Este Mundo, a veces insólito

Aviones precolombinos

Rate this post

En el Museo del Oro de Bogotá, dependiente del Banco de la República de Colombia, se encuentra una de las colecciones de piezas más curiosas de toda la época precolombina. avion1

Entre valiosos collares, brazaletes, pulseras, figuras y otros ornamentos de oro se distingue especialmente un conjunto de Ornamentos Religiosos, tal y como han sido catalogados por los arqueólogos, con formas de pájaro, mariposa, pez volador, etc.

Estos ornamentos fueron encontrados en diferentes tumbas, como parte del ajuar funerario, y son atribuidos en su mayoría a la Cultura Tairona, que junto a la Muisca, Calima, Tumaco, Urabá, Cauca, Nariño, Malagana, Tierradentro, San Agustín, Quimbaya y Tolima forman las conocidas Culturas del Oro.avion2

El área arqueológica Tairona, se encuentra ubicada al norte de Colombia, en la Sierra Nevada de Santa Marta, cerca de la ciudad de Barranquilla, donde aún perviven sus más directos descendientes, los indios Ijkas y Koguis.

Su máximo esplendor se desarrolló unos 500 años antes de la llegada de los conquistadores españoles al nuevo mundo, aunque las tumbas donde se han encontrado algunos de estos objetos, rondan casi los 2.000 años. avion3

 Existen otras piezas en manos de coleccionistas particulares pero, todas plantean la misma incógnita.

¿Son estos ornamentos la representación de pájaros, mariposas o peces? Su extraña forma ha llevado a varios expertos en aerodinámica como J.A. Ullrich, Ivan Sanderson, Arthur Poyslee, etc., a plantear la posibilidad de que estos elementos religiosos no sean exactamente ninguna especie animal, sino más bien auténticos modelos de aeroplanos a pequeña escala, con todas sus características técnicas.

 Entre los detalles que se observan en estas valiosas piezas de oro, figuran la aparición de carlingas para los pilotos, timones de profundidad y dirección, planos de sustentación del fuselaje con una perfecta simetría aerodinámica, y alas especialmente diseñadas por su curvatura para prevenir las vibraciones existentes al superar la barrera del sonido.

Las reproducciones de estos posibles aviones havion5an pasado con una nota sobresaliente a diferentes exámenes realizados en túneles de prueba y programas informáticos de simulación de vuelo, como el realizado por el profesor de aerodinámica y ex-piloto de combate J.A. Ullrich, quien llegó a afirmar categóricamente que, el diseño del ala de estos aparatos indicaba una capacidad de vuelo supersónica, y no sólo eso, también podría volar debajo del agua, sin que le fuesen arrancadas las alas.avion4

Otro de sus compañeros, el Doctor A. Poyslee del Instituto Aeronáutico de Nueva York, precisó la imposibilidad de que estos objetos representasen a pájaros o peces, pues es imposible imaginar un pájaro con superficies sustentadoras tan precisas y aletas vueltas verticalmente hacia arriba.

A todo este conjunto de importantes datos técnicos que apoyan la hipótesis de que estos originalmente denominados Ornamentos Religiosos, sean en realidad pequeños diseños a escala de aviones prehistóricos, habría que añadir un último apunte más.

No existe en toda la zona donde han sido encontrados estos objetos, la menor referencia que haga mención a ningún culto relacionado con insectos, peces o pájaros, por lo que asociar su imagen a posibles ceremonias funerarias o religiosas no parece ser que tenga mucho sentido.

La utilización de un material tan valioso como el oro, siempre relacionado directamente con la realeza y los dioses, tampoco parece tener ninguna lógica a la hora de representar a estos supuestos animales, que bien podrían haber sido elaborados para cumplir el papel de amuleto u ofrenda, en otros materiales menos nobles como la piedra o la cerámica, también perfectamente dominados por los artesanos Tairones.

Seguramente a la mente de muchos astro-arqueólogos no escape la posibilidad de que estos aparatos sobrevolasen en tiempos inmemorables las pistas de Nazca, las figuras del Desierto de Atacama o el impresionante Candelabro de Paracas.avion6

O aquel conocido como “Astronauta de Palenque”, no fuese más que la representación de uno de los pilotos de estas fabulosas Naves voladoras, como fabulosas eran las Naves voladoras de los dioses de la antigua India, que en pocos segundos podían trasladarse a cualquier punto del Planeta, y capaces de transportar pueblos enteros, como los Pájaros Tronantes de las leyendas de los pueblos indígenas del norte de América, de la Isla de Pascua, etc…

Y es, que tal vez, todo este conglomerado de curiosas circunstancias, no sean más que casualidades o simples suposiciones. Pero, lo que no escapa a la vista de nadie es que existen numerosos indicios que señalan al menos, a que muchos de los enigmas de la antigüedad tienen una explicación lógica, utilizando una perspectiva moderna y actual (tal vez ESPIRITUAL).

No podemos pues, hablar de exceso de fantasía entre determinados investigadores, sino más bien, de exceso de prejuicios de otros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.