Este Mundo, a veces insólito

Calendario
mayo 2024
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

Rate this post

Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

De las muchas erupciones del Monte Vesubio, un importante estratovolcán en el sur de Italia, la más conocida (incluso en la historia europea[2] [3]) es su erupción en el año 79 d.C., que fue una de las más mortíferas.[4]

Erupción del Monte Vesubio en el año 79 d.C.

La destrucción de Pompeya y Herculano (c.  1821) de John Martin

Volcán: monte Vesubio

Fecha: 24 de agosto de 79 (fecha tradicional); 24 de octubre de 79 (fecha probable)1

Tipo: Pliniano, Peleo

Ubicación: Campania, Italia

 40°49′N 14°26′E

VEI: 5

Impacto: Enterrados los asentamientos romanos de Pompeya, Herculano, Oplontis y Estabia.

Fallecidos: 1.500–3.500, posiblemente hasta 16.000 [1] [nota 1]

En el otoño del año 79 d.C., el Monte Vesubio arrojó violentamente una nube de tefra y gases sobrecalentados a una altura de 33 km (21 millas), expulsando roca fundida, piedra pómez pulverizada y ceniza caliente a 1,5 millones de toneladas por segundo, liberando finalmente 100.000 veces la energía térmica de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.[5][6] El evento da nombre al tipo de erupción volcánica del Vesubio, caracterizada por columnas de gases calientes y cenizas que alcanzan la estratosfera, aunque el evento también incluyó flujos piroclásticos asociados con erupciones peleas.

El suceso destruyó varias ciudades y asentamientos romanos de la zona. Pompeya y Herculano, destruidas y enterradas bajo enormes oleadas piroclásticas y depósitos de ceniza, son los ejemplos más famosos.[4][5] Las excavaciones arqueológicas han revelado gran parte de las ciudades y la vida de los habitantes, lo que llevó a que la zona se convirtiera en el Parque Nacional del Vesubio y en un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La población total de ambas ciudades superaba los 20.000 habitantes.[7][8] Hasta ahora se han encontrado los restos de más de 1.500 personas en Pompeya y Herculano, aunque se desconoce el número total de muertos por la erupción.

Terremotos precursores

El último día de Pompeya  Pintura de Karl Brullov, 1830–1833

Un gran terremoto[9] provocó una destrucción generalizada alrededor de la bahía de Nápoles, particularmente en Pompeya, el 5 de febrero del 62 d.C.[10] Algunos de los daños aún no se habían reparado cuando el volcán entró en erupción en el año 79 d.C.[11]

Otro terremoto más pequeño tuvo lugar en el año 64 d.C.; fue registrado por Suetonio en su biografía de Nerón,[12] y por Tácito en Annales porque tuvo lugar mientras Nerón estaba en Nápoles actuando por primera vez en un teatro público.[13] Suetonio registró que el emperador continuó cantando durante el terremoto hasta que terminó su canción, mientras que Tácito escribió que el teatro se derrumbó poco después de ser evacuado.

Se informaron terremotos menores en los cuatro días anteriores a la erupción del año 79 d.C., pero las advertencias no fueron reconocidas. Los habitantes de la zona que rodea el Monte Vesubio estaban acostumbrados a pequeños temblores en la región; Plinio el Joven escribió que “no eran particularmente alarmantes porque son frecuentes en Campania”.[14]

Naturaleza de la erupción

Las reconstrucciones de la erupción y sus efectos varían considerablemente en los detalles, pero tienen las mismas características generales. La erupción duró dos días. Plinio el Joven, autor del único testimonio escrito que se conserva, describió la mañana anterior a la erupción como normal. Sin embargo, se alojaba en Misenum, a 29 kilómetros (18 millas) del volcán al otro lado de la Bahía de Nápoles, y es posible que no haya notado los primeros signos de la erupción. Durante los dos días siguientes, no tuvo oportunidad de hablar con personas que habían presenciado la erupción de Pompeya o Herculano (nunca mencionó a Pompeya en su carta).

