Este Mundo, a veces insólito
Calendario
diciembre 2021
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Perdigões

Perdigões

“Woodhenge”: descubren el “Stonehenge de madera”

Se encuentra en el complejo prehistórico de Perdigões, en Portugal.

04/08/2020

Excavaciones arqueológicas en el complejo Perdigões, en el distrito portugués de Évora, identificaron «una estructura única en la Prehistoria de la Península Ibérica», anunció este martes la empresa Era -Arqueologia.

En declaraciones a la agencia Lusa, el arqueólogo a cargo, António Valera, dijo que se trataba de «una construcción monumental de madera, de la cual perduran los cimientos, con un plano circular y más de 20 metros de diámetro».

Según Valera, esta construcción «estaría compuesta por varios círculos concéntricos de empalizadas y alineaciones de postes grandes o troncos de madera, que ya han sido expuestos en aproximadamente un tercio de su planta».

Es «una construcción de carácter ceremonial», un tipo de estructura solo conocida en Europa Central y las Islas Británicas, según el arqueólogo responsable, con las designaciones de ‘Woodhenge’, (versiones de madera de Stonehenge), o ‘Timber Circles» (círculos de madera).

«Este es el primero en ser identificado en la Península Ibérica, fechado entre 2800-2600 AC, es decir, antes de la construcción en piedra de Stonehenge en Inglaterra, que se estima creado alrededor del 2500 AC. «, subrayó el arqueólogo.

La estructura ahora identificada se encuentra en el centro del gran complejo de recintos de zanjas en Perdigões y «se articula con la visibilidad del paisaje megalítico que se extiende entre el sitio y la elevación de Monsaraz, ubicada al este, en el horizonte».

Estructura orientada al verano

«Un posible acceso al interior de esta estructura está orientado hacia el solsticio de verano, reforzando su carácter cosmológico», dijo Valera, subrayando que «esta situación también se conoce en otros ‘bosques’ y ‘círculos de madera’ europeos, donde las alineaciones astronómicas de las entradas son frecuentes, lo que subraya la estrecha relación entre estas arquitecturas y las visiones neolíticas del mundo”.

El experto enfatizó que «este descubrimiento refuerza la ya importante importancia científica del complejo Perdigões en el contexto internacional de los estudios neolíticos europeos, al tiempo que aumenta su relevancia patrimonial», que ya fue reconocida en 2019 con la clasificación de Monumento Nacional.

El sitio arqueológico de Perdigões corresponde a «un gran complejo de áreas circulares y concéntricas definidas por zanjas, que cubren un área de aproximadamente 16 hectáreas y tienen un diámetro máximo de aproximadamente 450 metros», según detalla Era.

Este sitio ha sido excavado durante 23 años por la compañía, trabajo que ha contado con colaboraciones de varias instituciones e investigadores nacionales y extranjeros.

Fotografia aérea de la estructura identificada. facebook.com/eraarqueologia

El sitio tiene una cronología de aproximadamente 1400 años, desde el final del Neolítico Medio (alrededor de 3400 aC) y el comienzo de la Edad de Bronce (alrededor de 2000 aC) y «se ve esencialmente como un gran centro de agregación de comunidades humanas, donde se desarrollarían prácticas ceremoniales, se generarían relaciones de identidad, culturales y políticas entre diferentes grupos».

Su implantación en el paisaje «es representativo de su carácter cosmogónico», al estar ubicado «en un anfiteatro natural, abierto al valle de Ribeira del Vale do Álamo, donde se encuentra una de las mayores concentraciones de monumentos del megalitismo alentejano. Las entradas a la mayoría exteriores, y otros en espacios más interiores, están orientados a los solsticios o equinoccios, funcionando el horizonte hacia el cual se gira como un auténtico calendario anual de amanecer».

La esquina superior izquierda es la que se ha excavado hasta el momento; el resto es una proyección del lugar (Foto: Facebook/Era Arqueologia)

Ya hay quien ha trazado paralelismos con el famoso monumento megalítico de Stonehenge, en Inglaterra. Por eso, aunque los arqueólogos prefieren referirse a esta zona como la de los «Círculos de Madera», hay quien ya la llama ‘Woodhenge’, un juego de palabras que hace referencia a la madera encontrada en la zona en vez de la piedra del conjunto megalítico británico.

Peo lo cierto es que, con sus propias características, el diseño es similar en ambos casos y en Portugal se han encontrado varios postes de madera que rodean un área. Los arqueólogos solo han excavado una tercera parte del lugar, aproximadamente, pero con los restos encontrados han sido capaces de crear una proyección para poder entender su diseño y su tamaño. Creen que el círculo tendría, en total, unos 20 metros de diámetro.

