EsasCosas

Este Mundo, a veces insólito

Entradas recientes

Suscribete

Calendario

abril 2018
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Caballo de Ham Hill

Caballo de Ham Hill or Inkpen white horse

Ordnance Survey grid reference: SU 348 621

Este es uno de los dos caballos blancos de Wiltshire que están totalmente perdidos. Justo dentro de la frontera de Wiltshire, estaba en una empinada ladera en Ham Hill, cerca de Inkpen Beacon, cinco millas al sur de Hungerford, y se habrá podido ver fácilmente desde el valle de abajo.

El caballo blanco de Ham Hill fue cortado por un Sr. Wright, que recientemente había comprado una propiedad en el valle, Ham Spray House, desde donde se podía tener una vista clara del sitio. Probablemente fue cortado a fines de la década de 1860, y ciertamente antes de 1877, como se muestra en un mapa de la Encuesta Ordnance de ese año. A diferencia de la mayoría de los caballos blancos, este fue creado simplemente excavando la forma; no se utilizó relleno de tiza.

Con el paso del tiempo, la propiedad cambió de manos y el nuevo propietario no tuvo interés en mantener el caballo. No le tomará mucho tiempo al suelo invadir la tiza desnuda, y que el caballo se haya vuelto completamente invisible. Como no había relleno de tiza para esconderse debajo del suelo, ahora no queda nada del caballo blanco Ham Hill.

Genderuwa

Genderuwa

La figura de la estatua de Genderuwa se exhibe en la Ceremonia tradicional de Bekakak en la aldea de Ambarketawang, Gamping, Sleman Regency, Yogyakarta, Indonesia.

Genderuwa (en pronunciación javanés: “Genderuwo “) es un mito javanés de una especie de genio o criatura enérgica de un mono grande y fornido con un color negro para el merahan, su cuerpo cubierto de pelo grueso que crece por todo el cuerpo. Genderuwa es el más conocido en la comunidad en la isla de Java, Indonesia. Los Sundandes lo llaman “gandaruwo” y los javaneses generalmente lo llaman “gendruwo“. [1]

Sus hábitats residenciales preferidos son rocas acuosas, edificios viejos, árboles grandes con sombra o esquinas húmedas y oscuras. Según el mito, se cree que el centro domiciliario de esta criatura se encuentra en una zona forestal como Teak Forest of Danalaya Nature Reserve, Slogohimo Subdistrict, a unos 60 km al este de Wonogiri, y en Lemah Putih, Purwosari, Girimulyo, en Kulon Progo, a unos 60 km al oeste de Yogyakarta.

Etimología

El término genderuwa en realidad se deriva del idioma Kawi gandharwa enraizado en Sanskrit gandharva. Gandharwa en las creencias hindúes y budistas (que son las creencias dominantes en los días de los reinos budistas hindúes en el archipiélago) se describen como seres humanos del sexo masculino que viven en el cielo.

El mito de género como un ser astral está supuestamente enraizado en la antigua mitología persa. En el mito persa, la antena es un fantasma acuático persa que constantemente trata de comer las cosas buenas creadas en la creación mítica de Persia y eventualmente será derrotado por el héroe Keresaspa.[2]

La mitología de Genderuwa en la cultura javanesa

Se cree que Genderuwa se comunica y hace contacto directo con los humanos. Varias leyendas dicen que el género puede cambiar la apariencia de sí mismo siguiendo la forma física de un hombre para tentar a sus congéneres.

Se cree que Genderuwa es la figura de una criatura que es ociosa y obscena, porque su inclinación seduce a las personas, especialmente a las mujeres y los niños. A Genderuwa a veces le gusta acariciar las nalgas de una mujer, acariciando el cuerpo de una mujer mientras ella está durmiendo, incluso moviendo la ropa interior de la mujer hacia otra persona.

A veces aparece en forma de una criatura pequeña, parecida a una pluma, que crece rápidamente en un momento, y le gusta arrojar piedras a las casas de las personas en la noche.[1] Uno de los placeres genuinos más importantes es seducir a una esposa, una esposa solitaria dejada por maridos o viudas, e incluso sexualmente capaz de tener relaciones sexuales con ellos. Se cree que las semillas en lugar de genderuwa pueden causar que una mujer quede embarazada y tener descendencia de género.

Según la leyenda, genderuwa tiene la capacidad gendam para atraer a las mujeres a querer tener relaciones sexuales con él. La capacidad de las relaciones sexuales también se cree que es extraordinaria, por lo que las mujeres que son víctimas de su abuso a menudo sienten una gran satisfacción y disfrute cuando tienen relaciones sexuales con el género.

En la creencia de Java, no todos los sexos son malvados, también hay un buen género. Se cree que este buen género se manifiesta generalmente como un anciano con un manto blanco que parece muy autoritario. El buen género no es tan obsceno como sus malvados compatriotas, un buen género a menudo ayuda a los humanos a proteger lo sobrenatural o el hogar de personas mal intencionadas incluso ladrones. También se ha escuchado que un buen género a veces es útil para circuncidar a los niños de familias empobrecidas y piadosas.

El origen de Genderuwa

Se cree que el origen del género proviene de los espíritus de personas que murieron de forma imperfecta, ya sea por suicidio, entierro imperfecto o accidentes, por lo que el alma de la persona es curiosa y no está dispuesta a aceptar su muerte. La gente común no puede ver a Genderuwa, pero en ciertos momentos puede mostrarse a sí mismo cuando se lo molesta. Se cree que no todos los males son malvados, porque algunos son buenos y sus actitudes dependen de cómo se comporten los seres humanos, ya sea que quieran ser amigos o rivalizar con el género.

Llamando mito ritual

Muchas personas creen que una forma de llamar a un género es quemando cuervo. Se cree que los cuervos son un alimento favorito, al igual que las mascotas de género, en este caso como los humanos que crían gallinas.

Mitos en el juego

Los rituales invitan a un género completo con todo lo que hacen muchas personas, especialmente la creencia tradicional en Java. Esto se relaciona con el aumento de los juegos de apuestas de togel que antiguamente se conocía con el término “número de cola” o “número exacto“. Los practicantes creen que al invitar al género, el deseo de obtener un número de la suerte se puede cumplir y con un poco de coraje, será fácil obtener un gran beneficio.

En la cultura popular

El mito de género ha sido ampliamente utilizado en muchos medios de entretenimiento, especialmente en películas de horror y de terror de Indonesia, así como en Malasia, donde las comunidades de Java todavía practican las creencias y la cultura de Java. El mito de género fue una vez planteado al drama en la pantalla grande en la película Gondoruwo (1981) dirigida por Ratno Timoer.

El mito de genderuwo también se ha convertido en ficción de entretenimiento en la época de la década de 1990, como la serie mística romance cómicaSi Denok “, publicada en el diario Suara Merdeka en la década de 1990 en Indonesia. La película de terror Genderuwo lanzada en 2007 en Indonesia también toma prestados muchos elementos de la historia del mito de género.

En Indonesia en la década de los 90 había figuras famosas como “Tebo The Mysterious Man“, que está orbitado por el grupo de entretenimiento que viajaba “Wahana Misteri“. Tebo nació en Jember, Java Oriental en 1970, lo que se debe a este personaje es que nació con un rasgo físico anormal en el que las plumas crecen en todo su cuerpo, así como su enorme tamaño corporal. Por lo tanto, esto es informado por la comunidad Tebo como resultado del mestizaje entre humanos con genderuwo, esta noticia es presentada por Mystery Mystery party con un show de Tebo con una historia mística bastante interesante como origen.[3]

En el contexto internacional, la versión persa, es decir, un gandarewa, ha sido tomada en un juego de rol de videojuegos RPG / Final Fantasy X en 2001. En este videojuego, el más pesado es una de las muchas criaturas de monstruos enemigos que tienen poderes mágicos.[4]

Genderuwo también surgió como uno de los enemigos que se pueden encontrar en los videojuegos hechos en Indonesia, Dreadout.

