Este Mundo, a veces insólito

Sociedad

Gigante de Hâ-âk

Gigante de Hâ-âk

También en Estados Unidos, en Arizona, es posible contemplar otra de estas maravillas: el llamado “gigante de Hâ-âk”, muy cerca de la población de Sacaton, en la reserva de los indios “pimas”. La figura alcanza los 46 metros de longitud, habiendo sido trazada con un único surco de casi medio metro de anchura. Según la tradición de los “pimas”, el “gigante” representa a los “dioses” que un día descendieron de los cielos…

El misterioso “Hâ-âk”, en Arizona (EE.UU).

Geoglifos de Macahui

Los geoglifos de Macahui

Los geoglifos de Macahuí en el desierto de Mexicali

En la región conocida como Macahui en Baja California Norte, México en la frontera con EEUU se localizaban unos geoglifos realizados por una cultura o culturas desconocidas.

Fotos extraídas de la revista MEXICO DESCONOCIDO mayo 1982 de Harry Moller.

Fotos del mismo Harry y Ernesto I. Aguilar

En Mexicali, Hay que animarse a realizar un emocionante paseo a través del desierto y descubrir una enigmática zona arqueológica, un sitio misterioso y poco conocido, cuya principal características son sus monumentales glifos: Macahuí, a unos 36 kilómetros de la ciudad.

Es necesario contratar un guía e ir bien equipado, ya que el lugar presenta un clima bastante extremo. Al norte de El Oasis, entre las elevaciones de los cerros Centinela y Colorado, existe un lugar conocido como Macahui, planicie desértica donde se localizan figuras de tan formidables dimensiones que parecen dibujadas por la mano de un gigante. Cinco kilómetros adelante, un camino de terracería, de 55 kilómetros aproximadamente, desemboca en el Cañón de Guadalupe,

En dirección a la Sierra Cucupá, siguiendo la Carretera Federal 2. Entre las elevaciones de los cerros Centinela y Colorado se encontrará con esta zona inexplorada. Macahuí es una extensa planicie desértica en las que fueron trazadas figuras antropomorfas y geométricas de formidable dimensiones, muy parecidas a los gigantes de Nazca. 

Los geoglifos de Macahuí están dispersos en el desierto y continúan sin descifrarse. Solo puede admirarse su tamaño desde arriba, motivo por el que pasaron desapercibidos durante muchos años. No se sabe bien quiénes fueron sus constructores y cuál era su función. Macahuí aún no revela todos sus secretos.

En ninguna otra parte del mundo se había encontrado un conjunto de figuras como las de Nazca, hasta que el profesor Ernesto Aguilar y el licenciado Fernando Rodríguez descubrieron, desde una avioneta, numerosas figuras en el desierto que se extiende entre Tijuana y Mexicali, entre los cerros Centinela y Colorado, a unos 25 kilómetros de Mexicali, en una desolada zona que Aguilar y Rodríguez bautizaron como Macahui.

Como nos consta, el parecido entre Nazca y Macahui es muy grande por la consistencia del piso, compacto y sin vegetación, por la técnica de colocación de las pequeñas piedras (no simplemente sobrepuestas sino semiincrustadas) una junto a otra, así como el agrupamiento que resultara de rastrillar el piso, por el tamaño de los guijarros, por la dimensión de las figuras, de muchos metros, y por la vasta superficie ocupada.

Pero la semejanza tiene una ruptura: las figuras de Nazca son antropomorfas, son una representación de gigantescos hombres con los brazos en alto. En cambio, en Macahui todas las figuras son geométricas, salvo una con forma de mono y otra con forma humana, que mide 100 metros, y cuyos brazos apuntan hacia abajo.

Y como los misterios no respetan fronteras, las figuras continúan al otro lado de la línea divisoria con EU, cerca de Blythe, California, en torno a una comunidad de indígenas Mojave; ahí también existen figuras humanas.

El tema geométrico más repetido es el de los círculos, seguido por los rombos, rectángulos, trapecios, “lágrimas” y medias lunas. En el caso de los círculos es llamativo que junto a unos cuya área interna está tapizada de piedrecillas, hay otros con el interior vacío de piedras, es decir, como si hubiera positivos y negativos.

Nos resulta inexplicable que estas figuras no hayan sido borradas por las ocasionales tormentas y violentas turbonadas del desierto, ni por las esporádicas lluvias formadoras de fugaces torrentes. ¿A qué se debe que estas formas hayan permanecido visibles durante un tiempo seguramente de centurias?

Colina de Tara 2

Colina de Tara 2

La Colina de Tara (en inglés: Hill of Tara, en gaélico: Teamhair na Rí, “La Colina de los Reyes”) es una alargada elevación caliza de escasa altitud, situada cerca del río Boyne y que se extiende entre Navan y Dunshaughlin, en el condado de Meath, en la provincia de Leinster de Irlanda. Contiene un elevado número de antiguos monumentos, y es famosa por ser la sede del Árd Rí Éireann (el Gran Rey de Irlanda).

En la cima de la colina, hacia el norte del cerro, se ubica la fortificación de la Edad del Hierro conocida como Ráith na Rig (la Fortaleza de los Reyes, también conocida como el Recinto Real), con casi 1000 m de circunferencia. Las estructuras más destacadas en su interior son dos ráth (anillos erigidos con piedras) tangentes, conocidos como Teach Chormaic (la Casa de Cormac) y Forradh (el Asiento Real). En el centro del Forradh se erige la destacada Piedra en Pie, que es una de las piedras que se suele interpretar como Lia Fáil, la Piedra del Destino, en la cual eran coronados los Grandes Reyes de Irlanda. Hacia el norte de los anillos se encuentra una pequeña tumba de corredor neolítica, conocida como Dumha na nGiall (el Montículo de los Rehenes), que data del año 2000 a. C. aproximadamente.

Hacia el norte, justo al exterior de los límites del Ráith na Rig, hay un anillo con tres terraplenes conocido como Ráith na Seanadh (el Anillo de los Sínodos). Las excavaciones en este lugar han recuperado materiales romanos datados entre los siglos I y III d. C. Algo más al norte destaca una estrecha y alargada estructura rectangular, conocida como la Sala del Banquete (Banqueting Hall), si bien parece ser una avenida ceremonial que conduce hacia el sitio, y dos estructuras conocidas como las Trincheras en Pendiente (Sloping Trenches) y el Fuerte de Gráinne (Gráinne’s Fort).

La Piedra en Pie, dentro del Forradh.

Hacia el sur del Recinto Real yace un anillo conocido como Ráith Laoghaire (el Fuerte de Laoghaire), donde se dice que está enterrado el rey epónimo en posición vertical. Media milla al Sur de la Colina de Tara hay otra fortificación conocida como Rath Maeve, el fuerte de la legendaria reina Medb, que es asociado habitualmente a Connacht, o atribuido también a la menos conocida figura legendaria de Medb Lethderg, que está asociado a Tara.

Importancia de Tara

Durante muchos siglos, los historiadores han tratado de desentrañar los misterios de Tara, y han sugerido que desde la invasión celta de la isla hasta la invasión de Richard de Clare en 1169, la Colina de Tara fue el centro político y espiritual de la isla. Debido a que la historia y la arqueología de Irlanda no están bien coordinadas, las teorías arqueológicas, en cuanto a los hallazgos recientes, sugieren que la completa historia de la Colina de Tara está lejos de conocerse en su totalidad.

El papel más conocido de la Colina de Tara en la historia de Irlanda es como el asiento de los reyes de Irlanda hasta el siglo VI, papel que puede extenderse hasta el siglo XII aunque sin su temprano esplendor. A pesar de todo, la importancia de la Colina de Tara precede al periodo céltico, si bien no se ha demostrado que Tara fuera un lugar destacado de forma continua desde el Neolítico hasta el siglo XII.

La disputa previa de los eruditos sobre la importancia inicial de Tara avanzó cuando los arqueólogos identificaron los monumentos y edificios pre-célticos, datándolos en el Neolítico, hace unos 5.000 años. Una de esas estructuras, el Montículo de los Rehenes, posee un corto pasillo que está alineado con la puesta de Sol del 8 de noviembre y del 4 de febrero, que son las fechas en las que se celebraban las antiguas fiestas célticas de Samhain e Imbolc.

Una teoría que puede explicar el esplendor de la Colina de Tara antes de la etapa celta es la historia legendaria que señala a Tara como la capital de los Tuatha Dé Danann, los habitantes precélticos de Irlanda. Cuando los celtas establecieron su sede en la colina, ésta se convirtió en el lugar desde donde los reyes de Meath gobernaron la isla con un estatus casi divino. En la cima de la colina se yergue la mencionada Lia Fáil, la piedra del destino donde los reyes irlandeses eran coronados; la leyenda sugiere que la piedra debía rugir tres veces si el aspirante al trono era el verdadero rey. Junto a la influencia política como capital, Tara parece haber conservado una influencia religiosa que fue disminuyendo debido a la labor de San Patricio. Existe una tumba, localizada cerca de la colina, que se señala como la sepultura del rey Lóegaire, quien fuera el último rey pagano de Irlanda.

Durante la rebelión irlandesa de 1798 los United Irishmen (Irlandeses Unidos) establecieron un campamento en la colina, pero fueron atacados y derrotados por las tropas británicas el 26 de mayo de 1798 en la denominada batalla de la Colina de Tara. La Lia Fáil fue movida para marcar las tumbas de 400 rebeldes que murieron en la colina aquel día. En el siglo XIX el miembro del Parlamento Daniel O’Connell invitó a realizar una demostración política en la Colina de Tara, que atrajo a un millón de personas, lo cual señala la importancia permanente de aquella colina.

