Este Mundo, a veces insólito
Calendario
septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Disco de Nebra

El Escudo de Sangerhausen o Disco de Nebra, es un objeto al que ha rodeado el misterio desde su descubrimiento, en 1999. El disco fue hallado en el monte Mittelberg de nebra1la región alemana de Sajonia Anhalt.  La pieza fue descubierta por buscadores de antigüedades clandestinos,  y recuperada en el 2002 por Dr. Harald Meller, en una operación que llevó a la cárcel a los expoliadores.

Tras estos hechos, los estudios sobre el disco han demostrado su autenticidad y han dado un cambio de rumbo a la idea que se tenía sobre los conocimientos cosmológicos de los pobladores centroeuropeos  hace 3600 años, que es la época en la que se ha datado el disco de Nebra.

El objeto en cuestión es un disco de bronce casi redondo, de unos 32 centímetros de diámetro y unos 2 kilos de peso. Su superficie está decorada con motivos en oro, que representan la cúpula nocturna y donde se puede encontrar la luna, las estrellas, un astro circular que puede ser representación del sol o de la luna en fase de eclipse y un grupo de estrellas, en las que claramente se pueden ver las Pléyades, (curiosamente representadas prácticamente igual que en una casilla de el disco nebra2de Festos). También está representado un barco y en el margen, dos arcos sobrepuestos posteriormente.

El disco de Nebra es la representación más antigua conocida de una imagen cosmológica concreta.

Según el astrónomo Rahlf Hansen, con el disco de Nebra se podía saber en qué estación del año se estaba, independientemente del punto del planeta en el que se estuviese. Teniendo en cuenta de que todavía no existían os calendarios tal y como los conocemos ahora.

Actualmente el disco se encuentra en el museo arqueológico de Sajonia Anhalt, y todavía siguen los estudios e investigaciones sobre su enigmático pasado.

 

 

Descripción del disco celeste

Disco de Nebra, interpretado según Escacena (201112, 165-166 y fig. 14).

Tiene un diámetro de 31 por 32 cm y un grosor que aumenta desde el exterior hasta el interior, desde 1,5 mm a 4,5 mm. Está arqueado y es ligeramente cóncavo. Pesa 2050 g. No se sabe cuál era su color original pues al cabo de 3600 años de estar enterrado ha adquirido una coloración verdosa a causa del revestimiento del carbonato de cobre. Se encontró en el suelo, en posición vertical y con su anverso orientado hacia el norte.

El estudio hecho sobre el disco celeste encontrado vino a demostrar que no era exactamente el originario, sino que sobre este se habían hecho una serie de modificaciones a lo largo de los años con arreglo a los conocimientos y quizás también a su uso. Se han podido constatar hasta cuatro fases:

  • Incrustación de un disco solar, más una luna creciente, más 32 estrellas.
  • Incrustación de disco solar, más luna creciente, más 30 estrellas, más dos arcos en el horizonte orientados este-oeste.
  • Incrustación de 30 estrellas, más luna creciente, más disco solar, más una nave entre los dos arcos del horizonte.
  • El mismo disco que el anterior, con la variante de las perforaciones del borde. Son 38 taladros, realizados desde el anverso y distribuidos en espacios regulares, lo que podría suponer un intento de periodización. Puede verse muy bien en el anverso el martilleo que tuvo lugar para hacer los agujeros. Estos taladros vienen a demostrar que el uso del disco también sufrió diversas modificaciones.

Estado original: a la izquierda el sol, o la luna llena, a la derecha el cuarto creciente, en la parte de arriba, entre las lunas, se encuentran las Pléyades (Todas las representaciones están simplificadas).

 

 

 

 

 

 

Segundo estado: se completa con los arcos del horizonte que representan la salida y la puesta del sol. Para colocar los arcos, se desplazan algunas estrellas, y algunas otras quedan tapadas.

 

 

 

Tercer estado: completada con la barca solar.

 

 

 

 

 

Estado actual: el arco del horizonte de la izquierda ya faltaba cuando se enterró el disco, los agujeros del borde ya existían. Las muescas en la parte superior izquierda y el deterioro del sol, o la luna llena, fueron causadas por los excavadores.

 

 

El tema de dicha interpretación se basa, pues, en suposiciones y especulaciones con las que muchos  astrónomos y profesores no están de acuerdo. En lo que sí están todos de acuerdo es en señalar que el disco de Nebra es un objeto precioso que debió tener un gran valor decorativo y ritual.

Su fama aumentó y llevó a una gran solicitud de visitas para verlo y estudiarlo, por lo que se construyó un centro al efecto.

El Centro de Visitantes del Disco cerca de Nebra.

 

6 septiembre 2020

 

Nueva datación del Disco celeste de Nebra

Esto hace que todas las interpretaciones astronómicas anteriores sean obsoletas.

Hasta ahora, se consideraba que el disco celeste de Nebra pertenecía a la Edad del Bronce Antiguo y, por lo tanto, era la representación más antigua del cosmos.

Los arqueólogos de la Universidad Goethe de Frankfurt y la Universidad Ludwig-Maximilian en Munich han vuelto a analizar los datos sobre el sitio del descubrimiento y las circunstancias del hallazgo. Sus conclusiones son que el disco debe estar fechado en la Edad del Hierro, por lo que es unos 1.000 años más joven de lo que se suponía anteriormente. Esto hace que todas las interpretaciones astronómicas anteriores sean obsoletas.

Un nuevo análisis del disco

Rupert Gebhard, director del Archäologischen Staatssammlung de Múnich, y el profesor Rüdiger Krause de Prehistoria e Historia de Europa Temprana en la Universidad Goethe de Frankfurt, han analizado de nuevo en profundidad las circunstancias del descubrimiento y los resultados de la investigación que se hicieron sobre el disco celeste de Nebra.

Su conclusión: el lugar aceptado hasta hoy de su hallazgo, y que fue investigado en excavaciones posteriores es muy probable que no sea el sitio de descubrimiento de los saqueadores. Además, no hay pruebas convincentes de que las espadas, hachas y brazaletes de la Edad del Bronce formen un conjunto de orígenes comunes. Por esta razón, se debe asumir que este no es un depósito típico de la Edad del Bronce y que el disco no se encontró junto con los otros objetos en su estado original en el sitio de excavación.

Según los arqueólogos, esto significa que el disco debe investigarse y evaluarse como un hallazgo individual. 

Cultural y estilísticamente, el disco celeste no puede encajar en el mundo de la Edad del Bronce Antiguo, principios del segundo milenio a.C. Por el contrario, se pueden hacer referencias más claras al mundo de motivos de la Edad de Hierro del primer milenio a C.

Según Gebhard y Krause, sobre la base de una situación de datos divergentes y sobre la base de esta nueva evaluación, todas las conclusiones histórico-culturales anteriores, a veces de gran alcance, deben discutirse de nuevo y con una mente abierta. El disco debe interpretarse y evaluarse en contextos diferentes a los anteriores.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.