Este Mundo, a veces insólito

Archivo diario: 16 febrero, 2018

Chuchunya

Chuchunya

Representación de artistas

Tipo: Humanoides peludos, Bigfoot

Primer avistamiento: 1928

País: Rusia

Habitat : Pisos de hielo Tundra

Chuchunya también llamado Chucunaa, Tjutjuna o Siberian Snowman es un homínido críptico que existe en Siberia, y descrito por la mayoría de los testigos como alto (6-7 pies) y humano, con hombros anchos, una gran frente prominente, cabello largo y enmarañado y ocasionalmente con una coloración de pieles inusual, esta criatura también vio usar tela de pieles de animales. algunos investigadores creen que estas criaturas pueden tener menos en común con las criaturas similares a Gigantopithecus como Bigfoot o el Yeti, y posiblemente sean parte de lo que algunos han especulado que es una población reliquia de aborígenes paleoasiáticos o posiblemente incluso neandertales.

Como dato curioso en la India, la región del monte Everest, donde no vive ninguna especie conocida de primate conocida, se le llama Mahalangur Himal, literalmente: “Las montañas de los grandes monos”.

Aunque los informes de estas criaturas se señalaron por primera vez a la atención del mundo académico en 1928, cuando el gobierno soviético envió expediciones a las regiones superiores de los ríos Indigirka y Yana para recopilar las cuentas de estas bestias humanas únicas, la mayoría de los informes de estos las criaturas provienen de tribus nativas nómadas como los Yakuts y los Tungus. Los cuentos e informes de las tribus Yakuts y Tungus datan mucho más atrás en el tiempo que en 1928, al igual que los nativos americanos tienen informes de Bigfoot o como dicen “sasquatch”.

Curiosamente, estas mismas criaturas también se encuentran en la parte sureste de Siberia. Aquí se los conoce simplemente como Mulen, que es la palabra en Tungus para bandido. Este nombre sin duda se deriva del hecho de que estas criaturas son famosas por sus incursiones nocturnas en graneros y otras viviendas. Parece que las criaturas son la misma cosa, solo en diferentes regiones. También hay informes de que estas criaturas, en ocasiones, se han dedicado a comer carne humana, un rasgo que no es evidente en su primo siberiano, el Almasti.

En 1933, el profesor P. Dravert se indignó cuando escuchó informes de que estas criaturas estaban siendo cazadas, y solicitó al gobierno soviético que pusiera fin a este acto atroz, declarando que los chuchunaa también eran ciudadanos de la Unión Soviética, y por lo tanto merecían la misma protección. bajo la ley. Obviamente, el gobierno soviético en ese momento no tenía interés en tales cosas. Su súplica no fue escuchada.

En la década de 1970, sin embargo, los tiempos eran diferentes, incluso en medio de una guerra fría. El geólogo Vladimir Pushkarev realizó investigaciones en todo Siberia. También escuchó relatos autóctonos de estas criaturas nativas, pero, debido en parte, sin duda, a la abrumadora civilización invasiva, concluyó que su número había disminuido desde los albores del siglo XX.

A pesar de esto, en 1985, la antropóloga británica Myra Shackley afirma haber visto al Chuchunaa conocido como “Mecheny” con sus propios ojos.

La mayoría de los investigadores han llegado a la conclusión de que estos homínidos, que pueden ser uno de los últimos eslabones de vida que la raza humana tiene con sus antepasados ​​simios, están extintos o están peligrosamente cerca de ser borrados de la faz de la Tierra. Los tramos remotos de Siberia son todavía hoy en día algunas de las áreas más áridas de nuestro planeta. Sería congelable que el Chuchunaa aún pueda existir, y la comunicación reciente con los locales puede sugerir que es un hecho.

Yakutia, uno de los principales periódicos de la República de Sakha (Yakutia) publicado en mayo de 2004) sobre la naturaleza y su protección en Yakutia. Tenía el siguiente párrafo:

“El grito de Sendushnyj. El monte Kuorat-Khaja mintió frente al pueblo pesquero de Chekurovka). En una pendiente peligrosa y peligrosa, mintieron las ruinas de un avión. Algunos ancianos afirmaron que en 1957 los cazadores de las aldeas circundantes mataron a un Chuchunaa, el muñeco de nieve. Se dice que su cuerpo fue traído en el río Lena a Yakutsk [capital de Yakutia] y desapareció allí. La leyenda dice que Chuchunaa vivió en las montañas de Verchojansk. Capturó renos, las pieles de las cuales lucía. Se dice además que al conocer gente, el muñeco de nieve gritaría terriblemente. En la Tundra, este muñeco de nieve se llamaba Sendushnyj, después de ‘sendukha’, un antiguo nombre de Tundra. Aunque esta leyenda derrotó a cualquier sentido común, se negó a morir. En el otro lado de la cordillera, en las áreas de Najba, algunos informaron de una criatura muy discreta que se llamaba Ikki-Mterlljakh, que literalmente significa “dos metros de altura”. Se afirma que los que estaban cazando, pescando y / o recogiendo leña a lo largo de la orilla del río vieron el muñeco de nieve. También se informa que al amanecer, él entraría al pueblo”.

También hay otros informes modernos de los Chuchunaa.

El periódico ruso Yakutsk Vechernij (Evening Yakutsk) informó en diciembre de 2002 con el título En busca del muñeco de nieve sobre el viaje de dos periodistas en la pista de un extraño animal. El viaje fue inspirado por un artículo en la edición del 29 de marzo del mismo periódico.

En una aldea en la región de Verkhoyansk, distrito de Barylas, un animal desconocido había sido atrapado en una trampa de lobos a mediados de marzo de 2002. Ya había muerto cuando fue descubierto y descrito “como un primate” del tamaño de un perro grande. Todo el cuerpo, aparte de los pies y la cara, estaba cubierto de pelo. Tenía una larga cola. Hay tres versiones sobre lo que sucedió con el cadáver: el maestro Jakob Potapov del asentamiento vecino Borulakh dijo que el cuerpo había sido llevado a la capital, Yakutsk. Otra persona afirmó que el animal había sido despedazado por los perros y la tercera versión fue que “personas atemorizadas” habían enterrado el cadáver junto con la trampa.

El jefe del ayuntamiento de Sartan, Sergej Slepzov, habló de otro caso similar hace medio año. Un hombre joven, Albert Slepzov, había encontrado por casualidad un animal muerto desconocido que era similar a un simio. En este sentido, se sugirió que podría ser un Chuchunaa, ya que el “hombre salvaje” es conocido en la región. Las personas locales más antiguas que habían visto al animal muerto lo llamaban Aabasi Kiila.