Controversias en el trazado de la nacional M3

Está proyectado que el trazado de la carretera nacional M3 pase cerca del valle de Tara-Skryne, pasando a tan sólo 1,2 km de la Colina de Tara. El desarrollo de su trazado está generando importantes críticas, si bien el proyecto parece ir adelante, a pesar de las protestas.

El abogado medioambientalista Vincent Salafia está llevando a cabo acciones legales para detener las obras. El 4 de julio de 2005 el Tribunal Supremo concedió permiso para proceder a la revisión judicial de la decisión del Ministro de Medio Ambiente, Patrimonio y Gobierno Local, Dick Roche. Para más información en este sentido, véase aquí.

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

Un templo enorme se encuentra bajo la colina de Tara

Un templo enorme, una vez rodeado de cerca de 300 enormes postes hechos de todo un bosque de roble, se ha descubierto justo debajo de la colina de Tara en Co Meath. Conor Newman, un profesor de arqueología en la Universidad Nacional de Irlanda, dijo que el descubrimiento en el sitio antiguo sentido de la colocación de otras tumbas y monumentos de la zona.

El enorme templo en Tara – Haga clic para ampliar viewMr Newman, que ha estado trabajando en la Colina de Tara en el marco del Programa de Descubrimiento financiado por el Estado desde 1992, estaba encantado por el hallazgo. “Se llena un lugar muy importante en el rompecabezas porque nos permite dar sentido a la distribución de otros monumentos a su alrededor.”

El Programa de Descubrimiento, creado bajo los auspicios del Consejo de Patrimonio, llevó a cabo un estudio de la colina de Tara entre 1992 y 1996, cuando el Sr. Newman fue director.

Cuando el señor Newman se trasladó a Galway le siguió participando en el proyecto El uso de tecnología sofisticada, él y su equipo de expertos asigna lo que estaba bajo tierra. El trabajo era lento y tedioso, ya que produjo una enorme cantidad de información.

Lo que descubrieron finalmente en la corona de la colina era un enorme monumento, de planta elíptica de unos 170 metros en su punto más ancho. En torno a ella son 300 hoyos para los postes que miden dos metros de ancho, lo que indica un esfuerzo humano masivo implicado en la construcción.

“Creemos que probablemente data de 2500 a 2300BC y todavía tenía una gran presencia física, incluso después de contraerse los mensajes o podridos”, dijo Newman.

Mientras que el monumento se encuentra justo debajo de la superficie de la tierra, no hay planes todavía para cavar hacia fuera.

“Hubo un momento en que la excavación fue el primer paso en la investigación arqueológica. Ese no es el caso ahora porque realmente es la destrucción sistemática de un monumento. Cuando se trata de algo tan importante como la colina de Tara, no lo hace algo así a la ligera”.

Newman reconoce que será capaz de aprender más sobre el sitio partir de los datos antes de que la tierra misma es finalmente excavado. “Lo que tenemos es la imagen más clara de metro que he visto. Éste salta de la página.”

Newman está preocupado por una extensión prevista de la autopista N3 de Clonee hasta el norte de Kells. Una de las secciones de Dunshaughlin a Navan se encuentra del lado este de la colina de Tara.

“No tengo absolutamente ninguna duda de que estarán destruyendo decenas de monumentos conectados a Tara.” Ver más sobre la amenaza de la autopista a la Tara.

 

 

100 nuevos monumentos descubiertos en colina de Tara

Al menos 100 nuevos monumentos se han descubierto en la colina de Tara, gracias a la implementación de técnicas de exploración no invasivos. Geophyscial encuesta permite a los arqueólogos para registrar las propiedades magnéticas o la resistencia eléctrica del suelo, que está permanentemente alterada por la actividad humana, por lo tanto, que demuestra que la gente una vez habitaron la zona. Por ejemplo, una hoguera o un entierro mejorarán de forma permanente el magnetismo de la tierra alrededor de ella. Del mismo modo, una pared enterrada actuará como una barrera a la circulación de corriente eléctrica que pasa a través del suelo y aumenta por lo tanto de manera significativa su resistencia eléctrica.

Una vista aérea de TaraMr Conor Newman y el Sr. Joe Fenwick del Departamento de Arqueología de la UNI en Galway y el Programa de Descubrimiento, el cual es financiado por el Consejo de Patrimonio, han estado investigando Tara desde 1992. Los monumentos más antiguos en la fecha de Tara desde alrededor de 4000 AC. Cerca de 30 monumentos se habían registrado antes de la implementación de prospección geofísica, que ha ayudado en gran medida el proceso de investigación y ha facilitado el descubrimiento de aproximadamente 100 monumentos adicionales.

En tres temporadas de campo desde 1999, el equipo de Galway ha aumentado el área de prospección geofísica en la Colina de Tara por más de 13 hectáreas, por lo que este es de lejos el más extenso estudio geofísico jamás llevado a cabo en Irlanda. Hay planes en marcha para examinar el resto de la parte estatal de Tara en los próximos años.

Una serie de características nuevas e interesantes se han puesto de manifiesto en el trabajo hasta ahora. Uno de los hallazgos más espectaculares es una enorme caja ovalada, lo que equivale al tamaño de Croke Park (170 m Norte a Sur), que se cree que datan de alrededor de 2500 AC. Conocida como el Henge (ver ilustración), que comprende una amplia zanja de 4 metros, posiblemente hasta 3 m de profundidad, a ambos lados de los cuales son grandes pozos de 2 m de ancho. Estos pozos probablemente llevan a cabo alrededor de 300 postes de madera entre ellos. Este recinto ovalado rodea Ráith na Senad o Rath de los Sínodos y toma en el conjunto del actual cementerio. También incluye una tumba pasaje conocido como el montículo de los rehenes. Como la mayoría de los monumentos de Tara se trata de un templo o compuesto sagrado de algún tipo.

Un informe completo sobre este monumento y otros se encuentran en el curso de la encuesta acaba de ser publicado en el sexto volumen de los informes del Programa de Descubrimiento y está disponible en el Programa de Descubrimiento y de la Real Academia de Irlanda. El Programa Discovery ha producido un mapa detallado de todos los monumentos de la Colina de Tara usando una combinación de la prospección geofísica encuentra y topografía.

El mapa de la topografía está en formato digital, que significa que es totalmente interactivo. Puede ser interrogado y se manipula con el fin de revelar características que de otro modo apenas visible. Estas técnicas han confirmado que muchos de los monumentos construidos en la colina de Tara incorporan monumentos de edad en su tejido. Esto permitió que algunos de la importancia ritual y histórico asociado con el monumento más para ser incluidos en la nueva estructura.

La colina de Tara del Aire “Cada nuevo monumento descubierto en Tara se suma a nuestra comprensión del desarrollo del complejo”, dijo Newman. “En su mayor parte, los constructores de monumentos de cada generación observaron, preservados y acomodó todas las más viejas de una manera que contribuyó de forma positiva y sensible a la autoridad del desarrollo de Tara como un lugar aparte”, agregó.

Cerca de la mitad de las tierras de propiedad del Estado en la Colina de Tara ha sido examinada usando prospección geofísica hasta el momento y los planes están en su lugar para continuar con esta investigación y para examinar el resto de la colina. Sin embargo, gran preocupación ha surgido últimamente sobre la ruta propuesta de la autopista M3, que si se aprueba, pasará justo por la falda oriental de la colina de Tara, cruzando un área íntimamente conectada con el gran complejo real. Esta zona también cuenta con una impresionante concentración de monumentos arqueológicos. “Se trata de una negligencia temeraria de nuestro papel como guardianes de nuestra herencia cultural común para impulsar una autopista a través de él”, dijo Newman. “Si disociar una sociedad de su pasado, se convierte sin raíces. Tara es un tesoro nacional y una atracción turística enorme para el condado de Meath. Debe ser administrado no simplemente como cima de una colina, sino más bien como un paisaje cultural, acaba de ser caso de lugares como el valle de Boyne, “agregó.

Chesters Hill Fort

Chesters Hill Fort

East Lothian, Scotland

Chesters Hill Fort es una fortaleza de colina, de la Edad del Hierro en East Lothian, Escocia. Se encuentra a una milla al sur de Drem, a 1.5 millas al este de Ballencrieff Castillo, 2.5 millas al norte de Haddington, y 2 millas al oeste de Athelstaneford. El nombre de “Chesters” proviene del latín castra, un lugar fortificado. Esta aldea fortificada con su sistema de murallas y zanjas alrededor de un asentamiento de una veintena de casetas está al cuidado de la Escocia histórica, que lo describe como “uno de los mejor conservados Ejemplos en Escocia de una fortaleza de la edad de hierro. “[1]

Chesters Hill Fort data de aproximadamente 2000 años. Se encuentra a unos tres kilómetros al norte de Haddington, y cinco millas al suroeste de North Berwick. Se ha sugerido que el fuerte era una base de la tribu Votadini, aliados de los romanos durante el período de la incursión romana en el sur de Escocia.

Chesters Hill Fort nunca ha sido excavado arqueológicamente, pero probablemente fue construido en el primer milenio antes de Cristo. Los terraplenes circundantes están en un estado notable de terminación, particularmente las murallas y la entrada elaborada en el lado noroeste.

