Este Mundo, a veces insólito
Suscribete
Calendario
octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

La huella de la serpiente

La huella de la serpiente.

El enigma de la Banda de agujeros en Perú

Estos enigmáticos pozos del Valle de Pisco, en Perú, son uno de los misterios menos difundidos y permanecen casi desconocidos para la mayoría de los investigadores.

Se trata de un hallazgo realmente impresionante: una serie de agujeros excavados en un duro, reseco y pedregoso suelo, de aproximadamente 60 cm. de diámetro y 2 metros de profundidad cada uno, ordenados en columnas de 9 a 12, formando una banda que llega a alcanzar los 24 metros de ancho y que se extiende a través de casi dos kilómetros desde la base de una montaña subiendo lateralmente sobre el rocoso terreno de Cajamarquilla, muy cerca de Lima, en Perú.

Su presencia permanece inexplicable, y los pocos arqueólogos que intentaron estudiarlo desarrollaron primero diversas teorías delirantes (tumbas verticales, trincheras defensivas de algún ejército, lugares para almacenar granos) a las que luego debieron renunciar por no tener ni pies ni cabeza. Al igual que el Tridente de Paracas, no se sabe absolutamente nada de esta construcción: ni su antigüedad, ni su razón, ni su origen.

Sin embargo existe una extraordinaria coincidencia: agujeros muy similares han sido detectados en la región de Cydonia en…. Marte!!

La primera difusión pública de este misterio estuvo a cargo del famoso escritor Erich Von Däniken, en su libro “Viaje a Kiribati”. Allí nos narra que en 1978 uno de las personas que se encontraba participando del 5º Congreso Internacional de la AAS, (Ancient Astronaut Society), puso literalmente en sus manos dos fotografías aéreas extraídas de un viejo número (databa de 1930) de la revista de National Geographic.

Un área hasta entonces no determinada del Perú, estas viejas fotografías aéreas mostraban miles y miles de agujeros “como los que dejaría en una masa de harina la tabla de hacer fideos”(Von Daniken dixit), un gigantesco “sendero perforado” tallado sobre la roca, y que se perdía en el horizonte.


Däniken localizó el lugar luego de febriles investigaciones en las proximidades de la pequeña ciudad de Humay, en el Valle de Pisco, a unos 180 km, de las famosas figuras de Nazca.

Los aborígenes la llamaban desde tiempos inmemoriales “La avenida misteriosa de las picaduras de viruela”.

Luego de la difusión que diera Von Daniken a este extraño lugar, nunca más se lo volvió a mencionar seriamente como objeto de estudio hasta la reciente difusión de la Serie “Alienígenas Ancestrales ” emitida por el canal Televisivo History Channel, en la cual se incorporaron imágenes satelitales y filmaciones aéreas de la misteriosa zona.

Inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial, comenzó a desarrollarse rápidamente el uso de la Fotografía Aérea.

En Estados Unidos, el principal rol en este desarrollo para fines geográficos, técnicos y arqueológicos, lo desempeñó la American Geographical Society publicando las primeras fotografías obtenidas por este método en 1917.

Luego de publicar varios volúmenes con este tipo de trabajos, en 1931 esta entidad envía la Expedición Shipee-Johnson al Perú para utilizar esta técnica fotográfica por primera vez en Sudamérica para localizar y documentar ruinas arqueológicas (ya en 1929 Charles Linerburg había hecho algunas tomas de ruinas mayas en México, pero no en plan sistemático de fotografiar sitios de interés arqueológico).

La “huella de la serpiente”, también conocida como la “avenida de las picaduras de viruela”. Estamos ante otro misterio: alrededor de cinco mil orificios circulares (algunos hablan de más de diez mil), con proyección cónica y una profundidad media de entre noventa y cien centímetros. Filas de hoyos idénticos, muy bien alineados y que trepan por cerros y colinas, a lo largo de kilómetros. La mayor concentración se encuentra sobre la margen izquierda del camino de Castrovirreina, y a poco más de un kilómetro del distrito de Humay. Pueden contemplarse desde el aire en una meseta que discurre entre colinas bajas. Fueron descubiertos en 1931 por la expedición Shippe-Hokhson, de la National Geography. ¿Qué representan? ¿Por qué los excavaron? Nadie lo sabe con certeza.

Imagen satelital a poco menos de 1.5 Km de altura, donde se observa una
parte de la “Huella de la Serpiente” (señalada con flechas rojas).

Guardar

Deja un comentario