Este Mundo, a veces insólito

Astronautas USA muertos (en tierra)

Rate this post

Apolo 1

Apollo 1 (conocido también como AS-204)

Grissom, White y Chaffee posan frente a su vehículo espacial Apolo/Saturno IB en la plataforma de lanzamiento, diez días antes de que un fuego de la cabina cobrara sus vidas.

Tipo: Prueba de verificación de la nave espacial con tripulación.

Ámbito: Espacial

Sede: Cape Canaveral Air Force Station

Lugar: Florida

Ubicación: Cape Canaveral, Florida

País: Estados Unidos: Coordenadas: 28°31′18″N 80°33′41″O

Fecha: 21 de febrero de 1967 (planeado)

Duración: Hasta 14 días (previsto)

Participantes: Virgil I. “Gus” Grissom, Comandante; Edward H. White, Piloto Senior; Roger B. Chaffee, Piloto.

Organización

Delegados: NASA

Apolo 1 (inicialmente designado AS-204) fue la primera misión tripulada del programa espacial estadounidense conocido como proyecto Apolo, cuyo objetivo consistía en alcanzar un alunizaje tripulado sobre la Luna.1​ La prueba orbital planeada en la órbita baja terrestre del módulo de mando y servicio del Apolo no llegó a cumplir la fecha de lanzamiento prevista para el 21 de febrero de 1967, debido a un incendio en la cabina durante una prueba en la plataforma de lanzamiento 34, que se produjo el 27 de enero en el complejo de lanzamiento de la estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, matando a los tres tripulantes: el comandante piloto Virgil I. “Gus” Grissom, el piloto del módulo de comando Edward H. White II y el piloto Roger B. Chaffee, destruyendo también el módulo de comando (CM).1​ El nombre “Apolo 1”, elegido por la tripulación, se retiró oficialmente por la NASA en conmemoración a la fallecida tripulación el 24 de abril de 1967.1

Inmediatamente después del incendio, la NASA convocó a la Junta de Revisión del Accidente del Apolo 204 para determinar las causas del incendio, y las dos cámaras del Congreso de Estados Unidos pusieron en marcha sus propias investigaciones del comité para supervisar la investigación de la NASA. Durante la investigación, un documento interno de la NASA citando problemas con el contratista principal del Apolo, North American Aviation, fue revelado públicamente por el entonces senador estadounidense Walter F. Mondale, y llegó a ser conocido como el “Informe Phillips”. El avergonzado administrador de la NASA, James E. Webb, que desconocía la existencia del documento, dio inicio a la controversia con el programa Apolo. A pesar del descontento en el congreso estadounidense por la falta de apertura de la NASA, los dos comités del congreso dictaminaron que las cuestiones planteadas en el informe no tenían nada que ver con el accidente, y se dejó a la NASA continuar con el programa.

Aunque la fuente de ignición que generó el incendio no pudo ser determinada de manera concluyente, las muertes de los astronautas se atribuyeron a una amplia gama de defectos de diseño y construcción con materiales letales en el módulo de comando del Apolo. Los vuelos tripulados Apolo fueron suspendidos por 20 meses mientras se corrigieron estos problemas. El vehículo de lanzamiento Saturno IB, SA-204, previsto para su uso en esta misión, más tarde se utilizó para el primer vuelo de prueba no tripulado en el módulo lunar (LM), misión denominada Apolo 5.2​ La primera misión tripulada con éxito del programa Apolo fue volada por la tripulación de reserva del Apolo 1, el Apolo 7 en octubre de 1968.

Grissom, Chaffee y White durante unas pruebas de salida de la cápsula Apolo, en junio de 1966.

Tripulación

Posición                        Astronauta

Piloto Comandante      Virgil I. “Gus” Grissom
Tercer vuelo

Piloto de Alto Nivel      Edward H. White II
Segundo vuelo

Piloto                             Roger B. Chaffee
Primer vuelo

Primera Tripulación de Respaldo (abril – diciembre de 1966)

Posición                        Astronauta

Piloto Comandante      James A. McDivitt

Piloto de Alto Nivel      David R. Scott

Piloto                             Russell L. “Rusty” Schweickart

Esta Tripulación voló en el Apolo 9.

Segunda Tripulación de Respaldo (diciembre de 1966 – enero de 1967)

Posición                        Astronauta

Piloto Comandante      Walter M. “Wally” Schirra

Piloto de Alto Nivel      Donn F. Eisele

Piloto                             R. Walter Cunningham

Esta tripulación voló en el Apolo 7.