Las huellas de roundhouses todavía son visibles en el sitio, algunas de las cuales se superponen con las defensas. Esto indica que el fuerte pasó por al menos dos fases distintas de ocupación. Algunas de estas casas pueden haber sido ocupadas en los primeros siglos AD, cuando partes de Escocia fueron controladas por los romanos. Es posible que haya habido menos necesidad de las defensas anteriores, ya que la tribu Votadini local parece haber disfrutado de relaciones amistosas con el ejército romano.

El recinto mide aproximadamente 115m por 45m. Está rodeado por:

  • Al menos seis impresionantes terraplenes que rodean el interior, sobreviviendo hasta 5 m de alto en lugares
  • Elaboradas entradas al noroeste y al este
  • Pruebas de varios otros asentamientos, alineaciones de fosos, cercas y zanjas de anillo, que ya no son visibles hoy en día, pero que pueden haber sido contemporáneos de la fortaleza

Hoy en día, desde la distancia, el fuerte parece ser una colina cubierta de hierba. Sin embargo, en su apogeo habría sido mucho más impresionante. Sus murallas pueden haber sido de madera atada, con maderas verticales (conocidas como palisades) a lo largo de las murallas y alrededor de las entradas.

A diferencia de la mayoría de los fuertes de la colina de la Edad del Hierro, Chester no se sienta en el punto más alto de su área circundante. Se pasa por alto por la alta tierra al sur, que habría dejado las casas vulnerables al ataque de flechas y honda. Tal vez este fuerte fue diseñado más para el prestigio que la protección.

Chesters Hill Fort, no debe confundirse con la mejor conocida Chesters Fortaleza romana en la muralla de Adriano.

El acceso está señalizado localmente, y un área de estacionamiento está disponible justo dentro de la puerta de la propiedad a través del cual se accede a Chesters. Desde aquí se sube la unidad y cruzar una franja de hierba a su derecha para llegar a la puerta al extremo oeste de la fortaleza de la colina.

Nadie ha investigado sistemáticamente a Chesters, pero se cree que ha formado una aldea de roundhouses que ocupan la parte superior bastante extensa de la colina en la que se encuentra. Alrededor de estos se excavaron monumentales murallas, presumiblemente para la defensa. Aquellos en el extremo oeste son especialmente impresionantes, incluso después de dos mil años de atención de los conejos y las raíces de tojo.

Pero hay un misterio obvio sobre Chesters. Mira hacia el norte desde el sitio y las vistas se extienden a la Forth y más allá de ella a Fife. Un lugar magnífico para un hillfort, usted puede ser que piense. Bueno, no, en realidad no. Mire hacia el sur desde la colina y más allá de un valle cubierto de hierba, la tierra se eleva por encima de las laderas cubiertas de aulaga hasta una cresta más alta que la propia colina. Cualquiera que ocupara esa cresta podría haber llovido con facilidad piedras y flechas sobre los ocupantes de los Chesters, que hubieran estado mal preparados para responder.

Entonces, ¿por qué construir un hillfort en una posición defensiva tan pobre? Nadie sabe. Algunos han sugerido que el fuerte fue diseñado más para el espectáculo que para la defensa real. Algunos sugieren que fue una base de la tribu Votadini, aliados de los romanos, durante el período de incursión romana en el sur de Escocia.

Sea cual fuere la razón, parece que parte del área de la fortaleza de la colina fue más tarde reconstruida por un poblador para quien la protección dudosa de las murallas era menos importante. Este es un proceso que ha continuado hasta hoy, en la forma de la casa y los edificios justo al oeste de la colina.

Dos conjuntos de murallas rodean totalmente el sitio, con tres líneas más de bancos al norte. Una serie de terraplenes se extienden a través del oeste y del extremo del este, supuesto para proteger las entradas en el noroeste y al este del fuerte. Las huellas de los cimientos de la redonda son visibles dentro del área cerrada, algunos midiendo hasta 12 m (39 pies) en diámetro, con varios que cubren las defensas que sugieren un período de la ocupación posterior.

Chesters Hill Fort está a cargo del entorno histórico de Escocia.

Exágono de Australia

El exágono de Australia

Antenas de la Estación de Comunicación Naval Harold E. Holt (Australia)

Aunque es una figura debido a la tecnología humana, se incluye por su espectacularidad, por ser una de las mayores del mundo, y aunque no sea “artística pura”, tiene el mismo interés que estas.

21°48′59″S 114°09′56″E

También conocida como North West Cape, esta estación militar americana situada en costa australiana noroccidental proporciona transmisión por radio de muy baja frecuencia a las flotas americana y australiana.

La estación incluye trece torres de altura de radio. La torre más alta se llama Torre cero y es de 387 m (1.270 pies) de altura, y fue durante muchos años la estructura más alta hecha por el hombre en el hemisferio sur. Seis torres, cada una de 304 metros de altura, se colocan en un hexágono alrededor de Torre cero. Las otras seis torres, que son cada una de 364 metros de altura, se colocan en un hexágono más grande alrededor de la Torre cero.

La ciudad de Exmouth fue construida al mismo tiempo que la estación de comunicaciones para proporcionar apoyo a la base y para albergar a familias dependientes del personal de la Armada estadounidense.

La estación ofrece muy baja frecuencia (VLF) de transmisión de radio de marina de Estados Unidos y la Armada Real Australiana barcos y submarinos en el Océano Pacífico occidental y oriental del Océano Índico. La frecuencia es 19,8 kHz. Con una potencia de transmisión de 1 megavatio, es la estación de transmisión más potente del hemisferio sur.

 

 

Cubo de Metatron

 

Carolina bays

Carolina bays

Las Bahías de Carolina son grandes depresiones elípticas poco profundas y humedales con bordes elevados que se encuentran al este de las Montañas Rocosas, pero se concentran principalmente a lo largo de la costa atlántica. Las bahías fueron descubiertas en la década de 1930 a partir de las primeras fotografías aéreas de la costa atlántica. La forma elíptica y la alineación hacia los Grandes Lagos no se descubrieron antes del reconocimiento aéreo porque las bahías son muy grandes y su forma no se puede determinar fácilmente desde el nivel del suelo. Las bahías de Carolina también se llaman las cuencas de Delmarva, las cuencas de Maryland o las cuencas del agua de lluvia de Nebraska.

Carolina Bays, podríamos haberlo traducido por Bahías de Carolina, o Cráteres de Carolina, pero la verdad es que el nombre procede del hecho de que habitualmente las depresiones están rodeadas de una variedad de “bay trees”, por ejemplo sweet bays, loblolly bays y red bays. A los “bays”; en español los llamamos laureles. Por ejemplo, las “sweet bays” son Laurus nobilis de la familia de las Lauraceae .

Otras depresiones de la forma de la tierra, no aceptadas extensamente como bahías de Carolina, se encuentran dentro de la llanura costera septentrional del golfo de México en el sureste Mississippi y Alabama, donde se conocen como estanques de Grady o estanques de Citronelle. Las bahías de Carolina varían en tamaño de uno a varios miles de acres. Cerca de 500.000 de ellos están presentes en el área clásica de la llanura costera atlántica, a menudo en grupos, con cada bahía alineada invariable en una dirección noroeste-sureste. Las bahías tienen muchas estructuras vegetativas diferentes, basadas en la profundidad de depresión, tamaño, hidrología y subsuperficie. Muchos son pantanosos; Algunos de los más grandes son (o estaban antes del drenaje) lagos; 36 kilómetro cuadrado (14 millas cuadradas) El lago Waccamaw es un undrained uno. Algunas bahías son predominantemente de aguas abiertas con grandes cipreses de estanque dispersos, mientras que otras se componen de áreas gruesas y arbustivas (pocosins), con vegetación creciendo en esteras de turba flotantes. Generalmente el extremo sureste tiene un borde más alto compuesto de arena blanca. Son nombrados para los árboles de la bahía encontrados con frecuencia en ellos, no debido a la charca frecuente del agua.

Las depresiones sin drenar, a menudo circulares a ovales, que exhiben una amplia gama de área y profundidad, son también una característica muy común de la llanura costera del Golfo de México en Texas y el suroeste de Luisiana. Estas depresiones varían en tamaño de 0,4 a 3,6 km (0,25 a 2 millas) de diámetro. Dentro del condado de Harris, Texas, los bordes levantados, que tienen alrededor de 0,65 m (2 pies) de altura, encerraron parcialmente estas depresiones. En la literatura científica, son conocidos por una variedad de nombres, incluyendo los pocks, las marcas del pock,

Las bahías son especialmente ricas en biodiversidad, incluyendo algunas especies raras y / o en peligro de extinción. Las especies que crecen en los hábitats de las bahías incluyen aves, como cigüeñas de madera, garzas, garzas y otras aves acuáticas migratorias, mamíferos como ciervos, osos negros, mapaches, zorrillos y zarigüeyas.

Otros residentes incluyen libélulas, anoles verdes y ranas arbóreas verdes.

Las bahías contienen árboles como goma negra, ciprés calvo, ciprés de estanque, bahía dulce, bahía de loblolly, bahía roja, goma dulce, arce, magnolia, pino de estanque y arbustos como fetterbush, clethra, sumac, arbusto de botones, zenobia y Gallberry Plantas comunes en las bahías de Carolina son nenúfares, juncias y varias hierbas. Varias plantas carnívoras habitan las bahías de Carolina, incluyendo la vejiga de la bladderwort, butterwort, la planta de la jarra, y sundew.

