Este Mundo, a veces insólito

Antigüedad

Didi

Didi

Monstruo fabuloso que supuestamente habita en los bosques y selvas de Venezuela y Las Guayanas. Según las leyendas venezolanas, los didis tenían una estatura inferior a los 150 centímetros, y un aspecto muy parecido al de los monos. El explorador alemán Alexander Von Humboldt escuchó, en el siglo XVIII, diversos relatos acerca de ellos en sus expediciones por el Orinoco.

La leyenda de las Guayanas

Olvidadas por la cultura popular, las Guayanas (Guyana, Guayana Francesa y Surinam) son tres pequeños países ubicados en la costa nororiental de América del Sur, al oriente de Venezuela y al norte de Brasil.

Con una población muy pequeña (de apenas 800.000 en el caso de Guyana, el más poblado, y poco más de 250.000 para la Guayana Francesa) y en la frontera entre los llanos, el Amazonas y el Atlántico, los tres países componen una región llena de selvas perdidas, grandes ríos nunca navegados y, ante todo, criaturas misteriosas que rondan lugares desconocidos.

Una de las más conocidas es el llamado “Hombre simio” de Guyana, conocido como Didi por los nativos de la región. Pero más allá de sus semejanzas con otros humanoides, Didi tiene algo que lo diferencia de todos sus homínidos homólogos: tiene unas poderosas garras que lo convierten en una bestia realmente peligrosa.

La leyenda de Didi

Los antepasados de los seres humanos se originaron y desarrollaron en África, y se esparcieron relativamente pronto por el viejo continente. Es por esta razón que leyendas como Almas o Agogve suelen tener tanta fuerza, mientras que otras como Pie Grande suelen ser vistas con mayor escepticismo.

¿Un perezoso gigante?

Por esta razón es problemático pensar que Didi es un pariente cercano de los seres humanos. Pero resulta que las características de dicha criatura no coinciden sólo con las de un ser humano, sino con las de los perezosos gigantes que habitaban las regiones de América cuando llegaron los primeros humanos.

Algunas teorías, entonces, le apuntan a caracterizar esta criatura como un perezoso gigante. Varias cosas coinciden, sus hábitos selváticos, sus garras gigantes, su dieta omnívora y la tendencia a agredir a quien se acerque demasiado.

¿O un antiguo pariente de los seres humanos?

Pero no todos están convencidos de la teoría del perezoso gigante. Un jefe local llamado Damon Corrie realizó la década pasada algunas pequeñas excavaciones que lo llevaron a encontrar objetos que se presentaron como armas y escudos… solo que de un tamaño más que exagerado para cualquier ser humano. Los perezosos no hacen armaduras, por lo que la solución más obvia es que fueron hechas por un homínido.

Un reporte de los 1950’s narraba un encuentro entre un cazador y un gigantesco Didi que dormía en lo que parecía ser una hamaca hecha con elementos increíblemente sencillos. El hombre pasó a su lado haciendo lo imposible por no despertarlo y una vez se encontró a una distancia considerable huyó desesperadamente. Logró llegar a casa a salvo, pero la cosa no terminó allí.

El hombre pronto cayó gravemente enfermo. La tradición decía que se debía a la poderosa magia de Didi, pero de acuerdo con los médicos que lo visitaron era más que todo, una reacción al estado de shock. Afortunadamente el hombre se recuperó.

La expedición de 2007

En el año 2007 una organización conocida como UK Center of Fortean Zoology realizó una expedición importante con miras a encontrar evidencias de la existencia del llamado Didi. La expedición fue incapaz de encontrar un individuo, pero sí recolectó pruebas de quienes dicen haberse encontrado con él.

Algunos residentes de la villa de Taushida, por ejemplo, le contaron que hacia el año 2003 había ocurrido un evento en el que una de estas criaturas habría secuestrado a una pequeña. El único testigo del suceso fue su hermano, que vio aterrorizado como un monstruo peludo salió de la densa selva, agarró a la pequeña con sus garras y volvió a internarse entre los árboles. Pese a los esfuerzos de las personas de la villa, la pequeña jamás apareció.

Pero lo más interesante es que en esta misma región se habla de la “gente del monte”, un grupo humano que mide alrededor de metro y medio y suele evitar a toda costa a los nativos: los caracteriza un rostro rojo. Dichas personas desaparecieron a partir de los 1980’s, cuando muchas de las selvas que habitaban se convirtieron en sabanas.

De existir, es probable que el Didi pronto sufra un destino semejante.

En 1553 el conquistador español Cieza de León cita el mito de las “maribundas” o “marimondas”, criaturas de la selva muy temidas por los nativos de Nueva Granada. También es citada esta leyenda por el marqués de Wavrin respecto a los nativos del Guaviare. De todos modos tal criatura ha sido plenamente identificada con el mono araña (Atheles belzebuth).

Otra leyenda es la del di-di o Didi, criatura de aspecto antropoide descripta por las tribus de Venezuela, Guyana y la frontera brasileña con ambas naciones. Una de las primeras citas sobre esta criatura la hizo el naturalista Edward Bancroft en 1769. Seres similares fueron descriptos por el explorador británico Charles Barrington Brown en su visita a la Guayana Británica en 1876. Una expedición a la Guayana británica realizada en 1931 por Nello Beccari, Renzo Giglioli e Ignesty Ugo para encontrar rastros del Mono Grande de Loys, obtuvo el relato de un magistrado británico de apellido Haines quien dijo haber visto dos grandes seres bípedos cubiertos con pelo marrón rojizo en 1910 en un bosque a orillas del río Konawaruk (afluente del Esequibo). Beccari recogió varios testimonios sobre estas criaturas.

No obstante nada de esto parece tener relación con la criatura que dijo haber matado el geólogo suizo François de Loys en 1918 en el estado venezolano de Zulia, cerca del poblado de El Cubo, a orillas del río Tarra, cerca de la frontera colombiana. Cuenta el geólogo que realizaba el trazado del plano geológico de la región, contratado por la Royal Dutsch Shell, cuando su equipo fue atacado por enormes simios bípedos de metro y medio de estatura. Al abrir fuego huyeron pero uno fue abatido. Lo describió como un ser de 1, 57 metros, 37 dientes y sin cola. Le tomó una fotografía  y luego lo hizo desollar. No obstante debió abandonar la piel y el cráneo del animal, junto con gran parte del equipaje, durante el difícil viaje de regreso.

La cosa pudo no haber pasado a mayores de no aparecer en escena el infame médico suizo George Montandon. El autor de la teoría hologenésica, dogma del nazismo, conoció a de Loys en 1928. Ya en marzo de 1929 Montandon anuncia por carta a la Academia de Ciencias de París el descubrimiento de la nueva especie de antropoide, el Ameranthropoides loysi, al que consideraba el ancestro de la “raza roja” americana.

La reacción no se hizo esperar. Los antropólogos franceses e ingleses tacharon al descubrimiento de fraude y la polémica se extendió hasta la muerte de Loys en 1935. A partir de entonces comenzó a declinar y el asunto fue olvidado. A pesar de todo aún se escribe sobre el Mono Grande de de Loys, ignorándose quizá que el médico venezolano Marcelo Tejera denunció por carta, fechada en julio de 1962, al periódico venezolano El Universal que el asunto de de Loys era una broma. La denuncia fué realizada con motivo de haber asistido en 1919 a una conferencia de Montandon en París sobre el descubrimiento de un antropoide en Venezuela. Cita con detalles cómo fué testigo del momento en que el geólogo suizo fotografiaba un ateles muerto en el campo de Mene Grande en 1917. Según Tejera, que trabajó como médico junto a de Loys en un campo de exploración petrolera en Perijá, el mono era una mascota del geólogo a la que se le había amputado la cola y era llamada “hombre mono” por esa razón. De paso identificó al presunto antropoide con un mono araña hembra, riéndose del hecho de que tanto de Loys como Montandon confundieron el gran clítoris de la criatura con un pene.

Tejera aporta del dato, desconocido por los investigadores del caso, de la conferencia de 1919. La versión oficial es que Montandon publicó la descripción de la supuesta nueva especie en 1929, y que de Loys escribió sobre su descubrimiento ese mismo año. Al parecer dejaron pasar diez años para que se olvidara el incidente de los cuestionamientos de Tejera en la conferencia de 1919.

Pocono Wilmand

Pocono Wilmand

(Pocono y Westmoreland – Pennsylvania, EE. UU.)

En una tarde soleada en algún momento de julio de 1970, un par de hermanas adolescentes cruzaban las carreteras secundarias de las montañas Pocono cuando divisaron una espantosa monstruosidad bípeda, que quedaría grabada en sus recuerdos por el resto de sus vidas.

En 1973, hubo una concentración de extraños encuentros de hombres-mono provenientes de Pensilvania. Lo que hizo que estos avistamientos fueran tan únicos no solo eran las características humanas de la bestia y la pigmentación albina, sino el hecho de que se decía que estaba en posesión de un objeto de aspecto muy futurista, que sostenía en su mano gigantesca.

Durante el verano de 1973, el Grupo de Estudio de Objetos Voladores No Identificados (WCUFOSG) del condado de Westmoreland amplió los parámetros de su ámbito para incluir dentro de sus investigaciones los casos de HOMINIDS PELUDOS, que estaban aumentando en frecuencia e intensidad en la región; llevando a muchos de los miembros del grupo a creer que estos fenómenos superficialmente dispares estaban de alguna manera interrelacionados.

En 2015, una abuela del estado de Nueva York, que pidió ser identificada solo como Annette B., se puso en contacto con American Monsters, nos presentó (lo que ella admite libremente) un boceto general” y nos obsequió con una historia de ella breve, aún memorable, encuentro con una extraña BESTIA HÍBRIDA en las montañas Pocono.

Aunque casi medio siglo había transcurrido desde el suceso, el incidente permaneció fresco en su memoria… y los temores persistentes la han mantenido fuera del bosque hasta el día de hoy.

Ubicado en la esquina noreste de Pensilvania y con vistas al valle de Delaware, las pintorescas montañas Pocono son 2.400 millas cuadradas de lagos y bosques prístinos que, como muchos otros bosques remotos en América del Norte, tienen fama de albergar una población de grandes dimensiones, peludas, bestias parecidas a BIGFOOT.

Pero, según un testigo ocular, hay al menos una criatura desconocida merodeando en la selva de los Poconos que no es ni humano, SASQUATCH ni DIABLO MONO. De hecho, este ser único bien puede pertenecer a una subespecie propia.

La historia de este curioso cryptid comienza en julio de 1970, cuando Annette, que entonces tenía 18 años, pasaba su tercer verano como empleada del Bill Walker Motor Lodge, ubicado en Blakeslee, Pensilvania. La mujer y su hermana visitante, Christine, de 16 años, acababan de dejar al compañero de trabajo de Annette y regresaban a la casa de campo.

Según el relato de Annette, las hermanas, saboreando el hecho de que les habían dado permiso para conducir el Porsche de Bill Walker en el recado, se lo estaban pasando en grande manejando a través de un área densamente arbolada con las ventanillas bajadas y la radio hacia arriba. Fue entonces cuando tuvieron un encuentro con lo desconocido, que ninguna mujer olvidaría jamás. En las propias palabras de Annette:

“Manejaba a unas 35 millas por hora y mientras la carretera se curvaba vi que esta cosa caminaba en la hierba alta justo en frente de la línea de árboles en el lado opuesto de la carretera. Al instante reduje la velocidad para ver mejor y mi hermana dijo ‘Dios mío, ¿qué es eso?’ “.