AS-204 iba a ser el primer vuelo de prueba tripulado del módulo de mando y servicio del Apolo en la órbita de la Tierra, lanzado en un cohete Saturno IB. El vehículo de lanzamiento y la misión AS-204 iba a poner a prueba las operaciones de lanzamiento, el seguimiento de terreno y las instalaciones de control y el funcionamiento de la plataforma de lanzamiento Apolo-Saturno y habría durado hasta dos semanas, dependiendo del desempeño de la nave espacial durante la misión.3

El módulo de comando y servicio (CSM) para este vuelo, número 012 construido por North American Aviation (NAA), era una versión denominada Bloque I, diseñada antes de que la estrategia de cita y encuentro en la órbita lunar (LOR, por sus siglas en inglés) fueran elegidos como método de alunizaje; por lo tanto, carecía de la capacidad de acoplamiento con el módulo lunar. Éste fue incorporado en el diseño del denominado Bloque II, junto con la experiencia adquirida en el Bloque I. El vuelo del Bloque II sería usado en ensayos de vuelo con el módulo lunar (LM) cuando éste estuviera listo, y posteriormente sería utilizado en los vuelos de aterrizaje de la Luna.

El módulo de comando 012, etiquetado Apolo Uno, llega al Centro Espacial Kennedy el 26 de agosto de 1966

Un artículo de prensa publicado el 4 de agosto de 1966, se refiere al vuelo como “Apolo 1”.8​ La nave 012 llegó al Centro Espacial Kennedy el 26 de agosto, con la etiqueta “Apolo Uno” por North American Aviation en su cobertura de embalaje.

Chaffee, White, y Grissom entrenando en un simulador de su cabina del módulo de comando, 19 de enero de 1967

La nave espacial Apolo, el módulo de comando/servicio, era mucho más grande y mucho más compleja que cualquier diseño de nave espacial construido y usado previamente. En octubre de 1963, Joseph F. Shea fue nombrado gerente de la Oficina del Programa de la Nave Espacial Apolo (ASPO, por sus siglas en inglés), responsable de la gestión del diseño y la construcción, tanto del CSM y el LM (módulo lunar). En una reunión de revisión nave espacial celebrada con Shea el 19 de agosto de 1966, la tripulación expresó su preocupación por la cantidad de material inflamable en la cabina (principalmente red de nailon y velcro), a lo que los técnicos encontraron conveniente para anclar herramientas y equipos en su lugar en la ingravidez del espacio.

Apolo 1 Fliteline medallón (más tarde voló en el Apolo 9 por Jim McDivitt).

Shea dio órdenes al personal de North American Aviation para eliminar los materiales inflamables de la cabina, pero no supervisó el asunto personalmente.13

North American Aviation envió la nave espacial CM-012 al Centro Espacial Kennedy el 26 de agosto de 1966 bajo un certificado condicional de vuelo: 113 importantes cambios de ingeniería incompletos previstos tuvieron que ser completados en el KSC. Pero eso no fue todo: 623 órdenes de cambio de ingeniería adicionales se realizaron y terminaron después de la entrega.14​ Grissom se frustró tanto con la incapacidad de los ingenieros de simuladores de entrenamiento para mantenerse al día con los cambios realizados en la nave espacial, que tomó un limón de un árbol cerca de su casa15​ y lo colgó en el simulador en señal de protesta.16

Los módulos de comando y servicio se acoplaron en la cámara de altitud del KSC en septiembre y se realizó la prueba del sistema combinado. Se realizó la prueba altitud primero en un ambiente no tripulado; a continuación, tanto con el primer y equipos de respaldo, del 10 de octubre a diciembre 30. Durante esta prueba, la unidad de control ambiental (ECU, por sus siglas en inglés) en el módulo de comando se encontró que tenía un defecto de diseño, y fue enviado de vuelta al fabricante para los cambios de diseño y actualización. La unidad devuelta ECU tuvo una filtración de refrigerante de agua/glicol, y tuvo que ser devuelta una segunda oportunidad para su reparación. También durante este tiempo, un tanque de propelente en el módulo de servicio 017 se había roto durante las pruebas en North American Aviation, lo que provocó la separación de los módulos y la eliminación de la cámara, de modo que el módulo de servicio podría ponerse a prueba en busca de signos del problema del tanque. Estas pruebas fueron negativas, y una vez que todos los problemas de hardware pendientes se resolvieron, la nave espacial fue montada y finalmente completaron una prueba de altitud éxito con tripulación de reserva de Schirra.17