Algunas de las bahías han sido muy modificadas dentro de la historia humana, bajo la presión de la agricultura, construcción de carreteras, urbanizaciones y campos de golf. Carvers Bay, uno grande en el condado de Georgetown fue utilizado como un campo de prácticas de bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial. Se ha drenado y se utiliza sobre todo para la agricultura de árbol hoy. Otros se utilizan para cultivos vegetales o de campo con drenaje.

En Carolina del Sur, la Bahía de Woods, en la línea del Condado de Sumter-Florence cerca de Olanta ha sido designada un parque estatal para preservarlo tanto como sea posible en su estado natural. También en el condado de Clarendon (cerca de Manning), otra bahía, la bahía de Bennett, es una reserva del patrimonio.

Otra bahía en el condado de Bamberg, Carolina del Sur, es propiedad de la South Carolina Native Plant Society, que ha estado desarrollando una reserva de 52 acres (210.000 m2) llamada Lisa Matthews Memorial Bay, que trata de preservar y aumentar el wildflower Oxypolis Canbyi (Canby’s Dropwort) en la bahía. El área de las tierras altas que rodean la bahía está siendo restaurada de una plantación de pino loblolly al pino de hoja larga original. Incluido en la restauración de la hoja larga es la restauración de la hierba del alambre (Aristida beyrichiana) como planta clave del sotobosque. Su inflamabilidad ayuda en la quema periódica, que es necesaria para la cañada de Canby y muchas de las otras especies únicas al ambiente.

https://www.google.es/search?q=carolina+bays&biw=1920&bih=915&source=lnms&tbm=isch&sa=X&sqi=2&ved=0ahUKEwiEuI-ztbbSAhUIUBQKHd5NBt4Q_AUIBigB&dpr=1#imgrc=_

Orientación

Croquis mostrando cráteres y Carolina Bahías general. Cabo York Meteoritos de esta fecha desde el norte de Groenlandia. El gran rojo son, evidentemente, indica el punto de ruptura principal de la cometa, por encima de la zona de la [más] Lago Glacial Agassiz. Hay algunos indicios de una gran huelga en Michigan en este momento, pero si es así, los glaciares posteriormente cubrió el área sobre e hizo las pruebas mucho más ambiguo. Más “Bahías” se presentan en América del Sur: Brasil y Venezuela, especialmente.

De acuerdo con documentos y monografías publicadas formalmente, la orientación de los ejes largos de las bahías de Carolina rota sistemáticamente hacia el norte a lo largo de la llanura costera atlántica desde el norte de Georgia hasta el norte de Virginia; La tendencia media de los ejes largos de las Bahías de Carolina varía de N16 ° W en el centro-este de Georgia a N22 ° W en el sur de Carolina del Sur, N39 ° W en el norte de Carolina del Sur, N49 ° W en Carolina del Norte y N64 ° W en Virginia . Dentro de esta parte de la llanura costera atlántica, la orientación de los ejes largos de las bahías de Carolina varía en 10 a 15 grados. [2] [9] [10] Si los ejes largos de estas bahías de Carolina, según lo medido por Johnson (1942), se proyectan hacia el oeste, convergen, ni en los Grandes Lagos ni en Canadá, sino en el área del sureste de Indiana y el suroeste de Ohio.

En el extremo norte de la distribución de las bahías de Carolina dentro de la Península de Delmarva, la orientación media de los ejes largos cambia abruptamente en unos 112 grados a N48 ° E. Más al norte, la orientación de los ejes largos se convierte, en el mejor de los casos, claramente bimodal, y exhibe dos direcciones muy divergentes y, en el peor, completamente al azar y carece de cualquier dirección preferida. La lámina 3 de Rasmussen y Slaughter, que se reproduce como la figura 51 de Kacrovowski, ilustra la naturaleza desorganizada de las orientaciones de los ejes largos de las bahías de Carolina dentro de la parte más septentrional de su distribución dentro de Somerset, Wicomico y Worcester Condados, Maryland.

En el extremo sur de su distribución, las bahías de Carolina en el sur de Georgia y el norte de la Florida son aproximadamente de forma circular. En esta área, tienen una orientación norte débil. [2] Las bahías de Carolina en el sur de Mississippi y Alabama son elípticas a circular aproximadamente en forma. La medición de los ejes largos de 200 estanques elípticos de Grady / Citronelle encontró una orientación muy definida agrupada alrededor de N25 ° W en el suroeste del condado de Baldwin, Alabama. [4]

Dentro de la llanura de la costa atlántica, la orientación medida de los ejes largos de las bahías de Carolina y la dirección de movimiento del Pleistoceno de las dunas de arena adyacentes, cuando están presentes, son generalmente perpendiculares entre sí. En el sur de Georgia y el norte de la Florida, la orientación norte se corresponde con una orientación occidental de la dirección del movimiento pleistoceno de las dunas de arena. [12]

Al norte desde el norte de Georgia hasta Virginia, la orientación media de la dirección del movimiento pleistoceno de las dunas parabólicas se desplaza sistemáticamente junto con la orientación media de los ejes largos de las bahías de Carolina, ya que siempre se encuentran aproximadamente perpendiculares a ellas. En la península de Delmarva, el desplazamiento de 112 grados en la tendencia media de los ejes largos también se acompaña de un desplazamiento correspondiente de la dirección media del movimiento pleistoceno de las dunas parabólicas, de modo que su dirección de movimiento es también perpendicular a los ejes largos, Es el caso en el resto de la llanura costera atlántica. [10]

Edad

Aunque algunas preguntas sobre su cronología siguen siendo un asunto de discusión, una variedad de técnicas de citas limitó la edad de las bahías de Carolina. La consideración de múltiples líneas de evidencia, p. Datación por radiocarbono, datación luminescente ópticamente estimulada y palynology, indican que las Bahías de Carolina son anteriores al comienzo del Holoceno al menos por decenas de miles de años a más de cien mil años. La gama de fechas se puede interpretar que se crearon episódicamente durante las últimas decenas de miles de años o se crearon en el tiempo hace más de cien mil años y han sido desde entonces episódicamente modificado [13] [14] [15]

Teorías del origen

Más de una docena de bahías se muestran en esta foto en el sureste de Carolina del Norte. Varias se limpian y drenan para cultivar.

Las teorías del origen de las bahías de Carolina se dividen en dos categorías principales: que estas características fueron creadas por fuerzas dentro de la Tierra, o que fueron arrancadas por un evento o conjunto de eventos astronómicos.

Geomorfología

Se han propuesto varias hipótesis geomorfológicas para explicar las bahías, incluida la acción de las corrientes marinas cuando el área estaba bajo el océano o el surgimiento de las aguas subterráneas en un momento posterior. Una de las principales hipótesis dentro de la comunidad académica de las ciencias de la tierra es que una combinación de procesos creó las formas y orientaciones de estas formas terrestres antiguas, incluyendo el cambio climático, la formación del karst siliciclástico por la solución del material subterráneo durante los niveles bajos del glaciar y la posterior modificación de estas depresiones. Procesos periódicos eolianos y lacustres.

Los geólogos y geomorfólogos cuaternarios sostienen que las características peculiares de las bahías de Carolina pueden ser fácilmente explicadas por procesos terrestres conocidos y modificaciones repetidas por procesos eólicos y lacustres de ellos durante los últimos 70.000 a 100.000 años [28]. Además, los geólogos y geomorfólogos cuaternarios creen haber encontrado una correspondencia entre el momento en que la modificación activa de los bordes de las bahías de Carolina ocurrió más comúnmente y cuando las dunas de arena adyacentes estuvieron activas durante la glaciación de Wisconsin entre 15.000 y 40.000 años y 70.000 A 80.000 años BP (Early Wisconsinan). [26] [27] Además, los geólogos y geomorfólogos cuaternarios han encontrado repetidamente que las orientaciones de las bahías de Carolina son consistentes con los patrones de viento que existieron durante la glaciación de Wisconsin como reconstruido a partir de las dunas parabólicas del Pleistoceno, un momento en que la forma de las bahías de Carolina estaba siendo modificada. 10]

Evento de impacto

La hipótesis del impacto cometario del origen de las bahías era popular entre los científicos de la tierra de los años 40 y 50. Después de un considerable debate e investigación, los geólogos determinaron que las depresiones eran demasiado superficiales y carentes de evidencia de que fueran características de impacto. Informes de anomalías magnéticas resultó no mostrar la coherencia a través de los sitios. No había fragmentos de meteoritos, conos de fragmentación o rasgos de deformación planar. No se encontró ninguna de las pruebas necesarias para los impactos de hipervelocidad. La conclusión fue rechazar la hipótesis de que las Bahías de Carolina fueron creadas por impactos de asteroides o cometas (Rajmon 2009).