La periodista Elena Tikhonova y el fotógrafo Michael Kotschetov contactaron a los familiares de Albert Slepzov en el asentamiento Badagaj. Estos confirmaron que Slepzov había encontrado un animal extraño pero no pudieron decir lo que sucedió con el cadáver. Sin embargo, según los trabajadores del consejo de la región de Verkhoyansk, el padre de Albert Slepzov había enterrado el cuerpo. Al escuchar esto, los periodistas partieron de la capital Yakutsk para encontrar a Albert Slepzov en la región de Verkhoyansk. Después de dos horas de vuelo y doce horas de conducción en pistas de tierra, llegaron a la localidad de Junkur, donde se suponía que debía estar Albert Slepzov, pero no estaba.

Después de superar varias dificultades, pudieron encontrar al padre de 64 años del testigo, Afanasi Slepzov, en otro lugar. Informó que su hijo había encontrado un animal desconocido con una cola larga en una trampa a fines de octubre de 2001. El color del abrigo era de un amarillo inusual. El niño tuvo miedo y dejó al animal en el desierto. De vuelta en casa, hizo un boceto de su hallazgo. Después de unos días, Afanasi Slepzov intentó encontrar al animal con un compañero pero, según él, sin éxito debido a una nueva nevada.

Los periodistas confrontaron a Slepzov con las declaraciones de otras personas en el pueblo de que en realidad había encontrado el animal y lo había escondido. Slepzov lo negó. El interrogatorio no continuó porque era obvio que el tema lo hacía sentir incómodo. Según declaraciones de otros residentes de la aldea, Slepzov inicialmente había mantenido en secreto el descubrimiento de sus hijos y había comenzado a hablar de él cuando ya circulaban rumores en el pueblo. Los periodistas no pudieron visitar la escena del segundo hallazgo en marzo de 2002. Algún tiempo después, una agencia de viajes de Moscú ofreció financiar otra expedición.

El lugar donde sucedió esto se encuentra en el círculo polar ártico en la República autónoma de Sakha (Yakutia), Siberia oriental, con la capital, Yakutsk, a unos 200 kilómetros al este de la cordillera principal de las montañas Verkhoyansk. Esta área es una de las más frías de la Tierra donde la temperatura invernal puede caer a menos 70 ° C. Es posible llegar a muchos asentamientos solo por aire o por carreteras que son transitables solo en ciertas épocas del año. Esto hace que el Chuchunaa sea uno de los críptidos más difíciles del mundo para alcanzar.

El misterioso homínido, cuyas observaciones se reportan principalmente en Jakutsa y Čukotka, excita regularmente al público y los científicos rusos.En Yakutsk se llama Cucuna, Kucuna, Mulena, Kedjeki o Abas.Chevy se llama Chekake y se lo conoce como Chukotka bajo los nombres Mirygda, Girkyčavylyj o Julin.Nenci en la península de Jamal se llama Zemlemer o Tungua.

Experto ruso y miembro importante de la Sociedad Cryptozoological de Boris.F. Pornish, quien tuvo una gran parte en tratar de resolver los misterios de la existencia de estos seres, se le ocurrió una teoría interesante.La evolución del hombre de Neanderthal progresó en su propia dirección en dos direcciones.La rama, cuyo desarrollo estuvo acompañado por documentación cerebral y mayor actividad nerviosa, condujo a la formación del hombre actual.La segunda rama usó sus capacidades físicas e intelectuales para adaptarse al ambiente circundante.Sin embargo, no se sabe cuándo se retiró la segunda rama.Tal vez sus líderes sobrevivientes se han convertido en los protagonistas de contarle a un muñeco de nieve.

El profesor Porsev es un excelente científico, pero lamentablemente comete el hecho de que todas las observaciones de los misteriosos homínidos entran en un solo saco, pero eso es lógicamente imposible.Porque sus investigaciones en el Cáucaso también muestran evidencia diferente a una encuesta en Siberia.Las porristas caucásicas tienen una altura de unos 180 cm.Las observaciones siberianas se reportan entre dos y dos metros y medio de altura.

Para defender la teoría del Neandertal sobreviviente de Pornesne, el propio Lord Pornesne sabe que, según los restos del esqueleto, el hombre de Neanderthal alcanzó una altura de entre 155 y 160 cm.Pero debemos señalar que la generación de la generación del hombre de nuestro tiempo es en promedio una figura más alta.Lo mismo es cierto para los neandertales supervivientes.En la observación de Siberia, es muy notable usar la prenda en las personas visibles.

El fenómeno mencionado anteriormente podría indicar, en el caso de la corrección de la teoría del profesor Porshneva, que los neandertales supervivientes han logrado una distribución evolutiva de especies de la especie.Entonces la rama norte en el entorno siberiano tendría las capacidades no mencionadas en la observación de las especies de las especies del sur o del medio continente.

Incluso la producción más simple de ronquidos requiere alguna habilidad manual, y podría indicar algunos procesos mentales y la capacidad de pensar razonablemente, o una inteligencia superior, de la rama norte.Curiosamente, la deducción es que en el caso de la llamada rama norteña probablemente no sea una especie muy grande, pero ciertamente más abundante que la especie continental media, que, por su observación excepcional, más bien demuestra algún tipo de degeneración causada por un pequeño número de individuos y la consecuente interrupción de los lazos sociales a la vida grupal.Tenga cuidado, es solo una deducción y no una teoría comprobada.

El historiador y etnógrafo soviético GV Ksenofontov escribió una interesante pieza en el libro “Uranchaj Sachalar”, citando:

“… es un ser humano, es una bestia salvaje, y consume carne cruda, según los testigos, saca la piel de su bestia salvaje, y luego se la pone encima, viviendo en su pecho como un oso, su voz desagradable, penetrante y cruel. pero el hombre tiene una cara negra y es difícil reconocer su nariz y sus ojos, pero solo puede verlo en el verano “.

Un hecho interesante reportado por los cazadores es que el mandril tiene ojos que brillan como una luz roja oscura.Sería una pista de que es una criatura con actividad nocturna.

En noviembre de 1988, la criatura gigante de un grupo gigante de cabellos grises asustó a un grupo de niños en la región de Murmansk en la península de Kola.Una criatura desconocida se acercó a su campamento e intentó establecer un contacto amistoso.Corrió alrededor de las viviendas humanas de cuatro o dos y emitió sonidos extraños.”Afoňa” cuando los niños del hombre ensangrentado se bautizaron, él era totalmente pacífico y miró por las ventanas de las casas en el pueblo.Sin embargo, los informes de un hombre coronado de nieve interpretado por adultos en una aldea de sonrisas irónicas.

