EsasCosas

Este Mundo, a veces insólito

Suscribete

Calendario

enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Tikoloshe

Tikoloshe

El Tikoloshe, Tokoloshe o Hili (proveniente del Xhosa, utyreeci ukujamaal) es el nombre de una criatura de la mitología zulú.

Origen

En la mitología zulú se cree que el Tikoloshe es un pequeño monstruo malvado, de aspecto peludo, que tiene la apariencia de una especie de cruce entre un felino, un zombi y un goblin, es creado por un chamán a partir de un cadáver humano.12​ La creencia está especialmente extendida en todo el sur de África, y más concretamente en Sudáfrica.3

Área que sería habitada por el Tokoloshe

Leyenda

Tokolosh, Tikoloshe o Hill, es el nombre dado por las tribus de Sudáfrica, Botswana y Zimbabwe, es un espíritu de la naturaleza maligna. Se dice que el Tokoloshe es creado a partir de cadáveres por los chamanes en busca de venganza, en cuyo caso sólo la persona maldita es capaz de ver el Tokoloshe.

Representación tradicional de un Tokoloshe

Aunque ésta es la descripción del Tokoloshe que es tan frecuente hoy en día, parece haber sido originalmente más bien una especie de espíritu de agua, antes de ser considerado un zombi pequeño.

Actualmente a este ser se le describe como una criatura que se asemejaría a un mono por su pelo y que sería el tamaño de un niño pequeño, el cual poseería gran fuerza en relación a su tamaño pequeño. Sin embargo, sería capaz de cambiar de forma y desaparecen al ingerir una piedra. Su pequeño tamaño y la malevolencia parecen ser equivalentes a nuestra cultura occidental al Gremlin. Sin embargo, sería más exacto verlo como una mezcla de características entre un zombie, un gremlin y un poltergeist. Se dice que además sería aficionado a la cuajada y huevos frescos, que roba en graneros de aldeas remotas.

Igualmente en ciertas descripciones, se describe más parecido a un oso de peluche que a un mono y tendría un reborde óseo que se extiende desde la parte superior de su cráneo en su parte inferior del cuello, que le permitiría acabar con un buey con un golpe de cabeza. A veces se dice que había un agujero en la cabeza, creado con la ayuda de un bastón de metal al rojo vivo, y dos cuencas vacías en lugar de ojos. Otras versiones lo presentan como una criatura similar a Pie Grande o el Yeti.

Su leyenda es muy prevalente en las regiones donde se supone que vive, y con una gran importancia. Se observa a menudo por los pastores que pastorean sus rebaños al amanecer y por los niños, que se burlan a menudo.

La existencia de este ser, preocupa mucho a la población rural, ya que se le atribuye muchos secuestros de niños, violaciones y matanzas de ganado. También muerde los dedos de las personas que duermen, por lo que es habitual en algunas áreas, subir las camas a dos metros con ladrillos para que estén fuera del alcance del Tokoloshe. Según la leyenda Zulú, los que ven un Tokoloshe nunca lo deben revelar a nadie, de lo contrario la criatura volverá a aparecer para vengarse.

La visión de un artista correspondiente a la descripción de un Tokoloshe

A pesar de ello, la existencia del Tokoloshe nunca se ha establecido, su leyenda es muy prevalente en las regiones donde se supone que vive, y con una gran importancia. Se observa a menudo por los pastores que pastorean sus rebaños al amanecer y por los niños, se burlan a menudo.

Finalmente, algunos argumentan, que el Tokoloshe es una criatura alienígena llegada a la Tierra hace mucho tiempo, pero nada concreto parece apoyar esta hipótesis.

Algunos zulúes (y otras tribus del sur de África) son todavía supersticiosos cuando se trata de cosas como el tokoloshe supuestamente ficticio, una criatura peluda creada por un mago para dañar a sus enemigos (también conocida por violar mujeres y morder los dedos de los pies).

Según la leyenda, la única forma de mantener el Tokoloshe alejado por la noche es colocar un ladrillo debajo de cada pata de la cama. En 2009 hubo muchos casos generalizados de una mujer tokoloshe de tamaño humano que afirmó tener el nombre de “Livashni”. Esto todavía no se ha descartado como un engaño.

Torre d’en Galmés

Torre d’en Galmés

El poblado talayótico de Torre d’en Galmés (o Gaumés), situado en Menorca, es uno de los yacimientos arqueológicos más grandes de las Islas Baleares. Está situado sobre una colina desde la cual se observa gran parte del sur de la isla. Se accede a él por la carretera que va desde el pueblo de Alayor a la playa de Son Bou. Cronológicamente, perduró desde la época pretalayótica (antes del 1400 a.C) hasta la época romana, aunque también se han encontrado algunos restos de época medieval. No obstante, la mayoría de las estructuras visibles en la actualidad corresponden a la edad del Hierro.

Es uno de los 32 yacimientos prehistóricos menorquines que se presentan a la candidatura de la Menorca Talayótica como patrimonio de la humanidad ante la UNESCO.1

Localización

La Torre d’en Galmés es un poblado que se encuentra en una colina cercana a la carretera de Alayor-Son Bou; se llega a partir de un camino situado a la izquierda de la carretera, debidamente señalizado. Desde el poblado se puede ver parte del sur de Menorca y, a veces, las borrosas cimas de las montañas de Mallorca.

Descripción

Se trata del poblado prehistórico más grande de las Islas Baleares, con una extensión de 62.000 m2. Se calcula que durante su máximo esplendor (entre el año 1300 a.C. y la conquista romana) pudieron vivir en él unas 900 personas. Data de la época pretalayótica.

El segundo poblado más importante en extensión se encuentra en Mallorca con unas dimensiones de 17.000 metros cuadrados. Ofrece monumentalidad y variedad de restos: tres talayotes, un sistema de recogida de aguas pluviales, tres salas hipóstilas, un recinto de taula, 27 viviendas documentadas y diversas cuevas excavadas en la roca.2

El poblado está dominado por tres talayotes, que ocupan la parte más alta como corresponde a su función de atalayas de vigilancia y control del territorio. Muy cerca de los talayotes se encuentra un espacio de carácter religioso llamado recinto de taula. Por todo el poblado se pueden observar edificaciones circulares destinadas a la vida doméstica, algunas de ellas excavadas i restauradas durante las últimas décadas.

En la parte baja de la colina se encuentran algunas viviendas con sala hipóstila, o sala con columnas, estructura adosada que servía como almacén o habitación auxiliar.

Sala hipóstila en el poblado talayótico de Torre d’en Galmés. Se cree que estas construcciones servían de establos o almacenes

Otra característica a destacar del poblado talayótico es el medio de aprovechamiento del agua de lluvia, mediante filtros naturales excavados en la roca y canalizaciones que la conducían hasta grandes depósitos.

En el asentamiento se observan estructuras que pueden ser interpretadas como espacios públicos y otras como espacios privados. Respecto a los primeros, sobresalen los tres talayotes y el santuario o recinto de taula. El elemento central de este santuario, con planta en forma de herradura, era originalmente una gran “T” de piedra formada por dos losas superpuestas, aunque actualmente la losa vertical se encuentra rota. Ésta presenta unas dimensiones de 1’95 m. de altura, 1’50-1,60 m. de largo, 0’40 m. de grosor. La piedra capitel, de 1’18-1’25 m. de altura, 2’32 m. de largura y 0’65 m. de grosor, se encuentra tumbada ante la piedra soporte; se reutilizó como sepultura en poca tardo-romana o medieval.

El sistema de recogida de agua de lluvia de la zona sur del poblado.

En la segunda categoría se encontrarían las casas circulares, con la entrada orientada al sur y construidas mediante técnica ciclópea, como es habitual en la arquitectura talayótica. Las habitaciones de las casas estaban separadas entre sí por muros que surgían de modo radial desde el patio central de la vivienda.