En la serie de HBO Asia, Halfworlds , el actor Reza Rahadian interpreta a Tony, demos Genderuwo. Para que coincida con la imagen peluda de Genderuwo, Tony llevaba un traje de chaqueta con plumas alrededor de su cuello.[5]

Old Yellow Top

Old Yellow Top

Clasificación: Homínido Tamaño: 6 a 7 pies de altura Peso: 400 más libras Dieta: los informes varían, algunos sugieren que otros vegetarianos colocan ciervos en la dieta de Bigfoot.

Se informó que Old Yellow Top era una criatura similar a Sasquatch de 7 pies (2,1 m) que se avistó varias veces alrededor de la ciudad de Cobalt, Ontario, Canadá. Los lugareños canadienses le dieron a la bestia su nombre ‘Old Yellow Top’ por el pelo rubio en la cabeza. Las descripciones de la criatura por parte de los testigos se parecen mucho a las de un Sasquatch; sin embargo, tiene un parche rubio en la cabeza y una melena de color claro, que es lo que le ha dado su nombre. [1]

El primer avistamiento reportado de Yellow Top tuvo lugar en septiembre de 1906. Un grupo de trabajadores que construyeron el marco de la mina Violet (al este de Cobalt) avistó a una criatura caminando sobre dos patas cerca de la mina. Durante toda la construcción de la mina, la criatura continuó siendo vista a lo lejos y relativamente cerca del área de trabajo. Los hombres nunca informaron que la criatura estaba enojada o territorial, pero que parecía ser tan curiosa como ellos y que a menudo veían su trabajo desde una distancia segura. Pasó una cantidad considerable de tiempo hasta el próximo avistamiento, casi veinte años después (17 para ser específicos) en 1923.

Otro avistamiento ocurrió nuevamente en julio de 1923 cuando dos buscadores de oro, experimentados leñadores llamados J. A. MacAuley y Lorne Wilson, estaban tomando muestras de prueba de sus reclamos mineros al noreste de la mina Wettlaufer cerca de Cobalt. Luego vieron lo que inicialmente parecía ser un oso dándose un festín en un parche de arándanos. Con valor que rayaba en la imprudencia, el Sr. Wilson arrojó una piedra al animal. La criatura se puso de pie, gruñó y corrió hacia la noche. Wilson dijo que la cabeza era un poco amarilla y que el resto era negra como un oso, pero que nunca había visto un oso así.

Y una vez más, en abril de 1947, una mujer y su pequeño hijo iniciaron la larga caminata por las vías del tren hacia Cobalt para hacer las compras semanales de la familia. Como era principios de la primavera, la mujer temía tropezarse con los cachorros de oso y sus madres protectoras, por lo que saltó cuando una gran sombra en la periferia de su visión se movió hacia las vías. Lo que vio la sorprendió casi increíble. No era un oso, ni un lobo ni ninguna otra criatura con la que estuviera familiarizada. Caminaba sin esfuerzo sobre dos piernas “casi como un hombre”, pero estaba completamente cubierto de cabello castaño. La mujer sostuvo a su hijo cerca, pero no tenían ningún interés por la bestia. Caminó por las vías y desapareció en el bosque, dejando a los espectadores sacudidos para continuar su viaje.

La última vez que se informó que fue visto fue el 4 de agosto de 1970 por Amos Latrielle, Larry Cormack y otros. Afirmaron que su grupo de 27 mineros del cementerio en funcionamiento de la mina Cobalt Lode estaba conduciendo por un camino cuando la criatura cruzó la carretera frente a ellos, causando que el conductor (Latrielle) perdiera el control y casi se zambulle en un corte de roca. Latrielle declaró que la criatura, que en un principio se pensó era un oso, tenía el cabello liviano que llegaba hasta los hombros, contrastando con su pelo oscuro.

“He oído hablar de esto antes, pero nunca lo creí”, dijo Latrielle. “Ahora no estoy tan seguro”.

Los informes indican que el conductor, que no era partidario de la historia de Old Yellow Top, afirmó que la criatura caminaba sobre dos piernas y estaba cubierta de pelo negro oscuro, con la excepción del cabello rubio en la parte superior de la cabeza que, según informó, hasta los hombros de las criaturas. Para obtener más información sobre la criatura que probablemente sea la identidad de Old Yellow Top, consulte la sección Exploradores desconocidos en Bigfoot.

Este avistamiento final haría que la edad de la criatura ahora conocida como Old Yellow Top rondara los 60 años.

Se cree que relativamente poco después de este avistamiento, Old Yellow Top falleció debido a la vejez ya que nunca se volvió a ver.

Caballo de Ballea Castle

Caballo de Ballea Castle

County Cork, Ireland

Además de los existentes en Gran Bretaña, hay (o había) al menos cinco caballos blancos en otras partes del mundo.

Approximate location: 51° 49′ 08.2″ N 8° 25′ 17.2″ W

El castillo de Ballea se encuentra en un acantilado con vistas al río Owenabue o Owenboy en Carrigaline en el condado de Cork, Irlanda, y en el acantilado se pinta un gran caballo blanco. La leyenda local dice que una hija de la familia Hodder, que ocupó el castillo desde 1750 hasta principios del siglo XX, se enamoró del hijo de un granjero. Cuando su padre descubrió que la pareja quería casarse, se puso furioso y se produjo una discusión, durante la cual el caballo de la hija se escapó y cayó al precipicio, y la niña y el caballo murieron. La figura del caballo blanco fue pintada en el acantilado como un monumento. Gracias a Christine Disant por llamar mi atención sobre esto.

La imagen con el título White horse, Ballea, Cork, Eire, fue tomado por el fotógrafo cdbrock el 29 de junio de 2008 y publicado en Panoramio.

Caballo blanco, Ballea, Cork, Eire, está al lado de Ravenswood y se encuentra en County Cork, Munster, Irlanda.

Fouke Monster

Fouke Monster

El Monstruo de Fouke, también conocido como el Sasquatch del Sur, es un críptico legendario que se reportó cerca de la ciudad de Fouke, en el condado de Miller, Arkansas, durante la década de 1970. La criatura fue acusada de atacar a una familia local. Los avistamientos iniciales de la criatura se concentraron en el área de Jonesville / Boggy Creek, donde se culpó por la destrucción del ganado local. Más tarde, se hicieron avistamientos a varios cientos de millas al norte y al este de Fouke.