Se propuso un nuevo tipo de hipótesis de impacto extraterrestre como resultado del interés tanto de escritores populares como de geólogos profesionales en la posibilidad de un impacto extraterrestre del Pleistoceno terminal, incluida la hipótesis de impacto de Younger Dryas. Dijo que las Bahías de Carolina fueron creadas por un cometa de baja densidad explotando sobre o impactando sobre la capa de hielo Laurentide hace unos 12.900 años. [29] Sin embargo, esta idea ha sido desacreditada por la datación OSL de los bordes de las bahías de Carolina, registros paleoambientales obtenidos de núcleos de sedimentos de la Bahía de Carolina y otras investigaciones que demuestran que muchos de ellos son tan viejos o mayores de 60.000 a 140.000 BP . [13] [14] [15] [30] [31]

Características de las Carolina Bays

Las Bahías de Carolina son depresiones elípticas que caracterizan las Bahías de Carolinain y suelos arenosos a lo largo de la costa atlántica de los Estados Unidos y en algunos estados del Medio Oeste como Nebraska. Las bahías en la costa este tienen una alineación noroeste / sureste, mientras que las de Nebraska tienen una alineación noreste / suroeste. Las bahías apuntan hacia los Grandes Lagos. Las principales características morfológicas de las Bahías de Carolina fueron resumidas por Eyton (1975):

  1. Las Bahías de Carolina son elipses aunque algunas carecen de simetría bilateral a lo largo del eje mayor o menor. La porción sureste de muchas bahías es más puntiaguda que el extremo noroeste y el lado noreste se abulta ligeramente más que el lado suroeste. Las dimensiones principales conocidas del eje varían de aproximadamente 60 metros a 11 kilómetros.
  2. Las Bahías de Carolina muestran una orientación noroeste-sureste. Las desviaciones de esta orientación parecen ser sistemáticas por latitud (Prouty, 1952).
  3. Las bahías son depresiones superficiales debajo de la superficie topográfica general con una profundidad máxima de unos 15 metros. Las grandes bahías tienden a ser más profundas que las pequeñas bahías, pero la parte más profunda de cualquier bahía está desplazada al sureste desde el centro de la bahía.
  4. Muchas bahías tienen bordes arenosos elevados con el desarrollo máximo al sureste. Las alturas del borde varían de 0 a 7 metros.
  5. Las Bahías de Carolina suelen superponerse a otras bahías sin destruir la morfología de cualquiera de las depresiones. Una o más bahías pequeñas pueden estar completamente contenidas en una bahía más grande.
  6. La estratigrafía debajo de las bahías no está distorsionada (Preston y Brown, 1964; Thom, 1970).
  7. Las bahías sólo ocurren en sedimentos no consolidados. Las bahías de Carolina del Sur se encuentran en playas de barreras marinas relacionadas con las fluctuaciones del nivel del mar en el Pleistoceno, en los campos de dunas, en las terrazas de los arroyos y en las porciones arenosas de los pisos de retroceso (Thom, 1970). No hay bahías en las llanuras y playas de inundación de los ríos modernos. Las bays existen en terrazas marinas hasta a 50 m sobre nivel del mar en Carolina del Sur pero también existen en las capas discontinuas de gravas fluviales en el Piedmont en Virginia (Goodwin y Johnson, 1970).
  8. Algunas bays contienen lagos, algunas son pantanosas, otras se drenan natural o artificialmente y se cultivan, y otras siguen siendo naturalmente secas.
  9. Las Bahías de Carolina parecen estar igualmente conservadas en terrazas de diferentes edades y procesos formativos.
  10. Las bahías están llenas o parcialmente llenas de limo de origen orgánico e inorgánico. Los fantasmas de las bahías semi-obliteradas de Carolina parecen representar bahías anteriores que fueron llenadas por sedimentos terrestres y materiales orgánicos. 10. Las bays ocurren de diversa forma, a veces en conjuntos lineales, otras en racimos complejos hasta de catorce bays, a veces son unidades dispersas, y en otras ocasiones en grupos paralelos alineados a lo largo del eje menor.
  11. No parece que se estén formando bays nuevas. Aunque Thom (1970) y Frey (1954) citan la evidencia de que algunas de las bays existentes en Carolina han crecido de tamaño. Price (1968) indica que la mayoría de las bays aparecen como más pequeñas por llenado.
  12. Las bays tienen un fondo de carbonatos y rocas clásticas y cristalinas que están recubiertas por sedimentos no consolidados de grosor variable.
  13. Los “fantasmas” de las bays semi-borradas de Carolina aparecen representar antiguas bays que fueron llenadas después de su formación por sedimentos terrestres y materiales orgánicos.
  14. Las bays pequeñas se desvían más de la orientación predominante en la región que las grandes.
  15. No se encontró ninguna variación en los mineral pesados encontrados a lo largo del eje principal de una bay de Carolina del Sur, aunque las muestras fueron tomadas del piso de la bay, del borde de la bay y de la terraza adyacente fuera de la bay (Preston y Brown, 1964).

Las bahías de Carolina también ocurren en las gravas de Midlothian, Virginia, en elevaciones que varían de 91 a 122 metros sobre el nivel del mar (Johnson y Goodwin, 1967). Midlothian se encuentra aproximadamente a 27 kilómetros al oeste de Richmond.

Aunque muchas bahías de Carolina han sido destruidas por la erosión, la preservación estructural de las bahías de Carolina puede ser en parte debido al hecho de que se encuentran en el paisaje plano poroso que permite que el agua de lluvia filtra rápidamente el subsuelo evitando así el flujo de agua lateral. Las bahías en Nebraska y Kansas ocurren en lo que alguna vez fueron las orillas de la Western Interior Seaway de América del Norte. Esta vía marítima desapareció por la época del Paleoceno 60 millones de años después de que la Orogenia Laramide elevó la región de las Montañas Rocosas. Las bahías del Medio Oeste están en elevaciones que van desde 400 a 900 metros sobre el nivel del mar ya unos 2000 kilómetros de las costas tanto del Pacífico como del Atlántico. Menos bahías se pueden observar en los estados del Medio Oeste, porque sólo las bahías más grandes han soportado la erosión por el agua y la acumulación de capas de polvo soplado por el viento y lodo (loess).

La conclusión es, nuevamente, que el final de la Era de Hielo, la extinción del Pleistoceno, el final del Paleolítico superior, etc, y el final del “reino de los dioses”, todo tuvo un desenlace global y catastrófico hace 12,000 años. [La Historia Secreta del Mundo].

Este es el evento que Firestone, West y Warwick-Smith discuten en su libro, The Cycle of Cosmic Catastrophes: Flood, Fire, and Famine in the History of Civilization, mencionado más arriba.

Pero si los hechos mencionados son el resultado de tal catástrofe, ¿cómo se habría visto? Lo siguiente está resumido y adaptado, capítulo 11 del libro de Firestone, West, and Warwick-Smith’:

Comenzó con meteoritos cayendo como gotas de lluvia, algunos aquí y otros allá. Quizás algunos golpearon el Sol provocando grandes llamaradas solares. Las llamaradas solares provocan coloridas auroras incluso durante el cielo de día. Luego el día de los cometas llegó. De horizonte a horizonte, creciendo segundo a segundo, entraron en la atmósfera, brillando más que el sol.

Recalentado a inmensas temperatures en su paso a través de la atmósfera, el conjunto letal explotó en miles de pedazos del tamaño de montañas y en nubes de polvo helado. Las piezas más pequeñas explotaron en la atmósfera, creando múltiples detonaciones que pintaron el cielo de rojo y naranja.

Luego el cometa más grande golpeó la estela de hielo abarcando parte del hemisferio norte, en lo que ahora es la Bahía de Hudson. Otros cometas golpearon en el Lago de Michigan, Canadá, Siberia y Europa. Luego, la Tierra fue sacudida por oleadas de impactos, agitándola violentamente durante diez minutos de gran estremecimiento. Fisuras se abrieron, árboles cayeron, y ríos desaparecieron dentro de la Tierra agrietada.

LiDAR image of Carolina Bays 20 miles (32 km) southwest of Fayetteville, NC

A segundos del impacto, la onda expansiva de aire supercaliente se expandió a más de 1000 millas por hora, atravesando la tierra, arrancando árboles del suelo por los aires, movilizando rocas de las montañas, quemando plantas, animales y también humanos en su camino. Los únicos sobrevivientes son aquellos sumergidos bajo tierra o agua.

A través de la parte superior de Norte América y Europa, la inmensa energía de los impactos sopló una serie de burbujas superpuestas, gigantes, empujadas hacia la atmósfera para crear un vacío dentro. Cuando las burbujas pasaron, la presión del aire cayó haciéndose difícil respirar. Detrás de la expansión de las burbujas, la Tierra fue despojada de su escudo protector que es la atmósfera. La explosión eyectó pequeños y rápidos granos en todas las direcciones a través del fino aire. Algunos se alojaron en árboles, plantas y animales, mientras otros se elevaron para luego caer nuevamente a increíbles velocidades ya que no había atmósfera que los destruyera. En el mismo momento, rayos cósmicos a altas velocidades bombardearon el área con radiación. Animales y humanos en el foco del bombardeo murieron. Objetos inanimados parecieron cobrar vida al temblar y sacudirse en la zona del bombardeo.

Cuando el impulso de la onda de choque cesó, el vació comenzo a extraer el aire. Mientras la atmósfera expandida volvía apresuradamente al sitio de impacto, las burbujas colapsaron, absorbiendo gases calientes y polvo hacia dentro, a la velocidad de un tornado. Parte del polvo escapó de la atmósfera de la Tierra mientras que el resto se transformó en una nube roja con forma de hongo que se exparció por miles de millas a través de la atmósfera, bloqueando el sol y sumergiendo a la Tierra en la oscuridad.

Mapa fisiográfico para Carolina Bahías de Wikipedia.

