree que fue realizado alrededor del 200 a.C., posiblemente donde antes se presentaba otro asentamiento.

Podéis observar que todo el espacio se encuentra rodeado por defensas exteriores, en conjunto con tres murallas y tres zanjas. Asimismo se visualizan unas cuarenta casas de piedra, donde en aquella época cada una de ellas contenía muebles de piedra, baño y un hogar de igual material.

A medida que fue pasando el tiempo, Broch f Gurness ha comenzado a perder su principal función, la cual era defenderse de los atacantes. Tal es así que en el año 100 d.C. fue abandonado y posteriormente, desmantelado (seguramente con el fin de poder realizar con las piedras nuevas casas en la zona).

Hoy en día, lo que queda por ver son restos de piedras, lo que incluye una increíble puerta de entrada, una chimenea rectangular y una cámara subterránea, similar a la descubierta en Minehowe durante el año 1946. Entre las más destacadas medidas, vale mencionar los restos de la torre principal de hasta 3,6 metros de altura, y las paredes de piedra de 4,1 metros de espesor.

Finalmente, el sitio es accesible para todo tipo de visitantes, tanto las personas en sillas de ruedas como los de movilidad reducida. Es posible evitar las escaleras y optar por las pistas de pastos verdes. Recuerden que podéis optar por una visita guiada todos los martes y jueves a las 14:00 horas.

Broch de Gurness es un lugar espectacular digno de ser conocido por cualquier turista que este de viaje por Escocia, tanto por su historia como por su nivel cultural.

Más información en: https://www.northlinkferries.co.uk/orkney-blog/the-broch-of-gurness/

Se cree que la torre fue habitada por la familia principal o el clan, pero también sirvió como último recurso para la aldea en caso de un ataque. Parece que se han llevado a cabo una serie de modificaciones en el interior del broch durante sus años de ocupación, sin embargo, hoy se puede ver el hogar rectangular original y una cámara subterránea que contiene un tanque de agua lleno de manantiales. La entrada a cada una de las viviendas circundantes conducía a una gran sala de estar y dormitorio, que eran habitaciones laterales más pequeñas. La habitación principal tenía un hogar, un gran tanque colocado en el piso, armarios y espacios para dormir. Algunas casas también tenían un patio abierto al cielo y un cobertizo. Eynhallow Sound, la vía marítima entre Orkney continental y la isla de Rousay, habría sido un recurso importante para los primeros habitantes. Hay evidencia de que el bacalao, las ballenas y las focas eran parte de la dieta, y también proporcionaban pieles y aceite.

Diez datos fascinantes sobre el Broch of Gurness

Uno de nuestros sitios arqueológicos favoritos en Orkney es el Broch of Gurness cerca de la playa de Aikerness en Evie. Situado a lo largo de la costa norte del oeste continental, el Broch of Gurness es un lugar especialmente bueno para visitar con niños que se divertirán explorando el sitio y jugando a las escondidas entre las ruinas circundantes. Hemos compilado una lista de diez hechos fascinantes sobre el broch.

  1. Alrededor del año 500 aC, los habitantes de Orkney de la Edad del Hierro comenzaron a construir casas circulares fuertes como viviendas principales para sus granjas. Algunos formaron los centros de pequeños pueblos agrícolas. El Broch of Gurness es uno de esos edificios, construido entre 500 y 200 AC y abandonado algún tiempo después de 100AD. Tenía ocho metros de altura con un diámetro interno de 20 metros. El Broch of Gurness estaba cubierto por un techo de madera cónico cubierto de paja, césped o algas. Estaba rodeado de numerosas viviendas que albergaban hasta 40 familias.
  2. El Broch of Gurness se encuentra a lo largo de la costa en una buena posición defensiva, rodeado en el lado de tierra con campos fértiles, sobre una hermosa playa para transportar botes y cerca de zonas de pesca. Hay evidencia de 11 brochs a lo largo de este tramo de costa entre el continente y la isla de Rousay . El área era una parte importante de Orkney durante la Edad del Hierro; El mar era vital para el transporte y la alimentación.
  3. Brochs son exclusivos de Escocia; Hay aproximadamente 500 brochs y la mayoría estaban solos. En Orkney, la mayoría de los brochs estaban rodeados por un pueblo.

Existe un debate sobre si el imponente Broch of Gurness fue un símbolo de estatus o un último recurso defensivo para los aldeanos. Sin embargo, no hay evidencia de combates o la destrucción violenta de brochs en ninguna parte de Escocia. Es posible que los brochs sirvan como elemento disuasorio, pero lo más probable es que fueran la residencia de la familia más importante de la comunidad. Brochs también pudo haber servido como lugar de reunión para actividades comunales.