Alrededor de las 13:00 horas, el Monte Vesubio entró en erupción violentamente, arrojando una columna a gran altura de la que comenzaron a caer cenizas y piedra pómez, cubriendo la zona. Durante este tiempo se produjeron rescates y fugas. En algún momento de la noche o temprano al día siguiente, comenzaron los flujos piroclásticos en las inmediaciones del volcán. Las luces vistas en la montaña fueron interpretadas como incendios. Personas tan lejanas como Misenum huyeron para salvar sus vidas. Las corrientes fueron rápidas, densas y muy calientes, derribando total o parcialmente todas las estructuras a su paso, incinerando o asfixiando a la población restante y alterando el paisaje, incluido el litoral. Estos fueron acompañados de temblores adicionales y de un leve tsunami en la Bahía de Nápoles.[cita necesaria] Uno o más terremotos en este momento fueron lo suficientemente fuertes como para causar el colapso de edificios al menos en Pompeya, matando a los ocupantes.[15] En la tarde del segundo día, la erupción terminó, dejando solo neblina en la atmósfera, ocultando la luz del sol.

Plinio el Joven escribió:

Amplias llamas brillaban en varios lugares desde el Monte Vesubio, que la oscuridad de la noche contribuía a hacer aún más brillantes y claros… Ahora era de día en todas partes, pero allí reinaba una oscuridad más profunda que en la noche más espesa.[16]

Estudios estratigráficos

Pompeya y Herculano, así como otras ciudades afectadas por la erupción del Monte Vesubio. La nube negra representa la distribución general de cenizas, piedra pómez y brasas. Se muestran las líneas costeras modernas; Plinio el Joven estaba en Miseno.

Sigurðsson, Cashdollar y Sparks llevaron a cabo un estudio estratigráfico detallado de las capas de ceniza basado en excavaciones y estudios, publicado en 1982. Concluyeron que la erupción se desarrolló en dos fases, Vesubiana y Peleana, que se alternaron seis veces.[17]

Una primera fase pliniana proyectó una columna de escombros volcánicos y gases calientes entre 15 km (9 millas) y 30 km (19 millas) hacia la estratosfera. Esta fase duró de 18 a 20 horas y esparció piedra pómez y cenizas, formando una capa de 2,8 m (9 pies) hacia el sur, hacia Pompeya. Un terremoto provocó el colapso de edificios en Pompeya en ese momento.[18]

La siguiente fase peleana produjo oleadas piroclásticas de roca fundida y gases calientes que llegaron hasta Misenum, al oeste. Concentradas hacia el sur y el sureste, dos oleadas piroclásticas envolvieron Pompeya con una capa de 1,8 metros (6 pies) de profundidad, quemando y asfixiando a los seres vivos que habían quedado atrás. Herculano, Pompeya y Oplontis recibieron la peor parte de las oleadas y quedaron enterradas en finos depósitos piroclásticos, piedra pómez pulverizada y fragmentos de lava de hasta 20 m (70 pies) de profundidad. Se cree que las oleadas 4 y 5 destruyeron y enterraron Pompeya.[19] Las oleadas se identifican en los depósitos mediante formaciones de dunas y estratos cruzados, que no son producidas por la lluvia radiactiva.

La erupción se considera principalmente freatomagmática, es decir, una explosión impulsada por la energía del vapor que se escapa producido por el agua de mar que se filtra en las fallas profundas e interactúa con el magma caliente.

Momento de las explosiones

En un artículo publicado en 2002, Sigurðsson y Casey concluyeron que una explosión temprana produjo una columna de ceniza y piedra pómez que llovió sobre Pompeya, al sureste, pero no sobre Herculano, que estaba contra el viento.[20] Posteriormente, la nube colapsó a medida que los gases se densificaron y perdieron su capacidad de soportar su contenido sólido.

Los autores sugieren que las primeras caídas de ceniza deben interpretarse como explosiones de bajo volumen a primera hora de la mañana, no vistas desde Misenum, lo que provocó que Rectina enviara a su mensajero en un viaje de varias horas alrededor de la Bahía de Nápoles, entonces transitable, proporcionando una respuesta. a la paradoja de cómo el mensajero pudo aparecer milagrosamente en la villa de Plinio tan poco después de una lejana erupción que se lo habría impedido.

