Este Mundo, a veces insólito

Las esferas metálicas de Klerksdorp

Rate this post

Las esferas de Klerksdorp son unas bolitas de pirita que se han ido encontrando en Ottosdal (Sudáfrica) sobre estratos Precámbricos de hace 2.800 millones de años por mineros. Estas se exponen en el museo de Klerkdorp.esferas1

Se dice que su forma esférica y finos surcos sólo pueden haber salido de seres inteligentes. Este punto de vista se recoge en la obra Arqueología prohibida de Michael Cremo.

Sin embargo, probablemente sean nódulos de pirita de origen metamórfico, y nódulos de ‘goethita’ formados del desgaste de la pirita. En un artículo sobre este asunto Paul Henrich recalca que las fuentes de Cremo, en lo que se refiere a las esferas supuestamente ‘anómalas’, eran en realidad las Weekly World News (Noticias Mundiales Semanales), una fuente que difícilmente cabe aceptar como seria y reputada.

Desde principios de los años ochenta, en el que los mineros de la mina de plata de Wonderstone en Klerksdorp (Sudáfrica), empezaron a encontrar entre el “pyrophyllite” centenares de bolitas metálicas con marcas o ranuras de unión. Este pyrophyllite está formado por sedimentos de más de 2.800 millones de años.esferas2

Habiéndose encontrado un total de unas 200, las esferas metálicas fueron halladas en forma paulatina por mineros que trabajaban sobre estratos precámbricos de 2.800 millones de años de antigüedad. El tamaño de estas esferas oscila entre los 3 y los 8 centímetros de diámetro, alojando algunas de ellas en su interior un material esponjoso que se desvanece con enorme facilidad al seccionarlas y quedar en contacto con el aire. Su exterior está formado por una aleación de acero y níquel de gran dureza, llamando poderosamente la atención unas finas líneas o surcos que rodean las esferas dividiendo en dos partes iguales a las mismas.

Lo más sorprendente en las mismas es el hecho de que, se encuentran en las mismas tres líneas paralelas grabadas, que hacen pensar que tienen un origen exterior, la datación es de aproximadamente tres millones de años.

La singularidad de su aspecto externo induce a pensar un origen artificial para los ejemplares que actualmente se exhiben en el Museo de de Klerkdorp, aunque algunos investigadores atribuyen a su forma un origen natural.

Todas las esferas presentan una forma esférica y pulida, con una línea recta rodeando el diámetro mayor, frecuentemente acompañada de dos paralelas distribuidas hacia un lado y hacia el otro de la línea central.esferas3

Debido a la aparente contrariedad entre la edad de la capa geológica en las que fueron halladas y el presunto origen moderno de las mismas, muchos especialistas opinan que las esferas pertenecieron a una civilización de tecnología avanzada, extinguida hace más de 2.800 millones de años, cuando la roca que las contenía comenzó a solidificarse.

Los detractores de dicha teoría se inclinan a pensar que las piedras son el producto de nódulos de pirita y goethita de origen metamórfico. No obstante, el tallado de las líneas carece de argumento sostenible tanto por su caprichoso aspecto, como por la dureza del material con que tendrían que haber sido talladas.

Según otros investigadores, como el profesor de geología A. Bissehoff, de la Universidad de Potchefstroom, las esferas pertenecen al aglomerado de la limonita. Sin embargo, los artefactos de Klerksdorp fueron hallados en nichos individuales, al contrario de la disposición con que suelen encontrarse los aglomerados de limonita.

Con similar destino al de otros oopart, el misterioso origen de las esferas de Klerksdorp probablemente permanezca en el olvido eterno, aguardando tras la vitrina de un museo.

esferas4Se dice que su forma esférica y finos surcos sólo pueden haber salido de seres inteligentes. Este punto de vista se recoge en la obra Arqueología prohibida de Michael Cremo.

Las extrañas esferas fueron repartidas entre varios museos de Sudáfrica, como el de Klerksdorp y Soweto, otras fueron a parar a manos de coleccionistas particulares e incluso algunas viajaron para un estudio más detallado al Instituto del Espacio de California pero, ni unos ni otros han sido capaces de emitir un informe en el cual aparezcan las respuestas que den una explicación lógica a la existencia de estas esferas.

El misterio de las esferas de Klerksdorp tienen su origen en algunas publicaciones difundidas entre 1980 a 1990, la primera de ellas, publicada en 1982, fue un artículo firmado por “Jimson S.” y un grupo de científicos desconcertados por las esferas, publicado el 27 de julio de 1982 en el Weekly World News.