Fachada del Círculo Cartailhac (una vivienda de la edad del Hierro) en Torre d’en Galmés

 

Vista del interior del Círculo Cartailhac

 

 

 

Sala Hipóstila en Torre d’en Galmés

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cisternas de agua en Torre d’en Galmés

Batutut

Batutut

Homínido críptico

Otros nombres: Ujit, Nguoi Rung

País: Vietnam , Laos y Borneo

Región: Vũ Quang (Vietnam)

El Batutut o Ujit o Người rừng, a veces también conocido como “gente del bosque”, es un cryptid homínido propuesto, supuestamente similar al bigfoot, que se cree habitará la reserva natural de Vũ Quang y otras áreas silvestres de Vietnam, Laos y Borneo septentrional. El Vũ Quang ha sido la fuente de varios mamíferos recientemente descubiertos por el Dr. John MacKinnon. Mackinnon afirma haber observado por primera vez pistas en 1970 que le llevaron a creer que un homínido similar al Meganthropus vive allí (en su lugar, el criptozoólogo Loren Coleman cree que los Batutut son una población superviviente de Homo erectus o Neanderthal [1]). El libro de 1975 de Mackinnon En busca del mono rojo describe sus experiencias y descubrimientos.[2] Un avistaje de 1947 por un colonizador francés se refiere al animal como un L’Homme Sauvage (hombre salvaje). [3] Los eruditos vietnamitas se refieren al animal como el Người Rừng (“hombre del bosque”).[4]

Se describe como siendo aproximadamente 1.8 m (6 pies) alto y cubierto con el pelo excepto en las rodillas, las plantas de los pies, las manos, y la cara. El cabello varía en color de gris a marrón a negro. La criatura camina sobre dos piernas y ha sido reportada solitaria y moviéndose en pequeños grupos. La criatura es la mayoría de las veces avistado buscando comida de frutas y hojas a langers e incluso zorros voladores.

En Borneo, los testigos lo describen como cuatro pies de alto y muy agresivo, matando ocasionalmente a seres humanos y rasgando hacia fuera sus hígados.[5]

En su libro Very Crazy GI – Historias extrañas pero verdaderas de la guerra de Vietnam, Kregg PJ Jorgenson relata un avistamiento de tal criatura por un equipo de soldados de los EEUU. Los hombres se refirieron a él como un “Rock Ape” que lo reporta como siendo pequeño en estatura, cerca de 5 pies de alto y que tiene un tinte rojizo a su piel. [6]

Según informes, dos Người Rừngs fueron capturados por miembros de las tribus cerca de la provincia Đắk Lắk en 1971. En 1974 un general vietnamita, Hoang Minh Thao, solicitó una expedición para encontrar pruebas de las criaturas, pero no tuvo éxito.[5]

Un profesor Tran Hong Viet de la Universidad Pedagógica de Hanoi, un investigador de Người Rừng, informó en 1982 que encontró huellas similares a las de MacKinnon en 1970, midiendo 28×16 cm., De las cuales hizo moldes.[7] Él había estado haciendo un inventario extenso de la posguerra de recursos naturales, y mientras que recogía especímenes cerca de Chu Mo Ray en el districto de Sa Thầy, él encontró las impresiones. Una foto del molde de la impresión fue publicada más adelante por las noticias de Fortean del mundo (sociedad de la información de Fortean de Japón).[8]

En la 5 ª temporada premier de Syfy Destino Verdad, el anfitrión Josh Gates y el equipo de ir a Vietnam en busca de la Batutut. Gates entrevista a un primatólogo local, Vu Ngoc Thanh, y examina su proyección de una huella. Más tarde, en el Parque Nacional Ke Bang, el equipo de Gates encuentra varias grandes huellas humanas y hace un casting propio que es llevado de regreso a los Estados Unidos y examinado por el investigador de Bigfoot, el antropólogo Jeffrey Meldrum. Meldrum llamó a la imprenta “un descubrimiento significativo” y una de las mejores pruebas que ha visto.

Gary Linderer estaba en una patrulla de seis hombres con las Patrullas de Reconocimiento de Largo Alcance de la 101ª Aerotransportada. Mientras luchaba por el matorral, se encontró con “ojos profundos en una frente prominente… cinco pies de altura, con largos brazos musculosos”. La criatura “caminó erguida con amplios hombros y un torso pesado”. Sus compañeros de batalla le dijeron que acababa de ver un mono de roca, pero Linderer había visto a Rock Apes antes. Esto no era Rock Ape.

First, Charlie. Now this. Unbelievable.

Al igual que el Yeti en el Himalaya, y el Sasquatch avistamientos en toda América del Norte, el Nguoi Rung es un cuento que se cuenta a menudo en la zona, pero a pesar de las interminables visiones y el folclore adjunto a la criatura semi-mítica. Linderer tampoco fue el único testigo. Sargento del ejército. Thomas Jenkins informó que su pelotón fue atacado por estos monos lanzando piedras.

Hacia el final de la guerra, los soldados Viet Cong y NVA informaron de tantos avistamientos de Nguoi Rung, de pelo rojizo y cubierto de pelos, que la secretaría del Partido Comunista de Vietnam del Norte ordenó a los científicos investigar.

El Dr. Vo Quy, un respetado ornitólogo e investigador medioambiental de Hanoi, descubrió una huella de Nguoi Rung en el suelo del bosque e hizo un elenco de ella. El yeso era más ancho que un pie humano y demasiado grande para un mono.

En 1982, otro científico vietnamita, Tran Hong Viet descubrió más huellas, lo que llevó al zoólogo John MacKinnon a investigar la región. MacKinnon llamó a la zona una “pequeña y prístina esquina del mundo desconocida para la ciencia moderna”.

The 1982 Footprint Cast.

En 1969, MacKinnon descubrió huellas de hombre en las selvas de Borneo, que los lugareños llamaron Batatut. Aunque gran parte de la evidencia acerca de la existencia de estos simios es anecdótica, MacKinnon, conocido por su descubrimiento de nuevas especies de mamíferos en Vietnam, cree que existe la posibilidad de que la existencia de una especie de mono previamente desconocida sea real.

El relato de Nguoi Rung reuniéndose con los American GIs en Vietnam fue publicado por primera vez en Kregg P.J. Jorgenson’s Very Crazy, GI: Historias extrañas pero verdaderas de la guerra de Vietnam.

Toonijuk

Toonijuk

Alternativamente conocido como Hairy Man de Alaska, Na’in, y Brushman. El nombre esquimal significa “criatura que hace un grito de bramido”.

Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los territorios helados más inhóspitos del norte de Canadá, de Groenlandia y de la isla de Baffin. Como éstos, el toonijuk es un ser con rasgos híbridos de hombre y de mono, corpulento y peludo, de brazos largos y espaldas y piernas anchas. Las plantas de sus pies suelen dejar huellas gigantescas en la nieve. Muchas leyendas esquimales los tienen como protagonistas, les consideran descendientes de una raza de hombres primitivos, y les atribuyen un carácter sumamente pacífico y tímido. Alguna vez han corrido rumores, sin confirmar, sobre el descubrimiento o análisis de sus restos por antropólogos.

Los esquimales dicen que había una gran raza de homínidos peludos y relictos que vivían en la zona cuando aparecieron los esquimales. No eran tan inteligentes como los hombres, y peleaban entre ellos todo el tiempo. Hicieron primitivas herramientas de hueso y piedra y vivieron en primitivos campamentos circulares de grandes piedras con costillas de ballena y techos de piel. Cuando lo vieron los esquimales, fueron tímidos y se retiraron. Los esquimales hasta el día de hoy los llaman Toonijuk.

Los Toonijuk existieron en el siglo XX en Groenlandia, pero los esquimales los obligaron a adentrarse en valles profundos e inaccesibles. Preferían la carne podrida y no sabían cómo secar las pieles, sino que las usaban mojadas como ropa. También usaron pieles como ropa de cama. Fueron reportados por Rasmussen aún en 1910.