LIDAR elevation image of 300 square miles (800 km2) of Carolina bays in Robeson County, N.C.

El polvo y los desechos, que eran muy pesados, comenzaron a caer de vuelta en la Tierra. Todavía super calientes por la explosión, volvieron en forma de poderosa lava. Los pedazos que cayeron en las capas de hielo continentales, derritieron incalculables litros de agua instantáneamente causando inundaciones en todas direcciones.

El rugiente ascenso a través de los agujeros creados por las burbujas,creó una poderosa bajada de temperatura en el aire a grandes altitudes, viajando a miles de millas por hora. Con temperaturas que exedían los 150º F bajo cero, la columna de aire impactó el suelo irradiando numerosos lugares en todas las direcciones, congelando todo lo que tocaba en segundos. Los árboles y plantas se convirtieron en estatuas, y los mastodontes y mamuts todavía están congelados en Siberia.

Las rápidas fluctuaciones de temperaturas significaron el final de millones de plantas y animales… pero la destrucción fue sólo el comienzo. Los impactos y los temblores dispararon enormes terremotos a lo largo de las fallas existentes desde las Carolinas hasta California mientras se despertaban volcanes dormidos desde Islandia al otro lado del pacífico. Erupcionando con furiosa actividad, lanzaron lava caliente y químicos nocivos en el aire, agregándo componentes a la ya pesada nube que cubría todo.

© Fairchild Aerial Surveys for the Ocean Forest Company Vista aérea de una parte de la Bahía de Carolina, tomada en 1930

Los impactos y las erupciones dieron comienzo a miles de incendios, en donde quiera que había combustible para alimentarlos, algunos de los cuales duraron días. Veloces vientos expandieron los fuegos por los bosques creando un infierno moviéndose más rápido que las aves y animales. Los árboles volaron como bombas, las rocas explotaron como granadas, y explosiones de vapor tuvieron lugar mientras el fuego se movía sobre aguas congeladas. Cuando los fuegos se acabaron quemándose a sí mismos, no quedaban más que carbones encendidos en los continentes. Los nocivos químicos en la atmósfera volvieron a la Tierra en forma de lluvia venenosa. En algunos lugares, el aire era demasiado tóxico para soportar formas de vida.

Bays in Nebraska are degraded by erosion and deposition (Lat. 40.566, Lon. -98.123, elevation 545 meters)

El impacto en la Bahía de Husdon envió hacia el cielo 200,000 millas cúbicas de hielo. Una lluvia de desechos incandescentes y de hielo vaporoso cayeron sobre la mayor parte de Norteamérica, Europa y Asia. En minutos, la masiva masa de objetos, más de 500,000 de ellos, impactaron sobre las Carolinas y más al Este, explotando en bolas de fuego dando origen a las bahías de Carolina.

Pedazos de hielo y basura, grandes y pequeños cayeron en el Atlántico y en el Pacífico, desde el Golfo de México hasta el Ártico, desde Europa hasta Asia e incluso África. Más de un cuarto del planeta estaba sitiado.

Pero incluso eso no fue todo.

El impacto en el glaciar de la Bahía de Hudson envió agua derretida a alta velocidad por debajo de la capa de hielo. Las oleadas levantaron e hicieron flotar grandes porciones de hielo, causando que bloques monolíticos de hielo se movieran hacia el sur a lo largo de cientos de millas. Moviéndose rápidamente, los bloques se incrustaron en los bosques arrasando con árboles.

Los océanos también eran objetivos. Miles de pedazos de hielo y nubes de agua lodosa impactaron sobre el Atlántico causando colosales detonaciones. Las múltiples colisiones dieron comienzo a inmensos deslizamientos bajo el agua en las Carolinas y Virginia, soltando miles de millas cúbicas de barro. Gracias a ello, el barro desató una ola gigantesca de 1000 pies de alto hacia Europa y Africa a una velocidad de 500 millas por hora.

Nueve horas después la ola impactó en Europa, 1000 pies de alto a 400 millas por hora, probablemente llevándose consigo algunos de los sobrevivientes de las primeras explosiones. La ola ingresó tierra adentro cientos de millas, devastando todo en su camino. Todo ser vivo en las costas murió instantáneamente.

Luego, el agua tuvo una pequeña pausa para volver hacia la costa, llevándose consigo todos los restos de plantas y animales.

Carolina Bays, como se muestra en un mapa de la U.S. Geological Survey de la zona fronteriza entre los condados de Bladen y Cumberland. US Geological Survey, Roseboro, N.C., 1: 62.500 Cuadrángulo N3445-W830 / 15, 1959.Las Bahías de Carolina son depresiones ovaladas en la superficie terrestre concentradas en ambos lados del límite Carolina del Norte-Carolina del Sur. Son más numerosos en el Condado de Bladen, aunque algunos se encuentran tan lejos como Georgia y Maryland. Una vez que se pensó que el número de los cientos de miles, hay ahora menos de 900 notable Carolina Bays, con alrededor del 80 por ciento de estos ubicados en Carolina del Norte. Están orientados en una dirección noroeste-sureste y frecuentemente tienen un borde de arena en la porción sureste. Variando en tamaño de unos cientos de pies a unos seis kilómetros de longitud, algunas de las Bahías de Carolina, como los que forman el lago Waccamaw, Bay Tree Lake, White Lake, Little Singletary Lake y Horseshoe Lake, todavía tienen agua. Otros se han convertido en pantanos o zonas de turba o suelo franco-negro o se han secado por completo. Lago Waccamaw, el más grande, es cerca de 20 pies de profundidad, mientras que el lago blanco alcanza una profundidad de 15 pies. La profundidad de la turba en algunas de las bahías que ya no están llenas de agua mide entre 11 y 50 pies.

Estas formaciones inusuales primero fueron dadas la atención especial por los geólogos en 1895 después de L. C. Glenn observado la forma y otras semejanzas que compartieron. La opinión científica popular sostuvo una vez que las bahías son el resultado de una ducha o sucesivas lluvias de meteoritos que golpean la tierra en un ángulo, aunque otras teorías de su origen incluyeron fragmentos de hielo de un impacto del meteoro de la cuenca del río Hudson y la cola de un enorme pescado. La teoría actual de la formación sostiene que el movimiento ondulatorio del océano que retrocedía creaba charcos de agua estancada que entonces eran elípticamente formados por vientos que soplaban en la misma dirección durante un largo período de tiempo.

Carolina Bays near Ridge Spring, SC (Lat. 33.85295, Lon. -81.70358) These bays are 197 meters (646 ft) above sea level and 200 km (124 mi) from the coast.

Thermokarst lakes in Alaska (Lat. 70.297, Lon. -158.912)

Woods Bay State Park, South Carolina, winter twilight

Carolina Bays near Myrtle Beach, SC

También se ha sugerido que las Bahías de Carolina podrían haber formado cuando el suelo pantanoso se secó como los lagos de sal australianos, pero esto no crea los bordes levantados o las elipses superpuestas que son características de las Bahías de Carolina.

 

 

 

Australian salt lakes (Lat. -34.2468, Lon. 117.7634)

The Younger Dryas Impact Hypothesis

Las diferentes poblaciones de Bays tienen orientaciones diferentes. Pero extendemos esas orientaciones, la mayoría de ellas se centran en el centro de los Grandes Lagos.

Broch Dun Telve

Broch Dun Telve

Shown within Highland

 Nombre alternativo: Dùn Teilbh

 Location: Scottish Highlands

 Coordinates: 57.194613°N 5.594653°W

 Type: Broch

 Periodo: Edad de hierro

Dun Telve (gaélico escocés: Dùn Teilbh) es un fuerte-torreón de la edad de hierro situado a unos 4 kilómetros al sureste de la aldea de Glenelg, Highland, en Escocia. Es uno de los brochs mejor conservados de Escocia.

Localización

Dun Telve (referencia de cuadrícula NG82921726) se encuentra en la orilla norte del Abhainn a’Ghlaine Bhig, en los tramos inferiores de Gleann Beag. Se encuentra junto a la carretera secundaria que conduce al sur de Glenelg. El fuerte-torreón vecino de Dun Troddan miente 470 metros (1.540 pies) al este, y el “semi-broch” conocido como Dun Grugaig está alrededor de 2.5 kilómetros (1.6 millas) más al este.

Historias

Se piensa que el fuerte-torreón fue robado para la piedra en 1722 (probablemente para la construcción del cuartel de Bernera en Glenelg). [2] Dun Telve era popular entre los turistas a finales del siglo XVIII, y se esbozó por primera vez a finales del siglo 18. [2] Fue estudiado en detalle en 1871-1873 por Henry Dryden. El edificio fue puesto en cuidado estatal entre 1882 y 1901 y los marcadores de frontera que definen el área de tutela son todavía visibles. [2] Alrededor de 1914 un programa de trabajos fue realizado por la Oficina de Obras, que incluyó la “limpieza” del interior, la inserción de hormigón en el espacio intramural superior y apuntando la cara de la pared interna. El fuerte-torreón nunca ha sido excavado arqueológicamente. [2] El broch está ahora en el cuidado de Escocia histórico.