El periódico informó de la noticia del descubrimiento de estos objetos misteriosos en las canteras de bicarbonato de la ciudad de Ottosdal (en el Transvaal occidental) Sudáfrica; las esferas obtuvieron su nombre del museo de Klerksdorp, en la que fueron depositadas.

El descubrimiento fue presentado también en una ponencia sobre el precambriano, en ese momento, según los conocimientos científicos actuales, en el terreno no existían formas de vida inteligente, únicamente colonias de bacterias y seres unicelulares, y los datos sobre las mismas van a parar allí.esferas6

Las esferas encontradas son de dos tipos: las primeras compuestas de metal tachonado en azulado con puntos blancos, y las restantes, huecas y repletas en su interior de un material elástico blanco. Según Roelf (Rolfe) Marx, del Museo de Klerksdorp, las bolas son un misterio, sobre todo a causa de las tres incisiones paralelas perfectamente inscritas en el ecuador de las mismas, que hacen pensar que han sido marcadas por alguien inteligente.

En una carta fechada el 12 de septiembre de 1984, Marx ofrece más información sobre las misteriosas esferas alegando que fueron encontradas en excavaciones cerca de la mina de pirofilita de Ottosdal. La fórmula química de la pirofilita es Al2Si4O10 (OH) 2, este es un mineral secundario, de aluminio fillosilicato de aspecto suave. Las esferas son muy duras.

Una vez más y de acuerdo con Marx, el profesor de geología en la Universidad de Potchefstroom, el profesor A. Bisschoff, declaró que las esferas son una concreción de limonita (fórmula FeO (OH) nH2O), un óxido de hierro hidratado que se forma por la descomposición de otros minerales ferrosos. Una concreción es una masa compacta y envolvente de la roca, formada por la cementación localizada en torno a un núcleo.

Pero según un grupo de científicos nos encontramos con que, en general, las concreciones de limonita se producen en racimos, y no aisladas y, por supuesto, sin ranuras o signos paralelos. Además, según la escala de Mohs sobre la dureza, nos da un mínimo de 6, mientras que la dureza de la limonita es de 5 a 5.5.

En la década de los 90 estas misteriosas esferas fueron consideradas y utilizadas como una fuente fiable por Michael A. Cremo y Richard L. Thompson, y fueron incluidas en una serie de libros prohibidos de Arqueología, que se presentaron como una verdadera historia y muy bien documentada.

Corren rumores (podría ser leyenda urbana) de que algunos de estas esferas, según Marx habrían girado sobre su propio eje movidas por una fuerza desconocida. Lamentablemente, la piedra con ranuras fue robada del museo antes de que pudieran realizarse más análisis científicos.

Como ya se ha mencionado, las esferas se encontraron en una cantera de pan, un material blando que se origina de la transformación de un depósito sedimentario metamórfico.

Según el profesor A. Bisschoff, de la Universidad de Potchefstroom en Johannesburgo, los surcos paralelos puede ser el resultado de un proceso natural de consolidación.

Además, en publicaciones científicas y técnicas han documentado los resultados de los nódulos de pirita y goethita metamórficas con origen en las minas donde se encontraron algunas esferas (información de, LT, Jacobs, H., Allen, JT, y Bozzoli , GR, 1937, Wonderstone. El Geológico de Sudáfrica en el Boletín no. 8, Pretoria, Sudáfrica, Jackson, JA, y Bates, RL, 1987, en el Glosario de Geología. Instituto Geológico Americano, Alexandria, Virginia).

El misterio de las mismas sigue sin resolverse y han sido incluidas en lo que se llama OOPArt (artefactos fuera de lugar, es decir, objetos fuera de lugar en el sentido de anacrónico) en todos los aspectos.

Existen tres teorías acerca de las mismas: en primer lugar, se aboga por los creacionistas, los ámbitos en que fueron creadas de forma natural por la propia tierra, que, de acuerdo con esta línea de pensamiento, se produjo sólo unos pocos miles de años atrás; Otra teoría dice que las esferas han sido introducidas en la tierra por extraterrestres.

Por último, se contempla la posibilidad de que estos artefactos son atribuibles a una civilización antigua de la que se ha perdido toda la memoria. Habida cuenta de la desaparición de la esfera, con las tres muescas del museo, no pueden llevarse a cabo ensayos científicos para llegar a una conclusión.

Pero lo que más sorprendió a los científicos no fueron todos estos datos, sino que además están sorprendentemente equilibradas… tanto es así que sobrepasan los niveles exigidos por la NASA para construir sus giroscopios para los trasbordadores espaciales. Si se hacen girar, algunas de ellas no llegan a la cienmilésima de pulgada de balanceo. Este nivel de perfección sólo se puede conseguir en institutos sumamente especializados y después de un estudio sobre gravedad cero. Es absolutamente desconcertante.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.