Este Mundo, a veces insólito

Falicon

Falicon

Pirámide de Falicon

País: Francia

Ubicación: Falicon;  Francia

Coordenadas: 43°45′00″N 7°15′37″E

¿Hay pirámides en Europa? Con seguridad al menos dos, una en Italia y otra en Francia, y una discusión abierta sobre la existencia de una montaña de piedra en Bosnia

La Pirámide de Falicon1​ (en francés: Pyramide de Falicon) es un monumento situado en una localidad rural cerca de la ciudad de Falicon, en la Costa Azul, cerca de Niza en el sur de Francia.

Está construido sobre una cueva kárstica conocida como la Cueva de los Murciélagos (occitano: Bauma des Ratapignata) y es una de las pocas pirámides en Europa. La pirámide está construida de piedras pequeñas, de forma irregular, posee un ángulo bastante agudo de inclinación, y está en una condición parcialmente en ruinas. Mientras que la mayor parte de su sección superior no se encuentra, la sección inferior está razonablemente bien conservada.

El propósito y orígenes exactos de la pirámide son desconocidos. Aunque se ha sugerido que pudo haber sido construida por los legionarios romanos que participan en las prácticas de culto egipcio, investigaciones más recientes indican que fue construida entre 1803 y 1812, es decir, durante el gobierno de Napoleón Bonaparte.

Falicon, pirámide situada en Niza y descubierta en 1803

La primera noticia confirmada sobre la pirámide de Francia es de 1803, cuando un explorador italiano dio con ella en un lugar de la montaña de Niza llamado Falicon, es decir El Halcón. La segunda fue cuando en 2007 el Gobierno francés decidió su declaración como monumento nacional. Pese a ello continúa siendo una absoluta desconocida y su acceso es muy complicado. No está ni siquiera señalizado.

¿Quién, cuándo y por qué se erigió? Nadie lo sabe pero hay algunas hipótesis fundadas que señalan que pudo ser construida en torno al siglo I, quizá por legionarios romanos venidos de Egipto o por seguidores del culto sincrético de Mitra, que entonces se extendía por el Mediterráneo. La mejor prueba está en su interior, el acceso a la Gruta de los Murciélagos, donde se hallaron restos que apuntan a un lugar destinado a los misterios mítricos, como una escalera con siete peldaños. No obstante, que haya un pozo es muy habitual en las pirámides, e incluso la de Keops cuenta con una galería subterránea que conduce al inframundo.

La pirámide de Niza es de pequeño tamaño y truncada, similar a las de Nubia, sin que se sepa si se quedó a medias o es el producto de la erosión y el paso de los años. Aunque quizá no sea tan antigua y se trate de una obra del siglo XII, como apuntan estudiosos. En realidad, no se sabe nada con certeza, salvo que está allí, en un lugar tan raro como Niza y que el nombre del paraje recuerda a Egipto: el halcón es Horus, que se identifica con Ra solar y los faraones. Napoleón estuvo de visita en Falicon. Antes ya había pasado una noche entera en la cámara del faraón Keops, en el interior de la Gran Pirámide, una experiencia que le marcaría de por vida, aunque de la que nunca quiso hablar “porque nadie me creería”, dijo.

En otra parte de Europa, en Bosnia, a unos 30 kilómetros de Sarajevo, otro misterio de gran tamaño: una supuesta colina podría ser una pirámide mucho mayor que las egipcias y más antigua. ¿Entonces, quién la levantó? Nadie parece tener claro que se trate de un monumento humano, si bien las –también controvertidas- excavaciones realizadas han encontrado un largo túnel, varios muros, escaleras y otros restos de la huella de los constructores. Pero la arqueología no se pone de acuerdo.

No es fácil dar con esta pirámide francesa oculta en la ladera sudeste del monte Chauvé, a unos diez kilómetros de Niza. Su acceso sólo es posible a pie, carece de la señalización adecuada que marque la existencia de este vestigio arqueológico, y para ubicarla hace falta algo más que buena suerte.