De acuerdo con el informe final de la junta de investigación de accidentes, “En el post-prueba la tripulación de vuelo de respaldo expresaron su satisfacción por el estado y el rendimiento de la nave espacial”.17​ Esto parece contradecir el relato en “Luna Perdida: El peligroso viaje del Apolo 13” por Jeffrey Kluger y el astronauta James Lovell, que “Cuando el trío salió de la nave… Schirra dejó claro que no estaba contento con lo que había visto”, y que más tarde se advirtió a Grissom y Shea que “no hay nada malo con esta nave que pueda señalar, pero simplemente me resulta incómodo. Algo simplemente no suena bien”, y que Grissom y su tripulación debían salir de inmediato a la primera señal de problemas.18

Después de las pruebas de altitud con éxito, la nave espacial fue retirada de la cámara de altitud el 3 de enero de 1967, y acoplada a su vehículo de lanzamiento Saturno IB en la plataforma 34, el 6 de enero.

Prueba “desconectada”

La escotilla del Bloque I usada en la nave Apolo 1 consistía de dos piezas requería que la presión dentro de la cabina no debería ser más alta que a atmosférica, a fin de abrirla. La tercera capa exterior, la cubierta térmica protectora de la escotilla durante el lanzamiento no se muestra en la imagen.

La simulación de lanzamiento el 27 de enero de 1967, en la plataforma 34, era una prueba denominada “desconectada” para determinar si la nave espacial operaría nominalmente (simulado) con su propia alimentación interna, mientras se desconectaban todos los cables y umbilicales de alimentación externa. La superación de esta prueba era esencial para la fecha de lanzamiento el 21 de febrero. La prueba se consideró no peligrosa, porque ni el vehículo de lanzamiento ni la nave espacial fueron cargadas con combustible o propelentes criogénicos, y todos los sistemas pirotécnicos fueron desactivados.7

A las 1:00 pm, hora del este (1800 GMT) del 27 de enero, primero Grissom, después Chaffee y luego White entraron en el módulo de mando a la presión atmosférica adecuada, y fueron atados a sus asientos y conectados a los sistemas de oxígeno y comunicación de la nave espacial. Hubo un problema de inmediato: Grissom notó un olor extraño en el aire que circulaba a través de su traje, que comparó con “suero de leche agria”, y la cuenta regresiva simulada se detuvo a las 1:20 de la tarde, mientras que se tomaron muestras de aire. Ninguna causa del olor se pudo encontrar, y la cuenta atrás se reanudaría a las 14:42. (Durante la investigación del accidente se determinó que este olor no estaba relacionado de alguna manera con el fuego.)7

Tres minutos después se reanudó el recuento, se inició la instalación de la escotilla. La misma se componía de tres partes: una escotilla interior extraíble, que se mantuvo dentro de la cabina; una escotilla exterior con bisagras, que formaba parte del escudo térmico protector de la nave, y una tapa de escotilla exterior, que era parte de la cubierta protectora impulso que envuelve todo el módulo de comando para protegerlo del calentamiento aerodinámico durante el lanzamiento e igualmente lo protege de las llamas del cohete de escape de lanzamiento en caso de un aborto de lanzamiento. La cubierta de impulso de la escotilla fue parcialmente, pero no totalmente trabada en su lugar, ya que la cubierta protectora impulso flexible fue ligeramente distorsionada para permitir el paso de algunos cables para deslizarlos debajo de ella para proporcionar la energía interna simulada. (Reactivos de pila de combustible de la nave no se cargaron para esta prueba). Después se sellaron las escotillas, el aire en la cabina se reemplazó con oxígeno puro a 16,7 psi (1.150 hPa), 2 psi (140 hPa) superior a la presión atmosférica.7

Otros problemas incluyeron episodios de alto flujo de oxígeno a los trajes espaciales, lo que disparó una alarma. La causa probable se determinó a causa de los movimientos de los astronautas, que fueron detectados por el sistema giroscópico inercial y de orientación de la nave y el micrófono-atascado de Grissom. El micrófono abierto era parte del tercer gran problema, con el bucle de comunicaciones que conectaba a la tripulación, las operaciones y la sala de control dentro del complejo de lanzamiento. Los problemas llevaron a Grissom a la siguiente observación: “¿Cómo vamos a llegar a la Luna si no podemos hablar entre dos o tres edificios?” La cuenta atrás simulada se reanudó a las 17:40, mientras se hicieron intentos para solucionar el problema. Todas las funciones de cuenta atrás hasta la transferencia de energía interna simulada se habían completado con éxito por 18:20, pero a las 6:30 de la cuenta permaneció en espera a T menos 10 minutos.7

Fuego

El exterior del módulo de comando del Apolo 1 ennegrecido por la erupción del fuego debido al fallo de la cubierta de la cabina.