Scherman los registra hasta 1902 en la isla de Southampton en Canadá. Toonijuk vivió en casas subterráneas. Tenían un tipo de cerámica de cocina primitiva y algunas armas primitivas. Eran excelentes cazadores que podían llamar juegos por voz o gesto, y eran extremadamente fuertes.

Las ruinas de una aldea Toonijuk fueron encontradas por Scherman en Bylot Island, Canadá en 1955. Encontraron trineos, una zona de enterramiento con enormes rocas sobre los cuerpos y grandes montículos de tierra. También encontraron utensilios, arco y flechas, cuerdas, dardos y lanzas, la mayoría de ellos tallados en hueso. La gente era muy pequeña, solo medía cuatro pies de alto.

El tipo Toonijuk en Alaska se llama Arulataq. Difieren en tener un cabello largo y fluido en comparación con el cabello corto y grueso de los Toonijuk.

Los informes de homínidos grandes y peludos, verdaderos gigantes, en algunos casos, que exceden la altura de la mayoría de los informes de Sasquatch o Bigfoot, son comunes en las áreas desoladas del norte. El criptozoólogo Ivan T. Sanderson señaló que estos casos se extendían desde Alaska hasta Labrador e incluso Groenlandia, y citando el trabajo de otros eruditos, sugirió que muchos de estos pre-amerindios podrían haber ocupado los páramos antes de la llegada de los antepasados ​​de los inuit, cuya tradición habla extensamente sobre ellos. Estas criaturas se describen como salvajes hirsutos y violentos que viven en campamentos construidos con grandes rocas y ballenas (vale la pena señalar en este punto que esta descripción coincide con la dada hace dos mil años por el almirante macedonio Nearchus con respecto a la apariencia y las viviendas de gigante salvajes a lo largo de las costas del Golfo Pérsico). Al escribir extensamente sobre el tema en su libro Things (Pyramid, 1967), Sanderson señala que el nombre inuit para estas criaturas es “Toonijuk”, agregando que este es solo uno de los muchos nombres que se les da (Tornit y Tuunik siendo otros) y que según la creencia nativa, habitan en valles remotos, inaccesibles, de los que raramente emergen. Pero más sobre esto más tarde.

¿Podría haber una conexión entre estas criaturas de pesadilla y los petroglifos “cabeza de diablo” que se encuentran en la zona? El artículo de Fred Bruemmer “The Petroglyphs of Hudson Strait” ( The Beaver , verano de 1973) menciona que los acantilados de la isla Qikertaaluk y sus alrededores representan rostros con cuernos posiblemente dibujados por chamanes inuit hace 500 años. En 1970, según Bruemmer, las excavaciones en Button Point de Bylot Island arrojaron dos grandes máscaras talladas en madera flotante y pintadas con ocre: una de las dos mostraba un rostro de “poder casi demoníaco y ferocidad” que se parecía a los petroglifos.

Talayots

Talayots

Mallorca y Menorca, Islas Baleares.

Planos (Planta y Alzado) de un Talayot (En la actualidad).

Los Talayot son construcciones realizadas con piedras de un tamaño medio o grande, que forman estructuras a manera de torre (tronco de pirámide o cono), de una altura de hasta 9 m. y un diámetro o lado variable. Formalmente podemos hablar de de talayots de planta circular o planta cuadrada. Dentro de los primeros hay una variante, los escalonados, que manteniendo la forma básica de la planta, varía en su manera de elevar la construcción, conformada mediante una sucesión en altura de “anillos” decrecientes en su diámetro.

Los más grandes poseen una o varias columnas para la sustentación de la cubierta o en su caso, de los pisos superiores. Algunos aparecen con la novedad de poseer habitáculos radiales en torno a esta columna central.

La importancia y abundancia de estos restos ha llevado a concretar una “Cultura de los Talayots“, para diferenciarse de las construcciones megalíticas coetáneas en la península. Esta cultura aparece hacía el año 2.100 a. C., probablemente constituida por tribus nómadas del norte de África que vivían inicialmente en cavernas y que evolucionaron para habitar en sencillas cabañas. Más tarde aparecieron los poblados amurallados a base de entramado simple de piedras con casas, también de piedra, en algunos casos compartimentadas e incluso comunicadas unas con otras.

Sólo en la Isla de Menorca se localizan más de una docena de pueblos con la increíble cifra de más de 250 Talayots, los que da una idea de la importancia que estas construcciones tuvieron en su época.

Su función es incierta, ya que en algunos casos pertenecen a la muralla perimetral del poblado dándonos la idea acertada de ser una posición de vigilancia. En otros su función es funeraria, se han encontrado numerosos enterramientos en su interior. Los últimos estudios aportan la teoría de que eran una forma de ostentación de los líderes comarcales. Posiblemente, apareciesen con un objetivo militar y fuesen evolucionando a otras funciones más civiles. Es muy probable que se utilizasen como vivienda de la familia más importante del pueblo. También su forma determina, su función, los circulares como elemento defensivo, y los rectangulares como funerario o ritual.

Los Talayots más importantes, coinciden, en general, con los de las Taulas y las Navetas ya que pertenecían a los mismos poblados. Podemos destacar los siguientes:

  • En Menorca:
    • Sant Agustí Vell, Menorca. – Un precioso Talayot que conserva la cubierta que descansa sobre tres columnas ciclópeas.
    • Torre Nova, Menorca. – Situado dentro de un poblado compone un conjunto con otros cuatro Talayots. Posee un corredor de acceso de acceso y cámara central de planta ovalada.
    • Torrelló en Maó, Menorca.- Es uno de los ejemplares más espectaculares de toda la isla. Conserva una ventana con su dintel en el piso superior.
    • Trebalúguer, Menorca. – De dimensiones enormes y planta ovalada (30 x 15 metros) esta situado sobre una roca.

Talayot de Sant Agustí Vell

Talayot de Torrelló

  • En Mallorca:
  • Son Fornés, en Montuiri, Mallorca, I. Baleares.- Dispone de dos Talayots, uno de ellos el más grande le la Isla, con 17 m. de diámetro y 3,5 m. de altura en la actualidad, ya que originalmente tenía dos pisos comunicados por un pasadizo interno en el muro de 5 m. de espesor.
  • Capicorp Vell, en Llucmajor, Mallorca, I. Baleares.- Está formado por tres zonas arqueológicas (Capocorb Vell, La tanca dels Talaiots y Capocorb de’n Jaqueto), con Tayalots circulares y cuadrados.
  • Sa Clova d’es Xot.- Posiblemente sea el Talayot circular más famoso de la isla, tanto por su conservación como por su monumentalidad: los bloques de piedra miden cuatro metros de longitud por uno de altura y están perfectamente encajados.
  • Son Noguera.- Un talayot circular de grandes proporciones y sin columna central, posiblemente estuvo cubierto por una falsa cúpula por aproximación.
  • Son Fred. – Dispone de un dintel curvo -a modo de arco- en la entarda.
  • Hospitalet Vell.– Un Talayot de planta cuadrada muy importante, ya que es el único que conserva parte del cerramiento de la cubierta.

 

 

Talayot circular en Capicorp Vell

 

 

 

Talayot de planta cuadrada en Capicorp Vell

 

 

 

 

 

 

Talayot de Hospitalet Vel

 

 

 

 

 

 

Talayot “Sa Clova d’es Xot”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Talayot Son Fornés, foto aérea y plano del yacimiento.

 

 

Foto cortesía de Celso González

 

 

 

 

 Se expone un resumen “de lo mejor”, sacado de la web: http://nurarq.com/, dedicada a la cultura Talayotica de las Baleares.

Los 4 talayots imprescindibles de Menorca

Seguramente muchos de vosotros conoceréis o habréis escuchado hablar de las torres prehistóricas que se alzan ante nuestra vista en los paisajes menorquines… ¡son los Talayots! No se sabe con seguridad cuántos pudo haber en su momento, aunque debieron ser varios centenares… ¡ya que hoy en día se conservan más de 300!

