Este Mundo, a veces insólito

Vasili Alekséyev

Vasili Ivánovich Alekséyev (7 de enero de 1942, Pokrovo-Shishkino, Óblast de Riazán, Unión Soviética – † 25 de noviembre de 2011, Munich, Alemania)1 fue un levantador de pesas soviético.

De categoría peso superpesado, logró romper 80 marcas mundiales entre 1970 y 1978, ganando medallas de oro en los juegos olímpicos de 1972 y 1976. Fue el primer hombre en levantar más de 227,0 kg (500,0 libras) en la técnica de dos tiempos.

BiografíaVasili1

Alekséyev comenzó a levantar pesas a la edad de 18 años. En 1968 inventó un nuevo sistema de entrenamiento progresivo totalmente distinto de los conocidos hasta entonces. Ese fue el primer paso hacia la periodización soviética que hoy esta presente en el entrenamiento de halterofilos y potencistas.

En 1970 Alekséyev batió su primer récord de una serie de 80 que marcaría sus siguientes ocho años. En esos años se convirtió en el primer hombre en romper la barrera de los 600,0 kg en el triple evento. Alekséyev se retiró de la halterofilia después de no poder ganar una tercera medalla de oro en la edición olímpica de 1980.

En 1999 en Grecia Alekséyev fue reconocido como el mejor deportista del siglo XX y en febrero de 2000 fue nombrado la mayor leyenda en la historia deportiva rusa.

El legendario pesista falleció el 25 de noviembre de 2011 a los 69 años de edad en una clínica de Múnich, al sur de Alemania, a causa de graves problemas cardiacos.

Mejores marcas de Alekseiev > 190 en Arrancada; 236,5 en Fuerza; 256 en Dos Tiempos; 645 en el Total 3 movimientos; 445 en Total 2 movimientos.

Su primera plusmarca universal la consiguió el 24 de enero de 1970, en Velikie Luki (Rusia) cuando tiró 210,5 kilos en Fuerza. Los jóvenes se sorprenderán. ¿Fuerza? Sí, antes la halterofilia no tenía dos movimientos (Arrancada y Dos Tiempos), sino tres. El movimiento de Fuerza, que consistía en una primera acción idéntica a la del Dos Tiempos, es decir, desde el suelo hasta el pecho. Pero su segunda acción debía realizarse sin emplear las piernas, simplemente con la fuerza de los riñones y los brazos. De ahí su nombre: Fuerza. Una tortura para la espalda, por lo que fue abolida a finales de 1972.

En Fuerza, el poderoso Alekséyev siempVasili2re fue el líder y, lógicamente, el récord mundial quedó para siempre en su poder: 236,5 kilos, levantados el 15 de abril de 1972 en Tallin (Estonia), registro que perdurará por los siglos de los siglos.

Su peor movimiento siempre fue la Arrancada porque la agilidad jamás fue una virtud, no en vano alcanzó un peso corporal cercano a los 162 kilos por 1,86 de estatura, y su enorme estómago le impedía levantar la barra en vertical. Así que la Arrancada siempre se le atragantó, aunque consiguió batir el récord mundial en cuatro ocasiones hasta alcanzar los 190 kilos, plusmarca que pronto fue superada por el búlgaro Christo Platchkov (200 kg). Por el contrario, en Dos Tiempos fue un coloso: en 1970 tiró 221,5 kilos y siete años más tarde (31 de octubre de 1977, 60º aniversario de la Revolución de Octubre) remontó 256 kilos, una monstruosidad que perduró en el tiempo, el último récord mundial que consiguió. Baste recordar que la plusmarca actual, en poder del mítico iraní Reza Zadeh asciende a 263,5 kilos, logrados en Atenas’04, sólo siete kilos de mejora en 27 años. Los totales de Alekseiev son otra muestra de poderío: 445 en el Total de 2 movimientos, 645 en el Total de 3 movimientos, otra marca inmortal.

Acumuló 80 plusmarcas universales: 17 en fuerza, 4 en Arrancada, 32 en Dos Tiempos, 9 en el Total de 2 movimientos y 18 en el Total de 3 movimientos. Fue el primer hombre en levantar 600 kilos en la suma de los tres movimientos: el 18 de marzo de 1970, tenía 28 años recién cumplidos. Ganó el oro en los JJOO de Munich’72 con un total de 640 kilos: 235 en Fuerza, 175 en Arrancada y 230 en Dos Tiempos, algo inaudito dado que levantó más sin la ayuda de las piernas (Fuerza) que con ella (Dos Tiempos), lo que habla de una potencia hercúlea entre pecho y espalda. Pocos meses antes, el 15 de abril, había alcanzado los 645 con parciales de 235, 172,5 y 237,5. Tras el año 72 desapareció el movimiento de Fuerza y la halterofilia quedó reducida a Arrancada más Dos Tiempos. Para Alekseiev, el golpe no supuso ninguna merma en su dominio aunque redujo su jerarquía.