Sin embargo, después de varios días, la presencia de un muñeco de nieve cerca de la aldea fue confirmada por el presidente de la asociación de caza local.El hombre de la nieve ha dejado evidencia tangible de su existencia esta vez: la mayor parte de la carne y los restos de las heces.Esta evidencia fue examinada por un grupo de expertos llamado – Moscú Zoolos.Las muestras de esta evidencia también se examinaron a petición de zoólogos y médicos de Moscú y llegaron a la conclusión de que no eran uno de los herbívoros conocidos.

De todos modos, el hombre ya no aparece tan seguido como lo ha visto en el pasado.Fue visto a menudo en el comienzo del siglo pasado, menos en la década de 1920 y desde la década de 1950 ha sido visto excepcionalmente.Los antiguos padres de los criadores de renos actuales, según los informes, a menudo descubrían que iban a robar comida para niños.Esto no ha sucedido durante mucho tiempo y el joven del hombre de Siberia no ha sido observado durante muchos años.

Todo sugiere que esta criatura legendaria está al borde de la extinción. En diez o veinte años, solo puede ser un recuerdo común de los cazadores y una parte del folclore. Con suerte, Rusia podrá organizar una expedición de alto nivel a tiempo para salvar la esperanza de la criatura para el futuro.

Viac tu: http://paranormalworld.webnode.sk/kryptozoologia/primaty/chuchunaa/&usg=ALkJrhiYGUAN0K0AdmgZLtpcfoaF0gQYRw

Los monstruos de Siberia

Fecha: domingo, 31 de agosto a las 13:47:25 CDT

Tema: Mostersz y criaturas extrañas

El bosque más poderoso del mundo no es la selva amazónica. Tampoco es la jungla del Congo. Se encuentra al norte de los trópicos, un desierto frío y verde que consiste principalmente en pino y alerce siberiano (el árbol más numeroso del planeta). La Taiga rusa es un bosque de dimensiones casi increíbles que se extiende desde las fronteras del norte de Europa en el oeste a través del norte de la madre de Rusia hasta el mar de Bering en el este. Atravesado por pantanos helados, está casi deshabitado. La Taiga cubre unos asombrosos siete millones de kilómetros cuadrados. Es en el noreste de Rusia donde Taiga es la más salvaje e ilícita en la región helada abandonada conocida como Siberia.

Aquí las temperaturas invernales caen tan bajas que pueden hacer añicos el acero. Los breves veranos están obsesionados por nubes de mosquitos hambrientos de sangre que cubrirán cualquier animal de sangre caliente. Siberia no solo consiste en la Taiga, sino también en interminables kilómetros de tundra pantanosa, montañas y mesetas donde nadie ha pisado jamás. En comparación, el Amazonas parece tan salvaje e indómito como un macizo de flores en una rotonda de la zona suburbana de Dorset. No sorprende que una tierra tan desconocida haya producido informes de monstruos. Una zona tan vasta del planeta virgen seguramente albergará especies desconocidas. Pero las historias que emanan de la Taiga y sus alrededores parecen completamente más extrañas que sus análogos en otros lugares. DRAGONES Y SERPIENTES Los reptiles gigantes parecen las últimas criaturas que esperarías estar asociadas a la congelación de Siberia. Sin embargo, algunos de los relatos más dramáticos de encuentros con dragones de los últimos días han tenido lugar aquí. El caso más famoso fue reportado en la edición del 21 de noviembre de 1964 de Komsomol’skaya Pravada. La Universidad de Moscú montó una expedición geológica para explorar los depósitos minerales de la Cordillera Kular y los distritos circundantes. La expedición duró de junio a octubre y fue dirigida por A.Kharchenkov, un ingeniero, V.Gomoharov, un científico de posgrado, y otros seis. El equipo escuchó rumores de un monstruo que habita el lago Khaiyr. El lago no es grande y mide 600 metros por 500 metros. Sin embargo, está conectado a través de pantanos a muchos otros pequeños lagos en la cuenca del río Omoleya. Es un área de reciente interrupción de la corteza terrestre y es un lago termal, que se congela más tarde que sus pares. Después de caminar miles de kilómetros sobre la tundra helada, los habitantes de la pequeña aldea de Khaiyr les dijeron a los científicos que nadie se atrevía a pescar en el lago y que ninguna ave salvaje se posaría en su superficie. La profundidad del lago nunca se midió, pero se dijo que era profunda.

El biólogo del equipo y miembro de la Rama Yakut de la Academia de Ciencias, el Dr. Nikolai Gladkika fue el primero en ver a la criatura. Él había ido al lago una mañana para sacar agua y vio un enorme animal que se había arrastrado fuera del lago hacia la orilla. Tenía una pequeña serpiente como cabeza en un cuello largo, un cuerpo grande con cuatro patas cortas y una aleta dorsal corriendo a lo largo de su espalda, y una larga cola. Su cuerpo escamoso era de un color negro azulado. Parecía estar hojeando la hierba, una dieta extraña para una criatura así.

Gladkika regresó corriendo con sus compañeros de equipo, pero cuando regresaron con cámaras, el monstruo ya no estaba. Encontraron una gran área de hierba halagada, pero no hay indicios de que se haya comido. Quizás la criatura acababa de husmear en la vegetación. De hecho, veremos evidencia más adelante que estas bestias son carnívoras en la naturaleza.

Gladkika produjo un dibujo del animal que vio. Su ilustración podría haber venido directamente de un bestiario medieval. La criatura se asemeja mucho a un dragón con ojos en forma de hendidura, aleteado hacia atrás, piel escamosa y cuello en forma de serpiente.

Afortunadamente el dragón hizo una segunda aparición. Esta vez, el líder de la expedición y dos miembros del grupo de biología estaban mirando al otro lado del lago cuando el monstruo salió a la superficie. Su cabeza y aleta dorsal eran claramente visibles al igual que la cola larga que azotaba el agua y enviaba olas a través del lago.

El líder de la expedición postuló más tarde que podría tratarse de una especie de reptil prehistórico. Tenía la intención de regresar con su equipo al año siguiente y establecer una base junto al lago. Si alguna vez lo hizo, ningún informe llegó al oeste de una segunda expedición.

Esta no era la primera vez que los dragones del lago Khaiyr no habían sido observados por ningún lugareño. En 1942, dos pilotos que recorrían el lago informaron haber visto dos enormes animales en el agua. Los compararon con tritones gigantes con largas crestas sobre sus espaldas.