¡Vamos a ver el ranking de los 4 talayots que desde NURARQ creemos que son imprescindibles!

  1. Torre d’en Galmés

El poblado de Torre d’en Galmés, con sus más de 6Ha de extensión, es el mayor yacimiento talayótico de las Islas Baleares, y por extensión… ¡del mundo! Es por esta razón que no podía faltar en esta lista, aunque en este sitio no haya un solo talayot… ¡sino hasta 3! No son los más grandes ni los más espectaculares, pero sin duda tienen su encanto ya que pueden divisarse en la línea del horizonte desde bastante lejos. Eso es posible porque se encuentran situados en la parte más alta de un montículo, y desde ellos puede divisarse casi toda la costa sur de la isla, por lo que el dominio visual es realmente impactante.

      2. Talatí de Dalt

Se trata de un talayot singular tanto por su forma característica, muy cónica, como por tratarse de uno de los pocos talayots en los que el acceso a la parte superior está permitido (al menos de momento…).

Sentarte a la sombra del gran acebuche, degustando una selección de los productos menorquines más típicos, como el delicioso Queso Mahón-Menorca con Denominación de Origen, mientras observas el gran talayot y el recinto de taula… ¡no tiene precio! Y esto puedes hacerlo con nosotras si reservas una de nuestras rutas talayóticas que incluyen degustación de productos menorquines (http://nurarq.com/tour/ruta-talayotica/)!

  1. Cornia Nou

El gran talayot de Cornia Nou es uno de los pocos ejemplos de este tipo de estructuras que conocemos en profundidad, gracias a que ha sido excavado e investigado por un gran equipo de arqueólogos durante estos últimos años.

Es por ello que sabemos que fue construido mediante la colocación de muros concéntricos, de forma similar a las capas de una cebolla. Sus dos túneles de acceso y la escalinata principal, hacen que sea evidente que la parte útil de este talayot era la parte superior. ¿Quién sabe para qué se utilizaba esta plataforma? Quizás para recrear un ritual… quizás para acercarse más al cielo… quizás para dominar el territorio…  Todavía desconocemos su función principal, pero seguramente se trataría de la conjunción de varios usos a la vez, que no se descartan unos a otros…

  1. Torelló

Finalmente no podemos dejar de incluir en esta lista el gran talayot de Torelló. ¿Por qué? ¡Pues porque con sus 13 metros de altura y sus casi 25 metros de diámetro, se trata del mayor talayot de la isla!

Además en la parte superior del monumento, se conserva una gran ventana que lo caracteriza como único… esa ventana da acceso a una pequeña sala en la que se hallaron los restos de un espacio que los romanos utilizaron para realizar algún tipo de ritual…

Talayot de Torrellonet Vell.

Talayot circular que se ubica en la isla de Mallorca.

Poblado talayótico de Ses Paisses./Albireo386

En el área de Mahón, la más monumental, despunta un yacimiento: Talatí de Dalt, de finales del segundo milenio antes de Cristo. En él destacan una gran taula y varias cuevas megalíticas. Con el paso del tiempo, una pilastra acabó directamente apoyada en la piedra capitel, lo que le confiere una imagen mágica.

Próximo a Mahon se halla Trepucó, con un talayot que supera los 40 metros de diámetro, lo que le convierte en el mayor de las Baleares. Junto a él hay un santuario con la taula más grande de Menorca: 2,40 metros de altura.

Aún otro enclave merece destacarse en el área de Mahón: Torrellonet Vell. Es obligado verlo, ya que se trata del talayot mejor conservado de la ínsula.

Naturalmente la “Cultura Talayotica”, es más extensa, y además de los Talayots, están las Navetas, los Poblados, las Taulas, los Complejos Megalíticos, etc. Todos ampliamente representados, y casi en exclusiva, en las Islas Baleares, y sobre todo en Menorca.

Basajaun

Basajaun

Basajaun o Baxajaun, el llamado “Yeti Vasco”, es el Señor del Bosque o el “Señor Salvaje”: son unos personajes de la mitología vasca y aragonesa de prodigiosa talla y fuerza, que los primeros pobladores de aquellas tierras encontraron habitando en los montes y bosques más remotos.1​ Su pareja femenina se llama Basandere (Señora del Bosque o “Señora Salvaje”).

Habitaban en los bosques de Gorbea (Álava) y también en la Selva de Irati (Navarra) y en la zona de Ataun, en Guipúzcoa. Caminaban de forma humana, con el cuerpo cubierto de pelo y una melena muy larga que les llegaba hasta los pies.

La creencia en el Basajaun es anterior a la invasión romana de la Península Ibérica.

Lejos de ser agresivo, era protector de los rebaños de ovejas, y estas indicaban su presencia con una unánime sacudida de cencerros. Cuando se acercaba una tempestad o los lobos, daba gritos y silbidos en la montaña para prevenir a los pastores. A cambio, los Basajaun reciben como tributo un trozo de pan que recogían mientras los pastores dormían.

Pese a lo dicho, los Basajaun aparecen a veces en los relatos como unos hombres del bosque terroríficos, de fuerzas colosales con los que era mejor no toparse, mientras que en otros los Basajaun aparecen como los primeros agricultores y poseedores de secretos de los cuales los hombres aprendieron mediante ardides a como cultivar el trigo, la fabricación y uso de la sierra, de la soldadura, etc.

Basajaun y Basandere.

Junto con Tartalo y los gentiles (jentilak), forma parte del grupo de gigantes de montaña en la mitología vasca.

En los orígenes, los Basajaunes eran los poseedores de los secretos de la arquitectura, agricultura, herrerías y la vida sedentaria, y fue el civilizador Martin Txiki quien mediante argucias les fue arrebatando sus secretos para divulgarlos a la humanidad.

Este ser mitológico también existe en la mitología aragonesa de los valles de Tena, Ansó y Broto, donde recibe los nombres de Basajarau, Bonjarau o Bosnerau.

Basajaun es un personaje similar a los encontrados en todo el continente euroasiático en forma de ogros, trolls, yetis y demás “hombres del bosque” que algunos antropólogos y etnógrafos vinculan al recuerdo de nuestra coexistencia con el hombre de Neandertal y que ha quedado escrito en nuestra memoria colectiva en forma de mitos y leyendas.

Este conocido genio, como su nombre indica, es el señor de los bosques, el señor salvaje dueño de los bosques de Vasconia. Tiene su morada en lo más profundo de los bosques o en cavernas situadas en lugares prominentes. Tiene un enorme cuerpo de forma humana, cubierto de pelo. Su larga cabellera le llega hasta las rodillas, cubriendo casi todo su rostro, su pecho y su vientre. Uno de los pies es de forma humana, pero el otro tiene planta circular, como una gran pezuña.

Basajaun es el protector del bosque y de la naturaleza en general. Especialmente cuida de los rebaños, por lo que, cuando se acerca la tormenta da enormes aullidos para que los pastores pongan a resguardo sus animales. También los protege  de los lobos. Cuando las ovejas perciben que el genio está cerca hacen sonar sus cencerros, y así los pastores pueden estar tranquilos porque ese día, o esa noche, saben que el rebaño está protegido de los lobos.

A veces es representado como un ser terrorífico, de carácter maligno, dotado de fuerza colosal y agilidad extraordinaria. Otras veces, aparece en los relatos populares como primer agricultor, como primer herrero y como primer molinero. Es maestro en todos estos oficios, las leyendas cuentan que el hombre le robó el secreto de la fabricación de la sierra, del eje del molino y la técnica para soldar metales.

