Este Mundo, a veces insólito

Mauritia

Rate this post
Mauritia (continente)

El continente perdido bajo el océano Índico 04/02/2017

Aparece un nuevo continente bajo la isla de Mauricio.

Mauritia pertenece al desaparecido súper continente de Gondwana.

El zircón ha permitido constatar que el nuevo continente tiene millones de años.

Mauritia, situado en el océano Índico.

Mauritia es un pequeño continente prehistórico que múltiples científicos de distintas universidades del mundo indican (aportando sus estudios) haber descubierto en el océano Índico, situado bajo las islas Mauricio y la isla Reunión.1

Un «micro continente» prehistórico, disimulado bajo una espesa capa de lava, que se encuentra a miles de metros de profundidad en el océano Índico. El descubrimiento de este fragmento de continente ha sido bautizado como Mauritia. Este pequeño continente se desprendió hace unos 60 millones de años de Madagascar en el momento en que esa gran isla derivaba en dirección a la formación de la actual India.

Se estima que la formación de los continentes está asociada a menudo a columnas eruptivas, haciendo que durante el proceso (deriva continental) algunos pedazos de esas masas continentales se pierdan.2

Descubrimiento

El continente Mauritia, que científicos, pincipalmente de la Universidad de Oslo que lidera el geólogo Trond H. Torsvik, junto con otros de la Universidad del Witwatersrand y de la Universidad de Liverpool, es el que admiten haber descubierto bajo el océano Índico, siendo un pequeño continente prehistórico.

Estiman que en los últimos 65,5 millones de años se formó en sus mesetas un conjunto de cadenas volcánicas, lo que originó la realización de múltiples estudios. Observando la inversión de la gravedad, se ha descubierto que el suelo del continente es anormalmente espeso.3

Los científicos analizaron arena de las playas de las Islas Mauricio, donde encontraron pequeños cristales de silicato de circonio, formado hace de millones de años, mucho más antiguo que cualquier otra roca en la isla, llegando a la existencia tras múltiples estudios de una masa de tierra a la que han llamado Mauritia.4

Localización

Según indican en sus estudios, Mauritia ocupó la zona donde ahora se encuentra el archipiélago Mascareñas y la meseta adyacente, al este de Madagascar y sudoeste del océano Índico, y actualmente 12°10′49″N 61°10′1″O se extiende en un arco hasta el norte de las islas Seychelles, situándose los restos del antiguo continente desgarrado bajo las islas Mauricio y la Isla Reunión. (ver imagen en referencias)5 6

Fomación y respaldo

Proponen que el pequeño continente se fragmentó tras separarse de Madagascar, formando una línea de cordillera en medio del océano Índico. Durante el periodo de hace 83,5 y 61 millones de años, que produjo la apertura de la cuenca ceada en Mascareñas, hizo que se desprendiese de Madagascar. Fue hundido casi al mismo tiempo que la masa de tierra que actualmente conocemos como la India comenzó a moverse hacia el norte de Madagascar. Indican que la reconstrucción del movimiento de la placa y la gravedad hallada en el terreno respaldan su teoría, estimando que las Seychelles son un fragmento superviviente del continente perdido.7 8

Hace más de 200 millones de años existió un súper continente llamado Gondwana y que albergaba lo que hoy conocemos como África, América del Sur, Antártida, India y Australia. Este lugar de la Tierra contenía rocas de 3,600 millones de años, pero todo el terreno se dividió debido al movimiento de las placas tectónicas. Aún queda mucho por investigar pero, sin ninguna duda, estos científicos no están dando palos de ciego.

La Tierra logra sorprender a los científicos constantemente en cada una de sus investigaciones. Ahora, estos científicos afirman haber descubierto un nuevo continente que se encuentra sumergido bajo la isla Mauricio, en el Océano Índico. Parece ser que se trata de un resto de la separación del súper continente Gondwana, un hecho que ocurrió ya hace 200 millones de años.

El equipo científico, formado por el geólogo Lewis Ashwal, de la Universidad el Witwatersand en Sudáfrica; por Michael Wiedenbeck, del Centro de Investigación Alemán de Geociencias, y por Trond Torsvik, de la Universidad de Oslo en Noruega, han estudiado el proceso de ruptura de los continentes para poder comprender la historia de este nuevo pedazo de tierra que ha aparecido en el Índico.

Restos del súper continente Gondwana aparecen bajo la isla de Mauricio.

Gracias a esto han llegado a la conclusión de que este pedazo de corteza de tierra que han hallado parece ser una pequeña parte del continente antiguo que desapareció en el momento en el que se formó el Océano Índico, al separarse África, la India, Australia y la Antártida. Viajó desde la isla de Madagascar hasta el punto en el que se encuentra en la actualidad.

Ahora bien, ¿Cómo se ha llegado a la conclusión de que pertenece al viejo continente? Pues porque Lewis, Michael y Trond han descubierto que un mineral, llamado zircono, se encuentra en las rocas que han surgido de la lava de las últimas erupciones volcánicas. Estos restos son demasiado antiguos como para pertenecer a la isla de Mauricio.

El resistente proceso geológico del zircono hace posible que estos pueden fecharse con gran precisión.

El zircono son minerales que están producidos en granitos de los continentes y que son muy resistentes al proceso geológico, además de que pueden fecharse con gran precisión. Esto es lo que ha permitido a los científicos averiguar de dónde procedían estos restos rocosos que contienen trazas de uranio, torio y plomo.

La cuestión es que esta no es la primera vez que aparecen zircones de miles de millones de años en una isla. Ya en el año 2013 se encontraron rastros de este mineral en la arena de la playa. No obstante, este trabajo recibió muchas críticas, nada positivas, que aseguraban que el viento era el causante de esta aparición y no la tierra. Aún así, este grupo de científicos sigue insistiendo en que debajo de algunas islas, en este caso la isla de Mauricio, existen restos del antiguo continente.