Los geólogos rusos parecen tener suerte en la caza de monstruos. En julio de 1953, un grupo de prospección dirigido por VA Tverdokhelbov viajó a la meseta de Sorongnakh. El equipo de la encuesta llegó al lago Vorota en una brillante mañana soleada. En la superficie lisa del lago, Tverdokhelbov y su ayudante Boris Bashkator observaron un objeto a unos 300 metros en el lago. Al principio pensaron que era un tambor de aceite flotante. Pronto se dieron cuenta de que este no era el caso, ya que el objeto comenzó a nadar cerca de la orilla. La pareja trepó a un acantilado para tener una mejor vista. En las propias palabras de Tverdokhelbov…

“El animal se acercó, y era posible ver las partes que emergían del agua. El aliento de las partes delanteras del animal, evidentemente la cabeza, era tanto como… Los ojos estaban muy separados. Aproximadamente 10 metros. Era enorme y de un color gris oscuro. A los lados de la cabeza se podían ver dos parches de color claro. En su parte posterior sobresalía, a una altura de medio metro más o menos, lo que parecía ser una especie de aleta dorsal que era estrecha y doblada hacia atrás. El animal se movía hacia delante en saltos, su parte superior aparecía a veces sobre el agua y luego desaparecía. Cuando a una distancia de 100 metros de la orilla se detenía, comenzaba para golpear el agua vigorosamente, levantando una cascada de agua pulverizada, y luego desapareció de la vista”.

¿Esta bestia de la misma especie que acecha al lago Khaiyr? El comportamiento de la aleta dorsal y el batido con agua son parecidos, pero no se menciona el largo cuello. Quizás lo que los testigos consideraron como la cabeza era simplemente parte del cuerpo voluminoso. Solo más expediciones pueden responder esa pregunta.

El lago Labynkyr se encuentra en la misma meseta. Es un gran lago de 9 millas de largo y 800 pies de profundidad, y tiene una mala reputación. Las tribus locales están convencidas de que un “diablo” habita el lago. El monstruo ha comido perros que se han zambullido en el lago para recuperar patos. Un hombre contó cómo el bruto persuadió a su balsa. Él lo describió como tener una gran boca y ser de color gris oscuro. Algunos cazadores de renos observaron cómo el monstruo se enrollaba en el lago para devorar a un pájaro que pasaba.

En 1963, una pequeña expedición visitó ambos lagos. Cuatro miembros observaron un objeto en el lago Labynkyr a unos 800 metros de distancia. Emergió y se sumergió varias veces. No podían tomar una fotografía cuando el sol se ponía.

El año siguiente, tres equipos que reemplazaron al otro por turnos visitaron ambos lagos. El tercer y último grupo vio al monstruo del lago Labynkr en la segunda mitad de agosto. Dos miembros de la expedición vieron una hilera de tres jorobas a 100 metros de la costa. Corrieron detrás de las jorobas intentando (sin éxito) fotografiarlas. Las jorobas se sumergieron y se elevaron juntas. No estaba claro si eran tres animales separados o parte de una criatura.

En 1964, dos periodistas de la revista italiana Epoca visitaron Lake Labynkr mientras viajaban a Oymyakon. Les dijeron que hace un tiempo un grupo de hombres vio a un reno nadar en el lago. El ciervo desapareció y no resurgió. Luego, un perro entró y desapareció también. De repente, envuelto en la niebla, un enorme monstruo negro se levantó del lago y resopló. Uno de los observadores, aparentemente un erudito estaba convencido de que la bestia era un dinosaurio. Los lugareños se negaron rotundamente a llevar a los periodistas al lago.

Otra historia se refiere a un perro cazador que nadó en el lago y fue comido por la bestia. El afligido cazador construyó una balsa de piel de reno y la llenó con brasas. Hizo flotar la balsa humeante en el lago y la criatura lo arrebató y se zambulló. El monstruo reapareció poco tiempo después haciendo sonidos terribles.

El explorador y escritor ruso Alexander Remple ha contado muchas historias de tales criaturas por los nativos de la taiga. Conocidos como “paymurs”, se los describe con cuerpos y cabezas semejantes a cocodrilos, como pez sheat o bagre wels (Silurus glanis), como se les conoce más comúnmente. Cabe señalar aquí que los dragones orientales a menudo se representan como bagres, como pesas en sus bocas. Un hombre, Anatoly Komandigu, contó de tres cazadores que acamparon junto a un montículo cubierto de nieve en el crepúsculo y encendieron un fuego. Se sentaron de espaldas al montículo y se calentaron cuando el fuego se encendió. De repente, sintieron el montículo a sus espaldas. Al darse la vuelta, vieron que el “montículo” era un enorme reptil cubierto de gruesas escamas grises y negras. Tenía patas cortas y una larga cola. Huelga decir que los hombres huyeron. Tres días después regresaron para su equipo. Descubrieron los restos de un animal, posiblemente la presa del dragón en el área.

También se ha hablado de otro reptil gigante en la taiga, pero uno de otra raya. En 1991 entrevistó a Vladimir Semyonovich Kuznetsov que tenía entonces 71 años. Había sido un veterano cazador en la taiga cuando era joven entre las guerras mundiales. Una noche tropezó con un asentamiento oculto en el bosque. Arrastrándose con el sigilo de un cazador, vio una hoguera en un claro y escuchó cantar. Vio un semicírculo de gente alrededor del fuego que cantaba canciones desconocidas. Mientras cantaban se inclinaron reverentemente hacia el sol poniente. De repente, desde la dirección de la reverencia, algo masivo se arrastró hacia el claro. Kuznetsov se dio cuenta horrorizado de que era una gigantesca serpiente negra de unos 10 metros de largo. Cuando la “serpiente” se alzó, vio que tenía extremidades anteriores pequeñas y no podía haber sido una verdadera serpiente. La gente, que parecía adorar al monstruo, comenzó a cantar más fuerte en voces guturales.

Abrumado por el miedo, Kuznetsov huyó locamente al bosque. Perdió el rastro y no supo por cuánto tiempo corrió, pero tenía las manos y la cara cubiertas de arañazos. Pasó una noche terrible en un gran árbol de pino. Parece que había tropezado con un ritual de algún tipo de culto de adoración al dragón. Si tal cosa suena improbable, incluso en las selvas del este de Siberia, es aleccionador recordar que los marineros escandinavos estaban haciendo sacrificios humanos a un dragón marino frente a la costa del noreste de Inglaterra hasta 1928.

Un periódico en Primorije, publicó la historia de otro cazador que vio una serpiente gigante en la década de 1940 justo después de la Segunda Guerra Mundial. Mientras cazaba en las cercanías del lago Khuntamy, en un matorral de roble, se encontró con una serpiente de color oscuro de 10 metros de largo que descansaba en las ramas. El hombre disparó su rifle Berdan hacia la serpiente. El animal enfurecido comenzó a golpear las ramas destrozadas en una terrorífica demostración de fuerza. El hombre corrió en busca de ayuda, pero cuando regresó con sus hijos y algunos rifles de servicio pesado, la serpiente se había ido.