Los restos calcinados del interior de la cabina de Apolo 1

Los miembros de la tripulación transcurrían el tiempo de la prueba cotejando su lista de comprobaciones, cuando un corto transitorio de tensión se registró a las 06:30:54 (23:30:54 GMT). Diez segundos más tarde (a las 6:31:04), Chaffee exclamó “¡Hey!”, seguido por sonidos de forcejeo durante dos segundos. White informó entonces, “¡Tenemos un incendio en la cabina!”. Algunos testigos dijeron que vieron a White en los monitores de televisión tratando de alcanzar la manija de liberación de la compuerta interior, y cómo las llamas se propagaban en la cabina de izquierda a derecha y lamían la ventana. Se cree que la transmisión de voz final podría haber venido de Chaffee. Seis segundos después del informe de White sobre el fuego en la cabina, una voz gritó: “¡Hay un terrible fuego!”. El sonido de la ruptura del casco de la nave espacial se escuchó inmediatamente después, seguido de “¡Me estoy quemando!” y un grito de pánico. La transmisión entonces terminó de manera abrupta en 6:31:21, a tan sólo 15 segundos después de que se escuchara el primer informe de fuego.

La intensidad del fuego, alimentado por oxígeno puro, causó que la presión aumentara en 15 segundos a 29 psi (2.000 hPa), lo que rompió la pared interior del módulo de comando (fase inicial del fuego). Luego las llamas y gases corrieron fuera del módulo de mando a través de los paneles de acceso abiertos a dos niveles de la estructura de servicio. El intenso calor, el humo denso y máscaras de gas ineficaces diseñadas para gases tóxicos en lugar de humo pesado obstaculizaron los intentos del personal de tierra para rescatar a los hombres. Se temía que el módulo de comando explotase, o que pronto lo haría, y que el fuego podría encender el cohete de combustible sólido en la torre de escape de lanzamiento por encima del módulo de comando, lo que habría matado probablemente al personal de tierra más cercano y posiblemente destruido la plataforma de lanzamiento.7

Cuando la presión se liberó por la ruptura de la cabina, la convección de aire hizo que las llamas se propagaran a través de la misma, dando comienzo a la segunda fase del incendio. La tercera fase comenzó cuando la mayor parte del oxígeno se consumió y se reemplazó con el aire atmosférico y las labores de extinción se llevaron a cabo a fin de no producir grandes cantidades de humo, polvo y vapores que envolvieran la cabina.

Fueron necesarios cinco minutos para que los trabajadores de la plataforma de lanzamiento abrieran las tres capas de la escotilla, y no podían dejar caer la compuerta interior del piso de la cabina según lo previsto, por lo que la empujaron a un lado. Aunque las luces de la cabina permanecían encendidas, en un principio no pudieron encontrar a los astronautas a través del denso humo. Cuando el humo se disipó, encontraron los cuerpos, pero no fueron capaces de extraerlos. El fuego había derretido en parte los trajes espaciales de nailon y las mangueras de conexión al sistema de soporte de vida de Grissom y White. Grissom se había quitado sus correas de fijación y yacía en el suelo de la nave espacial. Las correas de fijación de White se habían quemado, y él se encontraba tumbado de lado, justo debajo de la escotilla. Se determinó que había tratado de abrir la escotilla a través del procedimiento de emergencia, pero no fue capaz de hacerlo en contra de la gran presión interna generada por las llamas. Chaffee fue encontrado con su mano derecha atada al asiento, siguiendo el procedimiento para mantener la comunicación hasta que White abriera la escotilla. Debido a las grandes cadenas de nailon fundido que habían fusionado a los astronautas con el interior de la cabina, la extracción de los cuerpos llevó cerca de 90 minutos.7