Instintivamente, Annette redujo la velocidad del automóvil del deporte hasta quedar a paso de tortuga” para echar un vistazo a esta anómala figura animal. Fue entonces cuando obtuvo su primera mirada extendida del rostro del ser ahora inmóvil. Annette describió lo que vio:

“Tenía una cabeza plana, como Frankenstein, y ojos grandes. La nariz era pequeña, casi inexistente, como dos ranuras. Tenía orejas salientes y labios carnosos. Tenía la boca abierta, pero no vi ningún diente”.

Annette continuaría describiendo a una criatura que medía entre 6 y 7 pies de altura, con un amplio cofre, un cuello largo y una capa de piel blanquecina que cubría su cuerpo y la mayor parte de su rostro.

No estaba segura de si los rastros de marrón en la piel formaban parte de la pigmentación o simplemente suciedad en el cabello. Annette prosiguió describiendo su rostro:

“Sus ojos estaban oscuros y separados. Su cabello cubría la mitad inferior de su cara. Había una piel rosada alrededor de los ojos y la frente. Parecía que su cabello era un poco más largo en su cabeza y colgando sobre su frente como flequillo”.

Annette declaró que la criatura estaba parada en el césped, que ella estimó que medía unos 3 pies de altura, haciendo que sus extremidades inferiores fueran invisibles, pero notó que sus brazos eran excesivamente largos y colgaban a los lados. Ella no podía distinguir las manos.

Cuando el Porsche se detuvo en el camino de grava, Annette afirmó haber visto a la bestia con los ojos cerrados. En el momento en que sus ojos se encontraron con los de este ser bestial, ella fue repentinamente vencida por una ola de terror nauseabundo.

Annette rápidamente hizo rodar su ventana y fue entonces cuando Christine, justificadamente abrumada por la prueba, comenzó a gritar para que su hermana se fuera. Annette apartó su mirada de los ojos obsesionantes y oscuros del hombre-cosa y cumplió sabiamente con la petición de pánico de su hermana. De acuerdo con Annette:

“Llegué al acelerador. Estaba asustado. Yo quería salir de allí. Solo tuve la sensación de que si nos quedábamos allí, esa cosa podría atacarnos. No sé por qué. Fue solo una reacción visceral”.

Mientras dejaban a la criatura atrás, Annette miró por el espejo retrovisor, aterrorizada por la perspectiva de que esto realmente podría comenzar a perseguirla a ella y a su hermana casi histérica. El Salvaje no había movido un músculo con la excepción de su cabeza, que aparentemente había vuelto para verlos partir.

Unas pocas millas más tarde, justo cuando los dos hermanos petrificados estaban comenzando a recuperar la compostura, sucedió lo impensable. El nuevo Porsche murió repentinamente en el medio del camino rural. Siendo la hermana mayor, Annette intentó poner un barniz de calma en beneficio de Christine, pero se horrorizó en secreto de que la bestia acechara en el bosque, a pocos metros del automóvil atascado.

Por suerte, un buen samaritano pronto pasó y pudo obtener el Porsche, que había quedado sin aceite por sus propietarios, y volvió a funcionar. Los hermanos aliviados agradecieron sinceramente a su benefactor y lograron regresar a la caseta del motor sin incidentes. En el camino allí decidieron (por temor a la burla) guardarse la vista solo.

Años más tarde, esbocé la criatura que Annette describió y, después de hacer todos los cambios necesarios para hacer que la imagen coincidiera con su memoria, afirmó que era como ver al monstruo de nuevo por primera vez en 45 años. A la derecha está mi boceto muy rudo, pero aprobado por los testigos, del Pocono Wildman.

Cuando le pregunté si pensaba que podría haber visto un Bigfoot, negó con la cabeza negativamente y dijo:

“No lo creo. Puede haber sido en parte humano, en parte hombre de las cavernas. Eso es lo único con lo que puedo pensar para compararlo. Definitivamente no era una persona o un oso. Hasta el día de hoy, no tengo idea de lo que podría haber sido”.

Es interesante notar la comparación de “hombre de las cavernas” de Annette, ya que hay muchos que sienten que el ALMAS ruso es menos un animal parecido al YETI y más un neandertal prototípico. ¿Podría ser que un ancestro humano EXTINTO ANTERIOR esté merodeando por los Poconos? Se han reportado avistamientos similares, aunque raros, desde todo el mundo desde Rusia hasta el noroeste del Pacífico.

En este punto también deberíamos considerar las descripciones físicas de Annette de este ser decididamente no parecido a Bigfoot. En primer lugar, el detalle de la “cabeza plana” es diametralmente opuesto al cráneo PELUDO HOMINÍFICO generalmente enarbolado y cónico. Además, la mención de su “cuello” no encaja con la típica representación de Sasquatch. El albinismo, sin embargo, es bastante común en los avistamientos de Bigfoot.

Hasta ahora, esta es la única descripción de una “cosa” albina, peluda, de labios lisos, de labios gruesos, de nariz chata, que hemos encontrado en Pensilvania o en cualquier otro lugar. Podemos estar lidiando con un homínido peludo deformado, un neandertal reliquia o, como sugirió un investigador, bajo condición de anonimato:

“Tal vez sea una especie de cruzamiento extraño entre Bigfoot y Gray. Los secuestrados afirman que están haciendo bebés humanos híbridos, entonces ¿por qué no hacer bebés híbridos de Bigfoot? ¿Quién sabe?”

La especulación es, huelga decirlo, descabellada. Pero el hecho es que no hay más pruebas a favor o en contra de la hipótesis del “híbrido alienígena”, que de cualquier otra teoría.

De cualquier manera, hasta que esta criatura levante nuevamente su mata de pelo sucio, todo lo que podemos hacer es esperar y mantenernos optimistas de que no pasarán otros 45 años hasta que recibamos un segundo informe.

En su crónica extraordinariamente completa de todas las cuentas de Bigfoot disponibles entre 1918 y 1980, “The Bigfoot Casebook”, publicado en 1982, Janet y Colin Bord incluyeron una serie de encuentros que tuvieron lugar en Pensilvania durante 1973.

Aunque todos estos casos nos interesan, el que se destaca en particular es el informe de un encuentro atípico con una extraña criatura humanoide albina que hemos denominado WESTMORELAND WILDMAN. Aunque estos encuentros tuvieron lugar 3 años después y aproximadamente a 240 millas del avistamiento de Blakeslee, parece haber una conexión innegable entre la llamativa descripción (y la ilustración que la acompaña) de las muchachas sin nombre cerca de Pittsburgh y el informe hecho por el entonces jóvenes hermanas en los Poconos.

Además del hecho de que ambos describieron a una criatura de pelaje blanco con el pelo ralo alrededor de los ojos, la nariz y la boca, la ilustración de Westmoreland, que fue extraída de los archivos de LOREN COLEMAN, muestra claramente a la criatura con cabello corto sobre su cabeza, orejas puntiagudas, labios carnosos y fosas nasales expuestas, todo lo cual comparte en común con Pocono Wildman.

Le envié la imagen de arriba a “Annette B.” que nos obsequió con su vista del Pocono Wildman y declaró que el parecido entre lo que había visto y la ilustración de arriba era “extraño”. También estaba encantada con la perspectiva de que alguien, además de ella y su hermana, podría haber visto a la misma criatura (o una muy similar) en el mismo marco de tiempo y región, ciertamente general.

Si bien no hay evidencia directa que vincule estos dos casos (¿cuándo hay alguna vez?), Parece como si bien pudiera haber habido una extraña -y posiblemente extraterrestre- entidad escondida en Pennsylvania a principios de los años setenta.

Caso Westmoreland

Con respecto al caso Westmoreland, que fue narrado por Janet y Colin Bord en su exhaustivamente investigado “The Bigfoot Casebook”, publicado en 1982, el par había leído el informe de WCUFOSG y tenía esto para decir:

“En la noche del 27 de septiembre de 1973, a eso de las 9:30 p.m., dos niñas esperaban que les llevaran en un campo cuando vieron a una criatura peluda, blanca y pelirroja, con una altura de 7-8 pies, en el bosque”.

Esta extraña aparición es única en los anales de la tradición BIGFOOT, a excepción de una cuenta proveniente de Blakeslee, Pensilvania, que tuvo lugar solo tres años antes.

Según la testigo ocular Annette B., la criatura que vio en 1970 -que medía entre 6 y 7 pies de altura, con un amplio pecho, un largo cuello y una capa de piel blanca y sucia- se parecía mucho a la vista por las dos chicas sin nombre en 1973. Annette pasó a describir su rostro:

“Sus ojos estaban oscuros y separados. Su cabello [blanco] cubría la mitad inferior de su cara. Había una piel rosada alrededor de los ojos y la frente. Parecía que su cabello era un poco más largo en su cabeza y colgando sobre su frente como flequillo”.

Pero mientras que Annette y su hermana no habían podido ver las manos de la bestia, ya que estaban oscurecidas por la densa maleza, las chicas involucradas en el encuentro de Westmoreland vieron que la criatura llevaba algo más que extraño:

“Aún más sorprendente fue el hecho de que llevaba una esfera luminosa en la mano”.

Este objeto anómalo pide comparación con la “varita mágica” supuestamente empuñada por uno de los LOVELAND FROGMEN en mayo de 1955. Aproximadamente a las 3:30 a.m., en un tramo solitario de una carretera que corre a lo largo del río Little Miami, un hombre afirmó han visto tres, bípedos, de 3 y 4 pies de alto, anfibios, entidades de rana que se mueven a un lado de la carretera.

De repente, una de las criaturas sostuvo una varita sobre su cabeza, por lo que supuestamente salieron chispas del extremo del dispositivo.

Esto, así como el caso de Westmoreland, representan solo algunos de los pocos eventos criptozoológicos que, según se dijo, involucraban dispositivos tecnológicos ostensiblemente avanzados.

Huelga decir que las adolescentes sin nombre en el incidente de Westmoreland no esperaron para ver qué haría la criatura albina o su esfera luminosa. De acuerdo con los Bords:

“Sorprendidas, las chicas corrieron a su casa y le contaron lo que le habían visto al padre de una de ellas. Fue al bosque a buscar a la criatura y estuvo fuera por más de una hora”.

Mientras el padre se había ido por ese prolongado período de tiempo -sin duda con respecto a las ya aterrorizadas niñas-, se descubrió que el Wildman blanco no era el único objeto anómalo que se veía en las cercanías. Como los Bords ‘crónica:

“Varias personas en el área declararon que durante el tiempo que el hombre estuvo en el bosque, se vio un objeto que parecía un avión estacionario en el cielo sobre el bosque, y que brilló un brillante rayo de luz hacia los árboles”.

Uno casi no puede evitar suponer que existe al menos una conexión tentativa entre el Wildman de Westmoreland y el OVNI que se cierne sobre el área en que se lo vio.

Losa de Maikop

Losa de Maikop

Losa de Maikop.

La losa de Maikop es un resto arqueológico que contiene símbolos sin descifrar, posiblemente una escritura de tipo jeroglífica. Su factura ha sido atribuida a la cultura de Maikop o una cultura más antigua.

Descubrimiento

La losa de piedra fue encontrada por casualidad en 1960, en el territorio de la colonia Koeschevskogo.1

La primera publicación fue en la revista soviética “Техника — молодежи” № 11, de 1964,1​ siendo con posterioridad investigada también por E. Krupnov I.2​ y G. F. Turchaninov,3​ quienes realizaron las primeras tentativas de descifrado.45

La losa con la inscripción tiene forma triangular y está almacenada en el Museo de Etnografía de San Petersburgo.6

Datación

La pieza está databa como contemporánea de la cultura de Maikop (ca. 37002500 a. C.).