Descripción

El broch consiste en una torre de piedra seca que mide 18,3 metros (60 pies) de diámetro, y actualmente se encuentra a una altura máxima de 10,2 metros (33 pies) al oeste y noroeste. Las paredes externas tienen 4.3 metros (14 pies) de espesor en la base y 1.2 metros (3 pies 11 pulgadas) de grosor en la parte superior. [2] La entrada está en el oeste pero se ha modificado, probablemente en el mediados del siglo XIX. [2] En el lado sur del pasillo de entrada hay una pequeña cámara lateral, a veces llamada “celda de guardia”. [3]

Una entrada en el lado norte del interior del fuerte-torreón proporciona acceso primero a una celda interna y luego al espacio intramural que se estrecha a medida que se eleva hasta la parte superior de la pared sobreviviente. El acceso por la torre es por una escalera de piedra sinuosa, y las aberturas a intervalos una vez dio acceso a los pisos superiores. [3] La presencia de dos bordes de piedra horizontales, o scarcements, encima de la altura de la sección superviviente sugiere que había dos pisos superiores. El piso superior habría estado alrededor de 9 metros (30 pies) sobre el nivel del suelo. [3]

Las estructuras anexas a los lados oeste y noroeste de Dun Telve incluyen al menos un edificio rectangular. [2]

La única entrada en Dun Telve se puede ver aquí. Como puede verse, la entrada es estrecha y fácilmente defendida de los agresores. El umbral de la puerta está marcado por una piedra del dintel (indicada por la flecha), una sola losa de roca.

Aquí vemos una vista de la entrada desde el interior del broch. Observe el vacío directamente sobre la entrada. Estos huecos fueron presumiblemente puestos en reducir el peso sobre la entrada y evitar que la pared de colapso sobre la única salida.

La palabra “broch” se deriva de los nórdicos borg (“fort”) y es utilizado por los arqueólogos para describir las torres de piedra seca, prehistóricas y circulares que se encuentran principalmente en el norte y el oeste de Dun Telve BrochScotland. Dun Telve (derecha), que está cerca de la aldea de Glenelg en la costa de Lochalsh, frente a la isla de Skye, es un buen ejemplo.

Cuando los anticuarios comenzaron a estudiar estos monumentos en los siglos XVIII y XIX, supusieron que eran fortificaciones, equiparándolos con las Torres Peel de las Fronteras Escocesas del siglo XV, bastiones de los laird locales. Sabían que los torreones eran mucho más tempranos, quizás Vikingos o Pictos de la Edad Media. Sin embargo, cuando las excavaciones reales comenzaron a mediados del siglo XIX, produjeron una buena cantidad de material que se sabía que era romano en fecha. Puesto que la mayoría de los brochs están en o muy cerca de la costa, revisaron su pensamiento y los interpretaron como una respuesta a las expediciones de esclavos romanos ya la actividad militar en el siglo I dC. Esta teoría fue deshecha por el desarrollo de técnicas de datación por radiocarbono en los años cincuenta. Estos muestran ahora que un buen número de los brochs fueron construidos varios siglos antes de que los primeros romanos llegaran a la escena.

Hay por lo menos un centenar o algo así en las tierras altas y las islas y hay muchos sitios más cuya identidad no está clara porque están demasiado dañados o no han sido debidamente investigados. Típicamente, las paredes son huecas durante gran parte de su altura, con una “piel” interior y una exterior unidas entre sí por dinteles.

En muchos casos había células que se abrían al interior de la estructura a nivel del suelo o más alto, pero no hay otras aberturas aparte del largo paso de entrada, por ejemplo, ninguna ventana. En la mayoría de los casos los interiores habían estado muy alterados pero, donde las características han sobrevivido, había generalmente los restos de un hogar central y divisiones alrededor del perímetro del espacio. Muchos brochs tienen los scarcements – rebordes estrechos en la cara interna de las paredes – diseñados para apoyar la carpintería para un tejado o el piso de un piso superior.

Recientemente se ha cuestionado la suposición de que eran obras defensivas. Muchos de ellos están mal situados para servir como fortificaciones: se les pasa por alto o no tienen un suministro fiable de agua. El único broch con un parapeto en la parte superior (o incluso el acceso a la parte superior) es Mousa en Shetland y ninguno de ellos tiene ventanas, por lo que el montaje de una defensa activa habría sido difícil de decir lo menos. También está la cuestión de su proximidad. Los brochs de Glenelg están solamente cerca de un kilómetro aparte y están a plena vista el uno del otro, y son muy gruesos en el suelo en Orkney. En el mejor de los casos podrían haber servido como “pernos”, pero aún así un poco de paciencia y un buen fuego habría sido todo lo que un atacante necesitaba para ahuyentar a los defensores. Ahora se cree que su verdadero propósito era anunciar el prestigio y el poder de los jefes que vivían en ellos.

Círculos en Perú

Arqueólogos descubren en Perú misteriosos círculos gigantes trazados sobre el terreno

24 Septiembre, 2016

Imagen de portada: Fondo, paisaje arenoso de Quilcapampa, Perú (Google Maps, 2016). Detalle, uno de los misteriosos geoglifos descubiertos recientemente (Justin Jennings)

Un equipo de arqueólogos ha descubierto en Perú numerosos geoglifos circulares de gran tamaño cerca de la antigua ciudad y yacimiento arqueológico de Quilcapampa. Estos glifos han sido datados entre los años 1050 y 1400 d. C., y se cree que reflejan los movimientos de las rutas comerciales recorridas por los pueblos de aquella época.

Según LiveScience, los geoglifos incluyen una gran cantidad de líneas y círculos concéntricos, y han sido descubiertos en el antiguo yacimiento arqueológico de Quilcapampa, situado en el valle de Sihuas.

Los arqueólogos han identificado y registrado en el mapa docenas de geoglifos haciendo uso de vehículos aéreos no tripulados (‘drones’) e imágenes de satélite, además de las habituales exploraciones del terreno. Muchos de los círculos pueden verse desde el suelo, aunque los de mayor tamaño se aprecian mejor desde el cielo, como ocurre con las famosas líneas de Nazca peruanas.

Geoglifos circulares localizados en Quilcapampa. Éste en concreto presenta un dibujo compuesto por numerosos anillos concéntricos irregulares. (Fotografía: Justin Jennings)

El director del equipo de investigación Justin Jennings, comisario del Museo Real de Ontario con sede en Toronto, explica en LiveScience que muchos de estos geoglifos han sido datados en el Período Intermedio Tardío, y que en el pasado Quilcapampa era un centro de actividad comercial que albergaba un asentamiento con una extensión de 70 hectáreas.

Diferentes estilos y tamaños

En Archaeology.com podemos leer que algunos de los geoglifos están acompañados por túmulos de piedras. Se cree que estas estructuras formarían parte del diseño general del conjunto, y los arqueólogos han determinado que los geoglifos y el resto de dibujos fueron creados retirando piedras de la superficie y dejando al descubierto el terreno arenoso de tonalidad más clara que se encuentra por debajo.

Quilcapampa, Perú. (Google Maps, 2016/Geographic.org)

Localización geográfica del antiguo asentamiento de Quilcapampa, Perú. Este paisaje de rocas y arena alberga una gran cantidad de misteriosos geoglifos. (Google Maps, 2016/Geographic.org)

El tamaño y la forma de los geoglifos varían, siendo algunos de ellos simples círculos mientras que otros son más complejos. Uno de los diseños presenta al menos seis círculos concéntricos de forma irregular que producen un efecto de remolino.

Los geoglifos de un solo círculo tienden a medir entre dos y cuatro metros de diámetro, mientras que los de mayor tamaño con círculos múltiples pueden ocupar más de 800 metros cuadrados de superficie.

Antiguos montículos de piedras y círculos trazados sobre el terreno, hallados en Quilcapampa, Perú (Fotografía: Justin Jennings)

Círculos con una intención simbólica

Estos senderos circulares y montículos de piedras fueron creados en las cercanías de antiguas rutas comerciales. Es posible que estos geoglifos fuesen trazados rápidamente para señalar rutas específicas o marcar el final de un recorrido determinado. Los arqueólogos especulan asimismo con la posibilidad de que los dibujos tuvieran algún significado simbólico, indicando quizás también el flujo del comercio, los viajeros y las mercancías a través del asentamiento en la antigüedad.

Jennings comenta en declaraciones recogidas por LiveScience que “Durante la época en que floreció el asentamiento de Quilcapampa había mucha más interacción entre la costa y la montaña,” añadiendo a continuación que “La circulación de personas y mercancías (alimentos incluidos) a lo largo de estos senderos era necesaria para la vida cotidiana: algo que podrían simbolizar estos diseños circulares.”

Cualquiera que fuese su propósito original, los montículos de piedras no parecen albergar restos humanos ni indicios de enterramiento de ningún tipo.

El proceso de investigación se acelera

Al igual que en otros hallazgos de geoglifos y arte trazado sobre el terreno realizados en Perú, los investigadores están apresurándose a registrar los diversos elementos antes de que puedan deteriorarse a causa de las condiciones ambientales o la acción humana (principalmente la construcción y la agricultura). En el pasado, las líneas de Nazca peruanas han sufrido daños provocados por ocupantes ilegales, animales, e incluso campañas de activismo político llevadas a cabo por la organización ecologista Greenpeace.

Los pueblos que habitaban esta región antiguamente eran unos artistas muy prolíficos. Estudios realizados con anterioridad han revelado la existencia de numerosos petroglifos grabados sobre las paredes rocosas de Quilcapampa.