GE Ribalko vio una serpiente de cinco metros de largo con un diámetro de 10 centímetros en 1978. Esta se encontraba cerca del río Angu en el extremo norte de Primorjie. Cerca de allí, en 1983, Alexander Vodyanin y sus compañeros de trabajo vieron una serpiente de 10 metros mientras cortaban el heno. En 1984, se vio a una serpiente negra de vastas dimensiones deslizándose por la carretera frente a un autobús lleno de mineros del carbón de las minas de Nikolayevsky. Era tan grande que los mineros al principio pensaron que era un tronco caído.

Más recientemente, TASS informó que decenas de personas habían visto una serpiente gigante de seis a siete metros de largo, de color verde y con una cabeza de oveja, en un lago cerca de Sharipovo, en el sur de Ural, en Siberia. El monstruo, con una circunferencia del tronco de un árbol, dejó huellas en el césped de la orilla y se dijo que había sido fotografiado. Se creía que se había comido todos los peces y las ranas en el lago. TASS también informó que algunos de los aldeanos más viejos recordaron que un pez prehistórico, que anteriormente se creía extinguido, había sido capturado en el lago hace unos cincuenta años.

Las imágenes, que yo sepa, nunca han llegado al oeste, y nunca antes había oído hablar del “pez prehistórico”. Tal vez este es un caso de susurros chinos (o siberianos) y la historia fue mal traducida.

¿Podrían existir esos gigantes reptiles de sangre fría en un clima frío y, de ser así, cuáles son? Sabemos que los dinosaurios podrían hacer frente a climas bastante fríos, pero no hay absolutamente ninguna evidencia de ningún dinosaurio aparte de las aves que sobrevivieron a las extinciones en masa de hace 65 millones de años. La enorme tortuga baula (Dermochelys coriacea) a menudo se desvía hacia aguas frías. Hace frente a esto siendo gigantothermic. Su tamaño le ayuda a retener el calor. Sin embargo, la tortuga no es un animal alargado como nuestros dragones siberianos. Las criaturas alargadas producen gigantotermos mucho menos eficientes que las criaturas más achaparradas, como la tortuga laúd.

Quizás hibernan y solo están activos durante los breves meses de verano. Nadie sabrá nunca con certeza hasta que una expedición dedicada viaje al este de Siberia para buscar estos saurios, y si alguien tiene las finanzas, ¡estoy listo para ir en cualquier momento!

EL MUÑECO DE NIEVE SIBERIANO

Es apropiado que este mundo perdido tenga su propio hombre simio. Tiene muchos nombres en Siberia, albasty, kiik-kish, chuchuna, kuchena, kul, mulena .. Tales criaturas, que se asemejan a enormes simios bípedos, son reportadas desde docenas de países en cada continente, pero es solo en Rusia que el establishment científico ha tenido el sentido común de tomar estas criaturas en serio. El fallecido Pytro Smolin, conservador del Museo Darwin en Moscú, comenzó a organizar el Seminario de Investigación Relic Hominoid hasta su muerte en 1975. Es difícil imaginar que un científico occidental en la posición de Smoiln lo haga. El zopenco de mente pequeña, arrogante y lloriqueante sería ensordecedor. En Rusia, la investigación homínida tiene una larga y venerable historia.

El Dr. Boris Porshnev, una de las principales autoridades mundiales en homínidos rusos, ha recopilado informes de toda la antigua Unión Soviética. Siberia, la región más virgen, es rica en cuentos de muñecos de nieve. AP Okladnikov, un arqueólogo que trabajó a lo largo del curso inferior del río Lena, le contó a Porshnev sus hallazgos.

“Los Chuchuna son una tribu si seres mitad hombres, mitad animal, todavía se encuentran ocasionalmente en el Norte. Las criaturas no tienen cuello y cabezas que en consecuencia parecen brotar directamente de sus torsos. Generalmente aparecen de noche, inesperadamente, y tiran piedras a los humanos dormidos desde los acantilados. Se les da a los renos que atrapan. Un cazador Yakut llamado Markarov dijo que encontró cuevas habitadas por la criatura en la orilla derecha del río Lena y hasta el lago Stolb. y algunas pieles de los renos que se habían comido”.

En 1912, PLDarvert, un joven mineralogista, publicó informes de hombres peludos y salvajes que había presenciado desde 1908 a lo largo de Lena. Más tarde se convirtió en profesor especializado en el estudio de meteoritos, pero luego volvió a sus estudios anteriores. En 1933 escribió un largo artículo sobre los homínidos The Mulen y Chuchuna Wild Men. Un miembro de la tribu Yakut le dijo a Darvert que los chuchuna a veces cruzaban desde Lena a las islas Aleutianas. Esto es interesante ya que todos los simios conocidos son nadadores pobres y a veces se ahogan cuando caen en aguas profundas en cautiverio. El miembro de la tribu contó cómo uno de los monstruos fue encontrado en la orilla del mar un día. Nadie se atreve a acercarse, ya que no sabían si estaba muerto o no. Incluso los perros no se acercarían a él. La bestia yacía inmóvil todo el día. Solo un miembro de la tribu lo vigiló una vez que se puso el sol. Él lo vio levantarse del suelo y escapar.

La muerte de Porshnev en 1972 le impidió escribir formalmente su “capítulo polar” en la investigación sobre muñecos de nieve, pero otros siguieron sus pasos. Uno de los más dedicados fue Vladimir Pushkarev, un audaz y joven biólogo que a menudo se enfrentaba solo a las selvas de Siberia. En estas expediciones en solitario esperaba acercarse al yeti siberiano que con grandes expediciones compuestas por muchas personas. En un área como Siberia esto tomó una gran valentía. Pushkarev estaba trabajando en una tesis titulada: Current knowledge on the Relict Hominoid in the North of Eurasia. Trágicamente, Pushkarev fue ahogado durante una expedición de un hombre a la cuenca del río Ob y los pantanos y bosques circundantes en 1978, el último sacrificio en nombre de la criptozoología. Su cuerpo nunca fue recuperado. Lo que sigue son algunos de sus hallazgos del área que más tarde se adjudicó su vida. Luka Tynzyanov un ex cazador de taiga le dijo…

“En 1960, o podría haber sido en 1961, una noche iba de yarskogort a Vasyakovo a lo largo de la orilla del Gornaya Ob. Tenía dos perros conmigo. De repente se erizaron, comenzaron a ladrar y corrieron hacia delante, y esta vez se acurrucó cerca de mis pies y dejó de ladrar. Justo entonces salieron dos kuls del bosque, uno era alto, más de dos metros, y el otro un poco más bajo. También me asusté porque sus ojos brillaban como dos linternas rojas oscuras, vinieron hacia mí y, cuando estaban bastante cerca, me miraron con ojos centelleantes. No llevaban telas. Estaban cubiertos de pelo corto y grueso. Sus rostros y cuerpos eran negros. Sus caras sobresalían, sus brazos eran más largos que un del hombre y los balancearon de una manera extraña. Su forma de andar era diferente a la de un ser humano. Pusieron los pies en blanco al caminar. Cuando pasaron junto a nosotros, los perros hicieron una fila para la aldea.