Cuentan en Oiartzun la leyenda sobre un hombre valiente llamado San Martinico que sonsacó al genio el secreto de la fabricación de la sierra. Basajaun fabricaba sierras en su taller, y San Martinico deseando conocer el secreto maquinó un plan: envió a su criado al pueblo anunciando que su señor había fabricado la sierra. Al oír esto Basajaun, le preguntó al criado: ¿Es que tu amo ha visto la hoja del castaño? El criado contestó: No la ha visto pero la verá. Se lo contó inmediatamente a su señor, y éste fabricó una lámina de hierro dentada al estilo de la hoja del castaño. Por la noche Basajaun fue al taller de San Martinico para comprobar si había fabricado alguna sierra, y al encontrar allí una, le torció alternativamente los dientes queriendo inutilizarla. Pero en vez de inutilizarla mejoró la sierra, y de este modo se propagó por el mundo la sierra de dientes triscados.

Con algunas diferencias, encontramos criaturas semejantes en otras zonas de España. Por ejemplo, en Asturias está el Busgosu, genio protector de los bosques y de los seres que en ellos habitan. Su forma difiere de la del Basajaun, pues se le atribuyen unas características físicas cercanas a las del fauno. Sin embargo, también se habla de él como señor de los bosques y se le representa con una larga cabellera.

Esta misma tradición la hallamos en Cantabria, pero en este caso el mítico ser tiene forma de trasgo. No podemos olvidarnos del Basajaun aragonés, criatura de los bosques pirenaicos que, al igual que su homónimo vasco, ayuda a los pastores a cuidar el rebaño. Las leyendas que venimos comentando ponen de manifiesto que en el norte de España, en las zonas más boscosas e inaccesibles, existe la creencia en una especie de hombre salvaje que habita el interior de las forestas y que ayuda al ser humano en sus quehaceres básicos.

Quizá nos enfrentamos sólo a una serie de narraciones legendarias; pero como en todo mito, siempre existe un poso de verdad, aunque oculto bajo el velo de la imaginación y la tradición. ¿Fue el Basajaun una criatura real o, por el contrario, no se trata más que de una leyenda que intentaría explicar de un modo fantasioso hechos entonces desconocidos para el ser humano, como el nacimiento de la agricultura? La explicación más sencilla es que, efectivamente, nos movemos simplemente en el mundo de la mitología. En un territorio como el vasco, que aun hoy tiene el 65% de su superficie cubierta por bosques, no es extraño que surgieran leyendas alusivas a la existencia de seres y criaturas fantásticas que moraban ocultas en la foresta.

Según esta visión, el Basajaun no representaría más que la creencia en un espíritu del bosque al que se le confirió un aspecto medio humano, medio animal; pero en ningún caso estaríamos ante un ser real. Además, para abundar en la hipótesis legendaria, nos encontramos con mitos similares en otros contextos culturales. Así, el Basajaun posee grandes similitudes con Prometeo, aquel humano que robó el secreto del fuego a los dioses; lo mismo que hizo Sanmartiniko con el secreto de la agricultura o la fundición del hierro. Por lo tanto, todos estos personajes fueron considerados protectores de los hombres. El último neandertal Sin embargo, puede que la figura del Basajaun no esté basada simplemente en la imaginación de los antiguos pobladores de la foresta vasca. La descripción tan detallada del personaje y su similitud con los antepasados del ser humano, han inducido a algunos heterodoxos a pensar que quizá la leyenda posea cierta base real. En otras palabras, en un pasado remoto algún tipo de «yeti» debió vivir junto a los hombres en aquellos parajes.

Una de las posibilidades barajadas es que el Basajaun en realidad sea el recuerdo legendario de una época en la que existían neandertales por los parajes vascos. De hecho, se sabe que éstos llegaron a convivir durante unos 10.000 años con los homo sapiens, nuestros ancestros. Por fantasioso que pueda parecer, no es descabellado que los antiguos habitantes de la cornisa cantábrica hubieran visto en esa raza, hoy extinta, una especie de semidioses. El paso del tiempo y la imaginación acabarían por crear la imagen del Basajaun, cuya leyenda ha perdurado hasta nuestros días.

Los fósiles más antiguos de neandertales prueban que comenzaron a poblar la Tierra hace unos 150.000 años. Su aspecto era más rechoncho que el de los homo sapiens, con miembros más cortos y una altura menor, aunque parece que algunos de estos especímenes podían llegar a medir 1,70 metros de estatura. El pelo cubría todo su cuerpo y su gran masa muscular les infería una fuerza tremenda.

Se puede constatar, entonces, que la descripción de esta raza concuerda con la figura mítica del «yeti» vasco. En aquellas remotas épocas los homo sapiens veían a los neandertales como una especie superior, tanto por su fortaleza como por sus habilidades, ya que los hallazgos antropológicos han demostrado que poseían unas capacidades técnicas y manuales muy notables, incluso superiores a las de nuestros ancestros. Los neandertales eran capaces de fabricar útiles y herramientas de madera y piedra, lo cual les permitió mejorar las técnicas de caza. Se ha averiguado que llegaron a dominar procedimientos complejos, como el del calentamiento de la resina de abedul, que luego utilizaban como adhesivo entre la piedra y la madera. También eran agricultores, cazadores y recolectores. Gracias a su robustez e inteligencia pervivieron durante miles de años. Habitaban en cuevas que preparaban para la llegada de los inviernos levantando cabañas y muros de protección en su interior. De nuevo nos encontramos con características similares a las que la tradición atribuye al Basajaun, pues éste también mora en cavernas y posee habilidades muy parecidas.

A pesar de su aparente superioridad sobre otras especies, se piensa que los neandertales desaparecieron hace unos 30.00 ó 40.000 años, coincidiendo con la invasión de las poblaciones de homo sapiens llegadas desde África. Curiosamente, uno de los últimos reductos de neandertales se localizó en la Península Ibérica y, más concretamente, en la zona norte y los Pirineos. Algunos vestigios, como los hallados en la localidad cántabra de El Castillo, dan cuenta de su presencia.

De hecho, esporádicamente se recogen testimonios de personas que aseguran haberse topado con seres extraños en estos bosques. Así ocurrió en 1968, cuando un motorista avistó en la localidad de Hostalric (Girona) a un «animal de cuerpo grande, peludo, que cruzaba la carretera con aire cansino». La misma descripción que ofrecía días antes otro testigo en el pueblo barcelonés de Vilobí. No han sido encuentros aislados, pues en los años 80 siguieron recogiéndose descripciones semejantes, esta vez en el Pirineo oscense. Los encuentros, como no, tuvieron lugar en las mismas zonas donde perdura la creencia en seres parecidos al Basajaun.

Ucumar

Ucumar

El Ucu, a veces llamado Ucumar o Ucumar-Zupai es un Sasquatch de Chile. Es una bestia similar a un mono mamífero peluda, similar al Sasquatch de América del Norte, al Yeti del Himalaya y al Yowie de Australia. Esta criatura misteriosa aterrorizó muchas áreas en Argentina y Chile.

Descripción

Descrito como 5-7 pies de alto, con pelo grueso, ojos pequeños y enormes brazos y piernas. Algunas personas informaron que era medio humanoide.

Según la población local, al ucumar le encanta comer una planta llamada “payo”, una planta con un interior similar al repollo. Esta criatura también emite sonido uhu, uhu, uhu, que Ivan T. Sanderson comparó con los ruidos informados por Albert Ostman, quien afirmó haber estado cautivo de una familia de Sasquatch en 1924.

Entre sus actividades favoritas están las de asustar al ganado y a los animales domésticos, robar en las propiedades humanas, y en ocasiones incluso atrapar a personas. Algunas tradiciones señalan que la mejor forma para librarse de él en estos casos es orinándole encima.

Avistamientos

Uno de los primeros avistamientos documentados del Ucu tuvo lugar en mayo de 1958 cuando un grupo de campistas en Rengo, a 80 kilómetros de Santiago, Chile, informaron que vieron lo que solo podían describir como un hombre mono. La policía fue llamada a investigar; tomaron informes de los testigos, uno de los cuales fue Carlos Manuel Soto que juró que había visto a un hombre enorme cubierto de pelo en las Cordilleras, una de las 6 provincias de Santiago.