La criatura fue nombrada por el periodista Jim Powell, quien la reportó para el Texarkana Gazette y el Texarkana Daily News.[1]

El Fouke Monster también fue cubierto por el escritorio del estado encabezado por Norman L. Richardson del Shreveport Times. Ha sido el tema de varias películas y varios libros.[2] [3] [4]

Apariencia

Varios informes entre 1971 y 1974 describieron a la criatura como una criatura grande parecida a un homínido cubierta de pelo largo y oscuro, que se estimó que era de aproximadamente 7 pies (2 m) de altura con un peso de 250-300 libras (110-140 kg). Los testigos dijeron que su cofre tenía aproximadamente 3 pies (1 m) de ancho.[5] Informes posteriores, publicados durante la década de 1980, afirmaron que era mucho más grande, con un informe que lo describe como 10 pies (3 m) de altura, con un peso estimado de 800 libras (360 kg).[6]

Algunos relatos describen que el Monstruo Fouke corría velozmente con un paso galopante y balanceaba los brazos de forma similar a un mono.[6] Los informes también describen que tiene un olor terrible, el olor se describe como una combinación de un zorrillo y un perro mojado, y que tiene ojos rojos brillantes del tamaño de dólares de plata [7] [nota 1]

Se ha descubierto una variedad de marcas y marcas de garras que se dice que pertenecen a la criatura. Según los informes, un conjunto de huellas dactilares medía 17 pulgadas (43 cm) de largo y 7 pulgadas (18 cm) de ancho, mientras que otro parecía mostrar que la criatura solo tenía tres dedos de los pies.[1]

Cronología

Antes de 1971

Aunque la mayoría de los casos datan de principios de la década de 1970 en adelante, los residentes de Fouke afirman que una criatura similar a un mono había vagado por el área desde 1964,[8] pero esos avistamientos no habían sido informados a los servicios de noticias. La leyenda local también sostiene que la criatura se puede remontar más lejos a los avistamientos en 1946.[9] La mayoría de los avistamientos tempranos estaban en la región de Jonesville. Debido a esto, la criatura era conocida como el “Monstruo Jonesville” durante este período.[10] [11]

Antes de los informes del siglo 20, varios informes en el área general se han relacionado con el Monstruo de Fouke. Los dos informes más difundidos se centran en un informe de 1851 en el Enquirer de Memphis y un informe de 1856 en la Gaceta de Caddo.[12] [4]

Después de 1971

A pesar de las afirmaciones de avistamientos anteriores, el Monstruo de Fouke primero apareció en los titulares en 1971, cuando se informó que atacó la casa de Bobby y Elizabeth Ford la noche del 1 de mayo.[7] [13] [14]

Según Elizabeth Ford, la criatura, que inicialmente consideró un oso, se asomó por una ventana mientras dormía en un sofá. Fue perseguido por su esposo y su hermano Don. Fueron los medios que registraron los informes de la presunta vista de 1971 de una gran criatura en el condado rural de Miller, Arkansas.

Durante los encuentros, los Fords dispararon varias veces contra la criatura y creyeron que la habían golpeado, aunque no se encontraron rastros de sangre. Una búsqueda exhaustiva del área no logró localizar a la criatura, pero se encontraron huellas de tres dedos cerca de la casa, marcas de arañazos en el porche y daños a una ventana y al revestimiento de la casa.[15]

Según los Ford, habían escuchado algo moviéndose afuera a altas horas de la noche varias noches antes de su encuentro pero, habiendo vivido en la casa por menos de una semana, nunca antes habían encontrado a la criatura.[15]

La criatura fue descubierta nuevamente el 23 de mayo de 1971, cuando tres personas, DC Woods, Jr., Wilma Woods y la Sra. RH Sedgass, informaron haber visto a una criatura similar a un simio cruzar la carretera estadounidense 71.[16] Los residentes locales y los turistas realizaron más avistamientos en los meses siguientes, que encontraron huellas adicionales.[17] Las huellas más conocidas se encontraron en un campo de soja perteneciente al propietario de la estación de servicio local Scott Keith. Ellos fueron examinados por el guardián del juego Carl Galyon, quien no pudo confirmar su autenticidad.[1] Al igual que las huellas de Ford, parecían indicar que la criatura tenía solo tres dedos de los pies.[18]

La criatura comenzó a atraer interés sustancial durante la década de 1970. Poco después de la noticia sobre el avistamiento de Ford, la estación de radio de Little Rock, Arkansas, KAAY publicó una recompensa de $ 1,090 sobre la criatura.[1] Se hicieron varios intentos para rastrear a la criatura con perros, pero no pudieron seguir su olor.[15] Cuando los cazadores comenzaron a interesarse en el Monstruo de Fouke, el sheriff del condado de Miller Leslie Greer se vio obligado a poner en práctica una política temporal de “no armas de fuego” para preservar la seguridad pública.[1] En 1971, tres personas fueron multadas con $ 59 cada una “por presentar un informe de monstruo fraudulento”.[1]

Después de una oleada inicial de atención, el interés del público en la criatura disminuyó hasta 1973. Se incrementó significativamente cuando Charles B. Pierce lanzó una película de terror de estilo documental sobre la criatura en 1972, The Legend of Boggy Creek. A fines de 1974, el interés había disminuido nuevamente y los avistamientos casi se detenían, solo para comenzar de nuevo en marzo de 1978, cuando se encontraron pistas por prospección de dos hermanos en Russellville, Arkansas (ubicación: [19]). También hubo avistamientos en Center Ridge, Arkansas (ubicación: [20]). El 26 de junio de ese mismo año, un avistamiento fue reportado en Crossett, Arkansas (ubicación: [21])

Durante este período, la criatura fue culpada por la pérdida de ganado y ataques a varios perros.

Desde los cúmulos iniciales de avistamientos durante la década de 1970, ha habido informes esporádicos de la criatura. En 1991, la criatura fue supuestamente vista saltando desde un puente.[22] Hubo cuarenta avistamientos reportados en 1997 y, en 1998, la criatura fue supuestamente avistada en un lecho de un arroyo seco a 5 millas (8 km) al sur de Fouke.[23]

Los avistamientos más recientes de 2000-2010 fueron sacados a la luz por el libro de 2012 de Lyle Blackburn, La bestia de Boggy Creek: La verdadera historia del Monstruo de Fouke.[24] En un caso, una pareja casada vio una criatura bípeda grande y peluda correr a través de una carretera del condado cerca de Fouke en 2010.

Crítica

Un mes después del avistamiento de Ford, el arqueólogo Dr. Frank Schambach, del Southern State College (actualmente conocido como Southern Arkansas University), determinó que “hay un 99 por ciento de posibilidades de que las pistas sean un engaño” [2]

Según Schambach, las huellas no podrían ser de una especie de simio, o apeman, como afirman los testigos, porque eran de una criatura de tres dedos, mientras que todos los primates, incluidos los homínidos, tenían cinco dedos. Además del número de dedos de los pies, Schambach citó varias otras anomalías como parte de su conclusión: la región no tenía antecedentes de actividad de los primates, descartando la posibilidad de que la criatura sea el remanente de una especie indígena; todos los primates son completamente diurnos, el Monstruo Fouke parece ser parcialmente nocturno.[2]

En 1986, el alcalde de Fouke, Virgil Roberts, y el ex Sheriff del condado de Miller, Leslie Greer, opinaban que las presuntas huellas de Fouke Monster fueron hechas por el hombre. El colega de trabajo de Greer en ese momento, el jefe adjunto HL Phillips, dijo que no había recibido llamadas sobre el monstruo en años. Personalmente, él no cree que la criatura exista.”… No creo en eso. Pero diría que no discutas con personas que dicen haberlo visto. Muchos eran gente respetable y responsable”, dijo Phillips.[3]

El episodio # 404 del podcast de Skeptoid también se dirige al Fouke Monster y concluye con: “Así que, en total, cada fragmento de evidencia de que existe el Monstruo de Fouke es anecdótico. No se puede probar una sola pieza. El Monstruo de Fouke encaja muy mal con el modelo de un animal vivo, pero encaja muy bien con una leyenda local”.[4]

Libros

La bestia de Boggy Creek: La verdadera historia del Monstruo Fouke

Esta es la guía completa de Lyle Blackburn sobre Fouke Monster. [24] El libro cubre la historia de Fouke Monster y la realización del docudrama de terror de 1972, The Legend of Boggy Creek, que incluye información sobre avistamientos poco conocidos de la criatura desde la década de 1980.

Orang Mawa

Orang Mawa

También conocido como el Orang Mawa o el Mawa malasio, el Johor Hominid es un bípedo parecido a un mono que según los informes habita en la jungla Johor de Malasia (248 millones de años). Los testigos dicen que la criatura está cubierta de pelo negro, se alza hasta 12 pies (3,6 m) de altura, y subsiste con una dieta de pescado, fruta y, según algunos informes, jabalíes. Los nativos de Orang Asli se refieren al Johor Hominid como “Hantu jarang gigi”, que se traduce como “fantasma de dientes sueltos”.