La losa de Maikop es la creación material más antigua de estas características de los pueblos aborígenes de la antigua Unión Soviética, y por lo tanto de Rusia.1

En 1960, se encontró una piedra con signos misteriosos en una de las granjas cercanas a Maykop (Adygea)… La piedra habría estado en la bóveda con una gran cantidad de otros materiales arqueológicos, si a principios de 1963 el etnógrafo L. no se había reunido con él. I. Lavrov, un conocido experto en la epigrafía del Cáucaso. Lo condujo a Leningrado y mostró a los principales expertos soviéticos en escritos antiguos…

El profesor G.F. se encargó de descifrar el texto en la placa de Maikop. Turchaninov de la sucursal de Leningrado del Instituto de Lingüística de la Academia de Ciencias de la URSS. Lo comparó con la carta pseudo-jeroglífica bíblica y encontró en ella algunos elementos que le recordaban a los jeroglíficos hititas. De acuerdo con las características paleográficas, él fechó la inscripción 13-12 siglos antes de Cristo. y lo consideró una obra de Kolkhs que alguna vez vivió en estos lugares.

Pero lo más sorprendente fue que, según Turchaninov, la inscripción era fácil de leer en abjasio. Y parecía ser sobre la ciudad de Ayia, que pertenecía a un gobernante local y se construyó en algún lugar en las estribaciones. Según Turchaninov, la inscripción dice:

“Esta ciudad, a quien pertenece, es el rey, nuestro gran rey, el Moran”. La ciudad de Aya es su pericia, y el gobernante del X-3 la construyó en el año 21 en las afueras de las montañas”. Más tarde, Turchaninov revisó este texto: “Este Azeg rey del Gran Marna es un descendiente (hijo)”. La fortaleza de Aya es de su propiedad. La pava de Hiza llegó aquí a principios de mes para sembrar en el año 21, construyó esta fortaleza en el país de las rocas, en una tierra de oro, en el valle de Pahu”.

Turchaninov vio en esta inscripción una lista con el mito de los Argonautas. Escribió sobre los posibles contactos de los antiguos abjasios con los fenicios y los hititas, e incluso está listo para identificar a los Sind que vivieron en la antigüedad en Taman con los abjasios. En cuanto a la antigua ciudad mencionada en la inscripción, supuso que una vez estuvo en el valle del río. Blanco, es decir en el territorio de Adygea. (Turchaninov, 1965a, 1966, 1971. C 11-33).

El erudito y arqueólogo Adyghe N. G. Lovpache reveló su versión de la traducción sobre la base de la letra jeroglífica hitita en el antiguo idioma Adigah: “El gran sacerdote Hebatu, el virrey del dios Kasutawa, el marido de 51 años, había venido a los jardines y construyó la ciudad para el vástago de la casa real Sapule. El hermano de Arnuwada, el gobernante, el matala y el hagar trajeron un gobernante a la ciudad. En el año 25 del hatham (prosperidad?), el gobernante consagró la fortaleza del palacio de Mae con un sacrificio de 21 ovejas a la deidad del grano Hayama, arando “.

Cultura de Maikop

Extensión de las culturas Maikop y Yamna.

La cultura de Maykop o cultura de Maikop (ca. 37002500 a. C.) fue una importante cultura arqueológica situada en Rusia meridional, desde la península de Tamán en el estrecho de Kerch hasta la frontera moderna de la república de Daguestán, y por lo tanto centrada en la actual Adigueya, cuya capital es Maikop, en el valle del río Kubán. La cultura toma su nombre de una tumba real encontrada en esa localidad. El Carro de Maikop, extremadamente rico en artefactos de oro y plata, fue descubierto en 1897.

Es aproximadamente contemporánea y está aparentemente influenciada por la cultura Kura-Araxes (35002200 a. C.) que se asentaba sobre el Cáucaso y se extendía a la Anatolia oriental. Hacia el norte y el oeste se extendía la contemporánea cultura Yamna, e inmediatamente al norte se encontraba la cultura Novotitorovka (3300-2700 a. C.), que la solapa en su extensión territorial.

Es conocida principalmente por sus prácticas funerarias, enterrando típicamente en un hoyo, a veces rodeado de piedra, coronado por un kurgán o túmulo. En las inhumaciones más tardías los kurganes son sustituidos por cairns de piedra.

La cultura es notable por la gran cantidad de artefactos de bronce bien decorados asociados a ella, sin paralelo en su tiempo. También se han encontrado objetos de oro y plata.

Pombero

Pombero

Estatua del pombero en el Museo Mitológico Ramón Elías en Capiatá, Paraguay.

El Pombero es una especie de duende o espíritu de la mitología guaraní. Este mito se es propio del acervo cultural de Paraguay y del norte de la región del Litoral argentino.

Pombero: Se le conoce como: Pomberito, Pÿragué (‘Pies peludos’), Karaí Pyhare (Señor de la Noche), Kuarahy Jára (Dueño del Sol, tal como se lo conoce en el mito de los mbyá del sur del Brasil y de la provincia argentina de Misiones), Cho Pombé (‘Don Pombero’), Chopombé, Chopombe.

Los guaraníes sostenían que podría tratarse de un aborigen guaycurú, pueblo con los cuales tenían continuos conflictos.1

Lo definen como un hombre fornido, emite un silbido continuo que dura no más de 30 segundos, moreno y retacón, con abundante vellosidad en partes específicas y brazos muy cortos. A veces usa un sombrero de paja con corazones y luce andrajoso, puede llevar una bolsa al hombro pero a los tres metros se le parte el brazo. Se cuenta que sus pisadas no se sienten. Sus pies se pueden dar vuelta, de manera que confunde a aquellos que quieren seguirlo, aunque ésta es una característica de una población indígena del Chaco paraguayo denominados pyta jovái (Talones Dobles), porque al utilizar unas zapatillas de plantilla rectangular era imposible descubrir hacia donde se dirigía el caminante en el polvoriento suelo chaqueño. La mayoría de las versiones coinciden en describirlo con la boca grande y alargada y los dientes muy blancos; los ojos chatos, como los del sapo, una mirada fija, como la lechuza; y las cejas de pelo largo. Es decir que, aunque algunos dicen que es alto, flaco, y lleno de pelos, otros dicen que es bajito, gordo, y lleva un sombrero de paja.

Mitología

Puede llegar a ser tanto amigo como enemigo del hombre, según la conducta de éste. Según se cuenta, el hombre que quiera tener de aliado a este duende puede dejar ofrendas por la noche como tabaco, miel o caña (aguardiente, en otros lados). Generalmente, la gente del campo le pide favores tales como hacer crecer los cultivos en abundancia, cuidar de los animales de corral, etc. Pero después de pedirle un favor no deben olvidarse jamás de hacer la misma ofrenda todas las noches durante 30 días, porque si lo olvidan, despertarán su furia haciendo innumerables maldades en aquel hogar.

Nunca se debe pronunciar su nombre en voz alta, hablar mal de él o silbar en horas de la noche, porque esto lo enoja. Puede vengarse molestando o ensañándose e incluso golpeando a esa persona. Un mero roce con sus manos peludas puede producir que la persona se torne zonza, muda o experimente temblores para el resto de su vida. Se dice que si se le imita el silbido, el pombero puede contestar de manera enloquecedora. Por eso, y para no ofenderle, la gente creyente prefiere nombrarlo en voz baja y se guarda de pronunciar su nombre en las reuniones nocturnas.

Muchos testigos del campo afirman, todavía en la actualidad, que lo han visto. Puede molestar a sus enemigos tirándoles piedras o haciéndose invisible para luego mover las ramas de los árboles o imitar voces de animales salvajes o aparecerse como un asno sin cabeza y cosas por el estilo. Abre puertas y ventanas con violencia. Anuncia su presencia por un silbido agudo en medio de la callada noche. Busca asustar a la gente piando como ciertas aves cuando cae el sol, es otra forma de saber que el pombero está muy cerca. Se dice que le gusta rondar a mujeres embarazadas porque piensa que es el padre, o también a madres con bebés pequeños que no han sido bautizados y se les anuncia por las formas ya mencionadas.

Las madres dicen a sus hijos pequeños que no deben de salir a fuera a la hora de la siesta porque pueden encontrarse con el Karaí Pyhare y éste se los puede llevar.

Forma en que actúa

Su función primordial es la de cuidar del monte y los animales salvajes. Suele vender saumerios, joyas y perseguir niñas. Se enoja muchísimo si algún cazador mata más presas de las que consumirá. Si eso ocurre se transforma en cualquier animal o planta y con argucias induce al infractor a internarse a lo profundo del monte donde se pierde. Lo mismo sucede con el pescador, o aquel que corta árboles que no utilizará. Su presencia no siempre puede ser advertida, porque la capacidad de metamorfosearse, hace que vigile subrepticiamente la conducta de los hombres. Es bajito, negro y posee un défisis de pronunciar excesivamente la letra “Z”.

Como es muy lascivo, acecha a las mujeres, especialmente a las que no han sido bautizadas para poseerlas, y viola a aquella esposa que públicamente pone en tela de juicio la virilidad de su marido. Algunos investigadores han recopilado la creencia de que el Pombero puede preñar a las mujeres, solo apoyando el dedo en su vientre. Esto ocurriría si la dama solitaria, sin bautismo, al ser visitada en la noche por él, no le invita tabaco, miel o cigarrillos. Quizá, de esta manera inocente e ingenua, la cultura guaranítica explica los nacimientos extramatrimoniales, hecho muy repudiado en estos núcleos sociales.

También suele acechar sujetos con la cara junta ya que suele molestarlo.

Si el Pombero es enemigo, se está expuesto a innumerables peligros dentro del bosque, porque siempre con engaños intentará perderlo en la espesura. Algunas veces provoca extraños accidentes dentro de los ranchos, como por ejemplo que se cierren solas las puertas, o caigan utensilios de la cocina, misteriosamente. Los que están enemistados con él, en las noches, suelen escuchar pasos y voces en los alrededores del rancho, como si alguien caminara por el patio.

En cambio si es amigo, pueden obtenerse grandes ventajas, puesto que él, de manera invisible guiará al cazador hasta el lugar donde se hallan las presas más grandes y gordas, la buena pesca o los mejores frutos silvestres que sirven de alimento.

Mitos similares

Entre los mapuche (araucanos) y habitantes de Chiloé, hay también un ser similar al Pombero llamado Trauco que persigue a las mujeres. Es igualmente un ser bajo y lascivo que pertenece a las regiones boscosas de los hacheros de Chile.

Como san Antonio y el Negrito Pastorero del folklore del Brasil, el Pombero interviene también en la búsqueda de los objetos perdidos. Por eso se oye decir: «¡Pomberito, Pomberito, si me hacés encontrar [aquí el nombre del objeto perdido] yo te ofrezco tabaquito!». Esta promesa debe ser cumplida para evitar que el pomberito se enoje, como acostumbra hacerlo.

Origen del nombre

El origen del nombre, quizá lo encontramos en el sur del Brasil, donde se llama «Pombeiro» al que espía. Igualmente los aborígenes guaraníes llamaban al que marchaba en las líneas de avanzada, reconociendo el terreno, antes y durante los malones. Por su actitud de acecho, quizá Pombero derive de estas fonías aunque puede derivar de la expresión guaraní «Po mberu» (‘Mano de mosca’), que puede aludir a lo silencioso e imperceptible de este genio de la noche.