Sin embargo, los primeros textos históricos que la mencionan son de inicios del siglo XIX, aunque la antigüedad de la pirámide es posible retrotraerla hasta el siglo XII. Sus lados son irregulares (4,5 x 4,8 x 6,4 x 6,4 m.) para ajustarse a lo abrupto de la ladera en la que se levanta, y se cree que en el pasado estuvo revestida de yeso. Sus caras están moderadamente bien orientadas a los cuatro puntos cardinales, con una desviación de 18º, y se encuentra situada a sólo 431 metros sobre el nivel del mar. Desconocemos si alguna vez tuvo punta, ya que la pirámide siempre ha estado truncada y no se han encontrado restos de mampostería cerca de ella. Sin embargo, cuando Javier Sierra visitó la zona en 2001 para documentar «El secreto egipcio de Napoleón«, halló en la cercana cima del Chauvé restos en piedra de una construcción que bien pudo haber formado parte de otra pirámide hoy totalmente destruida y olvidada en todas las crónicas.

Diversas sectas y gurús locales se han interesado por este monumento desde los años 20 del siglo pasado.

La erosión y el vandalismo se están transformando progresivamente en una pila de piedras, formando un monumento de ocho metros de alto por unos seis metros de alto, ubicado sobre la abertura de un abismo.

Lo que queda de la cumbre está degradado en gran medida y las dos partes están prácticamente colapsadas. Un estado de abandono lamentable porque la mayoría de los expertos en el campo coinciden en que la construcción se remonta al siglo II d. Es cierto que se han presentado muchas tesis sobre él. Demasiado probablemente, lo que ciertamente ha dañado la credibilidad de su valor histórico. Algunos han visto el trabajo de los Caballeros Templarios que ponemos todas las salsas desde su eliminación «ardiente» por Felipe el Hermoso. También se habló de un centro de culto celta que ocupaba el área antes de la colonización romana.

Sin embargo, el conocimiento adquirido en esta gente muestra que ignoró la forma piramidal.

Hace unos años, una tesis incluso defendió la idea de que la construcción no fue más de doscientos años porque es solo en 1803 que su existencia se menciona por primera vez en un libro firmado por un autor. Niza. Según los defensores de esta versión, el constructor era un contemporáneo de Bonaparte que quería rendir homenaje al general se convirtió en primer cónsul después de la campaña en Egipto. Pero uno puede entonces preguntarse por qué este hombre no ha fijado el testimonio de su admiración cortesana en un lugar más visible y accesible que en un rincón del campo, lejos de los ojos.

De hecho, prácticamente todos los verdaderos especialistas han defendido durante muchos años la hipótesis romana. El monumento fue construido en honor a Mitra, dios belicoso que lleva a sus fieles a la victoria. Una deidad muy popular entre los legionarios de la época de los Césares que habían conocido y «adoptado» durante sus expediciones en las orillas del Tigris y el Éufrates donde enfureció en el «endémico»…

La adoración de Mitra todavía se estaba llevando a cabo en santuarios construidos cerca o dentro de cuevas. Sin embargo, la pirámide de Falicon domina la apertura de un abismo, la llamada cueva «Ratapignata». Y presenta las características de los lugares de culto de Mitra: presencia de siete pasos de acceso (correspondientes a los siete grados de iniciación), existencia de un arroyo y una entrada hacia el sur.

Queda la cuestión de la forma piramidal del santuario. «Las legiones romanas estaban en parte compuestas por tropas auxiliares alistadas en los países conquistados», explica el profesor Henri Broch, director del laboratorio de biofísica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Niza-Sophia-Antipolis. Uno puede pensar así que había egipcios entre la guarnición de Cemenelum (Cimiez).

Puede agregarse, además, que el culto a Mitra fue particularmente extendido en el Bajo Egipto en los primeros siglos de nuestra era.

¿Entonces hay más misterio sobre el origen de la pirámide de Falicon? Sería atrevido ser tan formal: la tesis «Mitra» también contiene demasiada deducción como para ser considerada incontestable.

Sin embargo, en el futuro, no puede apoyar ni avanzar a otro de manera detallada si la pirámide de Falicon continúa deteriorándose. Pobre monumento que continúa perdiendo peso debido a que sus piedras se aflojan y son llevadas por coleccionistas un poco «iluminadas» o simples vándalos.

Pero, ubicado en propiedad privada, este edificio nunca ha sido incluido en el Inventario del Patrimonio que hubiera permitido tomar medidas de preservación.

Un movimiento realizado en esta dirección a principios de la década de 1980 por el municipio de Falicon no tuvo ningún efecto. Y desde entonces, nada ha sido probado.

Para llegar a la pirámide, dirígete primero a la zona de Saint-Michel, donde tienes que estacionar tu automóvil. Después de unos pocos metros en la carretera que conduce a Falicon, comience por la izquierda el sendero sinuoso de Giaïnes que debe seguirse durante aproximadamente media hora. El monumento está al final del camino.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.