Los reclamos registrados de avistamientos de Mawas datan de 1871. [2] Algunos especulan que la criatura puede ser un Gigantopithecus sobreviviente, mientras que otros rechazan los avistamientos como osos mal identificados. La criatura es similar a los Muwa, otro homínido, esta vez encontrado en las Filipinas. En la jungla del sur de Tailandia, hay historias de excursionistas durante muchos días, con pelos monstruosos que cubren el cuerpo como un mono o un simio, pero hablando como un humano llamado “Butnak” (en tailandés: บุ ด นา ก [3]).

Los avistamientos reportados de Johor Hominid datan de finales de 1800. La segunda mitad del siglo pasado vio evidencia de la existencia de la criatura en forma de grandes huellas, cada una con cuatro dedos y aproximadamente 18 pulgadas (45,7 cm) de largo, encontradas en 1995. En 2005, testigos informaron haber visto a una familia de Johor Bigfoot, incluyendo padres y un joven, cerca del río Kincin, donde más huellas se encontraron más tarde. Esta descripción es más del tipo Sasquatch. He marcado la fecha de la jungla entre corchetes porque esa fecha obviamente representa la fecha del lecho de roca y no la jungla que actualmente crece en la parte superior.

Se han reportado muchos avistamientos desde la década de 1950, y en 1995 en Johor se informaron grandes huellas con cuatro dedos de los pies. [4] En noviembre de 2005, se produjo un avistamiento muy publicitado cuando tres trabajadores que despejaron una laguna vieron a una familia mawa de dos adultos y un niño caminando cerca del río Kincin. Más tarde se encontraron huellas humanoides grandes, incluyendo una de 18 pulgadas (46 cm) de largo. [1] Una fotografía de una nueva huella de alquitrán, atribuida a los Mawas, se imprimió en los periódicos de Malasia en enero de 2006. Un equipo del gobierno ha estado buscando más pruebas de los Mawas. A finales de enero de 2006, las autoridades en Johor anunciaron una expedición oficial para probar la existencia de la criatura, convirtiéndose en el primer país en tener una cacería oficial de un misterioso homínido. Una noticia en Cryptomundo.com dice que un Orang Mawas fue capturado en Johor en la expedición de Johor, según se informó el 19 de abril de 2006 en el Berita Harian, pero un informe oficial publicado por Bernama lo negó. [5]

En Sumatra, mawas (a veces maias) es el nombre común para el orangután.

Códigos del Gran Capitán

Código de las cartas del Rey Fernando el Católico a Gonzalo Fernández de Córdoba.

En la Campaña de Nápoles, principios del S. XVI, hubo una correspondencia entre el Rey Fernando el Católico, y el jefe de las operaciones Gonzalo Fernández de Córdoba “El Gran Capitán”.

En sus cartas más secretas, el Rey Católico mostró enérgicamente su disconformidad con algunas decisiones del Gran Capitán durante la campaña de Nápoles, en las que percibía un enorme riesgo para el futuro del reino y para su propio liderazgo. Este es uno de los primeros detalles palpables al desvelar un secreto que ha durado más de 500 años. El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) acaba de desentrañar el que sin duda ha sido uno de los más importantes misterios de la Historia de España: el código de las comunicaciones secretas entre Fernando el Católico y Gonzalo Fernández de Córdoba, héroe militar cuya figura se agranda a la luz de las misivas.

Nadie había podido descifrarlas porque no se conservaba la tabla de sustitución múltiple que aplicaron a los textos. Los correos iban y venían continuamente entre la corte de los Reyes Católicos y el Reino de Nápoles sin que nadie pudiera leerlos más que el destinatario. Portaban órdenes, veladas amenazas, instrucciones contundentes y llamadas al orden. Hoy, ese misterio ha llegado a su fin. Los hallazgos realizados por los expertos del centro confirman la gran sofisticación del código empleado, muy por delante de su tiempo.

Dos cartas de 1502 y 1506

En 2015, el Museo del Ejército expuso un conjunto de cartas, procedentes del archivo de los duques de Maqueda, en una muestra dedicada al Gran Capitán y solicitó la ayuda de expertos del CNI para que intentaran dar con la clave, según confirma a ABC el coronel Jesús Anson desde la institución toledana.

En el CNI se lo tomaron como un desafío: abordar sistemas no convencionales sirve de entrenamiento y la historia de las comunicaciones secretas es un conocimiento útil. Pero además el trabajo sobre estas cartas que abren una nueva ventana a la historia incumbe a un centro que se considera «más servicio que secreto», en palabras de su director Félix Sanz Roldán.

El Museo del Ejército, presentó dos cartas al CNI, fechadas el 27 de mayo de 1502 y el 14 de abril de 1506. Es un momento hirviente de nuestra historia, justo antes de la segunda invasión francesa de Nápoles, la más importante. Al pie de una de ellas, por fortuna, el Gran Capitán había descifrado apresuradamente unas pocas frases. Era como tener en las manos un fragmento de la piedra Rosseta.

Aunque las cartas cifradas eran un sistema común en la Italia de la época, las tablas del Rey Católico estaban «muy bien pensadas», según los técnicos españoles de «sigint» (inteligencia de señales), a prueba de ojos indiscretos. Es un precursor del sistema Vigenère, pero bastante avanzado, tanto que no se hallará nada parecido hasta el siglo XVII.

Combinatoria realizada por el CNI sobre las cartas

Conviene explicar, primero, que las palabras cifradas no tienen separaciones para evitar detectar los finales y los principios. Existen símbolos sueltos, que corresponden a letras. Pero no siempre son los mismos. Las de más uso tienen cinco o seis correspondencias diferentes, con lo que no es posible detectar las repeticiones. Por otro lado, hay palabras que se transcriben como conjuntos de dos o tres letras y, como en el caso de los símbolos, las palabras que más veces aparecen pueden ser transcritas de cinco o seis maneras distintas.

Aplicaron los símbolos conocidos en el trozo de la carta «Rosetta» al texto de la otra carta y empezaron a extraer coincidencias. Uno de los primeros casos fue la F de Felipe, que correspondía con el símbolo 31. Así fueron desvelando pieza a pieza, como si fueran píxeles, una imagen oculta que permitía decodificar las cartas. Una y otra vez sometieron a nuevas combinatorias los textos de estas dos misivas y luego hicieron lo mismo con otras dos cartas cifradas, más largas, de 7 y 11 folios, disponibles en la misma colección. El castellano antiguo aportaba otra dificultad añadida al desafío. En total se han contabilizado 88 símbolos y 237 códigos de letras combinadas, y la tabla del «código Gran Capitán», en el momento inicial del imperio español, ha sido completada.

Uno de los primeros hallazgos: 31=F

De la primera transcripción se desprende que las cartas se corresponden con fragmentos de otras «en claro» que había en el mismo archivo, pero incluso en este caso se han podido descifrar cuatro párrafos que no figuraban en las copias y resultan reveladores.

Reproches del Rey

A la luz de este descubrimiento, estos primeros párrafos arrancados a un misterio de cinco siglos retratan al Rey Fernando reprochando al Gran Capitán, que también era su pariente, que hubiera escrito «al Rey de los romanos y al Rey y Archiduque mi fijo y han lo mirado algunos queriendo poner nota en vuestra limpieza». Esas dudas las expresa el Rey porque Fernández de Córdoba había escrito al archiduque con el fin de contratar mercenarios lansquenetes, una infantería profesional armada con picas que precisaba para completar sus formaciones. Pero Fernando se lo prohíbe: «No cureys de escrevirles cosa alguna y si algo vos escrivieren o movieren consultad conmigo sobrello y esperad mi rrespuesta antes de rrespondelles porque para todo cumpll fazerlo asi».