Investigación

Inmediatamente después del incendio del Apolo 1, para evitar un conflicto de intereses, el Administrador de la NASA James E. Webb se dirigió al presidente Lyndon B. Johnson a fin de que le permitiera a la NASA manejar la investigación de acuerdo a sus procedimientos establecidos, con la promesa de ser veraz en la evaluación de las responsabilidades y mantener apropiadamente informados a los líderes del Congreso. De acuerdo con la biografía de James Webb (del sitio oficial de la NASA):

“… Webb acudió al presidente Lyndon Johnson y le pidió que la NASA le permitiera manejar la investigación del accidente. Se comprometió a ser veraz en la evaluación y determinar las responsabilidades y se comprometió a asignar a sí mismo, y la gestión de la NASA, según corresponda. “21

Seamans estableció la Junta de Revisión del Apolo 1, presidida por el director del Centro de Investigaciones Langley, Floyd L. Thompson, la cual incluía al astronauta Frank Borman, el diseñador de naves espaciales Maxime Faget y seis personas adicionales. El 1° de febrero, el profesor de la Universidad Cornell, Frank A. Long dejó la junta y fue reemplazado por el Dr. Robert W. Van Dolah, del Buró de Minas. Al día siguiente, el ingeniero jefe de North American Aviation para el programa Apolo, George Jeffs, igualmente renunció.

Seamans inmediatamente ordenó que todo el hardware y software del Apolo 1 fuera confiscado, a fin de ser revisado solo bajo control de la junta. Después de la minuciosa documentación estéreo-fotográfica del interior del CM-012, la junta ordenó su desmontaje utilizando procedimientos probados para desmontar a la idéntica nave CM-014 y llevó a cabo una investigación exhaustiva de todas las partes. La junta también examinó los resultados de la autopsia de los astronautas y entrevistó a los testigos del siniestro. Seamans envió a Webb informes semanales del progreso de la investigación, y la junta emitió su informe final el 5 de abril de 1967.

Según la Junta, Grissom sufrió graves quemaduras de tercer grado en más de un tercio de su cuerpo y su traje espacial fue destruido en su mayoría. White sufrió quemaduras de tercer grado en casi la mitad de su cuerpo y una cuarta parte de su traje espacial se había derretido. Chaffee sufrió quemaduras de tercer grado en casi una cuarta parte de su cuerpo y una pequeña porción de su traje espacial resultó dañado. El informe de la autopsia confirmó que la causa principal de muerte para los tres astronautas fue un paro cardíaco causado por las altas concentraciones de monóxido de carbono. No se creyó que las quemaduras sufridas por la tripulación fueran los principales factores de los decesos, y se concluyó que la mayoría de ellas se habían producido después de la muerte. La asfixia sucedió después de que el fuego fundiera los trajes de los astronautas y los tubos de oxígeno, exponiéndolos a la atmósfera letal de la cabina.14

La junta de revisión identificó cinco factores principales que se combinaron para causar el fuego y la muerte de los astronautas

  • Una fuente de ignición más probablemente relacionada con “cableado vulnerable para poder manejar el flujo eléctrico de la nave espacial” y “fontanería y tuberías vulnerables para manejar un refrigerante inflamable y corrosivo”.
  • Una atmósfera de oxígeno puro a una presión más alta que la presión atmosférica.
  • Una amplia distribución de materiales altamente inflamables en la cabina.
  • Una cabina sellada con una tapa de escotilla que no pudo ser eliminada rápidamente debido a la alta presión.
  • Preparación inadecuada de emergencia (salvamento y de asistencia médica, y procedimientos de escape de la tripulación).

Monumento Conmemorativo

Los nombres de los tres astronautas en el Espejo Espacial en el Centro Espacial Kennedy

Gus Grissom y Roger Chaffee fueron enterrados en el Cementerio Nacional de Arlington. Ed White fue enterrado en el cementerio de West Point en los terrenos de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point, Nueva York.

Sus nombres se encuentran entre los de varios astronautas y cosmonautas que han muerto en el cumplimiento del deber se encuentran en el Espejo del Memorial del Espacio en el Complejo de Visitantes del Centro Espacial Kennedy en Merritt Island, Florida.