Avistamientos

Recientemente se ha publicado un video en internet, que consta de dos niños caminando por el bosque en Misiones, al noreste de Argentina mientras hablan cuando uno de ellos ve algo al costado de un árbol, la mala calidad del video no deja distinguir muy bien, pero se pueden admirar dos brazos y piernas, y una forma de caminar bastante similar a la humana.

El pombero en la cultura popular

El mito del pombero ha sido estudiado en un programa documental sobre temas paranormales (especialmente Criptozoología) del canal Sci-Fi llamado Destination Truth’ (‘Destino: La verdad’) en el capítulo 6 de su primera temporada titulado «El Lobizón y el Pombero».

El álbum Sr.Pombero de la banda Kchiporros basa su nombre en este personaje2

Inscripciones chinas Shang

Inscripciones oraculares chinas Shang

La dinastía Shang (chino: 商, Wade-Giles: Shang1, pinyin: Shāng) (1766a.c1122a.c), 商 quiere decir “comercio”, por lo tanto, quiere decir “la dinastía comercial”. También conocida como dinastía Yin (殷), (殷 también quiere decir ardiente o apasionado) es la segunda dinastía en la historia de China y la primera cuya existencia histórica está documentada. Su extensión territorial abarcaba el valle del río Amarillo.

Hasta el siglo XX muchos expertos dudaban de la existencia real de la dinastía Shang, dado que no se disponía de evidencias al respecto; todas las menciones a los reyes Shang aparecían en obras chinas escritas muchos siglos después, durante la época Zhou. Sin embargo, numerosos descubrimientos arqueológicos realizados a lo largo del siglo XX confirmaron la existencia de esta dinastía y por tanto la fiabilidad de los textos del periodo Zhou.

Los principales hallazgos arqueológicos en el valle del río Amarillo que han confirmado la existencia de los reyes Shang son los objetos rituales de bronce y, muy en especial, los huesos oraculares, caparazones de tortuga (plastrones) y grandes omóplatos de animales (en su mayor parte de ganado bovino) sobre los que se realizaban y escribían predicciones oraculares basadas en la piromancia.

Estas inscripciones tenían típicamente tres secciones: una pregunta para el oráculo, la contestación del oráculo, y el resultado que reflejaba si el oráculo tenía razón. Estos textos escritos en los huesos oraculares son la forma más antigua que se ha conservado de la escritura china y han desempeñado un papel fundamental en las investigaciones recientes sobre el origen y desarrollo de los caracteres chinos. La información proporcionada por los huesos oraculares provee una visión privilegiada de las primeras etapas de la civilización china sobre variados aspectos, como política, economía, cultura, religión, geografía, astronomía, calendario, arte y medicina.

Yinxü y Las inscripciones sobre caparazones de tortugas

La existencia de la civilización china se ha registrado durante el transcurso de miles de años, y ha podido ser comprobada en los tiempos actuales de muy rica sobre todo en reservas subterráneas. A partir del siglo 20 en que se introdujo en China la arqueología contemporánea, se han producido muchos e importantes descubrimientos arqueológicos.

En el municipio An´yang de la provincia de Henán, en el centro de nuestro país, existe una ruina metropolitana de 24 kilómetros cuadrados de superficie, mundialmente reconocida como la ruina Yinxü. Conforme a los registros históricos, en el siglo 14 antes de nuestra era, el rey de la dinastía Shang, Pan Geng, trasladó hasta allí la capital desde Qüfu, provincia de Shandong. En los 300 años posteriores ese lugar resultó el centro político, cultural y económico de la dinastía.En el año 1046 a.n.e., el rey Wu de la dinastía Zhou, derrotó al último rey Zhou de la dinastía Shang, de modo que este lugar fue convertido  en una ruina. Como la dinastía Shang se nombraba Yin, y la palbra ruina se pronuncia en chino como Xü, de ahí se derivó el nombre de Yinxü, el que mantiene desde entonces.

(foto: Yinxü)

La exploración y descubrimiento de Yinxü, ha sido el logro arqueológico más importante del siglo 20. Se han desenterrado gran cantidad de reliquias, incluidas las inscripciones sobre caparazones de tortugas, objetos de bronce, entre otros. El primer descubrimiento ha sido clasificado como uno de los grandes eventos en la historia arqueológica del mundo.

(foto: las inscripciones sobre caparazones de tortugas)

Esas inscripciones son letras antiguas inscritas en las cubiertas y los huesos de los animales. Para lograr tal hecho, primeramente se  extraía la sangre y la carne de los huesos y se cortaban, luego eran  grabados con alguna herramienta de corte, en la parte interior del caparazón o la parte exterior del hueso del animal. Los grabados se realizan por medio de ordenanzas. Los divinatorios, o sea, los encantadores, esculpen su nombre, la fecha de adivinación y las preguntas a plantear en el caparazón o hueso. Queman luego las grabaduras, que al ser calentadas, se agrietan y esas aberturas son llamadas “zhao”. Los encantadores analizan las direcciones de esas grietas y dan finalmente un resultado. Esculpen también las envolturas o los esqueletos de ser exactos los resultados de la adivinación. Finalmente esos caparazones o huesos con toda grabadura son conservados como archivos oficiales.

En Yinxu, se han desenterrado hasta la fecha más de 16,000 pedazos de caparazones y huesos, algunos completos, y otros, pedazos sin escrituras. Según estadísticas realizadas, los diversos tipos de caracteres grabados en ellos, totalizan más de 4,000, y aproximadamente 3,000 han sido estudiados e investigados por los eruditos, los que mediante sus explicaciones han planteado que solamente han identificado mil de esos caracteres, pues los restantes no se encuentran legibles, presentando grandes divergencias por parte de los eruditos. A pesar de esto, a través de estos mil caracteres, la gente ha podido conocer en general la política, economía, cultura, entre otros, de la dinastía Shang.

Además de las inscripciones realizadas en la dinastía Shang, últimamente se han descubierto otros idénticos grabados de más temprana edad, pertenecientes a la dinastía Zhou del Oeste. Pero no  catalogados de tanta importancia como los de la dinastía Shang, por su poco contenido y cantidad.

El significado más importante del desenterramiento en Yinxü, no reside sólo en las letras en los caparazones y los huesos, ya que los arqueólogos han descubierto allí más de 50 ruinas de palacios, templos y otras construcciones, 12 tumbas de emperadores, miles de cementerios de aristócratas y plebes, mil fosas de sacrificio, cinco talleres de artesanía, más de 30 hoyas de carretas y caballos, así como gran cantidad de objetos de bronce, jade, cerámica, hueso, todo lo cual ha ofrecido una representación e imagen de la sociedad antigua de nuestro país.

Algunos descubrimientos arqueológicos se correlacionan poco con relatos escritos acerca de la dinastía Shang, que gobernó desde la caída de la dinastía Xia hasta la época de la Dinastía Zhou de alrededor de 700 años, hasta alrededor de 1000 a.C. La fecha es sólo aproximada porque los historiadores no están de acuerdo en la datación. Los principales relatos antiguos están en las Actas del Gran Historiador que fueron escritos entre aproximadamente 109 a.C y 91 a.C por Sima Qian y otro texto que se llama los Anales de bambú (竹 书 纪年) que era un texto que se dice que fue enterrado con el rey de Wei, que murió en el 296 a.C y fue redescubierto en el 281 d.C, durante la dinastía Jin. El texto fue escrito en piezas planas de bambú, y es por eso que se llama los Anales de bambú. Sin embargo, al igual que las historias acerca de la dinastía Xia, las historias sobre Shang puede ser mitos o fábulas simplemente que estaban vigentes en la época de los Reinos Combatientes. A diferencia de la dinastía Xia, en la dinastía Shang había registros escritos en forma de inscripciones sobre huesos y objetos de bronce. El Imperio Shang tenía una jerarquía gobernante, un alto nivel de la artesanía de bronce, y un sistema de escritura jeroglífica.

Los Antiguos Registros Escritos

Está escrito que el rey Tang de la tribu Shang (1675-1646) vio caer al ultimo gobernante Xia. El último rey Xia, Jie, fue nombrado, y vivía en el lujo y la decadencia, y además él era opresivo. Así que empezó a atacar el pueblo de Xia, Tang empleó hombres sabios para que lo ayudaran. Hubo una rebelión, y Tang Shang conquistó a los Xia en el año 1600 antes de Cristo. El propio pueblo de Jie se puso del lado de los Shang. Se dice que él gobernó bien, porque bajó los impuestos y las tribus periféricas se convirtieron en vasallos. Su territorio se incrementó de manera que incluyó territorios mucho más al sur y llegó hasta el mar.

El último rey Shang se llamó Shang Zhou. Una tribu vecina se llamaba Zhou. Al igual que el rey Jie de la Dinastía Xia, fue derrotado por los gobernantes Zhou debido a esto su propia gente se rebeló. Sus propias tropas y los esclavos se unieron a los Zhou en la última batalla. El nuevo gobernador Zhou fue llamado Zhou Wu. Él permitió que el hijo de Shang Zhou gobernase el pueblo Shang como vasallos. Los gobernantes Zhou también desterraron a personas destacadas de los Shang a otros lugares.

Descubrimientos Arqueológicos de la Era de Cultura Shang

Se han encontrado ciudades de la era Shang alrededor de todo el río Amarillo y al sur, cerca del río Yangtze. Estos pueblos, aparentemente compartían una cultura similar. Las ciudades tenían murallas para su defensa. Se cree que la ciudad Yin de la dinastía Shang fue nombrada capital. Se encontró cerca de Anyang. El sitio se llama las Ruinas de Yin. Las tumbas Yin y lugares rituales contenían armas y los restos de los seres humanos y los animales sacrificados. El pueblo Shang practicaba el sacrificio humano. Fueron encontrados miles de huesos del oráculo con inscripciones. Los huesos de oráculo son los huesos en los que las personas inscribían jeroglíficos. Se cree que estos huesos fueron utilizados para la adivinación o la magia. Los jeroglíficos muestran que las personas tenían un lenguaje escrito.

En 1976, los arqueólogos abrieron una tumba sin saquear llamada Tumba 5. Era la tumba de Lady Fu Hao. Ella tuvo una carrera militar, y un historiador llamado Robert Thorp dijo que la variedad de armas en su tumba se correlacionan con las inscripciones de huesos del oráculo. Las vasijas de bronce y herramientas demostraron que la gente Shang tenía un alto nivel de tecnología de la metalurgia del bronce. Ellos fueron capaces de producir grandes ollas.

De acuerdo a los relatos históricos, la civilización en la región se desarrolló alrededor del río Amarillo bajo el reinado de las dinastías Xia, Shang y Zhou. No hay mención de ningún otro reino avanzado en la región. Sin embargo, los arqueólogos han descubierto otras culturas la Edad del Bronce que desmienten la idea de que la civilización de los pueblos de la región sólo se desarrolló a lo largo del río Amarillo.

Sanxingdui (2000-1250 a.C)

La más importante de las civilizaciones la Edad del Bronce que existieron contemporáneamente con la cultura Shang que se llama la cultura de Sanxingdui. Fue descubierta hace unos 25 años. La tecnología del bronce de este reino era diferente a la del pueblo Shang y tal vez más avanzada. Esta cultura también construyó grandes ciudades amuralladas. Sin embargo, la cultura era muy diferente. Arqueólogos chinos descubrieron esta civilización en el año 1986. El sitio arqueológico se encuentra en la provincia de Sichuan unos 40 kilómetros al noreste de Chengdu. Análisis de plomo y otros metales en las piezas fundidas de bronce indica que algunos de los metales se obtienen de los mismos lugares que las personas Shang obtuvieron su metal. Al parecer, hubo un contacto entre los dos pueblos, pero la gente Sanxingdui no se menciona en los relatos antiguos, como los Anales de bambú. Esto contradice la historicidad de los antiguos registros escritos.