En el fragmento de la misiva que ahora conocemos tampoco le permite enviar emisario alguno «a negociar cosas dese reyno porque faze alli mucho danno a nuestros negocios fazerse mediante divisio apartamiento y si alguno allí teneys escrevidle que luego se bvelva para vos que ya otras vezes lo avemos escrito y en ninguna manera se dilate el rremedio».

En opinión de José Enrique Ruiz-Domènec, el mayor especialista en la figura de Gonzalo Fernández de Córdoba, estamos ante un hallazgo fundamental para revisar uno de los momentos más importantes de la historia de España. Fernando el Católico tiene muchas reservas «ante una campaña muy peligrosa en la que se jugaba mucho. Y las expresa de un modo diferente a lo que decía en documentos oficiales». El secreto de estas misivas ha durado 500 años. Ahora, los historiadores deberán aplicar la aportación del CNI al resto de cartas cifradas con los secretos del reinado que iba a fundar un imperio.

No obstante hay una controversia, ya que un historiador consiguió “casi” idénticos resultados, 150 años antes. Gustave Bergenroth planteó un siglo y medio antes con la ayuda de su compatriota Paul Friedmann, otro hispanista que deambulaba por el Archivo de Simancas en esa época. Se puede decir que de esta forma, los expertos españoles habrían completado ahora la misma línea que el aficionado y gran historiador.

Este historiador alemán buscaba información sobre las relaciones entre España e Inglaterra y encontró un montón de legajos. Un buen número de ellos estaba cifrado, así que Bergenroth tuvo que descifrarlos personalmente. Sus experiencias como criptoanalista pasaron a un conjunto de documentos llamados State Papers, y puede usted leer aquí algunas clave sobre cómo logró descifrarlos. No se trata de usar ordenadores sofisticados sino papel, lápiz y paciencia.

El descifrado del CNI, según el diario ABC, revela un total de 88 símbolos y 237 códigos de letras; yo he conseguido (bueno, Bergenroth consiguió) listar un total de 198 símbolos, de los cuales 89 tienen significado conocido. Por ejemplo, LUQ significa “Capitán”, TA representa “Turco” y UAE es “Papa”

Algunos articulistas hacen comentarios críticos, sobre el “procedimiento” y/u “olvido”. Aduciendo extensas razones sobre investigaciones, la falsa sofisticación de los documentos, etc.

Se pueden seguir estos, a principios de 2018, en los diarios de tirada nacional.

Ejemplo:

Código del Gran Capitán descifrado por Bergenroth. Los símbolos resultados en amarillo que se corresponden casi idénticamente con los del CNI porque es el mismo código.

Más adelante, en su segundo viaje en 1867 explica: “Cuando regresé a Simancas inicié una nueva búsqueda de claves para descifrar los documentos encriptados que me permitió romper un código completo y el fragmento de otros dos El primero era el que más se había usado en la extensa correspondencia entre el doctor De Puebla [Pedro de Ayala, el embajador de los Reyes Católicos en Inglaterra] con el gobierno español”. De los otros dos fragmentos a los que se refiere el historiador alemán, uno sería el utilizado por el Gran Capitán con Fernando el Católico, el que custodia la BNE copiado por Nemesio Alday.

La pista de Gustave Bergenroth la ha proporcionado el profesor de Física la Universidad de Granada, Arturo Quirantes, que ya había publicado parte de los hallazgos del historiador y quien ha explicado a El Confidencial que “ambos descubrimientos son el mismo código, porque el documento original con la clave completa no se ha descubierto, pero corresponde a la misma cifra”. Quirantes basa su explicación precisamente en el documento que se encuentra en la BNE -legajo MSS 20.211.52-. “Para algunas letras el documento del siglo XIX descifra más símbolos, para otras algunos menos”. En total, “el CNI descifra ahora a partir de otros textos un total de 88 símbolos .

Ebu gogo

Ebu gogo

Mitología Indonesia: Tipo: Criatura legendaria

País: Indonesia; Región: Flores

Ebu Gogo criaturas humanoides que aparecen en la mitología de Flores, Indonesia.1​ En la lengua Nage de Flores central, ebu significa ‘abuela’ y gogo significa ‘él que come cualquier cosa’. Un equivalente en español coloquial podría ser algo como “ancestro hambriento.”

Apariencia

Los Nage de Flores describen al Ebu Gogo como buenos caminantes y rápidos corredores de alrededor 1.5 m de alto. Según se dice tienen narices anchas y planas, caras anchas con bocas grandes y cuerpos peludos. Las hembras tienen “largos, pechos colgantes. “2​ Se dice que murmuran en lo que parece ser su propio lenguaje y del mismo modo pueden repetir lo que se les dice como si fueran un loro.

Apariencia en el folclore Nage

Las leyendas que hablaban de Ebu Gogo eran tradicionalmente atribuidas a monos, según la revista Nature.3

Los Nage creen que el Ebu Gogo estaba vivo en el tiempo en que llegaron los barcos comerciales portugueses en el siglo XVII, y algunos sostienen que sobrevivieron hasta el siglo XX, pero ahora ya no ha sido visto. El Ebu Gogo se cree fue cazado hasta la extinción por los habitantes humanos de Flores. Creen que la exterminación, la cual culminó alrededor hace siete generaciones, fue emprendida porque el Ebu Gogo robó alimentos de los poblados humanos y secuestró niños.4

Un artículo del New Scientist (Vol. 186, Núm. 2504) da la siguiente consideración del folclore Flores que rodea el Ebu Gogo: Los Nage de Flores central dicen qué, en el siglo XVIII, los aldeanos engañaron al Ebu Gogo en aceptar regalos de fibra de palma para hacer ropa. Cuándo el Ebu Gogo llevó la fibra a su cueva, los aldeanos lanzaron un tizón hacerlo arder. La historia indica que todos los ocupantes de la cueva fueron asesinados, a excepción de quizás un par, que huyó al bosque más profundo, y cuyos descendientes pueden seguir vivos hoy en día.

Hay también leyendas sobre el Ebu Gogo secuestrando niños humanos, esperando aprender de ellos cómo cocinar. Los niños siempre fácilmente burlan al Ebu Gogo en los cuentos.

Conexiones especuladas al Homo floresiensis

El descubrimiento de los restos de un homínido de un metro de alto en Flores, el Homo floresiensis, vivo hace aproximadamente 13.000 años, ha inspirado interpretaciones más literales de las historias del Ebu Gogo. El antropólogo Gregory Adelante, Profesor de Antropología en la Universidad de Alberta, Canadá ha declarado que los mitos de “hombres salvajes” prevalecen en el sureste de Asia y ha investigado sus raíces lingüísticas y rituales, especulando que el H. floresiensis puede ser evidencia de que las leyenda del Ebu Gogo y criaturas similares como el Orang Pendek en Sumatra se pueden arraigar al hecho.

Situado en el sudeste de Asia, Indonesia se compone de una gran cantidad de islas; de hecho, literalmente, miles. Una de esas islas es Flores, que cuenta con una isla cuadrada de más de 5,000 millas y una población cercana a los dos millones. Su población animal salvaje es notable e incluye al mortal dragón de Komodo y la enorme Rata Gigante de Flores. Flores puede ser el hogar de algo mucho más extraño, también.

Homo Floresiensis: “El Hobbit de Flores”.