Estudios magnéticos

Un estudio de 2006 realizado por Zanella, Gurioli, Pareschi y Lanza utilizó las características magnéticas de más de 200 muestras de fragmentos líticos, de tejas y de yeso recolectados de depósitos piroclásticos en Pompeya y sus alrededores para estimar las temperaturas de equilibrio de los depósitos .[21] Los depósitos fueron colocados por corrientes de densidad piroclástica (PDC) resultantes de los colapsos de la columna pliniana. Los autores sostienen que los fragmentos de más de 2 a 5 cm (0,8 a 2 pulgadas) no estuvieron en la corriente el tiempo suficiente para adquirir su temperatura, que habría sido mucho mayor. Por lo tanto, distinguen entre las temperaturas de depósito, que estimaron, y las temperaturas de emplazamiento, que en algunos casos, basándose en las características de enfriamiento de algunos tipos y tamaños de fragmentos de rocas, creían que también podían estimar. Se considera que las cifras finales son las de las rocas en la corriente justo antes de la deposición.[22]

Toda roca cristalina contiene algo de hierro o compuestos de hierro, lo que la hace ferromagnética, al igual que las tejas y el yeso romanos. Estos materiales pueden adquirir un campo residual de varias fuentes. Cuando las moléculas individuales, que son dipolos magnéticos, se mantienen alineadas al estar unidas en una estructura cristalina, los pequeños campos se refuerzan entre sí para formar el campo residual de la roca.[23] Calentar el material le añade energía interna. A la temperatura de Curie, la vibración de las moléculas es suficiente para alterar el alineamiento; el material pierde su magnetismo residual y asume cualquier campo magnético que se le pueda aplicar sólo durante la duración de la aplicación. Los autores denominan a este fenómeno desbloqueo. Se considera que el magnetismo residual “bloquea” los campos no residuales.

Una roca es una mezcla de minerales, cada uno con su propia temperatura Curie; Por lo tanto, los autores buscaron un espectro de temperaturas en lugar de una temperatura única. En la muestra ideal, el PDC no elevó la temperatura del fragmento más allá de la temperatura de bloqueo más alta. Algunos materiales constituyentes retuvieron el magnetismo que impuso el campo terrestre cuando se formó el objeto. La temperatura se elevó por encima de la temperatura de bloqueo más baja; por lo tanto, algunos minerales al enfriarse adquirieron el magnetismo de la Tierra tal como era en el año 79 d.C. El campo amplio de la muestra fue la suma vectorial de los campos del material de alto bloqueo y del material de bajo bloqueo.

Este tipo de muestra permitió estimar la baja temperatura de desbloqueo. Utilizando un equipo especial que midió la dirección y la intensidad del campo a varias temperaturas, los experimentadores elevaron la temperatura de la muestra en incrementos de 40 °C (70 °F) desde 100 °C (210 °F) hasta que alcanzó la baja temperatura de desbloqueo.[24] Privado de uno de sus componentes, el campo global cambió de dirección. Un gráfico de dirección en cada incremento identificó el incremento en el que se había formado el magnetismo resultante de la muestra.[25] Esa se consideró la temperatura de equilibrio del depósito. Teniendo en cuenta los datos de todos los depósitos adicionales, se llegó a una estimación de los depósitos adicionales. Los autores descubrieron que la ciudad de Pompeya era un lugar relativamente frío dentro de un campo mucho más caliente, lo que atribuyeron a la interacción del oleaje con el “tejido” de la ciudad.[26]

Los investigadores reconstruyen la secuencia de eventos volcánicos de la siguiente manera:

