Este Mundo, a veces insólito

Cráter Patomskiy

Rate this post

El cráter Patomskiy

Cráter de Patomskiy o cráter de Patom (ruso: El Потомский кратер, también conocido como Конус Колпакова “cono de Kolpakov”) es una formación de roca peculiar situada en un área remota en la región de Irkutsk de Siberia del sudeste, 360 kilómetros (220 millas) del centro de distrito Bodaibo. [1] Es un montículo grande hecho de bloques de piedra caliza destrozados, levantándose de la taiga densa. Su diámetro de base es de unos 160 metros (520 pies) y una altura de unos 40 metros (130 pies); La corona del cono es en forma de anillo, y en su centro hay un montículo más pequeño con una altura de unos 12 metros. El volumen del cráter se estima en 230,000-250,000 metros cúbicos (8,100,000-8,800,000 pies cúbicos), con un peso de aproximadamente un millón de toneladas.

En 1949, el geólogo Vadim Kolpakov partió en una expedición hacia Siberia, sin darse cuenta de que estaba a punto de descubrir uno de los misterios sin resolver más extraños del mundo: el cráter Patomskiy. Como Kolpakov viajó a un territorio casi inexplorado, la gente local Yakut le advirtieron de no seguir, explicando que había un mal en lo profundo del bosque que hasta los animales lo evitaban. Lo llamaron el “Nido del águila del fuego” y afirmó que la gente empezaría a sentirse mal cerca de él y algunos dirían que simplemente desaparecerían sin dejar rastro.

Pero un hombre de ciencias como Kolpakov no se deje intimidar por estas historias. Aun así, incluso él se encontró atónito para explicar lo que encontró en lo profundo de los bosques siberianos. Un cráter gigante, del tamaño de “un edificio de 25 pisos”, se alzó de entre los árboles. De cerca se parecía a una boca del volcán, pero Kolpakov sabía que no había habido volcanes en la zona durante al menos un par de millones de años. Este cráter parecía relativamente recién formado. Kolpakov estima que tendría alrededor de 250 años. Esta fecha ha sido apoyada por estudios posteriores de crecimiento de los árboles cercanos. Curiosamente, los árboles también parecen haber experimentado un período de crecimiento acelerado similar a la observada en los bosques alrededor de Chernobyl.

Debido a su particular forma muy similar a un nido, también se le conoce como el nido del águila.  Mucho se ha especulado sobre su origen, desde que fue creado por una antigua civilización, o por prisioneros de un gulag secreto (los campos de trabajo forzados de Stalin).

Desde el descubrimiento del cráter, ha habido muchas teorías sobre por qué (o quién) podría haberlo creado. Algunas personas, incluyendo Kolpakov, han especulado que podría haber sido formado por un meteorito, aunque el cráter no se parece a ningún otro cráter que haya dejado algún meteorito conocido. Otros están convencidos de que se trataba efectivamente de un volcán. Muchos incluso creen que hay un OVNI escondido debajo del cráter. En 2005, una expedición se puso en marcha con la esperanza de encontrar algunas respuestas, pero entonces llegó la tragedia. El líder de la expedición murió de un ataque al corazón, a pocos kilómetros de distancia del sitio. Los lugareños estaban convencidos de que el mal que irradia ese cráter fue el que lo llevo a la muerte.

Sin embargo, una de las principales teorías acerca de la formación de esta estructura, que toma su nombre de un río cercano, apunta hacia el impacto de un cuerpo celeste, concretamente, hacia el famoso bólido de Tunguska, un meteorito que explotó sobre la región de Krasnoyarsk en 1908, y cuyo cráter jamás fue localizado. Otros estudios recientes, datan la antigüedad de esta formación en unos 250 años, por lo que si su origen se encuentra en un meteorito, debió de ser uno anterior.

El problema es que en el cono, que tiene 150 metros de ancho en la base y 80 en la cima y una profundidad central de aproximadamente diez metros, no se han hallado restos algunos de rocas procedentes del espacio. Algunos geólogos aseguran que el meteorito, de alto contenido en hierro, se encuentra a más de cien metros de profundidad bajo el cráter. Sin embargo, esta posibilidad es descartada por el resto de la comunidad científica.

Otra posible explicación a esta formación es que se trate de un volcán que, en lugar de expulsar lava, sufrió una violenta explosión de gas, probablemente hidrógeno, que le confirió su peculiar forma, por la que también es conocida como el nido del águila.

Para el geólogo Alexander Pospeev esta es la explicación más convincente para aclarar el origen de esta misteriosa formación que 65 años después de su descubrimiento sigue constituyendo un auténtico enigma para la comunidad científica.