La civilización tuvo la alta tecnología de fundición de bronce, y fueron capaces de hacer objetos de bronce inusualmente grandes y finamente diseñados, mediante la adición de plomo para hacer la aleación de bronce. No hay textos o no se han encontrado inscripciones, y no hay ninguna mención de esta cultura en los registros de otras culturas. Esta cultura sigue siendo intrigante y misteriosa. Lea más en Sanxingdui.

Desarrollo de Escritura china en Dinastía Shang

Los escritos en la zona se remontan a los jeroglíficos que se usaron en la dinastía Shang. No se sabe mucho acerca de la dinastía Shang, o su escritura. No se han encontrado documentos, apenas sólo unos miles de jeroglíficos escritos en objetos de bronce y los huesos del oráculo. Los primeros textos que se han descubierto datan de la dinastía Zhou (1045-256 a.C), que conquistó la dinastía Shang. El sistema de escritura jeroglífica más tarde evolucionó en los caracteres chinos ideográficos y parcialmente fonéticos que se utilizan hoy en día. Lea más sobre la escritura china.

Profecías chinas

Las inscripciones tienen más de 3.000 años de antigüedad. (Museo Nacional de Escritura China)

El Museo Nacional de Escritura China de Anyang, en la provincia de Henan, solicita ayuda. Lleva ya años estancado con unas escrituras de más de 3.000 años de antigüedad. Tienen miles de caracteres tallados en huesos y conchas, quizá los primeros registros de la civilización china, esperando a ser traducidos, pero no hay manera. A estas alturas, se les hace bola, nadie en el departamento sabe qué significan y, por eso, el museo ha difundido un SOS global en busca de auxilio y ha ofrecido una jugosa recompensa para aquellos que resuelvan el misterio: nada menos que 100.000 yuanes, alrededor de 13.000 euros, por cada símbolo descifrado.

Aunque las inscripciones, que se remontan a los tiempos de la dinastía Shang (reinó desde el 1766 a.C. hasta el 1122 a.C.), se parecen a los caracteres de la escritura china moderna, llevan siendo un enigma durante siglos. Aquí no hay piedra Rosetta ni nada que se le parezca. No obstante, los investigadores ya han logrado descifrar alrededor de 2.000 caracteres, y son los 3.000 restantes los que se les atascan. Se cree que los símbolos fueros esculpidos en conchas de tortuga y omóplatos de bueyes por adivinos y que registran predicciones de todo tipo, desde el clima o los impuestos de la época hasta el paso de un cometa o un eclipse.

Si traducimos un sustantivo o verbo, el hallazgo puede resucitar el estudio de otras escrituras y ayudarnos a entender la historia

El museo espera que los 13.000 euros de recompensa sean incentivo suficiente para que los expertos emerjan. Asimismo, ofrece 50.000 yuanes, unos 6.300 euros, para cualquiera que proporcione una explicación definitiva para uno de los caracteres en disputa. En este sentido, las autoridades chinas alientan a estos futuros investigadores a utilizar, junto con los métodos más tradicionales, las técnicas que la tecnología ofrece (como los big data y la nube), para comprender y compartir los progresos que se vayan produciendo. Aquellos que soliciten la recompensa tendrán que escribir un informe que debe ser recomendado al menos por dos especialistas de alto nivel antes de su presentación.

Quedan más de 3.000 símbolos por descifrar. (Museo Nacional de Escritura China)

Nombres de personas o lugares

La teoría principal hasta ahora asegura que la mayoría de los caracteres que quedan por traducir hacen referencia a nombres de personas o lugares. “Los textos se escribieron hace miles de años y muchos lugares han cambiado sus nombres, por eso es difícil verificarlos”, señala Liu Fenghua, especialista de la Universidad de Zhenghou, en el diario ‘Chengdu Economic Daily’.

Se cree que los símbolos fueros esculpidos por adivinos y que registran predicciones sobre el clima o los impuestos de la época

Dada la expectación que gira en torno a los extraños símbolos, dar significado a uno de ellos sería un logro considerable en la carrera de cualquier científico. “Si interpretamos un sustantivo o un verbo, el hallazgo puede resucitar la investigación de muchas escrituras de este tipo y nos puede ayudar a entender mejor la historia antigua”, asegura Zhu Yanmin, profesor de historia de la Unviersidad de Nankai, en el ‘Beijin Youth Daily’. Sin embargo, el proceso está durando más de la cuenta y, como señala Fenghua, “muchos investigadores han cambiado su foco de investigación a otros temas por razones económicas”.

Una nueva era de la arqueología

El misterio pervive no solo desde que se inició la investigación, sino que se conoce desde hace siglos, cuando los huesos fueron desenterrados por unos granjeros de la provincia de Henan. Muchos de ellos se vendieron en los mercados de medicina tradicional y no fue hasta 1899 cuando el anticuario chino Wang Yirong hizo públicas las inscripciones talladas en lo que se creía que eran “huesos de dragón”.

Entrada del museo. (Museo Nacional de Escritura China)

El descubrimiento provocó un gran interés entre los coleccionistas ricos, a muchos de los cuales se les dio gato por liebre y terminaron comprando falsificaciones. El misterio se adormeció hasta 1920, cuando la Academia de las Ciencia de China descubrió más huesos que se remontan al comienzo de la Edad de Bronce y, en concreto, a la dinastía Shang. Desde entonces, se han desenterrado cerca de 200.000 fragmentos óseos y cerca de un cuarto de ellos tienen inscripciones.

De superar el punto muerto en el que se encuentra la investigación ahora, se iniciaría así una nueva era en la que gracias a las nuevas tecnologías y la ayuda de personas fuera de los círculos habituales del museo o académicos se podría encontrar solución a los enigmas que aún plantean los artefactos de la antigüedad.

Busgosu

Busgosu

El Busgosu o Musgosu es una criatura de los bosques en las mitología asturiana y cántabra, cuya apariencia, mitad hombre mitad cabra (o carnero), recuerda al dios griego Pan, o al romano Fauno.

El busgosu/bugoso es el señor de todos los animales y los árboles del bosque,  a la vez el defensor de los bosques, protege y controla a la flora y fauna que en ellos habita.

Tiene intención burlona, pero también puede hacer daño a aquel que quiera ir contra la naturaleza. Vive en lo más profundo del bosque y en cuevas.

Es bípedo, y tiene cuernos, torso velludo y espesa cabellera; las patas son de cabra, mientras que el torso y los brazos, al igual que su rostro, presentan rasgos humanos. Sin embargo, otras representaciones muestran su apariencia más cercana a un duende, resaltando sus orejas puntiagudas más que sus cuernos, aunque aún conservando sus rasgos y atributos caprinos, en estos casos se lo representa vistiendo traje y sombrero verdes.

Existen dos mitos, uno en la zona oriental de la cordillera Cantábrica, que se asemeja más al mismo mito cántabro, es decir, donde el Musgosu es benefactor y guía a los pastores cuando se pierden, o ayuda a arreglar las cabañas de las brañas. El otro mito, más extendido en el occidente de Asturias, dice que el Busgosu es el señor del bosque y de todo lo que habita en él. Es enemigo encarnizado de los leñadores y cazadores, y su beso causa la tisis, demacrando a sus víctimas y llevándoles a una cruel y lenta muerte.

Se cree que este mito fue introducido por los ferreiros vascos asentados en Asturias en el siglo XVII, aunque otros estudiosos del tema lo consideran un mito autóctono.

En el siglo XVII, cuentan que muchos certificados de defunción describían como causa de la muerte el trato sexual con un hombre del bosque (el busgosu) que transmitía la tisis, escrofulismo y otras enfermedades que daban palidez….

En la mitología vasca, existe el BASOJAN, que es equivalente al BUSGOSU.  También puede corresponder al FAUNO pagano.

En Asturias hay citas/denominaciones de el Busgosu que varía en distintos puntos. En Piloña se cita el Mofosu que iría revestido de musgos, el Peludu en Tineo, el Vellosu en Libardón (Colunga), etc.

La escultura adjunta se encuentra en la senda del Camín Encantáu del valle de Ardisana (Concejo de Llanes) y es obra del escultor local Pedro Bueno.

Sisemite

Sisemite o Liticayo

Desconocido PRIMATE de América Central.

Etimología: del náhuatl (uto-azteca) tzitzimitl (“adivino”).

Nombres variantes: Chichimeque (Rama / Chibchan), Chichimicli (Azteca), Chichinité (Tol), Itacayo, Li Queck, Qetcux (Chortí / Maya, “abductor”), Sicimici, Siguanaba (para la mujer), Sirpi (Paya / Chibchan)), Sisimiti (Mopán / Maya), Sissimito, Suinta (Mosquito / Misumalpan, “espíritu de las montañas”), Susumete, U tcur witsir (Chortí / Maya, “espíritu guardián de la colina”).

Descripción física: cuerpo parecido a un gorila, cubierto de pelo oscuro que llega al suelo. Más alto y más amplio que un hombre. La cabeza es como la de un humano Ojos grandes. Se dice que tiene cuatro dedos y no tiene pulgar. Se dice que los dedos gordos están hacia atrás.

Comportamiento: mayormente nocturno. Camina bípedo pero corre en cuatro patas. Da largos pasos. Agresivo. Aullidos y gritos. Los chortí tienen un nombre para su grito, marikonet, que significa vagamente, “Te atraparemos”. Sin lenguaje. Come cangrejos y caracoles. Duerme en cuevas. Se dice que atacan a los hombres en senderos solitarios y secuestran a mujeres y niños.

Hábitat: bosques montanos.

Distribución: al norte y al oeste de Cubulco, Guatemala; Nicaragua; Cavernas de Camasca y Pico Bonito, Honduras; estado de Quintana Roo, México; Montañas Mayas, Belice.

Avistamientos significativos: se dice que un talismán maya en la ruina de Xunantunich, Belice, descubierto por Lars Thomas, muestra un Sisimite.

En 1912, el abuelo de Don Manuel Majía se encontró con un Sisimite en Pico Bonito, Honduras. Caminaba como un hombre y era alto y peludo.

En 1932, mientras dirigía una expedición patrocinada por el Museo Británico, Thomas Gann vislumbró un gran animal que corría a cuatro patas en una zona pantanosa cerca del Río Azul, estado de Quintana Roo, México. Tenía pelaje negro y peludo y una melena blanca que oscurecía su rostro. Pensó que se parecía a un gran perezoso de tierra.

En la década de 1940, Miguel Huzul presentó una denuncia policial en Cobán, Guatemala, que alegaba que su yerno era un delincuente por permitir que un sisimita secuestrara a su hija en su casa mientras miraba impotente.

Criaturas similares son reportadas en Guatemala, donde se ha dicho que secuestran a mujeres y niños (Sanderson 1961, pp. 161-162).

Posibles explicaciones:
(1) Una entidad mítica, como CANNIBAL GIANT o LITTLE PEOPLE.
(2) GIGANTE HOMINADO o PELUDO BIPED de América Central.

(3) Una especie desconocida de primate o pereza similar al MAPINGUARI sudamericano.