  • El primer día de la erupción, cayó durante varias horas una caída de piedra pómez blanca que contenía fragmentos clásticos de hasta 3 centímetros (1 pulgada).[27] Calentó las tejas a 120-140 °C (250-280 °F).[28] Este período habría sido la última oportunidad de escapar. Posteriormente, una segunda columna depositó una piedra pómez gris con clásticos de hasta 10 cm (4 pulgadas), temperatura no muestreada, pero que se presume mayor, durante 18 horas. Estas dos caídas fueron la fase pliniana. El colapso de los bordes de estas nubes generó las primeras PDC diluidas, que debieron ser devastadoras para Herculano, pero no entraron en Pompeya.
  • Temprano en la segunda mañana, la nube gris comenzó a colapsar en mayor medida. Dos grandes oleadas azotaron y destruyeron Pompeya. Herculano y toda su población ya no existían. El rango de temperatura de emplazamiento de la primera oleada fue de 180 a 220 °C (360 a 430 °F), temperaturas mínimas; del segundo, 220–260 °C (430–500 °F). La temperatura de depósito del primero fue de 140 a 300 °C (280 a 570 °F). Aguas arriba y aguas abajo del flujo la temperatura era de 300 a 360 °C (570 a 680 °F).[29]

La temperatura variable del primer oleaje se debió a la interacción con los edificios. Cualquier población que permaneciera en refugios estructurales no podría haber escapado, ya que gases de temperaturas incineradoras rodeaban la ciudad. Las temperaturas más bajas se registraron en habitaciones bajo techos derrumbados. Estos eran tan bajos como 100 °C (212 °F), el punto de ebullición del agua.[30] Los autores sugieren que los elementos del fondo del flujo se desacoplaron del flujo principal debido a irregularidades topográficas y se enfriaron mediante la introducción de aire ambiente turbulento. En la segunda oleada, las irregularidades desaparecieron y la ciudad estaba tan calurosa como el entorno circundante.

Durante la última oleada, que fue muy diluida, cayó sobre la región 1 metro adicional (3,3 pies) de depósitos.[31]

Los dos Plinio

El único relato sobreviviente del evento consta de dos cartas de Plinio el Joven, que tenía 17 años en el momento de la erupción,[32] al historiador Tácito y escritas unos 25 años después del evento.[33][34] Al observar la primera actividad volcánica de Misenum a través de la Bahía de Nápoles desde el volcán, aproximadamente a 29 kilómetros (18 millas) de distancia, Plinio el Viejo (el tío de Plinio el Joven) lanzó una flota de rescate y fue él mismo al rescate de un amigo personal. Su sobrino se negó a unirse al partido. Una de las cartas del sobrino relata lo que pudo descubrir a través de testigos de las vivencias de su tío.[35] En una segunda carta, Plinio el Joven detalla sus propias observaciones después de la partida de su tío.[36]

Plinio el Joven

Más información: Plinio el Joven

Plinio el Joven vio una nube extraordinariamente densa que se elevaba rápidamente sobre la montaña:[35]

Cuyo aspecto no puedo daros una descripción más exacta que comparándolo con el de un pino, ya que se elevaba a gran altura en forma de un tronco muy alto, que se extendía en la parte superior hacia una especie de ramas. […] aparecía unas veces brillante y otras oscura y manchada, según estuviera más o menos impregnada de tierra y cenizas.

Estos acontecimientos y una solicitud de un mensajero para una evacuación por mar llevaron a Plinio el Viejo a ordenar operaciones de rescate en las que se embarcó para participar. Su sobrino intentó hacer vida normal, continuando estudiando y bañándose, pero esa noche un temblor los despertó a él y a su madre, obligándolos a abandonar la casa por el patio. Ante otro temblor al amanecer, la población abandonó el pueblo. Después de un tercer temblor, “el mar pareció retroceder sobre sí mismo y ser expulsado de sus orillas”, lo que indica un tsunami. Sin embargo, no hay evidencia de daños importantes causados ​​por la acción de las olas.