  1. Las personas que vivían aquí eran agricultores prósperos en comunicación con otras partes de Escocia. Puede haber habido pequeñas disputas, pero en general se trataba de una sociedad establecida. Dicho esto, fue difícil entrar en el Broch of Gurness. Había dos puertas exteriores para acceder al asentamiento. Una vez dentro del asentamiento, había dos puertas de entrada al Broch of Gurness. Una piedra pivotante sobre la que se puede ver una puerta pesada abatida (en la foto de arriba). Hay agujeros cuadrados en la pared de paso de Broch para sostener una barra de madera robusta para la puerta.
  2. El Broch of Gurness tenía paredes gruesas, un hogar central, armarios de piedra y un pozo. Dicho esto, desde que encontraron Minehowe en Tankerness en 1999, los arqueólogos han reevaluado el pozo. ¿Era para recoger agua o era una estructura subterránea? Durante la vida del Broch of Gurness, hubo un colapso en sus paredes; Se agregó una nueva escalera y se cubrió el pozo. El interior del Broch se habría complementado con madera y podría haber tenido un piso elevado. Dentro del Broch of Gurness, se encontraron tesoros como herramientas para tejer, telares, una lámpara de aceite y un cuchillo de hierro.

Todas las viviendas circundantes tenían grandes salas de estar y un trastero. Contenían una chimenea, espacios para dormir, armarios y un gran tanque en el suelo.

  1. La vida en el Broch of Gurness habría estado ocupada y dura. Hubiera sido ruidoso y maloliente; tranquilo durante el verano, cuando la gente pasaba los largos días en los campos y en el mar, y claustrofóbico durante el invierno, mientras la gente trabajaba en el interior con herramientas de hueso, cuerdas de paja, pieles de animales, cerámica y metalurgia.

Para la alimentación, se cultivaron grandes cantidades de cebada. El ganado fue criado para carne, leche y cuero. El ganado también habría ayudado a arar los campos. También se mantuvieron ovejas, cabras, cerdos, gallinas y gansos, y otras fuentes de alimentos de la Edad del Hierro incluyeron plantas silvestres, mariscos, peces, focas y ballenas pequeñas.

  1. Nadie sabe por qué el Broch fue abandonado en 100AD. La evidencia indica que las personas tal vez se mostraron menos interesadas en vivir en sociedades comunales y comenzaron a establecer granjas individuales dispersas. Los arqueólogos han encontrado menos edificios de este período y han especulado que la población de Orkney disminuyó en los siglos anteriores a la llegada de los vikingos. Sin embargo, también es posible que los orcadianos durante este período comenzaron a construir con madera, por lo que sus viviendas no habrían sobrevivido hasta nuestros días.
  2. Un llamativo edificio pictórico llamado Shamrock House es visible al ingresar al sitio hoy. Originalmente, esto no se encontraba aquí, pero se trasladó desde un área al sur del broch para permitir la excavación de los niveles subyacentes. Fue construido mucho después de que el Broch of Gurness fuera abandonado, excavado en los escombros del asentamiento anterior. Era una casa pequeña con un hogar central, cuatro cámaras periféricas (dándole la forma de trébol) y un techo de paja bajo. Al lado de Shamrock House hay un edificio rectangular que posiblemente fue un byre para el ganado.
  3. Los vikingos se establecieron en Orkney después de 800AD y tendieron a utilizar sitios de asentamiento anteriores para sus entierros. Una mujer vikinga fue encontrada enterrada cerca del Broch de Gurness; llevaba una fina prenda de tela, un collar de hierro y un par de broches ovalados con dibujos (en la foto de arriba). También se encontró una hoz de hierro y un cuchillo con mango de madera en la tumba; bienes para acompañarla al próximo mundo. Otros artefactos vikingos también se encontraron cerca, lo que indica que el área contenía más de la tumba vikinga.

La entrada a la torre de broch Gurness, bordeada a ambos lados por los edificios que conformaban el pueblo.

  1. El Broch of Gurness fue descubierto en 1929. El poeta orcadiano Robert Rendall estaba dibujando en un montículo cubierto de hierba cuando una de las patas de su taburete se hundió en él. En una inspección adicional, Rendall encontró una escalera que conducía a la tierra. Luego fue excavado cuidadosamente.

Durante la excavación, el Broch fue llamado el Broch de Aikerness. ¿Podría el Broch of Gurness ser ese nombre pronunciado por una lengua orcadiana y mal entendido por un arqueólogo?

La estructura que queda hoy es, como máximo, 3.5 metros de altura, con una base sólida. La sección hueca de la pared, a ambos lados de la entrada principal, alberga celdas pequeñas.

Bodega subterránea

La torre de broch de los restos de la casa Pictish

Esta cámara, típica de un número encontrado en sitios a través de Orkney, es muy similar a la cámara subterránea descubierta en Minehowe en 1946.

Durante los años de su ocupación, se realizaron una serie de modificaciones en el interior del broch, pero el hogar rectangular original y una cámara subterránea que contiene un tanque de agua lleno de manantiales todavía son claramente visibles hoy.

Desarrollos pictóricos

La «Casa Shamrock», como se la ha bautizado, tiene un diseño típicamente pictórico, y fue encontrada enterrada en los escombros en la parte sureste del sitio. Posteriormente fue movido, piedra por piedra, a la derecha de la entrada moderna.

Otros hallazgos Pictish de Gurness incluyen un mango de cuchillo de hueso con inscripción ogham y una piedra tallada con símbolos Pictish.

Los restos fragmentados de una piedra de símbolo Pictish fueron descubiertos en las arenas cercanas de Evie.