El Sisemita es una criatura parecida a Pie Grande que vivía en las montañas Guarunta de América Central y en el desierto de Guatemala. El Sisemita a menudo se describe como una criatura parecida a un mono de 6 a 8 pies de alto con varias características similares a las humanas, incluyendo caminar con un paso bípedo. El cabello de los Sisemita es peludo y largo, de modo que barre el suelo cuando la criatura camina con sus anchos pasos. Similar a las vocalizaciones reportadas de Bigfoot, a menudo se dice que el grito de los sisemitas es muy ruidoso y penetrante, y puede escucharse a kilómetros de distancia de las colinas y montañas aisladas que el sisemita llama hogar.

El Sisemite es conocido por varios nombres diferentes en la región, por ejemplo, a lo largo de la costa de Mosquito de América Central se lo conoce como Ulak o Uluk. Los Rama y los criollos llaman a esta criatura Yoho o Yubo, mientras que el nombre mexicano en español para la criatura es chichimita. Algunos indios afirman que esta criatura misteriosa se ha visto en ocasiones en los últimos cuarenta años alrededor de las montañas Guarunta, que se extienden al norte del bajo Río Coco. Los indígenas guatemaltecos Chorti a menudo asocian a los sisemitas con el secuestro de mujeres, que dicen que es para propósitos de procreación o compañía. También creen que el Sisemita es el guardián del desierto, y es conocido por atacar a los cazadores humanos para proteger a las otras criaturas del bosque.

Muchos pobladores aún comentan con admiración la asombrosa historia de una mujer que logró escapar de la cueva donde la tenía secuestrada el Sisimite, se dice que el monstruo al darse cuenta del escape persiguió a la mujer con los tres hijos de ambos pero ella no se detuvo y cruzó el río, del otro lado se detuvo un instante y vio como el Sisimite enojado porque no regreso tiró los niños al río y se ahogaron.

Al Sisimite se le asocia al Dios Chac de la Cultura Maya y los pobladores aseguraban que en el interior de las cuevas están grabadas las manos y huellas que dejaron los sisimites.

No hay evidencia física que respalde la existencia de la criatura conocida como Sisemite, sin embargo, para encontrar evidencia de una criatura de una especie similar, visite la página de Exploradores Desconocidos en Bigfoot.

El Sisimite, según el folclore, tiene cuatro dedos y no tiene pulgares, y algunas veces se dice que sus pies apuntan hacia atrás, dos rarezas anatómicas que también se atribuyen al mucho más pequeño y poco común El Duende en algunas partes de Belice. Se cree que ambas criaturas viven en cuevas en las profundidades del alto matorral, que es el término beliceño para el bosque tropical montano virgen. (Esta es información impresa en Rabinowitz, Alan 1986, Jaguar, Struggle and Triumph in the Jungles of Belize). De hecho, Duende, el nombre español, se utiliza para el más pequeño “Sisimite”, como se hace referencia por los nativos: el vaquero enano con un gran sombrero es el concepto español y no el nativo.

El Sisimite posiblemente esté relacionado con el primate misterioso informado en y alrededor de la desembocadura del río Orinoco en Venezuela y las tierras altas de Guayana, Sudamérica. Heuvelmans se refiere a las estatuas de simios tan desconocidos en Colombia en su libro En la pista de los animales desconocidos. En Buckskin Joe, Edward Jonathan Hoyt reportó un encuentro que tuvo en 1898 en Honduras. Una criatura grande, simiesca, de aproximadamente 5 pies de altura, se arrastró por el extremo de su litera. Hoyt mató al animal, que se parecía a un humano peludo (Green Sasquiatch 1978, p.133).

El geólogo Wendell Skousen dijo que la gente de Cubulco en Baja Verapaz informó: “Vive en las montañas un hombre muy grande y salvaje, completamente vestido de pelaje corto, grueso, marrón y peludo, sin cuellos, ojos pequeños, brazos largos y manos enormes. Dejan huellas del doble del tamaño de las de un hombre “Varias personas dijeron que el sisimite las había perseguido por las laderas de las montañas. Skousen pensó que las criaturas, que él indicó viajaron en dos patas y algunas veces en las cuatro, podrían haber sido osos. Sin embargo, al interrogar a los nativos cuidadosamente, escribió: “parecía un oso, pero no fue por la descripción que dieron: ningún hocico ostentoso ni orejas” (Sanderson Abominable Snowmen, 1961, p.159).

El antropólogo Michael Howard señala en Kekchi Religious Beliefs and Lore Regarding the Jungle (Estudios Nacionales, 1974, Vol. 3: 34-49) que los Kekchi Maya del distrito de Toledo meridional de Belice reconocen tres clases principales de habitantes de los bosques. Primero fueron las principales deidades, dirigidas por tzultacah, un dios tierra / cielo / agua; y luego, una clase de espíritus locales menores y seres personificados. Finalmente hay “varios animales que a menudo se consideran en estrecha relación con tzultacah, como el Sisimite y otros animales más comunes como la vaca de montaña [tapir] y el tigre [jaguar]”. Por lo tanto, el Sisimite se ve claramente como un animal raro, no un ser súper natural.

Ivan T. Sanderson

En su clásico compendio, Abominable Snowmen: Legend Come to Life (1961, Chilton, Filadelfia), el difunto Ivan T. Sanderson proporcionó uno de los pocos relatos detallados del Duende de Belice (anteriormente Honduras Británica), en América Central. Refiriéndose al Duende, en español para enano o duende, por la forma anglicanizada de Dwendi, Sanderson los describió como homínidos peludos de entre 3.5 y 4.5 pies (1-1.4 m) de altura que supuestamente habitaban los bosques montanos tropicales del sur de Belice. También recopiló informes del Sisimite (hay varios deletreos alternativos, todos aparentemente derivados del término náhuatl tzitzimitl), un gigante peludo parecido a Sasquatch de la vecina Guatemala. Posteriormente descubrí que el Sisimite era igualmente conocido en Belice.

Desde que leí el libro de Sanderson en la década de 1970, había visto a Belice como un lugar intrigante y relativamente accesible para llevar a cabo trabajo de campo criptozoológico. Leer el libro de Alan Rabinowitz, Jaguar, Struggle and Triumph in the Jungles of Belize (1986, Arbour House, Nueva York) luego solidificó mis intenciones. En este relato de su pionero estudio de campo de jaguares en Cockscomb Basin, el autor del zoólogo se refiere a la creencia generalizada de los lugareños en el Duende y Sisimite, e incluso cita un encuentro personal, breve y enigmático, con lo que dice “parecía una hombre pequeño, de aproximadamente un metro de altura “de pie al borde del bosque nocturno. Finalmente llegué a Belice en enero de 1992 y pasé los siguientes tres meses viajando solo por el país a pie y en autobús, a menudo acampando en lugares aislados.

Tan importante como mis entrevistas con informantes locales fue el hecho de que estar en Belice me dio la oportunidad de estudiar materiales publicados disponibles en ningún otro lugar. Me impresionó rápidamente descubrir que el “mito” del Duende era tan frecuente que la criatura se representa en realidad en un sello de correos beliceño como parte de una serie sobre el folclore. También había mucha información en Characters and Caricatures in Belizean Folklore (1991, Comisión de la UNESCO de Belice) tanto en Duende como en Sisimite.


Tata Duende – tata es una palabra maya para “anciano” o “abuelo” que comúnmente se representa como un hombrecillo peludo y arrugado con tacones puntiagudos, a veces con un machete o bastón, a menudo cubierto con pieles o trapos, y siempre vestido un sombrero grande (Sanderson ignoró, o desconocía las cuentas de la ropa y los implementos. ¡Y explicó ingeniosamente el gran sombrero citando a un chimpancé que una vez vio en África con una hoja de palmera muerta sobre su cabeza como un sombrero mexicano!) Duende es visto como un embaucador y un alborotador, aunque generalmente no es maligno, y a veces rescata a las personas perdidas en el bosque. A menudo se le acredita con una facilidad para el lenguaje, la creación de música o poderes hipnóticos.

El Sisimite es “mejor descrito como un gran gorila peludo con una cabeza muy parecida a un humano”. No puede hablar, y es un primate bastante malévolo (a diferencia de Sasquatch, pero similar al mítico gorila africano de antaño) que matará humanos del mismo sexo y secuestrará y violará a los del sexo opuesto. Tiene cuatro dedos y no pulgares, y algunas veces se dice que sus pies apuntan hacia atrás, dos rarezas anatómicas que también se atribuyen al Duende en algunas partes de Belice. Se cree que ambas criaturas viven en cuevas en las profundidades del “monte alto” -el término beliceño para bosque tropical montano virgen- aunque el Duende a veces se “ve” en pastos y otros entornos más cultivados.

También realicé una valiosa investigación bibliográfica en los Archivos Nacionales de Belmopan, la pequeña capital del interior de Belice. El artículo más interesante que encontré fue escrito por el antropólogo Michael Howard (1974, Creencias religiosas de Kekchi y Lore Regarding the Jungle, National Studies, Vol. 3 [2]: 3 ~ ~ 9). Howard nota que el. Kekchi Maya del distrito de Toledo, en el sur de Belice, reconoce tres clases principales de habitantes de los bosques. Primero están las deidades principales, dirigidas por Tzultacah, un dios del cielo / tierra, agua / bosque. La siguiente es una clase de espíritus locales menores y seres personificados (el Duende probablemente caería bajo este título, aunque el artículo no lo menciona). Finalmente hay “varios animales que a menudo se consideran en estrecha relación con Tzultacah, como el sissimito [sic] y otros animales más comunes como la vaca de montaña [tapir] y el tigre [jaguar]”. Por lo tanto, el Sisimite se ve claramente como un animal raro, no un ser sobrenatural.

Los Kekchi ven a estos animales especiales como especies indicadoras presentes solo en el ecosistema sano y no perturbado del “arbusto alto”. Cuando este bosque primario es derribado, tales animales se retiran. Howard cita a un informante que dijo: “Desde que se abrió el camino y ha llegado más gente, Tzultacah ha llevado a sus animales más lejos en el monte, especialmente el sissirnito y el tigre”. (El artículo también menciona una descripción de Kekchi de que el Sisimite tiene “sus dedos gordos vueltos hacia atrás”, una posible explicación del mito de los pies hacia atrás).

Lo que sigue son los aspectos más destacados de mis conversaciones con varios beliceños, relacionadas en el orden en que se realizaron las entrevistas. Primero fue una mujer mestiza en las oficinas de la Sociedad Audubon de Belice, quien dijo que el duende era una especie de fantasma en la forma de un hombre pequeño o un hombre sin pelos con sombrero. Ella dijo que su hermano afirmó haber visto una vez cuando era niño.

Colin Young, un niño criollo de 14 años en el Santuario de Babuino Comunitario (mono aullador) en Bermudian Landing, me dijo que personalmente no creía en el Duende. Pero relató dos detalles interesantes de las historias que había escuchado: que el Duende estaba cubierto de pelo “como un perezoso”, y que era tan fuerte que la criatura tiró de su caballo a un hombre que alguna vez intentó atar a un Duende.


Chulin, un ex-chiclero maya de 62 años (coleccionista de chicle sap para chicles) de San Jose Succotz, cerca de San Ignacio, riendo me dijo que no podía “recordar” nada sobre el Duende o el Sisimite. Atribuí su reticencia a uno de dos factores: o bien su vida de cacería y bushwhacking lo habían convencido de que tales criaturas no existían, o sus creencias evangélicas cristianas lo hacían considerarlos como demonios paganos.