Una nube negra oscureció la luz temprana a través de la cual brillaban destellos que Plinio compara con relámpagos, pero más extensos. La nube oscureció la cercana punta Misenum y la isla de Capraia (Capri) al otro lado de la bahía. Temiendo por sus vidas, la población comenzó a llamarse entre sí y a alejarse de la costa por la carretera. La madre de Plinio le pidió que la abandonara y salvara su vida, ya que era demasiado carnosa y anciana para ir más lejos, pero él, tomándola de la mano, se la llevó lo mejor que pudo. Cayó una lluvia de cenizas. Plinio necesitaba sacudirse las cenizas periódicamente para evitar ser enterrado. Más tarde, ese mismo día, la ceniza dejó de caer y el sol brilló débilmente a través de la nube, lo que animó a Plinio y a su madre a regresar a casa y esperar noticias de Plinio el Viejo. La carta compara la ceniza con un manto de nieve. Los daños del terremoto y el tsunami en ese lugar no fueron lo suficientemente graves como para impedir el uso continuo de la casa.

Plinio el Viejo

Más información: Plinio el Viejo

El tío de Plinio, Plinio el Viejo, estaba al mando de la flota romana en Miseno y mientras tanto había decidido investigar el fenómeno de cerca en un barco ligero. Mientras el barco se preparaba para abandonar la zona, llegó un mensajero de su amiga Rectina (esposa de Bassus[37]) que vivía en la costa cerca del pie del volcán, explicando que su grupo sólo podía escapar por mar y pidiendo rescate.[16] Plinio ordenó el lanzamiento inmediato de las galeras de la flota para la evacuación de la costa. Continuó en su nave ligera para rescatar al grupo de Rectina.[16]

Cruzó la bahía, pero se encontró con espesas lluvias de cenizas calientes, trozos de piedra pómez y trozos de roca en las aguas poco profundas del otro lado. Cuando el timonel le aconsejó que regresara, afirmó que “la fortuna favorece a los valientes” y le ordenó continuar hasta Estabia (a unos 4,5 km o 2,8 millas de Pompeya), donde estaba Pomponiano.[16] Pomponiano ya había cargado un barco con sus pertenencias y se estaba preparando para partir, pero el mismo viento terrestre que trajo el barco de Plinio al lugar había impedido que nadie saliera.[16]

Plinio y su grupo vieron llamas provenientes de varias partes de la montaña, que Plinio y sus amigos atribuyeron a pueblos en llamas. Después de pasar la noche, el grupo fue expulsado del edificio por el violento temblor.[16] Despertaron a Plinio, que había estado durmiendo y roncando ruidosamente. Eligieron salir al campo con almohadas atadas a la cabeza para protegerse de los desprendimientos de rocas. Se acercaron de nuevo a la playa, pero el viento no había cambiado. Plinio se sentó en una vela tendida para él y no pudo levantarse, ni siquiera con ayuda. Luego sus amigos partieron y finalmente escaparon por tierra.[38] Muy probablemente, se había desplomado y muerto, la explicación más popular de por qué sus amigos lo abandonaron, aunque Suetonio ofrece una historia alternativa en la que ordenó a un esclavo que lo matara para evitar el dolor de la incineración. Cómo habría escapado el esclavo sigue siendo un misterio. No se menciona tal evento en las cartas de su sobrino.

En la primera carta a Tácito, su sobrino sugirió que su muerte se debió a la reacción de sus débiles pulmones a una nube de gas venenoso y sulfuroso que flotaba sobre el grupo.[16] Sin embargo, Stabiae estaba a 16 km (9,9 millas) del respiradero (aproximadamente donde se encuentra la moderna ciudad de Castellammare di Stabia), y sus compañeros aparentemente no se vieron afectados por los vapores, por lo que es más probable que el corpulento Plinio murió por alguna otra causa, como un derrame cerebral o un ataque cardíaco.[39] Un ataque de asma tampoco está descartado. Su cuerpo fue encontrado sin heridas aparentes al día siguiente, una vez que la columna se había dispersado.

Víctimas de la erupción

Los moldes de algunas víctimas en el llamado “Jardín de los Fugitivos”, Pompeya.