Las descripciones dadas del Ebu Gogo por los pobladores de Flores resultaban fantásticas, cuentos exagerados comparables al del Orang Pendek en Sumatra, el Yeti del Himalaya o el Sasquatch de Norteamérica. Al menos, hasta que en el año 2003 la isla de Flores fue sede de un hallazgo que revolucionó el campo de la antropología.

En ese año, un equipo formado por arqueólogos de Australia e Indonesia se encontraba buscando evidencias de la migración original del Homo Sapiens desde Asia hacia Australia cuando en una caverna en las faldas del volcán Liang Bua se encontró un pequeño esqueleto que no coincidía con nada en el registro fósil humano.

Varias excavaciones posteriores dieron como fruto siete esqueletos más que databan de un espacio entre 38,000 años hasta 13,000. Junto a ellos se encontraron herramientas de piedra de un tamaño adecuado para ser manipulados por un ser de noventa centímetros de alto; y se cree que fueron hechos con huesos de un elefante extinto llamado Stegodon.

El descubrimiento de la especie fue revelado hasta el 28 de Octubre de 2004, cuando se le bautizó como “Homo Floresiensis” y se le apodó como “Hobbit”, en honor de la raza pequeña en la mitología de J.R.R. Tolkien. En un principio se creía que era un primate desconocido, al cual se le llamó Sundanthropus Floresianus (“Humano Sunda de Flores”), pero posteriormente se determinó que el cráneo pertenecía al género Homo.

Análisis subsecuentes revelaron la posibilidad de que la especie podría haber sobrevivido hasta hace 12,000 años; convirtiéndola en la penúltima especie humana sobreviviente además del Homo Sapiens (en comparación, se cree que el Hombre de Neanderthal desapareció hace aproximadamente 40,000 años).

Los paleontólogos sugieren que debido al bajo nivel de las aguas en la última glaciación, el Hombre de Flores fue capaz de viajar desde Asia Continental a través de balsas de bambú hace 100,000 años (o hace un millón de años, si se cree en la teoría de que descienden del Homo Erectus) cuando las islas de Komodo y Flores estaban unidas por un estrecho de seis kilómetros de ancho a la tierra contienntal.

Su extinción se produjo durante la explosión del monte Liang Bua, la cual también aniquiló a gran parte de la megafauna de la isla; como el elefante Stegodon. Aunque el relato del Ebu Gogo ha llevado a primatólogos y folkloristas por igual a creer que el Hombre de Flores pudo haber sobrevivido hasta épocas históricas.

En el número actual de Anthropology Today , hay un gran artículo de Greg Forth (Universidad de Alberta), que cubre la leyenda del ebu gogo y el impacto de los descubrimientos de Liang Bua en los pueblos locales de Flores. Muchas gracias al lector Rob Kruszynski por la referencia.

Forth es un etnógrafo que ha trabajado en Flores, por lo que está en una posición única para examinar los impactos no científicos del trabajo arqueológico allí. Las mejores partes del artículo son las descripciones de la propia investigación del autor sobre la leyenda, poseída ampliamente por la gente de Flores. Proporciona un esbozo autobiográfico de la primera vez que se encontró con el mito de ebu gogo y cómo se presentó en su obra anterior, antes de las excavaciones de Liang Bua. También detalla cómo se dio cuenta de los descubrimientos fósiles y el papel que ha desempeñado en la exposición pública de la historia de ebu gogo.

¿Es el ebu gogo en realidad una memoria preservada de poblaciones relictas de Homo floresiensis? Forth equilibra los aspectos de la leyenda que se comparten con otras criaturas legendarias, como “bigfoot”, con el hecho de que tales historias a menudo se descartan rápidamente como mera fantasía:

Por mucho que ebu gogo pueda recordar al Homo floresiensis (o viceversa), es claro que la primera figura se asemeja por igual a los personajes que generalmente se consideran pertenecientes al mito y la fantasía. (Otro atributo fantástico del ebu gogo es su proclividad a tragarse cosas enteras, incluidos los morteros de arroz, los perros cachorros y los lechones)… Ciertamente hay problemas para interpretar el ebu gogo como reflejo directo de los recuerdos locales de Homo floresiensis. Sin embargo, sea cual sea la derivación de la representación de Nage, los ebu gogo realmente parecen diferentes de las diversas categorías de espíritus que Nage describe con igual credulidad, y en ese sentido, creo que la posibilidad [de que representen un animal real] debería tomarse en serio. Como se notó, Nage ellos mismos distinguen ebu gogo de “espíritus” (una categoría general designada contextualmente como nitu) y lo hacen explícitamente con referencia a la falta de poderes extraordinarios de la criatura peluda – por ejemplo, la capacidad de desaparecer, cambiar de forma, transformarse en animales, y así sucesivamente (Forth 2005: 15).

Creo que los antropólogos sociales y culturales se han salido del juego. La aparición de la humanidad no ha sido una preocupación primaria de los antropólogos culturales. Pocos de ellos han escrito sobre la evolución de la cultura. De hecho, muchos de ellos han cuestionado la relevancia del concepto de cultura en sí mismo, o lo han descartado por completo.

Reconstrucción del documental “Cannibal in the Jungle”.

Comparación de cráneos entre un “Hobbit” y un humano.

Orang Pendek

Orang Pendek

Impresión del artista de un Orang Pendek

 

Agrupamiento: Cryptid

Subgrupo: Homínido

Otros nombres: Persona Corta (traducción)

País: Indonesia; Sumatra

Orang Pendek (en indonesio, “persona corta”) es el nombre más común que se le da a un animal críptico o criptozoológico que, según los informes, habita bosques remotos y montañosos en la isla de Sumatra. Al parecer, el animal ha sido visto y documentado durante al menos cien años por tribus de los bosques, aldeanos locales, colonos holandeses y científicos y viajeros occidentales. El consenso entre los testigos es que el animal es un primate bípedo que vive en el suelo y está cubierto de pelaje corto y mide entre 80 y 150 cm (30 y 60 in) de altura. [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7]

Mientras que Orang Pendek o animales similares históricamente han sido reportados a través de Sumatra en Indonesia y el sudeste asiático, recientes avistamientos han ocurrido en gran parte dentro de la Regencia Kerinci de Sumatra central y especialmente dentro de las fronteras de Taman Nasional Kerinci Seblat (TNKS). [1] [2] [8] El parque, 2 ° al sur del ecuador, se encuentra dentro de la cordillera de Bukit Barisan y cuenta con algunos de los bosques primarios más remotos del mundo. Los tipos de hábitat dentro del parque incluyen la selva baja de dipterocarpáceas de tierras bajas, bosques montanos y formaciones alpinas volcánicas en el monte. Kerinci, el segundo pico más alto en Indonesia.[8] Debido a su inaccesibilidad, el parque se ha salvado en gran medida de la tala desenfrenada que se produce en todo Sumatra y proporciona uno de los últimos hogares para el tigre de Sumatra en peligro de extinción.

Descripción

Orang Pendek aún no se ha documentado por completo y no existe ninguna explicación autorizada de su comportamiento o características físicas. Sin embargo, los testigos informan algunas características consistentemente, por lo que se puede conjeturar una imagen probable del animal.