Un parche de la misión Apolo 1 se quedó en la superficie de la Luna después del primer alunizaje tripulado, dejado allí por los miembros de la tripulación del Apolo 11 Neil Armstrong y Buzz Aldrin.45

La misión Apolo 15 dejó en la superficie de la Luna una pequeña estatua conmemorativa, “El Astronauta Caído”, junto con una placa que contiene los nombres de los astronautas de Apolo 1, entre otros, incluyendo los cosmonautas soviéticos que perecieron durante los vuelos espaciales tripulados.46

Complejo de Lanzamiento 34

Después del incendio de Apolo 1, el complejo de Lanzamiento 34 fue posteriormente utilizado solamente para el lanzamiento de Apolo 7 y posteriormente desmantelado hasta el pedestal de lanzamiento de concreto, que se mantiene en el sitio (28 ° 31’19 “N 80 ° 33’41” O / 28.52182, -80.561258), junto con algunos otros de hormigón y estructuras de acero reforzado. El pedestal tiene dos placas conmemorativas de la tripulación. Cada año a las familias de la tripulación del Apolo 1 se les invita al sitio para actos en su memoria, y el Centro Espacial Kennedy Centro de Visitantes incluye el sitio en su recorrido por los lugares históricos de lanzamiento en Cabo Cañaveral.

Estrellas, puntos de referencia en la Luna y Marte

  • Los astronautas del Apolo frecuentemente alinean sus naves espaciales con las plataformas de navegación inercial y determinaron sus posiciones con respecto a la Tierra y la Luna para avistar grupos de estrellas con instrumentos ópticos. Como una broma, la tripulación del Apolo 1 nombraron tres de las estrellas del catálogo de Apolo de sí mismos y les introduce en la documentación de la NASA. Gamma Cassiopeiae convirtió Navi – Ivan (el segundo nombre de Gus Grissom) deletreado al revés. Talitha Borealis convirtió Dnoces – “Segundo” escrito al revés, por Edward H. White II. Y Gamma Velorum convirtió Regor – Roger (Chaffee) deletreado al revés. Estos nombres atrapados rápidamente después del accidente de Apolo 1 y fueron utilizados regularmente por posteriores tripulaciones del Apolo.47
  • Los cráteres de la Luna y las colinas de Marte llevan el nombre de los tres astronautas de Apolo 1.

Restos del CM-012

Los restos del módulo de comando Apolo 1 nunca han estado en exhibición pública. Después del accidente, la nave espacial fue retirada y trasladada al Centro Espacial Kennedy para facilitar el desmontaje de la junta de revisión con el fin de investigar la causa del incendio. Cuando la investigación había sido completada, la nave se trasladó al Centro de Investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia, y se colocó en un depósito de almacenamiento seguro.

El 17 de febrero de 2007, las partes de CM-012 se trasladaron en aproximadamente 90 cajas (27.432 m) a un almacén más nuevo, de ambiente controlado.64​ Solamente unas semanas antes, el hermano de Gus Grissom, Lowell Grissom, sugirió públicamente que el CM-012 fuera enterrado permanentemente en los restos de hormigón de Complejo de Lanzamiento 34.65

Hay múltiples referencias a este echo, en películas, libros, monumentos, ciudades, tec.

Apolo 1 tras la tragedia (fuente)

De este modo, los astronautas Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee se convirtieron en las primeras víctimas humanas reconocidas de la carrera espacial. Las investigaciones posteriores mostraron cómo un cortocircuito en un cable mal aislado, junto a la pureza de oxígeno del interior de la nave, la gran presencia de materiales inflamables y la falta de cualquier sistema de emergencia para el escape provocaron la muerte de los tripulantes de la AS-204, misión que más tarde sería nombrada Apolo 1, en honor a la tragedia.

Curiosamente, la tripulación ya había mostrado su preocupación ante la presencia de mucho material inflamable dentro del módulo lunar en los primeros meses de su entrenamiento, sobre todo por el exceso de nailon y velcro. Joseph F. Shea tomó en cuenta las advertencias de la tripulación, mandando que estos materiales fueran sustituidos, aunque nunca supervisó que sus órdenes fueran llevadas a cabo.

Nota: Durante años se creyó que esta había sido el primer accidente mortal en la carrera espacial, pero en la década de los 80 la Unión Soviética desveló que el 23 de marzo de 1961 Valentin Bondarenko murió en unas circunstancias muy similares a los tripulantes de la Apolo 1, mientras realizaba pruebas en una cabina a presión con oxígeno puro. Algunos historiadores consideran que, de haberse conocido este accidente y sus causas, podría haber evitado la muerte de los astronautas de la Apolo 1.

Insignia del Programa Apolo (fuente)

Información más extensa y detallada en: https://es.wikipedia.org/wiki/Apolo_1, de donde se ha extraído este artículo.

Gráfico de la cápsula del Apolo

La cápsula tras el fuego

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.