Está previsto que los resultados del estudio y el registro y documentación de los geoglifos se publiquen en la revista Journal of Archaeological Science: Reports, mientras que por su parte los investigadores reanudarán su trabajo en Quilcapampa el próximo verano. Quizás el futuro depare nuevos descubrimientos que ayuden a resolver el misterio de los círculos gigantes y otros dibujos trazados por antiguas civilizaciones sobre el terreno de esta región peruana.

Los cart ruts de Turquía

Los cart ruts de Turquía

Misteriosos Surcos en Turquía

Estas marcas atraviesan el paisaje del valle de Frigia, remontándose a diversos períodos históricos, según la teoría académica convencional. Se cree que las carreteras más antiguas de esta región fueron trazadas durante el imperio Hitita (ca. 1600 a. C. – 1178 a. C.). Con el paso del tiempo, estas marcas fueron surcando más profundamente la blanda roca del valle, recorriéndolas primero los Frigios, después los Griegos, y más tarde Alejandro Magno con sus ejércitos. Finalmente acabaron formando parte de la red romana de carreteras, tal y como podemos leer en Rutas Culturales de Turquía.

Una vista aérea de los misteriosos surcos en el Valle de Frigia de Turquía

 

 

 

 

 

El paso repetido de vehículos habría acabado por dejar estos surcos sobre la blanda roca volcánica del valle de Frigia. Foto: Alexander Koltypin, Dopotopa.com

 

 

 

Relieve en basalto que representa un carro de guerra hallado en Karkemish, del siglo IX a. C. (estilo Hitita tardío con influencia Asiria). ¿Dejaron vehículos como estos los surcos en el antiguo valle de Frigia?   (CC BY 2.0 )

Las profundas marcas que recorren el paisaje. Algunas de ellas tienen hasta un metro de profundidad. Foto: Alexander Koltypin, Dopotopa.com

Los surcos más profundos llegan hasta 1 metro, y sus paredes están marcadas por líneas horizontales, muy parecidas a las que hubieran dejado las puntas de los ejes que hubieran sobresalido de unas antiguas ruedas de carro.

Surcos con estrías laterales sobre la roca (Turquía)

Fotografía que muestra las marcas de líneas horizontales a lo largo de las paredes de los surcos. ¿Las dejaron los extremos puntiagudos de los ejes de antiguos vehículos? Foto: Alexander Koltypin, Dopotopa.com

Como siempre aparecen las explicaciones misteriosas, ufológicas, etc.

En lo que con toda seguridad va a levantar polémica, un investigador ha afirmado que los misteriosos y antiguos surcos que atraviesan el valle de Frigia en Turquía fueron realizados por una raza inteligente desconocida hace entre 12 y 14 millones de años.

El Dr. Alexander Koltypin, geólogo y director del Centro de Investigaciones Científicas de Ciencias Naturales de la Universidad Independiente Internacional de Ecología y Politología de Moscú, ha finalizado recientemente sus investigaciones en Anatolia, en un lugar marcado por extraños surcos, descritos como “surcos petrificados que atraviesan un terreno rocoso de depósitos de toba volcánica procedente de cenizas volcánicas compactadas,” según MailOnline.

En la web de noticias Express se informa de que Koltypin cree que los canales más profundos fueron abiertos en un suelo rocoso blando y húmedo debido al enorme peso de estos grandes vehículos prehistóricos. Continúa explicando Koltypin: “Más tarde estos surcos – y toda la superficie que los rodea – sencillamente se petrificaron y quedaron como prueba de lo ocurrido. Estos casos son bien conocidos por los geólogos. Algunas huellas de dinosaurio, por ejemplo, se conservaron ‘naturalmente’ de una forma muy parecida.”

Calendario europeo

Calendario europeo

El calendario europeo más antiguo conocido está basado en la constelación de Orión – 19 Julio, 2016

A finales de los años 70 del siglo XX, durante la construcción de un refugio atómico, fue descubierta una antigua vasija hecha pedazos entre los escombros. Los arqueólogos de entonces quedaron muy perplejos ante los extraños dibujos geométricos que se observaban en esta pieza cerámica, datada en torno al año 2600 a. C., hasta que el Dr. Aleksandar Durman finalmente descifró su código: se trataba de un calendario. Aunque, a diferencia de los calendarios egipcios o sumerios de la misma época, este calendario europeo no estaba basado en el sol o en la luna, sino más bien en las estrellas. En el centro de las constelaciones trazadas sobre su superficie se encontraba la que recibe el nombre del noble cazador de la mitología griega: Orión.

Esta pieza cerámica fue desenterrada el 21 de marzo del año 1978, en el transcurso de la construcción del que es ahora el Hotel Slavonija de Vinkovci, Croacia. Los arqueólogos reconocieron rápidamente el hallazgo como perteneciente a la antigua cultura Vučedol, que se desarrolló en las márgenes occidentales del Danubio entre los años 3000 a. C. y 2200 a. C. Sin embargo, aunque los investigadores sabían que la pieza pertenecía al pueblo Vučedol, sus dibujos no fueron descifrados hasta décadas más tarde.

La cultura Vučedol era contemporánea de la incipiente Troya, el Imperio Antiguo de Egipto y el imperio sumerio de Mesopotamia. A diferencia de estas civilizaciones, los Vučedol eran de origen indoeuropeo, y por lo tanto no adoraban a la luna. Era el sol el astro al que los Vučedol rendían culto, aunque no pudiera ayudarles a comprender las estaciones siendo un pueblo que vivía en el paralelo 45. Como muchos ya sabrán, en el hemisferio norte el sol no nace y se pone en el mismo lugar a lo largo del año, como ocurre en el Ecuador. De este modo, los Vučedol tomaron como referencia en su lugar los precisos movimientos de las estrellas.

Mapa del área de influencia de la cultura Vučedol. (Public Domain)

De suma importancia era Orión, una constelación fácilmente reconocible por el ‘cinturón’ del mítico cazador, constituido por tres brillantes estrellas que forman una línea recta. En la región en que vivían los Vučedol, Orión se ocultaba en el horizonte cierto día del año para desaparecer durante todo el verano.

“En la época de la cultura Vučedol, el cinturón de Orión, que es la constelación invernal dominante, se ocultaba en el horizonte exactamente el 21 de marzo, marcando de este modo el equinoccio de primavera,” afirma el Dr. Aleksandar Durman. Los Vučedol observaron que Orión indicaba el comienzo de un nuevo año. A partir de esta sencilla constatación, fueron capaces de construir un calendario completo para todo el año.

Este calendario Vučedol puede observarse en la vasija hallada en el año 1978. Sus dibujos decorativos están divididos en cuatro hileras, una para cada estación. La hilera inferior, cercana al fondo de la vasija, representa la primavera. La pieza cerámica está rota, de modo que no pueden verse todos los cuadrantes de cada una de las hileras, pero los dibujos que se conservan de la primera franja representan al sol y al cinturón de Orión.

La segunda hilera representa el verano. En los cuadrantes de esta franja aparecen las constelaciones de las Pléyades, el Cisne y Casiopea: constelaciones igualmente importantes que fueron también utilizadas por los griegos para determinar los movimientos celestes. Casiopea en particular resulta útil para llevar la cuenta del paso del tiempo a lo largo del año. Durante el verano, sus cinco estrellas forman una ‘W’. A medida que el año progresa, la W gira hasta que, cuando llega el invierno, las cinco estrellas adoptan la posición de una ‘M’. En la leyenda griega, Casiopea está encadenada a su trono y condenada a girar eternamente en el cielo porque había afirmado que su hija era más bella que las Nereidas.

La constelación de Orión a simple vista (CC BY-SA 3.0)

La tercera franja representa el otoño. Los cuadrantes de esta hilera nos muestran las Pléyades, Géminis y Pegaso/Piscis. Finalmente, la franja superior es la del invierno. Aquí podemos observar el símbolo de Casiopea girado 180 grados, así como a Pegaso/Piscis, las Pléyades, Géminis y el regreso de la constelación dominante de invierno, Orión.

Aunque no podemos estar seguros de cuáles eran algunos de los dibujos de la vasija, al encontrarse incompleta, los investigadores creen que cada hilera tenía en un principio 12 cuadrantes, lo que podría corresponderse con el número de semanas de cada estación.

La sociedad Vučedol estaba muy jerarquizada. Se han hallado evidencias de personajes de esta cultura, que aparentemente gozaban de una alta consideración, enterrados con joyas de oro. En un principio ganaderos, los Vučedol alcanzaron la maestría en la fundición del cobre hacia el año 3000 a. C. El trabajo con el cobre no solo aportaba beneficios económicos, sino que también estaba considerado poderosamente mágico. El escalafón superior de la cultura Vučedol era por tanto el de los artesanos del cobre, una casta dominada por los chamanes. Se creía antiguamente que estos chamanes-artesanos podían alcanzar el corazón de la tierra y extraer de él su esencia vital: el cobre.

Además, el chamán artesano era capaz de manipular el mineral por medio de procesos naturales a fin de alterar su naturaleza para que prestara un mejor servicio al ser humano. Debemos tener en mente que la fundición del cobre no es tarea fácil. El chamán-artesano sabía cómo evitar las emanaciones de gas venenoso, arsénico, inherentes a la fundición del cobre. Con el tiempo, el chamán-artesano acababa perdiendo su capacidad de coordinar los movimientos corporales, ya que el arsénico, cuya inhalación nunca podían evitar por completo, le mataba lentamente. En la cultura Vučedol, cada individuo nacía con una casta y una profesión que le acompañaba hasta su muerte.

Guardar