Pocos meses antes de los Juegos OlímpicoVasili3s de Montreal’76, sus rivales lo amenazaron. El 14 de abril de 1976, el alemán oriental Gerd Bonk se proclamó campeón europeo en ausencia de Alekséyev y registró dos récords mundiales. En Dos Tiempos tiró 252,5 kilos, cinco más que la plusmarca que poseía el campeón soviético. Sumados a los 180 que levantó en Arrancada, Bonk consiguió un total de 432,5 kilos, récord mundial igualado. Pero no igualado con Alekséyev, sino con el búlgaro Christo Platchkov, que lo había conseguido el año anterior. En este Europeo, Platchkov fue segundo con 430 (195+230). Semanas más tarde, Alekséyev recuperaría la plsumarca con 435 kilos, pero apenas pasaron unas semanas y Platchkov lo elevó a 442,5, un registro que parecía imbatible. Y así llegaron los Juegos de Montreal.

“Alekséyev es una torre inexpugnable. Posee una resolución tranquila, que se percibe en sus ojos oscuros de gitano, y la determinación de un hombre al que nada ni nadie puede abatir. Un solo ensayo en Dos Tiempos, 230 kilos, le asegura la victoria. Tras ello puede mostrar que se ha preparado a la perfección. Que ni siquiera el fantasma de Platchkov podrá nunca oscurecer los focos para reclamar una ilusoria victoria. De este modo, ataca sin transición el récord del mundo: una barra cargada con 255 kilos. Sube a la tarima y levanta esos 255 kilos bajo los aplausos de un público entusiasmado por el espectáculo de un campeón como jamás se ha conocido en este deporte. Durante un minuto completo, Alekséyev recibe los aplausos de este templo de la halterofilia. Después, el Sansón de los tiempos modernos desaparece por los pasillos marcando un paso ágil”.Vasili4

Doblete olímpico, apoteosis de la fuerza, récord mundial en Dos Tiempos con esos tremendos 255 kilos, que unidos a los 185 de la Arrancada arrojan un total de 440, su mejor prestación, pero sin poder quitarle el récord a Platchkov. No hay nadie en la historia de la halterofilia con el poderío de Alekseiev, que un año más tarde recuperará la plusmarca general con 445 kilos, sólo dos meses antes de su última gran hazaña: los mencionados 256 kilos en Dos Tiempos.

Pasarán tres años hasta los Juegos de Moscú, donde el gran ídolo intenta su tercer oro. Han sido tres años duros en los que la competencia se ha extremado. En el Mundial de 1978 (Gettysburg) se lesiona al arrancar 185 kilos. Desde entonces, su preparación no será la misma. Su compatriota Sultan Rakhmanov ha crecido una enormidad, levantando 200,5 kilos en Arrancada. Es un rival formidable, como también el alemán oriental Jurgen Heuser, campeón mundial en el 78. Alekseiev se presenta en el Izmailovo Weightlifting Hall de Moscú con un mal precedente: en la Spartakiada previa sólo ha conseguido un total de 375 kilos, un pobre registro.

Se lo juega todo en el primer movimiento, la Arrancada, su punto débil. Pide 180 kilos y una tras otra, hasta tres veces, se ve incapaz de levantar la barra por encima de su cabeza. Tres nulos, fin de trayecto. Rakhmanov imperial conquistará el oro con 440 kilos igualando el récord olímpico de Alekséyev en Montreal. Heusen será plata, muy lejos, con 410 kilos. Un año más tarde, Alekseiev perderá todos sus récords a manos de dos jóvenes compatriotas: Vladimir Marchuk tirará 257,5 kilos en Dos Tiempos; Anatoly Pisarenko, el nuevo rey, conseguirá 457,5 en el total.

La leyenda rodeará para siempre a Vasily Alekséyev, ingeniero de minas, conquistador del doblete olímpico con 30 y 34 años respectivamente. De él, algunas fuentes dirán que comía a diario 150 gramos de caviar, dos kilos de carne, 200 gramos de queso blanco, 150 de mantequilla, dos kilos de fruta y dos litros de yogurt. Otras fuentes exagerarán algo más: una tortilla de 36 huevos para desayunar, cinco solomillos a mediodía y una pierna de cordero con hortalizas y 20 pintas de cerveza para cenar. Nunca sabremos realmente lo que comía, pero sí nos quedará la certeza de lo que levantaba.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.