En 1956, el geólogo Audio L. Pich encontró huellas humanas de diecisiete pulgadas de largo en el lado argentino de las montañas de los Andes a una altura de más de dieciséis mil pies. El año siguiente se descubrieron huellas similares en la provincia de La Salta, Argentina. No mucho después, los residentes de Tolor Grande informaron a los periodistas de un coro nocturno de lo que describieron como llamadas fantasmagóricas que emanaban de las cercanías de las montañas Curu-Curu. Los gritos, que los lugareños atribuyeron a una criatura conocida como Ukumar-zupai, asustaron a la comunidad durante algún tiempo y, según el antropólogo Pablo Latapi Ortega, las tradiciones de estos simios gigantes continúan hasta este día en Argentina.

Explicación posible

Un oso de anteojos

Una teoría describió que el ucumar es un oso de anteojos (Tremarctos ornatus). Pero este animal no puede emitir sonido como en la descripción anterior.

Leyendas

Se dice por el Alto Calilegua, que años atrás habría un Ucumar rondando la zona.

La leyenda proviene del Jukumari de las zonas boscosas del Departamento de Chuquisaca (Bolivia), vinculado a su vez con mitos peruanos de antigua data.

Vive en cuevas, en el fondo de las quebradas, pero merodea los ríos y vertientes, bañándose en ellos; donde deja sus huellas similares a las de un oso. Según algunas versiones, además de fuerte es ágil, y puede treparse a los árboles más altos.

Hay quienes dicen que puede ser hembra o macho, dependiendo si es Uca o Uco. El macho perseguiría mujeres para raptarlas y llevarlas a vivir con él, para luego tener hijos suyos. Si es hembra, rapta a los mozos para hacerse fecundar por ellos, y también roba niños.


El o la Ucumar suele aparecerse de improvisto, aterrorizando al que lo ve. Si se le grita, responde de lejos con voces de gente. Si los perros lo atacan, se defiende a garrotazos.

En Argentina, esta leyenda se extiende por todo el Noroeste (Salta, Jujuy, Catamarca, Tucumán, parte de Formosa, Chaco y Santiago del Estero), y por ello se encuentra presente en el Alto Calilegua.

También, en la zona suele ubicarse al monstruo rondando los ingenios azucareros de San Pedro y Ledesma. La imaginación popular lo hace prisionero/a o accionista de uno de ellos.

En la selva se vive, se mata y se muere en silencio”. Pero al caer la noche la situación cambia por completo. Las sombras vienen acompañadas de una sinfonía ensordecedora de sonidos. El entorno parece despertarse de su sopor diurno. Ruidos de todo tipo invaden el lugar y por más esfuerzo que uno haga para identificarlos, hay que resignarse a ser vencido por las dudas.

Chillidos y crujidos, zumbidos, graznidos y hasta lejanos rugidos, sacuden el ambiente. Es como si un monstruo se despertara y uno se volviera chiquitito, insignificante; apenas una mota de polvo en medio de una inmensidad que, por primera vez, se advierte salvaje, imposible de aprehender. Y en esas condiciones la imaginación suele jugar su mejor partida.

Eran pasadas las 23 horas cuando desde lo profundo de la oscuridad, seguramente a varios kilómetros de donde estábamos acampando, llegó un clarísimo grito. Era una mezcla de alarido y aullido. Un ulular corto pero potente que nos heló la sangre. Duró apenas unos segundos. Como en las películas de terror nos quedamos todos en silencio. Eugenio y yo sonreíamos nerviosos. ¿Qué era eso? ¿Qué animal era capaz de hacer semejante sonido?

 “30 de julio de 1998

“23:40 horas

“Selvas de Vilcabamba, Perú.

“Los rumores locales sostienen que en la zona hay osos. Que yo sepa, en América del Sur los osos no existen. Es posible que mis guías y porteadores confundan a algún mamífero superior con ese animal, o simplemente nos estén jugando una broma. De todos modos, los colonos que habitan en este rincón perdido de Dios, dicen que esos osos viven bien adentro en la selva y que bajan especialmente en la época de siembra y cosecha para robar lo producido por el hombre. ¿A qué llaman osos estas gentes?

“Con el grupo coincidimos que en toda el área deben existir especies no catalogadas de insectos. ¿Sería posible hablar de un animal no-clasificado, de sangre caliente, omnívoro y de 1,60 metros de alto, parado sobre sus patas traseras? Jorge (Coco), el jefe de los porteadores, dice que los osos tienen garras y que ‘se carga’ a los novillos. Los chicos (colonos) que entrevisté también hablan de ellos y Américo, un baquiano de este lugar, sostiene que esos animales son muy comunes en Vista Alegre. ¿Qué habrá de cierto en todo esto?”.[1]

Un mes más tarde, ya instalado en casa, llegó la respuesta. La obtuve de la televisión. Más concretamente de un programa de la National Geographic titulado “Los Osos de Vilcabamba”.

Mi guía, los porteadores y colonos tenían razón. Había osos en esas selvas y yo resulté ser el ignorante más grande de todo el valle.[2]

Hoy, a 18 años de aquella extraordinaria aventura, vuelvo a esos plantígrados, conocidos científicamente como Osos de Anteojos u Osos Andinos (Tremarctos Ornatus), para analizar una vieja leyenda del noroeste argentino, con la que estos animales están directamente relacionados.

Una vez más, el artículo de un periódico se convirtió en el catalizador de esta nueva búsqueda.

Stoney Littleton Long Barrow

Stoney Littleton Long Barrow

Shown within Somerset

 

Alternate name: Bath Tumulus and Wellow Tumulus

Somerset, England

 

Coordinates: 51°18′48″N 2°22′54″W

 

Type: Chambered long barrow

 

Periods: Neolithic

El Stoney Littleton Long Barrow (también conocido como el Tumulus de Baño y el Tumulus Wellow) es una tumba neolítica con varias cámaras funerarias, situada cerca de la aldea de Wellow en el condado inglés de Somerset. Es un ejemplo de la tumba de Severn-Cotswold y fue programado como un monumento antiguo en 1882. Fue uno de los monumentos iniciales incluidos cuando la Ley de Protección de Monumentos Antiguos de 1882 se convirtió en ley.

La tumba larga con cámara fue construida alrededor de 3500 AC. Las excavaciones a principios del siglo XIX descubrieron huesos de varias personas. La estructura de piedra tiene una longitud aproximada de 30 metros (98 pies) y contiene una galería de 12,8 metros (42 pies) de largo con tres pares de cámaras laterales y una cámara final.

La parte de atrás

La entrada

La carretilla se encuentra aproximadamente a 1,5 kilómetros al sudoeste de la aldea de Wellow. Está sobre un canto de la piedra caliza que mira Wellow Brook aproximadamente 200 metros (660 pies) al norte y al oeste de la carretilla. Está rodeado por un área rectangular del césped accesada vía un montante y una senda peatonal desde un aparcamiento en la granja de Stoney Littleton.

 

 

Durante el neolítico, entre el 4000 y el 2500 a. C., se construyeron casuchas largas en cámara para la inhumación ritual de los muertos. [4] Stoney Littleton Long Barrow probablemente fue construido alrededor de 3500 aC [5]

La tumba fue abierta por primera vez alrededor de 1760 por un agricultor local para obtener piedra para la construcción de carreteras. [5] [6] El sitio fue excavado por John Skinner y Richard Hoare en 1816-17, que ganó la entrada a través del agujero que fue hecho previamente. La excavación reveló los huesos (algunos quemados) de varios individuos. [5] El montículo fue restaurado en 1858 por Thomas Joliffe. [2] Algunos de los artefactos de las excavaciones están en el museo y la galería de arte de la ciudad de Bristol.

