Este Mundo, a veces insólito

Muralla de Erbil

Erbil es la capital de la Región Autónoma Kurda o Kurdistán iraquí y sede del gobierno regional kurdo. Es la cuarta ciudad más grande de Irak,1 después de Bagdad, Basora y Mosul, y se la considera como una de las ciudades más antiguas que han estado habitadas permanentemente.2 Se ubica a ochenta kilómetros al este de Mosul.

El asentamiento humano en Arbil puede trazarse hasta, por lo menos, el siglo XXIII a. C. La ciudad ha estado bajo el dominio de distintos pueblos a lo largo de toda su historia, incluyendo a asirios, persas, sasánidas, árabes y otomanos.erbil1

En 2014, la Unesco eligió a la ciudadela de Erbil como Patrimonio de la Humanidad.3

La ciudad de Erbil se ubica en 36º 11’N y 44º 5’E,6 en el distrito de Erbil y en la provincia del mismo nombre, ubicada en el norte de Irak, cerca de las fronteras de Irán y Turquía. Pertenece a la Región Autónoma Kurda o Kurdistán iraquí y es su capital administrativa.7

La Ciudadela de Erbil es un asentamiento fortificado construido en la cima de un imponente tell (un montículo creado por las distintas generaciones que lo fueron reconstruyendo en el mismo lugar). En su descripción del sitio, la Unesco señala que los muros ininterrumpidos de fachadas y viviendas del siglo XIX “continúan dando la impresión visual de una fortaleza inexpugnable que domina la ciudad”. El peculiar trazado de sus calles, en forma de abanico, data de la fase otomana tardía de Erbil, emplazamiento que tiene su origen en la antigua Arbela, un importante centro político y religioso asirio. Los descubrimientos y las excavaciones arqueológicas realizadas sugieren que la colina oculta estratos y vestigios todavía más antiguos.

El origen de la ciudad puede datarse en el siglo XXIII a. C. gracias a los restos arqueológicos encontrados en ella. Sin embargo, no se conoce mucho de los dos primeros milenios de su historia. La información que se tiene de ella procede de textos cuneiformes que la mencionan, siendo el más antiguo de ellos de alrededor del siglo XXI a. C. A partir de estas fuentes, se sabe que la ciudad se llamaba Arbilum y que tenía un importante templo consagrado a Ishtar, diosa de la fertilidad, donde sus sacerdotisas entraban en trance para predecir el futuro. Este templo era uno de los más importantes de los dedicados al culto de Ishtar en Asiria, siendo superado sólo por el de Assur, capital de Asiria.19

Erbil cayó junto con Assur bajo el dominio del reino de Mitanni en el siglo XVI a. C. Posteriormente, el control de la ciudad fue disputado entre Aššur-reš-iši (1133-1115) rey de Asiria, y Ninurta-nadin-šumi (1132-1126), rey de Babilonia.19 20

En el año 614 y 612 a. C. la alianza entre Babilonia y el Imperio medo atacó a Asiria, destruyendo Assur y Nínive y con ellas el Imperio asirio. La ciudad de Erbil compartió el destino de Asiria y pasó a formar parte del territorio controlado por Ciáxares, rey de Media. Este fomentó el asentamiento en Erbil y Kirkuk de tribus sagartias, probablemente erbil2como recompensa por su ayuda en la captura de Nínive.21

En el año 539 a. C., Babilonia fue conquistada por los persas bajo el mando de Ciro II el Grande y Erbil fue incorporada al Imperio aqueménida y nombrada capital de la satrapía de Asiria.19 22

Inscripción de Behistún.

Después de que las revueltas de los medos, lideradas por Fraortes (522 a 521 a. C.), fueran sofocadas por Darío I de Persia, los sagartios que se habían radicado en Erbil y las zonas aledañas, se rebelaron contra Darío. El Imperio aqueménida reaccionó enviando un ejército bajo el mando del general medo Takhmaspâda y, en el verano de 521 a. C., los sagartios fueron derrotados y su líder, Tritantecmes, fue crucificado en Erbil. Estos incidentes están tallados en roca, en la inscripción de Behistún.23

La batalla de Gaugamela (331 a. C.). Relieve labrado en marfil en el siglo XVIII.erbil3