Tynzyanov había visto otros dos especímenes poco después de la Segunda Guerra Mundial.

En Salekhard, una ex maestra de escuela llamada Marfa Sekina, que enseñó a las tribus a leer y escribir, le contó a Porshnev sobre su encuentro con un muñeco de nieve en su juventud.

“Antes de la revolución, mi padre y yo viajábamos constantemente por la región septentrional de Ob y la península de Yamal. Tenía 20 años en ese momento y nuestra residencia permanente era Salekard. A veces nos quedábamos en una antigua Khanty no lejos de la aldea de Puyko.

Recuerdo que era en septiembre, las noches eran oscuras y nuestros perros ladraban por la noche. Una vez que los ladridos fueron particularmente feroces. La noche siguiente no fue menos frenético. Le pregunté a nuestro anfitrión, los Khanty, a quienes estaban ladrando así, y él susurró que era el Zemlemer (agrimensor).

Zemlemer? Estaba desconcertado. Te mostraré esta noche, dijo. Solo míralo con cuidado, a través de tus dedos:

A la medianoche salimos del Choom (una tienda de pieles y ladridos). Había una gran luna roja. Esperamos alrededor de una hora, y de repente los perros comenzaron a ladrar. A varias docenas de metros vi a un hombre muy alto. Nuestros chooms estaban rodeados por un seto de sauces rosas de dos metros de alto. La cabeza y los hombros del hombre se elevaban por encima de él. Caminaba rápido, con pasos largos, empujando a través de los matorrales. Sus ojos brillaban como linternas. Nunca había visto un hombre tan alto y terrible. Los perros corrieron hacia él, aullando. Uno, prestado coraje por nuestra presencia, corrió directamente hacia él. El hombre se inclinó, lo levantó y lo arrojó lejos a un lado. Oímos un grito y vimos el cuerpo del perro caer por el aire. El hombre se fue rápidamente y no volvió a mirarnos…

¿Era un duende del bosque? Le pregunté al viejo.

No pronuncies esa palabra con miedo, para que no lo invoques. Solo llámalo Zemlemer. Él viene aquí, todos los años en este momento.

A la mañana siguiente, uno de nuestros perros había desaparecido.

Los ojos brillantes y la antipatía hacia el mejor amigo del hombre son características de los informes de hominoides de todo el mundo. Pushkarev interrogó a los alumnos en tres escuelas secundarias especializadas en Salekhard. Los niños eran todos del área nacional de Yamalo-Nenets y pertenecían a familias de cría de renos.

48 de los 60 encuestados se encontraron con el hombre salvaje en la tundra.

Los 60 sabían que los Nanets lo llamaban Tungu.

4 de ellos lo habían visto recientemente (en los años sesenta o setenta), pero a distancia y en el crepúsculo. Otros 10 dijeron que sus parientes lo habían visto.

Los que habían visto el tungu lo describieron como alto y peludo con una carrera rápida y un silbido agudo.

En el pueblo de Nyda, en el distrito de Nyadm, cuestionó a los criadores de renos que creían en el tungu pero que dijeron que no se había visto en diez años. A principios de los años sesenta se lo veía con bastante frecuencia.

En 1974, Pushkarev realizó una investigación a unos 5.000 kilómetros del río Ob en Yakutia, en el este de Siberia. Una historia contada por Tatyana Zakharova, un hombre Evenk de 55 años, tuvo lugar en la orilla del arroyo Khoboyotu.

“Después de la revolución, en la década de 1920, nuestros aldeanos se encontraron con un Chuchunaa mientras recogían bayas. También recogía bayas y se las metía en la boca con ambas manos. Al vernos, se levantó en toda su estatura. era muy alto y delgado, dicen. Descalzo y vestido con piel de ciervo, tenía los brazos muy largos y una mata de pelo descuidado. Su rostro era tan grande como el de un ser humano. Tenía la frente pequeña y sobresalía de sus ojos como el pico de un gorro. Su mentón era grande y ancho, mucho más grande que un humano. Al momento siguiente huyó. Corrió muy rápido, saltando alto después de cada tercer paso”.

Esta última cuenta parece describir algo diferente a los demás. Este ser parece más humano y menos simiesco que los otros informes. A un humano salvaje, quizás parte de una tribu de cazadores-recolectores muy primitivos, no es un verdadero muñeco de nieve. Le falta el vello corporal, la masa muscular y los ojos brillantes del artículo genuino. Estos humanos ultra primitivos o pseudo-muñecos de nieve están escritos en el libro del historiador y etnógrafo soviético GVKsenofontov, Urankhai Sakhalar.

“El Chucunaa es un humano. Se alimenta de ciervos salvajes y se come la carne cruda. Dicen que le arranca la piel del venado salvaje y la usa, así como nosotros hacemos la piel de un zorro. Él vive en una guarida como un oso. .Su voz es desagradable, chirriante y a caballo. Silba personas aterradoras y renos. Los hombres se cruzan con él muy raramente, y con frecuencia lo ven huir. La cara del Chuchunaa es negra. Es difícil distinguir la nariz y los ojos, solo se puede ver en verano. En invierno no está cerca”.

Confusamente dos entidades separadas, un mono humano o un hombre mono son referidos a un Chuchunaa. Los próximos informes se refieren claramente a algo que no es humano.

Otra incansable investigadora de homínidos es Maya Bykova. Su perseverancia la ha recompensado con algunos de los avistamientos más cercanos del ruso hasta la fecha. En 1985, mientras regresaba de un viaje al oeste de Siberia, se encontró con un joven en su tren y entabló conversación con él. El tipo, Volodya, era un Mansi étnico de Siberia occidental y encontró los estudios de Bykova muy interesantes. Una vez que había establecido que ella no quería disparar a los homínidos, confesó que él, su abuelo y su padre habían visto una criatura como una casa de caza. El albergue estaba ubicado en un bosque de cedros rodeado de pantanos a unos 70 kilómetros de su casa. La criatura era grande, voluminosa y cubierta de cabello castaño rojizo oscuro, excepto en el antebrazo izquierdo, el cabello era blanco. Por esta razón lo llamaron Mecheny (Marcado). Siempre golpeaba la ventana de la cabina y luego vagabundeaba por el edificio como si buscara algo en el suelo y murmurara. Su perro de caza siempre huyó cuando apareció y regresó cuando se fue. Mecheny solo fue visto en agosto y había sido visto dos veces en 1985.