De este modo, Ashwal ha sugerido que hay existen aún muchas piezas sin investigar de varios tamaños de este continente desconocido ahora llamado Mauritia. Lo que sí que tienen claro estos investigadores es que se trata de los restos del súper continente Gondwana.

Otra información en:

https://www.nature.com/scitable/blog/labcoat-life/the_violent_history_of_mauritia

Ubicación de Mauritia, formando un arco desde Mauricio hasta Seychelles. Fuente: researchgate.net

Ashwal y sus colegas han descubierto que un mineral, el zircono, se encuentra en rocas arrojadas por lava durante las erupciones volcánicas. Los restos de este mineral eran demasiado antiguos para pertenecer a la isla de Mauricio.

“La Tierra está formada por dos partes: los continentes, que son viejos y los océanos, que son jóvenes“. En los continentes se encuentran rocas de más de cuatro mil millones de años, pero no hay nada parecido en los océanos, Es donde se forman nuevas rocas “, explica Ashwal. “Mauricio es una isla, y no hay roca de más de nueve millones de años en la isla, sin embargo, al estudiar las rocas de la isla, hemos encontrado zircones que son tan viejos como tres mil millones de años“.

Los zircones son minerales que se producen principalmente en granitos de los continentes. Contienen trazas de uranio, torio y plomo, y debido al hecho de que sobreviven muy bien al proceso geológico, contienen un rico registro de procesos geológicos y pueden fecharse con gran precisión.

“El hecho de que hayamos encontrado zircones de esta edad demuestra que en Mauricio existen materiales de la corteza terrestre mucho más antiguos, que sólo pudieron originarse en un continente”, dice Ashwal.

El microcontinente de Mauritia

Mauritia debe su nombre a las islas donde fue descubierto: las Islas Mauricio. Sin embargo, su extensión va mucho más allá, ocupando el archipiélago de las Mascareñas y su meseta adyacente, formando un arco desde las Islas Mauricio y las Islas Reunión, en el extremo sur, hasta el norte de las Islas Seychelles en su extremo septentrional.

Durante el periodo Triásico, Mauritia formaba parte del extenso continente de Gondwana, hasta la separación de la India y Madagascar, cuando finalmente Mauritia fue sumergido en el océano, hace unos 85 millones de años.

Pero, ¿qué diferencia a Mauritia del resto de áreas bajo el nivel del mar? Aquí es donde los investigadores de las universidades de Oslo, Liverpool y Witwatersrand han arrojado algo de luz al respecto.

Todo empezó con un estudio que tenía por objetivo comprobar la hipótesis de que las islas volcánicas pueden mostrar evidencias de la existencia de continentes perdidos. Las Islas Mauricio eran un destino perfecto, ya que son relativamente jóvenes, y por lo tanto el espesor geológico de la isla es menor; esto haría más factible encontrar restos que atestiguasen la presencia de otra naturaleza que no fuese volcánica, como así sucedió.

Los científicos hallaron minerales de zircón, uno de los más abundantes de la corteza continental, con una edad de más de 9 millones de años. Esto probaría que el magma de las Islas Mauricio se abrió paso a través de un antiguo continente, y no directamente desde el fondo oceánico, es decir, la corteza oceánica. Este último caso sería, por ejemplo, el de las Islas Canarias.

Sin embargo, la polémica llegó cuando se dieron cuenta de que el equipo de extracción contenía restos de zircón de otros lugares en los que fueron empleados los aparatos, lo que restaba validez a las pruebas encontradas, y contaminaba el área de muestreo.

Pocos años después, algunos miembros del equipo regresaron a las islas para recoger nuevas muestras de dos playas diferentes a la anterior, y los resultados obtenidos ratificaron la hipótesis inicial, apuntando que el zircón encontrado era mucho más longevo que las lavas de las Islas Mauricio, coincidiendo con las edades de los ya conocidos minerales continentales de Madagascar, Seychelles y la India.

Aun así, lejos de despejar las dudas, algunos expertos, como el geólogo Jérome Dyment, afirmaron que se mantenían escépticos ante este descubrimiento, pues las muestras de zircón pudieron ser transportadas por otros medios hasta las islas, como resultado de la acción antropológica. De hecho, el propio Dyment señalaba que si existiesen pruebas reales de un antiguo microcontinente bajo las Islas Mauricio, ya habrían sido descubiertas por los integrantes del experimento franco-alemán (denominado RHUM-RUM) que se llevaba a cabo en las Islas Reunión, y que se encargaban de estudiar el manto terrestre en ese lugar.

No obstante, para Conall Mac Niocaill, geólogo de la Universidad de Oxford, no existe una fuente natural de zircón en Mauricio, y resulta bastante improbable que el mineral haya llegado a las islas por otros medios, naturales o humanos. Así pues, la conclusión más obvia según Mac Niocaill, es que las erupciones volcánicas arrastraron el zircón desde las profundidades hasta la superficie de las islas, donde la lava se solidificó, albergando los minerales de zircón.

Como apunte final, la teoría del geólogo Mac Naiocaill ha demostrado ser cierta, pues un nuevo estudio publicado en la revista británica Nature Communications reconoce la existencia del zircón en las rocas volcánicas, de hasta 3.000 millones de años; y no sólo en la arena de las playas, por lo que esto despeja cualquier atisbo de duda acerca del origen del zircón, y demuestra que Mauritia fue uno de las piezas que formó Gondwana, pero que fue sumergido casi por completo en las aguas del Océano Índico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.