The ammonite at the entrance to the barrow

 

 

 

 

The entrance

 

 

 

 

The chamber

 

Curved back

 

 

Estaba programado como un antiguo monumento en 1882. [7] desde 1884 la carretilla larga de Stoney Littleton ha estado en la atención del estado, [7] y ahora está gestionada por patrimonio inglés que han proporcionado un tablero de información en el sitio. [5] otros trabajos de conservación y una prospección geofísica se llevaron a cabo en 1999 y 2000 el fideicomiso arqueológico de Cotswold. [2]

Tiene unos 30 metros de largo y 15 metros de ancho en el extremo sureste y tiene casi 3 metros de altura. Internamente se compone de una galería de 12,8 metros (42 pies) de largo con tres pares de cámaras laterales y una cámara final. [4] El paso y la entrada se alinean aproximadamente con el amanecer del pleno invierno. [10] El techo está hecho de piedras superpuestas. [11] Hay una amonita fósil que adorna la puerta de la izquierda. [12] [13]

Inusualmente, la carretilla no está situada en terreno llano y “parece como si se deslice por el lado de una colina.” [3]

Long Barrows

Las casuchas largas con cámara constituyen una etapa importante en la evolución de la sociedad prehistórica en Gran Bretaña. De élites entre las primeras comunidades campesinas – élites cuyo estatus pudo haberles llevado a desarrollar ideas sobre ancestros y posteridad que requerían estructuras impresionantes y duraderas para su expresión.

Aunque generalmente se considera que eran tumbas, es posible que muchas tumbas largas fueran de hecho santuarios – lugares donde la presencia de los muertos ancestrales ayudó a los vivos a ponerse en contacto con sus dioses, así como una iglesia medieval contiene tumbas mientras que está destinada principalmente a los vivos Comunidad que la construyó. Algunas carretillas han proporcionado pruebas de que el uso continuó incluso después de que los entierros ya no se hicieron.

FIND OUT MORE ABOUT LONG BARROWS AND THEIR FUNCTIONS

La carreta en Stoney Littleton es considerada como uno de los mejores ejemplos accesibles del tipo “true entrance” de una larga colina, donde una entrada conduce por un vestíbulo a una galería o pasaje central con pares de cámaras laterales que irradian de ella.

Como suele suceder en las carretas largas, la entrada está en el centro del extremo más ancho (sureste): el portal de entrada tiene 1,1 metros de altura. Más allá del vestíbulo, la galería tiene aproximadamente 12,8 metros (42 pies) de largo, y varía entre 1,2 y 1,8 metros (4-6 pies) de altura. Tiene paredes de piedra seca con fachada de losas verticales, y el techo se compone de cauces superpuestos de piedra que convergen a un revestimiento final de losas pequeñas.

Hay tres conjuntos de cámaras pareadas, y una séptima cámara en el extremo lejano – el único ejemplo conocido de tal disposición. En algunas parcelas posteriores las cámaras se abren directamente desde los lados de la carretilla, con la entrada principal siendo un maniquí, como las puertas falsas en algunas tumbas egipcias.

El paseo fue recompensado sin embargo, por lo que se considera ser uno de los mejores neolíticos chambered tumbas largas en esta parte del país. Orientado de sureste a noroeste, se compone de un montículo en forma de cuña de más de 30 metros de largo, 15 metros en su punto más ancho y el aumento de casi 3 metros por encima del patio en forma de cuerno. Esta explanada suroriental presenta una impresión de amoníaco fosilizada en la jamba de la puerta izquierda, siendo esta piedra obviamente seleccionada por esta razón, y toda la entrada está coronada por un dintel enorme. Como en Belas Knap, hay mucho uso de muros de piedra seca.

Durante muchos años recientemente no fue posible entrar en la tumba, a pesar de haber sido restaurado por los victorianos que se considera inseguro. El trabajo para apuntalar las cámaras ahora asegura que el visitante pueda examinar el interior del montículo, aunque a veces en una pendiente, ya que las partes del paso de 16 metros son sólo un poco más de un metro de altura. A cada lado de este paso hay 3 cámaras con una cámara terminal que hace 7 en total. No se sabe cuántos cuerpos fueron enterrados dentro de la carretilla, primero fue abierto en 1760 y pillado en los años que siguieron, aunque fue excavado precipitadamente en 1816 y el número substancial de huesos, algunos que llevaban evidencia de la quema, fue recuperado. En su restauración más de 40 años más tarde una placa fue fijada en el muro de la explanada que lleva la siguiente inscripción (inexacta)

ESTA TUMULUS – DECLARADA POR JURISMOS COMPETENTES PARA SER EL MÁS PERFECTO ESPECÍFICO DE ANTIGÜEDAD CÉLTICA AÚN QUE EXISTE EN GRAN BRETAÑA – HABIENDO MUCHA LESIONADO POR LA LAPSE OF TIME – O LA CARELESSNESS DE ANTIGUOS PROPIETARIOS, FUE RESTAURADO EN 1858 POR MR TR JOLIFFE, EL SEÑOR DEL CIENTO; EL DISEÑO DE LA ESTRUCTURA ORIGINAL ESTÁ PRESERVADO, HASTA LO POSIBLE, CON EXACTITU

 

 

 

 

 

 

 

 

Barmanou

Barmanou

El Barmanou (o Barmanu o Baddmanus1​), un primate humanoide bípedo, que presuntamente habita la región montañosa de Pakistán occidental. Los pastores que viven en las montañas han reportado avistamientos. El zoólogo Jordi Magraner, un español que vive en Francia, ha investigado el Barmanou extensamente.

El Barmanou es el equivalente Pakistaní de Pie Grande. El término Barmanou es utilizado en varias lenguas Pakistaníes incluyendo el  Khowar, Shina, Hindko y el Cachemir. Además del nombre Barmanou hay otros nombres locales también.

El área donde el Barmanou habita va desde Chitral y la   codillera del Karakórum, entre el Pamir y el Himalaya. Esto coloca el Barmanou entre las áreas de dos de los más famosos criptidos, el Almas de Asia Central y el Yeti del Himalayas, con quien se dice que comparte rasgos semejantes a los de Neanderthal.

El Barmanou presuntamente posee ambos características humanas y primates y tiene una reputación de secuestrar mujeres e intentar aparearse con ellas. También se ha reportado llevando pieles de animales en su espalda y cabeza. El Barmanou aparece en el folclore de las Regiones Del norte de Pakistán y dependiendo de donde las historias provengan tiende a ser descrito como un simio o un hombre salvaje.

La primera búsqueda en Pakistán por el Barmanou él fue llevada a cabo por el zoólogo español Jordi Magraner de 1987 a 1990. El escribió un ensayo, Les Hominidés reliques d’Asie Centrale, sobre el críptido  Pakistaní – el hombre salvaje.2

En mayo de 1992, durante una búsqueda en el valle Shishi Kuh, Chitral, la Dra. Anne Mallasseand informó que una tarde oyó sonidos guturales inusuales qué sólo una garganta primitiva pudo haber producido. A pesar de todo la Dra. Mallasseand no fue capaz de grabar el sonido.

Se dice que esta criatura vive en las selvas del este de Afganistán y el valle Shishi Kuh de Pakistán.

Clasificación: Hominid Tamaño: 6 a 7 pies Peso: desconocido Dieta: desconocido Ubicación: Afganistán Movimiento: bípedo / caminando. Medio ambiente: regiones montañosas

En 1987, un Sheppard con el nombre de Lal Khan, que vive en Pakistán, afirma haber sido testigo de un Barmanu.

De hecho, la conexión de Neanderthal es tan profunda que el Barmanu se describe a menudo como un cruce entre un hombre y un mono, y es supuestamente aficionado a secuestrar a mujeres jóvenes con la intención de apareamiento con ellos. También se informa que el uso de pieles de animales en la espalda y el cráneo.