Volodya se mantuvo en contacto y escribió para decirle a Bykova que Mecheny había regresado tres veces en 1986. Le extendió una invitación a Bykova para que se uniera a su familia en la logia en 1987. En agosto de ese año viajó a la logia con Volodya, su esposa Nadya y un cachorro de un mes de edad llamado Box (el viejo perro falleció). Al amanecer del primer día fueron despertados por dos golpes agudos en un contrachapado fuera de la cabina. Bykova salió corriendo a ver qué había hecho el ruido. Sus anfitriones lo siguieron, preocupados por su seguridad.

“Estaba amaneciendo y lo primero que vi frente a mí fue una mancha blanca contra el fondo oscuro de los árboles. Después de eso vi su figura. Estaba a cinco metros de distancia, con el hombro derecho apoyado contra el tronco sin corteza de un muerto cedro. Brillantemente a la vista estaban el antebrazo blanco y los brillantes ojos rojos.

Era lo suficientemente ligero y estaba lo suficientemente cerca para verlo en detalle. Se paró dos metros, más o menos cinco centímetros. Mirándonos (Voloydya mide 180 centímetros, 168, Nadya es más baja), cambió su mirada de uno a otro e hizo un sonido, algo así como “¡Khe! “, como si se aclarara la garganta sin separar los labios. En general, a juzgar por su constitución, especialmente sus extremidades inferiores, se parecía a un hombre, no a un simio o un oso parado sobre las patas traseras. Pero, como un animal, estaba cubierto de pelaje, de unos seis o siete centímetros de largo, de color marrón rojizo, excepto que el antebrazo izquierdo, como ya se mencionó, era blanco.

Dibujé el retrato de la criatura de la cabeza a los pies, ya que se quedó en mi memoria. La cabeza, de frente a mí, miró a su alrededor, pero más tarde, cuando se volvió, noté que la parte posterior de la cabeza era alargada. El pelo en la cabeza era corto, no más de tres centímetros. No vi ninguna piel en la cara, estaba todo cubierto de pelo, incluidas las orejas, la nariz y las fosas nasales. Solo podía ver los ojos, en forma de almendra y como los de un hombre, pero hundidos bajo prominentes crestas de las cejas … Las mandíbulas estaban levemente adelantadas y mostraban una boca larga y estrecha. La cabeza se sentó justo en los hombros, sin cuello. Los hombros eran sorprendentemente anchos y fuertemente musculosos. Tal musculatura en humanos solo puede verse en fisicoculturistas. El cofre era poderoso y parecido a un barril. Brazos pesados, algo adelantados, colgaban sueltos. Su longitud relativa parecía estar dentro de las proporciones humanas. Las manos eran enormes y tenían forma de bolas. Pude ver la piel de las palmas y era rojizo. En la ingle, el cabello era más largo, los genitales no se veían. Las piernas eran largas y rectas, con pies enormes. También estaban cubiertos de pelo y no vi ninguna piel”.

Bykova contó los segundos en su cabeza mientras el trío miraba al muñeco de nieve a los 60 segundos. Box salió de la cabina y gruñó a Mecheny. El monstruo giró y desapareció en el bosque. Durante los siguientes ocho días, él no regresó y Volodya tuvo que regresar a casa ya que su licencia se estaba acabando.

Es interesante notar el sonido de tos que hizo Mecheny. Los gorilas emitirán un sonido como advertencia o amenaza. Estaba el muñeco de nieve haciendo lo mismo. Los eventos pronto probarían que Mecheny estaba lejos de ser inofensivo.

A mediados de octubre, Bykova regresó a la cabina con Volodya, Nadya y Box (ahora tienen cinco meses). Esta vez, nada golpeó la ventana o la pared, pero una noche escucharon un grito extraño. A la mañana siguiente, Box desapareció y se dispusieron a buscarlo. El vino sobre su cuerpo a unos 100 metros de la cabina. Poor Box había sido desgarrado desde la cola hasta las clavículas. El lado derecho de su cráneo había sido aplastado con tanta fuerza que sus dientes le habían perforado la lengua. Parecía que el muñeco de nieve había acechado a Box, lo había clasificado por las piernas y lo había aplastado contra un árbol con una fuerza sobrehumana. Volodya, quien era un experimentado cazador de osos y leñador, se preocupó y el equipo empacó y viajó a casa. Esta no sería la última vez que Bykova vio a Machine.

Puede parecer extraño que Byakov, como científico, no haya tomado una cámara. Tenía miedo de que pudiera asustar a la criatura. Todo su enfoque fue habituar a Mecheny hasta que estuvo acostumbrado al contacto humano y luego a filmarlo y fotografiarlo.

En agosto de 1988 regresó al bosque con Volodya y su abuelo. Pasaron la noche escondidos en los árboles en el borde del claro en el que se encuentra la cabaña. Después de que no tuvieron suerte, se movieron unos 800 metros desde la cabina hasta el borde del pantano. En la noche del 22, una tormenta de verano comenzó a iluminar el cielo con relámpagos. A una distancia de setenta metros, un flash iluminó una figura encorvada. Se levantó mostrando un antebrazo blanco. La criatura parecía estar saltando y cayendo al suelo. Mientras se levantaba se llevó la mano derecha a la boca y parecía estar comiendo. Los humanos observando siguieron sus movimientos cuando llegó a 25 metros de ellos. Al parecer, estaba cazando animales pequeños, quizás ranas. Su caza nocturna fue la única vez que fue observado en este viaje.

La hominología rusa parece estar constantemente teñida de tragedia. El plan de Byakov de habituar a Mecheny nunca llegó a buen término. La esposa de Volodia, Nadia, murió repentinamente a una edad temprana y su abuelo falleció unos meses después. La devastada Volodia solo quería que la dejaran en paz. Las cartas de condolencia fueron respondidas con agradecimiento, pero el joven estaba, comprensiblemente, sin interés en nuevas investigaciones. Siempre había estado preocupado por “regalar” a Mecheny y por tener el bosque a la carrera con los cazadores. Por lo tanto, uno de los episodios más prometedores en la historia criptozoológica fue llevado a un final melancólico.