Atributos

Otros informes

  • marrón negruzco, [7] marrón rojizo, [5] marrón dorado, [7] amarillo, [7] o naranja [4] piel
  • piernas cortas con brazos largos y poderosos [3] [7]
  • visto en los árboles [1] [7]
  • pies invertidos, para ocultar la dirección de viaje [7]

De Debbie Martyr

Debbie Martyr, una prominente investigadora de Orang Pendek que ha trabajado en el área por más de 15 años, ha entrevistado a cientos de testigos y alega haber visto personalmente al animal en varias ocasiones, da la siguiente descripción:

… por lo general no más de 85 o 90 cm de altura, aunque a veces tan grandes como 1 m 20 cm. El cuerpo está cubierto por una capa de color gris oscuro o negro salpicado de canas. Pero es el puro poder físico del orang pendek lo que más impresiona a los aldeanos Kerinci. Hablan asombrados, de sus hombros anchos, pecho enorme y abdomen superior y brazos poderosos. El animal es tan fuerte que los aldeanos susurrarían que puede arrancar árboles pequeños e incluso romper parras de ratán. Las piernas, en comparación, son cortas y delgadas, los pies pulcros y pequeños, generalmente girados en un ángulo de hasta 45 grados. La cabeza se inclina hacia una cresta distinta, similar al gorila, y parece haber una cresta ósea sobre los ojos. Pero la boca es pequeña y ordenada, los ojos están separados y la nariz es claramente humanoide. Cuando se asusta, el animal expone sus incisivos extrañamente anchos que revelan los dientes y los dientes largos, prominentes y caninos.[3]

Hábitos alimentarios informados

Las visitas de los lugareños a menudo tienen lugar en tierras de cultivo en el borde del bosque, donde supuestamente se ve a Orang Pendek caminando por los campos y saqueando cultivos (especialmente maíz, papas y frutas).[5] Los lugareños con experiencia en los bosques afirman que Orang Pendek busca raíces de jengibre,[9] una planta conocida localmente como “pahur” o “lolo”, brotes jóvenes, insectos en troncos podridos y cangrejos de río.[7] También se cree que la fruta de Durian es una de las favoritas de los Orang Pendek.[10]

Nombres

Orang Pendek y criptidos similares de esta área del mundo también se conocen como Uhang Pandak (dialecto local de Kerinci), Sedapa,[1] [3] Ebu Gogo, Umang,[2] Orang Gugu,[6] Orang Letjo, Atoe Pandak, Atoe Rimbo, Ijaoe, Sedabo y Goegoeh.[11]

Testigos de diferentes orígenes han informado haber visto a Orang Pendek en los últimos cien años.

Suku Anak Dalam

Los Suku Anak Dalam (“Hijos del Bosque Interior”), también conocidos como Orang Kubu, Orang Batin Simbilan u Orang Rimba, son grupos de nómadas que tradicionalmente han vivido en los bosques de las tierras bajas de Jambi y Sumatra Meridional. Según sus leyendas, Orang Pendek ha sido parte de su mundo y co-habitante del bosque durante siglos. Benedict Allen, autor de Hunting the Gugu, escribe que estos grupos con frecuencia dejan ofrendas de tabaco para mantener feliz al Orang Pendek.[6]

En Bukit Duabelas, los Orang Rimba hablan de una criatura, conocida como Hantu Pendek (fantasma corto), cuya descripción se aproxima mucho a la de Orang Pendek. Sin embargo, se piensa que Hantu Pendek es un fantasma o un demonio en lugar de un animal.[12] Según el Orang Rimba, los Hantu Pendek viajan en grupos de cinco o seis, subsistiendo de ñames salvajes y cazando animales con hachas pequeñas. Los relatos de la criatura dicen que embosca a los desafortunados cazadores de Orang Rimba que viajan solos en el bosque. A lo largo del río Makekal en el borde occidental de Bukit Duabelas, la gente cuenta una leyenda de cómo sus antepasados ​​burlaban a estas criaturas astutas pero tontas durante un viaje de caza. La leyenda a menudo se usa para jactarse del intelecto y la razón de las personas que viven a lo largo del Makekal.

Aldeanos locales

Los aldeanos locales de Indonesia proporcionan la mayor fuente de conocimiento e información sobre Orang Pendek. Cientos de lugareños afirman haber visto al animal personalmente o pueden relatar historias de otros que sí lo han visto. Si bien la descripción física conjeturada enumerada anteriormente es informada consistentemente por este grupo, también se informan otras características menos creíbles, como los pies invertidos o el comportamiento mágico o fantasmal.[3]

Colonos holandeses

Los colonos holandeses a principios del siglo XX proporcionaron a los occidentales su introducción moderna a los animales de tipo Orang Pendek en Sumatra. Dos cuentas en particular son ampliamente reportadas:

  • El Sr. van Heerwarden, quien describió un encuentro que tuvo mientras inspeccionaba la tierra en 1923 :

Descubrí una criatura oscura y peluda en una rama… El sedapa también era velludo en la parte frontal de su cuerpo; el color era un poco más claro que en la parte posterior. El cabello muy oscuro en su cabeza caía justo debajo de los omóplatos o casi hasta la cintura… Si hubiera estado de pie, sus brazos se habrían extendido un poco sobre sus rodillas; por lo tanto, eran largos, pero sus piernas me parecieron bastante cortas. No vi sus pies, pero vi algunos dedos de los pies que tenían una forma muy normal… No tenía nada de repulsivo ni feo, ni nada parecido a un simio.[1]

  • El Sr. Oostingh, que vio una criatura extraña mientras caminaba en el bosque :

Vi que tenía el pelo corto, corto, pensé; y de repente me di cuenta de que su cuello era extrañamente coriáceo y extremadamente sucio. “¡Ese tipo tiene un cuello muy sucio y arrugado!” Me dije a mi mismo. Su cuerpo era tan grande como el de un nativo de tamaño mediano y tenía hombros gruesos y cuadrados, no inclinados en absoluto… parecía ser tan alto como yo. Entonces vi que no era un hombre. No era un orangután. Había visto uno de estos simios grandes poco tiempo antes. Era más como un siamang monstruosamente grande, pero un siamang tiene el pelo largo, y no había duda de que tenía el pelo corto.[2]

Investigadores occidentales

El investigador occidental más conocido que intentó documentar a Orang Pendek es una mujer británica llamada Debbie Martyr. Junto con el fotógrafo británico Jeremy Holden, participó en un proyecto de 15 años que comenzó a principios de la década de 1990 y fue financiado por Fauna and Flora International. El alcance del proyecto era documentar sistemáticamente las cuentas de los testigos oculares del animal y obtener pruebas fotográficas de su existencia a través de métodos de captura de cámaras. Debbie y Jeremy no tuvieron éxito en probar su existencia (Mártir pasó a encabezar la Unidad de Protección y Conservación de Tigres de TNKS), pero recolectaron varios moldes impresos que supuestamente parecían ser de Orang Pendek y afirman haber visto personalmente el animal en varias ocasiones mientras trabajaba en el bosque.[3]

De 2001 a 2003, los científicos analizaron los pelos y los moldes de una huella encontrada por tres hombres británicos, Adam Davies, Andrew Sanderson y Keith Townley, mientras viajaban por Kerinci.[13] El Dr. David Chivers, un biólogo de primates de la Universidad de Cambridge, comparó el yeso con los de otros primates conocidos y animales locales y declaró:

… el elenco de la huella tomada fue definitivamente un simio con una combinación única de características de gibón, orangután, chimpancé y humano. A partir de un examen más detallado, la impresión no coincidió con ninguna especie de primates conocida y puedo concluir que esto apunta a que hay un gran primate desconocido en los bosques de Sumatra. [14]

Hans Brunner, un analista de cabello australiano, comparó los cabellos con los de otros primates y animales locales y sugirió que se originaron a partir de una especie de primate previamente no documentada. [14] El Dr. Todd Disotell, un antropólogo biológico de la Universidad de Nueva York, realizó análisis de ADN en los pelos y no encontró nada más que ADN humano en la muestra. Advirtió, sin embargo, que la contaminación por personas que manipularon los pelos podría haber introducido este ADN o que el ADN original podría haberse descompuesto.[15]

A partir de 2005, National Geographic financió un proyecto de captura de cámaras en TNKS dirigido por el Dr. Peter Tse de Dartmouth College que intentó proporcionar documentación fotográfica de Orang Pendek. El proyecto terminó en 2009 sin éxito [15]

Un episodio de la serie de Animal Planet Finding Bigfoot presentó al Orang Pendek, con miembros de la Organización de Investigadores de Campo de Bigfoot que viajaban a Sumatra para investigar a la criatura.