Chulin fue mi guía durante mi viaje de cuatro días a la antigua ciudad maya de Caracol, ubicada en lo profundo del bosque de la remota meseta de Vaca. Pasamos una noche en el Campamento Seis, donde fuimos recibidos por otro ex chiclero y ermitaño, Antonio. Testigo de Jehová, Antonio describió a Duendes como “demonios”.

Luego pasé varias semanas en Cockscomb Basin Wildlife Sanctuary y en la reserva de jaguares fundada por Rabinowitz, desde donde organicé una caminata de cuatro días para escalar el Victoria Peak, oficialmente la montaña más alta de Belice. Mi guía maya en ese viaje, Antolino Pop, dijo que nunca había visto un Duende o Sisimite, y no estaba seguro de si aún existían, aunque recordó historias sobre ellos desde su juventud en San Antonio, la principal comunidad maya del Distrito de Toledo. En mi última noche en Cockscomb, uno de los vigilantes nocturnos de la reserva, Galbino Pau, se deleitó con sus propios cuentos de San Antonio. Dijo que su tío había sido secuestrado brevemente y dejado en trance por un Duende mientras cazaba. También recordó estar asustado por los aullidos del Sisimite mientras escalaba en las colinas fuera de la ciudad; ¡y habló de un cazador de Sisimite estadounidense que había sido rescatado de las criaturas por un helicóptero del ejército británico!

Para la última fase de mi viaje, viajé al sur a Toledo, la fuente de muchas historias. Leonardo Acal, un trabajador de la salud y chamán Kekchi en San Pedro Colombia, me dijo que el duende era un ser sobrenatural y cambiante, un espíritu de la oscuridad que representaba el poder de la tierra y que podía ser invocado por un chamán maya utilizando el apropiado oraciones e incienso. Dijo que el Sisimite era “como Bigfoot”. No era “un animal simple”, sino un poderoso antepasado de los mayas, un cavernícola de las altas arboledas cuya apariencia representaba un presagio para el hombre moderno.

“En San Antonio, pasé una noche en el único hotel de la zona. Sin mencionar nada sobre el Sisimite, le dije al propietario, un hombre maya un tanto cosmopolita llamado Sr. Bol, sobre mis planes de acampar en las colinas de las afueras de la ciudad. Inmediatamente me advirtió que tuviera cuidado con “los gorilas” y sacó un cómic en español protagonizado por un héroe parecido a Tarzán, que incluía representaciones realistas de feroces simios antropoides gigantes. “Así es como se ven”, dijo Bol. Agregó que un cazador local había visto recientemente una gran huella en la tierra lisa de una hormiga tacaña en las colinas. Luego repitió el cuento sobre el cazador de Sisimite estadounidense, pero en su versión el desventurado estadounidense había desaparecido y sus huesos se encontraron años más tarde.

Al día siguiente, y con cierta dificultad, penetré a una buena distancia en las colinas al sur de San Antonio, acampando esa noche en una de ellas. Huelga decir que no fui abordado por ningún Sisimites enojado.

Story of encounter from Panama:http://www.bigfootencounters.com/creatures/darien.htm

El Sisimite sería lo mismo que los “Gorilas de Yucatán” mencionados en algunos relatos.

Inscripción de Behistún

Inscripción de Behistún

La inscripción de Behistún, grabada en la pared de un acantilado, contiene el mismo texto en tres idiomas, donde se explica la historia de las conquistas del rey Darío I, y está ilustrada con imágenes talladas del soberano con otros personajes presentes.

Coordenadas:  34°23′26″N 47°26′09″E

País:  Irán

N.° identificación: 1222

La inscripción de Behistún (en persa: بیستون ) es una inscripción monumental en piedra de la época del imperio aqueménida (s. VI a.C.). Está inscrita sobre la pared de un acantilado en la provincia de Kermanshah, al oeste de Irán, a unos 100 metros de altura. Fue ordenada inscribir por Darío I de Persia en algún momento posterior a su accesión al trono del imperio persa en 522 a.C. y antes de su muerte en 486 a.C.

La inscripción incluye tres versiones del mismo texto, en tres lenguajes diferentes, empleando escritura cuneiforme: persa antiguo, elamita y babilonio. Un oficial del ejército británico, Sir Henry Rawlinson, transcribió la inscripción en dos momentos, en 1835 y 1843. Rawlinson pudo traducir el texto cuneiforme en antiguo persa en 1838, y los textos elamitas y babilonios fueron traducidos por Rawlinson y otros después de 1843. Está inscripción es a la escritura cuneiforme lo que la Piedra de Rosetta a los jeroglíficos egipcios: el documento clave para el desciframiento de una escritura antigua desconocida que muestra el mismo texto en otro idioma conocido. El lenguaje babilonio era una forma tardía del acadio; ambas son lenguas semíticas. La inscripción de Behistún fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2006. Abarca una zona de protección de 187 ha y una zona de respeto de 361 ha.

La inscripción

El texto de la inscripción es una proclamación de las hazañas de Darío I de Persia previas a su acceso al trono. Los tres textos, que presentan básicamente el mismo contenido, están escritos en tres lenguas distintas, usando para cada uno una adaptación de la escritura cuneiforme. El panel inmediatamente bajo el friso está escrito en persa antiguo, una lengua indoeuropea. Los otros dos textos fueron escritos en elamita y babilonio, ambas lenguas semíticas. Darío gobernó el Imperio Persa desde el año 521 a. C. hasta el 486 a. C. En algún momento hacia el 515 a. C. ordenó la creación de esta inscripción, que describiera un largo relato de su ascenso frente al usurpador Gaumata y las subsecuentes guerras victoriosas de Darío y el sofocamiento final de la rebelión, para ser así inscritas en un acantilado cercano a la moderna ciudad de Bisistun, en las colinas de los Montes Zagros de Irán, en el punto donde se yerguen desde el llano de Kermanshah.

La inscripción mide aproximadamente 15 metros de alto por 25 de ancho, y se halla 100 metros por encima de un acantilado al lado de un antiguo camino que unía las capitales de Mesopotamia y Media (Babilonia y Ecbatana). Su acceso es muy complicado, ya que, después de su finalización, las laderas fueron eliminadas para hacer la inscripción más perdurable.

Columna 1 (DB I 1-15), boceto de Fr. Spiegel (1881).

El texto en persa antiguo contiene 414 líneas en cinco columnas; el texto elamita incluye 593 líneas en ocho columnas y el babilonio tiene sólo 112 líneas. La inscripción fue ilustrada con un bajorrelieve de la vida de Darío, dos sirvientes y diez figuras de un metro de altura, que representan los diferentes pueblos conquistados; el dios Ahura Mazda, representado como Faravahar, se muestra flotando sobre el conjunto de figuras mientras bendice al rey. Una figura parece haber sido agregada después de que las otras estuvieran acabadas, al igual que la barba de Darío, que es un bloque de piedra separado unido a la figura con pernos de hierro y plomo, un hecho realmente excepcional.

En la historia antigua

La primera referencia histórica de que se tiene noticia sobre la inscripción es a través del autor griego Ctesias de Cnido, quien conoció su existencia sobre el 400 a. C. Tácito asimismo la menciona e incluye una descripción de algunos de los antiguos monumentos auxiliares en la base del acantilado, donde había un manantial. Lo que se ha podido recuperar de ellos es coherente con la descripción de Tácito. Diodoro de Sicilia también escribe sobre el “Bagistanon” y sostiene que fue inscrito por la reina Semíramis de Babilonia.

Tras la caída del Imperio Persa y los reinos herederos (el imperio macedonio, el imperio parto y el imperio sasánida), y después de que la escritura cuneiforme cayera en desuso, la naturaleza de la inscripción fue olvidada, y se le atribuyó un origen cuando menos fantasioso o mítico. Durante siglos, en vez de ser atribuida a Darío (uno de los primeros reyes persas), se creyó que procedía del reino de Cosroes II de Persia (uno de los últimos). Una leyenda narraba que había sido creada por Farhad, amante de la esposa de Cosroes, Shirin. Exiliado por su transgresión, se encomendó a Farhad la tarea de horadar la montaña para encontrar agua; si tenía éxito, le darían autorización para casarse con Shirin. Tras muchos años y ya con media montaña suprimida, Farhad encontró agua, pero Cosroes le informó que Shirin había muerto. Se volvió loco, y se lanzó desde lo alto del acantilado. Naturalmente, Shirin no había muerto, y se ahorcó al enterarse de la noticia.

Descubrimiento

Textos cuneiformes de la inscripción de Behistún.

No fue hasta 1598, cuando el inglés Robert Sherley la vio durante una misión diplomática en Persia en nombre de Austria, que la inscripción atrajo por primera vez la atención de los eruditos de Europa Occidental, quienes llegaron a la conclusión de que era un relato de la ascensión de Jesús. Las interpretaciones bíblicas erróneas por parte de los europeos fueron abundantes en los dos siglos siguientes, incluyendo teorías tales como que se trataba de Cristo y sus apóstoles, las tribus de Israel o Salmanasar I de Asiria.

En 1835, Sir Henry Rawlinson, un oficial del ejército británico que entrenaba al ejército del Sah de Persia, empezó a estudiar seriamente la inscripción. Como en esa época el nombre de la ciudad de Bisistun se había anglicizado en “Behistun”, el monumento empezó a ser conocido como la “inscripción de Behistun”. A pesar de su inaccesibilidad, Rawlinson consiguió escalar el acantilado y copiar la inscripción en persa antiguo. La versión en lengua elamita se encontraba al borde de un abismo, y la versión en lengua babilonia estaba cuatro metros más abajo; ambas estaban lejos de ser fácilmente alcanzables y se dejaron para ulteriores intentos.

Pertrechado con el texto persa, y con una tercera parte de un silabario puesto a su disposición por el experto en escritura cuneiforme Georg Friedrich Grotefend, Rawlinson empezó a trabajar para descifrar el texto. Afortunadamente, la primera sección del texto contenía una lista de reyes persas idéntica a la descrita por Heródoto. Emparejando los nombres y los caracteres, Rawlinson pudo descifrar en 1838 la forma cuneiforme usada por el persa antiguo.

Vinieron luego los dos textos restantes. Después de una prolongación de su servicio en Afganistán, Rawlinson volvió a estudiar la inscripción en 1843. Con unos tablones cruzó el espacio existente entre el texto en persa antiguo y el elamita, y lo copió. Entonces encontró a un resuelto chico de la zona que escaló por una grieta del acantilado con cuerdas y aparejos hasta el texto babilonio, de manera que se pudieran tomar moldes en papel maché. Rawlinson tradujo el texto y el lenguaje babilonios, independientemente de Edward Hincks, Julius Oppert y William Henry Fox Talbot, quienes también contribuyeron al descifrado. Edwin Norris y otros fueron los primeros que hicieron lo mismo con el elamita. Conociendo tres de los lenguajes primarios de Mesopotamia, y tres variaciones de la escritura cuneiforme, estos descifrados fueron una de las claves para situar la Asiriología en una situación de modernidad.

La figura inferior muestra los estilos de escritura de tres grandes sistemas cuneiformes: babilónico, ugarítico y asirio.

Se cree que Darío quiso situar la inscripción en un lugar inaccesible para mantenerla a salvo de modificaciones. Su legibilidad jugó un papel secundario, pues el texto es completamente ilegible desde el nivel del suelo. El monumento sufrió algunos daños en la Segunda Guerra Mundial porque los soldados británicos lo usaban para prácticas de tiro. El rostro de Ahura Mazda está completamente destrozado.

http://www.proel.org/index.php?pagina=alfabetos/sumerio

https://reydekish.com/2016/06/10/el-redescubrimiento-de-las-lenguas-ancestrales/

Se conocen signos más o menos desde 3.400-3.200

Willong Khullen

Willong Khullen

Stonehenge misterioso de la India: Complejo prehistórico de piedras gigantescas permanente de Willong es un enigma.

