Este Mundo, a veces insólito
Calendario
septiembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Puertas Caspias

Puertas Caspias

Derbent Caspian Gate

La garganta de Darial antes de 1906.

Las Puertas Caspias son una barrera o muralla existente desde la Antigüedad para contener a los bárbaros. Generalmente se consideran como tales la red de fortificaciones de Derbent, en Rusia, que llegó a tener 30 torres que miraban hacia el norte, y que solían extenderse a lo largo de 40 kilómetros entre el mar Caspio y las montañas del Cáucaso, bloqueando con efectividad el paso a través del Cáucaso.

Un muro de defensa y fortificación de Sasania similar al de Gorgan, se encuentra en el lado opuesto, al oeste, del Mar Caspio en el puerto de Derbent, en la República de Daguestán, Rusia. Allí, los restos de una línea de fortificaciones corren tierra adentro por unos 3 km (1.9 millas) desde la costa del mar Caspio (42.062643 °N 48.307185 °E) a lo que hoy es un fuerte sasánida extraordinariamente bien conservado en las primeras estribaciones de Las montañas del Cáucaso.

Derbent y sus puertas del Caspio se encuentran en la parte occidental de la región histórica de Hyrcania . Mientras que la fortificación y las paredes en el lado este del Mar Caspio seguían siendo desconocidas para los historiadores grecorromanos, la mitad occidental de las impresionantes «fortificaciones del norte» en el Cáucaso eran bien conocidas por los autores clásicos.

Derbent fue construido alrededor de la única fortaleza persa sasánida, que sirvió como una ubicación estratégica que protegía el imperio de ataques de los köktürks. Cuando estaba en uso, la inmensa muralla tenía hasta 20 metros de alto y un grosor de alrededor de 3 metros.

Normalmente se identifican estas Puertas Caspias con las «Puertas de Alejandro», una barrera legendaria supuestamente construida por Alejandro Magno en el Cáucaso para evitar que los incivilizados bárbaros del norte (asociados típicamente con Gog y Magog) invadieran la tierra del sur. Aunque las Puertas Caspias históricas no se construyeron hasta probablemente el reinado de Cosroes I en el siglo VI, mucho después del tiempo de Alejandro Magno, se le atribuyeron a él a lo largo de los siglos. Algunos eruditos defienden que podía haber existido una fortificación anterior construida durante el Imperio persa aqueménida (la región de hecho ha estado habitada durante 5.000 años). Si esto es cierto, agentes del Imperio de Alejandro bien podían haber visitado la zona o incluso haber fortalecido la estructura después de conquistar a los aqueménidas, aunque Alejandro personalmente nunca viajase tan al norte.

Las puertas de Alejandro fueron un tema popular en la literatura de viaje medieval, comenzando con el Romance de Alejandro en una versión de quizás el siglo VI. El muro de Alejandro también se ha confundido con el Paso de Dariel o Darial. Una teoría alternativa la une con el llamado «Muro de Alejandro» (el Gran muro de Gorgan) en la orilla suroriental del mar Caspio, del que aún se conservan hoy 180 km, aunque en penoso estado de conservación.1

El nombre de Puertas Caspias originariamente se aplicó a la estrecha región en la esquina sureste del mar Caspio, a través del cual Alejandro de hecho marchó en su persecución de Besos, aunque no se detuvo a fortificarlo. Fue transferido a los pasos a través del Cáucaso, en el otro lado del Caspio, por los «historiadores» más a la moda de Alejandro.

En el Romance de Alejandro, Alejandro persigue a sus enemigos para pasar entre dos picos en el Cáucaso conocidos como los «Pechos del Mundo». Decide hacer prisioneras a las «naciones sucias» del norte, que incluyen Gog y Magog, tras un enorme muro de hierro o adamantio. Con la ayuda de Dios, Alejandro y sus hombres cierran el estrecho paso, manteniendo a los poco civilizados Gog y Magog lejos del pillaje de las pacíficas tierras meridionales. La naturaleza del paso nunca está muy claro; algunas fuentes dicen que es un paso entre las montañas, mientras que otras dicen que es un paso entre los picos y el mar Caspio.

Una historia similar aparece en la azora al-Kahf (La cueva) 83-98 del Corán, donde el gran héroe Dhul-Qarnayn («El que tiene dos cuernos») construye un muro para proteger a la gente inocente a los pies de las montañas de Gog y Magog. Que esta historia aparezca en un relato de ficción antes de que se escribiera el Corán ha causado cierta controversia entre los eruditos islámicos, aunque algunos arguyen que «Dhul-Qarnayn» no se supone que sea Alejandro en modo alguno, sino más bien otro conquistador, anterior o posterior, normalmente Ciro el Grande.

Las Puertas Caspias en Derbent, Rusia, son a menudo identificadas con las Puertas de Alejandro.

Durante la Edad Media, la historia de las Puertas de Alejandro estaba incluido en la literatura de viaje como Los viajes de Marco Polo y los Viajes de Sir John Mandeville. Las identidades de las naciones atrapadas detrás de la muralla no son siempre coherentes, sin embargo; Mandeville señala que Gog y Magog son realmente las Diez Tribus Perdidas de Israel, que emergerán de su prisión durante el Fin de los Tiempos y unirse con sus compañeros judíos para atacar a los cristianos. Marco Polo habla de las Puertas de Hierro de Alejandro, pero dice que los cumanos son los que están atrapados detrás de ellas. Menciona a Gog y Magog, sin embargo, ubicándolos al norte de Catai. Algunos estudiosos han tomado esto como una referencia indirecta y confusa a la Gran Muralla China, que no menciona de ninguna otra forma. Las Puertas de Alejandro pueden representar un intento de los occidentales de explicar historias de China de un gran rey que construyó una gran muralla. El conocimiento de las innovaciones chinas tales como la brújula y el Carro que apunta al sur se sabe que se difundió (y se confundió) por todas las rutas comerciales euroasiáticas.