Posibles explicaciones

Tres posibles explicaciones de la identidad de Orang Pendek son prominentes: que todos los avistamientos se pueden explicar como la identificación errónea de los animales locales; que los testigos de Orang Pendek están describiendo una especie de primate previamente indocumentada; y que una especie de homínido primitivo aún vive en la jungla de Sumatra.[3] [7]

Identidad errónea

Muchos lugareños dicen que los pies de Orang Pendek se parecen a los de un niño, como lo demuestran las huellas que han encontrado al caminar por el bosque. Sin embargo, otro animal local, el oso del sol, es una posible fuente de estos avistamientos. Los osos en general son conocidos por tener los pies que parecen bastante humano-como [ citación necesitada ], y el tamaño de un oso de sol son similares a los de un niño. Además, los gibones pueblan los bosques en esta área y se sabe que ocasionalmente descienden al suelo y caminan durante unos segundos a la vez en dos patas. Los testigos posiblemente podrían estar viendo orangutanes; sin embargo: 1) se ha pensado que esta especie se extinguió en todas las regiones del norte de Sumatra, menos en 2) y los testigos casi nunca describen que el animal tenga pelaje anaranjado.[3]

Primate indocumentado

Las características físicas reportadas por Orang Pendek lo diferencian de cualquier otra especie de animal que se sabe que habita el área. Todos los testigos lo describen como un animal simio o humano. Su bipedestación, coloración de pieles y ubicación sur en la isla hacen que los orangutanes sean una explicación poco probable, y su bipedestación, tamaño y otras características físicas hacen que los gibones, los únicos simios conocidos que habitan la zona, sean poco probables. Muchos [ ¿quién?] por lo tanto, proponen que Orang Pendek podría representar un nuevo género de primates o una nueva especie o subespecie de orangután o gibón.[3]

Sobrevivir a los homínidos

Ya en el relato de Orang Pendek del Sr. van Heerwarden, la gente ha especulado que el animal puede ser un homínido. En octubre de 2004, los científicos publicaron reclamos sobre el descubrimiento de restos esqueléticos de una nueva especie de humano (Homo floresiensis) en cuevas en Flores (otra isla en el archipiélago indonesio) que datan de hace tan solo 12,000 años (más tarde se revisaron a 50,000 años) hace). La especie fue descrita como de aproximadamente un metro de altura. Lo reciente de la existencia continuada de Homo floresiensis y las similitudes entre su descripción física y los relatos de Orang Pendek han llevado a una especulación renovada a este respecto.[1]

El descubrimiento de restos fósiles datados en 18.000 años de antigüedad encontrados recientemente del llamado Homo floresiensis, los cuales se encuadrarían con la descripción general del Orang Pendek, han hecho surgir varias hipótesis. Estas hipótesis van desde que el Orang Pendek es el resultado de una antigua tradición sobre una especie ya extinta con la cual los nativos tuvieron contacto hace miles de años, hasta la hipótesis de que el Orang Pendek serían Homo floresiensis aún existentes. Sin embargo, ninguna de las hipótesis ha sido comprobada.

Algunas personas dicen tener restos fósiles, huellas, pelo, excrementos, ADN y testimonios de avistamientos; siendo el principal argumento de los creyentes en su existencia. Sin embargo esta descripción es la típica de la criptozoología más acrítica. En realidad no existen tales restos fósiles, y todas las pruebas físicas de pelo, excrementos, ADN, etcétera, siempre resultan esquivas, y al ser adecuadamente analizadas y comparadas con otros candidatos probables, han indicado pertenecer a orangutanes, otros animales de Sumatra, o incluso al hombre. Referente a las huellas, al ser analizadas por expertos, han concluido que serían falsas o no pertenecerían o no indicarían ser de un homínido. Por ello hasta el momento el Orang Pendek es sólo una de tantas criaturas mitológicas, propias del rico folklore humano, no existiendo evidencia física directa que haya sido ratificada como auténtica por los científicos.

Reproducción artística del Homo Floresiensis.

Tablas de Gradeshnitsa

Tablas de Gradeshnitsa

Las dos caras de las tablas de Gradeshnitsa

Principios de la escritura Vinca.

Las Tablas de Gradeshnitsa (en búlgaro: Плочката от Градешница), desenterradas en 1969 en el noroeste de Bulgaria, en la localidad de Gradeshnitsa, provincia de Vratsa, son, junto a las Tablas de Tărtăria, un importante testimonio de la posible proto-escritura neolítica conocida como escritura Vinča. Las tablas están fechadas en el quinto milenio antes de Cristo y en la actualidad se conservan en el Museo Arqueológico Vratsa de Bulgaria.1​ En 2006, estas tablas fueron objeto de atención en los medios de comunicación búlgaros, debido a las alegaciones formuladas por Stephen Guide, quien afirmó que había descifrado los símbolos.234

La investigación ha demostrado que, a partir del VII milenio a.C., la Península de los Balcanes era una puerta de entrada o pasillo por donde la cultura neolítica, incluyendo la agricultura y la ganadería, se extendió desde Anatolia y el Oriente Próximo.

Las tabletas datan del 4º milenio a. C. Fueron encontrados a unos 400 kilómetros al oeste de Lake Town. Hay varias docenas de ellos. Algo está presumiblemente escrito en su parte superior. En su parte posterior parece haber un símbolo que se asemeja a una rueda de sol. ¿Podría ser esto un ejemplo de un símbolo de esvástica? ¿Quién y cuándo podrá descifrar estas tabletas?

A partir del V milenio a.C., las poblaciones humanas del centro y este de los Balcanes comenzaron a desarrollar tecnologías para el tratamiento de los metales, especialmente el de cobre, con una industria relativamente a gran escala por primera vez en la historia. Las minas de cobre más antiguas del mundo, por ejemplo, fueron encontradas por los arqueólogos cerca de Rudna Glava, en Serbia, y en Mechikladenets/Ai bunar, cerca de Stara Zagora, en Bulgaria.

Además, escriben Boyadzhiev et. al.: La evidencia arqueológica muestra que en el V milenio a.C., estas culturas prehistóricas disfrutaron de un aumento constante de la población y de la riqueza, y experimentaron una estratificación social debido al intenso comercio con productos de metal, sal y otros bienes, con el resto de los pueblos de Europa y Asia.

Estas culturas balcánicas de la Edad del Cobre tenían todas las características de las primeras civilizaciones, entre ellas: los primeros asentamientos urbanos en Europa (Tell Yunatsite, Durankulak y Provadia, en Bulgaria), densas redes de asentamientos, proporción “industrial” de producción de bienes, en especial productos de metal y sal, el desarrollo del comercio, distinción social y estratificación profesional, pictogramas y caracteres interpretados por algunos investigadores como la escritura más antiguo del mundo (las tablas de Gradeshnitsa), por ejemplo, se remonta hasta el VI o principios del V milenio a.C.), así como preciosos artefactos hechos de oro, cerámica, hueso y piedra (el tesoro de oro más antiguo del mundo fue encontrado en la necrópolis de Varna correspondiente a la Edad del Cobre)”.

Esta primera civilización en Europa fue pre-indoeuropea y emergió durante no más de un milenio, cubriendo gran parte de los Balcanes, noroeste de Anatolia y Europa oriental. Se derrumbó a finales del V milenio a. C., debido a la presión de drásticos cambios climáticos y a la invasión de los primeros indo-europeos.