Aparte de Plinio el Viejo, las únicas otras víctimas notables de la erupción cuyo nombre se conoce fueron la princesa herodiana Drusilla y su hijo Agripa, que nació en su matrimonio con el procurador Antonio Félix.[40] También se dice que el poeta Caesius Bassus murió en la erupción.[41]

En 2003, se habían recuperado en Pompeya y sus alrededores aproximadamente 1.044 moldes hechos a partir de impresiones de cuerpos en los depósitos de cenizas, junto con los huesos dispersos de otros 100. [42] Se han encontrado restos de unos 332 cuerpos en Herculano (300 en bóvedas arqueadas descubierto en 1980).[43] El número total de víctimas mortales sigue siendo desconocido.

El esqueleto llamado “Dama del Anillo” desenterrado en Herculano

El treinta y ocho por ciento de los 1.044 se encontraron en depósitos de ceniza, la mayoría dentro de edificios.[42] Esto difiere de la experiencia moderna de los últimos 400 años, cuando las caídas de ceniza han matado sólo alrededor del 4% de las víctimas durante las erupciones explosivas. Esta cohorte posiblemente se refugiaba en edificios cuando fueron superados. El 62% restante de los cuerpos encontrados en Pompeya se encontraban en depósitos de oleadas piroclásticas, que probablemente los mataron. Inicialmente se creyó que, debido al estado de los cuerpos encontrados en Pompeya y al contorno de la ropa de los cuerpos, era poco probable que las altas temperaturas fueran una causa importante. Estudios posteriores indicaron que durante la cuarta oleada piroclástica (la primera que llegó a Pompeya), la temperatura alcanzó los 300 °C, suficiente para matar personas en una fracción de segundo.[44] Las posturas contorsionadas de los cuerpos, como si estuvieran congelados en acción suspendida, no eran los efectos de una larga agonía, sino del espasmo cadavérico, una consecuencia del choque térmico sobre los cadáveres.[45] El calor era tan intenso que los órganos y la sangre se vaporizaron, y al menos el cerebro de una víctima quedó vitrificado por la temperatura.[46]

Ruinas de Herculano

Herculano, que estaba mucho más cerca del cráter, se salvó de las caídas de tefra gracias a la dirección del viento, pero quedó enterrada bajo 23 metros (75 pies) de material depositado por oleadas piroclásticas. Es probable que la mayoría, o todas, de las víctimas conocidas en esta localidad, murieran a causa de las oleadas, sobre todo teniendo en cuenta la evidencia de las altas temperaturas encontradas en los esqueletos de las víctimas encontradas en las bóvedas arqueadas a la orilla del mar y la existencia de madera carbonizada en muchos de los edificios. Estas personas estaban concentradas en las bóvedas a una densidad de hasta tres por metro cuadrado y todas fueron atrapadas por la primera oleada, muriendo por choque térmico y parcialmente carbonizadas por oleadas posteriores y más calientes. Lo más probable es que las bóvedas fueran cobertizos para botes, ya que las vigas transversales del techo probablemente servían para suspender los barcos utilizados anteriormente para la fuga de parte de la población. Como sólo se han excavado 85 metros (279 pies) de la costa, es posible que haya más víctimas esperando a ser desenterradas.

Fecha de la erupción

El Vesubio y su destructiva erupción se mencionan en fuentes romanas del siglo I, pero no el día de la erupción. Por ejemplo, Josefo en sus Antigüedades de los judíos menciona que la erupción ocurrió “en los días de Tito César“.[47] Suetonio , un historiador del siglo II, en su Vida de Tito simplemente dice que “hubo algunos desastres terribles durante su reinado, como la erupción del Monte Vesubio en Campania“.[48]

Más de un siglo después del evento real, el historiador romano Cassius Dio (traducido en la edición de 1925 de la Biblioteca Clásica de Loeb) escribió que “en Campania tuvieron lugar sucesos notables y espantosos; porque de repente se desató un gran incendio al final del siglo “el verano.”[49]

