Este Mundo, a veces insólito

Calendario
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Mapa de Pirrus de Noha

Rate this post

Mapa de Pirrus de Noha

Uno de los primeros mapas inspirados en Ptolomeo es el de Pirrus de Noha. Nada se sabe sobre él, salvo que era un copista que trabajó para el cardenal Giordano Orsini. El mapa no tiene fecha. Se data hacia 1414 porque fue encargado por el cardenal Orsini durante el concilio de Constanza y porque se ha encontrado acompañando un manuscrito de la Corographia de Pomponio Mela, de principios de siglo, y que está cosido a otros dos de Plutarco datados en 1414. Se conserva en la Biblioteca Vaticana (Arch. Cap. S. Pietro. H.31). Seguramente, como sugiere Edson, fue copiado de algún ejemplar de los manuscritos griegos que circulaban en el Concilio. Respeta la configuración de Ptolomeo, pero lo modifica en las zonas mejor delineadas por la cartografía náutica, como la cuenca mediterránea, donde aparece el golfo de Sirte en la costa norteafricana, que Ptolomeo concibe casi en línea recta. También se corrige la alineación de Italia y el contorno de Hispania. Dice Bagrow que la influencia de la cartografía náutica mallorquina es visible en el Báltico y en el Caspio. Es también evidente en el diseño de Gran Bretaña, casi idéntico al del Atlas Catalán de 1375 (que a su vez procede de la carta de Angelino Dulceti de 1339), incluso el color violeta con el que se dibuja la isla en el Atlas, lo cual es llamativo por contrastar con el resto del mapa, donde el único elemento destacado por su color es el mar Rojo. Lo más importante es que incorpora Escandinavia, cuyo diseño también está tomado de las mismas fuentes. Los topónimos están en latín, pero se estima que en esas fechas los mapas aún no habían sido traducidos, por lo que su inclusión es un pequeño enigma. Bagrow se limita a decir que muchos de los nombres geográficos en los países del interior recuerdan a los de Ptolomeo. Esto parece excluir que hayan sido transportados de un mapa europeo contemporáneo. Pueden haber sido tomados de la traducción de las tablas ptolemaicas o traducidos ad hoc por algún experto en griego asistente al Concilio.

Mapa de Pirrus de Noha.

Biblioteca Apostólica Vaticana. Archivo de San Pedro, H. 31, folio 8r. 27 x 18 cm.

El mapamundi de Pirrus de Noha es uno de los mapas de referencia de la Baja Edad Media. La obra, elaborada en la península itálica hacia 1414, apunta a Galicia como una realidad diferenciada en el ámbito peninsular, dejando clara la conciencia de la existencia de un reino gallego con personalidad política propia en el espacio europeo.

Como resulta de todo lo anterior, este mapa, aun siendo de inspiración ptolemaica, lo moderniza en la cuenca mediterránea y en las costas atlánticas del norte. Es una decisión deliberada, del cartógrafo o del cardenal Orsini. Quizá está relacionado con el hecho de que se encargó para acompañar una Coreographia de Pomponio Mela, que describe con detalle el mundo mediterráneo. Cartográficamente, es un mapa de limitada importancia. No es un mapa hecho por un experto cartógrafo con arreglo a un método sino por un copista que mezcla un mapa ptolemaico con la cartografía náutica. No está en proyección cónica sino plana, sin paralelos ni meridianos, y distorsiona considerablemente la anchura de África. Pero tiene el mérito de ser, probablemente, el primer mapa sobreviviente de inspiración ptolemaica. Los autores que lo citan se limitan a su mención o a un breve comentario.

Ptolomeo vio el mundo como una esfera completa, pero el área habitada como sólo una parte de él, que se extiende hacia el sur unos 16 grados más allá del ecuador, hacia el norte hasta aproximadamente el Círculo Polar Ártico, al este un poco más allá de Malaya, y limita al oeste con el Atlántico. Aunque sus listas ubican lugares por sus coordenadas geográficas, es claro que estos no todos provienen de la observación inmediata, sino que se elaboraron a partir de cualquier había información disponible, como relatos de viajes que daban distancias desde un lugar a otro; esto significa que su apariencia de gran precisión a menudo es falsa.

El manuscrito más antiguo que se conserva del texto griego de Ptolomeo fue copiado más de un mil años después de que escribió; data de finales del siglo XII o principios del XIII. Suficiente sobreviven otras copias de los siglos XIII y XIV para demostrar que fue, quizás convertirse repentinamente en una obra popular en el mundo cultural griego bizantino. Algunos, no todos, de estos manuscritos incluyen mapas, y de estos hay dos versiones. En ambas versiones hay un mapa del mundo, pero uno tiene 64 mapas regionales mientras que el otro, siguiendo el de Ptolomeo texto más literalmente, tiene 26. Estos mapas pueden o no haber sido compilados por Ptolomeo él mismo. Su libro da instrucciones para hacer los mapas pero no dice en muchas palabras que realmente las ha dibujado. Pueden haber sido construidos a partir del texto. y añadido al libro por un copista en cualquier fecha entre la propia época de Ptolomeo y el primeros manuscritos conocidos. También hay alguna razón para suponer que el mapa del mundo se construyó por separado de los mapas regionales de cualquiera de las versiones (Libro I, #119).

Con unas medidas de 18 x 27 cm, el pergamino de Noha ha sido pintado para que el los océanos y los mares se muestran en azul (el Mar Rojo es una excepción y se muestra en rojo), las montañas como dientes de sierra simbólicos en marrón sobre el pergamino de color natural masas de tierra y el texto está en rojo. Está la influencia de las cartas portolanas [náuticas] con respecto a las costas familiares, particularmente los contornos del Báltico y el Caspio Seas, aunque Escandinavia se muestra como una península masiva con Groenlandia aún no unido a él, como lo está en el trabajo posterior de Clavus. Muchos de los nombres geográficos en los países del interior recuerdan a Ptolomeo y una total falta de adornos como almenas pueblos, cuadros o viñetas para ocupar zonas desconocidas. Mucho más tarde en el siglo vemos la influencia de Ptolomeo con la misma claridad en el mundo mapas de Henricus Martellus (n.º 256), que trabajaba en Florencia en las décadas de 1480 y 1490. Pero no todos los mapas del mundo se vieron afectados. Vemos poco rastro de Ptolomeo en Andrea el mapamundi de Bianco de 1436 (n.° 241) o en el mapa de Vinland (n.° 243), que está estrechamente relacionado; en cambio, vemos las cartas portolanas y la tradición representada por el mapa algodoniano. (Libro II, #210)

El mapamundi de Pirrus de Noha trata exclusivamente de mostrar el mundo conocido sin especular sobre lo que queda por explorar. La forma de señalar los accidentes geográficos, las montañas de color marrón y con dientes de sierra o los mares pintados de azul excepto rojo, son similares a las de Ptolomeo, copiando del catalán portulanos el entorno de las costas del Báltico, Escandinavia o el Caspio. La Península Ibérica se divide en cuatro realidades políticas, que corresponden a Portugal, España, Granada y Galicia, sin referencia al ámbito catalán. Al igual que ha venido ocurriendo en casi toda la cartografía a lo largo de la Edad Media, Galicia y España se utilizan para designar distintas realidades, pero a diferencia de lo que ocurría en siglos pasados ​​ya no se utiliza para designar la zona musulmana, ahora llamado Granada.

 

 

 

 

Detalle de la Península Ibérica, en el mapa de Pirrus de Noha.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.