Para algunos científicos puede tratarse de los restos del famoso meteorito de Tunguska que explotó sobre a la región de Krasnoyarsk en 1908, cuyo cráter jamás fue hallado, ya que existen reportes de que el meteorito fue avistado a sólo 70 kms del cráter a una distancia de sólo 10-15 segundos de vuelo.  Pero recientes estudios han estimado que la formación tiene unos 250 años, por lo que pudo ser producto de un meteorito anterior que cayó cuando la zona aún no estaba habitada.  Sin embargo no se han hallado restos de ningún meteorito.  Algunos científicos creen que a 100-150 metros de profundidad se esconde algo con alto contenido en hierro, posiblemente el meteorito, aunque este dato también ha sido descartado por otros.

Viktor Voronin, doctor en biología y jefe del Laboratorio del Instituto Siberiano de Fisiología y Bioquímica de las Plantas,  analizó muestras de los árboles de la zona y determinó que en 1842 algo debió ocurrir, ya que durante ese periodo los anillos de crecimiento de los árboles presentaban deformidades además de un repentino aumento del estroncio y el uranio 4 veces más de lo normal y que se mantuvo por aproximadamente 20 años para después descender.

Actualmente la radiación en la zona es baja, pero no se descarta que en algún momento se concentrara cierta cantidad de isótopos radiactivos de corta vida (30-40 años), que con el paso del tiempo se desintegraron y en consecuencia la radiactividad bajo hasta alcanzar los niveles actuales.

Si bien es cierto que fenómenos como este no se han visto antes, Pospeev nos recuerda que en geofísica cientos de años equivalen a segundos, y por lo tanto no se puede asegurar que en la zona no existan objetos similares mucho más antiguos que el cráter Patomskiy, pero que posiblemente se hubiesen deshecho o se encuentren cubiertos por vegetación, lo que ha impedido su descubrimiento.  De hecho en la zona existen 3 o 4 volcanes, por lo cual no es un fenómeno único.  Aunque reconoce que aún hay muchas cosas que  siguen sin explicar, lo cual lo convierte este lugar en un sitio de gran interés no sólo para la geología, sino para todos aquellos amantes de los enigmas.

El cráter Patomskiy fue descubierto en 1949 por el geólogo ruso Vadim Kolpakov. Sus orígenes han sido objeto de intenso interés científico, con hipótesis como el meteorito, origen volcánico y gaseoso, pero hasta la fecha no se ha dado ninguna prueba definitiva. Se estima que sólo tiene de 300 a 350 años.

Patom Crater Conference, 2010

En 2010, el Instituto de Minería de San Petersburgo organizó una conferencia científica “Patom Crater 2010”. Viktor Sergeyevich Antipin, director de un departamento del Instituto de Geoquímica de la Academia de Ciencias de Rusia (IG SB RAS), dijo: “Desde la expedición del Instituto de Geoquímica (IGC) de 2006, RAS llegó a la conclusión de que El cráter de Patomskiy proviene probablemente de los procesos geológicos, y un hecho importante es que no se ha dado ningún argumento o evidencia seria de la naturaleza de un cráter de meteorito a la que se refirieron especialistas. Antipin señaló además que en la conferencia, por primera vez, todos los expertos rechazaron la hipótesis meteórica. “Ahora sólo tiene interés histórico”, agregó.

Según estudios de científicos siberianos, el cráter se formó hace sólo 300 a 350 años. La zonificación del cráter causada por los procesos geológicos y la introducción intensiva de flujos de gas profundos de la materia, que llevó a la transformación de rocas de silicato dentro del cráter. “Una importante confirmación de estas ideas fue el resultado de la geofísica de San Petersburgo (Universidad Estatal de Minería) e Yekaterinburg (Instituto de Geofísica, UB RAS). Realizando investigaciones gravimétricas y geoeléctricas, también llegaron a la firme convicción de que el cráter Patom Un origen de naturaleza endógena “, dijo Antipin. Según los geofísicos de San Petersburgo y Ekaterimburgo, los cráteres de impacto de meteoritos tienen una forma muy diferente, y el cráter de Patom no es uno de ellos, agregó.

El montículo podría haberse formado por la liberación subterránea de algunos fluidos, como el hidrógeno. La liberación de calor, que acompaña el lanzamiento del fluido subterráneo, podría haber provocado cambios en el tamaño de los anillos de los árboles que se interpretaron como un crecimiento anormal.

Alexander Pospeev, doctor en ciencias geológicas y mineralógicas, dijo: “El origen del cráter todavía no se descubrió, pero podemos decir con seguridad que tiene origen terrenal”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.