La leyensa alemana medieval de los judíos rojos se basó en parte en historias de las Puertas de Alejandro. La leyenda desaparece antes del siglo XVII.

Su objetivo era obstaculizar el paso hacia el sur a través del Cáucaso, manteniendo Anatolia y el Medio Oriente a salvo de los bárbaros del norte. No obstante, no se conoce exactamente la ubicación de las Puertas, por lo que existen dos lugares que tradicionalmente se cree pudieron albergarlas.

El primero es el Desfiladero de Darial, una garganta fluvial en la frontera entre Rusia y Georgia por la que discurre el río Terek entre Vladikavkaz y Tbilisi. Aquí existieron fortificaciones romanas y persas por lo menos desde 150 a.C. conocidas como Puertas de Iberia (por la región homónima), a las que Estrabón llamaba Porta Caucasica y Ptolomeo Fortes Sarmatica.

Se las identifica con las Puertas Caspias porque la tradición legendaria (también presente en el Corán y la Biblia con algunas variaciones) cuenta que Alejandro Magno construyó aquí unas puertas de hierro para contener al mítico pueblo de Gog y Magog, que Flavio Josefo identificó con los escitas. Ruinas de estas antiguas fortificaciones son aun visibles.

Este pueblo [los alanos] decidió en este tiempo invadir Media y territorios más lejanos para saquearlos; y con esta intención trataron con el rey de Hircania, porque él era el dueño de aquel paso que Alejandro [el Grande] cerró con puertas de hierro (Flavio Josefo, Las guerras de los judíos VII, 7–4)

El otro lugar es Derbent, una ciudad al sur de la República rusa de Daguestán y en la frontera con Azerbaiyán. Se la considera tradicionalmente como la ciudad más antigua de la Federación Rusa, con más de 5.000 años de historia.

Derbent / foto Shutterstock

Precisamente la ciudad cuenta con un sistema de murallas dobles con 30 torres, que van de las montañas hasta el mar, y una ciudadela fortificada que datan de época sasánida. Es más, Derbent significa literalmente puerta cerrada en persa. Los árabes la conocían como Bāb al Abwab (Puerta de las puertas), y para los turcos era Demirkapı (Puerta de hierro).

La fortaleza se empezó a construir a principios del siglo V d.C. por el emperador sasánida Cosroes I, y fue luego ampliada y mejorada por los sucesivos pueblos que la gobernaron, como árabes, mongoles, y rusos. Se trata de la fortaleza en uso continuo más antigua de la historia, con más de 1.000 años de utilización ininterrumpida. Sus murallas tienen 20 metros de altura y 3 de grosor.

La doble muralla de Derbent en una ilustración de Jacob Peeters (finales del siglo XVII) / foto dominio público

Además, su nombre persa comenzó a ser usado entre finales del siglo V y comienzos del VI, en época del reinado del sasánida Kavad I. El motivo de tal denominación es que se halla situada en una estrecha franja de tres kilómetros entre el Cáucaso y el mar Caspio, lo que la convertía en una posición estratégica que controlaba el paso entre las estepas euroasiáticas y el Medio Oriente. Y por tanto también en la candidata más adecuada para ser la localización de las legendarias puertas.

Las Puertas Caspias aparecen mencionadas también en El libro de las maravillas de Marco Polo, citando también al pueblo de Gog y Magog pero ubicándolos al norte de Catay (China). Esto lleva a pensar a algunos expertos que la leyenda de las puertas de Alejandro serían el intento de explicar, por occidentales, las historias que llegaban de China acerca de un gran rey construyendo una gran muralla.

En primer plano los restos de la doble muralla, y al fondo la fortaleza de Derbent / foto Шамиль Магомедов en Flickr

Como decíamos antes, el Corán también recoge la leyenda. En la sura 18 hace referencia a Dhul Qarnein, un personaje inspirado en Alejandro Magno, quien habría construido una muralla para detener a Gog y Magog, pueblo al que identifica como enemigo arquetípico del pueblo elegido. Y en la sura 21 dice que el día del Juicio Final ese muro será reducido a polvo, y entonces Gog y Magog reaparecerá para la última y apocalíptica batalla. Por suerte, el muro de Derbent sigue todavía ahí.

Muchas otras leyendas medievales tienen su origen en las puertas de Alejandro, como la de los judíos rojos. En este sentido incluso en Los Viajes de Juan de Mandeville, el singular best-seller del medievo que mezclaba y copiaba obras ajenas como las de Marco Polo, Odorico y Haitón de Coricos, se identifica a Gog y Magog con las Diez Tribus Perdidas de Israel. Pero eso ya es otra historia.

Fuentes: Alejandro Magno y el encierro de Gog y Magog (Gerardo Altamirano) / Tipología y caracterización del pensamiento apocalíptico en la literatura medieval inglesa (Juan Manuel Castro Carracedo) / Gog and Magog in Early Eastern Christian and Islamic Sources (Emeri J.van Donzei, ed.) / Las puertas caspias y los Judíos Rojos (Pedro Huergo Caso) / Wikipedia.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.