Durante más de cinco siglos, hasta aproximadamente 2018, los artículos sobre la erupción del Vesubio solían afirmar que la erupción comenzó el 24 de agosto del 79 d.C. Esta fecha proviene de una copia impresa de 1508 de una carta dirigida por Plinio el Joven al historiador romano Tácito, escrita originalmente unos 25 años después del evento.[50][14] Plinio fue testigo de la erupción y proporcionó el único relato conocido de un testigo ocular. A lo largo de catorce siglos de copias manuscritas a mano hasta la impresión de sus cartas en 1508, es posible que la fecha indicada en la carta original de Plinio haya sido corrompida. Los expertos en manuscritos creen que la fecha dada originalmente por Plinio era el 24 de agosto, el 30 de octubre, el 1 de noviembre o el 23 de noviembre. [51] Este extraño conjunto disperso de fechas se debe a la convención de los romanos para describir las fechas del calendario. La gran mayoría de las copias manuscritas medievales existentes (no quedan copias romanas supervivientes) indican una fecha correspondiente al 24 de agosto. Desde el descubrimiento de las ciudades, esto fue aceptado por la mayoría de los eruditos y por casi todos los libros escritos sobre Pompeya y Herculano para el general.

Al menos desde finales del siglo XVIII, una minoría entre los arqueólogos y otros científicos ha sugerido que la erupción comenzó después del 24 de agosto, durante el otoño, tal vez en octubre o noviembre. En 1797, el investigador Carlo Rosini informó que las excavaciones en Pompeya y Herculano habían descubierto rastros de frutas y braseros indicativos del otoño, no del verano.

Más recientemente, en 1990 y 2001, los arqueólogos descubrieron más restos de frutas otoñales (como la granada), restos de víctimas de la erupción con ropas pesadas y grandes vasijas de barro cargadas de vino (en el momento de su entierro en el Vesubio).  El descubrimiento relacionado con el vino sugiere que la erupción podría haber ocurrido después de la cosecha de uvas.[52]

En 2007, un estudio de los vientos predominantes en Campania mostró que el patrón de escombros de la erupción del siglo I hacia el sureste es bastante consistente con un evento de otoño e inconsistente con una fecha de agosto. Durante junio, julio y agosto, los vientos predominantes fluyen hacia el oeste (un arco entre el suroeste y el noroeste) prácticamente todo el tiempo.[52]

A medida que el emperador Tito de la dinastía Flavia (que reinó del 24 de junio de 79 al 13 de septiembre de 81) obtuvo victorias en el campo de batalla (incluida la captura del Templo de Jerusalén) y otros honores, su administración emitió monedas que enumeraban sus crecientes elogios. Dado el espacio limitado en cada moneda, sus logros fueron estampados en las monedas usando una codificación arcana. Dos de estas monedas, de principios del reinado de Tito, se encontraron en un tesoro recuperado en la Casa del Brazalete de Oro de Pompeya. Aunque las fechas de acuñación de las monedas son algo controvertidas,[52] un experto en numismática del Museo Británico, Richard Abdy, concluyó que la última moneda del tesoro fue acuñada el 24 de junio o después (la primera fecha del reinado de Tito) y antes del 1 de septiembre del 79 d.C. Abdy afirma que es “notable que ambas monedas hayan tardado sólo dos meses después de su acuñación en entrar en circulación y llegar a Pompeya antes del desastre”.[53]

En octubre de 2018, arqueólogos italianos descubrieron una inscripción en carboncillo que decía “el día 16 antes de las calendas de noviembre”, fechada el 17 de octubre (del 79 d.C., ya que era poco probable que tuviera un año) [54] que establece la fecha más temprana posible para la erupción.[55] [56] Un estudio colaborativo en 2022 ha determinado una fecha del 24 al 25 de octubre.[57]

Cultura actual

Erupción del Vesubio en el siglo XVII

La erupción del Vesubio aparece representada a lo largo de muchos años en las varias adaptaciones fílmicas de la novela Los últimos días de Pompeya:

Igualmente aparece en el docudrama del 2003 Pompeii: The Last Day (TV) del director Peter Nicholson,18​ en la serie de televisión Pompeya (Pompeya: ayer, hoy, mañana) del 2007 dirigida por Paolo Poeti,19​ también del mismo año en la producción para televisión Pompei (2007) del director Giulio Base,2021​ así como en la película Pompeii (2014) de Paul W. S. Anderson.22

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.