Moviéndose al este de Siberia una vez más, Reuters publicó el siguiente informe el 16 de agosto de 1990.

Los guardias fronterizos soviéticos de la KGB se pusieron en estado de máxima alerta después de que una patrulla nocturna avistó a una criatura de 2 metros de altura con ojos brillantes. La bestia, que sorprendió a los guardias del puesto fronterizo de Bandera Roja en el Lejano Oriente soviético, se parecía al mítico Abominable muñeco de nieve, o Yeti. Poco después se vio tratando de subir a un techo, pero finalmente se retiró al bosque.

El uso de la palabra mítico en este informe es claramente erróneo. El sucesor de Dimitri Bayanov de Boris Porshnev recibió información sobre un encuentro anterior de un guardia fronterizo, Constantine Shemberev, que tuvo lugar en el invierno de 1983.

“Esto sucedió no muy lejos de la ciudad de Birobidzhan en un bosque en la frontera con China. Mi chofer, de etnia uzbeka, y yo estábamos pasando una noche al aire libre. Hacía mucho frío y prendimos fuego. Lo dejé cuidando el fuego. y fui a recoger leña. Como había mucha nieve, tardé aproximadamente media hora en recoger una brazada de maleza. De repente, se escuchó un grito espeluznante en la hoguera. Un grito como ese en el borde es especialmente alarmante. Dejé caer la leña, tomé mi ametralladora preparada y corrí al campamento.

De repente, me detuve y vi una bestia que se dirigía hacia mí. Fue muy grande y me sorprendió. En cuanto a la bestia, mostraba poco miedo. Cuando solo quedaban unos tres metros entre nosotros, se enderezó y vi que era un hombre. Era muy peludo y en algunos lugares el pelo estaba enmarañado. Los ojos eran humanos y él me miró. Pensé que si daba otro paso, dispararía. Pero hizo un sonido como de risa y se fue. Al irse, se dio vuelta un par de veces como para asegurarse de que no lo estaba siguiendo.

Se estaba inclinando mucho, pero sus brazos no colgaban como los de un simio. Entonces recordé mi conductor y corrí hacia el vehículo. El conductor estaba escondido detrás del capó y estaba muy contento de verme. Temblaba excesivamente y tardé aproximadamente una hora en calmarlo. Me contó la siguiente historia: estaba atendiendo el fuego cuando esa cosa salió del bosque. El conductor se quedó petrificado de miedo y no pudo dar un paso. El hombre Shaggy se acercó al fuego y empezó a quitar la nieve, el conductor notó que sus dedos muy largos. De repente, el “hombre” oyó el crujido de la nieve bajo mis botas y se volvió en mi dirección. En ese momento, el conductor dejó escapar un grito agudo y se precipitó hacia el automóvil, mientras que el “hombre” se dirigió hacia mí. En resumen, que es toda la historia.

Constantino añadió más detalles en las cartas a Bayanov. La bestia estaba a dos metros de alto con hombros anchos y el pelo de color oscuro. La frente pegada a cabo, la nariz era ancha y plana, el cuello no era visible. El conductor recuerda los largos dedos y ojos grandes. El muñeco de nieve había llegado a dos pasos de él. Como musulmán que él creía que era un demonio. Constantino pensó que era un mono o Wildman.

En 1988 Bayanov se envió una copia de la revista Magadan-skaya Pravda de un colega que vive en el norte de la ciudad rusa de Magadan en la costa del mar de Ojotsk. S.Kozlovsky, autor de un artículo en la revista, escribe que en 1979, como parte de un programa educativo dio una conferencia de pastores de renos en el origen y la evolución del hombre. Sus conferencias fueron acompañadas de diapositivas y se les da a través de un intérprete. Cuando una diapositiva que muestra una reconstrucción de Homo erectus fue mostrado al público todo lo identificó como un pikelian. Esto se repitió con cada nuevo grupo dio una conferencia a.

El dijo que la pikelian era un hombre como criatura cubierta de pelo gris marrón. Un cazador llamado Mikundyya se dice que han llegado a través de una hembra en las montañas. Él observaba desde detrás de una roca mientras se desenterró una raíz, lo limpió y lo comió. Decidió capturar ella y la agarró por detrás. Ella dejó escapar un grito y lo arrastró hasta que se golpeó contra una roca y dejar ir. El mismo hombre también se supone que han llegado a través de una cueva pikelian con un lecho de hierba y musgo, y un montón de pequeños huesos de animales.

Más al este aún en el Chukchi peninsular ruso Victor Chebortarev vieron a un muñeco de nieve en 1970. Durante una búsqueda en el río Amguema, él y dos compañeros avistó una figura peluda gigantesca que parecía tanto hombre como simio como y. Llevaba hombros anchos, una pequeña cabeza y los brazos y las piernas elevadas. Se quedó inmóvil la vuelta y desapareció detrás de una roca.

¿Cuál es el mono de Siberia muñeco de nieve, hombre, o ninguno? Los humanoides gigantes de China y el Himalaya, el yeren y yeti pueden ser una forma de sobrevivir del gigante blacki Pleistoceno mono Gigantopithecus. Este mono se conoce de los dientes y mandíbulas fósiles que datan de 500.000 años. Probablemente fue un bípedo y se situaría 3 metros o más de altura. Se alimenta de bambú y la fruta, semillas fósiles de la fruta durian se han encontrado en sus dientes. Pero Gigantopithecus parece haber sido una criatura de las zonas tropicales y subtropicales. El muñeco de nieve de Siberia habita en algunas zonas muy frías. También parece más pequeño que los gigantes tropicales. Dmitri Bayanov piensa que puede ser una rama del hombre de Neandertal. Se postula que estos seres eran mucho más grandes que los neandertales verdaderos, tenían cerebros más pequeños y tenían más peludo. Es probable que carecen de fuego y crear herramientas rudimentarias. Sabemos verdaderos neandertales podían hacer frente a un frío extremo. Sus parientes más bestiales es probable que sean aún más resistentes. Es interesante notar que estas criaturas se han registrado en la Rusia europea, cerca de la frontera con Finlandia. ¿Podrían haber estado detrás de la génesis de las leyendas trol escandinavas.

Voy a dejar la última palabra sobre el muñeco de nieve a la técnica Vladimir Pushkarev.

“El problema de los homínidos relictos es uno de los grandes enigmas de la tierra. Su importancia está en su apogeo hoy porque en una década o dos de estos relictos puede desaparecer de la faz de la tierra, tal como lo hizo el mamut en el momento de la romana imperio y Epiornis (la gigantesca ave de Madagascar) en el siglo XVIII, somos la generación que encuentra el hominoide sigue vivo y es por eso que somos totalmente responsables de la solución del problema.