Stonehenge de Manipur por el misterio de la India – 10/02/2014

Stone_Erections_of_Willong_Khullen ubicado a una distancia de 39 kilómetros de la aldea de Maram en Manipur, Willong Khullen se caracteriza por sus numerosas erecciones de piedra similares a Stonehenge. El más alto de las piedras es tan alto como 7 metros y alrededor de un metro de espesor. El lugar está situado en las laderas del valle y ofrece un tranquilo día de campo y lugar de descanso para los viajeros. Se dice que las piedras son innumerables, ya que hay un espíritu que te confundiría a mitad de camino contando.

Según aldeanos locales, estas estructuras gigantes de piedra fueron erigidas por sus antepasados y estas estructuras megalíticas tienen una estrecha relación con la mitología de la zona. Cada piedra tiene una historia única. También creen que todas las piedras tienen su propio nombre y ‘hablan’ entre sí por la noche. En voz de hombre, cada una piedra había llamada mutuamente con sus nombres como ‘Kanga’, ‘Hila’, ‘Kala’, etc… Los pobladores explicaron a que sólo un hombre de excepcional fuerza y energía puede pensar de levantar una piedra en el sitio. Tenía que ir a buscar una piedra conveniente de un lugar lejano y los aldeanos le ayudarían a llevar la piedra a la aldea.

Antes de que la piedra al pueblo, el hombre tiene rápido para una noche entera y realizar un ritual ofreciendo vino antes de la piedra. Sólo después de recibir un guiño favorable de la piedra, se permitiría levantar desde el lugar original. Si el hombre encuentra cualquier difícil levantar la piedra y luego los aldeanos cantaría una canción especial para a zona de Katak Tukhum.

También hay un cuento popular sobre un japonés, que aceptó el reto de contar el número de piedras, pero tuvo que retirarse después de que lo perseguía un jabalí blanco lejos del lugar. Incluso hoy, todavía hay una piedra gigante en las afueras de la aldea que los aldeanos lo miran como enviado por Dios para marcar la demarcación del pueblo de Willong. Pero con el advenimiento del cristianismo tal tradición y cultura de la Marams parecen estar alejándose.

Afortunadamente todavía hay una minoría microscópica entre el Marams que ha sido la vinculación con sus creencias y prácticas ancestrales. Debido a este grupo de personas agradecemos de hecho en la captura de una visión de los remanentes pasados. Como sólo unos pocos ancianos que conocen la historia de estas piedras sobreviven hoy en día, los pobladores temían que todas las canciones populares, adivinanzas, cuentos que están conectados con estas piedras gigantes podrían ser olvidadas pronto, nunca para ser escuchado por las nuevas generaciones por venir.

La mayoría de los jóvenes están sin ganas de escuchar todas estas historias para entender la importancia de este legado histórico. Stone_Erections_of_Willong_Khullen expresando su deseo de declarar la zona como un sitio histórico, los aldeanos también instaron a su departamento y el gobierno del Estado refiere a construir un edificio donde todas estas piedras, sus folklores asociados podrían ser preservadas. De hecho, con un ojo en mantener vivo el legado histórico de Katak Tukhum, el proceso de recolección de algunos cuentos populares y canciones han ya comenzado por los aldeanos ellos mismos. Sin embargo, el gobierno del estado nunca se molesta en preservar las piedras seculares para las generaciones futuras.

Si las historias locales son para creer, las piedras hablan por la noche y cada piedra tiene un nombre. Según ellos, puede pensar en sólo un hombre con gran fuerza y poder levantar una piedra. Antes de levantar una piedra, tiene que ayunar toda la noche y realizar un ritual de ofrecer vinos a la piedra. Tendría que aventurarse a lugares muy lejos para encontrar la piedra perfecta y los aldeanos le ayuden si es necesario para llevarla a Willong. También creen que no es posible contar las piedras ya que su colocación es tan confusa que tienden a perder la cuenta, creen que un espíritu le confunde de la cuenta.

Uno debe dirigirse a Maram aldea en el distrito de Senapati y desde allí tomar la carretera que va a Peren. 40 km por esta carretera es Willong Khullen. Tan pronto como llegue a Willong, a la izquierda es el Stonehenge de la India. La distancia de Imphal a Willong lleva 3 horas ida en taxi.

¿Qué fue lo que significa detrás de todas estas estructuras reuniendo a estas colinas? ¿Por qué era tan importante para colocar exactamente ahí? ¿Se utilizaban para ceremonias religiosas o / y como piedras de funeral? ¿Se consideran sagrados o usados como observaciones astronómicas o ambos?

Algunos de los que hizo intentos para contar las piedras informaron que su número total es aproximadamente 135 pilares.

Una de esas piedras gigantes permanente por separado en las afueras de la aldea. Durante muchas generaciones las personas han creído que fue enviado por Dios para marcar la exclusividad de la aldea de Willong, situada en una ladera empinada en las colinas. Las piedras se encuentran en las laderas y varían en tamaño; el más alto de ellos es tan alto como 7 metros (23 pies) y aproximadamente un metro de espesor.

Estructuras megalíticas en el área de Katak Tukhum de Willong pueblo de Mao-Maram


Bigfoot

Bigfoot o Sasquatch

Pie Grande

Representación artística de un Pie Grande.

Datos

Otros nombres: Sasquatch, Bigfoot

País:  Estados Unidos

Primer reporte: Edad antigua

Ultimo reporte: 2013

Criaturas similares: Yeti

Pie Grande (del inglés Bigfoot) o Sasquatch es un supuesto animal de aspecto simiesco que habitaría los bosques, principalmente en la región del noroeste del Pacífico en América del Norte. El término sasquatch procede de la adaptación al inglés de la palabra original del idioma halkomelem sásq’ets.12

La comunidad científica dice que las pruebas existentes no son lo suficientemente convincentes y generalmente las consideran como el resultado de mitología, folklore o identificación errónea, más que de un animal verdadero, debido a la carencia de evidencia física y los grandes números de ejemplares que serían necesarios para mantener una población que pueda reproducirse.34​ Muchos profesionales y académicos afirman que los estudios adicionales son una pérdida de tiempo, pero los partidarios de su existencia piensan que la evidencia actual puede ser escasa y que ha de evaluarse objetivamente a medida que se vaya presentando. Unos pocos científicos, como Jane Goodall,56Grover Krantz y Jeffrey Meldrum, han expresado interés y cierta creencia en la criatura.7​Otros, incluyendo una subcultura activa, compuesta generalmente por aficionados, continúan investigando y actualmente consideran la existencia del sasquatch como posible descendiente del Gigantopithecus.

Descripción

El número de informes avistamientos, es relativamente mayor en las áreas donde las culturas indígenas tenían leyendas sobre estos seres.

Los testigos indican características diferentes, pero la descripción más habitual es la de una gran criatura simiesca bípeda, normalmente de una altura de 1,83 m a 2,13 m de aproximadamente 160 kg con amplios hombros y estructura robusta. La cabeza es pequeña, puntiaguda y baja; en ocasiones, se habla de una cresta en la parte superior del cráneo. Los ojos se describen generalmente como pequeños y ocultos bajo una frente pronunciada. A excepción de la cara, manos y pies, una fina capa de pelo cubre su cuerpo, de color normalmente marrón o negro, aunque tiende a ser rojizo, arenisco o con brillos plateados.

Las enormes huellas, similares a un pie humano, le dieron su nombre. El ecologista Robert Michael Pyle las describe así: “Las huellas normalmente miden de 38 a 45 centímetros de largo. Tienen cinco dedos, un músculo doble y un arco 18 o 21 cm. de ancho.

Los sonidos que emite se describen como similares a agudos chillidos o silbidos o gruñidos graves, al igual que el yeti, por lo que algunos criptozoólogos sostienen que podría ser una especie emparentada con el yeti, la cual quizá llegó a América a través del Estrecho de Bering durante la última glaciación, tal y como hicieron los ancestros de los pueblos nativos americanos y diversas especies de animales. También se cree que podría estar relacionado con la mítica criatura llamada wendigo.

La mayoría de los avistamientos son nocturnos, lo cual hace pensar que se trata de una criatura nocturna. Algunos testigos mencionan algo que Pyle denomina como “brillo rojizo ocular”, similar al brillo de algunos animales nocturnos. Normalmente se avistan individuos solitarios, raramente en pares o grupos familiares y son más comunes los avistamientos de machos que los de hembras.

Rastros y opiniones

No se han encontrado restos físicos de ningún ejemplar, cadáveres, huesos, piel, pelos, excrementos u otros rastros físicos que no hayan sido identificados como de otro animal conocido. Los únicos rastros de que se dispone es de huellas de pisadas (muchas de ellas son claramente falsas o se ha encontrado incluso los moldes con que se hicieron), alguna foto borrosa y lejana, grabaciones de autenticidad muy cuestionada, y las observaciones de los testigos.

Los defensores de la existencia del animal alegan que habita en zonas remotas, huyen del hombre (a pesar de los miles de avistamientos reportados) entierran o esconden a sus muertos, y otras opiniones similares. Los detractores alegan que con miles de avistamientos, la población debía ser bastante numerosa como para no haber encontrado ningún rastro físico, apoyado por que ni siquiera existen fósiles de alguna especie que haya podido generar a este ser.

Etimología

Tal y como se emplea en este artículo, sasquatch y bigfoot son frecuentemente intercambiables en la literatura científica y popular, aunque las palabras tienen diferentes orígenes. Véase etimología de las palabras Pies Grandes y Sasquatch.

Estudios formales

Antes de los informes de ¨avistamiento del Pie Grande en el Condado Humbolt¨ en 1958 y unos años después, la investigación activa se limitaba sobre todo a aficionados que tomaron varios puntos de vista y elaboraron trabajos que iban de lo sensato a lo absurdo.

Turismo

Existen convenciones anuales relacionadas con el Pie Grande. Esta criatura desempeña un papel importante en el turismo al noroeste de los Estados Unidos; por ejemplo, existe una festividad llamada el “deslumbramiento anual de sasquatch” (Sasquatch Daze) en Harrison Hot Springs, British Columbia. Según Napier “el bigfoot se ha convertido en un gran negocio en algunas partes de Norteamérica. Según algunos investigadores, consideran que no se puede considerar como un mero fenómeno natural que se pueda estudiar con las técnicas de las ciencias naturales; su influencia forma parte del folclore” (citado en Pyle, 160)

Frecuencia de avistamientos del Bigfoot en Canadá y Estados Unidos (2008) ( Wikimedia Commons )

Algunas de las Muchas Versiones de los Bigfoot/Yowies

Los relatos de homínidos peludos de gran tamaño son universales, intemporales, y se encuentran en los mitos y el folklore de culturas del mundo entero. Llamados “Yeti” en el Himalaya, “Chi-Chi” en China, “Almas” en Mongolia, “Kapre” en Filipinas y “Hombres de los Bosques” en Vietnam, la lista de países con historias de misteriosos hombres-mono peludos que habitan las regiones más remotas del planeta son infinitas. Australia no es más que otro de los lugares en los que se ha tenido noticia de encuentros con alguna de estas criaturas legendarias similares al Bigfoot, aunque su versión de este misterioso ser es de las menos conocidas del mundo.