Los relatos de esta criatura suelen ir acompañados de relatos de su horrible hedor. Un rasgo que ha llevado a algunos investigadores a suponer que esta puede ser una bestia hombre puede ser menos como un Neanderthal que otros primates misteriosos, como el norteamericano Bigfoot y Skunk Ape.

Aunque las leyendas que rodean a estas criaturas han estado alrededor en el norte de Pakistán durante siglos, estas bestias misterio fueron llevados a la atención internacional por el zoólogo español conocido, Jordi Magraner. Un estudiante del padre de la criptozoología mismo, Bernard Heuvelmans, Magraner trató de exponer este enigma y lo convirtió en el trabajo de su vida.

Entre 1992 y 1994, Magraner persiguió la evidencia junto con la Dra. Anne Mallasseand. Durante una expedición a través del valle de Shishi Kuh, los investigadores no sólo relataban testimonios oculares, sino que descubrieron huellas de primates. El equipo europeo también escuchó lo que se ha descrito como sonidos guturales que sólo podría haber sido hecha por una “primitiva caja de voz de primate”.

Cuando los miembros de la expedición pidieron a los testigos que eligieran entre varias imágenes de homínidos peludos, que más parecían al Barmanu, la imagen más frecuentemente seleccionada fue la del legendario Minnesota Iceman. Se decía también que esta entidad era mucho más humana que el típico mono misterio o reliquia homínida.

Trágicamente, Magraner fue asesinado por uno de los guías paquistaníes el 2 de agosto de 2002, menos de un mes antes de su regreso a su casa en Francia. Uno sólo puede esperar que los propios Barmanu no sufrirán el mismo destino en esa región desgarrada por la guerra.

El pensamiento de vivir en porciones del este de Afganistán, así como el valle de Shishi Kuh, situado en la región de Chitral del norte de Pakistán, el Barmanu, que se traducen en The Hairy One, a menudo se piensa que está relacionado con los primeros homínidos y descripciones generalmente se parecen el Neanderthal. Como ocurre con otros avistamientos del hombre como homínidos peludos, los relatos de esta criatura suelen ir acompañados de cuentos de un hedor horrible, un rasgo que se atribuye al estilo de vida salvaje de la criatura y al cuerpo cubierto de pelo. Las leyendas de esta criatura han sido contadas por los lugareños durante siglos, pero no fue hasta principios de los 90 que la leyenda recibiera atención internacional.

Los líderes de la expedición más tarde dirían a los periodistas: “Los testigos presenciales mostraron imágenes de una selección de seres humanos y humanos como criaturas, seleccionaron consistentemente la imagen de un hombre primitivo encontrado preservado en el hielo hace unos veinte años por un equipo belga. Según Loren Coleman, esta es una referencia confusa al supuestamente humanoide, o modelo para los escépticos, que Bernard Heuvelmans e Ivan T. Sanderson describieron congelado en un bloque de hielo, que más tarde se conoció como el Iceman de Minnesota.

En 1995, después de un segmento de misterios no resueltos en el mencionado Iceman de Minnesota, Loren Coleman, un consultor para ese episodio, fue contactado por los paquistaníes que afirmaban saber dónde estaba enterrado el cuerpo de una criatura similar. Aunque los informantes no respondieron a las comunicaciones de seguimiento, esto es interesante porque el enlace con Pakistán y el Barmanu no fue mencionado en la emisión. A finales de 2007, Loren Coleman hizo un envío de varias guías de campo y otros libros a tropas estadounidenses estacionadas en una zona de Afganistán conocida por alguna actividad inusual de homínidos. Aunque nada substancial ha venido de esto hasta la fecha, Loren Coleman recibió un correo electrónico de respuesta de un Mark Langenkamp que en ese momento estaba estacionado en algún lugar en el este de Afganistán. El escribe:

¡Recibí tu libro por correo hoy! Gracias de nuevo por enviarlo. Cuando termine de leerlo, lo dejaré aquí en el frente, en la pequeña biblioteca que tenemos de libros usados. Voy a poner su información de contacto en la portada así que incluso después de que me haya ido, usted puede ser notificado si nuestro Barmanu ser visto.

Últimamente, hemos disparado mucha artillería aquí. Dudo mucho al Barmanu. Por lo menos, no he oído hablar de nada que se parezca a Barmanu llegando cerca para investigar a los ruidosos productores de sonido.

Me mantendré en contacto de vez en cuando para informar lo que tengo o no he visto. Ahora mismo, sin embargo, ¡tengo un libro para leer!

No hay evidencia física hasta la fecha que apoye la existencia de Barmanu. Los relatos de testigos oculares y las experiencias personales de varias expediciones a la zona, aunque no sean pruebas físicas, son todo lo que tenemos que decirnos de que algo extraño recorre la región montañosa.

Urayuli

Urayuli

Urayuli o Hairy Men, son los Verdaderos Gigantes de Alaska. Se rumorea que viven en los bosques cerca del área del lago Iliamna, se dice que los Urayuli son criaturas pacíficas, a diferencia del Kushtaka del sudeste de Alaska.

El Urayuli o “Hairy Man” es un famoso Cryptid ubicado en el suroeste de Alaska. Tiene otros nombres, como Arulataq, Bushman, Big Man, Tent Monster, Nant’ina y Woodsman.

Al igual que muchos cryptids, se conocen tanto de cuentas mitológicas como modernas.

Los Urayuli tienen entre 7 y 15 pies de altura y tienen pelaje negro, marrón o blanco, áspero o pelaje de aproximadamente 2 a 4 pulgadas de largo. Tienen ojos brillantes y brazos que alcanzan sus tobillos. Se dice que emiten un grito de tono alto, parecido al de un somorgujo. Son nocturnos y son nadadores increíbles. Urayuli a menudo son culpados por la muerte de peces o mascotas. Las leyendas dicen que los niños que huyen en la noche se transformarán en Urayuli. Hacen una llamada como un somorgujo.

Urayuli se cree que son miembros de una nueva especie de simio. Sin embargo, pueden estar más relacionados con los humanos que con los simios.

Un monstruo críptico similar, apodado Hairy Man, tiene muchas de las mismas características. Esta criatura parecida a Bigfoot fue vista cerca de Valdez, Alaska, que está en el sur. Sin embargo, hay dos cosas diferentes; el Hairy Man parece ser más agresivo que los Urayuli, y parece que hay más de un solo Hairy Man. Urayuli y Hairy Man podrían ser el mismo cryptid, pero ¿difieren sus temperamentos?

En 1956, un pescador vio a los Urayuli mientras anclaba su barco de pesca en la playa por la noche. Un biólogo de Ketchikan más tarde encontró y tomó una fotografía de enormes huellas humanas en la misma playa.

En 1982, en la ciudad de Dillingham, un guía de caza mostró una imagen que había tomado de los Urayuli de pie en la cresta de una montaña. Tenía una altura aproximada de 10 pies y un peso de alrededor de 750 libras, con un pelaje largo de color marrón rojizo.

En julio de 1999, a lo largo de las orillas del río Kiseralik en Alaska, un grupo pudo tomar una foto de un par de enormes huellas en forma de cuña que habían notado en el barro. Las huellas se estimaron en aproximadamente 12 a 14 pulgadas de largo y 3 pulgadas de profundidad, y se aproximaron a una separación de al menos 6 pies.

En el mismo año, una enorme criatura de pelo negro fue vista de pie sobre dos piernas en la Bahía Fría de Belkofski. Medía unos 14 pies de alto y tenía la apariencia de un mono, con brazos y piernas muy largos.

Los relatos legendarios dicen que los niños que salen de la casa por la noche se pierden en el bosque y se transforman en los Urayuli. Tal vez, esta historia fue contada a los niños para que tuvieran miedo de salir por la noche y quedarse en casa.

Los encuentros con los Urayuli son en su mayoría inofensivos y no disruptivos. Pero, como cualquier otro ser o criatura, seguramente se defenderá si siente que su vida está siendo amenazada.