Un lugar especial

António Valera, arqueólogo de la empresa Era Arqueologia que se está encargando de las excavaciones en el sitio, ha explicado a Live Science que «lo interpretamos como un lugar ceremonial y preferimos referirnos a él como círculos de madera». Creen que una de las zonas de la excavación que se abre al exterior podría estar alineada con el solsticio de verano, el día más largo del año.

Los datos que han recogido los arqueólogos les lleva a pensar que se trata de un complejo ceremonial que habría sido construido entre el 2800 y el 2600 a.C., es decir, hace más de 4.500 años. Un tiempo que coincidiría con el momento en el que se levantó el monumento de Stonehenge en Inglaterra.

El complejo arqueológico de Perdigões cubre unas 16 hectáreas de terreno entre las que han hallado cementerios y piedras erguidas como las de Stonehenge. Se cree que los antiguos moradores del lugar habrían utilizado la zona para ceremonias y entierros durante 1.500 años, aunque de momento solo han podido encontrar restos de animales y fragmentos de cerámica, pero no humanos.

Círculos de madera datados de la época neolítica descubiertos en el sitio arqueológico de Perdigões, en Portugal. ERA Arqueología/Facebook


«Esta estructura de piedra coincide con el final de la ocupación de Perdigões, pero, por ahora, no sabemos para qué fue realizada»,
reconoce António Valera. «Podría funcionar, por ejemplo, como remate del complejo, pero aún es demasiado prematuro para apostar en una sola hipótesis. Tenemos que exponer toda la construcción de piedra, estudiarla, documentarla y solo entonces decidir qué hacer para llegar a la siguiente estructura que está por debajo, que sería de madera».

“En principio, la estructura que está por debajo, y que se llama ‘woodhenge’ en inglés, es más monumental y más interesante, pero eso no significa que se vaya a sacrificar la de piedra por completo. Solo podemos hacer un levantamiento parcial para conocer mejor la anterior. Tendrá que verse posteriormente”, agrega.

Plano general de Perdigões con numeración de zanjas.

Los arqueólogos saben que hay más líneas de postes de madera dentro del círculo, pero solo entenderán mejor su planta cuando hayan expuesto una buena parte de la estructura. Por ahora, sobre todo, tienen dudas: «Queremos saber cómo funcionaba, qué tipo de ceremonias tuvieron lugar allí, cómo se articuló con las tumbas que existen en Perdigões del mismo período, qué madera se utilizó para crear estas líneas de postes dispuestas en un círculo… En Alemania es común encontrar árboles muy rectos, pero no aquí. Sabemos que ya había pinos, pero los árboles más comunes eran los alcornoques y las encinas… ”.

El arqueólogo también enfatiza que este descubrimiento verá reforzada la ya elevada importancia científica del complejo de recintos de Perdigões en el contexto internacional de los estudios neolíticos europeos, aumentando también su relevancia patrimonial.

El sitio arqueológico de Perdigões, en las afueras de Reguengos de Monsaraz, corresponde a «un gran complejo de áreas circulares y concéntricas definidas por zanjas, que cubren un área de aproximadamente 16 hectáreas y tienen un diámetro máximo de aproximadamente 450 metros», según la información de Era-Arqueología. Este sitio ha sido excavado durante 23 años por la compañía y ha reunido colaboraciones de varias instituciones e investigadores nacionales y extranjeros.

Lo que se ha descubierto hasta ahora nos dice que este enclave estuvo ocupado durante 1400 años, aproximadamente desde el final del Neolítico medio (3400 a.C.) y el comienzo de la Edad del Bronce (2000 a. C.) y «es visto esencialmente como un gran centro de reunión de la comunidad humana, donde se desarrollarían prácticas ceremoniales y se generarían relaciones de identidad, culturales y políticas entre diferentes grupos”.

Su implantación en el paisaje es, según Era-Arqueología, «representativo de su carácter cosmogónico», estando ubicado «en un anfiteatro natural, abierto al valle de la Ribeira del Vale do Álamo, donde se encuentra una de las mayores concentraciones de monumentos megalíticos del Alentejo. Las entradas a los recintos más exteriores, y otras a los recintos más interiores, están orientadas hacia los solsticios o los equinoccios, mirando hacia el horizonte como un auténtico calendario anual de la salida del sol”.

Planta de los recintos de fosos de Perdigões de acuerdo con la magnetometría realizada.

En la próxima campaña de excavación, en el verano de 2021, Era-Arqueología espera continuar con los trabajos comenzando por excavar otra estructura, hecha de piedra, que fue construida sobre la estructura de madera 500 o 600 años después, explica el arqueólogo al diario PUBLICO.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.