La batalla de Gaugamela o de Arbela, en la cual Alejandro Magno derrotó a Darío III de Persia en 331 a. C., ocurrió aproximadamente a cien kilómetros al norte de Erbil.24 El último rey aqueménida aprovechó la favorable ubicación de Erbil, en la intersección del Camino Real con la ruta a Armenia y a las satrapías del este, para formar y aprovisionar su ejército.25 De acuerdo al historiador romano Flavio Arriano, Darío habría escapado de la batalla hacia Erbil, donde abandonó su propio carro y abundantes riquezas, antes de seguir camino hacia Ecbatana.22

Después de su victoria, Alejandro entregó la satrapía de Arbelites, la ciudad y la región entre los ríos Gran Zab y Pequeño Zab a su general Anfímaco. A la muerte de Alejandro, su imperio fue dividido y disputado entre sus generales. Arbelites se convirtió en una aparquía del Imperio seléucida bajo el nombre de Adiabane.22

Mitrídates I fue rey de Partia en el período desde el 171 a. C. al 138 a. C. y durante su reinado los partos se expandieron, conquistando gran parte de Mesopotamia y, con ella, la región de Erbil. En los años sucesivos, partos y seléucidas disputaron el control de la región. A la muerte del rey parto Mitrídates II, los armenios bajo el mando de Tigranes tomaron Adiabane, pero, al verse amenazados por los romanos, ofrecieron devolverla a cambio de ayuda.22

Adiabane alcanzó autonomía, funcionando como un estado independiente pero sometido al rey de los partos, en el primer siglo de nuestra era. El primer rey del que se tiene registro fue Izates, quien fue sucedido por Monobazus I.erbil4

Erbil, del mismo modo que Amida, fue parte de la región disputada entre Roma y Persia bajo el imperio sasánida. Bajo el gobierno del emperador romano Trajano fue llamada provincia romana de Asiria y, después de un siglo de independencia, fue reocupada por los romanos. El reino judío de Adiabane (término griego para Hadyab) tuvo su centro en Erbil, y tanto la ciudad como el reino son conocidos en la historia judía del medio oriente por la conversión de la familia real al judaísmo, aunque la mayor parte de la población permaneció ecléctica pero con una fuerte presencia del cristianismo oriental.

Erbil (Irak). La ciudadela de Erbil, en el Kurdistan iraquí, es un caso muy particular. Primero porque no se encuentra en una planicie como suele ser habitual, sino en lo alto de un cerro mesetario que se eleva casi treinta metros sobre su entorno, y segundo porque la dinámica geométrica del círculoerbil5 queda negada en su interior. El círculo delimitador de Erbil no es perfecto ya que aparece bastante deformado por las dificultades de dar esa forma al montículo sobre el que se asentaría la ciudad, que se encuentra amurallada. Pero, además, el planteamiento de la trama interna es muy peculiar ya que se potencia una puerta desde la que se ramifica una malla irregular que se extiende, casi fractalmente, por el recinto intramuros.

Publicado: Martes 23 de de agosto de 2005 a las 23:26

Lo que parece claro, dijo John Malcolm Russell, del Massachusetts College of Art, es que con su ubicación en una llanura de secano, cerca de la confluencia de dos ríos y las estribaciones de las montañas de Zagros, Erbil «podría haber sido el sitio de una de los primeros pueblos en el mundo. «El primer asentamiento de cazadores-recolectores podría haber comenzado ya en 9300 aC, seguido por los primeros fabricantes de cerámica, el proto-Hassun, por el año 7000 aCerbil6

Y a diferencia de las regiones áridas del sur, la lluvia se mantuvo relativamente constante en Erbil lo largo de milenios, así que no había razón de peso para abandonar a un acuerdo. Por 1400 AC, como cultivos iban y venían, Erbil se convirtió en una de las ciudades más importantes del Imperio Asirio, dijo el Dr. Russell, que es una autoridad en el período.

Mire el patrón en esta foto aérea – los anillos concéntricos de la ciudad, la espiral excéntrica de los caminos que conducen a la «cráter» en el centro: de Citadel, en el corazón de esta antigua ciudad, una ciudad dentro de una ciudad…

Una vista más cercana de la propia Ciudadela:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.